www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5771576
No recomendado para menores de 12 años Cuéntame cómo pasó - Temporada 21 - Capítulo 373: La cruda realidad - Ver ahora
Transcripción completa

(TELEVISIÓN) "Les contamos que el Gobierno insiste

en que el plan de transición a lo que llaman 'la nueva normalidad'

va a depender de que la evolución de la pandemia

siga una tendencia favorable. Hoy las cosas están como ven...".

-¿Y la abuela? -Se ha ido a la cama.

(TELEVISIÓN) "...que ha aportado Sanidad suponen 1308 casos más...".

-¿Algo nuevo?

-Parece que hemos superado el pico.

El abuelo también. Acabo de hablar con María.

-¿Quieres decir que se pondrá bien?

-Bueno, quiero decir que lleva una batalla ganada.

La guerra ya veremos.

-¿A partir de ahora vamos a vivir así?

-Espero que no.

Pero si es que sí, sabremos adaptarnos.

La clave de nuestra especie es nuestra capacidad de adaptación.

-No quiero adaptarme a esto.

-Yo tampoco.

Pero hay que tener paciencia. -Hasta que saquen la vacuna.

-El mundo ha cambiado para siempre. Con vacuna y sin vacuna.

-Mira.

Aquí pone que en dos meses puede estar lista.

-Tú no te fíes de todo lo que te llega por aquí, ¿vale?

Las crisis son un terreno abonado para las mentiras.

-Ya lo sé, si hay mucho "fake".

-Claro. -Pero es que mira.

En Reino Unido ya la están probando con humanos.

-¿Tu madre qué dice?

-¿Quieres un café?

-¿Tu madre qué dice? No rehúyas la pregunta.

-¿Quieres un café o no?

(CARLOS RÍE)

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Te soñaba. -# Sin cesar

-# Y acerté. -# Ya lo ves.

-# Y una voz. -# En mi ser.

-# Volverá. -# En un nuevo día.

-# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

Me preocupa la vértebra.

¿Crees que le ha podido afectar a la médula?

Si no la han tocado es por algo.

Pero, a ver, han dicho que le van a hacer más pruebas.

A ver, no le pueden curar todo a la vez

porque tiene varios huesos rotos, ¿no? Es eso.

¿Se puede quedar paralítico por esto?

Las lesiones medulares pueden ser irreversibles.

Este es el baño de señoras, ¿qué hace aquí?

¿La está molestando?

-Está preocupada por un familiar, estoy intentando...

-Le he preguntado a ella.

-Está todo bien, de verdad. Es un buen amigo, no se preocupe.

-A ver si consigo entenderte.

¿Ese Iván del que me hablas quién es? -Es mi exmarido.

-Un ex que ha estado en la cárcel. -Sí.

-¿Por? -Por estafa.

Le ingresaron en el hospital penitenciario

por trastorno de personalidad.

-Vaya. -En enero le dieron el alta.

Al poco tiempo cumplió pena.

Desde que ha salido, he estado intentado evitarle.

Hasta esta misma mañana.

(Timbre)

Este no es tu apartamento.

-¿Qué haces aquí?

-Estás viviendo con una mala persona.

-Haz el favor de irte. -Que se aprovecha de ti.

-Pero ¿qué estás diciendo?

-Le has dado dinero.

-¿Cómo lo sabes? -Eso da igual.

No te preocupes, voy a hablar con él.

-No, quieto. -No lo defiendas.

-Vámonos. -Tengo que hablar con él.

Y contigo, con los dos. -Muy bien. ¡Venga, venga!

Vamos a hablar, vámonos.

-¿Y tú crees que él ha podido...? -Estaba completamente desquiciado.

-¿Tanto como para atropellar a una persona?

-¡No lo sé!

No lo sé. De repente parece él

y luego parece otro ser completamente distinto.

Cuando yo lo conocí no era así, claro.

Ahora está completamente empeñado

en que volvamos a estar juntos. -¿Te amenazó?

-Me ha encerrado en mi propia agencia.

Venga.

Oye, dame esa llave, Iván.

¡Iván, no me encierres!

¿Qué estás haciendo?

-Alguien te debe proteger del tiparraco ese.

-No digas... -Soy yo.

-A ver. No me tienes que proteger de nada. No hagas tonterías, abre.

Abre, por favor. -Es por tu bien.

-No se te ocurra irte. -Por tu bien.

-No me dejes encerrada. Abre la puerta.

Iván, no me dejes aquí encerrada, por favor.

¡Iván, ven aquí!

¡Iván!

Me tuvo que sacar el conserje.

Afortunadamente, tiene copia de la llave.

-Tenemos que hablar con la policía.

(Cisterna)

Pero ¿todavía sigue usted aquí? -Ya me voy.

-Ahora salgo.

(Pitidos)

(Respirador)

Soy Mercedes.

Los chicos están abajo.

Solo podía subir una persona.

Qué susto nos has dado.

Llevas horas en el quirófano.

Ya ha pasado todo.

Menos mal que eres tan fuerte.

Siempre has sido muy fuerte.

¿Me oyes, Antonio?

¿Sientes mi mano?

¿Sientes cómo aprieto?

¿Sí?

Ánimo, Antonio. Ánimo.

Vas a salir de esta.

Los cafés.

Gracias. Muchas gracias.

Con la ilusión que tenía con la Expo y se ha ido todo a la mierda.

Eso es lo de menos ahora. Eso es su vida.

Su vida va a cambiar.

Y mucho.

Y me temo que la de mamá.

Se va a entregar en cuerpo y alma a papá.

Seguramente, pero no debería. ¿No debería por qué?

Papá tiene su pareja, ella tiene la empresa

y el accidente no cambia nada de eso.

Bueno, sí, Inés. El accidente lo cambia todo.

No, porque están separados, María.

¿En el estado en el que está papá ves normal que vayan por su lado?

Lo que digo es que ya está bien de que nos metamos

en lo que sienten o dejan de sentir.

¿Quién habla de lo que sienten o dejan de sentir? Nadie dijo nada.

Bueno, mira, Toni. (RESOPLA)

Ah, bueno, ya está.

Cada vez la entiendo menos, de verdad.

Yo te lo he dicho, está mal con Belén.

Siempre está mal. Si no es con ella, con cualquier cosa. Está en crisis.

¿Y ese de ahí?

No sé cómo tiene el cuajo de quedarse.

No empieces otra vez, por favor. Joder, te digo que era su coche.

Estáis desquiciadas. Tú eres el hombre de hielo

que no se inmuta por nada.

No tienes ni puta idea de lo que me pasa. Te callas.

(SUSPIRA) Cata.

-Inés. -¿Cuándo has venido? No te he visto.

-Nada, hace un momento.

-Ah. -¿Y tu padre?

-Bien.

-¿Qué han dicho los médicos?

-Que casi no lo cuenta, pero que saldrá de esta.

-(SUSPIRA)

-Mi madre está ahora con él. -Sí.

-Igual te dejan verle cuando salga.

-No, no. Vosotros sois su familia, yo no me quiero entrometer.

-Tú eres su pareja.

-No, déjalo, de verdad.

-Venga, no seas tonta.

Si no has venido a verle, ¿a qué has venido?

(Puerta)

¿Cómo está? Pues ya te puedes imaginar.

¿Mis hijos? Están fuera.

Cata está aquí.

¿Dónde? En el baño, ahora sale.

Pues me imagino que querrá verle. Supongo.

Cree que sabe quién ha atropellado a Antonio.

¿Quién? Su exmarido.

¿Dónde dices que está? ¿En el baño? Sí.

Es un tipo desequilibrado.

Parece de película, pero ella está convencida.

Catalina.

¡Catalina! ¡Catalina! (INÉS) Mamá, soy yo.

¿Has visto a Catalina? Estaba aquí hace un momento.

¿Sabes dónde ha ido? No.

¡Por Dios! ¿Qué pasa?

No está. ¿No está?

¿La has visto? No.

Toni.

¿Qué ha pasado? Nada.

¿Has visto a Catalina? A Catalina no, ¿por qué?

¿A ti te ha dicho algo? Que no.

¿Qué ha pasado? No sé.

No sé.

Bueno, pues...

Gracias por traernos.

¿Qué, nos vamos? Estoy hecha polvo.

Sube tú, ahora subo yo.

No, te espero.

No, hija. Ve subiendo tú.

Además, la abuela debe estar muy preocupada.

(Puerta)

Es muy extraño.

¿Cómo es posible que se haya ido así del hospital?

Me suelta esa historia y se va sin ni siquiera hablar contigo.

No tiene sentido.

Ayer llamó a casa.

En ese momento es que no pensé.

Mercedes, escúchame bien. Mira.

Dile a Antonio que no puede ir a su apartamento

bajo ningún concepto, ¿entiendes?

Que no vaya de ninguna de las maneras.

Se lo dije a Antonio y...

¿A qué hora llamó?

Bueno, pues fue justo antes del atropello.

Está clarísimo. Hay que denunciar.

¿Ahora?

Ahora me siento incapaz, de verdad.

Tengo que descansar un rato.

Mañana iré a la comisaría.

Vamos juntos, a las 09:00 aquí. No, mañana tengo que ir al hospital.

Tengo una cita con el médico.

Entonces, te recojo allí.

Ya has hecho suficiente. De verdad, no hace falta.

No te voy a dejar sola, Mercedes.

No estoy sola, tengo a mis hijos.

Max.

Quieres acabar con la relación y lo entiendo.

Ahora...

Ahora intenta descansar.

Sí, será lo mejor.

Gracias. Hasta mañana.

Gracias.

(Motor)

Hija, ¿y Antonio?

Madre.

Está bien.

No hay coche que pueda con Antonio.

Si lo vieses enchufado a todas esas máquinas.

Saldrá de esta, ya verás.

Si ha salido de otras peores. De esta no lo sé. No lo sé, madre.

Mira, he hecho croquetas.

¡María! Ven a la cocina, hija.

Anda. Sí, toma algo. No te puedes quedar así.

(TELEVISIÓN) "Mientras los turistas contemplaban

el cambio de la guardia,

el palacio de Buckingham confirmaba oficialmente

la separación del príncipe Andrés y de su esposa.

El comunicado informaba escuetamente que, de momento,

la pareja continuará viviendo en su residencia...".

-Amor.

¿Cómo está tu padre?

Bueno.

Ahí está.

Pero no sabemos si va a volver a andar.

Tiempo al tiempo, ¿vale? Sí.

No pienses en eso ahora.

Santi se ha empeñado en esperarte despierto.

(SOL LLORA)

-Sol lleva inquieta toda la noche.

Es como si hubiera captado algo.

(SOL LLORA)

Hijo.

Vamos a la cama, venga, que es muy tarde.

¿Y el abuelo?

El abuelo está en el hospital recuperándose.

¿Se va a poner bien?

Poco a poco.

Vamos a la cama, que ha sido un día muy largo. Mañana hablamos.

¿Le podré ir a ver?

De momento no.

No te preocupes, yo te voy contando.

Ven aquí.

Hace un siglo que no me llevas en brazos.

Es que hace un siglo que eres mayor.

Yo también lloro a veces.

Es que es bueno llorar.

Lloramos aunque seamos hombres y no pasa nada.

No pasa nada.

Ven aquí.

(SUSPIRA)

(Pasos)

Hola, mamá.

-Hola, hijo. -¿Puedo pasar?

-¿Te he despertado?

-¿Qué tal el abuelo?

-Regular.

-Pero se va a poner bien, ¿no?

-No lo sabemos. Los médicos creen que sí, pero...

todavía no se sabe.

-Oye, mamá.

-¿Qué? -He estado pensando.

-Ajá. -Y...

creo que no es momento para irme.

Mi sitio está aquí contigo.

Y que siempre que estés mal yo voy a estar ahí.

Y nunca te fallaré.

Si me necesitas, estoy aquí, ¿vale?

(Puerta)

Te he echado de menos.

Carlos, hijo.

(RÍE) Menudo susto nos has dado.

No es el primero.

Os he dado muchos. Te han quitado el respirador.

Sí, hijo, sí. Estoy sin respirador.

Parece que los pulmones responden.

Eso es que dejé de fumar a tiempo.

¿Y estás solo?

Le han dado el alta esta mañana.

¿Lo ves? Te lo dije, de esta se sale.

Ya, hijo, pero...

ese hombre tenía 45 años. Era más joven que tú.

Ponte un poquito más cerca, que no te veo bien.

No, no. Dos metros, son las normas.

¿Cuándo has vuelto de Nueva York?

Papá, hace casi un año que vivo aquí.

Un año.

Coño.

¿Y tus hijos?

Están en Nueva York con su madre.

¿Te parece bonito, hijo? ¿El qué?

Poner a tu hijo Adrián en vez de Antonio, coño.

Joder, papá. Por favor, no empieces.

¿Cómo que no empiece?

¿A quién le llamo yo ahora "heredero"?

Bueno, déjalo, ¿vale?

Qué pena, chico, que os separarais.

Os queríais mucho.

Y nos seguimos queriendo.

Ya, pero metiste la pata hasta el corvejón, como tu padre.

Bueno, soy un Alcántara.

Karina es la mujer de tu vida.

Todos tenemos una.

Cuando la tienes delante lo sabes.

Me lo dijiste hace, por lo menos, 35 años.

¿Eso te dije?

Una noche en Sagrillas. Me acuerdo como si fuera ayer.

¿Sabes cuándo se sabe que una mujer es la mujer de tu vida?

Cuando la pierdes para siempre, hijo.

Pensé que ya lo sabrías.

Acércate un poco más, hijo, que...

no te veo bien.

(Coche)

(Pitidos)

Buenos días, Antonio.

Mercedes,

sácame de aquí.

No soy Mercedes. Soy Raquel, su enfermera.

¿Qué tal ha pasado la noche?

¿Dónde estoy?

Está en la UCI.

Le han operado.

Las piernas.

¿Qué pasa con las piernas?

Me han cortado las piernas.

No, siguen ahí.

No las siento.

Olvídese de las piernas.

Lo que necesita es descansar para salir de aquí lo antes posible.

¿Me puede...

decir qué es lo que tengo?

A las 09:00 vendrán a verle el cirujano,

el traumatólogo y el neurólogo.

Muchos médicos.

Sí, mucho médico.

¿Grave? Anoche era muy grave, hoy mejor.

¿Dónde está mi familia?

Es todavía muy pronto. En un ratito los tiene aquí.

Duerma un poco más. Descanse.

¿Puedo comer algo? No, todavía no.

Ah.

¿Un chato de vino tampoco?

Sentido del humor, ¿eh?

Eso está muy bien. Descanse.

(Puerta)

El paciente se recupera favorablemente de la operación,

aunque por su propia seguridad hemos decidido sedarle.

¿Podremos verle? Sí.

Pero al menos durante las dos o tres próximas horas

estará dormido. Bueno.

Antes me gustaría hablarle

del diagnóstico al que nos enfrentamos.

El paciente ha sufrido varios traumatismos

en el lado derecho de la cabeza sin consecuencias graves.

También tiene fractura en cúbito y radio,

lo que nosotros conocemos comúnmente como fractura de Colles.

Y también tiene rotura de tibia y peroné.

Esto en el mismo lado derecho.

Sin embargo, el problema principal lo tiene en la columna vertebral.

Antonio ha sufrido lesiones de importancia en la zona lumbar.

Es un tipo de rotura que no permite operación.

Solo cabe esperar.

En el mejor de los casos,

tardará un tiempo en volver a caminar.

En el peor, no podrá hacerlo nunca más.

-¿Mercedes?

¿Sí? Su mujer, ¿verdad?

Si no ha dicho su nombre 50 veces no lo ha dicho ninguna.

Hay buenas noticias.

Seguramente esta misma mañana lo llevarán a planta.

Va a dormir un buen rato.

Lo digo por si quiere aprovechar para salir o llamar.

Me quedo con él un rato más.

Vale.

"Es un tipo de rotura que no permite operación.

Solo cabe esperar.

En el mejor de los casos,

tardará un tiempo en volver a caminar.

En el peor, no podrá hacerlo nunca más".

Chema, yo te entiendo, coño. Pero entiéndeme tú a mí.

Te hablo de mi padre. Debe haber alguna manera.

Lo siento, Toni.

Te lo digo de corazón, ¿eh? Lo siento.

Pero no puedes faltar.

"La reunión con Samaranch está programada desde hace meses".

Pero ¿no puede ir otra persona en mi lugar?

Eres el enlace de Televisión Española con el COI.

Coño, te están esperando a ti.

Vamos, que no tengo escapatoria. A ver.

Te coges el puente de las 12

y el sábado por la noche estás de vuelta.

¿No me lo mandas al aeropuerto?

No, me temo que no.

Muy bien. Pues nada, ¿eh? Gracias.

Me cago en la leche, macho.

Mi padre hecho una mierda y yo a Barcelona.

Es que...

(SUSPIRA)

No sé si fue buena idea que aceptaras ese trabajo.

Siempre estás fuera de casa. Te recuerdo que no pude elegir.

Era mucho mejor cuando presentabas las noticias.

No, era mucho mejor

cuando no nos echábamos cosas en cara.

Toni.

Yo no tengo la culpa de lo que está pasando.

Ya, ya lo sé. Pero no me ayudas así.

Te prometo que es lo único que quiero. Ayudarte.

Lo siento.

Yo también lo siento.

Esto nos ha pillado en el peor momento, ¿eh?

Amor, ya verás como todo va a ir bien.

Gracias.

Avísame si pasa algo al busca, ¿eh?

Me preocupa Santi.

¿Santi por qué?

No lo parece, pero todo esto le está afectando mucho.

¿Y si te lo llevas?

¿A Barcelona? Me lo llevo en Semana Santa.

Creo que metes gol si lo llevas ahora.

Yo trabajo, no me puedo ocupar de Santi.

Pero ya no es un crío.

Le puedes llevar al trabajo, seguro que le va a encantar.

Y por la noche le enseñas la ciudad.

¿Y el colegio qué?

Porque falte un día no pasa nada.

Necesita estar cerca de ti.

Y tú de él.

Vale.

Me voy contigo, quiero ver al abuelo. -No, ya lo ves otro día.

Le doy un beso de tu parte.

-Mamá, que quiero ir contigo al hospital.

(Puerta)

Hola. -Hola.

(Puerta)

¿Y esas caras?

-Si hubieras pasado la noche conmigo lo sabrías.

A mi padre lo atropellaron y está en el hospital.

-¿Qué dices? -Sí.

-¿Está grave?

-Sí, igual no vuelve a caminar. No sabemos todavía.

-Joder, qué horror.

-Venga, anda, vamos.

-Os acompaño. -No.

-No te quiero dejar sola en este momento, Inés.

-No estoy sola.

-Oriol, ¿nos puedes dejar un momento, por favor?

Tu madre y yo tenemos que hablar.

-Anda, espérame abajo.

-Inés, no lo consientas. -¿Que no consienta el qué?

-Que tu hijo nos separe. Se interpone entre nosotras todo el tiempo.

-Esto no va de Oriol, va de ti y de mí.

Hace tiempo que vas a tu bola, Belén.

-Joder, Inés. Es muy difícil estar contigo.

Tu familia y tu hijo siempre están en medio.

-¿Y eso te molesta?

-No, pero acaba agotando, la verdad.

-Vaya. O sea, que estás agotada. Es eso.

Pues lo siento.

-¿Qué quieres? ¿Que tiremos por la borda todo esto?

Estoy dispuesta a pelear por lo nuestro.

-¿Y qué es lo nuestro?

-No sé, todo esto me supera.

-Mira, Belén. Vamos en distintas direcciones.

Tú haces tu vida y no cuentas conmigo y yo la vida que tengo te asfixia.

Bueno, no sé, está claro. Yo creo que está claro.

¿Para qué lo vamos a alargar más?

-No.

Tienes razón.

Tú lo has dicho.

(SUSPIRA) -Un cruasán y una bayonesa.

-No, yo solo el poleo.

-Tienes que desayunar, que ayer no cenaste.

-No me entra nada. Pienso en Antonio y se me corta el cuerpo, de verdad.

-Yo tengo su imagen incrustada en el cerebro.

Ahí tirado en el suelo como un guiñapo.

-¿Has echado las cartas, Casandra? -Es que me da miedo tirarlas.

¿Y si lo que sale no nos gusta?

-¿Quién será el que le ha hecho eso? -Un borracho, un yonqui.

-No, el coche no era de un yonqui.

-Un niñato de esos que van haciendo el loco.

-No iba como loco. Iba a por él.

-A mí me cuesta mucho creer

que alguien le haga algo así a conciencia.

-Intencionado o no, el caso es que se dio a la fuga.

-Por la mañana le arrean con una llave inglesa

y por la noche lo atropellan. Demasiada casualidad.

-Encima hoy tenía reunión con el tío de la Expo.

-Salgado. -El pájaro ese.

-Tienes que llamarle. -Le llamas tú.

-Le llamas tú. -Yo no sé ni qué decirle, Casandra.

¿Y esos dos quiénes son?

-Quedamos sobre las 09:30, pero parece que aquí no hay nadie.

Puedo hacerte las fotos desde fuera, pero no te van a servir mucho.

Perdonen, ¿por quién preguntan?

Por Mercedes. Mercedes Fernández.

Sí, es mi madre. Hemos tenido un problema familiar

y ha tenido que salir.

Ah, qué lata. Hemos venido expresamente.

-Igual ha dejado las llaves en algún sitio.

En una estantería, en un cajón.

Sí, igual sí.

¿Y no podrías buscarlas?

Sí, voy a ver.

A mí me parece muy fina ella para abrir una peluquería de barrio.

-¿Y el chico que va con ella?

-No sé, puede ser su hijo.

-No tiene pinta de peluquero.

-Es mono. -Ese de lavar cabezas pinta no tiene.

-Al chaval lo conozco, vive en Los Altos.

He oído que su padre fue a por tabaco y no volvió.

-¿Y esos qué miran?

-El barrio es humilde, me han asegurado que no hay gitanos.

-Mira, ahí está. He encontrado las llaves.

Qué amable, muchas gracias.

Está todo como cuando se cerró hace unos seis meses.

¿Los aparatos también se alquilan?

Sí, supongo que sí.

Mi madre no los necesita para nada.

No sé yo si vas a poder aprovechar nada de todo esto.

-La idea es crear un centro de estética

más que un salón de peluquería.

¿Tú crees que nos cabrá la cabina de rayos UVA?

-¿Rayos UVA? ¿En este barrio?

No sé yo, mamá. -El moreno hoy no entiende de clases.

Además, mi clientela está en Los Altos sobre todo.

Buena urbanización, pero no hay un sitio donde hacernos las mechas

en tres kilómetros a la redonda. Ya, si conozco Los Altos.

Mi familia y yo hemos vivido allí.

Ah, ¿sí? Sí, pero nos volvimos.

Nos gusta más esto.

Para gustos colores.

-Tú no pareces de aquí.

Ah, ¿no? ¿Y de dónde parezco?

Podrías ser italiana, ¿no, mamá?

-Sí, del sur. -No, del sur no. Del norte.

Verona, como Julieta.

Bueno, me tengo que ir.

Tengo clase a las 11:00. ¿De qué?

Neuroanatomía.

¿Quieres que te acompañe a la universidad?

No. No, gracias.

¿Seguro? Mira que tengo buena conversación.

Cuando acaben, le dejan las llaves al chico del bar.

Se llama Josete. Yo Alex.

Adiós. Adiós.

¿Tienes que ligar con todas las chicas que ves?

-Solo con las que están buenas. -Eres peor que tu padre.

-Peor que mi padre no hay nada.

Escribe, Velilla.

Los denunciantes aseguran que el autor

del atropello de Antonio Alcántara sucedido ayer, 7 de febrero...

A las diez de la noche. A las 22:00

es, supuestamente, el exmarido

de la señora... Marini. Catalina Marini.

Catalina Marini, que no se presenta.

Bueno, está desaparecida.

Ah, que la desaparecida es ella.

-Apareció en el hospital, me contó sus sospechas y se esfumó.

-¿Por algún motivo especial?

Eso no lo sabemos.

Yo he llamado esta mañana a su casa y a la oficina, y no ha contestado.

Mire, aquí tengo la tarjeta.

El número de teléfono de su casa y de la oficina.

Ahí.

¿"Management"? Es una agencia de actores.

¿Les representa a ustedes?

-No. Nosotros no somos actores, somos gente normal.

La cuestión es que ella puede estar en peligro.

Si es capaz de atropellar, es capaz de todo.

-¿Saben su nombre?

¿El del exmarido?

No, si es que sabemos de su existencia desde anoche.

Salió de la cárcel a principios de año.

-Y creen que es el mismo que supuestamente

agredió a la víctima del atropello

con una llave inglesa en el "parking"...

De los Mostenses cuando fuimos a comer.

Al mediodía. Sí.

Eso no lo sabemos, de eso no tenemos constancia.

Lo único de lo que estamos seguros es que ha habido un atropello

del cual ha tenido graves consecuencias y lesiones

el señor Alcántara, que es el exmarido de usted

y actual pareja

de la señorita Marini, ¿es así?

-Sí.

Sí. La novia de su exmarido

le dice a usted,

que es pareja de usted, lo del exmarido de ella.

Mire, yo sé que esto es un galimatías,

pero mi exmarido está en un hospital sin saber si va a volver a caminar

porque ayer le arrolló un coche y se dio a la fuga.

Es no es un "supuestamente".

¿Va a hacer algo al respecto? ¿Localizar a la señorita Marini?

¿Va a buscar la identidad de su exmarido?

¿Eh? ¿Va a tener un poquito de compasión?

No, espera. Escucha.

Simplifícalo, ¿vale?

Entrevista con uno de los mineros y planos de la marcha.

Planos generales, ¿eh?

Quiero que se vea la cantidad de gente que hay.

Si no lo tienes claro, me llamas.

No sabes la que están liando los mineros.

Llegan el jueves a Madrid y amenazan con acampar frente al ministerio.

Los del Gobierno están acojonados. ¿Me das la acreditación, por favor?

No me puedo quedar, tengo a mi hijo esperando en el taxi.

Se viene a Barcelona, no preguntes.

Bueno, pues aquí la tengo.

Tu acreditación,

los billetes, ¿eh?

Toni, créeme que lo siento.

Pero son las Olimpiadas, compréndeme.

Es una vez en la vida.

Un padre también es una vez en la vida.

Seguro que sale de esta.

La cuestión es cómo.

Espera, tengo otra cosa para ti.

La trajo ayer un mensajero, no sé qué es.

El caso es que a mí ese nombre me suena.

¿No había una Marta Altamira en el PCE? Estaba muy buena.

Sí, eso fue hace mucho tiempo.

Ya, ya. Pues creo que se relaciona con la "crème de la crème".

¿Con quién?

No me hagas caso, son solo rumores.

Adiós.

"Te he visto en la tele. Sí, sí. En lo de Irak te he visto, claro.

¿Te llamo y hablamos? Tengo que contarte muchas cosas.

Llevo días y días pensando en llamarte.

'Tengo que llamar a Toni, tengo que llamar'.

De repente... ¿cómo estás?

Es increíble, es como una conspiración cósmica.

Tú y yo al final siempre nos encontramos, Toni.

Ha sido mágico. Me alegro de verte".

-Papá. Dime.

¿Cuándo decidiste hacerte periodista?

Hace mucho tiempo ya. Pero ¿cómo fue?

Se puede decir que el periodismo me eligió a mí.

Yo soy abogado, estudié Derecho.

Estuve trabajando en un despacho laboralista, pero...

salió la oportunidad de trabajar en un periódico y hasta ahora.

Ahí conocí a tu madre. ¿Y te gusta?

¿El periodismo? Sí, mucho.

Pero ¿el qué? ¿El qué de qué?

De ser periodista.

Me gusta...

el compromiso que conlleva contar

cómo es la realidad, el mundo de verdad.

Me parece un rollo. ¿El mundo o contar cómo es?

Las dos cosas.

¿Para qué contar cómo es si sabemos que es un desastre?

¿Te parece un desastre?

Lo que hay que hacer es cambiarlo: guerras, hambre...

Me parece muy bien. Hazlo.

Yo solo no puedo, pero buscaré personas que piensen lo mismo que yo.

Es una gran idea, Santi.

¿Te gustaría ser como él? ¿Presidente del Gobierno?

Sí, como Felipe González.

De mayor me gustaría que no hubiera Gobierno.

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

(Pitido)

Carlos.

Carlos ha venido.

Carlos... Abuelo, soy Oriol.

Ah.

Hola, Oriol.

¿Qué haces aquí? Solo me dejan cinco minutos.

Ahora viene mamá.

¿Cómo te encuentras?

Si por lo menos me dijeran...

qué es lo que tengo.

Me he estado informando.

¿Ya has hablado con los médicos?

No, con mi amiga Sandra.

Su madre trabaja en el Hospital de Parapléjicos de Toledo.

¿Dónde está tu madre? Ahora viene, te lo he dicho.

¡Inés!

¡Inés!

¿Qué pasa?

Si me vais a llevar a Toledo,

a lo de los parapléjicos,

quiero saberlo.

Falta un ratito para que vengan, papá.

¿Y tu madre? Ha venido esta mañana temprano.

No la he visto. Porque estabas sedado, papá, ¿eh?

Estás sedado, tranquilo.

¿Estoy sedado? Claro.

Y tú sabes lo que me pasa, ¿no?

Es mejor que esperemos a los médicos.

O sea, que es tan malo que no...

que no me lo quieres decir.

A ver, te han quitado el bazo.

Ah. Sí, te han quitado el bazo.

Por eso estás aquí. El bazo.

Es el mayor de los órganos linfáticos.

Se encuentra en la región superior izquierda del abdomen.

Detrás del estómago y debajo del diafragma.

Lo he buscado en la enciclopedia.

Muy bien, Oriol. Muy bien.

O sea, se puede vivir sin bazo. ¿A que sí, a que has leído eso?

Sí, pero pierdes inmunidad.

Hala.

¿Qué me pasa en las piernas?

Que tienes politraumatismos.

Pues...

es como que no las siento.

Como si se hubieran ido a pasear por su cuenta, coño.

Bueno, porque estás dopado, papá.

Es normal. -Si no, te morirías de dolor.

-Oriol, vete a tomar algo, anda.

-No me apetece. -Ya, pues...

Llama a los médicos. Si tengo que ir a Toledo,

quiero saberlo cuanto antes.

(Teléfono)

(Teléfono)

Viajes Milano, ¿dígame?

Chicos, es Salgado.

-¿El de la Expo?

-Ponte. -No, no. Atiéndele tú.

-Con Antonio de baja, tú eres el gerente.

-Ese tío no me cae bien.

-Ni a mí tampoco. -Voy a meter la pata, que me conozco.

-¿Hola? Hola, señor Salgado. Sí.

No, el señor Alcántara no está. Verá, es que...

Resulta que está en una reunión fuera de la agencia.

¿Volver?

Esta mañana no creo, no.

¿Por la tarde? Me da a mí que no.

No, por favor.

No es que no se quiera poner, es que no está.

-Pregúntale qué quiere.

-¿Un cheque? Un momento, por favor.

¿Sabéis algo de un cheque o algo así?

-Santos, haz el favor. Ponte tú, que eres un hombre.

-Cuelga, cuelga. -Pero...

Es que va a volver a llamar. -Que cuelgues, coño.

Esto es un arreglo de Antonio con el pajarraco este.

Si nos metemos, va a ser peor.

-Vamos a ver, ¿de cuánto es el cheque?

-Yo no tengo ni idea.

-¿Has mirado los libros? -Los libros me los sé de memoria.

Y no consta nada ni en la contabilidad A ni en la B.

-Será alguna comisión.

-¿Por qué no nos tiene al tanto de estas cosas?

-Mira quién habla. El que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

-Estás gastando mucha mala leche últimamente.

Os he dicho que voy a devolver hasta la última peseta.

(Sirena)

Bueno.

Me acerco a la agencia de Cata a ver si me entero de algo.

Hablaré con el portero, los vecinos...

De verdad, Max. Mercedes.

Quiero que sepas que cuentas conmigo.

Gracias... Lo digo en serio.

Olvida nuestra conversación de anoche.

De verdad, me estás poniendo muy nerviosa.

¿Por qué?

Eres demasiado bueno.

Ayer me dijiste lo que pensabas y está bien así, de verdad.

¿Podemos ser amigos?

Pues claro.

Adiós.

¡Doctor! ¡Doctor!

¿No pasaban consulta a las 12:00? Su marido se ha puesto muy nervioso.

No queríamos volver a sedarle y hemos adelantado la visita.

¿Le han dado el diagnóstico?

No ha habido más remedio. ¿Estaba solo?

Estaba su hija. ¿Y?

Parece que se lo ha tomado bien,

pero le costará asumir su nueva situación.

Va a necesitar todo su apoyo y el de su familia.

(Pitidos)

(Pitidos)

(Respirador)

Acaban de pasar los médicos.

Sí, los he visto.

Antonio.

¿Nos dejas solos un momento?

(Puerta)

Antonio.

Así no, Merche.

No.

En estas condiciones no merece la pena vivir.

No digas eso. ¿Perdona?

(Teléfono)

Mira, aquí está otra vez.

Viajes Milano, ¿dígame?

"Casandra". ¡Hola, Mercedes!

¿Qué tal está Antonio? "La verdad es que no está muy bien".

Pero ¿sigue en la UVI?

No, lo han subido a planta.

Está aquí a mi lado.

Oye, dale muchos ánimos de parte de todos.

Se los vas a dar. Quiere hablar contigo.

Pero ¿puede? No, no puede hablar.

Pero ya sabes que es cabezota y no hay forma humana

de convencerlo.

Antonio, que se va a poner.

Casandra.

¡Antonio! Qué alegría oírte.

-¡Antonio, macho! ¿Cómo estás?

Peor que muerto, Ramón.

"Oye".

¿Os ha llamado...

este, Salgado?

Acabamos de hablar con él.

¿Os ha pedido...

un cheque?

¿Qué cheque es ese, Antonio? No le deis nada, coño.

Pero parecía muy enfadado, ¿eh? Lo estaba exigiendo.

Nada. La próxima vez que llame

le decís que vosotros

no sabéis nada.

Pero, Antonio, ¿el cheque de cuánto es?

Ya está, Merche. Ya está.

Me rindo, ya da igual.

Casandra, te tenemos que colgar. Adiós.

Ha colgado.

Bueno. -Casandra.

Tira las cartas por lo que más quieras.

Me voy a quedar con él.

No puedo dejarlo solo.

¿No quieres que me quede yo?

No, no.

Prefiero que te ocupes de la abuela, ¿puedes?

Sí, claro.

Tampoco te vas a responsabilizar de la vida de papá, ¿no?

Pues...

no sé cómo.

Pues tiene cuatro hijos.

Dale un beso a Oriol. Sí.

Venga.

# Si me das a elegir

# entre tú y la riqueza,

# con esa grandeza

# que lleva consigo, ay, amor,

# me quedo contigo.

# Si me das a elegir

# entre tú y la gloria

# para que hable la historia de mí

# por los siglos,

# ay, amor,

# me quedo contigo.

# Pues me he enamorado,

# te quiero y te quiero.

# Y solo deseo

# estar a tu lado,

# soñar con tus ojos,

# besarte los labios,

# sentirte en mis brazos,

# que soy muy feliz.

# Si me das a elegir

# entre tú y ese cielo

# donde libre es el vuelo

# para ir a otro nido, ay, amor,

# me quedo contigo.

# Si me das a elegir

# entre tú y mis ideas... #

Antonio.

Antonio.

No puedes, ¿me oyes?

Te he consentido muchas cosas en la vida,

pero esto no te lo voy a consentir.

No puedes rendirte.

No lo has hecho nunca y no lo vas a hacer ahora.

¿Me escuchas? ¿Eh?

Eres Antonio Alcántara, el Parriba.

El que no deja de soñar.

El que siempre tiene un proyecto.

El que puede con todo por muy fuerte que sea.

Si desde niño viste fusilar a tu padre y no te rendiste.

Cuando el pueblo se te quedó pequeño te viniste a Madrid

con una mano delante y otra detrás, ¿te acuerdas? No tenías donde vivir.

Y no paraste hasta que nos trajiste a todos.

Y tu corazón,

todos tus infartos.

Antonio.

Tu vida ha sido una carrera de obstáculos.

Y ahora tienes otro ante ti.

El más grande de todos, no te digo que no.

Pero por tus cojones y por los míos que lo vas a conseguir.

Si tú no...

tienes cojones.

Sí que los tengo.

Y lo sabes de sobra.

Aunque haya una posibilidad entre un millón

de que vuelvas a andar,

te tienes que agarrar a ella como a un clavo ardiendo.

¿Eh?

Si no lo haces, no serías Antonio Alcántara. No serías tú.

Toma, bebe un poco de agua.

Así.

Te lo ruego, Antonio. No.

Te lo exijo.

No te rindas.

Si no lo haces por ti,

lo haces por mí.

Te quiero.

Antonio.

Descansa.

(TELEVISIÓN) "Antonio Molina

ha sido enterrado esta tarde en el cementerio de Fuencarral,

aquí en Madrid. Miles de personas han despedido al popular cantante,

que murió ayer a los 62 años de una fibrosis pulmonar".

-Esa no es edad para morirse.

-Entonces, ¿qué edad es buena para morirse?

-Ay, Oriol, hijo.

Desde luego, preguntas más que un policía.

(TELEVISIÓN) "...retirado de los escenarios".

Te digo que su coche tenía un golpe en el morro.

Lo tendría de antes.

¿De verdad que no tienes ni una pequeña duda?

Es que no tiene sentido, María.

Mira, tú di lo que quieras, pero mañana pienso ir a la policía.

¿Crees que si Max tuviera que ver habría acompañado a mamá a comisaría?

No sé, a lo mejor es su manera de disimular.

Que no, que no se sostiene.

No tienes pruebas.

Tú tampoco tienes de que no lo haya hecho.

Ya.

Si no ha sido él, ¿quién ha sido?

Pues no sé, el exmarido este que dice Cata.

(Teléfono)

Y eso sí que se sostiene.

Cógelo, a ver si es tu abuela.

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Diga?

No, no está.

-¿Quién es? -No lo sé.

No, está mi bisabuela, mi madre y mi tía.

Sí.

Sí, un momento. ¡Mamá!

-¿Sí? -Preguntan por ti.

-¿Quién es? -Es Cata.

-¿Sí, Cata?

¿Dónde estás?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T21 - Capítulo 373: La cruda realidad

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuéntame cómo pasó - Temporada 21 - Capítulo 373: La cruda realidad

28 ene 2021

Año 2020. Se ha superado el pico de la pandemia y Antonio, que sigue ingresado en el hospital por Covid 19, también parece que ha superado una de sus batallas, aunque todavía le queda un largo camino para recuperarse completamente de las secuelas que le ha dejado el coronavirus. Paralelamente, en el año 1992, Antonio sigue también ingresado en el hospital. Toda la familia está muy preocupada por su evolución. Ha conseguido salir de la operación pero tiene una lesión medular y hay riesgo de que sea irreversible y no pueda volver a caminar. Mercedes no se separa de él en ningún momento y le pide que no se rinda. Las sospechas de que el atropello de Antonio ha sido intencionado cobran fuerza cuando Catalina se presenta en el hospital, muy nerviosa, y dice que cree saber quién ha sido.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - Temporada 21 - Capítulo 373: La cruda realidad" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - Temporada 21 - Capítulo 373: La cruda realidad"
Programas completos (385)
Clips

Los últimos 2.883 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios