www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5815397
Para todos los públicos Dos parejas y un destino - Sevilla - Ver ahora
Transcripción completa

"Queridos viajeros,

como habéis demostrado estar dispuestos a todo,

y a mí me gusta crear nuevas parejas,

vamos a hacer un experimento más

consistente en revolver un poquito los equipos".

"Esta vez, las chicas iréis por un lado

y las chicas iréis por otro".

"Aunque el destino seguirá siendo uno: Sevilla".

"Una provincia cautivadora y, para mí, un segundo hogar".

"Esto es todo lo que, de momento, os puedo decir de mi identidad".

"Jesús y Perico, para que os quede claro

que vuestra opción es la mochilera, el primer objetivo es

que os procuréis vuestro propio alimento".

"Después, os tengo preparada una sorpresa,

a mi altura, que no es poca,

y que sé que recordaréis toda la vida".

"Por la noche descansaréis y mucho

porque lo haréis en pleno parque de Doñana".

"Y más os vale, porque a la mañana siguiente os encontraréis

con las chicas para competir en una particular carrera".

"Terre y Chenoa, estáis de enhorabuena".

"Vais a disfrutar de una Feria".

"Y como quiero que vayáis como la ocasión merece,

os he adjudicado las maletas".

"Cuando veáis al artista que os va a recibir,

no vais a parar de bailar".

"Así que después os repondréis a base de agua,

aire y unas vistas que quitan el hipo".

"Aunque no más que la de vuestro alojamiento".

"Un emblemático monumento de 800 años de antigüedad".

"Y más vale que descanséis, porque a la mañana siguiente,

tendréis que veros las caras y los bíceps con Jesús y Perico".

(Sintonía de: "Dos parejas y un destino")

# Buena suerte y buen viaje,

# porque vas a llegar.

# Que nada puede hacerse contigo.

# Recuerda que tú haces el camino.

# Así que buena suerte y buen viaje,

# porque vas a llegar.

# Buena suerte y buen viaje,

# porque lo conseguirás. #

# Un día más me quedaré sentado aquí,

# en la penumbra de un jardín tan extraño.

# Cae la tarde y me olvidé otra vez. #

Ver amanecer y estar aquí parado no es lo mío, ¿eh?

Tenía que haberme venido con la bicicleta a pedalear.

El Jesusito de mi vida...

se está haciendo rogar.

# Cuánto tiempo he de esperar...

# para tenerte bajo la luna.

# Besar tu piel que es de aceituna.

# Cuántos años pasarán... #

¡Estamos en Triana!

Ay...

Estoy muy contenta de que nos haya tocado.

Ay, qué alegría, ¿eh?

Tenía yo ganas de un viajecito contigo.

Sí, ¿verdad? Yo tenía ganas, pero me estoy empezando a arrepentir.

¿Por qué?

No te veo fina en la conducción. Me quitan a mi Perico

y yo...

Bueno, tranquila, no pasa nada.

Espera que freno. ¡No!

Me quitan a mi Perico y... ¡Hay una coche detrás!

Ay, ay, ay, madre.

Disculpe, ¿eh? Nos han pitado.

Te han saludado, te han reconocido. ¡Qué va!

¡Eh! ¡Perico!

Pero... ¿Llevas mucho tiempo?

¡Pero tienes que venir y cruzar nadando!

¡Ya voy yo para allá! ¡Venga!

¿Bien?

¡Vamos!

¡Voy!

¡Se me ha quedado el culito frío!

¡Vamos ligeritos! ¡Que tenemos prisa!

¡Mira, Chenoa!

¡Cállate! ¡Cállate!

Ay, vamos a cantar, por favor. Cantemos.

# Cuando tú vas yo vengo de allí.

(AMBAS) # Cuando yo voy, tú todavía estás aquí.

# Crees que me puedes confundir.

# Y de qué vas...

Ahora.

(AMBAS) # mirándome atrás.

# Ay, qué descaro.

¡Eh! Te han reconocido. No me han reconocido.

¡Que sí, que te han reconocido! Que no, hombre.

Va la gente en caravana. 32 coches van detrás.

¡Vamos!

¡Nos vemos, campeón! ¡Muchas gracias!

¡Hasta luego!

Adiós.

¡Eh! (RÍE)

Figura. "My friend".

Mi hermano, ¿qué tal? ¿Todo bien? Nos vamos a divertir.

Vamos a darles celos a las chicas. Sí.

Ponte cómodo. Deja la mochila ahí.

Échala ahí atrás.

¿Todo bien? Todo bien, perfecto.

¿Llevabas mucho tiempo esperándome? Bueno, un ratillo, sí.

Ponte el cinturón. Es verdad. Gracias.

Tú te has quedado sin despedida de soltera, y tú te mereces

una despedida de soltera. No, no, no.

Y todo este viaje a Sevilla te lo he programado yo,

con actividades, para que tengas una despedida de soltera como toca.

Tú te estás adjudicando las actividades del anfitrión

como si fuera una despedida de soltera.

No. Pero tú no has organizado nada.

Yo te he organizado...

Todo esto, o sea, todo lo que nos pase

después de este semáforo en verde, está creado por mí.

Oye, me hace una ilusión enorme, ¿eh?

A mí igual. Yo, vamos...

La Terre me tenía un poco atacado. ¿Sí? Bueno.

Te veo más tranquilo. Ahora nos vamos a divertir.

Yo, mira, con Laura, con...

Con Chenoa me lo he pasado bastante bien

y... hemos congeniado bastante bien.

Así que nada, esperemos que nos divirtamos y lo pasemos bien.

Y a ver quién coño es el anfitrión que nos ha traído por aquí.

¿Y el anfitrión quién va a ser? Aquí, en Sevilla...

Pues estamos en Sevilla, pero en la carta pone cuatro datos

que yo empiezo ya a olerme cosas.

A ver.

Porque aquí hay mucha gente que podría ser.

Es que Sevilla es una cuna de... María Jiménez.

Me encantaría que fuera María, ¿eh? No está mal.

O Jorge. La Pantoja.

O la Pantoja.

# Cada vez te beso me sabe a poco.

"Vuestra primera parada es Coria del Río".

"¿Conocéis el refrán que dice:

'quien quiera peces que se moje él'?".

"Pues tranquilos, que algo habrá para que no acabéis empapados.

# No encuentro una razón para seguir viviendo.

Buenas. ¿Qué pasa?

Nos ha mandado un desconocido

y no sabemos a quién hay que preguntar.

Aquí es.

¿Quién eres tú? Yo, David.

Hola, David.

Suelta el ancla, que venimos en son de paz.

Eh. ¿Qué tal?

Pedro. Bueno, Pedro, aquí...

Él es Jesús. ¿Qué tal? Encantado.

Nos han dicho que tenemos que hacer algo muy tradicional aquí.

Pescar. La pesca de...

De los albures. De albures.

¿Con caña o con...? Con redes.

Con redes, ajá.

¿Y así estamos bien o...?

Sí, yo os voy a dar ahora esto para cada uno.

¿No vamos muy de ciudad?

Sí, vais muy pitiminí.

Muy mal. De pitiminí.

Muy de pitiminí.

¿Este te estará bien a ti, Perico? A ver.

¿Son iguales?

Yo, talla XXL. Tú...

A ver, espera.

Compara a ver.

¿Eso cómo va?

Así va.

El maestro siempre necesita ayuda.

Claro, hay que vestirlo.

Hay que ver, qué señorito.

Vamos a ver.

¿Y botas de agua?

Botas de agua, esas que tú llevas son buenas.

Te vas a poner los pies calentitos.

Esto...

¡Ojú! Esto, en verano, tiene que ser lo más grande.

¡Ojú, no veas!

De mi talla, ¿eh? Igual que los culotes estos largos.

A ver.

A ver, Jesús.

Mete la tripa, mete la tripa.

Espérate, súbemelo un poquito más.

(RÍE) Ahí.

¿Y el otro? Ahí está.

Bueno, ¿dónde está la caña?

Vamos a montarnos en el buque.

¿En el buque? Claro, vámonos.

¿El Titanic? Sí.

Yo me mareo con los barquitos. El barquito que no se pare, ¿eh?

# Me da igual cantar en Sierpes

# que en la Plaza Nueva.

"Lo primero que vais a hacer es dejar las maletas

en un lugar donde nunca habéis pensado que se puede alojar uno:

la mismísima Torre del Oro".

"Donde os esperan flores, mantones y un coche de caballos".

¡Que aquí no están! ¡Ay, no me pegues!

Sal de ahí. ¡Que te cierro dentro!

Mira que te cierro. ¡Sal de ahí!

¡Oye!

Que te cierro dentro. ¡Sal de ahí ya!

De verdad, echo de menos a Jesús.

¡Ah, que vamos con maleta! ¡Hombre, no!

¡Ay, se me olvida! ¡Perico, Perico!

La otra estará por aquí.

Vamos, campeón. Venga, a ver, el ciclista.

Venga.

Irse para allá, que yo me quedo aquí. (RÍE)

Hay que equilibrar.

Esto se mueve mucho, ¿eh? Esto para.

¡Oh!

Se mueve, pero debajo del agua ya estás...

¿Y se pesca con red?

Uno ahí. Ponte ahí.

Vamos a ver. ¿Yo dónde me pongo?

Eh, espérate.

¡Ay!

Pero ¿quieto parao? ¿Quién rema? Ah, él.

¡El capitán! ¡Quién va a remar!

¡Venga, adelante!

¡Albures! ¡Yuju!

Vamos los albures. ¿Dónde están?

Vamos a pegarle un par de palos.

¿Migas de pan? ¿O cómo se pesca esto?

¿Eso cómo se...?

¿Le pegas palos al agua? Le pegamos palos al agua.

Ah, ¿sí?

Ah, ¿con palos? Sí.

Es hacer ruido para que se acerquen a verlo, ¿no?

Mira cómo es esto. Qué bonito.

Qué bonito. La puerta abierta.

¿Eh? ¡Ah, está abierto!

Lo he contratado yo que te lo abran para la despedida de soltera.

¡Y dale con eso! Todas tus amigas están dentro.

Que no has sido tú.

Tus primas, tus amigas, tu madre... Todas están ahí.

¡Que no! Que sí, que están esperándote.

¡Qué pasada!

¿Sabes qué poquita gente ha entrado aquí?

¿Aquí? Yo me he hecho una foto y ya está.

¡Entra para dentro!

¡Yo, aquí, no veo na!

A las boyas, a las boyas.

Las boyas arriba, ¿no? Ahora.

¡Uh! Baja poquito a poco.

¿Pescaremos suficientes para comer? ¡Hombre!

¿Toda esa red tenemos que abrir? ¡Va!

¿Eh?

Somos tres o tienes más familia que dar de comer?

Hoy somos tres.

Hay buen pescado.

¿Luego hay que ir a venderlo al mercado?

Claro, ahora vamos al puerto.

Venderlo se me va a dar mejor que pescarlo.

¡Ay, mira! ¿Esto qué es?

Este debe ser el museo.

Luego bajamos y preguntamos. Pero se puede ver.

Aquí es el show de la despedida de soltera.

Aquí entran todas con fanfarrias, todos los chulos esperándote...

Me tienes de la despedida de soltera...

"¡Chenoa! ¡Chenoa!". ¡Hala, hala!

"¡Chenoa!". Cállate.

¿Cómo es, así? ¿Cómo va?

(RÍE)

¿Así? Ahí, ahí.

¡Mira, Perico! ¡Mira!

¡Ahí, ahí, ahí!

(RÍE)

Ahí, ahí.

¿Esta gente cuándo viene? ¿Quién?

Los pescados.

Ahora vendrán, vamos a llamar. ¿Cuánto tiempo estás así?

Cuando lleguemos allí, la quitamos y ya.

Es una cosa rápida.

Sí, eso es llegar, dar y tirar.

Hola. Buenos días.

Hola, ¿qué tal? Un placer.

Bienvenidas. Mira, Chenoa.

Lo sabes, ¿no? Sí, me sonaba.

Y tú eres la Terre. Yo la Terre.

Terre... Bienvenidas.

Bueno, veo que os han invitado,

os han preparado algo muy especial.

El anfitrión nos ha traído hasta aquí.

Pues sí. Estamos alucinando.

¡Dentro de la Torre del Oro!

Estáis pisando historia.

800 años os observan.

Vuestro anfitrión...

Que es un hombre.

os ha preparado este entorno totalmente exclusivo.

Esto no está abierto al público. Solamente para vosotras.

¿Y los trajes de flamenca, qué?

Eso es algo que ha preparado vuestro anfitrión.

Ah, pues me gusta. Bueno, a mí me encantan.

Cuando queráis. Y el anfitrión es...

O anfitriona. No lo puedo decir.

Lo siento. Quiere permanecer en el anonimato hasta última hora.

Vale. ¿No hay ninguna pista ni nada?

Hombre, como pista os puedo decir que fue manager

de un grupo de música español.

Manager de un grupo de música español.

¿Manager o "manageresa"?

Como quieras llamarlo. Fue manager.

(AMBAS) Manager. -No tiene género.

Y ese señor...

¿Tú das por hecho que es un tío?

A ver si dice que sí. A ver.

¿Este señor se ponía estos trajes? ¡Ah!

A lo mejor dice: "No, era un señora".

Lo desconozco. La Feria le gustaba.

O le gusta. Sí.

Yo me voy a quedar con este. Este es un Antonio Arcos.

Mira qué cosa.

Con el dormitorio y con el vestido. ¿Por qué?

Tú quédate con la camita chica. Perdone.

En absoluto.

Yo os dejo para que os cambiéis. Ah, ¿también?

Qué bien. Las llaves me las quedo yo.

¡Qué bonita! Pero ¿nos vestimos ya de...?

Espere que yo me vaya.

Si se quiere quedar, se queda. Yo, encantada.

No, no, no.

Yo, en un momentito... No, no importa. Ella es así.

Pero no te preocupes, puedes salir tranquilamente.

No hay pudor. No hay pudor.

Estamos en la Torre del Oro. Un respeto al almirante.

Es tu primer regalo, tonta. Despedida de soltera.

# Quejío.

# Son los aires de la alameda.

# Hay un lucero escondido.

# Amanecer es surcar las estrellas. #

Hala, pues nada. Mira, mira, mira.

¡Ay, por favor! ¡Ay, ay, ay!

¡Un coche de caballos, por favor!

¡Ay!

Venga, comodidad absoluta.

Como si fueras toda la vida con el traje de flamenca.

Mira.

Te he preparado un coche de caballos. ¿Cómo te...?

Ni el anfitrión ni nada, yo. Baja, venga.

¿Y los has pintado de blanco para mí?

¡Hombre, claro! Todo muy de novia.

Caballos blanco.

Verás tú ahora para subirnos.

¡Qué alegría! ¿Qué tal?

¡Es Chenoa! ¡Calla!

¡Chenoa!

¡Chenoa!

Venga, un poquito de feria.

¿Qué tal? Buenos días. ¿Cómo estamos?

Aquí estamos. ¡Ay, qué alegría de verle!

¡Ay, Dios mío!

Yo he subido con mucho arte y mucha elegancia.

Ahora voy a subir yo. Miedito me das.

A ver. A ver. Una...

Espérate. Mejor que agarres de ahí.

El problema es el corte.

Hola. Hola.

Es lo que tienen los vestidos. ¿Qué haces?

Subírmelo para que me dé un poco más de juego la pierna.

Tú me das la manita y yo hago... Tan dignamente.

¡Qué bien lo haces! Lo hago mucho.

¡Ea! Vámonos.

Cuando usted... Ay, la puertecita que la cierro.

Ea.

Qué bien se está aquí, ¿no?

Pues ya estamos. Ya estaría.

Caballero, cuando usted quiera. Cuando usted quiera.

¡Madre mía! ¡Qué hambre vamos a pasar!

¿Se te ha dado algún caso que no has pescado nada?

Nunca.

¿Nunca? ¿Tú nunca has cogido...? ¡Sí!

Sí, siempre he cogido.

Pero digo eso, que... Ustedes traéis...

Es la primera vez. Otra experiencia. ¿Ves, David?

(RÍEN) Está bien.

"Pues vino aquí Perico y Jesulín y no pesqué nada".

Ya nos queda la mitad nada más. Ya nos queda un tramo nada más.

Cruza los dedos.

Cruza los dedos. ¡Ahí está rota!

Se han escapado todos.

Se han escapado.

¡Ojú!

Cero. Cero.

Cero patatero.

Hay uno en la esquina. ¿Hay uno?

No, no, ni uno.

¿Usted qué sabe del anfitrión?

A mí me ha mandado él. Si le ha mandado él...

(AMBAS) ¡Es él!

¡Es él! ¡Es él!

Yo no puedo desvelar nada.

No puedo.

Pero un detallito de por ejemplo... Una tontería.

No puedo decir más na. (RÍE)

No canta, es un hombre... Manager, feria...

Está relacionado con Sevilla, pero no tenemos seguridad

de que sea de Sevilla. De que sea de aquí.

¿Quién podría ser? Bertín.

Ay, es verdad, Bertín. Bertín es de Cádiz.

Bertín... Ah, es de Jerez.

Claro, Bertín es de Jerez. Bertín no va a ser.

Bueno, a lo mejor.

La única pista que os puedo dar...

Es que es... ¡Eh!

¡Eh! Que le gustan los caballos. Bertín.

Ya está. Es él.

No, Bertín no es. Es alto, ¿eh?

Le gustan los caballos. A Bertín le gustan los caballos.

Y sus hijas, todas montadas a caballo, de toda la vida.

¿Qué pista nos puedes dar de él? Trabajaba como guardaespaldas.

Kevin Costner, el de la película "El guardaespaldas".

El de "El guardaespaldas".

¿Tú conoces a Kevin Costner? Tío, haberlo dicho antes.

¡Joe, ahí está!

¿Verdad que es mona?

¿A que no parece los 77 años que tiene?

¡Mira qué pie!

¡Guapa, guapa! ¡Mira qué cosa!

Mira esos ojos, como dos medallas.

Dios mío, que vuelva Jesús.

¡Jesús! ¡Jesús!

¡Te echo de menos! ¿Echas de menos a Perico?

A Jesús.

¿Jesús te iba a organizar una ruta así?

Sí. No.

Sí. No, te habría llevado al campo.

Muchísimo más tranquilo. De barro hasta la rodilla

y habrías estado pasándolo malamente y con los animales.

Oye, no me des en la flor con tu...

¿Dónde te he dado yo con la flor?

Con la tienda de los horrores que tienes en la cabeza.

Carnívoras todas son, ¿no?

¿A que te como?

Mira.

Con mi pequeña tal...

¿Y con Jesús qué ha pasado? ¿Ha habido rollo o algo?

Porque yo vi una cosita... ¿Con mi Jesús? No.

Yo creo que hay un poco de química. ¡No, qué va!

No, porque es encantador.

Decía que te parecías muchísimo a la Campa.

Sí. Bueno, yo he hablado con María José.

Yo no te veo mucho parecido.

# Por más que me encuentre un tesoro en las fuentes del Nilo.

# Ah, ah, ah.

# Quiero bailar un "slow with you tonight".

# "Tonight".

¿Qué nos tiene preparado el anfitrión?

Un picnic bueno.

Ah, ¿sí? Un picnic.

Bueno, vamos a quitarnos esto que la marea va bajando.

Va bajando y me quedo sin agua.

No sé si decir que un placer o no.

Yo creo que...

Jesús, yo creo que el anfitrión sabía que no íbamos a pescar nada.

¡Qué vamos a pescar!

Has sacado el menú.

¿Y es guardaespaldas? El guardaespaldas ya vendrá.

# Vente conmigo niño por el romero en flor.

# Por los cañaverales y el arroyo cantor.

# Vente a los campos, niño.

# Bajo la luz del sol.

# A tejer la corona de besos al amor. #

"No sabéis visto alguna vez la Feria,

pero seguro que no como la que os tengo preparada,

con la actuación privada de un artista enorme,

en todos los sentidos".

¡Ole!

¡Ole, Manuel!

¡Ay, ay, ay! ¡Por favor!

¿Eso qué es? Ay, que me emociono.

# Cuando paso por el puente, Triana, contigo, vida mía.

# Cuando paso por el puente, Triana,

# contigo, vida mía, Triana.

# Contigo, vida mía.

# Con mirarte solamente, Triana,

# me muero de alegría.

# Porque tienes unos ojos, Triana,

# igual que dos luceros, Triana.

# Igual que dos luceros.

# Y una clase de hechuras, Triana, que vale el mundo entero.

# Si por otro me dejaras, Triana,

# de pena moriría, cariño.

# Te quiero y te querré.

# Mi norte y mi guía, Triana. Triana y olé.

¡Ole!

Ay, ay, ay.

Ay, por favor.

No le interrumpas.

No he interrumpido, es adoración. ¿Adoración?

# Sevilla tiene una cosa...

¡Venid para acá! ¿Qué cosa?

# que solo tiene Sevilla.

¡Ole!

# Que solo tiene Sevilla.

# Luna, flor, sol y mantilla.

# Una risa y una pena y la Virgen Macarena,

# que también es de Sevilla.

# Y tiene además Sevilla

# un tesoro a cada orilla.

# La Giralda y sus campanas,

# mi Esperanza de Triana,

# que también es de Sevilla.

# Que también es de Sevilla.

# Y Sevilla por tener,

# tiene la gloria en sus manos.

# A Jesús del Gran Poder, que también es sevillano. #

(AMBAS) ¡Bien!

-¿Qué pasa?

¡Ay, por favor, no me lo puedo creer!

Por favor, pero hay una feria.

¡Una feria, claro!

¡Ay, Dios mío!

Pero vamos a ver, ¿cómo ibais ustedes a venir a Sevilla

y no íbamos a estar en la Feria?

Dos años sin Feria. Dos añitos sin Feria.

Sentaos, ¿no? Estamos con todo puesto.

Sentaos por ahí.

Siéntate tú aquí.

¿Qué queréis tomar? ¿Ahí me pongo yo?

Venga, va.

Ay, que has puesto una mesa... ¡Ayyy! ¡Un poquito de rebujito!

Ah, es rebujito esto. ¿No has venido nunca a la Feria?

Una vez, pero me tienes que explicar todo

porque me he perdido ya.

Bueno, coged los vasitos. Va.

Salud, nunca mejor dicho.

Mucha salud. Por la Feria.

Salud, que belleza sobra. ¡Vamos!

Qué alegría, por favor. Mira, llorando.

¿Sabes lo que me gusta de ti? Aparte de que eres muy natural.

Te veo una persona que tienes mucha confianza.

¿Dónde has conseguido esa confianza en ti mismo?

Algunos podrían traducirlo como "te sientes un triunfador".

Pero eso suena como que vas por encima del bien y del mal

y yo no te siento así. Nunca.

Esa seguridad en ti mismo...

Me considero un currante de la vida.

Yo he sido una persona que yo...

he sabido trabajad de chiquitito.

Tú eres un auténtico crac en España. ¿Cómo lo llevas?

Conocido, ¿no?

Sí, porque tú no has bajado el pistón.

Yo tuve mi época y ya estoy más tranquilo,

pero tú sigues en pleno apogeo.

Yo bajé el pistón cuando dejé de torear.

Lo que pasa es que bueno, que uno sigue siendo bastante conocido.

Pero a mí mira, yo es que pienso una cosa.

A mí, la fama...

es una cosa que...

he sabido gestionar.

He sabido...

tener siempre los pies en el suelo.

También te digo una cosa.

Yo tengo mis momentos de intimidad y de...

Y que... voy a los sitios y a mí nadie...

Voy con mi familia y a mí nadie me sigue ni nada.

Lo que sí es verdad es que, por H o por B,

mi nombre, muy de vez en cuando, es...

Salta a la palestra o estoy en noticias,

no sé por qué,

y por eso se ponen en la puerta de mi casa.

Y yo he sido una persona bastante espléndida

con la prensa en general.

Después ya te vuelves un poco más...

Más conservador, porque ves que...

Quieres tener tu espacio. Exactamente.

Entonces,

pones tus límites.

Yo, en su día, tenía revistas que me llamaban:

"Perico, te pagamos unas vacaciones en las Seychelles,

te pagamos todo, queremos un reportaje contigo,

con tu novia...".

Y yo siempre dije que no.

O: "Te hacemos una colaboración mensual y te pagamos".

Digo: "Yo no, quiero mi vida privada".

Tú, al final, eres parte de esa culpa, ¿no?

A ver, vamos a ver. ¿Tú crees que no?

¿Tú te crees...? No, no.

Si a mí me llaman... ¿O es que te gusta la fama?

No, no, no.

Yo he sabido vivir con fama y sin fama exactamente igual.

Es una cosa que para mí es secundaria, totalmente.

Y...

Y sin ningún tipo de problema.

Lo que pasa es que bueno, que...

aquí, pues parece ser que ciertas personas

despertamos bastante interés a nivel nacional.

Porque habéis abierto una puerta, yo creo.

Estando activo y sin estar activo. Pero ¿abrir una puerta a qué?

Bueno, pues a la...

Que si mis viajes, que si mis hijos, mi mujer...

De mis hijos suelo hablar poco.

Me refiero a que has abierto una puerta que luego no se cierra.

A lo mejor te has dado cuenta de que abriste una puerta,

que no se va a poder cerrar nunca, porque...

Yo no he abierto puertas ni cierro puertas. Soy como soy.

No, no, no, que eres lo mejor.

Y además, sin ningún tipo de...

De temor ni de reparo ni de nada en absoluto.

Si me llama el dueño de la revista "Hola", que es íntimo amigo

y le apetece hacer un reportaje conmigo,

pues lo hago encantado, porque encima te pagan.

Ya, ya. Si eso ya... ¿Y eso qué quiere decir?

¿Que tengo que abrir el coto

para escuchar 20 000 historias para no dormir?

# A tu vera.

# Siempre a la verita tuya.

# Siempre a la verita tuya.

# Y hasta que de amor me muera. #

Prepárate porque no te vas de la caseta sin bailar,

aunque sea una.

No sé bailar sevillanas. Intenté hacer un curso en YouTube.

No sabrás bailar sevillanas, pero yo...

En YouTube, Yo intenté bailar porque había un tutorial.

Y no te fue bien. No.

Y que me dé el gusto de cantártela a ti.

Ay, por favor, eso sí.

Cántanos todo lo que tengas que cantar y más,

porque hay que escucharte cantar cada día, cada hora, cada mañana.

Te levantas contento, Falete. Te levantas nostálgico, Falete.

Te levantas llorando, Falete. Es que vale para todo.

Vales para todos los sentimientos.

Menos para ponerte a dieta, lo mío es de fábrica.

No podemos luchar contra la genética.

Yo pesé seis kilos cuando nací.

¿Seis?

¿Seis kilos? Eras un pedazo de bebé...

Lo mismo que pesa la flor que llevas.

Es muy ligera, muy ligera.

¿El vestido viene con saltamontes y todo o...?

¿Dónde están los saltamontes? ¿Saltamontes por dónde?

¿Dónde ves los saltamontes?

¿Qué saltamontes? Ahí.

¿Que tengo yo aquí los bichos?

¡Ay! ¿Dónde está el saltamontes?

¡Ay, por favor!

(GRITA)

¡Esto es una langosta! ¡Esto es una plaga de langostas!

Si es una langosta, a la plancha está divina.

Venga, che, che. Venga, fuera.

Un poquito de jamón. ¡Ay!

¡Huy! ¡Vámonos! ¡Vámonos!

¡Salta!

# Salta conmigo. Digo: "Salta". #

Dale un toquecito y que se vaya. ¡Ay!

¡Coño!

Adiós.

Mira. # Feria, Feria, Feria. #

¿Qué le esperas a la vida? ¿Eh?

¿Seguir como estás?

Me dicen: "¿Qué quieres de tu vida?".

Yo: "Virgencita, que me quede como estoy,

que estoy muy feliz y muy bien".

Yo... No sé cómo serás tú.

Pero yo soy una persona que me he vuelto muy...

Muy conformista, ¿no?

Y yo ya veo los toros desde la barrera.

¿No vas a torear más? No,

te quiero decir...

Probablemente, ya...

prácticamente no vaya a torear.

Yo tengo 47 años

y el toro siempre tiene cuatro años y 500 kilos.

Y los competidores, los compañeros que están toreando,

pues tienen unas ilusiones por delante, tienen unos proyectos.

Si oigo... Leo u oigo, dentro de diez años:

"Jesulín...". ¿De diez años?

O cinco, vuelves a torear. No, no, no.

¿Qué tiene que pasar para que tú vuelvas?

Me imagino que tu mujer y tus hijos lo llevarán fatal.

No, pero en ese aspecto, nunca he tenido ningún problema...

familiar.

Siempre han acatado y han aceptado muy bien...

la decisión que yo he tomado, tanto de retirarme...

Imagínate, ¿sabes con qué edad me retiré yo?

No, ni idea. Con 23 años.

¿Y qué pasó? Pues mira, simplemente...

que no sabía ni lo que tenía ni lo que ganaba ni lo que debía.

Entonces, para tú organizar esas cosas

y tomar el timón de tu propia vida, de tu negocio,

que era el toro,

pues yo tuve que parar...

de torear.

¿Cómo fue cambiar ese chip?

Meterme en la ducha.

¿Sí? De pronto...

Lo empecé a madurar el día antes.

Estaba acostado y lo pensé.

¿Qué pasaba en la cabeza para llegar...?

Que tenía que parar de torear.

Yo quería tener una...

Una... Un control absoluto...

de lo que yo iba a hacer y de lo que estaba haciendo.

O sea, ni...

Ni...

Ni manager ni nada, ni apoderados ni nada.

Yo quería tener el control absoluto

de lo que yo estaba...

haciendo y de lo que quería hacer.

Tuve la suerte de parar

en un momento importante de mi vida.

Eh...

Tener un tiempo para descansar,

reorganizarme y poder arrancar otra vez.

# El beso. El beso.

# El beso aquí en España. ¡Ole!

# Lo lleva la hembra

# muy dentro del alma.

# Me puede usted besar en la mano

# o puede darme un beso de hermano.

# Y así, me besará cuanto quiera.

# (AMBOS) Pero un beso de amor

# no se lo doy a cualquiera. #

Eso me sale, porque me gusta mucho.

Qué bonito ser cantante. Yo soy cantante, pero no canto.

Qué bonitos son los besos y qué de tiempo llegamos.

Cuánto tiempo sin besarnos como Dios manda, ¿eh?

¿Puedes cantar un trocito para Falete?

# "Times goes by so slowly".

# Y soy la Terremoto y vengo de Alcorcón.

# Y hoy estoy aquí de promoción.

# Te vendo este vídeo, nena, de aerobic.

# Está pensado, mi vida, para ti. #

¿Desde cuándo llevas cantando eso?

Lo llevo cantando desde el 2005.

Llevo viviendo de la tontería de Madonna...

¿Y en el 2005 tenías tú ya ese sentimiento cantando?

Tenía yo un sentimiento que no te puedes ni imaginar.

El sentimiento que tenía, sentimiento.

Mucho sentimiento. Era una locura.

¡Yo qué voy a saber que iba a ser

el segundo vídeo más descargado del mundo!

¡Pero hombre, por favor!

Tres amigas hicimos un vídeo

y chiquilla, el segundo vídeo más visto del mundo.

Qué brutalidad.

Ella es un terremoto y eso fue una revolución.

Yo estoy aquí encantado, pero...

Yo estoy aquí que me duermo, ¿sabes?

Venga, pues nada, ni dormirse.

Vámonos. Vamos a seguir.

A ver qué nos ha buscado el anfitrión.

Vamos a ver.

Aquí hemos quedado bien.

Simplemente que hemos pegado un sainete con la pesca.

Bueno, bueno, bueno... Pero bueno...

Vaya... los albures.

El picnic que nos hemos pegado

ha sido bastante bueno.

# La lucha de gigantes convierte

# el aire en gas natural.

# Un duelo salvaje advierte

# lo cerca que ando de entrar.

"Vuestro siguiente destino se llama La Juliana".

"Allí disfrutaréis de unas vistas

que ni habéis tenido ni tendréis jamás".

"Y de una visita inesperada que a Jesús le dará el empujón

que quizá le haga falta".

# -Vaya pesadilla corriendo con una bestia detrás. #

Esto tiene pinta de ser un aeródromo.

¿Un aeródromo?

Ponía "aeródromo" ahí, sí, sí.

Ae... ¿Un aeródromo?

¿Para volar?

Ostras. Tu hermano es piloto.

Pero yo no.

Pero yo no.

Yo nunca he pilotado...

Pero claro, no nos podemos subir a pilotar un avión,

que no tenemos ni idea.

Pero ahí se están tirando.

Que no, yo creo que vamos a otro sitio, porque mira...

A ver que...

¿Lo del vértigo cómo lo llevas? ¿Tienes?

No, yo tengo síntomas vertiginosos. Yo no puedo...

Me muero, vamos.

¿Qué hacemos?

¿Vamos a ver qué pasa o...?

¿O nos damos media vuelta? Tú mandas.

No sé...

¿Curioseamos? Vamos a curiosear.

Lo mismo hacen esto para meternos miedo.

A ver si va a ser vuelo sin motor. No creo yo.

Ah, pues...

Hombre, yo prefiero pensar eso.

Yo eso no...

Yo prefiero pensar que es vuelo sin motor.

¿Por quién hay que preguntar?

Uf...

Te he dicho yo que aquí hay algo... Buenas.

¿Qué tal? Hola. Víctor. Un placer.

Encantado. Hola, muy buenas.

¿Tú eres el que nos ha mandado un anfitrión?

Que no sé si nos quiere poco o nos quiere mucho.

Yo creo que os quiere mucho y muy arriba.

Y muy arriba. ¿La salida por dónde es?

¿Por ahí?

La salida va a ser una puertecita de un avión y ya verás qué bien.

Déjame las llaves del coche. ¿Las llaves del coche?

No, no, que se nos escapa.

Había un restaurante al entrar. Sí, ya, ya, ya.

Yo es que pensaba que venía aquí a pilotar drones y estas cosas.

Pero a ver, ¿tenemos que saltar?

Sí, venís a saltar en paracaídas, ¿no?

Pero... ¿no es peligros? Tenéis una reserva ya hecha.

Lo tenéis todo preparado.

Bueno... Pero ¿el anfitrión quién es?

Es... una persona.

¿Una persona? Una persona.

¿Hombre o mujer? Un hombre de altura.

Un hombre de altura. Sí.

Claro, altura aquí... Tú también eres de altura.

No, yo soy...

¿A qué altura se tiran aquí?

Subimos a 4600 metros. ¡Fíjate!

Nada, un poquitín.

Hombre de altura, guardaespaldas... Yo ahora solo estoy pensando...

Pero me puedo echar para atrás, ¿no?

No. Te va a encantar, es superbonito.

Superbonito y recomendado. ¿Y vamos bien atados?

Vamos agarrados que no entra, vamos... No entra ni aire.

O sea, que no me tiro solo. No, no, no.

Ah, vale, vale. ¡Ostras tú!

Entonces sí que ya... Con un monitor.

¿Una sevillanita más o qué? Venga, una más.

No, una pizquita del anfitrión, que no has dicho nada.

Te doy una pista.

Por favor.

Al anfitrión la Feria le encanta

y gustan también las sevillanas y cantar sevillanas.

Canta fatal. Ah, canta mal.

Las sevillanas.

Ah, las sevillanas. Le gusta más tocar la batería.

¿La batería? Le vuelve loquito.

Fíjate que yo creo que es Bertín, pero no le veo con la batería.

¿Has visto a Bertín tocar la batería?

(AMBAS) No.

Pero por las pistas me da que es Bertín.

Bertín no es. Será una afición secreta.

Pasad por aquí.

Sentaos.

Te he dicho yo a ti que... Tenemos el avión preparado.

A Jesús le veo más animado y convencido.

El toro está ya en los corrales.

Sí, sí, ya verás, va a estar superbién.

Yo soy de escaparme.

Puedo escaparme en cualquier momento.

Sí, ¿verdad?

Aquí no te vamos a dejar.

Vamos a hacer un "briefing", una explicación

de lo que consiste el salto tándem.

Es superfacilito.

Son solo una serie de imitaciones y os va a resultar muy sencillo.

Lo que pasa es que no vamos a estar solos.

Con el monitor o... Tenemos a alguien más.

Con dos monitores. Bueno, dos monitores.

Dos para cada uno. Vamos a ver quién llega por aquí.

-¡Hola!

¿Qué pensabais, que ibais a saltar solitos?

¿No habíais dicho que necesitabais ayuda?

¿Qué tal? ¡Hola! Mira, Pedro.

Yo...

Ahora mismo, no me pillas en el mejor momento para saludar.

Estoy pensando en otras cosas.

En nada estamos aquí abajo. ¿Qué haces aquí?

Me han dicho que te hacía falta compañía.

O sea, ¿tú ya has saltado?

Tenéis un anfitrión excelente, y me ha dicho...

¿Tú sabes quién es?

Hombre, sí, pero no os lo voy a contar.

¿Y esto es lo que tienes en casa?

Y yo, durmiendo en mi casa, con mi mujer,

y que me traigan hasta aquí.

¿Tú te vas a tirar también? Hombre, por supuesto.

Ah, tú haces... Alguien tiene que daros ánimos.

Tú vas a hacer el tándem con Jesús.

Sí, porque tiene más miedo que delante de un toro.

¡Ay, Dios!

Bueno... -¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

-Muy bien. -¿Bien?

Yo, yo...

Mire usted, yo prefiero estar con el piloto.

Espera un momentito, que todo va a ir genial.

Todo va a ir genial, ya verás.

Vamos a haceros el "briefing", la explicación.

Es superfacilito, son dos o tres cositas.

Lo primero que haremos será daros un mono de salto, un traje.

¿Como el de ella? Como el de ella, exactamente.

Os lo pondréis encima de la ropa para evitar que se ensucie

y os vamos a poner un arnés.

Una vez equipados, nos vamos al avión.

El arnés viene con el paracaídas, ¿no?

El arnés viene con el instructor y con el paracaídas.

Ah, vale. Todo junto.

Faltaba el paracaídas. Todo junto.

Mucho arnés y poco paracaídas. Mal vamos.

Sí. Una vez equipados, nos vamos al avión.

Vais a estar sentados delante del instructor, ¿de acuerdo?

Y el instructor detrás.

Cuando nos sentemos, conectará todos los puntos de anclaje

de vuestro arnés al nuestro.

Quiere decir que en todo momento vais a estar conectados.

En la salida del avión, estamos en caída libre,

estamos agarrados al arnés. Ahí, agarrarse, perfecto.

El instructor lo que va a hacer es daros unos toquecitos,

¿y qué hacemos?

Perfecto. Ya está.

Notáis estas palmaditas... Uuuh...

Y ya estáis volando en caída libre.

Esa será la posición de vuelo perfecta.

¿Y llegaré a Segovia así, desde aquí?

También.

¿Vale? ¿Cuándo hay que recoger las manos?

En el momento en el que el instructor te vuelva a dar

la misma señal, cerramos las manos al pecho.

Y de aquí no me muevo. De ahí no te muevas.

¿El aterrizaje, cómo lo hacemos? Va a ser muy sencillito.

Cuando yo te indique, subes las piernas,

rodillas al pecho, pasas la manita y subes las piernas

para que sea yo el que ponga los pies.

¡Ole! ¡Ole!

¡Ole! De diez.

De... ocho.

De cinco y medio. Ocho y medio, venga.

¿Vale? ¿De acuerdo?

Vamos, que hemos venido a saltar. Venid aquí, chicos.

Venga, va. -Vamos, chicos.

(Sevillana)

# Sevilla tuvo una niña y la pusieron Triana.

# Y le pusieron Triana.

# Sevilla tuvo una niña

# y le pusieron Triana.

# Sevilla tuvo una niña y le pusieron Triana.

Ahora para allá.

# Y le pusieron Triana.

# La bautizaron en el río

# los gitanos de La Cava.

Ven para acá.

# La bautizaron en el río los gitanos de La Cava.

# Vaya bautizo con arte.

# Muchos fargos en adobo.

# Mucho vino y alegría.

# Y ahí aprendieron los moros el baile por bulerías. #

En tus manos estoy.

Ahora sí que soy todo tuyo.

No quiero pensar en nada.

Haces bien. La suerte está echada.

¡Te quiero, mamá!

¡Mamá, que te quiero!

¡Y yo, papá, cariño!

¡Perico, te quiero!

(Música rock)

¡Ay!

¡Uh!

¡Quita!

Pero...

# Si salimos de esta

# te juro que no haré ni un gesto de emoción. #

"Sé cómo acaban los pies después de una buena Feria".

"Así que os invito a mimaros en unos magníficos baños árabes

a la luz del atardecer y con la Giralda enfrente".

"Ay, y pensar que esto no lo he hecho yo nunca para ligar".

Esto es lo que te he dicho mil veces.

No hay Feria de Sevilla que no acabes con los tacones en la mano.

Me duelen los pies un montón.

Esto de ser flamenquita, cuidado.

Nos espera una actividad trepidante que nos ha preparado el anfitrión.

Bertín nos tiene preparado... No va a ser.

Que no es Bertín, porque ¿toca la batería Bertín?

Puede ser una afición desconocida por todos.

Bueno, desconocida, desconocida... A Bertín...

¿Alguien sabe tu afición al ajedrez? No.

El gambito de dama eras tú. Ah, sí, sí. Me he juntado los ojos.

Ay...

Cuidado con la caca. ¡Ay! ¡Qué caca!

No la pises.

Qué fresquito está el suelo.

Está fresquito el suelo. Da gustito.

Después del taconazo, un poco sí. Mira, aquí es.

¡Ay, qué mono!

El farolito de la calle. Aquí.

A ver qué pone.

Espera.

Baños árabes. ¡Oh!

Nos va estupendamente. ¡Ay, sí!

¡Hola! ¡Holi!

Mira esta muchacha. Hola, ¿qué tal?

Hola. Bienvenidas a Aire. Bienhalladas.

Qué guapas vestidas de flamenca. Qué envidia veros así.

Qué bien acabar una feria aquí, con una relajación.

¡Qué mejor sitio! ¡Ay, qué bien!

¿Esto es un regalito?

Es un regalo que os hace vuestro anfitrión.

Es un enamorado de la ciudad.

Y bueno, cuando subáis, que tenemos una sorpresa,

entenderéis por qué.

¿Está él arriba? Ah, no.

Os voy a dar el albornoz.

Él viene mucho, ¿a que sí? Sí, es un enamorado de la ciudad

y de Aire. Viene mucho aquí,

pero no puedo dar ningún dato más. ¿Cómo se llama?

Aire. Está diciendo:

"Ponte el albornoz y aire". Exactamente.

Os doy el albornoz para que paséis a vestuario

y os espero arriba, que tenéis una sorpresa.

Me encantan las sorpresas. A mí también.

Que disfrutéis la experiencia. Un placer.

Qué bonito esto. Es precioso.

Venir de maleta... Lo de la mochila no lo quiero más.

¿Eh? Quiero maleta todo el rato.

Yo soy de maleta. La próxima te toca mochila.

Ir descalza es de aventura.

Aventurera. Consta como mochila.

(Banda sonora "La guerra de las galaxias")

¡Uuuh!

Me he portado muy bien porque he ido al cielo.

¡Eh! Qué maravilla.

Me tiraba otra vez.

¿Me ves mal? Yo sí, te veo blanquito.

(RÍEN)

Y te he visto girar poco, ¿eh?

Que subidón. Cuando estaba en la puerta...

-Todo tuyo. -Gracias.

Qué subidón.

Cuando estaba en la puerta, oh, qué maravilla.

Te lo has pasado bien, ¿no? Divino.

Qué bien. Me alegro, cariño.

Qué miedo, qué miedo.

¿Has pasado mucho miedo? ¿En serio?

Yo no. He visto Sevilla, un montón de cosas.

Pero yo, cuando estaba en la puerta...

Mira las manos cómo me tiemblan. No lo has pensado, ¿no?

Que me tiro, que me tiro...

La cabeza, el muchacho tirando la cabeza para atrás.

He perdido la orientación.

¡Ostras! ¡Me lo he pasado superbién!

Qué sensación.

No pensaba nunca que era esa sensación, ¿sabes?

Ha sido como ¡uf!

Hubo un momento, cuando venía para abajo,

empezó aquello a darme vueltas así, haciendo...

Claro, nosotros hemos dado la vuelta entera.

Qué mareo me ha entrado. No, yo no.

Se me han taponado un poco los oídos.

¿Sí?

Pero me ha flipado el rato de caída libre.

Eso ha sido... Me ha encantado.

Eso ha sido, lo de caída libre...

No pensaba que eran 60 segundos.

Se me han pasado superrápido.

Pero es que ha sido, a una velocidad que ha ido para abajo...

Es brutal. Y yo...

Pero yo estaba respirando por la nariz bien.

Uf...

Qué cosa, quillo.

¡Oh!

¡Oh!

¡Qué cosa!

Cómo ha sido el salto.

Al final no es tan malo el anfitrión.

Pero ¿quién es? No te lo voy a decir.

¿Esto lo hace? Es un secreto.

¿Esto lo hace él?

Obviamente. (RÍE)

Ha sido una sorpresita suya. ¡Joe!

Te juro que estaba nervioso.

En la puerta estaba...

¡Oh!

Pero bueno, bien. Bueno...

Mira, mira, mira.

¡Ay, mira!

Te lo he puesto yo ahí. En realidad, estaba allí,

pero yo lo he movido todo para que lo tengas de frente.

¡Mira, hay zumo!

Todo por tu despedida de soltera.

Es el anfitrión.

Que he sido yo. Qué empeño con el anfitrión.

No lo has hecho tú, Terre. Lo he hecho todísimo todo.

Sé que te encanta el cava. ¿A Peri le haces esto?

Constantemente, pero en plan mochila.

Y se lo cree. Claro.

Es que en maleta no cuela.

Es mármol y cubre metro y medio. Igual morimos.

Venga, al agua.

¡Uuuh!

(CANTA EN INGLÉS INVENTADO)

# Sevilla.

# Sevilla es para ti.

# Sevilla a tus pies.

(CANTA EN INGLÉS INVENTADO)

# Esto ya no cubre más.

(RÍE)

(CANTA EN INGLÉS INVENTADO)

Venga.

¡Perico!

Yo creo que ha sido mejor tirarse el primero.

¿Sí? Quillo, yo cuando lo vi...

Te hace un amague, un viajecito, dos viajecitos.

Digo: "Al tercero va a ser seguro". Y al tercero, ¡bomba!

Ha sido genial.

Dos segundos con el corazón a mil. Luego ya...

Yo ha sido cuando yo te vi ya que...

Digo: "¿Dónde está?".

Miré y ya ni te vi.

Ya ni te vi.

Y ahora ya era...

Cuando me puse allí en la puerta y venga.

Yo miraba y me tiraba así y yo para abajo.

A mí también. Yo quería ver y para arriba.

Para arriba. (RÍE NERVIOSO)

Uf...

Y ya cuando te ¡boom!

Ha habido un momento que se me han tapado los oídos,

pero no he tenido sensación de miedo.

Me he sentido superprotegida.

Pues tienes los pelos de bruja.

Ya, bueno... ¡Anda que tú, chaval!

Si pareces, no sé... Parece que te han cardado, tío.

Le he preguntado si el anfitrión hace esto,

practica esto y dice que sí.

El anfitrión, es verdad.

¿Tú le conoces?

Sí, ha sido un regalito.

Dice que es un chico de altura, será porque hace...

Ha sido un regalito del anfitrión... paracaidismo.

Yo sabía que os iba a encantar.

Ahora entiendo lo de altura. ¿Le conocemos los dos?

Lo conocéis los dos.

¿Sí? Sí.

Personalmente, claro. Sí, sí.

Grande persona.

¿No veis lo que os ha regalado?

Sí, pero esto tiene doble lectura.

Porque me lo llegan a decir y yo creo que me habría negado.

¡Ostras!

A mí me ha quitado mucho miedo la explicación.

Menos mal que me has dicho lo de los pelos.

Yo te miraba y decía: "Joe, Pedro, el pelo que lleva".

Aquí, el más decentito soy yo.

Mira.

Me voy a poner las gafitas así para...

en plan diadema.

No, hombre, yo me he asustado.

¡Ostras, qué bien!

Han sido cuatro mil y pico metros de altura de susto.

4600. De susto.

Pero qué...

Son unos cagados, macho.

(RÍE)

38 grados de agua y viendo estas vistas te pones un poquito...

Con el carácter que se cree la gente que tú tienes,

y tú eres más buena... Tú, carácter ninguno, ¿no?

No. Tú no sabes lo que es...

¿Yo, carácter? ¿Tú?

Tú no sabes lo que es el carácter.

Eso es una leyenda.

Eso viene a raíz de "OT", claro.

Hombre, es que "OT", cuidado.

Es que somos todos hijos de "OT". Todos somos hijos de "OT".

Tú eres niña de "OT", y nosotros somos hijos de "OT".

Hijos de "OT". ¿Tú qué eres? Hijo de "OT".

Yo soy hija de "OT".

(Campanadas)

Mira las campanitas.

También lo has mandado, ¿no?

He dicho: "Cuando hable de 'OT' tocas las campanas".

(AMBAS) "OT", "OT"...

"OT", "OT"...

Está afinado, ¿eh? Sí.

"OT", "OT"...

Mira. Bustamante,

Bisbal, Rosa de España...

¿Quién más había? Nos hemos olvidado muchos.

¿Cómo que quién más había? Gisela.

Giselita, Natalia... Verónica.

Geno. Geno, es verdad.

Mireia, Alejandro... ¿Mireia, Alejandro?

Éramos 16.

¿Cuánto de verdad y de mentira había en las relaciones en la casa?

Ninguna. Os llevabais todos muy bien.

¿Todo era mentira? No, todo era verdad.

Todo era verdad. Aparte es que 20 años después

no puedes seguir teniendo un chat de WhatsApp

si no ha sido algo verdadero.

¿Cómo tienes grabado a David en el móvil?

No lo tengo. ¿Que no...?

Vamos a ver, perdóname, perdóname.

No está. Porque te lo sabes de memoria.

(RÍE) ¿O por qué?

¿Qué? El teléfono de David.

¿No tienes grabado el teléfono de David?

No, nunca ha estado en chat.

Pero en tu agenda de tu móvil,

igual que yo tengo como "Laura, Chenoa",

¿cómo tienes grabado a David?

No lo tienes grabado. No.

La gente piensa estas cosas porque cree que es lo normal,

pero el runrún va fuera.

Pero tú has tenido una relación de tres años

con una persona maravillosa, porque David es maravilloso,

y cuando la relación se rompe, tú no borras el teléfono.

O ha pasado algo superchungo que no sabemos

o tú no borras el teléfono de un ex.

No, pues lo mismo que te digo de los compañeros.

No tengo el teléfono, yo qué sé,

a ver de quién no tengo el teléfono.

Pues...

de Vero, por ejemplo, me lo dio,

hasta hace unos años que nos encontramos en una quedada...

Ella había viajado, no la vi más

y la volvimos a recuperar un poco porque volvió a España,

pero no estaba ni aquí. Y con David pasó lo mismo.

Se fue a trabajar bastante más fuera que aquí

y yo no tengo el teléfono, no lo he tenido...

¿Y cuando os juntaron luego...?

15 o 20 años después fueron, ¿no?

15, 15. 15 o 20 años después.

Hace ya cuatro o cinco años.

¿Y quién era el que dijiste tú: "Huy, este no era así para nada"?

Ay, no. La esencia sigue.

Se te ponen los ojitos brillantes cuando hablas de esa época.

Sí, porque a mí me hace mucha ilusión.

La verdad es que...

Cuando hacemos las quedadas, que llevamos unas cuantas,

de casas rurales que hacemos por nuestra cuenta,

no con tanto lujo y glamur.

Claro, es que lo que yo preparo, no se puede...

Pero las hacemos, quedamos,

hacemos de comer, volvemos a convivir...

Nos hace mucha ilusión.

Y siempre decimos que nos quedamos con ganas

de volver a entrar en la Academia.

Para decir eso 20 años después tienes que tener un buen recuerdo,

si no, no lo dices.

Y cuando tú sales de la Academia ya tienes tú tu historia de amor.

Claro.

Que se produce dentro de la Academia.

Se produce dentro de la Academia. Y dura...

Pues tres años más o menos. Tres, cuatro años.

Bueno...

Y es la historia que yo creo que ha quedado un poco en el corazón.

Yo lo entiendo, ¿no?,

cuando la gente se queda todo el rato con eso.

Y, a veces, yo lo contesto

porque intento hacerlo con naturalidad.

A veces cuesta, porque parece que soy yo la que hablo

y en realidad es todo el mundo, que cae en ese mismo lugar.

Eso no lo puedo controlar y ya no lo controlo.

Lo que no te hace gracia es que hablen de tu vida privada.

Claro, porque aparte de eso,

es verdad que éramos los dos muy públicos

y por ese lado había que apechugar. Entonces, apechugaba bien.

Pero ya cuando pasan 20 años y siguen, pues es como, bueno...

¿Me peleo? ¿No contesto?

Si no contesto soy borde, si contesto, hablo.

Si no digo, tal.

Erais nuestros Ava Gardner y Frank Sinatra.

Erais una pareja nuestra porque vimos la historia de amor.

Por eso lo entiendo perfectamente, pero ya 15 años después o 20...

es como muy... Pero es que fue muy bonita,

y fuisteis muy queridos. Por eso.

Y luego os vais a vivir juntos, os vais de gira...

Y ya está.

Y luego sales en chándal y ya está.

Y luego salgo en chándal. Ese es el recorrido.

El recorrido es ese, muy bien explicado.

Salgo, me hago una gira, vuelvo me voy a vivir

y me pongo un chándal. Bajo y digo: "¡Eh!".

Ese chándal, por favor...

Ese chándal... Lo tienes guardado, ¿no?

Pues no, yo creo que no. Yo creo que lo regalé.

¿Lo re...?

No voy a decir dónde lo compré, pero me costó 6 euros.

Era para hacer deporte.

Lo que está relacionado con David no lo guardas.

El teléfono no lo guardas, el chándal tampoco.

No. ¿Te regaló alguna joya mona?

Algo te regalaría.

Me regaló un vestido. ¿Y?

Y lo tengo guardado.

Ese no lo he tirado ni lo he regalado.

Una joya, un pendiente, un diamantito.

No. El pobre no tenía tiempo, también es verdad.

Estaba todo el día trabajando. Claro.

Había que currar y aprovechar el momento.

Y tú te quedas un poquito...

Bueno, yo me quedo... Él también, supongo.

como se queda cualquiera.

Pero eso se supera.

Ya lo ves con otro prisma, con otra distancia.

Lo que pasa que todo el mundo, siempre, intenta buscar

ese no se ha olvidado o ese te han dejado...

Ya con una edad, si no lo superas, mal vas.

"¿Quién dejó a quién?" es una pregunta muy tonta.

Claro, efectivamente.

Eso lo averiguas con el tiempo. ¿Quién dejó a quién?

Hombre, está claro.

No lo sé.

Bueno, yo lo tengo claro.

Pero... Yo lo tengo muy claro.

Y se acabó. Y se acabó.

David tiene su vida, tú tienes tu vida.

Y ya está. ¿Y si coincidís?

Fenomenal.

Tú estás enamorada, feliz de la vida.

Y te vas a casar porque te estoy preparando

una despedida de soltera. Y estoy muy contenta.

# Tú sabes que te va a alcanzar

# y que a veces lo mereces

# y nunca es para tanto.

"Tanta excitación hay que bajarla

porque si no, no hay quien pegue ojo".

"Para ello he reservado una choza típica de las Marismas

en pleno corazón de Doñana".

# Solo un sobresalto...

# me recuerda que soy de verdad. #

Bueno. Bueno, pues ya estamos.

Esto parece Sudáfrica. El descanso del guerrero.

(RÍEN)

¡Ay, mira!

Podíamos haber aterrizado aquí con el paracaídas.

Hombre, lejos no estaba.

Te cojo la mochila. Cógeme la mochilita.

¿Qué llevas aquí en la mochila, que pesa...?

Voy a cerrar el cristalito.

Joe, cómo pesa tu mochila.

¿Te has metido un paracaídas aquí?

(RÍE) Si no es un paracaídas, casi.

Qué sitio más chulo, ¿no?

Yo es la primera vez que vengo aquí también.

Estoy descubriendo España entera con este programa.

Y aquí, en pleno parque de Doñana, mira qué chocita.

Y tu mujer, María José...

Mi mujer tiene más cojones que nosotros dos.

Ha sido una pasada, vamos. Nos ha humillado duramente.

Ay, Laura...

¿A quién te traerías a esta puesta de sol?

¿Te gustaría estar...? Con Miguel, más que contigo.

¿Más que conmigo con Miguel? Vente con Miguel otro día,

pero no me quites a mí el placer de estar aquí.

Has gritado "Peri" todo el viaje.

¡Perico!

¿Dónde estará Perico?

A ver. ¡Huy, qué pelos tengo!

No me van a coger el teléfono.

Que te vean a ti.

¡Eh, chavales!

¡Eh! ¡Guapísimas!

¿Qué pasa? Lleva una flor muy discreta ella.

Sí. Qué bonita estás, Terre.

Estamos recogiendo miel, ¿sabes?

Mira, yo también.

Mira el pelo, mira lo que me he hecho en el pelo.

Mira donde estamos nosotras. Mira, mira, mira.

Mira ahí enfrente.

Mira qué cosa más bonita. ¿Estáis en remojo?

En la piscina estamos, mira.

¡En remojo, Jesús! ¡Te echamos de menos!

Y esta mañana de feria, ¿no?

Hemos estado en la Feria. Nos han preparado una Feria.

Con Falete, y tenemos pistas.

¿Sí?

¿Qué sabéis vosotros?

Nosotros... Yo estoy mareado todavía.

Estoy muy mareado. Lo he pasado muy mal.

¿Qué ha pasado? Lo he pasado muy mal

y mucho miedo, un miedo horroroso.

No sé ni a quién tengo que buscar.

Hemos ido a... Nos han hecho volar.

¿Volar qué?

En paracaídas. En paracaídas.

¿Qué dices? ¡Hala, loco!

Así tengo yo los pelos estos.

Jesús, no te puedo dejar solo.

No, no me dejes más solo, porque vamos...

Con lo que hemos hecho hoy ya voy sobrado.

¿Habéis sido capaces de tiraros? ¿Habéis sido los dos valientes?

Eh, eh... Los dos.

Y María José. Para valiente mi mujer.

¿Qué María José? ¿Ha ido María José?

¿Tu mujer? Mi mujer también ha aparecido allí,

con más cojones que nosotros.

Vamos, muerto en el combate.

Yo ya te digo que soy de maleta.

Si tú quieres eso, lo hacéis juntos.

No, no, si yo ya lo he hecho.

¿Nos compramos entre todos una avioneta

y le ponemos Ambiciones II?

Y nos tiramos los cuatro.

A ver, ¿qué pistas?

Mira, un hombre.

Es un hombre, le gusta la Feria... Toca la batería.

¿Que tiene batería? Toca la batería.

Ah, que toca la batería.

Sabemos que es un hombre de altura.

Y le gusta tirarse en paracaídas.

Ah, y que había trabajado como guardaespaldas.

Yo estaba pensando en Kevin Costner.

Y manager también. Manager musical.

Guardaespaldas, manager,

batería, hombre

y se tira en paracaídas.

Yo lo siento mucho, pero solo se me ocurre María Teresa Campos.

¿Quién?

No, ha dicho "muy alto". María Teresa Campos.

No, si es hombre...

Ah, es verdad.

Yo no tengo ni idea. Estoy perdido.

¿Bigote Arrocet? Hemos dicho Bertín.

Yo había pensado, en un principio, en Los Morancos.

Pero claro...

Claro, Jorge. Lo hemos dicho, Jorge.

Pero Jorge la batería...

Pero yo no veo a Jorge tirándose desde nos hemos tirado nosotros.

Mañana os contamos con detalle, ¿vale?

Mañana comemos. Mañana comemos.

¡Jesús, un besito!

Adiós. Y salirse del agua ya, que estáis arrugadas.

Estáis arrugadas. Estamos aquí como Dios.

Venga, nos vamos a dormir a la Torre del Oro,

que dormimos allí esta noche.

Muy bien.

Pues nosotros mira, una cabañita superchula.

Cuidarse mucho. Buenas noches.

Igualmente. Hasta mañana.

Chao.

Adiós.

Muac, muac.

Adiós. Muac, muac.

Adiós.

Yo estoy muerta ya.

Mucha conversación, mucha agua caliente y yo estoy ya en coma.

Bueno, ¿qué?

Yo tendré que peinarme un poco. Me tendré que duchar.

Yo me voy a duchar también. Venga, va. La mochila.

Ay. Ay.

Mala vida. Mala vida, Jesús.

Vamos dentro.

Qué guapo.

Qué chulada.

Tengo unas ganas de coger la cama que no veas.

¿Qué hay por ahí?

Aquí está tu cama, Perico.

No, la de los dos.

¡Que yo no quepo ahí!

Se me salen los pies.

Vamos a mirar arriba. Tiene que haber más sitios.

Vamos a subir. Espera.

Este es el cuarto de baño.

Ozú, niña...

¿Nos vamos a dormir a la Torre del Oro?

Yo estoy que no puedo más.

Tú tienes una camita chica esperándote preciosa.

Te voy a arropar, a cantar una nana

y tú te vas a quedar fritita.

Y yo me voy a poner allí, un librito...

Como si fuera yo la dueña del Guadalquivir.

Sí, ¿no? Te veo, te veo.

¡Ya hemos encontrado las cunas! Aquí hay dos cunitas.

Qué bien.

¡Ay, Perico! ¡Esta es!

¡Oooh!

Si quieres, te hago hueco en la cama.

¿Te hago un huequito en la cama?

Venga, que te hago un huequito en la cama.

Que sí, que te hago un huequito, venga.

No quiero nada. Que sí. Conmigo, mujer.

¿Tú roncas mucho? No, yo no ronco.

Pues si yo ronco, no me despiertes. (RÍE) Vale.

# Solo le pido a Dios

# que la guerra no me sea indiferente.

# Es un monstruo grande y pisa fuerte...

# toda la pobre inocencia de la gente. #

He descansado como un niño pequeño en la chocita.

Yo igual, de lujo. Estaba cansado y además mareado...

Qué día más fatigoso ayer.

Bueno, pero hubo mucha adrenalina ahí.

Hubo tensión. Lo del paracaídas fue bestial.

¡Es Chenoa! ¡Cállate, coño! Perdón.

Es que en serio...

Qué ilusión, es que ir con Chenoa...

De verdad, hoy te lo pido.

Hoy, intenta que sea todo un poco más light.

Perdóname, pero como estoy con el subidón.

¡Hemos dormido en la Torre del Oro!

Hay que contárselo a todo el mundo.

# Déjame.

# No juegues más conmigo.

# Es mejor que sigas tu camino.

# (AMBAS) Que yo el mío seguiré.

# Ah, ah, ah.

# Por eso ahora déjame.

# Tuviste una oportunidad. #

"Espero que los cuatro hayáis descansado a base de bien".

"Porque lo que os espera es una durísima competición en el agua".

"Perico y Jesús, el verde es vuestro color".

"Terre y Chenoa, vosotras defenderéis el rojo".

"Y que gane el mejor".

Aquí nos han citado.

Bueno. Vamos a ver...

Esto no es un campo de fútbol yo creo.

Joe, la guasa...

El estadio no lo veo yo por aquí.

¡Sevilla!

(TOCA LA BOCINA)

¡Sevilla!

(TOCA LA BOCINA)

¡Eeeh!

(CANTURREA)

¡Sevilla!

(CANTA EN INGLÉS INVENTADO)

¡Sevilla!

(CANTA EN INGLÉS INVENTADO)

¿Cómo sería un blues?

No puedo, es que no puedo, no puedo.

# Oh, oh, oh.

# No busques más que no hay.

# Cuando el rey don San Fernando conquistó a Sevilla,

# él se preguntó: "¿Dónde está mi Betis?".

# Betis.

# Oh, oh, oh, oh. #

Buenas. Hola.

¿Qué tal? ¿Qué tal? Pedro.

Soy Javi. ¿Qué tal? Buenos días.

¿Qué tal por Sevilla? Pues muy bien.

¿Bien o qué? Muy bien.

-¿Qué pasa? Soy Jaime. Jesús. Encantado.

Hola, Jaime. Encantado.

¿Sois jugadores de baloncesto? Bueno, tú.

-Él. Yo no, no doy para baloncesto. No soy muy alto.

¿A qué nos han traído aquí?

Vamos a hacer una actividad de remo, una regatilla.

No sé si conocéis la regata Sevilla-Betis.

No.

Todo lo que sea Sevilla-Bestis es a muerte.

-Es el evento más antiguo de Sevilla.

Ajá.

Mezcla los clubes de fútbol con el deporte de remo,

porque con el río que tenemos, que es increíble,

pues es una regata espectacular.

¡Peri!

¡Qué frío! ¡Perico!

¡Perico!

¡Corre!

¡Perico! ¡Eh!

¡Terre! ¡Laura! Pero ¿no estaban de feria?

¡Corre, baja!

¡Si estabais de feria!

Corre, baja.

Corre. ¡Uh!

¡Holi!

Mirad qué chicos más guapos os hemos buscado.

Mira qué...

¡Eh!

¡Uh!

Esta está loca perdida.

Vale, Terre, deja algo para otros, ¿no?

Vamos a calentar, ¿no? Tenemos un regalito para vosotros.

Ah, ¿sí? Tenemos un regalito.

Lo vamos a traer. Os va a gustar seguro.

El remo, seguro que es el remo.

¿El regalo cuál es? No, no, no.

¡Vaya!

A ver, a ver.

¡Betis!

Bueno, además, con el nombre y todo.

Sí, sí, sí.

Muchas gracias. Con el nombre.

La S, ¿no?

Esta es la camiseta de los ganadores.

El 17, mi número.

¿Qué distancia tiene la prueba esta de Betis-Sevilla?

6000 metros. ¿Seis kilómetros?

¿Lo tenemos que hacer? Recorre casi todo el río.

-Un poquito menos. Ah, vale.

¿Cuántos días va a ser eso? En 20 minutos se hace.

Ayúdame, hijo, que no puedo.

Esta es la camiseta de los buenos.

Calentando brazos y sentadillas, vamos.

Unas sentadillas, venga.

-Un poco de brazos también.

Esto lo ha encargado un anfitrión, ¿no?

¿Cómo se llama el que nos ha invitado a comer?

Ah, el anfitrión, sí. No me acuerdo del nombre.

No es de aquí. Ah, ¿que no es de aquí?

¿Cómo que no es de aquí? -No es de Sevilla.

Está muy vinculado... Bertín no ha nacido en Sevilla.

Mi Terre. Es Bertín, es Bertín.

Kevin Costner, guardaespaldas. Kevin Costner.

-¿Has visto a Bertín remar alguna vez?

-No, pero tiene cuerpo para remar.

-Cuerpo sí, porque es enorme.

Le gustan los caballos...

El Arrebato no es, ¿no?

No lo sé.

Bueno, venga.

Os voy a explicar un poquito, Perico.

Adiós, perdedores.

El primero que llegue al puente de Triana, gana.

Nosotros.

Salimos a la vez y a ver quién gana. Sevilla.

Se sale desde delante, con la pala dentro.

Y cuando el árbitro diga: "Atención, va",

salimos los dos botes a la vez.

¿No se encienden los semáforos? No, no hay semáforos.

No, no. No hay semáforos. Aquí, el árbitro.

Pero nos tenemos que poner iguales. Estáis delante, eso no vale.

Eso no vale, un poquito para allá. No hagáis trampas.

-¡Atentos! -Tranquilo, ¿eh?

-¡Va! Vámonos.

-Tranquilo.

¡Vamos, Perico!

¡Vamos!

-¡Bien! ¡Venga!

¡Venga, Jesús, que esto está hecho!

¡Vamos, sincronización!

Tenemos el viento en contra.

¡Sigue, que te voy a dar, Jesús!

Venga, que ganamos y os doy otra pista.

¡La caña que nos vamos a tomar después! ¡Venga!

¡Ahora o nunca! ¡Vamos, Perico!

¡Por el Betis!

¡Vamos! ¡Vamos, chicos!

¡Chenoa!

¡Voy para las cañitas ricas con una tapita de choco!

¡Se le está haciendo largo! ¡Esto ya se acaba!

¡Un bocadillo de jamón con tomate!

¡Vamos, Perico!

¡Me voy a meter unas tortillitas de camarones!

¡Que ganamos, venga!

¡Vamos, Sevilla!

¡Que se acaba, Perico!

¡Hemos ganado!

(GRITAN)

¡Vamos!

# Y eso que hoy vengo a verte.

# Sevillista seré hasta la muerte.

# La Giralda presume... #

El VAR, que lo revise el VAR. Queremos el VAR.

El VAR. La foto finish, hemos ganado.

# Y Sevilla, Sevilla, Sevilla.

# Aquí estamos contigo, Sevilla.

Bueno, pues esto ha sido. Ya estaría, ¿eh?

Ya habéis perdido, ahora hay que convivir con ello.

Esto lo negociamos en el bar.

Si queréis, cualquier día hacemos una revanchita.

¿Dónde vamos? ¡A la cañita!

No, calla, que nos tenemos que ir. A la Torre del Oro.

Que tenemos la comida con el anfitrión.

Vámonos, señores.

Ha sido un placer, ¿eh? Ha sido un placer.

Otra vez será.

# Sevilla.

# Verde claridad sonora. #

"Ha llegado la hora de conocernos".

"Y lo vamos a hacer en un lugar único y exclusivo:

el Palacio de las Dueñas".

"Cuna del poeta Antonio Machado y hogar de los Alba,

don Cayetana celebró dos de sus tres bodas".

"Solo os puedo decir que yo no tuve nada que ver con esos enlaces,

pero sí con unos cuantos a lo largo y ancho de Andalucía".

"Y es que, si se rompe el amor y queréis recomponerlo,

solo tenéis que pensar en un antiguo pegamento".

Hemos llegado. Recomponerse ya todo.

La facha por dentro. A ver, vamos a...

Haced el favor de no dar el espectáculo. Comportarse.

Jesús, acuérdate del protocolo. Sí, sí, tranquila.

Cuidado. ¿Estás mareada?

Estoy mareada de coche, estoy mareada de Terre.

Gracias, Pedro. Qué bonito es esto.

Comportarse, ¿eh? Esto es un privilegio.

El Palacio de Dueñas.

Por favor, comportarse bien. Protocolo. ¿Yo qué te he dicho?

Cuando te cruces con alguien, reverencia.

Perdóname, Jesús. Son muchos días.

Vamos a disfrutar de los jardines, del paseo.

Huele superbién.

¿No notáis cómo la aristocracia se os mete por dentro?

¿No os notáis...? No sé, pero hay un aroma...

Huele muy bien. Qué bien huele.

¿Cómo es? Los jazmines, ¿no?

Naranjos, mira. Esto sí es para mí.

¿Cómo es este final de despedida de soltera? ¿Eh, Laura?

¿Eh?

Tu final de despedida tan mono que te hemos montado.

Ni en mis mejores sueños pensaba que iba a estar

en el Palacio de Dueñas. Qué chulada.

Qué bonito. Eso sí que es verdad.

Mira qué maravilla.

Huy, huy, la cancela, por favor.

Yo tengo un jardín igual. Sí, ¿no?

Tal cual. Así con las arcadas, igual.

Pero el de invitados. Eso es el zaguán de mi casa.

En mi casa entras y es como esto. Luego ya empieza la casa.

Fíjate. Mira, Cayetana.

Mira la duquesa de Alba y Carlos.

El actual duque. El actual duque.

Es que era una mujer... El busto está currado.

¿A ti te han hecho uno? A mí me han hecho.

Martín Lagares, de la Palma del Condado.

El mejor escultor que existe.

Maravilloso.

Ay, qué sala más curiosa.

Jesús, un burladero. Que tú sabrás más que nosotros.

Qué gracioso. Esto está hecho como de miga de pan o como de...

Mira la duquesa. O de fondant.

La duquesa.

La duquesa es esa de ahí.

Carmen Tello, ¿no? Ah, sí, es verdad.

La mujer de Curro Romero. Sí, señor.

¿Y el torero? Oye, perdona, claro.

El torero se parece a mí.

(RÍEN)

¿Le has dedicado algún toro? Sí, alguno le he brindado.

Las piernas son tuyas. Ese tobillo es tuyo.

Ese tobillo es tuyo.

Ese tobillo es tuyo, mira lo que te digo.

¿Dónde vamos a comer? Yo qué sé.

Porque aquí... Vamos para allá, a ver si hay algo.

Mira, la bandera del pueblo gitano.

¿Ah, sí? ¿Del pueblo gitano? No sabía yo.

Sí.

Aquí podemos estar, vamos...

Podemos tirarnos todo el día dando vueltas.

Mira qué mesita nos han montado. Qué maravilla.

Una mesita de picnic. Qué bonito.

Ay, las figuritas. Fíjate.

Ten cuidado, Terre. No quiero tocar nada.

Comportarse, por favor. Habrá que comer.

Nos comportamos.

Acordaos de las cosas que os he enseñado.

Gracias, Perico.

Estás en todo. La reina primero.

Aquí va Bertín Osborne. ¿Me la has puesto?

Sí. ¿Seguro?

Sí. Que no me fío de nadie.

Siéntate. Seguro, ¿no?

Tú tranquila, que conmigo vas segura.

Esto es un lujo.

Y aquí va a estar Bertín. Y ahí está Bertín.

Kevin Costner. O Kevin.

Yo creo que es Cayetano.

¿Quién vota a Cayetano? Yo voto a Bertín o a Cayetano.

Bertín. Cayetano.

Yo voto Kevin Costner. Él sigue con Kevin.

Kevin Costner, no. Estás erre que erre.

Bertín. Bertín.

¡No! ¡No!

¡Mira quién era! ¡No era Bertín, por favor!

¡Oh!

Hola a todos. Hola.

Bienvenidos.

¡Ay, ay, ay! ¡Ay!

Bienvenidos. Anda, y decías que era Kevin.

Es igual que Kevin. Digo: "Es Kevin Costner".

¿Cuál? Kevin Costner.

Kevin Costner. Sí.

¿El anfitrión? Digo: "Kevin Costner".

Gracias por estar aquí. Pero bueno...

Me habéis pillado aquí, de guarda.

El mejor anfitrión que se puede tener.

Un anfitrión y medio. Es el mejor.

Muchas gracias. ¡Qué alegría!

No he podido llegar antes, porque hasta que he preparado todo esto...

¿Tú vives aquí? ¿Eh?

¿Vives aquí, en el...?

Vivo aquí cuando quiero bajar un poco de categoría.

Mi casa es otra más... Ah, vale.

Para darme importancia me voy a la mía.

Pero ¿tú eres de Sevilla? No.

No, es de Almería. De Almería.

Él va a practicar allí, al lado... Sí.

Pero Sevilla te quiere.

Yo quiero a Sevilla también.

Nos decían que no eras de Sevilla, y decíamos que eras Bertín.

Bertín es de Jerez.

¿La pista del guardaespaldas por qué era?

La historia es que cuando yo estaba terminando de estudiar Derecho,

yo ya era amigo del alma de Hombres G,

y me decían: "¿Por qué no te vienes con nosotros?".

Y yo decía: "¿Cómo le digo a mi padre

que acabo la carrera de Derecho y me voy con vosotros?".

Y me dice: "Con la estatura que tienes y tal,

pues que eres el guardaespaldas".

Y yo le digo a mi padre: "Acabo de terminar la carrera, ya soy abogado,

me voy de guardaespaldas". Y lo hice.

¿Ahí empezó el tema de la televisión?

Empezó porque conocí a David Summers y su padre era Manolo Summers.

Empecé a ir a las películas, empecé a ver cómo se trabajaba,

y decía de repente: "Cortamos".

Yo preguntaba: "Manolo, ¿por qué no vale esta toma?".

Y decía: "Ha entrado una sombra, he oído un ruido".

Entonces, yo, de todo lo que él iba diciendo,

él me explicaba todo, yo iba aprendiendo.

Y un día me dijeron: "¿Tú eres capaz de hacer no sé qué?".

Y yo dije: "Creo que sí".

Y mi primera incursión mía fue que llegaba David,

yo abría una puerta y decía: "David, tienes una visita".

Increíble. Maravilla, ¡oh!

No me dieron el Oscar de reparto... De milagro.

Qué maravilla, de verdad.

¿Vivías en Madrid? ¿Tu base estaba en Madrid?

Vivía en Madrid, pero ya sabes, viajábamos...

Yo trabajaba, lo mismo con El Último de la Fila

que hacíamos musicales... Lo que me mandara el jefe.

Esa época de "sálvese quien pueda" de compartir piso, una habitación.

Yo he procurado... Siempre he estado con mi familia.

Solamente una vez, la primera casa que me compré,

y no es broma, la gente cree que lo digo como chiste, pero no es así.

Voy a la inmobiliaria y me dice: "¿Por dónde lo quiere usted?".

Y le dije: "A la distancia de huevo frito de mi casa".

"A la distancia de un huevo frito".

Mi madre decía por teléfono: "¿Un huevo o dos, Juan?".

Llegaba y el huevo estaba caliente. Maravilloso.

Es lo más lejos que he estado de mi familia.

Pero tú viviste con Bertín.

Sí.

Bueno, por favor, ¿cómo es eso?

¿Tú vivías con Bertín?

¡Ay, los dos machucambos juntos, por favor!

Venga, cuenta. Huy, ese pisito de solteros.

Hay mucho ruido, pero pocas nueces.

Bueno, bueno.

Dos señores de buena planta, uno con bigote, otro sin bigote.

Los dos en pijama, ¡ay!

Los dos en pijama, me encanta.

Bertín no se pone pijama. Los dos hombres de altura.

Este tampoco se pone pijama.

Una suerte, una maravilla, porque la casa de Bertín

no es como esto, pero es una gran casa.

¿Pusiste un anuncio buscando compañero de piso y te llamó?

Pues así fue. Ah, ¿sí?

Un día él se enteró que yo venía a trabajar a Sevilla y me dice...

Yo, os juro que no había tenido mucho trato con Bertín.

Hola y adiós, y habíamos coincidido en cosas de animales,

concursos de doma y cosas así.

Pero él me conocía de la tele y yo, a él, de cantar y de todo.

Yo a él le conocí realmente en persona

en una casa de citas en... ¿Cómo?

¿Cómo casa de citas? Espera, cuidado.

Te explico, te explico. Cuidado, cuidado.

¿Es lo mismo que entiendo yo?

Sí, sí, lo mismo.

Él iba a cantar a Zaragoza

y el coche en el que iba se reventó una rueda.

Y esa rueda tenía un tornillo de estos antirrobo.

Y en las casas de citas hay tornillos.

Y entonces, como estaba trabajando yo en esa oficina, me mandaron:

"Oye, recógelo, dale lo del antirrobo".

Él había llegado con el coche roto, se había colado en una cuneta

y a unos metros estaba la casa de citas.

Era de día, estaba cerrado todo.

Llegué, le di la llave, cambiamos la rueda y se fue a cantar,

porque tenía que cantar a las diez en Zaragoza.

Y cuando yo digo esto, todo el mundo cree que ocurrieron otras cosas.

Para nada. Yo le di mi llave y me volví.

Te llama un tío y te dice: "Me he enterado que tú te...".

Sí, sí. No fue un anuncio en el...

Te lo juro que fue así, me llamó por teléfono.

Y yo, al principio, creí...

Porque dije: "¿Cómo me va a meter en su casa?".

Y le dije: "Yo, a todos los sitios que voy, me llevo mi caballo".

Y me dijo: "Tráetelo".

Donde vas, te llevas tu caballo.

Si puedo sí. Busco una cuadra.

Esto pasa mucho. Huevo frito y caballo.

Tú tienes una mula.

Una distancia de un caballo frito de mi huevo.

¿Qué tipo de gente había en la casa?

Por ejemplo, una vez que bajé a desayunar,

vi una chica así, que te confieso que...

Yo digo: "Me parece... No sé, me resulta familiar".

Pero no...

"Hola, ¿qué tal? -Muy bien".

Y me dijo ella: "¿Tú sabes si hay galletas?".

Digo: "¿Quieres una tostada?".

Dice: "No, si hay galletas, lo prefiero".

Yo busqué galletas, se las di. Ella cogió un plato y se fue.

La típica niña de las galletas.

Me fui de viaje a Madrid y cuando volví,

la de las galletas era Shakira.

¿Shakira?

Yo no la había...

Shakira desayunando unas galletitas.

Sí, por ejemplo.

A la altura que se manejan.

La generosidad de Bertín es conocida.

Yo tengo una curiosidad. Dímela.

¿Te has visto alguna vez sin bigote?

Sí. Ah, ¿sí? ¿Cuándo?

Te recuerdo... En la Comunión me vi sin bigote.

"En la Comunión", dice. Muy bueno.

Siempre has tenido bigote, ¿no?

Pues no sé...

Alguna vez que me he quitado el bigote por alguna...

Una vez tuve que cantar en un cabaret y me tuve que afeitar.

Cantar en un cabaret. Sí, todos tenemos...

Eso no me lo habías contado. Te ha tocado.

Canté una canción de Rocío Jurado que era:

# Como una hora. #

Y yo salía con un reloj haciendo el tonto.

¡Un cover encima! Sí, sí.

Es que Terre hace "Times goes by so slowly".

Me quité el bigote y era mi hermana.

¿Y eras tu hermana? Era igual a mi hermana Pastora.

Oooh...

Y me vi tan raro que no me... Te faltaba algo.

Sí, no, no... Ya sabéis cómo es esto.

Tienes algo que va contigo siempre y yo decía: "Joe, no me...".

Los hombres con bigote...

Yo he tenido barba siempre.

Todas las cosas que he hecho eran con barba y me quité la barba.

Estamos acostumbrados al bigote.

Dadme tiempo, que a lo mejor me lo quito.

Con barba no te recuerdo.

Me confundían con Iturriaga. Me decía Iturriaga:

"Estoy tan harto de firmar autógrafos de Juan y Medio".

Y le digo: "Y yo tuyos, cachondo. Que yo firmo los tuyos".

Tu nombre no es Juan y Medio. No.

¿Cuál es tu nombre? Es Juan José.

Pero una amiga de toda la vida, la madre de un amigo mío, Nati,

llegó y dijo: "Joe, tú no eres Juan".

"Tú eres Juan y medio".

Y te quedaste con... Qué historia.

Empezaron las burlas y dije:

"El primero que me llame Juan y Medio le mato".

Mira por dónde vamos. Pues toma.

¿En qué momento dije esto? ¿Por qué?

En vez de haberme hecho el tonto. Juan y Medio.

Juan y tres cuartos hubiera sido largo.

En vez de haberme hecho el tonto y pasar de puntillas,

amenacé y todos: "¿Cómo?".

Tu afición a las motos sigue, ¿no?

Sí, sigue.

Esa pista no nos la han dado.

Lo de las motos no sabíamos.

Sí, de siempre, desde niño,

y lejos de perderse con el tiempo, pues...

Pero ¿en plan tranquilo o vas a circuitos?

No, no voy a circuitos. Me encantaría, pero no tengo valor.

¿Solito o acompañado?

En la moto, solo.

Va otro amigo con otra moto. Vamos dos amigos, tres amigos.

Pero lo has dicho...

No, por si se había llevado a alguna novia.

No, no me he llevado a ninguna novia, pero por una cuestión...

Ir agarradito debe molar. Sí.

¿Tú amas a alguna mujer? Eso, ¿a quién amas?

Eres muy discreto. Tu vida íntima no trasciende.

Es que mi vida íntima es muy aburrida.

¡Anda ya!

Hablas de tu familia, de tu moto, de tus caballos...

De lo que me habéis dicho. Hablo de lo que haya que hablar.

Él es encantador. O sea, que mucha mujer se habrá colado.

Ya te lo digo yo.

Yo sé de buena tinta que eres un hombre que gusta mucho.

No, creedme que... Necesitas mujer y media.

Chenoa sabe que desnudo pierdo. Es verdad, sí.

¿Sabes que desnudo pierde mucho?

Sí, pero tiene una conversación muy atractiva.

¿Por qué lo sabes? Soy muy entretenido.

Gracias, gracias.

Quiero saber si tienes una mujercita en tu corazón.

O un hombrecito. Yo pregunto.

No, no. Yo tengo siempre una mujer en mi corazón.

Eso no significa... ¿Siempre la misma?

A lo largo del tiempo no.

Ah, yo qué sé. Hay gente que se conocieron

con 6 años y siguen juntos.

Yo llevo cierto tiempo que no tengo lo que se entiende como pareja.

Nunca has estado casado.

Nunca he estado casado.

¡Que está soltero, señoritas!

Eres muy alto para arrodillarte y pedir la mano.

No, no creas. Si lo tengo que hacer, lo hago sin problemas.

Tengo una agilidad... Pero no lo has pedido nunca.

¿Qué? No se lo has pedido a nadie nunca.

No se lo he pedido nunca a nadie.

Pero fíjate, que es un poco triste, tampoco me lo han pedido a mí.

Mira, perdona, es que tienes un...

De verdad, ¿eh? Es que es verdad.

¡Y se ríe!

Tampoco me lo han pedido a mí. ¿Te han pedido hijos?

A mí me hubiese encantado. Eso sí que me...

Igual te han pedido hijos.

Estoy enfermo con mi sobrino, le adoro, vivo por mi sobrino.

Es el único de los seis hermanos. No se ha casado ninguno, ¿eh?

¿No? Es una enfermedad lo que tenéis.

¡Anda! ¿Eres el mayor?

Yo soy el mayor. Eres el mayor. Un mal ejemplo.

El mayor es un mal ejemplo.

Te voy a proponer una cosa que quizá te arregle la vida.

Yo creo que en este momento de tu vida, estando soltero

y Bertín estando soltero, deberíais cogeros un pisito juntos.

¿Otra vez? ¿Volver a la casilla de salida?

¡Hombre, perdona! No.

No, no, no. Porque ya lo veo un abuso.

Si tenéis todavía los dientes de leche.

Lo casé, le dije: "Te he casado, hasta luego".

¡Anda que no! Y se quedó como diciendo: "Canalla".

Dile a Bertín que nos vamos los tres a vivir.

A ti te viene bien también. Yo se lo digo.

Los tres. Terre, muy bien tirado.

Un triplex, cada uno con su independencia.

Mira cómo pesca. Has pescado bien, ¿eh?

Muy buena cocinera.

Me lo creo. ¿Terre?

Increíble. Sí.

Estaba pensando yo ahora,

cuando estabas diciendo en esta reunión familiar

donde estás tú, tu madre, tus hermanos, el sobrino y el cuñado,

tu madre cuando ve eso, ¿qué dice?

"¿No me vais a traer más nietos?".

Pues pinta mal. ¿Sí?

Pinta mal.

Pero ¿hace algún comentario o lo tiene asumido?

Yo creo que ya mi madre nos mira... Desesperada.

Sí, como diciendo: "¿Qué hice mal?".

"Yo he traído seis hijos y estos bandarras ni uno".

"¿Esta gente a qué ha venido?".

"Aquí no se reproduce nadie. Qué pena".

"¿Quién me va a pagar la pensión?".

Estamos muy unidos.

Entonces, nosotros, Navidades juntos, verano juntos,

los fines de semana juntos.

Nosotros comemos, cenamos... Tenéis un contacto...

Sí, sí, sí.

Tu misión era venir a unir a muchos abuelos y a gente mayor

para que no está sola.

Me parece muy buena misión. Es para salvarte de la situación.

Y te lo agradezco. Yo lo veo como un sacerdocio.

Exacto. Muy celestino por tu parte.

Se te está cayendo el alzacuellos.

Sí, mira, vengo, de hecho...

No te quedaría mal.

Pues que sepas...

Que sepas que yo, en el programa, caso a parejas, a personas mayores,

porque soy el padre Salva Pagas.

Los caso y mantienen la paga de viudedad.

El padre Salva Pagas. Qué bonito.

El padre Salva Pagas. Todo pensado.

Estás "on fire".

Cuando les caso, hablo como el padre "Pedio".

¿No has visto que, a veces, los curas tienen una voz nasal?

"Queridos hermanos"... Yo les caso así.

Como constipado.

"Bienvenidos a vuestra iglesia".

La iglesia "catódica".

Oye, Chenoa, te podía casar él. ¿Juan?

Yo te canto la Salve Rociera.

Como se va a casar. Lleva un año casándose y no termina de...

Ay, mi Juan. Mi marido es igual de alto que tú.

Jo, qué maravilla.

Hacemos la boda aquí. Él hace de sacerdote

y luego, si te enfadas, no pasa nada.

Nosotros de monaguillos.

De monaguillos. ¡Qué bueno!

Este lleva las arras,

que tiene buena mano para los negocios.

Y ella que te cante la Salve.

Yo quería saber si querías tener hijos tú también.

Yo tengo tantos hijos como maridos,

uno en cada puerto. Ah, ¿sí?

Voy teniendo hijo, marido, hijo, marido...

Una descendencia... ¿Y nombres bonitos para...?

Les voy a poner el mismo que le pongas tú a tus niños.

¿Cuántos vas a tener? Yo, ahora mismo, no lo tengo muy...

Una Chenoíta.

¿No vas a intentar uno?

¡Sí, mujer!

Nos quedamos con las ganas. Yo estoy bien. A mí dejadme en paz.

Que estoy bien. Tengo sobrinos también y entiendo a Juan.

No quiere tener de momento...

No, no. De momento y no creo, porque soy ya...

Y Jesús calladito, mirando para abajo.

Yo ya los tengo. Yo ya los tengo.

Uno más, eso es bonito.

Esos hermanos que crían a los pequeños.

Yo me corté la coleta. ¿Ya te cortaste...?

Tú no te cortas la coleta ni vamos...

Yo ya he cumplido con España.

Mira, mira, mira.

Tenemos claro que la torre de control no da permiso.

Yo, tres churumbeles. Tiene tres.

¿Tres?

El mayor tiene 20 y luego, mellizos que tienen 17.

Qué bueno.

Claro, vosotros no aportáis.

Alguien tiene que subir...

Alguien tiene que subir la media.

Yo he visto aquí un daca y daca y al final nos van a...

A mí me han preguntado toda la vida si iba a ser madre.

A mí me llama la atención porque los que no hemos sido padres,

por A o por B, hemos terminado haciendo algo

que hace que otras personas se unan o no estén solas.

Yo he criado muchos niños, por baja materna,

que los he cuidado yo porque era educadora.

Hay que preguntarle a Miguel.

¿No?

Miguel tiene dos niñas. Entonces, ya está bien.

Le pregunté la primera vez que quedé con él para tomar un café:

"¿Tú tienes hijos?".

Dice: "Sí". Digo: "Menos mal".

Fíjate si es lista que para quedar con él,

una cena no, que es muy larga y si luego no me gusta...

Dice: "Yo quedé con él a tomar un café".

Esto se ha puesto de moda.

De hecho, existen aplicaciones para quedar colectivamente

y tienes cuatro minutos.

Esto no lo sabía yo. ¿Cómo?

Hay unas mesas, están sentadas las señoritas o el caballero.

Tienes cuatro minutos con esta persona,

cuatro minutos con la siguiente, para que tú...

Esto se hace en Estados Unidos.

Para que te hagas una idea de quién te ha llegado más.

Tienes para apuntar tu papel: "Me ha encantado la tercera".

¿Y tú crees que en cuatro minutos de conversación

van a estar mirando la conversación o...?

Dicen que la concentración se pierde a partir de los tres minutos.

Yo necesito cuatro minutos para presentarme.

Hola, bonito, buenas tardes. Qué guapo, qué arte.

Tú necesitas "Ben-Hur". Necesito los cuatro.

Necesitas "Ben-Hur" para presentarte.

Claro, chiquillo.

Tú eres un hombre muy interesante, que necesitas...

Tenemos que hacer más cenas de estas para hablar contigo.

Encantado.

Todo lo que nos estás contando... Una comidita rica.

Que la prepare la Terre. Yo la preparo.

Te tendrías que llevar a Terre y a Bertín.

Yo te hago el menú de boda. ¿También?

Claro, aquí.

Que sí, que es una todoterreno.

Yo me visto de monaguillo. ¿Qué dice?

Si os habéis tirado de avión, lo otro ya...

Lo de monaguillo, ya ves tú qué problema.

No, no, no, yo... Pon fecha.

Cuando vacunen, ya está.

Pero puedes hacer boda íntima.

¿Va a ser una cosa discreta o va a ser un follón?

Pues no pretendo... No.

La verdad que con lo que hemos pasado, el confinamiento y demás.

Me preguntaron el otro día: "¿Los invitados?".

Digo: "Creo que vamos a desinvitar".

Porque claro, quiero hacer algo un poco más...

Miguel, tú, las niñas de Miguel.

Mis padres, los padres de él...

¿Cómo te llevas con las niñas? Muy bien. Yo, muy bien.

¿Cuántos años tienen?

Pues ocho y...

Y una mucho más mayor, que ya vive sola.

O sea, la mayor te ha vivido a ti con el mundo tuyo de...

tu "Operación triunfo". Sí, sí.

Pero yo no soy de ir sacando la cabeza por la furgoneta diciendo:

"Aquí está Chenoa". Bueno.

Suelo ser más tranquila. Soy testigo de lo contrario.

Lamento estropear tu comida, pero necesitaba hacerlo.

Yo soy mucho más tranquila.

¿Tú tranquila? Sí.

Más de lo que la gente se cree, ¿sí o no?

Jesús me está conociendo más. Muy relajada.

Yo soy muy templadita. Ahora, eso sí,

me ponen de los nervios muchas cosas.

Lo más loco que has hecho por una mujer.

Eso me interesa a mí.

Porque pareces muy tranquilito. Es que no perdonáis, vamos.

No perdonáis.

Pero yo no lo veo loco.

Se está atragantando. No lo veo tan loco.

Atravesar todo el país para ir a verla, por ejemplo.

Eso es muy bonito. Muy bonito, Juan.

Es así.

Estar en un bolo de Hombres G en La Coruña

y querer ver a tu chica... A tu chica de Almería.

Y decir:

"Venga, vámonos".

Me estás hablando de años atrás. ¿Lo harías ahora?

Pues yo creo que todavía mantengo la ilusión por ilusionarme.

No, no...

Es que piensa otra cosa, que no hay mucho más mejor que eso.

¿Y por ti qué han hecho?

Por mí, quererme a pesar de mí.

Huy... Que me parece tremendo.

¿Qué dices? Pero si eres un bombón.

Y tú, tanto preguntar.

¿Qué es lo más loco que has hecho?

¿Yo?

Yo también me he hecho muchos kilómetros por ver.

Eso ya lo ha contado él. Otra, otra.

Eso ya lo ha contado.

La opción ya está. Ya está, ya está.

A ver, ¿qué más he hecho yo? Alguna locurita.

Ay, locurita, locurita...

Es que no es tan fácil.

Claro, es difícil.

¡Ay, no! Es verdad.

A mí me da mucha vergüenza hacerte un poco la sexi en tu casa

es muy complicado cuando estás en pareja.

No sé si es algo raro.

Como vas en pijama... Un planteamiento sensual.

Sí, sí.

Y un día dije: "Voy a hacer una...".

"Voy a hacer algo bonito, sexi, atractivo".

Un día de San Valentín o alguna cosa de estas.

Y la verdad es que me costó muchísimo no reírme.

¿Qué hiciste?

Pues nada, puse musiquita, lencería, me puse así,

un poquito de vino, tal. Perfume, caída de ojos.

Un poquito pícara.

Y cuando ya me vi en la situación, me di una panzada a reír sola,

de decir: "Como no venga".

(RÍEN)

Como no venga, menudo numerazo.

Y dije: "Va, tampoco es tan mal plan".

¿Y tú, Perico?

Lo más loquito.

En lencería también, dilo. Yo también en lencería.

Jesús, te toca. Ánimo.

Te toca, Jesús. Tirarse en paracaídas.

No vale. Tirarme en paracaídas.

Pero no lo has hecho por nadie.

Él va a ser difícil que no haya hecho una locura.

Lo más bonito que pienso yo que hago es...

Por mi mujer, es levantarme todos los días y decirle que la quiero.

Con las dificultades, con los defectos, con las virtudes,

con el que hoy estás bien, hoy estás mal,

con las adversidades, con las alegrías, con las penas,

levantarte

y como yo siempre le he dicho a mi mujer:

"A mí, cuando me casé contigo, el cura me dijo:

'En la salud y en la enfermedad hasta que la muerte nos separe'".

Ea.

Aquí estoy yo, hasta el final. Ole tú.

Un aplauso, por favor.

Eso es de... Del amor.

Ya quedamos muy pocos.

Quería saber si le habías cocinado o le habías hecho una cena.

Ah, bueno, yo le hecho algunos números que Dios tirita.

¡Aaah!

¿Tú qué te crees? Este cuerpo serrano.

Es que las matamos callando.

Estos son unos siesos.

Sí, tienes razón.

Yo, cuando estoy en mi salsa, en mi rumba, cuidado.

Pero ¿le bailas?

Le bailo y le canto. ¡Oooh!

Cuando le he cantado al oído, se ha derretido así.

¡Anda!

Yo propongo un brindis para terminar por todo lo alto.

Que se acabe todo esto ya. Salud.

No se puede chocar. No se puede.

Salud.

Ha sido un verdadero placer que estéis en Andalucía

y que conozcáis Sevilla

como puerta de una comunidad única en el planeta.

Gracias por venir. Por Sevilla.

Por Sevilla.

Te dejamos en el mejor sitio del mundo.

El palacio de Las Dueñas es difícil superarlo.

¡Viva Sevilla! ¡Viva tú, Juan y Medio!

Mantén el protocolo.

Nos despedimos a distancia. Sí.

Ya sabéis cómo están los tiempos.

Ya sabéis los tiempos que corren.

Nos debemos abrazos, besos, cañas, fiestas, ferias...

De eso hay que ponerse al día. Nos debemos de todo.

Me alegro de verte.

Estás maravilloso. Tú también, tú más.

Juan.

Amigo, un placer. Gracias.

Gracias, como siempre.

Adiós. Adiós, bombón.

Cuídate. Dile a Bertín eso, ¿eh?

Lo organizamos los tres juntos. Recorred los jardines.

Ahora nos damos una vueltecita. Te van a gustar.

Adiós, bombón. Cuídate mucho. Igualmente.

Ay, qué cosa más linda.

Juan, para comérselo.

Para comérselo.

Yo me vuelvo con mi Perico.

Y yo con Jesús, porque me has puesto de los nervios.

Aquí ya hemos terminado.

Sí, no va a ser fácil.

No va a ser fácil que iguales esto porque es el palacio de Las Dueñas.

Pero tienes que intentarlo. Merece la pena.

Yo necesito maleta. La que va en maleta siempre es Chenoa.

No, no, no. Chenoa, por favor.

No me vayas a cambiar. No, no.

Peri tiene razón, pero...

Yo soy muy templado y este él está medio volado.

Un beso.

Hablamos. Chao.

Adiós, duquesa. Yo os abro.

Adiós. Ay, por favor.

Yo me llevo un poco el espíritu de la Duquesa de Alba.

Me lo llevo yo. A ver.

¡Ay! Baja el moño.

¡Ay, el moño!

¡Ay!

El moño.

Chenoa ya se ha puesto de copiloto. Es su sitio.

Ven aquí.

Ya hacemos las reparticiones. Vente a mi vera.

Ahora estamos en orden. Cinturones, señores.

Vámonos.

Mira, ahí.

¿Ahí nos vamos a quedar? Eso es mítico.

Hay que dormir ahí arriba.

Esta camita redonda me gusta un montón.

# El fuego está encendido.

Lo que me tengas que decir, mirándome a los ojos.

Mi madre decía: "Hombre, al tercer día ha llegado Laura".

Porque yo tardaba mucho en bajar el personaje.

En mis comienzos, a mí me daban arcadas.

Hoy he estado flojita. No he estado bien del todo.

Empezaba a llorar y me decía: "Ahora sí".

Mira las lágrimas, mira.

"¿Tú te arrepientes de algo?". Digo: "No".

"Porque aquello lo hice en aquel momento, me salió así

y así está".

("No dudaría", Antonio Flores)

¡Gracias! Buenos días.

¡Buenos días! ¡Buenos días!

Vamos a teatralizar un cuadro. Esto es más raro que...

¿Qué anfitrión te manda al campo?

No hemos visto ni una persona todavía.

Muy maja, ¿eh? Muy maja. Hermosa.

Una, dos... ¡Y arriba!

Una, dos y...

¡Ay, ay, ay!

Oye, por cierto, el anfitrión, que no has dicho ni mu.

Yo solo conozco a un hombre que lleva gafas.

Ya está. Hombre con gafas. Ya.

Ya sabemos quién es el anfitrión.

No, lo sabemos nosotros.

¡Ay, por favor!

¡No me lo puedo creer, por favor!

# Quémame sin miedo.

# Muévelo. Muévelo. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sevilla

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Dos parejas y un destino - Sevilla

12 mar 2021

En el quinto programa de ‘Dos parejas y un destino’, el anfitrión secreto revolverá los equipos y creará dos nuevas parejas. El destino seguirá siendo uno que posee un color muy especial, Sevilla, el segundo hogar del anfitrión secreto. Las parejas viajarán a la capital de Andalucía para vivir nuevas experiencias en una ciudad con personalidad muy definida, que cautiva y envuelve al visitante. Las chicas irán con maleta y los chicos, en cambio, con mochila. Ellos tendrán que hacer frente a nuevos retos mientras que ellas disfrutarán de una auténtica feria con la actuación privada de un artista andaluz. Al día siguiente, ambas parejas tendrán que verse las caras en una durísima competición en el agua. Además, Jesulín recibirá una visita inesperada.

ver más sobre "Dos parejas y un destino - Sevilla" ver menos sobre "Dos parejas y un destino - Sevilla"
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 78 programas de Dos parejas y un destino

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios