www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5570239
No recomendado para menores de 12 años El Ministerio del Tiempo - Temporada 4 - Capítulo 1: Perdido en el tiempo - Ver ahora
Transcripción completa

"El cine español sigue paso a paso, firme y seguro

camino de competir con las grandes industrias del mundo.

Entretenimiento y patriotismo que conjugan en una nueva película

y con un nuevo actor.

De héroe de guerra a estrella de cine,

Eulogio Romero,

que luchó contra el comunismo en la División Azul,

debuta con 'Amor y patria'.

(Rebobinado)

Nueva película y con un nuevo actor.

De héroe de guerra a estrella de cine,

Eulogio Romero,

que luchó contra el comunismo en la División Azul,

debuta con 'Amor y patria'."

(Móvil)

Joder...

(Móvil)

¡Hola!

¡Eh!

¡Ayuda! ¡Ya voy!

¡Ya voy! Joder...

Tranquilo.

Era Salvador. Claro que era Salvador.

Suéltame, porfa.

¿Estás seguro? Eh...

No sé...

Me parece una lástima, ¿no? Sí...

(Móvil)

Sí, Salvador.

Perfecto, ahora mismo voy para allá.

¿Pacino?

Mmm... No, no, no, no, la verdad es que no sé.

Muy bien, hasta ahora.

Reunión urgente.

¿Te ha preguntado por mí? Sí.

Yo creo que se huele algo, ¿eh?

Eres muy paranoico tú, ¿eh?

Muy paranoico.

"La única conclusión posible:

y es que la vida no tiene sentido

sin estar cerca de los que amamos."

Sabias palabras.

Blanquita, Blanquita... ¡Uy, uy, no me pegues estos sustos!

¡Toma, toma! ¡Mira la moto, mira la moto! Brrrr...

¡Aum, qué bueno!

¿La nena también quiere? La nena luego.

Venga, otro poquito... Brrr...

(Móvil)

¡Aum, qué bueno!

Maldita sea.

Ya está, ya está, ya está.

Cuántas veces tengo que decirles

que no quiero cambiar de compañía de...

Salvador...

Bienvenido, Alonso.

Bonito corte de pelo, sígame.

Alonso llega tarde. Normal, estamos en el quinto pino.

Se tarda más en llegar aquí desde el centro

que al siglo XII.

¡Mirad quién está aquí!

Voy a por unos cafelitos.

(RÍE) ¡Mi colega de Flandes!

¡Pacino!

¡Cuánto tiempo, tío! Desde el 1 de noviembre de 2017.

¿Cómo estás? Bien.

¿Esto es ahora el Ministerio? Sí.

La gentrificación.

Pero mejor no hablamos de ese tema.

Oye, ¿cómo está tu niña? ¿Bien? Preciosa, preciosa.

Ay, sí, ¿a ver? Os voy a enseñar unos retratos.

¡Oh! Mira, mira...

Está guapísima. Se parece a su madre, ¿eh?

Con un bigotito...

Para tener un padre de 486 años, no está nada mal.

(TOSE)

Bueno, pues bienvenidos todos.

Como decíamos ayer,

la misión por la que les he llamado...

Perdón...

Yo ya me he retirado.

Sí, además...

además, en un par de horas,

tengo que ir a buscar a mi niña a la guardería.

Usted es muy necesario en esta misión, Alonso.

Deberán investigar a Eulogio Romero Lozano.

Y ese, ¿quién es? Ni pajolera idea.

Solo sabemos que su cara es esta.

"Eulogio Romero,

que luchó contra el comunismo en la División Azul,

debuta con 'Amor y patria'."

Igual es un antepasado de Julián.

Un alma gemela.

Como Elena, que es idéntica a la primera mujer de Alonso, ¿no?

Un momento, una cosa es parecerse razonablemente a alguien

y otra cosa es ser idéntico.

Donald Trump y Boris Johnson

se parecen, pero no son idénticos.

Benjamin Franklin y Chiquito de la Calzada,

se parecen, pero no son idénticos.

El chico de "Los hombres de Paco" y yo,

no lo digo yo, lo dicen todos,

nos parecemos, pero este tío...

Por favor, este tío...

A fe mía que lo es.

Pues ya saben cuál es la misión.

Ir al Madrid de 1943 y averiguarlo.

-Llegarán a tiempo para ver el final del rodaje de "Amor y patria".

-Alonso y Pacino acompañarán a Irene en la misión.

¿Cómo? Pero si yo conozco la época mejor que nadie.

Cierto, pero no a Julián.

Usted se quedará e investigará en los archivos

si hay otro Eulogio Romero Lozano en la época.

(Ascensor)

Son los mismos pasillos que en el Ministerio.

Sí, nuestros ingenieros idearon una conexión desde aquí. Esta es.

Pacino...

Solo una pregunta:

¿por qué se me llamó a mí y no a Amelia?

También se la llamó.

-¿Te gusta?

-Claro, cariño, me chifla.

Sí, cariño.

¡Vamos, sí!

¡Vamos, vamos!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Así, cariño, así!

¡Vamos, vamos! ¡Vamos, vamos! Muy bien, cariño.

Así...

Qué bien...

Menudo trago.

¿La puerta del tiempo en un burdel? Mayor discreción imposible...

Les esperaba más tarde. ¿Qué tal?

Bien.

-Usted es la que trabaja en el Ministerio, ¿no?

Sí, claro. Vale, vale.

Pero como cobramos tan poco, un dinerillo siempre viene bien.

Y no saben lo dura que es la posguerra.

Aquí tienes todo lo que necesitáis y los documentos de identidad

y lo demás está debajo de la cama. Perfecto, gracias.

Y si me permitís que...

Sí, claro, termina... Tú termina. Sí, sí.

Termino y os dejo libre la habitación.

Muy bien. Gracias.

Por aquí.

Buenas tardes.

Buenos días... Es Julián.

Gracias por venir, pueden preguntar lo que quieran.

Sí, dicen que es el nuevo galán del cine español,

¿qué dice sumujer de eso?

Suponiendo que eso sea verdad,

a mi familia no le afectará en nada.

Tengo un hijo precioso y una esposa perfecta.

¿Qué más puedo pedir?

Mira.

Es su esposa.

La del Eulogio Romero que se parece a Julián, sí.

Según los datos que he encontrado en el Registro Civil,

se casaron ese mismo año, en 1943.

Ella estaba embarazada y era viuda.

Y ahora viene lo bueno.

Eulogio Romero Lozano con su esposa y sus dos hijos,

en Águilas, provincia de Murcia, año 1936.

Es el único Eulogio Romero que cuadra por edad con el nuestro.

Ah, entonces eso quiere decir... Que hay dos Eulogio Romero.

¿Tiene usted algún método para actuar

o utiliza sus propias experiencias? Perdón, pero no le entiendo.

Usted era un soldado, un héroe, que es lo que aquí interpreta.

Le puedo asegurar que una cosa es una guerra

y otra muy distinta rodar una película.

Aunque todavía no sé qué es más peligroso.

Usted luchó en la División Azul. Sí.

¿Qué nos puede contar de aquello?

Bueno, que en Rusia hace mucho, mucho frío.

(RÍEN)

Y que fue un honor combatir por España y contra el comunismo.

¿Y antes de eso?

Para mí ya no hay un antes, el pasado es historia.

Soy un hombre que solo mira hacia adelante.

Como España.

Pero lo interesante

es que la pista de este Eulogio Romero

se pierde en 1937,

cuando se le da por desaparecido en la batalla de Teruel.

Como nuestro Julián.

Los dos Eulogio Romero tienen eso en común, no es poco.

Bien, pero hay algo que no entiendo.

A ver, ahora este Eulogio Romero, Julián o el que sea,

sale continuamente en el NO-DO, ¿por qué su familia no dice nada?

Porque murieron en un bombardeo en Águilas.

Hubo muchos Guernicas, Ernesto.

Y no solo en un bando.

La aviación alemana probó sus armas en Guernica,

pero la rusa bombardeó la plaza del mercado de Cabra

llena de gente.

Pero nadie sabe de esas muertes porque Picasso no las pintó.

La guerra es eso que provocan tres idiotas

y luego mueren miles de inocentes.

¿Y cuáles son sus próximos proyectos?

No, no, creo que no es el momento de hablar de eso.

Muchas gracias por su asistencia y disfruten del piscolabis.

Gracias. -Gracias.

Señor Romero, disculpe, soy Irene Larra,

de la revista "Primer Plano"; mi compañero, Alonso.

Encantado.

La rueda de prensa ha estado fantástica,

pero nos gustaría dar una visión más amplia de usted.

Sí, de usted, de su familia.

Lo siento, pero prefiero mantener a mi esposa lejos de las cámaras.

Lo entiendo perfectamente, pero...

¿Hay posibilidad de que me conceda una entrevista algo más personal?

Eso de más personal suena bien.

Pero con una condición. ¿Cuál?

Que dejes de llamarme de usted.

Hecho.

Pues entonces, mañana a las 13:00 en El Capote.

Te invito al aperitivo.

Don Eulogio, ¿desea un vinito? Ahora no, gracias.

Perdone, ¿me firmaría un autógrafo? Sí, hombre, claro.

Gracias, de verdad, muy amable.

¿Cómo te llamas? Jesús Méndez.

Bueno, todos me llaman Pacino.

Italiano, ¿no? Eso dicen.

Querido, tenemos que hablar. (ASIENTE)

Ya sabes que no me gusta que fumes.

Menudo mujerón, ¿eh?

Es la señora del productor. Perdón.

No se preocupe, yo me encargo. Perfecto.

Gracias. Gracias, gracias a usted. Gracias.

¿A que no sabes lo que tengo? Sí.

Unos ojos preciosos. (SONRÍE)

Los ojos están un poquito más para arriba.

Mira lo que te he traído.

Las tres invitaciones para la recepción del Generalísimo.

No sé cómo agradecértelo.

Pues yo sí.

"Tu secreto estará a salvo conmigo.

No te vayas.

Debo marcharme.

Pero volveré.

Porque te quiero...

y por España."

¡Corten!

Más ímpetu, Romero, más ímpetu.

Pero ¿cuándo?

¿Cuando digo "te quiero"? Cua...

No, hombre, no, cuando dices "España".

(SILABEANDO) ¡España!

¡A primera!

(Sirena)

¡Silencio!

¡Acción!

"Tu secreto estará a salvo conmigo, no te vayas.

Debo marcharme.

Pero volveré.

Porque te quiero...

¡y por España!"

¡Perfecto! ¡A por el bocadillo!

¡Vale, vamos!

Una hora de parada para comer y volvemos.

Qué, menudo peliculón, ¿eh?

Ahí con sus matices, su rigor histórico...

Es Juliá. Pronto lo vamos a saber.

Tengo su ADN y la muestra caligráfica.

Así que solo queda esperar resultados.

Qué barbaridad, macho, ni Colombo.

Voy al burdel. ¿Cómo?

Quiero decir que me voy al Ministerio a entregar esto.

Muy bien. Venga.

A mí no me hace falta ver ningún resultado.

Es él.

Un vino blanco, por favor.

Hola.

Perdona la descortesía,

pero no me gustaría que todos creyeran que eres una buscona.

Abundan mucho por aquí.

Y las mujeres nunca se sientan solas a la barra.

¿Lo de siempre, señor Romero? Por supuesto.

Debes de ser muy buena periodista,

o tener unos contactos estupendos.

Eres la primera mujer periodista que conozco.

Quizá soy mucho mejor periodista que muchos hombres.

¿Nos sentamos? Claro.

Bueno...

¿Qué querías preguntarme?

Combatiste en la División Azul.

¿Por qué? ¿Qué te llevó a hacerlo?

Defender la fe cristiana frente al comunismo.

Pero como ya dije, prefiero no hablar de mi pasado.

Perdí gente muy querida. Perdimos, Eulogio.

Perdimos. ¡Luis, amigo mío!

¿Cómo estás? ¿Cómo estás?

Mira, te presento,

Luis García Berlanga, ella es Irene.

Encantada.

Larra, Irene Larra, soy periodista.

Algún defecto tenía que tener.

Porque, por lo demás, está usted estupenda.

Bueno, qué, ¿te has pensado lo que te dije?

Dedicarme al cine... (ASIENTE)

No, gracias, con dos carreras, tengo bastante.

Además, prefiero ser escritor, parece que no se me da mal:

he ganado el Luis Fuster, por un articulito, pero bueno.

Enhorabuena.

Se llama "Fragmentos de una primavera".

Era sobre la División Azul.

(Disparo)

(Disparo)

(Disparos)

Luis, ¡Luis!

Está usted hablando con el mejor francotirador del regimiento.

Si no es por él, me quedo allí criando malvas.

Me tengo que ir, nos vemos pronto.

(HABLAN EN RUSO)

Encantado de conocerte. Encantada.

Y piénsese lo del cine. Bueno...

Bueno, no, no... (RÍE)

¿Qué ha dicho?

"Hasta luego" en ruso.

Fuiste francotirador.

Sí.

Mataste gente.

Sí, claro, a demasiada gente.

Pero también salvé a muchos de los míos.

Ya sabes de mi pasado.

¿Algo más?

Perdona que insista, me gustaría mucho entrevistar a tu mujer.

Prometo no hacerle ninguna pregunta incómoda.

Está bien, avisaré a mi esposa.

Pero cumple tu promesa.

Ninguna pregunta incómoda.

Prometido.

Gracias. A ti.

Es Julián.

La prueba caligráfica lo certifica,

aunque con el ADN nos hubiera bastado.

-Sí, porque con la pasta que ha costado.

Es Julián, pero él no lo sabe.

Esto sí que parece obra del demonio.

La clave está en la batalla de Teruel.

Ahí estuve yo con Julián. Y Eulogio Romero también.

Por cierto, ¿dónde está Pacino?

Le ordené que vigilara a Julián.

Buenas tardes.

(HACE FOTOGRAFÍAS)

El verdadero Eulogio Romero y Julián,

los dos estuvieron en las trincheras republicanas.

¿Cómo es que el Régimen le permite tanta popularidad?

Es que por eso mismo se alistó en la División Azul.

Porque unos lo hacían como voluntarios

para luchar contra el comunismo

y otros redimían sus penas y limpiaban su apellido

luchando en Rusia. Exacto.

Luis García Berlanga fue voluntario para evitar represalias,

su padre había sido gobernador civil de Valencia en la República.

(Mensaje de móvil)

Es Pacino.

Manda unas fotos.

No me lo puedo creer.

Son Pedro Corral,

Miguel... no recuerdo su apellido y...

y...

Carlos, Carlos Munuera.

Parece que los conoce usted muy bien.

No éramos muchos los que luchábamos contra el Régimen

al acabar la guerra. Lola...

Ha llegado el momento de que se incorpore a la misión.

¡Hombre!

Ya era hora, macho, no veas.

Gracias.

Lola, ¿tú qué haces aquí?

Cambio de planes.

Los hombres que fotografiaste junto a Elogio... Toma.

Son republicanos que luchaban contra Franco.

Y Lola los conoce bien. (ASIENTE)

Así que mañana, voy a ver a uno de ellos.

Perfecto, voy contigo.

No, Pacino, tengo que verle a solas.

Podría ser peligroso.

Irá sola. Y busca otra habitación, por favor, que debemos descansar.

A la orden, jefa. Te acompaño.

Gracias, Irene. De nada.

Irá sola,

pero quiero que la vigiles a cierta distancia.

De acuerdo.

(Disparo)

(Disparos)

¡Ah!

¿Estás bien?

(Llanto de bebé)

Sí.

Sí, tranquila.

Acuérdate que esta mañana vendrán por la entrevista.

¡Oh, là, là!

¿Qué haces aquí?

Creía que estabas en Francia.

Yo estoy donde se me necesita.

Estás guapísima.

Como siempre.

Joder, sí que se conocían.

Tengo que hablar contigo.

Creo que tenéis un infiltrado.

Nos conoces a todos y sabes que no.

A Eulogio Romero no le conozco.

¿Cómo te has enterado?

Porque es un tipo que sale hasta en el NO-DO.

Y una amiga me ha dicho que te vio con él en el Victoria.

Mira, Lola, yo podría la mano en el fuego por Eulogio.

Yo no.

¿Cuál es el objetivo de vuestra misión?

Matar a Franco.

Muy bien, pues esta ha sido la última foto.

Gracias.

Voy a llevar al niño a su cunita. Claro.

(Relojes)

Qué extraño.

(Reloj dando la hora en punto)

No le dedica ni un solo gesto de cariño.

Ni la toca.

Qué maravilla, ahora eres un experto en asuntos amorosos.

Me he puesto al día.

No me pierdo las series que hacen después del Telediario.

Se aprende mucho.

Preciosas fotos. Gracias.

Me ha dicho Eulogio que querían entrevistarme,

pero no sé qué más pueda decirles.

Y voy a llevar a mi hijo con mi madre.

No se preocupe, seremos breves.

¿Cómo es su vida con Eulogio? Maravillosa.

Tengo un hijo precioso y un esposo perfecto.

¿Qué más puedo pedir?

Muy bien.

¿Cómo se conocieron? Cuando enviudé.

Me quedé sola con el niño y Eulogio se hizo cargo de nosotros.

Muchas mujeres no pueden decir lo mismo tras la guerra.

Me encantaría seguir hablando con ustedes, pero no puedo,

de verdad.

Muchas gracias por el tiempo que nos ha dedicado.

Gracias. Hasta la vista.

Adiós.

Quieren matar a Franco.

-Son valientes. -Valientes tirando a suicidas.

-Pero eso cambia por completo nuestra misión.

Ya, Salvador, pero si lo lograran,

nos ahorrarían 40 años de dictadura.

Y usted lo sabe.

Lo que yo sepa u opine no importa.

Este Ministerio se encarga de que la historia

siga tal y como está.

¡Ya, pero la historia...! ¡Lola!

La historia es la que es.

Y punto.

¿Y Julián?

Insisto, hay que evitar que Franco muera.

Esa es nuestra misión.

Ministerio de mierda. Bueno, cálmate, Lola.

No puedo ni quiero calmarme.

Este Ministerio tiene reglas y hay que cumplirlas

por mucho que nos duela.

Tú te las has saltado muchas veces.

Lo mismo que Serpico, tu ídolo.

Sí, y he aprendido de mis errores,

como no mezclar lo personal y lo profesional.

¿Me seguiste?

Fue una orden, de Irene.

Y me viste besarle.

Supongo que era necesario.

No puedes volver a ver a tu amante y darle la mano, ¿entiendes?

Sospecharía.

Nos conocimos al acabar la guerra.

Y siempre que volvía a Madrid, después de rescatar a republicanos,

estábamos juntos.

Y sí, follábamos como conejos, sí.

Porque era la única manera de olvidarnos

de la miseria que nos rodeaba,

del miedo que teníamos a morir al día siguiente.

Lo siento. No, si la historia es la que es.

La lucha por la justicia no es fácil,

nunca lo ha sido y nunca lo será.

Y se cobra un peaje en nosotros mismos,

en nuestros amigos y en nuestras familias.

¿Te sabes las frases de "Serpico"?

¿Cómo no me las voy a saber si me has hecho ver la película

como seis veces?

¿Y cómo pensáis meter el arma en palacio?

Hay cosas que es mejor que no sepas.

Déjame hablar con él.

Todo tuyo.

¿Quién es esta?

¿Qué hace aquí?

Esta va a asegurarse de que no os maten.

Es de confianza.

Ha estado hasta hace poco en Francia ayudando en la resistencia.

Creemos que alguien podría haberos delatado.

Y sospechas de mí.

Bueno, te alistaste voluntario en la División Azul.

Era la única forma de empezar de cero si volvía aquí.

Pasé años en la cárcel esperando a ser ejecutado.

Pero ahora eres actor, ¿no?

Y el éxito te espera.

Y el dinero ablanda a las personas.

(RADIO) "Te lo voy a explicar para que lo entiendas.

No tengo nada que ganar porque ya lo he perdido todo."

Mi mujer y mis hijos murieron en un bombardeo.

Muchos de mis mejores amigos murieron en la cárcel o en Rusia.

Y cada noche, cada maldita noche,

vuelvo a ver sus caras.

Ahora dime,

¿sigues dudando de mí?

Joder.

¿Me compra un melón?

-¿A cuánto? -Muy barato.

-Échalo ahí, anda.

Toma.

Bah, déjalo, anda. Tira...

-¡Fua!

"Interrógalos a ellos."

¿Quiénes son?

Os presento a Irene...

y...

"¿Tú cómo te llamas, miserable?"

Alonso de Entrerríos.

¡Mierda!

Dicen que son periodistas, pero son espías.

¿Cómo lo sabes?

Les preparé una trampa y han caído en ella.

¡Miserable!

Carlos, Carlos...

Creo que lo más sensato

será que abortemos el plan de mañana, ¿no crees?

Averigüemos antes qué es lo que saben.

Vuelve a casa.

Han atrapado a Irene y a Alonso, voy a entrar.

-No, no intervenga.

Recuerde la misión: hay que salvar a Franco.

Eso es más importante que Julián y que todo.

-Pero, jefe... -¡No intervenga!

¡Joder!

¿Qué sabéis?

Nada.

Cometéis un grave error.

No trabajamos para la Secreta.

¡Mientes!

No vais a decir nada, ¿no?

No, Carlos.

Un par de rehenes nos pueden venir bien

si se nos complican las cosas.

(SUSPIRA)

Quiero ir mañana con vosotros.

"No, es demasiado peligroso."

Voy a ir.

La lucha por la justicia no es fácil,

nunca lo ha sido y nunca lo será.

Se cobra un peaje en nosotros mismos,

en nuestras familias, nuestros amigos.

(AMBOS) Y especialmente en nosotros mismos.

Pero, al final, el precio que pagamos

bien merece la pena por nuestra propia dignidad.

A esto le llamo yo volver al Ministerio por la puerta grande.

Lola encontrará la manera de solucionarlo.

¿Se puede confiar en ella?

Ha evitado que nos mataran.

Joder con la grasa de las uñas.

No creo que esa gente invite a mecánicos a sus fiestas.

"¿Dónde tienes el tabaco?

En la mesa."

(SUSURRANDO) Tengo que pasar la noche aquí, si no, sospecharán.

Mañana a mediodía, solo estarán Pedro y Miguel vigilando,

así que será el momento para que saques a Alonso e Irene.

(Pitido)

¿Vamos a la cama?

Claro.

En una hora, os pasarán a buscar.

¿No podemos esperarte?

Cuanto antes lleguéis a Portugal, mucho mejor.

Aquí corréis peligro, tanto si el plan sale bien o no.

Nunca podré agradecerte todo lo que has hecho por nosotros.

(Balbuceos de bebé)

Sed felices.

(Llanto de bebé)

Don Alfonso Villalobos.

-Bienvenido.

-Y su esposa, doña Carmen de los Ríos.

-Bienvenidos.

-Don Augusto Urrutia.

-Bienvenidos. -Excelencia.

-Y su esposa, doña Cristina Maldonado.

Bienvenidos. Gracias, su Excelencia.

Va usted muy elegante.

Muchas gracias, señora.

Y usted lleva hoy un collar precioso.

¿Qué es una mujer sin sus collares?

Entrar, hemos entrado.

Salir, no lo veo tan claro. No te preocupes, saldremos.

Don Eulogio Romero.

Bienvenido. Gracias.

Es el protagonista de "Amor y patria".

Me han dicho que su actuación es memorable,

que encarna a la perfección la gallardía del soldado español

y el amor por nuestra patria.

Confío en no defraudarle, Generalísimo.

Mi marido es un apasionado del cine.

Escribió "Raza", ¿sabes?

Pero como es tan humilde, lo hizo con un seudónimo.

-No es humildad, Carmen,

es que si pongo mi nombre verdadero,

la gente creerá que dedico mi tiempo a escribir

y no a gobernar.

Luego continuamos hablando.

(Cisterna)

¿Dónde están?

Venga, acompáñeme, quiero comentarle algo en privado.

Estoy dándole vueltas a una nueva película.

¿Y ha pensado ya en algún título? "Raza 2".

Así la gente no se confunde y sabe que es una continuación.

Que el público no es muy inteligente y hay que explicarle todo.

Claro.

¿Dónde transcurriría la acción?

¿De nuevo en la Guerra Civil?

No.

Ya hay demasiadas películas de la Guerra Civil.

Prefiero algo más internacional.

Quiero contar las hazañas de un héroe en el frente de Rusia.

Yo luché con la División Azul.

Lo sé.

Estoy informado de todo.

No.

De todo no.

De todo sí.

(DISPARA)

¿Qué clase de soldado no comprueba que su arma lleve balas?

-Yo, es lo primero que hago.

Se lo aseguro.

-No se os puede dejar solos.

-Ni mal acompañados.

Eulogio...

¡A mí, la guardia!

Hijo de puta.

Muy buen trabajo.

Bueno, yo me voy a cazar, que estos actos son un aburrimiento.

Dejad eso y que uno de vosotros vuelva a la recepción.

No sé cómo aguantaría esto sin dobles.

¡"Chorprecha"!

(Reloj)

¿Qué queréis de mí?

No pienso deciros nada, hijos de puta.

No sabe lo que nos alegra que esté de vuelta.

¿Cómo que de vuelta?

Come Julián, estás en los huesos. No me llamo Julián.

¿Qué lugar es este?

Su lugar de trabajo.

Antes de que desapareciera en la batalla de Teruel, en 1937.

Estamos en el año 2020.

Y esta es tu época, no 1943.

¿Qué queréis? ¿Tomarme el pelo?

Usted...

intentó matar a Franco.

"A su Excelencia, el jefe del Estado."

Pero el dictador murió en la cama.

"Rindieron así su último homenaje de admiración y cariño.

El dolor era patente..."

¿Qué está diciendo? Esto no puede ser.

Solo queremos que recuerdes.

Ese es el problema, que no tiene nada que recordar.

Julián, ¿recuerda usted la fecha del día de su boda

o la del nacimiento de sus hijos?

Mentira, mentira...

Trate de recordar Todo esto es mentira.

Tranquilo, Julián. ¡He dicho que no me llamo Julián!

Quiero irme.

¿Dónde vas? ¡Cuidado!

Cógele. Tranquilo, por favor.

¿Qué cojones queréis de mí? ¡Nada!

Tranquilo, no pasa nada. ¡Dejadme salir!

¡Soltadme!

Tranquilo. ¡Que me sueltes, cojones!

¡Tranquilo! ¡Quiero irme!

Todo va a ir bien, tranquilo. ¡Quiero irme!

¡Soltadme!

¡Soltadme, soltadme! Tranquilo...

No me extraña que Amelia no quiera regresar al Ministerio.

Aquí solo hay dolor y amargura.

¿Qué pasa? ¿No te vas a tomar una cervecita con nosotros?

No, me voy a mi casa.

Pensé que nunca más volvería a ver a Blanca y a Elena.

Bueno, vale, pero que...

Que no pasen otros tres años para volvernos a ver, ¿no?

¿Y por qué no os venís a cenar los dos en plan parejita?

Hasta la vista. Adiós.

Jo, ¿tanto se nota?

Pues sí, Pacino, sí.

Y eso no es bueno para nuestro trabajo.

(SUSPIRA)

Mira...

Creo que es mejor que le demos tiempo al tiempo.

Que de eso nos sobra aquí.

(SUSPIRA)

Sabría que vendrías.

¿Y por qué no te has escondido?

Porque te conozco.

Sé que me ibas a encontrar tarde o temprano.

¿Me puedo acabar el cigarro?

¿Por qué lo has hecho?

No...

No lo sé, no...

No podía volver a la cárcel.

No...

Solo una pregunta...

Sí.

Te he querido.

Mucho.

¡Alto ahí, alto!

¡Ni un paso más!

¿Dónde estamos?

Joder...

Y dicen que hace frío en Burgos. ¡Quieto!

¿No me reconoces, Julián?

¿Quién eres?

Soy Federico.

Federico, Julián.

¡Cómo mola!

Alguien muy próximo a Felipe IV

está a punto de cambiar la historia de España

y nosotros debemos impedirlo.

Qué guapa, ¿no? Ahí, con su tortillita de patatas.

Sí, guapa y anacrónica.

A Blanquita la podemos dejar en la guardería.

¿En la guardería? En el calabozo para gente pequeña.

Me he encontrado con un colega de la infancia

y resulta que es actor.

Me ha dicho que será el protagonista

de la próxima película de Almodóvar "Laberinto de pasiones".

-Si Banderas no lo hace, Almodóvar perderá su actor fetiche.

Quiere usted que montemos aquí una guardería.

No estoy pidiendo nada extraño, reconciliación familiar.

Conciliación, Alonso.

Conciliación familiar.

Bueno, bueno, el que faltaba ya.

¿Es Pedro? ¿En serio?

¡Hola! Buenas noches a todas.

Veo que esto está lleno de golfas, muy bien, me encanta.

Empezamos por la pareja número 1,

por diez ducados, dígannos títulos de comedia

de nuestro malogrado don Lope de Vega,

como, por ejemplo, "La dama boba". Un, dos, tres, responda otra vez.

Han convertido el palacio en un plató del "Un, dos, tres".

¿De qué diantres estáis hablando?

Tú, con esa cara, deberías ser actor.

-¿Yo, actor? Yo no. -Que sí, que sí, que sí...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T4 - Capítulo 1: Perdido en el tiempo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El Ministerio del Tiempo - Temporada 4 - Capítulo 1: Perdido en el tiempo

05 may 2020

Tres años después de su última misión, llegó la hora de que la patrulla vuelva a reunirse. ¿El motivo? El descubrimiento en un NODO de 1943 de que el nuevo galán del cine español, Eulogio Romero, es idéntico a Julián, al que todos creían muerto.

ver más sobre "El Ministerio del Tiempo - Temporada 4 - Capítulo 1: Perdido en el tiempo" ver menos sobre "El Ministerio del Tiempo - Temporada 4 - Capítulo 1: Perdido en el tiempo"
Programas completos (43)
Clips

Los últimos 636 programas de El Ministerio del Tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Mar

    Me temo que no dejarán verla en ningún país hasta que Netflix considere que ya recaudó bastante.

    10 dic 2020
  2. paula

    Holaaa, ¿Pueden solucionar los problemas que hace tiempo expresan los usuarios? A mi me pasa lo mismo. No se ven los capítulos de la cuarta temporada y si de las anteriores. Gracias.

    02 oct 2020
  3. Ana

    soy de España y dice que la cuarta temporada no esta disponible en mi país. no entiendo nada.... solucionarlo por favor!

    27 sep 2020
  4. Andrei

    No entiendo nada, estoy en España y justamente aquí no esta disponible para verlo, que broma es esta?

    21 sep 2020
  5. maria

    No se puede ver la 4ta tempora!!!! Por qué no están subidos los capitulos al día???? Como sí lo hacen con otras series....

    27 jul 2020
  6. Cristina

    Joe, macho. Rodolfo.

    14 jul 2020
  7. Brian

    Necesito aprender como mirar la temporada 4 en los EEUU. No sabia que la nueva ya está disponible ahora, pero no aqui :(

    23 jun 2020