www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5570915
No recomendado para menores de 12 años El Método |  Cap 10: Ciudad post-COVID-19
Transcripción completa

Hola, soy Luis y esto es "El método."

Y esto es una ciudad en confinamiento.

Una imagen, que si no queremos que se repita,

al menos, con frecuencia,

deberemos adaptarnos a la nueva realidad de COVID-19.

Hoy os propongo en el programa que exploremos,

de la misma manera que antes, el cólera, la tuberculosis,

o incluso la peste, como el COVID-19 va a transformar nuestras ciudades.

La historia de nuestra especie arranca con pequeños grupos móviles

que cazan y recolectan.

Hace unos diez mil años, con la agricultura y la ganadería,

nuestros ancestros optan por la trampa del sedentarismo.

Ciudades en las que hay más comida, y también escritura e ingeniería,

vamos, la civilización.

Pero todo tiene un precio.

Antes no es que no tuvieran enfermedades infecciosas,

pero si el virus es un fuego,

éste tenía poco combustible que quemar.

En las grandes ciudades, desde Eridu hasta Nueva York,

la llama vírica no se extingue con facilidad.

Nuestras ciudades han sido diseñadas durante siglos

para frenar epidemias.

Luego, claro, llegaron los antibióticos

y nos hemos centrado en otro tipo de enfermedades.

¿Cuáles? Jose María, ilústranos, por favor.

Contemporáneamente, nuestra preocupación,

tras los antibióticos,

tras el control de las enfermedades infecciosas,

que hoy en día no son la causa más relevante de mortalidad

en los países desarrollados, sin ninguna duda.

Claro, porque ahora lo que nos preocupa son las crónicas,

la obesidad, la diabetes, las cardiovasculares...

Y cuando estábamos en esto, de pronto,

nos aparece un virus universal, extremadamente contagioso,

que nos retrotrae a siglos atrás.

Es decir, prácticamente diría que tendríamos que retrotraernos

al momento de la gestión de las grandes epidemias de peste,

que se gestionaban así, con la cuarentena.

Hablando de antiguas epidemias,

no hace falta irse a la peste bubónica,

pero sí al Londres de 1850 y sus brotes de cólera.

Por aquel entonces se pensaba que la enfermedad

se transmitía por el aire, en el miasma,

pero un tal John Snow, éste no, John Snow, el científico,

se opuso a las teorías vigentes de su época,

sacrificando su prestigio.

Estaba convencido de que el problema era el agua.

Quiso demostrarlo registrando los casos de cólera

en el barrio del Soho,

sobre un mapa centrado en torno a 13 fuentes;

el resultado, este mapa histórico,

señalaba casi todas las muertes alrededor de una sola fuente,

la de Broad Street.

Bloqueando aquella fuente terminó un brote de cólera,

y nació una nueva manera de gestionar la salud pública

de las ciudades modernas.

Pero regresemos con este hombre al que tanto admiro,

arquitecto, profesor, premio nacional de urbanismo,

un tipo sabio.

Jose María, ¿qué cambios crees que va a precipitar esta crisis?

No cabe ninguna duda de que el confinamiento

ha hecho, realmente, calibrar

que nos son condiciones humanamente aceptables, éstas.

No se puede vivir en estándares infrahumanos

en cuanto a tamaño de las viviendas, pero también,

en cuanto a condiciones de soleamiento,

condiciones de ventilación, es decir,

las condiciones higiénicas más básicas, más sencillas.

Y en el tema del espacio público, estamos visualizando una evidencia,

la mayor parte de las aceras de los centros de ciudades,

como, por ejemplo, Madrid,

pero también pasa en áreas de Barcelona, de Bilbao

y de muchas otras ciudades grandes, Valencia, etcétera,

no so óptimas para el peatón.

¿Por qué, por qué hicimos una ciudad tan incómoda para los peatones?

Vamos a preguntarle a Esther Higueras,

profesora de la Universidad Politécnica de Madrid,

y especialista en sostenibilidad.

Ha habido unas épocas pasadas, en los años 1960, 1970,

donde el automóvil, pues realmente,

era un poco el rey del espacio, de la calle, ¿no?

Entonces se hicieron todos aquellos puentes y scalextrics;

ahora también tiene que haber un cambio, yo creo, bastante importante,

para transformar estas calles

y convertirlas en calles más para la gente.

Para llevar a cabo esta transformación,

dejadme que añada un momento a Mark Nieuwenhuijsen.

Mark, ¿cómo hacemos estas calles no solo más humanas,

sino también, antivirales?

De acuerdo. Esther, ésta es para ti.

¿Es esto el final de la ciudad densa?

¿Nos vamos a las afueras y problema solucionado?

La densidad es muy buena para muchas cosas,

también nos permite tener un hospital cerca,

nos permite tener servicios de seguridad,

nos permite tener policías, nos permite tener transportes,

nos permite tener muchos servicios a nuestro alcance,

gracias a esa densidad.

¿Qué podemos hacer?

Pues igual, yo creo que coger la escala de barrio,

va a ser muy necesaria,

igual se me ocurre llamarlo "áreas preventivas de salud"

o "áreas ambientales saludables".

O sea, que en lugar de confinarnos

en nuestro palacio de 35 metros cuadrados,

podríamos aislarnos en áreas delimitadas

de unas cuantas calles o un barrio.

Pues me gusta ese espacio, Esther.

Otra cuestión es que, aunque mi barrio sea idílico,

tengo que ir a trabajar en metros o autobuses,

donde es difícil mantener la seguridad.

¿Qué hacemos, Mark?

Nosotros, ¿podemos echar mano de la tecnología

en esta adaptación coronavírica?

Esa es una pregunta para Alicia Asín,

quien se dedica desde el ámbito privado

a las llamadas "smart cities".

Alicia, díme qué cosas concretas podemos hacer

para adaptarnos al mundo COVID, por favor.

Por ejemplo, tenemos tecnología para monitorizar los niveles de congestión

en zonas comerciales o en calles, ¿no?

Nos va a interesar mucho porque, a lo mejor,

cuando tengo que decidir dónde hacer la compra,

de repente, entran en juego otros parámetros

que antes no se me pasaban por la cabeza,

como: "oye, de todos los centros comerciales a los que puedo ir hoy,

¿cuál es que está menos congestionado?"

Otro ejemplo es el de la telemedicina.

Hay diferentes soluciones

que permiten el poder tener un kit de sensores biométricos en casa,

para que aquellos pacientes que necesitan un control,

pero no necesitan una vigilancia concienzuda

por parte de los médicos,

pueden seguir un tratamiento en casa,

conectarse todos los días en remoto con su doctor,

se podría extender la capacidad de camas de una manera increíble,

se podrían optimizar estos recursos, y se podría mejorar, incluso,

la experiencia de calidad de vida de los pacientes,

que pueden estar en sus casas, ¿no?

Y por último, otro ejemplo que yo veo,

es el de la optimización de espacios,

y va muy relacionado con ésto del teletrabajo que estamos viendo.

Va a ser más necesario que nunca

que las empresas se digitalicen y se optimicen.

Hablando de teletrabajar durante el confinamiento,

¿habéis visto la histórica bajada de contaminación

en muchas ciudades del mundo?

Tal vez esa sea la consecuencia buena del COVID.

Mark, ¿qué hay de la contaminación en las ciudades?

Ah, por cierto, ahora tengo para vosotros dos noticias,

una buena y una mala, empiezo por la buena.

Se calcula que la bajada de contaminación en China,

ha salvado más vidas durante el tiempo de confinamiento

que los muertos causados por el virus.

Claro, la mala, es que también se calcula

que el aumento del tabaquismo

en el interior de viviendas en estos meses,

probablemente, se cobre más vidas en total.

Como diría mi madre, siempre hay una serpiente en el paraíso.

Y hablando de serpientes en el paraíso, Mark, vuelvo contigo.

¿Cómo pagamos todos esos cambios maravillosos

durante un previsible declive económico?

Como especie, nunca hemos estado del todo satisfechos

con lo que la Naturaleza nos ha dado.

Somos el primate que transforma su entorno,

el constructor de ciudades.

Unas urbes, por cierto, que diseñamos para evitar contagios,

unos que nos parecían lejanos,

y que COVID-19 ha puesto de rabiosa moda.

Pero los expertos nos dicen que podemos hacer de tripas corazón,

y aprovechar esta enorme crisis para efectuar cambios para mejor.

A ver, sólo llevamos haciéndolo unos 4000 años,

se nos debería dar bien.

Nos vemos en el siguiente episodio.

Subtitulado por Victoria Sánchez Mayo

¿Cómo cambian las ciudades con el coronavirus?

06 may 2020

La crisis del Covid-19 ha cambiado la forma de trabajar, de comunicarnos, de salir a la calle, en general, la manera de vivir. En El método nos preguntamos cómo van a cambiar las ciudades a partir de ahora para mejorar su seguridad y sostenibilidad. Luis Quevedo analiza, junto a los expertos, qué hábitos tendremos en esta ”nueva normalidad” y qué medidas vamos a tener que adoptar para salir adelante.

ver más sobre "¿Cómo cambian las ciudades con el coronavirus?" ver menos sobre "¿Cómo cambian las ciudades con el coronavirus?"

Los últimos 16 programas de El Método

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos