Diarios de la cuarentena La 1

Diarios de la cuarentena

Martes 7 de abril, a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5574628
Diarios de la cuarentena - Capítulo 7 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabes lo que estaba pensando?

-¿Que por qué se ponen duras las bayetas cuando se secan?

-No.

-¿Que por qué cuesta quitar las pilas al despertador?

-No.

-¿Que por qué no hemos sido abuelos antes?

-Exacto.

En eso es en lo que estaba pensando.

-Lo sabía, pero no he querido acertar a la primera.

-Mariano, que es mucho más joven que nosotros,

siempre está presumiendo de nietos.

Que si uno vive en Berlín,

que la otra está a punto de terminar Farmacia,

que Luisito se ha cambiado el nombre por Vanesa.

-¿Y eso?

-Porque tiene una nieta transexual.

-¡Mira qué moderno!

-¡Dime tú a mí qué le cuento yo a Mariano!

-Es que siempre te lo digo:

con la verdad no se puede ir a ningún lado.

-¿Siempre me lo has dicho? -No, te lo digo ahora.

A la gente nos gusta el espectáculo.

A ver, ¿tú cuentas que te pasas toda la tarde

haciendo crucigramas?

-Pues si me paso la tarde haciendo crucigramas,

pues cuento que he estado haciendo crucigramas.

-Ay...

Qué poca fantasía has tenido siempre.

-Lo que no entiendo es que el otro día,

Mariano me dijo por el telefonillo:

"¿Qué es de Jessica y de la vacuna?".

¿Quién es Jessica? -Tu nieta.

-¿Mi nieta?

-Tu nieta, la que vive en Boston.

La que está a punto de descubrir la vacuna contra el virus.

-Pero ¿qué dices?

-Hombre, y que sepas que tienes otra nieta en la Antártida,

que es investigadora.

-¿En serio?

-¡Claro!

-¡Que dos fenómenas!

Prueba esto.

¡Oh!

¡Oh!

(RÍE)

¡No! ¡No! ¡Que me he hecho daño!

¡Lucha!

Ya, mamá, pero es que me asusta que el niño nazca contagiado.

Pero vosotros no lo estáis, ¿no?

Eso no lo sabe nadie, como es tan difícil hacerse el test.

-No te preocupes, que cuando tu madre tuvo a Víctor

fumaba como un carretero, y el niño nació normal.

¿Cómo que mamá fumaba?

Eso ha dicho, que fumaba como una carretera.

Eso explica todas las malas decisiones

que has tomado en tu vida.

Naciste con el cerebro dañado, así que no te culpes.

¿Y me llamas solo para eso? No, no, no, no.

Te he llamado para que me felicites por ser padre.

¡No me jodas! ¡Enhorabuena!

Bueno, bueno, bueno, tampoco te pongas tan moñas ahora.

Ay, qué bonito...

¡Querido casero, hombre! ¡Felicidades por el notición!

Os quiero hacer llegar un regalito, que ya está pedido,

y en los próximos días lo tendréis en casa.

¡Hombre, José Luis! No tenías por qué haberte molestado.

Que no, hombre, que no, que es un detallito.

Es un detallito para la futura mamá.

Pues muchísimas gracias.

A ver si nos tomamos unas cervezas, aunque sean virtuales.

Que ahora, con la soltería, estoy... que voy por la vida a mil.

Ah.

Sí, sí, sí. Ya nos vamos llamando.

Ah, y como complemento te recomiendo baños de gong.

Le va a venir fenomenal.

Esto a Cecilia, ya verás, le va a encantar.

Oye, y todo esto será bueno para el niño, ¿no?

Bueno, no. Fundamental.

¡Claro! ¡Pero cómo no se me ha ocurrido a mí antes!

¡Un baño de gong!

Claro, claro.

El problema es que no tengo un gong en casa.

A lo mejor por eso no se me ha ocurrido.

¿Y valdría una paellera?

No lo sé, tendrás que probar.

Pero lo importante es que el feto reciba la vibración del sonido.

Y no te olvides de los mantras.

(RECITA MANTRA) "Ooommm... Tare tutare tare soja".

"Ooommm... Tare tutare tare soja".

Qué buen alumno eres.

Ceci estará de acuerdo, ¿no?

Hombre, sí, claro.

¡Ni hablar!

Pero mi amor, si no hacemos algo, el niño va a nacer con un trauma.

¡La única que tiene un trauma soy yo!

Pero si solo se trata de seguir unas pautas que nos ha dado Mónica.

45 minutos de meditación trascendental,

constelaciones familiares, yoga, dieta de verduras y semillas,

baños de gong...

Es que leído así, puede parecer mucho,

pero se trata de hacer un poco todos los días.

Bueno, mi amor, ante todo,

que no se te disparen las pulsaciones, por favor.

(GRITANDO) ¿Por qué hay una paellera en el baño?

¿Qué pasa, Richy?

¡Hostia! ¡Joder, Richy!

¿Cómo puedes contestar así? ¡Qué impresión, por favor!

¡Qué ascazo de pies, joder!

-Oye, oye, oye, ¿qué pasa?

Mucho cuidado con mis pies, que estoy muy orgulloso de ellos.

Sobre todo del derecho.

-¡Yo también estoy orgulloso de mi sobaco,

pero no pongo la cámara aquí para contestar, tío!

-¿De qué quieres hablar? -¡Yo qué sé! Se me ha olvidado.

Con el shock, ni me acuerdo para lo que te llamaba.

-Te veo muy disperso últimamente, muy disperso.

-No he dormido nada, tío. Toda la noche en blanco.

-Claro.Has estado extasiado ante la belleza de tu sobaco

y no has podido conciliar el sueño.

-No, coño. Por los aplausos.

-Pues igual es que te acuestas demasiado pronto.

-Al salir a aplaudir, dejé la puerta del balcón abierta

y al entrar, había una nube de mosquitos en el salón, que flipas.

-A mí no me gustan los mosquitos, y no abro nunca.

-Me puse a matar los que pude con las chanclas de la playa.

-Yo soy muy de chanclas porque me gusta que se me vea el pie.

Lo luce de una manera especial.

Sí, sí, sí.

-Oye, oye. -Le otorga una...

-No, calla. Escúchame, Richy.

Estaba pensando que tú podrías ser modelo de pies.

-Cómo alegro de que te hayas dado cuenta, porque yo lo he pensado,

pero no lo comento para que no me digan que si...

Y escúchame. ¿En qué crees que podría especializarme?

-Cremas de tratamiento.

-Me parece muy buena idea. Sí, sí, sí.

-Siempre sale un pie precioso en esos anuncios, ¿verdad?

-Sí. El Charlize Theron de los pies.

-Pero antes, suele salir otro pie lleno de callos, de hongos,

de juanates, con los talones agrietados,

con uñas como mejillones gallegos... ¿Sabes?

El pie de antes del tratamiento.

¡Pues en ese! ¡En ese te podrías especializar tú!

-Jorge, espero que te piquen en el sobaco.

-No. No te mosquees, que es broma.

Por favor, que era broma.

Joder...

Se ha mosqueado.

Uno menos.

(Puerta cerrando)

Muy bien. Has sido una perrita estupenda.

Te portas divinamente, divinamente, divinamente.

Luego, si quieres, te doy un trocito de jamón.

Y si quieres, un sorbito de ron también.

Este será nuestro pequeño secreto.

"Bueno, tanto como nuestro secreto...".

¿Desde cuándo estás ahí, Fermín?

"Te vas a pegar un buen festín con eso, ¿eh?".

Son cosas que compro por si acaso. "¿Por si acaso qué?".

Por si tengo invitados.

"No puedes tener invitados".

Efectivamente. Lo sé, lo sé.

"¿Cuál es ese 'por si acaso'?".

Las circunstancias. "¿Cuáles?".

Las que surjan. "¿Las que surjan de qué forma?".

En cualquiera de las formas en que surgen las cosas cuando surgen.

-Ya estoy aquí. -Te dejo con tu hija, la bonita.

-Me toca a mí el salón. -Lo sé.

(Puerta cerrando)

Está insoportable.

Yo le veo como siempre.

¡Vaya panorama, papá!

Yo separándome y tú sin hablarte con Jorge.

"Esto no puede seguir así".

Tu hermano se lo ha ganado a pulso.

Ya, pero es mi hermano y es tu hijo.

Y no me parece bien que lo desheredes.

"Bueno,"

yo, lo que quería decirte es que a partir de ahora,

tú eres mi hija favorita.

¿Cómo que a partir de ahora? ¿Es que antes era él?

No, no quiero decir eso.

Quiero decir, a partir de ahora, mirando al futuro.

O sea, que a partir de ahora, tú eres la que se va a beneficiar

"de las ventajas de ser mi hija favorita".

¿Cuáles son esas ventajas?

"No sé, es lo que tenemos que pensar entre nosotros dos".

"Y bueno, es importante, una vez que lo hayamos pensado,

que tú se lo comentes a Jorge".

"Cuando hables con él, dile"

que nos lo pasamos fenomenal, que tenemos temas

"de los que hablar".

Papá, si lo que pretendías era hacerme sentir bien,

lo estás haciendo fatal.

"Bueno, hija...".

Hola, Bárbara. ¿Cómo estás?

Eh... Mira, te vas a reír, pero...

No, "te vas a reír", no.

(CARRASPEA)

Hola, Bárbara. ¿Te acuerdas cuando te dije que te quería?

Cariño, ¿estás seguro de que quieres hacer esto?

Sí, sí, completamente.

Quiero ir de frente, quiero dejar de mentir.

Bárbara se lo merece, y también tú.

Cuando esto acabe, todo va a ser diferente.

Cuando esto acabe, con quien quiero estar es contigo.

Ay, pero qué mono eres.

Qué bien elegí el 13 de marzo.

Bueno, no elegiste. Ibas ciega como un piojo.

Vale, no lo estropees, por favor.

Bueno, vamos allá. Sí.

Venga, sin nervios, de un tirón...

Vamos allá. Suerte.

Bien.

Bueno...

"Hola, amor".

Hola. ¿Qué tal, Bárbara? ¿Cómo estás?

"¿Y esa habitación? ¿Dónde estás?".

Pues aquí, en casa Montse.

"¡Dónde si no!".

Sí.

Bueno, en realidad, estoy...

Te vas a reír, ¿eh?

Estoy... en...

En la casa de Montse.

No te entiendo.

"Eh...".

"Pues que Montse... es una chica que conocí aquí, en Madrid,

y desde entonces, estoy viviendo en su casa".

Guau...

Sin anestesia.

"Perdona,"

pero es que no quería seguir mintiéndote, corazón.

Ya.

Y entiendo que esta tal Montse, aunque sea mayor y...

"tenga problemas de peso, te gusta".

Sí, me gusta.

Voy a tener que llamar a don Carlos para que cancele la boda.

"Pues sí, me parece bien".

"Y... lo siento, ¿eh?".

Mira, Víctor, no digas "lo siento", que es muy cutre.

"Oye, si dentro de un rato te entra un ataque de ira,

que sería muy normal,

por favor, no me rompas la colección de discos".

Yo no tengo ninguna ira.

Ya te estás enfadando. Madre mía...

"¡No me estoy enfadando, joder!".

¡Eres un mierda!

"Un miserable, un traidor y un cobarde".

Sí, tienes toda la razón.

Lo siento, ¿eh?

¿Quién es ese? ¿Quién?

"¡Un tío con mi albornoz!" ¿Qué dices?

¡Pero serás...! "No alucines".

Aquí no hay nadie.

Me parece increíble que me niegues la evidencia.

Si lo que intentas es lanzar balones fuera,

lo llevas claro.

"¡Fuego! ¡Fuego!".

"¡Abandonen la casa!".

-¿Qué pasa? -¡Que te escondas!

¡Hijo de puta! ¡Mi primo Jacobo!

-¿Qué pasa, cariño? ¿Qué pasa?

-¡Montse! -"¿Quién es Montse?".

-"Así que gorda y vieja, miserable".

Sí, sí. No me cambies de tema.

"Jacobo, te mataré". No oigo, no hay cobertura.

¡Sí que hay cobertura! ¡Sí que me oyes!

¡Qué fuerte, tía!

"¡Con su primo!". -"No te oigo".

¡Te mato!

¡Qué fuerte! ¡Con tu primo!

¡Qué fuerte! Hija puta, con mi primo.

Todo queda en familia, ¿eh?

¡Qué fuerte!

Con tu primo. ¡Que me he enterado! ¡Con mi primo!

Hola, tía.

-"Hola, cariño".

¿Cómo estás?

Me sigue flipando que me llames tía.

Eres la única persona que lo hace y es verdad.

-Te llamo tía no porque seas de mi familia,

sino porque te considero mi amiga.

-"Tan amigas no seremos si me entero de cositas por ahí".

"Me ha dicho un pajarito algo que no sabía yo".

"¿Estás haciendo 'sexting'?".

-Sí, como todo el mundo.

-No, no. Como todo el mundo no. Yo no lo hago.

-Pero seguro que lo has hecho alguna vez.

-Bueno, alguna vez.

Pero lo que te quiero decir es que tienes que tener cuidado, cariño.

-Tengo cuidado, pero tú y el tío decís

que es la práctica más segura.

-Ah, bueno, la práctica más segura

para no contagiarte una ETS o el coronavirus...

"Mira, yo entiendo que en la adolescencia"

las hormonas están muy a flor de piel.

Es normal, no pasa nada.

Pero tienes que tener cuidado

"con lo que haces con tu cuerpo. Mandar fotos íntimas"

es peligroso, cariño. Tienes que tener cuidado.

-No te preocupes, en las fotos que me hago no se me ve la cara.

-Ah, ¿no se te ve?

Ah, pues muy bien.

Eso perfecto. Que no se te vea la cara

"en ninguna foto". -A lo mejor se me ven los tatus.

-¿Qué tatus?

-Que me hice varios.

-Y tu padre no lo sabe, ¿no?

-Pues... no.

Pero no pasa nada, porque ya he madurado y se le cuento todo.

Entonces,

"se lo puedo contar mañana". -Claro, mañana mismo.

Yo creo que mejor espérate un poquito y no se lo cuentes,

porque el que no ha madurado es él.

Antes he visto un jabalí en la calle.

¿Un jabalí? Te lo juro.

Estaba donde los contenedores.

Se estaba poniendo fino con la basura.

Y ¿qué has hecho?

¿Qué he hecho? Me he acercado, lo he acariciado...

Cariño, ¿qué voy a hacer?

Salir corriendo, que son muy peligrosos.

Vale. Oye, ¿dónde están los pañales?

No quedaban pañales. ¿Cómo que no quedaban pañales?

Sí, no sé, deben ser el nuevo papel higiénico.

Pero tranquila,

he comprado las compresas más grandes que había.

Si buscas tus compresas, tampoco había.

He traído salvaslips de esos.

Amor, esto es para pérdidas de orina.

Bueno, pues no sé, intenta... sangrar menos.

O puedes usar las compresas grandes.

Y entonces, ¿qué hago? ¿Le pongo los salvaslips al niño?

¿No?

No.

No, claro. Qué tontería. Si es que...

Ya me dirás qué vamos a hacer. Bueno, ya pensaremos algo.

"Hola, hermanita. ¿Cómo estás?".

-Pues mal, mal. ¿Cómo lo voy a llevar?

-Situación complicada esta, ¿eh?

Y con el baño, ¿cómo hacéis?

-Tenemos horarios pactados.

-¿Y si a uno le da el apretón y no le toca?

-"Son horarios flexibles".

Somos gente civilizada.

-Son las dos y un minuto.

Ya deberías estar fuera de mi cocina.

-Ya veo, ya.

-Ahora salgo.

-No, lo siento, pero necesito todo mi espacio

para hacer mi risotto especial de setas y gambas en mi tiempo.

-¿Ahora llamas así al bocadillo de jamón?

-Ya verás tú el bocadillo de jamón.

-Eh... Bueno,

"dame un segundo". -Sí, sí, sí, sí.

¿Estás ahí?

-Nada, pues ten mucha paciencia, hermanita.

-Oye, y... tú, ¿por qué estás hoy tan simpático conmigo?

-"No, a ver, entre tú y yo siempre ha habido"

muchísima afinidad. Más de la que pensamos.

-Ya. -"De hecho, yo me entiendo mejor"

contigo que con papá.

Es más, no solo diría que eres mi hermanita favorita.

-¡No tienes otra!

-Sino que eres mi familiar favorito, así en general.

-"Vale".

Entonces, tú ahora quieres que todo esto se lo cuente a papá. ¿A que sí?

-"Pues..."

no lo había pensado, la verdad.

Pero si quieres decírselo, adelante, sin problema.

Se va a poner celoso,

"eso sí".

"Pero si le quieres transmitir tus verdaderas emociones"

y sentimientos, adelante, hermanita favorita.

¿Has hablado últimamente con él?

-Pues mira, sí.

Me ha llamado para decirme que soy su hija favorita.

-¿Te ha dicho eso?

-"Sí, como lo estás oyendo".

-Y de mí, ¿te ha dicho algo de mí?

-"Ah, mira, sí".

"Me ha dicho"

que nunca te ha confesado que no le gusta la Real Sociedad

"por no herir tus sentimientos".

-¿Qué? -"Oye, hermanito,"

que se me enfría la comida. Te dejo, ¿vale?

Un besito. ¡Mua!

"Vamos a ver cómo podemos usar una playera de algodón

para hacer un pañal sin costuras".

"Hacemos un doblez así, como a la mitad".

"Doblamos hacia dentro la parte de cuello".

"Y eso nos sirve para reforzar el pañal".

Richy.

¿Qué haces? ¿Un pastel?

-No. -¿Una tarta?

-Tampoco. -Una pizza.

-No, qué va. Estoy preparando un reto viral.

-¡Ah, un challenge! Pues fenomenal,

porque hace mucho tiempo que no colgamos nada en el canal.

-No, esto no es para nuestro canal. Esto es para el WhatsApp.

Esto es para hacerlo con unos amiguetes o con los primos.

-Ah. -Lo haces tú primero y les retas.

-¿En qué consiste el reto?

-Llenas un plato de harina y metes la cara.

-¿No estás un poco mayorcito para estas cosas?

-¡No! Yo no lo voy a hacer. Lo va a hacer el niño. ¡Sigmund!

-Espera, espera. ¿Cómo que el niño?

-Pues eso, Sigmund se planta delante del plato, mete la cara

y luego reta, yo qué sé, a su prima Lola. Divertidísimo.

-Deja el plato ahí. -Si lo está haciendo todo el mundo.

-Todo el mundo menos mi hijo.

-Pero que es muy gracioso.

Espera, que te enseño. Es como si fueran

pequeños Tony Montana. Es un descojone.

Espera, a ver.

Eh...

Aquí, mira. ¿Ves?

Mira qué diver...

Bueno, en este llora un poco.

-Pues sí, llora porque el padre le coge la cabeza

y se la mete en el plato.

¡No ves que el niño no quería!

-Vale, espera, que busco otro.

-Sí, sí, sí.

Busca otro, pero otro reto, porque esto, a Sigmund no se lo haces.

Es una falta de respeto.

-No seas aguafiestas, que esto nos une como padre e hijo,

nos acerca el uno al otro.

-Mira, un reto muy divertido para que hagáis los dos juntos.

-¿El de tirar el tranchete a la cara?

-No. -Ese también mola.

-No, ese no. Este de aquí.

-¿Qué dices? Ese reto no ha tenido tanto éxito.

Ese no lo ha hecho nadie. Ese es un reto "fail".

A ver...

Oye, qué diver... -Cuidado con el ojo.

-Yo no entiendo por qué los papis no hacen más este reto

con lo bonito que es y lo mucho que os une, ¿verdad?

-Reto a mi hermano.

¡Hombre, Rober! ¿Qué tal?

-¿Qué pasa, Richy? -¿Qué pasa?

Aquí estoy, con mis cosas. -Ya veo.

-Rebobinando a Tam Tam Go. Hace mucho que no les oía

y me voy a poner la cinta. -Muy bien.

-Oye, me ha vuelto a llamar tu hermano.

-¿En serio? ¡No jodas! -Sí, sí, sí.

-Qué raro, no me ha dicho nada. -Sí, sí, sí.

Bueno, que ha sido padre otra vez.

-Ya, eso sí me lo ha dicho. -¡Cinco críos tiene ya!

Pero bueno, no para el tío. No para.

-¿Cuánto te ha pedido?

Que yo sepa, no va tan mal.

-Me llamó para encargarme una bicicleta.

-¿Una bici? ¿Para qué? Si no ha hecho deporte nunca.

No sabe ni montar en bici.

De pequeño se dio unas hostias y le pilló miedo.

-No, pero no era para él. Era un regalo.

-Ah, para mi cumpleaños.

Joder, qué majete.

-No creo, porque era para niña.

Yo creo que la canción que busco está por aquí.

-Ah, ya sé, es para el cumpleaños de mi sobrina.

Sí, sí.

¿Fuiste tú el que le mandó la bicicleta de muñeca?

-Yo le envié lo que me pidió: una bici pequeña de niña.

-Pues mi cuñada se pilló un rebote...

-Pues él no debió quedar descontento,

porque me ha encargado unos pañales. -¿Y qué le has enviado?

-Justo eso, unos pañales de celulosa con núcleo absorbente,

cierres ajustables y laterales elásticos,

para un niño de seis kilos. En eso fue muy específico.

-No, vale, vale.

-¿Qué te pongo? ¿Lo de siempre?

-No, no, no.

¿Tienes algo que quite el rotulador permanente de la piel,

pero que no elimine la propia piel?

-Pensaba que te habías hecho un tribal en la cara.

Me has dicho que no te arranque la piel, ¿no?

-Sí, sí, que no la elimine.

Que solamente quite, vamos, el rotulador.

Que la piel la deje intacta.

Me parece un poco radical, Fermín.

Y para desheredar a un hijo, tienes que hacerlo con un notario.

Yo solo soy tu gestora.

Ya, ya, ya. O sea que igual me he pasado, ¿no?

Ese es un tema muy personal.

No, si yo es que me fío mucho de tu criterio.

Si no fuera por ti,

seguiría pagando todos los meses el alquiler.

A ver, yo creo que ahí me precipité un poco.

No, no, lo explicaste muy bien con esto de la rueda.

Ya, pero piensa en lo que puede ocurrir

cuando la rueda termine de dar la vuelta.

Ah, por cierto, ¿qué tal va tu embarazo?

Estarás encantada. ¿Cómo te has enterado?

Tu marido, esta mañana, en la clase online.

Ay, de verdad... Solo le falta sacar una nota de prensa.

Te advierto que estas clases me están viniendo fenomenal.

Ahora noto mucho mejor los deltoides.

"Pues me alegro de que te vayan bien".

Se lo diré.

Venga, un abrazo, Fermín.

Hasta luego.

(Teléfono)

Sí, diga.

¡Marcelo!

¡Marcelito!

"Lito". ¿Quién es?

¡José Luis!

¿Qué José Luis?

¡Coño, José Luis! ¡Josete!

¿Josete?

¡Cuánto tiempo!

20 años.

¿Qué has hecho todo este tiempo?

"¿Cómo te va la vida?". Pues nada, bien.

Bueno, ahora mal con el encierro, pero bueno, parece ser que...

"Yo estoy fenomenal".

Me acabo de separar y estoy fenomenal, fenomenal.

Un hombre nuevo, te lo juro. Un hombre nuevo.

Todavía estamos viviendo juntos, porque claro, con este lío,

"no se puede salir". Va, pues si quieres, yo te cuento.

"Te digo una cosa".

Cuando esto pase, vuelvo a ser

el mismo Josete de siempre, el de los viajes.

Sí, sí, sí.

"El Josete del buen rollo". Sí.

"El de la fiesta". Claro.

"Vas a flipar". Ya.

Te soy sincero, a mí me sabe mal por ella,

porque han sido años maravillosos

y yo sé que ella lo está pasando mal porque está enamoradísima.

"Pero es que te digo la verdad, a mí ya no me da lo que necesito".

"Incluso, me lo quita".

El otro día estuvo media hora de más viendo la televisión

y me obligó a ver "Walking dead" en el móvil.

"Que ya me dirás tú a mí". Claro, claro.

"¿Sabes lo que deberíamos hacer tú y yo?".

Deberíamos hacer un viaje, pero un viaje bueno.

¿Con quién hablas?

-"A Tailandia, que Tailandia es"

como el parque temático del cachondeo.

¡O un Interrail!

"Que todavía con nuestra edad nos dejan".

Ya, oye, una...

Cuando todo esto pase, lo organizamos tú y yo

y volvemos a las andadas, ¿eh?

"Marcelito y Josete".

"Marcelo".

"¡Pero coño, dime algo!".

Qué callado estás, joder.

"Marcelo".

"Lito".

(AMBOS) Comunica.

(AMBOS) Que llame él.

(Teléfono)

¿Hola?

Has llamado tú, ¿no?

Mmm... No, no, no. Yo no. ¿Y tú a mí?

No, yo tampoco.

¡Anda!

Y ¿cómo estás?

Pues mejor que fenomenal. ¡Anda!

Pues yo estoy mucho mejor que fenomenal.

Pues me alegro muchísimo.

Pero mira, te cuelgo porque tengo muchas cosas que hacer, ¿vale?

No, te cuelgo yo a ti, que tengo muchas más cosas que hacer, ¿vale?

Pues entonces, cuelga tú primero.

No, cuelga tú primero.

(AMBOS) Ha colgado él primero.

(RÍE)

¡Con tu primo!

Uf...

Dios, estoy hecha...

Ay, mierda...

Joder, hoy no hemos grabado nada,

y llevamos muchos días sin colgar nada en el canal.

-Yo creo que ser influencers no es para nosotros.

-Yo cada vez siento más estrés y más pereza.

-¿Crees que a mí no me da pereza?

Pero por lo menos, nos entretenemos haciendo algo.

-¿Por qué no nos entretenemos como los demás?

No sé, una serie, una peli, algo así.

-Pues mira, sí.

Pero mañana grabamos un vídeo

y nos despedimos de los cuatro followers que nos quedan.

-Aceptemos nuestro fracaso con educación y dignidad.

-Pues sí.

-Bueno, buenas noches. -Buenas noches, mi amor.

¿Apagas tú la luz? -Sí.

# Maaaldito coronavirus.

# Nos tienes encerrados.

# Déjanos salir.

# No nos has visto cabreados.

-# Maldito COVID-19.

# Yo me lavo con jabón.

# A ver si ya te mueres porque eres muy cabrón. #

# Me dio un vuelco el corazón.

# Pero sé que volveremos

# con más fuerza y más amor,

# a abrazarnos con mil besos.

# Con paciencia surcaré

# el océano del tiempo

# para verte en un café

# y contarte algún secreto.

# Mientras canto lo que siento.

# Mi diario he de escribir. #

Y nomino a mi hermano Jorge.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 7

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Diarios de la cuarentena - Capítulo 7

12 may 2020

Ser madres y padres en el confinamiento exige dedicación y paciencia... ¿Y qué ocurre cuando hay un bebé en camino y todavía estamos encerrados?
 

ver más sobre "Diarios de la cuarentena - Capítulo 7" ver menos sobre "Diarios de la cuarentena - Capítulo 7"
Programas completos (8)

Los últimos 9 programas de Diarios de la cuarentena

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. adriana defilpo

    Felicitaciones a los actores y equipo técnico. Excelente comedia costumbrista, es un reflejo de actitudes que pasan no sólo en España.

    13 may 2020