Dirigido por: Xavier Baig | Jordi Rovira

'Detrás del instante' plantea un viaje a la obra de diferentes fotógrafos a partir de la historia que hay detrás de una de sus imágenes, para recorrer después la trayectoria de cada uno de ellos.

'Detrás del instante' plantea un viaje a la obra de diferentes fotógrafos a partir de la historia que hay detrás de una de sus imágenes, para recorrer después la trayectoria de cada uno de ellos. La serie realiza una selección de autores que permite centrarse en diferentes épocas y estilos de fotografía. Y apuesta por acercar la fotografía a partir de las historias, vivencias y anécdotas de sus protagonistas. Todo ello con música, diferentes voces y numerosas imágenes, tanto de la obra de los fotógrafos como de contexto.

La primera temporada cuenta con 13 capítulos que se centran en la vida y obra de Carlos Pérez Siquier, Sandra Balsells, César Lucas, Manel Armengol, Sofia Moro, José Manuel Navia, Raúl Cancio, Mariví Ibarrola, Gervasio Sánchez, Ricard Terré, Xurxo Lobato, Pablo Juliá y Joana Biarnés. 

Los artistas a los que nos acercaremos en la segunda temporada son Manuel Outumuro, Estela de Castro, Andoni Canela, Isabel Muñoz, Tino Soriano, Isabel Azkarate, Joan Fontcuberta, Gonzalo Azumendi, Maysun, Víctor Lax, Rafa Seguí, Marisa Flórez y Kim Manresa. Autores que representan diferentes épocas y estilos.

5889499 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Detrás del instante - Andoni Canela - ver ahora
Transcripción completa

El fotógrafo y periodista navarro Andoni Canela

está considerado uno de los grandes expertos

en fotografía de naturaleza y medioambiente de nuestro país.

Ha viajado por todo el mundo

retratando todo tipo de especies animales.

En una ocasión, tras semanas de espera,

consiguió captar una mirada que nunca más olvidaría.

Llevaba ya ahí como tres, cuatro días,

todavía no había salido el sol,

no sé si haría uno o dos grados bajo cero

cuando veo que se mueve algo por ahí entre el bosque,

yo estoy ahí oculto entre las ramas, pienso que es un ciervo,

cojo los prismáticos pero veo que, que no.

Espero y veo que camina hacia donde estoy yo.

Llega un momento que se para, tengo el ojo en la cámara

y mira de frente.

Y veo que es un lobo y digo buah.

(Disparo cámara fotográfica)

(Música)

(Se oye un grito)

-Hubieran podido arrancarme una mano,

pero yo sé muy bien que no lo harían nunca.

Los lobos son animales sociales.

-La labor de Félix Rodríguez de la Fuente fue fundamental,

fue clave para que tengamos lobos ahora.

Y la clave fueron esas imágenes de esos lobos

que, filmar lobos salvajes es muy difícil,

sigue siendo extremadamente muy difícil.

-Es verdad que él tuvo la ventaja de que tenía unos cachorros de lobo

que estuvieron con él desde muy pequeñitos, ¿no?

y que entonces fue más fácil grabarles sus interacciones

que lo que lo ha tenido Andoni,

que Andoni lo que ha ido es a buscar la especie salvaje a su espacio, ¿no?

-La primera vez que fui a fotografiar un lobo,

creo que debía tener 20 o 21 años, más o menos.

Fui al lugar donde había y probablemente todavía hay,

más concentración de lobos de toda Europa Occidental,

que es la Sierra de la Culebra, en Zamora.

Y tras esos 15-20 días, pues me fui a casa con las ganas.

No vi ningún lobo, vi huellas frescas,

que habían pasado por la noche, por la mañana,

pero no logré ver ningún lobo.

El lobo, pues probablemente, yo diría que es el animal más esquivo

de los mamíferos de la Península Ibérica, de España y de Europa.

Es el más perseguido, prácticamente desaparecieron de toda Europa,

¿por qué?, pues porque se les mataba, sobre todo, por el ganado.

Entonces, su instinto de supervivencia

es estar alejado del hombre,

y hoy en día, sigue siendo mucho más difícil de observar

que lo que puede ser un oso, un lince,

o cualquier otro, la mayoría de los mamíferos.

Un par de años más tarde lo volví a intentar,

y hice otro viaje, también, al mismo sitio,

a la Sierra de la Culebra y nada, nada, nada,

y fue ese último día, a las 9:45,

como en los partidos, el gol en el último minuto,

bajo una lluvia así intensa,

en el sitio que llevaba dos semanas mirando, pues por ahí pasó un lobo.

Hice una foto y me fui feliz y contento con la foto del lobo.

Pero al ver la diapositiva, se veía entre la lluvia

y una cosita, que parecía un lobo, allí.

Y el reportaje que publiqué entonces en el magazine de La Vanguardia

ahí no había foto del lobo,

fue un reportaje sobre el hábitat del lobo,

la gente que vive ahí con los lobos,

pero me quedé sin lobo.

Entonces, uno o dos años después,

regresé otra vez y ahí estuve también entre 2 y 3 semanas

en pleno invierno, entre enero y febrero, y ahí es una zona fría.

Yo creo que todas las mañanas hacía bajo cero.

Llevaba ya ahí como tres, cuatro días intentando ver a algún lobo.

Todavía no había salido el sol,

cuando veo que se mueve algo por ahí, entre el bosque

y veo que es un lobo y digo buah, lo tengo como, no sé, a 400 metros.

Espero y veo que camina hacia donde estoy yo.

Llega un momento que se para, de frente,

mira a izquierda, a derecha

y mira de frente y yo estoy ahí, oculto entre las ramas

y él mira así, como fijamente,

sin poder verme porque estoy oculto y no puede verme,

pero tampoco puede olerme ni casi escucharme

porque en teoría el viento me beneficia,

o sea el viento viene hacia mí, a mí me llega su olor.

Pero la intuición del lobo de que algo hay ahí

hace que tenga esa mirada penetrante,

o sea que me está clavando la mirada.

Y yo: pero es imposible, o sea, ¿podía ver el objetivo?

Tampoco hacía sol, era antes de amanecer,

no había reflejos,

pero esa intuición que tienen los animales salvajes

de que te penetran con la mirada.

Sin embargo, la mirada de ese lobo no era agresiva, no era de miedo,

era bastante como de seguridad,

"aquí estoy en mi sitio, ¿qué está ocurriendo allí?".

Y después se giró y marchó, sin más.

Fueron intensos, pero fueron pocos segundos.

En esos días, ese tercer viaje

tuve la oportunidad de encontrarme con los lobos

en tres ocasiones diferentes, en otras zonas,

aún con un poquito de sol.

Algunas de las imágenes que vi

era materializar todo lo que había visto en esos capítulos

de El Hombre y la Tierra.

En uno de los días se estaban comiendo un animal muerto

y el macho alfa fue el primero, el dominante, el que come,

no deja comer a nadie más

y luego ya entran a comer el resto de los animales.

Y también había algunos lobos jóvenes que estaban jugando,

que es lo que hacen los cachorros,

en ese caso ya eran de bastantes meses,

pero estaban jugando, uno se subía encima del otro.

Para mí, esas imágenes

era traerlos al resto de gente

y tuve ahí, pues por fin los veía, ¿no?

Cuando reúno ya las imágenes de este último viaje

y voy, en este caso, a la mesa de edición de La Vanguardia,

del Magazine de La Vanguardia, que ahí está Pepe Baeza.

-En el Magazine conocíamos perfectamente

el valor de Andoni Canela como fotógrafo de naturaleza

porque sabíamos,

porque él nos lo había explicado y porque además,

se apreciaba en sus fotos,

que él jamás trabajaba con animales en cautividad.

Sabiendo la manera en que trabajaba,

en aquel momento tuvimos conciencia de que, por ejemplo el tema del lobo

era un tema de una importancia vital, que marcaba también un punto y aparte

en la fotografía de naturaleza en nuestro país.

-Tú ves la imagen y piensas jo qué suerte ha tenido.

Pues no es suerte, es paciencia y es concentración en el trabajo

y, por supuesto, es conocimiento absoluto

de por dónde va a moverse ese animal.

-Fotos como la del lobo, como la de la portada que vimos

en el Magazine del lobo, se explican, por esta manera de trabajar ¿no?

-Esa fotografía dentro del reportaje funciona al 100%, sola no,

debe ir acompañada del resto de las fotografías de la serie

donde sí que, sí que se ve la vida del lobo en su medio, en su hábitat,

pues también integrado, a veces, pequeñito, dentro del paisaje.

-Hay que estar muy centrado para aguantar semanas

metido en una pequeña tienda de campaña cubierta de ramas

donde lo único que ves es por un agujerito

a través del objetivo de la cámara.

Hay que tener mucha estabilidad emocional para hacer eso.

-Si me pusiera a calcular el tiempo para lograr esa fotografía,

salen unos cientos de horas para lograr una imagen.

Es lo que tiene la fotografía de naturaleza,

sobre todo si te especializas en animales esquivos,

en animales en peligro de extinción,

que tienes que dedicar muchísimo tiempo.

Pero realmente yo creo que vale la pena.

Andoni Canela nació en Tudela, un pueblo al sur de Navarra.

Sus primeros recuerdos son los paseos,

sobre todo con su padre,

por lugares como los parajes semidesérticos

de las Bardenas Reales

y por un pequeño huerto que su familia tenía cerca del río Ebro.

Fueron esos momentos cuando empecé a sentir atracción

e interés por los pájaros, en los nidos, en el mismo huerto, ¿no?

Recuerdo que mi padre tenía una pequeña cámara que a veces me dejaba,

hice las primeras fotos, así muy sencillitas.

Ahí debería tener yo 13 o 14 años.

Hasta los 17 años, que no tengo cámara,

la fotografía para mí no es importante,

es mucho más importante el ver e identificar a los animales.

Pero con 17 años sí que siento las ganas de probar y de hacer fotos.

Y en ese mismo año decido hacer periodismo,

Ciencias de la Información para poder explicar historias mediante texto

y también mediante la fotografía, sobre todo, el mundo natural.

A partir de ese año primero viajo a lo cercano,

que es el Pirineo navarro donde voy y me estoy ahí acampando solo

y es cuando hago las primeras fotografías en serio.

Antes de empezar la universidad, hago el primer viaje largo

que me voy a Jamaica, que ese fue más de descubrimiento,

de iniciación.

Después de ese primer viaje a Jamaica,

empecé a trabajar en el kiosco-librería

de la Universidad de Periodismo para tener fondos para poder viajar

y, a partir de ese mismo año, primero de Facultad,

dediqué 3 meses cada año a viajar a África.

Empecé a centrarme en viajes africanos

buscando objetivos animales.

El primer viaje fue Madagascar,

y ahí eran los lémures y los camaleones;

después viaje a Botswana, al delta del Okavango,

allí ya me pude encontrar con leones, elefantes, hipopótamos, etc...

Fui al lago Malawi, junto al lago hay una biodiversidad muy alta,

también hice un reportaje sobre los pescadores del lago Malawi.

Entonces, me iba tres meses, en verano, a África

y entre medio, Semana Santa y navidades,

pues me iba a ver a la familia a Navarra, volvía a Navarra

y entonces los primeros reportajes publicados en un medio importante

como el Magazine de La Vanguardia pues los dos fueron de Navarra.

Y el primer reportaje, gran reportaje,

que publiqué de unas veinte páginas

fue la trashumancia de los pastores navarros,

en este caso llevaban a las ovejas

desde las Bardenas hasta los valles de Roncal y Salazar

en el Pirineo navarro.

Y curiosamente, el segundo fue sobre los bosques de Irati,

que es donde había estado con 17 años,

los bosques del Pirineo navarro, en todas las estaciones.

Y, a continuación, el primer gran reportaje en cuanto a páginas,

que fueron como 30 páginas, un monográfico,

fue el de las selvas de Camerún.

Es probablemente uno de los lugares más biodiversos de la tierra.

Durante aquellos intensos años en la universidad,

en paralelo a la fotografía de naturaleza,

Andoni Canela también empieza a colaborar con revistas musicales

como Full Metal, Rockdelux o Popular 1,

para las cuales cubría muchos conciertos.

Y eso me suponía unos ingresos.

Y me dediqué durante unos 3 o 4 años

a trabajar haciendo fotografías de conciertos,

también algunas de grupos para esas revistas.

Yo quería hacer algún curso de fotografía,

a pesar de que llevaba ya,

pues cuando estaba haciendo cuarto o quinto año de carrera,

ya estaba empezando a publicar y, de hecho, publicando bastante,

pero no había tenido nunca ningunos estudios de fotografía,

yo aprendí con una cámara haciendo fotos.

Pero había un curso de fotoperiodismo

en el London College of Printing en Londres,

que era un posgrado de fotoperiodismo y que daban unas becas.

El primer año, no me la dieron, el segundo año no me la dieron,

pero el tercer año me dieron la beca

y me sirvió para muchísimo,

porque aprendí, sobre todo,

cómo moverme en el terreno de la fotografía profesional,

pero también me supuso ahí, pues el momento de cambio,

lo que es la fotografía de conciertos la voy a dejar a un lado

y la de música,

y me voy a centrar en temas de naturaleza,

que eso también coincide cuando empiezo a hacer fauna ibérica,

fauna ibérica, fauna ibérica.

El motivo que decido centrarme en fauna ibérica, un reto, primero,

estos grandes animales de la fauna ibérica pues como el oso,

el lobo, el lince, el águila imperial, el quebrantahuesos,

el urogallo, la perdiz nival, son especies escasas, amenazadas,

muy difíciles de ver y todavía más de fotografiar, y era un reto.

Y también, pues en mi caso, el poder aportar algo diferente,

algo que no se había hecho.

Recuerdo, por ejemplo,

las primeras fotografías que logro de los urogallos en su medio,

en los bosques del Pirineo.

Empiezo a tener resultados con los osos,

que también los primeros viajes para fotografiar el oso pardo

no había ido muy bien,

entonces empiezo a conseguir fotografías

que me llevan, en poco tiempo,

a publicar en, primero, en La Vanguardia,

y luego en National Geographic.

Temas de portada con muchas páginas.

Entre medio, sigo con los lobos, que no los abandono nunca.

El lince también en esos años me voy metiendo más y más

hasta que hago un libro sobre el lince ibérico.

En el mismo hábitat, el águila imperial,

donde solamente hay doscientas parejas y que está súper amenazada,

también dedico mi tiempo.

-En este país yo creo que somos muy poco conscientes

de la fauna que tenemos y de la necesidad que tenemos

de cuidarla, es más, a veces te da la sensación

de que se habla más de los daños que causa la fauna ibérica

más que de que, bueno,

a lo mejor es que no se está haciendo una buena gestión

por parte de las autoridades de compensar esos daños

pero seguir protegiendo nuestra fauna ibérica.

-Se valora más desde fuera la gran biodiversidad que tenemos aquí.

-Andoni no distingue entre animales buenos y animales malos.

En este sentido se puede considerar que el trabajo de Andoni Canela

sirve de protección a determinadas especies.

-El libro de "La mirada salvaje" de Blume, de hecho,

lo que hace es recoger 10 años en los que he dedicado, sobre todo,

en cuanto a volumen de trabajo, a hacer fauna ibérica.

-La tenacidad

es, seguramente, la característica más destacada

de la forma de trabajar de Andoni Canela.

Sus investigaciones sobre el terreno, sus consultas con expertos,

sus recorridos por el territorio pero, sobre todo, sus esperas.

-Luego, encontrar el lugar donde esconderse, camuflarse,

hacerse una especie de cabañita o con hojitas

o disimularse, buscar un sitio

donde él pueda ver al animal que quiere fotografiar

pero el animal no pueda verle y no solamente no pueda verle,

sino tampoco pueda olerle.

-Sí que te ocultas con una red de camuflaje,

con ramas, para mimetizarte con el paisaje

y lo que haces es esperar, esperar.

Y esperas un día, otro día, otro día y de sol a sol sin moverte.

Menos de un 10% del tiempo lo dedico a fotografiar,

el resto, cuando es con animales, estoy esperando,

esperando a que aparezcan.

Y esas esperas, pueden ser, depende de la época del año,

12 o 14 horas.

-Es un trabajo de una paciencia que yo creo que no es comparable

a ninguna otra faceta del fotoperiodismo que existe, ¿no?

-Tienes que estar observando, tienes que estar escuchando.

Ahora que he estado con los felinos,

pues el relincho de un guanaco es la alerta

que te dice que hay un puma.

Bueno hay un poquito de frustración cuando llevas 5 días seguidos

y no aparece el lobo,

pero a mí que me encanta esto, esos 5 días de 12 horas mirando

es un disfrute,

porque no veo el lobo pero estoy viendo un zorro,

veo un ciervo, veo un corzo, puedo ver un oso, pasan los buitres,

un cernícalo delante que atrapa un topillo.

Para mí es un espectáculo,

hay gente que va al cine a ver una película,

para mí es como que abres una pantalla y están pasando cosas.

Entonces, estar ahí, no lo siento como una espera aburrida

ni que pase el tiempo, sino al revés.

Después de años retratando animales,

en 2008 Andoni Canela publica el libro "Aether",

la esencia de los cuatro elementos,

un trabajo que le permite apartar temporalmente la fauna

y centrarse en la fotografía de paisajes.

Y el libro nace, sobre todo,

de la serie de reportajes para La Vanguardia

sobre volcanes en erupción.

Y el elemento fuego me apasiona.

Y también, por aquel entonces,

hay un destino al que he regresado varias veces que es Alaska.

Alaska es para mí la Tierra Salvaje.

Ahí veo los primeros glaciares, me quedo alucinado con los glaciares

y esa mezcla de la fuerza del agua en los glaciares,

también en el fuego, la tierra y el aire,

que está presente en todos los sitios,

que son los cuatro elementos básicos,

le doy ahí el punto de cuál es el siguiente elemento

que ya los filósofos griegos hablaban de ese elemento no reconocible,

no físico, que es más pues lo que hay detrás de todo,

la esencia de la creación, que es lo que ellos llaman el éter.

Y para mí el éter es la aurora boreal,

que es esa luz que llega del sol con las partículas que chocan

y crean... para mí es la magnificencia de la naturaleza

de aquí y de fuera.

Y esa fotografía de paisaje que a mí siempre me ha encantado y me encanta,

más pausada, también es más agradecida.

Después de los primeros viajes al Ártico ya empiezo a darme cuenta

de lo que está ocurriendo a nivel de clima,

y cómo el cambio climático está afectando ya

esas zonas del Ártico, de una manera pues más evidente,

más fuerte de lo que estaba afectando entonces al resto del planeta.

Entonces empiezo a viajar cada año entre 2 y 3 viajes

para hacer temas monográficos sobre diferentes cosas del Ártico.

Uno de los momentos más increíbles fue en una mañana fría, fría,

que hacía como unos 18 o 20 bajo cero,

y me encuentro con una osa y sus dos oseznos, ¿no?

Y ese momento fue para mí en el Ártico

uno de los, sino el que más, de los más bellos, ¿no?

Esa serie de reportajes se van publicando

y veo que el tema está dando más y más de sí.

Entonces con todo eso construyo

y hago una propuesta a Obra Social La Caixa, Fundación La Caixa,

para hacer una exposición sobre el Ártico y el cambio climático.

Entonces Fundación La Caixa dice que adelante,

hasta entonces no había trabajado con vídeo

pero empiezo a hacer esas grabaciones pensando en que la exposición

va a tener una parte multimedia.

Y esos 2 años pues me sirven también para entrar en temas más humanos

y contacto con los Inuits,

de allí, en el extremo norte de Canadá, en Nunavut,

y me voy a pescar con ellos, a cazar, convivo con esta gente

que, bueno, me dan una visión más amplia,

no solamente lo que ocurre con la fauna o con el ecosistema.

Y eso me supone, al final,

yo creo que son alrededor de 4 años intensamente dedicados al Ártico.

-Sin duda la fotografía de Andoni representa algo

que cada vez es más valioso para los seres humanos,

más valioso, precisamente, por estar en riesgo y en peligro, ¿no?

Enseñando, digamos, los procesos de degradación

y enseñando todo lo bueno que queda y que hay que preservar.

Andoni Canela y su familia viven a caballo

entre un pueblo del Pirineo y Banyoles.

Cuando hacía poco que residían en esta población catalana,

Andoni empezó un juego junto a su hijo Unai.

Cada día, al ir o volver de la escuela,

se acercaban al lago de Banyoles para hacer una foto de los animales

que Unai también dibujaba.

Así nace el proyecto "Looking for Fochas",

en referencia a un ave común del lago.

Y eso lo hicimos pues casi durante un año,

al final había 300 imágenes de ese día a día,

de ese desayunar o esa merienda junto al lago.

Y yo hacía también un vídeo,

aparte de las fotos y de los dibujos de Unai, había un vídeo,

eso acabó plasmado en un libro, en el libro "Looking for Fochas".

-Entonces yo creo que, un poco de forma inconsciente,

empecé a coger muchísimo cariño a la naturaleza

haciendo ese pequeño ritual

cada mañana antes de ir a la escuela, ¿no?

Para mí era un juego.

-Eso fue importante, fue un descubrimiento

que ese descubrimiento ya llevado a más, unos años después,

fue "El viaje de Unai", el documental,

que lo que hace es explicar el viaje desde los ojos de un niño,

desde los ojos de Unai.

Yo normalmente suelo ir solo y, en esta ocasión,

pues con Meritxell, hablamos

"qué tal si hacemos un viaje todos juntos".

-Yo recuerdo que estaba con mi hermana pequeña en la bañera

y entró mi madre.

-Y Meritxell les dijo

"oye, ¿os gustaría que fuéramos a dar la vuelta al mundo

y estar un año y pico por ahí?"

-Y me giré y le dije "Amaia, por favor" con toda la ilusión del mundo

"pórtate bien, tenemos que portarnos bien

porque esto que vamos a hacer

va a ser lo más increíble de nuestras vidas".

-Nos embarcamos los cuatro en un viaje de casi un año y medio.

El objetivo principal era buscar 7 animales en peligro de extinción

y hablar sobre ellos en todos los continentes,

incluyendo la Antártida.

Y luego el objetivo, ya más a largo plazo,

era un libro y un documental.

-Creo que fue, vamos,

un punto y aparte en documentales de la naturaleza ¿no?

porque lo que hizo fue acercarnos a todos, a familias normales españolas,

lo importante que es implicar a los niños desde muy pequeños

en el amor y en la protección y en la necesidad de proteger esa naturaleza.

-Pienso que esa visión de Unai puede ser interesante,

entonces los planos que voy grabando pensando en cómo sería ese documental

él es el protagonista y es el hilo conductor

durante toda la grabación que hago durante el año y pico.

-"El viaje de Unai" implica a todo su entorno.

Y le ha metido el veneno a su hijo.

-Yo creo que fue más o menos ahí, que tenía nueve años o así,

que me empecé a apasionar realmente a hacer fotos y video.

Y lo que tuve es que aprendí un montón.

Aprendí un montón inglés,

aprendí un montón de las culturas de allí, de los animales

y de todo lo que envolvía cada lugar que íbamos.

De "El viaje de Unai" también surgieron una veintena de reportajes

y un libro que se pagó a través de crowdfunding.

La autoedición, debido a la crisis de los medios,

es como Andoni ahora financia sus proyectos,

como "Panteras", su último trabajo, que ha hecho junto a Unai.

Un proyecto en busca de los grandes felinos en peligro de extinción,

con el que han recorrido cuatro continentes durante tres años.

Y entonces, decidimos hacer el primer viaje a la Patagonia

a buscar al puma.

-La verdad es que cuando cogí el libro

y abrí por cualquier imagen de las que él ha sabido captar

dije ¿cómo ha sido capaz de conseguir esto, no?

Porque estamos hablando de animales que son de los más esquivos

que existen en este planeta

y él se ha ido a rincones donde ya ni siquiera la gente que vive allí

los ve de forma habitual.

-Después de ese primer viaje a la Patagonia en busca del puma,

fuimos también a las selvas de Mato Grosso, en Brasil,

en busca del jaguar, en el sur de África, en Botswana,

en el Kalahari,

el protagonista fue el guepardo.

Más al norte, en las sabanas del Masái Mara,

en el Serengeti, el león,

luego en Asia, en la isla de Sri Lanka y sur de India

fue el leopardo asiático,

centro de India, el tigre de Bengala,

y luego en la zona del Tíbet y también en el Himalaya,

el leopardo de las nieves o pantera de las nieves,

y aquí, en la Península Ibérica, el lince ibérico.

-Pues después de pasar tantísimas horas trabajando con mi padre

creo que ahora entiendo y le doy mucho más mérito

pues a su trabajo, ¿no?

Es una máquina de trabajar y dice "nos vamos a quedar cinco días más"

y tú dices "papá llevamos 20 días sin movernos de esta piedra básicamente,

comiendo apenas y yo estoy hecho polvo"

y el tío nunca se cansa,

él tiene un amor por su vocación que nunca he visto en nadie, ¿no?

que ame tanto lo que hace.

La pandemia ha mostrado la importancia

de cuidar la biodiversidad del planeta,

la misma que Andoni Canela lleva tres décadas retratando

en diferentes lugares del mundo.

En el último viaje en busca del leopardo de las nieves,

viajamos al Himalaya,

estuvimos primero en un valle perdido sin comunicación,

sin internet, ni teléfono, estuvimos durante unos 10 o 12 días.

Nos pudimos conectar a Internet y hablamos con Meritxell

y nos cuenta que los casos están empezando a aumentar en España.

Estábamos al final del viaje, afortunadamente,

y avanzamos el regreso tres o cuatro días

para que no se suspendieran todos los vuelos

y tuvimos suerte de regresar, ¿no?

-Yo creo que el viaje de Unai sí, acaba de empezar.

Acaba de empezar, de hecho, igual, ni ha empezado.

Cuando haga mi primer documental o libro por mi cuenta

habrá empezado.

-Yo creo que es fundamental el que respetemos más a los animales,

a los animales y su entorno, para mí es un pack.

Para respetarlo, primero hay que conocerlo.

Mi labor es darlo a conocer.

A veces son historias desagradables, de que están desapareciendo,

los están matando,

y otras veces son historias más positivas

de los que logran sobrevivir y cómo logran sobrevivir.

Ese dar a conocer es lo que va a suponer el que alguien diga

"esto vale la pena", ¿no?

Entonces la cámara es para mí el vehículo más divertido

para explicar esa historia que va acompañada de palabras.

Subtitulado por Victoria Sánchez Mayo

Detrás del instante - Andoni Canela

29:36 05 may 2021

Por la cámara del fotógrafo navarro Andoni Canela, uno de los grandes expertos en fotografía de naturaleza y medioambiente de nuestro país, han pasado animales y paisajes de los cinco continentes. En una ocasión, tras semanas de espera, consiguió captar la mirada de un lobo que nunca más olvidaría. Esa fotografía forma parte de su extenso trabajo sobre la fauna ibérica, uno de los temas en los que se ha especializado aunque su obra está formada por animales -muchos en peligro de extinción- de todo el planeta. Por todo ello, su fotografía es un mensaje a favor de la sostenibilidad y la biodiversidad, tal y como ha demostrado la actual pandemia. Además de la fotografía, en los últimos años Canela -que vive a caballo entre un pueblo del Pirineo y Banyoles- también ha elaborado mucho trabajo en video, entre el que destaca el documental El viaje de Unai, que realizó mientras durante un año daba la vuelta al mundo con su esposa y sus dos hijos.

Por la cámara del fotógrafo navarro Andoni Canela, uno de los grandes expertos en fotografía de naturaleza y medioambiente de nuestro país, han pasado animales y paisajes de los cinco continentes. En una ocasión, tras semanas de espera, consiguió captar la mirada de un lobo que nunca más olvidaría. Esa fotografía forma parte de su extenso trabajo sobre la fauna ibérica, uno de los temas en los que se ha especializado aunque su obra está formada por animales -muchos en peligro de extinción- de todo el planeta. Por todo ello, su fotografía es un mensaje a favor de la sostenibilidad y la biodiversidad, tal y como ha demostrado la actual pandemia. Además de la fotografía, en los últimos años Canela -que vive a caballo entre un pueblo del Pirineo y Banyoles- también ha elaborado mucho trabajo en video, entre el que destaca el documental El viaje de Unai, que realizó mientras durante un año daba la vuelta al mundo con su esposa y sus dos hijos.

ver más sobre "Detrás del instante - Andoni Canela" ver menos sobre "Detrás del instante - Andoni Canela"

Los últimos 34 documentales de Detrás del instante

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 7:18 pasado miércoles El fotógrafo vasco Gonzalo Azumendi lleva cuarenta años en la profesión y está especializado en la fotografía de viajes. En 1999 quiso retratar desde el aire una de las siete maravillas naturales del planeta: la Gran Barrera de Coral en Australia, una de las siete maravillas naturales del planeta. Pero tuvo muchas complicaciones para poder hacerlo. Sin embargo, consiguió una foto que se publicó en numerosas ocasiones: heart island, la isla en forma de corazón, con un helicóptero sobrevolándola.

  • Gonzalo Azumendi

    Gonzalo Azumendi

    29:25 pasado miércoles

    29:25 pasado miércoles El fotógrafo vasco Gonzalo Azumendi está especializado en la fotografía de viajes. En el año 1999 retrató la gran barrera de coral en Australia, una de las siete maravillas naturales del planeta en la que, tras varias vicisitudes, consiguió una imagen que se ha publicado en numerosas ocasiones. El trabajo de Azumendi se ha publicado en publicaciones de todo el mundo. Su obra, que se focaliza sobre todo en el ser humano, es vital y colorista. Con el paso de los años Azumendi se ha reinventado, evitando así aburguesarse y repetir esquemas. Dentro de esa reinvención constante, en los últimos tiempos ha incorporado una serie de vídeos que cuelga en YouTube en los cuales exhibe su sentido del humor y una acción constante a la búsqueda de la mejor foto. Todo ello no sólo ha permitido resistir en un sector profesional que vive una crisis profunda, sino que le ha permitido convertirse en uno de los referentes nacionales de la fotografía de viajes.

  • 8:12 02 jun 2021 Con Sputnik, Joan Fontcuberta quería experimentar con la idea de que las imágenes no significan por ellas mismas sino siempre en función de un determinado contexto histórico. "Quería demostrar que incluso las fotografías científica o fotoperiodísticas, en el fondo, son ambiguas. No hay una voluntad de engaño, sino precisamente mostrar hasta qué punto es relativamente sencillo que nos llegue esa información falseada.”, explica el fotógrafo en ‘Detrás del instante’. Hizo creer que el cosmonauta soviético Ivan Istochnikov, su nombre traducido al ruso, fue enviado al espacio en 1968 y no regresó. Por lo que las autoridades soviéticas quieren tapar ese fracaso: “se les ocurre, anunciar que, en realidad, la nave Soyuz2 fue una nave automatizada, por lo tanto, sin un piloto, sin tripulación. Pero para mantener esa versión, todas las fotografías existentes de Istochnikov debían desaparecer. Su familia debía ser enviada a Siberia, y a todos sus compañeros, pues debían presionárseles para que hubiese un pacto de silencio alrededor de su figura”

  • Joan Fontcuberta

    Joan Fontcuberta

    29:51 02 jun 2021

    29:51 02 jun 2021 El trabajo de Joan Fontcuberta, uno de los fotógrafos españoles más laureados a nivel internacional, juega con la verdad y la mentira invitando a la reflexión sobre lo que nos muestran las imágenes. En los años noventa, tras un viaje a Rusia, ideó un proyecto que provocó un gran revuelo. Anteriormente, este catalán ya había realizado proyectos con la misma filosofía, como Herbarium o Fauna, sobre especies vegetales y animales inexistentes, en los que había falseado la realidad para que pareciera cierta. Es habitual, pues, que los trabajos del único español que ha ganado el premio Hasselblad, considerado el Nobel de la fotografía, creen sorpresa. No en vano, el jurado que le otorgó este preciado galardón destacó que es uno de los fotógrafos contemporáneos con más inventiva, lo que años después demostró de nuevo con el proyecto sobre el supuesto fotógrafo valenciano Ximo Berenguer, para el cual incluso consiguió la complicidad de instituciones importantes.

  • 7:41 26 may 2021 Isabel Azkárate es la primera fotoperiodista del País Vasco. Fue allí, en el Festival de cine de San Sebastián, cuando en septiembre de 1989 realizó una sesión de fotos a la actriz Bette Davis que días después tendría un valor especial. En ese momento Isabel Azkárate era la fotógrafa oficial del festival. 

  • 1:39 26 may 2021 Desde 1982, Isabel Azkárate había retratado en Festival de San Sebastián, primero para la revista del certamen y años más tarde como fotógrafa oficial. En ‘Detrás del instante’ recuerda haber fotografiado a Antonio Banderas, a Pedro Almodóvar y a John Travolta cuando eran muy jóvenes. También a grandes figuras femeninas como Ursula Andrews o Bette Davis.

  • Isabel Azkarate

    Isabel Azkarate

    29:32 26 may 2021

    29:32 26 may 2021 En 1989 Isabel Azkarate, la primera fotoperiodista de Euskadi, tuvo una sesión de fotos con Bette Davis que, a los pocos días, tendría un valor especial. Nacida en el seno de una familia acomodada y cosmopolita, de joven estudió en Cambridge, se trasladó a vivir a Barcelona y finalmente realizó cursos de fotografía en Nueva York. A su regreso, en 1983 fue fotoperiodista en el periódico La Voz de Euskadi donde a lo largo de tres años cubrió la actualidad diaria, entre la cual destacaba la violencia de ETA y de los GAL. Tras el cierre del periódico, fue fotógrafa de la Diputación de Guipúzcoa durante quince años. En paralelo, viajó a diferentes países del mundo donde retrató problemáticas sociales de todo tipo. Durante muchos años también ha retratado el Festival de cine de San Sebastián, primero para la revista del certamen y años más tarde como fotógrafa oficial. No ha sido hasta los últimos años que su trayectoria ha empezado a ser reivindicada.  

  • 2:47 19 may 2021 En 'Detrás del instante' el fotógrafo Tino Soriano explica que, después de muchos años, consiguió el primer encargo para National Geographic en el que tuvo que fotografiar al tren más caro en el norte y en el sur. Envió los carretes con las imágenes pero le comunicaron que su trabajo había sido destruído por los ataques del 11S: “Tus fotografías no existen, el camión de Federal Express estaba aparcado debajo de las Torres Gemelas a las 8:45 del día 11 de septiembre en Nueva York”.

  • Tino Soriano

    Tino Soriano

    29:52 19 may 2021

    29:52 19 may 2021 El catalán Tino Soriano es todo un referente en la fotografía médica y de viajes. En una ocasión, mientras estaba trabajando con su cámara en un hospital, tomó una imagen delicada que siempre le acompañaría y gracias a la cual incluso ha mantenido la relación con los protagonistas de aquella instantánea. Además de su trabajo en el ámbito de la sanidad, Soriano ha destacado como fotoperiodista retratando numerosas realidades. Desde pequeño, soñó en ir por todo el mundo y trabajar para la revista National Geographic. No desistió en su empeño, empezó a publicar reportajes desde diferentes países y escribió el primer libro de fotografía de viajes producido en España. Actualmente es colaborador desde hace dos décadas de la famosa publicación de tapas amarilla y acumula numerosos premios nacionales e internacionales por una obra con un sello muy personal en la que destaca la presencia del ser humano, el dominio del color y el sentido del humor.

  • 6:00 12 may 2021 La fotógrafa Isabel Muñoz fue en busca de la Danza Khmer a Camboya y captó una imagen que actualmente sigue teniendo un significado especial para ella. En 1996 hizo una fotografía a una niña camboyana de diecisiete años que tiempo más tarde tendría un sentido muy diferente. "Es el hecho que pasa después, ha hecho que esa foto tenga un significado especial y sea como un relicario para mí.", afirma en 'Detrás del instante'. 

  • Isabel Muñoz

    Isabel Muñoz

    29:41 12 may 2021

    29:41 12 may 2021 Las imágenes sensuales de Isabel Muñoz la han convertido en una de las fotógrafas españolas de más renombre. En 1996, durante un viaje a Camboya, hizo una fotografía que, años más tarde, a raíz de unos hechos trágicos, tomaría un sentido muy diferente y que para ella tiene un significado especial. Esta fotógrafa, que desde adolescente se sintió atraída por la danza, acabó dedicándose a su otra pasión, la fotografía. Sus imágenes, con un gran componente estético, poco a poco fueron mezclándose con problemáticas sociales que ha abordado en sus viajes por el mundo. Desde las maras en Centroamérica a la violencia sexual contra las mujeres del este del Congo. De esta manera su obra permite reflexionar y denunciar todas esas realidades que inmortaliza, ya sean centrándose en los niños o los primates -en su particular búsqueda al origen de la vida- como denunciando problemas muy actuales como son el cambio climático o el desecho de plásticas en los océanos.

  • 4:27 05 may 2021 En el inicio de su carrera como fotógrafo, Andoni Canela decidió centrarse en la fauna ibérica. “El oso, el lobo, el lince, el águila imperial, el quebrantahuesos, el urogallo, la perdiz nival, son especies escasas, amenazadas, muy difíciles de ver y todavía más de fotografiar, y era un reto.”, apunta en 'Detrás del instante'. Canela destaca la gran biodiversidad que existe en España y lo poco que se destaca: “Se valora más desde fuera la gran biodiversidad que tenemos aquí”. Sus 10 años de trabajo sobre fauna ibérica se recogen en el libro 'Mirada salvaje' y sirve de protección a determinadas especies que están en peligro de extinción.

  • 7:17 05 may 2021 Antes de fotografíar a otros animales de la fauna ibérica, y aunque le costó mucho, Andoni Canela consiguió captar la mirada de un lobo salvaje que nunca olvidaría. El fotógrafo explica que es uno de los mamíferos más esquivos de Europa y prácticamente desaparecieron porque se les mataba por el ganado por lo que su instinto de supervivencia es estar alejado del hombre. Lo explica en 'Detrás del instante'

  • Andoni Canela

    Andoni Canela

    29:36 05 may 2021

    29:36 05 may 2021 Por la cámara del fotógrafo navarro Andoni Canela, uno de los grandes expertos en fotografía de naturaleza y medioambiente de nuestro país, han pasado animales y paisajes de los cinco continentes. En una ocasión, tras semanas de espera, consiguió captar la mirada de un lobo que nunca más olvidaría. Esa fotografía forma parte de su extenso trabajo sobre la fauna ibérica, uno de los temas en los que se ha especializado aunque su obra está formada por animales -muchos en peligro de extinción- de todo el planeta. Por todo ello, su fotografía es un mensaje a favor de la sostenibilidad y la biodiversidad, tal y como ha demostrado la actual pandemia. Además de la fotografía, en los últimos años Canela -que vive a caballo entre un pueblo del Pirineo y Banyoles- también ha elaborado mucho trabajo en video, entre el que destaca el documental El viaje de Unai, que realizó mientras durante un año daba la vuelta al mundo con su esposa y sus dos hijos.

  • 3:13 28 abr 2021 La retratista Estela de Castro inició el proyecto PHES (Fotografía Española Solidaria) para ayudar a diferentes organizaciones que trabajaban en Siria. Organizó una exposición y 83 fotógrafos que había retratado donaron sus obras para la causa solidaria. Se consiguió recaudar 42.000 euros. Lo explica en 'Detrás del instante' Un año y medio después, en una segunda edición de PHES, organizaron talleres de fotografía participativa en campos de refugiados de Grecia, Serbia y Turquía y en ONG’s de Madrid y Málaga donde dieron cámaras desechables a los jóvenes para que retrataran su realidad más próxima y luego publicaron un libro.

  • 3:11 28 abr 2021 La fotógrafa madrileña Estela de Castro es una de las retratistas más reconocidas de nuestro país. Ha inmortalizado a los más destacados fotógrafos de nuestro país y sus fotos se expusieron en PhotoEspaña y se publicaron en El País. Estela de Castro empezó retratando a Eduardo Momeñe y Leopoldo Pomés y finalmente acabó fotografiando a 110 profesionales de la fotografía española, por ejemplo, Laura Terré, Oriol Maspons, Joan Colom y Joana Biarnés. La artista confiesa en ‘Detrás del instante’ que durante tres años puso todo su dinero, tiempo y energía en este proyecto.

  • 2:12 28 abr 2021 En 2019, la retratista Estela de Castro recibió una llamada de los responsables de la Casa Real para que hiciese las primeras fotos oficiales a los Reyes y a sus hijas. Los retratos de gala se hicieron en el Palacio Real y los de civil en el Palacio de la Zarzuela. La artista explica que desde el principio tuvo total libertad para elegir los fondos, espacios, luz y el tipo de cámara. “Quería que fuera otra cosa, como mucho más cercana, más normal, más natural…”, apunta. “A pesar de todo este estrés que generó, pues todo ese vértigo por la opinión pública y demás, el trabajar con ellos ha sido muy fácil.”, dice la retratista. Este es el trabajo más conocido de Estela de Castro hasta el día de hoy.

  • Estela de Castro

    Estela de Castro

    29:45 28 abr 2021

    29:45 28 abr 2021 Estela de Castro es una de las retratistas más reconocidas de nuestro país. No obstante, su trabajo, vinculado a la lucha por los derechos humanos y de los animales, no empezó a destacar hasta que a los 29 años afrontó una triste situación familiar que decidió contar con su cámara. Desde entonces, esta fotógrafa madrileña no ha dejado de crecer. Uno de sus proyectos profesionales más ambiciosos es el trabajo sobre los fotógrafos españoles con el cual ha inmortalizado a los más destacados profesionales de este sector. Por otra parte, proyectos como Zoocosis o PHES (siglas de Fotografía Española Solidaria) surgen del activismo y la pasión que definen a De Castro. En el año 2019 su trayectoria como retratista se vio reconocida cuando desde la Zarzuela le encargaron las fotos oficiales de los Reyes y las infantas. En los últimos tiempos Estela De Castro ha ido combinando sus diferentes proyectos fotográficos con la docencia.

  • Outumuro y Diane Kruge

    Outumuro y Diane Kruge

    00:58 22 abr 2021

    00:58 22 abr 2021 Manuel Outumuro recuerda en 'Detrás del instante' que le hizo las primeras fotos a Diane Kruger en sus inicios como modelo y descubrió que era una actriz en potencia ¡y se lo sugirió!: “Yo creo que tendrías que ser actriz”. Años después, en 2013 Outumuro asistió al Festival de Cine de Berlín en el que Kruger era jurado. La actriz de la película ‘Troya’ le comentó “Me dijiste que tendría que ser actriz, pues here I am, aquí estoy.” 

  • 6:19 22 abr 2021 Manuel Outumuro llevaba fotografiando moda desde el año noventa y la actriz Carmen Maura fue la protagonista de una de las primeras sesiones que hacía en las que tenía delante a un personaje para retratar. Con ella aprendió una gran lección que marcó el resto de su carrera…

Mostrando 1 de 2 Ver más