Diarios de la cuarentena La 1

Diarios de la cuarentena

Martes 7 de abril, a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5557570
Diarios de la cuarentena - Capítulo 2 - ver ahora
Transcripción completa

Oye, Maura, mira, te llamo porque no sé

qué le pasa a la lavadora, se ha vuelto loca.

Parece que se va a poner a andar.

¿El centrifugado? Sí, desagüe y centrifugado.

O sea, que es normal.

¿Lo sazono antes o después?

Okay.

¿Con sal gorda o con sal fina vale?

¿Lo hago con sofrito tradicional o con ajo va que chuta?

Sí, nada, nada.

No, no, es que no...

¿Cómo dices, separar la ropa blanca de la de color?

No, de eso no me habías dicho nada.

¡No me fastidies!

¿Y qué voy a hacer con mis camisas blancas?

¿Lejía? No tengo, se acabó.

Se acabó porque tuve que desinfectar la casa.

Bueno, ya sé que no me va a ver nadie,

pero uno es de natural presumido.

¿En la bandeja de arriba o en la del medio?

No, no, ya te digo, es que con el cepillo este...

No tiene fuerza, o sea, no succiona.

No sé qué es lo que pasa.

Pero si le quito el cepillo, el tubo sí que me la chupa.

La mano, me refiero. ¿Maura?

¿Maura?

Ha colgado.

(Música)

¿Has cogido la última tostada que quedaba?

¿Yo? ¡Para nada!

¡Qué raro!

¿Seguro?

He visto un gato merodeando por la cocina.

Los gatos no toman tostadas. Eso era antes.

A ver si piensas que el confinamiento no les afecta.

Tienes mantequilla en la cara. Es crema hidratante.

Crema hidratante. Yo tengo la espalda fatal.

Yo no puedo dormir en este sofá. Sí, ya verás como sí puedes.

Pero si ya compartimos cama el primer día.

Por eso, porque sé lo que hay y no quiero repetir.

¡Ah! Me atacas porque soy una presa fácil con este pijama.

¿Tú no tenías novia?

¿Yo, novia? (RÍE)

Novia yo, para nada.

Novia, dice. Que te oí ayer.

Bueno, a lo mejor tengo una poquita de novia, pero nada serio.

No pienses que soy un bala perdida.

No, yo qué voy a pensar. No, no.

Toma, la lista de la compra.

Vamos a salir en días alternos. Vaya, hoy te toca a ti.

Ah, mira qué suerte.

¿Y con el dinero cómo nos organizamos?

¿Cómo que cómo nos organizamos? Yo estoy poniendo la casa.

¿O quieres que te cobre el alquiler?

Vale.

¿40 rollos de papel higiénico?

¿Qué os ha dado con el papel higiénico? Qué obsesión.

(Móvil)

Hostia.

Hola, Bárbara, mi amor. ¿Cómo estás?

¡Hola, hola, comunidad!

-Welcome a vuestro canal "Cuarentones en cuarentena".

-No, no, para. -Un canal...

-Para un momento. -¿Qué pasa?

-Pues que yo no soy una cuarentona.

-Bueno, pero estás ahí, te quedan un par de añitos.

-No, me quedan tres.

¡Hola, hola, hola, comunidad!

-Welcome a vuestro canal...

"Confinados confitados".

-El canal más dulce de internet.

Sí, Mariano, por favor, me sacas la bolsa al descansillo.

Y ahora baja mi mujer a por ella.

Sí, y por favor, luego se mete en la garita otra vez.

Que el otro día se encontró con usted y se pegó un susto

que estuvo toda la tarde con taquicardia.

Bueno, muchas gracias, ¿eh?

-¿Entonces, qué pasa, que bajo yo?

-Ya sabes que con la espalda no puedo subir la escalera.

-Sí, la espalda, la espalda, eres un cagueta.

-A ver quién abrió el otro día la puerta

cuando vinieron a traerme el tensiómetro.

-Porque era tu tensiómetro y estabas ansioso.

Y te metiste en la cama 24 horas seguidas

con el tensiómetro y el termómetro.

-Cuentas las cosas como te da la gana.

-No, como son. -No, señor.

-Vale, vale, mira.

Si todo va bien y yo...

-Me quedo en la retaguardia. -Eso es.

Pero si yo te digo el santo y seña...

-Azafrán. -Azafrán.

-Llamo inmediatamente al 112, a la Policía.

-Muy bien. -Pues venga.

Coge el teléfono, que te voy a llamar,

y ve todo el rato en directo.

-Sí. -Adiós.

Adiós. -¡Ay, qué nervios!

-Venga.

-Vale.

Estoy atacada. ¿Por qué no me coges el teléfono?

Porque esto ha sido una odisea que no te imaginas.

Ya, estamos todos igual. No podemos salir.

Ya. ¿Dónde estás tú?

Me he tenido que coger una habitación

en una pensión en Madrid, que no me dejan viajar.

Ay, pobrecito, mi amor, encerrado todo el día en un cuarto.

Sí. ¿Cómo se llama la pensión?

¿Cómo se llama la pensión? Se llama Casa Montse.

Casa Montse se llama.

Qué horror. Sí.

Esto va a durar un par de semanas y ya está, seguro.

Seguro.

Te echo tanto de menos.

Ay, y yo a ti, mi amor, si no paro de pensar en ti.

(MAÚLLA)

"¿Hay gatos?". No, es la tele, corazón.

¿Cómo va a haber gatos? Si tengo alergia.

Víctor, ponme una videollamada, que tengo muchas ganas de verte.

No puedo, imposible, tengo que configurar el teléfono.

Mira, mejor te llamo yo cuando lo tenga todo listo.

Pero Víctor, bebe agua, que te estás ahogando.

No, no me pasa nada, estoy bien.

Estoy bien porque no hay ningún gato por aquí.

(ESTORNUDA)

Oye, Víctor, te voy a decir una cosa.

Como no te vea por videollamada,

soy capaz de presentarme en Casa Montse.

Que no hace falta, que no importa.

Yo voy a intentarlo, pero a lo mejor no es posible.

Es que no me quedan datos en el teléfono casi.

Y aquí wifi no hay.

-¡El wifi funciona perfectamente!

-"¿Quién es?". Eh...

Doña Montse, la dueña de la pensión.

¡Gracias, doña Montse!

Cierre la puerta al irse, gracias.

Una señora mayor, muy vieja, muy fea.

Pero nos trata muy bien.

Bueno, al menos estás cuidado. Sí.

Y ya la has oído, todo el wifi que necesites.

Qué suerte. Sí.

Te quiero, corazón.

Te quiero, te quiero mucho, te quiero muchísimo.

Y yo a ti.

Te quiero. Y yo a ti.

Chao. Adiós.

(SUSPIRA)

Mi hermana.

Tu hermana. (ASIENTE)

Oye, ¿has visto el listado que han sacado en los periódicos

sobre cómo tener relaciones sexuales durante la cuarentena?

-Es que no leo los periódicos. -No, no, vas a flipar.

Al loro, te lo voy a leer.

-Punto uno: evitar los besos durante las relaciones sexuales.

Punto dos: evitar el contacto... -Perdona, perdona.

Perdona un momento.

¿No has dicho que el artículo trataba

de cómo tener relaciones durante la cuarentena?

-Sí, es lo que te estoy diciendo. -No, eso no tiene nada que ver.

Tú me estás diciendo qué tengo que hacer

si ya estoy manteniendo relaciones sexuales,

no cómo mantener relaciones sexuales durante la cuarentena,

que es lo que a mí me interesa.

-No entiendo nada. -Vamos a ver, es muy sencillo.

Yo vivo solo.

Me interesa saber cómo puedo, no cómo debo.

Yo pensaba que me ibas a hablar de un servicio homologado,

que te enviaban alguien a casa y cómo contratar ese servicio.

-¿Quieres que te lo lea o no? -Pues casi mejor que no.

-¿Por qué no? No entiendo, de verdad.

-Porque si no puedo hacerlo, ¿para qué quiero saber cómo?

Lo único que va a hacer

es provocarme ansiedad y deseo de manera innecesaria.

-Vale, pues entonces no te lo leo, tranquilo.

"Juan, ya tengo la bolsa".

-Ya has cogido la bolsa, ¿no?

-"Que tengo las piernas atrofiadas".

-Pues despacio, no te preocupes, lo estás haciendo muy bien.

-"Azafrán". -¿Cómo?

-"Azafrán. Azafrán". -Ahora mismo llamo a la Policía.

112.

Oiga.

Perdón.

-Ha sido horrible. Ha sido horrible, Juan.

Un niño pequeño lleno de mocos, de babas,

arrastrándose por la escalera.

He tenido que esquivarle como he podido.

Ha sido horrible. -Es el del primero.

-Ha sido horrible, Juan.

¡Yo no vuelvo a bajar nunca más!

Baja tú, si quieres, pero yo no bajo.

Ha sido horrible.

Ha sido horrible.

¿Qué haces?

Trabajar. (ASIENTE)

¿En qué?

Pues ajustando calendarios.

Uy, abril de 2020.

Para no pillarte los dedos, ponlo todo para 2021.

Ya me gustaría a mí tener un teletrabajo.

Tienes un gimnasio. Lo dudo.

Oye, ahora que lo pienso,

yo me podría conectar con mis clientes por internet

y dirigirles los entrenamientos.

Podría crear un hashtag: señores mayores entrenando.

Permíteme que lo dude, tú y la tecnología.

No sé por qué dudas de mis habilidades.

Si no lo hago, es porque no me verías en todo el día.

Si es por eso, adelante.

Ahora te haces la dura, pero me echarías de menos.

Te animo a que lo hagas. Pues lo voy a hacer, hombre.

Lo voy a hacer. ¿Dónde tienes tu portátil?

En el salón.

Pues lo voy a hacer. Pues hazlo.

Ahora mismo. Okay.

Me voy a poner a ello ya. Venga.

¿Te apetece jugar al parchís? ¿Por qué no sacas al perro

y te das un paseo? ¿Porque no tenemos perro?

Estaba siendo sarcástica.

Oye, oye, eso del perro es una muy buena idea.

¡Hola, hola, comunidad!

-Welcome a vuestro canal "Confinados...

-...en cuarentena".

-Este sí que es vuestro canal. -A partir de ahora.

-A partir de ahora.

-Hoy os vamos a hablar de un artículo

que se ha publicado en todos los periódicos.

-Cómo mantener relaciones sexuales sanas mientras dure la pandemia.

-Sí, porque a pesar de que estamos confinados,

queremos seguir amándonos. ¿Verdad, cariño?

-Claro que sí.

-¿Qué dicen los expertos? -Punto uno.

Evitar los besos durante las relaciones sexuales.

No, a ver, no, no, esto...

Esto no tiene sentido ninguno. -¿Cómo que no?

-No, como que no. -¡Hombre!

Se contagia por la saliva, un beso y estás plagado de virus.

-Ya, bueno, eso ya lo sé.

¿Para qué ponen "durante las relaciones sexuales"?

Debería ser: evitar los besos siempre.

-Pues es verdad, mal, mal.

A este punto no le hacemos ni caso

porque está mal redactado.

-Exacto. Punto dos: evite...

(Niño tosiendo)

(RÍEN)

Punto dos: eviten...

-No. -¿El zumo no?

Punto dos: eviten el contacto sexual

con personas que no sean de convivencia diaria.

Vamos a ver, se supone que tienes que estar encerrado en casa.

O sea, a ver, ¿con quién te vas a liar?

-Te puedes ir al súper y liarte de repente con el charcutero.

-O con la cajera, con la cajera.

Vale, muy bien, compramos este.

Este lo compramos. Sí, mea culpa.

(Música)

Dijeron que se conectaban a las tres.

-Sí, más les vale ser puntuales, que es mi cumpleaños.

Has hecho bien en ponerte la camisa,

que siempre estás con el chándal.

-La camisa de astronautas no me gusta.

-¿Sabes de lo que me he enterado?

Que Marisa el otro día hizo un fiestón

por videoconferencia con Raúl, Laura y María.

-¿Qué fiesta?

-Se quedaron hasta las dos de la madrugada.

-Yo hablé con Luis el sábado y no me dijo nada de una fiesta.

-Para que veas cómo está el patio.

-¿Y tú invitas a María a tu cumpleaños?

-Si ella es mala amiga, yo no.

-¿Qué pasa, que la gente está todo el día de fiesta, a distancia?

-No solo eso, que hacen orgías.

-¿Orgías?

¿Orgías por ordenador, el uno con el otro?

Pero ¿eso se puede?

-Se puede. Ahora me doy cuenta

de los casoplones que tiene la gente.

Así yo me quedo confinada lo que me echen.

-¿Sabes lo que pasa? Que tienes amigas muy pijas.

-A Marisa se le notaba que no quería

que viese que tiene piscina.

Hasta me pareció ver a un jardinero.

-¿Ha metido un jardinero en su casa?

Nosotros eso no lo necesitamos

porque tú y yo, mi vida, somos autosuficientes.

¿Eso que me acabas de decir qué significa?

Porque no sé si lo he entendido.

Mira, mira, asómate.

¿Qué? Mira.

Que estoy hasta las narices de estos jetas insolidarios.

Que llevan cuatro viajes con el perro.

Salen cuatro y cinco veces al día. Así hacen kilómetros los cabrones.

Y yo haciendo pasillos como un idiota arriba y abajo.

¿Cuántos pasillos hemos hecho ya? Pues no sé.

¿Unos 1600? 1600.

Eso son cuatro o cinco viajes con el perrito.

Hombre, que no hay derecho.

¿A ti te parece justo?

¿Te parece democrático?

¿Estos qué son, los señores feudales del perrito

y nosotros, la plebe de los pasillos?

Hombre ya.

Mírale, ya ni se molesta en llevar bolsa de plástico.

Ese pobre perro no puede llevar nada en las tripas.

Déjalo, que cada uno haga lo que le dé la gana.

Ventanator.

Los repartidores siguen funcionando, ¿no?

Sí, he hecho, me tienen que llegar un par de libros que he pedido.

¿Eh, que has pedido que traigan libros a casa?

(ASIENTE) Pero ¿tú estás loca, mujer?

Sabes la cantidad de virus que caben

entre las páginas de un libro?

Es como si hubieras pedido una bomba de relojería

o una carta con ántrax.

Ni se te ocurra abrirles. Vale, lo que tú digas.

Oye, ¿por qué me has preguntado lo de los repartidores?

¡Ah, sí!

Porque quiero un perrito.

Punto tres: si tiene relaciones con su pareja,

intente posturas en las que una de las personas

le da la espalda al otro.

(RÍE) Cariño. -¿Qué?

-Aquí solo hay uno que puede darle la espalda al otro.

Porque yo... -No.

-Contorsionista no soy. -No.

También dice "intente".

Así que podemos intentar yo qué sé...

-Punto cuatro: el sexo online, los videochats

o el sexting son buenas opciones.

¿Qué es el sexting? -¿No sabes qué es el sexting?

-No, me han pillado los expertos de mierda.

-Ay, madre mía, no sabe lo que es el sexting.

¿Sabes? -¿Fotopollas?

Bueno, último punto.

El virus puede transmitirse a través del...

Las... -¿Qué?

¿De las qué? -¿Tú has leído esto antes?

-Claro. -¿Claro?

-Bueno, me lo he leído en plan general.

¿Por qué, qué pasa?

-No, que esto me parece un poco...

-Tan fuerte no puede ser,

lo han publicado todos los periódicos de medio mundo.

¿No?

-No, deja, da igual, la leo.

El virus puede transmitirse a través de las heces.

-¡Para, para, para! -Se recomienda evitar...

-¡Mami!

-Es que es muy fuerte. -A ti también te ha angustiado.

Hombre, normal, claro, claro.

Cállate, que aún nos van a censurar el canal

y con 30 followers no nos lo podemos permitir.

-Ya te he dicho que estos eran unos expertos de mierda.

Papá, eh. "¿Qué tal, hijo?".

Oye, mira, que quería llamarte para contarte una cosa

que no se la puedo contar a tu hermana Cristina.

¿Sigues preocupado por el contagio por mirada?

No, no, eso nada, solucionado.

Me he recluido en casa y ningún problema.

Mira, esa es una buena técnica. Tú sí que sabes.

A todo esto, ¿qué tal vas con las tareas de casa?

"De eso quería hablarte".

Estoy llamando a Maura para que me asesore,

que me haga como un tutorial por teléfono.

"Hablamos de la lavadora".

Creo que he metido la pata.

"Pero llegó el tema de la aspiradora".

¿Tú sabes, por ejemplo, que una aspiradora

succiona mucho más si le pones el tubo que si le pones el cepillo?

Pues claro que lo sé, papá.

Eso es un axioma de la vida, ¿entiendes?

El tubo chupa que da gusto.

"El cepillo no sirve para nada".

Tú lo has dicho, el tubo chupa que da gusto.

Es lo que le estaba intentando explicar a Maura.

O sea, que el tubo me la chupa mucho mejor que el cepillo.

"La mano, me refiero".

Pones la mano y notas que te succiona.

Me entiendes lo que te digo.

¿Cómo no te voy a entender? Esa es una verdad universal.

Es algo que todo el mundo sabe, pero que nadie denuncia.

Nadie quiere soltar la liebre. ¿Por qué?

Porque el cepillo es el gran protegido.

Me encanta escucharte, hijo. Veo que sintonizamos totalmente.

"Es un gusto, de verdad". Que sí, papá.

¿Se ha ofendido Maura?

Se ha debido pensar que le hablaba de otra cosa.

Se ha debido creer que era una provocación, que estaba loco.

Tienes que aclararlo.

No se puede quedar con esa idea tuya.

Ya, ya, bueno, bueno.

No sabes cómo te lo agradezco.

"La voy a llamar y esto se va a aclarar".

Pues nada. ¿Y tú qué tal?

"¿Qué tal va todo?". Pues bien.

Terraceando, tranquilito. Emprendiendo.

"Y echándote una mano también".

Que te he ayudado en esta llamada.

Una cosita, me hace falta un poquito de dinero.

A ver si me puedes hacer una transferencia.

La batería se está acabando.

"Oye, te llamo luego".

Que es que ahora...

"Oye, no, papá. Oye, papá".

¡Papá!

¡Qué jeta el tío!

Bueno.

Son las tres y cuarto, voy a llamar a este.

-Venga, sí.

-Luis, oye, que nosotros ya estamos.

Ah.

Pues nada, que os aproveche.

Claro, claro, claro.

Otra vez será, venga, hasta luego, venga.

-¿No se conectan? ¡Lo sabía!

-Les han llamado de Miami y les ha surgido un brunch.

-Cabrones. -Cariño.

¿Sabes que tienes un regalito en camino?

Yo te canto el cumpleaños feliz, hombre.

# Cumpleaños feliz.

# Cumpleaños feliz.

# Te deseo, amor mío, cu... #

¡No!

¡Sigmund!

-¡Oye, cariño!

Cariño, que es el aparato de mami, mi amor.

Pero hijo, que lo estás mezclando con las patatas.

-Más. -¿Cómo que más?

¡Pero mi amor, Sigmund, hijo!

-Patatas.

Hola, papá.

Hola, mi amor. ¿Qué tal, cómo estás?

Pues bien, aburrida. Ya, eso me lo imagino.

Digo de salud, si te ha dolido la cabeza o la garganta.

Si tienes tos o malestar general.

Hoy no me he levantado muy bien.

Me duele todo. ¿Lo sabe tu madre?

Ahora mismo tenéis que ir al hospital.

Es que lo sabía, te he visto la cara y he pensado:

"Esta niña no está bien".

Lo importante es estar tranquilos.

¿Desde cuándo tienes esos síntomas? Desde ayer por la noche.

¡Desde ayer por la noche!

Me bajó la regla y los primeros días me encuentro muy mal.

¿La regla, cómo que la regla? Papá, la regla.

El período, la menstruación.

Ya, cariño, pero ¿desde cuándo tienes la regla?

Desde ayer por la noche, ya te lo he dicho.

Desde...

¿Qué pasa?

Papá.

Nada, hija, que...

Que mi niña ya es mujer.

Si tengo la regla desde hace dos años.

¿Cómo?

Que me bajó a los 14 años.

¿Desde los 14 años?

Vanos a ver, cariño. ¿Por qué no me lo habías contado?

Porque no quería.

Ahora he madurado, puedo ser yo misma

y ya no me da vergüenza. Has madurado.

¿Hablamos mañana? Me está llamando Jonathan.

¿Jonathan, quién es Jonathan?

Mi novio.

¿Cómo que tu novio?

Ah, no te lo había contado.

No, no me lo habías contado, la verdad.

Hablamos mañana, que me está llamando.

No, no, espera, solo una preguntita.

Eh...

¿Que si follamos?

Pues no, papá, no podemos. Tenemos sexting.

Pero ¿los dos, él también?

Sí, claro. Ah.

Di que sí, que todavía sois muy jóvenes.

Pero sixteen, no, casi seventeen.

Que de tu edad yo sí tengo la información.

Bueno, mañana hablamos. Me está llamando.

Adiós, dale un besito a los peques.

Vale, dale recuerdos a Jonathan.

A ver si me lo presentas algún día.

(SUSPIRA)

Mi niña.

Con la regla.

Y con novio.

(SUSPIRA)

Aparecen un par de pibes en casa

con el traje de la NASA, que eso parecía...

-¿Con el casco de espejo?

-No, sin escafandras ni cascos de marcianos.

Llevaban todo el mono blanco, como muy peripuestos.

-Pero ¿llevaban casco? -No, no llevaban casco.

Ninguno. -Te explicas muy mal.

-Bueno, joder, llevaban unos plásticos,

como los archivadores estos de anillas

para separar las asignaturas.

Un plastiquete de esos pegado al traje.

Pero sin color.

Me acuerdo de crío que me ponía el verde

y echaba a correr como Predator.

Ah, estás a tope.

-Yo me hice unas gafas 3D con el rojo y el azul.

-No me cambies de tema. -¿Te metieron el bastoncillo?

-Sí, el bastoncillo, así, tocho. (ASIENTE)

-A saber hasta dónde tiene que entrar eso.

Que estaban ahí como buscando premio.

El tío vio que no iba a sacar nada.

Ya sabes que soy muy de arcadas.

Y eso era un pifostio.

¡Ah, ah!

¿Sabes? Un jaleo.

Pero un bastón que es así el cabrón.

Por la nariz.

No sé si se molestó y empezó... -Claro.

Para llegar al virus.

-No, hasta el cerebro.

Yo creo que me ha desplazado el globo ocular izquierdo.

-Te iba a decir que te veo más bizco.

-Yo...

Estoy rayadete.

-No, pero bizco en plan bien. -Sí, ¿no? Sexy.

(SILBA)

Casi me lesiona para nada. Que luego, negativo.

-¿Negativo? -Sí.

Estoy limpio, estoy limpio.

Eso sí, el barrio se ha enterado de todo y me miran mal.

Me miran mal, les falta escupirme, yo lo siento.

Cuando salgo a aplaudir, me señalan.

En plan: "Mira, el apestado, el infectado".

Me tiran cosas. -Qué hipócritas.

Tanto apoyo a los infectados y luego, mira.

-Luego, mira. -Claro, que no estás infectado.

-No, que no lo tengo.

-Entonces, igual tienen derecho a señalarte

por farsante, por alarmista.

-Hombre, es que en esta situación que estamos...

Sí, sí.

Yo pienso lo mismo. Tienen derecho.

¿Cuánto tiempo llevas viniendo a mi casa?

¿10 años, más de 10 años? Vale.

¿Y durante ese tiempo has notado en mí alguna conducta extraña?

No, ¿verdad? Claro que no.

Lo que pasa es que ahora estamos en una situación especial.

Estamos viviendo un confinamiento

y eso hace que estemos un poco nerviosos.

Yo te he hablado de que la aspiradora

me succionaba la mano, no he hablado de otro miembro

ni he hablado de prácticas sexuales, por favor.

¿Que por qué te cuento todo esto?

Porque me has colgado. ¿La batería?

Ah, ¿era la batería?

No, no, no, mujer, no te pongas así, por favor.

Pero si era una broma.

¿Tienes mucho que hacer? Vale, vale.

Yo también. Venga, adiós.

(SUSPIRA)

¿Sabes qué estoy pensando de todo esto que está pasando?

-A ver si has pensado lo mismo que yo.

-¿Y qué es lo que has pensado tú?

-Yo he pensado en John Travolta.

¿Tú te acuerdas de esa película de John Travolta,

que era un niño que estaba metido en una burbuja de plástico

y que no podía tocar ningún germen porque se moría?

Pues yo me siento muy identificada ahora con John Travolta.

¿Tú no has pensado lo mismo?

-¿Cómo voy a estar pensando en John Travolta?

Se te ocurre cada cosa.

-Es que tenías cara de estar pensando en John Travolta.

-¿Yo tenía cara de estar pensando en John Travolta?

-Un poquito. -¿Sí?

¿Y cómo es la cara de pensar en John Travolta?

-Tampoco hay que ponerse así. ¿En qué estabas pensando?

-Bueno, estaba pensando que se me ha pasado el miedo a la muerte.

Se me ha pasado completamente.

Y desde que no tengo miedo, me siento fenomenal.

-¡Qué maravilla!

-Bueno, me siento... Me siento un hombre libre.

Me siento como Juan sin miedo.

Ahora no se te ocurrirá llamarme...

-¿Cagueta? -Cagueta, eso.

-No, no, no.

Cariño.

Hoy ha sido un día como más relajado, ¿no?

Los niños se han portado bien, han estado más tranquilos.

Yo no sé en qué casa ni con qué niños has estado hoy.

Eres una exagerada.

Me refiero a que estamos menos cansados que otros días.

Yo estoy hecha polvo.

Lo que quiero decir es que yo tengo aún fuerzas

para otras cosas. ¿Ah, sí?

Qué bien. A las tres le toca el biberón al niño.

Y si se despierta la niña, pues vas tú.

Buenas noches.

Buenas noches.

Buenas noches.

Anda, que no me he lavado las manos. Ahora vuelvo.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 2

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Diarios de la cuarentena - Capítulo 2

14 abr 2020

Cuarentena y sexo son dos conceptos complicados de lidiar. Mientras que unos directamente no lo pueden practicar por la demanda de los niños, otros se plantean seguir las recomendaciones de sanidad al respecto

ver más sobre "Diarios de la cuarentena - Capítulo 2" ver menos sobre "Diarios de la cuarentena - Capítulo 2"
Programas completos (8)

Los últimos 9 programas de Diarios de la cuarentena

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Daniel

    Me he reído mucho con este segundo capítulo. Buenísimo. "El tubo me la chupa. La mano, me refiero". Jajaja. Sería genial un mix de tomas falsas al final de cada capítulo. Y en los créditos poner, por ejemplo: "En memoria de Aurlus Mabélé (1953 - 2020), cantante y compositor congoleño, víctima del COVID-19". Y cada capítulo dedicarlo a alguna persona famosa, española o extranjera, que haya fallecido por culpa del COVID-19. Son ideas que se me ocurren. La verdad es que tengo la necesidad de reír. La situación es muy triste. Es lo que hay. Nos toca vivir momentos muy duros. Pero necesito reír. Muchísimas gracias, RTVE. Ansioso de ver el tercer capítulo. ;)

    16 abr 2020