www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5532212
Para todos los públicos El escarabajo verde - Marrón - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Escavamos basura y la estudiamos,

producimos basura y la enterramos,

diseñamos bienes que acaban siendo basura.

E incluso pensamos basura y generamos cultura basura

basura de pobres y basura de ricos,

basura degradable y basura que dura miles de años,

basura corporal,

y basura espacial.

Hemos levantado imperios sobre basura ideológica

y ocultamos la basura bajo la alfombra.

¿No es hora ya de habla de la basura?

"El Escarabajo Verde" emite a lo largo de esta temporada

reportajes que bucean en la basura dentro y fuera de los contenedores.

Otoño, en los bosques las hojas se congelan y caen al suelo.

La hojarasca mantiene la humedad y este lecho rebosa vida.

Este ambiente húmedo propicia que se dé el reciclaje perfecto.

Las hojas descompuestas forman una capa vegetal rica en carbono

que nutre al propio bosque en primavera, el humus,

del que proviene la palabra humano porque es de ahí de donde venimos,

de la tierra.

En la naturaleza no hay basura,

en la naturaleza no hay nada que no sirva.

En las ciudades el ritmo es distinto,

la materia orgánica deja de transformase en humus

y se convierte en basura.

Las economía basada en el consumo, la cultura del usar y tirar

aumenta exponencialmente el volumen de residuos,

la basura es un invento del ser humano.

La correcta gestión de los residuos y en especial los orgánicos

es clave para el futuro de la vida en el planeta.

En la bahía de Cádiz

los peces que quedan atrapados en las rocas cuando baja la marea

sirven de alimento a gaviotas y otros pájaros.

Forma parte del ciclo de la vida

imitar los ciclos naturales es el objetivo

cuando soñamos con una optima gestión de los residuos.

En las calles de Cádiz vemos contenedores amarillos para embases,

verdes para vidrio, azules para papel y cartón

y grises para lo demás.

Pero, ¿qué sucede con los residuos orgánicos?

¿Qué se hace con ellos?

Para averiguarlo empezamos por visitar a Daniel López,

especialista en residuos de ecologistas en acción.

Hola, Daniel. Qué tal.

Qué tal.

¿Cómo estás? Muy bien.

Pues aquí sacamos la basura...

Esto es la fracción de orgánica que tú separas.

Sí, yo intento separarla pero vamos a ver que es inútil separar

porque al final se va a mezclar con el resto.

Todo lo que se puede fermentar, de manera orgánica,

sería esa fracción orgánica,

aproximadamente es un 40 % de la basura.

En el momento en que esa fracción orgánica

la tienes que tiras al contenedor gris, al de resto,

es que algo no acaba de funcionar bien.

Este sistema imposibilita un genuino reciclado,

en este caso, por ejemplo, de casi la mitad de la basura,

lo imposibilita completamente.

Porque el problema que tenemos aquí en Cádiz

y en los sitios que no hay contenedor marrón

o separación de tipo puerta puerta

es que se mezcla con restos con el resto de las basuras

y el recuperar esa materia orgánica para convertirlo en compost

es prácticamente imposible.

Vamos a tirar la basura.

Cerramos...

y vamos ya al contenedor. Muy bien.

El recorrido que hacemos con Daniel hasta los contenedores de basura

es el que hacen a diario millones de españoles

pero los porcentajes de reciclado

apenas han mejorado en la última década.

¿En qué punto está la gestión de residuos urbanos en España

en estos momentos? Sigue estando en una situación pésima

deberíamos reciclar, por ejemplo, para el año que viene,

el 50 % de los residuos estamos en porcentaje de un 30 %

con lo cual tenemos un camino larguísimo por recorrer

pero un espacio de tiempo cortísimo.

Entonces, la situación es

que el vertedero o la incineración es lo que prima de forma mayoritaria

y sobre todo, que la materia orgánica que es lo que nos dice Europa

que tenemos que separar en origen, no lo hacemos en absoluto

salvo pequeñitos casos concretos,

algunas comunidades autónomas y algunos municipios.

¿Cómo se gestionan los residuos orgánicos en España?

Durante el año 2018 de media cada español

originó 473 kilos de basura,

de los cuales unos 190 eran residuos orgánicos.

La mayor parte acaban en contenedores como estos

pero el contenedor no es un lugar donde ocultar la basura,

el contenedor no es el final del proceso,

en realidad es el principio.

Los residuos de la fracción resto depositados en el contendor gris

llegan a una planta de tratamiento mecánico y biológico

como la del complejo medioambiental de Miramundo.

Aquí se tratan los residuos

de 34 municipios de la provincia de Cádiz

que corresponde a unos 618.000 habitantes.

Tras un triaje en el que se apartan los subproductos

que se puede recuperar como plásticos o cartones.

Se filtra la fracción menor de 70 milímetros

que es mayoritariamente orgánica y supone un 40 % del total.

Se las somete a un proceso de fermentación y maduración

durante unas 11 semanas

que posibilita que el material se estabilice.

Tras un proceso final de afino y depuración

se obtiene lo que llamamos un bioestabilizado.

El bioestabilizado es el producto resultante

del tratamiento mecánico biológico

de la extracción orgánica de los residuos sólidos.

Que vienen mezclados, es decir, que no vienen recogido desde...

No vienen recogidos selectivamente.

Por tanto, no le podemos llamar compost.

No le podemos llamar compost. Es un bioestabilizado.

Pero, ¿para qué sirve este bioestabilizado?

¿Dónde se utiliza?

Se lo preguntamos al responsable de la empresa

que gestiona su distribución.

El bioestabilizado normalmente el destino habitual es

enmienda agrícola para campos de cultivo

pero también tiene otros destinos, como puede ser por ejemplo,

para enmienda de taludes,

para reforzamiento de terrenos degradados,

en alguna ocasión, para alguna cuestión de cubrición de canteras,

parques y jardines municipales...

La mayor parte de los residuos que llegan a esta planta

no se pueden recuperar ni reciclar

y al final su destino es el vertedero.

Veo que tenéis el vertedero justo al lado de la...

de la planta, ¿qué es lo que acaba aquí en el vertedero controlado?

En el vertedero depositamos

todo el material que no es susceptible de valorización

en el proceso de reciclaje y separación.

Por tanto, ¿de qué estaríamos hablando?

Pues en números globales, un 75 % de las entradas en planta.

O sea, de lo que entra de un contenedor de resto

un 25 % se puede... Valorizar.

Valorizar, y el resto acaba aquí en el vertedero.

Efectivamente.

Por tanto, tres de cada cuatro toneladas de basura

que llegan a la planta acaba en el vertedero,

una parte es materia orgánica que fermenta

y de la que se obtiene biogas.

En el vertedero disponemos de una red de captación de biogas,

el biogas generado por la fermentación de los residuos.

Ese biogas son recogidos por conducciones

y son enviados a la central de aspiración

tienen dos posibles salidas, una es bien, quemado en antorcha,

o bien para generar energía eléctrica,

con lo que disponemos de dos motores de biogas de 640 kw cada uno.

Tras esta visita repasamos algunos datos.

En la última década, los porcentajes de reciclado en Espña

se mantiene alrededor del 30 %,

lejos del 50 % al que obliga la Unión Europea para el año 2020.

Sospechamos que la gestión que se hace de los residuos orgánicos

tiene mucho que ver con estos porcentajes bajos reciclado.

Además, la reciente actualización de la directiva europea

ha fijado nuevos objetivos,

antes de 2025 se debe reciclar el 55 % de los residuos municipales,

el 60 % en 2030 y el 65 % en 2035,

además, a partir de 2024

todos los estados estarán obligados a recoger por separado

los residuos orgánicos o reciclarlos en origen.

Nos preguntamos si España cumplirá estas exigencias

de la directiva europea.

Nuestra siguiente visita nos lleva junto al mar,

hasta Vilanova i la Geltrú,

aquí nos citamos con Ignasi Puig Ventosa,

doctor en ciencias ambientales y especialista en gestión preventiva

y en políticas económicas aplicadas a los residuos.

Hemos comprobado que en buena parte del país

la fracción orgánica de la basura llega a las plantas de tratamiento

mezclada con el rechazo.

¿Se puede mejorar este modelo?

Lo que hay que hacer, es habilitar sistemas de recogida selectiva,

ya sea el contenedor marrón, como vemos aquí,

u otros sistemas aún más eficientes

como la recogida selectiva puerta a puerta.

Si separamos esta materia orgánica en origen

podemos obtener un compost de calidad

que se puede aplicar a suelos agrícolas

y biogas.

Este bioestabilizado que viene de la orgánica

que llega al contenedor resto, ¿se puede considerar reciclaje?

Hoy día, el bioestabilizado

obtenido de plantas de tratamiento de fracción resto

se puede considerar reciclaje, pero esto en pocos años va a cambiar

porque ha cambiado la normativa europea,

lo que va a significar una bajada muy importante

de lo niveles de reciclaje que hoy día computa el estado español.

La Unión Europea marca unos objetivos de reciclaje

para los próximos años,

¿España va a poder cumplir con estos objetivos?

Sabemos que España no va a cumplir los objetivos a 2020,

están demasiado cercanos, aunque vienen de muchos años,

no va cumplir, por tanto va acarrear sanciones,

la duda es si va a cumplir los previstos para 2025, 2030 y 2035,

el escenario inicial no nos lleva a cumplimiento,

hacen falta cambios importantes en la gestión de residuos

y sin duda, la fracción orgánica es la fracción principal.

¿Por qué?

Con la fracción orgánica pasa algo curioso,

es la fracción más importante en peso,

es la más fácil de reciclar,

solo hay que delimitar los procesos naturales,

es la que más problemas de contaminación genera

si no se gestiona adecuadamente y sin embargo,

ha sido la última a abordar por los sistemas de gestión de residuos,

esto ha llegado un momento de que haya un cambio importante.

Según el Instituto Nacional de Estadística

en España más del 80 % de los residuos domésticos

son residuos mezclados, o sea,

acaban en el contenedor gris de fracción resto.

La recogida separada que acaba en los otros contenedores

supone poco más del 18 % restante.

La mejora pasa, necesariamente, por aumentar la recogida selectiva.

Con la presencia del contenedor amarillo, verde, azul y gris,

el siguiente movimiento es la introducción

del quinto contenedor en los lugares donde todavía no está.

El contenedor marrón,

donde se recoge la fracción orgánica y vegetal.

Actualmente el contenedor marrón

está razonablemente extendido en Cataluña, Navarra,

País Vasco y Baleares.

Se está implantando en Asturias, Comunidad Valenciana y Galicia.

Y en el resto de comunidades

su presencia aún es escasa o inexistente.

Para separar los residuos orgánicos lo más indicado es recogerlos

en una bolsa compostable fabricada con fécula vegetal

y que no es tóxica al descomponerse.

En el contenedor marrón depositamos los restos de alimentos

como pieles de frutas y sobras de verduras,

restos de carne y de pescado,

cáscaras de huevo,

posos de café, bolsitas de té e infusiones,

servilletas y papel de cocina usados,

palillos y cerillas,

tapones de corcho,

y pequeños restos de jardinería.

No van en el contenedor marrón,

toallitas usadas,

tampones, preservativos,

polvo y resto de barrer,

pañales,

máquinas de afeitar desechables,

compresas,

colillas,

bolsas de aspiradora

y cualquier producto de salud e higiene de un solo uso.

El hecho de separar los residuos orgánicos

y depositarlos en su propio contenedor,

¿permite mejorar los porcentajes de reciclado?

¿Qué pasa con esta bolsa de basura orgánica

que depositamos en un contenedor marrón?

Buscamos respuestas visitando

la planta de digestión anaeróbica y compostaje de Granollers.

En Cataluña hace una década

que se practica la recogida selectiva de la fracción orgánica.

Hasta esta planta llegan los residuos orgánicos generados

por unos 900.000 habitantes.

Primero se desecha la fracción superior a diez centímetros,

y a continuación, se pasa al tratamiento húmedo.

En el proceso de tratamiento húmedo,

el equipo principal es el pulper, ¿de acuerdo?

El pulper lo que hace es mezclar esa materia orgánica con agua del proceso

es un homogeneizador, mezclarlo bien,

y también elimina otros materiales impropios

que contiene esta materia orgánica.

El objetivo es poder preparar un material de excelente calidad

para el proceso de la digestión anaerobia.

La materia orgánica libre de impurezas

se almacena en un tanque donde se inicia

el proceso de descomposición en ausencia de oxígeno

para obtener biogas.

El biogas es un gas rico en metano,

tiene alrededor de un 65, 68 % de metano

y de este gasómetro se envía a los motores de cogeneración,

tenemos dos motores de cogeneración de 636 kw eléctricos,

donde se produce energía eléctrica,

esa energía eléctrica se inyecta a red,

producimos alrededor

de siete millones y medio de kw cada año,

y después también hay una parte, que sería la energía térmica,

que aprovechamos para mantener la temperatura de los digestores.

la energía eléctrica generada es equivalente al consumo anual

de una población de más de siete mil habitantes.

Además, al final del proceso,

el residuo sólido de la materia orgánica

se utiliza para producir compost.

Bueno, aquí como puedes ver,

este sería el compost que producimos en la planta, ¿de acuerdo?,

es un compost de clase B,

que se clasifica en función del contenido en metales.

Es un compost que está estabilizado, que está higienizado,

rico en materia orgánica, en micro y macro nutrientes

y bueno, es un compost acto completamente para la jardinería,

agricultura, la única excepción sería agricultura ecológica,

que se tendría que utilizar un compost de clase A.

La importancia de hacer una buena separación

salta a la vista cuando observamos

que de los residuos que llegan a esta planta de Granollers

el 7 % acaba en el vertedero frente al 75 % que observamos

en la planta de tratamiento mecánico y biológico en Cádiz.

Parece que hay una diferencia evidente

entre tratar residuos orgánicos

que son depositados en el contenedor gris

y tratar los que son separados en contenedor marrón.

El compost de mejor calidad

se produce en plantas dedicadas exclusivamente al compostaje,

como esta en Torrelles de Llobregat.

La fracción orgánica procedente de municipios cercanos

se mezcla con una fracción vegetal que actúa como estructurante

y se pasa por un tromel que discrimina por tamaños.

El material inferior a ocho centímetros

se almacena en estos hilos en los que se recrean

las condiciones adecuadas de ventilación,

humedad y temperatura para acelerar el proceso biológico

que viviría la materia orgánica de forma natural.

Al concluir el proceso de fermentación y maduración

se vuelve a afinar para descartar los inertes que aún pueda tener.

Unos cuatro meses después

de que el camión haya traído los residuos orgánicos

se ha obtenido el compost final.

Tenemos un compost totalmente vegetal,

y como podemos ver, puedes tocar, ya está frío.

Esto es importante porque al final la estabilidad

se mide por la temperatura.

Menos de 12 semanas es complicado conseguir una calidad aceptable,

si tenemos una orgánica que nos llega sin impropios,

es fácil conseguir una clase A en nivel de metales.

Si nos llega con muchos impropios, va a ser imposible.

¿Y notáis muchas diferencias en función del sistema de recogida?

Sí, se aprecia claramente entre...

la recogida en contenedor abierto,

que tiene entre un 10 y 15 % de impropios, normalmente,

las recogidas puerta a puerta,

que tiene entre un 3 y un 8 % de impropios

y en esta planta en concreto que tenemos una recogida especial

de mercados de Barcelona,

que tiene entre un 0 y un 2 % de impropios.

Y este es el compostque después viene aquí a buscar a la planta...

Exacto. Y se lo llevan a los campos.

A los campos, agricultura, jardinería...

Este como es clase A,

además tiene una etiqueta de certificado ecológico,

se puede aplicar en agricultura ecológica.

En los huertos municipales de El Papiol

necesitan un compost tipo A porque practican cultivo ecológico.

Todo el compost que en principio utilizan nuestros usuarios,

en el huerto municipal,

proviene de la planta de Torrelles,

es también la planta donde nosotros llevamos nuestra orgánica,

por lo tanto, aportamos parte de los residuos del municipio

y lo conseguimos como recurso, nos vuelve a nuestros huertos

porque hacen agricultura ecológica

y tiene la calidad suficiente para poderlo hacer.

O sea, es un poco cerrar el círculo, ¿no?

Exactamente.

Es un... la economía totalmente cíclica de los residuos

que tiene que comportarse finalmente en recurso

para que vuelvan otra vez a la tierra.

Hemos tocado diferente tipos de compost

y para saber qué diferencias hay entre ellos

visitamos el laboratorio del departamento de ingeniería química,

biológica y ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona

aquí nos atiende Teresa Gea, ingeniera química

y miembro de la red española de compostaje.

Explícanos las diferencias que hay, qué tipo de compost es cada uno.

Mira, la primera no le podemos llamar compost,

es un bioestabilizado de la materia orgánica

que encontramos en el contendor gris.

Procede de una planta de tratamiento mecánico biológico

y... bueno, ya podemos observar que tiene ciertos impropios todavía

porque la eficiencia de estas plantas

pues no consigue eliminar todos estos impropios.

Aquí tenemos un compost procedente de digesto,

de digestato, de una planta de producción de biogas.

El digestato posteriormente se puede compostar

y tener un material pues de buena calidad.

Concretamente este es calidad B porque hay un par de metales

que sí que se pasan del límite establecido por la legislación.

Este es un compost de materia orgánica

procedente del contenedor marrón de una planta de compostaje,

y este es un compost de calidad A.

Y ya vemos que tampoco tiene demasiados...

Bueno, apenas hay impropios.

Y este último, es un compost excelente,

es un compost doméstico,

se ha producido en un compostador doméstico

utilizando material orgánica pues de la cocina,

y si no tiene nada de impropios y es de muchísima calidad.

Entonces, desde vuestra experiencia, ¿qué métodos de gestión de residuos

son los mejores para obtener un compost de buena calidad?

Haciendo hincapié en la recogida selectiva

y en métodos como por ejemplo, la recogida puerta a puerta,

en que se consiguen calidades de materia orgánica,

el 95 %, del 99% con apenas impropios

con estos materiales se puede tener compost de primerísima calidad.

¿De qué forma podemos reducir la cantidad de impropios

que contienen los residuos orgánicos?

Para mejorar la calidad de los residuos recogidos,

una de las opciones es restringir el uso de los contenedores.

Con 180.000 habitantes San Sebastián es una de las ciudades

en las que se ha implantado el sistema de contendor marrón cerrado.

Hola. Hola.

¿Me explica cómo funciona el contendor?

Pues es muy sencillo,

tú tienes una tarjeta de estas en casa,

con una bolsa, con unas bolsas que da el ayuntamiento,

la rellenas de la materia orgánica y cuando la tienes llena

la bajas al contendor,

aplicas esto... el chip y se te abre el contendor.

En San Sebastián hay 500 contenedores como este,

y un tercio de las familias participa voluntariamente

en el programa de contendor marrón cerrado.

Le preguntamos a la concejala de espacios públicos

si ha notado una reducción de la cantidad de impropios

con este sistema.

Del hecho de que tú te apuntes voluntariamente

y participes en un programa, como el que tenemos en San Sebastián,

con una tarjeta, con unos descuentos, eso implica también

que el grado de compromiso y de concienciación

es, en teoría, mayor, entonces,

sí que está mejor seleccionada la materia orgánica

que se depositan en contenedores cerrados

que en contenedores abiertos.

¿Habéis notado una mejora en los resultados

de el reciclaje de residuos, aquí, en la ciudad?

Tenemos un nivel de recogida, bueno, de reciclaje de residuos

que creo que está entre el 40 o el 42 %

es verdad que todavía nos queda mucho, es alto

pero Guipúzcoa, fundamentalmente, es un territorio en el que...

Bueno, hay niveles de... índices de reciclaje muy muy importantes

y entonces, bueno, pues ahora queremos ir avanzando

en mejorar y en...

No solo la cantidad sino la calidad también.

La identificación entre la basura y el individuo que la genera

es más evidente en el sistema de recogida puerta a puerta.

Cada familia separa los residuos en casa

y cada día saca un tipo de residuo distinto.

Aunque todavía es minoritario

crece el número de municipios que se inclinan por este sistema.

En la localidad guipuzcoana de Hernani

los residuos se recogen puerta a puerta desde el año 2010.

Este sistema también implica más al ciudadano,

se tiene que implicar más. El ciudadano se tiene que involucra,

se tiene que...

Tiene que ser consciente de lo que está generando

y luego eso, lo tiene que clasificar, tiene que hacer un estudio educativo.

Lo que se vio cuando empezamos con el puerta a puerta fue

que la gente fue consciente de lo que compraba,

entonces, cuando iba a una tienda, decía:

"Ostras, si yo me llevo este paquete de melocotones

que tiene... el poliespan, tiene el plástico, lo que sea...

tengo más residuos", pues intentaba comprar a granel.

Qué resultados habéis notado que da este sistema.

Pues muy buenos, nosotros partíamos en el año 2009

de un 33 % de reciclado y actualmente estamos en el 80 %.

Nuestro objetivo es el residuo 0

y ahí es donde estamos incidiendo ahora,

retirar más cosas del rechazo.

La recogida puerta a puerta permite premiar al ciudadano

que separa bien los residuos en casa.

Un sistema fiscal más justo supondría que pague menos impuestos

quien separe mejor.

Hoy tenemos tasas

que son, por lo general, figuras planas, fijas,

todo el mundo paga lo mismo

con independencia de la cantidad de residuos que genere

o si hace o no recogida selectiva.

¿Cómo se podría incentivar económicamente

la mejor recogida o la mejor gestión de residuos orgánicos?

Las administraciones ponen un marco económico lógico,

que quiere decir que tratar los residuos orgánicos

tiene un mejor coste que tratar los residuos que van a vertedero,

entonces, es lógico

que los ciudadanos que hagan recogida selectiva

tengan unos descuentos o paguen menos de tasa de residuos.

Lamentablemente en muchas partes de España

aún es más barato llevar los residuos al vertedero

que a planta de compostaje, esto es una inconsistencia

y una contradicción económica de primera magnitud

y es lo que explica que aún muchas administraciones,

en particular municipios,

no estén interesados en la adopción de esta recogida selectiva.

En España cada ayuntamiento decide el modelo de recogida de la basura.

Lo más deseable es que la gestión de los residuos

se haga lo más cerca posible del lugar donde se generan.

Tradicionalmente relacionado con el ámbito rural

el autocompostaje se abre paso en zonas urbanas.

Los bioresiduos de casi mil familias de Hernani

acaban en una de las 49 casetas destinadas a compostaje comunitario.

Tienen incluso lista de espera.

El compromiso que le pedimos al ciudadano es

que traigan su orgánico, su materia orgánica...

limpia, digamos, o bien clasificada sin impropios.

Nosotros le damos una llave de acceso y después

lo único que le pedimos al ciudadano

es que deposite aquí sus residuos orgánicos

y los tape con materia estructurante.

Nosotros, a partir de eso somos los que controlamos un poco

el proceso de compostaje,

ya tanto técnicamente con el tema de temperatura y demás.

Está, más o menos, el sistema montado para que

desde el primer depósito orgánico hasta que sacamos el compost maduro

tarden unos seis meses. Y qué calidad tiene.

Generalmente nos sacamos compost de calidad A.

Calidad A. Sí.

¿Dónde acaba este compost?

¿Son ellos mismos, los mismos usuarios que lo traen

los que se lo llevan el compost final?

Sí, en principio nosotros damos opción

a todos aquellos participantes del compostaje comunitario

para que, si ellos lo desean, puedan recoger ese compost.

Digamos, para que así reviertan sus acciones

en beneficio propio, digamos.

En general, nos lo quitan de las manos.

Es algo como cerrar el círculo, ¿no? Eso es.

Está claro, bien tratados biológicamente

los residuos orgánicos tienen un gran potencial.

Se puede obtener biogas que se convierte en energía,

y compost que retorna a la tierra.

Pero la gestión de la orgánica sigue siendo una gran asignatura pendiente

el cambio está, literalmente, en nuestras manos.

Pasa por la recogida selectiva de la orgánica,

contenedor marrón, recogida puerta a puerta,

autocompostaje y bonificación fiscal a quien separa bien.

En definitiva, acercarnos al reciclaje perfecto

que nos enseña nuestra gran maestra,

la naturaleza.

Subtitulación realizada por Beatriz Barroso Bravo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Marrón

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El escarabajo verde - Marrón

06 mar 2020

En la naturaleza, la materia orgánica se descompone y enriquece el suelo que alimenta a las plantas. Es el reciclaje perfecto. Pero en las ciudades, la materia orgánica se convierte en basura. A pesar de ser un residuo aprovechable para convertirlo en compost para enriquecer los suelos y biogás para producir energía.

ver más sobre "El escarabajo verde - Marrón " ver menos sobre "El escarabajo verde - Marrón "
Clips

Los últimos 610 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios