Dos vidas La 1

Dos vidas

De lunes a viernes a las 16:30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5835001
No recomendado para menores de 7 años Dos vidas - Capítulo 56 - Ver ahora
Transcripción completa

¿Cómo es que la persona que menos me traga del pueblo,

ahora es mi ángel de la guarda? Yo no diría tanto.

Hombre, Mario, te has gastado un dineral en muebles.

Yo diría tanto y mucho más.

No fue un acto de egoísmo, Ángel, fue un sacrificio.

El más duro de mi vida.

Nunca más nos vamos a volver a separar.

-Nunca más.

Escucha, Carmen.

Entiendo que no quieras verme

y no te lo reprocho.

Pero lo siento y espero que, a pesar de mis tropiezos,

puedas ver en mí a un amigo. Yo también he echado de menos

el salero de Víctor Vélez de Guevara.

Me alegra mucho saber que al final has decidido venir.

-El Metein es mi ritual favorito. No me lo perdería por nada.

Los nuestros tenemos que estar unidos.

¿Recuerdas? -Recuerdo.

No quería que tocases el taller de Carmen

ni que lo volvieses a poner en marcha.

¿Y todo eso porque estabas enamorado de mi abuela?

Lo estás haciendo muy bien.

Carmen estaría muy orgullosa de ti.

Por eso quería ayudarte.

Pero no puedo aceptar tu ayuda, Mario.

Me prometí que iba a sacar este negocio adelante

con mi esfuerzo y mi trabajo

y yo creo que todavía puedo hacerlo.

voy a cancelar el pedido y te voy a devolver el dinero, ¿vale?

No estés tenso, que nadie va a notar mi ausencia.

"En eso confío".

"Tu padre no toleraría que volviera a desobedecerle".

(Tambores)

Qué maravilla.

¿Sabes lo que decía mi abuela?

Que solo se deja a medias las tabletas de chocolate.

Pues a mí siempre se me ha dado bien

dejar las cosas a medias.

Eso es la Julia de antes,

la que yo conozco es cabezota y perseverante

y es justo lo que necesito ahora para acabar este mueble.

No le diga nada de esto a su padre.

No dirá nada y tampoco se irá de la celebración.

¿Cómo se te ocurre? -Es mi amiga.

-"Resulta que hoy he vuelto a estar soltera".

"Lo he dejado con mi novio de toda la vida".

Dani,

"creo que me gustas, bastante".

Ndongo tiene el don de comunicarse con los que ya no están aquí.

Les pregunta sobre el camino de quien está con él.

"¿El camino es lo que nosotros llamamos futuro?".

Encontrarás el amor más puro,

pero estará rodeado de muerte.

Oye, que gracias por animarme a terminar.

Yo lo hubiera dejado a medias.

Perdona.

Eh... No es el mejor momento.

¿Cómo es ese futuro que tienes tan claro?

Hago muebles de sol a sol.

Vivo con una mujer.

¿Es... como yo?

Es exactamente igual que tú.

-¡Fuego, fuego!

-¡Tienes que irte o sabrán que has estado aquí!

¡No! No, no, no, no podemos dejarles.

¡Sácalos de aquí, Kiros!

¡Vete, vete! ¡Vete!

¿Y Carmen, dónde está? ¿La has visto?

Ndongo, ¿dónde está?

Está dentro. Ha entrado en el corazón de esa gran nube.

¿Cómo lo has permitido?

(TOSE) ¡Carmen!

(TOSE)

¿Estás loca? Has puesto tu vida en peligro.

Ayúdame a sacarlo de aquí.

Hay que avisar a mi padre. ¡Rápido!

(Toses)

(Sintonía de "Dos vidas")

(Toses)

Queda un trozo de madera...

En breve ya habremos acabado, ¿vale? -Vale.

(TOSE)

Ya no quedan rescoldos; pueden estar tranquilos.

Gracias. Gracias a Dios.

A Dios y a la prontitud del aviso:

unos minutos más y las llamas se habrían propagado por la madera

y habrían quemado la fábrica.

¿Se sabe cuál ha sido el origen del fuego?

Es pronto para sacar conclusiones.

Cuando mis hombres terminen de despejar la zona,

seguramente tengamos algún indicio.

Todavía hay mucho que limpiar.

Si me disculpan... Sí.

¿Y eso es todo?

Has oído al teniente igual que yo, hay que esperar.

Muy bien me parece, pero entretanto,

podríamos preguntarle a tu hija qué hacía anoche con Kiros,

Mabalé y los demás. Seguro que terminábamos antes.

Sé perfectamente lo que tengo que hacer.

Espero que esta vez no se quede solo en una regañina.

¿En qué te basas para culpar a mi hija?

Mira, no voy a contestarte a esa pregunta a estas alturas.

No pienso dejar que se vayan de aquí sin que me digan

lo que sucedió anoche. Eso espero.

Don Francisco. Sí.

Tiene que acompañarme.

¿Se sabe el origen del fuego?

No.

¿Qué sucede, teniente?

Hable. Ella es copropietaria de la fábrica

y tiene el mismo derecho que yo a saber qué ha pasado.

Hemos encontrado el cadáver de un hombre bajo las maderas.

Santo Dios.

No sé qué hacían aquí anoche,

pero convendrás conmigo en que esto merece más que un escarmiento.

¿No te parece suficiente escarmiento

que uno de ellos haya perdido la vida?

No es uno de ellos, don Francisco,

el muerto es un hombre blanco.

(Toses)

¿Estás mejor?

Todavía tengo el olor a quemado dentro del cuerpo.

Y, si cierro los ojos,

puedo ver las llamas tratando de alcanzarme.

Gracias a usted..., es solo un recuerdo.

Tienes que contarme cada detalle de ese recuerdo,

es importante.

Cuando entraste en el almacén, ¿qué viste?

No lo sé.

Cuando me acerqué, vi humo en un rincón

y enseguida había llamas por todas partes.

Van a culparnos.

Dirán que si no hubiéramos celebrado ese ritual...

No tienen por qué saber que hubo un ritual.

Sacasteis todas las cosas que llevasteis anoche, ¿no es así?

Aun así, les será fácil averiguar que algo pasó.

Será mejor decir la verdad.

Puede que tengas razón.

Pero tenemos que encontrar la forma de explicar

que nosotros no tuvimos nada que ver con el incendio.

Será la Guardia Colonial quien lo decida.

Y van a decir que somos culpables. Usted no, señorita.

No sabemos qué provocó el incendio, pero si fue por culpa del ritual...

El ritual no tuvo nada que ver, estoy seguro.

Nadie estuvo en el lugar donde se inició el incendio.

Alguien pudo acercarse hasta allí

con una antorcha y provocó sin querer.

¿Quién, Kiros?

¿Quién de nosotros provocaría un incendio

y no avisaría para apagarlo?

Todos somos muy conscientes,

nadie quiere correr el riesgo de que nos descubran.

Esta vez nos descubrirán.

No, si no decimos nada.

Nos descubrirán igualmente, Mabalé.

¿Por qué no decimos la verdad? No hicimos nada malo.

En esta tierra nuestra, Kiros,

los blancos utilizan la verdad a su antojo, es su privilegio.

Si se enteran de que hicimos el ritual, nos meterán en la cárcel.

¿Y es mejor que la Guardia Colonial lo descubra y sepa que mentimos?

Estoy con Kiros.

Si lo ocultamos

y más tarde llega a conocimiento de la Guardia Colonial,

el castigo será mucho peor.

Tal vez, si decimos la verdad,

las autoridades se pongan de nuestra parte.

Nuestra parte no es la misma que la suya, señorita.

(TOSE)

Esta tragedia se podía haber evitado; quiero saber la verdad.

Solo ha ardido ese almacén, padre,

la fábrica puede seguir funcionando no es una tragedia.

¿No lo es?

No quiero quitarle importancia, pero...

Un hombre ha muerto en el incendio.

Vais a contármelo todo.

Recién hechos.

Churros... -Churros.

Qué bien.

¿Y a qué debo el honor? -Me apetecía desayunar contigo.

Pues a la mesa.

Ahora traigo un platito. -Venga.

Gracias.

¿Quieres azúcar? -No.

Solo está bien. -Vale.

Gracias.

Eso es.

Tienen buena pinta.

Qué bueno.

¿Tú no venías a desayunar? Desayuna.

Tienen buena pinta, pero tendría que haber traído algo más ligero.

Ya. Algo más ligero es lo que iba a desayunar yo.

Ya veo ya.

A ver, cuéntame qué te pasa,

que ya veo que tú lo que es a desayunar no has venido.

Ayer, Julia y yo...

No sé por dónde empezar. Mejor lo dejamos y...

No, ¿cómo que lo dejamos? ¿Que lo vamos a dejar?

¿Es que no somos amigos? -Pues claro.

¿Por qué no empiezas por el principio?

La gente se cuenta sus cosas, Tirso; es bastante liberador, créeme.

Ayer estuve trabajando con Julia toda la tarde.

Pero Julia nos había dado el día libre.

Sí, pero yo quería terminar lo que había empezado.

Todo lo que se puede conocer al señor pa'dentro.

Muy graciosa...

El caso es que, entre los dos acabamos una estantería

que nos quedó muy bien,

y de estar tan encima, pues...

¿Pues?

Que estábamos muy contentos por cómo...

Y...

¿Y?

Nos dejamos llevar por la emoción.

Por Dios, ¿me lo vas a contar, que me estás poniendo de los nervios?

El caso es...

es que estuvimos a esto de besarnos.

Guau.

A esto lo llamo yo soltarse el pelo, vivir al límite...

No me vaciles. -Perdona, perdona.

Pero no lo pillo.

Os ibais a besar,

Sí. -...pero no os besasteis.

No. -¿Por qué?

No sé, las circunstancias... -¿Qué "circunstancias"?

¿No dices que estaba todo a favor? -Sí.

¿Entonces?

Yo me eché atrás en el último momento.

¿Cómo?

¿No es para estar orgullosas?

Lo estaría más si no hubieras cancelado el pedido de Mario.

Hice lo correcto. Sí, claro.

Y, si hubieras hecho lo incorrecto, ahora tus finanzas serían otras...

y podríamos ahorrarnos esta conversación.

¿Sabes que eres la mismísima alegría de la huerta?

Sí, hija, sí.

Mira,

la cuenta bancaria del taller está en las últimas.

No cumples los objetivos del plan de negocio,

lo que significa que tampoco cumples la previsión de beneficios.

Pues todo se andará. ¿Ah, sí?

¿Y cuándo se andará? Porque dentro de dos semanas

termina el plazo para devolverme el dinero.

¿Dos semanas, solo dos? Sí.

Sí, solo dos semanas. Y, no es por ser aguafiestas,

pero con estos números, no sé cómo vas a remontar el negocio.

El taller está en las últimas.

No, en las últimas no estamos.

Si hemos salido adelante es porque estamos haciendo cosas bien.

Mira, Julia, eso no es salir adelante.

Para salir adelante,

necesitas saber qué necesitas para salir adelante,

y no es el caso. Sí. Yo lo tengo claro.

lo que necesito es tiempo. Mira, justo lo que no tienes.

Ten paciencia, mamá, por favor. Si me das dos semanas más,

seguro que te puedo devolver el préstamo.

No te las voy a dar.

Mamá...

Ni mamá ni memé.

Hicimos un trato. Además, ¿qué sentido tiene darte más tiempo

si vas a seguir haciendo lo mismo que hasta ahora?

Porque yo creo que si perseveramos...

Mira, cariño, escúchame.

Puedes perseverar, como tú dices, y seguir haciendo lo mismo,

o dar un golpe de timón y salvar la empresa.

Y si lo haces con decisión y sin paños calientes,

quién sabe, hija, quién sabe.

¿Qué quieres decir?

Que hagas algo contundente;

tan contundente como lo que hicimos cuatro años,

que quitamos los tacones a los zapatos de esa colección,

los sustituimos por plataformas, ¿y qué pasó?

"Voilà". Fuimos líderes en el mercado.

Vale, pero no entiendo muy bien la relación, mamá,

porque en lo que nosotros hacemos un mueble,

se fabrican 20 pares de zapatos.

Y ese es el problema, ¿es que no te das cuenta?

No les puedes sacar margen a estos muebles,

los materiales son caros,

los diseños requieren de mucho tiempo de fabricación.

Todo mal, vaya... Julia,

sé que tú crees que lo que haces es especial, distinto,

y, ¿sabes una cosa?

Yo también lo creo.

Pero... Pero ¿qué?

Pero, sencillamente, no es rentable,

a la gente le da igual.

La gente prefiere comprar cosas baratas

y tirarlas cuando se cansa de ellas.

Y contra eso, es imposible luchar.

Ya.

"O sea, que pones a Julia en situación,"

y cuando llega el momento dulce, la dejas con la miel en los labios.

Elena, que dicho así, parece que la rechacé.

¿Y cómo lo digo para que no lo parezca? La rechazaste.

No, yo rechacé besarme en ese momento, no es lo mismo.

Vamos a ver, ¿a ti Julia te gusta o no te gusta?

Me gusta.

¿Y entonces?

¿Yo qué sé?

Llevo mucho tiempo sin tener una relación...

y tampoco estoy pasando una buena racha.

Eso es una excusa.

Julia es muy difusa.

Y yo estoy tranquilísimo ahora,

y no me veo sufriendo y esas historias.

Vamos, te entró el miedo, y ahora te sientes mal.

Fatal. -Porque te habría gustado besarla.

Muchísimo.

Ahora me arrepiento, pero ella no lo sabe,

y cuando nos volvamos a ver, va a ser muy raro.

Lo mismo, hasta la he hecho sufrir con la cobra.

¿Por qué le das tantas vueltas a las cosas?

No sé.

Pero lo mejor es dejar las cosas como están.

Ella tiene su vida, y yo la mía, ¿no?

No hace falta que me acompañes. Sé de sobra el camino.

Ángel.

Supongo que ya te has enterado.

Nos hemos despertado con la noticia,

y en la calle no se habla de otra cosa.

Y no es para menos.

Ángel, me estás asustando. Dime que estáis todos bien.

Creo que sí, dadas las circunstancias.

Pero no sé, ha sido una noche muy larga.

No sabemos qué alcance ha tenido ni cómo ha podido pasar.

Si los daños son solo materiales,

entre tu madre y Francisco sabrán solucionarlo.

Lo importante es que estáis bien, que tú estés bien.

Ha muerto un hombre.

¿Quién? -No sé, aún no lo han identificado.

No sabes cuánto lo siento, mi amor.

¿Inés?

Buenos días, Patricia. Siento haber venido sin avisar.

Una visita agradable. Justo lo que hacía falta.

¿Cómo no le ofreces un café a Inés?

Eres muy amable, pero solo he venido a asegurarme de que estabais bien.

El golpe es duro, Inés, muy duro,

pero hay que sobreponerse.

La fábrica es mucho más que un negocio para esta familia.

No me lo quiero ni imaginar. -Te lo puedes imaginar, Inés.

Francisco está ahora hablando con las autoridades

para desvelar cuál fue el origen del incendio.

¿Y Carmen?

¿"Carmen"?

Entiendo que su taller también ha podido sufrir daños por el fuego.

Carmen todavía tiene el susto en el cuerpo, claro.

No es para menos.

Confío en poder verla más tarde.

Aunque se puede decir en estas circunstancias.

Inés, lo extraordinario es que esto no hubiera sucedido antes,

porque trabajando con madera, alguna vez tenía que ocurrir esto.

Ángel me ha contado que ha muerto un hombre.

Sí, estamos esperando a que el juez levante el...

Ay, qué horror.

Tampoco te quiero robar más tiempo, Patricia,

que sé que tenéis mucha labor por delante.

Pero si Ventura o yo misma podemos hacer algo,

sabes que contáis con nuestro apoyo. -Muchas gracias. Lo sé, querida.

A más ver, entonces. -Gracias por venir, Inés.

Buen día.

Ángel, me precio de haberte educado como un muchacho discreto,

y hay veces que dudo mucho haberlo conseguido.

Inés es amiga de la familia.

Lo peor que le va a pasar a la fábrica

es que trascienda la muerte de ese hombre.

Es un rumor que nadie podrá acallar. -Muy bien.

Pues me gustaría muchísimo que no fuera mi hijo

el que difundiera esa información, ¿estamos?

La Guardia me hace preguntas que yo no puedo contestar:

cuántas personas había en la fábrica,

qué hacían aquí a esas horas, quién es el muerto...

Y algo me dice que vosotros tenéis las respuestas.

¿No, Carmen?

Yo no sé quién es el hombre que ha muerto.

Pero sí sé que los trabajadores estaban en la fábrica

porque yo los convoqué. Tú los convocaste.

Así es.

¿En la fábrica y de noche?

¿Por qué?

Me di cuenta de que teníamos un pedido muy importante

que no nos iba...

Antes de seguir, contéstame a una pregunta:

¿cómo es que tomaste una decisión así en plena noche?

Estaba muy preocupada. No,

no lo estabas;

de hecho, te metiste en la cama antes que de costumbre;

a las nueve,

según me ha contado el servicio. Sí, cierto, pero no podía dormir.

Empecé a pensar en el retraso que íbamos a tener que asumir

si no hacía nada, y entonces... ¡Basta de mentiras!

¿Por quién me tomas?

Un hombre ha perdido la vida

y la desgracia podría haber sido aún peor.

Tú podías haber muerto.

¿A qué estás jugando, hija?

Si no me lo dices tú, será la Guardia Colonial

están a punto de terminar la investigación.

¿No?

Muy bien.

Kiros..., mírame a los ojos.

Hay un cadáver en el almacén, la fábrica entera ha podido arder

y yo no entiendo nada.

Hace unos días, descuidaste la vigilancia de mi hija

y pusiste su vida en peligro.

Esta es tu ocasión de redimirte y de recuperar mi confianza.

Kiros no sabe nada, padre.

Ha muerto un hombre.

Si sabes algo, debes hablar.

Hicimos un ritual.

¿Y eso? Nada, un detalle.

¿No serán churros?

No, son cruasanes, pero si quieres churros...

No, no, son perfectos. Los ha traído mi madre de Madrid.

Los turistas franceses los compran para llevar.

Pues nada, justo el día en que yo me proponía comer sano.

Pero si son sanísimos,

no tienen grasas trans ni nada; prueba uno y dime qué opinas.

Ya he desayunado, gracias.

¿Tienes algo que contarme?

¿Yo? No, qué va.

Julia, tú no has venido aquí a darme la turra con los cruasanes estos.

¿Qué te ha pasado?

Anoche, Tirso y yo casi nos besamos.

Pero ¿qué me dices?

Tal cual te lo cuento.

¿Y por qué no os llegasteis a besar?

No sé... La vida, supongo, el momento...

Me hizo la cobra.

Vaya...

Pero, ojo, que fue al final,

que estaba muy entregado, se le veía muy por la labor.

Seguro, si no, no se hubiera quedado a trabajar contigo;

teniendo el día libre. Exacto.

Oye...

¿Y tú cómo sabes que estuvimos trabajando toda la noche?

A ver, se sobreentiende. Elena, ¿eso son churros?

Sí.

¿Quién los ha traído?

Vale, Tirso ha estado aquí, ¿contenta?

¿Y qué quería? Lo mismo que tú, desayunar.

Pero al final, a lo tonto,

he sido yo quien se ha comido casi todos los churros.

Voy a probar uno de estos.

A ver, y tú,

¿cómo te sientes?

Pues me siento un poco idiota, la verdad.

No me tenía que haber dejado llevar.

¿Por qué no?

Porque como él dijo, no es el momento, Elena.

Eso dijo, ¿eh? Y es que tiene razón.

Yo ahora tengo que centrarme en mi taller,

y, creo que anoche me confundí.

¿Cómo que te confundiste?

Pues que me dejé llevar por el momento.

Yo no veo la confusión ahí.

Porque han sido unos meses muy difíciles emocionalmente,

he estado como en una noria.

Y ya no sé si lo que siento, lo siento de verdad, ¿me entiendes?

Vamos a ver, ¿a ti te hubiese gustado besarle o no?

Pues claro que me hubiese gustado besarle.

Cuando pone esa cara de animalillo silvestre que tiene...

Pero ha sido mejor que no haya pasado nada, ya está.

Pues no entiendo por qué.

Que sí, Elena, así cada uno sigue con su vida.

Yo tengo una vida muy complicada,

y tengo que centrarme en invertir mi tiempo en mi taller,

en sacar el negocio adelante

y en devolverle a mi madre su dinero, y ya está.

Así que, mejor dejarlo todo como está, ¿no?

Gracias.

De nada. Me has ayudado mucho, como siempre.

Siempre me ayudas mucho. Luego te veo.

Vale. Oye, y disfruta los cruasanes.

No, llévatelos. No se ponen malos.

Los puedes desayunar mañana.

Adiós. (ELENA SUSPIRA)

(Mensaje)

"¡Dani! Hola".

"Oye, ¿estás bien? Te noto raro".

"Y tú no eres muy de hacer 'ghosting'".

"No te habrás rayado por lo que te dije ayer, ¿no?".

"Bueno, solo quería saber qué tal estabas y eso".

"Y desearte un buen día. Tengo ganas de hablar contigo".

"Un beso, guapo".

(Mensaje)

"Y si te has rayado dímelo, por favor,

que no quiero que haya mal rollo entre nosotros.

¡Buenos días!

Tranquila, que solo vengo a por los datos de la semana del taller.

Los likes, los comentarios,

los followers, esa mierda que me toca apuntar.

Vale.

Aunque, con lo tranquilito que está esto,

podemos ir al patio y nos tomar un café antes de que llegue Julia.

Es que llevo media hora delante de la pantalla sin hacer nada

y tengo que trabajar.

Pero si tú a salir al patio te apuntas siempre.

¿Qué está pasando?

Nada. Es que no me quiero agobiar.

En un rato te mando por mail eso de las redes, ¿vale?

¿Sí?

Pero... ¿todo bien?

Sí, sí, solo que me ha dado un poco de bajón lo del pedido de Mario.

No sabía que te lo habías tomado así.

¿Quieres quedar a comer y nos contamos?

También tengo que contarte una cosa.

Ayer lo dejé con el Ribe.

¿En serio?

Sí, tía, sí. -¿Y cómo lo llevas?

Bien. Te cuento mejor en la comida, ¿vale?

Es que, he quedado con mi madre a comer,

y creo que no está muy allá.

Ah. -Pero lo me lo cuentas más tarde.

Vale, vale.

Yo ya he llegado al curro. Estoy con Mery.

Y viendo el panorama, creo que ninguna de las dos

queremos currar hoy.

¿De verdad tengo que hacer estos muebles tan aburridos?

Buenos días.

Y perdona.

¿"Perdona", por qué?

Eh...

Por hacerte esperar, supongo que llevas aquí un rato sola.

No, no, qué va, no.

¿Qué tal?

Bien, ¿y tú?

Muy bien.

¿Quieres tomar algo?

Un café. Marchando.

-Buenos días. -¿Café?

Sí, por favor.

Me alegro de que hayas podido venir.

En realidad, me viene bien salir un poco de la oficina.

¿Qué pasa? A ver, quiero consultarte algo.

Estoy pensando en darle un giro a la línea de negocio

y tú me podrías ayudar bastante.

¿Cómo un giro?

Un girazo, vaya, un cambio radical.

Soy todo oídos, dispara.

Vale. Vamos a ver...

He llegado a la conclusión de que, si quiero sacar adelante el taller,

tengo que hacer un nuevo plan de negocio mucho más económico.

O sea...

O sea, hacer muebles más sencillos y a menor coste.

Eso es muy general: ponme un ejemplo.

Vale. Mira, algo en esta línea.

Ah...

¿Qué te parece? Eh...

Eh... Pues...

Ni fu ni fa, la verdad.

¿"Ni fu ni fa"? ¿Y eso qué quiere decir?

Esto se aleja mucho de la idea inicial del negocio,

que era hacer piezas únicas y elaboradas...,

Ya, pero es que...

...como hacía tu abuela, y no esta cosa impersonal

y... con fecha de caducidad.

Ya, pero un negocio no puede sobrevivir si no es rentable;

y, hoy por hoy, este no lo es.

Tú lo has dicho: los negocios necesitan tiempo.

Ya, pero tiempo es lo que no tengo.

Tengo dos semanas para devolverle el préstamo a mi madre.

Pues dos semanas que tenemos...

Que tienes, ¿no?

¿Y tú qué piensas, cómo lo ves?

Eh...

¿La verdad? No lo veo. ¿Cómo que no lo ves?

A mí me gusta más lo que estás haciendo.

Y a mí también. La idea...

es que con esta nueva línea de muebles,

podremos aumentar la capacidad de producción significativamente.

Eso no ocurre de un día para otro. Ya, pero...

Y no basta solo con producir, hay que venderlos.

Claro. Lo que quiero decir es que, en lo que fabricamos un armarito,

podríamos hacer 12 sillas como esta en menor tiempo

y a menor coste.

Doce, ¿no?

Doce.

Es que...

¿Y quién quiere esas sillas?

Yo, personalmente, me quedo con el armarito.

Yo también.

Pero esta es la única idea que tengo,

es una cuestión de tiempo, chicos.

¿Y crees que cambiar la línea de negocio no lleva tiempo?

Ojalá fuera tan inmediato.

Una nueva estrategia empresarial es como partir de cero.

Estupendo. Oye, me has pedido mi opinión.

Y me la has dado, muchas gracias.

Bueno, muchas gracias a los dos.

¿Así es como pensabas demostrarme que no necesitas vigilancia?

¿Esa es tu forma de velar por el negocio familiar,

asistiendo a una fiesta clandestina?

No fue una fiesta.

Si no fue una fiesta, que fue, ¿un ritual salvaje?

Ha estado a punto de destrozarlo todo.

Y lo peor no es eso.

Lo peor es que me has mentido a la cara.

Soy tu padre, la persona en la que debes confiar

por encima de todas las cosas.

Me has decepcionado, hija.

Ojalá la sinceridad fuese un valor más arraigado en la familia.

¿Cómo has dicho? ¿Cómo te atreves a hablarme así?

Por suerte, mañana podemos retomar el trabajo y dejar atrás...

Estoy hablando con mi hija.

Mira, lo siento. Si no te he dicho la verdad

es porque temía que sacaras una conclusión equivocada.

La ceremonia no tuvo nada que ver con el incendio.

Eso no lo sabes.

Sí lo sé. Tienes que creerme.

Estábamos todos allí, en una zona apartada del almacén.

Era una reunión tranquila, con los trabajadores, sus mujeres

y otros familiares, no hubo nada fuera de lo normal.

"Nada fuera de lo normal".

Una fiesta clandestina y no hubo nada fuera de lo normal.

¿Y cuál fue la causa, según tú?

Ojalá lo supiera.

Espléndido: no sabes qué lo causó, ¡pero sí que sabes qué no lo causó!

Maravilloso.

Tal vez hubo algún fallo en la instalación eléctrica.

Tendríamos que comprobarlo para evitar que vuelva a suceder.

¿No os parece raro lo de ese hombre, el que ha muerto?

Me parece una desgracia.

Pensadlo un momento.

Un hombre blanco muere aquí la noche del incendio.

¿Qué hacía en la fábrica?

Son otros quienes tienen que averiguarlo;

tú ya has hecho bastante.

Ese hombre no estaba en el ritual. La única piel blanca era la mía.

El juez ha ordenado el levantamiento del cadáver.

Vamos a intentar identificarlo. ¿Se sabe algo más?

Mis hombres lo han encontrado en el centro del área quemada.

Una antorcha.

Es una antorcha tradicional pamue.

Todo apunta a que fue este elemento el que dio origen

a las llamas que quemaron el almacén.

Así que, la fiesta no tuvo nada que ver, ¿no?

¿A qué fiesta se refiere?

¿Aburrido?

La verdad es que no lo sé,

no he sido capaz de leer más allá del prólogo.

¿Y qué te tiene tan distraída?

El incendio. No paro de pensar en el incendio.

Me imagino a Ángel ayudando a sofocar las llamas,

rescatando a gente, limpiando escombros...

Me encantaría mostrarle mi apoyo,

pero imagino que ya lo hará la mujer a la que ama.

Deja de pensar en Ángel, no creo que te haga bien.

Es inevitable, doña Inés.

Bueno, en todo caso, no debes preocuparte.

Yo puedo dar fe de que está bien. -¿Le ha visto hoy?

Esta misma mañana.

¿Iba con su enamorada?

No, claro que no.

Cuando he sabido del incendio, he ido a casa de los Villanueva.

He podido ver a Ángel brevemente. -¿Y cómo está, tenía buena cara?

Lo cierto es que no me he fijado mucho,

pero vamos, estaba como siempre.

¿Usted sabe algo más?

No te entiendo.

Quiero decir, sobre esa mujer por la que Ángel bebe los vientos.

¿Doña Patricia no le ha dicho nada? -No, claro que no.

Pero, a veces, una madre es la última en enterarse de esas cosas.

Y quizá sea mejor así.

Supongo que sí.

Pero no puedo parar de pensar en esa chica.

Si ni siquiera la has visto.

En mi imaginación la veo cada noche.

Me la imagino culta, hermosa, muy elegante...

Solo una mujer así podría enamorar a Ángel.

Desde luego que las lecturas han hecho de ti un caso perdido.

Eres una muchacha estupenda,

inteligente, culta y muy bonita.

Y no necesitas el amor de ningún hombre,

ni compararte con ninguna mujer. Solo necesitas aprender a valorarte.

Gracias. Usted siempre sabe qué decir.

Parece que mis palabras no sirven de mucho contigo.

-No es eso.

No sé cuándo se va a apartar de mí este dolor,

es una pena que lo invade todo.

Puedes apartarte tú de ella,

dejarla de lado y mirar adelante.

Todo está por llegar, créeme.

Buenos días.

-Buenos días.

¿En qué puedo servirle? -Necesito un cuaderno.

Ahora se los muestro.

No te esfuerces, ya he mirado yo.

Podemos hablar. El mochuelo no está en el nido.

Estás de buen humor.

¿Cómo no voy a estarlo?

De aquí a dos semanas, Villacateto será solo un recuerdo.

Por fin.

Bueno, ya veremos, ¿no?

Bueno, no hay nada que ver.

Mi hija no me va a devolver ni un euro de lo que le presté.

¿Y sabes una cosa? Que a mí me va a saber a gloria,

¿sabes por qué? Porque siempre he querido lo mejor para ella.

Lo mejor, según tu criterio, sí.

Ya has visto adónde la lleva el suyo.

Hombre, a ver, todo el mundo se equivoca.

unos más que otros, también es verdad, pero...

seguro que Julia, de aquí a un año,

se ríe de todo este absurdo episodio.

¿Por qué te empeñas en verlo así?

Tu hija decidió pararse para intentar encontrarse a sí misma.

¿Qué tiene eso de absurdo?

Que es que Julia no se fue a meditar al Tíbet, Sergio,

ni alquiló una caravana, que se vino aquí,

a este sitio cochambroso

y, decidió hacer algo que estaba condenado al fracaso

desde el principio. Sigues sin confiar en ella.

No tiene por qué fracasar. Le queda tiempo.

Eso pensará ella,

pero en dos semanas se dará de bruces con la realidad.

No te entiendo, la verdad.

¿No deberías desearle a tu hija el éxito en vez del fracaso?

Sergio, ¿qué éxito?

Aquí no hay éxito posible.

Y ya que me hablas en plan moralista,

te diré que cuando una madre está viendo

que su hija va a tener un fracaso inevitable,

lo que más desea es que ese fracaso llegue lo antes posible.

Pero el fracaso de Julia no es inevitable.

Ella puede sacar adelante ese taller.

Y se lo merece, ha puesto en él toda su alma.

Tú dirás lo que quieras, pero la vida no es así:

uno adquiere compromisos y los cumple o no los cumple.

Y te aseguro que Julia no va a poder devolverme el dinero

a tiempo, pero vamos, seguro.

A menos que tú recapacites y le des algo más de plazo.

No.

Diana...

Sería lo justo. No estás teniendo en cuenta las dificultades

que Julia ha tenido que superar estos meses.

No te esfuerces, no tienes nada que hacer.

Escúchame.

Sé que lo estás haciendo también por mí,

para que ella vuelva a casa y podamos tener otra oportunidad,

pero yo no quiero conseguir esa oportunidad así.

Te equivocas, Sergio, esto lo hago por mi hija, solo por ella:

Julia quería probarse algo a sí misma y yo la ayudé a intentarlo.

Eso es todo. Hicimos un trato y debe cumplirlo,

y si no, asumir las consecuencias como una persona adulta.

"Hola. He estado pensando en lo que me dijiste ayer".

"¿Cómo estás? Tenemos que hablar".

(Mensaje)

(CLOE) "Hola... Te veo conectado".

(Mensaje)

(Mensaje)

(LEE) "Y todavía no nos conocemos lo suficiente".

A ver, Dani, espera, para un poco el carro.

"Creo que"...

"¿Esto es por lo que te dije ayer de que me gustas?".

¿Y qué quieres que haga, que me lo guarde para mí,

¿que finja que no me gustas?

Pues mira, no, lo siento, yo soy así y no sé mentir.

"No necesito conocerte más para saber

que lo que siento por ti es esto".

"A ver, que no te estoy pidiendo mantener una relación

ni nada por el estilo".

"Simplemente, quiero que hablemos, que nos conozcamos...".

"Nos reímos muchísimo y nos contamos muchas cosas".

"No entiendo qué es lo malo".

Te acabo de enviar una foto

"de la lasaña que he pedido para comer".

"Como experto en lasaña, dime, ¿qué pinta tiene?".

Hola. Perdón por el retraso. -Hola.

Siento llegar tarde. Hola.

Buenas tardes.

Espero que hayáis descansado.

Tengo algo que deciros y necesito que estéis atentos.

Vale, pues...

lo leéis y lo vais pasando.

Son cambios que vamos a implantar desde hoy en el taller.

Ribe, tú te encargarás de rescindir los contratos con los proveedores:

vamos a encargar material más barato.

¿Cómo "más barato"? Nos han hecho un precio muy ajustado.

Ya, pero necesitamos madera, tornillos,

cola y barnices a menor coste,

da igual si se pierde un poco de calidad.

Se van a chinar que flipas.

Y más, después de romperse los cuernos

para suministrarte lo que necesitabas.

Es lo que hay; tengo que pensar en mi negocio, no hay otra manera.

Pero esto no solo afecta a los proveedores,

también a nuestro plan de producción,

que va a cambiar un poco. ¿Y eso qué quiere decir?

Quiere decir que se acabó el dedicarle tantísimas horas

a una sola pieza. Tenemos que ir más rápido.

Vamos a darle preferencia a la cantidad sobre la calidad.

Estos muebles no se pueden hacer tan deprisa.

Claro. No vamos a seguir haciendo estos muebles, Cloe.

Vamos a hacer unos muebles más sencillos,

unos que necesitan menos detalles.

La idea es vender a grandes almacenes.

De hecho, María, tendrás que darle una vuelta a la web

para adaptarla al nuevo plan de negocio.

Algo como... No sé, quiero ver ofertas relampagueando

y banners pidiendo la subscripción a nuestra "newsletter", algo así.

Tú, Cloe, vas a tener que hacer una nueva lista de contactos

que puedan querer estar en nuestro nuevo negocio.

Vale, pues si todos lo tiene claro, vamos, que hay mucho que hacer.

¿Y a qué se debe este cambio? ¿Es por lo del pedido de Mario?

Bueno, sí y no.

Tenemos una producción tan lenta,

que apenas nos deja margen de beneficio.

Y he decidido darle una vuelta.

Venga, que hay mucho que hacer, vamos.

Esto no será cosa de tu madre, ¿no?

¿Por qué dices eso?

Porque parece que está hablando ella, no tú.

Si el taller de Carmen funcionó fue, precisamente,

porque ponía su tiempo y su alma en cada pieza.

¿Crees que no lo sé? ¿Que no me duele?

¿Y por qué lo haces?

Elena, porque son otros tiempos,

porque la gente no quiere cosas con alma, quiere comprar barato.

Y contra la gente, no podemos luchar.

A ver si lo he entendido bien.

¿Anoche se celebró una fiesta en este lugar?

Una fiesta pamue, para ser más exactos, sí.

Eso explica la presencia de la antorcha, desde luego.

Bueno, pudo ser un accidente, un descuido, tal vez.

Me inclino a pensar que sí,

el fuego se produjo en un almacén medio vacío;

no había en él nada de especial valor, ni máquinas ni documentos...

Solo madera.

Ya, pero alguien pudo olvidarse allí la antorcha.

De todas formas, en el mejor de los casos,

se trata de una negligencia muy grave,

y más aún si los indígenas están involucrados.

El daño material y humano que han podido causar es enorme,

ya lo es, de hecho.

Esto no puede quedar impune.

Habrá que investigar los hechos y encontrar al responsable

para tomar medidas.

Con todo respeto, teniente,

pero si se confirma que la causa del incendio fue accidental,

mi preferencia es que dejemos las cosas tal y como están,

sin hacer un ruido innecesario, no sé si me entiende.

¿Qué intenta decirme, señor Villanueva?

Venga, acompáñeme.

Verá,

Que yo mismo puedo resolver este asunto a puerta cerrada,

con mis hombres.

No es raro que un suceso así acabe provocando revueltas,

malestar en la colonia...

y, quisiera evitarlo por el bien de mi negocio.

Lamento estar en desacuerdo con usted.

Creo que... lo último que nos conviene a todos

y a usted mismo, es hacer la vista gorda:

un hombre blanco ha muerto en su fábrica

mientras se celebraba una fiesta indígena.

Nuestra respuesta ha de ser contundente.

Es lo que la colonia espera y lo que debemos darle.

Señorita,

¿cómo supo usted de la fiesta?

No era una fiesta, sino un ritual fang

en el que yo participé.

Pero le aseguro que fue una ceremonia sencilla y pacífica,

hasta que alguien avisó del fuego.

Y nadie sostiene lo contrario,

pero mi obligación es averiguar en lo posible lo sucedido.

¿Tiene idea de quién pudo ser el responsable?

No.

Usted estaba aquí. ¿Vio a alguien entrar o salir de ese almacén

antes de que avisaran del fuego?

¿Me acompañas al almacén?

Ahora no, Mabalé.

Voy a por agua, ¿no vas a ayudarme?

No necesitas mi ayuda, puedes hacerlo solo.

¿Me permite un momento a solas con mi hija, teniente?

Sí, por supuesto. Gracias.

¿No tuvisteis que rescatar a Mabalé?

Carmen, aunque haya sido un accidente, ha muerto un hombre.

Alguien que tendrá una familia, que espera saber lo que sucedió.

Si sabes algo, debes decirlo.

Hija, no voy a tomar represalias si es lo que te preocupa,

protegeré a quien esté involucrado.

Solo... quiero saber la verdad.

¿Entró Mabalé en el almacén antes del incendio?

Sí. Pero no...

Se llama Mabalé. Podrá encontrarlo en la plaza.

Es el capataz de esta fábrica.

Mabalé.

¡No!

Ven aquí.

¿No podías haberte callado?

Mira a tus compañeros.

Algunos están pensando en huir de su propia tierra.

Gracias a ti, habrá consecuencias graves para todos.

No es lo que pretendía.

¿Y qué pretendías, Kiros, ganarte al patrón?

¿Crees que así permitirá que te ennovies con su hija?

Eres un ingenuo. -Te estás confundiendo.

Hice lo que sentía que era justo.

No podíamos seguir ocultando la verdad, un hombre ha muerto, Mabalé.

Un hombre blanco, Kiros,

un hombre ha muerto; por eso están preocupados.

Si llega a ser uno de los nuestros,

no habría ni un guardia investigando.

Parece que te da igual que una persona haya muerto.

Ahora, lo que me importa, son las vidas que están en peligro.

¿Sabes cuáles son?

¿Eh? Las vidas negras.

Nosotros no hemos hecho nada malo, no tenemos nada que ocultar.

Solo tenemos que confiar en la verdad.

Solo ella puede explicar lo ocurrido y ahuyentar nuestro miedo.

¿Quién de vosotros es Mabalé?

¿En qué puedo ayudarle, teniente?

Quedas detenido.

Estás acusado de provocar un incendio y la muerte de un hombre.

¡Se están equivocando, es un error!

Estas son las consecuencias de no estar del lado de los tuyos.

La idea es rebajar los tiempos con los nuevos diseños.

Pero si con eso ya no somos rentables, no sé.

Bueno, veo que por fin te has tomado en serio mis consejos.

Y a la vista está que funcionan.

Lo único seguro es que la vida de un hombre está en juego.

Un hombre cuya irresponsabilidad le ha costado la vida a un inocente.

"Bernardo Maqueda, 53 años. Comerciante de la colonia".

Especializado en artesanía pamue de cuero.

Sabes que no soy de controlar ni de espiar a Cloe ni nada,

pero no he podido evitar meterme en su perfil

para cotillear al chaval ese, y creo que sé quién es.

Mira. Dani.

Estoy pensando en contactar con él. -(TOSE)

Puede que me suene su cara.

Pero será de verle en el mercadillo dominical, nada más.

"No hemos dejado de hablar ni un día".

Es una persona especial.

Aunque hay una cosa que me choca un poco.

-"Ayer ya tuviste varios lapsus" con varios clientes.

Ahora tendremos que esperar para recibir el pedido de Fernando.

Tu labor se ve afectada como para dejarla pasar.

¿Qué hacéis de cachondeo con la que tenemos?

Reponer fuerzas un poco, Julia,

que falta nos hace con el tute que llevamos.

A partir de ahora, sintiéndolo mucho,

vamos a hacer solo el descanso que corresponde por ley,

que son 15 minutos, y vamos a respetar el horario a rajatabla.

Le has asegurado al teniente que no conocías a Bernardo Maqueda,

pero yo os he visto juntos en varias ocasiones

dentro y fuera de la fábrica.

Me temo que te confundes de persona, es normal.

Francisco, estoy completamente seguro.

¿Estás insinuando algo?

Creo que Mabalé está en la cárcel siendo inocente.

Y yo puedo encontrar la clave que lo libere.

(ENOA) "Señorita, por favor, tenga mucho cuidado".

No sé si este es el peor bache por el que he pasado,

pero sí sé que es en el que me siento más sola.

Más... perdida.

Este trozo de madera estaba en el almacén.

¿No te huele a nada?

Gasolina.

Es la prueba de que el fuego no fue originado por una antorcha.

Y mucho menos, un descuido, como dice la Guardia Colonial,

fue intencionado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 56

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Dos vidas - Capítulo 56

14 abr 2021

Julia está muy ilusionada con el futuro del taller, pero ya se encarga Diana de cortarle las alas: el balance de negocio es desastroso y apenas le quedan dos semanas para devolverle el dinero. Diana hace ver a su hija que su única posibilidad de sacar el taller adelante pasa por cambiar la línea de negocio, Pero eso supone traicionar el espíritu del proyecto y le legado de Carmen. María ve que lo de hacerse pasar por Dani genera problemas inesperados: Cloe ha dejado a Ribero y está deseando empezar una relación con alguien que no existe. En Río Muni, el incendio del almacén genera una investigación de la Guardia Colonial. Carmen se esfuerza en ocultar la fiesta en la fábrica para evitar que los trabajadores acaben en la cárcel. Pero nadie la cree, ni siquiera su propio padre. Alicia no consigue superar la ruptura con Ángel y ocupa su tiempo imaginando a esa mujer que lo tiene enamorado, sin saber que cada día trabaja junto a ella.

ver más sobre "Dos vidas - Capítulo 56" ver menos sobre "Dos vidas - Capítulo 56"
Programas completos (79)
Clips

Los últimos 131 programas de Dos vidas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios