Deslenguados La 2

Deslenguados

Lunes a las 20.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5764977
Para todos los públicos Deslenguados - Dinero - ver ahora
Transcripción completa

De él se dicen muchas cosas.

Que si es poderoso, que si da la felicidad.

O que si atrae preocupaciones.

Hay quien cree que es la herramienta que puede hacerlo todo,

pero lo acaba haciendo todo por él.

Hay quien lo posee en abundancia

y a quien le falta por completo.

Quien decide vivir a espaldas de su existencia

y quien dedica toda su vida a acumularlo.

Tener o no tener.

Para comprar, para vender, para vivir, para soñar.

A veces hace el mal y a veces hace el bien.

Pero da igual, porque para mal o para bien,

no se puede vivir sin él.

Es el lenguaje.

Y hoy aquí, en "Deslenguados",

usamos ese lenguaje para hablar de...

"El dinero, poderoso caballero,

que muchos lo adoren será por algo".

"Incluso en negro, aunque te convierta en un reo".

"Es la erótica del dinero".

¡Taxi!

Voy a ver a alguien que es profesor, futbolero,

y que aunque su equipo ahora esté en segunda,

habla de economía de primera.

Es una de las personas que más sabe sobre dinero.

"Me estás subestimando,

¿sabes cuántas palabras equivales a dinero?".

Guita. "Pareces sorprendido, Daniel".

Bueno, es que es una palabra

que aunque se utiliza bastante coloquialmente,

me llama la atención.

Y es Dani, no Daniel.

"¿Sabes de dónde viene la palabra 'Guita', Daniel?".

Dani, por favor.

"En realidad, la guita es una cuerda de cáñamo

que antiguamente ataba una bolsa de cuero

donde la gente solía llevar las monedas".

"Por ello, la expresión 'aflojar la guita' significa

abrir la bolsa para pagar algo".

Profesor Gonzalo Bernardos. Ese soy yo.

Comida de negocios, copazo después de la comida.

Se diría que aquí alguien ha aflojado la guita, ¿no?

Bueno, en ello estamos.

Ya lo sabes. Los negocios relajados siempre son mucho mejores.

¿Puedo sentarme? Por supuesto.

Muchas gracias.

Entonces, lenguaje, economía.

¿Habláis los economistas un lenguaje

solo comprensible para vosotros

y para nadie de los no iniciados?

La mayoría, sí.

Porque quieren parecer sabios.

No quieren que se les entienda.

Quieren que la gente piense:

"Oh, no he entendido nada,

pero debe saber, debe saber".

¿Se puede decir que lo que habláis los economistas es una jerga?

Sin duda.

Es una manera de diferenciar a aquellas personas

que están dentro del negocio económico,

de aquellos que no lo están.

Por cierto, ¿sabes de dónde viene la palabra "jerga"?

Pues no.

No te preocupes, tengo a mi asistente personal virtual

que nos lo puede explicar.

Iris, ¿de dónde viene la palabra "jerga"?

"Menuda educación, Daniel". "Hola, ¿no?".

Perdona, Iris, me había olvidado de tu formalidad.

Iris, ¿me puedes decir de dónde viene la palabra "jerga",

por favor?

"Proviene del provenzal...

que es como llamaban

en la Edad Media

al canto de los pájaros".

"La raíz -garg proviene de los sonidos

que produce la boca de manera confusa e incomprensible".

"Ha dado origen a la palabra...".

Yo tengo aquí un maletín

y en este maletín está

por un lado, el botón rojo.

Y por otro lado tengo una serie de tarjetas

que tienen términos económicos.

Que son de una palabra solo.

El juego es: yo digo las palabras

y me las tienes que definir en 20 segundos.

Pero hay una pequeña condición.

Esa condición es que no puedes utilizar en esa definición

otros términos económicos que requieran explicación.

Si saliera cualquiera de estos términos, yo apretaría.

Me temo que alguna vez lo apretarás.

El primer término que tenemos aquí es...

Son las partes en que se divide el dinero

que han puesto los accionistas en una empresa.

La voy a dar por válida, pero vuelve a sí misma,

porque necesitamos saber qué son accionistas.

¿Nos lo puedes explicar rápido?

Son los socios de una empresa.

Eso me gusta más.

Ha quedado muy bien explicado.

De esta has salido indemne.

No era fácil. Vamos a ver la siguiente.

Esta es mucho más fácil.

Cuando una empresa compra a otra.

¿Simplemente eso? ¿Con eso ya estaría explicado?

Sí.

No es comprarla con unas acciones concretas.

Se puede comprar de forma amigable

o de forma hostil.

Pero siempre es una compra.

Te veo, incluso, demasiado conciso.

Tú me lo has pedido.

Pero puedes extender un poco más, si quieres.

Si me extiendo más, emplearé más términos técnicos.

No pasa nada.

No da electricidad ni nada.

Vamos a ver el siguiente.

Cuando una moneda vale menos de lo que valía.

Creo que en esta te va a ser imposible.

Es la parte del dinero que ha ganado una empresa en un año

que se reparte entre sus socios.

Muy bien, enhorabuena.

También te diré que me lo has puesto bastante fácil.

¿Sí? Te has portado muy bien.

Una cosa que me resulta muy curiosa

del lenguaje económico es que si lo miras, de cierto modo,

también tiene bastante poesía.

Por un lado, existe también la rima.

Incluso palabras que se juntan

para crear otras palabras.

Como, por ejemplo:

¿Qué te parece? ¿Lo habías pensado alguna vez?

Sí, pero, fíjate:

acabas de decir una palabra que engaña.

Porque es prácticamente imposible

que tú aceptes más flexibilidad

y tengas más seguridad o igual.

No.

Lo que vas a hacer es, a cambio de más flexibilidad,

vas a perder seguridad.

Perdona un segundo, Gonzalo.

(Móvil)

Sí, diga.

Sí, soy yo.

No, no, no me interesa.

Pues porque no me interesa.

No, de verdad. Gracias, hasta luego.

Qué cosa, todo el día llamando.

Que si quiere usted comprar esto,

que si quiere contratar tal cosa.

Es la competencia.

Lo raro es que hablan todos igual.

Como si los hubiese enseñado la misma persona.

Y me pregunto yo:

¿de dónde viene el lenguaje de los teleoperadores?

¿Quién les está enseñando a hablar así?

Vamos a comprobarlo.

Eh, hola, ¿qué pasa?

Buenos días, soy Dani Orviz.

Te llamo porque, mira, quiero hacerte una oferta acojonante.

Pero acojonante de verdad.

Mira, ya sé que no va a ser lo más barato del mundo,

pero a ver, efectivamente e increíblemente,

esta es una oferta con la que yo es que alucinaría.

Alucinaría y lo fliparía.

Ya sé que hay cosas mejores y todo, pero...

(Señal de desconexión)

¿Hola? ¿Hola?

Me ha colgado.

¿Y te extraña?

Bueno, sí un poco.

Estaba siendo muy amigable, muy familiar.

Quizás excesivo.

Vamos y hablamos, por favor. Lo he hecho fatal, ¿no?

Sí, fatal.

Fíjate en tu postura corporal.

Ven conmigo y hablamos, por favor.

Entonces, ¿qué he hecho mal, Susana?

¿Qué has hecho mal?

¿En algún momento has llamado por teléfono de verdad?

Bueno, en casa, a mis amigos.

Pero no te dediques a esto.

No. No, para nada.

Dime entonces, Susana,

manifestaciones del lenguaje que no sean recomendables

para la venta telefónica.

Palabras que no definan.

Muletillas o palabras insecto.

Palabras insecto, ¿qué son?

Todas aquellas palabras que son abstractas.

Que no dicen nada.

Y que el operador se apoya en ellas cuando no sabe por dónde salir.

Por ejemplo:

Alusiones a la confianza.

Por ejemplo:

"Me gustaría". "Que quede entre nosotros".

Frases groseras.

"¿Me entiende?". ¿Qué quiere decir?

Será "me explico", ¿no?

Esta se utiliza un montón de veces.

Las palabras o expresiones vacilantes.

Que tú has utilizado.

La chulería.

Por ejemplo, la chulería tampoco.

Faltas de respeto.

Argot que pueda haber por la calle.

"Tío", "cariño".

A veces se lo he oído a alguien.

Empatizan mucho y está muy bien,

pero no hace falta decirle "cariño".

Si a esta persona no la conoces.

Finalizar la llamada y decir: "Gracias, cariño".

¿De qué?

¿Qué expresiones son recomendables en una venta telefónica?

Positivizar siempre.

"¿Verdad que es interesante?".

Es decir, dar casi por hecho

que aquello que le estás explicando a esa persona

es un producto que le interesa.

Y luego, sobre todo,

es lógico, pero hay que decirlo muchas veces en plataforma,

no puedes estar mascando un chicle

cuando estás hablando.

Entonces, todo esto está mal visto.

Mal oído. Está mal oído.

¿Sabíais que la palabra "dinero" viene de 10?

Pues sí, viene de la moneda romana "denarius",

que eran diez ases.

De ahí, por metonimia,

pasó a significar muy pronto "dinero"

y de ahí pasó al griego

y de ahí al árabe,

donde, curiosidad,

la primera moneda que crearon fue el...

En la Antigua Roma, precisamente,

el salario era el dinero que se daba para poder comprar sal.

¿Y por qué era tan importante la sal?

Ya no en la Antigua Roma, sino incluso antes,

los prerromanos, los sabinos, hicieron la Vía Salaria.

Que era una carretera desde el Adriático hasta Roma,

a través de 242 kilómetros

para llevar sal.

¿Por qué era tan importante la sal?

Porque tiene un poder conservante y saborizante.

Solo tenemos que pensar en un mundo sin frigoríficos

o una croqueta sin sal.

Ya los romanos,

cuando tenían que comerciar con dinero,

concretamente los banqueros y los cambistas,

utilizaban una banca de madera

que se llamaba...

Que traducido más o menos literalmente

era la mesa de la plata o la mesa del dinero.

En la Edad Media, los mayores y más importantes banqueros

de Europa, que eran los florentinos,

siguieron utilizando una banca para hacer su comercio.

De ahí vienen las palabras "banco" y "banquero".

Pero con la curiosidad

de que cuando alguien no podía hacer frente a sus deudas,

lo que se hacía era romperle la banca.

Es decir, la banca rota.

Y ese término pasó hasta nuestros días

hasta el punto de que relacionamos

esa bancarrota con la quiebra.

Con algo que se rompe.

Es más, si nos damos cuenta,

fortuna y riqueza son palabras sinónimas.

La suerte y la riqueza siempre han estado vinculadas.

¿Por qué? Pues por esta señora de aquí.

La diosa romana Fortuna,

que era la más caprichosa del Olimpo.

Es más, ella siempre estaba con la rueda de la fortuna,

que repartía la buena y la mala suerte

de una manera totalmente aleatoria.

También se la representaba en un barco

que no tenía ni mástil ni timón.

Y podía ir hacia un lado o hacia otro.

¿Quién acompañaba frecuentemente a la diosa Fortuna?

Otra diosa, la diosa Ocasión.

Que se representaba con melena por delante

y se decía que teníamos que agarrarla

cuando venía hacia nosotros.

Porque si la dejábamos pasar,

ya no tenía pelo por detrás para poder agarrarla.

De ahí vienen nuestras expresiones:

"Hay que agarrar la ocasión por los pelos".

"No puedes dejar la ocasión pasar".

"Y la ocasión la pintan calva".

¿Has estado alguna vez en una cámara acorazada, Gonzalo?

En ninguna, es un descubrimiento.

Te he traído porque cada vez que miro este lugar,

me vienen a la cabeza ciertos adjetivos

para el dinero que se puede guardar aquí.

Ya lo ves, negro.

Es que el lenguaje tiene un componente importante racista.

Cuando ves dos palabras y una es "negro",

siempre, siempre, es algo malo.

Porque difícilmente verás una palabra añadida al blanco

que tenga un mal concepto

o que implique una cosa negativa.

En cambio, con el negro sí. La que has dicho: dinero negro.

Martes Negro cuando cae mucho la bolsa.

Etcétera, etcétera.

Entonces, ya que estamos reformulando el lenguaje,

en otros ámbitos de la vida,

en el ámbito económico también lo deberíamos reformular.

¿Y cuál sería tu adjetivo con el que calificar

a lo que ahora se llama dinero negro?

Dinero tramposo.

Otra cosa curiosa que me viene a la cabeza,

es que muchas veces se lo utiliza como sujeto,

como si fuese una persona.

"El dinero es cobarde, el dinero prefiere Suiza".

¿Por qué se convierte casi en una persona?

Para generalizar y pretender

que todo el mundo es igual

y que todo el mundo está detrás de una acción

que están solo unos pocos.

¿Te parece que abramos una caja? Sí, claro, hemos venido para esto.

Vamos a abrir esta, para empezar.

Y de ella nos sale...

Cualquier persona normal, cuando recibe información económica,

está recibiendo muchísimos eufemismos.

Por ejemplo, le dicen desaceleración en lugar de crisis.

Son diferentes desaceleración y crisis.

Crisis es que estamos muy mal.

Desaceleración es que estamos menos bien.

Pero también, por ejemplo...

La palabra te hace disfrazar la realidad.

Claro, si lo que yo digo es

que hago una amnistía fiscal

y a todos vosotros, contribuyentes,

que pagáis religiosamente a Hacienda,

tenéis el trato de siempre.

Estos señores que no,

los trato deferente.

Cómo queda el Gobierno. ¿Verdad?

Lo hemos de disfrazar.

Para eso está la palabra regularización.

Entonces, los economistas utilizáis los eufemismos

o no los utilizáis y son luego

agentes exteriores a vuestras actividades

los que los traducen.

No, somos nosotros.

Somos nosotros, principalmente

Somos nosotros porque queremos engañar a la población.

Por ejemplo: yo digo en la empresa "soy el jefe".

"Vamos a reestructurar la empresa".

Entonces los empleados dicen: "Vale, va a haber cambios".

Pueden ser positivos o negativos.

Pero no te estoy queriendo decir esto.

Estoy queriendo decir que os voy a despedir a unos cuantos.

Voy a intentar engañarles todo el tiempo que pueda.

Evidentemente, el lenguaje colabora.

Otra: "Vamos a hacer reformas estructurales".

Y siempre a la palabra "reformas" en economía

le tengo una gran animadversión.

Porque normalmente,

cuando aparece la palabra "reformas",

significa que voy a favorecer a algunos

y voy a perjudicar a otros.

Y casi siempre,

voy a favorecer a unos pocos

que normalmente son los que tienen más dinero,

y voy a perjudicar a muchísimos,

que son los que tienen menos.

Pero qué bonito es el lenguaje.

Cómo lo hacemos los economistas.

Algo muy feo lo convertimos en algo muy bonito.

Vamos con la siguiente caja, Gonzalo.

Vas a tener el honor de abrirla.

Es la número 37.

Vamos a ver lo que sale.

Qué sorpresa, esto no me lo esperaba.

Si estábamos hablando de dinero.

De aquí sale el fútbol.

Además, el Español. Porque tú eres futbolero.

Mucho.

Sacamos el fútbol para relacionarlo con la economía.

Yo te voy a proponer que hagamos el uno por uno económico.

Es decir, yo te voy a ir diciendo jugadores,

entre comillas, términos económicos,

y me vas a contestar diciendo un adjetivo a cada uno.

Entonces, ¿estás preparado?

Preparado. Pues adelante.

Con el número uno...

Horrible, fatal, horroroso.

Imprescindible, necesario.

La alegría de final de mes.

Un jugador polémico...

Nuestro guardián

y también nuestro demonio.

Nos queda la tercera caja.

La tienes ahí al lado.

Y vas a tener el honor, es la 86.

Vas a tener el honor de abrirla y ver qué hay dentro.

Oye, cada caja es una sorpresa distinta.

Unos chorizos.

Ya veo por dónde vas.

¿Ha conocido a muchos chorizos en tu vida?

Algunos, algunos.

Pero yo elijo mis amistades.

También elijo mis conocidos.

Y cuando... alguien huele como esto,

lo aparto de mi lugar.

¿Sabes de dónde viene la palabra "chorizo"?

No tengo ni idea.

Hoy me estás cogiendo en muchos renuncios.

No te preocupes, una vez más nos lo va a explicar Iris.

"En este caso no tiene nada que ver con el embutido".

"La palabra viene del caló,

que significa 'robar'".

"De ahí cuando se hace popular da origen

a diversas palabras parecidas,

relacionadas con el robo".

Chorizo, mangui, ratero, caco, randa.

Hay decenas de maneras de referirnos

a los amigos del dinero ajeno.

Y para hablar de ellos,

qué mejor que hacerlo con alguien que los conoce bien.

Marc Pastor es miembro de la Policía Científica

de los Mossos d Esquadra y escritor.

En sus libros mezcla novela negra, aventura,

ciencia ficción y cultura pop.

En tus novelas aparecen nazis, máquinas del tiempo,

aparecen soldados coloniales españoles,

aparecen sociedades secretas soviéticas.

A la vez que un montón de referencias a la cultura popular.

Has creado, incluso, un término,

que ya un poco forma parte del lenguaje,

para definir este batiburrillo que es culturalmente disperso.

¿Qué es eso exactamente?

Es una alternativa a la palabra "frik".

Aquella persona que se apasiona por toda la cultura,

por todo tipo de cultura y la incorpora en su vida

de manera, no diría que acrítica,

pero sí con los brazos abiertos.

¿Te ayuda el hecho de ser policía

a escribir en el lenguaje de los personajes?

¿Utilizas cosas que te puedes encontrar en tu trabajo

y te ayuda a que sea un lenguaje más real?

Es evidente que reflejo las conversaciones entre policías

de forma más fidedigna

que alguien que lo ve desde fuera.

Un autor que no está dentro de una comisaría.

Porque sé cómo hablamos.

Cómo nos referimos a los casos.

Pero también estoy en contacto con los delincuentes.

Asesinos, agresores sexuales,

ladrones, atracadores...

Veo que tienen diferentes registros.

Y lo incorporo a mis novelas.

¿Crees que ha cambiado mucho el lenguaje policial?

El que se utiliza.

De las nuevas generaciones que puedan llegar ahora

a la vieja guardia.

Creo que solo cambia lo que son un nuevo tipo de delitos.

Pero en vocabulario policial,

hay una especie de relevo generacional,

una especie de testigo que se va pasando

de generación en generación. Que sigue siendo el mismo.

¿Me puedes poner algún ejemplo de las que han resistido?

La primera que me viene a la cabeza.

Que es la típica espera policial.

Cuando estás esperando delante de la puerta de un domicilio.

Nos vas a ayudar.

Porque tenemos a varios sospechosos que no sabemos

de qué se les acusa.

Van a enseñarnos el delito que han cometido.

Y a ver si puedes decirnos qué significa.

¿Te parece? Vamos allá.

Pues venga, vamos allá.

Mira, Marc, este individuo es espadista.

¿Nos puedes decir qué significa?

Esto ha quedado un poco desfasado.

Es de espada y espada es la ganzúa.

La persona que abría las cerraduras con la ganzúa.

Que es el pequeño instrumento metálico.

Esto ha quedado bastante desfasado.

Ahora hay diferentes técnicas

y casi todo son anglicismos.

Hablamos más de "bumping".

¿Qué nos cuentas?

Es algo tan sencillo como la palanca.

Básicamente, hacer tope.

Cuando una palanca abre la puerta.

Es menos delicado que el espadista, es más bruto.

Abrir las puertas con una pata de cabra,

con algún instrumento que revienta el marco de la puerta

y entras.

Y esta persona ha hecho un butrón.

Butrón es el agujero.

Es un agujero para acceder a algún sitio.

A una industria, un banco, una cámara acorazada...

Y viene de los butrones que son las salidas naturales de las cuevas.

Donde se guardaba el vino.

Uno muy poético, un alunizaje.

Olvida la poesía.

Es alguien que ha encrastado un coche

contra la luna de un comercio.

¿Qué es?

Es alguien que roba aprovechando que se queda dentro

del sitio donde quiere robar.

Antes de que cierre, si es un comercio,

se queda dentro y cuando cierran aprovecha para robar

y luego sale.

¿Qué es?

Es un butrón "vintage".

Básicamente.

Proviene de la película "Rififí", del año 55.

Es alguien que entra en un sitio a través de un agujero.

Es como se llamaban los butrones antes.

No sé qué es. Te lo voy a contar yo.

Porque me he estado informando un poco.

El cangrilero, me supongo que es una palabra...

Parece un baile tradicional.

Es lo bonito, parecen otras cosas.

Yo creo que no se utiliza ya tampoco.

Es un delincuente muy especial.

Es un delincuente que roba el cepillo de las iglesias.

Pues me dejas pasmado.

¿Cómo hablamos cuando hablamos de dinero?

¿Con alegría, con angustia?

¿Con emoción, con desgana?

¿Y qué palabras utilizamos

para definir nuestra relación con el dinero?

¿Adjetivamos igual si estamos forrados

que cuando estamos a dos velas?

"Hoy hablamos de dinero con Eduardo, 53 años".

"A los 19 entró de administrativo

en la misma empresa en la que piensa jubilarse".

"Se define...".

"En la otra cara de la moneda,

Diego, 53 años, emprendedor".

"Tiene tanto arte para poner proyectos en pie

como para levantarse después de haber caído".

"Se define...".

Si viniera alguien del planeta Venus

y te preguntara qué es el dinero,

¿cómo se lo explicarías para que lo entendiera?

Si viene un lunes, le diría que lo vería el viernes,

que se pasee por la ciudad,

y yo lo vería el viernes.

Verás cómo entendería para qué sirve el dinero.

Le diría que es la forma en la que se vende la gente.

No que compras cosas,

sino la que la gente se vende.

Hay personas que tienen una enfermedad con el dinero.

Para mí es solo una herramienta.

Un medio hacia.

Una forma de comprar la libertad.

¿Con qué palabras lo relacionaría?

Con envidia, total.

Con grandísimas diferencias.

Ya desde pequeño no me gustaba.

Me daba mi madre dinero para comprarme ropa.

Y no me la compraba.

Y se quedaba en la mesilla.

De pequeño cuando los amigos decían que querían ser millonario,

astronauta, ser famoso, yo lo único que quiero es que nunca me falten,

entonces eran pesetas, que nunca me falten mil pesetas.

Es una gran putada que haga falta dinero para comer.

Que haga falta dinero para vestir.

Ideales de riqueza cada uno tiene el suyo.

Hay personas que el único fin que tienen,

el único objetivo es amasar.

Amasar, amasar, ¿no?

Yo considero que eso es un virus, una patología.

Quedarte sin nada es cuestión de dos días y medio.

Y solo te salva ese medio.

Evidentemente que he tenido momentos de quiebra.

Muchos y se los agradezco a la vida.

Porque el emprendedor rebota.

El día que te miras en el espejo te das cuenta que el dinero es

una mierda y que aunque lleves dinero en el bolsillo,

no tienes por qué gastarlo.

"Palabras que han salido por boca de Eduardo".

"Frente a...".

"Las más pronunciadas por Diego".

"En algo están los dos de acuerdo,

cómo les gustaría que el dinero no tuviera tanto valor".

El dinero forma parte de nuestra vida, lo queramos o no.

Hay quien lo quieren más que a sus seres queridos.

Y quienes no se fijan en el brillo del metal de los demás.

Ni necesitan ese peso en su bolsillo

para sentirse seguros.

Hay un tío con mucha pasta llamado Bill Gates que asegura

que "cuando tienes dinero, solo tú recuerdas quién eres,

pero cuando no lo tienes, todo el mundo olvida quién eras tú".

No sé si me explico.

"¿Cansado?".

"Si no quieres seguir hablando de dinero, lo dejamos aquí".

"Y recuerda que el dinero no da la felicidad,

pero que te puede ayudar a volver en taxi a casa".

Gracias por el consejo, Iris.

"No hay de qué, Daniel".

En la jornada de hoy hemos lanzado al mercado de sus valores

un programa lleno de tipos y tipas de interés.

Un depósito a plazo fijo de palabras contantes y sonantes

desapalancadas y desestanflacionadas.

Y ha pasado

# que hemos tenido alimento para el cerebro y diversión.

# Ahora llega el momento de poner la conclusión,

# Gonzalo Bernardos os explicó lo que hay que hacer.

El arte no es hacer dinero, es saberlo mantener.

# Y Susana ya explicó el "leitmotiv" verdadero

# de los teleoperadores.

Dinero llama a dinero.

# Y para que tras lo explicado el saber no se te borre,

# Marc Pastor lo deja claro. Toma el dinero y corre.

# Y la semana que viene otro programa exquisito

# al igual que un cheque en blanco con los fondos infinitos.

# Estás avisado, que aquí acaba "Deslenguados",

# el programa de la 2.

# Que aquí acaba "Deslenguados", el programa de la 2.

# Que aquí acaba "Deslenguados", el programa de la 2. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Dinero

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Deslenguados - Dinero

18 ene 2021

El dinero mueve el mundo. ¿Pero también mueve y retuerce el lenguaje? Dani Orviz intenta encontrar respuestas con la ayuda del economista Gonzalo Bernardos, del novelista y policía Marc Pastor y de Iris, su inseparable asistente virtual.

ver más sobre "Deslenguados - Dinero" ver menos sobre "Deslenguados - Dinero"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 57 programas de Deslenguados

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios