www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5593950
Para todos los públicos En Portada - El virus que paró Chile - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Aplausos y vítores)

¡Hola!

¿Cómo están, amigos míos?

Este año, fin de año,

van a nacer guaguas de barricadas seguramente.

No, obviamente hay encapuchados que se enamoraron en este proceso

y va a haber un boom demográfico de todo...

(RÍE) De guaguas...

Y estoy casi segura de esto.

El chileno nunca se vio más apuesto que cubierto.

(Risas)

Yo creo que el próximo año vamos a ver que muchas niñitas

se van a llamar María Dignidad.

(Risas)

Y los niñitos se van a llamar...

No.

No van a nacer más niñitos, lo siento, lo siento.

Es parte de la revolución, lo lamento mucho.

Pero todo el tema y de lo que se trata este reportaje

es que Chile despertó

porque tomábamos unos somníferos muy potentes al parecer.

(Sirena)

"La Alameda se ha quedado en silencio.

Todo pasa por aquí,

lo que ocurre en Chile se retrata en su Alameda,

es el epicentro del sentir popular testigo de su historia.

Mucho más que la calle más importante de la capital,

a través de ella nos hemos adentrado en el Chile

del estallido social de octubre

y en la actual pandemia del coronavirus,

que ha dejado todo en pausa.

En la calle más transitada de Chile,

la vida transcurre ahora a través de sus ventanas.

En plena escalada de la pandemia,

la enfermedad ha hecho que la principal preocupación

de los chilenos sea ahora mismo la de mantenerse sano y salvo.

Lo que no pudo parar la represión,

ni el verano austral ni el paso del tiempo

lo ha detenido el coronavirus."

Las protestas se congelaron,

pero los contenidos de las protestas siguen allí.

Las protestas se van a agudizar antes de que termine la pandemia.

No creo que la gente aguante dos años

hasta que se normalice.

(Música)

"Durante meses, las fachadas de esta calle

han sido portavoz de la mayor movilización

que ha vivido este país desde la democracia.

La dignidad del mundo

Chile la ha reflejado en su estallido social.

"El laboratorio del neoliberalismo tras la caída de Pinochet,

al despertar del mayor estallido social,

el coronavirus que, a las puertas de su invierno

se encuentra en su pico más alto,

puede precipitar nuevos cambios en el país.

Por las entrañas de la Alameda discurre la línea 1 del metro,

la más concurrida.

Antes de la pandemia,

tres millones de personas lo tomaban a diario.

El metro enseña del desarrollo chileno

y orgullo de los santiaguinos,

se convirtió el 18 de octubre en punto de partida

de las mayores protestas

desde la instauración de la democracia hace 30 años.

Con el hashtag 'evasión',

los estudiantes de secundaria convocaron a los pasajeros

a saltar los tornos."

Empezaron las evasiones porque hubo un aumento

en el precio del pasaje del metro,

que ya de por sí era muy caro, y después con este aumento, subió.

"La subida de 30 pesos en el precio del billete,

unos 35 céntimos de euro,

en las horas puntas dio lugar

al eslogan más popular de las protestas:

No son 30 pesos.

Son 30 años.

En pocas horas, Chile ardió.

Estaciones de metro, vagones de autobuses quemados,

cientos de miles de euros de pérdidas.

Como en los años más plomizos de Chile

se declaró el estado de emergencia.

Muertes, heridos de gravedad,

entre ellos, muchos que perdieron un ojo

por disparos de la Policía.

Comenzaron actos de pillaje y destrozos."

Estamos en guerra contra un enemigo

poderoso, implacable,

que no respeta a nada ni a nadie.

Todo partió por el pasaje, pero se acumulan muchas cosas

lo cual, de la privatización del agua,

también de una mejor educación y gratuita.

Los hogares en Chile están endeudadísimos,

están devastados económicamente,

mientras el país, en términos estructurales,

es una maravilla, tiene una deuda bajísima,

tiene superávit normalmente,

y cuando tiene un déficit es muy pequeño.

O sea, todos los problemas están en los hogares y no en el país.

Esa relación no podía seguir funcionando,

en algún momento iba a estallar.

A medida que la economía y el país fueron progresando,

mucha más gente se incorporó al mundo en la clase media,

empezó a dejar atrás la pobreza

y también empezó a exigir estándares de vida

y ciertos niveles de servicio.

"Ahora, la bulliciosa y transitada Alameda

parece hibernar en sintonía con sus habitantes.

Un recorrido desde el Palacio de La Moneda

nos permite comprobar cómo sus edificios albergan

los principales poderes económico, social

y toda la actividad cultural.

La concentración de edificios convierte a la Alameda

en uno de los pocos lugares de esta ciudad

donde se encuentran las diferentes clases sociales.

Y por eso no es extraño que el estallido social

discurriera en otoño por aquí,

como reflejan sus paredes.

Más hacia arriba llegamos a la Plaza Baquedano

antiguamente Plaza Italia y rebautizada ahora

como Plaza Dignidad,

se convirtió en la zona cero de las protestas.

Muchos de sus monumentos fueron vandalizados

en un afán por reescribir la historia

y los héroes de batalla utilizados para difundir mensajes."

Permanentemente, en general,

"baqueano" significa distintas cosas.

Hay días en que es un baqueano trans,

Hay días en que es mapuche,

hay días en que...

Es cualquier cosa de parte de la disidencia

que está haciendo la protesta.

Y fue sumado en el fondo al elenco de La Dignidad.

"El coronavirus frenó en seco las protestas

con más de 150 infectados a mediados de marzo,

Piñera toma las primeras medidas."

Hoy, ejerciendo mis facultades constitucionales,

he decretado estado de excepción constitucional

de catástrofe en todo el territorio nacional,

este estado de catástrofe

tendrá una vigencia de 90 días.

"En pleno estado de catástrofe.

El presidente Piñera se toma una foto

junto al icono de la protesta, algo que muchos interpretaron

como una provocación.

Tampoco se tardó mucho en aprovechar las circunstancias

para dejar de nuevo impoluto al general.

Cuando llega la pandemia a Chile,

la popularidad del presidente Piñera

ronda el 6%.

Es la consecuencia de la gestión de las protestas,

criticada por la izquierda

y también por sectores de su propio partido.

Nunca un presidente había tenido tan baja popularidad."

La situación de Sebastián Piñera

cambió radicalmente por el coronavirus

en el caso de él es curioso,

porque no es un estándar mundial para bien.

No porque lo haya hecho fantástico,

ni porque tenga buenos números ni nada de eso,

sino fundamentalmente porque en su caso, el último día,

justo antes de la crisis del coronavirus

fue muy malo.

-La rápida expansión...

-La crisis le permite retomar, pasa del 6% a alrededor del 20%.

No es mucho,

pero en las condiciones en las que estaba

es bastante bueno

y le permite retomar al votante de derecha

más clásico o tradicional.

El mundo entero y también Chile estamos enfrentando

la peor catástrofe sanitaria de los últimos 100 años.

Ha llegado el momento

de instruir aislamiento colectivo.

La elección de estas comunas...

"El Gobierno opta al principio

por decretar cuarentenas selectivas por barrios,

dependiendo del número de afectados,

cuarentenas que se imponen o se levantan cada semana.

Las críticas de alcaldes y vecinos

y el aumento de casos llevan al Gobierno

a decretar finalmente la cuarentena total."

La medida más severa que debo anunciar

por instrucción del presidente de la República

es una "cuarentera"...

cuarentena, perdón, total

en el Gran Santiago.

"La situación hoy es alarmante,

sobre todo, en la capital.

Algunos pacientes han tenido que ser trasladados

a otros hospitales del país

ante la falta de camas y material sanitario."

Se está haciendo también un esfuerzo por sacar pacientes

de la región metropolitana en un puente aéreo inédito,

que también es un esfuerzo impresionante.

"Chile tiene en estos momentos

el mayor número de fallecidos y contagiados

desde que a primeros de marzo se registra el primer caso,

las salas de UCI de los hospitales están llenas

y ya hay bajas por contagios entre el personal médico."

Yo creo que en este momento estamos al borde del colapso

porque tenemos una afluencia muy grande

desde nuestro servicio urgente y tenemos nuestras camas

reconvertidas al máximo.

"El ministro de Sanidad, Jaime Mañalich,

médico de profesión,

ejerce como portavoz durante toda la crisis,

se convierte en un personaje polémico

por algunas de sus frases."

El nuevo coronavirus produce un resfrío común.

¿Qué pasa si el virus muta y se pone,

perdón, que use una palabra, buena persona?

Es otro escenario.

"O como incluir entre los recuperados

a los fallecidos porque ya no contagian."

Tenemos 898 pacientes

que ya han dejado de ser contagiantes,

que no son una fuente de contagio para otros

y los incluimos como recuperados;

y estas son las personas que han cumplido 14 días

desde el diagnóstico

o, que desgraciadamente, han fallecido.

Al final, se convirtió en pésima persona el virus.

Y, bueno, otra de las cosas polémicas de Mañalich

fue la del carné COVID,

que también fue muy ridículo

y salió todo el mundo,

todo el mundo a decirle que no lo hiciera.

Y, después, fue como: "¿Sí? ¿Saben qué?

No lo vamos a hacer. Pero no porque ustedes nos dijeron.

Y esto es...

Es una hipótesis, pero es una hipótesis que hay...

-De una hipótesis.

(Risas)

Medios internacionales...

"Paloma sigue utilizando su humor ácido

para hablar de la situación del país.

Ahora lo hace junto a otros monologuistas

a través de las redes

a donde ha trasladado su espectáculo."

Bueno, desde la última vez que nos vimos,

las circunstancias han cambiado un montón.

Extraño muchísimo al público,

a la gente de carne y hueso.

Hacer el loco acá en mi casa me parece un poco raro.

Casi creo que extraño más la protesta que mi trabajo.

Yo creo que todos los chilenos tenemos como un picor en los pies

por volver a salir a la calle.

Y, bueno, lo mismo.

La protesta se pasó de la calle al computador un poco.

Estamos todos viendo cómo podemos,

no sé, vocear nuestra opinión desde casa

hasta que podamos salir.

(Música)

# Esta generación # tiene la revolución,

# con el celular # tienen más poder que Donald Trump.

# De Ecatepec a Nueva York...

# Toda la gente # quiere darle al flow. #

Este estallido social,

que yo lo he llamado "estallido de la computación",

del computador, del teléfono,

del WhatsApp,

del Facebook,

del Messenger...

que puede decir muchas cosas y puede opinar muchas cosas,

pero nunca dirige, nunca da la cara.

(Música)

"Rodolfo Seguel formó parte de la primera línea

contra Pinochet.

Convocó las primeras movilizaciones nacionales

contra la dictadura en los años 80.

Entonces tenía 29 años

y era líder del poderoso sindicato del cobre,

mineral que hoy en día

sigue siendo la matriz económica del país."

El objetivo no ha cambiado.

La gran diferencia es que nosotros dábamos la cara nosotros

y asumíamos la responsabilidad del movimiento nosotros.

En este estallido social

no hay un responsable,

no hay una organización que se haga responsable.

No hay un líder que diga:

"Hacia allá, hacia allá o hacia acá".

"Preso político y exiliado

en aquellos oscuros años de la dictadura,

llegó a ser diputado durante cuatro períodos,

representando a la Democracia Cristiana."

A nosotros no nos sacaban los ojos como ahora,

a nosotros nos mataban a la gente.

Eran balas de verdad.

"Los carabineros,

una especie de policía militarizada,

son hoy en día los encargados de vigilar

y proteger a la población en plena pandemia.

Los 'pacos', como se les conoce despectivamente,

no han terminado de desprenderse

del estigma de la dictadura pinochetista.

Además de casos de corrupción,

se enfrentan a denuncias por torturas

y abusos sexuales durante las protestas de otoño."

¡La primera línea, la concha de tu madre!

(Sirena)

"En primera línea, frente a ellos,

se encuentran los que algunos llaman 'los vándalos',

encapuchados,

jóvenes que protagonizaban incidentes violentos

y que provocan la polarización de la sociedad

respecto a la forma de llevar las protestas.

(Sirena)

Crecieron con un clamor popular por cosas reales,

por cosas que están sucediendo, por injusticias sociales,

pero a medida que ha ido pasando el tiempo

hemos ido cayendo otra vez en trinchera ideológica,

otra vez no escucharnos, otra vez mucha violencia...

-A mí me parece más violento que romper un supermercado,

que más del 50% las personas gane 400-1000 pesos.

Me parece violento que en seis años,

que en seis meses hayan muerto más de 8000 personas

en lista de espera.

-La marcha de un millón y medio de personas

fue hermosa y eso es una presión legítima.

Pero ¿por qué vamos a aceptar una violencia de saqueo,

de incendio,

una violencia, de no respetar?

Porque aquí lo que se está perdiendo tiene que ver con respetos,

con principios,

con valores intrínsecos del ser humano.

Yo no concibo que no haya respeto a la institucionalidad.

No concibo que no haya respeto a los carabineros.

-Nosotros no somos quienes faltamos el respeto a Carabineros.

Fueron Carabineros quien les faltó el respeto

cuando desfalcaron al Estado.

-Sí, pero son Carabineros. -Fue el Ejército.

Hay otro problema. Hay otra forma de ver las cosas.

Fue un grupo de oficiales de Carabineros,

no la institución Carabineros.

Es un grupo de oficiales del Ejército,

no la institución.

-Hay un dicho bien entretenido que dice:

"Cuando en una mesa hay diez personas y un nazi,

en esa mesa hay 11 nazis".

Y lo entiendo así.

Cuando hablamos de derechos humanos,

me dices como: "Hay algunos carabineros

que son violentos y otros no",

pero si yo veo cómo un carabinero...

Yo, siendo carabinero, veo cómo otro carabinero

está torturando o violando a una joven dentro de una comisaría

y no hago nada...

-Eso es distinto. -Soy igual de violador.

-Es distinto.

-Si yo veo un compañero apuntando un balín a un ojo

y no hago nada,

entonces también soy un violador de los derechos humanos.

"Hace unos meses, en pleno estallido social,

Camila nos contaba en su casa

que a sus 27 años ya debía 20 millones de pesos,

unos 23000 euros,

en préstamos para pagar la universidad.

Como ella, la mayoría de los estudiantes

están endeudados.

Ni siquiera las universidades públicas son gratuitas.

La falta de trabajo y los sueldos precarios

les hace muy difícil pagar las deudas.

Camila participó en las protestas en las que, entre otras cosas,

se pedía una enseñanza gratuita y de calidad."

No nos han enseñado cómo la responsabilidad social,

como cuando hablábamos de gratuidad, el discurso que imperaba era:

"¿Por qué le vamos a pagar la universidad a los ricos?".

Era lo que decía la ultraderecha: "¿Cómo vamos a pagar

la universidad a los ricos, si ellos pueden pagársela?".

Pero en el fondo,

era decir, si ellos pagan los impuestos que corresponde,

no debe haber problemas con que la universidad pública sea gratuita.

"Regresamos a casa de Camila en plena pandemia.

Está de baja y teme quedarse definitivamente sin trabajo."

Tenía que volver ahora a trabajar,

pero mi empresa...

está medio al borde de la quiebra, así que no...

si vuelvo, no hay cómo pagarme el sueldo,

así que no sé, no sé muy bien qué va a pasar.

Yo creo que nos quieren matar a todos.

Esa es mi teoría, porque...

no existe gestión, no existe gestión, realmente,

no hay una gestión...

médica sobre cómo resolver la crisis sanitaria.

"Su barrio se ha convertido en su refugio.

El estallido social despertó en muchos barrios de Santiago

un sentimiento de solidaridad.

Comparten medicamentos,

ayudan a los que no pueden salir a comprar,

realizan asambleas por Internet

y han creado una red de abastecimiento,

que proporciona alimentos a más de 150 familias."

Esto se va a poner cada vez peor,

a medida que el hambre empiece a aparecer,

porque por ahora, las tarjetas de crédito siguen cubriendo,

pero cuando eso no pase, va a empeorar.

Acá ya la gente se aburrió de estar encerrados.

Si puedo ir a trabajar, puedo meterme al metro,

¿por qué no puedo salir a protestar? No tiene mucho sentido.

La salud y la educación

requieren una mirada de sociedad.

Es un nivel de integración que no es un conjunto

de los intereses de individuos o de grupos, legítimos o no,

sino que tiene que ver con un nivel diferente,

que es el bien común.

Para eso necesitamos educación pública

y para eso necesitamos un sistema de salud pública.

Salud.

(PÚBLICO) Salud.

No, salud, el problema de salud...

(RÍEN)

No, nada, salud, se acabó.

Ya no se brinda diciendo: "Salud".

No tenemos, no tenemos salud.

"Antes de la dictadura,

Chile contaba con un buen sistema de salud público,

pero la falta de inversión del Estado

y el poco aporte de los afiliados a la Seguridad Social,

un 7 % del salario,

ha hecho que se vaya deteriorando.

En Chile coexiste el sistema de salud público,

al que está afiliado la mayoría de la población,

y el privado, al que pueden acceder a través de aseguradoras."

Estamos viendo cómo hoy día

anunciaron que nuestro aporte censal,

un icono de la salud pública chilena,

va a terminar siendo el centro

de la respuesta del sistema de salud completo hacia la pandemia

y eso, yo creo que son señales muy potentes

para lo que pueda venir pospandemia, ¿no?

Tenemos unas clases medias emergentes,

pero que son muy precarias

y que necesitan una red suficiente de protección social

y una red suficiente

de integración social,

o sea, eso significa un buen sistema de salud,

o un sistema de salud común razonable para todos,

un buen sistema educacional, donde no haya escuelas para pobres

y colegios privados para ricos.

"El país se encuentra bajo estado de excepción,

con toque de queda,

con colegios, universidades y comercios no esenciales,

cerrados

y con un aumento continuo de los contagios."

Uno ve cómo las personas

llevan a cabo conductas

que son, que se exponen.

Y no estoy hablando de aquellas personas

que tienen que salir a vender cosas,

porque viven con lo que producen en el día.

Estoy hablando de las fiestas clandestinas,

estoy hablando de los viajes en helicóptero a la playa.

"La Panamericana divide la Alameda, una especie de frontera

entre los barrios pobres y ricos de la capital.

Hay un dicho en Chile que dice: 'De Plaza Italia para arriba',

que significa que de Plaza Italia hacia el oriente,

se encuentran las clases más acomodadas."

Uno puede entender

que haya una cierta...

descontento,

injusticia,

desigualdades,

pero destruir a tu propio país,

eso yo no lo había visto nunca.

Siempre he pensado que eso, tiene que haber alguien más detrás.

El chileno en sí no es un chileno...

tan destructivo.

"Las Condes es uno de los barrios más exclusivos de Santiago,

donde se ubica el centro financiero y muchas oficinas.

Fue uno de los primeros que pusieron en cuarentena

y uno de los pocos donde no hubo, ni hay,

rastro de las protestas."

Educación gratis, salud gratis,

caja gratis, ¿y quién lo paga eso?

Los más ricos, pero tampoco tenemos...

una cosa de que aquí...

tengamos una tremenda fortuna.

Tampoco es así.

Tampoco estoy de acuerdo que si una persona trabajó honestamente

y tiene una cierta cantidad de dinero que se ganó,

¿por qué la va a tener que repartir?

Las condiciones de ascenso social están muy predefinidas

y yo creo que eso irrita mucho, digamos, o sea...

Aquí, donde uno nace,

determina en una medida importante dónde uno va a terminar.

"El coronavirus ahonda en las desigualdades.

El salario de muchos chilenos proviene de la economía informal,

ventas ambulantes, puestos de alimentos en las calles,

conductores,

ingresos que solo recibes si trabajas.

Muchos se ven obligados a romper la cuarentena

porque, o mueren de hambre, o de coronavirus.

Al grito de: 'Tenemos hambre',

la gente se echa de nuevo a la calle

en medio de la pandemia."

Es alimento lo que están pidiendo la gente en estos momentos.

A mí no me dan ningún bono del Gobierno, tengo cuatro hijos.

"Muestran su enfado por la falta de ayudas

para poder resistir la cuarentena."

Como Gobierno,

nos comprometimos a entregar dos y medio millones

de canastas de alimentos,

un millón y medio en la región metropolitana,

un millón en las demás regiones.

"Piñera había anunciado el reparto de bonos

para los más necesitados

por un importe de unos 300 euros por familia,

pero aún no han visto nada."

Hay planes de apoyo,

fundamentalmente, al empresariado, hay que señalarlo con claridad.

Los bonos a los hogares más pobres son bonos...

que suponen un gasto público, pero desde el punto de vista

de las personas, no son un cambio significativo.

Estamos hablando de cifras inferiores a los 100 euros.

Estos créditos, que son en parte garantizados por el Estado,

van a permitir a los bancos otorgar facilidades de crédito

o líneas de capital de trabajo para las empresas,

por un monto que llega

hasta los 24.000 millones de dólares.

"Cuando la economía chilena se recuperaba

del golpe sufrido por las protestas,

las enormes pérdidas por la pandemia

han hundido todas las proyecciones de futuro.

Muchas empresas han empezado a despedir a empleados.

Crecen las colas frente a las oficinas de desempleo."

Mucha de esta gente

que alcanzó estatus de clase media

todavía está en una situación muy vulnerable, entonces,

frente a cualquier golpe económico importante,

pérdida de empleo, enfermedad catastrófica, etcétera,

existe el temor de volver a la situación de pobreza.

Cuando pase la crisis del coronavirus, viene la recesión

y eso es lo que va a significar que se van a juntar

las problemáticas de clases medias

que teníamos para la crisis anterior,

con las problemáticas de algunas personas,

que son las mismas personas, de sectores pobres.

Y esa combinación es bastante explosiva.

Jubilaciones.

Jubilaciones en este país, ¿hay alguien acá jubilado?

Yo solamente le quiero regalar un ejemplo a la televisión española,

que es que la madre

de un propio ministro que tuvimos en este país,

el ministro del SEGPRES, que también fue ministro de Educación,

su mamá ahora tiene 91 años,

se llama Delfina Guzmán

y acaba de estrenar una obra de teatro.

Tiene 91.

La mamá del ministro

no puede quedarse tranquila en su casa a los 91.

(RÍEN)

¿Y saben de qué es la obra? ¡Es sobre la eutanasia!

(RÍEN)

Creo que se cuenta solo el chiste, ¿o no?

No entiendo cómo pueden llamarle "jubilarse"

a algo que no nos permite, en realidad, ser jubilados.

"Antes de la pandemia, Orieta trabajaba en este restaurante,

porque a pesar de tener edad para jubilarse,

la pensión que le quedaba no le daba para vivir.

El actual sistema de pensiones, herencia de la dictadura,

se basa, como el de desempleo,

en un sistema de ahorro privado.

Cuenta con una cotización obligatoria mínima

del 10 % del sueldo.

Además, se pueden realizar aportaciones

a las administradoras de fondos de pensiones,

las AFP,

que mueven ese capital en los mercados."

Cada vez que la AFP hace mala,

hace mal una inversión, que no le resulta la inversión,

entonces, ¿qué sucede?

Nos disminuyen el fondo de pensiones,

nos tocan nuestro capital, que no debiera ser tocado.

Y más aún, a pesar de que hacen mal su trabajo,

nos siguen cobrando por administrar los fondos,

por un trabajo que no hicieron.

Como administradores de fondos, y ese es el rol principal

que tienen, lo han hecho extraordinariamente bien.

Otra cosa es que las pensiones que finalmente resulten

sean bajas porque la gente...

está haciendo contribuciones muy bajas,

porque la ley así lo determinó,

o porque tienen historias laborales mezcladas,

en las cuales, durante mucho tiempo, no hacen contribuciones.

"La cuarentena ha obligado a echar el cierre

al restaurante donde trabajaba Orieta.

Su delicado estado de salud,

que hace que tenga muy bajas las defensas,

le obliga a confinarse estos días en su casa."

Orieta, ¿qué tal te encuentras?

Porque nos dijiste que estabas un poco delicada de salud.

¿Cómo te encuentras? No muy bien.

En este momento, mi situación

no es tan vulnerable como podría ser,

porque tengo un hijo que trabaja

y él me está ayudando, me está manteniendo.

Orieta, ¿qué ha pasado con la pensión en esta situación?

Obviamente, la AFP ha tenido pérdidas

con todos estos movimientos...

que hay económicos.

Nos afectan a nosotros, porque las inversiones de ellos

no tienen utilidad y por supuesto,

las pérdidas pasan a las cuentas de las personas.

Cuando supimos las bajas de nuestro patrimonio.

(TODAS) ¡El Estado!

(TODAS) ¡El presidente!

(TODAS) ¡El Estado opresor es un macho violador!

(TODAS) ¡El Estado opresor es un macho violador!

El estallido tiene esta cosa que se va multiplicando,

que es como...

como que vamos despertando, así, como en masa.

(TODAS) ¡Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía!

(TODAS) ¡Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía!

El sistema patriarcal es el que está en cuestionamiento

desde lo neoliberal,

desde la explotación irracional de los recursos,

la explotación de las personas.

Entonces, nuestra esperanza es cambiar el mundo.

(TODAS) ¡El violador eres tú!

(TODAS) ¡El violador eres tú!

"Las mujeres que han sido las grandes protagonistas

en las protestas en muchas partes del mundo

temen que la pandemia deje relegadas sus demandas

a un papel secundario,

precisamente, cuando son las principales víctimas

de la situación.

Suelen encargarse de niños y mayores,

del trabajo doméstico

y sufren antes las embestidas laborales.

Las cuarentenas han disparado también en todo el mundo

los casos de violencia de género.

Las llamadas de auxilio se han multiplicado estos días."

Lo que llama la atención es que no haya nada

ofreciéndose para que las mujeres dejen de vivir esa violencia.

La iniciativa de la Mascarilla 19, que es una iniciativa

importada de España,

que parece muy interesante, no tiene ninguna razón de ser

si no hay recursos asociados a que las mujeres,

al hacer sus denuncias, puedan estar seguras.

(Gritos)

"A lo largo de la Alameda, más de un millón de personas

participaron en octubre

en la marcha más grande de la historia de Chile.

Exigían mejorar el sistema de pensiones,

educación y sanidad universal y gratuita,

ingreso mínimo garantizado,

estabilización de las tarifas eléctricas,

el fin de lo que llaman 'política de abusos'

y que todas estas reformas

fueran recogidas en una nueva Constitución."

El reventón social, el estallido social

del 18 de octubre

provocó una salida en la calle

de todo Chile,

todas las clases sociales de todo tipo,

y no solo con una ira

que ya es tradicional cuando salgo a la calle a protestar,

sino, además, con una exigencia,

que era cambiar de raíz la Constitución de 1980,

que era, y es, ilegítima por nacimiento.

Y hay un gran hilo conductor

que viene del tiempo de la dictadura,

del tiempo de la economía de los Chicago Boys,

que crean una Constitución pétrea, cerrada, dura,

donde esa Constitución

ampara toda una situación económica

y nunca lo modificamos,

nunca.

Yo estuve en el Parlamento,

nunca pudimos modificar nada...

esencial de la Constitución...

de Pinochet del año 80.

Nunca, porque no había votos,

porque la derecha tenía

los votos necesarios para obstaculizar todo.

"La pandemia ha dejado también en cuarentena

el plebiscito sobre la reforma constitucional,

convocado para abril.

La nueva fecha es el 25 de octubre,

aunque no faltan rumores de que podría aplazarse otra vez."

Es una condición, quizás, necesaria, pero no suficiente

de la superación de la crisis,

pero creo que el rol simbólico que tendría

una Constitución consensuada

sería fundamental.

Y la última vez que nos vimos, hablábamos de esperanza,

de una nueva Constitución para Chile.

Ahora, don Gabriel, ¿en qué punto están las cosas? ¿Cómo lo ve?

¿Qué ha pasado con el coronavirus?

Si logramos superar esta crisis...

sanitaria,

va a volver, sin lugar a dudas, una respuesta gigantesca.

Y esta vez, con un proceso constituyente

mucho más decidido

y con más elementos, digamos,

estratégicos para trabajar.

¿Cree que este virus va a acelerar los cambios a nivel global?

Creo que la pandemia en sí

y luego, la crisis climática que viene despacito,

con la crisis económica,

va a obligar a todos los países del mundo

a buscar una nueva fórmula, un nuevo pacto social,

más amigable con la naturaleza,

más amigable de los unos con los otros y las otras,

podríamos decir, una nueva sociedad.

¡Viva el paro nacional!

¡Dimisión!

"El coronavirus ha dejado también en pausa

muchas protestas en diferentes países del mundo,

todas ellas con un denominador común,

la lucha contra las injusticias y la desigualdad.

Todas con jóvenes como protagonistas,

sin apenas ideologías políticas

y con las redes sociales como altavoz.

Por ahora, el silencio se ha adueñado de las calles.

Una tregua que ha provocado la llegada del coronavirus."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El virus que paró Chile

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

En Portada - El virus que paró Chile

10 jun 2020

En Portada retrata el Chile de antes y durante la Covid-19.

El país se enfrenta al invierno austral con la amenaza latente del virus y con una gran parte de la sociedad descontenta por la situación social y económica. El 18 de octubre de 2019 se produjo en Chile el mayor estallido social de su democracia. El detonante fue la subida del precio del billete de metro, el medio de transporte más usado en la capital. Bajo el eslogan "Chile despertó", el país vivió durante meses manifestaciones, saqueos y disturbios. Enfrentamientos entre manifestantes y carabineros causaron más de una veintena de muertos y miles de heridos y detenidos.

El estallido se paralizó con los primeros casos de coronavirus. Pero el confinamiento no ha hecho olvidar el descontento ni las demandas, entre ellas la reforma de la Constitución, cuyo plebiscito se tenido que posponer para el próximo 25 de octubre.

El país atraviesa una difícil situación por la escalada de la curva del coronavirus, mientras vuelven a aparecer algunas protestas en los barrios más pobres, donde el hambre y la falta de empleo ha empujado a muchos a tener que saltarse la cuarentena.

ver más sobre "En Portada - El virus que paró Chile" ver menos sobre "En Portada - El virus que paró Chile"
Programas completos (331)

Los últimos 829 programas de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos