www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2888710
Para todos los públicos El debate de La 1 - La violencia en el deporte - Ver ahora
Transcripción completa

(Gritos)

-¡Sinvergüenzas!

(Música)

¿Pueden los clubes echar a los ultras de los campos?

¿Deben hacerlo?

Si pueden y deben,

¿por qué todavía no lo han hecho?

Bienvenidos a este espacio de reflexión que pueden seguir

a través de La 1, el Canal 24 Horas, Radio 5 y RTVE.es.

Decía Albert Camus que todo lo que sabía de los hombres

se lo debía al fútbol.

Los aledaños nos han vuelto a mostrar

la certeza más amarga del hombre.

¿Por qué hemos llegado a este punto?

Son algunas preguntas que deberán responder

seis invitados que conocer los entresijos del mundo del fútbol.

Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte.

Francisco Rubio, presidente del Comité de la Federación.

Alfredo Relaño, director del diario "As", Rafael Martín Vázquez,

exjugador, Esteban Ibarra,

presidente del Movimiento Contra la Intolerancia, y Julián Reyes,

jefe de Deportes de esta casa.

También estaba invitada la Liga de Fútbol Profesional,

ha declinado la oferta.

El Atlético de Madrid rompía relaciones con el Frente Atlético.

No será una peña oficial.

El Dépor va a cerrar la grada de los ultras durante dos partidos.

Son las primeras medidas de urgencia,

la batalla campal de Francisco Javier Romero

es la prueba de que la violencia está volviendo

con una intensidad que recuerda los años 90.

Reiteración de enfrentamientos,

a lo que al final ha ocurrido,

la mañana del domingo, como pueden apreciar,

muy cerca del Vicente Calderón.

Esta tarde ha sido enterrado Francisco Javier Romero.

¿Podía haberse invitado esta muerte?

Buenas noches. Seguro que sí.

No hay nada inevitable.

Lo que al mismo tiempo hay que señalar

es que hay unos métodos de prevención

muy avanzados. Nuestro país es una referencia

en el contexto internacional,

tanto por la legislación como por las praxis

y preparación de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Es normal que se cometan crímenes,

no quiere decir que funcionen mal las cosas.

Nunca hay que conformarse con que eso pase.

Hay que cuestionarse cómo no hemos sido capaces

de evitarlo, pero no ir contra el sistema.

¿Por qué no hemos sido capaces de evitar esta muerte?

Ha cogido con la guardia baja.

Los ultras han tenido cuidado en coger

con la guardia baja a la sociedad,

contrataron los autocar en Lugo en lugar de en La Coruña.

Se citaron por lo bajinis.

Se ha descubierto que ha habido un matute de entradas,

en una responsabilidad que todavía hay que establecer.

Un paquete se sabía que caía en unas manos.

Se mandaron 15 días después 200 entradas.

Son sobre las cuales montaron los ultras el viaje.

Hubo una preparación cuidadosa para llegar

a una pelea organizada por tiempo.

Desde la base de una pelea de cuando la celebración

del Atlético por la Liga.

Ha habido negligencia y astucia malévola al montar el viaje.

Señor Ibarra...

La dimensión del enfrentamiento tiene que alarmar.

Hay fallos, y negligencias.

Puede haber dispositivos de seguridad.

Han tenido unas deficiencias.

Los servicios de información, el tema de las entradas...

Me preocupa y me inquieta el nivel de batalla.

250 personas enfrentadas con artefactos.

Con cohetes. Con armas.

Con venganzas,

incluso venganzas que han salido a posteriori.

Estamos ante un peligro de espiral de violencia.

Todos juntos, las instituciones,

la sociedad civil, los periodistas, la Liga y la Federación,

los clubes, tenemos que unirnos para impedir que esa espiral

siga creciendo.

Mucho me temo que va a crecer.

Analizamos lo que falló en la madrugada del sábado al domingo.

Señor Rubio.

El sábado anterior a ese incidente,

a ese lamentable incidente,

en una conferencia en Madrid, en la Universidad,

esperemos que no sucediera como en el Madrid Arena.

Lo que falla es la violencia en general.

No hay que focalizar solo en el ámbito del deporte.

Es una proyección de la violencia de la calle, de los colegios,

del entorno familiar.

A veces somos frívolos.

Incluso ríen las gracias a actitudes absolutamente reprochables.

Hay gente que lejos de enfrentarse a ellas, las alienta.

La Federación ha reconocido un problema de coordinación.

Puedo decir que es un triste incidente en el que se produce,

es no en el estadio, no en la celebración del partido,

y el tema de coordinación, lo desconozco.

No sé si hay tres coordinación a nivel policial o de vigilancia.

Es en el ámbito federativo, desconozco a qué se puede referir.

-Hay que diferenciar también donde se ha producido, ¿no?

Si ha sido en el campo o en los aledaños.

Está por ver lo que ha ocurrido realmente.

Hay diferentes teorías.

Desde los clubes, unos dicen una cosa respecto a las entradas,

otros dicen otra.

Es un reflejo de la sociedad, más allá del fútbol.

Por ser el fútbol, por la repercusión social,

la gente busca esa repercusión.

Este tipo de grupos intenta a través del fútbol

desarrollar sus ideas, o implantarlas.

Creo que sí, que se puede evitar.

Evidentemente, tiene que ser algo común.

Entre todos los estamentos, desde los clubes, la Policía,

en realidad, creo que se puede saber quiénes son.

Hay otra cosa importante.

Dentro de cada organización,

yo no creo que todos eran delincuentes.

--sean

Dentro del grupo, de cada equipo.

Seria importante que la gente que está dentro

y que es representada por esa gente,

fueran los primeros que señalaran a los que hacen daño de ese colectivo.

Un Frente Atlético, o los del Deportivo,

habrá gente que esté triste,

porque un colectivo que anima deportivamente,

pueden ser buenos para un club, se ven por una minoría,

creo que es una minoría,

involucrados en que todos son culpables.

Son los primeros que tienen que señalizarlo

y ayudar a la Policía y a los clubes.

Para desterrar a esta gente, es un reflejo de la sociedad.

Y desmarcarse.

Exactamente.

¿Se han desmarcado?

Hay opiniones, algunas pueden chocar.

Es lo primero, recojo parte del argumentaría de Miguel Cardenal,

es la condición de excepcionalidad.

Lamentamos la muerte de un aficionado,

pero el sistema funciona razonablemente bien.

Hace tiempo que no lamentamos la muerte de un aficionado.

Me parece fundamental.

Y una segunda cosa.

Si 250 violentos, al amparo de un escudo de fútbol,

porque escogen el fútbol para interpretar su violencia

con perfiles ideológicos que conocemos,

han hecho todo lo posible para evitar todo posible

seguimiento de la Policía.

No lo han puesto fácil,

por eso han podido estar en las calles de Madrid,

no en el estadio de fútbol montando la que montaron.

Esteban, el sistema funciona razonablemente bien.

Lamentamos la muerte de un aficionado,

del Deportivo, de los Riazor Blues,

la familia lo tiene que estar sufriendo,

si hoy puede servir para que todas las instituciones

y todos los clubes y personas implicadas,

incluyendo medios de comunicación nos pongamos a la obra,

será una gran noticia.

Quizá también puede suceder lo contrario.

Las medidas que se proponen

son muy firmes para conseguir que se termine

con la violencia que rodea al mundo de fútbol.

Mañana hay una reunión del Consejo Superior de Deportes,

la Federación, y la Liga.

Se estudiarán medidas.

¿Qué va a proponer?

Me interesa destacar, es importante,

algunas cosas que se han apuntado.

Los poderes públicos nos tenemos que sentir concernidos.

Hay un operativo avanzado en nuestro país,

cuesta muchos medios, se utiliza todos los fines de semana,

es muy eficaz. Incluso en términos estadísticos.

Es importante subrayarlo.

Hemos identificado la clave por la que se ha conseguido

eludir la vigilancia policial.

Tiene que ver con el desplazamiento, con las entradas.

Son elementos importantes a tener en cuenta.

Y sobre todo, es importante la sensibilización social.

Hace menos de tres semanas acudí

a la asamblea de la Liga de Fútbol Profesional.

Era en Vigo.

Estuve poco más de una hora con los presidentes y representantes

de los equipos. Traté tres o cuatro temas.

Les pedí, llevamos mucho tiempo diciéndolo,

toda su colaboración para conocer lo que pasa en cada partido.

Si no lo conocemos, es imposible conocerlo.

No tenemos gente que se desplace a los estadios.

Si no hacen constar lo que ocurre, es imposible perseguirlo.

Nos enteramos de lo que pasa en un partido importante,

de los insultos a Messi o a Ronaldo.

¿Qué repercusión tuvo esa intervención mía?

Mucha relativa a la venta de los derechos de televisión

y a otros aspectos.

En junio, al hilo de unos incidentes racistas,

abrimos, en el portal del Consejo Superior de Deportes,

un buzón para que cualquiera pueda denunciar

incidentes que conozca en un acontecimiento deportivo

de naturaleza violenta, racista o xenófoba.

Han llegado pocas en relación a los incidentes que ocurren.

Es importante aprovechar las asimilación,

han tenido que ocurrir los acontecimientos que conocemos.

Fue muy útil la reunión,

permitió para empezar lo que había fallado. Hasta entonces no se sabía.

Aparecieron las entradas de las que había un desconocimiento absoluto.

Representan una grave anomalía.

Cuando sea investigado en profundidad,

va a dar muchas luces sobre lo que ha fallado en esta ocasión.

Se pusieron sobre la mesa medidas que requieren implementación

por parte de la Liga,

hubo una coincidencia total de objetivos.

Es de lo que mañana vamos a hablar

de temas muy concreto.

Seguro que se nos ocurren otras cosas.

Se trata de controlar la relación de los clubes con los entornos.

Aprovechan la oportunidad de los acontecimientos

de masas para expresarse de manera violenta.

Desde el punto de vista deportivo,

carece de cualquier sentido que aficionados de equipos distintos,

que no tienen ninguna relación,

se consideran hermanados para pelearse con otros equipos.

No entiendo que la afición en un contexto internacional,

en un Mundial, España, Inglaterra, contra Rusia, Holanda...

Los bucaneros son de este bando, esa es la raíz de lo que está debajo.

El pretexto es el acontecimiento deportivo

que les permite el anonimato.

En otro ámbito serían imposibles.

Hay buenos instrumentos legales.

Mañana anunciaremos medidas que van a ser eficaces.

Lo que ha ocurrido con la peña del Atlético de Madrid,

por llamarle peña, anuncian un movimiento.

-Son ultras.

Muchos de ellos son violentos.

Tenemos una ley importante, un reglamento importante.

En cuanto a las causas de esta situación y de otras,

ha habido 11-12 enfrentamientos entre grupos ultras.

Hay una causa de la que se habla poco, su propia existencia.

¿Por qué existen?

La ley nace para evitar la existencia

de conductas de estos grupos.

¿Por qué existen estos grupos?

¿Quién les permite un espacio detrás de la portería?

¿Quién les facilita privilegios que otras gentes no tienen?

Hablaremos de los clubes.

Hay unas potencialidades de la ley para luchar contra las causas.

Se deben poner, invito a la reunión de mañana.

Un libro de registro no formalizado de actividades

que posibilita que salgan del anonimato.

Muchos de estos grupos a la hora de la verdad no existen.

Todos los vemos,

pero cuando dices quién es el responsable de Ultra Sur,

nadie sabe.

Existir, existen.

La ley dice que ese libro lo tienen que cumplir todos los clubes.

Pido a la Comisión Antiviolencia y al Consejo Superior de Deportes

que vaya a fondo con la aplicación de la ley.

Hay una batería importante.

Hay una sensibilización.

El paso que ha dado Atlético de Madrid, que se consolide.

Que no haya entrada colaterales de ultras.

Luego pueden falsear el tema.

Es un clamor ciudadano.

Que se eche a los ultras de los campos de fútbol.

Me hago portavoz del clamor de la ciudadanía.

La gente pasa mucho miedo.

La gente quiere ir a comerse un bocadillo de tortilla,

nos dejan una imagen terrible, como país racista cuando no lo somos.

La violencia y el racismo han venido al fútbol.

Hay que echarles.

-En el fútbol hacemos un experimento antropológico.

Juntamos los 200-500 indeseables

de cada ciudad en un espacio que no es más grande

que la plazoleta del barrio,

para que se junten cada dos semanas, se organicen,

organicen sus trastadas, se crezcan, y de eso solo puede salir...

Ha sido una chaladura continuada.

Solo puede salir lo que sale.

Se hace en todos los países.

En Inglaterra se dejó de hacer.

Lo más lamentable de esto,

es que habiéndoles pasado antes a los ingleses

y habiendo pasado lo que pasado la UEFA llegó a expulsar

a todos los clubes ingleses de las copas de Europa durante cinco años.

Los ingleses cambiaron.

Obligan a todo el mundo a estar sentado.

Adecentaron el fútbol hace muchos años.

Dijimos que aquí todos sentados, pero no es todo sentado.

Dentro de unos minutos

estaremos en Londres

y veremos lo que se hace en el Reino Unido con los clubes

y con los ultras.

¿Qué se puede hacer a partir de mañana

para no volver a vivir escenas como la de estos días pasados?

En lo que se refiere a la Federación,

creo que como hasta ahora.

Lo que ha sucedido es que en un partido de Primera División

dos aficiones, ultras, ultras de Primera División,

energúmenos e indeseables,

no puede hacer que por un árbol no veamos el resto del bosque.

La Federación ha puesto 50 sanciones el año pasado

entre todas las categorías.

Abrió expediente por un tapón de una botella de agua.

Siempre apercibimos,

para que se identifique a los autores.

No nos centremos solamente en ese foco.

No nos deja ver el resto de lo que pasa.

Son indeseables y es terrible.

De Tercera División, Liga Femenina,

y no se hace todo lo que se debería de hacer.

Los árbitros, el año pasado,

que conste en los expedientes,

ponen en conocimiento incidentes

desde el directivo que ha bajado aporrear

la puerta del vestuario,

hasta el energúmeno que se acercó

a la oreja de un linier para insultarle.

Eso se sanciona,

pero los medios de comunicación no ven que hay más equipos de fútbol.

Hay que ver todo eso.

Toda la violencia que se genera.

No solo el ultra.

El padre, el entrenador, el alcohol que se vende en el colegio,

la pelea barriobajero,

el entrenador que alienta a su chaval para que salga

con la rodilla al portero,

hablamos de un caldo de cultivo enorme.

La invisibilidad y la flexibilidad son terribles.

Hay políticos a los que les emociona

que unos jóvenes den patadas a un Policía.

Aspiran a ser presidente del Gobierno,

porque dice que son personas entrenadas para agredir.

Mientras se frivoliza y con ello,

alguien fabrica bufandas...

Se hacen cánticos terribles.

Los toleramos, hay quien les ríen las gracias.

También hablaremos de la educación

y de este caldo de cultivo.

Termina como hemos visto.

¿No comparte las críticas de que tenemos

una de las leyes más duras de la Unión Europea pero se sanciona poco?

-En España las cosas se hacen muy bien, de manera mucho más rigurosa.

Han buscado las vueltas a un fallo de sistema.

Es un hecho terrible, pero aislado.

En lo que a mí compete,

como órgano disciplinario, es mejorable. Hay que hacer más.

Pero a veces, hay estamentos que ahora piden sanciones más graves,

cuando sancionamos a los clubes con multas de 6000-12.000 E,

o 150 000 E, son los propios clubes los que dicen

que somos de la Inquisición.

Los clubes conocen quiénes son estos señores.

Estamos premiando, lo permite el código disciplinario.

Cuando hay accidentes muy graves,

lo hemos tenido en Primera División y en Segunda División,

el club conoce al autor,

pero por ser una persona con relación directa

con alguien del club,

prefieren una sanción grave a poner de manifiesto

que esa señora es quién es.

Ahora nos ocupamos de los clubes.

Señor Martín Vázquez, señor Reyes,

¿se sanciona todo lo que se puede sancionar?

¿Cuál es su punto de vista?

Yo creo que se sanciona lo que se sanciona.

Pero se puede sancionar más.

Si nos fijamos en la UEFA,

el organismo de fútbol internacional,

uno de los más importantes y muy bien organizado,

algunas cosas las hacen muy bien.

Puede ser un ejemplo perfecto para con toda la firmeza del mundo,

en cuanto aparece una bandera con simbologías xenófoba,

o un grito racista, que se cierre este sector de forma automática

para el siguiente partido.

Que el árbitro pare el partido.

Las medidas de la UEFA están funcionando.

Y detener el partido el tiempo que sea necesario.

Y si es necesario, suspender el partido.

Cuando aparece una bandera con simbología nazi,

suspender el partido si toca.

Hay que tener lo que hay que tener para hacerlo.

Es el árbitro el que lo tiene que hacer.

Ojo a la responsabilidad de colegiado.

Es el primero,

tienen que estar avisados

en ese sentido de lo que no se puede hacer para que en cuanto

lo vean y lo diagnostiquen,

den un aviso por megafonía. Cierre de sectores.

Las sanciones solo duelen cuando son importantes.

La valoración económica de la sanción.

Por delitos racistas 2000-3000 E.

Puede sonar a poco dinero, pero si sazonamos con 50 000,

la sanción contra el Zenit en UEFA fue de 50 000 E.

Ese año ganó 8 100 000 E en la UEFA Champions League.

¿Se pueden hacer sanciones más ejemplares para que se lo piensen?

-Me has recordado cuando Hiddink hizo quitar

una bandera del Bernabéu.

En España nos falta sensibilidad.

La tenemos que seguir aprendiendo.

-Las sanciones no tienen ese peso para los clubes.

Se podrían buscar otro tipo de sanciones más temibles para ellos.

Y que puedan repercutir y solucionar esos temas.

Con lo que ha dicho Paco, me parece interesantísimo.

No es un tema de la parte de arriba de la cúspide, sino de abajo.

De educación de las diferentes categorías.

Es lamentable que en muchas poblaciones

tenga que acudir la Guardia Civil una semana y otra también

porque hay cuatro o cinco energúmenos

que van a incitar al árbitro.

Hasta que no seamos capaces de dar autoridad

y respeto que se merece al personaje que es el árbitro,

para mí es el más importante,

es el que tiene que establecer la disciplina

dentro del terreno de juego, hasta que no le demos esa importancia,

no se van a solucionar muchas de las cosas que deberían solucionarse.

Señor Cardenal...

Estoy de acuerdo con el presidente

del Comité de Competición.

Cuando se ha tirado una botella de agua semivacía,

consta en el acta y se pone la multa.

Cuando se hace constar, hay gritos racistas,

y no llega ninguna noticia.

Es difícil por el efecto de emulación

que tiene el fútbol profesional que comenzamos a niños,

prebenjamines y niñas que lo que ven por la tele

cuando ven un partido no es normal que pase en sus estadios.

Hemos llegado a pedir a los productoras

de televisión los DVDs con el sonido ambiente.

En un determinado partido había gritos

que insultan a las personas que tienen una discapacidad.

O a las personas por su origen geográfico o racial.

Pero no tenemos elemento de prueba para iniciar

un expediente sancionador.

Hay una presunción de inocencia.

No vale con que un periódico diga que hubo esos gritos.

No nos enteramos de la mayoría de las cosas que pasan en los estadios.

Nos enteramos si es un partido de Primera División.

Es necesario que la gente se conciencia.

Los coordinadores de seguridad,

las personas con autoridad por parte de la Federación,

tiene que haber alguien para recoger estos incidentes.

Si no, no se puede decir que no se aplica la ley tajantemente.

Este año pedí al secretario de Estado de Seguridad

que me acompañara

a la primera sesión de la Comisión Antiviolencia de la Temporada.

A quien representa a la Federación, necesitamos estas noticias.

Hemos remitido cartas a las instituciones competentes.

Veo que ocurre esto.

En segundo lugar,

no tenemos esa tradición de imponer sanciones fuertes, que asusten.

La legislación prevé que se cierren los campos cuatro partidos.

Hay una cosa, el cierre parcial de los espacios.

Debería implementarse en los estatutos federativos.

No sea implementado.

Lo hemos hecho voluntariamente.

Cuando ocurrió lo del Villarreal

pedí al presidente que viniera al Consejo

para decir que cerraban parcialmente la banda.

Es muy útil como muestra de repulsa,

no queremos saber nada con los indeseables

que han llevado a cabo esa conducta.

Los cierres parciales de grada, la UEFA ha demostrado que son eficaces.

Hay muchas experiencias,

es difícil inventar cosas,

nos pueden ser muy útiles.

La UEFA ha sancionado a un club dos partidos por venta de entradas.

El Manchester United tiene un sistema sofisticado

de venta de boletos para sus aficionados

cuando se desplazan a otro estadio.

Saben quién tiene cada entrada.

En España hemos gastado mucho dinero en seguridad.

Hay una partida de las quinielas que se dedica a ello.

Cada operativo de seguridad de los fines de semana,

comporta un gasto de dinero considerable.

Se puede sancionar más.

Totalmente de acuerdo.

No se puede estar más de acuerdo.

Quizá el tema sea de visibilidad de nuestra labor.

Los árbitros tendrían que reflejar lo que acontece.

Lo hacen.

Hay muchos partidos donde hay gritos.

De Primera División hay muchos gritos contra Messi,

Cristiano, y no salen.

-Totalmente de acuerdo.

-En Primera se olvidan.

-Hay otro tipo de acciones.

-Si salieran, llegarían a tu mesa.

-Llega todo.

Se abre expediente.

-¿Cuántos te han llegado sobre gritos?

-Lo puedo decir y ponerlo a disposición del programa.

-Hay otros ámbitos.

-Gritos racistas...

Viene documentado.

Seis.

Que hayamos sancionado.

Desde Primera División hasta el último...

-Si te salen seis en todas las categorías,

666 no los han registrado los árbitros.

No me quejo de falta de sensibilidad.

-El jugador al que escupen

en la cara y tampoco va al árbitro.

-No digo que no.

-Hay una impunidad.

Soy el primero en criticarla.

Debe haber mano dura.

Aplicamos el reglamento.

No lo elabora el Comité de Competición.

Hemos dado por tolerable una cosa que hemos descubierto de repente,

que es intolerable.

El punto bueno no es mirar atrás.

Hay un impulso para conseguir evitar esto.

-También el propio público,

tampoco le denuncian.

El del bar de enfrente los está viendo.

-Es imposible.

-Ha habido agresiones en la grada.

Se pide que los aficionados de la grada

denuncien ese tipo de agresiones.

Desconocemos la naturaleza de los grupos ultra.

Hay núcleos duros.

He ejercido la acción popular

y la Fiscalía y la Guardia Civil ha realizado operaciones

con operaciones neonazis dentro de los ultra sur.

Una organización internacional que funcionaba

y proyectaba su acción en el Bernabéu.

Es muy difícil pedir, incluso agentes de Ultra Sur,

que va a animar a los colores de su equipo, que denuncie.

Yo hablé con Valdano.

Tanto él como su segundo entrenador fueron amenazados

en el pasillo del vestuario por algunos de estos miembros.

Esto no se acaba en el ámbito del deporte.

Para eso esta la Fiscalía de Delitos de Odio.

Invito a que se pongan denuncias.

Este es el asunto que vamos a abordar ahora mismo.

La temporada 2013-2014,

la Policía detuvo a 139 aficionados.

Solamente en Primera División.

Los datos superan por mucho los de la temporada anterior.

Casi no hay ciudad con equipo

de fútbol que no tenga su grupo de ultras.

Sucede en los estadios españoles en la década de los 80.

En muchos casos bajo el amparo de los propios clubs.

-Ayudasen viajes, entradas, resoluciones

de la Comisión antiviolencia y las sensaciones que refuerzan

el día a día.

-Tienen la puerta de socios con la que se financian.

Tienen reuniones para organizar sus tipos.

Tienen a una persona que organiza los autobuses.

-Comparten imagen, símbolos, foros, cánticos...

E ideología.

Como en el caso de los ingleses son los italianos están ligados

a extrema derecha o extrema izquierda.

En el primer grupo están el frente atlético como ultrasur,

Zaragoza...

A partir de sus ideologías establecen una red

de alianzas de amistades.

La ley contra la violencia en el deporte 2007

obliga a los clubs a tener un registro de actividades

de los aficionados.

-Tienen que estar identificadas las Peñas y asociaciones

de aficionados. Tienen que saber sus actividades.

Tiene que tener un control sobre ellos.

-Estos son grupos ultras.

Estos grupos muestran en las asociaciones y nada.

-El fútbol es la excusa para la violencia.

Los miembros se aprovechan de la noni mató para atacar

a otros hinchas como Policía, jugadores o árbitros.

Según la Comisión contra la violencia los desplazamientos

de aficionados se implementaron un 54% en primera división

mientras que la local de seguidores...

Cuatro patadas, cuatro puñetazos, y echarse a correr.

Los elementos peligrosos y violentos suelen ser una minoría.

Pero hay excepciones, claro que sí.

-Saben cómo actuar.

A veces incluso intentando disgregar a las fuerzas policiales

para actuar en un sitio u otro creando señuelos para que

acudan a Policía a un sitio y que actúen en otro.

139 personas fueron detenidos en 2012-2013.

512 expulsadas, 56 heridas por acciones violentas.

-Se pone en manifiesto reiteradamente situaciones

de violencia en el fútbol y bastante menos en el baloncesto.

Puntualmente en algún otro deporte.

Tal vez balonmano y poco más.

Joan Laporta dio el primer paso para excluir a los ultras.

A pesar de las amenazas lo sacó del campo en 2003.

Madrid también ha vetado la entrada y el Espanyol.

El último en sumarse así del Atlético de Madrid.

-Es evidente que los pocos clubs que todavía apoyan

determinadas conductas que no caben en el fútbol

se lo tendrá que pensar.

Eso es lo que ha hecho el Atlético de Madrid

en las últimas horas.

En su día lo hizo el Real Madrid y en su día la portan el Barcelona.

Pero siempre llegados a momentos extremos.

¿Por qué hay...?

-El Barça, según llegó Laporta, dijo que se acabó.

Y ganó seis copas en el mismo año sin esa animación.

Los demás han visto que la situación era totalmente

indescriptible.

Que no sobrevivían al huracán de indignación.

¿Por qué les cuesta tanto a los clubes?

-Se engañan.

Yo entiendo lo que pasa.

Los ultras crean una animación, un colorido,

parece que tiran de la afición.

Acabas creándote la ficción de que tratándoles bien

les convence si que...

Si les dejan guardar las pancartas...

O si les das las entradas un poco más baratas no van a hacer jaleo.

Piensas que les puedes controlar, pero no puedes.

Al final es un caldo de indeseables que salta por cualquier sitio.

-Y también un poco de cobardía.

-Y a veces apoyan cuando tienes problemas en el club.

-Apoyan a Mourinho, si hace falta,

y llega un momento que es mezcla de simpatía y acuerdo y de cobardía.

Algunos son realmente peligrosos.

10, 12 o 20 son gente a la que cuesta enfrentarse.

-Son un instrumento de poder y coacciones.

Pueden coaccionar a la directiva de un club, al entrenador

o a los jugadores.

A los jugadores, cuando quieren machacarlo, lo machacan.

Y coaccionar a los que tienen al lado.

Pedir comportamientos heroicos a los aficionados, no.

Se necesita principio de autoridad en el deporte y fuera.

Las coacciones, amenazas y agresiones son delitos.

Echo en falta más denuncia por la vía penal.

Lo que no debemos es expandir el problema.

Son núcleos muy determinados.

Esos son lo que los clubs tienen que ayudar a identificar.

Son los que se tienen que poner incluso más allá de la sanción

y a disposición de un juez.

Usted, desde el vestuario,

¿cómo se vivían las presiones de los ultras?

-Yo no viví demasiadas presiones, pero es evidente que,

como comentaba Esteban,

son grupos que se aprovechan de las circunstancias

y de que en un momento dado se sirvan de favores en el presidente

o en las directivas.

Exigen en algún momento a determinados jugadores

un tipo de pago a cambio de ensalzarlos.

Si no estás de acuerdo, van contra ti. Pago económico...

Extorsión en toda regla.

Por temor o por ampararse en esa mayoría

tienes que tener conciencia de que no es fácil salir de esa situación.

Todos somos humanos.

Yo creo que la clave está dentro del club.

Se conoce quien son.

Los clubs son los que tienen que tomar la determinación,

como ya se ha hecho en algunos casos,

como el Barcelona o el Real Madrid, de alejar del deporte

a esta gente que lo único que hace es el mal

y arrastra a otros muchos aficionados que quieren ir

a ver a su equipo y a disfrutar del fútbol.

¿Ha sufrido la ira de algún grupo de ultras?

Uno ha vivido situaciones en un momento dado en el que tienes

que renovar un contrato o un sector de esa afición,

que suelen ser ultras, no te tratan, ya no digo bien,

sino que no te tratan o te tratan del lado malo.

Son acciones que ocurren.

Han ocurrido y le ocurren a mucha gente.

Creo recordar que hace poco, a un jugador,

pedían que se muriera.

Eso es muy duro.

Jugar en un campo que es tuyo con una afición

donde no te sientes arropado...

Es muy duro. Y estas defendiendo los colores del grupo a muerte.

Es realmente muy duro. Pero ocurre.

Eso es lo que hay que intentar que no pase.

-Insisto en el tema de focalizar el gravísimo problema y,

claro que el tema de los ultras es trascendente,

importante y con tintes dramáticos, pero las imágenes son...

Pasan cosas en los estadios y tenemos que ser más firmes

y rigurosos de lo que venimos siendo,

pero esta gente está en las calles antes del partido,

tiene sedes,

alguien les vende puños americanos y alguien les imprime pancartas.

Van a ciertos tipos de discotecas, van a ciertos...

El campos el pretexto que utilizan para aliviar estos dramáticos...

Pero no descuidemos, siendo conscientes,

teniendo más mano dura,

que no es problema dentro de un estadio.

Son problemas que hay que expandir los a otras categorías

y a la sociedad en general.

Son las mismas pintadas en el patio del colegio por las fotos

en el lugar del trabajo. Eso lo conocemos y lo toleramos muchos.

Estamos siendo demasiados tolerantes o incluso frívolos.

Nos ponemos en la piel del presidente de un club,

por ejemplo el señor Cerezo,

que es cierto que Laporta se arriesgó

y los resultados fueron beneficiosos para el fútbol,

pero la decisión de Cerezo, después de estas circunstancias

¿puede temer por su seguridad?

-Lógicamente.

Puede temer por su seguridad.

Son ultras muy ultras.

La primera demostración que me parece clave en este contexto

es que un dirigente de un club de fútbol no puede hacer desaparecer

a los ultras en cuestión de horas.

Una lástima es que horas después en una primera visión interesante

y durante dos partidos se vacía el sector de los ultras.

Cuando lo hizo Laporta, y el otro día me acordaba de Alfredo

porque lo comentábamos en la redacción,

¿son necesarios como la animación

por que puede favorecer la actividad deportiva?

No. Evidentemente no.

El Barcelona consigue los resultados deportivos

más importantes en los ultras.

Los hijos de Laporta tuvieron que ir a el colegio con guardaespaldas.

Hay que ver la responsabilidad de los clubes

y ponerse un poco en su piel.

Florentino Pérez tomó la decisión y también tuvo amenazas importantes

y situaciones nada cómodas.

Y no tiene que ser nada cómodo, pero han hecho lo que tienen que hacer.

Y todos los presidentes de los clubes de fútbol

tienen que hacerlo al alimón y se tiene que acabar con los ultras.

En algunos clubes tienen locales en el mismo estadio.

Casi todos.

Este es el momento en el que hay que ayudarles.

Lo que ha hecho el Atlético de Madrid es peligroso.

Y lo que ha hecho el Madrid, que no es tanto,

porque ha echado a unos sí y a otros no, y con los nuevos.

(HABLAN A LA VEZ)

-No es fácil para ningún presidente. Da igual de donde sean.

-Lo que ha hecho el Madrid no es echar a los ultras,

es echar a algunos y tratar de reconvertir a otros.

Y ponerles en otro sitio cuando les han cerrado

por una bandera nazi en la grada.

Son gente peligrosa.

El otro día recordábamos que dos de los que hecho Laporta

pasaron a juicio por otra cosa.

Torturaron a un narcotraficante

al que le habían arrancado dos dedos cuando llegó la Policía.

En el juicio se rebelaron contra la Policía

y fueron difíciles de controlar. Son de verdad gente peligrosa.

No es un tío que se enfada y tira un bote en el fútbol.

Se han ido colando en el fútbol.

Hemos juntado a todos los indeseables de cada ciudad

y hay que deshacerlo.

Se hará poco a poco,

pero han sacado a muchos y todavía quedan muchos por sacar.

Tiene que ser despacio y con sensibilidad

y ayudando a los presidentes.

Llevaron momento en el que el presidente se retractara el mismo.

Hará un efecto dominó.

-Todo esto me ha recordado

aquello llegado este mundo sin tener contactos

y conociendo su legislación,

pero al conocer los casos te haces una idea más concreta.

Coincido con todos vosotros en este plató y hay mucha gente,

muy buenas personas, con movimientos contra la intolerancia

que están haciendo mucho por esto.

Tener una conversación con él, como ya la he tenido,

sirve para comprender de otra manera

y tener unas vivencias que enriquecen mucho tu punto de vista.

Yo quería recordarnos anécdotas.

Un presidente de primera división,

el del Rayo Vallecano, tuvo un incidente en el que una peña ultra

se puso de forma desafiante y amenazante contra él.

Hay que ayudarles.

Yo le brinden las oportunidades de protección que necesitaba.

Te acompaña en los siguientes partidos y disfrute.

El campo es precioso.

Y ese equipo juega muy bien.

Creo que es importante que todos nos pongamos en el papel de víctima.

Una de las cosas más gratificantes que me han pasado

fue con motivo de un incidente como este.

Un jugador del Racing recibió unos insultos racistas.

Yo fui a pedirle perdón delante de sus compañeros

en nombre de mi sociedad era mi obligación.

No pensamos esto y estamos contentos de que estuviera ahí.

Este año, cuando ha ido a jugar contra ese equipo,

me mando una camiseta firmada

con una dedicatoria muy cariñosa.

Me ha servido para entender lo que piensa tanta gente sobre estas

agresiones que las vive en primera persona. Cuando oyes estos insultos

a personas por su origen racial

o por ser discapacitados es difícil para los que nos sentimos aludidos

ponernos en su piel.

Esto ayuda a orientar mejor tiene que ser tu convicción

y la manera de enfocar el problema.

-Mi trabajo es atender a las víctimas.

He atendido a 1400 víctimas.

No en el fútbol, pero sí en los aledaños.

Salen como energúmenos iban de caza.

Van de caza con el negro, el inmigrante por el que pillan.

Están proyectando en la sociedad unos años que van más allá del

fútbol. Quizás el error es fragmentar el tema.

Lo proyectan incluso en categorías inferiores.

Por eso la sensibilidad de la integración

es una de las previsiones de la Ley.

Las proyecciones pueden ser gravísimas.

Cuando sucedieron los hechos con Eto'o, meses después,

los mismos gritos contra esto lo hicieron contra un ciudadano

en Alcalá de Henares hay que dejaron tetrapléjico

de un golpe en el cuello. El fútbol también es una escuela de valores.

Para bien. No puede ser una escuela para mal.

Acumula una historia tan larga como trágica.

Escenas como la de este fin de semana llegaron

a ser casi algo cotidiano en los años 90.

¡Vascos, vascos, vascos, hemos venido a apuñalaros

y el resultado no está igual!

Han pasado 16 años desde el asesinato pero

los ultras han seguido durante este tiempo recordando

con cánticos amenazadores la muerte del joven seguidor

de la Real Sociedad. Insultos que no han cesado desde su asesinato

en 1998 a manos de un radical.

-En los campos todavía se oían gritos de esta gente.

Gritos terribles.

A mí me han mandado vídeos de los partidos en los que todavía

insultan Aitor de mala manera.

-Con la muerte de Francisco ya son tres los fallecidos

por esta inexplicable violencia.

Emiliano López, estudiante de derecho y socio del deporte

fue apuñalado en un bar cuando celebraba un gol del Atlético

frente al Barça.

En otro partido en 2003 un hombre recibió una brutal paliza

de los hinchas de su equipo cuando intentaba proteger

a un seguidor del Compostela.

El más joven de la negra estadística tan solo tenía 13 años.

Guillermo Alfonso Lázaro asistía con su familia a presenciar un partido.

Un cohete se incrustó en su pecho.

Su muerte en 1992 conmocionó al mundo del fútbol puso en evidencia

la falta de seguridad en los campos. Los hinchas muertos en 30 años.

Hasta los incidentes del Manzanares, la última víctima,

era Íñigo de 2012 con el impacto de una pelota

de goma lanzada por la Ertzaintza en unos enfrentamientos.

La investigación sigue abierta.

Imágenes que no hemos podido borrar de nuestras cabezas.

La violencia ha caminado paralela al fútbol como gran fenómeno demasas

en España y en el mundo en general. Las aficiones más

violentas son del centro y sur de América pero también en Europa

como Grecia, Serbia, Italia o Reino Unido.

En este país enfriaron a fondo contra los hooligans.

Fueron la pesadilla de todas las finales europeas en las que jugaban

equipos ingleses.

Durante muchos años hablar de hooligans

y de violencia entre aficionados de distintos clubes era hablar

de la liga inglesa. Hay que reconocer que las medidas adoptadas

por las autoridades han conseguido limitar la acción

de los más salvajes.

En la retina de todos están los enfrentamientos entre aficiones,

carreras de caballos y detenciones en los aledaños de los estadios.

Imagen que los responsables del fútbol británico

han conseguido erradicar casi en su totalidad.

La fórmula pasado por cuantiosas multas, penas de prisión

o control de pasaportes de aficionados con antecedentes

y una estrecha vigilancia de lo que ocurre antes y durante los partidos.

Ahora hay cámaras por todos lados, cacheos individuales,

policías que impiden que se mezclen las aficiones

e incluso se retrasó la salida el campo de la hinchada visitante

hasta que la local abandonado por completo el estadio.

Por último, pero no menos importante,

no hay como pasarse con el alcor por cambiar

asiento en el estadio por una noche en el calabozo.

Han tomado medidas contundentes en poco tiempo.

Tenemos que fijarnos en algo de lo que sucede

al otro lado del cantábrico.

A alguien que le pasó antes lo consigue resolver.

A nosotros, que nos viene después,

ya teníamos la receta. Nos hemos dejado ir.

Decían Anchilotti el otro día que el cuando jugaba

en Inglaterra no recibió ninguna insulto y que aquí

se le pegaban todo el partido...

En Inglaterra suceden cosas. Tenían más recorrido para mejorar.

Han adoptado medidas y que son útiles.

Algunas las queríamos incorporar. Lo han hecho de forma extraordinaria.

Aquí tenemos que interiorizar...

-Si vemos los partidos ingleses sabemos banderas ultras.

No vemos estas pancartas de...

-Enfrentamientos fuera de los campos y...

La imagen no es la misma.

Seguramente consiga resultados más eficaces que los de aquí.

Tienen acontecimientos recientes y tiene que ver con la disposición

de los estadios y los instrumentos.

Aquí tenemos un parque muy antiguo del mundial del 82

en la mayoría de los casos. Es un tema a tener en cuenta.

Yo quería decir que hay que conseguir entender en este país

que adquirir la entrada para un acontecimiento deportivo

es poder presenciar en directo un acontecimiento deportivo,

no una licencia para entrar a insultar

o las leyes que se apliquen fuera o mala educación, cortesía

y convivencia cívica que la inmensa mayoría consideramos

oportunas para del estadio tienen que seguir siendo las mismas.

Son personas que tienen una conducta diferente fuera del estadio

y dentro consideran normales cosas que les avergonzarían fuera.

Es un elemento tener en cuenta.

Eso es un caldo de cultivo.

Hay que deslegitimizar esas conductas.

Hay que revisar los errores que se cometen.

Cuando las cámaras enfocan el córner y ellos lo saben,

sacan la pancarta y lo ven millones de personas.

Hay que ver de qué manera hacemos la intervención

como plantean los ingleses.

Esas imágenes no se podrán poner.

La siguiente deslegitimación es cuando vemos como entrenadores

y jugadores van directamente al fondo de los ultras.

Les tratan con una relación más privilegiada

que al resto del estadio. No es correcto.

Podemos revisar esos planteamientos.

Y tenemos iniciativas en positivo.

En las reuniones que manteníamos en el marco del Consejo

Superior de Deportes y el observatorio propusimos

una iniciativa muy buena.

Antes los jugadores salían, primero un equipo, el contrario,

y todo se abucheaban.

Propusimos que salieran como en las competiciones internacionales,

los dos, y con la pancarta y hermanados.

El hermanamiento es la cultura que debemos promover.

Hay muchas cosas ya hechas. No partimos de cero.

En otros países es terrible lo que vemos, no somos el peor país,

pero hay que hacer una construcción y descartar cosas.

No es solo una cosa de la institución,

es también de los jugadores, la federación, los medios y de todos.

Hay que deslegitimizar.

¿Recuerda alguna salida a los campos en un campo no muy educado?

En algunos salíamos con el autobús apedreado.

Son conductas que se han vivido y son excepciones.

No lo quiero ver como generalidad de unas aficiones, ni mucho menos.

Siempre son gente a la que no le gusta el fútbol.

Van a otras cosas. Eso ocurre.

Debemos, entre todos, desde la opinión pública

y desde los profesionales, desde los dirigentes,

a la hora de manifestarnos y de nuestros actos

ser lo más cordiales posibles y no incitar a la violencia.

Yo creo que por ahí se puede hacer mucho.

Vuelvo a insistir, debemos cuidar mucho la figura del árbitro.

-Estamos mejor que antes.

Llevo muchos años siendo al fútbol.

Violencia en el fútbol, hay algo menos.

Si el otro día los del Atlético y los del Depor

se pegan porque salen contrariados,...

Esa otra violencia que había de las auto al autobús va a menos.

Vimos una final en Lisboa que podía haber sido peligrosa.

Al lado del estadio había un túnel que...

Podía haber habido un montón de muertos.

-Lo que pasa ahora es ejemplar.

Van en el metro todos juntos y...

Hablo de miles de seguidores.

-Y cuando la mitad de los que van se han llevado un chasco.

-Lo que pasó el otro día este otro orden que está yendo a más.

Son bandas de no sé qué, de ultraderecha, de ultraizquierda,

que se citan con socios y...

Es una cosa distinta, más rara y más fea.

-Los aficionados son una cosa y...

No hablamos de rivalidad deportiva, es rivalidad política.

Se refuerzan con el fútbol.

-Es gente a la que le gusta la violencia.

Viven en ese entorno y lo disfrutan como una actividad.

-Pero les juntamos en el campo de fútbol cada fin de semana.

Les ayudamos a juntarse.

Se lo ponemos más barato y más fácil.

Y las nuevas tecnologías también ayudan.

Pero por poner las cosas en sus justos términos,

lo que habéis señalado de la Champions,

eso refleja que la sociedad española ha avanzado en el control

de esta situación.

Tuve reuniones con el secretario de Estado de Seguridad

y teníamos inquietud.

No solo el desplazamiento de todas las personas al estadio

sino los que se desplazaron sin entrada.

Afortunadamente dieron una lección.

-Y teniendo en cuenta cómo terminó el partido.

Se podían haber calentado.

Detalle importante que no hemos comentado son las entradas.

Las que devolvió el Deportivo.

Sinceramente, aunque hubieran tenido entrada,

lo que pasa no tenía nada que ver con el fútbol.

Hubiese dado igual no tener entradas.

(HABLAN A LA VEZ)

-Son grupos con ideologías diferentes que se juntan.

Si no hubiesen tenido entradas...

(HABLAN A LA VEZ)

Son una serie de indicios y un aspecto central,

pueden ser las entradas y con eso ha ocurrido...

-Pero para esa

batalla campal no hacen falta entradas.

Puede ser un concierto...

-Sí.

-En Youtube te metes hay batallas campales que se viven y se ven.

Esto llega a todos los puntos.

No necesitan una escuela interna del país. Eso se puede ver.

No hace falta tampoco quedar en torno al estadio.

Puede uno ir a una playa.

Y plantean reglas como a mano limpia o...

He visto vídeos terribles donde a mano limpia,

rodillazos y tal,

son terroríficos como queda la gente destrozada en el suelo.

Y eso con un click en Internet lo puedes ver.

Es problema de minorías.

Es algo que anida en el fútbol.

El reto que tenemos es echarlo del fútbol.

Saber que esas minorías tienen que estar puestas ante la ley.

Que todos los dispositivos más allá del fútbol

tienen que ponerse muy seriamente.

Internet es un escenario que se va a escapar a los presidentes

del club de fútbol, a la Liga o al Consejo Superior de Deportes.

Se necesita un control.

Hay errores en el seguimiento,

era para eso están las brigadas de información.

Hay que hilar muy fino. El tema es muy serio.

¿En los medios de comunicación qué podemos hacer?

Apoyar esta causa con todos los mimbres que podamos.

Pensaba no decirlo, pero lo voy a decir.

¿Podemos evitar sacar a miembros del frente atlético

con la capucha diciendo barbaridades y amenazando

a los dirigentes en televisión?

¿Podemos enseñar las imágenes para evitar algo que hace la UEFA

razonablemente bien,

todos los símbolos que tienen que ver con xenofobia, racismo?

Podemos sumar en el camino.

Los jugadores pueden tener gestos en los campos de fútbol

y que los medios pudiéramos utilizarlos de forma favorable.

En lugar de celebrar goles en el fondo puedan

tener otro tipo de comportamientos.

Se suman a las campañas contra el racismo. Lo hacen muy bien.

Ellos son agentes activos de este teatro.

Les podíamos pedir un poco más.

Por ejemplo los comportamientos racistas de futbolistas

se sanciona con 10 partidos.

Los jugadores, usted que lo ha vivido en primera persona,

están concienciados con el problema.

Por supuesto. Son los primeros que no comparten esas actuaciones.

Todos los profesionales,

desde cuerpo técnico a jugadores. Eso queda fuera de dudas.

A partir de ahora ese tipo de actuaciones a la hora

de la celebración de un gol,

que se haga de otra forma con respecto a gente que no lo merece

y que esté en el estadio.

Yo creo que incluso tiene mucha importancia lo que los profesionales

pueden decir de cara a la opinión pública respecto a esto.

Es muy determinante.

Es un ejemplo para toda la sociedad.

Un diagnóstico rápido.

¿Habrá un antes y un después de lo que sucedió esta semana?

Yo espero que sí. Tiene que ser así.

Se ponía de manifiesto hace un momento.

Tenemos más claro que nunca y más ganas que nunca

de ganar esta guerra.

Sabemos el problema que existe lo hemos vivido en primeras carnes.

Nos ponemos en el lugar de...

Los medios de comunicación en la sociedad

deben hacer ese gesto contrario, el intercambio de bufanda,

el saludo, el gesto del jugador,

la imagen sensible.

-Totalmente.

-Sanciones ejemplares ya.

Los presidentes, que aprovechen todos para sacar

de los estadios a los ultras.

-Yo confío en las instituciones, la ley y la sociedad.

En el fútbol y en toda la gente de bien.

Ánimo a la Policía que detengan a los autores de este crimen.

-Nos hemos sensibilizado y tenemos que animarnos

a ser sensibles.

Y a los que más, los clubs, y los jugadores,

que son los que están más cerca del problema.

El momento es bueno para aprovecharlo.

-Escuchando a quien está aquí, del fútbol, de la Federación,

de los jugadores, la sociedad civil...

También los tenemos que sentir obligados. Nos lo están demandando.

Hay que acabar con este fenómeno.

Gracias a todos en esta noche tensa.

Grada cerrada después de la batalla campal del domingo.

Hasta aquí este espacio de reflexión que han podido seguir

en La 1 de televisión española, 24 Horas,

Internacional, Radio 5 y RTVE.es. Esta noche de fútbol seis voces

autorizadas han analizado y queda por escuchar la suya,

la más importante. Buenas noches.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La violencia en el deporte

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El debate de La 1 - La violencia en el deporte

03 dic 2014

"El debate de La 1" analiza esta semana el rebrote de la violencia en el deporte, a raíz de la muerte de un seguidor del Deportivo en una reyerta con ultras del Atlético de Madrid.                     

En el plató del programa estarán Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte; Rafael Martín Vázquez, exjugador del Real Madrid; Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia; y varios periodistas de televisión y prensa deportiva.

ver más sobre "El debate de La 1 - La violencia en el deporte" ver menos sobre "El debate de La 1 - La violencia en el deporte"
Programas completos (250)
Clips

Los últimos 551 programas de El debate de La 1

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos