www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5665935
Para todos los públicos El escarabajo verde - Azul - ver ahora
Transcripción completa

"Excavamos basura y la estudiamos.

Producimos basura y la enterramos.

Diseñamos bienes que acaban siendo basura.

E incluso pensamos basura y generamos cultura basura.

Basura de pobres y basura de ricos.

Basura degradable y basura que dura miles de años.

Basura corporal y basura espacial.

Hemos levantado imperios sobre basura ideológica

y ocultamos la basura bajo la alfombra.

¿No es hora ya de hablar de la basura?

Os presentamos un nuevo capítulo de 'Planeta basura'.

Una serie en la que buceamos dentro y fuera de los contenedores."

"Los envases y los embalajes de papel y cartón

tienen una ventaja: es fácil reciclarlos.

En las últimas décadas hemos visto cómo han ido apareciendo

en las ciudades contenedores de color azul.

Ahí es donde tenemos que depositarlos

para que se recuperen y se reciclen.

¿Cómo está funcionando esta recogida?

¿Cuánto papel y cartón se recuperan mediante el contenedor azul

y cuánto mediante otros sistemas?

¿Qué sucede en el mercado global

de todo ese papel y cartón recuperado?

Comenzamos a grabar este reportaje en Madrid,

entre el 9 y el 13 de marzo de 2020.

Poco podíamos imaginar que a la semana siguiente

las calles estarían desiertas,

que se iba a decretar un estado de alarma

y que íbamos a estar confinados en casa

más de dos meses por la pandemia del coronavirus.

Poco podíamos imaginar que el parón casi planetario

de muchas de nuestras actividades

iba también a afectar al mercado internacional

del papel y cartón recuperado.

La primera pregunta que nos hacemos es sobre el valor.

¿Qué valor le damos los ciudadanos?

Y empezamos con un corto paseo por las calles de Madrid

para echar un vistazo a lo que hay depositado

en los contenedores azules.

Vamos mejorando, cada vez recogemos más,

pero a la vista está que nos queda mucho por corregir.

Por ejemplo, dentro siempre encontramos

algo que no debería estar ahí.

O también vemos mucho cartón y papel que dejamos en cualquier parte.

O lo echamos en otros contenedores, o lo dejamos fuera.

Aquí hay cajas llenas de otros materiales

que deberían ir a otros contenedores.

Y todo a pesar del cartelito que nos dice

"si quieres que se recicle, no lo dejes fuera".

En febrero de 2020, la Guardia Civil

publicó estas imágenes de la operación que llamó "hartie".

Significa "papel" en rumano.

Desarticularon una red que sustraía el papel y el cartón

de los contenedores de Madrid y lo exportaban a Asia.

Detuvieron a 42 personas, la mayoría de origen rumano.

Pero entre ellas había también tres de nacionalidad española

que eran las responsables de la planta

en la que acababa el material robado

que luego se mezclaba con material obtenido legalmente

para venderlo principalmente a China e India.

Se habló de 9.000 toneladas robadas solo en 2019.

Y el Ayuntamiento de Madrid dijo que valoraba sus pérdidas

en 16 millones de euros desde 2015.

Así que eso que desechamos en el contenedor azul

tiene un valor considerable.

¿Cuánto papel y cartón recogemos en España y cuánto

a través del contenedor azul?

Anualmente, se recogen 4,5 millones de toneladas.

Hay sistemas de recogida privados en grandes superficies,

como este, y también se recoge de industrias, imprentas,

centros de distribución de los puntos limpios

o de la propia industria papelera.

De todo lo que se recoge, solo un 20 % corresponde

al papel doméstico, es decir, recogida municipal

y los contenedores azules.

En Madrid ciudad, por ejemplo, en 2019,

se recogieron algo más de 64.700 toneladas

a través del contenedor azul.

La tendencia, año tras año,

muestra un aumento progresivo de la recogida.

Según publica Ecoembes, la entidad que los gestiona,

hay casi 225.000 contenedores azules

distribuidos por toda la geografía española.

Unos 14.000 más respecto a 2018.

Los camiones traen todo lo que se recoge

a lugares como este, donde se clasifica

y se separa lo que se conoce como "impropios".

¿Qué implica todo este trabajo?

¿Qué son los impropios y qué volumen tienen?"

¿Y qué viene aquí?

Porque yo veo no solo cartón y papel.

Hay una mezcla, ¿vale?

El contenedor azul, en la actualidad,

trae muchos impropios.

Aquí vemos bolsas de plástico, una tubería.

Sí. Botellas.

Textil. Textil también.

Sí.

Esto es un problema. Esto es un problemón.

Porque esto no puede llegar a la fábrica de papel

para su reciclaje

y precisamente lo que hacemos es separar todo eso.

Es lo que estamos haciendo en nuestra planta de clasificación.

Una vez que acondicionamos el material,

es cuando lo podemos mandar a las fábricas

como materia prima secundaria.

¿Y aquí sabrías la proporción de impropios,

que llamáis vosotros, lo que no es papel y cartón?

Nosotros hacemos periódicamente caracterizaciones de material.

En la actualidad viene como un 15 y un 18 %

de impropios. 15, 18.

Del peso. Sobre el peso total.

Sobre el volumen total de materiales.

¿Ahí qué hay? Ahí.

Bolsas. No, si hay...

Te puedes encontrar todo tipo de cosas.

Como veréis, poliespan, envases, bolsas con orgánicos.

¿Vale? Esto es muy perjudicial para el reciclaje.

Pero en vuestra planta, esta es la montaña de azul, ¿no?

La montaña de azul. Hay muchísimo más.

No viene del azul. Efectivamente.

Hay gran parte, también nos dedicamos

a la recogida del industrial y comercial.

¿Qué porcentaje es? ¿Cuánto azul hay y cuánto del otro?

Pues, tenemos como un 70 % de industrial,

y un 30 % de origen del ciudadano o municipal.

¿Y dónde hay más problemas? ¿En el 70 o en el 30 %?

En el 30. El 30 % genera muchísimos más problemas

que el otro 70 %.

"Según el sector de la recuperación, la gestión de estos impropios

que llegan por el contenedor azul, supone un sobrecoste

de hasta 20 millones de euros al año.

Esta circunstancia acaba repercutiendo

en el precio de los fardos,

que salen de plantas de recuperación como esta.

Porque el objetivo final de todo esto

es conseguir una materia prima secundaria

que competirá en el gran mercado que surte

a las fábricas de papel de cartón.

¿Y qué valor le acabará dando el mercado

a toda esta materia prima?

Desde aquí, las balas pueden ir a parar

a una fábrica local, como esta carga,

que sale con destino a Fuenlabrada.

Pero también podrían viajar miles de kilómetros

porque se han vendido en Asia, por ejemplo.

El gran mercado mundial de esta materia prima secundaria

se ha visto especialmente resentido desde 2017,

cuando China decide cerrar las fronteras

a los residuos europeos.

En Europa, a mediados de 2019,

se llegaron a acumular hasta 6 millones de toneladas

de papel y cartón recuperado.

Listo para su reciclaje, pero sin demanda.

Un problema, porque las balas ocupan un espacio

que no siempre se tiene; el almacenamiento

está limitado por ley a dos años y pasado ese tiempo,

una salida probable es la incineración.

Entre balas, nos hemos citado con Aspapel,

que agrupa a las empresas del sector de la celulosa y el papel,

y Repacar, la Asociación de Recicladores y Recuperadores."

Siendo el papel y el cartón fácil de recuperar

y que admite varios ciclos,

¿cómo es posible que tengamos un "stock"

de papel y cartón recuperado

que nadie quiere o que es muy difícil de colocar,

que hay un sobrante?

¿Cómo es posible? ¿Por qué sucede esto?

Bueno, el papel para reciclar y todas estas materias primas

que utilizamos en el reciclaje, al final es un mercado global,

completamente globalizado, donde hay flujos de oferta, de demanda,

y tensiones como en todos los mercados.

En los mercados de Asia, principalmente de China,

no juegan con las mismas reglas que hemos jugado nosotros.

Ahora ponen barreras, ponen fronteras a la importación

de determinados materiales

y nosotros no ponemos ese tipo de barreras en Europa.

España es un país donde todo el papel que se recupera

se puede reciclar.

Tenemos capacidad industrial suficiente

para reciclarlo todo; pero en Europa,

como conjunto, solo hay papel ahora mismo.

El valor económico que tiene ahora mismo

es muy bajo y hay una tensión en el mercado

que provoca ineficiencias y que provoca nerviosismos

y problemas económicos para algunas empresas

y operadores del mercado.

El papel se coloca y recicla en fábricas, como siempre.

Lo que he leído y escuchado es que el mercado chino

exige más calidad para esas balas.

El mercado asiático compra una calidad

que nosotros se la podríamos dar en cualquier momento.

La calidad es la excusa.

Pero realmente, el cierre de fronteras,

nosotros creemos, yo, personalmente,

creo que es una opción más proteccionista de la industria

de su interior, que no una acción de la calidad, ni algún otro motivo

de los que se suelen decir.

El problema de estas balas no es la calidad.

Nuestro material tiene que ser competitivo.

No solo para fábricas de aquí, que están en España,

también para un comprador que esté en la India, Indonesia,

en Hong Kong; cualquier otro lugar del mundo.

Porque nuestro material, estas balas que veis por aquí,

compiten en el mercado con el material que se recupera

en Estados Unidos, en Alemania, en Francia.

¿Qué sucede? Que tenemos una carga burocrática

aquí en Europa muy importante.

Y este material tiene un sobrecoste por todo ese control de la gestión

que no tiene el material que se recupera en otros mercados.

Es un punto que juega en nuestro contra

y cuando tenemos que vender material

fuera de nuestras fronteras.

¿Tiene sentido este mercado global

de que las balas de cartón y de papel recuperado

se tengan que ir en tráilers, en barcos,

a la otra punta del mundo para ser recuperados?

¿Eso es coherente?

Es coherente con el mundo global con el que vivimos.

Lo que no podemos tener un mercado global para todo,

excepto para los residuos porque sean residuos.

Va a jugar en contra del reciclado.

Tenemos que intentar

que todos los residuos que recuperamos

los transformemos en materias primas

y luego sean consumidos, ya sea aquí,

o en cualquier otro lugar, otro mercado donde se le necesite.

Lo importante es que dejemos de hacer presión

a los recursos naturales y utilicemos residuos,

recursos que proceden de residuos.

Y hagamos la economía circular.

Al final, estamos en un mundo donde no existen fronteras.

Las fronteras de los países las ponemos nosotros.

No tendría lógica que pudiéramos comprar aquí un teléfono móvil

que está ensamblado en Asia, y esa caja

no podríamos devolverla para que fuera una nueva caja

para el segundo teléfono móvil

que compremos más adelante.

Lo que no tiene sentido es que si vivimos en un mundo global

con un mercado global,

es lógico que haya un mercado global

para materias primas secundarias.

"Una cuestión importante es cuánto papel fabricamos

con lo que se recupera y cuánto suelo tenemos

destinado a plantaciones.

No hay que confundir una plantación de árboles con un bosque.

También actúa como sumidero de CO2.

Pero un monocultivo masivo termina por empobrecer el suelo y causa

otros problemas medioambientales.

La clave pasa por el tipo de gestión que se haga

de esas plantaciones.

Según los datos que proporciona Aspapel,

en España hay 525.000 hectáreas

destinadas a cultivar madera para hacer papel

y, por el momento, un 59 % de esa madera

tiene una certificación de gestión forestal sostenible.

Según Aspapel, se producen al año 6 millones de toneladas.

Y para ello se utiliza, fundamentalmente,

fibra reciclada, sobre todo de origen local.

Solo un 4 % de la madera y un 27 del papel para reciclar

viene de países europeos limítrofes como Francia y Portugal.

Cabe destacar que la industria papelera española

figura en Europa como la tercera más recicladora

en cuanto a volumen, después de Alemania y Francia.

En 2019, tuvo una taza de reciclaje del 75 %."

Un fardo de estos puede pesar aproximadamente una tonelada.

En el mundo se reciclan 200 millones de fardos como estos todos los años.

En el mundo entero.

El 85 % del papel que fabricamos en España

viene de fardos como estos.

Solo el 15 % viene de celulosa fabricada con madera.

85 reciclado, 15 % fibra virgen.

Lo que pasa es que no nos damos cuenta muchas veces.

Las cajas de cartón,

prácticamente el 100 % de las cajas de cartón

que hayamos tocado en nuestra vida,

son 100 % recicladas; los periódicos son 100 % reciclados.

Las revistas, en una gran mayoría, también son recicladas.

Es algo propio del sistema que lo venimos haciendo de siempre.

Antes se llamaba el ciclo del papel,

ahora lo llaman economía circular, pues vale.

¿Qué habría que mejorar para que esa economía circular

de la que hablamos fuese realmente eficiente?

Un 20, un 30 % viene de la recogida selectiva municipal.

Ahí es donde llevamos muchos años haciendo un esfuerzo tremendo

con el contenedor azul, con las recogidas municipales

para que se hagan esas recogidas en condiciones.

Y en el contenedor azul todavía hay mucho trabajo por hacer.

Por un lado, de concienciación ciudadana,

de no utilizar el contenedor para depositar residuos

que no son los que tienen que ir al contenido azul.

Por otro lado, ayuntamientos, que tienen que hacer esfuerzos

para tener unos sistemas de recogida cada vez mejores.

Los comerciantes, para utilizar sistemas de recogida

puerta a puerta de las ciudades.

Oficinas, colegios públicos. La recogida selectiva

es mucho más compleja

que la recogida comercial e industrial,

donde tienes un generador que produce un flujo muy constante

y muy directo, y la recogida selectiva es

un mosaico de recogidas municipales

que son complejas y difíciles de encajar en muchos casos.

Esto sería industrial. Industrial, sí.

"Es la tarde del 13 de marzo de 2020.

Poco podíamos imaginar que al día siguiente

se iba a decretar el estado de alarma,

que tendríamos que cancelar entrevistas,

que estaríamos confinados más de dos meses

por la pandemia del coronavirus.

Aun así, vamos advertidos.

No nos estrechamos las manos, por si acaso.

La última cita presencial es

con el ambientólogo Alberto Vizcaíno."

Te has traído algunos ejemplos de envases.

Sí. Este, por ejemplo,

es de comercio electrónico.

Sí, este, por ejemplo, sería una caja típica

de cosas que pedimos por internet.

Ha aumentado muchísimo.

De los principales consumidores de papel y cartón

ahora y genera muchos residuos.

No solo la caja, el acondicionamiento interno.

Aquí hay todo tipo de residuos.

Los suelo juntar en una caja para meterlos.

Pero este era el relleno.

Es mejor sustituir las bolsas de plástico

rellenas de aire por este tipo de material

en algunos casos. Mejor este.

Es un criterio un poco complicado.

Depende de quién te argumente, dirá que el plástico es mejor,

o el papel. Depende de lo que contenga.

Sí, para algunos es a lo mejor es más apropiado

tener un sistema de burbujas que amortigüen.

Pero yo prefiero siempre que sea material de fibra de papel

porque al final es una fibra vegetal

que viene en un ciclo corto,

no es el plástico que viene de recurso fósil.

Pues lo tiramos, ¿no? Vale, tiramos.

Todos estos papeles y cartones.

¿Qué más tenemos ahí?

Pues tenía esta otra caja. Tipo clínex.

Sí, quería ilustrar con esto que hay veces

que no todo el envase es de un solo material.

Aquí tenemos un envase que se convierte en complejo

y mezcla dos tipos de materiales.

El principal es cartón, y bueno, tendría que tirarlo

también al contenedor azul.

Antes de tirar una caja conviene abrirla

para que ocupe menos espacio en la recogida.

A tu juicio habría que diseñar los envases de otra forma

para que no contuvieran una mezcla de materiales, ¿no?

Sí. Sería lo ideal.

Creo que lo ideal sería que no tuviera un material distinto

que dificulte el reciclaje de otros materiales.

Esto va a contaminar de alguna manera el reciclaje

de todo el papel y cartón.

Y va a ser difícil de recuperar en este sistema.

¿Qué más tienes ahí en la bolsa mágica?

Aquí tengo un último grupo de envases

y lo que quería ilustrar con este grupo

es que hay a lo mejor envases de cartón

que pueden ser reutilizables.

Pensamos siempre en el cartón de usar y tirar.

A lo mejor con un diseño adecuado, estas hueveras se pueden reutilizar.

Reutilizando estamos reduciendo la cantidad de materia prima

que necesitamos, la energía que se consume para fabricar envases

y todos los viajes de material a reciclajes

y creación de nuevos materiales desde el material recuperado.

Me las llevo que voy a hacer la compra.

Para volverlas a utilizar. Sí.

En toda esta cuestión cabe platearse la primera "r",

la de reducción, y esa es la que nos cuesta.

¿Verdad, Alberto? Esa es la clave.

El problema que tenemos es que cada vez generamos y consumimos

más envases de usar y tirar; es el desafío, el reto.

Hasta dónde vamos a seguir generando

papel y cartón de usar y tirar, que aunque sí tiene esa ventaja,

desde mi punto de vista, sobre el plástico,

necesita superficie, que es un cultivo forestal

y que no podemos dedicar todos los recursos del planeta

en ese cultivo forestal.

Habría que ir en esa línea, primero reducir,

y lo que no sea posible reducir, avanzar

y mejorar la parte de reutilizar.

"La pandemia del coronavirus ha ocasionado un parón inaudito

de muchas actividades económicas.

Pero ha disparado otras.

Durante el confinamiento, hemos visto un pico de producción

de papeles higiénicos y sanitarios.

Y la fabricación de cartón aumentó casi un 9 %

hasta el mes de abril.

Hemos tirado más de comercio electrónico

y la demanda de cartón, por tanto, ha aumentado.

Pedimos una entrevista a Amazon,

pero ni presencial, ni de forma telemática

esta empresa ha querido participar.

Con las fronteras cerradas y el aumento de la demanda

de envases de cartón, los fabricantes han recurrido

al mercado local.

Por lo que los recuperadores han podido colocar

a un mejor precio el "stock" que tenían acumulado.

Como puede verse en los índices de referencia

que publica Aspapel,

el precio subió más de 20 puntos en el mes de abril.

Algo puntual, porque reabiertas las fronteras,

el precio volvió a bajar.

Durante el confinamiento, ha habido otra novedad importante.

La ministra Teresa Rivera firmó una orden el 8 de mayo,

que se publicó el día 21 en el BOE,

por la que se establecen los criterios para determinar

cuándo el papel y cartón recuperado para fabricar papel

deja de ser un residuo.

¿Qué implicaciones tiene esto?

Lo preguntamos por videollamada a la directora del gremio

de recuperación de Cataluña."

¿Qué ventajas tiene esto para el sector?

La primera es que por primera vez se valora

la transformación que se hace en las plantas.

Porque nosotros clasificamos, limpiamos,

y convertimos un residuo en materia prima secundaria.

Y, punto número dos,

que cuando tú ya tienes una materia prima secundaria,

ya no atañe la normativa de residuos,

que es muy compleja y tiene muchísimas garantías

en cuanto a la trazabilidad del residuo,

y se convierte en un producto.

Con lo cual, jugamos al libre mercado.

El hecho de que España tenga una Fin de Condición de Residuo

y una orden ministerial que detalle cuáles son los pasos para determinar

esta Fin de Condición de Residuos,

está muy bien y es perfecto a nivel español.

Pero no nos olvidemos

que la Fin de Condición de Residuos

tiene que ser aceptada también a nivel europeo

porque actualmente, si yo envío un camión

aplicando la Fin de Condición de Residuo

con materia simple secundaria con papel y cartón a Alemania,

pero tengo que pasar por Francia y Francia no tiene

la Fin de Condición de Residuo contemplada,

mi camión, cuando sale de aquí,

será un producto, cuando pase por Francia,

será un residuo, y cuando llegue a Alemania

será otra vez un producto.

Con lo cual, hay una desigualdad que no fomenta

la libre circulación de materias primas secundarias.

Es de vital importancia que desde Europa

se fomente también la adopción

de este Fin de Condición de Residuo.

"Si se están regulando costes para mover el papel

y cartón recuperado, ¿qué había que hacer

para regular los costes de la recogida?

En el azul, la clave pasa

por el tipo de material que echamos ahí.

En poco tiempo, han cambiado nuestros estilos de vida y consumo.

Ahora ya no manejamos

tanto papel impreso; diarios, por ejemplo.

La media dice que cada persona consume ahora 143 kilos al año,

de los cuales, 88 ya se refieren a envases y embalajes.

Ecoembes es la asociación creada por las empresas

que pagan una tasa, el conocido como punto verde,

para que sus envases sean recuperados y reciclados.

Y es Ecoembes la que gestiona los contenedores azules.

Pero hay que saber que esta entidad asume

el coste de solo una parte; de un 40 % de lo que echamos ahí.

Lo que depositamos en el azul, ¿qué se considera envase y qué no?

Se considera envase doméstico

aquellos envases primarios que llevan punto verde

y que por lo tanto pagan a Ecoembes por la gestión de ese material.

Y no se considera envase el papel gráfico;

revistas, periódicos, papel de escribir,

y se considera envase, pero no paga punto verde,

el envase comercial e industrial.

Ese sí que es envase, pero no tiene que pagar punto verde.

De momento.

¿Por qué considera Ecoembes que un 40 %

de todo ese volumen es envase y el resto no?

¿Cómo llega a esa conclusión?

Sí, bueno, eso fue un trabajo que se hizo.

Ese porcentaje nos salió después de hacer un seguimiento

de la composición del material.

Pero pensando que podría evolucionar.

Lo que hemos considerado en los convenios es que se podrá

realizar un análisis de composición,

se podrá aplicar otro porcentaje que salga diferente.

Eso está recogido en los convenios que tenemos firmados

con las Administraciones.

Ha aumentado el comercio "online".

Con lo cual, en casa tenemos más cajas de cartón

y de un volumen enorme.

Esas cajas de una empresa multinacional

como es Amazon, ¿paga punto verde?

Y esas cajas, si entran en el azul, ¿van a entrar

dentro del sistema que tenemos organizado en España?

Efectivamente, el envase del canal "online",

el envase adicional que se incorpora

para hacer el transporte por esa vía,

está sometido a responsabilidad del productor

y debe pagar punto verde.

Lo está pagando y, por lo tanto,

sí que se puede depositar en el contenedor azul,

al igual que otro envase que tengamos en casa,

un envase primario cualquiera, y formaría parte de la financiación

del sistema integrado. Así es, efectivamente.

¿Qué habría que mejorar en el sistema de recogida

para recuperar papel y cartón?

Bueno, pues dos cosas.

Por una parte, en aquellas zonas que hay alta densidad

de pequeños comercios o de servicios

que actualmente, si quieren usar el contenedor azul,

tienen que doblar todas las cajas,

hay veces que la depositan alrededor,

que no caben y las intentan depositar,

pero al final se colapsa el contenedor.

Bueno, pues en esa zona de alta densidad comercial,

se deberían organizar sistemas de gestión de ese cartón

al margen del contenedor azul.

O bien, los ayuntamientos estableciendo

sistemas puerta a puerta,

por ejemplo, el Ayuntamiento de Barcelona

tiene sistemas eficientes de recogida puerta a puerta,

o bien, hacerlo a través de una contratación

con gestores privados.

Pero no colapsar el contenedor azul en esa zonas.

Y por otra parte, otra mejora sería

instalar contenedores que sean muy robustos,

que impidan que en episodios que hay a veces de hurtos del papel,

que el contenedor no se pueda abrir

o que no sea fácilmente estropeable.

Y fortalecer esos contenedores.

"Los municipios tienen muchos deberes por delante.

La Directiva Europea obliga a las ciudades a mejorar la gestión

y marca que en 2025, la recogida selectiva

deberá ser del 55 % del total.

En 2030, del 60 %.

Y en 2035, del 65 %.

En Barcelona, por ejemplo, el Ayuntamiento reconoce

que la recogida selectiva todavía sigue estancada

en el 37,7 % y que urge tomar nuevas medidas.

Por lo que se refiere al papel y al cartón,

aquí dejamos algunas conclusiones.

Habría que cambiar convenios con Ecoembes,

más adaptados a los patrones de consumo.

Establecer otros sistemas de recogida para los comercios.

Conseguir menos impropios en el contenedor azul.

Poner en el mercado embalajes fáciles de plegar

y envases menos complejos, a ser posible, monomateriales.

Y para completar, mejorar la denominada economía circular,

para que en el mercado mundial de materia prima secundaria

casen la oferta y la demanda.

Las leyes del mercado por sí mismas

podrían volvernos a llevar al colapso."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Azul

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El escarabajo verde - Azul

18 sep 2020

En las últimas décadas hemos visto cómo han ido apareciendo en las ciudades contenedores de color azul. Ahí es donde tenemos que depositarlos, para que se recuperen y se reciclen.

ver más sobre "El escarabajo verde - Azul" ver menos sobre "El escarabajo verde - Azul"
Programas completos (391)
Clips

Los últimos 617 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos