www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5897910
Para todos los públicos El escarabajo verde - Al borde del abismo: Episodio 2 - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

El año pasado fue diferente a cualquiera que hayamos conocido.

La pandemia ha atraído bloqueos, distanciamiento social,

y ha alterado nuestra propia forma de vida.

Más personas que nunca han recurrido a la naturaleza

y han encontrado consuelo en el mundo natural.

Los animales expulsados por los humanos

han tenido la oportunidad de regresar.

No hay duda de que la pandemia de covid 19

nos ha hecho reevaluar lo que nos importa

y cuestionarnos cómo estamos viviendo nuestras vidas

y el impacto que estamos teniendo en el planeta.

Pero hoy estamos perdiendo más plantas y animales

que en cualquier otro momento de la historia.

Es fácil pensar que no se puede hacer nada, que es demasiado tarde,

pero los conservacionistas de toda Europa

están ganando victoria reñidas.

En este programa veremos como en Irlanda

la ardilla roja y el charrán Rosado

están siendo recuperados del borde de la extinción.

Descubriremos cómo el zorro ártico en Noruega

y la tortuga boba en España están regresando,

ambos luchando contra el cambio climático.

En las ciudades de Europa veremos

cómo estábamos aprendiendo a vivir con el vencejo,

el murciélago y el halcón peregrino, en lugar de expulsarlos.

Desde los océanos, hasta nuestras montañas y ciudades,

mostraremos cómo podemos cambiar el rumbo

y traer de vuelta a la vida salvaje de Europa

desde el borde del abismo.

Está claro que podemos encontrar formas

para que los humanos y la naturaleza coexistan.

Pero qué sucede cuando las criaturas que estás tratando de salvar

tiene necesidades muy especiales.

Altamente nocturnos, los murciélagos rara vez se ven,

por lo que es posible que muchos de nosotros

no nos demos cuenta de que podrían estar viviendo

justo debajo de nuestras narices.

Esto significa que podemos provocar perjuicios

a estos pequeños mamíferos voladores,

sin ni siquiera darnos cuenta.

La contaminación lumínica es uno de los mayores problemas

que enfrentan estas criaturas enigmáticas

y a menudo incomprendidas.

Los estudios han demostrado

que las luces que brillan en su lugar de descanso

retrasan la noche para los murciélagos,

por lo que salen cada vez más tarde y por lo tanto,

tienen menos tiempo para cazar.

El campanario de esta iglesia alberga una colonia de cría

de unos cien individuos.

-El Centro para la protección de los quirópteros nos informó

que un foco apuntaba directamente al punto de salida

de los murciélagos y nosotros, como oficina de la naturaleza,

hemos trabajado con los dueños de la Iglesia, la ciudad de Belinchona.

Juntos hemos encontrado una solución muy simple pero efectiva.

Reposicionar y reorientar el foco

que ya no ilumina el punto de salidas de murciélagos en el campanario,

sino la fachada de la Iglesia.

-Trabajando en conjunto con la ciudad de Belinchona,

el siguiente paso será identificar los corredores de vuelo

y mantenerlos a oscuras para ayudar a la conexión

entre los refugios y sus áreas de caza.

Los corredores de vuelo de una relativa oscuridad,

son, por tanto, imprescindibles para estos pequeños mamíferos.

Y una prueba de que unos sencillos cambios

pueden hacer posible la coexistencia.

Con un poco de determinación,

la creación de muchas más áreas protegidas

garantizará que otras especies en peligro

puedan sobrevivir permanentemente.

Tenemos que aprender a compartir nuevamente.

Pero qué pasa si la especie que estamos tratando de salvar

es menos carismática y pasa a su existencia

casi completamente fuera de la mirada del público.

Europa alberga no menos

de 546 especies de peces de agua dulce,

y casi el 80 % de ellas no se encuentran

en ningún otro lugar de la tierra.

Casi la mitad se encuentra en grave peligro de extinción,

y no es de extrañar.

Nuestros ríos se han contaminado con fertilizantes agrícolas,

escorrentías industriales, o han cambiado el curso,

y se han vuelto cada vez más tóxicos para los peces que viven en ellos.

Aquí, en el Valle de Vipava, en el oeste de Eslovenia,

el río es alimentado por arroyos que fluyen

desde las impresionantes mesetas kársticas.

Con el fin de expandir las tierras agrícolas,

todos los grandes meandros del río se eliminaron y enderezaron.

El flujo del río Vipava cambió

y el hábitat natural de muchas especies fue devastado.

"La lasca o nase",

una especie de pez pequeño que ha vivido aquí durante miles de años

y que solo se encuentra en Eslovenia e Italia, casi desapareció.

La doctora Kaja Plibersek y el Instituto de pesca Eslovenia

se dieron cuenta de que era necesario hacer algo.

-La lasca del sur de Europa

tiene un cuerpo esbelto con rayas oscuras.

Para vivir necesita cursos de agua muy sombreados,

con cursos de agua dinámicos

y una proporción saludable de remanso si corrientes.

Necesita de la cobertura que ofrecen los cantos rodados

o fondos de grava.

Tone Tavgar del Instituto de Investigación pesquera,

explica cómo se inició un programa de cría

para repoblar tramos del río cuidadosamente protegidos

con resultados prometedores.

-Estamos muy contentos de encontrar alrededor de diez individuos

en una sección muy corta.

A pesar de que liberamos

mil individuos o más en todo el curso de agua,

encontrarlos en una pequeña sección,

muestra que el pez está sobreviviendo en condiciones naturales.

Después de intensas intervenciones,

la naturaleza ha vuelto de nuevo con determinación.

Parece que todavía hay esperanza para la lasca en Eslovenia.

-Por supuesto, continuaremos con las actividades

de protección del hábitat y concienciación pública

durante los próximos años.

Las acciones que tomamos

para tratar de domesticar la naturaleza

y doblegarla a nuestra voluntad

siempre tienen consecuencias.

Al restaurar y proteger

los ecosistemas naturales de los ríos,

la biodiversidad puede volver a prosperar.

Podemos trabajar la tierra de manera que dejé suficiente espacio

para que los animales prosperen junto a nosotros.

Podemos cambiar el rumbo

hacia la devastación de nuestros sistemas hídricos

y de nuestro suelo fértil.

A medida que nuestro clima se calienta,

muchas especies de Europa están sintiendo el calor

y tienen que reaccionar ante tiempos inciertos.

Las presiones humanas también se han combinado

para empujar a las especies polares al borde de la extinción

a medida que su frágil hábitat se reduce.

Animales que podrían haber asumido estar a salvo de nuestra influencia.

El cambio climático está teniendo un impacto más dramático

en estos animales que cualquier otro.

Los casquetes polares se están derritiendo seis veces más rápido

que en la década de 1990.

Y las criaturas que se han adaptado durante millones de años

a las regiones cubiertas de hielo de nuestro planeta

están sufriendo enormemente.

Está claro tristemente que algunos no lo conseguirán.

Se está trabajando mucho para asegurar que un animal,

el zorro ártico, no esté entre ellos.

El zorro está sumamente adaptado a las condiciones frías,

capaz de sobrevivir en temperaturas de hasta menos 40 grados.

Este mundo helado es su dominio

compartido con otras especies adaptadas al frío,

como el reno, el urogallo y el búho nival.

Pero el zorro ártico ha sufrido durante mucho tiempo

a manos del hombre.

Hace 100 años, la piel de un zorro ártico

podía significar el salario de un año para un cazador.

La caza extensiva desembocó en su casi total exterminio.

El zorro ártico se protegió por ley en 1930,

pero la población nunca se recuperó.

Aunque pueden tener camadas grandes, hasta diez cachorros a la vez,

su éxito reproductivo depende casi por completo

de la presencia de su presa favorita el lemming o ratón ártico.

A veces los Lemmings

se reproducen en cantidades colosales en las montañas.

Estas grabaciones de 1963

se realizaron durante uno de los grandes años de lemming.

Cuando se hicieron las grabaciones de estos cachorros

en una madriguera, en 1998,

solo quedaban unos 50 zorros árticos en toda Noruega.

Algo había hecho que los Lemmings escasearan dramáticamente,

el cambio climático.

El clima templado y la lluvia

hicieron que se formara hielo sobre la vegetación

en la que viven los Lemmings.

Por lo tanto, los inviernos suaves

pueden ser catastróficos para estos roedores.

Los inviernos más cálidos también significaron

que el primo más grande y agresivo de los zorros árticos,

el zorro rojo, podría invadir su territorio

y competir con el zorro ártico más pequeño.

Con solo unos 50 individuos en todo el país,

los científicos estimaron que el zorro ártico

estaba al borde de la extinción, había que hacer algo urgente.

Se inició un programa de cría en cautividad

y los animales se devolvieron a las zonas montañosas adecuadas.

La operación de rescate ha dado resultados,

hoy en día hay alrededor de mil zorros árticos en Noruega y Suecia.

La esperanza es que cuando la población alcanza niveles críticos,

haya suficientes zorros para que puedan sobrevivir solos

en las montañas escandinavas y defenderse de los problemas

que nos acosan por todos lados.

Pero quedan muchos años antes de que se alcance ese objetivo,

y mientras tanto, la población es monitoreada cerca.

Si bien los signos obvios del cambio climático

pueden ser la pérdida de hielo en las regiones polares,

de ninguna manera, es el único signo.

El aumento de la temperatura del océano

también está teniendo un efecto profundo en algunas criaturas.

A mediados de julio de 2020 se compartido en Instagram

esta escena grabada en las playas de Barcelona.

Los jóvenes que lo publicaron etiquetaron a la Fundación Cram,

una organización que trabaja

por la recuperación de animales marinos.

Los expertos de la Fundación sospecharon

que podría tratarse de una tortuga que había venido a poner sus huevos,

y tras buscar en la arena, encontraron el nido.

Fue una apuesta histórica del 77 huevos,

ya que esta es la primera evidencia de que una tortuga boba

haya anidado en las playas de Barcelona.

Los huevos fueron custodiados día y noche por voluntarios

que llegaron en masa para responder a la llamada del Ayuntamiento,

un buen indicador de la pasión

que la gente siente por esta especie.

En la madrugada, entre el 28 y 30 de agosto,

el equipo del Cram presenció

cómo emergían del nido las tortugas recién nacidas.

-Digamos, lo primeros registros,

son de hace muy pocos años, entonces recientemente digamos,

prácticamente a partir del 2000,

empezamos a ver puestas, pero en el 2014

es cuando realmente se ha visto un incremento bastante significativo

del número, digamos, de eventos de nidificación que encontramos.

Las tortugas son un buen símbolo para la conservación,

grandes, hermosas, llamativas y no amenazadoras.

Pero el aumento del tráfico marítimo,

la contaminación plástica y la pesca industrial

representa amenazas complejas para esta especie.

-Estáis Caimán, ¿vale? Es una chiquitaja.

Y lo que pasaba es que tenía un nailon

que estaba enredado en su extremidad,

lo que hacía es que impedía la vascularización de toda su aleta,

en este caso, la anterior izquierda.

Y necrosó, esta aleta necrosó.

Debido a esto hicimos un tratamiento antibiótico,

antiinflamatorio, analgésico y entro a quirófano,

y en quirófano lo que hicimos fue amputarle la extremidad.

Este animal es perfectamente viable en naturaleza.

Ya se han visto casos en donde hay animales con una extremidad de menos

son capaces de seguir su curso, procrear, cazar, etcétera.

Caimán llegó a las instalaciones del Cram el 30 de junio de 2020.

Aunque nunca recuperará su aleta,

el 1 de octubre recuperó su libertad.

Lucía Garrido, del Instituto Cram cree

que la llegada de la tortuga boba a las playas cercanas a Barcelona

es un evento increíblemente raro,

pero a medida que aumente la temperatura del mar,

se volverá más común.

-El cambio climático está favoreciendo

que las temperaturas sean tan elevadas

que muchas veces, la supervivencia de los huevos que ponen la tortuga

sea a partir de 34 grados, en la tortuga boba,

la supervivencia de los huevos es nula.

Entonces creemos que lo que están haciendo las tortugas,

es buscar nuevas áreas de puesta

con temperaturas más frías de la arena para hacer la incubación.

Poco se ha estudiado

sobre el impacto psicosocial de la fauna que vuelve,

o como en este caso, que nunca antes había estado presente.

Si el contacto es inevitable, ¿sabremos reaccionar adecuadamente?

Para su mejor clasificación,

los humanos los han incluido en la clase de los reptiles,

familia Cheloniidae, género careta, especie caretta,

pero esto no lo saben estas tortugas.

Implacablemente siguen su instinto viviendo exclusivamente el presente.

Tampoco saben que hoy en día, su futuro no depende de ellas,

sino de los humanos.

Y estos ya se han confabulado para cuidar su especie.

Restaurar el equilibrio natural y la biodiversidad del territorio

se puede hacer de manera notablemente rápida

y tener profundo resultados positivos.

La oscuridad de la noche todavía se extiende por Slieve Gullion,

en el condado de Armagh, en Irlanda del Norte,

cuando unos pasos se empiezan a oír

entre el bosque que cubre la ladera este de la montaña.

El biólogo Josh Twining se levanta temprano

y espera que alguna de las trampas que ha tendido

contengan alguna de las criaturas más escurridizas

y secretas del país.

-Busco un pequeño carnívoro de la familia de las comadrejas,

pariente del armiño, la nutria y el tejón.

Tengo muchas esperanzas de que encontremos uno hoy,

pero con los animales salvajes nunca se sabe.

Cuando amanece, Josh obtiene un resultado,

una marta, el animales es anestesiado temporalmente.

-Aquí tenemos una hembra joven, menor de dos años.

Lo sabemos por la coloración y el escaso desgaste de sus dientes,

muy afilados, blancos

y con los caninos completamente intactos.

Entonces, después de anestesiarla, reemplazaré ese collar por uno nuevo.

Tiene algunas garrapatas en las orejas que vamos a eliminar,

comprobaremos su peso y luego,

cuando recupere el sentido, volver al bosque.

Con radiocollar cambiado la marta será liberada.

Estos animales han regresado a Irlanda en los últimos años

protegidos por Ley y como efecto de la reforestación.

Ahora se han restaurado alguno de sus antiguos hábitats.

Y podría pensar que el regreso de un depredador

significa malas noticias para los animales de presa,

pero sorprendentemente,

las martas están desempeñando un papel fundamental

en el improbable regresó de otro animal nativo

en peligro de extinción.

Como especie nativa, las ardillas rojas

han existido en Irlanda durante milenios.

Pueden saltar más de dos metros y también juegan un papel clave

en el mantenimiento de la biodiversidad de los bosques.

Si vieran las ardillas rojas, alguna vez fueron abundantes

aquí para el año 2000, los conservacionistas temían

que la especie estuviera condenada.

Su declive se debió a un invasor, uno que compartía su apariencia,

pero destruir a los bosques en lugar de beneficiarnos.

En 1911 se estaba celebrando una boda en los grandes jardines

del castillo de Ford, en el condado de Longford,

en el centro de Irlanda.

Uno de los regalos más inusuales tuvo un efecto tremendo

que sobrevivió al matrimonio de la feliz pareja,

una docena de ardillas grises norteamericanas

que fueron liberadas en el césped ese día.

Al cabo de 100 años,

las criaturas se habían reproducido en toda la isla,

dejando destrucción y enfermedades a su paso.

El número de ardillas rojas disminuye drásticamente,

pero en los últimos 20 años

la especie ha protagonizado un regreso milagroso,

mientras que las ardillas grises se han batido en retirada.

Y se debe principalmente a la marta.

-La recuperación de la marta

nos ha mostrado algunos de los beneficios excepcionales

de la recuperación de depredadores nativos.

Donde ha prosperado

hemos visto disminuciones en la población de ardilla gris

y la posterior recuperación de la ardilla roja.

Sin embargo, lo que desconcertó a los investigadores

fue porqué la ardilla roja florecía en presencia de la marta,

mientras que el ardilla gris iba en declive,

particularmente cuándo se sabe

que este depredador se alimenta de ambas.

La investigación de Josh intenta encontrar la respuesta.

-Se debe a dos razones principales.

La primera es la depredación selectiva,

por lo que la marta come significativamente

más ardillas grises.

Vemos picos de depredación en primavera y verano

que concuerdan con la temporada de reproducción de las ardillas.

Lo que creemos que está sucediendo aquí

es que cuando tienes ardillas grises juveniles,

con hembras cuidándolas,

la marta ataca sus madrigueras

matando tanto juveniles como hembras adultas,

lo que lleva a esta disminución en la población.

Pero como Josh descubrirían un experimento separado,

la ardilla roja también tiene un truco bajo la manga

que ayuda a que su número florezca.

-Teníamos 20 sitios en Irlanda del Norte.

En cada sitio, desplegamos un alimentador de ardillas

y lo monitoreáramos con una cámara trampa.

Luego aplicamos aroma a marta.

Las ardillas rojas dejaban de visitar el comedero

durante aproximadamente 48 horas, y cuando lo hicieron,

mostraron un nivel mucho más alto de vigilancia,

buscando amenazas.

Las ardillas grises, por otro lado,

no mostraron ninguna diferencia de comportamiento.

La ardilla roja había desarrollado

esta respuesta adaptativa al compartir hábitat

con el depredador durante milenios.

Sin embargo, el continuo ascenso de la marta está amenazado,

y este es el enfoque del último trabajo de Josh.

-La mayor amenaza para su recuperación

es la persecución por parte de los humanos.

Un conflicto que se produce

debido a que la marta intenta recuperarse en estos paisajes

y para cumplir con sus requisitos biológicos,

depredan gallinas y otros animales de granja.

Lo que queremos hacer

es investigar la salud de las poblaciones de marta

y su comportamiento en este tipo de paisajes

y ver si podemos trabajar

para mitigar el conflicto en el futuro y por lo tanto,

continuar ayudando a su recuperación.

Porque si podemos continuar con su recuperación,

con un poco de suerte,

podemos asegurar un futuro significativo

para nuestras ardillas rojas en Irlanda.

La historia de la ardilla roja

es un ejemplo de como un depredador nativo,

ayuda a una criatura nativa a luchar contra una especie invasora

Combinado con otros esfuerzos de conservación,

el trabajo de Josh significa

que tanto el futuro de la ardilla roja como el de la marta

deberían estar asegurados.

Nuestro planeta nos proporciona comida, agua y aire limpio gratis.

Y ese es el problema, al darlo por sentado,

no le damos un valor real.

El curso de nuestra civilización necesita ser corregido.

Nos enfrentamos a decisiones urgentes ahora,

y esta pandemia puede darnos la oportunidad

de hacer una pausa y repensarlo todo,

especialmente, nuestro lugar en el mundo natural.

Desde la perspectiva del animal amenazado,

los humanos somos la pandemia más peligrosa de todas.

Pero a diferencia de un virus, sin embargo,

somos capaces de reconocer el daño que hacemos

y de cambiar nuestro comportamiento, es por nuestro propio interés.

Después de todo, sería desastroso

que un parásito matara a su anfitrión.

Subtitulación realizada por Beatriz Barroso Bravo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Al borde del abismo: Episodio 2

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El escarabajo verde - Al borde del abismo: Episodio 2

07 may 2021

En esta segunda parte veréis como Suiza se esfuerza por oscurecer sus calles para crear pasillos para el vuelo de su colonia de murciélagos. Eslovenia quiere conservar un pequeño pez nativo en peligro por las transformaciones modernas de los ríos y la introducción de especies invasoras. Noruega protege a su escasa población de zorro ártico de la competencia de otro invasor: el zorro rojo. Barcelona ha tenido este verano la primera nidificación de tortuga boba de que se tiene constancia. Los veterinarios y biólogos del Centro para la Recuperación de Animales Marinos (CRAM) se han encargado de datar, medir y ayudar que estas primeras tortugas lleguen al mar sin incidentes. Un fenómeno creciente en todo el mediterráneo español. Y para acabar en Irlanda del Norte se está controlando la población de la voraz ardilla gris americana introducida a principios del siglo XX y ayudando a la autóctona ardilla roja gracias al cuidado de su depredador natural la marta.

ver más sobre "El escarabajo verde - Al borde del abismo: Episodio 2 " ver menos sobre "El escarabajo verde - Al borde del abismo: Episodio 2 "
Programas completos (406)
Clips

Los últimos 637 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos