Presentado por: Félix Rodríguez de la Fuente | Dirigido por:  | Félix Rodríguez de la Fuente

El programa más conocido de Félix Rodríguez de la Fuente, legendario naturalista que falleció en Alaska el 14 de marzo de 1980 mientras realizaba uno de sus documentales sobre fauna y naturaleza.

Más información en nuestro especial "30 años sin Félix".

5823148 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
El hombre y la tierra (Fauna ibérica) - Los flamencos - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Seguramente estarán de acuerdo con nosotros

en que pocos espectáculos naturales puedan superar

en dinamismo y belleza a estos fascinantes bandos de flamencos.

Miles y miles de alas, con su estela sonrosada, dejan mudo a cualquiera..

y minimizan todas las prolijas descripciones que naturalistas,

y hasta poetas, han dedicado a estas aves espléndidas.

Y claro, la denominación de "flamencos",

derivada de la palabra latina "flama", es decir, "llama",

cobra su total significado con la suma de estas bandadas,

que a primera vista cualquiera definiría como fuego alado

o como nubes incandescentes que tejen y destejen

caprichosas formas en el límpido cielo de nuestra Andalucía.

Estamos en las inmediaciones de Antequera, en la provincia de Málaga

Las someras aguas de la laguna salitrosa de Fuente de Piedra

van acogiendo a estas grandes aves, que vistas de cerca,

llaman poderosamente la atención por su aspecto desgarbado.

Uno tras otro, apretados bandos de flamencos se descuelgan

desde las alturas, para iniciar, un año más,

el sagrado proyecto de perpetuarse.

Porque el programa de hoy está dedicado a narrarles

la peripecia anual de la única y a la vez

la última colonia de flamencos de nuestro país.

Vamos a seguir cada uno de los episodios vitales

de nada menos que 3.000 parejas de estas aves

a lo largo de los siete meses que median

entre su llegada a Fuente de Piedra

y su dispersión al final del verano.

No cabe la menor duda de que los flamencos aúnan en su fisonomía

aspectos de las cigüeñas, de las garzas y hasta de los patos.

Lo que está en estrecha relación con una vida que se desarrolla

siempre en los medios húmedos.

Los flamencos son extraordinariamente zanquilargos.

Lo que unido al metro y medio de altura de los individuos adultos

permite que les califiquemos como las aves más esbeltas que conocemos.

Su plumaje es casi homogéneamente blanco.

Pero las cobertoras alares, rojo escarlata, provocan

ese espectacular contraste cromático que ya hemos comentado.

Pero continuemos la detenida observación de los flamencos.

Evidentemente, son sus larguísimos y aparatosamente finos tarsos

y tibias, junto con un cuello serpenteante

e increíblemente longilíneo, los que a primera vista destacan

sobre el resto de las no desdeñables originalidades anatómicas.

La explicación a esos considerables alargamientos hemos de buscarla

en lo que los científicos denominan "especialización trófica".

Es decir, una determinada forma de alimentarse,

porque los flamencos comen exclusivamente

una serie de microorganismos que viven mezclados con los limbos

y fangos de los fondos de las lagunas.

En Fuente de Piedra, en cualquier caso,

concurre una variada fauna acuática.

Junto a los flamencos, cría una también basta colonia de aves

pertenecientes al grupo de las gaviotas.

Dominan las pagazas piconegras, pero también se reproducen

algunos pares de gaviotas reidoras,

tan comunes en nuestro país durante la invernada.

Hemos visto como una joven gaviota solicitaba la protección

o los cuidados de uno de sus progenitores.

También son frecuentes las cigüeñuelas,

aves de las que cabe decir lo mismo que de los flamencos

en relación con sus larguísimas y desproporcionadas patas.

Al mismo grupo pertenecen las avocetas,

muy originales por su pico decurvado.

Los chorlitejos chicos, muy abundantes,

representan a los pequeños limícolos.

A saciar su sed también acuden los aguiluchos cenizos.

Pasan las primeras jornadas primaverales.

Y los flamencos, una de las especies más gregarias que se conocen,

van concentrándose en esos escasísimos puntos

de la laguna de Fuente de Piedra,

donde pueden construir sus también peculiarísimos nidos.

Los flamencos, pues, se apiñan en islotes de poquísima altura

sobre el nivel del agua.

Pero que generalmente resultan inabordables al estar situados

muy lejos de las orillas de la laguna.

Y lo verdaderamente asombroso es no sólo la perfecta adaptación

a la vida en muchedumbre, sino que parece que los flamencos

necesitan ser muchos para llevar a cabo la reproducción.

Porque se sabe que todos los pequeños grupos

que pretenden nidificar en las ya escasísimas lagunas españolas,

fracasan en su intento, aunque hay que tener en cuenta

que las colonias de flamencos son muy vulnerables

a las más mínimas interferencias humanas.

Construyen los flamencos sus nidos con barro

formando unos conos truncados, una especie de pequeños volcanes,

en el interior de cuyos cráteres quedan depositados los huevos.

Estas construcciones, en algunos casos alcanzan alturas

realmente asombrosas.

Incluso por encima del medio metro cuando se asientan directamente

en terrenos encharcados.

Los diámetros que alcanzan las cazoletas donde queda depositada

una puesta generalmente doble, también son descomunales.

Pues muchas veces se aproximan a los 40 centímetros.

Peculiar sigue siendo también

el comportamiento territorial de los flamencos,

que dada la extraordinaria masificación en la que viven

ha quedado reducido al máximo, llegando incluso a ser esporádicas

las peleas que en cualquier caso siempre son incruentas.

Y a nosotros, contemplando esta agregación de cerca de 7.000 aves

apiñadas en unos pocos centenares de metros cuadrados

nos da por pensar en que tenemos algo en común con los flamencos.

Sigue la vida en la colonia, y tras un mes de resignada incubación

van naciendo los pollos sin que en ningún momento decaiga

la verdaderamente aparatosa algarabía

que constantemente emiten los flamencos.

Poco o nada recuerdan estos pollos a sus originalísimos progenitores.

Sus patas son cortas, su pico recto,

y el primer plumón es completamente blanco.

El segundo, gris oscuro.

Pero la vida en colonia muy pronto va a caracterizar también

las pautas del comportamiento de los pollos.

No abandonan estos las inmediaciones del nido donde nacieron,

a lo largo de los primeros dos o tres días de edad.

Allí reciben el cuidado y la alimentación

de sus verdaderos progenitores, pero apenas pueden andar.

Los pollos de flamencos se dirigen hacia los aledaños de la colonia,

es decir, hacia las orillas de las islas,

para iniciar una vida semi-nidífuga

y en parte, independiente de los cuidados directos de sus padres.

Genéticamente adaptados a procurarse el alimento desde muy pequeños,

o al menos una parte de él, estos pollos, de muy diferente edad,

fenómeno frecuente en todas las colonias de aves,

ensayan la peculiar técnica de alimentación

que pondrán en práctica en cuanto adquieran al mes y medio de edad

el recurvado pico de los adultos.

Esto no quiere decir, sin embargo,

que los flamencos descuiden totalmente

la alimentación de sus hijos.

A cada rato, vuelan sobre la colonia los adultos con sus buches llenos

de una especie de papilla en la que

a los pequeños organismos capturados, se suman secreciones

con un alto porcentaje de plasma sanguíneo propio

que convierten el alimento de los pollos de flamenco

en una singular papilla, también única en el reino de las aves.

Apoyándose en las articulaciones de la tibia y el tarso,

los flamencos descansan con una postura que se repite

en casi todas las especies de patas muy largas.

Aumentan sin cesar los nacimientos.

Y lógicamente, también se van incrementando los grupos de pollos

que, curiosamente, apenas son vigilados por sus progenitores.

Es más, para completar las originalidades de estas aves,

se puede decir que practican una cierta modalidad

de guardería infantil, es decir,

que grupos de hasta varios centenares de pollos

son vigilados únicamente por unos cuantos adultos

mientras la mayoría se dedica a buscar alimento.

¿Cómo pueden distinguir los flamencos a sus hijos

en una masa de seres idénticos?

Es algo que ciertamente sorprende pero que invariablemente se produce.

Y mientras los pollos crecen, los adultos tienen que continuar

su ingente búsqueda de alimentos.

Porque los estudios científicos han demostrado

que cada ejemplar de flamenco necesita un mínimo

de 240 gramos diarios de microorganismos,

lo que multiplicado por los 7.000 ejemplares de la colonia

dan casi tres toneladas diarias de alimentos que, evidentemente,

reflejan la enorme productividad biológica de las aguas alcalinas

de nuestras lagunas.

Y queremos destacar este hecho

porque esta realidad científica se ignora con demasiada frecuencia

en el momento de decidir la desecación

de la ya escasas zonas húmedas de nuestra península.

Coinciden los calores veraniegos

con la práctica culminación del crecimiento de los pollos.

Y se trata realmente de una coincidencia fatal.

Pues la mayoría de los jóvenes flamencos todavía no pueden volar.

Y la falta de agua va a poner en marcha una de las escenas

más impresionantes que jamás haya filmado el equipo

de "El hombre y la tierra".

Una peregrinación diaria de siete kilómetros de ida

y otros tantos de vuelta, que más de 3000 pollos emprendían

desde la colonia hasta los últimos puntos que conservaban agua.

Este impresionante desfile estaba motivado por la simple

y contundente necesidad que los flamencos tienen de beber agua

lo más dulce posible, y también de bañarse

para mantener su plumaje en perfecto estado.

Estamos ya en el mes de julio.

Y los jóvenes flamencos por supuesto con un aspecto muy diferente

al de sus elegantísimos progenitores,

se aprestan a iniciar sus primeros vuelos.

Cuentan en estos momentos con casi dos meses y medio de vida.

Y su plumaje, en el que domina el blanco y el ocre

y que conservarán hasta el invierno,

nos van a permitir el constante reconocimiento

de los individuos nacidos este año.

Aún necesitan alimentarse profusamente

y escasean ya los charcones donde obtener recursos.

Porque, como todos sabemos,

el estiaje resulta realmente marcado en nuestro país,

lo que provoca que en años de pocas lluvias invernales

los flamencos ni siquiera se reproducen.

Pero en el 79, el nivel de las aguas era lo suficientemente alto

como para intentar la crianza.

Aún así la gran colonia de flamencos

de la ahora prácticamente seca laguna de Fuente de Piedra,

está a punto de caer en una trampa mortal:

la sequía.

Torpes e inseguros, los flamencos van y vienen

de uno a otro charcón fangoso.

En sus aterrizajes, queda de manifiesto

la considerable inexperiencia que todavía los domina.

La enorme extensión de la laguna de Fuente de Piedra,

con sus 15 kilómetros de longitud,

potencia el trasiego constante de flamencos,

adultos o jóvenes volanderos, en su búsqueda de las últimas aguas.

Evidentemente, la escasez de comederos y bebederos,

desata una competencia por el espacio vital

al que estas aves no están acostumbradas.

El dramatismo de la sequía que se anuncia como total

no evita que algunos adultos todavía demuestren su paternalismo

alimentando a jóvenes volanderos.

Unos cuantos días más y el sol abrasador

se bebe los últimos charcos a mayor velocidad que los flamencos

estrechando el acoso y la amenaza de la sed y el hambre.

Pero a finales de julio, la sequía lo domina todo.

El agua ha desaparecido por completo

y Fuente de Piedra ofrece el desolador aspecto

de cualquier desierto.

Lo que era proyecto y esperanza de vida se convierte para muchas aves

en el fin de su vistosa existencia.

Los débiles, los enfermos y los heridos van cayendo.

Y sus cuerpos apenas se distinguen de los barros resecos.

El verano parece que va a ser fatal para la colonia de flamencos.

Los pollos y los adultos, con las fuerzas mermadas,

no pueden elevar el vuelo y dirigirse a otras localidades.

No pueden evidentemente abandonar a unos jóvenes todavía incapaces

de volar a grandes distancias.

Lo que unido a que en nuestro suelo apenas quedan lugares favorables

para los flamencos, nos hace pensar

que la suerte de la última gran colonia española parece

determinantemente nefasta.

Pero por una vez, y desde luego hay que celebrarlo y aplaudirlo,

de la mano del hombre, de la mano en concreto del organismo oficial

encargado de la protección de nuestra naturaleza,

va a llegar la redención para los flamencos.

Cuando todo estaba perdido, el ser humano acude trayendo agua limpia

fresca y dulce de lugares lejanos.

La señal de alarma esta vez ha funcionado y ha puesto en marcha

un complejo y caro dispositivo de ayuda que nosotros, desde aquí

y en nombre de los flamencos, tenemos que agradecer.

El caudal aportado artificial pero oportunísimamente,

forma charcos y barrizales, que aunque a primera vista parece

que no ofrecen grandes cosas a los flamencos, van a salvar su vida.

Las primeras reacciones son bañarse y a la vez ir comiendo algo.

Porque la simple presencia de agua pone en marcha

los complejos procesos de reproducción de los animales

que sirven de alimento a los flamencos.

Pero vamos a aprovechar estas secuencias rodadas en primer plano

para explicar la más original de las adaptaciones del flamenco.

Su forma de obtener el sustento, sus técnicas de alimentación,

porque los flamencos tienen el pico decurvado

para usarlo literalmente como una azada.

Con él, remueven los fondos e introducen en la cavidad bucal

una mezcla de agua, barro, limbos y partículas alimenticias.

Más tarde, el flamenco accionando su lengua

y entrechocando las comisuras de sus mandíbulas,

realiza una labor que sólo puede ser comparada

a la del más perfeccionado filtro o cedazo.

En otras ocasiones, los flamencos se ayudan de sus patas

para remover los fondos y provocar una turbulencia

que es directamente filtrada.

El trabajo tiene que ser constante y rítmico.

Porque muchas veces es menos de un gramo de pequeños seres

lo que se obtiene con cada acción de filtrado.

Se va consumando el verano en Fuente de Piedra.

La colonia de flamencos,

esta espectacular concentración de más de 10.000 aves,

ha salvado no sólo su inicial intento de renovación

sino que también ha incorporado a las maltrechas poblaciones

de flamencos europeos,

un considerable número de nuevos individuos.

Pero junto a la esperanza de este éxito,

que tanto para los flamencos como para los humanos que acudieron

en su ayuda, hay que anotar, debemos hacer hincapié

en que esta especie también está protegida por la ley

y que debe ser considerada como en inminente peligro de extinción.

Van alzando el vuelo los bandos de flamencos para dirigirse

a las localidades de invernada.

La mayoría de estos ejemplares se dirigen hacia las no muy lejanas

marismas del Guadalquivir: al Parque Nacional de Doñana.

Donde recibirán, evidentemente, una buena acogida.

Otros, bordearán la costa norte de África, y llegarán a lugares

tan remotos como Mauritania y Senegal.

Pero a unos y otros, es fácil que les sorprenda el disparo

de un desaprensivo, que seguramente argüirá

que todavía quedan muchos flamencos en el mundo,

que las imágenes que acabamos de contemplar, en las que aparecían

más de 10.000 flamencos, justifican ese acto delictivo.

Pero nosotros queremos recordar

que el verdadero problema de esta especie

es contar con escasísimos lugares donde iniciar

una siempre arriesgada reproducción,

que da lo mismo que en España vivan 10.000 flamencos,

que vienen a ser como uno solo,

pues todos dependen de la laguna de Fuente de Piedra.

La única esperanza proviene de que respetemos a ultranza

este enclave privilegiado.

Parece que vamos por buen camino,

pues se anuncia la compra de Fuente de Piedra

por parte de ICONA, para convertirla en refugio inviolable.

Solamente nos cabe añadir que deberíamos completar la sensatez

demostrada en este caso con la incorporación

a nuestro patrimonio natural, de otras muchas lagunas que necesitan

el mismo tratamiento conservacionista.

Y de las que también dependen los flamencos

y otras muchas aves amenazadas.

El hombre y la tierra (Fauna ibérica) - Los flamencos

24:05 20 mar 2021

Las someras aguas de la laguna salitrosa de Fuentedepiedra acoge a un gran número de flamencos año tras año, último refugio en la ibérica de esta escasa ave, que actualmente está protegida por la ley.

Las someras aguas de la laguna salitrosa de Fuentedepiedra acoge a un gran número de flamencos año tras año, último refugio en la ibérica de esta escasa ave, que actualmente está protegida por la ley.

ver más sobre "El hombre y la tierra (Fauna ibérica) - Los flamencos" ver menos sobre "El hombre y la tierra (Fauna ibérica) - Los flamencos"

Los últimos 188 documentales de El hombre y la Tierra

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 32:15 15 may 2021 En la primera parte de la carrera de mil millas, vimos cómo se organiza la salida y cada etapa , aquí veremos cómo Félix sigue la llegada de los primeros clasificados. El hombre y la Tierra hará un seguimiento de las etapas con imágenes de una belleza espectacular mostrada con dos cámaras.

  • 33:27 08 may 2021 En esta ocasión El hombre y la tierra viaja a un apartado rincón del planeta, Alaska nos espera, no van a ser sus legendarios osos, ni sus águilas calvas lo que persiguen nuestra cámaras, se trata de una carrera de trineos tirados por perros recorriendo media península en pleno invierno.

  • Aventura en Canadá

    Aventura en Canadá

    33:50 08 may 2021

    33:50 08 may 2021 Se inicia la aventura por el parque nacional de Nahanni con el descenso por este río al borde de dos potentes embarcaciones de acero con motor a reacción, único sistema seguro para llegar hasta las famosas cataratas Virginia.

  • El trampero

    El trampero

    28:09 01 may 2021

    28:09 01 may 2021 Los tramperos del Canadá se han hecho famosos en el mundo entero a través de los relatos del novelista Jack London, su vida primitiva en los territorios salvajes, el conocimiento de la fauna y el clima, su independencia y su hospitalidad.

  • Gran fauna canadiense II

    Gran fauna canadiense II

    23:39 01 may 2021

    23:39 01 may 2021 El equipo de El hombre y la Tierra viaja al parque nacional canadiense Pacific Rim, en la isla de Vancouver, para filmar las ballenas grises, que hoy día ocupan una gran atención por parte de los sabios como de los proteccionistas de la fauna y de la naturaleza.

  • Invierno en Canadá

    Invierno en Canadá

    28:15 24 abr 2021

    28:15 24 abr 2021 En el mes de noviembre una gran parte del Canadá está cubierta de nieve. El equipo del hombre y la Tierra , volando en plena nevada se desplaza hasta la tundra ártica para filmar la migración invernal de los caribúes y los bisontes que van hacia las praderas más abrigadas.

  • Gran fauna canadiense I

    Gran fauna canadiense I

    28:20 24 abr 2021

    28:20 24 abr 2021 En Canadá se han concitado circunstancias sumamente favorables para la supervivencia de la fauna. En primer lugar, la colonización fue tardía. El duro clima invernal limitó las actividades de cazadores y tramperos. El gobierno tomó medidas legales que protegían la fauna.

  • Operación Rescate

    Operación Rescate

    34:49 17 abr 2021

    34:49 17 abr 2021 En los últimos días del otoño, están ya prácticamente helados todos los lagos, ríos y lagunas del norte de Canadá; como consecuencia algunos pigargos americanos o águilas calvas son incapaces de pescar para alimentarse.

  • Operación Caribu

    Operación Caribu

    28:22 17 abr 2021

    28:22 17 abr 2021 Uno de los animales más importantes del norte de Canadá es el Caribu, este gran cérvido que se alimenta fundamentalmente de líquenes, representó la base de la supervivencia para los esquimales y los indios del gran norte.

  • El lago de los castores

    El lago de los castores

    29:23 10 abr 2021

    29:23 10 abr 2021 Después de atravesar más de 50.000 kilómetros a lo largo de Canadá, el equipo de 'El hombre y la Tierra' se marcha en busca de castores para comprobar sus hábitos. Un roedor que aparece en el escudo de la bandera nacional junto con una hoja de arce. Los castores se caracterizan por su capacidad para derribar y cortar árboles con sus dientes.

  • Operación peregrino

    Operación peregrino

    31:05 10 abr 2021

    31:05 10 abr 2021 El halcón peregrino es uno de los animales favoritos de Félix Rodríguez de la Fuente y dedicó un capítulo del rodaje en Canadá para grabar este centro donde se han criado más de 300 aves.

  • Kluane

    Kluane

    30:08 03 abr 2021

    30:08 03 abr 2021 El 4 de julio de 1979 se inicia la primera expedición canadiense para obtener el primer reportaje del interior del Parque Kluane. Después de pernoctar en un lago, el equipo se dispone a llegar hasta los altos glaciares, el principal atractivo de la zona.

  • El cementerio helado

    El cementerio helado

    31:57 03 abr 2021

    31:57 03 abr 2021 En el año 1971 fue descubierta en una escarpa del parque nacional de Nahanni, una profunda caverna helada a la que se le dio el nombre de Gruta Valeria. A Ochocientos metros de profundidad se descubrieron esqueletos perfectamente conservados.

  • Nahanni

    Nahanni

    23:13 27 mar 2021

    23:13 27 mar 2021 La primera unidad del equipo de 'El hombre y la Tierra' explora las tierras canadienses hasta las cataratas Virginia. 250 kilómetros atravesando el Parque Nacional de Nahanni. Durante tres etapas viajan hasta las cataratas, acompañados por una invasión de mosquitos, por lo que van equipados con máscaras especiales y guantes para no fracasar en la expedición.

  • El río viviente, 2

    El río viviente, 2

    24:44 27 mar 2021

    24:44 27 mar 2021 Segunda parte dedicada a seguir el curso de un río en la montaña donde se asoman una serie de animales ligados a las corrientes.

  • El río viviente I

    El río viviente I

    23:59 20 mar 2021

    23:59 20 mar 2021 A lo largo de dos capítulos seguiremos el curso de un río de montaña .En su ininterrumpido viaje los caminos del agua van a convertirse en el espejo al que se asoman animales ligados a las corrientes.

  • Los flamencos

    Los flamencos

    24:05 20 mar 2021

    24:05 20 mar 2021 Las someras aguas de la laguna salitrosa de Fuentedepiedra acoge a un gran número de flamencos año tras año, último refugio en la ibérica de esta escasa ave, que actualmente está protegida por la ley.

  • El martín pescador

    El martín pescador

    22:34 13 mar 2021

    22:34 13 mar 2021 El subarchipiélago de Cabrera, situado en el archipiélago balear, está constituido por un grupo de islas e islotes que albergan multitud de especies orníticas de extraordinaria importancia científica.

  • 29:27 13 mar 2021 España es la nación más rica de Europa en aves rapaces : buitres negros, leonados, alimoches, quebrantahuesos, varias especies de águilas, ratoneros, aguiluchos, halcones, azores y gavilanes, alcotanes y cernícalos, se distribuyen por las distintas regiones naturales ibéricas.

  • El hombre y el lobo

    El hombre y el lobo

    25:28 06 mar 2021

    25:28 06 mar 2021 Este capítulo resume la vida cotidiana en los campamentos de filmación del equipo de 'el hombre y la tierra', siempre inmersos en plena naturaleza y la convivencia entre el hombre y el lobo.

Mostrando 1 de 10 Ver más