www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5676050
Para todos los públicos El escarabajo verde - Azul - ver ahora
Transcripción completa

La basura es cualquier residuo que queda

después de un uso de un cierto producto u objeto

que ya no tiene más continuidad y no tiene más interés.

Es como aquellos materiales generados

por la actividad de los humanos que no sabemos cómo reutilizar.

Siempre hay algo que sobra. Hay una ley de Newton que dice

que el rendimiento 100 % es imposible.

Es decir, que siempre que hago una transformación de algo a algo,

pierdo algo.

Pues a eso lo llamamos basura, residuo.

La basura es un proceso que se desprende

de los movimientos termodinámicos del planeta

y del mantenimiento orgánico de los seres vivos.

La basura creo que es todo residuo.

O subproducto que genera el ser humano,

ya sea por sus necesidades biológicas,

ya sea también por sus necesidades materiales.

Como subproducto, no quiere decir que sea ni malo,

ni objetivamente malo, ni bueno, ni útil, ni no útil.

Mucho subproducto genera un problema.

Muy poco subproducto no genera ningún problema.

"Nuestro viaje comienza más allá del sistema solar.

En el universo.

Cualquier actividad produce una cantidad variable de residuos

y la actividad cósmica, con sus violentas explosiones

y colisiones, genera cuerpos celestes,

que a su vez son capaces de alterar el desarrollo

de otros cuerpos celestes.

A lo largo de millones de años,

nuestro planeta ha sido bombardeado por estos residuos espaciales.

Tenemos controlados muchos de ellos.

Y en algún asteroide, ya hemos dejado naves,

residuos fabricados por el hombre para poder estudiarlos.

Por ejemplo, la Agencia Europea del Espacio

ha depositado un pequeño robot en cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Los japoneses han colocado la sonda Hayabusa 2

en el asteroide Ryugu, de 900 metros de diámetro

y potencialmente peligroso para la vida en el planeta."

Hay basura, entre comillas, que procede

de las épocas de formación de nuestro sistema solar.

Y esta basura que se generó va a acabar cayendo al sol

o a los planetas en su gran mayoría.

Es decir, que en la Tierra nos caigan asteroides o cometas,

es algo que existe una probabilidad del 100 % en el futuro

más o menos a medio, largo plazo, astronómicamente hablando.

Medio, largo plazo significa decenas de millones de años.

"El último gran impacto que recordamos

es el que cayó cerca de la ciudad rusa de Cheliábinsk.

Las noticias del 15 de febrero de 2013,

recogieron las imágenes de una enorme bola de fuego

cruzando el cielo.

La explosión liberó una energía 30 veces superior

a la bomba de Hiroshima.

Pero la posibilidad del impacto de un asteroide es futura.

Y nosotros necesitamos comenzar nuestra historia desde el pasado."

(Explosión)

"En la Tierra encontramos muestras evidentes

de actividad geológica; por ejemplo, los glaciales.

O los volcanes, que nos dejan residuos

que nos permiten estudiarlos en profundidad.

Esos residuos son fuente de vida, no necesariamente humana,

pero sí vida.

Para la naturaleza, no existe nada que sea basura.

Todo se puede degradar, solo es cuestión de años.

A veces miles o millones, pero solo es tiempo.

Es el hombre el que decide si un material es útil o inútil.

Y si merece ser valorado como basura o no.

En la naturaleza, como dice la ley de la conservación de la materia,

esta ni se crea ni se destruye.

Solo se transforma.

Si intentamos definir a todos los residuos que se producen

en cualquier acción-reacción, biológica o no, como basura,

nos encontramos ante una paradoja.

Casi todos los seres vivos que habitan el planeta Tierra

son hijos de la basura.

La vida que conocemos en la Tierra es fruto de la generación

de un residuo, de un desecho.

Uno de los restos más antiguos de vida en el planeta

lo forman los estromatolitos,

que son fruto de la actividad

de agrupaciones de células primitivas

depositadas en capas formando rocas sedimentarias.

Estas células primitivas vivían y viven en el océano

y se denominan cianobacterias."

Las cianobacterias son bacterias que tienen la capacidad

de hacer la fotosíntesis.

Estos organismos, de hecho, son bacterias,

hace mucho tiempo que están sobre la Tierra,

y de hecho, han evolucionado con el ambiente que ahora conocemos.

Son organismos fotosintéticos.

Tengo, casualmente, aquí un cultivo.

Tienen color verde porque tienen un pigmento

para captar la luz del sol.

Son, por tanto, organismos que utilizan la luz del sol

para crecer y tienen subproductos,

y uno de los subproductos es el oxígeno.

"Durante millones de años, estuvieron contaminando

el planeta con oxígeno.

Saturaron los océanos y obligaron a los seres vivos

que allí estaban a adaptarse al nuevo entorno.

En la actualidad, investigamos en el mar

las algas y las plantas marinas, que nos pueden permitir

capturar y reducir en CO2 que aportamos a la atmósfera,

cuya concentración amenaza con alterar el ecosistema

en el que vivimos.

Cuando el oxígeno con el que las cianobacterias

contaminaron los mares comenzó a abandonar las aguas,

se generó la capa de ozono en la atmósfera,

se redujo el impacto de los rayos ultravioletas

y la vida comenzó a desarrollarse

tal como la conocemos en la actualidad.

Por tanto, podemos afirmar que los seres humanos

utilizamos los desechos generados por otros seres vivos para vivir."

Estuvieron prácticamente casi 1.500 millones de años

generando oxígeno hasta que realmente hubo un cambio

en toda la biota, como consecuencia de su basura.

Los residuos, la basura que genera la vida

cuando está creciendo, ha existido

durante muchos miles y millones de años,

por tanto, ha habido tiempo para que las bacterias

y otros organismos evolucionaran

capacidades de utilización de ese recurso.

Porque no deja de ser un recurso.

"Es fácil seguir el rastro de la vida en el planeta.

En los yacimientos de la sierra de Atapuerca,

se puede estudiar la forma en que vivían

los animales de la zona y nuestros antepasados.

La humanidad, como todos los seres vivos,

abandonada residuos de su actividad allá por donde pasaba.

Éramos cazadores, recolectores.

El impacto era asimilable por el ecosistema.

De hecho, las actuales poblaciones aborígenes,

cazadoras recolectoras,

siguen generando una mínima cantidad de residuos,

que son reutilizados rápidamente por su medio ambiente.

Más tarde, nuestros residuos aumentaron vinculados

a la ganadería y a la agricultura."

Se pasa a controlar los animales.

Tenerlos controlados para poder utilizar

la carne, las pieles, etc.

Y que esto después lleva también a la agricultura.

La agricultura es posterior a la ganadería.

Lo que excretan los animales; las cabras, vacas, ovejas, etc,

sirve de abono para producir buenos suelos nitrogenados

para recrear la vida.

"Éramos una fuente de alimentación adicional segura.

Según algunos autores, el almacenamiento de comida

y los residuos que producíamos generaron el inicio

del proceso de domesticación de algunos animales.

Miles de años de convivencia convirtieron a animales salvajes,

como el lobo, el gato montés o el jabalí,

en animales domésticos como el perro, el gato o el cerdo."

Los perros se domestican hasta hace 20, 30.000 años.

Pero probablemente, el comensalismo hemos encontrado aquí

restos de mamíferos con marcas de corte

y que después son mordidos por los perritos, muy probablemente.

Estos son preneandertales, cazaban colectivamente

y eran comensales con este tipo de animales,

como los cánidos, es decir, hay una cuestión social

de contacto y una cuestión también biológica evolutiva

que hace que converjamos

diferentes tipos de grupos ceológicos

en un terreno determinado.

"En la actualidad, sigue existiendo esta aproximación

de distintos animales a nuestros residuos.

En nuestras ciudades, podemos observar

cómo los roedores aprovechan nuestras basuras.

También numerosas gaviotas y otras aves

visitan nuestros vertederos.

En el Ártico, en Rusia,

los osos polares, por la desaparición

de las banquisas de hielo, se ven obligados

a buscar alimento entre las basuras

que se depositan en vertederos próximos a la ciudad.

En el año 2001, en la Sima del Elefante,

aparecieron los primeros vestigios

del uso intencionado del fuego en los yacimientos

de la sierra de Atapuerca.

Habíamos aprendido, hacía ya muchos años,

las técnicas necesarias para producirlo.

Se usaba para calentarse, ahuyentar a otros animales

y hacer que los alimentos fueran más digeribles.

Pero también facilitaba la cohesión social

de los individuos del clan.

Ese mismo fuego aportó otra posibilidad.

Iluminar, aunque tenuemente, el interior de las cuevas

y eso nos permitió dejar nuestra impronta.

Pintábamos las paredes e interiores y exteriores.

Lo que ocurre es que apenas sí se han conservado

las pinturas realizadas a la intemperie.

El arte rupestre es una muestra de adaptación cultural

del entorno en que vivíamos.

Cuando una especie es capaz de modificar su entorno

según sus necesidades en lugar de adaptarse a él,

se produce lo que algunos paleontólogos

denominan selección cultural.

Y este es otro elemento importante en la aparición

de la basura humana.

Habíamos aprendido a confeccionar armas y herramientas

a partir de elementos que estaban en el entorno

a nuestro alcance.

Los restos de su fabricación y uso

se convirtieron en nuestros desechos que abandonábamos

en cualquier lugar.

Los objetos, cuando quedan obsoletos,

pasan a engrosar el listado de nuestra basura.

Solo depende de nuestra voluntad en otorgarles algún valor

y volver a darles una segunda oportunidad."

Cultura es aquello que los humanos creemos que debe ser conservado

en nuestra memoria y en los elementos de esa memoria

que podamos haber podido conservar,

elementos físicos, y que de alguna manera,

nos hablan de nuestro pasado, de nuestro presente

de lo que somos, de los que sabemos. Todo eso es cultura.

Todo este tipo de cosas, ¿cómo se pueden considerar basura?

No, esto es un elemento valioso de conocimiento del pasado, punto.

"En Atapuerca, el ferrocarril minero de la sierra de la Demanda a Burgos,

generó una gran trinchera de 1 kilómetro y medio de largo

y 20 metros de profundidad.

La empresa ferroviaria quebró cerrando la línea férrea

y dejando un residuo en forma de gran desfiladero

en mitad de la sierra.

Este desaguisado paisajístico ofreció a los investigadores

la posibilidad de aproximarse a un basurero,

a un calendario de millones de años.

Eso sí, en vertical, de arriba a abajo."

Hay una cueva que se rellena, se cierra la entrada de la cueva

y queda ahí congelado hasta que venimos nosotros

y empezamos por arriba, hacemos un sondeo

y vamos bajando capa por capa hacia abajo.

Empezamos siempre por lo más moderno,

hasta que llegamos al inicio, que en muchos casos en la parte baja

no hay nada; pues en un basurero,

en un corte vertical, de arriba a abajo,

si afortunadamente tienes la suerte de que se ha acumulado,

obviamente, la basura en el mismo sitio,

tienes la historia de una población.

"Ámsterdam posee el mejor ejemplo

de lo que representa una excavación en vertical

y de la información que nos puede aportar un basurero.

En julio de 2018, se inauguró la estación de Rokin

de la línea del metro que recorre de norte a sur la ciudad.

Si ascendemos por las escaleras mecánicas,

en una vitrina en el espacio entre ellas,

se muestran cientos de objetos que reflejan

la evolución histórica de la ciudad.

Los trabajos de la línea del metro drenaron por completo el río Ámstel,

porque la construcción requería trabajar a gran profundidad.

Los trabajos descubrieron más de 700.000 objetos

que se habían ido depositando sobre el cieno del fondo del río.

La mayoría de los objetos son eso, basura.

Pero basura de la actualidad, de la Edad Media y la prehistoria.

Se pueden encontrar todo tipo de objetos.

Todos cotidianos, que definen perfectamente

cómo vivía la sociedad del momento

y cómo han evolucionado los enseres que utilizábamos

y que utilizamos.

El ser humano siempre ha intentado eliminar sus detritos

vertiéndolos lejos de él, amontonándolos,

enterrándolos o quemándolos.

Pero casi nunca evitando la generación de estos.

Los cazadores recolectores dejaban sus residuos,

su basura, donde los generaba.

Con la llegada del Neolítico, las diferentes comunidades humanas

comenzaron a agruparse."

Es en las cuevas donde la memoria y el sistema se conserva.

Pero es un error pensar que vive en las cuevas.

Hay momentos en la historia, como en el Bronce,

que sí que son utilizadas masivamente.

Para rituales funerarios, para acumular el ganado.

Pero normalmente, las grandes concentraciones humanas

son siempre ya cuando empiezan al exterior.

"Çatalhöyük, con una antigüedad de 10.000 años,

está considerado como uno de los primeros asentamientos.

Es una muestra de que durante muchos milenios,

los residuos no fueron una fuente generalizada

de problemas.

La cantidad de residuos que se generaba era poca.

Y la mayoría era de origen orgánico

y volvía a la cadena de producción de alimentos

en forma de abonos y fertilizantes.

Hubo muchas otras ciudades

que agruparon a gran cantidad de individuos.

Pero que por motivos muy diferentes,

fueron abandonadas como si fueran basura.

Algunas fueron reabsorbidas por la selva.

Estas ciudades no fueron admiradas y valoradas

hasta que fueron redescubiertas.

La naturaleza intenta recuperar todo aquello

que ha sido ocupado alguna vez por el ser humano.

Y cuando ha sido considerado inservible, ha sido abandonado.

El primer basurero del que se tiene noticia

es el de Atenas.

El Gobierno de la ciudad emitió una regulación sanitaria

y creó un vertedero

que se encontrada a kilómetro y medio de la ciudad.

Muchos siglos después, en las ciudades romanas,

el vertedero se convirtió en un sistema de eliminación

de residuos necesario ante el aumento de la población

y el rápido crecimiento del volumen de estos.

Roma creó un sistema de alcantarillado a cielo abierto,

visible con claridad en las ruinas de Pompeya,

que permitía eliminar los residuos de una forma eficiente.

Aunque no conseguía evitar el hedor

y la presencia de animales que se aprovechaban de los residuos.

Más tarde, en la ciudad de Roma, se cubrieron los canales

y los convirtieron en un sistema de alcantarillado para la ciudad,

creando así

una de las infraestructuras más espectaculares

de la Antigüedad, la cloaca máxima.

También puso en marcha un servicio de 'stercolaris',

que retiraba las basuras de las calles.

Llevaban cerdos que daban cuenta de los residuos orgánicos,

costumbre que perduró a lo largo de siglos.

Popularmente, se conoce poco de cómo se eliminaban las basuras

en la Edad Media.

En los castillos y monasterios, se construían letrinas

que permitían evacuar las deposiciones líquidas y sólidas

lanzándolas al vacío.

En torno a las fortificaciones de los castillos,

nacieron las primeras ciudades.

Como el caso de Frías, en Burgos,

la ciudad más pequeña de España que conserva su imponente castillo.

En estas nuevas ciudades,

se generaba un problema evidente; la acumulación de residuos.

Y de algún modo, tenían que librarse de ellos."

En la Edad Media, la eliminación de los residuos y la basura

era más sofisticado de lo que podemos creer.

Hay que distinguir entre residuos, por ejemplo, del mundo medieval,

el residuo orgánico, el biológico, lo que ellos llamaban

las aguas meaderas y los gruesos, las aguas negras.

Y por otro lado, pues las basuras que provienen

de sus usos cotidianos

o de sus labores artesanales o profesionales.

Pero bien es verdad que lo que más importaba

era acabar con los restos orgánicos.

¿Por qué? Porque buena parte de lo que era la basura,

el desperdicio, el residuo, se solía emplear.

Se solía reutilizar.

La propia bosta, es decir, excrementos de caballos, mulas,

eran un bien codiciado en las ciudades.

¿Por qué? Porque eso también servía para calentar hornos.

"En Madrid, por ejemplo, para eliminar los residuos humanos,

se utilizaban unos tablones de madera

que arrastraban la porquería por el empedrado de las calles,

acumulándola en montoneras de varios metros de altura.

La basura, en cambio, era recogida al amanecer

por los denominados 'obligados',

que la transportaban hasta el exterior de la ciudad.

Madrid, al ser la corte,

se encontraba con un problema añadido.

Importaba, y mucho, la clase social de los habitantes de sus calles."

Madrid es una ciudad de privilegiados.

Todas las infraestructuras que se montan de limpieza,

infraestructuras hidráulicas, están pensadas

en esta élite cortesana.

Hay unas calles donde viven estos cortesanos

que se llaman "de la cumplida limpieza".

Donde la calle se limpia y se recoge la basura todos los días.

Pero hay otras calles donde viven personas de menor calidad.

Estas son las calles de mediana limpieza,

donde se recoge la basura todos los días,

pero solo se limpian los excrementos

una vez por semana, normalmente los viernes.

Pero la mayoría de las calles eran conocidas

como la limpieza aventurera.

Porque se recogía la basura una vez al mes,

y solo se limpiaban una vez al mes.

Por lo tanto, ¿quién vivía en estas calles?

La mayoría de la población, que era, por lo general,

la gente de ese estamento popular, de los trabajadores,

los que pagaban impuestos, no tenían privilegios.

"No obstante, una de las curiosidades históricas

más relevantes de la ciudad de Madrid,

fue la costumbre del 'agua va'."

Madrid es muy célebre por este eslogan tan típico

del "agua va".

Pero el "agua va" no es más que una consecuencia trágica

de las malas condiciones sociales

en las que suele vivir la generalidad de la población

en una ciudad cortesana.

Estaba prohibidísimo tirar a la calle

cualquier tipo de agua que hieda.

Así decía la Ordenanza Municipal.

No se puede tirar ni pises, ni excrementos a las calles.

Está prohibidísimo.

De hecho, infringir esta prohibición conllevaba

latigazos, destierro, cárcel y multas pecuniarias muy altas.

La gente vive en malsanas viviendas, cuartos,

sotabancos, buhardillas, de escasos 25, 30 metros.

Y claro, cuando conviven tres familias

en este espacio donde no hay cocina, no hay baño, no hay intimidad,

no hay vida familiar, es una degradación, una tugurización.

¿Qué hace la gente si tienes una enfermedad?

¿Si tienes una necesidad?

Oye, tres familias defecando en una casa,

no es un plato de buen gusto hasta que por la mañana, al alba,

pasen los obligados.

Aún a riesgo de jugarte un pleito muy serio

en la Sala de Gobierno, en la Sala de Alcaldes

de Casa y Corte; la gente tiraba los excrementos

a las calles, también es verdad que con la debida cortesía.

"Agua va".

En fin, esto del agua va, que suena tan castizo, tan lustroso,

esconde una terrible realidad social

en la ciudad de Madrid, y las tres grandes epidemias

del cólera en el siglo XIX, vienen un poco por lo mismo.

"En 1348, el hacinamiento en las ciudades

y la pervivencia del hombre con sus residuos,

sus basuras y los animales que se aprovechaban de ellas,

ocasionó una de las mayores pandemias

que han asolado a la humanidad: la peste negra.

La enfermedad producida por la bacteria 'yersinia pestis',

se trasmitía por las pulgas de los roedores,

que acompañaban al hombre, aunque también se supone

que la trasmitían las pulgas y los piojos

que habitaban en los propios humanos.

Curiosamente se dice que la ciudad de Frías

no padeció el embate de la enfermedad.

El cierre del puente sobre el río Ebro,

que permitía el acceso a la población,

impidió que la enfermedad llegara a sus habitantes.

Pero no ha sido la única gran pandemia

relacionada con los detritos humanos

y el hacinamiento de la población.

El cólera, que se trasmitía por el agua contaminada

por los residuos fecales,

también suma una gran cantidad de víctimas.

Para evitar la propagación de enfermedades,

que podían trasmitirse entre humanos o a través del agua,

se diseñaron grandes estructuras subterráneas

capaces de evacuar las aguas residuales

de las ciudades.

Roma y su cloaca máxima había marcado la senda

de los diferentes proyectos urbanos.

Se pueden destacar los proyectos higienistas en Londres

o el que Pedro García Fària

ideó para el nuevo ensanche de Barcelona.

Un proyecto que creaba auténticas calles subterráneas

por las que tenía que circular el agua.

Esas alcantarillas en la actualidad

siguen vertiendo sus aguas a otro gran contenedor

de residuos humanos: el mar.

Pero eso lo veremos en el próximo capítulo."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Detritus antropicus (parte 1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El escarabajo verde - Detritus antropicus (parte 1)

02 oct 2020

La basura no existe en la Naturaleza. Es el hombre el que otorga valor o no a los subproductos que se producen en cualquier reacción astronómica, geológica o biológica.
Ha sido así a lo largo de la Historia y será así en el futuro que nos quede como especie.
Las preguntas que nos hacemos son: ¿cómo ha evolucionado nuestra producción de basura? ¿por qué nos encontramos en una situación tan preocupante en la generación de basura? ¿qué nos deparará el futuro?
“Detritus antropicus” intenta explicar, en dos partes, lo que conocemos de la basura, de su evolución histórica y de su futuro. El equipo del Escarabajo Verde se ha puesto en contacto con paleoantropólogos, ecólogos microbianos, astrofísicos e historiadores para poder narrar esta historia de millones de años. Todos ellos coinciden en que homo sapiens es el problema y, paradójicamente, la solución. 

ver más sobre "El escarabajo verde - Detritus antropicus (parte 1) " ver menos sobre "El escarabajo verde - Detritus antropicus (parte 1) "
Clips

Los últimos 621 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios