www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5775243
El condensador de fluzo - ¡Oigo voces! O las locuras en la historia - ver ahora
Transcripción completa

del siglo XVIII.

Los últimos años de su vida los pasó encerrado en su casa,

sin salir apenas.

Cuando murió lo encontraron rodeado de decenas

de bustos inquietantes de su propia cara

con gestos extremos y grotescos.

Todos eran, al parecer,

representaciones de su propia paranoia

y sus alucinaciones.

Nacemos y morimos solos

y en el camino, a veces,

también tenemos que combatir nuestros propios demonios

en la más absoluta soledad.

Y nos sentimos como este faro apartado del mundo

en el que estoy ahora.

Locura y aislamiento han ido muchas veces de la mano.

En ocasiones de forma voluntaria.

Como los primeros ascetas cristianos

que se retiraban durante años al desierto.

Otras veces la locura ha sido un cajón desastre

en el que cabía cualquiera que no encajara

en los códigos del momento.

Durante siglos las mujeres tachadas de brujas

y los leprosos fueron tratados como locos.

A lo largo de la historia cuesta distinguir

quienes sufrían trastornos hoy diagnosticados

y quienes eran, sencillamente, víctimas de su tiempo.

Grandes personajes que han estado en los dos lados

y algunos, como vamos a descubrir hoy,

hasta nos han gobernado.

Hoy, en "El condensador de fluzo":

"Oigo voces o las locuras de la historia".

(Música de cabecera)

Buenas noches.

Bienvenidos y bienvenidas al "Condensador de fluzo".

Hay muchas maneras de ser famoso

y Eróstrato eligió la más delirante.

Eróstrato fue un pastor griego del siglo IV antes de Cristo,

que un día quemó el templo de Artemisa de Éfeso,

que era una de las siete maravillas de la antigüedad.

Según confesó, lo hizo para pasar a la posteridad.

Fue ejecutado

y prohibieron reproducir su nombre en ningún libro

para que su recuerdo quedase enterrado en la historia.

Obviamente el plan salió regular.

Y aquí estamos, 2000 años después,

acordándonos de él e incluso ha dado nombre a un trastorno:

el complejo de Eróstrato.

Que es el deseo irrefrenable de buscar notoriedad.

Como veis,

mi notoriedad no vendrá por cómo pronuncio "irrefrenable".

Algo así sufría Mark David Chapman,

el fan que asesinó a su ídolo, John Lennon.

Y para hablar del fenómeno fan,

llega la Historiadora del Arte Sara Rubayo, la Gata Verde.

(Música)

Sara. Juan.

No sé en qué momento

empezamos a saludarnos como en el siglo XIX.

Me encanta. Cada vez me hace más gracia.

Hoy fanáticos.

Venimos con un tema bastante interesante.

Viene asociado al tema de la locura, un poco el tema de hoy.

Resulta que la gente por sus ídolos,

hay veces que sobrepasa ciertos límites que consideramos

un poco locos.

Pero bueno, la palabra fan, sabes que viene de fanático.

Fanático viene del latín "fanaticus",

que significa frenético o inspirado por Dios.

De alguna forma es una palabra incorporada

al castellano directamente.

Totalmente. Además, lleva bastantes años con nosotros.

En los años 60 se empezó a popularizar la palabra

con todas estas personas que iban siguiendo

a sus ídolos, sobre todo musicales.

Los Beatles y Elvis Presley

son los de mayor movimiento fan en los años 60.

Luego en los 80 estaba totalmente popularizado

con los acontecimientos deportivo musicales

y cinematográficos.

Pero resulta que ya en el Renacimiento,

ya contamos con alguien, el primer "influencer" que yo digo,

el primer "influencer" del Renacimiento

es Giotto di Bondone,

que es un pintor que revoluciona el mundo del arte,

introduciendo emociones en personajes que formaban escenas

en un momento en el que la pintura era superplana.

Esto hizo que tuviera un montón de fans que siguieran su pintura

y se llamaban "giotteschis".

Los historiadores del arte

lo consideramos uno de los primeros renacentistas

y además solemos mover el inicio del Renacimiento

hacia el Trecenato,

para que coincida con que este tío inició la historia.

¿Qué más fanáticos nos traes?

Tenemos ya en el siglo XVII y XVIII, en pleno Barroco,

tenemos de estos famosos cantantes castrati.

Y, por lo visto, eran una auténtica revolución.

Había gente que se llegaba a desmayar en sus conciertos.

Y uno de los más famosos que tenemos

es Carlo Broschi, que es este de aquí,

que en la lámina de al lado lo tenemos puesto para salir a escena

y hubo en los años 90 la famosa película "Farinelli",

que era como se le conocía.

Estos tres son la misma persona. Exacto.

Carlo Broschi, "Farinelli Il Castrato",

la película la recuerdo.

¿Quién es el de la derecha, Sara?

Es el que consideramos último castrato,

que es Alessandro Moreschi.

Es el último porque esta tendencia tuvo que terminar.

Cuando alguien dijo: "Este tipo de cosas no está bien

que se hagan por lo que sea".

¿Más ejemplos de fanáticos tienes en la música?

Sí. Tenemos uno además muy top

y muy loco, que es el de Franz Liszt,

que es este compositor,

pianista virtuosísimo y director de orquesta.

Fue una auténtica locura cada vez que hacía un concierto.

La gente se le arremolinaba alrededor del piano.

Le intentaban cortar el pelo para hacerse reliquias.

Incluso decían que las mujeres le cogían los posos del café

para meterlo en cápsulas.

No me lo creo.

Incluso le llegaron a cortar las cuerdas de un piano

un día que acabó un concierto para llevárselas.

Una cosa tan extraordinaria

que, de hecho, le pusieron un nombre a este movimiento fanático

que se llamaba la "lisztomanía".

De aquí pasamos a un fanatismo más básico

como puede ser comprarte una taza, una camiseta.

Estas cosas que vemos de merchan.

O disfrazarte de tu personaje favorito en tu boda o cumpleaños.

Luego tenemos en el 2009 que Lady Gaga

sacó un álbum, "The fame monster",

y decidió llamar a sus fans "little monsters"

y de ahí se ha puesto de moda

llamar a los seguidores con un nombre específico

para identificarlos.

Recuperan lo que inició en el Renacimiento...

Giotto con los "giotteschis". Efectivamente.

Tú, en tu canal de Twitter, que es la Gata Verde,

¿llamas a tus seguidores de alguna forma concreta?

En mi YouTube les llamo majos y majas,

porque soy castica y muy fan de Goya

y tenía que dejar marca por ahí.

Son los majos y las majas.

Me gusta muchísimo. Muchas gracias, la Gata Verde.

(Música)

Es el momento de enfrentarnos de verdad al primer

¿verdadero o fluzo? Ya sabéis, a lo largo del programa

irán pareciendo datos históricos muy singulares.

Uno de ellos no es cierto. Es el fluzo de la semana.

Quedaos pegados al sofá porque al final lo desvelamos.

A Thomas Willis se le considera un pionero de la neurología.

Según este médico británico del siglo XVII,

había que escuchar, seguir y venerar

las enseñanzas de los clientes de los manicomios.

Para Willis los locos debían guiar a la sociedad

y ser considerados como consejeros vitales.

A él no le fue mal.

Aunque su método no tuvo seguidores.

¿Verdadero o fluzo?

El periodista polaco Ryszard Kapuściński,

en su obra "Ébano",

cuenta una historia demencial.

En uno de sus viajes por África conoció a una vendedora

que se llamaba Lesina.

La mujer tenía un gramófono

en el que se oía, según ella, la voz de Dios.

Y con él la vendedora

oficiaba ceremonias en las que la voz sumía

a los oyentes en una especie de trance.

Inexplicablemente

empezó a crecer un culto con cientos de adeptos

alrededor de ese disco de vinilo rayado.

Lo más increíble es que aquella voz no era de ninguna divinidad.

El disco reproducía un discurso

que dio en 1940 Winston Churchill.

Y el gobierno de Zambia que si dio cuenta de aquella locura,

quiso atajarlo y lo hizo de una manera muy cruel.

Los militares asesinaron a muchísimos "churchilianos",

entre comillas, y destruyeron su templo.

Acabando con uno de los cultos más extraños de la historia.

Nosotros preferimos no seguir a Churchill,

sino a nuestro condensador de fluzo,

que es nuestro guía por los caminos del tiempo.

Veamos hasta qué año nos va a llevar esta vez.

Saludos desde el 1020.

Hace nada que hemos cambiado de milenio y menudo subidón.

Seguro que vosotros lo entendéis mejor que nadie.

El rey Canuto El Grande,

además de reinar en Dinamarca, Noruega y Suecia,

acaba de convertirse en rey de Inglaterra

tras cruzar el charco y plantarse con sus ejércitos.

Será poderoso y lo que quieras,

pero Canuto El Grande no se lo quita nadie.

Mientras Canuto sigue siendo grande se nos ha ido otro gran vikingo,

Leif Erikson,

uno de los primeros europeos en pisar América.

Su familia había pasado de Noruega a Islandia

y de Islandia a Groenlandia.

Y él, siguiendo la tradición familiar,

decidió ir más al oeste y se topó con un nuevo continente.

A ver cómo superan eso sus descendientes.

China está dirigida por la dinastía Song,

pioneros mundiales en el uso del papel moneda.

Locos no voy a decir que estén.

Pero que paguen las cosas con papelitos

tiene tanto sentido como lo hagan, no sé, con plástico.

El sabio persa Ibn Sina,

al que conocemos como Avicena, ha escrito el Canon de Medicina.

Obra fundamental que recoge todo lo que se sabía

en la época sobre la materia.

El tío ha escrito más de 300 libros.

Con alguno tenía que acertar.

Pero ni Avicena con todos sus conocimientos

sabe qué está pasando en Bernburg,

Alemania, donde no está claro si sus habitantes

han sido poseídos, se han vuelto locos o qué.

Sea como sea, bienvenidos a 1020.

Resolvamos este misterio de Bernburg

de la mano de nuestra historiadora y divulgadora Laia San José.

(Música)

Laia. Juan.

¿Cómo estás? Muy bien, Juan.

Hoy traes un misterio.

Yo no sé nada de esto que me vas a contar hoy.

Estoy un poquito nervioso

porque necesito saber qué demonios traes entre manos.

Te lo voy a ir contando, pero empezamos con una pregunta.

¿Te suena el cuento de las zapatillas rojas

o el baile de San Vito?

Me suena un poquito esto que me acabas de decir.

Lo del baile de San Vito es

lo que me decía mi madre cuando me hacia pis.

Y entonces empezaba a bailotear un poco, pero creo que lo que traes

es más profundo que todo esto.

Pues ponte en situación. Un grupo de personas.

A veces decenas, centenas, que se ponían a bailar

y podían estar bailando unas horitas, unos días, unas semanas

o, a veces, incluso unos cuantos meses.

No puede estar bailando la gente meses.

Meses. Era como una epidemia, ¿vale?

Como es complicado, lo que traigo es la realidad aumentada

para que te hagas idea de la extensión

que tenía todo este asunto.

Como puedes ver, la mayoría de los episodios

tuvieron lugar en centro Europa entre los siglos XIV y XVIII.

Aquí te resuelvo el primer misterio,

el de Bernburg, el de 1020.

Es el pistoletazo de salida de todo este fenómeno.

Aquí se dice que la víspera del día de Navidad

18 campesinos se pusieron a bailar, sin motivo aparente,

alrededor de una iglesia en la que se celebraba el culto.

24 de diciembre, se ponen a bailar

y no sabemos por qué... Y no paran.

200 personas se pusieron a bailar

encima del puente que cruza el río Mosa en Alemania.

Y de bailar, bailar, bailar, el puente se fue al garete.

Claro, un puente no está pensado para que 200 personas

bailen encima de él. Exacto.

Más episodios. Pues por ejemplo,

en Aquisgrán, que se extendió por poblaciones de alrededor,

en Schaffhausen, en Bruselas,

en Basilea. Tenemos un montón, una auténtica epidemia.

Vale, ¿había una explicación a esto?

En común lo que tenían es

que la gente bailaba de forma descontrolada.

En plan muy loco. Se dice que se desnudaban

y que tenían comportamientos obscenos.

Debía parecer aquello una rave en los 90.

Vale.

Esto son representaciones de este fenómeno,

que, claro, debía calar a los historiadores de la época,

a los eruditos, que tenían que estar sorprendidos,

porque era algo misterioso.

¿Y el nombre de "coreomanía"?

¿Viene de algún sitio?

El nombre de "coreomanía" viene del griego.

Por una parte tenemos "coros", que es baile.

Por otra parte "manía", que es locura.

Me acabas de romper el eje, Laia San José,

porque yo... Cómo engañan los griegos.

Creía que coro era cantar y resulta que es bailar.

Pues no. El nombre se lo puso Paracelso, el médico y astrólogo.

Él creía que esto era una maldición que nos había enviado algún santo,

por ejemplo, San Vito. ¿Te suena?

Sí, ahora sí, ahora lo entiendo. Hay que recordar

a la gente que por la tradición cristiana

los santos no están para enviar maldiciones,

sino para interceder por nosotros ante Dios.

El caso es que algunas personas creían que se curaba

peregrinando hasta San Vito.

El tema de San Vito es porque se cree que...

El que tenemos aquí, San Vito se cree que era un mártir

que curó de epilepsia al hijo de Diocleciano.

Esta es la opción sencillita.

La opción más perturbadora es la que tenemos,

que se cree que Vito en realidad era un niño

que salvó la vida al hijo del emperador Diocleciano.

De propina se llevó una condena a muerte.

La típica condena a muerte por salvar la vida al hijo...

En esta representación que vemos está dentro de un caldero.

No sé si es de bronce, cobre o algo y ¿en qué está sumergido?

Él está sumergido en aceite hirviendo.

Lo que cuenta la leyenda es que ahí dentro empezó a bailar.

Bailar va a ser que no.

Debía tener espasmos de dolor.

Lo perturbador de la historia

es que en ese momento tanto el emperador como su corte

empezaron a imitar el mismo movimiento.

Debió ser una escena tróspida.

Sí, totalmente. Están burlándose de él.

De todas formas no nos ha quedado muy claro cuál de las dos opciones

de la historia... Podría ser cualquiera de las dos.

Lo que tenemos claro es que era una epidemia

y que tenemos algunos casos bien documentados.

Como el caso de 1518 en Estrasburgo.

Si te apetece saber más, te he traído un vídeo.

Por favor, pónmelo. ¿Lo vemos? Pues dentro vídeo.

Una increíble historia basada en hechos reales

sobre la epidemia de baile más grande

y mejor documentada.

Todo comenzó en Estrasburgo.

Corría el verano de 1518.

Una mujer llamada Frau Troffea

de pronto, y sin motivo aparente,

empezó a moverse rítmicamente.

Parecía como si algo le dijera:

"Baila, Frau Troffea, baila".

La señora continúo bailando sin parar

y a los pocos días se le unieron varias personas.

Pero la cosa se fue de madre cuando transcurrido un mes

eran ya 400 los contagiados por este fervoroso bailoteo.

Algunos de los afectados incluso murieron

víctimas de un ataque cardíaco

o, sencillamente, de la extenuación.

Las autoridades, muy preocupadas,

consultaron a los médicos de la ciudad,

que reflexionaron mucho sobre el asunto

y empezaron por donde siempre había que empezar:

descartando la posesión infernal y otros hechos sobrenaturales.

Al final concluyeron que aquella epidemia

podía deberse a una extraña fiebre,

a un recalentamiento de la sangre.

Además, según los documentos de la época,

aquellas personas no presentaban espasmos ni convulsiones.

De hecho, movían su cuerpo

como si estuvieran bailando a propósito.

Así que los gobernantes de la ciudad pensaron que lo mejor

era dejarles bailar.

Incluso construyeron un escenario y contrataron músicos

para que los acompañaran.

Al ver que la epidemia no cesaba,

a las autoridades no les quedó otra que acudir a las plegarias.

Pero ni con esas.

Así que no quedaba otra opción.

Había que llevar en peregrinación a los pobres bailarines

hasta la capilla de San Vito.

Aquella extraña maldición solo podía ser una cosa:

un castigo divino.

En fin, dicen las crónicas

que algunos recuperaron el control de su cuerpo.

Lo único que sabemos con certeza es que la plaga de baile

cesó a principios de septiembre.

Sin embargo, el origen de esos bailes es una incógnita.

Lo que es seguro es que de haber sucedido en otro momento,

el márquetin habría convertido a Frau Troffea

en un auténtico icono de las pistas de baile.

Muy loco todo, ¿no, Juan?

La verdad es que sí. Hoy es el programa de locura

y me estás dejando, efectivamente, bastante loco.

¿Por qué pasaba esto? Pues mira, mala pregunta,

porque no tenemos una explicación que satisfaga a los investigadores.

Tenemos hipótesis y yo te he traído tres de ellas.

La primera es la que dice que en épocas de mucha humedad,

como sería ahora mismo en Europa,

un hongo, el cornezuelo de centeno,

precursor del LSD,

contaminaba cierto tipo de comida habitual

que consumía la gente en este momento.

El pan. Por ejemplo el pan.

Y la cerveza. La gente debía ir... muy, muy puesta.

Puesta hasta arriba de cornezuelo de centeno.

¿Qué más? Esa es la primera explicación.

La primera. La segunda, sería la de las enfermedades reales.

Como por ejemplo la epilepsia o la corea de Sydenham,

que son enfermedades que te hacen tener una serie de espasmos

involuntarios que parece que estás bailando.

Y la tercera opción habla del contexto social de este momento.

Estamos en un momento

en el que en Europa hay pandemias, hambrunas.

todo tipo de problemas climáticos.

La gente es muy pobre, mucha gente, y todo esto causa un estrés

y una desnutrición extrema

que podría llevar a la gente a tener estas alucinaciones

que les hacían hacer todo este tipo de cosas.

Así que la moraleja es que no tenemos claro por qué pasa.

Lo que sí tenemos claro es que la "coreomanía"

es una de las primeras fuentes de histeria colectiva documentadas

a lo largo de la historia. Hay un punto en la historia

por lo visto en tu realidad aumentada

en el que los casos documentados desaparecen.

Esto es muy curioso.

A mitad del siglo XVII los casos por arte de magia desaparecen

y se dieron algunos propios, pero lo que es el grueso desaparecen.

Todo esto que te he contado es como muy antiguo.

Pero no, hoy en día también suceden estas cosas.

Por ejemplo, para terminar tenemos el caso de la epidemia de la risa

de Tanganica.

¿Vale? ¿Esto qué año es?

Esto es Tanganica. ¿En qué año estamos ahora mismo?

Estamos en el año 1962, hace cuatro días.

Y esto empezó en una escuela de niñas misionera.

Tres niñas empezaron algo tan típico como partirse la caja en clase

y no poder parar.

El problema es que se extendió a otras 95.

Y que se extendió durante días.

Como no había forma de dar clase

lo que hicieron fue mandar a las niñas a su casa.

Problema.

Las niñas en su casa contagiaron a gente en sus pueblos.

Así que la epidemia acabó con más de 1000 personas

contagiadas riéndose sin parar.

Los mayores también...

Pero bueno, ¿esto cómo puede ser? ¿Cuánto duró esta epidemia?

Hubo gente que estuvo 16 días ininterrumpidos

sin parar de reírse.

Lo que nos has contado ha sido terrible,

pero aun así nos hemos reído un poquito,

por lo menos hemos terminado con un toque alegre.

Y, por favor, si hay muchas más epidemias

que sean de risa.

La próxima vez que vengas

a ver si me traes otra cosa divertida como esta.

¿Prometido? Prometidísimo.

Muchísimas gracias, Laia San José.

(Música)

"Mire, vuestra merced, que aquellos que allí se parecen

no son gigantes, sino molinos de viento".

Así de claro advertía Sancho Panza

a un hombre que se embarcó en enloquecidas aventuras

por ganarse el amor de una mujer, que solo existía en su cabeza.

Don Quijote de la Mancha.

Han sido muchos los que han estudiado

al mítico personaje creado por Cervantes.

Algunos psiquiatras han diagnosticado a Alonso Quijano

psicosis reactiva.

Un comportamiento psicótico de corta duración

con alucinaciones y delirios

causado, normalmente, por un acontecimiento estresante.

Esto explicaría su repentina curación final.

Nunca sabremos si el hombre de la Mancha sufrió este trastorno

o si simplemente prefirió vivir en una realidad paralela,

como es el caso de nuestro siguiente colaborador

el ingenioso hidalgo don Javier Cansado.

(Música)

Ese... Ese Juan.

Javier Cansado, ¿de qué vienes a hablar hoy?

Y si... fíjate,

¿y si no existiera la locura?

Fíjate que hablamos todo el programa de la locura.

¿Y si no existiera la locura?

Pongo un ejemplo rápido.

Los hermanos Wright. ¿Te gusta viajar en avión?

Me gusta muchísimo viajar en avión.

Los hermanos Wright tuvieron la locura de volar.

Hicieron un aparato para volar.

Si no fuera por los hermanos Wright,

no podrías... No podríamos volar.

Es mentira, otros lo habrían hecho. Lo hubieran hecho otros.

Los Montgolfier.

Montar en globo, los hermanos Montgolfier.

Merced a la locura de los hermanos Montgolfier,

puedes subir. Vale.

Tú quieres decirnos que esas locuras...

¿que no hubieran existido esas locuras?

Claro.

¿Qué pasaría si esas locura no hubieran existido?

El conocer América... Embarcarte en una nao,

que tiene 20 metros, 25 metros.

Tienes que estar loco. Es una locura.

Pensemos en la locura.

Por ejemplo, llevémoslo al arte.

A la pintura, por ejemplo.

¿Tú crees que un pintor

ha puesto en riesgo su vida por pintar,

por hacer algo diferente? por ejemplo, Warhol?

Andy Warhol, por ejemplo, sí.

Andy Warhol. O, por ejemplo,

el primero que inventó la perspectiva.

¡Qué locura!

"Pero, chico, no se entiende esto".

No se entiende. "¿Qué es eso del punto de fuga?".

"¿Qué hacen al fondo? Pónmelos que yo los vea".

¿Y, por ejemplo, el que puso un paisano?

El que pintó un paisano, un particular.

"¿Qué santo es este? No es un santo, es un vecino mío".

Eso en el mundo de la pintura.

Vete a la ciencia, ve a la ciencia.

¿Qué pasaría en la ciencia...? Galileo.

Le querían empapelar y no podían con él y no podían con él.

Y la Inquisición...

La Inquisición... Venga.

"Te vamos a dar pa'l pelo".

Él decía, seguía las teorías copernicanas,

que la Tierra giraba alrededor del Sol.

Y decía la Inquisición:

"No me jodas". "No".

"No fastidies". Lo de Galileo era una locura.

Una locura. Más locuras de la ciencia, Javi.

No tengo más. Oppenheimer.

Oppenheimer es el de la bomba atómica.

Claro. "Coges este protón y lo tiras contra este neutrón,

a ver qué pasa, Oppenheimer". ¿Sabes que se puede hacer en casa?

No quiero decir marcas

porque es la televisión pública, pero en la Thermomix.

Tú puedes hacer...

Puedes romper... No digo para qué, pero puedes romper protones.

¿Puedo romper los átomos, Javi?

Hay una posición del la Thermomix que rompe protones.

Vale, Javi, vamos a resumir.

Lo mejor, lo peor de que no existiera la locura.

Lo mejor de que no existiera la locura, de que fuéramos cuerdos

es que Hitler no hubiera invadido Polonia.

Esta no la he visto venir.

Nada, imposible, eso es lo mejor.

Y lo peor...

y lo peor, que vas a convenir conmigo que tengo más razón que un santo.

Vamos a ver, si no se hiciera locuras,

este programa no existiría.

Es verdad. No existiría.

Y, perdóname, ergo...

tú no presentabas este programa.

Desde el respeto y el cariño que te tengo,

pero tú no presentabas... Estarías en tu casa ahora mismo...

sentado.

Pero también, ¿sabes quién no estaría en este programa?

¿Quién no estaría? Tú, porque no te habría llamado yo.

¡Eso es lo peor!

Es lo peor sin duda.

Muchísimas gracias, Javier Cansado.

(Música)

Un reinado tan corto como misterioso.

Sus súbditos apenas vieron a su rey en actos públicos.

La causa, nada inexplicable,

el emperador estuvo recluido casi todo su mandato

debido a problemas mentales.

Estos le incapacitaban para llevar a cabo

cualquier actividad de estado.

¿Verdadero o fluzo?

Si existiese el pódium

de los dirigentes más desequilibrados de la historia,

Calígula tendría una imbatible medalla de oro.

En el siglo I cometió una extensa lista de barbaridades.

Se dice que mantuvo relaciones incestuosas con sus hermanas,

que nombró cónsul a su caballo,

que se autoproclamó Dios,

que le declaró la guerra a Neptuno y que sentía

un enfermizo placer por el asesinato.

Se dice, pero...

¿fue cierto todo esto? Pues no.

Casi nada de lo que os he dicho.

Eso sí, fue un joven arrogante, al parecer.

Y eso le valió cierta fama, pero no era el psicópata

que nos dicen que fue. Las noticias falsas

siempre han servido

para desacreditar a personas de poder.

Es el caso de un personaje

que nos queda un poco más cerca de casa,

Juana La Loca.

Un personaje fascinante

del que viene a hablarnos nuestra especialista

en historia de las mujeres,

Marga Sánchez Romero.

(Música)

Hola, Juan. Marga, ¿cómo estás?

Muy bien.

Hoy estás con nosotros

en la sección "Fake News Históricas".

Efectivamente.

¿Y la protagonista de estas fake news?

Es la reina Juana I de Castilla.

Juana I de Castilla. Efectivamente.

Desde luego nos viene estupendamente

para explicar esta sección de fake news.

A ver, en el imaginario colectivo, en el imaginario popular,

Juana fue una mujer que enloqueció de celos y de amor.

Es verdad que el movimiento romántico del siglo XIX

ayudó a construir esa imagen, porque la eligió

como el máximo exponente de la locura de amor.

Realmente no hay consenso

sobre si Juana tenía algún tipo de patología o no.

Eso sí, el bulo lo llevaba en el nombre,

en el sobrenombre, Juana La Loca.

¿Quién era Juana La Loca de verdad, o Juana, la reina, de verdad?

Juana nación en 1479 y era hija de los Reyes Católicos.

Ella no estaba destinada a ser reina

porque era la tercera de sus hermanos.

Y fue educada como se educaban a las damas

en esa época.

Pero como todas las princesas de la época ella estaba

destinada a un matrimonio concertado,

porque las princesas eran piezas políticas,

que se movían por Europa,

para evitar guerras a través de matrimonios

o para tener alianzas.

A los 16 años a Juana la embarcan hacia Flandes

para casarse con Felipe de Habsburgo,

el que conocemos como Felipe El Hermoso.

Pero bueno, como digo, ella llegó después de un viaje muy largo,

con dificultades y Felipe no la estaba esperando.

Tardó un mes en conocerla.

La nobleza flamenca no quería una reina castellana,

sino que quería una reina francesa.

Así que el matrimonio tuvo muchas dificultades.

Pero la mayor era que Juana estaba en medio

de las disputas política y de la ambición política

por una parte de su marido

y, por otra parte, de Isabel y de Fernando.

Claro, lo que se dice es que ella cometió el terrible error

de enamorarse locamente de Felipe.

Pero podría haber otras interpretaciones.

Por ejemplo,

ese desmedido amor por Felipe era una demostración política

de apoyo a su marido y a su descendencia.

Eso es una cuestión muy importante.

Tienes que tener en cuenta que en estos momentos

emociones como la ira, el amor,

el odio,

formaban parte del juego político.

Los reyes podían hacer y deshacer, precisamente porque sentían eso.

Por tanto, no tiene que ver

tanto con la locura como con otras cuestiones.

Pero, sobre todo, Juana y Felipe tenían un problema

no de amor, tenían un problema político.

La cosa es que en 1506 muere Isabel la Católica

y Juana es la heredera.

Entonces ahí empieza un juego entre Felipe y Fernando

por el poder en Castilla.

Y lo que empieza siendo un enfrentamiento entre ellos,

termina siendo un acuerdo por el cual inhabilitan a Juana,

porque dicen que está incapacitada mentalmente

y ole, ponen a Felipe de rey. ¿Qué te parece?

Me parece un poco sucio y feo. Muy mal.

La declaran loca sin más.

Efectivamente. Pero no le sale bien, porque Felipe muere precisamente

a finales de 1506 de ese mismo año.

Y Juana, efectivamente, toma de nuevo el poder.

Vale. Aquí tengo entendido yo, a lo mejor me equivoco,

también es que he visto muchas películas.

Hay un episodio con Juana

que no está del todo claro, a lo mejor.

Juana después de la muerte de Felipe lo que hace es que...

quiere ir a enterrarlo a Granada.

Así que durante varios meses se pasea por toda Castilla

con el cadáver de Felipe.

Incluso tuvo a su hija Catalina en ese periplo.

Juana quería llevar a enterrar a Felipe

con su madre Isabel a Granada

para fundamentar la legitimidad

tanto suya, como, sobre todo, la de su hijo Carlos,

el futuro Carlos V,

que quería que siguiera la línea sucesoria.

Eso sí, este episodio le sirvió a Fernando el Católico

para confinar

a Juana en el palacio de Tordesillas.

Este que tienes aquí. Amigo.

Claro, él también tenía sus propios intereses.

Efectivamente.

Juana entró en este palacio con 30 años

y estuvo 46 años allí dentro.

No estaba completamente encerrada,

pero sí es verdad que tenía las visitas muy restringidas.

No podía salir.

Salió dos o tres veces durante esos 46 años.

Y, sobre todo, una cuestión muy importante es que

Fernando prohibía a la servidumbre que hablara con ella.

Sobre todo para no darle información. Ten en cuenta

que Juana era una pieza política muy importante

todavía en ese momento.

Aquí, en los últimos años de su vida, hay también otro...

otro tipo de bulos relacionados con su relación con la religión.

Juana era católica, muy católica.

Pero es verdad que cuando estuvo en Flandes,

digamos, conoció algunos aspectos del protestantismo

que le interesaron.

Por ejemplo ella decía que no necesitaba a nadie

para comunicarse con Dios.

Por ejemplo, otra de las cosas que hizo

es que dejó de confesarse.

Imagina lo que es dejar de confesarse para una reina católica en España.

La verdad es que es bastante terrible la historia.

Sí. A ver, Juana es cierto que tuvo algunos comportamientos peculiares.

Por ejemplo, se pasaba días enteros sin comer.

O se encerraba en una habitación durante mucho tiempo.

Incluso llegaba a agredir físicamente

a las personas que tenía a su servicio.

Pero no sabemos si esto realmente es una patología,

o realmente usaba eso como forma de defensa,

como forma de actuación.

Lo importante es que la locura de Juana

sirvió sobre todo a su padre,

a su marido y a su hijo para consolidar su poder.

Así que tú me dirás si todo lo que nos han contado

en los últimos años sobre Juana,

si estaba o no loca, es cierto.

Pues la verdad es que no sabría qué decirte,

pero ha servido de mucho que hayas venido hoy

porque lo que nosotros creíamos,

como mínimo, nos has hecho que nos lo planteemos.

Así que muchísimas gracias,

Marga Sánchez Romero. Muchísimas gracias, Juan.

(Música)

Y ahora para epatar a la audiencia voy a hablar en francés.

"Épater le bourgeoisie",

que quiere decir dejar atónita a la burguesía.

Esto fue lo que a mediados del siglo XX...

Ya sé que lo he pronunciado mal.

Esto fue lo que a mediados del siglo XX

consiguieron las excentricidades de un hombre único.

Se paseaba con un oso hormiguero,

tenía como mascota a un ocelote y cuentan que un día

metió un caballo en su habitación de hotel.

En muchas ocasiones,

se dejaba ver con un pan sobre la cabeza.

A veces trabajaba con una mosca dentro de la boca.

Y hasta llegó a dar una conferencia con una escafandra.

Según él para zambullirse en la mente humana.

Estoy hablando, por supuesto, de Salvador Dalí.

Un artista que creó un personaje cuyas acciones surrealistas

supo rentabilizar económicamente.

Porque arte, locura y genialidad

siempre han estado relacionadas.

Descubramos qué locuras de España

nos trae nuestro siguiente colaborador,

el genial y un poquitito loco,

Miguel Iribar.

(Música)

Miguel. Juan.

Muy buenas. ¿Qué nos traes hoy?

Hoy te quería comentar que los artistas

somos muy excéntricos.

Pero porque la sociedad... ¿Ese plural?

...nos lo consiente, nos lo permite.

Efectivamente, me he incluido en el grupo de artistas,

como en el grupo de recolectores de hortalizas.

Me gusta darle un toque de fantasía a mi sección.

Vale. Adelante, por favor.

Dentro del mundo excéntrico y un poco loco,

me gustan especialmente los románticos.

¿Tú te consideras romántico?

Sí.

El caso es que el romanticismo como movimiento cultural

sí que nos ha dado

gente como Zorrilla, Bécquer, Espronceda.

Pero era gente muy intensa.

Era gente muy inestable. Gente que...

para el que el sentimiento era todo.

Gente que rechazaba todo tipo de normas.

Era siempre muy afligidos.

El dramita.

El dramita todo el rato.

Ese niño de instituto que le deja la novia

y escucha country encerrado una semana

pensando que todo le va mal.

Igual todos hemos sido un poco así.

Yo he sido así, pero yo no el country,

sino que paseaba bajo la lluvia escuchando a Los Secretos.

Casi más doloroso.

El caso es que esta gente

dio un pasito más allá.

Era un tema conceptual. Para ellos el mundo estaba mal.

El único refugio posible era el yo.

Se aislaban de forma consciente

para que los sentimientos afloraran.

Yo me los imagino...

A ellos me los imagino así...

Y a ellas me las imagino así.

Eran los instagramers del siglo XIX. Un poco.

Entiendo que nos has traído un vídeo sobre el romanticismo.

Podría ser, pero me temo que una vez más

estoy fallando.

No es del romanticismo, es de una época anterior.

Tiene un poco que ver. Te voy a contar la historia

con un vídeo de un hombre que tuvo...

tiene un perfil en el que se refugió en la soledad un tiempo...

no se sabe muy bien si por problemas de salud,

o por problemas políticos,

o por un poco de las dos cosas.

Te lo cuento en un vídeo que quiero enseñarte ahora.

Dentro vídeo.

"Mi nombre es Miguel Iribar.

Siempre he querido ser un gran pintor.

Fui el típico niño que se pasaba las clases haciendo dibujos

en el libro de texto y digamos que hice bien en dejarlo".

Pero antes que yo, a finales del XVIII

existió un artista que lo tenía todo.

Un hombre que alcanzaba la cumbre de su carrera como pintor.

Estoy hablando de...

Francisco de Goya y Lucientes, un artistazo.

A partir de 1780 se convirtió literalmente

en el pintor de moda de la clase pudiente madrileña.

Y en 1789 era ya nada menos que pintor de cámara

del rey Carlos IV.

Estaba tocando el cielo.

Lo que no sabía Goya en ese momento

era que todo su mundo estaba a punto de derrumbarse.

"Aquí, en el parque del Capricho,

el mismo lugar en el que Goya pasaba el tiempo

entre la aristocracia madrileña,

voy a encontrarme con Daniel Crespo, doctor en Historia del Arte.

Me va a contar cómo comenzó el descenso

a los infiernos del pintor".

Daniel, a finales del XVIII estalla la Revolución francesa.

¿Cómo se notan en España los cambios que eso supone?

La Revolución francesa es un proceso largo, complejo,

pero seguramente el elemento más determinante

es cuando al rey se le encarcela y se le acaba decapitando.

-En este contexto y hablando ya de Goya,

¿cómo le afectan estos cambios a su persona?

España, ya te digo, comienza el siglo XIX

con una crisis ideológica,

política, económica, brutal.

Y eso genera un desencanto, sobre todo en círculos ilustrados.

Y Goya participa, que duda cabe,

de ese desencanto de esos ilustrados que le rodean.

Entonces en ese contexto,

aunque Goya sigue manteniendo una actividad social,

en ese contexto también se entendería

que Goya compre esta famosa casa, la llamada

Quinta del Sordo en las orillas del Manzanares.

De ahí una cierta reclusión.

-"En esta inmensa maqueta del Museo de Historia de Madrid

se conserva una representación de aquella casa

en la que Goya decidió encerrarse en 1819.

En su interior comenzó una serie de obras

que darían un giro radical a su estilo".

14 obras que se repartieron a lo largo de los muros de la casa

y que fueron conocidas como las Pinturas Negras.

Muchos años después de que Goya las pintara,

la casa fue destruida, pero las pinturas sobrevivieron.

"Según los últimos estudios,

esta era la situación de las Pinturas Negras

en el interior de la Quinta del Sordo.

Pero ¿por qué las pintó Goya? ¿Qué le hizo cambiar su estilo?

Es lo que responderá Natalia Núñez,

historiadora del arte y especialista en las Pinturas Negras".

¿Qué son y qué representan las Pinturas Negras

en el estilo y evolución de Goya?

Es importante saber que en el año 1819

él va a caer gravemente enfermo.

No era la primera vez, ya estaba sordo,

pero es que ahora prácticamente casi fallece.

En este momento en el que estaba decepcionado,

desencantado,

iba a hacer esas escenas terribles como Saturno devorando a su hijo

o el Aquelarre,

donde son un tipo de pinturas

que nos hablan de esa fuerza oscura, nos hablan de alguna manera

de la violencia, del fanatismo de la religión.

Y, en definitiva, se trata de los miedos,

de las angustias de un pintor anciano, amargado

y que se sentía solo, indefenso en esa España fernandina.

-¿Podría representar las Pinturas Negras

la caída del pintor en la locura o demencia?

Ha habido varias hipótesis que nos hablan desde la sífilis

hasta la esquizofrenia, pero todo apunta

que lo más probable estuvo relacionado

con el saturnismo, una intoxicación,

que muchos pintores sufrían

y que Francisco de Goya

se sabe que utilizaba grandes cantidades de albayalde.

Es decir, blanco de plomo, que se trata

de una sustancia muy tóxica.

Y que eso le llevó a tener graves consecuencias,

graves secuelas físicas, como también psíquicas.

Va a ver la realidad con otros ojos,

con unos ojos mucho más críticos.

También va a dar mucha más cabida a ese mundo interior,

a ese mundo de su imaginación.

Y, por lo tanto, eso lo va a manifestar.

Se trata de un pintor de una extrema lucidez,

que fue un gran genio y que, al final, ese tipo de pinturas

no es otra cosa que el fiel reflejo de esa España

de locos, de esa represión fernandina en esa época.

Más tarde el pintor dejó aquella casa

y después de un tiempos e instaló en Burdeos,

donde vivió sus últimos días.

Allí se dio sepultura a sus restos.

Restos que años después fueron trasladados aquí,

a la ermita de San Antonio de la Florida.

Bueno, no todos sus restos porque cuando su tumba fue exhumada

en 1888,

se descubrió que estaban todos sus huesos menos su cráneo.

Todavía su paradero es un misterio.

Lo que sí sabemos es que al final nuestro querido Goya

sí que perdió la cabeza.

Por ejemplo, le robó un reloj al mismísimo Winston Churchill.

¿Lo devolvió? Al contrario,

no tuvo problema en lucirlo en público.

También le pispó la espada al Sha de Persia.

No sería tan grave si no la hubiera sustraído de su ataúd.

¿Verdadero o fluzo?

Nos vamos ahora al Londres de 1247.

Allí una orden religiosa fundó

el primer centro psiquiátrico de Europa,

el Hospital Real de Bethlem.

Es una época muy difícil para los enfermos mentales.

Se les consideraba poseídos por el demonio.

Los huéspedes del hospital sufrieron un trato cruel e inhumano.

Y en el siglo XVIII, incluso,

se convirtieron en una atracción turística.

Cientos de personas adineradas

pasaban por allí para ver el zoo humano.

El trato a los ingresados cambió a partir de mediados del XIX

gracias a un programa de atención mental

que sí buscaba de verdad cuidar a los pacientes.

Hoy el Hospital Real de Bethlem

sigue en activo y está a la vanguardia

en investigación psiquiátrica.

Por suerte los tiempos cambian.

Algo que cada semana

comprobamos nosotros in situ con el condensador de fluzo.

Nosotros no os vamos a atar a unas correas

ni a daros electroshocks, pero sí os tenéis que sujetar bien

porque nos movemos.

Saludos desde 1837.

Os estábamos esperando.

Llegáis justo a tiempo para ver la coronación

de la reina Victoria de Inglaterra

y, por tanto, de ser testigos del comienzo del período victoriano.

Charles Dickens ha empezado

a publicar "Oliver Twist" a capítulo por mes.

Y tiene que esforzarse para que cada capítulo acabe en alto

y no perder lectores.

En el siglo XIX si no nos gusta el último capítulo,

abandonamos las series.

Chupaos esa, amigos del futuro.

Aquí mismo, en España,

está terminando la primera guerra carlista.

Así que si todo va bien,

en unos añitos veremos

si la pequeña Isabel sigue siendo reina.

A ver si así conseguimos

que el período deje de llamarse victoriano

y pase a llamarse isabelino.

Ah, no, espera, que eso ya ha sido.

En EE. UU. acaba de desatarse el pánico de 1837.

Una crisis económica de aúpa

que ha hecho que la gente salga a las calles

a quejarse por el precio de la harina.

No sé qué tienen las crisis

que a todo el mundo le da por hacer pan.

Y mientras tanto, en China,

un estudiante de oposiciones está a punto de perder los papeles.

Y no me refiero a los apuntes, precisamente.

Bienvenidos a 1837 y al período victoriano.

Cuidado con la niebla que es muy traicionera.

Pues aquí queremos saber qué pasó con ese estudiante.

Así que recibamos al escritor e historiador

Javier Traité.

(Música)

Muy buenas.

¿Cómo estás? ¿Qué me traes aquí en la mano?

Mira lo que te traigo hoy.

Un examen. Espero que lo apruebes.

Supongo que al menos puedes leerlo, ¿no?

No tengo ni la menor idea. ¿No has estudiado?

No he estudiado. Tu futuro depende de ello,

porque esto es una de las preguntas del examen imperial chino.

Los exámenes siempre nos pueden poner nerviosos.

Te aseguro que este examen acabó provocando

la que posiblemente sea

la crisis de ansiedad por examen más chunga de la historia.

Vale. Hoy tu sección se llama "Lo imposible".

Correcto.

¿Y qué es imposible?

Tiene que ver con estos caracteres que me das.

Esto era un poquito imposible.

Esto es una pregunta del examen imperial chino.

Es el examen que se utilizaba

en el imperio para abastecerse de funcionarios.

En Europa, en Occidente,

los cargos públicos estaban limitados a la aristocracia,

en China en el siglo VII se van introduciendo

digamos este elemento de meritocracia,

que abre la puerta a que un campesino del último rincón de China

tenga la posibilidad de hacer este examen, aprobarlo

y formar parte del funcionariado. Concurso oposición.

Exactamente. Esta es la inspiración para las oposiciones actuales.

¿Cuál era el problema? Bueno, que todo es muy masivo.

Fíjate todos los cubículos para hacer este examen.

La cantidad de gente que lo hacía y los pocos que lo pasaban.

Un uno por ciento lo pasaba, con lo cual

era algo que te generaba un poquito de estrés.

Y esto es lo que le ocurrió

al protagonista de nuestra historia de hoy,

que es Hong Xiuquan. Aquí lo tienes.

Este hombre era hijo de unos campesinos del sur de China,

de la etnia hakka, una etnia marginada por la mayoría manchú.

Sus padres se esforzaron un montó para que estudiase,

pero el chico... no había manera.

Se presentó al examen, suspendió.

Se volvió a presentar, volvió a suspender.

Hasta que en el año 1837,

el año al que nos trae el condensador,

se presentó por tercera vez

y ya hizo "catacroquer", ahí se le fue...

Tuvo una crisis nerviosa después del tercer suspenso.

Pero tan bestia que estuvo varios días delirando.

Sus padres pensaban que se les moría y, más o menos, cuando se recuperó

explicó que había tenido una visión.

Había ido al cielo.

Vale. Esta visión que había tenido, ¿en qué consistía?

Vas a flipar.

Él fue al cielo y descubrió que tenía una segunda familia en el cielo.

Tenía un padre celestial, una madre celestial,

un hermano celestial, hasta una cuñada celestial.

Cuñados en el cielo, vaya rollo.

Y, bueno, él estaba allí muy alucinado

y el padre celestial tenía una gran barba dorada.

Y estaba muy enfadado

porque tenía el cielo lleno de demonios.

Y le dijo a Hong que no podía ser.

Entonces le dio una espada

para que matara junto a su hermano mayor celestial

que matara a los demonios del cielo y es lo que hizo

en esos días en los que estuvo chungo

hasta que se despertó. Él explicó esta visión

y a priori ya está, no pasó nada más.

Pero ocurrió una cosa y es que en 1846

a Hong se le ocurre hacer otra vez

el examen imperial chino.

Y, por supuesto, vuelve a catear de nuevo.

Lo que pasa es que esta vez no le dio una crisis,

sino que le dio una bajona.

Se fue a su casa. "Vaya rollo, la vida no tiene sentido".

Se puso a mirarse unos panfletitos que le dio un misionero cristiano.

Y cuando vio aquellos panfletos cristianos,

fue una revelación, porque toda sus visión tenía sentido.

El padre celestial que vio era Dios Padre de los cristianos

y su hermano mayor era Jesucristo.

Jesucristo. Era su hermano mayor.

Quedó muy convencido de esto,

entonces se interesó por el cristianismo

y a crear una fusión mezclada con la religión tradicional china.

Y con retazos de otras confesiones.

Se juntó con dos amigos que también habían cateado

el examen imperial, eran unos resentidos.

A expandir esa fe, a expandir la base de ¿qué?

Así en el cielo como en la tierra, de eliminar demonios.

En este caso lo que hacían era destruir todos los altares,

libros sagrados del confucianismo, del budismo

y cabreando a todos los vecinos.

Pero al mismo tiempo atrayendo a muchos seguidores.

Para 1850 eran entre 20 y 30 000 seguidores.

Madre mía. Te iba a decir que había empezado como Rosalía,

haciendo fusión,

pero luego se ha pasado directamente a la Inquisición...

Y espérate que no has visto nada.

Esto es solamente los entremeses.

¿Qué pasó? Los demonios no eran solamente los altares.

Estaban encarnados en la dinastía dominante,

en los manchúes, con lo cual lo que hicieron

fue iniciar una rebelión, Rebelión Taiping,

que la vemos con la realidad aumentada.

Esta rebelión se inició en una región del sur de China.

Fue una guerra de guerrillas loquísima,

muy difícil de controlar,

en la que ellos se movían constantemente hacia el norte y este,

tomando algunas ciudades, abandonándolas después.

Hasta que llegó en 1853 a Nankin.

Y cuando llegó a Nankin dijo: "Aquí me quedo".

"Esta va a ser la capital del nuevo reino que voy a crear".

El Reino Celestial de la Gran Paz,

y así llamó a su nuevo estado, el Reino Celestial de la Gran Paz.

¿Cómo funcionaba esta gran paz? Matando a todos los manchúes.

No hay mayor paz que matar a todo el mundo.

Claro, nadie te molesta.

Eso funciona. Nadie te chista.

Una vez ya limpio de manchúes, hubo silencio y una gran paz,

hizo reformas. ¿Qué es lo primero que reformó?

Por supuesto el sistema de examen imperial chino

que creo que iba que quería el poder para reformar esto.

Me encantaría hacer esto en selectividad.

Sería una opción, aunque matar a millones de personas

no es bonito. Yo recomiendo sufrir un poquito.

¿A millones de personas?

Sí, te he dicho que las condiciones de este examen eran imposibles.

¿Todo por un examen? Todo por un examen.

¿Por qué hizo reformas este señor?

Hizo reformas. En esto del examen, por ejemplo,

tiene cosas interesantes,

como que fue la primera vez en la historia

que la mujer pudo acceder al examen oficial chino,

para también tener sus crisis nerviosas ellas.

Era genocida pero igualitario. Exactamente.

Él estableció una especie de reino cristiano un poco extraño,

en el que había monogamia obligatoria,

prohibida la prostitución, las concubinas,

prohibido alcohol y drogas.

Prohibida la propiedad privada,

el campo era de todos para trabajar lo de todos.

Eso sobre el papel.

En la realidad militarización absoluta, pobreza.

Fueron 11 años bastante chungos

hasta que ya la historia acabó, por suerte con la muerte de Hong.

Una muerte que estuvo, creo, a la altura de su vida.

Estamos ya en 1864.

Nankin, la capital, ya es prácticamente lo que queda

del Reino Celestial de la Gran Paz.

Está asediada, sin recursos, sin comida.

Y a Hong se le ocurre decir:

"Como no podemos comer, vamos a comer maná".

Como en la Biblia. ¿Cuál es el problema?

La traducción del concepto de maná ya es complicado

pasarlo al chino.

En chino la traducción hecha tenía dos acepciones:

un tipo de planta

y también como el rocío sobre las plantas.

Hong dijo: "Si tenéis hambre,

comámonos las plantas mojadas por el castillo".

No sé qué porquería se comió pero acabó en unas semanas.

Los demás no le hicieron caso, pero él sí acabó muriendo.

Un par de años después la rebelión había sido aniquilada.

Pero tú fíjate bien, Juan.

Estamos hablando de una rebelión que mostró

las costuras del imperio chino,

que duraría 50 años después

porque ya empezaría la república de China.

Estamos hablando de un conflicto, decíamos millones.

20 millones de muertos

es la cifra que se maneja como la más plausible

para esta rebelión, para esta guerra.

Hablamos del conflicto con más muertos

antes de la I Guerra Mundial.

Y todo por un puñetero examen.

20 millones de muertos y todo esto por un examen.

Yo siempre digo que prefiero hacer trabajos.

Los exámenes acaban mal.

Ahí no te falta razón, con los trabajos a veces curra uno

y los demás no. Como en este caso,

que tú has hecho todo el trabajo

para explicarnos este "Lo imposible".

Así que, muchísimas gracias, Javier Traité.

(Música)

Até era la locura que llevaba a la perdición

y a la muerte.

Manía era la locura que empujaba a las personas a cometer crímenes.

Y Dionisos

era la locura vinculada a lo ritual.

Mucha más amable que las otras dos, dónde va a parar.

¿Verdadero o fluzo?

Visto el último dato histórico,

es el momento de descubrir cuál es el falso,

el fluzo de la semana. Os voy a recordar los cuatro.

Primero: el neurólogo Thomas Willis

y su veneración por los enfermos mentales.

Segundo: el emperador Yoshihito y sus problemas psiquiátricos.

Tenemos también los robos del rey de Egipto Faruk I

o las divinidades griegas de la locura.

¿Tenéis claro el fluzo en casa?

Vamos a descubrirlo.

Es cierto que a este médico se le considera

un pionero de la neurociencia,

pero sus métodos no fueron tan cándidos.

Más bien al contrario para desgracia de sus pacientes.

Según este galeno,

era necesario intimidar, encadenar y golpear

a los pacientes de los manicomios.

Estos debían sentir respeto por sus cuidadores

y verlos como torturadores.

Sin duda, quien necesitaba terapia era Thomas Willis.

Pues ya sabéis, el único Willis del que te puedes fiar,

y solo en ocasiones, se llama Bruce.

Si después de todo lo que estamos conociendo sobre la locura,

crees que podrías estar perdiendo la cabeza,

no te preocupes, es normal.

Por eso quiero decirte que es

el momento perfecto para detenernos, reposar,

y aclarar la mente.

Lo vas a entender todo a la perfección

con las certeras observaciones de Pedro Pérez de el Cubil de Peter.

Hoy en "El condensador de fluzo"

hemos visto como la locura y el trastorno

han estado presentes en la historia desde tiempos remotos.

El fenómeno de los fans nos acompaña desde la antigüedad

y se desató en el siglo XIX

con los conciertos de piano de Franz Liszt.

Hasta se hablaba de lisztmanía.

También es muy curioso el caso de una religión creada

en Zambia alrededor del discurso

de un disco rayado de Winston Churchill.

Y más increíble aún las famosas epidemias de baile

que vivió Europa desde la Edad Media

y que desaparecieron misteriosamente en el siglo XVII.

La gente se ponía a bailar hasta morir

y todavía no se sabe por qué.

De ahí viene el famoso baile de San Vito.

¿Y qué me decís del protagonista de una de las obras

clave de la literatura universal como Don Quijote de la Mancha?

Esa barrera entre genialidad y locura que lo caracterizó

la hemos podido ver también.

No obstante, alrededor de este asunto también ha existido

mitos y falsedades que han perdurado en el tiempo.

Como los que rodean al emperador romano Calígula.

O uno más cercano, el de la hija de los Reyes Católicos,

Juana I de Castilla.

Apodada despectivamente como La Loca.

Estuvo 46 años encerrada en el palacio cárcel de Tordesillas.

Hemos hablado de la locura como excentricidad,

encarnada en personajes como Dalí,

o el movimiento romántico del siglo XIX.

Y también de cómo las raíces de la locura

pueden tener una explicación más mundana.

Como es el caso del delirante y violento episodio

protagonizado por Hong Xiquan en el siglo XIX.

Empezó por no superar un examen a funcionario

de la corte imperial China

y terminó por creerse el hermano de Jesucristo

y a desatar una guerra

que se llevó por delante

la vida de más de 20 millones de personas.

Casi nada.

Lo que está claro es que la historia

está llena de personajes llenos de locura.

Y el programón que hemos podido disfrutar hoy

nos lo ha demostrado de un montón de formas posibles.

La locura normalmente se ha visto desde dos perspectivas.

O se ha romantizado como fuente de sabiduría

o se ha considerado peligrosa

y se ha separado y escondido

a cualquiera que no encajase en la sociedad.

Gracias, afortunadamente, al avance de la psiquiatría,

sabemos que muchas de las actitudes

que eran tachadas en el pasado de vicios,

de manías o de falta de carácter,

son consideradas ahora patologías y se pueden tratar.

Precisamente esos adelantos en el estudio de la mente,

nos permiten hoy mirar la historia

con una perspectiva un poco más amplia.

Espero que hayamos aportado nuestro granito de arena

a este tema de la locura.

Y muchísimas gracias a todos.

Y nos vemos la semana que viene.

Juan, ven acá.

¿No me vas a dejar despedir el programa?

Una cosa muy bonita. Vamos.

¿Otro juego hoy? ¿No estás cansado de que te gane?

¿Otro juego?

Está Alejandro Magno combatiendo con el rey Poros,

¿te parece otro juego?

(Música tecno)

Cuando vengas la semana que viene, a lo mejor esto está en Wallapop.

Te advierto.

(Música tecno)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • ¡Oigo voces! O las locuras en la historia

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El condensador de fluzo - ¡Oigo voces! O las locuras en la historia

28 ene 2021

A lo largo de la historia, la locura ha sido un cajón de sastre en el que cabía cualquiera que no encajara en los códigos entendidos como aceptables. A las mujeres tachadas de brujas o a los leprosos durante la Edad Media también se les consideró locos.

ver más sobre "El condensador de fluzo - ¡Oigo voces! O las locuras en la historia" ver menos sobre "El condensador de fluzo - ¡Oigo voces! O las locuras en la historia"
Clips

Los últimos 131 programas de El condensador de fluzo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Clara G. Ausín

    Geniales programas. De momento voy al día viéndolos todos, pero me parece una labor de divulgación fantástica, muy actualizada y con una visión muy moderna gracias a los colaboradores y el formato. Un saludo desde Palencia y enhorabuena por el programa.

    29 ene 2021