'Documaster' el estreno de las mejores series documentales de cultura, historia y ciencia.

'Documaster' el estreno de las mejores series documentales de cultura, historia y ciencia.

5154341 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años Documaster - Teresa de Jesús, una vida de experiencia mística - Episodio 2 - ver ahora
Transcripción completa

En el coro alto del Monasterio de la Encarnación,

cuyo retablo lo preside la Virgen de la Clemencia,

se conserva la sillería del tiempo de la madre Teresa.

Sobre la puerta de hierro del comulgatorio cuelga un lienzo

que representa la gracia de su matrimonio espiritual.

En noviembre,

tras suministrarle la comunión aquí fray Juan de la Cruz,

la madre Teresa recibe esta gracia

oyendo íntimamente las conocidas palabras

con las que Jesús le entrega el clavo

como señal de que desde ese momento será su esposa.

A finales del s. XVI una parte de su celda del convento,

en el que vivió 27 años, se destinó a oratorio,

ideándose construir una capilla.

Hoy es la capilla de la Transverberación,

llamada así porque allí tuvo lugar el famoso éxtasis.

Es aquí donde va cristalizando un plan

para fundar en la misma Ávila un convento cerrado

y sujeto a una verdadera disciplina religiosa.

Empieza a crear un club de lectura,

leyendo distintos libros espirituales.

Pero de pronto,

uno que le habla de la vida de los antiguos padres:

del Eremo, del Carmelo Primitivo...

En ella la inquietud empieza a concretarse

en la voluntad de emprender un camino distinto.

Ese camino distinto es el de convertirse

en una de las fundadoras de las observancias,

de las muchas observancias de reforma de las órdenes religiosas

que se difundían por España desde la etapa cisneriana.

El encuentro de Teresa en casa de doña Guiomar,

con fray Pedro de Alcántara en 1560 es crucial.

Considerado un santo en vida,

guiado por su experiencia en materia de visiones,

además de paz y sosiego espiritual,

le da el impulso definitivo para iniciar la reforma carmelita.

El proyecto del Convento de San José

es su primera aportación a la Iglesia.

La oración es su ofrenda alternativa

a las guerras entre católicos y protestantes.

Aunque también la visión del infierno,

a la que hace referencia en "El libro de la Vida"

suscita grandes deseos de perfección personal

y la intención de fundar un convento de su orden.

Esta, surgida en el Medievo,

partiendo de una colonia de ermitaños

en el Monte Carmelo,

se identificaba con el rigor y la pobreza,

e invocaba como fundador mitológico al profeta Elías.

A partir del 1550, la mitad del s. XVI,

hay una serie de sucesos que creo que son sincronías.

Y es justo donde el sol de Teresa luce más,

pero ese sol interior,

de un universo completamente distinto,

que es el universo donde se manifiesta una luz

que no necesita ni el fuego, ni la cruz de la espada

para imponer una fe.

Todos los acontecimientos históricos que hacen que lleve adelante

la reforma del Carmelo,

te diré que es obra del Espíritu Santo, creo yo,

porque hay una influencia espiritual en los acontecimientos históricos,

que los católicos llaman el Espíritu Santo,

y los hindúes hablan de la fuerza de la presencia de Om

en el desenvolvimiento de las actividades cármicas

de la raza humana.

Emplea el lenguaje que quieras, pero hay unas coincidencias,

sincronías y fuerzas que están operando.

Y entonces, la reforma del Carmelo, la manifestación de los místicos,

el declive del Sol en el que no se pone el imperio,

y el mundo nuevo que viene ya

con el Renacimiento consumado después de la Edad Media,

es el momento del cambio muy importante,

que tiene que ver con la oración de los místicos.

Esos grandes cambios en la humanidad se producen

con las conciencias evolucionadas que se desarrollan

y que a través de oraciones poderosísimas

envían ondas a la humanidad y una frecuencia vibracional

que hace que la humanidad eleve el nivel de conciencia

y se manifieste en el arte,

en la filosofía, la técnica, la religión y en todo.

El escándalo que se levanta en el Monasterio de la Encarnación

por la fundación del nuevo convento

se expande por la ciudad, que amenaza con movilizarse.

Sus compañeras,

que reclaman remediar sus penurias económicas

con el dinero que costará su construcción,

pretenden enviarla a la cárcel conventual.

En Ávila se opusieron a la fundación de San José.

Tenían muchos conventos de pobreza, que es lo que dicen;

tenían muchos pobres.

O sea, un convento más de pobreza exige más limosnas,

y no estaban los tiempos para eso.

Ella va a fundar por limosna.

Eso quiere decir que unas señoras se encierran en un convento

presuponiendo que como rezan,

prestan un servicio social

por el cual la sociedad les pagará como si fuera un salario

en forma de limosna.

Eso en una sociedad actual se las considera unas vagas,

pero en la época no.

Cuando ella funda San José lo hace de limosna.

Su razonamiento es:

nosotros hacemos San José, al orar hacemos un servicio

a la comunidad de Ávila y a toda la cristiandad

porque propiciamos ante Dios, en nivel de realidad divino,

las mercedes.

O sea, se nos es obligado un salario.

Eso en nuestras sociedades desacralizadas no funcionaría.

Hoy Santa Teresa de Jesús no podría fundar

en esos contextos sacros en que fundó.

No podría.

En la actualidad Ávila es una ciudad visitada por turistas y peregrinos,

especialmente atraídos por sus murallas,

sus calles estrechas, sus iglesias o palacios.

Pero principalmente,

para reencontrarse con el recuerdo de Santa Teresa

convertida en figura universal.

En la Iglesia de San Juan aún se conserva

la pila bautismal del s. XV donde fue bautizada.

Pero hay quien sostiene que aunque fuera bautizada allí

el 4 de abril de 1515,

Teresa habría nacido en Gotarrendura,

pequeño municipio al norte de la capital

donde se casaron sus padres.

Algo totalmente imposible

en aquel invierno en el que nació doña Teresa de Ahumada.

Pero Gotarrendura es algo cordial porque conserva alguna posesión

de las que disfrutó la madre Teresa de Jesús.

Sobre todo el palomar y algunas de las fincas

que todavía perviven en los lugares, como es natural.

Al hacerla nacer en Gotarrendura no ha pasado de ser una ocurrencia,

aunque a algunos les guste.

En este Carmelo,

primera piedra de su reforma y auténtico relicario,

confiesa que pasó los seis años más tranquilos de su vida,

ya como Teresa de Jesús.

La iglesia primitiva conserva este lienzo

de Lucas Jordán: "Cristo coronando a Santa Teresa".

Gracia que aconteció allí.

También la reja original y el comulgatorio.

En la clausura, el retablo barroco del coro bajo

está presidido por el Cristo del Amor,

labrado con hojas de palma en tierras americanas.

Debajo, la artesa en la que dormía en penitencia.

Por esta escalera, que llamaron del diablo,

es por la que cayó la madre Teresa la noche de Navidad de 1577,

rompiéndose el brazo izquierdo.

Cuenta también con salas museo el convento de San José,

donde se expone al público un importante legado,

como esta tabla anónima del s. XVI,

que trajo ella de casa de sus padres.

Este ataúd conservó su cuerpo a raíz de su muerte durante un año,

antes de ser devuelto a Alba de Tormes,

donde reposa definitivamente

tras el larguísimo pleito entablado por la Casa de Alba.

La jamuga, para montar en mula,

que usaba cuando iba por los caminos

a fundar sus conventos.

El Niño Mayorazgo, que ella veneraba.

Fue bautizado así por ser el primero

de todos aquellos Niños Jesús que tuvo en sus conventos.

Las ermitas constituían oratorios situados en la huerta

para facilitar que las religiosas buscaran soledad en la oración.

Esta del Cristo debe su nombre a la pintura al fresco

realizada por encargo de la madre Teresa.

Las monjas le llamaban "el Señor de los lindos ojos".

Fue retocada por Francisco de Rizi

durante su estancia en el convento en 1674.

También suyo es este lienzo que recoge uno de sus arrebatos.

Es una Santa Teresa que se encuentra en la antigua cocina del convento.

Es una obra, casi como un bodegón,

de grandes dimensiones,

en el que se presenta a Santa Teresa con una sartén en la mano

experimentando un éxtasis,

que narró una de las Carmelitas que había vivido con ella

durante una época en el convento.

En su celda, sobre su cama,

el Cristo pintado en una cruz de mandera,

que tenía en sus manos al morir.

A pesar de su precaria salud,

la madre Teresa intensifica su actividad viajera y fundadora

desplegando una gran actividad y también capacidad para moverse

en el entramado empresarial de la época.

Fueron tan fuertes las tensiones de las vivencias espirituales

que, de quedarse encerrada en San José,

aquello hubiera avocado quizá a patologías serias.

Es una mujer de acción.

Halla cauce,

pero al mismo tiempo hace una cosa que hacían muy pocas mujeres:

es que es una dinámica activa.

Hoy podríamos decir que es una empresaria.

Y funda conventos,

hoy lo podríamos considerar como franquicias.

Y además controla la comunicación entre los conventos,

porque está continuamente mandando cartas;

hoy estaría con Internet todo el día.

Esa dinámica de mujer no es habitual.

No solo no es habitual, es muy rara.

En tan solo 20 años,

la madre Teresa fundará 17 conventos de religiosas,

dos de ellos por delegación.

Uno es Caravaca, que está creciendo y prosperando

a lo largo de la segunda mitad del s. XVI

al amparo de la devoción y la fama de la cruz.

Su primera intención fue inaugurarlo personalmente,

pero la fundación de Sevilla la obliga a cambiar de destino,

y es el padre Gracián quien lo hace a finales de 1576.

Junto al templete, monumento de planta circular,

erigido para celebrar

la bendición de las aguas con la Santa Cruz en 1762,

se encuentran los archivos de la ciudad.

Allí se conserva un manuscrito de la madre Teresa,

que la priora traía consigo para ponerlo en práctica

una vez se encontraran en la villa,

con este encabezamiento:

"Lo que hay que hacer en Caravaca de la Cruz".

Las monjas expresaron en 2001 su deseo de abandonarlo,

buscando un lugar más tranquilo

y acorde con el espíritu de la regla descalza.

La decoración barroca de su iglesia, con retablo mayor y colaterales,

hoy desprovistos de sus imágenes,

se concluyó en el s. XVIII.

Granada es la otra fundación que la madre Teresa no inaugura.

Al no poder contarse con su presencia,

por encontrarse enferma y preparando la fundación de Burgos,

la entrada en Granada carecía de solemnidad.

El edificio actual, a la entrada del barrio del Realejo,

fue adquirido dos años después de su muerte,

en 1584.

Su primer dueño, don Gonzalo Fernández de Córdoba,

el Gran Capitán,

lo obtuvo como botín de guerra y vivió aquí sus últimos años.

Por esta escalera se accede a la parte alta,

en la que se conservan las estancias y celdas primitivas

que ocuparon las monjas.

Desde los corredores del claustro puede verse parte de la Alhambra.

Remodelado en el s. XVIII,

alberga reliquias de Juan de la Cruz,

como su báculo, junto al de la madre Teresa,

con cilindro metálico en primer término

o el cáliz con el que celebraba misa en este monasterio.

En 1567, el padre Juan Bautista Rubeo,

prior general de la orden,

había concedido a la madre Teresa licencia

para que, además de conventos de monjas,

fundara dos conventos de Carmelitas contemplativos reformados

en la provincia de Castilla.

Para su desarrollo fue decisivo su encuentro con Juan de la Cruz,

un gran místico y poeta que apenas contaba 25 años.

La madre Teresa tenía 52 y organizaba su segunda fundación

en Medina del Campo.

Desde la torre del homenaje, el Castillo de la Mota,

donde vivió Isabel la Católica durante largos periodos,

se domina la villa.

Ella en Medina tuvo la suerte de entrar

en esa era que pasa de Edad Media a la Moderna,

donde la nobleza rural empieza a transformarse ya

en una sociedad mercantil,

donde nacen por primera vez allí los grandes banqueros,

los mercaderes, los comerciantes...,

y a ella le atraen mucho este tipo de gente

porque ve en ellos la fuerza económica que necesita.

Cómo ella, que aborrecía los dineros,

porque dice: Señor, tu eres señor de rentas y renteros,

pero yo quiero todo en pobreza, desprendida, sin lujos, sin honra,

pero la sociedad donde vivo necesita dineros, honra, lujo;

y yo me voy a amoldar a esa sociedad,

con la libertad de los hijos de Dios,

pero siempre amoldándome a sus costumbres.

Y los banqueros le quisieron y le adoraron,

le acompañaron y enseñaron.

Y desde Medina del Campo hacia adelante aprendió a manejar:

juros, censos, maravedíes, dinero, inversiones...

Y llegó a aprender como una experta economista.

Dice en una carta a su hermano: "He llegado a ser una baratona",

que querría decir una calculadora.

Porque siempre va con la finalidad de que las monjas vivan en pobreza,

que el dinero no les preocupe,

que coman, que recen, y que se encierren.

Que ella se preocupará de moverse entre la aristocracia

para que tengan el orgullo de tener un convento en sus tierras,

entre la gente de clase media,

para que apoyen con su dinero lo que las monjas rezarán por ellos.

Y en este criterio comercial positivo, emprendedor e innovador

se va a mover en todo aquel estamento de la sociedad del s. XVI.

El austero convento de San José en Medina

se mantiene en su emplazamiento original.

Desde el patio vemos el corredor primitivo

que da acceso a las celdas.

En la que ocupó la madre Teresa se construyó esta capilla

con motivo de su beatificación.

En la planta baja se encuentra el museo abierto al público.

Aquí se conserva el breviario en el que rezaba

y este autógrafo que utilizaba para marcar las hojas,

con una peculiar anotación.

Calculó el día de su muerte

contando 33 años a partir de su toma de hábito,

un número simbólico coincidente con los años de vida de Cristo.

A través de esta reja Teresa expuso a fray Juan

su plan de reforma del Carmelo en la rama masculina.

Él, que quedó fascinado,

se convirtió inmediatamente en gran defensor del proyecto.

Se comprometieron,

y al año siguiente se trajo consigo

a fray Juan de Santo Matía a Valladolid.

Y en Valladolid,

en el primer lugar de la fundación de la madre Teresa,

junto al río Pisuerga,

y allí instruyó de cómo tenía que ser esta orden nueva o reforma

de Carmelitas Descalzos para las que tenía ya un lugar:

el lugar de Duruelo.

Además de cartas y otras obras que se guardan en su librería,

el manuscrito de la segunda redacción

de "Camino de perfección" se conserva aquí,

en este monasterio de Valladolid.

Lo escribe por mandato de sus confesores,

pero también, al parecer, a petición de sus monjas.

Es un libro de introducción para la oración y vida contemplativa

en los nuevos conventos,

escrito especialmente para animarlas a orar.

La madre Teresa se enfrenta así al ambiente hostil en aquel tiempo

hacia la oración mental,

y en particular hacia las mujeres.

Esta hostilidad se le produce en el ambiente de los letrados,

que eran los que tenían el derecho a la palabra escrita,

y también a la palabra hablada.

"Camino de perfección" lo redactó dos veces,

porque la primera redacción no se la aprobaron.

Cuando llegó el censor, el letrado, que tenía que aprobar el libro

para entregarlo a las lectoras,

se encontró con esa apología de la mujer

que terminaba con un pseudo piropo a la Inquisición,

se escandalizó y se lo tachó a rajatabla,

como si la tinta de la Santa fuese tinta ocre

y la del censor fuera tinta china.

De modo que lo borró totalmente.

Ese texto era: "No aborrecisteis, Señor,

cuando andabais en el mundo a las mujeres,

antes las tuviste tanto amor y mas fe que a los hombres,

pues estaba entre ellas vuestra sacratísima Madre

en la que merecimos

lo que habíamos desmerecido por nuestras culpas".

Ahora sigue con un piropo a la Inquisición e inquisidores,

"Que como son todos varones,

no hay virtud de mujer que no tengan por sospechosa".

Todo ese párrafo se lo borró el censor

y ha estado borrado ilegible durante tres siglos.

Solamente que con el tiempo la tinta de la Santa,

que era ocre,

pero contenía limaduras de metal, de fabricación casera,

emergió sobre la tinta china del letrado.

Con mucho cuidado yo he podido leerlo,

descifrar el texto entero

y así ha vuelto a pasar al libro de la Santa

y hoy podemos leerlo.

Esto significa que la Santa tenía un aprecio especial por la mujer.

Ella fundó el nuevo Carmelo a base de un grupo de mujeres.

Luego vio que para dar vigencia a estas mujeres

e institucionarlas en la Iglesia

necesitaba tener el apoyo de un grupo de Carmelitas Descalzos,

como diría San Juan de la Cruz.

Pero en realidad ella fundó los 16 Carmelos,

ella los fundó.

Es una...

Es una líder femenina

y ponderó siempre las cualidades de la mujer.

Interpretado como el libro programático de su reforma,

"Camino de perfección" es para muchos

el manifiesto prefeminista de la madre Teresa.

Aunque hay cierta controversia sobre el alcance del término.

Hoy día, por supuesto sería un feminismo,

pero no se puede comparar,

porque hoy día el feminismo está amparado,

se ve como un derecho justo, una expresión, una forma de ser.

Hoy día ser feminista no es peligroso.

No solo no tiene ninguna desventaja,

sino que puede tener incluso ciertas ventajas.

Pero es que en tiempo de Santa Teresa

el recabar los derechos,

me permito siempre acentuarlo,

y derechos sobre todo espirituales, que era lo más peligroso,

entonces sí que era arriesgado, y ella lo sabe,

y con ello se compromete.

No solamente era feminismo en tiempo de Santa Teresa,

sino que era un feminismo muy avanzado y peligroso.

Si entendemos por feminismo una alternativa

a los modelos familiares reglamentados

por una determinada cultura

y protagonizados por el varón,

evidentemente, ella reivindica mujeres independientes,

empezando porque es una mujer que lee,

una mujer culta.

Hay una cosa que muchas veces se ha señalado:

ella, frente a las Franciscanas, como mujeres,

que son conventos de pobreza y de austeridad pero no cultos,

ella quiere que sus monjas lean

y escriban.

Claro, es que leer y escribir en la época en mujeres

eran menos del 10 % de la población.

Es como si hoy para un convento de clausura

exigieran el doctorado.

Selecciona una élite,

y en ese sentido,

en cuanto que ella no se conforma con el papel asignado para la mujer,

evidentemente es una feminista.

Claro, en los condicionantes de la época.

Esta fundación construida en 1568,

es una de las que mejor representan el estilo austero y sencillo

que la madre Teresa quería para sus conventos.

Se mantiene en su emplazamiento original

y guarda un importante legado de obras de arte.

Una sala contigua al claustro acoge el retablo primitivo

que ocupaba su lugar correspondiente en la iglesia conventual.

En él aparece en actitud orante María de Mendoza,

benefactora de la comunidad Carmelita

y artífice del asentamiento de la fundación en este lugar.

Desde su celda vemos la huerta con ermitas originales,

tan de su gusto para el retiro y la oración.

En el refectorio,

un lienzo que representa a la Virgen del Carmen

extendiendo su manto sobre las Carmelitas.

Y otro en el coro bajo atribuido a Diego Valentín Díaz,

que la retrata como escritora.

Este relieve anónimo de marfil que representa el entierro de Cristo

datado en el s. XVII,

adorna la puerta del sagrario en la iglesia de este monasterio.

En 1568 se traslada con doña Luisa de la Cerda

a una villa suya llamada Malagón,

donde, en un olivar lejano de su propiedad,

funda el tercer monasterio reformado bajo el patrocinio de San José.

Doña Luisa le recomendó a doña Leonor de Mascarena,

que se desenvolvía en la corte en Madrid,

y esta le puso en contacto con Juan de la Miseria,

que con Ambrosio Mariano,

era ermitaño en la sierra cordobesa.

Ambos acabarían carmelitas en Pastrana.

Y fray Juan la retrataría después en Sevilla.

Pastrana, conjunto histórico artístico

al sur de la provincia de Guadalajara,

fue una ciudad importante entre los s. XVI y XVII.

En ella residía la princesa de Éboli,

con quien la madre Teresa intentó fundar un monasterio.

En 1569 realiza su sexta fundación bajo su patrocinio.

Hoy no quedan huellas de las habitaciones primitivas

que ocuparon las monjas.

La fundación para frailes Carmelitas en ese mismo año,

el Convento del Carmen, en las afueras de la villa,

fue ocupado por ellos hasta 1836,

y en él estuvo de formador fray Juan de la Cruz.

Hoy lo ocupa parcialmente una comunidad de Franciscanos.

El modo de vida penitente de los Carmelitas

empezó viviendo en cuevas,

entre las que buscaba su retiro el Santo,

y poco después en las ermitas,

que al igual que las cuevas, aún se ven en la huerta.

Esa imagen, pintada por Juan de la Miseria,

entonces en el convento,

y dice la tradición habló a la madre Teresa,

se conserva en este estado.

Con motivo del cuarto centenario de la muerte de San Juan de la Cruz,

en 1991,

se creó en el claustro bajo del convento

este museo de recuerdos franciscanos y carmelitanos.

Distintos cuadros escriben la llegada de la madre a Pastrana.

La princesa de Éboli aspiraba a convertirse en monja

tras la muerte de su marido en 1573

y mantener el convento según sus criterios,

lo motivó graves desavenencias con la madre Teresa,

quien suprimió la fundación

trasladando a las monjas en secreto a Segovia,

una de las ciudades en aquella época

más próximas y populosas de Castilla.

En este convento, inaugurado el 19 de marzo de 1574,

nos recibe en el torno este Niño Jesús,

donación de la Madre Teresa,

llamado "El porterito".

Según la tradición, desde allí cuida del convento.

Las monjas conservan en clausura la puerta primitiva y su fecha,

también la del comulgatorio, dentro de la que fue su celda.

En esta urna,

la almohada sobre la que reposaba en el momento de su muerte,

regalo de las hermanas de Alba de Tormes.

Entre las obras de arte, en el retablo de la iglesia,

este San José de Salvador Carmona,

uno de los escultores más destacados del s. XVIII.

En la parte baja de la ciudad, frente al Alcázar,

se encuentra el convento de Carmelitas Descalzos

fundado por fray Juan de la Cruz,

que acoge el sepulcro, enterrado hasta su beatificación,

en 1675.

A pocos metros el mausoleo realizado por Félix Granda

e inaugurado en 1927,

con ocasión de su doctorado eclesial,

en el que reposa actualmente.

En represalia por traer a Segovia a las monjas,

la princesa denunció "El libro de la vida"

a la Inquisición,

argumentando contener doctrina peligrosa.

Cayó en manos de la Inquisición en una historia rocambolesca.

La princesa de Éboli despechada y demás,

comenzó con sus delaciones y fue a la Inquisición

para ser juzgado "El libro de la vida",

no Santa Teresa, eh, no la madre Teresa, sino el libro.

No solo no fue condenado,

sino que "El libro de la vida", que estaba en la Inquisición,

del que ella no disponía el original,

lo tuvo el cardenal Quiroga, que fue el inquisidor último

de la vida de la madre Teresa.

Era un gran amigo y lo tenía él gustándolo...,

o sea que cayó en la Inquisición,

pero no fue condenado por la Inquisición ni mucho menos.

En Pastrana tomaría el hábito Jerónimo Gracián,

entonces estudiante en Alcalá de Henares,

a quien va a conocer en Beas de Segura.

Su decisión de que Juan de la Miseria

la retratara en el convento recién fundado de Sevilla,

nos ha permitido conocer su verdadero rostro.

No es una gran obra desde el punto de vista técnico,

pero su valor es extraordinario

ya que constituye el único retrato pintado en vida de Santa Teresa

y es su verdadera imagen.

Una imagen llamada a perdurar

y que durante 25 años

sería la imagen más difundida de la carmelita abulense.

Fray Juan de la Miseria realizó solo su rostro

y un esbozo de su cuerpo.

En algún momento posterior, muy pocos años después,

un pintor que desconocemos añadiría las manos,

los resplandores de santidad,

la paloma que representa el Espíritu Santo

y su inspiración sobre la vida de Santa Teresa,

así como las inscripciones que la cualifican de beata

y hablan de su santidad.

En esta décima fundación de Beas,

dentro del actual Parque Natural de la Sierra de Cazorla en Jaén,

permaneció tres meses.

También llegó como confesor a esta fundación en Andalucía

fray Juan de la Cruz en 1578,

como testimonian a la entrada las dos esculturas conmemorativas.

Desmantelado en 1836 durante la Desamortización de Mendizábal,

el convento conserva desde su origen estos lienzos encalados en poniente.

Lindando con el huerto, la fuente de San Alberto,

cuya agua ferruginosa conserva propiedades terapéuticas.

Conserva, entre otras reliquias, la campañilla utilizada por ella.

En este cuadro, donación de un particular,

se cuenta como tras curarse de una grave enfermedad,

una hermana besa los pies de la fallecida Ana de Jesús,

priora de este convento.

Aventajada discípula de la madre Teresa,

impulsaría junto a Jerónimo Gracián

la impresión de unos grabados sobre la vida de la Santa

por los grabadores Adrian Collaert y Cornelis Galle

en 1613 en Amberes.

Se están preocupando extraordinariamente

por dar a conocer sus obras escritas,

pero también por dar a conocer su imagen.

Las fuentes escogidas, como en la iconografía teresiana,

los propios escritos de la Santa.

Se extiende sin interrupción desde finales del s. XVI.

La cantidad de obras son incontables.

Además, hay que tener en cuenta,

que su extensión geográfica es universal.

Los conventos carmelitas de Amberes y Bruselas

encargaron a Rubens un tratamiento iconográfico,

saliendo de su taller algunas obras.

Una de ellas es:

"Santa Teresa intercediendo ante Cristo por los pecadores",

que refleja un tema particular de la iconografía teresiana,

ligado a la fundación del convento vallisoletano.

Rubens trató también un retrato basado en una copia

del retrato de San Juan de la Miseria,

pero mejorado increíblemente en las manos del maestro.

También escogió representar una de las escenas menos tratadas,

que es la visión del día de Pentecostés.

No permaneció ajena iconografía teresiana

a los grandes pintores españoles del s. XVII.

José de Ribera en dos de sus obras la representa como escritora.

También Zurbarán dejó esta obra en la catedral de Sevilla.

Alonso Cano realizó otras dos obras con sendas visiones suyas.

Se conserva una obra atribuida a Velázquez,

sobre la que hay dudas sobre su autoría por estilismo.

Rizi realizó las cuatro mercedes místicas

recibidas por la madre Teresa,

que adornan la cúpula de la iglesia de Alba de Tormes

tras la ampliación en el s. XVII.

En el centro del altar mayor de la nave central

puede verse el sepulcro.

Hoy es posible contemplarlo en una perspectiva más cercana:

en la capilla camarín, en la parte posterior del altar,

integrada en el gran museo teresiano abierto al público.

Allí, entre dos rejas,

una de plata que mira a la iglesia y otra de hierro hacia el camarín,

se encuentra la urna de mármol negro jaspeado

con dos ángeles en la superficie,

donada por Fernando VI y Bárbara de Braganza.

Dentro de ella,

en una caja de plata forrada de terciopelo,

yace su cuerpo.

También se veneran aquí las reliquias mayores:

el brazo izquierdo y el corazón.

El camarín está decorado con lienzos que ilustran sus gracias místicas

y su muerte.

Desde un lateral de la nave central se accede al museo de reliquias,

antigua sala capitular,

donde, junto a la celda donde murió,

se exponen facsímiles y algunos recuerdos teresianos.

El reloj de este monasterio de Alba de Tormes

señaló con sus campanadas la hora en que murió:

las 9 de la noche

del 4 de octubre de 1582.

Precisamente en la madrugada que entraba en vigor

el nuevo calendario gregoriano que eliminaba 10 días.

De forma que amaneció el 15 de octubre,

fecha en que la Iglesia celebra su festividad.

Hay un ajuste del calendario oficial,

del calendario religioso,

del calendario oficial al calendario solar.

Se dan cuenta de que hay ahí un pequeño desajuste,

porque los instrumentos de medición no estaban tan desarrollados

y sobraron 10 días,

pero justo el día después de que se murió Teresa.

La plaza en la que se encuentra la octava fundación de la madre

es el lugar más emblemático de la villa.

A su entrada, por el puente medieval,

nos recibe esta imagen suya

delante de la fachada de la basílica inacabada,

impulsada por el obispo salmantino Tomás Cámara en 1897.

En el verano de 1576 se intensifican las luchas intestinas

entre sus seguidores y los calzados.

A buena parte de estos no les gustaba

que una mujer les aleccionara con la recuperación

de la regla primitiva del Carmelo.

Año y medio más tarde

Juan de la Cruz es apresado en Ávila

y trasladado a Toledo, donde fue torturado y encarcelado

en el hoy desaparecido Convento del Carmen,

sobre las riberas del Tajo.

Evocando su histórica huída, tras 9 meses de presidio,

en los restos de uno de sus muros,

fue colocada en 1968 esta placa de cerámica.

En ella reza la primera estrofa del poema "Noche oscura",

compuesto allí durante su cautiverio.

Yo creo también que su gran fuerza,

y en eso me recuerda a San Francisco de Asís,

es que son Santos cuya libertad,

que es la libertad de los verdaderos hijos de Dios,

que dirían los teólogos modernos,

cuya libertad de expresión y de acción

y la obediencia a su...

darma interior, su ley interior es tan potente,

es tan poderosa,

que conmueven totalmente al mundo que está alrededor.

En el caso de San Juan de la Cruz, de San Francisco de Asís

y de Santa Teresa,

esto se produce de una manera tan curiosa

que chocan con el convencionalismo

de la institución religiosa a la que pertenecen.

Hay un choque.

En el caso de Santa Teresa hay un choque importante,

no tan manifiesto como el de San Juan,

que estuvo en la cárcel

por los superiores de la Orden Carmelita.

Pero ya sabéis que el libro estuvo retirado,

que la Inquisición estudió mucho los escritos,

estuvo como en arresto domiciliario,

como el general Muñoz Grandes, un tiempo.

Santa Teresa estuvo los últimos años

y San Francisco de Asís tuvo también sus problemas.

Chocan completamente, claro, tienen que chocar.

Esa enorme fuerza del misterio, que sopla donde quiere.

Acusaron a Teresa de alumbrada y farsante,

pero no consiguieron que los inquisidores

le prohibieran fundar más conventos.

Fueron sus superiores Carmelitas quienes lo hicieron.

Eligió Toledo cuando la obligaron a retirarse

a un monasterio de su elección

y guardar allí silencio en 1576.

Temiendo por la vida de fray Juan de la Cruz,

escribió al rey buscando su intervención.

Y dice que prefería verlo a San Juan de la Cruz entre moros,

que quizá tuvieran más piedad.

Y dice además, acusa al que ha venido a apresarlos,

y dice que ha venido uno,

un tal Maldonado, prior de Toledo,

dice: "Sin mostrar las patentes por dónde puede hacerlo.

Debe ser porque tiene más partes para hacer mártires que otros".

Qué ironía.

Teresa sabía lo que se podía esperar de un rey

que tenía atribuciones cuasi pontificales,

a tenor de su patronato regio.

Por tanto, en cuestiones eclesiásticas,

pues cortaba el bacalao más que el papa.

Ella sabe que Roma, nunciatura, el papa,

apoyaban a la causa contraria a los calzados.

Entonces, ella se dirige al rey.

La primera carta que conservamos es del año 75

y le pide que favorezca al padre Gracián

y que se haga provincia independiente para evitar conflictos

y animadversiones entre unos y otros.

En el año 75...,

ella ya es una previsora perspicaz de cuál es la solución del problema.

Al final, Felipe II va a intervenir,

pero después de tres años fatídicos, trágicos.

En el año 81 Felipe II va a conseguir el breve de separación

que Teresa le había pedido ya en el año 75.

Aunque no se ha conservado su correspondencia

con fray Juan de la Cruz,

de las miles de cartas que escribió, unas 500 han llegado hasta nosotros.

Abarcan un periodo de 36 años

y son su retrato más fiel como ser humano.

Teresa de Jesús se define o se configura en lo literario,

ante todo como escritora de cartas.

Ella escribe cartas como libros y libros como cartas.

Por ejemplo, "El libro de la vida"

es un diálogo con el destinatario,

con García de Toledo, al que le dice:

"Rompa vuestra merced esto que he dicho,

que he estado muy atrevida,

y tómelo por carta para sí".

O sea, "El libro de la vida" como una carta.

"El camino de perfección" lo escribe como una carta para sus monjas.

En "Castillo interior" dice:

"Iré hablando con ellas en lo que escribiré".

Es un diálogo, una carta.

Y las cartas son como libros, no sabe ni terminar.

Dice: "No sé ni terminar cuando hablo con vuestra reverencia,

con vuestra paternidad".

Realmente Teresa es ante todo una mujer,

una escritora de tema, de género epistolar.

Son reliquias tocadas por su mano,

impresas, casi surcadas por su pluma meticulosamente,

que conservan algo de la palpitación de la mano de su corazón.

No fue fácil poner en pie esta quinta fundación,

a cuyo emplazamiento actual de la calle Real,

junto a la Puerta del Cambrón,

se trasladaron las Carmelitas en 1698.

Entre otras reliquias,

en la celda que ocupó y a ambos lados de su imagen,

dos cuadros que ella compró para esta fundación.

Se dice que cuando se despedía de sus monjas

lloró ante esta imagen del Niño Jesús,

llamado desde entonces "Lloroncito".

En Toledo,

que comparte con Ávila el honor de haber sido el lugar

donde escribió lo más importante de su obra,

Teresa redacta su obra cumbre: "Las Moradas".

La termina en Ávila y hoy se conserva en Sevilla.

Está escrita cinco años antes de morir.

La escribe, como ella dice, con hartas preocupaciones,

enfermedades, compañeros de muchas maneras...,

y, sin embargo, lo escribe en tiempo hábil de unos dos meses.

Por tanto, un tiempo récord de escritura.

Es la obra cumbre de Teresa,

y yo digo que la más fascinante,

aunque la gente parece que le tiene miedo.

Ella escribe "Castillo interior",

casi, casi como una reminiscencia de los libros de caballerías.

Ella leyó el "Amadís de Gaula",

donde aparecen infinitos castillos: 14 con nombre,

pero hay uno, sobre todo, el Castillo de Miraflores.

Según lo describe García de Montalvo dice que es la mejor morada,

con laberintos y jardines.

Uno piensa que Teresa, a la edad de 62 años,

está evocando las lecturas juveniles,

está recreando el Castillo de Miraflores.

Está haciendo a lo divino una novela de caballerías.

Empecemos por ahí:

es un libro fascinante "Castillo interior",

y Teresa nos invita a descubrirlo, a pasearnos

por esos rincones paradisiacos del alma.

Yo creo que "Las Moradas",

dentro de la tradición cristiana occidental,

es un libro de una experiencia de gran impacto.

Pero en el mundo general del propio cristianismo

hay otras experiencias.

En la propia espiritualidad cristiana,

sin hablar de la oriental,

de la Iglesia Bizantina oriental,

simplemente la occidental,

está la espiritualidad ignaciana, con gran trayectoria,

está la franciscana, estaba la monástica.

La mística teresiana es una mística muy importante

dentro del cristianismo, pero no es la única.

Los Jesuitas, por ejemplo, tras una primer etapa

de cierto coqueteo con el movimiento teresiano,

se apartan.

Dicen que nuestra misión apostólica no puede pasar

por ese tipo de oración mística.

Y cogen otra.

Yo, como historiador diría

que es una mística muy importante dentro del cristianismo occidental.

La madre Teresa no solo triunfó en la literatura,

sino que también lo hizo en el campo de la docencia

y la enseñanza en el magisterio de la Iglesia,

su gran preocupación.

Posiblemente le hubiera gustado tener un cargo público,

pero no hubiera podido hacerlo

porque se aducía el texto bíblico de San Pablo

para vetar esa posibilidad.

"Las mujeres tienen que callar", eso decía San Pablo,

y contra esto se enfrentó.

Pues bien,

a pesar de todas las trabas impuestas por lo letrados,

triunfó sobre ellos

cuando fue declara en 1970 doctora por la Iglesia.

Miles de peregrinos españoles

acompañados de autoridades eclesiásticas,

políticas y académicas,

acudieron a ese singular evento.

Cumplida su reclusión obligada en 1577,

la primitiva ermita de Santa Ana, en Villanueva de la Jara,

fue el lugar elegido por la madre Teresa

para poner en pie su 13 fundación en 1580,

cuando contaba ya 65 años.

En uno de los corredores que dan al claustro,

este lienzo hace referencia al concierto de ángeles

que, acompañada de Ana de San Agustín

y Ana de San Bartolomé

oyeron la noche anterior a su llegada a esa villa.

En el huerto de la fundación de Burgos

aún se conserva el pozo bajo la ventana de su celda

convertida en oratorio,

presidido por esta talla de Gregorio Fernández.

Este cuadro en la planta superior del convento,

recuerda a ella y sus hijas rogando por el fin de las inundaciones

que el desbordamiento del Arlanzón produjo en la casa

de la que acababan de tomar posesión en 1582.

En el centro de la ciudad, en su emplazamiento original,

se mantiene la última fundación llevada a cabo por la madre Teresa.

Allí escribió el epílogo

y el último capítulo de "Las Fundaciones".

Su popularidad se ha mantenido desde el final de su vida.

En el s. XX recibe, en 1922,

el nombramiento de doctora honoris causa

por la Universidad de Salamanca.

Ese mismo año,

y dentro del tercer centenario de la canonización,

se forja el estereotipo de "Santa de la raza",

que se difunde con toda su carga ideológica

en España e Hispanoamérica.

Durante la dictadura del general Franco

fue la Santa más celebrada y querida,

al mismo tiempo que utilizada desde las estructuras del poder.

Desde la Guerra Civil hasta los años 60

aparece en la propaganda de la cruzada,

y el nacionalcatolicismo

como modelo de ejemplaridad para las mujeres.

Las Cortes de Castilla en 1617 la declaran nada menos,

que patrona de España, al nivel de Santiago.

Era una figura popular,

porque además su propia mística es mucho más encarnativa,

mucho más dramática.

Teresa, en su sentido etimológico,

tiene una mística dramática.

No es la mística platonizante de San Juan de la Cruz,

es más popular,

y está aureolada de un sentir práctico popular.

Durante todo el s. XVII

el nombre de Teresa pasó hasta a las casas reales.

Las hijas de los reyes empezaron a llamarse Teresa.

Sedujo a buena parte de ciertos niveles europeos

del s. XVII.

Los reyes borbónicos,

incluso los grandes sepulcros de Alba de Tormes

fueron reconstruidos por los reyes borbónicos.

En la Restauración católica, en la segunda mitad del s. XIX,

se selecciona del significado de la mística de los s. XVI y XVII

determinados aspectos; se domestican,

y se hace una Teresa más popular o mucho más sentimental.

Y en el franquismo se va a interpreta una mística

dentro de una Iglesia interpretada de manera muy ortodoxa.

Y quizá desvinculándola de otros niveles

que en la época eran problemáticos.

El franquismo o esa cultura tradicionalista,

que es una de las Españas, que decía Machado,

y que venía de lejos,

dio una visión de cultura popular.

En 1965 Pablo VI la declara

patrona de los escritores católicos y españoles.

Décadas más tarde, en una España en fase de transformación,

la imagen de Santa Teresa logró sobrevivir

a cualquier intento de utilización y manipulación en clave política,

aunque a finales de los años 60,

grupos de teólogos como Setién González Ruiz,

y revistas como "Iglesia viva",

"Cuadernos para el diálogo" o "Vida nueva",

comenzaron un proceso de revisión crítica

del nacionalcatolicismo

dentro del influjo del Concilio Vaticano II,

que había supuesto en la Iglesia un proceso de modernización.

Su figura y su pensamiento han trascendido hasta hoy.

Especialmente su esfuerzo por tratar de llevar

a aquellos que no les resulta satisfactorio

el mundo tal como es,

otra realidad que han de buscar en su interior,

y que hoy, inclusive, trasciende a las religiones.

Hoy en día la mística es una necesidad cada vez mayor

porque las instituciones religiosas

no satisfacen a veces del todo

la demanda espiritual del ser humano.

Y la mística,

tanto de la religión católica, como es el caso que nos ocupa,

en este caso de Santa Teresa de Jesús o San Juan de la Cruz,

u otros místicos de la tradición católica,

como la mística islámica sufí

o como la mística de la India antigua,

de los grandes yoguis y los grandes avatares,

encarnaciones para ellos de la divinidad...

Todas estas corrientes,

que son parte de lo que Aldous Huxley llamó "La filosofía perenne",

pues vienen a decir lo mismo que realmente,

la necesidad última del hombre, la búsqueda eterna,

la necesidad trascendente del ser humano y con mayúscula,

es la experiencia directa de la divinidad.

En definitiva, en los libros de Teresa de Jesús,

quien está es aquella mujer extraordinaria

comunicando lo que ha vivido de la manera más espontánea,

de la manera más libre,

aunque a veces la tortura sea tal que llega a decir:

"Deshaciéndome estoy, hermanas, por daros a entender

esta experiencia de amor y no sé cómo".

Esa es Teresa de Jesús.

Quien decida hoy, con sus textos en la mano,

tratar de recobrar su huella,

puede visitar los monasterios que fundó,

a través de las diferentes rutas

que unen las ciudades hermanadas por Santa Teresa de Jesús.

Quizás, en cualquier recodo de aquellas calzadas polvorientas,

uno pueda imaginársela sentada en su carromato

de camino hacia nuevas fundaciones.

Documaster - Teresa de Jesús, una vida de experiencia mística - Episodio 2

52:04 06 abr 2020

Análisis de la personalidad y obra de Santa Teresa de Jesús, apoyándose en testimonios profesionales, psicológicos, científico-médicos y filosóficos.

Histórico de emisiones:
01/04/2015
19/04/2019

Análisis de la personalidad y obra de Santa Teresa de Jesús, apoyándose en testimonios profesionales, psicológicos, científico-médicos y filosóficos.

Histórico de emisiones:
01/04/2015
19/04/2019

ver más sobre "Documaster - Teresa de Jesús, una vida de experiencia mística - Episodio 2" ver menos sobre "Documaster - Teresa de Jesús, una vida de experiencia mística - Episodio 2"

Los últimos 92 documentales de Documaster

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Episodio 1

    Episodio 1

    1:31:28 pasado miércoles

    1:31:28 pasado miércoles Documental que analiza la evolución de la especie humana desde sus orígenes en África hasta su desarrollo en Atapuerca (España). Cuenta con la participación de los más prestigiosos científicos y la presentación de Juan Luis Ausaga, codirector de las excavaciones en Atapuerca. Contenido disponible hasta el 20 de Mayo de 2021.

  • 57:07 28 abr 2021 'Cantata de la Guerra Civil' es un documental que cuenta, a través de las canciones, músicas populares, e imágenes de archivo, la vida cotidiana y el enfrentamiento que hubo entre los españoles durante los años 1936 a 1939. En 2019, se cumplen 80 años del final del conflicto. Constituye la primera aportación histórica dentro de su género, que integra y reconstruye en su totalidad la memoria sentimental e intelectual de ese tiempo a través de sus canciones y músicas más representativas. Esta antología combina las piezas “civiles” (de la vida cotidiana) y “militares” (de trinchera), al compás y ritmo que marcaban los hechos. José Ramón Pardo, Fidel Moreno, Luis Pastor, Pedro Guerra o José Antonio Martín Otín comentan la importancia y repercusión que tuvieron los himnos y las coplas para afrontar el día a día de la contienda. El hilo narrativo se refuerza con la locución del actor Javier Gutiérrez.

  • 1:00:12 28 abr 2021 'Equipo D: Los códigos olvidados' muestra un conflicto jamás antes contado de la Segunda Guerra Mundial: la batalla secreta que libraron los criptógrafos de ambos bandos por descifrar los códigos enemigos. Una partida de ajedrez jugada en la sombra entre las mentes más brillantes de su época cuyo desenlace fue vital para la resolución del mayor conflicto bélico del siglo XX. En esta apasionante lucha, el papel de los españoles fue tan decisivo como desconocido. Hasta ahora sólo sabíamos que un grupo de criptoanalistas republicanos, tras ser derrotados por Franco y enviados a campos de concentración , fueron rescatados por militares franceses para que se sumaran a un grupo de élite que junto al equipo de Alan Turing se encargarían de descrifrar el más complejo de todos inventos nazis: la máquina Enigma. En este largometraje documental descubrimos quienes fueron y que hicieron este grupo de españoles, el Equipo D, que aunque han sido olvidados por la historia, arriesgaron sus vidas luchando contra la Alemania de Hitler. Contenido disponible hasta el 13 de Mayo de 2021.

  • 2:26 27 abr 2021 Un documental que rescata la historia de los siete españoles que participaron en una misión crucial de la II Guerra Mundial. Descifrar la maquinaria nazi, Enigma.

  • 1:00:04 21 abr 2021 El 20 de noviembre de 1995, BBC Panorama emitió una sincera entrevista con la princesa Diana en la que rompió todos los protocolos exponiendo traumas y escándalos de la vida en la casa real. 25 años después, este documental analiza cómo se orquestó el evento televisivo del siglo. Contenido disponible en España hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 54:19 21 abr 2021 La Reina Isabel II es la monarca con el reinado más largo de Gran Bretaña. La princesa tímida fue transformada por las exigencias de seis años de guerra. Deseosa de colaborar en el esfuerzo de la guerra, la crisis nacional convirtió a esta joven en la líder que su país necesitaba. Contenido disponible hasta el 21 de Mayo de 2021.

  • 52:57 21 abr 2021 Gracias a las imágenes de archivo y algunas escenas dramatizadas, junto con entrevistas de quienes conocen mejor a la Familia Real, este documental de historia repasa los hitos clave de la Reina de los últimos 10 años. A los 93 años, la Reina de Inglaterra encarna el recuerdo de nuestro mundo moderno. Contenido disponible en España hasta el 21 de mayo de 2021.

  • 54:40 10 feb 2021 Las ciudades romanas eran vivos ejemplos de prosperidad. En este episodio se recoge gran parte del territorio que abarcaba el imperio romano mostrando diversos y variados ejemplos de ciudades y como fue el proceso de romanización.

  • Las ciudades I

    Las ciudades I

    50:07 10 feb 2021

    50:07 10 feb 2021 Documental que explica cómo Roma sirvió de modelo para el resto de ciudades del Imperio y cómo se fundaba una ciudad: la decisión de su ubicación, los rituales, el marcado de su perímetro, la parcelación o el reparto entre los colonos. El capítulo primero se centra en la antigua Tarraco.

  • Los acueductos II

    Los acueductos II

    48:55 03 feb 2021

    48:55 03 feb 2021 Documental sobre los avances tecnológicos del imperio romano en relación a la construcción de los acueductos.

  • Los acueductos I

    Los acueductos I

    54:45 03 feb 2021

    54:45 03 feb 2021 Los romanos decidieron la ubicación de acueductos en algunas de las ciudades más importantes del Imperio. Nos centramos en especial en la ciudad de Nîmes, la antigua Nemausus, y el magnífico reto que supuso dotarla de uno de los más espectaculares abastecimientos de aguas de la antigüedad. Muestra a través de precisas y elaboradas simulaciones por ordenador, las obras y la ingeniería necesaria para hacerlo realidad: las técnicas que los romanos emplearon para perforar las montañas, salvar los valles y desfiladeros y distribuir el agua a la ciudad.

  • Minería

    Minería

    56:53 27 ene 2021

    56:53 27 ene 2021 Roma poseía un elevado grado de ingeniería para la extracción de los metales y otros minerales y hacía un enorme uso de ellos. Roma puso en marcha la explotación de los recursos mineros en unas magnitudes y dimensiones colosales, hasta entonces nunca vistas.

  • Carreteras

    Carreteras

    52:44 27 ene 2021

    52:44 27 ene 2021 En este documental, el ingeniero de Obras Públicas Isaac Moreno nos llevará a sobrevolar las llanuras de España y Francia, en las que observaremos los trazados y los vestigios de las calzadas romanas.

  • ¿Vamos a vivir en Marte?

    ¿Vamos a vivir en Marte?

    00:32 26 ene 2021

    00:32 26 ene 2021

  • Altamira, el origen del arte

    Altamira, el origen del arte

    1:15:30 29 jul 2020

    1:15:30 29 jul 2020 El descubrimiento de la Cueva de Altamira en 1879 fue un hallazgo que cambió nuestras ideas sobre el origen de la humanidad. El documental reflexiona sobre el arte como expresión inherente al hombre y sobre la necesidad de expresarse a través de ella desde el principio de los tiempos. Dirigido por Jose Luis López-Linares, y producido por Morena Films, con música a cargo de Arturo Cardelús, un fantástico documental para "redescubrir" la llamada Capilla Sixtina de Arte Rupestre. Contenido disponible hasta el 22 de junio de 2030.

  • 2:59 24 jun 2020 Whitney Houston y rapero Bobby Brown mantenían una relación tóxica y de autodestrucción mutua por la dependencia a las drogas. Consumían marihuana, cocaína y alcohol sin control hasta el punto de descuidar a su única hija, Bobbi Kristina Houston. Whitney se llevaba a su hija a las giras, tal vez para no dejarla sola con personas que pudieran atacarla como le ocurrió a ella. En su intento por protegerla de esos posibles peligros, la pequeña creció en un entorno hostil donde era inevitable escapar de las drogas. Como consecuencia, Bobbi Kristina también sufrió adicción a estupefacientes y se intentó suicidar. En 2015 fue hallada en circunstancias similares a las de su madre y trasladada al hospital, donde murió a los 22 años tras seis meses en coma.

  • 3:01 24 jun 2020 El documental destapa la relación que mantuvieron Whitney Houston y su asistente, Robyn Crawford a principios de los ochenta. Se conocieron cuando eran adolescentes en un campamento de la zona en la que residían y desde entonces se hicieron inseparables. Por primera vez se habla de uno de los tabús en la vida de la cantante, su bisexualidad. "Robyn era lesbiana y Whitney un alma libre que fluía". Una relación amorosa que Crawford relata en un libro publicado en noviembre de 2019, A song for you: My life with Whitney Houston. Robyn, que era repudiada por la familia de su amiga por su condición sexual, no sólo fue su rock manager, sino que también era la responsable de la imagen, escenografía y estilismo de la artista.

  • 3:00 24 jun 2020 La primera actuación profesional de Whitney Houston fue en el legendario club de jazz Mikell's, en Nueva York. Desde que tenía uso de razón, quiso ser cantante y, aunque hizo sus primeros pinitos artísticos como modelo, sabía que su destino era la música. Comenzó cantando en el coro de la Iglesia Bautista Nueva Esperanza (Newark), donde Cissy Houston era la directora musical. Y de ahí, pasó a actuar con su madre en el local de Manhattan, donde el fundador de Arista Records, Clive Davis, la descubrió con tan solo 17 años.

  • 1:57 24 jun 2020 El padre de Whitney, John Russell Houston, fue jefe de planificación de la administración de Ken Gibson, el primer alcalde negro de Newark. Era una época de profunda corrupción urbanística en la que John participó. Cuando su hija alcanzó la fama, dejó el funcionariado y se puso al frente de sus negocios, dirigiendo las cuentas y cerrando contratos. Muchos señalan que durante esos años le robó mucho dinero a Whitney y, cuando ella se dio cuenta, lo despidió. John Houston contraatacó con una demanda en la que reclamaba a la estrella del pop 100 millones de dólares en concepto de una supuesta comisión por un contrato millonario que él habría cerrado en 1999. Eso le rompió el corazón a Whitney, que no quiso volver a verlo. Cuando John murió en 2003, la artista se despidió de él en la intimidad, pero no asistió al funeral para no contribuir al circo mediático. En cierta medida, lo llegó a perdonar. Ahora, sus restos descansan juntos en el cementario de New Jersey

  • 2:21 24 jun 2020 El documental "Whitney", de Kevin MacDonald, aporta información sobre qué hizo Whitney Houston instantes antes de su muerte. La artista pidió a su guardaespaldas Ray Watson que le pusieran música mientras se bañaba: "Siempre escuchaba música para ir al escenario o mientras se preparaba para cualquier cosa y le puse a Fred Hammond". Su asistente Mary Jones siguió sus últimos deseos y fue comprar magdalenas con virutas de chocolates. Treinta minutos más tarde llegó a la habitación y se encontró el cuerpo sin vida de Whitney Houston. La cantante murió ahogada accidentalmente tras haber consumido cocaína y sufrir un fallo cardíaco. Un final dramático -y anunciado- para una de las mayores estrellas de nuestra época. Lo tuvo todo pero no pudo huir de su peor demonio, ella misma. Como otros grandes mitos, Whitney Houston se fue demasiado pronto.

Mostrando 1 de 5 Ver más