El Método

El Método

Los martes a las 17.00 un nuevo capítulo, y siempre en la web

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5565334
No recomendado para menores de 12 años El Método | Un virus desigual: ricos y pobres
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

Hola, soy Luis y esto es El método,

seguro que ya os habéis dado cuenta de que este mundo

es un lugar desigual,

en tiempos de pandemia, eso tampoco cambia.

Covid-19 es un simple virus,

pero os aseguro que distingue entre ricos y pobres.

Vamos.

Para que no nos acusen

de ver la mota en el ojo ajeno y no en el propio

empecemos por España,

conecto con Manuel Franco,

colega que investiga en epidemiología social,

atentos.

Manuel, el bicho, ¿distingue entre ricos y pobres?

Acaban de verse unos datos preliminares de barrios

y contagio por coronavirus en la ciudad de Barcelona,

tenemos hasta una diferencia de hasta tres veces más contagios

en zonas de nivel socioeconómico más bajo,

o zonas que necesitan más atención en la ciudad de Barcelona

que otras que son más ricas, ¿no?

Manuel, ¿por qué? ¿por qué se dan esas diferencias?

Bueno, pues en esta situación de confinamiento

todavía hay gente que tiene que trabajar

y que tiene que desplazarse para trabajar,

en paquetería, en distribución, en lo que llamamos riders,

toda la gente que trabaja en tiendas de alimentación,

supermercados, grandes superficies que todavía están abiertas, etc.,

y esas personas, claro, tienen una exposición al virus

mucho mayor que aquellos que podemos teletrabajar.

Pero, esto que dices, ¿es específico del confinamiento?

Las personas que viven en barrios de nivel socioeconómico más bajo

tienen más enfermedades crónicas, por ejemplo,

y las tienen antes en el tiempo,

por tanto, ahora mismo, el coronavirus lo que hace

es que, digamos, está atacando y está ocurriendo más

en poblaciones que ya tenían una peor situación de partida.

Os propongo ahora que, sigamos en la casa del español,

pero que cambiemos de estancia.

Vamos, que nos vamos a conectar ahora con Ciudad de México

para conocer como es esta realidad en América.

Íñigo Herraiz, ¿qué tal? ¿cómo estás?

Oye, ¿cómo lo ven los científicos del terreno?

Aquí, como es lógico, estamos algo inquietos

porque nos toca afrontar la pandemia en este continente,

que es muy diverso

y en el que hay países más preparados que otros

pero que, por lo general, tienen sistemas de salud

bastante más débiles que los europeos.

Es verdad que América Latina

ha podido ver lo que ha pasado en otros países

y ha podido tomar de manera adelantada

medidas como las cuarentenas o el cierre de fronteras,

pero también es verdad que no todos los países

lo han aprovechado de la misma manera

y por ejemplo, Brasil o México han estado en el punto de mira

de la comunidad internacional, y de la comunidad científica también.

Nosotros hemos hablado con el doctor Julio Frenk,

que es rector de la Universidad de Miami

y que tiene una visión bastante crítica,

marcada también, sin duda,

por el hecho de haber sido, en el pasado,

ministro de Salud, aquí, en México.

- Tanto México, como Brasil,

aunque tienen los mejores sistemas de vigilancia tecnológica,

y eso hay que decirlo,

esos sistemas rápidamente empezaron a sugerir

que habría que tomar acciones,

pero en ambos casos

los líderes políticos han minimizado la importancia

y se ha perdido mucho tiempo.

Es esta idea de menosprecio por la ciencia,

la idea de contradecir la opinión experta,

porque los expertos en el discurso populista

forman parte de la élite.

México, finalmente, después de muchísima opinión contraria

a la forma en la que el Gobierno estaba minimizando esta amenaza,

finalmente se empiezan a tomar medidas,

yo espero que todavía estén a tiempo porque si no, lo que vamos a ver

es como un panorama donde el sistema de atención a la salud

se vea abrumado por la demanda súbita de casos muy graves.

- Lo que dice el Gobierno mexicano es que busca un equilibrio

entre la protección de la salud y la protección de la economía,

sobre todo la de los más pobres,

teniendo en cuenta que seis de cada 10 trabajadores mexicanos

están en el sector informal, es decir,

no tienen acceso a ningún tipo de seguro por desempleo,

ni tienen capacidad de ahorro,

ni capacidad para llenar la despensa, son gente que vive al día,

que tiene que salir a buscarse la vida

y eso sucede en casi toda América Latina,

donde cumplir con la cuarentena es un lujo

que no está al alcance de todos.

Y, bueno, siendo esta una pandemia global,

¿cómo afectan las diferencias socioeconómicas

a las diferentes regiones y continentes?

Bueno, nada mejor que conectar con un investigador

especialista en salud global.

Alguien que conoce muy bien los diferentes sistemas de salud.

Hola, Quique, oye,

¿cómo es esta situación diferente de otras epidemias?

Nosotros estamos acostumbrados a la situación inversa

a la que estamos viviendo hoy,

normalmente vemos enfermedades raras, normalmente infecciosas,

que empiezan en sitios remotos de los países más pobres

y que, por cuentagotas, nos van llegando

a nuestros países más ricos,

aquí es el revés, estamos ejerciendo de exportadores de la enfermedad,

cuando estos casos lleguen y se establezca transmisión autóctona

en los propios países,

la situación estará completamente fuera de control

y tengo mucho miedo de que los países más pobres

no tengan los reflejos, ni las capacidades,

para reaccionar de la manera adecuada.

¿Por qué la mayoría de epidemias empiezan en Asia o África?

Mira, hay dos razones principales, una es la urbanización,

pensad que unos 200 millones de personas

han llegado a la ciudad solo en la primera década del siglo XXI,

una migración tan grande

que requiere la tala de zonas forestales

y pone en contacto animales salvajes con domésticos

e, incluso, con humanos.

Eso además de la pérdida de depredadores

y la consecuente explosión de roedores

que aumentan el riesgo de enfermedades zoológicas.

Y luego está la comida,

en África y Asia muchas familias

dependen de una agricultura de subsistencia,

tienen ganado doméstico, que también puede transmitir enfermedades,

además de que una fuente importante de proteínas,

sobre todo en el África Subsahariana,

es la caza de animales salvajes,

todo sin olvidarnos, claro, de los mercados de animales vivos

que ya tratamos en El Método.

Las medidas de higiene personal, de distanciamiento social

y del testeo masivo, ¿pueden funcionar en estos países?

Funcionarían de la misma manera

si se pudieran implementar adecuadamente,

el problema es que en muchos de estos países

estas medidas son muy difíciles de implementar,

no hay agua corriente, por ejemplo,

todas las medidas relacionadas con la higiene personal

parecen complejas, ¿no? de poner en marcha.

Habrá quien piense

que suficiente tenemos ya en nuestros países

como para preocuparnos de otros.

Lo que ocurre en un lugar tiene repercusiones

sobre todo el resto del mundo,

y aunque nosotros seamos capaces de controlar la epidemia local

en nuestras fronteras,

el problema será como evitar que se reintroduzca el virus

y cause una segunda ola, o una tercera ola en nuestro país.

Las enfermedades ya no son locales, sino que son absolutamente globales.

Sobre el concepto de salud global,

me gustaría compartir algo muy importante

que me comentó una amiga

que está enfrentándose, precisamente, a esta pandemia

desde la capital del mundo, mira.

Debemos actuar en todas las áreas de una sola salud

que son en los animales, en los humanos y el medio ambiente

para intentar protegernos,

para intentar proteger nuestra salud,

no podemos pensar que estamos aislados en el mundo,

sino que somos parte de un todo,

la salud planetaria, que también se le llama,

que tenemos que cuidar todo lo que nos rodea

para poder estar verdaderamente fuera de peligro,

si no, esto va a poder volver a suceder

y aparecerán nuevas enfermedades y nuevos problemas.

Si la realidad es el color del cristal con que se mira,

nuestra realidad está ahora teñida de coronavirus,

muchos pensamos que era un problema de China,

que no iba con nosotros,

cosas que no vimos entonces, son ahora obvias,

lo fundamental es que son nuestros sanitarios y científicos

o el gradiente social

que permite al bicho ensañarse con los que peor estaban.

Desigualdades a las que, si no ponemos remedio,

por desidia, egoísmo

o porque creemos que hay otras prioridades,

estad seguros de que regresarán para atacarnos de nuevo,

es lo que algunos llamarían karma,

aunque otros preferimos llamarlo epidemiología social

y es ciencia.

Nos vemos en el siguiente episodio.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 7: Virus desigual: ricos y pobres

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

¿Por qué el coronavirus afecta de forma desigual a ricos y a pobres?

27 abr 2020

Las desigualdades de nivel socioeconómico que se dan en la población pueden tener consecuencias para el coronavirus. En esta séptima entrega del programa El método, analizamos la importancia del poder adquisitivo a la hora de luchar contra el virus del Covid-19 y de qué manera perjudica a las zonas de nivel económico más bajo. También abordamos el concepto de “Salud Global” que defiende la necesidad de tratar la salud de todo el planeta, humanos, animales y ecosistemas.

ver más sobre "¿Por qué el coronavirus afecta de forma desigual a ricos y a pobres?" ver menos sobre "¿Por qué el coronavirus afecta de forma desigual a ricos y a pobres?"
Programas completos (22)

Los últimos 24 programas de El Método

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos