Detrás del instante La 2

Detrás del instante

MIércoles a las 20.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5550107
Para todos los públicos Detrás del instante - Joana Biarnés - ver ahora
Transcripción completa

Joana Biarnés empezó su carrera profesional durante el franquismo,

cuando en las redacciones no había mujeres fotógrafas.

Durante casi tres décadas,

esta catalana inmortalizó numerosas situaciones y personajes,

pero fue en 1965 cuando obtuvo

unas imágenes excepcionales de gran valor.

El redactor jefe del periódico nos mandó a Jesús Hermida y a mi

a cubrir la rueda de prensa de los Beatles.

Yo hice pues, las fotos que hacían todos. Intenté hacer algo diferente.

Llego al hotel, me voy directamente a la recepción.

Los recepcionistas me dijeron; no hay nada que hacer.

Pero a mi me quedó el gusanillo dentro.

En un momento me pasó por la cabeza estar delante de aquellos fenómenos,

pero yo la foto ya la tenía.

La llegada de los Beatles a España supuso un auténtico fenómeno social.

Joana Biarnés los retrató en aquella rueda de prensa

y en el concierto que ofrecieron en Madrid,

donde buscaba esa fotografía diferente.

Mi padre siempre me decía:

"En un reportaje, por grande que sea, siempre tiene que haber La Foto".

Y con los Beatles se me hacia muy difícil,

porque todo el mundo estaba allí y todos hacíamos lo mismo.

-Por esto ella quiso hacer algo diferente, tener La Foto.

-Bueno, la fotografía de prensa siempre conlleva un plus

y es el plus de tu carácter, de qué seas capaz de llegar a hacer.

Quiere sacar algo diferente, mejor

y por eso emprende el viaje de su vida.

-Siente que el viaje de los Beatles entre Madrid y Barcelona

es una oportunidad maravillosa

para tener un nuevo relato sobre esta banda.

Por lo tanto, ella se va al Relaciones Públicas de Iberia,

señor Ceballos, y compra el billete.

Ella quiere estar en ese avión,

quiere estar cerca de ellos y tener imágenes inéditas.

Me fui al aeropuerto,

subí al avión con los Beatles dentro y pase por delante de ellos.

El Ringo Starr a mi izquierda, el otro a la derecha,

digo bueno, yo ya me monto el plan de ataque.

Y me metí en el cuarto de baño,

que era de aquellos de acordeón con clips.

Abrí con los corchetes de la puerta para poder meter la cámara.

Empiezo a tirar fotos, me voy animando,

me sentía yo allí la reina del mambo y me echaron,

porque es que me vieron los guardaespaldas, me vio todo el mundo.

"No, no, no ¿Qué está haciendo usted? Fuera, fuera, fuera".

Llegamos a Barcelona, hice la foto de la bajada,

pero a mi me quedo este gusanillo, esta cosita de decir

¿Y si pudiera conseguir algo más?

Y entonces me fui a la Avenida Palace.

-Al llegar a Barcelona, al hotel Avenida Palace,

también pide permiso al entrar en el hotel.

Los recepcionistas me dijeron: "No hay nada que hacer.

Hay un guardaespaldas en la puerta del ascensor de la planta de ellos"

-Entonces es cuando a ella se le ocurre subirse

y colarse en el montacargas.

Me fui directamente a la puerta de la suite.

-Llama a la puerta de la suite de los Beatles.

-Y me abrió Ringo Starr: "You?" - Y yo le dije:

"Sí, It’s me, I take one picture only. Please, one picture ".

Se ve que los otros ya se reían, y me dijo: "Venga, pasa".

-Yo creo que ellos la perciben como una fan.

-¡Claro! tuvo la astucia de no utilizar el flash.

-Joana es consciente que no quiere asustar

con todo su equipo profesional, tiene una cámara pequeña.

-Con lo cual los Beatles pensaron que se trataba de una aficionada

mas que de una fotógrafa profesional.

Y allí estuve tres horas con ellos.

-Y gracias a esa habilidad, fue la que consiguió

esa permanencia de tantas horas en la habitación de los Beatles,

porque supo arriesgar y supo qué había qué hacer en ese momento.

El ambiente era curioso, tenían una mesita con bebidas no alcohólicas.

Había Coca Colas, aguas minerales...

Ringo Starr estaba tumbado en la cama y los otros charlando entre ellos.

-Ella sabe que tiene que jugar sus mejores cartas.

Crea el ambiente distendido que hace que se vaya generando esa confianza,

y esta cierta amistad.

Le preguntan cosas sobre la cultura española, sobre nuestras tradiciones.

Paul McCartney me dice; cómo es las palmas del flamenco.

Digo pues ya más o menos; Una, dos y tres; cuatro, cinco y seis.

Una, dos y tres; cuatro, cinco y seis.

Ellos repetían lo que yo les decía de las palmas y comentaban.

-Joana se los mete absolutamente en el bolsillo.

Está aprovechando sus recursos, su coquetería, empatía.

Y luego entramos con el tema comida.

-Habla de la tortilla de patata. Les da la receta del pan con tomate.

Oh. The bread with tomatoes with ham. Yes. Okey

-Vemos a un McCartney totalmente relajado, desperezándose.

Y Joana se aprovecha de esto, obviamente.

Sabe perfectamente que tiene una exclusiva mundial.

Cuando entraron las novias de los guardaespaldas a la suite me fui.

Cogí el avión para Madrid y entregué el material en el diario.

-Curiosamente al final de la historia esas fotos

son las que no se llegaron a publicar en su periódico.

-Pensad que cuando los Beatles llegan a España

están organizados grupos de fotógrafos, lo que se llaman pools.

O sea, no hay una visión que no esté controlada por el gobierno

o por los propios medios.

Por lo tanto, la iniciativa de Joana de colarse

hace que tengamos un reportaje único.

Me dijeron en el periódico; pero si esto ya lo publicamos ayer.

Pero dije: "Oye, que es que traigo material que es una exclusiva mundial

¿cómo no vais a publicar esto? "

-Porque el gobierno de aquel entonces

no quería dar publicidad a estos chicos

que representaban un mal ejemplo para la juventud española.

Luego me enteré de que ya habían dado ordenes

a todos los medios de comunicación que su paso por Madrid

sí se dijera pero nada más.

-En aquella época los Beatles eran los melenudos

y obviamente no había ningún interés en darles cancha a estos melenudos,

que ya la melena en aquella época era símbolo de rebeldía.

Lo ofrecí, lo regalé a la revista Ondas.

No cobré ni un céntimo, pero por lo menos se publicó.

-El contacto con Ondas pues lo tengo yo, trabajo en la Cadena SER.

Aceptan porque claro, era un excelente reportaje.

-Esas fotografías con el tiempo tienen un valor tremendo.

Tremendo porque nos están enseñando de una forma honesta cómo éramos.

-Juana siempre recordó este reportaje porque era una prueba de su valentía,

de su sentido periodístico.

-Y es lo que pone en valor las grandes aptitudes de esta mujer,

que era una buscavidas.

Se peleaba por tener esa imagen distinta, ese relato distinto

que hiciera de su trabajo algo distinto al resto de sus compañeros.

-Esas fotos ganaron con el tiempo, no cabe duda.

Y a veces Juana se enfadaba decir;

"Oye, no he hecho solamente los Beatles, he hecho otras cosas"

Puesto que la fama adquirida por este reportaje

superó lo que uno podía imaginar.

Hija de una familia trabajadora de Terrassa,

el padre de Joana Biarnés ejercía los fines de semana

de fotógrafo deportivo en la comarca del Vallès.

Un mundo que ella no contempló hasta que, con 17 años,

lo sustituyó para retratar, a 80 metros de profundidad,

una cavidad que había sido descubierta.

La ilusión al ver publicadas esas fotos

hizo que quisiera ayudar a su padre.

Bueno yo lo ayudé en carreras de bicicletas, en hockey.

Pero el día que tocó ayudarle en el fútbol, esto ya fue el desastre

-Es una de las primeras experiencias que le hace ser consciente

que, como mujer, va a tener que trabajar el doble. Y luchar.

-Salgo al campo y empiezan a silbarme.

Me voy a la portería, me siento

y viene el arbitro y me dice qué hago allí.

Y yo le digo; pues mire instalarme para hacer las fotos.

Me dice; no, esto es para fotógrafos. Pues digo; bueno, yo soy fotógrafo.

No, no, no, pero usted es una mujer.

Sí, pero no me voy a mover de aquí.

Además, le quiero enseñar,

que yo estoy autorizada por la Real Federación Española de Fútbol.

-Tiene todos los carnés profesionales

que la acreditan como fotoperiodista profesional.

Aguanta el tirón

y se mantiene trabajando con su padre en ese campo de fútbol.

Mientras tanto el público era: ¡A fregar platos! ¿Qué buscas novio?

Era espantoso, horroroso.

Era, pero todo el campo. Menos guapa, me llamaron de todo.

Y yo tenía una cosa aquí dentro que decía “me cagun dena”.

¡Lo que tengo que aguantar!

-Y por su padre se metió en estas cosas porque ella misma reconocía

que había sido mala estudiante

y que la fotografía era como una especie de salida

para ayudar a su padre y que su padre se sintiese orgulloso de ella.

-El padre de Juana la marcó muchísimo.

Cuando ella le dijo que se quería independizar,

que quería dejar Terrassa e ir a Barcelona.

-Para explorar más posibilidades profesionales,

tiene una conversación con su padre.

-Los dos sentados, frente a frente, y hubo un silencio muy grande

que se me pone la piel de gallina todavía cuando lo recuerdo.

Y mi padre, mirándome a los ojos me dijo: te entiendo perfectamente,

pero te tengo que pedir un favor.

Que no me hagas bajar nunca la mirada.

Nunca me hagas bajar la cabeza.

Y esto me ha acompañado toda la vida.

-Estas palabras de su padre marcan los valores y los principios de Joana

para el resto de su vida, como profesional y como persona.

-Y esto Juana siempre lo respetó.

Hasta el final. Siempre.

En Barcelona, dónde estudió periodismo, Joana Biarnés realizaría

sus primeros trabajos como foto fija en producciones cinematográficas,

dónde aprendió la importancia de encuadrar bien las imágenes.

Lo que no se imaginaría

es que algunas de sus fotografías más emblemáticas

no saldrían de una película,

sino del drama real que vivió a finales de septiembre de 1962,

cuando fue a visitar a su familia.

Cuando llegamos a casa que se fue la luz, empezamos a oír ruidos,

relámpagos, truenos y mi padre dijo;

si la luz no vuelve yo cogeré la cámara, saldré, tú te quedas en casa.

Cuando mi padre volvió dijo; está ocurriendo algo muy gordo.

De manera que a las cinco de la mañana, cuando amanezca,

nos vamos a dividir.

De manera que cubramos al máximo la información de lo que está pasando

Hacía las fotos y se me caían las lágrimas.

Porque había familias completamente desaparecidas.

Hubo una familia que solamente quedó un niño pequeño,

los demás se los había llevado el agua.

-Es fotografiar su entorno, sus vecinos

y los destrozos de esta catástrofe natural.

La tragedia me tocó muy, muy profundamente.

Mientras estuve con toda la actividad, pues fue bien.

Pero cuando ya se terminó y llegué a casa, me derrumbé completamente.

-Para Joana y su padre supone un ejercicio fotoperiodístico muy serio

y muy delicado.

Fue un golpe, tan tremendo, fue una experiencia tan dura para mí,

que claro no la puedo olvidar.

-Esto ha sido su bautismo.

Y se reconoce como fotoperiodista profesional.

Si ha podido documentar este capítulo,

se siente preparada ya para lo que sea.

Un año después de aquella tragedia,

Joana Biarnés empieza a colaborar con el diario vespertino Pueblo.

Su director, Emilio Romero,

un referente del periodismo de aquella época,

queda sorprendido por unas fotografías

de la Cenicienta de Pueblo, certamen organizado por el mismo rotativo.

Romero decide ficharla y Joana se traslada a vivir a Madrid.

-Nos enseñó mucho a todos sus compañeros,

qué era ese tesón y esa constancia y esa forma que tenía ella de trabajar

y de perseguir las cosas que ella buscaba de una forma muy especial.

Y verla hacer fotos en cualquier lado eran 40 tíos y una tía.

Era raro, sí. Porque había redactoras, pero fotógrafos ni una.

¿Competir contra todo hombres

que además te miraban por encima del hombro,

eso le daba todavía más morbo a tu trabajo?

-¡Claro, claro!

¿Lo tienes clarísimo? -Lo tenía clarísimo. ¿Cómo, qué?

¿Qué no te apetece que me ponga delante tuyo?

Pues me vas a tener un rato.

Poco después de entrar en Pueblo,

conocí el que hoy es mi marido Jean Michel.

Para mí Jean Michel fue la salvación,

porque yo estaba convencida que con un español no me entendería

y tuve la suerte de encontrar a Jean Michel, de origen francés,

de manera que nos entendimos enseguida.

-El machismo de este país era para mí algo que yo pensaba

que esto figuraba en las novelas, que no podía ser.

-Al principio era horroroso, donde había un gris, venía para mí.

Me decía, fuera, no, aquí no puede estar.

No me mire como una mujer,

míreme como un fotógrafo que viene aquí a trabajar.

-Y su trabajo no es que trasluzca el hecho de que ella era una mujer,

sino que ella tuvo que abrir camino y fue una rompehielos.

-Y Juana, díganos ¿La sensibilidad femenina ayuda o perjudica?

-No, al contrario. Ayuda muchísimo.

La mujer creo que tiene más sensibilidad,

tiene más imaginación tal vez.

-Los valores de lo femenino frente a un mundo de hombres

al que tenía que enfrentarse y luchar contra ellos

porque en aquella época solo había una ley,

que era la ley de los hombres, no?

-Juanita ¿Cuál es la mayor dificultad de su profesión?

-Uf, hay varias, pero en fin, dificultad, dificultad

es que colaboren los personajes normalmente.

-Ella se movía muy bien en toda la farándula,

de la relación que tenía con los actores con las actrices

ella los manejaba muy bien.

-Era una persona muy respetuosa, muy creativa al mismo tiempo

que hacía que las personas que fotografiaba

se encontraran muy a gusto.

-Jamás buscó el escándalo.

Con lo cuál esto pues ya tranquiliza mucho a la gente.

-Este es Luis Miguel Dominguín

el día que estrenaba el traje que le había diseñado Picasso.

Nureyev estaba invitado en casa de Antonio, el bailarín, a descansar.

No quería nada de prensa.

Antonio me lo dice porque éramos muy buenos amigos y me quería mucho.

Yo le dije; vamos a estudiar una estrategia.

Hazme pasar por tu secretaria, voy con mi cámara, la más sencilla

y lo mismo te traigo una manzana que un café.

Y de repente me dices; oye por qué no nos haces un par de fotos.

No una par de fotos, no, tengo doce o quince fotos.

Joan Manuel Serrat estuvo mucho tiempo en Madrid.

Nos hicimos grandes amigos, nos reuníamos muchas veces a comer

y se marcó una siesta impresionante.

Esta la podríamos titular "El descanso del guerrero".

El gran Dalí, que siempre que le pedí;

maestro necesito retratarte pintando.

Pues siempre regañaba un poquito pero al final lo hacía.

El gran Orson Welles.

Le chocó mucho que una chica le hiciera fotos

y entonces él iba cambiando de posición

para provocarme a mi el que disparara.

Massiel cuando salió nominada para Eurovisión, la casa de discos me dijo

que la acompañara a París, para comprar el vestido de la actuación.

Y ella tenía la idea de vestirse de Christian Dior.

Y yo no lo veía porque ella era muy joven, la canción juvenil,

muy fresca, muy graciosa.

Y le dije; escucha, ¿por qué no vamos a Courreges? Y fuimos a Courreges.

Yo creo que el primer traje que le sacaron, creo recordar que fue este.

Y se lo probó y es que era perfecto.

Creo que entonces me dijeron que se vendieron una burrada,

que todo el mundo quería el traje del "La, la, la".

-O sea, es que esa era España de verdad.

Una fotógrafa catalana por más que tenga buen gusto, decide,

el traje que lleva Massiel porque le aconseja.

Hoy en día esto, vamos, serías una influencer de millones de seguidores.

¿Eso es una broma, no?

Meses después de Eurovisión, Joana Biarnés denunció,

junto al periodista José Luis Navas, los abusos a niños huérfanos,

hijos de madres solteras y de familias pobres

del internado de San Fernando, regentado por salesianos.

Son niños que son vendidos en el campo,

se les explota profesionalmente,

se les abusa psicológicamente y físicamente.

-Cuando Juana volvió de San Fernando, volvió trastornada.

No se creía lo que había visto.

-La vida en el internado mejora y el director

y uno de los profesores responsables de este maltrato son despedidos.

-Este reportaje demostraba algo

que hasta ahora jamás nadie se había se había atrevido a publicar.

-Tras este capítulo en San Fernando, Joana vuelve a su vida diaria,

a realizar los proyectos que hacía normalmente,

como cubrir la sociedad, música, moda.

-Juana era diferente a las mujeres de antes.

Ya de momento por el hecho de comprar cada semana las revistas de moda,

sea la francesa, inglesa, americana.

-Donde ve que ya no se hace esa fotografía-catálogo,

sino que van mucho más allá los fotógrafos europeos.

-En la prensa del momento era también una cosa bastante novedosa,

bastante parecerse un poco a los magazines.

-Joana aporta a la fotografía de moda una mirada fresca,

una mirada honesta, una mirada cercana.

Para ella es muy importante coger a los modelos, vestidos impecablemente,

y llevarlos al terreno urbano.

Llevarlos en medio de la calle porque a ella le interesa

no sólo la imagen contrastada de esas personas bien vestidas,

modelos en la calle, sino también la reacción de los ciudadanos

frente a estas modelos guapísimas bien vestidas.

Es pionera en hacer estas propuestas de moda en la calle en España.

-Juana Biarnés era la fotógrafa de Raphael.

La que seguía los conciertos, hacía las fotos para los discos, etc.

-Lo que Raphael buscaba era algo diferente

a los las fotos que se hacían aquel entonces.

Quería cosas mucho más modernas.

La dedicación cada vez mayor hacia Raphael,

con quien viajaba por todo el mundo,

supuso que Joana Biarnés dejara Pueblo.

Además de reportajes para ABC, junto a la periodista Natalia Figueroa,

en esta etapa inicia un periplo por varias agencias de noticias,

dos de ellas, Sincropress y Heliospress, de su propiedad.

-O sea, hace un ejercicio que va más allá de la mera fotografía,

de la mera experiencia del fotógrafo, para crear una empresa.

-Porque vemos que hay todo una parte de la actualidad que no se cubre.

No venía ninguna información desde Hollywood o los sitios de rodajes.

Así que decidimos diferenciarnos de las demás agencias pues por ejemplo,

de cubrir las películas que se rodaban en los Estados Unidos.

-Estamos en los años ochenta.

El sector fotoperiodístico, el de los medios de comunicación,

está teniendo una deriva muy amarilla,

es la época de los paparazzis.

Se paga mucho más dinero por un cotilleo, por un reportaje amarillo,

por descubrir algo que afecta a un famoso.

-Cuando a ella le dicen de qué forma

tiene que fotografiar a diferentes personajes para vender más,

pues ella se viene abajo.

Porque todo esto es todo lo contrario,

es montar el artificio para lograr un resultado económico.

-Joana decide cortar por lo sano, seco.

-Y me dijo; "siéntate te tengo que dar una noticia muy grave".

Jean Michel, me tengo que ir de ésta profesión.

Porque si yo tengo que hacer éste periodismo,

si tengo que vivir de éstos inventos, no.

No sé lo que haremos, pero no quiero seguir más.

Y esa actitud es la que yo creo

que para mí es lo más importante de su carrera.

-El asunto se ha terminado, pues se ha terminado

y pasamos a etapa siguiente.

Esa nueva etapa, de 22 años, fue Cana Joana,

restaurante que regentó junto a su marido en Ibiza,

dedicándose a su otra pasión, la cocina.

Un período en el que le detectan una maculopatía degenerativa,

que le provocará una progresiva pérdida de visión.

Tras jubilarse, regresa a Cataluña

donde empieza a disfrutar del reconocimiento a su figura,

gracias a una exposición impulsada por Colita

sobre fotógrafas pioneras.

Y sobre todo, después de que el fotógrafo Cristóbal Castro

se sumerja en su archivo.

Y empieza a descubrir el gran tesoro fotográfico

que es un archivo donde hay muchísimo más.

Cuando Cristóbal dijo, ¡oye, pero aquí hay un material increíble!

Tienes que hacer una exposición.

-Porque ella pensaba que las historias que había hecho

no le interesarían a nadie y la gente se quedó fascinada.

-Cuando Sandra Balsells me llamó porque Cristóbal le había hablado

del trabajo de una fotoperiodista ya muy mayor,

pues al principio no di crédito.

Bueno, ya decidimos programarla en Albarracín.

-Para Joana acudir al Seminario de fotografía de Albarracín

fue un instante que agitó su vida a muchos niveles.

Yo tengo mucha memoria de toda la historia de Albarracín

y pocas veces recuerdo tanta emoción, tantos aplausos.

-Fue un poco el inicio de su tercera vida.

-En pleno proceso de reconocimiento,

Joana recibe el encargo de una asociación en Terrassa,

que lucha y apoya a distintos discapacitados para que sea ella

la que haga un reportaje documental del día a día.

-Con un 30% de visión, Joana decide volver a la fotografía.

Al mismo tiempo que el ayuntamiento de Terrassa le está organizando

la primera exposición antológica,

se está rodando lo que va a ser su gran documental,

Joana Biarnés, una entre tots.

Documental que acaba haciendo visible para todos

y para el sector profesional

la trayectoria y vida de Joana como fotógrafa.

-Y cuando vi la película quedé sorprendidísimo.

Sorprendidísimo del personaje.

Porque es un personaje Joana Biarnés.

Es más que una fotógrafa, es más que una fotoperiodista, es un personaje.

-La fuerza de la televisión hace que pum, surge la celebridad de Juana.

-Fue una sorpresísima para mi que una mujer,

una fotógrafo tan importante como Juana, nadie supiera nada de ella.

¿Cómo lo estás viviendo esto Joana?

-Mira lo estoy viviendo de una manera increíble porque no me lo esperaba.

Yo nunca creí en mi trabajo.

Yo solamente creí en hacer el trabajo bien hecho

como me había dicho mi padre.

Hacer el trabajo bien hecho, bien archivado

y aquí se termina la historia.

-Joana Biarnés pasa a ser representada

por la fundación Photographic Social Vision

junto con Imma Cortés, empezamos a desarrollar libros,

otras exposiciones que documentan de manera complementaria y muy rica

la visión que teníamos hasta ahora

de los años 50, 60, 70 y 80 de nuestro país.

Nuestra realidad había sido documentada

sólo por fotógrafos hombres.

Esta es la gran aportación de Joana.

Hablamos de una despedida, ha muerto la fotoperiodista Joana Biarnés

considerada la primera mujer fotoperiodista de España.

Tenía 83 años.

-En pleno reconocimiento, con proyectos en marcha,

Joana fallece por problemas cardio respiratorios

el 19 de diciembre de 2018.

-Joana era fotógrafa por la pasión de fotografiar,

porque la fotografía era una manera de vivir el mundo apasionadamente.

-Lo primero que pienso cuando veo sus fotos es que tienen una alegría,

porque es una mujer con un brillo, con una alegría en su trabajo.

-Y era una mujer que no solamente fue una pionera dentro de la fotografía,

sino que era una mujer abierta toda y muy sencilla.

-Recuerdo especialmente una sesión de trabajo con Joana,

donde revisando fotografías, las últimas que había hecho, le pregunto:

"Joana, ¿cómo puede ser que con este problemas de visión,

consigas hacer fotografías tan empáticas y cercanas?"

Y al cabo de un rato, nos dice:

"Quizás es que he disparado siempre desde el corazón".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Joana Biarnés

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Detrás del instante - Joana Biarnés

01 abr 2020

El 3 de julio de 1965, la joven fotógrafa catalana Joana Biarnés se coló en la habitación de los Beatles en el hotel Avenida Palace de Barcelona. Las fotografías de las tres horas que estuvo con ellos suponen una valiosa crónica gráfica de la visita de la mítica banda de Liverpool.
 

ver más sobre "Detrás del instante - Joana Biarnés" ver menos sobre "Detrás del instante - Joana Biarnés"
Programas completos (16)

Los últimos 23 programas de Detrás del instante

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios