www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5838300
Para todos los públicos El escarabajo verde - El agua en la balanza - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Nuestra relación con la naturaleza

está condicionada, sin duda, por nuestro punto de partida.

En mi caso, he salido de una gran ciudad

con destino a una de las provincias menos habitadas

de España: Teruel. Aquí ha surgido un conflicto,

fruto en parte de un cambio en las estructuras mentales

con las que hemos interpretado

la naturaleza durante siglos.

Concretamente, un cambio en la relación

del hombre con el agua.

Hace años que muchos valoran los ríos

más allá de su aprovechamiento para centrales hidroeléctricas

o regadíos, pero, como todo cambio de paradigma,

es lento, hay matices y provoca conflictos de interés.

Concretamente estoy en la comarca Gúdar Javalambre

junto a la protagonista

del reportaje: la presa de los Toranes,

en el cauce del río Mijares."

Mirad este lugar, forma parte de nuestra comarca

desde 1954, cuando el ingeniero don José Torán

la construyó. Desde entonces, ha sido

un motor más dinamizador

de nuestra comarca.

En este momento, la presa tiene una orden

de demolición desde noviembre del 2020,

la cual se ha recurrido por parte de la comarca

y por parte de los Ayuntamientos implicados

en el asunto.

"Todo empezó hace dos años

al finalizar la concesión que tenía la central hidroeléctrica

para el uso de la presa. En estas situaciones, por ley,

las infraestructuras vuelven a manos del Estado

y este puede exigir a la compañía su demolición.

Esto es lo que ocurrió tras un largo proceso administrativo

de presentación de informes y alegaciones.

A finales de 2020, la Dirección General del Agua

notificó a Iberdrola, la concesionaria en el momento,

que debía derruir la presa.

Tanto Iberdrola como muchos habitantes de la zona

no están de acuerdo y han recurrido la resolución.

Quiero entender los motivos de unos y otros.

El río y su salud están en el centro de la cuestión.

Por eso me preparo para entrar al Mijares

pocos kilómetros por debajo de la presa.

Lo hago junto a Pere Merino,

director de la asociación

AEMS-Ríos con Vida."

¿Ves los lodos?

Sí. Esta acumulación viene causada

por las centrales y la presa de los Toranes.

¿Por qué? Porque, al no tener el libre fluir del río,

ese encefalograma plano que provoca la suelta de agua

hace que los sedimentos vayan poco a poco depositándose

en el cauce y tapando la grava tan necesaria

para la vida del río.

"Su asociación es, junto a otras organizaciones ecologistas,

una de las grandes defensoras

de que se elimine la presa

y son parte implicada en el proceso administrativo."

El conflicto gira todo en torno al río.

El río está todo conectado. No hay un "a partir de aquí".

Los problemas de arriba afectan a los de abajo.

Es más, afectan hasta que llega a los océanos.

Entonces no podemos diseccionar

un problema en un tramo.

Apoyados entre las ramas.

"Me sorprende la pasión con la que defiende

la biodiversidad. Lleva muchos años en Ríos con Vida,

donde su trabajo es totalmente voluntario."

Sí.

No, claro, esto tendría que estar lleno de truchas

y todo esto, estas gravas tenían que estar todas removidas.

¿Vale?

¿Ves todo el lodo, el cieno que suelta?

O sea, no tendría que haber esta tierra.

Claro, esto tenía que estar superlimpio,

y más en esta zona.

La Unión Europea

ha lanzado una campaña dentro del marco europeo

de biodiversidad para conseguir

la conectividad fluvial de 25.000 kilómetros de río.

Dentro de España,

tenemos también la Estrategia Nacional

de Restauración de Ríos

con el apoyo de las Confederaciones Hidrográficas

para poder conseguir

esa conectividad.

"En esta línea de destruir barreras

para recuperar biodiversidad

en espacios fluviales,

se está actuando a nivel internacional.

Esta presa en el río Elwha, en el Estado norteamericano

de Washington, inauguró la tendencia.

Casi diez años después,

los salmones vuelven a remontar el río

una vez aposentados los sedimentos liberados.

En España, recientemente, también se han llevado a cabo

actuaciones marcadas

por la Directiva del Marco del Agua.

Sin embargo, mientras algunas

vuelan por los aires, se siguen construyendo

presas en otros lugares

porque priman beneficios de estas contenciones de agua,

como la energía, el control de inundaciones

o regadíos.

Volvemos al cauce del Mijares.

Tras la presa, el río desciende encañonado

unos 7 kilómetros hasta la central hidroeléctrica

de Las Casas. Aquí de nuevo una barrera

desvía agua hacia otra pequeña central

y el río que sigue encuentra en pocos metros

los primeros barrios de Olba.

El pueblo de Olba es el más afectado

por la decisión del Ministerio.

Son cerca de 200 habitantes repartidos

entre los 14 barrios

que van ocupando los dos márgenes del río.

Precisamente en torno al cuidado del río,

nació hace casi diez años en Olba la asociación Mijares Vivo.

Ellos se han posicionado totalmente en contra del derribo

y me da la sensación

de que sienten cuestionado su ecologismo

ante la presión de los grandes grupos

ambientalistas."

Nuestra finalidad es la búsqueda de la preservación

del medioambiente.

Y los estatutos hablan de desarrollo sostenible.

Es un concepto que a lo mejor ahora ha caído un poco en desuso

porque se ha abusado mucho de él,

pero sigo pensando que tiene su validez

el intentar armonizar

la presencia humana y las actividades humanas

con el estado natural

de lo mejor posible.

Si estuviéramos hablando

de construir una presa, evidentemente, nos posicionaríamos

en contra. De lo que estamos hablando

es de que existe la necesidad de energía,

de que la hidroeléctrica,

dentro de las renovables, está considerada estratégica

porque continuidad en la producción.

Pero, con los años que tengo, puedo decir que ha sido compatible

durante muchísimos años tener el río en un estado de conservación

más que aceptable con el aprovechamiento eléctrico

sin que una cosa se llevara por delante la otra.

"Ante la caducidad de la concesión,

Javier Marín defiende que, tal como se aprobó en una moción

del Congreso de los Diputados en 2018,

la central hidroeléctrica pase a ser gestionada por el Gobierno.

Pero su petición va más allá de la gestión."

La propuesta concreta

es muy sencilla: con una pequeña parte

del beneficio económico que genera esa central,

se pueden hacer actuaciones en el río

en donde de verdad existen problemas.

Entonces lo que está faltando, realmente, es una pieza que se llama

"financiación". Y la financiación podría estar

si esa presa se mantiene y si esa central funciona

y tiene una gestión pública.

"Javier pone como ejemplo las centrales del Pirineo

que pasaron a ser gestionadas por la Confederación Hidrográfica

del Ebro, pero la realidad es que solo una,

la de El Pueyo, ha conseguido que sus beneficios

reviertan en el pueblo.

A todos los Ayuntamientos con centrales que posteriormente

terminaron sus concesiones,

el Tribunal Supremo les negó estos beneficios.

La central de Las Casas está cerrada desde noviembre.

Hasta aquí llegaba el agua por un canal de derivación

desde la presa. En sus últimos años

de funcionamiento, solo se generaba electricidad

con una de las dos turbinas existentes

por falta de agua.

David Hammerstein, de la asociación

El Mijares No se Toca, Ecologistas en Acción,

no ve necesaria la continuidad de pequeñas centrales como esta."

¿Qué dirías a eso?

A España le sobra la electricidad.

Tiene tres veces o cuatro veces más capacidad

de generación de electricidad

que incluso los picos más altos de consumo.

La central eléctrica, según el estudio de ingenieros

del Ministerio, solo sería rentable

producir luz, electricidad,

si el caudal ecológico del río

era por debajo de 1.000 litros por segundo.

¿Qué quiere decir? O tenemos bastante agua en el río

para mantener la vida en el río de peces de un ecosistema vivaz

o tenemos una central eléctrica rentable.

Hay que elegir.

Hay que elegir.

"El tramo del río afectado,

si se elimina la presa,

será, principalmente, el de los estrechos del Mijares,

considerado lugar de importancia comunitaria

por la Red Natura 2000.

Mientras unos defienden que recibió esta consideración

a pesar de la existencia de la presa,

otros ven una oportunidad de mejora."

El impacto es río a abajo, pero también es río arriba,

porque estamos hablando

de colectividad, estamos hablando de peces, culebras,

de un corredor de biodiversidad.

No podemos tener, por ejemplo,

electricidad 100 % renovable

en un planeta 100 % muerto.

Evidentemente, la presa no mejora el río,

pero tampoco es ni el principal ni el más grave de los problemas.

Entonces creo que sí, que para el río quizás fuera

una pequeña mejora el que no existiera la presa,

pero, si miramos el conjunto o la globalidad, que creo que es

lo básico en ecologismo,

es mucho más lo que se pierde que lo que supuestamente se gana.

Que nos ha costado posicionarnos,

pero, una vez que ya entiendes los elementos que hay en juego

en esta polémica

y se inclina la balanza mucho más hacia un lado que al otro,

porque pensamos que mantener la presa

es menos perjudicial que quitarla.

Clo, clo, clo, clo.

Vamos a ver.

Os habéis comido todo, ¿eh?

¿Hambre tenéis?

"Cristina Leralta llegó a Olba

hace más de una década buscando una nueva forma de vida

más conectada a la naturaleza.

Enumera muchos motivos

contra la demolición, como la posible toxicidad

de los lodos que desenterrarán,

el riesgo de incendios

o la pérdida de la acequia del Diablo,

que afecta directamente a su barrio.

Históricamente, el agua de esta acequia

no dependía de la presa

y se tomaba de un azud metros abajo.

Pero, tras un derrumbe

hace más de 20 años, se optó por coger el agua

del canal de la central.

Desde que se cerró el canal,

la acequia está seca."

Desde Mijares Vivo, tenemos muy claro que las personas

son importantes, que no podemos cuidar un río

sin mirar el valle en su conjunto.

Y el valle incluye a la gente que vivimos aquí

y a las posibles que puedan venir en un futuro.

Vendo huevos.

¿Qué quieres? ¿Medio?

-Sí.

"La población de Olba ha crecido en los últimos años.

Entre los últimos en llegar al valle,

está Elena Benito.

Hace un año y medio, cambió la ciudad de Valencia

por un barrio de Olba. Precisamente, uno de los que regaba

la acequia del Diablo.

Junto a ella, hay más recién llegados

que se han encontrado con un conflicto que desconocían

y que les afecta directamente."

Tenemos las mismas dudas, preguntas y circunstancias

y no es que diga que es nuestra postura,

pero sí hemos tratado siempre

de plantear una perspectiva abierta

que, independientemente de la posición respecto a la presa,

defienda la acequia.

"Elena creó la plataforma Acequias Vivas,

pero no consta como parte implicada

porque el proceso judicial

ya estaba casi resuelto cuando lo conocieron.

Por este motivo, ha apoyado a Mijares Vivo

contra la demolición

aunque no comparte todos sus argumentos."

Ha sido un viaje personal

de mis posturas también como ecologista

y me ha hecho ver, yo, que estado firmando

1.000 cosas desde la ciudad,

me ha hecho ver los hilos,

las cosas tan sutiles que vertebran un territorio.

Y me ha hecho pensar qué es medioambiente exactamente.

Cuando paso por el río, quiero que el río tenga peces

y quiero que el río tenga vida.

Pero también hay otras cosas.

Y sigo en ese proceso. Y sigo en un proceso de aprendizaje

en este máster que está siendo esta problemática.

Está siendo un máster impagable.

"Visitamos el núcleo de Olba un domingo por la tarde:

calles vacías y mucho silencio que contrasta

con la tensión que percibo cada vez que pregunto.

Federico Martín es el alcalde.

Hablamos de este malestar."

Me da la sensación de que cada vez hay más tensión.

La gente está muy preocupada. Ten en cuenta que las acequias aquí

es una forma de vida.

Entonces el pensar que las acequias se van a perder

crea una gran preocupación.

Entonces, como ves, el sentir,

la gente tiene miedo, tiene miedo a perder unos derechos,

que son como los derechos del riego.

"Todo el valle de Olba está regado por acequias

que circulan a distintos niveles del monte.

Y también dentro del núcleo escuchamos correr el agua."

Aquí tienes un ejemplo.

Y exactamente es lo mismo

y son parte de Olba.

Cuando una acequia se muere,

siempre lo digo, parte de Olba se muere.

De hecho, las acequias,

además, crean unos corredores naturales verdes

que le dan vida al valle.

"Muy cerca del ayuntamiento,

pero al otro lado del río,

vive David Hammerstein.

Tras años entre Valencia

y Bruselas, se ha jubilado en este valle.

También se declara enamorado de las acequias,

pero cree que no pueden condicionar

la decisión de derruir la presa."

Reivindicar el mantenimiento de una presa

para una acequia de 20, 30, a lo máximo, 40 litros por segundo

y reivindicar el desvío del río de miles de litros por segundo es

matar moscas a cañonazos.

"Llegamos a su casa y su mujer, Mara, nos recibe

argumentando enérgicamente que el aumento de la contaminación

de los últimos años hace más urgente la actuación

para que crezca el caudal del río."

La presa elimina el caudal. Al eliminar el caudal natural,

se concentran los vertidos tóxicos que recibe.

Es decir, es una espiral que alimenta los daños sobre el río

porque, cuanta menos agua,

menos dilución de todo lo que recibe.

Pero esa es la lógica.

"Fuera de cámara, insiste en la necesidad de actuar,

aunque afecte a pocos kilómetros.

Están visiblemente molestos

con la actitud mayoritaria en el pueblo ante el conflicto

y hacia ellos.

La conversación deriva hacia las formas de relación

y de poder en el mundo rural."

El neocatequismo del mundo rural

es muy personalizado

y funciona no como una ciudad

donde hay anonimato.

Nadie te va a controlar tanto en este sentido.

Y entonces se crean consensos muy rápidos

sobre tópicos

que son muy difíciles de romper.

"José Manuel Salvador

es el presidente de la acequia del Diablo.

Nació en este barrio de Olba.

Aquí tiene sus huertos para consumo propio

y ahora no tiene agua.

No quiere oír hablar

de alternativas que no sean mantener la presa."

El futuro, mal.

Hablan de la España vacía de muchos políticos, pero...

Esta zona alta va a perder bastante

porque el agua es muy importante.

Cada vez que una acequia se pierde,

se pierde una oportunidad en Olba.

Luego ¿qué conseguimos con esto?

Si se pierde una acequia

y se pierden oportunidades,

lo que hacemos es aumentar esa España vaciada.

Le estamos quitando oportunidades.

-Por un mundo rural vivo y plural.

Esta expresión de victimismo,

de "todo el mundo está contra nosotros",

que políticamente se utiliza

y después para buscar las motivaciones políticas.

O puede, simplemente, quiere ser de aumentar

y ampliar, amplificar la caja tan grande

para sacar recursos económicos,

financiar las inversiones por otra parte.

"Víctimas o no, consideran que es simplemente

una lucha con la mejor de las intenciones

por los intereses del territorio que defienden

y del que se sienten responsables."

Nosotros no entendemos el término de "la España vaciada".

Entendemos el término

de que somos un rincón de Teruel que lucha por sobrevivir.

Y para ello necesitamos que se nos aporte,

que nos dejen,

que haya inversiones que permitan seguir rentabilizando

la zona. Pero la destrucción no aporta nada,

la destrucción resta en todo momento.

"José Manuel tiene desde hace años

campos de encina trufera

en la zona de Sarrión y ha intentado plantar

en el valle de Olba.

La truficultura es una de las inversiones

que está resultando más atractiva

para el futuro de la comarca."

Quieta.

"El conflicto en torno a la presa ha involucrado a toda la comarca,

que ha apoyado de forma unánime su conservación."

Esta presa significa un recurso muy importante

desde el punto de vista estratégico,

especialmente, en la prevención de incendios,

dado que ese hectómetro cúbico

de agua que tiene el embalse de los Toranes

permite ser un punto de captación de agua

de cualquier siniestro.

Toda esta comarca, y especialmente el enclave próximo

al embalse de los Toranes,

tiene un alto riesgo desde el punto de vista

del recurso forestal como tal.

-Generalmente, los pantanos, si no son muy grandes

y que permiten los anfibios, los aviones,

no se utilizan para incendios forestales

porque tienen problemas.

Puede haber fondos que pueden desgarran un bambi,

dejar sujeto un helicóptero allí

que no puede salir, puede haber accidentes.

"Juan Rodríguez es técnico forestal

y concejal de Unidas Podemos

en el Ayuntamiento de Olba. Me explica que en el borrador

del Plan de Prevención de Incendios de la comarca,

el pantano se ha considerado irrelevante."

Lo que sí es útil, y lo defenderé siempre,

son las acequias,

porque la acequia no va a apagar un gran incendio

que le venga por aquí, nos tocará salir corriendo

y santas pascuas; pero un incendio que se provoque

cerca del barrio, los vecinos saltamos

y sí que hemos apagado

unos cuantos conatos con el agua de las acequias.

A nivel de incendios forestales,

la defensa de la acequia;

del pantano, no.

"En el Ayuntamiento, es el único que defiende

esta postura ante la presa.

Quizá es este aislamiento la causa de que se muestre

tan contundente."

Pienso que el río

va a mejorar mucho; que el mayor activo

que tiene este valle y este pueblo es su río Mijares;

que, a partir de que ese pantano no esté,

seremos cabecera de río,

con lo cual tendremos muchísimas facilidades;

y la acequia tiene una solución más viable,

más económica y más solidaria

que mantener un hectómetro cúbico de agua

para regar cuatro tomateras.

El Mijares No se Toca, Ecologistas en Acción,

ante la inacción de la Administración,

del Ayuntamiento, Gobierno de Aragón,

se buscan alternativas.

Nosotros hemos solicitado

llevar a cabo un estudio por ingenieros

de cómo llevar agua con bombeo solar

a la acequia del Diablo sin dañar el caudal ecológico

y sin una barrera infranqueable

que destruya la biodiversidad en el río

como la presa de los Toranes.

Va a pedir esta misma semana.

"La propuesta consiste en bombear agua hasta la acequia

desde el río a la altura de la central

a través de un sistema de placas fotovoltaicas.

La asociación El Mijares No se Toca,

Ecologistas en Acción presentó esta alternativa

días después en el Ayuntamiento,

tras mostrarla a la prensa.

De todos modos, el alcalde de Olba nos explicó

que ellos ya habían valorado alternativas,

pero ninguna parecía viable."

Nosotros hemos hecho unos pequeños estudios,

pero son muy sencillos, además, no hay que pensar mucho.

"La primera opción sería reconstruir los tres kilómetros

de acequia derruida,

pero esto extendería a más de 300.000 euros.

Otra alternativa sería subir por bombeo

agua desde el río, pero también costaría mucho

porque implicaría, según dice, una balsa, mangueras

y contratar a una persona para regular el paso de agua."

También sería un sobrecoste.

¿Y cuál es la tercera solución?

La solución tercera, que es la que ahora existe,

si esto es el canal,

de la toma del canal, hay una tubería que, por gravedad,

cae a la acequia,

que es lo que hay ahora.

¿Vale? ¿Y entonces qué inversión?

Es la que ya hay, no hay que hacer nada.

¿Y, para que esta solución funcione,

qué necesitamos? La presa de los Toranes.

"Sobre la propuesta de Ecologistas en Acción

que conocieron después, agradece la iniciativa,

aunque tiene algunas objeciones

respecto a la discontinuidad en el flujo de agua inherente

a la energía fotovoltaica.

Pero lo que de verdad le preocupa es que la inversión es inasumible

para una comunidad de regantes que recauda 6.000 euros anuales."

Seamos realistas.

¿Crees que va a venir una administración

que va a soltar a la comunidad de regantes,

nos va a soltar 400.000 euros, 300.000 euros?

No.

¿Al final, qué pienso? Que hay una serie de asociaciones,

que muchas de ellas están completamente fuera.

Se tirará la presa de los Toranes

y, al final, ¿qué sucederá? Que el problema lo tendremos aquí.

Ellos se irán de aquí y nosotros, al final,

nos quedaremos sin acequia y sin riego.

"A los defensores de la presa,

también les preocupa el impacto de la demolición

y la posible toxicidad de los lodos que desentierren.

El responsable de evaluarlo será Iberdrola

cuando la resolución sea firme.

Sin embargo, Elena Benito,

que ha consultado con ambientólogos,

me explica que, según la ley de impacto ambiental,

se deberían haber realizado estudios multidisciplinares

antes de tomar ninguna decisión.

En ello se tiene que evaluar el impacto de todas las opciones

con la participación

de los afectados."

Ojalá hubiese pasado eso porque habría habido un diálogo

antes de la decisión

y no habría, quizás, la división que hay ahora,

que no es nada agradable.

No es nada agradable lo que está pasando, la verdad.

Es un momento ideal, o sea, es o ahora o nunca.

Si ahora se decide que el pantano cae

y no somos capaces de ponernos de acuerdo

en buscar una solución, nos quedaremos sin acequia.

Por sí solo, demoler una presa no va a frenar

la pérdida de biodiversidad

a nivel planetario, o sea, estamos hablando

de algo muy puntual que asociaciones de carácter estatal

se han posicionado porque en realidad esto

lo ven como una punta de lanza,

como una forma de sentar un precedente

de lo que, de ahora en adelante,

va a ocurrir cada vez que una central

caduque su concesión.

España es el país campeón

de presas en Europa con 1.230 presas.

Es el país que tiene los ríos más llenos de hormigón.

Hemos hipotecado nuestros ríos

muchas veces para 50, 60 años a grandes empresas eléctricas,

cuando los ríos

son un bien común, de todos y de todas.

Esta situación representa,

dentro de lo que es el cauce del propio río,

un elemento que no es esencial

y especialmente relevante en la continuidad de todo el cauce.

Muy poquito aguas arriba, hay otra contención de agua;

muy poquito aguas abajo,

hay otra para derivar a otra central hidroeléctrica.

Todas las presas no se pueden quitar.

Hay que ir poco a poco

y con razonamientos y con la ciencia a tu lado.

Entonces, en esta presa en concreto,

ha estado de acuerdo el Gobierno de España,

ha estado de acuerdo la Confederación Hidrográfica

del Júcar. Pero ningún Ayuntamiento de la zona

está de acuerdo. Claro, porque es parte

de su historia, de su vida,

de su escasa, digamos, visión del paisaje

de unos años de vida.

"El futuro de la presa es aún incierto.

Está por ver si queda un largo recorrido

de recursos y litigios interponiendo

un contencioso administrativo

o se puede llegar a acuerdos

y encontrar alternativas.

Sin duda, para ello será necesario

saltar obstáculos tan grandes como los del propio río Mijares.

Pocos kilómetros al sur de Olba,

nos sorprende esta presa de Arenós,

que embalsa el agua del Mijares

en un gigantesco pantano

con el que riegan toda la productiva Plana

de Castellón.

Aquí la polémica que hemos tratado adquiere

otra dimensión.

El río desaparece y, durante unas decenas de metros,

se convierte en una riera seca

para volver a salir por este agujero

un poco más adelante.

En esta impactante imagen,

unos verán el desarrollo de una pujante agricultura

y otros muchos, la degradación de un río convertido en un grifo

que puede abrirse o cerrarse a voluntad.

Y, mientras se redefinen los paradigmas en torno al agua,

esperemos que en el valle de Olba,

con el tiempo y el esfuerzo de todos,

encuentren equilibrio en la balanza

y una vía de consenso en el futuro."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El agua en la balanza

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El escarabajo verde - El agua en la balanza

09 abr 2021

En el sur de Teruel, en el valle del río Mijares ha surgido un conflicto en torno a la decisión del Ministerio de Transición Ecológica de derribar una presa tras caducar la concesión que sobre ella tenía una central hidroeléctrica.

ver más sobre "El escarabajo verde - El agua en la balanza" ver menos sobre "El escarabajo verde - El agua en la balanza"
Clips

Los últimos 631 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios