www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5762249
El condensador de fluzo - Grandes crímenes - ver ahora
Transcripción completa

A las 10 de la mañana de aquel día festivo

seis coches recorren en comitiva las calles abarrotadas de gente.

De pronto, hay un estruendo.

Acaban de lanzar una bomba.

Hay heridos, pero la comitiva sigue con el recorrido.

No muy lejos de allí,

un hombre se traba una cápsula de cianuro y se lanza al río.

El atentado ha fracasado.

Poco después, otro terrorista

pasa frente una cafetería y, de pronto,

el destino se pone de su parte.

La comitiva se detiene justo frente a él.

Empuña su semiautomática,

vacía los vehículos y dispara.

Dos veces.

Lo suficiente como para alcanzar a sus víctimas.

El archiduque Francisco Fernando de Austria,

heredero al trono austrohúngaro,

y su mujer, la condesa Sofía Chotek.

Esto ocurrió el 28 de junio de 1914 en Sarajevo.

y Gavrilo Princip acababa de cometer un asesinato

que sería, sin querer,

el detonante de la Primera Guerra Mundial.

Para algunos con su magnicidio comenzó el siglo XX.

Preparaos porque venimos cargados de historias para no dormir,

de esas que a mí, como novelista, me gustan mucho.

Hoy, en "El condensador de fluzo"

que "Alguien llame a la policía o grandes crímenes".

(Música de cabecera)

Buenas noches.

Bienvenidos y bienvenidas al "Condensador de fluzo".

Estamos en Monterrey,

uno de los motores económicos de México.

Según algunos estudios la primera ciudad del país en calidad de vida.

Pero allí, en 1959,

Alfredo Valle y Treviño,

un médico de modales exquisitos,

mató a su amante, lo descuartizó

y lo metió en una caja de cartón.

Frente a la policía

el asesino se jactó de su habilidad con el bisturí

para desmembrar el cuerpo.

Al final este criminal consiguió esquivar

la pena de muerte, pero no la prisión.

Más tarde,

un joven reportero, llamado Thomas Harris, lo entrevistó.

Años después

este periodista se convirtió en escritor

y aquel encuentro le sirvió de inspiración

para crear uno de los grandes asesinos

de la historia de la literatura y del cine:

el doctor Hannibal Lecter,

el psiquiatra caníbal del "Silencio de los corderos".

Para hablar de crímenes y criminales que forman parte

del imaginario colectivo,

llega la historiadora del arte Sara Rubayo, la Gata Verde.

(Música)

Gata. Juan.

¿Cómo estás? Muy bien.

Vienes con criminales, ¿no? Sí.

Sé que te encantan y por eso los traigo. Es broma.

Es que el programa va de eso. No hay nada que me guste más a mí

que un buen criminal.

La historia que te vengo a contar

que la historia está llena de criminales y la cultura pop

pues siempre los adorna bastante, los mitifica mucho,

para que nos gusten un poco más.

Siempre tenemos una especie de síndrome de Estocolmo

al conocer sus vidas a través de películas y de novelas.

Como que se hacen amiguis,

pero, realmente, fueron tela marinera.

¿Porque quién no ha querido ser pirata alguna vez?

Yo. Yo que sí, perdón.

A lo mejor al levantar la mano era que no, pero era sí.

Tenemos a Barba Negra, Barba Roja

y a Henry Morgan. ¿Esto son piratas de verdad?

Auténticos. Que han tenido, digamos,

como traslación a la ficción también.

Por supuesto. Hay un montón de cómics y películas

que hablan de ellos,

y de esa manera nos los han acercado con la cultura pop.

También nos hemos enterado de su historia

y al conocer la historia

eso que se dice que conocer es amar,

pues de alguna manera dices: "Son gente entrañable

que al final roban un poquito y matan otro poco para sobrevivir".

Claro, hombre... Pero realmente...

No les vamos a tener en cuenta que sean ladrones y asesinos,

si lo que importa es que molen mucho

y canten canciones divertidas.

Ojo, que mira qué caras tenían los tres.

Bueno, ¿hay algún ejemplo en concreto que te gustaría...?

Sí, tenemos a Jack El Cálico, que es un pirata superfamoso.

No era demasiado sanguinario, pero se le conocía, sobre todo,

por sus camisas estrafalarias

y porque también usaba esa famosa bandera pirata.

Pues resulta que Jack El Cálico

fue el personaje histórico real

que inspiró al personaje de Jack Sparrow

de "Piratas del Caribe".

Uno de mis piratas favoritos.

Ah, ¿sí? Pues que sepas que tú no eres su favorito.

Que él tenía una favorita que era Anne Bonny,

otra pirata que tela marinera.

Fueron pareja y juntos, entre abordaje y abordaje

tuvieron diez hijos.

No es verdad. "Yes".

Es verdad, así que imagínate cómo se las gastaban.

Y la cuestión es que esta pirata

ha servido de inspiración, a su vez,

por ejemplo para el personaje de Gina Davis

de la pirata Morgan, que a su vez coge el apellido de otro pirata

para su personaje de "La isla de las Cabezas Cortadas"

y para otras fabulosas películas de mujeres pirata.

¿Seguimos en el maro o traes criminales de otros sitios?

Vámonos a los bosques.

¿Vale?

A los bosques de Inglaterra de la Edad Media,

donde había el típico forajido justiciero,

que robaba a los ricos para dárselo a los pobres.

Un hombre mitificado por la historia pop,

pero que a lo mejor no era de verdad, ¿no?

De esto precisamente va la leyenda de Robin Hood.

Es una leyenda compuesta de un montón de leyendas.

O sea, en la Edad Media e Inglaterra

corrían un montón de leyendas de personajes

que vivían en los bosques

y que asaltaban los carruajes que pasaban por allí.

Y entonces eso se sumó con otra leyenda italiana del siglo XIII

de Chino Di Tacco,

que era otro forajido de la época,

y se mezcló todo y salió el personaje de Robin Hood.

¿Algún ejemplo más de los bosques o vamos a otro sitio?

Vamos a dar otro salto en el tiempo y en la geografía

y nos vamos de los bosques de Inglaterra

al salvaje Oeste en el siglo XIX.

Venga... Amigo.

Billy El Niño, porque lo pone ahí,

pero este hombre era muy malvado. Era malísimo.

De crío. Desde muy pequeño

y con 15 años ya mató a su primera víctima.

Y de hecho se murió con 21. A manos de su amigo de la infancia,

que se convirtió en el sheriff de la zona

y le dio caza, el famoso Pat Garrett.

¿Qué tenemos a la derecha?

Pues es su tumba, que es un lugar de culto

y de visitas turísticas si vas a Nuevo México.

¿Y quién quiere ir a ver una tumba de un forajido?

Hay gustos para todo.

¿Terminamos o tienes alguno más?

Ya estaría. Vale.

¿Me prometes que cuando vuelvas a casa, por favor, Sara,

puedes hacerlo sin cometer ningún crimen?

¿Crees que vas a ser capaz de hacerlo?

Vale, lo voy a intentar.

Inténtalo, ¿vale? No prometo nada, pero lo intento.

Si no la semana que viene, no podrás estar aquí con nosotros.

Le echaré la culpa a alguien.

Muchísimas gracias, Sara Rubayo, la Gata Verde.

(Música)

Ya sabéis que durante el programa conoceremos

cuatro hechos históricos sorprendentes,

El problema es que solamente uno de ellos

es un fluzo, es decir,

un hecho erróneo, falso, una mentira, vamos.

Al final del programa lo descubriremos.

Prestad atención. Vamos con el primero.

En 1837

en la Cámara de Representantes de Arkansas

el portavoz John Wilson

asesinó con un cuchillo al representante Joseph J. Anthony.

Y lo hizo en la propia cámara.

Para que digan que ahora la política es convulsa.

Wilson fue absuelto en el juicio

por considerarse asesinato justificable.

Y para más inri, años más tarde

fue reelegido para el puesto.

¿Verdadero o fluzo?

La traición y el crimen a menudo van de la mano.

Y más si te has convertido en un líder revolucionario.

Quiero hablaros de Wan Chao,

un humilde contrabandista de sal

que lideró una de las grandes rebeliones

de la China de finales del siglo IX.

Varios desastres naturales habían llevado al país

a la crisis económica

y el emperador para mantener su estilo de vida

subió los impuestos. Esto era muy habitual.

También era habitual que provocara insurrecciones por todo el país,

entre ellas la que estuvo liderada por Wan,

que terminó autoproclamándose el emperador.

La aventura no le duró mucho.

Fue traicionado por sus subordinados y lo asesinó su propio sobrino.

Este antiguo contrabandista

ya se había convertido en su leyenda y su insurrección

marcó el principio del fin de la dinastía Tang.

Una dinastía imperial que gobernó desde el año 618

hasta el 907.

Nosotros con "El condensador de fluzo"

también nos sentimos criminales porque, al fin y al cabo,

violamos otras leyes, las de la física.

Vamos a ver dónde nos lleva esta semana

nuestra máquina del tiempo.

Saludos desde 1605.

Andamos metidos en el Barroco y a todo el mundo le encanta.

Sobre todo a la gente de barrio rico

que por fin tienen estilo para decorar sus casas.

En España acaba de nacer Felipe IV, que será coronado rey

cuando tenía tan solo 16 años.

Sí, en plena edad del pavo. Luego vendrán las quejas.

Seguimos en guerra,

concretamente, en la Guerra de los 37 años.

Y como esto siga así será la de los 38 años,

la de los 39 años

y les veo llegando a los 80 fácilmente.

Pero igual es culpa mía

que me empeño en ponerle nombre antes de que terminen.

Sin duda el autor estrella es Miguel de Cervantes,

que ha publicado su primera parte de su "Don Quijote de la Mancha".

Todavía va a tardar diez años en publicar la segunda.

Así que desde el siglo XVII

os entendemos perfectamente

cuando os quejáis por lo de "Juego de Tronos".

Los que no están para muchas risas son los ingleses

con las que les ha montado en el Parlamento Guy Fawkes,

un tipo que se ha hecho famoso de la noche a la mañana

y que, al mismo tiempo,

se convertirá en el rostro del anonimato.

Yo no lo entiendo, pero igual es pronto para entenderlo.

En fin, que bienvenidos a 1605.

Cuidado a ver si os vais a dar un golpe con algo,

que con esto del Barroco lo tenemos todo lleno de adornos.

¿Qué es lo que estaba a punto de pasar

en las casas del Parlamento de Londres?

Nos lo va a descubrir

nuestra historiadora y divulgadora

Laia San José.

(Música)

Saludo de 1605, que no sé hacer. Saludo.

Yo tampoco, no pasa nada.

No sabemos, pero sí sabemos muchas cosas de esta época.

Digamos que lo que te contaré es como una serie de nobles católicos

ingleses, estaban tan, tan cabreados,

que se dedicaron a planear el asesinato del rey Jacobo I,

el de toda su familia y el de cuantos más nobles

protestantes juntos, mejor.

Tenía que estar muy enfadado. Muy enfadados.

¿Te suena lo que es "la conspiración de la pólvora"?

Me suena porque "V de Vendetta" es uno de mis cómics favoritos,

pero necesito que me lo cuentes de tu boca de experta.

A ver, lo que querían era explotar las casas del Parlamento,

lo que se conoce como el Palacio de Westminster.

¿Por qué estaban tan cabreados? Te voy a explicar...

Te voy a dar una serie de nombres y fechas,

así que no te asustes porque para hacerlo más sencillo

utilizaremos realidad aumentada.

Vale. Si no me pierdo.

Vamos a empezar con Enrique VIII, que te suena.

Me suena muchísimo. Es ese rey que quería divorciarse,

pero como no podía aprovechó el auge del protestantismo en Europa

para romper con la Iglesia Católica,

formar su propia iglesia anglicana y se divorció.

Desde este momento comienzan una serie de políticas restrictivas

contra los católicos.

A Enrique VIII le sucedió su hija, Isabel I,

que lo que hizo fue continuar toda esta línea

de represión contra los católicos,

pero además entró en guerra

con la catolicísima monarquía hispánica de Felipe II.

Y en este momento, en Inglaterra, los católicos estaban vistos

como poco más que traidores.

En este punto entra el último personaje de la historia

que es Jacobo I, que es el hijo de María Estuardo.

Igual también te suena

porque a María Estuardo, que era católica,

la mandó decapitar Isabel I

porque creía que conspiraba los católicos contra ella.

La moraleja de todo esto

es que llegamos a un punto, 1604,

en el que los ánimos estaban tan caldeados ya,

que un grupo de nobles con Robert Catesby a la cabeza

decidieron organizar todo un complot,

que tenía como objetivo asesinar al rey.

Ese era Catesby que era el que lo organiza todo.

Y luego tenemos hasta otros doce.

Como por ejemplo Thomas Percy, Christopher Wright,

Thomas White... Un montón de Thomas.

Aquí solo hay unos cuantos, pero, en realidad, fueron 12.

Estos son los cabecillas... El jefe era Rob.

Sí.

Luego un montón de Thomas y en total 12.

En total 12, entre Thomas y no Thomas.

Creo que ya me entero.

Ellos organizaron el plan pero les faltaba una cosa.

Les faltaba la pólvora.

Les faltaba alguien que supiese utilizar esa pólvora.

Aquí entra el que te suena seguro que es Guy Fawkes.

Claro que me suena, que es el que vemos aquí en pantalla,

que era el hombre de paja.

Se reunieron con él en una taberna de Londres y urdieron todo el plan.

Guy tenía que colarse en el Parlamento,

en los bajos del Parlamento,

colocar la pólvora, hacerla explotar

y salir por el Támesis para desaparecer.

¿Sabes cómo quería hacerlo? Cavando un túnel.

Perdóname.

Pero si podía subir y dar un salto.

Igual las cervezas de la taberna les hicieron venirse arriba.

¿Qué pasa? Al final parece ser que no tuvieron que cavar el túnel

porque alquilaron unas dependencias justo debajo,

que era más fácil y menos cansado.

Tampoco salió muy bien.

Eran tantos conspiradores que uno de ellos

tenía un conocido que el día de la apertura del Parlamento,

que iba a ser el 5 de noviembre, iba a estar allí.

Iba a cascar fijo. ¿Qué hizo?

Le mandó una notita que debía decir algo así como:

"Mañana no vayas a trabajar que igual explota algo".

Ah, vale, sí.

Guiño, guiño, codo, codo.

"A lo mejor mañana a lo mejor...".

¿Qué pasó? El día 4, el día justo de antes,

estaba Guy Fawkes allí con la pólvora

esperando a que le diesen la orden al día siguiente

y le detuvieron y le apresaron.

Porque el rey y sus consejeros se habían enterado

y les habían dejado hacer,

para pillarlos con las manos en la masa.

Pero cuanto más cerca del infraganti mejor luego para condenarlos y...

cortarles la cabeza, supongo.

Guy Fawkes fue capturado, le mandaron a la Torre de Londres.

Esta torre tiene como mucha historia.

¿Quieres saber un poco más de ella?

Me gustaría mucho. Te preparé un vídeo.

¿Quieres verlo? Por favor.

Dentro vídeo.

Siglo XI.

En Europa estamos en plena Edad Media,

una época movida.

Normandía invade y conquista Inglaterra.

Para controlar el territorio

los normandos construyeron un gran número de fortificaciones,

entre ellas la Torre de Londres,

el histórico castillo, situado en la ribera del río Támesis.

La Torre de Londres en realidad

es un conjunto de construcciones

que se encuentran dentro de dos anillos de murallas

defensivas y de un foso.

La Torre Blanca, el edificio que da nombre

a la totalidad del castillo,

fue construida por Guillermo El Conquistador en 1078.

¿Vosotros la veis blanca? Yo beis, marrón clarito...

Color hueso. Como mucho blanco roto.

En su origen tuvo diferentes funciones.

Albergó residencias, se usó como base de operaciones

e incluso llegó a ser centro de administración.

Aunque con el tiempo se convirtió en una cárcel destinada

exclusivamente a prisioneros de alto rango.

Allí iban a parar reyes destronados, aristócratas

o clérigos.

Hora del recuento.

Henry Jack Edward Phillip Charles Albert III.

Sí.

Charles Thomas Arthur George Williams.

Sí.

Ana Bolena.

¿Ana? ¿Bolena?

En efecto, la segunda esposa de Enrique VIII,

Ana Bolena, se encuentra entre los presos más destacados.

El rey la encerró por un motivo muy especial.

Ya sabes lo que deseo.

Un hijo. -Un hijo varón.

No puedo dártelo.

¡Adúltera!

Otro ilustre personaje

que probó las celdas de la Torre de Londres

fue el humanista Tomás Moro.

Enrique VIII envió a prisión a su lord canciller

por no aceptar su divorcio,

por no renegar del papa

y por no declararle a él mismo

nueva cabeza de la Iglesia Anglicana.

Ni él ni otro prisionero se podían escapar fácilmente.

La torre estaba bien custodiada

por guardias conocidos como Beefeater.

Aunque el origen del nombre es incierto siempre se dijo

que su nombre significa comedores de ternera,

que era la ración de carne que recibían por su cargo.

Además de vigilar a los presos se encargaban de cuidar

a los famosos cuervos de la torre.

De hecho, se dice que la monarquía británica

llegará a su fin el día que los seis cuervos

que viven en la torre la abandonen.

Por eso tanto mimo.

Hoy en día la Torre de Londres es una atracción turística

y el lugar donde se custodian las joyas de la Corona.

Pero en otro tiempo fue testigo

de venganzas, ejecuciones y torturas.

Y aún sigue manteniendo ese halo carcelario

un poquito terrorífico.

Como acabamos de ver, la Torre de Londres sirvió de cárcel.

Y ese fue, precisamente, el destino de nuestros conspiradores.

Cuando apresaron a Guy Fawkes,

este lo primero que dijo

es que no tenía ni idea de lo que pasó,

que se llamaba John Johnson y que le registrasen.

"Yo cavo túneles". Efectivamente.

Cuando te torturan uno canta hasta la Traviata.

Acabó diciendo todo lo que había pasado

y nombrando a la mayoría de los conspiradores.

Entre pitos y flautas algunos acabaron huyendo,

otros murieron y los que detuvieron

acabaron en la Torre de Londres

y, digamos, que corrieron todos el mismo destino.

Como te imaginarás, agradable no fue.

Decapitación me imagino.

Lo que hicieron fue el castigo reservado para traidores.

Mira.

Les ajusticiaron en la plaza de Westminster

y lo que les hicieron fue colgarlos,

desmembrarlos, descuartizarlos, mientras estaban vivos.

Guy Fawkes, que era el más listo de todos,

saltó de las escaleras del patíbulo, se partió el cuello y hasta aquí.

De todas formas, Laia, ¿qué ha quedado de esto?

Hay mucha historia detrás, ¿no?

Esto caló tan hondo en el imaginario colectivo,

que desde el año siguiente, desde 1605,

lo que hacía la gente era celebrar el acontecimiento

celebraban que no había triunfado el golpe.

Desde ese momento se hacían hogueras

y se quemaba una efigie de Guy Fawkes.

Esto hoy en día siguen haciéndolo así,

aunque no tiene tintes políticos, ha quedado como festividad.

De hecho, una de las cosas más...

más extrañas que ha pasado es que Guy Fawkes,

un personaje del siglo XVII,

hoy en día se ha convertido en uno de los símbolos

de la desobediencia civil actual.

Y todo esto viene en la novela gráfica

que en los años 80 publicaron Alan Moore y David Lloyd,

"V de Vendetta".

Luego se hizo película. Que lo catapultó a la fama.

Lo que más nos suena hoy en día ¿qué es?

Es la máscara. La máscara, claro.

¿Sabías que la máscara son las facciones de Guy Fawkes?

¿No se lo inventaron para la película? Es de verdad.

Es totalmente de verdad. ¿De dónde sacaron las facciones?

De algunos grabados de la época o de época posterior.

Si te fijas tiene el bigotito y esas facciones

tan angulosas, como el de la novela y el de la peli.

Supongo que estará un poco "poperizado" también.

Efectivamente. Con interpretación artística.

Está bien que tenga base de realidad.

De hecho, precisamente por eso,

que lo decías por eso, todos los años el 5 de noviembre,

¿qué resuena y escuchamos en todas partes?

"Remember, remember, the fifth of november".

Que significa en castellano:

"Recuerda, recuerda,

el 5 de noviembre pólvora y traición y complot".

Muchísimas gracias por esta historia que nos cuentas hoy,

Laia San José.

(Música)

Thug Behram está considerado

el mayor asesino de todos los tiempos.

Se cree que este ciudadano indio

estuvo involucrado en 931 asesinatos

entre 1790 y 1830.

Con estos datos

nos sale una media de más de 23 muertos por año.

Fue uno de los últimos líderes de los Thugs,

palabra que significa estranguladores.

Una especie de fraternidad religiosa de asesinos.

De generación en generación se dedicaban a asaltar viajeros

y a estrangularlos con un pañuelo ceremonial

llamado rumal.

Para ellos el asesinato era algo sagrado.

Así aplacaban la ira de la diosa Khali.

El gobierno colonial acabó con esta secta

y Behram fue ahorcado.

Por cierto, los Thugs son los enemigos de Sandokán

y de Indiana Jones en el Templo Maldito,

que a mí me toca más cerca.

Unos villanos que son el mal puro.

Nosotros cada semana nos ocupamos de atraer el bien

encarnado en la esbelta figura de...

Javier Cansado.

(Música)

Juan. Javi.

El programa de hoy está dedicado a los crímenes

y a los criminales. Correcto.

Te traigo dos premisas. Dos.

¿Y si no hubiera crímenes?

¿Y si no hubiera criminales?

Has flipao. He flipao y... Vale.

La primera: ¿Y si no hubiera crímenes?

¿Y si el impulso criminal del ser humano

fuera vencido por el impulso kantiano del ser humano?

Y no hubiera crímenes. Ojalá te entendiera.

Vamos a caso clásico.

Caín y Abel. Como estaban Caín y Abel,

que le mató... Iba a decir en la realidad.

Le mató, ¿vale?

Con esta premisa... Con una quijada de asno.

No hay crímenes, por tanto,

pero Caín está hasta las narices de Abel.

¿Qué hace? Como no hay crímenes le pega una patada en los huevos.

Ya está.

Sería así.

Sería cambiar ese impulso. Vete a cualquiera de la historia.

Jack El Destripador no podría existir,

porque no hay crímenes.

Sería Jack El Zarandeador.

Escucha.

Llévalo al absurdo. Por ejemplo,

Kennedy. "Qué mala suerte, ayer en Dallas le pinchó el coche".

O sea, ese rollo. Vale, me gusta.

¿Te propongo yo? ¡Venga!

Venga. Hannibal Lecter.

Hannibal Lecter es vegano.

Vale.

Me gusta muchísimo. Sería así.

Vamos a ver, tenemos esa premisa.

Habrá gente perjudicada y gente beneficiada.

¿Estamos de acuerdo?

Beneficiados los asesinados,

serían beneficiados, obviamente.

Pero ¿habría perjudicados? Claro, habría muchos perjudicados.

Tú en las ucronías siempre nos haces...

y si lo bueno y si lo malo.

¿Y si no hubiera crímenes esas personas,

vamos a decir escritores, novelistas,

que trabajan

momentos de asesinatos,

que hacen thrillers y cosas semejantes?

Y no estoy pensando en ti,

que podría pensar perfectamente en ti.

Pero estoy pensando en... Agatha Christie.

En Agatha Christie, en Arthur Conan Doyle.

Eso es.

Esas personas.

Podría pensar, por ejemplo, en Stephen King.

Es la primera parte de la ucronía.

¿Y si no hubiera criminales?

Cuidado. Ostras, peor.

Mucho peor porque...

los crímenes existirían, pero no existirían autorías.

No habría autores materiales de los crímenes.

Habría crímenes continuamente.

No habría autores.

No habría persecución del crimen.

Todos serían crímenes perfectos.

Jack El Destripador sería con el Lazarillo de Tormes,

anónimo. Eso es, sería uno.

No sería Jack.

Sería así. Claro...

Sería un desastre porque, claro,

tendrías que tener cuidado, cualquiera

se dejaría llevar por el impulso asesino

que tenemos.

Y entonces tendrías que tener cuidado

porque te podría matar tu propio cuñado, te podría matar.

Y no pasaría nada.

Estaría el auge de los venenos.

Habría venenos continuamente.

Donde fueras habría veneno.

Habrá gente beneficiada

y gente perjudicada, si no hubiera criminales.

¿Quiénes serían perjudicados con esto? Los escritores.

Yo quiero que en esta sección siempre los escritores

de thrillers salgan perjudicados.

Vale, nos queda claro que los perjudicados

seríamos los escritores. Siempre.

Pero ¿quiénes serían los beneficiados?

Los beneficiados así...

los polacos. ¿Por qué?

Hitler no invade Polonia

y Stalin no invade Polonia. Ya está.

Ya está, arreglado.

Al final todo tiene que acabar en Polonia.

¡Basta ya! Muchísimas gracias,

Javier Cansado. Hasta la semana que viene.

(Música)

El Código de Hammurabi

es el conjunto de leyes más antiguo que se conoce.

Y ya en el 1750 antes de Cristo aplicaba el "ojo por ojo".

Esto se debió a que el legislador, el rey de Babilonia

Hammurabi perdió un ojo en una pelea con su hermanastro

y por puro rencor le impuso la misma pena.

¿Verdadero o fluzo?

Cuando hablamos de asesinos en serie,

no hay que fiarse de las apariencias.

Fijaos en el caso de Nannie Doss,

una encantadora madre de familia de Alabama,

aficionada a las novelas románticas

y a las secciones de contactos.

Esta entrañable señora

mató a 11 de sus familiares

entre 1920 y 1954.

En esos años asesinó, atención, a:

cuatro de sus cinco maridos,

a dos hijos, a dos hermanas, a su madre,

a un nieto y a una de sus suegras.

Y se fue de rositas de todos ellos hasta que un médico

sospechó de la muerte de su último marido

y pidió una autopsia.

Así fue como descubrió que había sido envenenado.

Nani confesó todos sus asesinatos

y fue condenada a cadena perpetua.

Como curiosidad, Nannie Doss recibió el mote de "Abuela risitas"

por la costumbre de reírse cuando hablaba de sus crímenes.

Supongo que ya no os parecerá tan entrañable, ¿verdad?

Al menos, Nannie Doss evitó

que los crímenes quedasen impunes confesando

y evitó así que encerraran a un falso culpable.

Algo así es lo que nos viene a contar el escritor e historiador

Javier Traité.

(Música de presentación)

Decimonónico saludo, estoy decimonónico.

Ya veo. Pues hoy voy al siglo XIX.

Hoy vas al XIX. Estamos modernos hoy.

¿A qué siglo? Contemporáneos.

¿Hoy tocan Fake News históricas? Sí, pero te traigo una judicial.

¿Has oído hablar de "la fórmula de blackstone"?

Ni la menor idea. Seguro que el concepto te suena.

Ese adagio judicial que encontramos desde el siglo XV

que dice que es mejor tener 10 criminales sueltos

que un inocente condenado. Sí, me sonaba.

Esto lo hemos oído,

pues esto viene a ser lo que no ocurrió

(RÍE) en la fake new de hoy.

El célebre caso de El crimen de Cuenca.

Vamos a ubicarnos.

En la provincia de Cuenca,

en este pueblo: Tres Juncos en 1910.

¿Qué tenemos aquí?

Tenemos un pastor de ovejas,

José María Grimaldos,

que un día vende unas ovejas, se saca unos dinerillos,

y desaparece.

Nadie sabe dónde está.

Lo buscan durante unos días y empiezan a darlo por muerto.

Y entonces la familia y otros del pueblo

se convencen de que lo han asesinado.

Tenemos un potencial asesinato,

que es el de este pastor del que nos hablas,

y supongo que habría algún sospechoso.

Había dos.

Y son dos trabajadores que trabajaban con él en la finca

donde Grimaldos cuidaba a las ovejas.

León Sánchez, el mayoral;

y Gregorio Valero, uno de los guardas.

Sospechaban de ellos porque no tenían muy buena relación

con José María, de hecho fueron ellos

quienes le pusieron su mote, que era El Cepa.

Y la familia estaba convencida de que estos se lo cargaron,

le robaron y escondieron el cadáver.

Así que presentaron una denuncia.

La primera no prosperó

porque ellos se declararon inocentes y tampoco había pruebas,

pero en la segunda, tres años después con otro juez,

cuando los detuvieron, sorprendentemente ambos confesaron

el asesinato,

Pero además ambos confesaron que había sido el otro

el que lo había asesinado. Vaya.

Y además confesaron un repertorio digno de Tarantino

de las formas que lo habían matado: apuñalado, descuartizado...

Habían hecho todo tipo de perrerías.

Yo creo que esto debería haber hecho sospechar un poco

de que algo no estaba claro, pero el jurado popular lo vio claro

y en media horita tuvieron la deliberación: culpables.

Se libraron del garrote vil y les cayeron 18 años de condena.

¡Que ahí es nada! No la cumplieron íntegra.

A merced de un indulto en 1925 salieron después de 11 años.

Y se encontraron un panorama horrible

porque sus familias estaban condenadas al ostracismo,

ellos no encontraban trabajo.

Pero ocurrió algo muy extraño al año siguiente, en 1926.

El párroco de Tres Juncos, Pedro Rufo,

recibe una carta.

Una carta de otro párroco, de Mira, un pueblo a unos 100 km,

pidiéndole la partida de bautismo de José María Grimaldos, (RÍE)

El Cepa, porque se va a casar y es necesaria la partida.

¿Qué me dices?El párroco, que había sido

uno de los principales instigadores de la condena decía:

"Esto, esto ¿qué pasa?" Así que cojo la carta, la escondo

y aquí no ha pasado nada. Así, sin más.

No se ha visto, esto es un disparate.

Pero unas semanas después se presenta en el pueblo

José María Grimaldos (RÍE) vivito y coleando, tan tranquilo,

pidiendo su partida de bautismo que se quiere casar.

Evidentemente, imagínate el revuelo en el pueblo.

El juez lo manda detener, comprueban que es él

y le preguntan: "¿Dónde estabas?". Y él explicó que él vendió

las ovejillas, se sacó unas perrillas,

y le dio un barrunto.

Literalmente dijo: "Me dio un barrunto"

y me largué de allí. No le dijo adiós a nadie

y se fue a vivir la vida.

Y estaba a punto de formar otra familia

totalmente ignorante de la otra movida que había pasado.

Imagínate el shock para los afectados

que se habían comido 11 años de cárcel

por algo que no habían hecho.

El shock de la familia y el de todo el público en general

porque este tema en la prensa se utilizó para embestir

contra el sistema judicial. Tuvo que haber

alguna reacción del gobierno porque el asunto era grave.

No quedaba otra.

Fíjate en esta foto qué chulo tienes aquí al Cepa

dándose la mano con su supuesto asesino.

¿Quién es El Cepa? El bajito.

El bajito. Le llamaban El Cepa porque era bajo.

Ah. Por eso le pusieron el mote.

Aquí los tienes después de años en la cárcel

y el otro sin enterarse. Hubo reacción del gobierno.

El Ministro de Gracia y Justicia, Galo Ponte y Escartín,

ordenó anular la sentencia, revisar el caso

y entonces salió a la luz qué ocurrió realmente,

cómo obtuvo esas confesiones la Guardia Civil.

Con torturas. Arrancando uñas, dientes...

Colgándoles de los genitales del techo,

es decir, un montón de animaladas con lo que, claro, confesaron

haber matado al Cepa y a quien fuera que le preguntaran.

Yo, honestamente, Javier, ni los dientes, ni los genitales.

Yo a la primera uña canto que he matado a Manolete.

Te acercan los alicates y cantas Mariah Carey.

Bueno (RÍE) Estamos viendo en prensa

los titulares intentando limpiar la imagen de estas personas

que habían sido vilipendiadas. Exactamente, hubo un nuevo proceso

entre guardias civiles y médicos forenses

a los que se les acusaron de toda esta movida.

Pero quedaron absueltos y en principio ya no pasó nada más.

Aunque sí hubo dos víctimas reales.

Lo primero el juez que había instruido el caso,

que murió de un infarto tres días después.

Y después el párroco,

que había recibido y escondido la carta,

que lo encontraron ahogado en una tinaja.

Hay teorías de que se suicidó, otra que lo suicidaron.

Pero lo encontraron ahí. En cuanto a León y a Gregorio,

acabaron recibiendo una pensión del gobierno,

se fueron del pueblo

y acabaron trabajando como guardias en el parque Oeste de Madrid

hasta el final de sus vidas. Y El Cepa supongo que consiguió

su partida de bautismo y le dio otro barrunto

y desapareció de la historia, aunque ya no acusaron a nadie

de haberlo matado. Yo, honestamente, Javier Traité,

espero que no vengas nunca con alicates,

(RÍE)

ni me acuses falsamente de ningún crimen

que no haya cometido, pero sí que nos vuelvas a contar

historias como la de hoy.

Encantado. Muchísimas gracias, Javier Treité.

(Música de despedida)

Prestad atención porque esta historia

es un poco enrevesada y hay un montón de nombres griegos.

Atenas, siglo VI antes de Cristo, y hay dos amantes:

Harmodio y el joven Aristogitón.

Se hicieron célebres por asesinar a Hiparco,

el tirano que gobernaba la ciudad junto a su hermano Hipias.

Se dice que Hipias había humillado a la hermana de Harmodio

y planeó asesinarlo ayudado por su amante.

Intentaron hacerlo durante una fiesta,

pero Hipias estaba bien protegido así que desistieron.

Pero en el camino de regreso se encontraron con hermano Hiparco,

también tirano, a quien sí dieron muerte.

Estos dos amantes, Harmodio y Aristogitón,

serían conocidos como los tiranicidas

y son héroes nacionales como símbolo de rebelión

contra un tirano.

Es curioso cómo una venganza personal

se puede convertir en leyenda política.

Un hombre que cada semana no es leyenda,

pero acaba con la tiranía del aburrimiento

es nuestro aburricida Miguel Iríbar.

(Música presentación)

Buenas noches. Me ha gustado lo de aburricida.

Aburricida.Es bonito.

Si lo piensas un poco incluye la palabra "burro"

que quizá no es la mejor descripción que querrías.

Parece insecticida para burros, suena un poco raro.

Suena un poco raro. ¿Qué nos quieres contar hoy?

Vengo a hablar de la relación contradictoria,

la relación de los españoles con nuestros líderes.

Con la autoridad.

Es que somos personas que la autoridad nos sienta mal.

Hasta tú organizas una boda, contratas un DJ y dice:

"Puedes hacer lo quieras, yo tengo mi repertorio

y no acepto peticiones." Por supuesto.

Y las 2:00 lo agarras de la solapa y dices:

"Que pongas Paquito el Chocolatero".

Es que es imprescindible en una boda,

también sabía a lo que venía, ¿no? Exacto.

El caso es que normalmente no llega la sangre al río,

pero en el siglo XIX, a mediados de siglo,

se puso casi de moda el atentar contra las autoridades,

el magnicidio.

Eran bastante brutos. ¿Sabes cómo mataron al general Prim?

Ni idea. A trabucazos.

Fue como una racha muy grave.

Mataron hasta a tres presidentes en la Restauración:

a Cánovas del Castillo, Canalejas, Eduardo Dato.

Los mataron a los tres.

Y dices: "Luego le pusieron su nombre a una calle".

No compensa. A mí no me compensa.

(RÍE) A mí tampoco. Vale.

Te quería hablar sobre todo, porque es más bonito,

ya no el magnicidio, sino su intento fallido.

Ha habido casos bastante conocidos, como el de Alfonso XIII, en 1906.

Iba por la calle Mayor con su carroza real,

le tiraron un ramo de rosas con una bomba dentro.

Era asesino pero detallista. (RÍE)

Falló, pero hay un intento de magnicidio,

que por eso he venido y por eso te he hecho un vídeo

que me fascina porque es menos urbano,

no pasó en la calle Mayor, es más de intrigas palaciegas

y tiene una sinopsis y un desarrollo que parece

más de película mala de sobremesa, pero es interesante.

Vale. No te voy a decir qué es.

Te pongo el vídeo, ¿te parece? Descubrámoslo.

Dentro vídeo.

Me llamo Miguel Iríbar y siempre he querido ser detective privado.

Pero no uno cualquiera.

Los crímenes actuales se me quedan cortos.

A mí me va más ser detective de la historia.

Aquí, en el conocido "Callejón del Infierno"

en el centro de Madrid, sigo la huella de un importante regicida,

llamado Martín Merino y Gómez, sacerdote.

Trató de asesinar a Isabel II el 2 de febrero de 1852.

Hoy, 168 años, nueve meses y 15 días después

voy a reconstruir aquel crimen con todo lujo de detalles.

A ver si doy con algo que no se haya descubierto.

-Sí seguro. -Tú cállate.

Son aproximadamente las 11:00, Martín Merino sale de su residencia

y camina 450 metros hasta la iglesia de San Justo.

Hoy en día la basílica pontificia de San Miguel.

Terminada la eucaristía, el cura Merino abandonó el templo.

Nadie sospechaba que bajo su sotana escondía un estilete

que había comprado en el rastro. Lo digo siempre:

si no está en el rastro, no existe. Me río del comercio electrónico.

Justo después puso rumbo a la que sería la escena del crimen.

Caminó 600 metros por las calles de Madrid.

Y llegó hasta aquí, el Palacio Real,

bien pasadas las 12:00.

Aquí me espera José Luis Sampedro, numerario de la Real Academia

Matritense de Heráldica y Genealogía.

El día 2 de febrero de 1852

la reina celebraba lo que se llamaba la misa de parida

después de 40 días de haber dado a luz a la infanta Isabel.

Y después de misa iba a presentar a la infanta a la Virgen de Atocha.

Eso da lugar a lo que se llamaba una capilla pública.

Y como su propio nombre indica permitía el acceso de la población

a las galerías de palacio para ver el cortejo tan solemne

de la reina con sus damas, sus gentilhombres, etc.

Aprovechando este momento el cura Merino se presentó

con un papel y dijo que se trataba

de una petición que debía entregar a la reina.

Al verle vestido con sotana los guardias permitieron el acceso.

-Ayúdame a reconstruir los hechos. -La reina salía de la capilla

del Palacio Real, por la galería, con objeto de encaminarse

a la escalera principal para montar en su carroza

e ir a la basílica de Atocha, donde la esperaba

el gobierno formado.

En ese momento, en la galería, se le adelanta el cura Merino,

le mete una puñalada

y esa puñalada le da por el lado derecho de la reina.

Es parada, frenada, primero por un manto de terciopelo

y armiño que lleva bordado en hilo de oro;

y después, una vez que atraviesa el manto, las ballenas del corsé

que es lo que salva la vida a la reina.

El corsé, que ha ahogado a miles de mujeres durante siglos

salvó la vida de la reina. Pero, ¿fue una casualidad?

¿O estaba previsto? En el Museo Arqueológico Nacional,

en sus almacenes conservan el vestido

que salvó a la reina Isabel II. Esta es Marian Granados,

conservadora jefe del departamento de Edad Moderna del museo.

Marian, ¿cómo es posible que un corsé detuviese una puñalada

de un estilete de casi 20 centímetros?

Porque aunque esté hecho de tela, de lino, y tenga un forro

y una parte delantera de tela,

tiene insertadas unas varillas que se llaman ballenas,

porque están hechas con barbas de ballena.

La puñalada justo chocó con una ballena

pero se coló entre esa ballena y otra.

Lo que quiere decir que si el cura Merino

hubiera acertado mejor,

pues probablemente el estilete se hubiera clavado más.

(Música de suspense)

¿Cómo es que se ha conservado la sangre hasta hoy?

Yo creo que la respuesta es obvia.

Porque no se lavó.

O sea, el corsé no volvió a ser vestido por la reina,

es lo más probable.

Porque yo creo que hubiera sido muy inadecuado.

Entonces no hubo necesidad ni de lavarlo ni de zurcirlo.

Martín Merino y Gómez, el cura Merino,

fue apresado y pasado por el garrote cinco días después.

Ocurrió aquí, en el Campo de Guardias.

Seis años más tarde, la mujer a la que intentó matar,

inauguraba en este mismo lugar el primer depósito de su canal,

el canal de Isabel II.

Caso cerrado.

-Otro caso resuelto con éxito. -Lo único que has hecho es hablar.

-Vamos, que te invito a un whiskey. -Venga, vale.

(Música)

Giles Garnier fue lo más parecido a la canción "Lobo Hombre en París".

Este campesino francés fue condenado a la hoguera en 1574

por asesinar a varios niños y practicar canibalismo.

Se le acusó de brujería y licantropía,

ya que según sus confesiones

cometió los crímenes convertido en hombre lobo.

Terrible. Y aún quedaba por llegar la saga de Crepúsculo.

¿Verdadero o fluzo?

Os presento a Ötzi. Es una momia de 5300 años

y tiene el triste récord de protagonizar

el primer crimen conocido.

Si esto fuese una película de detectives

yo le diría al forense:

"Gómez Jurado, homicidios históricos, ¿qué tenemos?"

Y me contarían todo esto: varón, 46 años, de unos 50 kilos,

con múltiples tatuajes, murió poco después de recibir

un flechazo en el pulmón y su cuchillo y flechas

contienen sangre de dos personas, o sea que trató de defenderse.

¡Hay caso! Es fascinante toda la información

que podemos conocer con las técnicas actuales

de algo que sucedió hace más de 5000 años.

Aunque ninguna de esas técnicas podrá superar a nuestro maravilloso

condensador de fluzo.

¡Vamos con un nuevo viaje en el tiempo!

(Maquinaria en acción)

Hola desde 1924.

Por cierto, un año bisiesto, y según la tradición

es cuando las mujeres irlandesas pueden proponer matrimonio.

Luego pasaron cosas mejores y peores, pero ¡qué bonito!

Ha fallecido Vladimir Ilich Lenin, máximo dirigente de la URSS,

dejando un vacío de poder que seguramente será ocupado

por Trotski o Stalin. Yo apuesto por Trotski,

que parece que cuando se le mete algo

en la cabeza no hay quien lo saque.

Adolf Hitler ha sido condenado a cinco años de cárcel por traición

por su intento de golpe de Estado. Y a Miguel de Unamuno

lo ha desterrado Primo de Rivera a Fuerteventura.

El de Unamuno es un poemario y el de Hitler, eh...

es un poema.

En Estados Unidos han fundado la Metro-Goldwyn-Mayer,

un nombre bastante largo,

pero no tanto como la también reciente

Compañía Telefónica Nacional de España.

Creo que si lo recortan un poco puede acabar durando muchos años.

Más incluso que la Metro.

Ha terminado la ocupación norteamericana

en República Dominicana, aunque la isla sufrirá

dos ocupaciones más.

Otra por parte de los americanos, y otra la de los turistas de resort.

En Italia, Benito Mussolini está a punto de ganar

unas elecciones que cambiarán la historia del país.

¡Bienvenidos a 1924!

El año en que nació el surrealismo.

Casi 100 años ya,

y todavía hay gente que lo llama "subrealismo".

De verdad que no hay derecho.

Sí, habéis escuchado bien. Mussolini está a punto de ganar

las elecciones en Italia.

Es lo que nos va a contar nuestra doctora

en historia contemporánea, Carmen Guillén.

(Música presentación)

Hola, Juan, ¿qué tal?

Buenas noches, Carmen.

Buenas noches.Si me llegas a traer

un sombrero rojo, ya traías la bandera de Italia.

No he estado fina, ¿eh? (RÍEN)

A lo mejor les hubiera parecido a los de luces, iluminación,

peor una pamela, por ejemplo. Regular, ¿no? (RÍE)

Bueno, vengo a contarte hoy una historia que parece imposible.

Es la historia de un crimen que cambió la historia de Italia.

Vale, tu sección te toca hoy en la sección de Lo imposible.

Y es un suceso aparentemente imposible.

Exacto. Una especie de Cisne Negro

lo cambia todo. Exacto.

¿Cuál es? Pues estamos en 1924,

el año donde nos ha dejado nuestro condensador de fluzo.

Estamos en pleno ascenso del fascismo de Mussolini,

y en ese contexto, un diputado socialista,

llamado Giacomo Matteotti es secuestrado y asesinado.

Pero tú me dirás: ¿quién es este señor?

¿por qué lo matan?

Para explicarte qué consecuencias tuvo ese asesinato

me tengo que ir un poquito más atrás y explicarte qué estaba pasando

en la Italia de los años 20, que no era poco.

Tenemos un país marcado por las secuelas

de la Primera Guerra Mundial, tenemos paro, inflación,

crisis económica. Además algunos sectores

de la sociedad tienen miedo a que se contagien ideas comunistas

que vienen de la revolución que ha triunfado en Rusia.

Y en todo ese caldo de cultivo va a emerger la figura

de Benito Mussolini, (EN ITALIANO) Il Duce,

que en ese momento era solo un parlamentario.

Pero fíjate que el va a ser capaz de capitalizar esos sentimientos

de insatisfacción que había y esa polarización social

y lo va a hacer con una demostración de fuerza.

La Marcha de Roma.

Seguro que te suena.

1922.

Hacen esta marcha en Roma.Sí, él hace una llamada

a los fascistas que van llegando a la capital de Roma

de un montón de formas: en tren, en coche...

los que están más cerca van andando. Son 30 o 40 mil hombres que llegan

y toman la capital de Italia. Vale, pero había rey en Italia, ¿no?

¿Y qué hacen? Victor Manuel III era, ¿no?

Eso eso, Victor Manuel III va a ser una figura fundamental

en esta historia,

porque tiene un papel clave, ¿no?

¿Él se quedó mirando diciendo "Mírala, mírala"?

¡Qué bonita! ¿no? (RÍE) No tanto así, pero fíjate

que le dio el poder a Mussolini una vez que acaba la marcha de Roma.

Mussolini ya es primer ministro italiano.

¿Le entrega el poder sin más? Sí, es una decisión que ha sido

muy cuestionada por la historia. Normalmente se atribuye

a un temor que pudo tener el rey por una posible guerra civil

en ese clima tan polarizado, ¿no? Entrega el poder a Mussolini,

es primer ministro, pero él va a continuar teniendo

como una especie de farsa democrática.

Conserva el Parlamento e incluso convoca elecciones

dos años después, unas elecciones que no las gana,

sino que arrasa. Porque va a cometer

un montón de irregularidades.

Los camisas negras, el brazo violento, armado,

de los fascistas

van a atosigar a la población, a pegar palizas, a amedrentarlos.

Y, claro, (RÍE)

así también gano yo unas elecciones. Sí, claro.

Pero, entiendo yo que la está montando pardísima.

Sí. (RÍE) Un poco.

Y nunca mejor dicho.

Pero, ¿alguien se queja o dice algo?

Nadie se va a atrever a decir nada, salvo una persona.

Una persona.Una persona,

nuestro protagonista de hoy, Giacomo Matteotti,

que he dicho que era diputado socialista,

y que además lo apodaban "La Tempestad".

Y esto es importante porque ya nos dice mucho de él.

Tenía un temperamento fuerte y no estaba dispuesto a callar

esas irregularidades.

Así que se planta en el Parlamento Italiano

el 30 de mayo de 1924

y da un discurso histórico.

Va enumerando todas las irregularidades

que ha habido en esas elecciones, toda esa violencia que está habiendo

y lo hace en medio de un clima muy tenso.

Todos los diputados fascistas van a estar gritando,

increpando, insultando.

Enseguida se va a dar cuenta de que ha firmado

su sentencia de muerte. De hecho, cuando llega

a sentarse con sus compañeros del estrado les dice:

"Yo ya he hecho el discurso que tenía que hacer,

ahora tenéis que preparar mi discurso fúnebre".

Vaya frase, ¿no?

¡Uf! (RÍE) ¡Qué tensión!

No, desde luego, hombre él era consciente

de que en ese clima se había puesto una diana en la cabeza.

Sí, de hecho tenía toda la razón del mundo.

Tenía otro discurso sobre financiación irregular

del partido fascista que nunca llegó a pronunciar.

48 horas antes de ese discurso, seis camisas negras

llegan a los alrededores de su casa, lo meten en un coche,

lo secuestran y desaparece.

Su cuerpo se va a encontrar dos meses después.

¡Guau! La historia es estremecedora. (RÍE)

Yo entiendo que ¿pudo ser Mussolini, a lo mejor, quien dio la orden

de asesinarlo?

Bueno, nunca se pudo demostrar, y hay varias hipótesis al respecto.

La primera es que fue una orden directa de Mussolini.

Otra que fue una interpretación libre de sus deseos.

Todo el mundo sabía que no se llevaban bien.

Otra que simplemente fue una acción autónoma de esos camisas negras

que decidieron hacerlo.

Lo que sí se supo es

quiénes fueron los autores materiales.

Aquí tenemos a Amerigo Dumini, líder de esos seis camisas negras,

a su vez a las órdenes de Cesare Rossi,

que era jefe de propaganda y de prensa de Mussolini.

Todo andaba un poquito por ahí. Los seis grados de separación

en este caso eran dos. (RÍE) Eran dos.

Había solo un grado de separación hasta Mussolini.

Te puedes imaginar que esto salpicó la trayectoria política de Mussolini

la opinión pública se puso en su contra,

pero volvió Victor Manuel III a echarle una mano.

Se puso de su lado y lo apoyó pese a que todo lo señalaba

como el autor, al menos intelectual, del crimen, ¿no?.

Matteotti fue una víctima de esa violencia

que él estaba denunciando, pero no fue una víctima cualquiera.

Porque a partir de aquí Mussolini va a ir acabando

con esa farsa democrática paulatinamente.

Va a acabar con el Parlamento, los partidos políticos,

los sindicatos, la libertad de prensa.

Ahora sí que sí ha nacido el estado fascista italiano.

(RESOPLA) Es una historia que da auténtico pavor.

Sí. Carmen, quiero decir, este clima

además entiendo, porque encuentro paralelismos,

o al menos está en mi cabeza, con el resto de ascenso

de los totalitarismos europeos.

Efectivamente, este crimen está relacionado con ese clima

de violencia política de la Europa de entreguerras.

Van a ir surgiendo una serie de corrientes ideológicas

que van a cuestionar la democracia como forma de gobierno.

Y van a surgir una serie de dictaduras.

Vamos a verlo aquí en realidad aumentada.

La italiana.

Por supuesto la alemana.

La portuguesa.

Y por supuesto la española.

Y claro, todas esas dictaduras, van a inspirarse más o menos

en este estado fascista, así que por eso

el crimen de Matteotti resulta clave en la historia

del siglo XX europeo.

Matteotti, con las palabras que pronunció aquel día

puso punto y final a su vida pero también marcó el inicio

de la consolidación del poder de Mussolini y lo que vino después.

La historia lo recuerda como un valiente

y nosotros hoy también aquí. Si un héroe no,

como mínimo un mártir. Sí. (RÍE)

Y desde luego, lo que es muy importante

es la última palabra que has dicho, ese verbo: recordar.

Recordar que todas esas manipulaciones

todos esos climas de división siempre son utilizados

por aquellas personas que intentan aprovecharse de ellos

Absolutamente. Para recuperar tiempos

que esperemos no vuelvan. Tú sí que tienes que volver.

Volveré. Gracias, Carmen Guillén.

Gracias a ti.

(Música)

Kaho'olawe es la isla más pequeña de las mayores

de las islas Hawaii.

Un pequeño paraíso para cualquiera.

Pues el rey Kamehameha III tuvo una infeliz idea.

Convirtió la isla en una colonia penal masculina.

¡Cómo la desaprovechó! Hoy se hubiera hecho de oro

vendiéndola a un millonario ruso. ¿Verdadero o fluzo?

Bueno, ahora sí ya conocemos los cuatro datos curiosísimos

y es momento de saber cuál de ellos es el erróneo,

el fluzo de la semana.

¿Ya lo sabéis en casa? Vamos a recordar.

Puede ser la absolución por asesinato justificable

de John Wilson; o el ojo tuerto de Hammurabi;

quizás el licántropo y asesino Gilles Garnier;

o quizás la isla-prisión en Hawaii.

A mí lo de Kamehameha me suena a otra cosa.

Vamos a verlo.

El fluzo es

la pérdida del ojo de Hammurabi.

No hay noticia de que el bueno de Hammurabi

perdiera ningún órgano visual.

¡Qué alivio por él!

Y de hecho, aunque siempre se dice que el código de Hammurabi

era el primer conjunto de leyes

no lo fue.

Hubo otros más antiguos y además más bien se trataba

de una colección de jurisprudencia.

Es decir, sentencias que probablemente dictó

y le sirvieran de ejemplo para casos similares.

Pues nada, lo que gritaba Son Goku también era nombre de rey.

Bueno, puede que alguno de vosotros se sienta un poco rezagado,

no pasa nada, porque no es un crimen.

Vamos a descubrir las pistas cruciales

del programa de hoy con la siempre inspirada voz

de José Antonio Lucero, autor del canal

La Cuna de Halicarnaso.

Como hemos visto en el interesantísimo programa de hoy

del Condensador de Fluzo,

los seres humanos hemos convivido con el crimen desde siempre.

Nos ha mostrado que muchos de esos criminales ilustres

están relacionados con conspiraciones o magnicidios.

Como es el caso de Gavrilo Princip, cuyo atentando contra el archiduque

Francisco Fernando de Austria desencadenó nada menos

que la Primera Guerra Mundial.

No sabemos el porqué.

Pero en muchos casos nos atraen sus vidas,

la de los criminales.

Y de ellos se ha hecho siempre eco la cultura pop.

Mirad, sino al propio Gavrilo o Charles Manos.

Que los llevamos hasta en camisetas, hacemos películas con sus vidas,

o llenamos páginas con los misterios que rodean sus crímenes.

También nos ha enseñado cómo un contrabandista de sal,

el chino Huang Chao

armó una gran rebelión en el siglo IX

y consiguió proclamarse nada menos que emperador de China.

Pero también nos ha enseñado este programa

que lo que rápido llega, rápido se va.

De rebeliones está la historia llena

como la que había planeado llevar a cabo Guy Fawkes

en Inglaterra en la llamada Conspiración de la Pólvora.

Hasta que lo pillaron con las manos en la masa

antes de hacer volar el Parlamento de Londres.

También hemos hablado del Crimen de Cuenca.

Uno que nunca ocurrió y que está marcado

por la negligencia judicial y policial.

Otros crímenes, en cambio, nos han dejado peor cuerpo,

como muchos de los ocurridos a finales del siglo XIX

y comienzos del XX.

Desde los magnicidios españoles: Prim, Canalejas,

Cánovas del Castillo hasta el asesinato de Matteotti,

tras denunciar el fascismo de Mussolini.

Lo que viene siendo un programón, ¿verdad?

Han existido grandes criminales en la historia

que cometieron actos horrible.

A veces por enfermedad, otras por ambición o soberbia.

Algunos fueron juzgados según las costumbres y leyes

de su época y territorio.

Sin embargo, algunos nunca fueron atrapados.

Otros tenían demasiado poder para ser condenados

o incluso los hubo que se convirtieron

en héroes o emperadores.

Es muy complicado cometer un crimen y no dejar ninguna pista.

Siempre habrá alguien dispuesto a seguir el rastro.

Un escritor de thriller, o un estudioso de la historia.

En El Condensador de Fluzo os vamos a seguir contando

esas y otras historias. ¡Seguidnos la pista!

Nos vemos la semana que viene.

Juan.

Juan.

Juan. ¿Qué?

Crímenes y criminales,

¿cuáles son los mayores crímenes y criminales?

No sé, pero seguro que me lo vas a contar.

No voy a poder despedir el programa nunca yo solo.

Yo soy el sheriff y tú eres los pistoleros,

los malotes, ¿vale?

(Música de créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Grandes crímenes

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El condensador de fluzo - Grandes crímenes

14 ene 2021

A lo largo del tiempo han existido grandes criminales que cometieron actos horribles. Y no solo dejaron huellas en la escena del crimen, también lo hicieron en la Historia. 'El condensador de fluzo' repasa el impacto en la cultura popular de grandes villanos como Billy El Niño, Al Capone o Pablo Escobar.

El programa viaja hasta el Londres de 1605 para conocer "la conspiración de la pólvora". Desvela la fascinante historia del crimen de Cuenca, el relato de dos falsos culpables en la España de principios del siglo XX. Da a conocer al sacerdote que trató de asesinar a Isabel II. Y viaja hasta la Italia de Mussolini. Además, Javier Cansado responde a la siguiente pregunta: ¿y si no hubiera crímenes ni robos?

Un programa cargado de historias para no dormir tras la pista de los 'Grandes crímenes'.

ver más sobre "El condensador de fluzo - Grandes crímenes" ver menos sobre "El condensador de fluzo - Grandes crímenes"
Clips

Los últimos 131 programas de El condensador de fluzo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos