www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2549754
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 268: Siniestro Total - Ver ahora
Transcripción completa

Cuéntame,

tú que has vivido

el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás

a ser un niño

al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

(TODAS) ¡Nosotras parimos, nosotras decidimos!

-¡No al aborto, sí a la vida!

(NARRADOR) "Apenas cuatro meses tras el triunfo del PSOE

el Gobierno remitió a las Cortes la despenalización del aborto.

Ese proyecto de ley suscitó todo tipo de debates y discusiones,

tanto en el Congreso como en la calle".

Los socialistas no dejan títere con cabeza.

Oiga, el aborto no será delito. -Me llevo este, Sagrario.

"No solo este proyecto de ley encrespó los ánimos ciudadanos.

El anuncio de cierre de Altos Hornos en Sagunto

hizo que se convocara una huelga general".

Miguel, ponme un botellín. -"Información nacional.

2.000 trabajadores podrían quedar desempleados

en Sagunto si se confirma el cierre del segundo alto horno".

-Joder con tus amigos socialistas. Lo primero que han hecho

es poner en la puta calle a un montón de obreros.

No es por nada, pero con Franco al menos tenían trabajo.

"En ese conflicto oí por primera vez a miles de trabajadores gritar..."

(TELE) "¡Felipe, Guerra, la uno no se cierra!"

"Aquel mes de febrero de 1983

me dejó claro que el primer gobierno socialista de la democracia,

a pesar de su mayoría absoluta, no lo iba a tener nada fácil".

(TELE) "Las trabajadoras haremos lo posible y lo imposible

por mantener los puestos de trabajo y que este pueblo siga adelante".

(LEE) "Lengua castellana, P. A."

Matemáticas, P. A."

María, hija, ¿qué es P. A.? "Progresa adecuadamente", papá.

Ya.

¿Cuántos "Progresa adecuadamente" has tenido?

-Siete y un "Destaca". Pues eso está muy bien, hija.

A ver, Oriol,

¿tú no tienes notas? Se me han olvidado en el pupitre.

¡Vaya, hombre! Pero la "seño" le ha dado una nota.

¿Sí? Dame la nota. Chivata.

Dame la nota, hombre.

Venga. ¡Anda!

Esto es una carta. A ver qué dice.

(CARRASPEA Y LEE) "A la atención de los padres del alumno:

Le ruego se pase para informarle del comportamiento de Oriol.

Este mes ha sido expulsado de clase en nueve ocasiones".

¿Pero tú qué haces para que te echen de clase nueve veces?

Me tienen manía. Manía te voy a tener yo, hijo,

como no te portes mejor. Tendremos que hablar largo y tendido.

¡Me cago en la mar! (MARÍA) Papá.

¿Qué? ¿Cuándo vamos al zoo a ver a Chu-Lin?

Me prometiste que si sacaba buenas notas me llevabas.

La semana que viene sin falta, hija. ¿No podemos ir mañana? Es sábado.

Mañana no podemos, me voy de viaje.

¿Puedo ir yo también? De momento no, hijo.

¿No te he dicho que Lucas viene con las fotos nuevas?

¿Ahora? (ASIENTE)

¿Cómo no me lo has dicho antes? Se me ha pasado.

Tengo prisa. Tengo a mi nieto en casa y me gusta llegar pronto.

Estará a punto de llegar.

Me voy a hacer un café, ¿quieres? Por favor.

Por cierto...

¿A que no sabes a quién me encontré anoche en la sala Sol?

A Lucas.

Una de mis amigas se encaprichó con él y se pasó toda la noche

picando piedra e intentando trabajárselo, pero nada.

No consiguió nada. ¿Por qué me cuentas todo esto?

Por nada, porque es un hombre muy atractivo, muy educado...

Y si te fijas se parece a Antonio. ¿A Antonio?

Sí. Puede ser.

En la barba, un poco. La barba...

los ojos... No sigas, que te veo el plumero.

(RÍE) Si no te lo quedas tú me lo voy a quedar yo.

Todo tuyo.

(Timbre)

Hablando del Rey de Roma. Qué puntual.

¡Lucas, bienvenido! -Hola, ¿qué tal?

-Muy bien, ¿cómo acabaste anoche? -Imagínate.

¿Qué tal, Lucas, cómo estás? Hola.

Hola.

Me alegro de verte. Yo también.

Aquí están las fotos. Creo que están estupendas.

-Yo estoy deseando verlas. Pues vamos a verlas.

¿Quieres un café? Me vendrá muy bien.

-Vamos por aquí.

(Música pop animada)

-¿Qué te parece? Me gusta muchísimo.

Pues a mí no. Nada.

Francamente, es ampuloso. Solo le ha faltado meter una gaita.

-¿Por qué dices eso? -Con tanto instrumento y arreglos

a mí ni se me oye. -Ni a mí, es como si no existiera.

-Carlos, yo pienso lo mismo. ¿Se puede saber qué os pasa?

Suena muy bien, es lo importante. Yo no digo que suene mal.

Pero el coro nos come.

-Yo ni me reconozco, Carlos. -Con tanto violín y parafernalia...

Se nos han comido, macho, y ya no sonamos como nosotros.

-Afortunadamente. -¿Cómo?

-¿Perdona? -Ahora suena profesional.

Tenéis que decidir si queréis ir en serio o ser unos aficionados.

-¿Quién coño te crees que eres? (APACIGUADOR) Vale, Marcelo.

Nadie ha querido decir eso, chaval.

Tenéis un potencial fantástico y sois muy divertidos.

Solo quería arroparos un poquito. -¿Arroparnos? Casi nos asfixias.

Marcelo, tampoco exageremos. Ahora suena más contundente.

Ya, pero yo no sé por qué hemos grabado nosotras. O sí lo sé:

para perder el tiempo. -Es verdad, a mí ni se me oye.

Ya está bien. Vamos a ver, chicos.

Lo que cuenta es lo que pasará cuando el disco salga a la calle.

Y pasará que va a arrasar. Exacto. A mí me gusta muchísimo.

Claro, como tú no cantas... -Si lo sé no lo hago, Carlos.

-Con vuestro sonido de aficionados no os ibais a comer ni una rosca.

-Yo me voy antes de que me dé un ataque de neurastenia.

Chao. (TODOS) -Sí, sí, yo también.

Ni caso.

(TONI) El Raca, el Bizco y el Dina entran por aquí.

En minutos se hacen con el botín, emprenden su huida

y de pronto aparece la policía. Intentan escapar por la azotea,

pero cuando llegan arriba la policía ya les está esperando.

Les acorrala y se lían a tiros con ellos.

Se cargan al Dina y al Bizco y el Raca huye con todo el botín.

-Tiene huevos. El Raca ese tuvo suerte.

-Esto no es suerte. Primero: la policía aparece de la nada.

Pero qué casualidad que ya les esperan en la azotea.

Y se lían a tiros y se cargan a los dos que no llevan el botín.

Y encima uno de ellos, el Dina, era un camello de poca monta

y confidente de la policía. -¿Fue es el que dio el soplo?

-No lo sé, pero si lo dio de poco le ha servido.

¿Sabes de quién era confidente? De Arturo Cobeña, el "Carasapo".

Te imaginas por qué, ¿no? Fue uno de los primeros en liarse a tiros.

¿No es raro que un policía se cargue a su propio confidente?

-¿Y el otro policía? -Este es un cabrón.

El inspector Emilio Bretón, el que manda.

Le conocí en la cena de disolución de Fuerza Nueva.

Después apareció en uno de los primeros atracos a joyerías.

Nos echó y se quedó hablando con el joyero.

que después cambió su declaración sobre cuándo llegó la policía.

-¿Cuál será tu siguiente paso? -Reme, la mujer del Raca...

-¿El que se escapó con el dinero? -Sí.

Reme tiene un almacén de chatarra.

Se llama Guarrerías Preciados. Quiero hablar con ella.

-No creo que te diga nada, pero por probar...

-Si le sueltas algo... -Lo lleva claro, no tengo ni un duro.

-Si consigues que hable te vuelves pitando.

-¿Qué es eso que dice Leguineche del periodismo?

-Que es una pasión inútil. -Esperemos que esta vez no lo sea.

-Hola. Hola, hija.

Siento mucho llegar tarde. No te preocupes.

¿Has recogido a Oriol? Sí. Está en casa, con María.

Por cierto, hija, debe estar liando una muy gorda en el colegio.

Te ha llegado una carta.

Este mes lo han echado nueve veces de clase.

O sea, dos por semana.

Papá. ¿Qué pasa, hija?

Estoy sobrepasada con Oriol, no me hago con él.

Hace solo dos meses que murió su padre. Ten un poco de paciencia.

Solamente piensa en Carola.

Claro, se ha pasado con ella más tiempo que con nosotros.

Pero tendrá que acostumbrarse. Tienes que estar mucho con él.

Ya lo hago, papá. Me voy a verlo.

Inés. ¿Qué?

Hija, no te preocupes porque sea un poco gamberro y lo echen.

Eso tampoco es lo peor. Lo peor es lo que le pasaba a tu padre:

no aprendía la tabla de multiplicar y me ponían orejas de burro.

(RÍE) Sobre todo la del nueve.

Vente mañana conmigo al cine y me echas un cable.

Mañana no puedo, hija, me voy de viaje.

¿De viaje?

¿Con Paz? Sí, nos vamos a La Rioja.

A dar una charla sobre el vino, una especie de conferencia

en una semana cultural.

Pero no se lo comentes a tu madre. No, ¿yo qué le voy a decir?

Entonces, con Paz muy bien, ¿no?

De momento sí.

(LUCAS) ¿Qué os parece? (ESTEFANÍA) Me encanta.

Me encanta, de verdad.

No están mal.

Lo importante era destacar el sujetador

sin dejar en segundo plano el cuerpo de la modelo.

Yo creo que se ha conseguido. -Yo creo que está perfecto.

(BALBUCEA) ¿Qué pasa, Mercedes?

Volvemos a la discusión de siempre:

a mí me gustaría ver a una mujer con su familia.

Por ejemplo, una mujer con su hijo en brazos.

Estas mujeres son guapas, jóvenes y con una sonrisa preciosa,

pero yo quiero ver a una mujer que tiene una vida.

Una vida que le ha dado cosas buenas y cosas mañas, como a todo el mundo.

(Música triste)

Perdóname si te he molestado. No, no, en absoluto.

Lo he entendido muy bien.

Dame un par de días y te traigo algunas ideas.

(DIVERTIDA) -¿Y esto?

-Es un reportaje que estuve haciendo en el zoo.

-Mira qué mono. Mi hija está como loca por Chu-Lin.

Si queréis os puedo llevar, tengo unos pases.

Yo iba mucho de pequeño cuando estaba en el Retiro y era la Casa de Fieras.

Yo no puedo, pero a lo mejor Estefanía sí.

¿Yo? No, tampoco me gustan tanto los animales.

-Vente con tu hija. Es que no es solo mi hija, es...

Mi hija, mi otra hija y mi nieto.

(RÍE)

¡Es increíble! ¿Cómo vas a tener nietos?

Tengo dos.

Pues que se vengan.

(Música pop animada)

¿Oyes cómo suena?

En cuanto lo he oído he sabido que teníamos un bombazo.

Hay que reconocer que para lograr la perfección se graba en Londres.

Nadie consigue su limpieza de sonido. Fíjate en la nitidez de ese metal.

La leche. Ha sido un gustazo trabajar con ese material.

Eddie te ha conseguido lo mejor de lo mejor.

En cuanto me des el OK te saco el máster.

Ah, toma.

Aquí está todo detallado. Me puedes dar un cheque conformado.

Háblalo con Eddie y ya me diréis. Espero que volvamos a colaborar.

Enhorabuena por el éxito, tío. Muchas gracias.

¿De verdad creéis que puede funcionar?

Sin duda. Yo tengo un olfato para esto que te cagas.

-Y la mano que tienes para las radios, que es fundamental.

Espera un momento.

¿Esto de 864.000 pesetas es lo que tengo que pagar yo?

(RÍE) Sí, es lo que tienes que pagar tú.

Esto es una barbaridad. Me dijiste que no me preocupara por el dinero.

No te quejes, he conseguido músicos de primera por un precio de risa.

Joder, "de risa", casi un millón de pelas.

Esto se ha grabado en Londres. -Han sido muchas horas de estudio.

Un sonido así no se saca por la cara.

No, si el sonido es cojonudo, pero me estáis clavando.

Carlos, yo creía que trataba con un profesional.

Si querías mezclas de grupo de parroquia, haber avisado antes.

Yo no puedo pagar esto. Bueno, ni la mitad de esto.

¿Y las 100.000 que te adelanté? Ahí están descontadas.

No te vamos a tangar, tío. Ya sé que no me queréis tangar.

Pero yo este dinero no lo tengo.

Yo puedo esperar para cobrar lo mío. Podemos negociar una rebaja.

Pero la gente hay que pagarla. -Y los músicos también.

¿Y esto cuánto supone? No sé, imagino que...

Con medio millón podríamos arreglarnos.

¿Cuándo?

Ya.

Es lo usual: tú nos das un cheque conformado y te damos el máster.

¿Y no me podéis dar el máster y yo os pago a 60 días?

(AMBOS RÍEN)

-No, el máster no puede salir de aquí hasta que no lo pagues.

No es que no me fíe, pero hay mucho pirata suelto.

"No check, no tape".

-Te doy una casete si has de hablar con alguien, pero no el máster.

Voy a tener que pensármelo porque es muchísimo dinero.

(Ladridos)

¿Reme? ¿Hola?

-¿Qué quieres? -Hablar contigo.

-¿De qué? -De tu marido.

-Yo ya no tengo nada que ver con ese hijoputa.

(Sirena)

¿Has venido solo? -Sí.

-¿Eres madero? -No, periodista.

-Pues si no has venido a comprar, te vas.

-¿Cuánto cuesta este? -2.000.

Son 3.000.

-¿Me estás tomando el pelo? -Ha subido.

Espera.

-¿Quién te ha hecho eso? -¿A ti qué te importa?

-Que quién te ha hecho eso. -Que me olvides, tío.

No sé nada del cabrón del Raca. Por mí como si revienta.

-Necesito localizarlo, es importante. -¡Estará por ahí con esa mala puta!

-¿Con qué mala puta?

-Con la Chelo.

-¿La Chelo?

¿Sabes dónde puedo localizarla?

-¿Para qué?

Trabaja en una peluquería en San Blas.

En la calle Castillo de Uclés.

La conocerás enseguida, es una morena estirada

y agitanada con cara de guarra.

Y ahora, largo antes de que vuelva la bofia.

-¿Te ha pegado uno con los ojos saltones y con cara de sapo?

-No, el otro, el del bigotito.

Menudo hijoputa. Lárgate y no vuelvas.

(Ladridos)

(Música pop animada)

La mejor manera para salir de dudas es ponerlo y ver cómo reaccionan.

Pues tú verás, macho. Por probar...

(Canción de Rosa Chillón)

¿Ese de ahí no es Raúl Álvarez, de Radio 3?

Parece, ¿no?

Raúl, soy Carlos, el dueño del bar y mánager de Rosa Chillón.

¿Qué hay?

Josete, ponles otro de lo mismo. Sí.

-¿Esto que suena es vuestro?

-Pues está muy bien. -¿Has visto quién está con Carlos?

-¿Quién?

-Raúl Álvarez, de Radio 3.

La producción nos la ha hecho Eddie Velasco.

Ya se nota. Cómo le gusta meter cuerda, ¿eh?

Tiene buen olfato, el tío. ¿Lo conoces?

De hace muchos años. Es de lo mejorcito que hay.

La producción que os ha hecho es espectacular.

Que me digas tú esto, que eres como una leyenda...

Pero el grupo está de uñas conmigo. No les termina de convencer.

Carlos, ¿no? No quiero ser cínico, pero cuando empecéis a vender discos

ya se les pasarán las dudas. Eso digo yo.

Tu bourbon. -Gracias. Tienes algo bueno ahí.

-¿Qué ha dicho?

Que es cojonudo.

¿Entonces?

Tengo que conseguir medio millón de pelas.

Yo te puedo acompañar al banco pero no te va a servir de mucho.

Soy totalmente insolvente. (RÍE)

Y como no me toque la loterías lo seré toda la vida.

(SUSPIRA) Ya lo sé.

¿Por qué no se lo pides a papá? No quiero pedirle nada.

Que te avale.

Él va a estar encantado. Toni, eso es prácticamente lo mismo.

Pues ya me dirás cómo lo consigues. No lo sé.

Tengo que conseguir que alguien me avale sea como sea.

A ver qué se me ocurre. Suerte.

Yo me tengo que ir. Siento mucho no poder ayudarte.

No te preocupes y gracias por venir. De nada, hombre.

¿Qué tal tú con el trabajo? Bien, con un reportaje entre manos.

¿Sobre qué? (MISTERIOSO) Aaah. Ya te contaré.

Cuídate.

Suerte. Adiós.

(PAZ) "Como es sabido, el 82% de las hectáreas cultivadas de vid

está ocupada por la variedad tempranillo.

Su rendimiento medio es de 5.300 kilos por hectárea".

Toma ya.

¿Qué tal suena? Perfectamente, Paz. Me gusta mucho.

Cuando te escucho hablar me entran ganas de tomarme una copa de vino.

(RÍE) En serio.

Cuando tú hablas de números suena a poesía de Lorca.

Ayer por la tarde estuve hablando con mi hija mayor de ti.

¿Sí? Me preguntó qué tal estábamos.

¿Qué le dijiste? Que estábamos perfectamente.

Con ella tengo mucha más confianza que con los demás hijos.

¿Comemos en el hotel? No vale la pena parar por el camino.

No paramos. Directamente al hotel, y luego allí ya...

(Pitido triple)

Perdón.

No me acostumbro al ruido de esos cacharros, Paz.

Tendría que llamar. Puede ser algo urgente.

No sé por qué tenéis que ir a ninguna parte con este señor.

Madre, ya te he dicho que nos ha regalado unas entradas.

Inés viene con el niño, no tiene nada de malo.

¿Dónde he puesto las llaves?

(INÉS) ¡Callaos ya, qué pesaditos estáis!

-¡Idiota! -¡Inútil!

¡Como sigáis así, no vamos al zoo ni a ningún sitio!

Hija, pon un poquito de orden. ¿Qué tenéis que hacer allí?

Vamos a ver a Chu-Lin. ¿Ese quién es?

El oso panda que sale todo el tiempo en la televisión, madre.

(Timbre)

Qué raro que haya subido. Voy a ver.

Hola. Hola, hijo.

No te esperaba. Estaba por aquí y he decidido venir.

Quiero hablar contigo. Qué sorpresa.

¿Pasa algo? (VACILANTE) Sí.

Bueno, nada malo. Es que hemos hecho la grabación con el grupo.

Hola, eres tú. Pensaba que era Lucas.

¿Quién es Lucas? El de las fotos de nuestro catálogo.

Nos ha invitado al zoo. Van a ver a un tal Chu-Lin.

Bueno, dime. He ido a recoger el máster y dicen

que no me lo dan si no doy medio millón.

¿Cómo que medio millón? Es muchísimo dinero, ya lo sé.

Pero no vamos a dejar de recoger el máster tras haberlo grabado.

Yo ando un poco mal de dinero y he pensado que a lo mejor tú

me lo podrías prestar y en dos meses te lo devuelvo.

Ya te dije que era una locura meterse en ese negocio.

¡Qué barbaridad, medio millón! Para eso ya es tarde, mamá.

¿Me lo prestas? No.

No lo tengo, me he quedado temblando con el negocio.

(LOS NIÑOS RIÑEN) ¡Me vais a oír!

De verdad, igualito que tu padre. ¡Será posible!

¡Callaos ya, niños!

¿Cómo le pides tanto dinero a mamá? No empieces tú también, anda.

Yo tengo 5.000 duros en la cartilla. Si los quieres...

No, gracias, abuela. Mejor se los pides a papá, ¿no?

Pues no, gracias.

Toni, ¿cómo ha ido?

-En la peluquería no saben nada de la tal Chelo.

-¿Esa es la amante del Raca? ¿No trabaja allí?

-Sí, pero no la ven desde el atraco. -Qué casualidad.

-O eso o se ha quitado de en medio. -Más le vale no dejarse ver mucho.

-Les he dejado mi número. -¿El tuyo personal?

-Los dos. -¡Joder, Toni!

Eso no se hace. -No iba a perder el contacto por eso.

Pero tranquilo, que no me llamarán. No querían hablar conmigo.

-Si llegas a ser de la televisión... Están locos por salir en la tele.

-Aunque sea para decir chorradas. Tú has lanzado la caña. A esperar.

-No, me quiero pasar por los poblados a hablar con Luismi.

(Música melancólica)

Hola. Justamente quería hablar con usted.

Iba a tomar un café. Podemos hablar en el bar.

El banco presta,

pero con garantías de cobrar. Ya, entiendo.

Un crédito de 500.000 pesetas es de los importantes.

¿Qué garantías tienes? Tengo un local.

Es un bar de copas, va bastante bien y no tengo ninguna carga.

Pásate el lunes por la oficina con todos los documentos:

las escrituras, el impuesto de sociedades...

¿El local es tuyo? No, está alquilado en traspasos.

Hace nada nos ofrecían medio millón por traspasarlo.

El 50 % de un local en traspaso no es una garantía muy sólida.

La cosa mejoraría con un avalista.

Un avalista. Una persona solvente que te avale.

-Tranquilo, Pedro.

Al chaval lo avalo yo. -Tú no puedes.

Ya tienes dos créditos.

-Pedro, que yo soy de los que pago. -Sí, pero con retraso.

-¡Por los cojones! Tío...

Retraso por el que me cobras aún más dinero que el propio crédito.

¡Sanguijuela, Pedrito! Tío, ya está bien.

Bueno, ¿entonces?

El lunes nos vemos en mi despacho y seguimos hablando.

Seguro que podré ofrecerte un buen interés.

Más o menos... A ver si puedo conseguirte un 15.

(Música infantil)

-¡Vamos a ver a Chu-Lin! Tened mucho cuidado.

¿Nunca fuiste a la Casa de Fieras? No, es que no somos de Madrid.

¿De dónde? De Sagrillas.

¿Sagrillas?

Vieron oportuno buscarle una casa donde creían que podría sonreír.

En el zoo de Madrid, allí era muy feliz.

Quería ser mamá de un panda chiquitín.

Es el panda, un osito que aún no anda.

Es el panda que ha nacido en Madrid.

Es el panda, un osito que aún no anda.

Es el panda que ha nacido en Madrid.

En el zoo de Madrid, allí es muy feliz.

Muchas gracias.

En Recepción casi nos piden el libro de familia.

¿Pero qué dices? Eso ya no lo piden en ninguna parte.

A lo mejor aquí, en La Rioja, son franquistas.

Estás nerviosa. Sí, un poquito, la verdad.

No te preocupes, les vas a dejar pasmados con tu conocimiento,

que viene de aquí.

Y con tu verbo florido, tu voz y tu sonrisa,

que viene de aquí.

¿De dónde viene la sonrisa? De aquí.

(Busca)

El busca.

¿No llamas? No.

(Música romántica)

(RÍE) Cuidado, cuidado.

¿Quieres que vayamos a comer?

Luego.

A mí me gusta este. (KARINA) Y este también.

¿Y vas a poner el Fly como garantía? ¿Y qué quieres, Karina?

El dinero lo pongo yo. No me lo dan por mi cara bonita.

¿Y en otro banco? ¿Qué va? Son todos iguales.

Dices que quieres dinero para sacar un disco y te toman por un marciano.

A ver qué dice Arancha. Te puede salir con cualquier cosa.

No creo que se niegue. La he llamado hace un momento, a ver si contesta.

¿Una cerveza? No.

Solo faltaba que se negara con la putada que te hicieron.

A mí me sigue pareciendo una pasada. ¿El qué?

Lo del disco. Medio kilo... Fue cosa de Eddie.

Entre los músicos ingleses, los coros, la base de cuerda...

Al menos suena bien.

Aunque me parezca exagerado y los coros ni se oigan

Hay que reconocer que suena de lujo. Así que te gusta.

Sí. Me dejaste solo.

Ya lo podías haber dicho. Ahora ayúdame a convencer al resto.

Al resto les has dado donde más les duele:

en el ego. Ya.

A ver dónde queda el ego cuando empecemos a sonar en Los 40.

¿Los 40? Menuda horterada.

¿Horterada? Ya quisiera yo. Estoy como para ponerme purista.

¿Sabes lo que significa sonar en Los 40?

Ya te estás poniendo como si fueras un productor.

Ya me lo agradeceréis cuando giréis en autobús privado.

O avión privado. Mucho mejor.

(Teléfono)

¿Sí? (SECA) Hola, Arancha.

Sí, está aquí.

Hola, Arancha, ¿cómo estás?

Sí, te he llamado antes.

No pasa nada, simplemente me apetecía hablar contigo.

¿Te parece si nos vemos?

En el bar.

Muchas veces la uva de la misma añada produce un vino muy diferente.

¿Me puede decir a qué se debe? -Sí, cómo no.

La calificación oficial de una añada se refiere a la calidad de la uva,

pero no puede garantizar la calidad de un vino.

Una buena cosecha puede convertirse en pésima en manos de un mal enólogo.

¿Hay más preguntas? (CARRASPEA)

Buenas tardes, soy bodeguero y muchas veces

he oído al consumidor relacionar la calidad de un vino

con su edad, cosa con la que no estoy de acuerdo.

¿Podría explicar qué relación tiene? En efecto.

La edad y la calidad no tienen nada que ver.

De hecho, la edad puede jugar a favor o en contra de un vino.

Todo depende de su elaboración.

Gracias. ¿Alguna otra pregunta?

-Yo soy un aficionado al vino, pero todavía entiendo poco.

Lo que yo querría saber para que me quede claro de una vez

es qué tipo de vino se puede beber en vaso...

-Así que es usted bodeguero. Sí, bueno, un bodeguero modesto.

Aunque he vendido en Francia. Pues para ser modesto no está mal.

Muchas gracias. Es importante una buena elección.

(Música de tensión)

-¿Qué vino hace? Hacemos un vino joven.

La Cruz de Sagrillas, en Jumilla, con la uva autóctona.

Monastrell, entonces. Exacto.

Buena uva. Poco conocida. Muy poco.

Es usted un valiente. Bienvenido al negocio.

Onofre. Antonio Alcántara Barbadillo.

(VACILANTE) De hecho, el mismo vino puede...

Puede saber diferente según la copa que se utilice.

Por eso es tan importante una buena elección.

¿Alguna otra pregunta?

¿No? Pues muchísimas gracias por haber venido y hasta la próxima.

(LUCAS) ¡Fin de trayecto!

A ver esa chica guapa. ¡Muy bien!

A ver, Tarzán. ¿Lo habéis pasado bien?

(MARÍA) Sí, gracias por todo. -De nada.

-Muchísimas gracias, ha sido un día estupendo.

¿Qué se dice?

Mañana otra vez. (INÉS RÍE) -De eso nada.

Anda, no alborotéis y para casa.

-Otro día vamos. -¿Lo prometes?

-Lo prometo. Muchas gracias otra vez.

¿Tienes algo que hacer? Mil cosas.

Hacer la cena, bañar a los niños... Me gustaría invitarte a un sitio.

¿Ahora? No sé... Bueno, si te viene mal...

-Mamá, la abuela y yo nos hacemos cargo.

Si es que... No seas tonta. Ve, anda.

¿Vamos a tardar mucho? Claro que no.

-¿Qué más da, si no hay prisa?

Bueno, pues voy.

Adiós, hija.

¿Dónde vamos? Sorpresa.

Los españoles no sabemos vender lo nuestro.

Exactamente.

Tenemos más calidad que nadie pero no sabemos vendernos.

¿Cómo se llamaba tu bodega? No te importa que te tutee, ¿verdad?

Si quieres te invito a ver mi bodega. No sé si tendré tiempo.

Es media hora en coche desde aquí. Ya veremos.

Te va a gustar. ¿Cómo era tu vino? Cruz de Sagrillas.

Cruz de Sagrillas.

¿Cruz de Sagrillas? Sí.

El caso es que me suena. No creo, aún distribuimos muy poco.

Yo he leído algo sobre eso. Espérate.

¿Algo que haya escrito mi hermana? ¿Tu hermana escribe?

Es la conferenciante.

¿Es tu hermana? Por supuesto.

(Música de tensión)

¡Anda, que también tú...!

Si no es por el periódico ni me entero de que vienes.

-Me daba apuro que te sintieras obligado.

-¿Obligado? (A ANT.) ¿Has visto qué descastada?

Antonio Alcántara tiene una bodega en La Mancha.

En Mansilla, ¿no? No, en Sagrillas.

¿No nos hemos visto antes? No sé dónde, pero nos conocemos.

Antonio quiere ver bodegas de la zona y le decía que podría ver la nuestra.

-Sí.

No quiero molestar. Que no molestas.

Y luego te vienes a cenar a casa. Tú ibas a venir a casa, ¿no?

-Sí, pensaba llamaros, pero tengo que volver a Madrid.

-Qué sota eres. Mañana es domingo. ¿Qué tienes que hacer en Madrid?

Si papá se entera de que has venido y no te he llevado me mata.

Y Araceli tiene muchas ganas de verte porque está muy preocupada por ti.

-Ya veremos. -Perdona, son asuntos de familia.

Mejor os dejo solos. ¿Has venido en coche?

-Sí, pero está en el hotel, me han traído los de la organización.

-Estupendo, te vienes en el mío. Tú nos sigues, Antonio.

Son 60 Km pero llegamos enseguida. Voy a saludar a Marcos.

Le digo algo y ahora vengo. ¡Marcos, qué alegría, coño!

¿Qué hacemos ahora? No sé. Yo no puedo dejar de ir.

Pues me invento una excusa y digo que yo no puedo ir.

No me dejes sola con ellos. Tú te vienes conmigo.

No me jodas. Por favor.

¿Tu familia sabe que te has separado?

¿Y algo más? No.

Les he dicho que me he separado pero no saben por qué.

Si se enteran se arma la de Dios. ¿Y qué pinto yo en tu casa?

Realmente me dejas sorprendida. Esto no me lo esperaba.

Me habían dicho que frecuentabas otro tipo de lugares.

Todos tenemos un lado oscuro. Pasa.

-Te he dicho que no puede ser. El perro tiene que quedarse fuera.

-Es muy pequeñito y no molesta. Fuera hace mucho frío.

Pobrecillo, estaba tirado en la basura.

-Matías, siempre igual. Pasa, pero que no lo vea nadie.

-Gracias, ¿luego le puede dar leche? -Adentro, calamidad, ¿qué leche?

Lucas, qué alegría. -Te presento a Mercedes.

-Encantada, Mercedes. -La hermana Loreto.

-Pasa, por favor.

(ONOFRE) Vaya frío, va a nevar seguro.

Perdona que te haga caminar. Mi padre no soporta ver coches en el patio.

Es una lástima que no la hayas podido ver con más detenimiento,

pero te habrás podido hacer una idea. Es una bodega muy bien montada.

Son casi cien años, Antonio. Eso se nota.

Vamos para dentro, que hay calefacción.

La hemos puesto nueva. De gas.

¡Ya estamos aquí!

Pasa, Antonio, no te quedes ahí. -Hola.

Hola, Paz.

¿Cómo estás, cuñadita? -Muy bien, ¿y tú?

-Muy bien. -Hola, mi amor.

Te presento a Antonio Alcántara, un bodeguero de La Mancha

Quería conocer nuestra bodega. Encantado.

Encantada.

Una pena que sea de noche. De día esto es precioso.

Dame tu abrigo, Antonio. Dame, cariño.

Tu padre está deseando verte.

(Música triste)

¿Cenas con nosotros?

No quería molestar, pero me ha dicho Onofre que me quede.

Estaremos encantados. -En esta casa siempre ha sitio.

-Yo tendría que hacer una llamada. -¿Ahora?

-Lo llevo dejando todo el día. -En nuestro cuarto hay un teléfono.

-Muy bien, será un momento. -¿Papá?

-¿Qué te ha parecido la bodega? Debo decirle que maravillosa.

De tú, por favor, aquí no gastamos ceremonias.

Los del vino somos una gran familia. -Hola, padre.

Quería presentarte a un colega bodeguero de La Mancha:

Antonio Alcántara. Rodrigo, mi padre.

Don Rodrigo, encantado. Muchísimas gracias.

Mucho gusto.

¿Dónde está la niña?

¿Desde cuándo vienes aquí? Desde hace cuatro años.

Aurora, lentejas para mí. ¿Tú? Yo también, claro. Gracias.

Se me hacer raro. ¿Cómo empezaste a venir?

Era mi mujer la que solía venir a echar una mano.

No sabía que estuvieras casado. Lo estaba. Gracias.

¿Os separasteis? No, Elena murió.

Vaya por Dios, lo siento mucho.

Cuando murió me di cuenta de cuánta gente la quería.

En su funeral me daban el pésame y yo no sabía ni quienes eran.

Ahí hay sitio.

Buenas noches, que aproveche. Que aproveche.

Cómo son las cosas.

Doce años casados y me di cuenta de que apenas la conocía.

A veces las personas duermen juntas y sin embargo son extraños.

O se vuelven extraños con el tiempo.

Los dos empiezan a cambiar y...

Cogen caminos diferentes y un día se miran y dicen:

¿quién eres?

¿Qué tal?

Comiendo las lentejas.

Lucas tiene mano para las alubias. -Los garbanzos me quedaron duros.

-Exagerado, te quedaron al dente. -¡Ja, al dente!

-Tengo una mala noticia. Se ha averiado el lavaplatos.

-¡Otra vez no! -Otra vez sí.

Voy adentro, ¿vale?

-Esto del divorcio es una plaga.

Yo estuve casado 40 años y fue maravilloso.

La cuestión es saber aguantar, pero ahora nadie quiere aguantar.

-Papá, a Antonio no le interesan nuestros problemas.

-Mi cuñada se ha separado hace poco y estamos un poco consternados.

Julián era un tipo estupendo. -¿Por qué "era"?

Ni que se hubiera muerto. -Sabes a lo que me refiero.

-Pues no, no quiero saberlo. No entiendo a tu hermana, de verdad.

Y no será por lo que ha aprendido en casa.

Esta chica desde pequeña hizo lo que le dio la gana.

-En eso salió a mamá. -Se empeñó en ir a Madrid.

A estudiar Periodismo, y de golpe nos salió con la boda con Julián.

Un tipo estupendo, pero de repente, ¡zas!

Que se divorcia. ¿Tú has tenido algún divorcio?

Sí, mis hijos. No han tenido mucha suerte.

¿Lo ves? Es una plaga. -Papá, alguna razón habrá.

-Claro: que hoy en día nadie quiere aguantar nada.

Esa es la razón.

¡Hombre, ya era hora!

Nos morimos de hambre. -Perdonad.

¿Cómo estás, padre? -Muy cabreado.

Ya me explicarás qué está pasando. No sé qué decir cuando me preguntan.

-Ya hablaréis de eso más tarde. Ahora vamos a cenar.

¿Todo bien? -Sí, todo bien.

-Seguimos con el mismo vino, ¿no? Por supuesto, estaba muy bueno.

Menos mal que lo has dicho. En esta casa no entra otro.

¿Y qué falta hace? La verdad es que sí.

Debió de ser terrible.

Un impacto tremendo.

Recuerdo que no se paraba de hablar en la radio y en la televisión.

El incendio del Corona de Aragón, ¿verdad?

Dicen que fue un atentado. No está claro.

Oficialmente fue culpa de la máquina de freír churros. ¿Qué te parece?

Mi mujer había ido a Zaragoza a ver a su sobrino.

Íbamos a ir juntos, pero discutimos y se fue sola.

Vaya.

Lo último que le dije fue: "Vete a la mierda".

En fin, venir aquí de vez en cuando es mi manera de recordarla.

¿Por qué discutisteis?

Perdóname, no hace falta que me lo cuentes.

Otro día.

Eso, otro día.

De todas formas, Alcántara, y perdona que te lo diga,

los vinos de tu tierra lo van a tener muy difícil

para subir a primera división.

La cumbre es estrecha. No hay sitio para todo el mundo.

Tiempo al tiempo, Rodrigo.

Es verdad que ahora Cataluña y La Rioja copan todo el mercado,

pero todo se andará, algunos intentamos hacer bien las cosas

y poco a poco lo conseguiremos. Eso es un hecho.

No estoy de acuerdo contigo. Sí hay sitio para todos.

El mundo es muy grande y ese tiene que ser nuestro horizonte.

-Mi marido, siempre a lo grande. -Es que no hay otra.

El mundo se está haciendo muy pequeño.

(Música dramática)

Voy a tener que marcharme ya, que tengo una tiradita.

Sí, además va a nevar en cualquier momento.

-Tú te quedas, ¿no?

-No sé, tengo todas mis cosas en el hotel.

Si quieres te acerco yo. Aquí tienes mucha ropa tuya.

Por la mañana vienen Rafa y Rodri. -Podéis desayunar todos juntos.

Como cuando vivía vuestra madre.

-Bueno, vale, me quedo.

Mañana iré a buscar las cosas al hotel.

Pues nada, voy marchando. Lo dicho, muchísimas gracias.

Encantada. La próxima vez ven con tu mujer.

Rodrigo, muchas gracias por todo. He aprendido muchas cosas.

Tienes una bodega maravillosa. Espero estar alguna vez a la altura.

Paz, encantado de volver a verte. Igualmente.

Tienes una familia maravillosa. Gracias.

-Te acompaño, Antonio. Sí.

La de botellas que yo habré llevado a cambio del dinero del casco.

(LUCAS Y MERCEDES RÍEN)

Déjame aquí, así das mejor la vuelta.

La verdad es que ha sido un día estupendo.

A lo mejor esperabas algo distinto. Lo digo por la cena.

Sí, algo distinto sí que esperaba. Pues ya sabes, cuando quieras.

Allí siempre hacen falta manos. Pues sí.

Algún día seguro que voy. Adiós, buenas noches.

Adiós.

¿Qué haces aquí, madre, por Dios? (ENFADADA) ¡Vaya unas horas!

Sí, se me ha hecho tarde. ¿Qué estabas haciendo?

Pues no te lo vas a creer, pero fregando platos.

Para eso te podías haber quedado en casa.

¿Cómo se te ocurre ir con este hombre de acá para allá?

Bueno está que fueras con los niños e Inés a ver al oso ese.

Pero por ahí por la noche...

¿Tú te crees que yo...? No me creo nada, hija.

Pero la gente es muy malpensada. (IRÓNICA) Sí, claro, la gente.

Sí, la gente.

¿Estás segura de que este hombre no busca nada?

Por Dios, madre, que soy mayorcita. Sí, lo eres, de acuerdo.

Sabes a lo que me refiero, pero... ¿Pero qué?

La gente tiene la lengua muy larga.

¿En qué lío estás metido?

-¿Qué? -A mí me da igual lo que hagas, Toni,

pero ahora hay un niño aquí y no quiero líos.

-No sé de qué me hablas. ¿Qué pasa?

-Que mira lo que me he encontrado en el contestador.

(HOMBRE) "Esto es para el periodista.

Que me dejes en paz, que no te metas a remover la mierda.

Como asomes más la jeta por aquí te doy un viaje que te jodo.

No sabes en lo que te metes.

Soy el Raca. Quédate con mi nombre, plumilla".

-Ni caso. Me voy a hacer la cena. -¿Quién es ese tío?

-Un chorizo. Hago un reportaje sobre atracos a joyerías.

-¿Y por qué te amenaza? -No le gusta que haya preguntado.

-Perdóname que te haya hablado así.

Es que ahora mismo lo más importante para mí es Oriol.

-Claro, pero tranquila, que no le va a pasar nada, y a ti tampoco.

-¿Y a ti? -A mí no me va a pasar nada.

Esto es solo una llamada de atención.

-Yo solamente te digo que tengas mucho cuidado.

(Puerta)

(TELE) "Yo creo que no hay ningún secreto.

La galanura o la juventud o las ganas de vivir se llevan dentro

y además creo que el secreto realmente es

trabajar con ganas, hacer con ganas, ganarse la vida

con lo que a uno le divierte. -Vivir a gusto.

-¿Eh? -Vivir a gusto.

Ni estirarse la piel ni nada. -No, yo creo

la estética no está por fuera, sino por dentro.

Creo que lo de dentro es lo que refleja lo que está fuera".

(Rumba)

Chu-Lin y yo queremos dormir contigo. ¿Queréis dormir conmigo?

¡Pero bueno! Ven aquí.

Volando voy, volando vengo.

Volando voy, volando vengo.

Por el camino yo me entretengo.

Por el camino yo me entretengo.

Enamorado de la vida aunque a veces duela.

Enamorado de la vida aunque a veces duela.

Si tengo frío busco candela.

Si tengo frío busco candela.

Volando voy.

Volando vengo.

Volando voy.

Volando vengo.

Por el camino yo me entretengo.

Por el camino yo me entretengo.

No te pido que pongas dinero. Déjame poner el bar de garantía.

¿Y si no lo puedes pagar, qué, perdemos el Fly?

Claro que voy a poder pagarlo. Me han dado unos plazos muy cómodos.

¿Y todo este lío por el grupo de estos?

Vaya ganas, porque lo hacen fatal. Arancha, seguro que van a petar.

Solo necesito una buena copia para que suene en las radios.

Alaska y los Pegamoides eran peores y suenan por todos lados.

Pero Marcelo no es Carlos Berlanga. ¿Te vas a hacer la dura conmigo?

¿No vas a firmar? Solo me llamas cuando te interesa.

Sabes dónde estoy todas las noches. Sí, trabajando.

Carlos, con lo que hemos sido. Si hasta me has sacado de prota.

Bueno, me inspiraste. ¿La Alejandra esa no era yo?

Exactamente, no.

Pues menos mal, porque la pobre acaba fatal.

Tú no vas a acabar fatal. Tú siempre acabas cayendo de pie.

Está bien, te voy a ayudar por los viejos tiempos.

Me debes una.

Enamorado de la vida aunque a veces duela.

Enamorado de la vida aunque a veces duela.

Yo no sé quién soy ni lo pretendiera.

Yo no sé quién soy ni lo pretendiera.

Volando voy.

Volando vengo.

(Viento)

¿Qué hora es?

Las 4:10.

¿Por qué estás sentada ahí? Te estaba viendo dormir.

Me he escapado de casa,

como cuando era pequeña y no me dejaban salir.

Menuda gamberra estás hecha.

¿Te vas a quedar sentada ahí toda la noche?

¿Qué pasa?

(Música triste)

(LLOROSA) He hablado con Julián.

¿Os habéis peleado?

Si quiere que salgas de casa habrá que buscar algo para los dos.

Quiere que volvamos a empezar.

Está dispuesto a olvidarlo todo.

Quiere que empecemos de nuevo.

¿Y tú? ¿Yo?

Yo le echo de menos.

Lo echas de menos. Sí.

¿Y yo? No sé, Antonio, lo nuestro...

¿Lo nuestro qué es? Un calentón.

No sé. No es un calentón, ya lo sé. Pues claro que no es un calentón.

Puede parecerlo, pero no lo es, y lo sé desde el primer día.

Desde París. Pero reconoce que...

se precipitó todo, ¿verdad?

Antes de que supiéramos qué pasaba entre nosotros nos echaron de casa.

Nos pillaron. Y bien pillados.

En el fondo me alegro.

Así tú y yo pudimos.

Quizá yo solo no me habría atrevido a romper con todo.

Tú no has roto con nada, Antonio.

¿Entonces qué hago en un apartamento para divorciados con mi hermano?

Sobre todo acordarte de tu familia.

Y de tu mujer.

Sé que lo has intentado, pero que no puedes.

¿Y ahora?

¿Ahora qué? Ahora...

pues...

vámonos a Madrid.

¿A estas horas? Sí.

¿Qué hacemos aquí?

(Música dramática)

No lo entiendo.

Ya he visto que no lo entiendes.

¿Y ahora qué se supone que tengo que hacer yo?

No sé.

Intenta rehacer tu vida.

Yo ya he quemado todas mis naves.

Y las he quemado por ti.

¿Tú qué harías si Mercedes te pidiera que volvieras?

¿Eh? ¿Qué harías?

No me lo va a pedir, supongo. Bueno, pero si te lo pidiera.

Si te lo hubiera pedido la semana pasada en el hospital.

¿No puedo preocuparme por la madre de mis hijos, que tiene cáncer?

No insultes, Antonio, por favor.

¿Entonces qué me estás diciendo? Yo no puedo luchar contra eso.

¿Contra qué? Contra lo que sientes por Mercedes.

¿Tú quieres volver con Julián o es por Mercedes? No te entiendo.

Ya sé que no me entiendes. Yo sé que te quiero.

Eso sí que lo entiendo.

Has tardado mucho en decírmelo. Pero ya te lo he dicho.

Ya es tarde, no quiero que me quieras.

¿Por qué? Porque yo no quiero quererte.

Quiero que esto se acabe ya.

Tú y yo no vamos a ser felices juntos.

Según tú casi nadie lo es.

¿No dices nada?

Dime algo, ¿no?

No me dejes con cara de tonto. No soy yo la que te deja.

Eres tú el que nunca ha estado conmigo.

¿Pero qué dices?

Paz, eso no es así, ¿qué dices?

(Claxon)

(Música dramática)

(Claxon)

(Música onírica)

(RESPIRA SOBRESALTADA)

(SUSPIRA)

(Teléfono)

(Puerta)

¡Voy, voy!

¡Voy!

Sí, dígame.

¿Cómo?

-¡Miguel! -¿Cómo ha sido?

(ALTERADO) ¿Dónde?

Vale, vale. Voy para allá.

(Música dramática)

-¿Qué pasa?

-Dame la llave del taxi. -Toma.

(Timbre)

Vente a desayunar y luego te pones a hacer los deberes.

¡Ya voy!

(Música dramática)

Hola, ¿Mercedes Fernández? Sí, soy yo.

Esto es para usted. Lleva una tarjeta ahí encima.

Muchas gracias. Espera un momento.

Toma. Gracias. Buenos días.

Adiós, buenos días.

(Música romántica)

(LEE) "Gracias por el día de ayer.

Hasta pronto.

Lucas".

Han tenido mucha suerte. Casi que han vuelto a nacer.

Si no llega a ser por el cinturón lo mismo ni lo cuentan.

El coche ha quedado para el arrastre.

¿Necesitan algo?

(VOZ DÉBIL) -No.

(VOZ DÉBIL) No.

Tal vez hoy no lo noten,

pero mañana estarán como si les hubiesen dado una paliza.

¿Seguro que están bien?

(SUSURRA) Estamos bien, gracias.

(Teléfono)

¿Cómo estás?

(Música triste)

(LLORA)

Tranquila.

Pensé que nos matábamos.

Me daba mucha pena morirme así.

¿Así, cómo?

Peleándonos.

A mí también.

(Puerta)

Paz.

Paz, ¿estás bien? Tiene mal el brazo.

¿Qué pasó? No lo sé, el hielo.

Me despisté.

(PAZ) Vámonos a casa. -Claro.

Tiene las cosas en el coche. Da igual, ya mandaré a por ellas.

Adiós, Antonio.

Adiós.

Adiós. Adiós, Paz.

No he dicho nada a nadie porque me dijiste que estabas bien.

No he querido preocupar a la familia.

Mucho mejor.

¿Qué vas a hacer con el coche? Nada.

Me van a dar siniestro total.

¿Y Paz?

(Música triste)

Vino a buscarla su marido.

Entonces lo vuestro...

Siniestro total.

(Canción romántica en la radio)

Lo siento, chico.

¿Qué vas a hacer?

No lo sé.

¿Por qué no me lo dices tú?

En estas cosas tienes más experiencia que yo.

Pues si lo que es mi experiencia, Antonio,

lo que vas a hacer es joderte. Eso es lo que vas a hacer.

Un consejo muy práctico.

Tú me has preguntado. Ya.

Piensa también que a estas horas podrías estar muerto.

Eso siempre es un consuelo.

Pues sí que lo es, Antonio, sí que lo es.

Imagínate el drama que habríamos vivido todos.

Tus hijos, yo mismo.

Mercedes.

Merche.

Pensé en ella.

Cuando creía que me iba a morir,

en ese momento en que lo das todo por hecho,

pensé en ella.

Y la vi.

(NARRADOR) "Cuando la relación con mi padre

ya era la de dos hombres que han recorrido un largo camino,

le pregunté por aquel momento en que pareció que todo acabaría.

No solo estaba seguro de haber visto el rostro de mi madre,

sino que al observar su sonrisa supo que aquella

habría sido una buena manera de morir".

(Sigue la canción romántica)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T15 - Capítulo 268: Siniestro Total

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 268: Siniestro Total

08 may 2014

Antonio ha decido acompañar a Paz a La Rioja, donde presentará una charla acerca del vino. Lo que no se iba a imaginar, es que tendría su primer encuentro con la familia de Paz, siendo presentado como "un colega, bodeguero de La Mancha" y menos aún, el final de esa escapada romántica. Merche, por su parte y tras insistencias que le llegan de uno y otro lado, decide aventurarse a quedar con Lucas y por un momento, parece olvidarse de todos los problemas. ¡Los "Rosa Chillón" y "Las Fly" ya tienen disco!, pero ahora llega la peor parte, no sólo para el grupo, sino también para Carlos. Mientras, Inés se ve sobrepasada con la maternidad y Toni parece acercarse cada vez más al engranaje del puzzle, 

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 268: Siniestro Total" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 268: Siniestro Total"
Programas completos (375)
Clips

Los últimos 2.755 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos