www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5699275
De seda y hierro - Dar el salto - Lengua de signos - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Subtitulado por Accesibilidad-TVE.

Hay metas que parecen inalcanzables.

Pero cogiendo impulso y contando con el apoyo necesario,

aunque el obstáculo parezca enorme podemos superarlo.

No hay mayor miedo que aquel al que no te enfrentas.

Yo vengo todos los días encantado de la vida a trabajar.

Me ayuda a madurar,

a ver la vida de otra manera desde otro punto de vista.

Cambiar tu perspectiva también, tu vida personal.

En el ritmo de vida que tenemos normalmente,

nos pasamos por alto muchísimas cosas

y que cuánto alimenta y cuánto llena una sonrisa

y cuál de importante es.

-Me encanta apoyar a la gente y ayudar a los demás.

Han sido tres años hasta llegar aquí,

hoy es el principio de una nueva etapa

y estamos también juntos en esto.

¿Estás preparado? -Preparado.

-¿Sí? Vamos allá.

Yo creo que desde pequeño me gustó muchísimo,

pero muchísimo siempre ayudar a los demás.

Y por eso me fijé en los chavales con necesidades educativas especiales.

Y decidí cambiar el entorno,

el entorno de lo que era un colegio como tal,

bien fuera de educación especial o bien fuera de integración.

Y venirme a otro entorno, y me vine al hospital.

Así que es un cole muy especial, y desde el curso pasado pues nada,

me nombraron director, y cambié el registro.

Sigo trabajando con mis alumnos,

eso no lo dejo por nada del mundo porque es lo que más me gusta.

Mis alumnos son chavales que tienen un afán de superación terrible.

Los primeros que se quieren recuperar

y que lo dan todo por recuperarse son ellos, te lo puedo asegurar.

Con Paula, por ejemplo, ha habido una evolución bestial.

Para ella ha sido un reaprendizaje un volver a aprender a hablar,

un volver a aprender a reír, a leer, a escribir,

a calcular, a razonar.

¿Y cómo se llamaba...? -‘d’ minúscula.

-Que significaba ¿el qué?

Divisor. -Divisor, muy bien.

¿Probamos con el dos entonces? A ver si nos funciona.

Tenemos dos cifras, por lo tanto,

tendremos que coger como mínimo, ¿cuántas cifras?

Si yo cojo estas dos cifras y las comparo con el divisor.

Intentamos dar un seguimiento una vez que ya han salido, por ejemplo,

de la unidad o de cualquier tipo de especialidad,

para ver realmente cómo siguen funcionando.

Miguel. -Dime.

¿Te acuerdas cuando te decía que eras muy feo?

-Hombre, claro que me acuerdo, hijo, ¿cómo no me voy a acordar?

Que eras más feo que un cayo malayo. -Que un cayo malayo,

y ahora ya he cambiado a más feo todavía, ¿no?

-No.

-Soy una persona que trabaja mucho desde el vínculo,

del vínculo que creo con el alumno.

Esa cercanía, ese digamos ‘buen rollo’

que tienes que establecer,

esa conexión que estableces con los alumnos para ganártelos,

y llevártelos a tu terreno.

Y engancharlo para poder trabajar con él,

pues estamos de broma cuando hay que estar de broma,

cuando hay que estar serios trabajando también, por supuesto.

Vamos a hacer una sesión de evaluación para ver cómo estás

en este momento.

-Vale. -¿Vale?

Vamos a ver si averiguamos esa palabra.

Uy la ‘g’ ya la has "cagao".

Estás jugando al ahorcado,

en el que tienes que averiguar la palabra

pero no tienes ninguna prisa porque yo te he quitado el tiempo.

Con lo cual, si tú no tienes presión, no tienes que ser impulsivo.

-Cuando a Lucas le dio el ictus,

lo primero que nos dijo el médico intensivista de la ambulancia

es que Lucas estaba en coma.

No sabía los colores, no recordaba las letras,

o sea, el daño cerebral estaba y había que recuperar.

Cuando llegamos al hospital fue ver una luz,

fue siempre muy claro.

Nos dijo cómo, cuál iba a ser el caminito.

Tener a alguien con esa vocación, con esa entrega, con esa sonrisa,

con esa disposición y esa mirada,

para nosotros ha sido fundamental.

Pues yo creo que sin Miguel no hubiera sido posible

que hubiera mejorado tanto, en relativamente en tan poco tiempo.

-Una ‘c’ puede ser...

-Por ejemplo. Bueno, ‘Co...’ -Continente.

Muy bien, a ver si es esa porque yo había pensado en la misma.

-Con...

Sí, señor. Sí, señor. ¡Choca ahí!

¡Claro que sí!

Hola, buenos días. -Hola, buenos días.

Hemos quedado con Pablo Sánchez. -Suben por aquí, planta 35.

Muchísimas gracias. -De nada.

Hasta luego.

Víctor tiene una discapacidad intelectual.

Nos empezamos a dar cuenta a raíz de que fue al colegio

porque era un niño que no entendía los conceptos,

los profesores eran pésimos y ya nos empezamos a mover

para que él saliese adelante, el día de mañana tuviese un futuro.

Y nos enteramos de Afanias,

le llevé y eso es lo mejor que pudimos hacer.

El niño a los cuatro meses ya era otra persona,

ya podías hablar con él, te mantenía la mirada,

la autoestima ya le iba subiendo.

¿Por qué? Porque allí todos los chicos eran iguales,

y ahí les trataban a todos como tal, como personas normales,

no le tenían distinciones.

Entonces, eso a él le vino genial, hacía sus eventos por ahí,

se iban con ellos, estaban todo el día,

o sea, que es que fue desde el principio una maravilla.

-Es pensar en Víctor y la verdad que me emociona.

Yo fui su preparadora laboral.

Cuando yo empecé en prácticas, mi primera clase de alumnos,

bueno, pues fue superimportante para mí, ¿no?

Porque esos alumnos son los que, bueno, todos te tocan el alma,

pero los primeros alumnos se quedan ahí en tu corazón.

Y en esa clase estaba Víctor.

(Música)

Vivíamos en un pueblo de Madrid, que está a 60 km de Madrid,

se llama Brea de Tajo, allí él lo pasó muy mal,

él y los demás.

El niño se sentía rechazado en el pueblo,

me llegó a decir que para qué había nacido él.

Lo pasó muy mal porque iba al colegio,

los niños se reían de él,

no tenía amigos, estaba siempre aislado.

Te derrumbas, lo pasas mal,

le veías que no tenía ninguna autoestima,

él no valía para nada.

Entonces decidimos venirnos a Madrid.

Hola, buenos días. Adelante. Bienvenidos, adelante.

-Buenos días. -Buenos días. Me llamo Raquel.

Empecé a tomar contacto más real con las personas con discapacidad

dentro del mundo de la psicología.

Y Afanías es una asociación que su objetivo

es mejorar la calidad de vida de las personas

con discapacidad intelectual y de sus familias.

Para nosotros, cada alumno es único.

-Me gusta viajar, oír música y me gusta bailar.

Tienen miedo, incertidumbre, dudas.

Y el ovillo de lana lo que viene a decirnos es que,

cada uno es superimportante.

Bien, ¿qué vemos aquí chicos? -Una tela de araña.

-Una telaraña, ¿qué más podemos observar?

-Una estrella. -Un equipo.

¿Y si yo me muevo? -Nos movemos todos.

-Nos movemos todos.

Lo que intentamos aquí siempre es dar un giro, ¿no?

La palabra 'discapacidad' le tachamos el 'dis'

y nos centramos en la palabra ‘capacidad’, de qué soy capaz.

Vamos a planificar la ruta desde nuestra casa

hasta la parada de metro Ciudad Universitaria.

Elena, cuéntanos.

-Primero cojo el cercanías y luego hasta Atocha.

-Velázquez, hasta Diego de León mira, son tres paradas.

-Cojo es 643 en Villanueva del Pardillo,

luego me bajo a coger el metro de la línea 6 en Moncloa.

-Cojo el metro de la línea 6 para llegar a la parada

de Ciudad Universitaria.

-Fenomenal, chicos.

Pues todos llegaríamos al evento el próximo martes.

¿Estáis preparados para el primer evento?

-¡Sí! -¡Bravo!

¿Te acuerdas cuando empezamos en primero de "Mira aquí",

tú ahí como alumno, yo como profe en prácticas?

-Sí y todas las prácticas, todas las empresas coincidíamos.

-Es verdad, que tu primer evento, fue mi primer evento.

Que hemos aprendido juntos.

-Sí, el primero de todos. -Sí, hemos ido creciendo los dos

porque los dos del año 92, que encima.

-Y aptitudes también hemos aprendido. -¿Y desde que viniste a Madrid?

-Yo cambié un montón. -La verdad que...

Y en el colegio y todo eso, me salió todo bien. Y...

Has ido creciendo, avanzando... -Aprendiendo.

-Aprendiendo un montón,

y teniendo muchas experiencias positivas aquí en Madrid.

-Sí, y cambias total. -Y cambias totalmente.

Miguel, ¿qué tal?

Linda ¿cómo estás? A ti, te quería yo ver.

Quería comentarte que a ver cuándo vamos a la reunión aquella

que hablamos de oncología de secundaria

que tenemos pendiente.

La sesión quizá de... -La sesión.

Si quieres para la semana que viene

miramos los niños que están ingresados.

Nosotros trabajamos en plan, en plan ‘piña’,

como decimos nosotros, de manera interdisciplinar

y todos como estimulación a lo bestia.

Los niños cuando están en el colegio experimentan menos dolor.

Piden menos calmantes, lloran menos, están menos irritables.

Les sientan mejor los tratamientos complejos como es la quimioterapia.

Están recibiendo quimioterapia y están en el colegio,

están en el aula recibiendo clase,

igual de dura que haya considerado el profesor.

Durante esas horas la desconexión es total y la evasión,

y eso ayuda muchísimo.

Eso ayuda muchísimo a hacer que el día a día

sea mucho más fácil para ellos.

La siguiente oración:

"No fue un incendio fortuito, sino intencionado

porque encontraron pruebas".

Eh, ‘sino’ de adversativa.

-Hum, muy bien. -Y ‘porque’

¿Sí? -De causal.

Causal, perfecto. -¿Por qué no es ‘casual’

en vez de ‘causal’? -¿Por qué no es casual?

Porque no es una casualidad, es una causa. Expresa un por qué.

-Desde luego que se olvidan, pues de lo duro de mirar el suelo

y ver que es una bolsa naranja que pone:

‘ciclofosfamida metotrexate’ pero que ellos bien saben

que es quimioterapia.

Y que lleva asociado una serie de cosas:

a estar mal, a tener nauseas, a tener vómitos,

a que se caiga el pelo.

A tener tantas cosas que se ven de un proceso oncológico

que cuando están en el colegio, no están porque si no,

no sería tan brillantes cuando acaban sus estancias hospitalarias

y se van a sus hospitales de referencia.

Cuando ingresan y se les ofrecen las educaciones,

se les presenta a los profesores pues ellos están encantados

y cuando ven que los profesores se ponen en contacto

con los colegios suyos, de referencia,

pues más encantados todavía.

Lo que hacemos es fundamentalmente una labor de continuidad,

de continuidad educativa.

Entonces, digamos que es el punto que ponemos de normalidad en su vida.

Vale, porque te lo digo que ya sabes que la profesora...

Sí que hemos intentado crear dentro de cada servicio que haya

pues, unas reuniones interdisciplinarias

donde todos participemos, que no solo la visión del clínico,

del médico, del enfermero sea importante,

sino que todos los aspectos del chico o de la chica,

o del alumno o de la alumna se recojan.

Hola, chicas, ¿qué tal? Buenos días. -Hola.

Hija, ¿para cuándo la jubilación?

-¡Ay!, Miguel, hijo mío, lo estoy deseando.

-Para cuando tú te jubiles se cierra el hospital.

-Hombre, totalmente.

La alegría, la alegría de la sala de oncología.

-A jubilarse, ya lo sabéis.

-De eso nada, eso no te lo crees ni tú.

-Hija mía, cuenta a los 67 que acabarán ampliándolos.

-Sí, lo que faltaba, no fastidies.

-Lo siento por ti, porque te lo van a ampliar a los 67.

Aquí te veo con el carrito y con el sidecar.

Chicas, disculpad que me llaman. -Vale.

-Hola, Juanjo, ¿qué tal? Venga pues voy a recogerte yo.

Eso, sí, quedamos en eso.

La remodelación del hospital, que está quedando todo precioso.

Meter el Retiro dentro del Niño Jesús

creo que ha sido una idea muy buena, la verdad,

porque tiene los banquitos de la puerta de quirófano

son como los bancos del Retiro, así, pero como pequeñitos ¿sabes?

O por ejemplo, pues unas mesitas como de picnic de estas de aquí,

de una terraza, de un quiosco.

Y la verdad que está quedando muy chulo. Luego la parte del cole...

Tanto a mi hermano como a mí,

desde ya desde muy jóvenes nos ha gustado ayudar a los demás.

Y de hecho, yo elijo la carrera de enfermería

porque te pones mucho en la piel, en la piel de la gente

para poder hacerles sentir que están como en casa,

por decirlo de alguna forma.

Mi hermano es, es una persona muy, muy sentida

porque es una forma de expresar lo que él siente.

-Tienes que pensar que hay otros chavales

que te están esperando al día siguiente.

Y que exigen de ti todo lo mejor,

entonces cuando tú salgas por la puerta,

puedes hacer lo que te dé la gana, si quieres llorar,

si te quieres desesperar, si te quieres desahogar.

Pero una vez que entras dentro del hospital,

aquí vienes a darlo todo.

-Hoy es tu primer día, lo vas a hacer fenomenal, tranquilo,

vas a poner en práctica todos los conocimientos

que has adquirido en el proyecto Mira aquí.

Planta 35, abriendo puertas.

Me hicieron un contrato, estuve varios días de temporal

y luego ya, me hicieron fijo en la empresa.

Buenos días, Fernando y Pablo.

Buenos días, Víctor. -Hola, Víctor.

-Al principio fue un poco así, con nervios,

pero luego me fijé en los objetivos y con mis compañeros,

me hablo con todos y con el jefe y ya está.

La verdad que me hacían los seguimientos,

venía, por ejemplo, a ver qué tal iba en el trabajo,

cuando ya podía yo, pues me dejaban libre para el trabajo

No me hace falta ni apoyo ni nada.

Y luego pues te sueltan ahí y ya pues, a currar.

(Música)

Hola, Víctor. -Hola, Nuria.

¿Qué tal? ¿Qué me traes? -Bien, te traigo dos paquetes.

Muy bien, pues toma, esto para mí. -Muchas gracias.

Hasta ahora. -Hasta ahora.

El trabajo consiste en encuadernar, hacer carpetas, doblar carpetas,

subir los paquetes o folios a las plantas.

Eso es todo, mi tarea de todos los días, de lunes a viernes.

El nació normal, un chico normal.

A los seis meses le dio la primera convulsión,

que yo no sabía ni lo que era eso,

y a los dos años le volvió a dar otra.

Y es porque se cayó de espaldas

y entonces ahí fue cuando ya me vine abajo.

Cojí un complejo todo el día tomándole la fiebre.

Me dijeron que era adicta al termómetro,

y eso tuve que ir yo al psicólogo a que me lo quitara,

y todavía, no te creas, como le vea constipado o algo,

le pongo el termómetro.

Yo allí en Brea tenía un piso majísimo, yo no trabajaba,

y me he venido a Madrid, me he tenido que poner a trabajar.

Estoy limpiando escaleras para sacar a mi hijo adelante.

Y no me avergüenzo decirlo, que estoy limpiando escaleras.

Estoy tan contenta por sacar a mi hijo,

porque me he gastado muchísimo dinero.

Ahora estoy viendo la recompensa.

-Pablo. -Dime, Víctor.

-He encontrado un curso de protección de datos.

-Sí, es el curso de protección de datos.

Ese lo tenemos que hacer a lo largo de este mes.

O sea, cuando la semana que viene cuando tengas un ratito,

te pones y le haces, ¿vale? -De acuerdo.

Cualquier duda me lo dices. -Vale, de acuerdo.

Yo ahora con los compañeros estoy contento.

Yo también con los compañeros, contento, nos enseñan muchas cosas.

Si hay una cosa urgente pues nos juntamos todos para hacerlo.

También, ahora en esta, en torre de cristal, nos dicen:

"oye necesito papel reciclado o DIN A3".

-Lo subimos y lo ponemos en la zona norte.

Sí, es verdad o en la zona sur.

Es que ahora, con esta nueva torre yo a veces me lío.

-Donde se ponen, es zona norte.

-Esto es la zona norte, -Y zona sur.

-Pero bien, genial. Que sigamos bien, hombre.

-Que sigamos bien. -Y que duremos mucho.

Hombre, claro que sí, vamos a durar, que hay que mirar hacia delante.

¿Qué pasa, Víctor? -¿Qué pasa, Carlos?

Te hecho una manilla aquí. -¿Qué tal el finde?

Pues bien, ahí dando una vueltecilla con los amigos.

Yo en el karaoke cantando. -¿Estuviste en el karaoke?

Sí, estuve en el karaoke. -¿Te disfrazas o qué?

Sí, me disfrazo, de estación de metro.

¿De estación de metro? ¿Seguís con lo del teatro?

-Sí, seguimos con el teatro,

si te quieres venir un día te invitamos a la obra.

Hombre, claro, yo voy a verte ¿dónde es?

Pues, en los centros juveniles.

Son siete doctores o doctoras más el enfermo que soy yo,

y yo soy el protagonista de la obra.

Y lo que se trata la obra es de transplante de corazón,

que al final he tenido cinco miocardios

y luego el final de la escena es cuando muere, cuando muero.

Él se muere, y entonces, reacción primera: susto.

# Y está muy grave, muy grave.

# El pulso ya no le da, el corazón no le late.

# Y muere el mes de mayo #.

Yo le veo en el teatro feliz,

además que con la gente que está en el teatro

él sí tiene complicidad, se escriben por WhatsApp.

Va a cocina, va a gimnasia, tiene todos los días de la semana.

Con lo que tengo no voy a llegar a Navidad.

-Él pone el corazón allá donde esté,

da igual que sea en el aula que sea en el teatro.

Y es algo de lo que a mí me hace también crecer como persona

y aprendo mucho de él.

# Tengo el corazón contento, el corazón contento,

# lleno de alegría.

# Tengo el corazón contento,

# desde aquel momento de la operación.

# Y queremos deciros...

# Na, na, na, na.

# Que ha llegado el final.

# Na, na, na, na #.

Cuando no se puede salir al aula,

pues porque las condiciones médicas no lo permiten,

recibes el cole dentro de tu habitación,

y eso es bastante peculiar.

Ahí es donde te las tienes que ingeniar

para poder abrir ventanitas, no físicas,

si no, ventanitas al mundo, no solo las que se ve la calle,

si no, al mundo para conectar al chaval

desde la habitación con el exterior.

Vamos a leerlo así.

Vale. "The Grand Canyon is an enormous...".

"Kinion". -"Kinion".

Venga, seguimos. -"Kilimanjaro is a...".

-Los niños aprovechan sus tiempos de esperas entre una consulta y otra,

entre un tratamiento.

Esperan haciendo sus trabajos de colegio.

Lo tenemos tan integrado y que es necesario,

que si le tenemos que adelantar la medicación

para que no pierda su hora de clase, sus dos horas, se lo ponemos antes,

le adelantamos y con la quimioterapia al colegio.

Los niños no pueden perder el tiempo, no lo pueden perder.

Hay que aprovechar todas esas esperas porque su vida

no es la de las consultas en el hospital,

su vida es el aprendizaje y es el estudio y es la formación.

Yo también estoy convencido de que sí que colaboramos

a ese proceso de curación, y en algún momento,

aunque sea entrecomillado,

podemos decir que somos "curativos" también.

(Música)

Yo creo que la palabra a todo esto es ‘gracias’.

Que haya un colegio público dentro del hospital público,

a mí de verdad me deja como muy conmovida de saber

que tenemos eso a nuestro alcance.

Porque Lucas podrá ser,

que por las secuelas no pueda hacer muchas cosas,

pero sé que tiene unas capacidades brutales,

verbales, lingüísticas.

Si le das rehabilitación y le das potencia y le das

capacidades y habilidades

para que pueda salir adelante en la vida,

va a tener un futuro totalmente diferente.

Y el estímulo que les das ellos te lo devuelven,

o sea, te lo devuelven por mil.

El verles la sonrisa por la mañana,

el saber que cuando llegas a la sala ya están preguntando por ti,

que están deseosos de que llegue ese momento.

Tú tienes que llegar con toda la alegría del mundo

para poder darles, pues, esa inyección

o ese chute chute de energía que tú le das a en ese momento

durante las horas que tenemos de clase, ¿no?

A mí me da muchísimo, me dan todo.

Él es muy feliz la verdad.

Lo que me transmite es que ha encontrado un trabajo

en el que es muy feliz.

Claro, él decide, el terreno educativo,

yo le digo pues me parece estupendo, ¿no?

que elijas ayudar a niños con problemas.

El hecho de la partida,

él venirse para acá para mí fue bastante duro.

Y sí, se le echa mucho de menos.

-Buah, esa fue superbuena, me caí por las escaleras.

Esta fue cuando hice el curso de monitor de ocio y tiempo libre

que mis prácticas fueron con personas con discapacidad intelectual.

Mira esta foto. -Con la yaya.

El sábado que la yaya se cayó, y esto fue en el hospital,

este fue el día que me entregaron la trompeta.

-Ay mira, sí.

-Y luego, sí, justo a los tres o cuatro días la yaya falleció.

-El hecho de que ella visitase a los demás.

-Que si había alguien enfermo, siempre estaba ella

y tú procurabas ir con ella.

Yo con ella, ahí de pequeña detrás, era su sombra.

Y es eso lo que te ha enseñado

y lo que tú demuestras en tu día a día, cariñete.

Ese crecimiento con ella,

yo creo que esos pilares que me ha transmitido

me hacen ser quien soy.

Te comprometes con la gente.

Tienes empatía, le pones mucho espíritu,

mucha entrega.

Siento que cada vez que toco,

va dedicado a ella y más ahora que ya no está.

Y con las chicas, ¿qué tal?

Las chicas, bueno, bien. -¿Si? ¿No tenéis novia?

Todavía no. -¿Todavía no?

¿Seguro, que no tienes novia? -Todavía no.

¿Y con la Tamara qué tal? -Bien, no sabemos nada todavía.

No sabéis nada de ella. -Todavía no.

¿No quieren saber nada de vosotros? -No.

¿Están enfadadas? -Sí.

¿Qué las habéis hecho? -Pues no hemos hecho nada.

Algo habréis hecho si están enfadadas.

No, no hemos hecho nada. -¿Y ellas a vosotros?

Y ellas a nosotros... tampoco.

¿Y por qué os habéis enfadado? -No sé.

Es supercariñoso, superamable,

yo con 27 años que tiene le cojo, le achucho

y le doy unos besos, y me dice: "estás loca".

Me dice: "estás loca".

El otro día cuando venía del teatro empezó a cantar ahí

las canciones esas, le cogí y le dije: "vamos a bailar".

Y me dijo: "mamá, estás loca" y se pone a hacerlo.

O sea, es que te dan ganas de coger muchas veces y comértelo.

Otras veces te lo comerías de verdad pero bueno.

¿Ya te vas?

Sí, me voy, que he quedado con Raquel.

-Vale, ¿vais bien de tiempo? -Llego de sobra.

Cuando llegues allí me mandas un WhatsApp, ¿vale?

Vale. -Y ten mucho cuidado.

Vale. -Venga, hasta luego.

Hasta luego. -Adiós.

Los monitores le querían con locura.

Cuando se graduó el profesor lloraba, lloraba,

y es que vamos, verle a él así pues los demás estamos,

estamos contentísimos.

Nos ha levantado la autoestima a todos

porque un niño que da amor, recibe amor.

Que busquemos ayuda, cuando lo necesitemos, pero claro,

que nos abran puertas, que no nos las cierren

porque ahora él se gana su dinerito y le veo feliz.

Y al yo verle feliz a él, me veo yo, porque es mi espejo y ya está.

Víctor descubrió quién es él.

Es sorprendente el ver cómo se desenvuelve,

me imagino en su primer día y digo: "Buah, esto es bestial".

# Tú eres lo más lindo de mi vida

# aunque yo no te lo diga,

# aunque yo no te lo diga.

# Si tú no estás yo no tengo alegría,

# yo te extraño de noche,

# yo te extraño de día.

# Yo quisiera que sepas,

# que nunca quise así.

# Que mi vida comienza,

# cuando te conocí.

# Tú eres como el sol de la mañana

# que entra por mi ventana,

# que entra por mi ventana.

# Tú eres de mi vida la alegría,

# eres sueño en la noche,

# eres luz de mis días #.

Subtitulación realizada por Paloma Masa Barroso.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Dar el salto - Lengua de signos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

De seda y hierro - Dar el salto - Lengua de signos

25 oct 2020

Aborda lo importante que es, en ocasiones, tener una mano que te ayude a llegar a donde debes estar, independientemente de que tengas una discapacidad o una enfermedad. Un ejemplo son Raquel y Víctor. Raquel ha sido la psicóloga y preparadora laboral de Víctor, que ha conseguido empleo indefinido.

ver más sobre "De seda y hierro - Dar el salto - Lengua de signos" ver menos sobre "De seda y hierro - Dar el salto - Lengua de signos"

Los últimos 64 programas de De seda y hierro.

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios