Detrás del instante La 2

Detrás del instante

MIércoles a las 20.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5541692
Para todos los públicos Detrás del instante - Xurxo Lobato - ver ahora
Transcripción completa

"Cuando se habla de Galicia y de fotografía

se habla de Xurxo Lobato".

"Con su cámara, ha retratado todos los rincones de su tierra...,

el alma de su paisaje y de sus gentes".

"El 19 de noviembre de 2002 no debía ser un día diferente,

pero todo cambió a primera hora de la mañana".

"Mar adentro le esperaba la fotografía que marcaría su carrera

y que se convertiría en un ícono

del mayor movimiento ciudadano gallego".

(MUCHOS) ¡Nunca Máis!

Insistimos. ¡Nunca Máis!

¡Nunca Máis, Nunca Máis!

Sobre las nueve menos veinte de la mañana,

estaba yo en la cama escuchando la radio,

me despertaba con Iñaki Gabilondo.

E Iñaki da la noticia de que el barco Prestige

se había partido en dos.

Yo, en ese momento, se me enciende el chip de fotoperiodista y digo:

"Hay que ir allí. Hay que ir allí".

-Estos son los últimos instantes del Prestige.

El buque, partido en dos, se ha hundido a 246 kilómetros

del cabo de Fisterra, con 70 000 toneladas de fuel en sus tanques.

Hay que ir allí.

Inmediatamente, empiezo a hacer gestiones

con el aeropuerto de Coruña...

para conseguir una avioneta

que me llevara a ver el Prestige.

La única avioneta que podía volar adonde estaba el Prestige

tenía que tener, por normativa aérea, dos motores.

Y solo había una en el aeropuerto en aquellos momentos, ¿no?

Antes de emprender el vuelo,

nos dicen un agente de la compañía aérea,

nos dicen que hay un temporal terrible

y que, obviamente,

había posibilidades de que estuviera hundido definitivamente.

Viene conmigo también un cámara de una productora

que iba a servir esas imágenes de vídeo a emisoras de televisión.

Llegamos adonde estaba el barco.

Y solamente estaba la proa.

La popa ya se había hundido.

Todas las fotografías estaban hechas a través del ventanuco

de la ventana, que es como una especie de ojo de buey.

Estaba toda rayada, es decir,

la verdad que las fotografías hubo que retocarlas técnicamente

para que tuvieran la nitidez y la claridad necesaria.

Y fuimos rodeando el barco

a distintas alturas, bueno, hasta un poco conseguir esa foto.

Al poco tiempo, porque tampoco era mucho,

no había muchas posibilidades de fotografía, era un...

un barco hundiéndose, no da para mucho más,

volvemos de regreso.

Ese regreso para mí fue uno de los momentos más felices de mi vida,

porque yo creía que tenía un gran scoop,

una gran exclusiva.

Después, yo creo que en esa foto hay una cierta plástica también,

que no se puede perder de vista.

Cinco años antes,

en el 97,

se estrena "Titanic".

Y el cartel de "Titanic"

dejan en la gente un recuerdo yo creo que imborrable.

Xurxo Lobato, con la foto del Prestige,

hace otro cartel del "Titanic"

que puede ser percibida y entendida por cualquier persona,

incluso por gente no necesariamente muy informada.

La foto que yo hice, evidentemente, fue la foto que se publicó

en la primera página de "La voz de Galicia".

Y otros periódicos,

como todo el Grupo Zeta, los periódicos del Grupo Zeta,

el periódico de Cataluña, Córdoba,

el periódico de Aragón, de Extremadura,

todos estos también la publicaron en portada,

editada de otra manera, en vertical.

Y ese encuadre es el que hace de la foto un... un icono.

No solo para Galicia, sino para...

Yo creo que es una foto icónica para... para el mundo.

A mí me sorprendió en una visita a la Unión Europea

con los colegas periodistas comentando la jugada.

De repente, te giras y ves allí la foto, la foto del Prestige.

Entonces, cuando la plataforma de Nunca Máis

prepara la manifestación del 1 de diciembre en Santiago,

me solicitan que les dé permiso

para utilizar mi fotografía

como cartel de la manifestación.

Casi, casi un grito, un grito de...

de... de... de socorro ante una catástrofe medioambiental.

Y es una foto que avisa

de que mañana puede volver a suceder.

Y sobre todo, ese nombre, ¿no? Prestige.

Es... es curioso.

Normalmente la gente, cuando venía a Galicia, los reporteros,

las televisiones y tal, ponían el foco

en la contaminación en las playas, el petróleo,

los voluntarios que venían a limpiar

de toda España, de todo el mundo,

bueno, fue una auténtica marea humana de solidaridad, ¿no?

Pero yo era consciente que estábamos viviendo

un momento histórico.

Por algo fundamental:

que Galicia por fin dijo: "Basta".

"Ya está. Hasta aquí llegamos".

Entonces, yo dije:

"Yo voy a documentar por mi cuenta

el movimiento Nunca Máis".

A mí lo que me recuerda el Prestige

es que cada día

pasan 2000 buques con...

con mercancías peligrosas, ¿no?,

por el corredor de Fisterra.

Y siempre me pregunto

cuándo será la próxima, ¿no?

A mí aún hoy, aún hoy, con el tiempo que pasó,

aún me gente y me dice:

"Ah, Xurxo Lobato, el fotógrafo del Prestige".

Yo siempre contesto: "No, no. Yo no hundí el Prestige".

"Gracias a aquella fotografía del petrolero hundiéndose,

Xurxo Lobato ganó varios premios,

entre ellos el Ortega y Gasset, uno de los galardones

más prestigiosos del periodismo español".

El día que me llaman de "El país" y me dicen que me han dado

el premio Ortega y Gassete, lloré.

Lloré de emoción.

Y la verdad que esta foto

me ha traído muchas satisfacciones, muchas.

Y le debo mucho a esa fotografía.

Me preguntan muchas veces

si la foto del Prestige

ha tapado de alguna manera mi... mi...

mi otro trabajo, ¿no?,

mis cuarenta y tantos años de trabajo.

Pero tampoco me molesta que me recuerden por esa foto,

porque... porque es algo más que una foto.

"Tres décadas antes de aquella imagen icónica

que marcaría su carrera, un joven Xurxo Lobato

se inició en el mundo de la fotografía

gracias a un ambiente familiar propicio".

Ya vivo en un ambiente fotográfico, porque mi tío, Pepe Sánchez,

era aficionado a la fotografía.

Él me regaló mi primera cámara fotográfica.

Me formé por mi cuenta.

Porque no había escuelas de fotografía casi, no había libros.

En mi primer viaje a Nueva York,

vine con una maleta llena de libros.

Alucinaba allí. Buah.

Cartier-Bresson, Robert Capa, tal.

Buah, bueno, una locura.

¿Por qué? Por que era...

Era... Yo creo que la mejor manera de aprender fotografía

es viendo fotografía.

Yo estudié Historia en Santiago de Compostela,

pero mi plan inicial era estudiar Periodismo.

Entonces yo, aunque estaba estudiando,

ya empezaba a hacer reportajes,

fotografías, hacía también fotografías

en militancia política. En aquel momento, en la universidad,

estaba en el Movimiento Comunista de Galicia.

También hacía fotografías un poco para el partido, ¿no?

Yo me di cuenta de que lo que me interesaba

era fotografía, no historia.

Y ahí fueron mis, bueno, mis primeros proyectos fotográficos

con la revista "Teima",

en la que colaboraba en el año 77.

Cuando llega la democracia, hay una implosión

de intentar hacer periodismo de verdad

y fotoperiodismo de verdad.

Cuando yo empecé a trabajar en prensa, en "La Voz de Galicia",

mi gran obsesión era modernizar.

Modernizar el fotoperiodismo,

del lenguaje del fotoperiodismo hacer un lenguaje actual,

contemporáneo, vivo.

Bueno, Xurxo Lobato...

en Galicia hace que nazca el fotoperiodismo

tal y como lo hemos entendido

en los últimos años, ¿no?

Fue el que abrió un nuevo camino.

Del mismo modo que muchos periodistas de la época,

modestamente, intentamos también hacer lo mismo

dentro de lo que era el periodismo convencional.

La primera vez que utilicé la palabra fotoperiodista...

me miraban como marciano en la redacción.

Yo aún era colaborador.

"Fotoperiodista, pero este...".

"Pero... pero es que...".

Fotógrafo era como un ayudante.

"Durante la transición, Xurxo Lobato tuvo la posibilidad

de inmortalizar los nuevos tiempos".

"Porque no todo lo que surgía con la democracia

ocurría en las grandes urbes del país".

"Galicia también vivía aires de cambio".

(RÍE)

La famosa movida gallega.

Ahí ya empezamos a despertar.

Le sorprendía mucho a los de Madrid.

En Madrid sorprendía mucho que hubiera cantantes, artistas,

que hubiera escritores en Galicia, no sé.

Y a la vez que me siento de esa generación,

fotografié la movida. Todo era la primera vez.

La primera vez que veíamos un concierto de rock,

una fiesta gay. Yo tengo una foto, dos gays,

dos homosexuales besándose.

Fotos a Antón Reixa.

A Julián Hernández, de Siniestro Total.

La movida gallega estuvo de moda.

Porque era algo singular.

"Pero no todo era una fiesta".

"En aquellos años convulsos,

el terrorismo era una auténtica amenaza

y copaba muchas portadas".

"Xurxo Lobato, entonces jefe de fotografía de 'La Voz de Galicia'

y atento siempre a la actualidad,

supo reaccionar con rapidez a los hechos que ocurrían".

De un tema que me siento profundamente orgulloso también

es de cuando, desgraciadamente,

hubo un atentado por parte del Servicio Guerrillero

al chalet que tenía Manuel Fraga en la playa de Miño,

cerca de Coruña.

Me entero también por la radio.

Inmediatamente, cojo el coche y me voy para Perbes.

Soy el primer fotógrafo en llegar. Fotografié un poco las ruinas,

hago una fotos, pin, pin, tal, tal.

(XABIER) ¿Por qué llega Xurxo primero?

Porque es el que está con la pestaña abierta y con la oreja atenta.

Ya desde allí llamo al periódico.

Todos sorprendidos: "¿Cómo te enteraste?".

Bueno, pues hay que enterarse. (RÍE)

Me voy para casa.

Y al llegar a la plaza Orense...,

veo que hay...

uno o dos coches de la Policía

delante de un portal.

¿Qué pasa aquí? La Policía ahí delante. Qué raro y tal.

Entonces ya, olfato periodístico: paro y pregunto.

"¿Para algo aquí y tal?".

Pregunto a la Policía.

Dice: "No, no, no, no. No pasa nada. Nada".

Pero me lo dijeron en un tono que algo estaba pasando, claro.

Entonces, aparco como puedo el coche

y ya me planto allí delante.

Y ya inmediatamente me dice la Policía: "No puede entrar".

Digo: "Pero ¿qué pasó?".

Y me dicen: "Que han asesinado a Claudio San Martín".

Claudio San Martín era un empresario importante en Coruña.

Lo había asesinado el GRAPO

el mismo día, prácticamente en la misma ciudad, en la misma zona,

un atentando del Exército Gurrilheiro

y otro del GRAPO.

Y yo fui el primero en llegar a los dos.

Y llamo al director del periódico.

Me río porque le digo:

"Estoy delante de la casa de Claudio San Martín,

que lo han asesinado". Y el director dice: "¿Qué dices?".

Sí. Dice: "Pero ¿cómo te enteras?".

Digo: "Oye, yo que fue una pura casualidad,

una pura casualidad".

Pero las casualidades no son casualidades.

Es olfato periodístico. Y...

estoy orgulloso, sinceramente. Hay que decirlo.

Joder, estoy orgulloso, porque me siento fotoperiodista, ¿no?

-Miles de personas y las primeras autoridades políticas de Galicia

han asistido este mediodía al funeral de Claudio San Martín,

asesinado a tiros en su domicilio de La Coruña.

Las investigaciones sobre este atentado

y sobre el que también ayer destruyó el chalet de Manuel Fraga

apuntan a la organización terrorista GRAPO.

"Pero más allá del fotoperiodismo fruto de la actualidad,

las imágenes de Xurxo Lobato que han marcado su trayectoria

tienen un escenario claro: su Galicia natal,

donde ha realizado la mayor parte de sus proyectos profesionales

y donde ha dirigido su mirada particular".

Si hay algo que define mi obra es la búsqueda

a través de las fotografías

de la identidad de Galicia.

Como algo variable,

plural y en evolución constante.

Cuando empiezo a ejercer de fotoperiodista,

lo que era la actualidad,

a mí no me llenaba.

Entonces siempre tuve una actividad paralela y ahí comencé,

por ejemplo,

a retratar Jalisia, con "J".

Es como se habla en las Rías Baixas y parte de la Costa da Morte.

Es una variedad dialectal del gallego.

Eso es lo que yo quería fotografiar en imágenes.

Ese mundo popular.

Esta fotografía es una fotografía que la verdad que me explica bien

todas las series en torno a Jalisia

y ese mundo de cambio

de la Galicia más rural, que, efectivamente, era más rural,

a la Galicia que estaba dando un paso de gigante

hacia las ciudades y hacia la modernidad.

(XABIER) Siempre me ha sorprendido.

Porque ha tocado... ha tocado todos los palos de Galicia

y todas las gaitas de Galicia

y todas las panderetas.

Pero a mí siempre me sorprende la mirada que tiene

de la Galicia rural.

Es un rapaz,

un chaval de ciudad,

que mira de una manera distinta a la Galicia rural.

Esta señora es una mujer que va ofrecida

a la Virgen de Santa Marta.

Va dentro de un ataúd, como es costumbre.

Y lo que la convierte en una de mis favoritas

es que contrapone este momento

entre la tradición religiosa,

rural y centenaria

con la cultura de masas, global

y yanqui, ¿no?

Eso es lo que a mí me interesaba fotografiar, ese contraste,

entre esa supuesta cultura universal

y la cultura tradicional gallega.

Y ese trabajo documental es para mí el eje de mi carrera

con distintos proyectos.

(JOSÉ LUIS) Hay desde obras que...,

digamos, describen Galicia con sentido crítico...

Hombre, yo, de alguna manera, quiero romper el estereotipo

a través de mi fotografía, ¿no?

Hay otras obras que describen en Galicia

de manera más amable,

más fácilmente comprensible.

En la década de los 90, propuse hacer una serie,

que era fotografiar a gallegos conocidos

y reconocidos en la escalera, digamos,

que representara algo para ellos.

Es un proyecto que nace porque hay un tópico

sobre los gallegos.

Si encuentras un gallego en una escalera,

no sabes si sube o si baja.

Como... como si fuéramos indiferentes, ¿no?

O como si no diéramos la cara.

Como si fuéramos ambiguos.

Pues no, no es así.

Los gallegos no nos indefinimos ni somos pusilánimes.

Hay muchos gallegos que triunfan.

Hay muchos gallegos que suben la escalera, que toman decisiones.

Fotografié aproximadamente unos...

160 gallegos.

Gonzalo Torrente Ballester,

a Mariano Rajoy,

a Manuel Rivas,

a Suso de Toro,

al científico Carracedo,

al Celta,

a todos del Celta,

al Deportivo, al Superdepor.

(RIENDO) Recuerdo una anécdota que dice mucho a favor de Pepe Blanco,

en ese momento ministro de Fomento.

Me cita un 10 de diciembre, un frío tremendo.

Venía por Navidades.

En una obra de un puente que estaba haciendo sobre el río Miño, Lugo.

Entonces él coge y agarra la estructura metálica.

Entonces, sonriendo para la foto, posa, sonríe.

Cara agradable, lo típico para estas fotografías.

Estaba un rato. Fotografía por aquí, por allá. Tal.

Digo: "Yo creo que ya esté".

"Pepe, ya tenemos la foto y tal".

Entonces, él, cuando se va a soltar las manos que tenía agarradas,

le costó, porque le quedaron casi congeladas.

Pero él mantenía la sonrisa.

Con lo cual, dice mucho a favor de Pepe.

Otro de los proyectos que encaja

en esta visión que tengo yo

de que emerja la Galicia en positivo,

fue rostros del país.

Que son retratos de gallegos reconocidos,

considerados, en su ambiente.

¿Qué quería hacer con eso?

Que la gente se viera reflejada en esos gallegos para la autoestima.

Uno de los problemas que hay en Galicia es la falta de autoestima.

Tengamos orgullo de ser gallegos.

Y ahí, bueno, aparece gente de todo.

Desde la chica de una granja de vacas

que les pone música clásica,

el gerente de la empresa de Citröen

que triunfa en Francia,

gente de lo más variada,

de las personalidades que en un momento dado

emergen en Galicia.

En la fotografía con Pepe Solla,

uno de los grandes de la cocina española,

el fondo es un hórreo,

que era donde tradicionalmente se guardaba el maíz.

Llovía cuando empezamos a hacer la primera serie de fotos.

No nos gustó y paró de llover.

Como la idea de la lluvia gustaba, no tuvo más remedio que su señora

ayudarnos con una manguera de agua

y provocar lluvia donde la había.

¿Y estoy falseando la realidad? Hombre, yo creo que no.

"Uno de los grandes proyectos en los que se adentró Xurxo Lobato

se centraba en los ciudadanos que sufrieron en sus carnes

la crueldad de la Guerra Civil".

"Un conflicto que, junto a sus secuelas,

ha atraído siempre a este fotógrafo gallego".

Como yo he vivido esto familiarmente,

lo he vivido intelectualmente,

porque me interesa el tema de...

de la reciente historia de España,

decidí hacer un homenaje

a las víctimas de guerra

y a los represaliados de la posguerra.

Hice un proyecto

que lo titulé "Los Rostros da Memoria".

Era fotografiar a gente que fue directamente represaliada.

Y por el mero hecho de ser la mujer de, o la hija de,

o el hijo de, también fueron represaliados.

Utilicé el blanco y negro porque me parecía

que era la manera de expresar mejor

la tragedia que había vivido aquella gente.

Y en primer plano, porque la manera también de centrarme en el rostro,

en la cara, las arrugas, en la mirada.

Esos rostros que habían vivido, sufrido.

Hubo momentos de... muy intensos.

Recuerdo especialmente

cuando fotografié Chelo.

Una mujer fibrosa, bajita,

con una mirada intensa,

que vivía en Valdeorras, en el sureste de Galicia,

y un buen día apareció el Ejército

y ametrallan a toda su familia.

Porque parece que su familia era cómplice

del Exército Guerrilheiro de Galicia,

que eran los maquis, la gente de la resistencia.

Después, unos familiares y toda la resistencia

la consiguen llevar a Francia.

Era una persona modesta en Francia. Lo que hacía era limpiar casas.

Y consiguió contactar con ella en un viaje que hace

en el verano a Valdeorras.

Cuando lo estoy fotografiando...

Hoy en día, es un tema...

que me emociona.

Me resultó muy difícil enfrentarme a ella fotográficamente.

No aguanté su mirada.

En su mirada estaba viendo todo lo que sufrió ella.

Y lo que sufrió...

Me derrotó.

Su mirada de dignidad.

A ella no la derrotaron. Ahí estaba.

Íntegra. Ahí estaba.

"Otra mujer que aparece en el trabajo de Xurxo Lobato

es Rosalía de Castro,

una de las más importantes poetas del romanticismo español,

que elevó el idioma gallego, utilizado por las clases populares,

al territorio de la alta cultura".

"Ella, junto a Castelao,

personifican los dos grandes símbolos de Galicia".

Era una profunda feminista

que luchaba por ser ella misma.

Y rompió moldes.

Desde la fotografía no se había abordado el personaje de Rosalía.

Entonces, lo que hice es un viaje imaginario

por el mundo de Rosalía,

a través de los lugares donde vivió,

a través de los espacios que a ella le sirvieron para inspirarse

en su poesía.

Y luego, en este libro prácticamente no aparecen personas.

Lo poco que aparece son siluetas, o movimiento,

o con algún tipo de vestimenta atemporal.

Claro. Si hablamos de un viaje imaginario en el siglo XIX,

tiene que ser un viaje en blanco y negro,

porque es un poco la manera

de... de que el espectador, de que la persona que ve el libro,

que ve la exposición, se introduzca en ese mundo.

En Galicia, Castelao puede ser asimilado

a esa idea de captar la identidad de Galicia, ¿no?

O Rosalía que pueda haber intuido

el sentimiento de Galicia.

Con Xurxo Lobato

¿podríamos llegar a esa misma conclusión

aplicada al mundo de la fotografía? Pienso que si.

Yo voy construyendo con fotografías Galicia,

mi Galicia, lo que yo entiendo por Galicia.

Otro territorio en el que me muevo y me gusta

es el territorio del paisaje.

El paisaje para mí es lo más próximo,

es la historia acumulada durante millones de años

de la geografía del planeta.

Hay como una convivencia

entre yo y el territorio.

Me siento muy identificado.

Xurxo tiene Galicia en la cabeza, Fraga tenía el estado.

No sé si tanto, si Fraga tenía tanto.

Ahora, que Xurxo tiene Galicia en la cabeza, es inobjetable.

Es tal el conocimiento mío del territorio gallego,

incluso de gente, hay gente que se sorprende conmigo.

Porque llego a Vilagarcía y conozco a alguien.

Llego al Barco de Valdeorras y conozco a no sé quién.

Algún reportero que trabajó conmigo

se sorprendió. Porque dice:. "¿Adónde vamos?".

Siempre conoces a gente.

Digo: "Son muchos años de vivir".

"He tocado muchas teclas de muchos tipos de fotografía, de cosas".

Entonces, podías quedar con su Xurxo a las 08:00

para hacer un reportaje a 100 kilómetros de distancia

y sabías que en esos 100 kilómetros

Xurxo te iba contando quién era ese personaje.

Toda la historia del personaje, por donde podías tirar.

O sea, tenías un servicio de producción gratuito, ¿no?

Cuando transito una carretera o un espacio

que nunca transité y es la primera vez,

alguna vez he llamado a mi mujer y decir:

"Rosario, estoy en un sitio que nunca estuve".

(RÍE)

Xurxo conduce muy, muy, muy lento.

Muy lento conduciendo, ¿no?

Yo siempre le preguntaba: "Pero ¿tú no te aburres conduciendo?".

Y realmente es una...

Es... Al final, es una virtud, ¿no?

Porque ve cosas

que quizá a otros se nos pasen de largo, ¿no?

El Camino de Santiago no solo es paisaje.

El Camino de Santiago es paisaje, es paisanaje,

o sea, los peregrinos, y es patrimonio histórico monumental.

Cuando el Camino Santiago todavía no era tan conocido,

no tenía esta característica de parque temático,

Xurxo Lobato ya coge un Premio Nacional de Literatura

y se lo lleva a recorrer el Camino de Santiago

para fotografiar, para que otro le ponga texto a esas fotografías

que él hace en el Camino a Santiago.

Para un fotógrafo el Camino de Santiago es un caramelo.

Tiene un atractivo desde todos los puntos de vista.

¿Qué me atrae del camino?

Yo, que no soy religioso, ni creyente,

pues mira, del camino me atrae

que fue fundamental para Galicia,

históricamente supuso

que Galicia irradiaba a Europa cultura

y el paisanaje.

Es decir, las personas, los peregrinos que hacen el camino

o la gente que vive alrededor del Camino.

Y no es un tema de creencias religiosas.

El Camino es otra cosa, es un encuentro espiritual.

"Además de su Galicia natal, el objetivo de Xurxo Lobato

también ha fotografiado diferentes lugares del mundo".

"Desde los campos de refugiados saharauis,

olvidados en medio del desierto,

pasando por Armenia,

Angola,

Kosovo

y Afganistán".

"Países todos ellos en desarrollo,

marcados por la pobreza

y por conflictos enquistados en el tiempo".

Los trabajos a nivel internacional me han aportado

entender...

que el ingenio humano tiene más en común de lo que parece

y menos fronteras de lo que parece.

Menos fronteras de lo que parece.

"Después de más de 40 años,

las fotografías de Xurxo Lobado

han ilustrado las principales cabeceras y revistas del país

y han sido objeto de numerosas exposiciones y libros".

"Académico de la Real Academia Gallega de Bellas Artes

y galardonado en varias ocasiones,

a día de hoy sigue buscando nuevas maneras

de narrar su mundo más cercano".

(JOSÉ LUIS) Ha hecho un trabajo muy transversal,

muy integrador.

ÉL mismo es conocido no solo como fotógrafo,

sino como... como persona.

Es decir, no pasa inadvertido.

Xurxo es también historiador, es decir, apasionado del arte,

apasionado de la gastronomía,

apasionado de muchas cosas, pero sobre todo es historiador.

Es su conocimiento. Quiero decir,

para conseguir una buena foto está muy bien que sepas

también qué sucede entre bambalinas.

(JOSÉ LUIS) Ha contribuido a que la Galicia de todos

pues se conozca mejor así misma. Es verdad.

Todas las imágenes y toda la carrera de Xurxo Lobato

yo creo que resumen, compendian,

los últimos 30, 35, 40 años

de la historia de Galicia.

No hay acontecimiento importante

en el que él no haya estado.

(JOSÉ LUIS) Yo creo que ya hay suficiente obra

como para llegar a la conclusión

de que él sí ha fotografiado Galicia.

Y si no ha fotografiado Galicia de otra manera,

es porque a lo mejor Galicia no existe de otra manera.

No me veo yo jubilado.

Porque claro, ¿cuál es mi problema?

Mi problema es que mi profesión es mi devoción.

Yo llevo muchísimos años fotografiando Galicia.

Porque en mi territorio más cercano,

vivo aquí, me siento muy gallego,

ejerzo de gallego,

tengo orgullo de gallego

y me siento un fotógrafo de verdad.

El problema que me puede pasar,

El problema que me puede pasar:

que ya no me quede nada por fotografiar. No. No.

Hay muchas vidas a fotografiar,

hay mucho territorios aún a fotografiar.

Hay muchos puntos de vista a fotografiar.

Aún quedan muchas cosas que fotografiar.

(Andrew Kingslow "Show her")

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Xurxo Lobato

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Detrás del instante - Xurxo Lobato

18 mar 2020

Xurxo Lobato es el fotógrafo que mejor ha retratado Galicia. El 19 de noviembre del 2002 hizo su fotografía más conocida, la del hundimiento del petrolero Prestige que realizó desde una avioneta. Una exclusiva que se convirtió en imagen icónica de Nunca Mais, el mayor movimiento ciudadano gallego.

ver más sobre "Detrás del instante - Xurxo Lobato" ver menos sobre "Detrás del instante - Xurxo Lobato"
Programas completos (13)

Los últimos 13 programas de Detrás del instante

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios