Presentado por: Félix Rodríguez de la Fuente Dirigido por: Félix Rodríguez de la Fuente

Recuperamos a uno de los más importantes protagonistas de la historia de la televisión en nuestro país: Félix Rodríguez de la Fuente, legendario naturalista que falleció hace 32 años en Alaska, el 14 de marzo de 1980, mientras realizaba uno de sus documentales sobre fauna y naturaleza.

Más información en nuestro especial "30 años sin Félix".

5572709 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
El hombre y la Tierra (Serie venezolana) - Mi amiga la nutria - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Muchas de las historias que transcurren en el Alto Orinoco...

...comienzan en La Esmeralda.

En La Esmeralda tocó Humboldt.

En La Esmeralda han tocado muchos de los exploradores...

...del curso alto del gran río venezolano.

Nosotros comenzábamos aquí, en la famosa Misión de La Esmeralda,...

...una historia también.

Una historia que carece de la importancia...

...de las grandes exploraciones.

Una historia que, en este caso, no va a tener drama...

...ni tampoco aventura.

Estamos viendo las embarcaciones que hacen la ruta de Venezuela a Brasil.

A través del caño Casiquiare.

Embarcaciones de comerciantes,...

...indios que viven en La Esmeralda,...

...indias que lavan en la orilla del río.

Entonces conocimos...

...a un personaje encantador: una nutria.

Pertenecía a la especie "Pteronura brasiliensis".

Así la llaman los hombres de ciencia.

Allí, en La Esmeralda,...

...los obreros que transportaban arena para las construcciones,...

...los comerciantes,...

...los niños y las mujeres la llamaban Teo.

Puede decirse que Teo era una criatura feliz...

...en el pequeño puerto fluvial...

...de La Esmeralda.

Había sido retirada del pecho de su madre poco después de nacer.

Había sido amamantada,...

...en el estricto significado de la palabra, por una india.

Tal vez lo que Teo ignoraba es...

...que esperaban a que tuviera un año...

...para matarla y vender su piel a los peleteros.

Cuando conocimos a Teo, quedamos prendados...

...por la simpatía, la mansedumbre,...

...la belleza de aquella criatura del Orinoco.

No perdí ni un momento para tratar de hacerme amigo...

...de la cría de nutria gigante orinoco-amazónica.

Me la llevé a un banco de arena y le ofrecí un regalo.

¿Qué mejor regalo para una nutria gigante que peces?

Peces frescos recientemente extraídos del río...

...por el indio que cuidaba de Teo.

Teo, que a pesar de su nombre masculino era una hembra...

...y que comprendía el lenguaje de los regalos...

...y de los presentes, comenzó rápidamente a hacerse amiga mía.

Pero yo consideré que había llegado el momento...

...de emplear un lenguaje más sentimental.

Sirviéndome de los peces que tanto apetecían a Teo,...

...me introduje con ella en el río...

...y traté de ver si era capaz de jugar conmigo.

Si era capaz, después de terminar el desayuno,...

...de entregarse con su nuevo amigo venido del otro lado del mar...

...a los famosos e interminables juegos de las nutrias.

Naturalmente, le di tiempo para terminar...

...la primera comida...

...observada por su dueño y por el indio que se ocupaba de alimentarla.

Entonces pensé que había llegado el momento...

...de ofrecerle una pequeña excursión fluvial en curiara,...

...en una de las piraguas que fabrican los indios maquiritares.

La pequeña nutria orinoco-amazónica, la hembra con nombre masculino,...

...parecía encantada de su nueva amistad.

Navegó un poco conmigo en aquella embarcación,...

...pero pronto se echó al agua para vivir la vida alucinante,...

...la vida asombrosa, la vida verdaderamente feliz...

...de estas criaturas acuáticas y terrestres...

...y que consiste en jugar eternamente entre ellas.

Me permitió examinar sus manos de grandes palmas,...

...su cola en forma de remo, en forma de canalete,...

...como dicen los venezolanos.

Y me dijo de alguna manera que era mi amiga.

Y yo la dije también en silencio, en el idioma del juego,...

...en el idioma internacional que pasa la frontera de las especies,...

...que quería que se quedara conmigo.

Ya no la matarían cuando cumpliera un año para quitarle la piel.

A la mañana siguiente, estábamos todos enormemente atareados.

Incluso el operador, Teodoro Roa,...

...después de ofrecer el desayuno...

...a sus amigos los animales, que nos recordaban a los europeos,...

...estaba contemplándonos en nuestro trabajo...

...de fabricar un confortable cajón.

Los santos padres de la Misión,...

...los misioneros salesianos, debían de estar al margen...

...de nuestras inquietudes y desvelos,...

...porque nos proponíamos que la nutria,...

...que había tenido un sino trágico, se transformara en nuestra amiga,...

...que estuviera con nosotros, que realizara la expedición...

...con el equipo de "El hombre y la Tierra".

En aquella mañana terrible de 45 grados,...

...rodeados por los apacibles y solemnes patos del Orinoco,...

...contemplados por los indios hieráticos,...

...éramos felices viendo que nuestra obra,...

...fabricada con madera carcomida, terminaba por fin.

Estábamos fabricando la nueva casa de nuestra amiga la nutria.

Estábamos preparando e incluso escribiendo ya...

...las primeras páginas de la historia...

...de mi amiga la nutria.

Mucho calor en La Esmeralda.

El calor que no ha olvidado describir ningún viajero.

Y el calor que nosotros...

...describimos de la mejor manera, con imágenes.

Había que llenar de combustible la avioneta de Boris Kaminsky.

Teníamos que hacer cientos de kilómetros...

...para llegar hasta la Misión de El Platanal con el resto del equipo.

Íbamos a viajar...

...río abajo, es decir, hacia el sur.

En la dirección a los territorios...

...donde viven los guaicas.

En aquel momento, el dueño de la nutria llamada Teo...

...me entregó el animal.

El rescate se había llevado a cabo.

Pero la nutria no quería meterse en el cajón.

Ella había vivido siempre libre e ignoraba adónde iba.

Quería quedarse en la Misión de La Esmeralda.

Allí había pasado su infancia y no sabía lo que le esperaba...

...con sus nuevos amigos.

¿Cómo contar a la nutria que la llevábamos a un viaje maravilloso?

No había más remedio que convencerla por la brava...

...de que se metiera en el cajón.

Con otros muchos bultos, con el equipo cinematográfico...

...de una de las unidades de rodaje,...

...nuestra nutria pasó al interior de la avioneta de Boris Kaminsky.

Quizá por primera vez...

...en la historia de las nutrias orinoco-amazónicas,...

...una nutria condenada a muerte iba a volar en avión...

...como amiga y un poco como mascota...

...de un grupo de hombres con mucho sol sobre la piel...

...y que se habían enamorado de Venezuela...

...y del paisaje venezolano.

Siempre volando.

Despegar y aterrizar es el destino del que va a explorar estas selvas.

Allí el único medio de locomoción es la avioneta, el helicóptero,...

...el pequeño avión.

Y, como siempre, en el techo de la selva, sobre el mundo verde.

Un mundo que viene a llamarse infierno verde.

Pero nosotros descubrimos que es un paraíso.

Volamos sobre los ríos donde hace 25 años había docenas de nutrias.

Ya no queda casi ninguna.

Las han matado los tramperos...

...para venderlas a los comerciantes de la piel.

Esta es una especie que se extingue.

Volando con nuestra nutria,...

...pasamos sobre un poblado guaica.

Era realmente el primero que veía la expedición.

Contemplando a estos indios que viven en la orilla del Orinoco,...

...a estos indios libres,...

...a estos hombres que pasan muchas horas en el agua,...

...se me ocurrió que Teo ya no se llamaría Teo.

Entre otras cosas, porque era una hembra.

Teo se llamaría Guaica, como los hombres libres...

...de las selvas del Orinoco.

Aterrizamos en lo que se llama un aeropuerto en Sudamérica.

Allí nos esperaba el padre González,...

...un misionero de Salamanca que lleva 20 años con sus indios...

...y que, no sin cierto asombro, me vio llegar con mi nutria en brazos.

Todos me miraban sorprendidos. Sobre todo, los indios,...

...que no quieren a las nutrias porque se comen los peces.

Naturalmente, los pueblos primitivos saben mucho de eso que se llama...

...la dura competencia por las proteínas.

Los indios guaicas llaman a las nutrias "etehía".

Los que pasan gran parte de su vida en la orilla,...

...sobre todo, los últimos poblados establecidos,...

...dieron buen tema a Guaica...

...para que fuera feliz entre los hombres con su mismo nombre.

Sobre todo, para que jugara con los niños.

Niños libres, nobles, gloriosos.

Sobre todo, para que viera a los pescadores que atraviesan el río...

...con el agua hasta la cintura.

Para que viera también las caras de las pequeñas indias,...

...de los indios jóvenes tatuados.

Para que viviera feliz en un mundo...

...que casi no ha hoyado...

...ningún europeo.

En un mundo al que llegan puntualmente los peleteros...

...para cazar y matar...

...a las últimas nutrias gigantes del Orinoco.

Guaica contempló en el río escenas que, seguramente,...

...habrán quedado grabadas en su primitivo cerebro.

Pero nosotros habíamos venido a la selva...

...a trabajar.

Habíamos venido a hacer películas no solo de indios, sino de animales.

Por consiguiente,...

...una unidad del equipo emprendió un largo viaje...

...selva adentro.

Con nosotros, Guaica, que parecía un miembro más de la expedición...

...y que disfrutaba de libertad, nos acompañaba.

Guaica correteaba por todas partes. Guaica pescaba...

...sus propios peces en las lagunillas.

Guaica se bañaba con nosotros. Guaica dejaba oír su voz.

Guaica, indudablemente, era el miembro más divertido,...

...más exigente y más notable de toda la expedición.

Era como una niña mimada.

En definitiva, nuestra única hija.

La hija de los 15 miembros...

...que componíamos la expedición de "El hombre y la Tierra"...

...en las selvas vírgenes del Orinoco.

Mientras trabajábamos, no podíamos olvidar los peces para Guaica.

Pero nuestra pequeña, aunque amamantada por una india,...

...había nacido libre.

Adoraba la libertad. Pasaba muchas horas...

...viviendo por su cuenta.

Y aquel día comenzó una aventura fascinante.

Encontró un par de galápagos o tortugas acuáticas.

"Qué criaturas tan estúpidas", debió pensar.

Y decidió irse a jugar a una pequeña laguna.

Una laguna de aguas turbias llena de peces "semianóxicos"...

...y perezosos.

Pero cerca estaba el señor caimán, mal enemigo para las nutrias.

El caimán...

...se perdió una suculenta merienda.

Porque Guaica,...

...a pesar de haberse criado con los hombres,...

...no había perdido una gran presteza y celeridad.

Es posible que aquella aventura despistara a Guaica.

O es posible...

...que los atractivos de la selva y la libertad...

...la llevaran a corretear y a encontrarse con otra nutria.

Con otra de las pocas nutrias que debían quedar por esos contornos.

Juntas se dedicaron a pasearse por la selva.

Seguramente, su nueva amiga llevó a Guaica a sitios maravillosos.

Toda esta, naturalmente, es una aventura imaginada.

Creemos que, en el día en el que Guaica no estuvo con nosotros,...

...pudo vivir cosas fascinantes.

¿Y por qué no pudo ir a la laguna mágica de la selva?

¿Por qué no pudo jugar...

...con la amiga recién conquistada bajo las aguas?

Ella era una nutria...

...y había nacido para nadar y para jugar.

Por allí andaba el garzón o gabán pionío.

Por allí andaban los ibis escarlatas y había muchos y deliciosos peces.

Mucho más frescos...

...de los que nosotros dábamos a Guaica.

Las dos nutrias recorrieron los secretos rincones de la selva.

Juntas debieron vivir horas inolvidables.

En el fascinante paseo,...

...la nueva nutria llevó a Guaica al rincón donde guardaba su tesoro:

una cría.

Una cría de seis meses que jugueteaba con ella...

...y que se transformaría...

...en una nueva amiga.

Allí pescaban los peces que, en la sequía,...

...habían quedado aislados en la pequeña laguna.

Allí vivían entre troncos podridos.

Allí estaban...

...en el mundo de las criaturas salvajes, lejos del hombre.

Qué fascinante debió de ser la aventura para Guaica...

...en el mundo de sus congéneres, las nutrias salvajes.

Cuántas cosas debió aprender cuando estuvo separada de nosotros.

Cuántos rincones secretos...

...y virginales de la selva,...

...donde quizá el hombre no había puesto nunca la planta.

Sobraba el pescado.

Las nutrias se podían permitir el lujo...

...de juguetear y juguetear.

Pero en la selva ronda siempre la muerte.

Y los animales que se descuidan pueden ser presa...

...de los que no se descuidan nunca.

De los animales que siempre están de caza.

Las nutrias, en las aguas superficiales,...

...pueden estar al alcance del rey:

el tigre americano.

Afortunadamente para Guaica, aquella familia de nutrias...

...conocía muy bien el olor y el ruido de los pasos del rey,...

...que bebía todos los días en una fuente próxima.

En la fuente...

...en la que nosotros emplazamos nuestras cámaras...

...en una expedición en la que nos acompañó Guaica.

Y las nutrias felices, desde un alto observatorio,...

...contemplan al tigre que no las ha oído,...

...que no las ha venteado.

El gran matador se va.

Y Guaica, seguramente, empieza a echarnos de menos.

"En este mundo hay muchos peces, hay nutrias amigas".

"Pero ¿y los míos?".

"Aquellas nutrias grandes que se visten y andan sobre dos pies".

"Y donde no hay tigres ni peligro".

Por la tarde llueve, como siempre en la selva.

Las grandes copas verdes...

...y virginales de las hojas reciben las gotas cantarinas.

Por la tarde viene la paz.

Los animales se recogen,...

...porque empieza en la noche la ronda de la muerte.

Por la tarde,...

...la garza se sube en la alta rama para descansar.

Y Guaica nos busca.

Ella se orienta muy bien.

Conoce todos los secretos senderos del agua y de la tierra.

Nos llama desde lejos.

Cuando venimos andando...

...por el único camino practicable, que es el riachuelo, el caño,...

...Guaica aparece de pronto.

No nos llama mucho la atención,...

...porque este animal va y viene con libertad.

Pero Guaica siempre duerme en nuestra tienda.

Al menos nos guarda un afecto...

...en lo que se refiere al "domus", a la casa.

Es un animal, en definitiva, doméstico.

Aunque nuestra casa sea una pequeña,...

...inestable y fría tienda de lona.

Pero la historia de Guaica no transcurriría solo en la selva,...

...donde habían vivido sus padres y los padres de sus padres.

Queríamos que su historia fuera luminosa...

...y que, por primera vez en la historia de las nutrias gigantes,...

...conociera el mar.

Que se viniera con nosotros al mar del Coral.

Que nos acompañara en exploraciones subacuáticas.

Que fuera nuestra amiga también en el océano Atlántico.

Nos preguntábamos:

"¿Se atreverá a meterse en el agua salada?".

Enseguida me demostraría que no estaba dispuesta a separarse de mí.

Si yo me metía en el mar, ella también se haría marina, nadadora.

¿O es que acaso no existían en el norte nutrias marinas?

Y así comprendí...

...que Guaica nos iba a acompañar también en las filmaciones...

...de la serie que "El hombre y la Tierra" dedicaba a estos mares.

A los mares luminosos...

...y más poblados de criaturas de todo el mundo.

Mares que nunca había contemplado una nutria de agua dulce.

A los mares donde los enormes pelícanos...

...ponen una nota entre cómica y vigorosa.

No dejaba de pensar en la conducta de una criatura...

...de las selvas lluviosas y umbrías en el mundo de la luz.

Guaica dormía en una pequeña casa...

...donde cada mañana esperaba mi llegada para acompañarme al mar.

Habíamos decidido que estuviera presente en nuestras filmaciones.

Guaica había aprendido que la hora de la mañana era...

...la hora del juego en el mar.

Guaica sentía algunas molestias...

...por el agua salada, pero íbamos provistos de agua dulce...

...con objeto de que bebiera...

...y de lavar su piel tras las inmersiones.

La pequeña no quería abandonarnos en ninguna de las circunstancias.

Creo que, junto a los buceadores,...

...junto a los hombres con trajes submarinos,...

...junto a las criaturas que pasaban gran parte del día en el agua,...

...Guaica se encontraba feliz.

Si aquel pequeño cerebro hubiera podido pensar,...

...se habría dicho: "¿Estos seres amables...

...son realmente humanos o tienen también algo de nutria?".

Nos pasábamos el día en el agua.

Estábamos casi siempre en el mar...

...para obtener las imágenes que ustedes han visto...

...en nuestros episodios...

...del mar del Coral.

No había fuerza humana de separar a mi pequeña amiga de mí.

Primero se lanzaban los hombres-rana.

Después metíamos la cámara en el agua.

Y, a continuación,...

...la gran protagonista de la historia y su domador.

Si puede llamarse domador a quien se hace amigo de una nutria.

Nos metimos en el mar a disfrutar.

Al mundo ingrávido, al mundo fresco,...

...al mundo que nunca había sido hoyado...

...por una nutria gigante orinoco-amazónica...

...ni por un castellano de tierra adentro.

Y así fuimos conociendo las maravillas...

...del hábitat más brillante y mejor poblado de los mares del mundo.

Las condiciones de las aguas, movidas, no eran las mejores...

...para filmar.

Pero es cierto que Guaica y quien les cuenta su historia...

...eran profundamente felices.

Los abanicos de mar moviendo sus estructuras...

...de aspecto vegetal y de origen animal,...

...cazando el plancton suspendido en el agua.

Los filmadores atentos...

...a los movimientos de la protagonista.

Era preciso seguirla.

Guaica era tan veloz, tan ágil, nadaba tan bien...

Cuando nos cansábamos, la convencía de que saliera un rato.

Era necesario secar su piel.

Y era necesario lavarla con agua dulce.

Pero prefería estar en el mar.

En el mar disfrutaba de la misma libertad que tuvo en la selva.

Y no nos sorprendería nada...

...que viera una barracuda o un tiburón cuando volvía llamándome...

...y cuando decidíamos, al terminar la jornada,...

...sacar las cámaras...

...de filmación submarina.

Así transcurrieron algunos de los días más felices para Guaica.

Pero aún quedaban...

...etapas de su historia llenas de aventuras y de venturas.

Etapas que les contaremos en el próximo episodio.

El hombre y la Tierra (Serie venezolana) - Mi amiga la nutria

26:24 09 may 2020

En el pequeño puerto fluvial de La Esmeralda, el equipo de "El Hombre y la Tierra" encuentra a una nutria gigante de seis meses de edad, que había sido arrancada materialmente del vientre de su madre muerta, era criada por un indio para venderla al año de edad a los compradores de pieles.

Histórico de emisiones:
05/08/1974
10/09/2012
08/10/2015

En el pequeño puerto fluvial de La Esmeralda, el equipo de "El Hombre y la Tierra" encuentra a una nutria gigante de seis meses de edad, que había sido arrancada materialmente del vientre de su madre muerta, era criada por un indio para venderla al año de edad a los compradores de pieles.

Histórico de emisiones:
05/08/1974
10/09/2012
08/10/2015

ver más sobre "El hombre y la Tierra (Serie venezolana) - Mi amiga la nutria" ver menos sobre "El hombre y la Tierra (Serie venezolana) - Mi amiga la nutria"

Los últimos 184 documentales de El hombre y la Tierra

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El alcaudón

    El alcaudón

    26:36 pasado sábado

    26:36 pasado sábado Uno de los más terribles piratas del bosque mediterráneo, es un pajarillo poco más grande que un gorrión. Capaz de capturar, con su ganchudo pico, ratones, pájaros y otros pequeños vertebrados, se lanza como un ciclón, incluso, contra los alacranes y no vacila en atacar a las serpientes.

  • Altanería, 2

    Altanería, 2

    24:15 pasado sábado

    24:15 pasado sábado En la Edad Media la doma y utilización de los halcones de alto vuelo , se conocía con la denominación de Altanería; modernamente los halcones vuelven a utilizarse para expulsar las aves en los aeropuertos civiles y militares ya que pueden ocasionar numerosos accidentes.

  • Altaneria, 1

    Altaneria, 1

    23:49 01 ago 2020

    23:49 01 ago 2020 Los halcones peregrinos y otras rapaces han sido domesticados por el hombre desde épocas remotas, para cazar distintas especies de aves y mamíferos. en la Edad Media, la doma y utilización de los halcones de alto se conocía con el nombre de "Altaneria".

  • El Hosquillo, osos

    El Hosquillo, osos

    27:10 01 ago 2020

    27:10 01 ago 2020 En plena serranía de Cuenca, ocupando una gran fosa tectónica de pinares y atravesada por un río cristalino, existe un parque cinegético experimental del ICONA. Dentro de los programas de investigación y estudio del Parque, destaca el plan de conservación e introducción del oso pardo en las regiones que le son propìas. El primer paso se dará con la reproducción en "El hosquillo" de las parejas en semi-libertad.

  • El cervatillo, 2

    El cervatillo, 2

    24:37 25 jul 2020

    24:37 25 jul 2020 La vida del magnífico ciervo es como un río. Desde que no era más que un cachorro perseguido por un lince. Protegido por su madre ante los ataques de los lobos y sus últimos días, en los que acaba abatido en una montería. Histórico de emisiones: 20/02/1976 20/08/2012 22/09/2015

  • El cervatillo, 1

    El cervatillo, 1

    25:51 25 jul 2020

    25:51 25 jul 2020 Partiendo de un encuadre del magnífico trofeo, se reconstruye la vida del ciervo. El ataque fallido del lince cuando no era más que un gabato. La intervención de la cierva para salvarle de los lobos. La adopción de un huérfano por su madre que fue compañero inseparable de toda su infancia. Histórico de emisiones: 13/02/1976 16/08/2012 22/09/2015

  • Taiga, el azor

    Taiga, el azor

    25:14 18 jul 2020

    25:14 18 jul 2020 Mediante las reglas medievales de cetrería, amansa y adiestra al ave, hasta ganarse su voluntad. De esta manera, empleando cámaras de alta velocidad, consigue realizar un completo estudio fotográfico de los asombrosos movimientos de esta rapaz. Histórico de emisiones: 06/02/1976 13/06/2012 31/07/2015

  • El valle de las águilas

    El valle de las águilas

    27:57 18 jul 2020

    27:57 18 jul 2020 En España viven cuatro especies de águilas; el águila real, la imperial, la perdicera y la calzada. La imperial se encuentra al borde de la extinción, las otras tres han disminuido mucho en número. Histórico de emisiones: 05/02/1976 18/06/2012 04/08/2015

  • El proyectil viviente

    El proyectil viviente

    26:16 11 jul 2020

    26:16 11 jul 2020 El más veloz de los animales vivientes es el halcón peregrino. En picados verticales u oblicuos alcanza más de 350 km/h. El halcón peregrino fue ave abundante en gran parte del mundo. En la actualidad como consecuencia de su intoxicación con D.D.T. Histórico de emisiones: 30/01/1976 18/06/2012 04/08/2015

  • Las tablas de Daimiel II

    Las tablas de Daimiel II

    26:58 11 jul 2020

    26:58 11 jul 2020 Las lagunas esteparias -de escasa profundidad y gran extensión- son de extraordinaria importancia para las aves acuáticas migradoras en los países mediterráneo. Las desecaciones han destruido lagunas de las más importantes. Histórico de emisiones: 23/01/1976  04/07/2012  18/08/2015

  • Las tablas de Daimiel I

    Las tablas de Daimiel I

    25:08 04 jul 2020

    25:08 04 jul 2020 Las lagunas esteparias de escasa profundidad y gran extensión son de extraordinaria importancia para las aves acuáticas migradoras en los países mediterráneo. Las desecaciones han destruido lagunas de las más importantes. Histórico de emisiones: 16/01/1976 04/07/2012 18/08/2015

  • El pirata de la espesura

    El pirata de la espesura

    28:54 04 jul 2020

    28:54 04 jul 2020 La más representativa rapaz de los bosques europeos es el azor. De vuelo veloz y acrobático, armado de garras poderosísimas y vestido de un soberbio y bello plumaje, el azor caza tanto aves como mamíferos. En la Península Ibérica, sus presas comunes son los conejos y los córvidos. Histórico de emisiones: 09/01/1976 14/06/2012 03/08/2015

  • El macho montés 2

    El macho montés 2

    31:11 27 jun 2020

    31:11 27 jun 2020 Vencido, antes de morir, el viejo macho montés recuerda su vida: el ataque del águila real en la infancia, los duros inviernos, la parada nupcial y el combate que le costó la jefatura de la manada. Histórico de emisiones: 02/01/1976 06/08/2012 11/09/2015

  • El macho montés 1

    El macho montés 1

    24:30 27 jun 2020

    24:30 27 jun 2020 Vencido, antes de morir, el viejo macho montés recuerda su vida: el ataque del águila real en la infancia, los duros inviernos, la parada nupcial y el combate que le costó la jefatura de la manada. Histórico de emisiones: 26/12/1975 02/08/2012 10/09/2015

  • El águila perdicera II

    El águila perdicera II

    26:25 20 jun 2020

    26:25 20 jun 2020 La más veloz y acrobática de las águilas europeas, conocida por los naturalistas anglosajones como azoráguila, anida en las cortaduras y gargantas de los países mediterráneos. Histórico de emisiones: ¡ 19/12/1975 31/07/2012 08/09/2015

  • El águila perdicera I

    El águila perdicera I

    29:32 20 jun 2020

    29:32 20 jun 2020 La más veloz y acrobática de las águilas europeas -conocida por los naturalistas anglosajones como azor-águila- anida en las cortaduras y gargantas de los países mediterráneos. Histórico de emisiones: 12/12/1975 30/07/2012 07/09/2015

  • Las cigüeñas, 2

    Las cigüeñas, 2

    26:21 13 jun 2020

    26:21 13 jun 2020 Las cigüeñas comen un alto y variado y amplísimo espectro alimentario, comen todo aquello que no sean materias vegetales; sus piezas favoritas son las ranas, sapos, grandes insectos, reptiles e incluso polluelos de pajarillos de nidificación terrestre. Histórico de emisiones:  05/12/1975 14/06/2012 03/08/2015

  • Las cigüeñas, 1

    Las cigüeñas, 1

    27:20 13 jun 2020

    27:20 13 jun 2020 Las familias de cigüeñas comunes llegaron a la Península Ibérica en pleno invierno. Vuelven a sus viejos nidos y cuidan a sus pequeños durante la primavera. En pleno verano emigran hacia sus cuarteles africanos. La población europea de cigüeñas comunes ha descendido en gran medida. Histórico de emisiones:  28/11/1975 13/06/2012 31/07/2015

  •  El buitre negro, 2

    El buitre negro, 2

    25:50 06 jun 2020

    25:50 06 jun 2020 El gran necrófago alado del bosque mediterráneo es el buite negro. En épocas prehistóricas los buitres negros debieron alimentarse con los despojos de los festines de los lobos. Durante siglos de cultura pastoril y agrícola los buitres dependieron de los cadáveres del ganado doméstico y las bestias de labor. En la actualidad, estabulados los rebaños y sustituidos los animales de labor por máquinas, los buitres negros se encuentran al borde del exterminio, utilizando, casi como únicos recursos, los restos de las piezas de montería. Histórico de emisiones: 14/11/1974 25/07/2012 03/09/2015

  •  El buitre negro, 1

    El buitre negro, 1

    23:34 06 jun 2020

    23:34 06 jun 2020 El gran necrófago alado del bosque mediterráneo es el buite negro. en épocas prehistóricas los buitres negros debieron alimentarse con los despojos de los festines de los lobos. Histórico de emisiones: 07/11/1975 02/09/2015

Mostrando 1 de 10 Ver más