El condensador de fluzo La 2

El condensador de fluzo

Jueves a las 22.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5768719
El condensador de fluzo - Programa 3: ¡Nos hacemos un Risk! O las principales conquistas - ver ahora
Transcripción completa

Muchas conquistas han dejado

un enorme rastro de dolor y de sangre en la Historia;

muchas se han logrado gracias a la codicia, el poder y la soberbia

aunque, cuando hablamos de conquistas,

no solo debemos pensar en batallas cruentas

y guerras por imponer banderas sobre territorios.

El ser humano también ha conquistado ideas, derechos,

metas extraordinarias y, por supuesto, algunos corazones.

Hay conquistas que han dejado huellas maravillosas,

que tardarán mucho en borrarse,

como la de Armstrong, muy cerca de aquí.

Y el combustible que las impulsa puede ser la insatisfacción,

la curiosidad o la responsabilidad.

Estas son, además, las conquistas que permanecen.

Porque las que se consiguen por la fuerza

pueden funcionar en las distancias cortas,

pero se quedan cortas en las distancias largas.

Siempre ha funcionado mejor seducir que imponer

y es lo que pretendemos nosotros,

conquistar vuestra atención con historias impresionantes.

Ojalá os dejéis seducir.

Hoy, en El condensador de fluzo, nos hacemos un Risk,

o Las principales conquistas.

(Música de la cabecera)

Buenas noches.

Bienvenidos y bienvenidas a El condensador de fluzo.

Hoy en día,

la moda de los superhéroes está por todas partes.

Pero lo cierto es que lleva muchísimo tiempo entre nosotros.

En 1979, Marvel Comics y Detective Comics,

las dos empresas más importantes en esto del mundo de los superhéroes,

registraron conjuntamente esta palabra, 'superhéroe'.

No había duda de que ya estaba anticipando

la importancia que iba a tener en nuestra sociedad.

Las películas basadas en superhéroes son las más taquilleras,

están por todas partes,

pero su origen se remonta

al Estados Unidos de poco antes de la Segunda Guerra Mundial.

Allí surgieron los primeros cómics protagonizados

por estos personajes con poderes extraordinarios:

Superman y Batman, que fueron los primeros,

Hulk y Wonder Woman, que llegarían después,

no solo han conquistado nuestro ocio,

sino también nuestro imaginario cultural.

Por ejemplo, para usar un sinónimo de 'punto débil',

ya no decimos que es 'nuestro talón de Aquiles',

sino nuestra Kryptonita.

En algunos casos,

hemos llegado a sustituir la mitología clásica

por la mitología moderna,

una auténtica conquista cultural.

No sé si buena o mala, pero, en cualquier caso, es lo que es.

De esto es de lo que viene a hablarnos la historiadora del Arte

y conquistadora de nuestros corazones

Sara Rubayo, más conocida como La gata verde.

(Música)

Buenas noches, Sara. A mí no me queda igual de bien.

Con la chaqueta no queda igual de bien que con las faldas.

Oye, ¿qué vienes a contarnos hoy?

Pues hoy os traigo un tema 'don Juan',

Veo que el tema de hoy es 'conquistas'

y el caso es que,

siempre que pensamos en una conquista,

nos vamos siempre a batallas, a plantar una bandera,

y cosas de ese estilo.

Pero existe un tipo de conquista que es la conquista cultural,

que es mucho más sutil, más eficaz y silenciosa.

Y más inteligente, es verdad. Así como... despacito.

Me viene a la cabeza, ahora mismo, en La vida de Bryan,

cuando Bryan estaba pintando

esta soflama política de 'Romanos ide domum'

y lo único que le preocupaba al soldado era

que lo escribiera bien en latín, porque eso es la conquista,

dominarles a través del idioma. Eso es.

Y eso ahora lo vamos a ver, pero resulta que, un poquito antes,

en el siglo IV a.C.,

Alejandro Magno, cuando iba conquistando territorio,

a su vez exportaba la Cultura Helénica,

y, donde llegaba, plantaba un templo corintio

y así la gente lo veía y sabía que estaba en territorio griego.

Era como hoy en día,

cuando vas por ahí y te encuentras una franquicia

y ya sabes que eso es territorio conquistado.

Eso es. El caso es que, un poquito más adelante,

los romanos, que eran los mejores conquistando territorios,

y culturalmente, además,

precisamente, lo que hacían era enseñarte latín,

que si querías, lo aprendías, y si no, no,

pero si lo aprendías, tenías facilidades,

y, además, te daban todo tipo de comodidades:

te ponían unas termas, te... te conquistaban,

pero te daban comodidades para que tú te sintieses a gusto

y no quisieses sublevarte.

Eran bastante listos. Sí, está bien pensado.

Pan y circo, ¿no? Efectivamente.

Y resulta que un poco más adelante, en el Renacimiento,

hubo un boom de la conquista cultural

porque todas las ciudades-estado tenían una batalla interna

para ver quién tenía más cultura y quién tenía la ciudad más bonita.

Las principales familias, como los Medici o los Sforza,

aglutinaban los mejores artistas... las Tortugas Ninja que todos conocemos:

Miguel Ángel, Rafael, Donatello...

Bueno, porque podían pagarlo.

Porque al final es eso: la cultura es dinero, también.

Sí, pero estuvo muy bien

querer invertir en el arte y en la cultura

para expandir su territorio y hacer la ciudad más bonita.

El caso es que más adelante, en España,

también conquistamos muchos territorios,

pero a través de los armarios.

Ah... Mira... O sea, que esto...

esto es una cosa que no reflexionamos lo suficiente,

yo creo.

Cuando pensamos en la Historia del Arte,

nos damos cuenta en el estilo pictórico,

pero no en qué llevan puesto

las personas que estamos viendo reflejadas en esos cuadros.

Efectivamente. Resulta que nuestro rey Felipe II,

que era un tío muy serio, que vestía muy de negro,

consiguió que en toda Europa se pusiese de moda

'vestir a la española', que así era conocido.

Todo el mundo vestía muy de negro, con un cuellito blanco, como mucho,

y la cuestión es que era una estrategia política, realmente.

Primero, que todo el mundo quería vestir como él,

porque era un dandi,

y, segundo, porque él se había traído de las colonias mexicanas un árbol,

que se llama 'el palo de campeche',

que, con su corteza, se puede sacar el pigmento más negro,

más oscuro y duradero,

y, si ponía de moda el negro, vendía ese pigmento

y llenaba las arcas.

Podemos decir que Felipe fue uno de los primeros influencer.

Totalmente. Hubo unos cuantos antes, pero él se lo montó bastante bien.

Montó un gran imperio.

Pero... ¿te acuerdas del cuello este que llevaba Cervantes?

Sí, la gorguera, por ejemplo. Pues por ejemplo.

Hay muchos tipos, pero, por ejemplo, la lechuguilla, la gorguera,

la golilla... Estamos viendo aquí esos tiempos.

Eso tenía que picar un montón, pero,

cuanto más exuberante y grande, eras... como más importante.

Pero, claro, estamos en el Barroco y, en el Barroco, más es más.

Nosotros fuimos los magnates de la moda

durante mucho tiempo,

pero ese epicentro cultural se mudó a Francia,

desde donde han estado dominando bastante el panorama.

La conquista cultural de Francia empezó, más o menos, en el Rococó,

con María Antonieta, que es una diva de divas...

Ahí tenemos la película de Sofía Coppola,

que es... la interpretación, con Kirsten Dunst,

y también tenemos el retrato de María Antonieta.

Es muy interesante cómo pone la mano encima del mundo,

en plan '¡Eh! Esto es mío'. Me pertenece.

Era muy diva María Antonieta. Era muy diva y, además,

se solía decir que ella no ponía las cosas de moda,

sino que ella era la moda. Eso es muy francés, ¿no?

Como Luis XIV, que decía: "El Estado soy yo".

Y ella: "La mode cest moi".

La cuestión es que ella se vestía muy despampanante,

se maquillaba muchísimo

y se ponía esas pelucas en las que le metían todo tipo de extravagancias

hasta que, al final, le cortaron la cabeza.

Pero hasta ese momento todo el mundo quería ser María Antonieta.

Totalmente. Aunque un poco antes estaba la Pompadour,

que también la seguía de cerca,

pero sí, es que en Francia siempre han sido muy 'guays'.

El caso es que han dominado todo el panorama cultural,

hasta que en el siglo XX empezamos con las guerras mundiales

y ya nos tuvimos que dedicar a otras cosas;

momento de crisis que aprovechó Estados Unidos

para llevarse a todos los intelectuales y artistas...

Trincar todo lo que pudo... Eso es.

Científicos, artistas... Todo lo que pudo.

Abrió las puertas a todo el mundo y puso mucho dinero.

Incluso la CIA puso dinero en el mundo del arte.

Por ejemplo, patrocinó a gente como Jackson Polloc.

El caso es que en Estados Unidos nos vendieron el mundo de la fantasía

a través de Hollywood.

Todo el mundo quería irse allí

a comer hamburguesas y beber refrescos de cola,

hasta el día de hoy, que, supongo que dentro de poco,

se cambiará el epicentro cultural

y la conquista cultural irá a otro sitio,

porque todo es cíclico y todo cambia y...

Todo cambia, es verdad,

y para eso estáis las historiadoras del Arte,

para, a través de ver lo que fuimos, enseñarnos que todo acaba volviendo,

una y otra vez: el mito del eterno retorno.

Y espero que tú también retornes la semana que viene.

Muchas gracias; claro que sí. Cuenta con ello.

Gracias, Sara Rubayo, La gata verde.

(Música)

Durante el programa, conoceremos cuatro acontecimientos históricos,

muy curiosos, cuatro.

El inconveniente es que uno de ellos es un fluzo, es decir,

es un dato histórico erróneo.

¿Creéis que podéis adivinarlo? Yo creo que sí.

Vamos a comprobarlo.

Con ciento siete metros de altura,

este obelisco de titanio es una celebración

a la exploración espacial soviética

y representa el lanzamiento de un cohete con su estela.

En las conquistas, puedes atacar, pero también defenderte,

como, por ejemplo, hicieron en China hace más de dos mil años,

cuando comenzaron a construir la Gran Muralla,

como esta que tengo a mi espalda.

Entonces no era como nos la imaginamos.

En realidad, comenzaron construyendo varias murallas,

porque era una época de división territorial

y de rivalidad entre feudos.

Después, el primer emperador, Qin Shi Huang, levantó un muro

para proteger sus dominios de los nómadas del norte.

Otras dinastías posteriores fueron añadiendo sus propios tramos.

La parte que conocemos corresponde a la dinastía Ming.

Se construyó entre los siglos XIV y XVII.

Hoy en día, las distintas murallas superan los seis mil quilómetros

y no se ven desde el espacio, que no os engañen con eso,

porque no se ven.

Lo que no existe, ni existirá,

es un muro capaz de contener al condensador de fluzo,

esa máquina tan cara que nos hemos fabricado nosotros

y que es capaz de llevarnos en el espacio y en el tiempo.

Vamos a ver dónde nos lleva esta semana.

(Ruido de engranajes)

Llegamos a 1453, estamos en pleno Renacimiento,

y artistas italianos, como Donatello o Leon Battista Alberti,

se encuentran en el cénit de su creatividad.

Los incas han finalizado la construcción

de lo que ellos llaman Machu Picchu, una ciudad tallada en piedra

y situada en la cumbre de una montaña prácticamente inaccesible.

Es una preciosidad, como la Gran Muralla china.

Dudo mucho que nunca tengamos más de siete maravillas como esas

en todo el mundo.

Por cierto, ha reaparecido el cometa Halley,

aunque todavía no lo llamamos así.

Solo espero que, dentro de unos siglos,

algún astrónomo calcule su órbita y lo bautice,

porque 'la piedra esa del cielo', como nombre, no termina de convencer.

En Europa occidental,

el feudalismo está dando los últimos coletazos

y, en la oriental,

Constantinopla está a punto de sufrir un ataque

del que nos vamos a acordar para siempre.

Llamadme pesimista, pero me da a mí

que a esto de la Edad Media le quedan dos telediarios.

Bienvenidos a 1453.

Y precisamente para hablarnos

de una de las conquistas militares más importantes de la Historia

tenemos al historiador y escritor Javier Traité.

(Música)

Buenas noches, Javier. Buenas noches, Juan.

Hoy nos traes una conquista superimportante.

Una de las más importantes, que espero que te suene,

que es la caída de Constantinopla,

que creo que le suena a todo el mundo.

Siglo XV... Correcto. Estamos ahí.

¿En qué año estamos? 1453.

Es realmente uno de los eventos que le suena a todo el mundo,

porque ha habido pocos eventos en la Historia

que tengan tanta influencia

en el desarrollo de los acontecimientos

del mundo posterior.

El problema es '¿qué sabes exactamente?'

'¿Cuánto sabes, exactamente?'

Honestamente, no mucho. Bueno.

Pues te voy a explicar algunas cosillas,

porque ya verás que va a ser superinteresante.

Contexto: Estamos en el momento de expansión del Imperio Otomano,

con el sultán Mehmet II,

que tiene entre ceja y ceja la conquista de Constantinopla.

Para ello, arma un ejército...

y aquí tenemos la primera cosa interesante:

La diferencia de números que tenemos entre un bando y otro.

Mehmet arma un ejército de ochenta mil soldados profesionales,

Es decir, del lado de los invasores, ochenta mil personas.

Más diez mil auxiliares.

Entre cristianos renegados, mercenarios, voluntarios, etc.

En el lado de Constatinopla, la cosa no está tan alegre.

Piensa que, en aquel momento,

la ciudad contaba con cincuenta mil habitantes.

Cincuenta mil... y no todos soldados.

¿Cuántos soldados tenían? Tenían siete mil soldados.

O sea, había más soldados fuera que personas dentro.

Exacto. Bastante aterrador.

Eso no quiere decir

que los bizantinos estuvieran inermes e indefensos.

Contaban con sus poderosas murallas,

que habían aguantado durante un milenio

una veintena de asedios.

Contaban con el 'fuego griego',

ese mítico producto cuya fórmula no conocemos,

pero que se inflamaba con el agua

y que era capaz de causar una devastación exagerada

en las flotas enemigas...

y también contaban con algo muy interesante.

Lo que hicieron fue

reforzar todo el perímetro de los 22 km de muralla

y montaron una cadena de acero, gigante,

en lo que era la entrada del Cuerno de Oro,

de forma que se impidiera por completo el tráfico marítimo,

la entrada de flotas enemigas, en el paso a la ciudad.

Tenemos: barcos intentando entrar, una cadena de acero:

siete mil hombres dentro, ochenta mil hombres fuera.

Y algo más;

porque los otomanos traían algo que lo cambió todo,

que fue la artillería; un porronazo de cañones,

incluyendo un cañón gigante de diez metros de largo,

que disparaba unas balas de cañón de un metro de diámetro.

¿Un metro de diámetro? Como yo de alto.

Una exageración. La gran bombarda.

La gran bombarda. Me encanta.

Porque me gusta mucho cuando hay un arma

que es el arma característica del ejército,

que es como la más atemorizadora, como la gran Berta, por ejemplo.

Claro, los sacamantecas.

Pues esto sería el sacamantecas de Constatinopla.

En El señor de los anillos, ¿cómo se llamaba?

Que tenían un ariete muy chulo. El ariete Dron.

Aquí no hacía falta, porque ya sonaban los disparos.

El asedio oficial comenzó el 7 de abril.

En plena Semana Santa. En plena Semana Santa.

Para fastidiar. Y, en vez del bombo,

lo que sonaba eran las bombas.

Se calcula que se disparaban al día

entre cien y ciento cincuenta balas de cañón.

Se quemaban quinientos quilos de pólvora al día.

Las murallas no estaban preparadas para eso,

con lo cual, empezaron enseguida a abrir brechas.

Eso no significa que cayera rápido la ciudad.

El asedio se prolongó semanas.

Por otro lado, Mehmet II tampoco conseguía destruir la cadena,

para poder entrar en el Cuerno de Oro.

Esto lo solucionó Mehmet de una forma insólita y original.

Dijo: "Si no podemos entrar por el agua, lo sacaremos por tierra".

Sacó sesenta naves del agua, las llevó por tierra,

por encima del barrio autónomo de Pera,

dar toda la vuelta y volverlas al agua,

superado el obstáculo,

de forma que pudieran bombardear la ciudad

desde dos flancos. ¿Alzando las naves?

Alzando las naves, cargándolas sobre troncos

y arrastrándolas por el terreno.

En esta imagen se ve bien cómo las llevaban.

Nos hacemos una idea. Desde luego, fue un curro.

Claro, un curro y un horror para la ciudad.

Ponte en situación. Estás bombardeado por todas partes.

El sonido de los cañones, el humo, la pólvora, el fuego...

El hambre. ...el miedo

de que a esto le queda un momento, es decir,

ellos veían que no podían aguantar mucho más.

¿Cuándo llegó ese momento? ¿Cuándo llegó el día fatídico?

Si te parece, antes de entrar en harina y acabar el tema,

creo que deberíamos

presentar un poco mejor a los protagonistas de este asedio

y te he traído un vídeo superchulo para esto.

Dentro vídeo.

-Un año, 1453. Dos mundos se enfrentan.

Cincuenta y tres días de lucha encarnizada.

El asedio más famoso de todos los tiempos.

Conozcamos a los protagonistas de...

Constantinopla, la caída de un imperio.

(Música de la serie Dinastía)

Constantino XI, el último emperador bizantino.

Resistió como un jabato el asedio a Constantinopla.

Murió en la contienda.

Giovanni Giustiniani Longo, militar cristiano al servicio del emperador.

De pasado oscuro, líder de un ejército de ocho mil hombres.

Este genovés defendió Constantinopla con su vida.

Mehmet II, el séptimo sultán del Imperio Otomano.

Ascendió al trono con 13 años.

Siempre ambicionó la capital del Imperio Romano de Oriente.

Orbón, el ingeniero cristiano que se vendió al mejor postor.

Construyó para el sultán un cañón capaz de tumbar las murallas

de la mismísima Babilonia.

Estos fueron los hombres que lucharon por Constantinopla,

el lugar que un día fue el centro del mundo,

la tierra que unía Asia y Europa vivió cincuenta y tres días

de lucha sin cuartel.

Y el ganador fue...

-Solo uno de los bandos podrá llevarse el triunfo.

¿Será el emperador Constantino XI

y su fortaleza infranqueable durante siglos,

con el apoyo de navíos genoveses, arqueros napolitanos

y los soldados de Giovanni Giustiniani Longo?

¿O tal vez Mehmet II y su enorme ejército,

con la ayuda de sus tropas de élite, los jenízaros,

y el ingenio del húngaro Orbón y el fuego destructor de su enorme cañón?

¿Quién lo logrará?

¿Quién se llevará el ansiado trofeo?

-And the winner is...

(Redoble de tambores)

-Bueno, Juan, ¿tú qué crees? ¿Quién se llevó el gato al agua?

Ostras, no lo sé, no lo sé, pero ahora mismo estoy en un ay.

Y toda la gente en casa, también. ¿Quién ganó?

Como ya tenemos el spoiler desde hace cinco siglos,

más o menos lo sabemos. Vale, pero juega conmigo.

Juego contigo.

La traca final vino el 29 de mayo, fue el asalto final,

cuando lo planeó Mehmet II;

les dio un día de descanso a sus soldados,

para que cargaran con ganas,

y el 29 dijo...

¡Adelante, muchachos!

Gran bombarda a tope, pero esta vez

el fin de Constantinopla no vino por donde estaba centrado todo el ataque,

sino que vino por un pequeño error

en una pequeña puerta de la muralla noroeste.

No se sabe muy bien qué pasó,

si es que murieron los defensores, si la dejaron abandonada por miedo...

el caso es que es una puerta que quedó entreabierta

y un destacamento jenízaro aprovechó para colarse dentro...

¡Ay! ¡Cómo son los jenízaros!

En un momento se colaron dentro y ya estás perdido.

Justo en aquel momento hirieron a Giustiniani, de mucha gravedad,

y lo retiraron a los barcos para poder atenderle,

con lo cual, la moral de los genoveses se vino abajo.

La moral de la defensa se vino abajo.

Así es como Constantinopla pasó a ser Estambul.

Mehmet II entró a caballo en Santa Sofía,

la convirtió en una mezquita, le perdonó la vida al patriarca.

Aquí vemos a Mehmet II. Aquí lo tienes,

con la alegría de decir 'pedazo de conquista que he hecho'.

Al patriarca le perdonó y le permitió mantener la autoridad, incluso,

y la cabeza.

Constantino no tuvo tanta suerte.

Las fuentes, tanto cristianas como musulmanas,

explican que, bien luchando, bien huyendo,

murió; le cortaron la cabeza.

No fue la única cabeza que se cortó,

porque con Constantinopla,

la cristiandad también perdía su segundo corazón.

Además, supuso un puñetazo para las economías de muchos países,

porque piensa que todo el producto de lujo asiático, de las especias,

todo lo que venía de Asia pasaba por Constantinopla

antes de repartirse por el Mediterráneo

y esparcirse por Europa.

Todos los países tuvieron que repensar qué hacer.

De hecho, toda la exploración atlántica de Portugal y de Castilla

es uno de los motivos de la caída de Constantinopla.

Claro. Ahora tenemos que buscar otro camino

para abastecernos de esos productos de lujo.

Vamos a encontrar el camino hacia las Indias...

El camino alternativo. ...de lo cual se encargaría

un señor genovés, con la ayuda de un par de señores

que creo que me suenan.

Sí, y unos cuantos portugueses, también.

De hecho, los portugueses sí llegaron a las Indias, de verdad.

No como Colón, que se equivocó.

Y encontró una cosa, por casualidad. Encontró algo por ahí, y, bueno,

Para que veas cómo una sola conquista puede hacer

que se caigan las fichas de dominó y que todo se mueva.

Esta fecha es

la que los historiadores suelen juntar con el 92

para ejemplificar ese cambio de la Edad Media a la modernidad

en lo que es el siglo XV.

Con ese cambio y esos protagonistas que nos has explicado tan bien,

con esas bombardas que nos han tenido al filo de la muralla,

a ver si caía o no caía,

muy bien, muchas gracias, Javier Traité.

A ti, Juan.

(Música)

El general prusiano Carl Philipp Gottlieb von Clausewitz

fue quien afirmó aquello de que 'la guerra es

la continuación de la política por otros medios'.

Siguiendo esa frase, podríamos decir

que los juegos de estrategia son

la continuación de la guerra por otros medios.

Exactamente, un tablero, unos dados y unos muñecos.

Y no penséis

que este tipo de pasatiempo es un invento contemporáneo.

Como casi todo, ya lo hacían los egipcios.

Fue en 1913 cuando Herbert George Wells,

el autor de La guerra de los mundos,

publicó el primer reglamento conocido de juegos de miniaturas.

Se titulaba Little wars

y estaba pensado para los soldaditos de plomo,

esos que tenían los niños.

Wells se inspiró

en un juego de estrategia que usaba el ejército prusiano.

Hoy, los war games tienen legiones de aficionados

dispuestos a conquistar todo lo que pillen por delante.

Uno de sus mariscales es nuestro siguiente colaborador,

Javier Cansado.

(Música)

¡Hey! ¡Hey! ¡Descansa! Descans...

Estoy aquí en posición de firmes. Tengo una premisa

que vas a flipar. ¿Y si...

¿Y si no hubiera habido guerras?

¿Vale? Esa es mi premisa. ¿Vale? Bien.

En vez de guerras, sería esto, tío,

los soldados de plomo.

O sea, que, en vez de guerras, nos estuviéramos jugando,

en vez de con hombres, como hemos visto en Constantinopla,

muriendo muchísima gente con bombardas,

todo con soldaditos de plomo.

Esa es la cosa.

El mundo cambiaría bastante.

Si no hubiera guerras

y los problemas se dirimieran con partidas,

con partidas con soldados de plomo,

no habría generales, habría frikis,

habría frikis con camiseta negra de Iron Maiden

y así como de color pergamino.

Esos serían los que mandarían las tropas.

Nuestro enemigo natural, Francia, ha sido históricamente

nuestro enemigo de siempre.

Pues si pierdo yo, te doy Cáceres y Lugo, por ejemplo,

por poner un ejemplo, ¡eh!

Y vosotros, si perdéis, Normandía.

Tú planteas que nos jugásemos cosas siempre;

que fueran como apuestas.

No, sería guerra, o sea, por ejemplo, de pronto,

Francia, en la guerra 'de francoprusiana',

pierde Alsacia y Lorena, pues lo pierde, pues sería lo mismo.

Pierdes Normandía. O perdemos Cáceres nosotros.

O sea, lo pierdes porque lo has jugado y lo has perdido.

Por ejemplo, en una mesa de juegos,

la escalada militar es difícil mostrarla.

Puedes mostrar,

como decía el compañero del asedio de Constantinopla,

puedes mostrar la artillería.

Pero, ¿la bomba atómica?

¿Cómo hace la bomba atómica?

¡Ostras! ¿Cómo hace la bomba atómica?

Pues muy fácil. Con un animal.

Coges un animal, un gato,

y le echas ahí...

Bueno, un gato, o sea, nosotros, un toro.

El jugador español echaría un toro.

Dice: "Mira, esta es mi bomba atómica".

Bueno, un novillo, tampoco vamos a flipar.

Tienes la mesa, ¿vale? La mesa, la mesa...

Una putada, toda la intervención con esto en la mano...

Trae, yo te la guardo, Javi.

Escucha, entonces, eh... Mira.

Eh, eh...

Tienes la mesa de juego, ¿vale?

Entonces, tú tienes tus figuras aquí y yo las mías allí.

Coges un animal y se lo echas al... Un ñu.

Por ejemplo. Gana. Echa un ñu.

Nosotros echamos un toro.

Entonces, eso es similar a la bomba atómica.

Porque destruye todo.

Pero entonces no te compensa luchar, por ejemplo,

contra países africanos. En absoluto.

Claro, tienen animales muchísimo más grandes.

En absoluto.

Pero, claro, aquí está interviniendo mucho la suerte.

¿Interviene también la suerte en las guerras de verdad, Javi?

No.

Intervienen otros factores, pero la suerte, no.

La suerte momentánea.

Claro, pero entonces, de repente,

los que serían héroes de guerra serían aquellos

que tuvieran la mejor capacidad, a lo mejor,

para lanzar con la muñeca

o que pudieran trucar mejor los dados.

Potra, los que tuvieran potra.

¿Sabes el término potra? ¿Tener potra?

Lo conozco. Pues eso.

Que juegue Elías, que tiene potra. Vale, recapitulamos.

Es decir, tenemos

que si no tuviéramos guerras, lo haríamos con soldaditos...

Entonces, eso es. Entonces, se jugaría con soldaditos.

¿Qué sería de eso, con esa premisa, qué sería de eso lo bueno y lo malo?

Yo creo que lo bueno sería, por ejemplo,

que los cien mil hijos de San Luis no repondrían en el trono

a Fernando VII, que eso está muy bien,

eso está muy bien. Si eso ocurriese.

Por ejemplo, Hitler no invadiría Polonia,

Stalin no invadiría Polonia,...

Y ahora, ¿quieres que te diga lo malo?

¿Qué sería lo malo? Lo malo de si no hubiera guerras.

Pues nosotros, los que jugamos partidas de soldados de plomo,

no tendríamos a qué jugar,

porque al no haber guerras, no tendríamos qué remedar.

Vale, pues... verdad, Javier Cansado.

Si no nos hubiéramos matado,

tú ahora no pasarías unas tardes de domingo estupendísimas.

Esa es la diferencia.

Ni vendrías aquí a alegrarnos los corazones.

Muchísimas gracias, Javier Cansado. Adiós.

(Música)

-El primer hombre en llegar al Polo Sur fue

el oficial británico Robert Falcon Scott.

El explorador, junto a un grupo de cinco hombres,

logró la conquista polar el 17 de enero de 1912.

Al conocer la noticia, el mundo se quedó helado.

Scott llevaba la gloria al Imperio Británcio.

¿Verdadero o fluzo?

La operación Fortitude fue

una maniobra fascinante de contrainformación,

que ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial.

Un despliegue digno de una superproducción de Hollywood.

Para despistar a los nazis,

los aliados fabricaron vehículos con tela y madera:

crearon niebla con braseros,

hicieron marcas falsas de neumáticos,

y retransmitieron comunicaciones ficticias.

Todo esto ya es alucinante,

pero es que llegaron a crear tanques hinchables.

La pregunta es '¿qué pretendían?'

Pues era hacer creer al enemigo que el desembarco,

en lugar de ser en Normandía, iba a ser en Calais.

Los aliados llevaron el concepto de 'noticia falsa' a otro nivel.

Ya tenían experiencia en eso de hacer ver lo que no existía.

Esto es lo que nos viene a contar la escritora

y catedrática de Historia Contemporánea,

María Jesús Cava.

(Música)

Muy buenas noches, María Jesús. Muy buenas.

Vengo despacito. No te preocupes.

Hoy nos traes un tema fascinante.

Te voy a llevar a 1898.

Una fecha con innumerables resonancias

para la historia de España.

Una de ellas conecta directamente con la guerra colonial en Cuba,

pero no vamos a hablar de la guerra en su totalidad,

sino de un incidente, que es la explosión del acorazado Maine.

Esto es lo que proporciona el motivo para la guerra, el 'casus beli',

para la declaración oficial de guerra de Estados Unidos a España.

Pero es el bulo, en la historia contemporánea,

que en este momento se divulga más,

porque la campaña de prensa que fue la que acentuó el carácter de fake

que tuvo la imputación al gobierno español

como causante del sabotaje,

empieza a ser ya desmontado,

pero conviene recordarlo.

Bueno, existían muchísimos intereses geopolítios.

Pero no tenía manera de entrar Estados Unidos en guerra

pero lo que hacen es traer el acorazado hasta Cuba,

que era territorio español.

Vamos a recapitular.

Desde 1895, la guerra de Cuba existe,

entre España y los insurgentes cubanos.

Estados Unidos permanece vigilando la situación.

Estados Unidos busca una especie de control de seguridad en el Caribe.

En 1898, se multiplican los incidentes revolucionarios

y, como un gesto aparentemente de buena voluntad,

el acorazado Maine llega a La Habana.

Llega el 25 de enero de 1898.

A las pocas semanas, vuela por los aires.

Explota. Explota.

Trescientos treinta y siete tripulantes,

doscientos sesenta y siete mueren.

Esta imagen llega rápidamente

a los medios de comunicación norteamericanos

y ese es el eje central de lo que hoy queremos contar.

La campaña de prensa encuentra en dos magnates de los medios,

William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer,

que, con el New York Journal Herald y el New York World,

dan una imagen amarillista, sensacionalista,

de todo lo que ha podido suceder en el Maine.

Vemos las portadas de esos dos periódicos citados,

que tenían una difusión espectacular.

Hay que decir

que los dos magnates rivalizaban en cuanto a tirada de prensa.

Había muchos intereses en conseguir llegar a una mayor tirada.

Lo cierto es que hay muchas imputaciones, a veces esperpénticas,

que más allá de ese eslogan, que es un grito popular,

que, a medida que la campaña de prensa va capturando

a aquellos que son partidarios de una intervención imperialista en Cuba,

pues está imaginándose todas las atrocidades españolas,

con ese eslogan de 'Al infierno con España, recuerda el Maine'.

Hasta el punto de hacer merchandising con el eslogan.

Hay una serie de elementos de la vida cotidiana

que aparecen con el 'Remember the Maine'.

Este es el tipo de noticias que lee el lector medio norteamericano

y la situación de su gobierno es de una cierta neutralidad,

pero la presión mediática y la proximidad de las elecciones

llevan a McKinley a aceptar las ambigüedades de un informe,

sobre la explosión en el Maine,

e ir al Congreso y declarar la guerra a España.

El informe de la junta de investigación

está plagado de ambigüedades.

Una de las ideas que hizo correr el propio capitán del Maine era

que la explosión había sido exterior, es decir, un ataque.

Ya fuera de una mina o de un torpedo.

Se declara la guerra,

los medios de comunicación fuerzan

que la actuación estadounidense sea lo más rápida posible

y España pierde, literalmente, todos sus territorios,

ya que todos los encuentros bélicos que hubo fueron negativos para España.

La flota española era anticuada y la norteamericana era modernísima.

La resolución de esta guerra se negocia en 1898,

con la intermediación de un embajador francés,

que concluye con la Paz de París.

Me gustaría preguntarte si crees que este sería

uno de los máximos exponentes en los que las noticias falsas

acaban desencadenando una guerra y troceando una nación.

Está claro que es uno de esos momentos

en donde se fuerza a la política desde la sociedad civil

pero es un momento en donde el cuarto poder,

los medios de comunicación,

se erigen como un poder irrefrenable

que es capaz de forzar decisiones sociales, políticas, intelectuales,

económicas, a los gobernantes.

¿Cuáles son esas resoluciones que se fuerzan?

En los acuerdos de la Paz de París.

Se acaba el Imperio Español,

el control de Cuba pasa a manos norteamericanas,

se pierden para España los territorios de ultramar,

aunque permanezca la pequeña presencia de España en Marruecos

y en Guinea Ecuatorial,

y se perfila Estados Unidos como una potencia de primer nivel.

Recuerdo una frase de la Generación del 98 que decía:

"Ha llegado el momento de poner siete candados(llaves)

al sepulcro del Cid".

No recuerdo quién la dijo, (Joaquín Costa)

pero sí estaría bien

que pusiéramos siete candados a las noticias falsas.

Siempre está bien que venga gente de tu nivel y de tu categoría

a que nos iluminen.

Déjame que diga una cosa. Eso desde la frase intelectual,

desde el casticismo de la sociedad civil,

salió esa frase tan significativa

del 'Más se perdió en Cuba y venían cantando'.

Y vinieron silbando. Tú no vienes, sino que te vas.

Muchísimas gracias, María Jesús Cava.

(Música)

¿Qué tiene que ver la conquista del espacio con las latas de conserva?

Pues que cuando introduces algo en un espacio estanco,

deberías tener prevista la manera en que saldrá.

Algo parecido le pasó a Neil Armstrong

cuando llegó a la Luna.

Al tratar de salir del módulo espacial,

descubrió que no podía pasar por la puerta.

La escotilla era más pequeña que él con la mochila soporte.

Fue uno de los momentos de mayor tensión en la carrera espacial.

Al final, con dificultades, logró salir;

y el resto ya lo conocéis.

'Un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la Humanidad'.

De lo grande, de lo pequeño, de lo sencillo, de lo épico

nos habla el conquistador de nuestras vidas y costumbres,

Miguel Iríbar.

(Música)

Te veo aparecer con esa camiseta tan espacial

Klaatu Barada Nikto. Así es.

Eso es de Ultimátum a la Tierra, una de mis pelis favoritas.

¿Qué nos traes hoy?

Juan, tú sabes que soy un auténtico forofo del ser humano.

Porque el ser humano es un animal que conquista territorios,

conquista la Luna,

pero, pasa un tiempo, y parece como que ya nos da igual,

como... Ahí ya hemos estado.

Ya hemos estado. Cuando abran un chiringuito, me avisas.

Y, sin embargo, en España, que es, al final,

de lo que hablo siempre en mi sección,

en España, no solo se vivió con emoción,

sino que además tuvimos un papel bastante importante

en la conquista de la Luna.

¿Tú sabías que los trajes espaciales que usaron los astronautas americanos

estaban basados en el diseño de un español?

Ni la menor idea.

Emilio Herrera, en 1935. Era un aviador, científico...

La NASA ha reconocido su influencia.

Imagínate el momento, en el año 69,

en que toda España está pegada al televisor;

eran las seis de la mañana, hora española,

fue un pequeño paso para el hombre,

un grandísimo madrugón para el español.

De hecho, en octubre de ese mismo año,

era el acontecimiento universal,

no había trending topic cada diez minutos.

Ni Twitter, tampoco.

Los astronautas hicieron

como una especie de gira internacional,

ya en la Tierra,

por Europa... La gira la dieron antes,

pero alrededor de la Luna.

Los mandaron otra vez de viaje.

Vinieron a Madrid. La Gran Vía madrileña se llenó.

Medio Madrid fue a verlos,

como si fueran a ver la Copa de la Champions

o a los Rolling Stones.

Fue una locura, lógicamente.

¿Sabes qué hicimos con ellos? ¿Qué hicimos?

Hicimos fotos a Armstrong, Collins y Aldrin, con monteras.

Lo nuestro es coger a un guiri y vestirlo de cosas españolas.

Ellos se pusieron la Luna por montera,

y nosotros les pusimos una montera en la Gran Vía.

Todo va hilado, al final. Y ya está.

A un guiri le tienes que enseñar palabrotas

y vestirle de torero.

Armstrong diciendo 'estoy hasta los cojines de vosotros'

eso siempre funciona.

Vamos a ver, ¿qué es lo que traes hoy?

¿Qué es lo que nos quieres contar?

He guardado lo más importante para el final.

Ya te he dicho que España tuvo un papel importante,

pero no te he dicho cuál fue

la colaboración más importante de España,

Que no es el traje espacial

ni ponerle una montera a los astronautas.

La colaboración más importante de España en la conquista de la Luna

te la he contado en un vídeo. Vale. ¿Lo puedo ver?

Lo puedes ver. Y ese vídeo empezaría diciendo: "Érase una vez

un pequeño pueblo en la sierra madrileña..."

-Five, four, three, two, one, zero.

-Mi nombre es Miguel Iríbar

y siempre he soñado con conquistar el espacio,

abrir para la Humanidad nuevos caminos,

cruzar nuevas fronteras.

Pero, bueno, al final me lié y me hice cómico.

Este es el complejo de comunicaciones con el espacio profundo, de la NASA;

está ubicado en Robledo de Chavela, Madrid.

Esta estación fue inaugurada en 1964.

Fue la primera estación del mundo

en recibir imágenes de la superficie de Marte.

La sonda Mariner IV envió veintiuna fotos como esta

el 15 de julio de 1965

y eso estaba muy bien,

pero Kennedy se había propuesto llevar al ser humano a la Luna

y para ello necesitaban construir una nueva estación en Madrid.

Porque la Tierra gira.

Había que diseñar un plan

para que no se perdiera, en ningún momento,

la comunicación con los vehículos espaciales.

Se construyeron tres estaciones.

Estaban separadas 120 y cubrían la rotación de la Tierra.

La primera se levantó en California, la segunda, en Australia

y la tercera, aquí, en Fresnedillas de la Oliva,

un municipio ubicado

a unos nueve kilómetros de Robledo de Chavela.

Este es Pablo Alonso, historiador y vecino de Fresnedillas.

Probablemente,

uno de los mayores conocedores de la historia de este pueblo

y de surelación con la conquista de la Luna.

-Fresnedillas, en los años 60,

era un pueblo que tenía poco más de quinientos habitantes.

La gente se dedicaba a la agricultura y la ganadería.

En los años del desarrollismo español,

el éxodo rural ya se había dejado notar,

porque el abandono del campo y la mecanización a gran escala

hicieron que la población emigrara a ciudades grandes,

en este caso, Madrid.

Cuando llega la estación Apolo,

llegan los primeros americanos a Fresnedillas

y la cosa cambia radicalmente.

-¿Qué consecuencias tiene la construcción de la estación

en el pueblo?

-En primer lugar, por las expropiaciones de los terrenos;

en segundo lugar,

la construcción de la estación supuso el empleo de muchas personas,

a través de la empresa adjudicataria de la obra

y luego también influyó en el empleo de trabajadores de la estación.

Hay que pensar que, al menos, veinticinco personas del pueblo

fueron empleadas en el funcionamiento de la estación,

gente que estaba en el pueblo sin trabajo o trabajando el campo

que pensaba emigrar a Madrid,

de repente vio una oportunidad de futuro en la estación.

-La llegada de la estación Apolo en 1967 fue una bendición

para vecinos como Manuel Basallote.

Manuel, ¿cómo empezaste a trabajar en la estación?

-Vine de mi pueblo, a trabajar,

con la empresa que construyó la estación.

-¿Qué es lo que hacías?

-Era mantenimiento de carpintería.

En ese momento había que desembalar muchas cosas,

porque era cuando estaban montando los equipos y todo.

Y luego, ya, mantenimiento de puertas,

de ventanas, de cosas de esas.

-Uno de los primeros ingenieros españoles en llegar fue

José Manuel Grandela.

-El primer día que entré en la sala de operaciones

y había cientos de equipos similares a estos que tengo detrás,

yo diría que más del noventa por ciento eran

totalmente desconocidos para nosotros,

porque la misión Apolo había requerido

unos equipos específicos.

-Llega un momento en el que por fin el hombre pisa la Luna,

¿cómo lo viviste en la estación?

-Fueron horas de mucha tensión.

La estación de Fresnedillas era la única que tenía el control total

de la comunicación con la nave Apolo.

Todo eso, con un flujo de conversaciones

de Houston, a través de nosotros, en los momentos decisivos,

y nos provocó una tensión muy grande.

Hubo momentos previos al alunizaje que fueron muy peligrosos.

Se dieron cuenta,

cuando estaban a pocos cientos de metros de la superficie,

de que no reconocían los cráteres y estaban gastando combustible.

Porque llevaban el motor encendido para frenar el tirón de la Luna.

La orden de la NASA era que si a los diecisiete segundos de combustible

no habían conseguido alunizar,

tenían que abortar la misión y volver a la nave nodriza

y volver a la Tierra.

Armstrong, que era un gran piloto, decidió quitar el sistema automático

y decidió pilotar aquello como si fuera un avión normal,

buscando el lugar donde pudiera alunizar más suavemente,

sin quebrar ninguna de las frágiles patas del módulo lunar, el Eagle,

y, poquito después, Armstrong dijo:

Y en ese momento fue cuando rompimos toda esa emoción contenida.

Fue un momento cumbre.

-Vosotros fuisteis los primeros en escuchar esa frase.

-La escuchamos nosotros exclusivamente

y medio segundo después, una cosa así,

quinientos milisegundos,

el centro de control, en Houston.

-La estación Apolo siguió funcionando y dando cobertura a otras misiones

hasta su clausura, en 1985.

Los vecinos del pueblo todavía recuerdan y conmemoran con cariño

aquella época en que Armstrong, para ser rigurosos,

debería haber dicho: "Fresnedillas, el Eagle ha aterrizado".

-En la provincia de Soria existió una ciudad, de nombre Numancia,

que logró una gesta inaudita: resistió durante quince meses

el asedio de las tropas romanas, que buscaban conquistarla.

Y eso que no contaban con Astérix y Obélix.

Finalmente,

el general Escipión Emiliano logró hacerse con la población.

¿Verdadero o fluzo?

En un programa dedicado a las conquistas,

tenemos que hablar de unas que han sido cruciales,

fundamentales: las conquistas amorosas.

En la Antigua Roma,

el gran poeta Ovidio escribió un manual de cortejo;

se titulaba Ars amatori.

Aunque luego se conoció como Ars amandi.

Publicó dos libros dirigidos a los hombres,

y en ellos daba recomendaciones para saber cómo encontrar mujeres,

de qué manera conquistarlas, o cómo mantener el amor.

Ovidio era un auténtico especialista en ligues.

Sus libros tuvieron cierto predicamento,

así que, del creador de Ars amandi I y Ars amandi II,

llegó Ars amandi III, esta vez es personal.

La nueva entrega del manual más famoso sobre el amor,

y esta vez estaba dirigido a las mujeres.

El éxito fue inmenso,

pero como sus lecciones no seguían la moral de la época,

las clases conservadoras no lo acogieron demasiado bien;

incluso perdió el favor del emperador Octavio Augusto

y Ovidio acabó en el exilio.

Nosotros de amor no os vamos a llevar,

pero el condensador de fluzo nos va a trasladar

a un lugar un poco especial.

(Ruido de engranajes)

Saludos desde 1953.

Aunque este año ha terminado la Guerra de Corea

y ha fallecido Josif Stalin,

para ser sustituido al frente de la URSS

por Nikita Jrushchov,

seguimos encontrándonos en plena Guerra Fría.

Aunque, por mucho que la llamen 'fría',

la verdad es que las cosas se están poniendo muy calientes.

En Estados Unidos siguen a tope con el macarthismo,

persiguiendo a todo aquel que sea sospechoso de ser comunista.

Y a juzgar por la longitud de las listas negras,

tienen más sospechosos en casa que en Moscú.

Cuba ha comenzado su propia revolución

contra el gobierno de Batista.

con el asalto al cuartel de Moncada.

De todos modos, no parece

que el asunto vaya a tener demasiada relevancia.

Ni que tuvieran misiles nucleares.

En España hemos firmado los Pactos de Madrid;

con ellos, hemos aceptado

la instalación de cuatro bases norteamericanas,

a cambio de ayuda militar y económica.

Además se ha estrenado una película titulada Bienvenido, Mr. Marshall,

que es divertidísima.

¿De dónde sacarán los guionistas esas ideas tan locas?

La temperatura mundial sigue subiendo

y casi parece que los únicos que han pasado frío este año

han sido Edmund Hillary y Tenzing Norgay,

los primeros en coronar la cima del Everest.

La cosa está que arde, así que... a arremangarse.

Bienvenidos a 1953.

A lo largo de la historia, hemos conquistado pueblos,

naciones, la Luna, un poquito,

pero, ¿se puede conquistar el mar?

Para hablarnos de ello,

tenemos a un hombre que ya ha conquistado el Barroco,

nuestro historiador de Arte Miguel Ángel Cajigal.

(Música)

Hola, barroquista. Hola, Juan, ¿qué tal?

Estoy un poco preocupado porque creo que conquistar el mar...

no tiene que ser demasiado fácil

y no tengo idea de por dónde vas a salir.

Te voy a plantear una pregunta, a ver si te parece posible.

¿Te parece posible ponerle puertas al mar?

Ni al mar, ni al campo.

Pues hay ciudades que dependen, literalmente,

de ponerle puertas al mar.

Seguro que te suena Amsterdam. Sí. He estado allí.

La gente, cuando se cansa de la bicicleta, la tira a los canales.

Pues esos canales tan bonitos y bucólicos nos recuerdan

que Amsterdam es la capital de los Países Bajos.

¿Por qué se llaman Países Bajos?

Deduzco que porque son muy llanos, muy planos,

con lo cual, el agua... No solo que sean planos,

es que, además,

hay una parte importante del país que está por debajo del nivel del mar.

Quédate con estas cifras: 30 - 50 - 70.

El 30% de Países Bajos está por debajo del nivel del mar.

Pero en esa parte se concentra el 50% de la población

y el 70% de la actividad económica, del PIB.

Parece un poco complicado. ¿Cómo lo ves?

Veo que tienen que ponerle puertas al mar.

Todo eso es muy bonito en foto, pero, al final, hay que controlar el mar.

Por eso,

los neerlandeses se convirtieron, ya desde el siglo XII,

en expertos en ir arrinconando el mar.

Arrinconar el océano cuando ocupa la mayor parte del planeta

no es fácil.

Inventaron el concepto de 'polder'. ¿Sabes lo que es?

No tengo ni idea.

Un polder es un territorio que vas acotando poco a poco

y, cuando lo tienes acotado, lo desecas.

Al desecarlo, lo conviertes en tierra cultivable.

Puedes poner tu casa, molinos, que les gustan los molinos...

¿Un campo de tulipanes? Tulipanes, por ejemplo.

Esto es interesante, porque significa

que la sociedad neerlandesa ha tenido que combatir contra el mar.

Literalmente.

Con este sistema, lo han conseguido bastante bien.

Se llegan a convertir en una de las potencias marítimas del mundo

gracias a que estaban acostumbrados a que el mar les tocase las narices.

Poner diques al mar...

Ya sabes lo que dice la sabiduría popular.

¿Cómo imaginas que acaba esto de los polder?

Supongo que inundados. Con demasiada frecuencia.

Y, sobre todo, cuando la climatología reúne todas las condiciones

para que haya una catástrofe.

El momento más grave en el que se inunda Países Bajos es en 1953.

En ese momento sucede lo que allí llaman 'la inundación'.

Mueren dos mil personas. Más de setenta mil se quedan sin casa.

Una catástrofe, sin paliativos.

Se considera la peor catástrofe que ha vivido Países Bajos

después de la Segunda Guerra Mundial.

¿Cómo se te ocurre que podemos solucionar esto?

¿Mudándonos?

Como esa no es una alternativa,

porque sabes que en Holanda se vive muy bien,

lo que hicieron fue tirar de la ingeniería.

Crearon el Plan Delta.

Se llama así porque, como ves, estamos en un delta,

un sistema de ríos muy importante: Rhin, Mosa y Escalda.

Son ríos muy importantes, y el reto es

que al mismo tiempo que tienes que intentar cerrar

al océano que entra por los ríos,

tienes que dejarlos navegables,

porque ahí están varios de los puertos más importantes de Europa.

Como el de Rotterdam.

Necesitan de todo ese curso de agua para la distribución de mercancías.

De hecho, por eso, los neerlandeses han sido tan buenos comerciantes.

Vamos a ver dos ejemplos, dos verdaderas joyas de ingeniería.

La primera es una barrera, que se llama Oosterscheldekering.

Fíjate qué maravilla.

Lo que hacemos es cerrar la salida del océano,

o cómo el océano entra en el continente,

con esas barreras que son móviles.

Las hicieron móviles por cuestiones medioambientales.

Cuando hay tormenta,

entre todos esos postes se bajan las barreras

y así mantenemos protegida esa parte del mar.

Ves que por ahí no puede circular un barco.

Por ahí no puede pasar.

¿Qué pasa cuando tienen que pasar los barcos?

Pues que hay que hacer algo todavía más ambicioso.

Tienes que crear un tapón, que es la barrera de Maeslant, Maeslantkering,

que tiene fama de ser el robot más grande del mundo.

La propia barrera decide cuándo se abre y cuándo se cierra.

Avisa antes, eso sí.

Tampoco está diseñado para funcionar muy a menudo, ni para trabajar mucho.

Desde que existe, solo se ha cerrado una vez.

En 2007. Pero está ahí.

Está para que cuando la marea suba mucho,

se cierre y mantenga el continente seco.

¿Te suena que marea suba mucho y provoque problemas en otra ciudad?

Bueno, con esos datos, Venecia. Es que estamos acostumbrados.

Venecia, cada poco, pasa lo que vemos en la foto.

En Instagram queda chulo, pero es una faena,

porque es un problema desde el punto de vista patrimonial

y, además, Venecia se está hundiendo progresivamente.

Porque está construida sobre pilotes de madera.

Que he visto Italian job, que robaban una caja fuerte

aprovechándose

del sistema de construcción que hay en Venecia.

Aunque no lo veamos, lo que vemos en la foto, San Marcos, etc.,

está construido como un palafito, literalmente,

sobre millones de pilotes de madera que están clavados en el limo.

Fíjate en que todo lo que ves es así de frágil.

Está sobre pilotes que, poco a poco, se van hundiendo.

Es un fenómeno que se llama subsidencia.

Lo que significa es que, poco a poco, el terreno va cediendo y hundiéndose.

Acabaremos por perder Venecia, lo que sería una pena.

Hay allí una gran cantidad de obras de arte.

A mí me preocupa mucho mucho. Es tu campo de especialidad.

El caso es que para intentar que este acqua alta,

que es esta inundación cíclica que todo el mundo conoce,

no dañe la ciudad,

se ha ideado un proyecto, el proyecto MOSE,

MOdulo Sperimentale Elettromeccanico, que es Moisés en italiano,

por aquello de separar las aguas.

Este proyecto busca básicamente aislar la laguna de Venecia

cuando se produce el fenómeno del acqua alta,

para que la ciudad no quede sumergida.

Es complicado, porque Venecia no es Holanda.

El proyecto empieza en 1966 y ha empezado a funcionar en 2020.

Se ha llevado su tiempo, pero ¿está sirviendo?

En 2020 funcionó porque dijeron 'oye, vamos a probarlo;

para tener una buena noticia'. Y funcionó.

Por primera vez en siglos, un acqua alta no inundó Venecia.

Piensa que esto se empieza a convertir en un problema.

Porque de las seis veces en mil doscientos años

que se ha inundado San Marcos,

la mitad ha sucedido desde el año 2000.

Tenemos que asumir que algún día se perderá.

Venecia siempre fue frágil.

Para que te hagas una idea,

cuando los exploradores españoles en América llegaron

a la desembocadura del Orinoco, a su delta, en el Lago Maracaibo,

vieron que allí la gente vivía en palafitos.

Pensaron que era como Venecia, pero en pequeñito.

De ese término de 'Venecia en pequeñito' sale Venezuela.

Eso se ha quedado para ese país. Ostras. ¡Qué bonito!

No sabía de dónde venía el nombre de ese país.

Es la pequeña Venecia. Claro. Es precioso.

Dices que tenemos que asumir que vamos a perder Venecia.

Yo digo que no, porque lo primero que tenemos que hacer es

quedarnos firmes en nuestro sitio

e intentar salvarlo durante el mayor tiempo posible.

Lo que sí tengo que asumir es que te voy a despedir.

Muchísimas gracias, El barroquista. Muchas gracias.

(Música)

-El primer castellano en avistar el Pacífico fue vasco,

aunque nació en tierras extremeñas.

Y no hay ningún error,

ya que su nombre era Vasco Núñez de Balboa.

Avistó el Océano Pacífico el 25 de septiembre de 1513.

En aquel tiempo lo bautizaron como Mar del Sur.

¿Verdadero o fluzo?

Ahora es el momento de desvelar el dato erróneo,

el fluzo de la semana.

Recordemos que puede ser: Vasco Núñez de Balboa,

el monumento a los conquistadores del espacio en la URSS,

Robert Falcon Scott, que conquistó el Polo Sur,

o Numancia y su resistencia frente a las tropas romanas.

¿Lo sabéis en casa? Vamos a descubrirlo.

El fluzo es la conquista del Polo Sur.

Es cierto que Robert Falcon Scott llegó al Polo Sur

el 17 de enero de 1912,

pero, lamentablemente para él, no fue el primero.

Se le adelantó el explorador noruego Roald Amundsen.

Lo consiguió el 14 de diciembre de 1911.

poco antes que la expedición de Scott.

Todos los que seáis fans de Mecano ya sabíais

que Scott no había conquistado el Polo Sur,

porque lo habíamos escuchado en la canción de Mecano.

Si antes habíamos hablado de conquistas amorosas,

desde un plan teórico,

ahora creo que es el momento de llevarlo a la práctica.

Para ello, nadie mejor

que el conquistador por antonomasia, que es Giacomo Casanova.

Este veneciano, que vivió en el siglo XVIII,

debe su fama al libro Historia de mi vida,

unas memorias de tres mil páginas.

En ellas da cuenta de sus múltiples conquistas.

Vamos, lo que dice él que fueron múltiples conquistas.

Habla de cientos, aunque no está muy claro cuántas fueron,

ya que usaba tanta metáfora

que la cifra exacta queda un poco ambigua.

Aunque, más allá de esos líos amorosos,

la obra es muy interesante,

porque nos ayuda a conocer la vida cotidiana de la nobleza

y el paso del Antiguo Régimen al mundo moderno.

A diferencia de Casanova, puede que a lo largo del programa de hoy,

algunos de vosotros hayan sentido que se han quedado a dos velas,

ante las conquistas que os hemos contado.

No os preocupéis, porque para eso nuestro siguiente vídeo,

que es el que nos trae el historiador Andoni Garrido,

que, por cierto, también es youtuber,

pero eso es otra historia.

En el programa de hoy, hemos visto un montón de cosas

que tienen que ver con las conquistas.

Resulta que en la Historia existen conquistas de todo tipo:

bélicas, culturales, amorosas...

Y muchas de estas conquistas se daban a la vez.

Esto lo vemos muy bien en el caso del Imperio Romano

o en el de los reinos cristianos medievales.

Es decir, primero se conquistaba militarmente una región rebelde.

Luego se imponían ciertos usos y costumbres del bando vencedor.

Finalmente, era habitual conquistar con el poder del amor.

Bueno, más que amor... matrimonios concertados.

Uno que no quería ser conquistado ni con el amor ni con las espadas

fue el emperador chino Qin Shi Huang

que fue el Donald Trump del siglo III antes de Cristo.

Luego, destaca la conquista de Constantinopla

en 1453.

Este asedio cambió por completo la forma de guerrear.

Ahora, con pólvora y cañonazos,

era fácil tirar abajo cualquier muralla.

Por tanto, éstas dejaron de hacer falta,

al igual que las grandes máquinas de asedio.

Durante la Guerra Fría, la Humanidad conquistó la Luna.

Un pequeño paso para el hombre y, quizás, el principio

de una gran zancada épica,

que nos lleve a explorar y conquistar otros mundos,

más allá de nuestro Sistema Solar.

En fin, ¿adónde llegarán las conquistas de la Humanidad?

Parece ser que en Países Bajos o Venecia

hemos aprendido a domar a la propia Naturaleza.

¿Qué sera lo próximo?

¿Los fondos marinos?

¿Marte? ¿El Universo?

Muchos autores coinciden en una idea;

las conquistas más poderosas siempre las realizamos sobre nosotros mismos.

En esta hora,

hemos tratado de mostrar acontecimientos fascinantes.

Porque conocer la Historia también es una buena manera

de comprender al ser humano y su comportamiento.

Y, si hemos logrado que os interese,

habremos obtenido la mayor de las conquistas:

la felicidad.

Gracias por estar ahí.

Volvemos la semana que viene, con muchísimo más,

en El condensador de fluzo. ¡Eeeeh! Juan, un momentito.

Vamos a una cosa práctica, ¿vale? Porque...

Vale, venga.

¿Te acuerdas la moto que nos compramos a medias,

que te la quedaste tú

y que, al final, dije que era mía y tal?

Es verdad. Vamos a ver de quién es la moto.

Tú llevas el sur, ¿vale? Esto es la batalla de Gettysburg.

Podía ser el principio de Gettysburg, tío, porque eres un crack, Juan.

Mírame, eres un crack.

(Música)

¡Oye, tío, tienes una potra! ¡Eres un potrero, tío!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3: ¡Nos hacemos un Risk! Las principales conquistas

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El condensador de fluzo - Programa 3: ¡Nos hacemos un Risk! O las principales conquistas

21 ene 2021

’ El condensador de fluzo’ reflexiona sobre las grandes conquistas de la Historia. ¿Qué nos ha incitado a lo largo del tiempo a conquistar? ¿La codicia, el poder, la soberbia? Muchas conquistas han dejado un enorme rastro de sangre y dolor en la historia. Pero cuando hablamos de “conquistas” no solo hay que pensar en batallas cruentas y guerras. En ‘¡Nos hacemos un Risk! o Las principales conquistas’, el programa conducido por Juan Gómez-Jurado habla de los grandes conquistadores, de todos los tipos de conquista y hasta de juegos de estrategia.
El tercer programa de ‘El condensador de fluzo’ analiza las conquistas culturales que han acompañado a las territoriales, económicas o políticas, desde Alejandro Magno a Estados Unidos. Viaja hasta el año 1453 para asistir en primera fila a la conquista de Constantinopla. Comprueba la influencia de la prensa en la Guerra de Cuba de 1898. Se traslada hasta uno de los tres centros de seguimiento espacial del planeta. Y habla de Venecia y Países Bajos y cómo sus territorios conquistaron el mar.
Además, Javier Cansado describe un mundo en el que los grandes conflictos se resuelven alrededor de una mesa con juegos de juegos de estrategia.

ver más sobre "El condensador de fluzo - Programa 3: ¡Nos hacemos un Risk! O las principales conquistas" ver menos sobre "El condensador de fluzo - Programa 3: ¡Nos hacemos un Risk! O las principales conquistas"
Clips

Los últimos 74 programas de El condensador de fluzo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carlos B.A.

    Habéis dado con la tecla, gente apasionada por la Historia en sus diferentes ramas contándola de manera divertida y amena en un programa de TV. También me he estoy aficinando a seguirles por sus canales y a disfrutar la Historia más allá de los típicos medios que disponíamos hasta ahora. Muchas gracias y espero que dure mucho tiempo el programa.

    31 ene 2021