www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5766084
No recomendado para menores de 12 años Cuéntame cómo pasó - Temporada 21 - Capítulo 372: La vida al vuelo - Ver ahora
Transcripción completa

Ha habido un repunte en el ritmo de contagios.

Se han detectado en las últimas 24 horas

más de 5000 casos. Son 2000 más que ayer...

-Tío, ¿bajas la basura?

-Estoy pendiente de una llamada, ¿te importa bajar tú?

-¿Yo? -Sí.

Ponte la mascarilla, Alba.

Es que se me empañan las gafas.

Ya oíste a tu madre, tienes que llevar la mascarilla.

¿Me has oído? Sí.

(TELEVISIÓN) "Quedan por delante semanas de confinamiento,

no sabemos cuántas, y algunas dudas, pocas,

empiezan a despejarse. Por ejemplo, en el ámbito educativo.

Hoy la ministra Isabel Celaá ha dicho que solo repetirán curso

en casos muy excepcionales...".

-Mamá.

Espera.

(TELEVISIÓN) "...lo equitativo, lo justo

es que la promoción sea la norma general,

y que la repetición sea la excepción".

-Señora, por favor, le pido que vuelva para casa.

-He salido un momento a botar la basura.

-Tirar la basura es llegar, tirar las bolsas y volverse a casa.

-Ha sido un momentito. -No dar vueltas

con una cerveza en la mano y hablando por el móvil.

-Tranquila, es mi primo.

Un poquito rígido a veces,

pero es buena gente.

-Venga, seguidito para casa. -Sí, ya me voy.

Ya me voy. Y la cerveza es sin alcohol, ¿eh?

-Eso espero.

-¿Y qué? ¿Cómo es que te han mandado patrullar al Bronx?

¿Estás castigado o qué?

-No estoy patrullando, salgo ahora. Estoy reventado.

-Treinta horas seguidas de servicio. -Vaya lío.

-Quería saludar a la abuela, ¿está despierta?

-Sí, está pegada a la tele viendo las noticias.

-¿Cómo está el abuelo?

-Sigue mal. Con el respirador, pero aguanta.

Es infinito.

-Me recuerdas tanto a tu madre.

-Qué va. -Es esa sonrisa.

-Dicen por ahí que estabas enamorado de ella.

-De pequeño.

-¡Tío, es Oriol!

-Madre mía, el tiempo que hace.

-La última vez tenía más pelo, ¿te acuerdas?

(RÍE) ¿Tú qué tal?

-Pues ya ves, el fin del mundo me ha pillado aquí en el barrio.

-¿Estás con otra novela?

-Lo intento, pero no hay ficción que supere esto.

-¿Y la tía Karina?

-Bien, en Nueva York encerrada. -¿Y Olivia?

-Cuando me marché, acababa de terminar la tesis.

Sube, anda. -Que no.

-Sube, que te preparo algo. Venga, va.

-Venga, vale. Porque tú me lo pides.

Usted otra vez aquí. -Que aquí vivo.

-Suba para casa ya, anda. -Esta es mi casa.

Ya estoy subiendo. -Qué mujer.

¿Y tus padres?

-En el hospital. En primera línea, como vosotros.

Se va a acabar pronto, ¿verdad?

-Solo te puedo decir que se va a acabar.

(Sintonía "Cuéntame cómo pasó")

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Te soñaba. -# Sin cesar.

-# Y acerté. -# Ya lo ves.

-# Y una voz. -# En mi ser.

-# Volverá. -# En un nuevo día.

-# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

Papá.

¡Papá! Que no.

¿En serio?

Venga, papá. No hagas el tonto, por favor.

Mira, ya está, vete a la porra.

¡Joder, Antonio! ¡Papá! ¡Papá!

¡Pide ayuda! ¡Llamo a una ambulancia!

-¿Por qué no me dijiste que necesitabas el dinero?

-Yo no, mi hijo. -Me da igual.

-No quería preocuparte.

-Tienes que hablar con Antonio ahora mismo.

-Ya lo he intentado, no se deja.

-Josete.

Josete, ¿qué pasa? -¡Han atropellado a Antonio!

¡Ayuda! ¡Ayuda, por favor!

¡Por favor, bajad! Mi padre, joder. ¡Ayuda!

Ayuda.

Papá.

Una ambulancia, ¡una ambulancia ahora mismo!

En avenida de San Genaro.

Un atropello. ¡Dense prisa, está grave!

-Lo han reventado. -¿Qué?

-Lo han reventado. -¿Dónde está?

-Ahí, ahí.

(Portero automático)

(TELEVISIÓN) "Vamos al trabajo, a la universidad...".

-Ya abro yo, abuela.

¿Sí?

-Mercedes. -"No, soy Inés".

-Inés, hija, baja. Baja enseguida.

-¿Qué pasa? -"Baja".

-¿Por qué? ¿Qué pasa?

-"Han atropellado a tu padre, baja".

-¿Qué? -¡Que bajes, leche!

-Mamá. -¿Qué pasa?

-Nada, abuela. -La cara que llevas es de pasar algo.

(Puerta)

Abre, mamá.

Ahora no puedo. Mamá, abre.

¡Corre!

(Puerta)

¿Qué pasa? Mamá, es papá.

Por Dios.

¿Qué le pasa a tu padre? Le han atropellado.

Vamos.

-¿Qué es lo que pasa? -Nada, abuela.

-¿Cómo que nada?

¿Creéis que estoy tonta?

(Puerta)

¿Dónde está? -Ahí.

¿Cómo ha sido?

No lo sé. -¡Mercedes! ¿Qué ha pasado?

Quédate tranquila, madre. ¿Tranquila? ¡Un cuerno!

-¡Papá! No te acerques.

Vamos en mi coche, lo llevamos al hospital.

Es mejor no moverlo. Estamos en diez minutos.

¡Que no! No sabemos qué lesión puede tener.

Papá, ¿puedes oírme? -Tendríamos que llevar...

-No seas cabezota, hombre. Estudia Medicina, ella sabrá lo que hace.

-Papá, ¿me oyes?

Dios mío.

Dios mío.

Antonio.

Antonio. No lo toques, por favor.

Antonio.

¿Quién ha sido?

¿Dónde está el coche?

Antonio.

Llamad a una ambulancia, por Dios. ¡A una ambulancia!

¿Cómo está? -¿Has llamado a la ambulancia?

-Y a la policía también.

-Vale. -Ya deberían estar aquí.

-Mercedes, la cartera. Estaba en el suelo.

Gracias.

Antonio.

Antonio.

Antonio. (JADEA)

Antonio. "¿Qué pasa?

¿Qué hace aquí toda esta gente?"

¿Me oyes? "Te oigo.

Pero ¿qué hago yo ahí abajo? ¿Qué pasa?"

No respira. Sí, mamá, sí respira.

No le oigo respirar. ¡Que sí, mamá!

Le he tomado el pulso antes.

Ha perdido el conocimiento. Mierda, joder.

"Pero ¿qué cojones ha pasado? ¿El corazón otra vez?"

Tranquilas, tiene pulso.

Sí, tiene pulso.

¿Y ese coche de dónde venía?

"¿Un coche? ¿Qué coche?"

Ha venido por la avenida muy rápido,

se lo ha llevado por delante y ha huido.

Iba directamente a por él.

"¿Directo a por mí? ¿Quién?"

¿Estás segura? Sí, mamá.

Que ha huido, joder, que... ¿A que sí?

Josete lo ha visto conmigo. Iba a toda hostia.

"Estoy abajo,

estoy aquí arriba... Esto es muy raro, no me gusta.

Tengo un frío de narices.

¿Por qué no me lleváis a casa?" Está temblando.

¿Alguien tiene una manta? -Sí, voy.

"Una manta no, levantadme y sacadme de ahí.

¿Qué hago en el suelo?"

Ha sido a propósito.

Está clarísimo que ha sido a propósito, mamá.

¿A propósito?

¿Cómo va a ser alguien capaz de hacer una cosa así?

Como el de esta mañana, mamá.

Pero ¿por qué? Y yo qué sé.

Tranquilo.

Tranquilo.

¡Madre!

Ay. Madre, ¿qué haces aquí? Sube a casa.

¿Qué es lo que ha pasado?

-Lo ha atropellado un coche, Herminia.

-Se veía venir.

Mira que llevamos tiempo pidiendo un semáforo.

-¿Qué semáforo, Ramón? Ni siquiera ha parado, iba a por él.

-Antonio.

Antonio, ¿me oyes?

"Claro que la oigo, suegra. Claro que la oigo.

¿Por qué no me ayuda y le dice a esta gente que me lleve a casa?"

¿Viene esa ambulancia o qué, coño? "Una ambulancia".

Yo lo veo muy mal, yo lo veo muy mal.

Clara, llévate a mi madre a casa.

No, yo me quiero quedar. Madre.

Quiero que te vayas a casa.

¿Qué voy a hacer en casa?

Rezar.

"¿Rezar? ¿Por mí?

¿Tan mal estoy?

Me estoy muriendo".

Venga conmigo, vamos.

"¿Me va a decir alguien si me estoy muriendo?"

Le preparo una manzanilla, Herminia. -Hay que llamar a Toni.

-Sí, le llamamos. -Ya, yo es que no me sé el número.

-Estará apuntado por algún sitio. -Yo creo que está ahí.

En esa libreta están los teléfonos.

-Primero se toma usted la manzanilla.

-¡No! Que no quiero tomar nada, corcho.

¿Cómo le voy a contar yo luego a Toni

que estaba su padre muriéndose y yo tomándome una manzanilla?

-Antonio no se va a morir, Herminia. -(SUSPIRA)

Yo lo veo muy mal.

-No diga eso, mujer.

-Si no tiene ningún hueso en su sitio.

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Teléfono)

Joder.

(Teléfono)

Cariño, lo tengo que coger.

Es de curro. No, no...

Sí. He perdido el avión, lo tengo que coger.

No va a ser nada que... No se puede hacer nada.

A lo mejor me han cambiado el vuelo, lo siento.

(CHISTA) No te vayas. No te vayas, espérate. ¿Sí?

(HERMINIA) "Toni". ¿Abuela?

Toni, mira...

Abuela.

No. Habla tú, a mí me tiembla mucho la mano.

-Toni.

"Soy Clara".

Clara.

¿Ha pasado algo?

No puedo dormir.

-Toni, tu padre... ¿Qué le ha pasado a mi padre?

Que lo han atropellado.

¿Que lo han atropellado? ¿Cuándo? "Ahora, hace diez minutos".

Pero ¿cómo ha sido? ¿Cómo?

Mira, no lo sabemos.

Le ha pasado un coche por encima.

Llévatelo, llévatelo.

Vale, Clara, voy a ir para allá, ¿vale? Avisa a mi madre.

No, no vengas. Estamos esperando a que se lo lleven.

Pero ¿cómo está? ¿Está bien?

Sí, estamos esperando a la ambulancia.

Tu madre está con él en la calle, también tus hermanas.

Voy para allá. "No, no vengas. Mejor te esperas".

Estoy con la abuela, no te preocupes.

Pobrecilla, Toni.

"Mira, escucha".

Tan pronto como sepan dónde le llevan yo te llamo.

Gracias, Clara. Gracias.

Adiós, Toni.

-Anda, Clara.

Sirve tú, hija, que me tiemblan mucho las manos.

-A mí también me tiemblan. -¡Llénalas!

Con esto no vamos a ninguna parte.

Ahora vamos a rezar.

Joder. Trae, amor, déjame a mí. "Stop".

-¿Qué pasa?

Nada, hijo. No pasa nada.

Le ha pasado algo al abuelo.

Le ha pillado un coche.

¿Por qué me dices que no es nada?

No es nada que tú puedas arreglar. No lo sabes.

¿Eres médico acaso, Santi?

Tú tampoco eres médico. Tampoco vas a poder arreglar nada.

A tu cuarto ahora mismo, por favor. ¿Qué pasa? ¿Molesto?

-Santi, eh. "That's enough".

-No, ¿por qué me trata como un estorbo?

(GRITA) ¡Ya!

¿Te digo que el abuelo se puede estar muriendo

y tú aprovechas para hacerte el niño malcriado?

Pero... Cuando ocurre algo así, se colabora.

Y se ayuda. No se machaca a la gente, ¿me oyes?

¡Vete a tu cuarto ahora mismo!

Ha sido el de las gafas. -Santi.

No viene esa ambulancia. -Me han dicho que ya viene.

-De eso hace ya 15 minutos.

-Tanta Olimpiada, tanta Expo,

pero cuando se necesita algo de verdad...

-Como tarde mucho, Antonio se nos va.

-Yo creo que ya se nos ha ido.

"O sea, que sí, que ya estoy muerto.

Qué oportuna la muerte. Justo ahora, a un mes de inaugurar la Expo.

Y atropellado por un coche, además. Con lo que me gustan los coches.

Espero que haya sido un buen coche".

¡Ahí está la ambulancia!

Ya era hora.

"¿Y ya está? ¿Eso es todo?

Después de toda una vida queriendo ser alguien,

¿me voy a morir tirado en la calle?"

Joder, es la policía.

-¿Qué coño pasa con la ambulancia? Parece una broma.

"Déjalo, Inés, déjalo. Ya estoy muerto.

No merece la pena".

¿Se puede saber qué pasa con la ambulancia? No viene.

-Lo siento. Nos han avisado de un atropello,

¿dónde está la víctima?

-Es mi padre y necesita atención médica urgente.

-Márquez, a ver esa ambulancia.

¿Ese es el coche agresor? -No, es el coche de mi padre.

-¿Le atropellaron con su coche? -No.

"No te cabrees, Inés.

Con la autoridad es mejor no cabrearse.

Además, estoy muerto".

¿Dónde está el conductor? -Se largó a toda pastilla.

-¿Ha sido usted testigo? -He sido yo.

-Y mi hermana. -¿Dónde está?

-Con mi padre. -¿Iba con él cuando le atropellaron?

-¡No, joder!

-Como dice que fue testigo del accidente...

-Salió corriendo detrás de él.

-¿En el coche? -Ay, mire.

De verdad, ¿eh? "Inés, déjala, de verdad.

Es tonta del culo, ¿no lo ves?

Y yo estoy muy a gusto muerto.

No me duele nada.

Lo único, la pena que me da no poderme despedir de vosotras

ni de Toni

ni de Carlos ni de mi Milano".

Está llorando por un ojo.

Antonio.

No te rindas, por Dios. No te rindas.

Respira.

Así, respira.

Le ha vuelto el pulso.

Ánimo, papá.

Vamos. Vamos.

-Dios te salve. Llena eres de gracia, el Señor es contigo.

Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.

-Santa María, madre de Dios...

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Dígame?

Ah, hola, Max.

No, soy Clara. Mercedes no está.

¿Qué?

Las llaves del taller, que se las ha dejado en tu coche.

Vale, se lo diré, pero ahora mismo no...

Es que ahora mismo no va a poder ser, Max.

Ha ocurrido una desgracia.

Una desgracia muy grande.

-¡La ambulancia! ¡Ya está aquí la ambulancia!

Ahí está. Mueve el coche.

¡Corre, venga!

¡Ramón, corre! Mételo en calle Plaza.

-Aguanta. Por Dios, aguanta. -Ten cuidado.

(Sirenas)

Ahí está.

Tranquilo.

Todo va a salir bien, ya verás.

Ya verás.

¡Dese prisa!

Apártese, por favor. Apártese.

Tomamos pulso.

-Débil.

-Vale, vamos a poner vía y oxígeno.

Oiga. Oiga, ¿me oye?

¿Me oye?

-Voy a llamar a Toni. Sí.

No. Lo siento, no puede venir con el paciente.

No es seguro. Se lo pido por favor.

Estamos perdiendo un tiempo precioso. No lo perdamos.

Señora, por favor. ¡Déjala subir!

Hay sitio de sobra. No quiero que vaya solo.

Lo siento, son las normas.

Eres un borde.

Nos siguen y en diez minutos en el hospital.

Pues no entiendo por qué habéis tardado media hora.

El abrigo. No lo necesito.

Hace mucho frío, llévate el abrigo. No. ¿Las llaves del coche?

Amor, necesitas intentar tranquilizarte.

No soy inglés, no me puedo. ¿Dónde están las llaves?

Inténtalo por lo menos. ¿No has escuchado a mi hermana?

No sabían ni por dónde agarrarle, no me digas que me tranquilice.

Vale, en coche no vas a ir. ¿Por qué?

Estás muy nervioso, llamo a un taxi. No tengo tiempo para un taxi, joder.

Es que no estás para conducir.

No compliques más las cosas, por favor.

Te llevo yo.

¿Qué hacemos con los niños? Yo puedo cuidar a Sol.

-Sí, es perfectamente capaz.

Voy, vuelvo

y estoy aquí en media hora. Vale.

¿Y si necesito el coche qué? Te lo dejo y yo vuelvo en taxi.

Cariño, cuida de tu hermana, ¿vale? Venga, vete, papá.

El abuelo te necesita más que nosotros.

Te quiero.

Ya verás como se pone bien. Sí.

"You got this, OK?".

(Puerta)

Agárrese, por favor. Le pasa algo y el problema es nuestro.

Sí, sí.

Muchas gracias, Arancha. Te debo una.

Te llamo y hablamos. -Vale.

-Gracias.

(Sirenas)

¡Clara!

Le he dicho a Toni que vamos al Clínico.

-Me quedo con la abuela, no te preocupes.

-Vale, gracias.

-Ten cuidado con el embrague, está un poco duro.

-Vale. Gracias, Ramón.

No se lo he podido explicar.

Se va a morir pensando que soy un ladrón.

(Helicóptero)

Quedamos en que no volveríamos a fumar.

Bueno, quedamos en muchas cosas que ya no valen.

Los traigo liados, no me da tiempo.

¿Cómo estás?

Agotada.

Creo que huelo igual de mal que tú.

¿Has podido descansar algo?

He intentado echar una cabezada y no he podido. ¿Sabes algo de Alba?

Allí está.

Con mi madre y mi hermano, aburrida.

Mejor ahí que en casa todo el día sola.

He visto a tu padre. Ahí sigue el hombre.

Luchando.

Lo poquita cosa que es, lo currado que está y lo que aguanta, ¿eh?

Con dos infartos, encima.

Qué locura, ¿no?

Y nos lo queríamos perder.

Para un año que íbamos a salir en Semana Santa...

Nos ha tocado pasarla en el calvario.

Ya, con las ganas que tenía yo de conocer Camboya.

El año que viene.

¿El año que viene tendremos vacuna?

Yo digo que sí. Yo digo que no.

¿Cuánto te apuestas?

Me voy para dentro.

(Crujido)

Por favor, qué manía de hacer eso.

¿Qué pasa?

Me acabo de acordar de lo mal que me caíste

el día que nos conocimos. Tú tampoco estuviste simpática.

Es que yo nunca fui muy simpática.

Por eso mi padre me llamaba Torva.

Y te lo volverá a llamar.

Otra vez aquí los dos.

Pase lo que pase, quiero que estemos juntos.

Júralo. Claro que sí.

Pase lo que pase.

(Sirenas)

Por Dios, Antonio.

Por Dios, no te mueras.

Yo no entiendo la vida sin ti. ¿Me oyes?

Tienes que aguantar.

Y mira que últimamente me has hecho sufrir.

Y mira que he intentado alejarte de mi vida

y dejarte de querer,

pero ¿cómo te voy a dejar de querer con todo lo que te he querido

y con todo lo que sé que me has querido tú a mí?

¿Ha habido una pareja que se haya querido más? No.

No.

Sígale hablando.

No deje de hablarle.

¿Cuándo se empezó a estropear todo?

¿Cuándo empecé a verte no como el árbol que me daba sombra

y me protegía de la lluvia

sino como el que me quitaba la luz y no me dejaba crecer?

He sido injusta contigo, ¿verdad?

Porque tú es que no podías dejar de ser como eras.

No puedes dejar de ser como eres.

Tú, tú y después tú.

Mandando,

copándolo todo,

exigiendo que las cosas se hagan a tu manera.

Pero últimamente...

te he visto tan desvalido.

Andabas por la vida como si te faltara un trozo.

Y no has parado,

no has parado de demostrarme cada día sin descanso

que ese trozo era yo.

No sé,

a lo mejor es que nunca he podido perdonarte lo de Paz.

Te perdoné con la cabeza, pero...

el dolor estaba muy dentro.

(LLORA)

Es que uno perdona cuando puede, no cuando quiere.

Pero sea como sea, por Dios,

yo no entiendo la vida sin ti.

Aguanta.

Aguanta, Antonio. No quiero vivir sin ti.

Tienes que aguantar. Por todos: por tu familia, por tus hijos.

Nos queda mucho por vivir.

(Frenos)

¿Está bien?

Tiene que prepararse para lo peor.

Vale.

Estamos llegando, tienes que aguantar. Ya estamos.

Venga. Venga, Antonio.

Respira y acuérdate, acuérdate del pueblo.

De cuando jugábamos cuando éramos niños.

Acuérdate de tus viñas.

Te están esperando. Tu bodega.

Acuérdate de todo lo que te gusta.

Por Dios, y aguanta.

No te mueras.

Pasó muy rápido, luego oí el golpe pero no me fijé.

¿Ni la marca? La marca tampoco.

Yo no distingo una marca de otra, Inés. Era un coche normal, grande.

¿Tipo todoterreno? No, tipo familiar.

Joder, ¿ni el color? El color tampoco.

No sé, oscuro.

Bueno, vale. Venga, va, ya está.

Perdona.

¿Crees que se recuperará?

Puede que tenga una hemorragia interna.

¿Y eso es? Muy chungo.

El imbécil este dice que ha notado alguna costilla hundida.

¿Qué imbécil?

El médico. ¿Y por qué le insultas?

Porque me ha caído mal.

Pobre papá, con la ilusión que tenía con el 92.

(SUSPIRA) Vaya año de mierda que está siendo.

¿Qué, para ti también? ¡Uf!

Mira, ahí están.

¿Qué pasa, Belén o qué? Sí.

Oriol y Belén no se soportan, todo el día discutiendo.

A ver, yo también lo estaría. ¿Sí? ¿Por qué?

Es un poco estirada, Inés.

Vaya, pensaba que te caía bien.

Bueno, ¿ella qué dice? Que está harta.

¿Y tú? Ahora me da igual.

Solo me importa papá.

(Claxon)

¡Va, venga! ¡Joder, te estoy viendo desde hace mil años!

¡Tira!

(Frenos)

Perdón. Como le pase algo a mi padre...

Ya le ha pasado, Toni.

Ya lo sé. No hace falta ser tan literal.

Lo siento.

¿Seguro que se va al Clínico por aquí?

Sí, conozco el camino.

Tenía que haber cogido un taxi, joder.

Hubiera llegado antes. No me pongas más nerviosa.

¿Vale? Llegamos al hospital en cinco minutos.

Te dejo y vuelvo corriendo a por los niños.

¿Y si se ha muerto y no me lo han dicho?

¿Por qué iban a mentir...?

(Claxon)

No lo sé. O si se ha muerto en este rato, no sé.

Estás entrando en una dinámica muy peligrosa.

No te ayuda en nada, además. No has escuchado...

No has escuchado a Inés.

(Claxon)

No adelantes acontecimientos, vamos a...

(Claxon)

"What the fuck!".

(Claxon)

¡Toni!

Por favor, no te lo vas a creer, pero llevo días pensando en llamarte.

Y de repente.... ¿Cómo estás?

Pues precisamente ahora... Es que me parece...

Es increíble, es como una conspiración cósmica.

Yo no creo en las conspiraciones cósmicas, pero ¿qué tal?

Te he visto en la tele. Sí, en la tele.

En lo de Irak te he visto, claro.

Hola.

Es mi mujer. Encantada.

Bueno, te llamo, que tengo que hablar contigo.

No tengo el mismo teléfono. No te preocupes.

No te preocupes, al final siempre nos encontramos.

Ha sido mágico.

-¿Esa quién era?

Una amiga de hace tiempo.

¿Por qué te tiene que llamar? Hace siglos que no la veo. Ni idea.

Pues parecía muy contenta de verte. Sí, eso parecía.

Y dijo que... Mira, Deborah, por favor.

Estamos camino del hospital, mi padre podría estar muerto.

¿A qué viene esto?

Ya hemos llegado, Antonio.

Tranquilo, tranquilo.

Señora, ahora se tiene que quedar aquí.

Yo quiero ir con él.

Tiene que hacer el ingreso en el mostrador,

por favor se lo pido.

Por favor.

¿Dónde lo llevan?

Va a estar en las mejores manos, no se preocupe.

En serio, espérese aquí y le informarán, ¿vale?

-# Si la muerte pisa mi huerto,

# ¿quién firmará que he muerto # de muerte natural?

# ¿Quién lo voceará # en mi pueblo...? #

-Antonio, te vas a poner bien, ¿eh?

De esta vas a salir, campeón. Anda, vamos.

-# ¿Quién será ese buen amigo...? #

-Atropello, TCE con pérdida de conciencia recuperada.

Cianosis periférica a pesar del oxígeno.

Palidez, baja temperatura,

pulsos periféricos muy débiles y posible hemorragia interna.

Lleva dos vías. También fractura de cúbito y radio.

-Hay que abrir. Vamos a prepararnos. Me voy a lavar.

-# A saber...

# ¿Quién pondrá fin a mi diario

# al caer

# la última hoja en mi calendario?

# ¿Quién me hablará entre sollozos?

# ¿Quién besará mis ojos # para darles la luz?

# ¿Quién rezará a mi memoria,

# Dios lo tenga en su gloria, # y brindará a mi salud?

# ¿Y quién hará pan de mi trigo?

# ¿Quién se pondrá mi abrigo # el próximo diciembre?

# ¿Y quién será el nuevo dueño # de mi casa y mis sueños

# y mi sillón de mimbre?

# ¿Quién me abrirá los cajones?

# ¿Quién leerá mis canciones # con morboso placer?

# ¿Quién se acostará en mi cama,

# se pondrá mi pijama # y mantendrá a mi mujer,

# y me traerá un crisantemo

# el primero de noviembre?

# A saber... #

(Pitidos)

-Vas a empezar a marearte.

-Decidme las constantes.

-Taquicárdico, pero con tensiones estables.

-Tranquilo, Antonio, todo va a ir bien.

Todo va a ir muy bien.

(Pitidos)

-Respira profundamente.

¿Cómo te encuentras, Antonio?

(Pitidos)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Diga? (INÉS) "¿Hola, mi vida?"

-¿Qué ha pasado? ¿Y el abuelo?

Le ha pillado un coche, ¿verdad? -¿Cómo lo sabes?

-"Me ha llamado Santi. Está solo con la niña".

-Pues sí.

Estamos ahora en el hospital.

-¿Y cómo va? -"Bueno, le están operando".

-¿Puede morir? -No, no pienses eso, qué va.

-Porque según Santi...

Toni se ha ido superpreocupado.

-Ya, pero porque tu tío es así, ya sabes.

Estas cosas no las lleva muy bien. -"¿Y tú?"

-Oye, pásame a Belén, anda, porfa.

-No está. -"Ah".

-Ha venido y como no estabas, se ha vuelto a ir.

-¿No te ha dicho adónde?

-A su casa, supongo. -"Pues ya me extraña".

Habíamos quedado en pasar el puente juntas.

"¿Habéis discutido?"

Oriol, ¿habéis discutido, sí o no?

-Sí. -Joder, hijo.

¿Y qué le has dicho? -No me apetecía que estuviera aquí.

-¿Cómo se te ocurre decirle eso? -No la aguanto.

Ella tampoco me aguanta, y tú tampoco deberías aguantarla.

-"No es momento de hablar de esto".

Pero deja de pensar que puedes elegir sobre mi vida.

Ya está bien, hombre. -¿Y sobre la mía?

-¿A qué te refieres? -He tomado una decisión.

-¿Ah, sí? ¿Cuál? -"No quiero seguir viviendo contigo.

Me faltan dos años para ser mayor de edad".

Pero he llamado a Carola. -"¿Has llamado a quién?"

-A mi madrastra, a la mujer de mi padre.

-¿Y a santo de qué la llamas?

-Le he preguntado si podía vivir con ella y con mi hermano.

Tengo un hermano, por si no lo recuerdas.

-¿Qué te ha dicho? -"Que por ella encantada".

Pero tendría que hablarlo contigo.

-No te puedo creer, Oriol. No te puedo creer.

¡Eh, eh! (CHISTA) ¡Eh, oiga!

¡Eh! (RÍE) ¿Qué pasa?

¿Cómo estáis?

Bien. Bien. ¿Vas a comer?

No, hija, ya he comido.

Voy a tomarme un café y a la agencia.

Hoy es fiesta, tienes que descansar. Pero esto no descansa nunca, hijo.

Pues muy mal. ¿Qué tal va la Expo?

A tope.

¿Y la Olimpiada? Bien, también a tope.

A ver si por primera vez España está a la altura.

Vamos a estar a la altura. España, nosotros, todo el mundo.

Ya lo verás. A ver.

¿Estáis de comida?

Sí. Sí.

¿Paella familiar? Paella.

Echo de menos la paella, no creas. (RÍE)

Bueno.

Pues nada. ¡Adiós!

Estás muy guapa.

Me da pena. Yo le veo fenomenal.

Qué va, está triste.

¿Qué dices? Qué va a estar triste. Que sí, está triste.

¿Por qué no hacemos algo en su cumpleaños, el viernes?

¿El viernes? Sí.

¿Algo como qué?

No sé, podríamos invitarle a comer.

Por sorpresa. El viernes.

Sí.

A ver, yo el viernes a las 20:00 salgo para Barcelona.

Como no comamos pronto

voy un poco pillado, pero, venga, va.

Va. Llevamos a mamá también por sorpresa.

Mamá se va a cabrear.

Igual hace que le molesta, pero creo que le puede apetecer.

Creo que a mamá le da bastante por saco este tipo de cosas.

Que no.

Tú no tienes ni idea.

Piensas que la conoces mejor que yo y no la conoces en absoluto.

Yo la conozco mejor. Qué va.

Que sí.

¿Tú crees que se han vuelto a...?

Joder. ¿Eh?

No sé. Sería muy fuerte, ¿no?

Hombre, capaces son, la verdad. Hombre.

Tus padres son muy fuertes. Son muy fuertes.

Pregúntaselo. ¿Eh?

Que se lo preguntes.

Pregúntaselo tú. Venga, va.

Pregúntaselo tú, que eres su mejor amigo.

(LA IMITA) Pero, bueno, ¿qué hacéis ahí?

Os vais a congelar. Está la paella en la mesa.

Nada, Toni, que te quiere preguntar una cosa.

¿Qué? No...

Sí, algo... Sí. Es que...

Es que... Sí, eso que te da tanta curiosidad.

Venga.

Se lo inventa, no te quiero preguntar nada.

Venga, Toni, pregúntaselo. Te está tomando el pelo.

¡Uy, uy! Venga, que se pasa el arroz.

Que os conozco, ¿eh?

O sea, te voy a matar. Eres una cabrona.

Venga, tira. Ya voy.

Dos horas y media.

¿El qué? Que lleva dos horas y media.

Es mucho tiempo, ¿no?

Bueno, he oído hablar de operaciones de 20 horas, así que...

Esperemos que no esté 20 horas ahí dentro.

No sé qué decirte.

Si con eso le salva, yo firmo.

La verdad.

¿Qué le pasa a Inés?

Creo que va a cortar con Belén.

No caerá esa breva. Cállate, que te va a oír.

Me da igual. Por lo menos una buena noticia, ¿no?

A ti tampoco te cae bien.

Necesito un cigarro.

Me voy fuera.

¿Ha pasado algo? No.

Va a salir todo bien, ya verás.

Sí.

Yo también pienso que no fue un accidente.

Yo creo que se ha metido en un lío y que...

le está pasando factura.

Madre mía.

Max y yo...

lo hemos dejado.

Bueno, más bien me ha dejado él a mí.

Se ha cansado.

Y no me extraña.

Vaya.

Creo que voy a salir un rato fuera.

Sí, pero ponte el abrigo, que hace frío.

Joder.

Se ha tragado la moneda, ¿no?

Sí. Lo hace a menudo, ¿eh? Es una urraca.

¿Qué ibas a tomar?

Un café solo.

Un café solo. Pues déjame, hay que cogerle un poco el puntillo.

(Crujido)

A ver.

"Voilà!". Gracias.

¿Cómo está tu padre?

Todavía no sabemos nada.

Le están operando.

Les va a dar bastante faena.

¿Lesiones internas?

Todo parece indicar que sí.

¿Y...?

Tienes que estar preparada para cualquier cosa.

Si ya lo sé, estoy estudiando Medicina.

¿Sí? ¿Primero? No, segundo.

Durillo, ¿eh?

No sé, lo normal.

Oye, que...

Perdona si he sido un poco borde antes.

Es que es mi trabajo. -Jorge.

-Voy, voy. Oye, que...

Espero que tu padre salga bien de la operación.

Gracias. Chao.

¿Cómo te llamas? María.

¿Y tú?

Tú ya eras médico.

Residente.

Y voluntario de ambulancias en mis días libres, sí, señora.

Días libres. Eso ahora mismo suena a ciencia ficción.

¿Cuánto duró la operación de tu padre?

Seis horas.

Hoy lo haríamos en tres. Ya.

Pero luego llega un puto virus y mira la que arma.

Es que es como volver a hace cien años esto.

Estás agotada. Deberías irte a casa. No, ni de coña.

Aquí hay enfermeras que llevan 24 horas y no se quejan.

Ya, pero... Que no, Jorge, que no.

Vale, vale.

Qué ganas tengo de que todo vuelva a ser como antes.

¿Como antes?

¿Es eso lo que queremos?

Venga.

(SUSPIRA)

No deberías fumar, es una mina.

Has dejado sola a mamá.

Pensaba que estabas tú con ella, Inés.

¿Quién, yo? Me fui. María.

Ves esos coches, ¿no?

Si señalaras uno como el que ha atropellado a papá,

¿cuál sería?

No lo sé. Inténtalo.

Llevo toda la noche intentándolo. Bueno.

Inténtalo más, por favor.

Tiene que estar en alguna parte de tu mente.

Ese. Era como ese.

¿Como ese? Ese es mi coche.

¿Se parecía a mi coche?

Max.

-Hola.

-Hola, Max. Hola, Max.

¿Cómo está vuestro padre?

-Mal, muy mal.

-Lo siento mucho. No se puede aparcar aquí.

Hay un vado.

No lo había visto. Mira, justo está saliendo uno ahí.

Era su coche.

¿Qué? Que era su coche.

¿El coche de quién? De Max.

María, vale que te cae mal Max...

Joder, ¿quién estaba ahí? Yo, ¿no?

Si hace un momento decías que recordabas nada.

Bueno, pues ahora me he acordado.

María, hace un minuto has dicho que era mi coche.

Si no era su coche, se parecía.

Pero ¿qué ha pasado? ¿Cómo ha sido?

Le ha atropellado un coche. Y luego se dio a la fuga.

El muy hijo de puta.

¿Vuestra madre está dentro? -Sí, en la sala de espera.

-He venido sin pensar,

¿es bueno que entre? No.

Me intereso por tu madre, ¿te parece mal?

No, no nos parece mal. Pasa.

Está en la segunda planta.

Según llegas a recepción, a mano derecha.

-Gracias. -Nada, a ti.

-En estos momentos creo que es importante estar.

-Estás tonta, María.

-¿Rezamos? -Padre, llevo toda la noche rezando.

-Nunca está de más. -Ya.

Está en manos de los médicos, de ellos depende.

-Y de Dios.

-Pues...

Dios no parece que le eche cuentas a esta familia.

No parece que la quiera mucho.

-Dios ama a todas las familias aunque a veces les ponga pruebas.

-Pues, hijo, esta familia es una prueba continua.

-No diga eso, Herminia.

-Padre, ¡si parece que a esta familia le ha mirado un tuerto!

-Bueno, pues esperanza, Herminia. Esperanza, ¿eh?

Y, sobre todo, fe.

Venga, mire. Vamos a rezar un rosario todos ahora.

-Mira, no sé si tengo ganas de rezar.

Estoy muy enfadada con Dios.

-Pero Dios no lo está con usted.

-¿Y por qué me vuelve la espalda? -¿Recuerda usted el libro de Job?

Dios es el que hace la herida y la venda.

El que hiere y el que sana con su mano.

-Job era ese al que Dios le hizo muchas perrerías, ¿no?

-Bueno, le puso a prueba, sí. -Ya, ya.

Parece que Dios no tiene otra cosa que hacer

que poner a prueba a la gente.

Debe ser muy aburrida la eternidad.

Mira, mejor que vuelvas a sacar el anís.

-Está ahí en el mueble, padre.

-Sí.

-Y ahí están las copas.

-Os juro que pensaba devolverlo.

-¿Cuándo? -En el próximo reparto de beneficios.

-Ya veremos si tenemos beneficios.

-Lo que más me duele

es que se haya quedado con esa idea.

-Vaya marrón que nos has metido, Santos.

-¡Está cerrado, son las 03:00!

-Me llamó angustiadísimo, desesperado, que no podía esperar.

Era la primera vez que hablaba con mi hijo desde mi boda, coño.

-¿Y te llama para pedirte dinero?

Manda cojones. -Sí, Ramón, sí. Manda cojones, sí.

Pero no podía fallarle.

-¿Sabes que no le ayudas con eso?

El juego es un pozo sin fondo. -¿Qué querías que hiciera?

¿Dejar que le mataran?

-Sí, pues a ver cómo se lo explicas a Antonio.

-Será si sale de esta. -Saldrá.

-¿Quién lo dice? ¿Tus cartas?

-Saldrá.

Y el hijoputa que lo ha atropellado lo va a pagar.

-¿Quién cojones puede hacer una cosa así?

-Mercedes.

¿Cómo estás?

Pues no sé, la verdad.

Aturdida y confusa.

Ha pasado todo tan rápido que...

Si puedo hacer algo... No, bueno.

Ni tú ni nadie.

Tenemos que esperar.

¿Te molesta que haya venido?

No, claro que no. Al revés.

No sé.

Después de lo que ha pasado...

Podemos fingir que no ha pasado.

Pero ha pasado.

Sobre todo ahora que... Te va a necesitar más que nunca.

Ya lo sé.

Le he visto morir.

He visto cómo se le iba la vida.

Resistirá.

¿Resistirá?

Dios te oiga.

Estás helada. La verdad es que sí.

¿Quieres un café?

Agua, prefiero agua.

¿Cómo vamos a llamar a la policía? Pues llamándola.

¿Qué les piensas decir?

No lo sé, la verdad.

Que creemos que sabemos quién ha atropellado a papá.

¿Sí? ¿Y con qué pruebas? Eso es cosa suya.

El coche, no sé, tendrá alguna prueba del atropello.

Una abolladura o algo. No tiene ninguna abolladura.

No nos hemos fijado, que es otra cosa.

María, ¿tú te imaginas a Max atropellando a alguien aposta?

No lo sé, ¿por qué no?

¿Has tenido que ver con el atropello de mi padre?

¿Qué has dicho?

Lo has oído perfectamente.

Preferiría no haberlo oído.

No me has contestado.

¿Vosotros pensáis lo mismo?

No, no. No, pero, bueno...

Ya que estamos, mira, si se lo puedes aclarar.

-Me parece

tan ofensivo y tan ridículo que no pienso contestar.

Te vi justo antes hablando con mamá

Y estabais enfadados.

Estábamos tristes, no estábamos enfadados.

¿Tristes por qué?

Acabamos de dar por terminada nuestra relación.

Seguro que te sentó fatal.

María, no sé si te das cuenta de lo repugnante que es

acusarme como me estás acusando.

Estoy aquí porque sé lo que significa

perder a lo que más quieres en este mundo.

-Perdónala, está destrozada.

-Eso no le da derecho a destrozarme a mí.

(Puerta)

Es que...

(Pitidos)

La tensión está bajando.

-Extrasístoles frecuentes. -Parada por fibrilación ventricular.

(Pitido)

Desfibrilador, ¡rápido! -Cargando.

-Carguen adrenalina.

(Pitidos)

(JADEA Y GRITA)

¡María!

Pon un poco de orden ahí dentro, hazme el favor.

María, diles que no me puedo morir ahora mismo,

que me tienen que dejar por lo menos hasta final de agosto.

O septiembre.

Tú eres casi médico.

A ti te van a hacer caso.

Inés, tú que eres una mujer madura, diles que no puedo morirme. Inés.

Me he preparado toda la vida para vivir el 92.

Soy un hombre del descubrimiento.

¿Te he contado que mi abuela me decía

que ya había un Alcántara en la Santa María?

¿Por qué no me hacéis caso?

Pues no, mi amor. Aquí seguimos. Todavía no sabemos nada.

Toni, hijo.

Dile a esa gente que todavía no estoy preparado.

Tenlo por seguro. Cuando sepa algo te digo.

¿Qué tal están los niños?

Vale. Eso hago, te quiero.

Milano, ¿qué haces aquí?

No puedes hacerme esto.

(Pitido)

Milano, ¿por qué me haces esto?

(Pitidos)

Recupera el pulso. Ritmo sinusal.

-Comprobamos constantes.

-Mantiene constantes.

¿Familiares de Antonio Alcántara?

Sí, nosotros.

¿Cómo está? Ahora les atiende el doctor.

Pero ¿ha ido bien? Sí, ahora les informa el médico.

Pero ¿ha salido bien la operación? Sí, sí, todo ha ido bien.

¿Sí? Sí.

(MURMURAN)

¿Podemos verle?

Está en Reanimación hasta que salga de la anestesia.

Lo pasaremos a la UVI y podrán verle. Muy bien.

Max, ¿cómo está Antonio? -Lo acaban de sacar del quirófano.

-¿Y cómo está? -Parece que ha superado la operación.

-¿Está su familia con él? -Sí, están Mercedes y los hijos.

-Escúchame, estoy asustada. -¿Asustada?

-Estoy muy asustada, Max. Es que no sé lo que tengo que hacer.

Te lo quiero contar.

Pero aquí no, espera. Ven aquí dentro, ven aquí.

Vamos.

-Esto es el baño de señoras. -Da igual.

¿Está bien? Parece que sí.

Pero, bueno, la operación ha durado casi seis horas.

-Ha sido una intervención muy laboriosa.

Le hemos tenido que extirpar el bazo.

Se puede vivir perfectamente sin bazo, ¿verdad?

Hay más riesgo de padecer infecciones, pero se puede vivir, sí.

Pero ¿se va a recuperar? Si no ocurre nada inesperado, sí.

De momento no hemos tocado la vértebra rota

porque queremos hacerle un escáner.

Parece que está respondiendo, pero nos ha dado un par de sustos.

Madre mía.

Por cierto, ¿alguno de ustedes sabe qué significa Milano?

Sí, es mi madre.

# Razones tengo, por lo menos diez,

# que cada día me invitan a vivir.

# La primera, estar vivo.

# ¿Acaso puede haber mejor motivo?

# El deseo de vivir # quien lo busca lo encuentra.

# Duerme conmigo esta noche, # mañana despierta.

# El deseo de vivir # quien lo busca lo encuentra.

# Duerme conmigo esta noche... #

Papá.

Papá, arriba. Arriba, papá.

Papá.

Papá, arriba. Arriba.

Vamos, papá.

(Pitidos)

(Pitidos)

Papá, arriba. ¡Arriba!

# Abrir la ventana y ver el mar

# del sur de España.

# El deseo de vivir # quien lo busca lo encuentra.

# Duerme conmigo esta noche, # mañana despierta.

# El deseo de vivir # quien lo busca lo encuentra.

# Duerme conmigo esta noche, # mañana despierta.

# La quinta es un buen vino,

# la sexta es una flor.

# La séptima, un beso tuyo.

# La octava, aún algo mejor.

# La novena es el futuro,

# la décima una canción.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T21 - Capítulo 372: La vida al vuelo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuéntame cómo pasó - Temporada 21 - Capítulo 372: La vida al vuelo

21 ene 2021

Antonio ha sufrido un atropello y se encuentra tendido en el suelo inconsciente. Ya en el hospital, su estado de salud es preocupante. Ha tenido que ser intervenido de urgencia y nadie sabe si superará la operación.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - Temporada 21 - Capítulo 372: La vida al vuelo" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - Temporada 21 - Capítulo 372: La vida al vuelo"
Programas completos (379)
Clips

Los últimos 2.838 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. CesarSegovia

    Lilith, lo del corona se lo han sacado de la manga, la historia de los Alcántara en la temporada anterior se quedó en 1991. Pero necesitaban hacer este flash forward para decirnos que la vacuna será la salvación, que habrá que adaptarse a la "nueva normalidad",... en fin, aleccionarnos con lo que quieren los que nos mandan.

    03 feb 2021
  2. Luis Berni

    Hola. Como en el capítulo 371 no estaban habilitados los comentarios, lo hago hoy. Me llama la atención que haya poco. Intuyo que debe ser porque más se hace por las redes sociales (en mi caso, también comento por Instagram). Menos mal que tengo TV por cable y puedo verlo por TVE Internacional, sino me moriría de angustia (no puedo pagar los 5 EUR; bastante sale lo otro). Me gusta la vuelta de tuerca de ésta temporada: con un pie en 1992 y otro en 2020. Atentaron contra Antonio, pero él es fuerte como el roble, quiere y tiene que salir (ojalá no le pase nada en 2020). El accidente hizo que la familia se vuelva a unir. Casi creí que no habría temporada en 2021, pero están (que no le falte la salud a nadie). Mis felicitaciones por todo el esfuerzo llevado a cabo. Gracias y hasta la próxima.

    28 ene 2021
  3. Lilith

    "Cuéntame" es una serie que narra la historia de la familia Alcántra desde la época del franquismo y a su vez nos cuenta la historia de España y que por desgracia el "timo" del coronavirus como usted lo llama (no entiendo lo de timo) esta dentro de nuestra historia. Habrá a quien le parezca mejor o peor, pero con solo un clic uno sale del capitulo y deja de verlo. Que manía tenemos de criticar por criticar, me parece una de las mejores series que tenemos en España, puede que tenga fallos, cosas que nos gusten más o menos, pero poner un comentario con una critica despectiva al trabajo de otras personas me parece una falta de respeto.

    23 ene 2021
  4. CesarSegovia

    Hasta "Cuéntame" nos tienen que meter el timo del Coronavirus con calzador? Los aplausitos? La esperanza de una vacuna que no va a cambiar nada? En fin...

    23 ene 2021