Deslenguados La 2

Deslenguados

Lunes a las 20.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5779186
Para todos los públicos Deslenguados - Seducción - ver ahora
Transcripción completa

¿Nos seducen las personas o sus palabras?

¿Qué nos seduce más?

¿Un halago, un verso o un eslogan?

¿Puede la seducción perfecta derrumbarse

por una sola palabra?

¿Se puede seducir sin palabras?

¿Es el lenguaje un arma de seducción masiva?

Son muchas preguntas

y mediante ellas intentaremos camelaros,

liaros, embelesaros, encantaros y llevaros al huerto.

Poneos vuestras mejores galas lingüísticas,

porque hoy aquí, en "Deslenguados" ponemos en marcha

el lenguaje de la seducción.

"Seducción es negociación,

es cesión y a veces, succión".

"Con el objetivo de acabar unidos

los dos o los tres o los cuatro

y evitar el no".

A ver, Iris, necesito situarme

y saber de dónde viene la palabra "seducción".

"Previamente debo advertirte de que el arte de la seducción

siempre consiste en dar con los puntos débiles de los humanos".

Vaya, ¿y cómo sabes tú eso?

¿Acaso has seducido alguna vez a algún ser humano?

"Esta pregunta no procede, Daniel".

Vale, vale, pues vayamos al grano

y háblame sobre el significado de "seducción".

"Seducción proviene del latín 'seductio'

que significa 'apartar'".

"Se aplica a la idea de apartar a alguien de los demás

para llevarlo por donde quiere".

"El término se asocia a atraer o conquistar

a una persona, especialmente, en el ámbito sexual".

Atracción, conquista, seducción.

¿La sedución puede realizarla cualquiera

o tiene que ser un don?

"No es verdad, ángel de amor, que en esta apartada orilla

más pura la luna o el sol brilla

y se respira mejor?

"Ay, don Juan, don Juan,

no quiero ni lunas ni sol ni nada más contigo".

"Caray, digo con euforia, con esto que me contáis,

cómo ha cambiado la historia".

"Y más que va a cambiar, se acabó tu machismo,

no te soporto".

Bueno, paremos con esta sainete de polichinelas.

Vamos a parar porque estamos con Itziar Castro.

Actriz con la que vamos a tener un bis a bis.

Porque vamos a hablar de seducción.

Itziar, ¿te consideras una seductora?

Yo nací el 14 de febrero, ¿tú qué crees?

Me gusta el juego de la seducción, me gusta seducir.

Y me gusta que me seduzcan.

El piropo como manifestación lingüística.

¿El piropo crees que juega a favor de la seducción

o que juega en contra?

Los piropos, para mí, son igual que los insultos.

Funcionan si a ti te afectan, si les das la fuerza suficiente.

Quiero decir, hay que cambiarles.

Por ejemplo, yo soy gorda.

Que me insulten diciéndome "gorda",

no me afecta porque es verdad. Soy gorda.

Yo cojo esos insultos e intento transformarlos.

Lo mismo me pasa con el piropo.

Si me dicen "guapa", me lo cojo y me lo transformo.

Entonces, lo positivizo todo yo.

¿La palabra "piropo" no te parece curiosa"?

¿De dónde crees que puede venir? La verdad, no lo sé.

Tenemos un asistente virtual que lo sabe absolutamente todo

y que nos lo va a explicar.

"Proviene de una palabra griega que significa

'tener aspecto de fuego'".

"Los romanos la usaron para describir una aleación rojiza

de cobre y oro".

"Más tarde, la poesía utilizó el concepto

como símbolo de lo brillante".

"Actualmente se aplica a los halagos a otra persona".

Ahora que ya sabemos lo que significa la palabra "piropo",

yo te quiero proponer un juego, Itziar.

Vamos.

Tengo en estas tarjetas varios piropos

que hemos rescatado de diferentes épocas.

Estos son piropos reales. Vale.

Y me gustaría ver si eres capaz de situarlos

en la época que corresponde.

Tenemos aquí cuatro épocas.

Cuando se escribía en pluma.

Este símbolo se refiere a una época concreta de nuestro país,

también.

Una bola de discoteca que se referiría a los años 70, 80.

Eso es Almodóvar total. Total, sí, ¿no?

Venga.

Y un teléfono móvil que se referiría al siglo XXI.

Bueno, si quieres, empezamos. Vamos.

(LEE) "Quedad en paz, lumbre de estos ojos,

los cuales no verán cosas que les den placer,

hasta volverlos a ver". Está claro que esto va aquí.

Muy bien, has acertado. Era bastante fácil.

Qué bonito que te digan algo así, este piropo mola.

Este es de Cervantes.

Pertenece a un entremés de Cervantes.

Es normal que te parezca,

porque viene del genio de la literatura.

"Quisiera ser el pendrive para tu USB".

¿Qué te parece este? Hombre...

Ponme el pendrive, ponme el pendrive.

A ver qué te parece este.

"Estás más buena que el pan".

Bueno, voy a ponerle aquí.

Sería más hacia el otro. ¿Sí?

Hacia los 70, 80, sí.

Aunque ya verás que tiene algo en común.

A ver.

El siguiente, este me encanta.

"Tiene usted unas mejillas más frescas

que la merluza del Cantábrico".

(RÍE)

¿Qué te parece? Este me gusta.

Me gusta mucho. Es más de esta época.

Pues sí.

"Luz de donde el sol la toma,

hermosísima paloma privada de libertad".

Pues volvemos a ponerlo aquí.

Ciertamente.

Este pertenece a José Zorrilla, pertenece al "Tenorio".

"Es usted más preciosa que un bocadillo en ayunas".

Yo lo sigo poniendo aquí.

Pues sí, porque esto es una cosa muy curiosa.

Fíjate que tienen en común cierta cosa con el hambre.

Porque los piropos, lo que llama la atención,

es que acaban refiriéndose a cosas

que en la época se anhelan.

Se quieren tener.

Y aquí había mucha hambre. Había un poquito de hambre.

¿Este qué te parece?

"¡Pibón!".

Esta soy yo.

(RÍE)

Soy yo.

"Pibón" es muy 80, 90. O sea, el pibón, ¿no?

Pues no, es la curiosidad.

Pibón tiene que ser donde el teléfono,

porque empezó a utilizarse a partir del 2000.

A pesar de que nos parece que lleva toda la vida con nosotros,

empieza a utilizarse en el siglo XXI.

Muy bien.

"Estás como un tren".

Bueno, esta sí que la pongo muy de los 80, 90.

Pues no. ¿Tampoco?

Este curiosamente quedaría

entre esta de las plumas y la de las flechas.

¿Aquí?

Es con la llegada del tren.

Y por último, a ver qué te parece.

"¿Te puedo pedir para Reyes, muñeca?".

Pues la pondría aquí. Y acertarías.

El verbo "seducir" está muy presente en nuestra vida.

No siempre somos conscientes, pero seducimos

y nos seducen constantemente.

¿Qué palabras utilizamos para hablar del arte de seducir?

¿Le damos siempre una connotación romántica o sexual?

¿O somos abiertos y practicamos la polisemia?

Hablamos de seducción con Ana, 21 años.

Estudia relaciones internacionales.

Le seducen la cultura y las lenguas.

Se define...

Perla, 73 años.

Le seducen los libros, el cine, el arte y al comunicación.

Ana, si viniera alguien de otro planeta y te preguntara

qué es la seducción, ¿cómo se lo explicarías?

Para mí la seducción es como una manera de infatuar

o de seducir a alguien, de atraer a alguien,

pero de una manera misteriosa, incluso negativa.

A lo mejor, cuando tenía 20 años,

la seducción tenía mucho más que ver con el sexo

o con el erotismo.

En cambio, con la edad,

toman predominio otros significados.

Como la seducción de la inteligencia,

la belleza...

A mi parecer, las mujeres seducen y los hombres conquistan.

La manera en que percibimos cómo seducir ha cambiado.

Porque los roles de género han cambiado.

En el lenguaje están los intereses,

la capacidad de expresar sentimientos,

el conocimiento.

La sensibilidad.

Muchas veces también lo que nos seduce es cuando escuchamos

al otro decir lo que nos gustaría decir a nosotros.

Es cierto que somos más explícitos ahora

al intentar seducir.

Pienso en consentimiento.

Pienso en relaciones más igualitarias.

Pienso en hablar las cosas.

Sin ser misteriosos y haciéndonos daño.

A lo mejor, soy mucho más cerebral.

En el sentido de que me seduce el discurso de la inteligencia,

la sensibilidad,

el respeto hacia los otros.

La pasión se quedó...

Vaya a saber dónde.

Cómo seducimos depende del lugar en donde vivas,

del contexto en el que estés, de quién seas,

en muchos aspectos de tu edad, del color de tu piel,

de tu género.

Entonces, está construido.

Por tanto, se puede aprender igual que los propios roles de género.

Eso no se aprende.

Aprender significa aprender una fórmula.

Y las fórmulas no sirven para esto.

"Palabras que ha utilizado Ana frente a...

"Términos que ha empleado Perla".

"Dos mujeres, dos puntos de vista diferentes

sobre un mismo concepto y algo en común,

ambas seducen con su discurso".

Las palabras que utilizamos dicen mucho de nosotros

y aunque siempre podemos ocultar una parte,

por aquello del misterio,

el lenguaje es una buena pista

para saber cómo nos sentimos o cómo pensamos.

Tengan cuidado, dice Stieg Larsson

que el arte de la seducción consiste siempre

en dar con los puntos débiles de los seres humanos.

No sé si me explico.

La llave de la seducción puede ser un gesto,

una mirada, un roce.

¿Puede una palabra subir la libido y el deseo?

O al revés.

¿Puede arruinar por completo una cita?

Voy para que me explique todo esto una sexóloga de confianza.

Daniela Blume.

Buenas. Hola, buenas tardes.

¿Qué tal? Muy bien.

Y en un bar, mejor todavía. Sí, ¿te gustan los bares?

Muchísimo.

Juanjo, ponme un "Deslenguado", por favor.

Te veo seguro.

Daniela, vamos a hablar de sexo.

Pero vamos a hablar del sexo que se habla.

¿En el sexo crees que la palabra es importante

o se lleva mucho más lo visual?

Hablo por mí, creo que sí es importante.

Para mí es muy importante la palabra.

Y la uso mucho durante el sexo.

¿Crees que se ha ido perdiendo este arte

de utilizar el lenguaje para seducir?

Que desde los tiempos antiguos hasta ahora

ha ido desapareciendo la palabra como arma de seducción.

No, creo que nos hemos ido adaptando.

Por ejemplo,

a mí me puede gustar "texting", por ejemplo.

Ahora mucha seducción es escrita.

Es un poco volver atrás, es un poco como la carta.

En internet hay un montón de artículos

que hablan de las 30 frases para seducir a un hombre,

30 frases para seducir a una mujer.

¿Crees que de verdad funcionan estas cosas?

¿Existe la frase perfecta para seducir?

Yo creo que no.

La frase perfecta es que tú seas muy honesta.

No una palabra aprendida.

Tres palabras juntas que queden bien.

O que sean bellas.

O que sean poéticas, ni siquiera eso.

Tienes que estar dentro de esas palabras.

¿Me puedes decir palabras que te gusten?

Que te resulten eróticas. Sí.

Palabras que despierten tu libido.

Sí, sí.

Como "axila".

¿Por qué te las apuntas?

Por nada, es que tengo mala memoria.

¿Seguro? ¿No es un truquillo que vas a utilizar luego?

Pues, por ejemplo, "ombligo".

Bien.

"Rodilla", también, "abismo".

"Abismo", esa me sorprende.

Vamos a decir "lengua" también. Muy bien.

Pues "cerda" me encanta.

"Cerda". Sí.

Bien dicho, también.

¿Cómo es bien dicho "cerda"?

Para mí es con amor.

¿Quieres más? Está bien.

Está bien, pero ahora me divertía.

No, no, si quieres...

Te las repito, si quieres.

Axila.

Ombligo.

Rodilla. Sí.

Abismo. Sí.

Ausencia.

Lengua.

Cerda.

Sexo.

Olfato.

Itziar, veo que no te están seduciendo nada mis palabras.

Hombre, no, he tenido un imaginario potente

al escucharlas todas juntas.

Sobre todo, en ese orden.

Te quiero proponer una cosa también.

Porque tenemos unas palabras que han venido a verte

y que te quieren seducir. Muy bien.

Son palabras que no conoces

y son bastante desconocidas en general.

Todas están en el diccionario.

Y me tienes que decir si te seducen o no te seducen.

Okey. Y qué te parece que significan.

Pues mira, la primera de ellas es...

Me suena a agaporni.

Esta cosa muy... halitosis, también.

¿Te seduciría esa palabra? No mucho.

Pues hace bien, porque "alipori" es vergüenza ajena.

Vergüenza ajena, alipori.

Alguien viene y te dice: "Tu aroma me recuerda al petricor".

Petricor, eso lo usaba mi abuela, creo.

Tipo alcanfor o algo así.

No creo que huela bien el petricor.

¿No te seduce el petricor?

Creo que huele mal. Petricor huele mal.

En este caso, sería cuestión de opiniones.

Pero el petricor es el olor de la lluvia

al caer sobre el suelo seco.

Ah, bueno. Es bonito, ¿no?

Sí, también.

Alguien te dice: "Estás acendrada".

Acendrada es que estás muy bien.

Como se decía antes, "de punta en blanco".

Acendrada, sí, ¿no?

¿Sí? ¿Aceptarías? ¿Te seduciría? Acendrada es bien.

Sí, haces bien.

Acendrado o acendrada significa perfecto.

Que no tiene ningún fallo. Como un pincel.

Que decían las madres.

¿Qué te parece? ¿Muérgana?

Sí, muérgana. Muérgana.

Suena como a bruja que está haciendo sus...

Sus pócimas mágicas, muérgana.

¿Te gustaría? Soy la muérgana.

Porque se parece a Morgana.

Por eso, suena a morder, también.

Muérgana. A mí me pone.

Te pone muérgana. Mogollón.

Muérgana.

Mira cómo se te llena la boca.

(AMBOS) Muérgana.

Como que muerdes.

No sé, si es mala, me da igual, me ha gustado esta palabra.

Un muérgano o una muérgana es una persona

zafia y soez.

Soez. Una persona...

Pues creo que es peor decir soez que muérgana.

Jugando con la seducción de las palabras se me ocurre

que no estaría mal inventar un App de ligue de palabras.

No des ideas y hazla.

Que creo que te va a salir bien la cosa.

Yo me apunto a esa App.

¿Cómo te va el tema de las App de ligue?

Las App en general, bien.

Las de ligue, mal, porque no estoy en ninguna.

No, yo ligo sin App, directamente.

Soy más de tú a tú.

Con este simple gesto te muestras dispuesto a seducir

o a que te seduzcan.

Pero en Tinder y otras App de ligue también tiene importancia

el lenguaje, la palabra escrita,

el chat, el perfil.

Todo suma a la hora de seducir a alguien.

Hola, ¿puedo sentarme? Hola, ¿qué tal? Claro que puedes.

Montaña Vázquez, encantado de hablar contigo.

Igualmente.

He venido a verte porque quiero hacerme un perfil

en alguna App de ligue

y creo que tú me podrías ayudar en este caso.

Igual sí, un poquito.

Porque has escrito este libro que se llama "Match".

¿Qué significa "Match"?

En este contexto de búsqueda de pareja,

yo podría decir que es como un encuentro

en el que puede saltar la chispa.

Intento hacer que esa chispa surja.

Acercar perfiles y compatibilidades.

Ahora me vas a ayudar.

Tengo aquí mi terminal móvil

y vamos a pasar a hacer mi perfil.

Y simplemente te voy a decir posibles frases

y me vas a ir diciendo qué te parecen.

Si crees que jugarán a mi favor o en contra.

Vale, no, mal.

¿Mal? Por ahí no vayas.

Si soy una persona normal.

Pero no. ¿Tú le dirías eso a una chica?

En un bar. "Hola, soy una persona normal".

Pues no.

A ver esta.

Mal. ¿Mal también?

Pero por favor.

Si siempre estás persiguiendo sueños, es que nunca los alcanzas.

Esta seguro que te va a encantar.

Sí, esa sí me gusta.

Bien. Tiene un punto inspiracional.

Que es muy interesante.

Y esta seguro que me va muy bien. Es una frase hecha.

Las frases hechas tienen un peligro.

A veces son muy cursis.

Este no es el caso.

No está mal, pero tampoco...

¿Por qué pones una frase hecha?

Pon una frase que sea tuya.

Fenomenal, esa mola.

Lo que pasa es que va un poco a la inversa.

No, pero eso dice: "Uy, por lo menos lo ha pensado".

Ya tiene un dato tuyo. Que te gusta Woody Allen.

¿Qué foto crees que debería poner?

Por favor, torsos desnudos, no.

No, por supuesto, foto actual.

No diez años antes.

Porque si no viene el chasco total cuando alguien te ve.

Y sobre todo, sin gafas de sol,

si puede ser, sonriendo.

Si te sale natural.

Si te sale forzado, practica un poco más.

Y que diga cosas de ti.

¿Alguna vez os habéis parado a analizar seriamente

las frases con la que ligamos?

Me refiero a todas esas frases hechas,

piropos de segunda,

que a fuerza de repetir,

por muy malos y estúpidos que sean,

hemos acabado normalizando.

Imagínate que vas por la calle y me ves

y te parezco guapa.

Entonces, te vas acercando cada vez más.

Un poquito acosador.

Te vas acercando y piensas: "Qué guapa".

Y al final te acercas del todo y me dices...

Puede ser que sí, puede que yo sea guapa.

Y a ti te parezca oportuno interrumpirme con esa palabra.

"Guapa", con babas y todo.

Qué gran adjetivo.

Porque al fin y al cabo, si sabe usarse,

lo que significa esa palabra es cariño.

El problema es tu entonación.

Imagínate que eres tú el que va caminando por la calle

y yo me acerco.

Y pienso: "Qué pinta de listo que tiene".

Voy a decírselo.

Y me acerco, qué listo y me acerco cada vez más.

Y te digo...

No debería estar insultándote.

Llamarte listo es decir algo bueno de ti.

Pero fíjate en el tono, fíjate en qué mal suena.

Parece que te estoy invitando a que nos peguemos.

De acuerdo con su entonación,

las palabras pueden significarlo todo

o no significar nada.

Hay tantas cosas que usamos tan mal.

Se me ocurrió buscar en internet cuáles eran los mejores piropos.

Todo lo que me salió era tremendo.

Cualquiera podría pensar

que lo peor de estas frases para ligar está en que son obscenas.

Unos ejemplos.

"Cuánta carne y yo de Cuaresma".

"¿Dónde tengo que participar

para que me den este premio?".

Pero si nos fijamos en estas frases,

el problema es muy llamativo.

El sujeto siempre es "yo".

El protagonista siempre es el que enuncia.

Así que ¿a quién le dices "guapa"?

¿A mí o a tu deseo?

¿A quién quieres hacer sonreír?

¿A mí o a tu egoísmo?

Ni una, es que ni una.

"La tecnología ayuda, Daniel".

"Pero no hacemos milagros".

Pero es que no puedo poner esto de foto de perfil.

Mira mi papada, mira mi papada.

# Uy, qué pelos, uy, qué cara cuando me levanto a la mañana.

# Podría hacer una de Tim Burton.

¿Y esto?

"'Ridículo y Sensual', de Ual.la, un grupo de Barcelona

formado por Alba Rubio y Modesto Lai

que mezcla música, humor, improvisaciones".

"Quizás te puedan ayuda con lo de sensual".

# Eres ridículo y sensual.

# Me gustaría ser hot,

# pero me sale mal.

# Es ridículo y sensual.

# Me gustaría ser flawless,

# pero me sale regulín, tirando a mal.

# Be yourself, te dicen, be yourself.

# Mientras te miran desde su photoshoppa.

# Be yourself, te dicen be yourself,

# sin una triste arruga en su rostro.

# Pero si eres fat, peluda or old,

# entonces puede ser que no seas cool.

# Vaya disparate, estás crazy de remate.

# Del escaparate sálvese tu maniquí. #

Ual.La, Alba, Modesto.

¿De dónde surge la idea de esta canción?

¿Qué queríais expresar con ella?

Mira, con "Ridículo y Sensual" queríamos hablar

del hecho de exponerse ante las redes.

Y cómo esta exposición puede generar

una actitud que puede parecer contradictoria.

Porque por un lado pues queremos ser muy sensuales

ante las redes,

pero quizás en nuestra intimidad eso nos lleva

a ser un poco ridículas y ridículos.

Para nosotras se complementan las dos cosas.

Se puede ser muy sensual y muy ridículo.

Llama la atención la cantidad de anglicismos

que utilizáis.

"Hot", "trendly", "pick of the day".

¿Por qué creéis que no seducen tanto las palabras en inglés?

Hombre, sobre todo porque hemos recibido

en nuestra educación

y la cultura está como muy influenciada

por lo que viene de Estados Unidos.

Como que es lo más.

Todo lo que viene de allí.

Y un poco lo que queríamos era mostrar

el ridículo de estar usando todo el rato palabras en inglés.

Aunque la verdad es que también nos gusta mucho.

Decir palabras en inglés.

Lo tenemos que reconocer.

Yo estoy esperando el momento de decir "hot".

-Sí, sí, "crush". -"Crush".

# Es ridículo y sensual.

# Me gustaría ser hot,

# pero me sale mal.

¿Qué palabras en castellano os seducen?

Colirio.

Oyes colirio

y en tu cabeza estás cantando: # Colirio en los ojos.

(RÍE)

Alacena, de Mago de Oz.

# En la alacena hay de beber.

-Metacrilato. -Metacrilato, sí.

# Un muro de metacrilato.

Pues yo voy a decir

que a mí me encantan las esdrújulas.

En general.

Y creo que las esdrújulas nos atraen especialmente

porque tienen un ritmo distinto, ¿no?

O sea, como que tenemos una lengua

que tiende a ser bastante binaria.

Y la esdrújula es como que pun.

Corta un poco ese ritmo.

Tacatata, tacatata.

¿Y vuestro nombre, Ual.La?

Es una palabra que parece inventada.

¿De dónde os viene? ¿Cómo lo elegisteis?

-Yo soy de Huesca y cuando vine a vivir a Barcelona,

la gente decía siempre que se sorprendía,

ya fuera para bien o para mal, decía: "Uala".

-Le pusimos la ele geminada, que es del catalán.

También para visibilizar un poco.

Esa letra que nos gusta mucho.

Que es como el sonido que se alarga. -Exacto.

Nosotros aquí en "Deslenguados" hacemos una labor

de investigación también.

Y hemos investigado sobre vuestro nombre.

No sé si lo sabéis.

"Uala" oficialmente viene del árabe,

de la expresión "Ya Allah".

Que significa "por Dios".

Pero siempre en versión admirativa.

"Por Dios, qué bonito".

Y lo curioso es que también se ha introducido en el castellano

y ha evolucionado hacia la palabra "olé".

Ah, mira.

"Muy bien, Daniel".

"Finalmente has aprendido los grandes secretos

sobre el lenguaje de la seducción".

No lo sé.

Creo que debería intentar seducir a alguien primero

para comprobarlo.

¿Por qué no intentas seducir a nuestra audiencia?

"Mira, están ahí".

Bueno, venga, vale.

¿Nos lo hacemos en plan don Juan Tenorio?

"No me parece lo suficientemente respetuoso, Daniel".

Vamos allá.

Aquí termina un programa que con sibilina acción

intentó la seducción de meteros en su cama.

Y que como última bala,

cual brillante último intento,

finiquita aquí el invento recitando junto a Ual.La.

(TODOS) # El programa que tuvimos seduciendo y seducidos

# con la sensualidad de Itziar Castro.

# Y poniéndonos cual cabras con las listas de palabras

que nos vino a hacer Daniela Blume.

# Y qué risas y que cañas que tuvimos con Montaña

# departiendo sobre las App de ligue.

# Y los saberes y sabores de los colaboradores

# del programa que ya se acaba.

# Porque es ridículo y sensual.

# Aquí se acaba el superspeech

# que "Deslenguados" dio.

(TARAREAN)

# Es ridículo y sensual.

# La otra semana ya estamos aquí.

# Pero hoy ya se acabó. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seducción

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Deslenguados - Seducción

01 feb 2021

Dani Orviz intenta desgranar los secretos del lenguaje de la seducción. Para ello charlará con la actriz Itziar Castro, la sexóloga Daniela Blume y la escritora Montaña Vázquez sobre palabras eróticas, poemas, piropos o apps de ligue.

ver más sobre "Deslenguados - Seducción" ver menos sobre "Deslenguados - Seducción"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 57 programas de Deslenguados

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios