www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
285096
No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

Cuéntame lo que has vivido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame...

...tú qué has sentido...

...en el camino de un tiempo que nos unió.

Buscarás...

...ese destino...

...que tan perdido...

...está en nuestro corazón.

Háblame de qué estás esperando...

...en tu nuevo caminar.

Cuéntame tú qué has vivido,...

...si has conocido la felicidad.

Vivirás nuevas caricias...

...que con recelo...

...guardabas en un portal.

Cantarás...

...a un nuevo día...

...con valentía y con ansias de libertad.

Háblame de qué estás esperando...

...en tu nuevo caminar.

Cuéntame tú qué has vivido...

¡Pasa! ¡Pasa!

-¡Carlos, cuidado!

¡Cándido! ¡Cándido!

¿Qué haces?

¿Hay carta para mí?

-Espera que mire.

No, ninguna.

¿Has mirado bien?

¡Que no tienes nada!

"Aquel verano de 1976...

...se convirtió en un doloroso destierro".

"Hacía casi un mes que Julia se había ido".

"Yo seguía en Sagrillas, sin tener noticias suyas".

"Menos mal que el verano en el pueblo no era aburrido".

"Podías matar el rato con los amigos".

"De lo contrario, ya me habría vuelto loco de remate".

A la reunión deberíamos llevar el testamento de madre.

¿Sabes dónde está?

Claro que lo sé, en casa de mi suegra, en una carpeta azul.

Te lo dije antes de que te fueras.

¿De verdad? "¡Claro que sí!".

No me haces ni caso cuando te hablo.

¡No te pongas farruco!

Que me ha costado mucho quedar con Maurín después de lo de tu hijo.

A lo que iba: está en una carpeta azul,...

...en mi dormitorio, en una especie de tocador.

"Bueno, yo lo cojo".

¿Por dónde andáis?

A la salida de Don Benito. Tranquilo, creo que llegamos.

Daos prisa, hemos quedado con el notario a las 7.30.

¡Que sí! ¡No seas pesado!

-¡Vámonos!

-¡Un momento, por favor!

-¡Las moscas me están comiendo!

-¡Un segundo, cielo!

¿Qué decías?

Yo como algo y salgo pitando para el pueblo.

Venga, nos vemos allí. Adiós.

¡Joder, qué calor!

-Ya era hora. Coges el teléfono y no paras...

-¿No ves la importancia que tiene para nosotros vender estos terrenos?

El fontanero quiere 15 000 pesetas más.

-¿15 000?

-¡Sí! ¡Y luego el de las mamparas, el de los expositores,...

...el del rótulo, los bocadillos que te comes...!

-Si Maurín pagara lo que debe pagar otro gallo nos cantaría.

-¿Me llamas tonto?

-No, pero de bueno a tonto hay un paso.

Mamá,...

...¿por qué la vaca se llama Tomate?

Porque en vez de leche da tomate.

¿Hay vacas tomate en el pueblo?

Las vacas tomate no existen.

Es un cuento.

Puerta

¿Sí? ¿Se puede?

Hola. Cándido.

¿Está tu chaval? No. ¿Por qué?

Siempre pregunta si hay algo para él.

Toma.

Dásela.

¿Quieres agua?

No, gracias. Con Dios.

Con Dios.

(RADIO) Si la amnistía general es concedida,...

...el presidente del gobierno...

...elevará al Rey la recomendación para que este firme una amnistía...

...que no solo beneficiará...

...a los presos políticos que aún cumplen condena,...

...sino que permitirá regresar a España a los exiliados".

-Eso afecta a tu hija.

Ya está aquí la amnistía. ¡Mira que te lo dije!

Baja el volumen

No te alegras mucho. Claro que sí.

Te conozco bien.

Ya sabes que no tengo ganas de hablar del asunto.

Vamos a lo que estábamos.

"Los exiliados podrán regresar a España".

¿Quién va a volver a España?

No sé, no prestaba atención.

Ah.

Hola.

-¡Hola, Clara! -¡Hola!

Quiero darle una sorpresa a Desi. Tú sabes hacer leche frita.

Sí.

Pones medio litro de leche, añades 100 gramos de azúcar,...

...50 gramos de harina y una cascarilla de limón.

Lo hierves, lo cuajas y lo fríes.

Lo tienes que extender...

...en una fuente hasta que se enfríe.

Lo cortas y lo fríes rebozado.

Mejor que te lo explique mi madre.

Le va a encantar. Tengo muchas ganas de verle.

Es que nos echamos mucho de menos.

Música alta

Alaridos

¡Desiderio!

Risas

-Cállate, que nos va a oír todo el vecindario.

-Perdóname, mi vida.

Es que soy tan feliz...

Tan felicísima contigo...

Estos días han sido maravillosos para mí.

¿Y para ti?

-Los mejores de mi vida.

-¿Sabes de qué tengo ganas?

-¿De qué?

-De decir que te quiero,...

...y que sea lo que Dios quiera, y que se vayan ¡a freír espárragos!

-No me parece buena idea.

La verdad.

-¿Cuándo nos volveremos a ver?

-¡Yo qué sé!

Mañana, o pasado mañana, cuando venga del pueblo.

-Yo no quiero verte así.

Y en tu casa, menos.

Y a mi pensión no puedes subir.

-Tienes razón.

¿Sabes lo que pienso?

-¿Qué?

-Que te alquilaré un apartamento.

-¡Venga ya!

-Lo que oyes.

Un apartamento para vernos.

-¿Un apartamento? -Sí.

-¡Ay, Desi! ¡No me lo puedo creer!

¡Un apartamento!

¡Un apartamento!

-¡Eh, eh, eh!

Pero ahora, silencio.

Sé un poco discreta.

-Esta noche seguro que dormirás con mi prima.

¡Y no me digas que no!

Cada vez que lo pienso me entra un reconcome...

-Dormiremos un ratito.

Pero estaré pensando en ti todo el tiempo.

-¿Vais a hacer algo?

-Dormir.

-Júramelo.

-Te lo juro que me muera.

Por estas.

¡Joder, las 11.30! ¡Y la tienda sin abrir!

-¡Dios mío, la que me va a armar Pili!

¡Increíble! Desi con la tienda cerrada y Loli sin aparecer.

¡Qué poca vergüenza!

-Son los tiempos que corren. Es la "liberté".

-¿Qué "liberté"?

¡Alguien le está poniendo los cuernos a alguien!

-¡Pero si es igualita a mí cuando era joven!

¡Mira! ¡A que se me parece!

-El vivo retrato.

-A mi marido le daban ataques de asma al verme en combinación.

¡Qué ahogos le entraban!

-Mira, ahí está Desi.

-¡Hombre! ¿Qué tal?

-Discúlpeme el retraso.

-¿Qué horas son estas de abrir el negocio?

Mira de dónde sale. Han dormido juntos.

Yo no he visto cosa igual.

-¡Como en las películas francesas!

-Ya sé que me retraso un poco.

-¿Cómo que un poco? ¡Tienes a Dolores esperando!

-Dolores, ahora mismo estoy con usted.

-Te acabo de ver salir del portal.

-He limpiado la casa de mi prima, para que la encuentre limpia.

-Loli, aquí se va a liar una y bien gorda.

-Pili, eres muy mal pensada.

Esto es un buen negocio, rápido y seguro.

Pero pienso que esta manía de poner chicas en las portadas se pasará.

Se pasará, pero tardará mucho.

Este país lleva mucho sin ver tetas como Dios manda.

Yo sí, pero porque puedo.

Pues ahora nos vamos a hartar, porque todos ponen lo mismo.

La mayoría desaparecerán. Claro.

Yo creo que esta sobrevivirá.

"Interviú".

¿Sabes cuánto vende?

No.

Más de 100 000.

¡Joder! Y sigue subiendo.

Eso es lo que hay que hacer.

Mira, culitos sonrosados.

Ya.

Y a su lado, artículos de investigación.

Hombre, Pablo,...

...si es que...

...esta revista...

...está muy bien hecha.

Claro, así sí.

Déjame que lo piense.

¿Qué tienes que pensar? ¡Vas a vender unas tierras!

Eso no me da para mucho, que no hay petróleo.

Para algo dará. Sí, una ayuda.

No hace falta dinero para la revista.

El dinero vendrá solo.

Visto así...

Lo primero: un profesional que la dirija.

Tu hijo.

Antonio. No, Carlos.

Ah.

Pues no lo había pensado.

No. Te lo agradezco mucho, pero mi hijo Toni no...

No tiene los mimbres para este cesto.

¿Que no está preparado? No le conoces bien.

Bueno,...

...son las 11.30. Quedamos para comer.

Hoy he quedado con Toni para comer.

Paquita, es el tercer bocadillo que te comes.

-Ahora tengo que comer por dos.

-Si sigues comiendo así te pondrás como una vaca.

-¡Tengo hambre!

-Por mí sigue comiendo, hija.

-Menos mal que queda poco, porque estoy muerta.

¡Anselmito! Me ha dado una patada.

-¿Anselmito? Quedamos en que no se llamaría así.

¡Quiero que se llame Miguel! -¡Va!

¡Para! -¿Qué pasa?

-Tengo un antojo. -¿Un antojo?

-¡Para!

-¡Ya paro! ¡Ya paro!

Bocina

¡Que sí! ¡Que ya voy!

-Miguelón, cógeme unas moras.

-¿Después de tres bocadillos quieres comerte unas moras?

-De postre.

¿Si hace un mes te quería por qué no te va a querer ahora?

No lo sé, pero no me escribe. Por algo será.

-Hola. -Hola.

-Hola.

-¿Qué hacéis? -Nada, hablando.

-¿Por qué tienes esa cara? Por nada.

-Tiene mal de amores por culpa de Julia.

¡Cállate!

-¿Lo habéis dejado?

Lo siento.

Pero... ¿tú estás mal?

No.

No lo hemos dejado.

Vamos.

-Espera un poco. Yo me voy.

Me voy, está fatal. ¡Espera!

-¡Carlos!

¿Vas al baile luego? Yo sí.

-Y yo.

-Yo también. Pues yo no creo.

-¡Qué guapo es!

-A mí me gusta Josete.

Yo no comprendo lo de vender las tierras.

Si Pura levantara la cabeza... no le haría ninguna gracia.

Mamá, me aburro.

¡Desde luego, madre! ¡No digas esas cosas!

Ven a jugar con las muñecas.

Mi suegra hace muchos años que nos dejó.

Y Maurín nos va a dar dos perras, eso lo sé yo.

No os entiendo.

Antonio se puso hecho un basilisco cuando yo dije de vender las mías.

Las cosas están cambiando.

Ahora dan menos por esas tierras.

Y este año valen más que el año que viene.

Eso está por ver.

¿Para qué queréis el dinero?

¡Para qué vamos a querer el dinero!

Miguel para el bar.

Y nosotros...

Antonio quiere que cambiemos de casa.

Y yo también, ¡qué quieres que te diga!

¿Cómo? Pues eso,...

...irnos a una casa mejor.

No pensáis más que en gastar.

¿Adónde os iríais?

Están construyendo unos pisos al lado del barrio.

Con el dinero daríamos la entrada.

¿Qué haríais con vuestro piso?

Pues lo venderíamos. Ah.

¿Pasa algo?

No, nada.

Sigue tú. Vuelvo enseguida.

¿Dónde vas ahora?

Voy a llamar a Alfredo. Hace mucho que no sé de él.

¿Por qué no le llamas esta tarde?

Porque no, hija.

¡Mira que eres cabezona!

"Un sistema político democrático basado en la garantía...

...de las libertades cívicas,..."

Libertades cívicas...

"...igualdad de oportunidades políticas...

...y en la aceptación del pluralismo real".

¿Qué es eso de pluralismo real?

¿Pluralismo con monarquía? ¿Qué?

¿Te pasa algo?

No.

Ah.

Estoy un poco preocupado.

Ya. ¿Por qué?

Están echando a gente del periódico.

A los funcionarios no, pero a los contratados...

Eso ya lo veía yo venir, hijo.

Con Franco no había tanto paro.

Sí había, pero más de cuatro millones de españoles trabajaban fuera.

Será por lo que quieras, pero a la gente no la echaban así.

Siempre ha sido así.

No quiero discutir. Pues no discutimos.

-"Es crear un juego político abierto...

...a todos los españoles".

Quería contarte algo y no me centro.

Escúchame, que esto es interesante y es bueno.

Vamos a ver.

Pablo y yo estamos montando una revista tipo "Interviú".

Sí, sí, sí. Tipo "Interviú".

Reportajes de política y chicas en ropa ligera.

Te entiendo.

¿Qué te parece?

No sé, contado así por encima...

Revistas así hay muchas.

Pues por eso.

Pablo dice que esto va a ser un negocio durante muchos años.

¿Entiendes?

¿Te meterías conmigo?

¿Qué quieres decir?

Pues que necesito un director para la revista.

Un tipo formal, que tenga carné de prensa.

Hacen obras en la cocina, pintan, cambian los muebles...

¡Se han gastado un dineral!

¡Y ahora quieren vender el piso porque quieren un piso nuevo!

En el barrio. Están haciendo una urbanización muy cerca.

Sí.

Alfredo, te dejo, que quiero ayudar a mi hija con la comida.

"Cuando llegue a Madrid te llamaré".

"Adiós".

¿Cuánto marca?

24 pesetas.

Cóbrate.

Vete con ojo.

A mi hermana sus hijos le hicieron lo mismo.

Primero vendieron la casa, compraron otra.

Y con eso de que no cabían todos...

...a un asilo.

Tú siempre animando.

Yo te aviso.

Bocina

Desiderio, hijo... ¿Dónde está?

¡Y yo qué sé!

Ahí están.

Silba

¡Desiderio!

¡Que no llego!

Me he ido con Loli a comer por ahí.

A ver si tu hermano abre ya.

Se pone la carretera de Valencia llena de coches.

¿Dónde vas ahora?

¡Voy a recoger el equipaje!

¡Desde luego!

Date prisa, que me pongo nervioso.

No me he retrasado tanto.

El restaurante está donde Cristo perdió el gorro.

-A mí no me digas nada.

-Si quieres descuéntame del sueldo el tiempo que llego tarde.

¿No te había dicho que tenía mucha prisa?

¡Antonio!

¡Espera!

¿Qué? Dile a Mercedes que me llame.

¿No puedes esperar? No. Dile que me llame.

¿Pasa algo grave?

Pasa. Pasa. ¿Qué pasa?

¡Cosas! Pero ¿qué cosas?

Cosas de vida o muerte. -Se habrá acabado la laca.

Cállate.

-No son cosas de laca sino de loca.

Yo se lo digo. Gracias.

Me preocupa. Tranquilo.

¿Ahora tranquilo? ¡De verdad!

Ya está aquí.

-No hay nada eterno.

¿Qué vas a hacer ahora?

-No sé. Ya veré.

-¡A la puta calle!

Ahora nada de entonar el "Gori gori".

Nos gastamos la pasta en vino y mujeres.

-En cuanto cerremos, todos abajo en el bar.

-¡Yo bajo ahora mismo!

-¿Te vienes?

-Sí, luego.

Teléfono

¿Sí? -"Pensaba que no estarías".

-Estoy revelando unas fotos.

-Me han dado la carta, a mí y a media docena más.

-Vaya... ¿Cuánto te ofrecen?

-40 000 duros.

-"No está mal".

-Vamos a tomar algo.

"Acércate".

-No puedo, tengo trabajo.

"Nos vemos mañana".

-Claro.

-Tranquilo, seguro que encuentras algo enseguida.

-Eso espero.

-"Hasta mañana". -Hasta mañana.

¿Has visto qué bien lo hace?

Me voy con Josete.

Llévate a tu hermana.

Dile a Clara que venga a tomar café.

Me he dormido.

¿Dónde vas, Carlos?

A la roulotte de Josete. Ah.

¡Se me olvidaba! ¡Ha llegado una carta para ti!

¿Dónde está?

Encima de la cómoda.

¿Qué? ¿No esperabas una carta?

Sí, pero no es esta.

Adiós.

Cuida de tu hermana.

¿Quién le ha escrito? Karina, de Londres.

Ah. Él esperaba recibir otra.

¡Ay, Señor! ¡Qué crío este!

¡Enamorarse tan joven! Eso digo yo.

¡Ya estamos aquí! ¡Mira!

¡Qué calor hace!

-Hola.

¡Qué viaje! ¡Qué barbaridad!

-Muy bien.

-Tome, tía. -Vaya paliza.

¿Y esto?

-Unas toallas de Portugal, baratas y buenas.

-Mercedes, nos quedamos un rato.

El Mata mulas no está. Estará en el huerto.

-¡No le llames así! -¿Cómo le llamo?

-Pues padre.

-¿Padre?

¡Lo que me faltaba!

¡Llamar al Mata mulas papá!

¡Lo que hay que oír!

-¿Hay algo de comer? -¡Ay, Señor!

Ahora preparamos algo.

Id a su cuarto que hay ventilador. Estáis en vuestra casa.

Sí, me echaré un ratito.

Antonio estará al llegar. Vamos.

-Yo primero pico algo.

-¡Será posible! Esta mujer no para de zampar.

¡Cómo te has puesto! -¿Se me nota distinta?

-"Cuando vuelva te tengo que contar algo".

"Bueno, te lo cuento ahora".

"He conocido a un chico de 19 años, que se llama David".

"Es guapísimo. Es rubio".

"Ha pasado una cosa maravillosa entre los dos".

"Me he enamorado". "Es la primera vez que siento esto".

-¿Qué haces?

¿Por qué lo quitas?

¿No ves lo que ha pasado?

-¿Qué? Nada.

-¿Qué ha pasado?

Karina lo ha hecho.

¿Tú crees?

Claro. Mi hermana, cuando fue, lo hizo.

Y seguro que ella lo ha hecho. Allí sí se dejan.

Habrá que ir a Londres.

Bueno, después del baile, a ver si alguna se deja.

¡Para bailes estoy yo! Tengo novia.

Aunque no me escriba.

Puerta

Pase.

-Aquí está, Gallardo, mi carta de despido.

-A este paso, nos quedamos solos. Siéntate.

Cada día vendemos menos periódicos.

Te dan 200 000 de indemnización.

-Y 12 meses de paro, y la posibilidad de una prórroga.

-No se han portado mal.

Pronto encontrarás algo. Seguro que sales ganando.

-No sé, me da pena...

Aquí empecé.

Recuerdo mi primer artículo.

"Escrito por Antonio Alcántara". Mi padre lo guarda.

-A ver qué periódicos sobreviven.

Pronto nadie recordará "Pueblo", "Ya" y menos "Informaciones".

Nadie aguantará el tirón.

¡Qué pasión inútil!

-A la salida vamos a tomar una copa. Algunos ya.

Nos gustaría que viniera.

-¡Faltaría más!

Ya está.

-¡Qué bien cortan el pelo las andaluzas!

¡Ni el mejor barbero! ¡Ni el de Sevilla!

-Tampoco es para tanto.

-Y encima guapa. Es que da gusto.

-Ya le cobra mi compañera.

-La dueña, o sea, yo.

-Eso.

Hasta el próximo día.

-Adiós.

-Son 100 pesetas.

-Seis veces se ha casado la Liz Taylor ¡y tan pancha!

Si yo fuera joven y viviera en América...

...me casaría 20 veces, y amantes, ni se sabe.

-Yo no, yo soy mujer de un solo hombre.

Donde esté la fidelidad que se quite lo demás.

-¿No me digas?

-Sí. Mi ilusión es casarme y envejecer con un hombre.

-Pero ¿ese hombre lo prefieres casado o soltero?

-¿Por qué dices eso?

-¿Por qué?

¡Porque ya está bien! No somos tontas.

Te gustan los casados más que a los perros los picatostes.

-¡No me hables así!

¡No eres mi madre y no te lo consiento!

-¡Que haya paz!

-¡Dice que me pirro por los casados!

-¡Y más cosas! -¡Se cae la baba con los hombres!

-¿A mí?

¡Se acabó!

¡Despedida!

-Un momento. -Mi jefa es Mercedes.

-Tiene razón. -¡Chitón!

¡Vete! ¡Ya vendrás a por la liquidación!

-La liquidación te la metes...

Oh...

Nos verán en Magistratura del Trabajo.

Usted es testigo de lo que me ha dicho... la dueña.

-Un problema menos.

Creo que se me ha ido la mano con la canela.

Te han salido estupendamente. ¿Tú crees?

Ya estarán al llegar. Estarán al caer.

Se les ve muy felices. ¿A quién?

A Miguel y Paquita. Sí.

¿Cómo quieres que estén? Solo llevan tres semanas casados.

Da gusto.

Me dan mucha envidia.

Me acuerdo de mi luna de miel. ¿Vosotros dónde estuvisteis?

Antonio y yo no tuvimos luna de miel.

No teníamos un duro ni para viaje ni para nada.

La primera vez que vimos el mar fue hace unos seis años, en Benidorm.

Mmm...

Está muy rica.

Te has pasado un poco de azúcar.

Están buenísimas.

¿Te pasa algo?

Es que...

¿Qué?

Tengo un runrún...

No sé lo que le pasa a Desi, está muy raro.

No come, no duerme, ni nada de nada.

Ah. ¿Le has preguntado?

Sí, pero dice que no le pasa nada.

Me da vergüenza contártelo.

¿Qué?

Pues que últimamente...

...no me toca.

¿No? ¿Entiendes?

Ya.

Cuando van a cumplir los 50 se les va la gana.

Pero si hace nada era un toro...

Tiene a otra.

¿Sabes algo?

Dímelo, por favor.

¿Qué? Nada.

Algo ibas a decir. Que no.

Antonio seguro que sabe algo.

Yo creo que no sabe nada. No...

Pregúntale.

Le sonsacas y me lo dices.

Si quieres le pregunto, ¡pero que no pasa nada!

Dios te oiga.

¿Miguel?

Miguel.

Miguel.

Miguelón. -¿Ha llegado Antonio?

-No, es otra cosa.

Me he puesto a leer esto, y es el testamento de tu madre.

-¿Dónde estaba? -En el aparador.

-¡Es verdad! ¡Me lo dijo mi hermano!

Guárdalo bien, mi vida. Nos hará falta en el notario.

-Te quiero decir una cosa.

-¿Qué pasa, Paquita?

-Tu madre te ha dejado el tercio de mejora. Mira.

-¡Cosas de mi madre! No le des importancia.

-¿Cómo que no le dé importancia? Si lo ha hecho será por algo.

-Por joder la marrana.

A ver cómo te lo explico.

Para unas cosas era una santa y para otras no.

-Pues aquí dice que a ti te toca más en la herencia.

-¡Que no!

Mi hermano y yo siempre hemos ido a pachas.

-Y ahora déjame echar una cabezada.

-Miguelón...

-¿Qué quieres?

-Hablamos de mucho dinero.

-¡Mucho dinero!

¿Cuánto dinero es mucho dinero?

-En perras no lo sé.

Pero el tercio de mejora más lo que te corresponde de legítima...

...es un 66 por 100 para ti y un 33 para tu hermano.

¿Te das cuenta?

¿Eh? Podríamos comprar el tresillo de Galerías.

-¡Que no! ¡Mi hermano y yo siempre hemos ido a medias!

-Miguelón, sabes que vamos a ser padres en dos meses, ¿no?

¿Eh?

Vamos a tener muchos gastos. -¡Paquita, no insistas!

¿Cómo voy a decir que quiero más?

-¡No tienes que decir eso!

Quieres lo que te corresponde.

Aquí lo pone clarito.

Yo que tú hablaría con él.

Más vale ponerse colorado una vez que amarillo siempre.

-¡No, no y no!

¡Las cosas no se hacen así! ¡No tengo más que decir!

¡Ahí va, chaval!

¿Sabes a quién me recuerda esta?

No. ¿A quién? A la de las orejas.

¿A quién?

Aquella guapa generosísima que me presentaste en la piscina.

¿Te acuerdas?

¿Que te la he presentado yo en la piscina?

¡Sí! Estaba Mercedes en el pueblo y nosotros íbamos a la piscina.

¡No me acuerdo, Desiderio!

¿Cómo que no te acuerdas?

¿Hubo pica en Flandes?

Joder, estás obsesionado con las mujeres.

Perdona, tú te dedicas al negocio.

¿Las chavalas estas las eliges tú?

¡Qué va!

Esos son reportajes que ya están hechos.

Un representante te los vende y ya está.

Mira que tienes afición.

Estás de psiquiatra.

Con gente como tú me voy a forrar.

¡Por Dios, qué cosas lee Antonio!

¿Se ha ido Clara?

Se ha ido hace un rato.

Demasiada azúcar.

¿No te parece que le pasa algo?

¿A Clara?

La veo como siempre.

¡Qué va! ¡Menudo ojo tengo yo!

Yo creo que tiene problemas con Desiderio.

Ah.

Mercedes, no hago más que pensar en que os queréis comprar un piso.

¿Os vais a meter en ese gasto?

No lo sé, madre. A lo mejor.

¿Por qué no vamos a prosperar?

Perdona, pero es que hay veces que no os entiendo.

Si no gastáis no estáis a gusto.

¿Para qué vamos a cambiar de casa? ¡Acabáis de pintar!

"La amnistía general concedida hoy".

¡Ay!

"Será ratificada por el Rey".

"Se espera que los exiliados puedan volver a España".

¿Amnistía general? No sé.

"Supone el total olvido retroactivo del delito...

...y la abolición de sus consecuencias".

"El país tendrá que acostumbrarse..."

¡Virgen del amor hermoso!

"Personajes proscritos por el régimen anterior a causa de sus ideas".

"Como los poetas Jorge Guillén y Rafael Alberti".

Entonces, ¡esto significa que Inés puede volver!

¡Ya mismo la tenemos en casa! Sí, madre.

¿No dices unas palabras? ¿O te alegras de que nos vayamos?

-Está bien.

-Habla.

-Un momento.

En primer lugar que para mí ha sido un privilegio...

...haber sido vuestro redactor jefe...

...y haber visto cómo os hacíais periodistas.

Y en segundo lugar, quiero felicitaros.

Ha pasado lo mejor que podía pasar.

Que los despidan.

Para poder volar.

Os deseo mucha suerte.

Bocina

¡Papá!

¡Papá! ¡Papá!

¡Papá!

¡Hola, hija! ¿Cómo estás?

¿Ha llegado el tío? Sí, lleva un rato.

Está descansando, es que el padre de Paquita no está.

El único que llega tarde es el tonto de tu padre.

¿Y tu madre? -En la roulotte.

-¿Nos vemos para cenar? Sí.

Hasta luego. Adiós.

¿Vas a ir al baile esta noche?

-Sí, ya tengo chica. -¿Que tienes chica?

-Sí, es guapísima. -Joer, qué suerte.

¿Has oído lo de la amnistía?

Sí, lo he oído.

Si quisiera, podría volver.

Si quisiera.

A lo mejor vuelve.

A lo mejor.

Mi madre se ha hecho ilusiones.

Pues yo me haría muchas ilusiones.

No creo que vuelva.

Ni sabemos dónde anda.

Estaba en Méjico. ¡Fíjate qué novedad!

Mañana pueden estar en Tananaribe. Así son los del teatro.

Irse de gira con el niño... ¿Qué hará con él?

Como con la hija de Antonio Molina,...

...lo tendrán en un cesto de ropa.

No digas eso.

Pobre mío.

Yo te digo una cosa.

Cuando quiera venir que venga.

No sufriré más.

Clara está muy preocupada por Desi.

¿Qué pasa?

Piensa que tiene un lío con otra.

¿Sabes algo?

¡Qué voy a saber!

No creo que tenga un lío.

Se le están ablandando las neuronas de tanto ver chicas en las revistas.

Pero no creo que...

No me extraña que tenga una querida.

¡Que no! Que Desi no es de esos.

¿Hay de los que pueden y de los que no?

Claro. ¿Y tú de cuáles eres?

¿Yo?

Yo porque no quiero.

¿Se puede? Sí.

¿Quién tiene una querida?

¿Es que nos escuchas?

¿Yo? Venga, que nos espera el notario.

¡Espera! No seas impaciente.

¡Tú eres un idiota!

Otra cosa antes de que se me olvide.

Dice Pili que la llames, es cuestión de vida o muerte.

¿Ha pasado algo?

No sé, pero eso me ha dicho.

Qué exagerada es...

Falta una y se ahoga en un vaso de agua.

La llamaré el lunes. Desde luego que no puedo faltar.

Pues claro, la llamas el lunes.

Te he llamado a casa.

-¿Creías que te iba a dejar solo ahora que eres un parado?

Traigo de todo. Ya verás qué pinta tiene.

Canapés de caviar, salmón ahumado, anchoas,...

...embutido, unos bocaditos,...

...y para beber...

...champán francés y helado.

-¿Qué celebramos?

-Que te han despedido. ¿Te parece poco?

¡El champán!

¡Que se va a calentar!

Cuando empiecen las lentas las sacamos a bailar.

A mí no me apetece.

Pero ¿por qué no?

Porque tengo novia.

Yo no digo meter mano, digo bailar un poco.

No, no.

No para de mirarte.

¿Qué te pasa?

Cosas mías.

Es que...

...no sé qué le pasa a Julia. ¿Por qué no me escribe?

¡Y yo qué sé!

¿Las sacamos a bailar?

No. Sácala tú.

Nos miran. Vamos a sacarlas.

¡Que no!

Nos pondremos las botas.

Ya viene. Mejor para ti.

A ver si mi estreno.

-Josete, ¿bailas?

-Sí, claro.

¿Dónde vas?

¡Carlos!

¿Quieres que vayamos al baile?

-Estoy hecho una pena.

-Si prefieres nos acostamos ya.

-No, es prontísimo.

-Así descansas.

Y te doy un masaje de esos que te gustan.

Estás muy tenso.

¡Pero qué cuerpazo tienes!

Ni un gramo de grasa, puro músculo,...

...y esos pelitos en el pecho...

Mira, te he preparado leche frita.

-Ahora no me la puedo tomar, tengo que hacer una cosa.

-¿Dónde tienes que ir?

-Pues es que tengo que ir a hablar por teléfono...

...con los de Kelvinator.

-Con los de Kelvinator. Y tiene que ser ahora.

-Sí, porque si no es ahora se me hace tarde.

Tengo que localizarlos antes de que se vayan.

Si no, no me hacen el pedido hasta el lunes.

Por el libro que vas a escribir.

-Todavía tengo que empezarlo. -Lo escribirás.

-¿Sabes lo que me gustaría hacer? -¿Qué?

-Vivir con alguien maravilloso.

-Me voy a poner celosa.

-Compartirlo todo.

Aquí o donde quieras.

-¿No pretenderás que te mantenga?

-Es lo que más me gustaría.

Este testamento lo autentificó la notaría de mi padre.

Entonces era un crío yo.

Aún recuerdo a su madre.

¡Vaya carácter que tenía! Sí que tenía.

Cuando veníamos a veranear no nos dejaba jugar al fútbol.

"La siesta es sagrada", decía.

Eso digo yo, pero en Madrid no me sirve.

Y nos tiraba un cubo de agua.

-¿Y el pequeño?

Estará en el baile.

Podemos empezar.

Su hermano. Sí, voy.

Miguel.

-Ahora vamos. Nos están esperando.

Ahora vamos.

Venga, vamos.

-Lo único que te digo es que si tu madre te dejó más...

...tú no tienes por qué no aceptarlo.

-Te lo digo por última vez: no puede ser.

-Poder ser, puede ser, pero no te da la gana.

Vas a ser padre, Miguel.

Podíamos poner la barra esa que vimos.

No solo eso, el aire acondicionado...

-Vamos.

Comunica

Señora Felisa, ¿me lo vuelve a poner?

Se me ha cortado.

Ya está cerrado.

La última vez. Ni hablar.

Joder...

-¡Perdona! ¡Una conferencia con Madrid!

Es la finca denominada La pura con un área de 65 fanegas,...

...de las cuales 15 son de regadío y 50 de secano.

Libre de cargas y gravámenes y al corriente de pago.

Según consta en el catastro...

...los colindantes son el camino del arroyo de Resejo.

-Antonio.

Disculpe, señor notario.

Creo que deberíamos hablar.

¿Hablar? Hablar, Antonio.

Hablar. Pero ¿hablar de qué?

Pues... de esto.

-El precio está hablado.

No me vengáis con que queréis más.

-No se trata del precio.

Antonio, hazme caso.

Deberíamos hablar.

¿Tiene que ser ahora? Sí, ahora.

Es importante. Sal conmigo un momento.

Perdonad. No sé qué le pasa a mi hermano.

¿Sabes lo que le pasa?

¿Cómo te dejas las bragas en el radiador?

Haz el favor, tranquilízate.

¡No me hagas pucheros!

"¡No te entiendo!".

-Ay, Dios mío, no me grites.

-¿Cómo tiendes las bragas en el radiador?

"Está apagado".

-Las chicas las dejamos secar en el radiador, aunque sea verano.

¿No lo comprendes?

-"No lo comprendo".

-No sé seguro si están ahí.

-¿Por qué no las lavaste en la pensión?

-Desi, a limpia no hay quien me gane.

-¿Te has ido sin nada debajo?

-Siempre llevo unas en el bolso.

-Menos mal.

-Como mi prima entre y se las encuentre,...

...verás la que se va a armar.

Si pudiera entrar y cogerlas...

¿Hay alguna copia de la llave?

-Están en casa de Antonio y Antonio no está.

-¡No te enfades!

-¡Me cago en el copón! ¡Loli, la que has montado!

-Perdóname, ha sido sin querer.

-Que sí, que te perdono. Algo se me ocurrirá.

-¿No te enfadas?

-No me enfado, mi amor.

-¿Me lo prometes? -Te lo prometo.

-¿Cuándo vuelves?

-Mañana por la noche.

-Vale.

-Te quiero mucho. -"Y yo".

Un besito.

-Adiós, mi amor.

No sé si te entiendo bien o son figuraciones mías.

¿Ya no vamos a partes iguales?

Así lo dispuso madre. Pero no es lo que hemos hablado.

Ya lo sé, pero no es lo que tú te crees.

¡Me cago en la leche, Miguel!

Siempre hemos dicho que vamos a pachas.

Eso fue hace mucho.

Si madre dejó eso estipulado sería por algo. Vamos, digo yo.

No seas egoísta.

Siempre la parte ancha para ti y la estrecha para mí.

No es por egoísmo.

Voy a tener un hijo y voy a inaugurar un bar.

Cualquier dinero que entra en casa es poco.

Te has pasado media vida en Francia.

Y ¿quién te ha abierto la puerta de casa?

¡Yo! No te pego una hostia...

¿Pegarme? ¡Sí!

¿Qué me estás diciendo? ¡Cállate la boca!

¿Qué pasa?

¿Qué pasa? La vergüenza por mi casa.

¿Seguimos con lo nuestro?

Mauro, perdona, pero no vendemos. Vamos.

-¿Cómo que no vendemos? ¡Que no!

Vamos.

No me toques las narices.

-¿Qué le has dicho?

-¡Lo que tú me has dicho!

¿Qué haces aquí solo?

Nada, pensar.

¿En qué?

En mis cosas.

¿Por qué no has bailado conmigo?

No es por ti, es que no me apetecía.

¿Te importa que me siente?

¿Cuándo te vas a Madrid?

El lunes.

No te veré hasta el verano que viene.

O quizá nunca. Dice mi madre que vais a vender las tierras de tu abuela.

Pero la casa de mi abuela Herminia y de mi abuela Pura las tenemos.

¿No te gusto nada?

Sí que me gustas.

Mucho, pero es que tengo novia.

A mí no me importa. Yo no la voy a decir nada a Julia.

Mira,...

...llevo todo el verano pensando en ti.

He soñado contigo, que nos besábamos.

Estábamos solos,...

...como ahora.

Perdón.

Prefiero guardar la ausencia a Julia.

Carlos, no la voy a decir nada.

No tiene por qué enterarse nadie.

Es que...

...yo no soy así.

No lo entiendo.

Desde luego...

¡Mira que sois raros!

Y los de Madrid sois unos estrechos.

Adiós, Fuencisla.

"Lo que yo sentía por Julia era amor,...

...amor del grande, del que no se duda".

"Si no, ¿cómo iba a rechazar una proposición así...

...sin que Julia se enterara?".

"Lo que acababa de hacer no era moco de pavo".

"Me había convertido en todo un caballero,...

...de los de lanza en astillero,...

...y un sentido del honor a prueba de bombas".

¿Qué es lo que decía el testamento de tu madre?

Le dejó a Miguel un tercio de mejora.

Ay, Jesús, Jesús...

En todas las familias hay riñas por los testamentos.

Claro, ese era el favorito de mi madre.

Porque no teníamos cerdos, si no le deja toda la piara.

¿Tú sabías cómo lo dejó tu madre?

Claro que lo sabía.

Lo leímos después de su muerte.

¿Cómo no me lo habías dicho?

Te dije que estaba todo arreglado porque lo estaba.

Pues que se quede con el dinero. Ya.

No lo necesitamos.

¡Qué más quisiera que quedarse con mi dinero!

¡Antes se lo regalo a los negritos!

¡No te jode! No te pongas así.

Vamos a dar una vuelta.

Venga. Y bailamos un rato.

Que no. Me lo encuentro y me tiro a su cuello.

Que tonto he sido.

Tenía que haber dejado que el Mata mulas le matara.

¡Por Dios, no digas eso!

Lo pienso, por eso lo digo.

¿Quieres un poquito?

Me han salido buenas.

-Ay, Dios...

-¿Qué te pasa?

Dímelo, por favor.

Es que estás muy raro.

-No me pasa nada, nena.

Es que estoy preocupado con esto de Kelvinator.

-¿Qué te han dicho?

-Ese es el problema.

No he hablado con ellos, se habían ido ya.

-Pues no te preocupes, no puedes hacer nada.

Disfrutemos del fin de semana. ¿Vamos a bailar?

-No, estoy reventado del viaje. -Pues vamos a la cama.

-A la cama no.

-¿Qué quieres hacer?

Desiderio.

¿Tienes que contarme algo?

-¿Vamos a casa de Antonio?

Venga, vamos.

Venga, vamos.

Come un poquito, Antonio. Te sentará bien.

Están riquísimas.

Buenas noches. -Hola.

Hola. Buenas noches.

No habréis cenado. No.

Sentaos.

Gracias. Sentaos.

¿Qué os ha pasado?

Pues yo qué sé, Merche.

Se nos ha ido un poco de las manos.

No sé que habrán pensado de nosotros.

Por lo que a mí respecta, lo siento, peque.

No me llames peque, Miguel.

Antonio, por favor, ha sido un calentón.

Como cuando éramos chavales, que estábamos a pedradas.

Venga, daos la mano.

Venga.

-Venga, tío.

-Venga.

Cariño. Va.

Ya está.

Bueno...

¡Qué buena cara tienen estas lentejas!

Están riquísimas.

¡Oh!

¡Qué bien!

-Gracias.

-Cuando terminemos de cenar nos vamos al baile.

Y si hace falta nos echamos una pasodoble.

No tengo otra cosa que hacer que bailar contigo.

Pues bailas conmigo, y ya está.

Antonio,...

...Paquita y yo hemos hablado...

...y hemos pensado que con todo esto...

...del testamento de madre lo mejor es olvidarnos.

Bueno.

De ese tercio ya te daré algo.

Todavía no sé cuánto.

Lo principal es que Maurín y el notario...

¡Para! ¿Qué dices de cantidades? ¡Otra vez con eso!

¡No empecemos! ¡No quiero hablar de cantidades!

-¡Ha venido de buenas!

¡No tengo intención de hablar con él!

Miguel, así no vendo. Así que ya lo sabes.

Ya estoy harto. ¿De qué estás harto?

Estoy harto de ti. Míralo.

Parece que te las sabes todas. Sí, señor.

No te sabes ni cuatro letras y te las das...

...de catedrático. Eres un reaccionario.

Vamos a ver, Miguel.

Tú eres un comunista de boquilla.

¿Cómo? Sí, y un falso.

Fardas de lo que has hecho en Francia con los del PC.

Y yo sé lo que has hecho.

¿Qué he hecho?

¡Arremolinarte debajo de la primera falda que encontrabas!

¡Y lo sabes!

Tú no tienes razón.

Tú no has tenido razón nunca, Antonio.

Lo único que has hecho es dar consejos.

Claro.

Acuérdate de que hace cuatro días...

...solo eras el ordenanza de un ministerio.

Un ordenanza.

Y a mucha honra.

¿Quién eres tú? ¿Qué eras en la Citroën?

Un paleto que no hablaba francés...

...y un palista de cuarta.

Y mientras tú estabas...

...pegándote la gran vida, el que cuidó de madre hasta que murió...

...fui yo.

No me hagas hablar.

¡Yo!

Me he pasado media vida echándote capotes.

¿A mí?

¿Quién te prestó dinero cuando te lo jugabas todo?

¡Miguel! ¿Quién te sacó del hoyo?

¡Por Dios, dejadlo!

Ha sido toda la vida un envidioso.

¿Qué dices?

¡Sí, un asqueroso!

¿Qué dices?

Pero si tienes una hija...

No me hagas hablar.

Habla, por favor, Antonio.

¡Tienes una hija y no la haces ni caso!

¡Vamos a sacar a las hijas!

¡Vamos a sacar a tu hija!

¿Qué pasa con Inés? ¿Te lo digo?

Sí.

Tu hija no va a volver de Francia.

¿Sabes por qué no quiere volver? Porque no te aguanta.

Te voy a partir la cara.

¡Que te abro la cabeza!

¿Te enteras?

¿Que me abres la cabeza? ¡La cabeza!

-¡Por Dios! -¡He aguantado mucho!

Hasta aquí hemos llegado. Eso.

¡No vuelvas a dirigirme la palabra en tu vida!

¡Lárgate! ¡Me voy porque quiero!

¡Venga, ya!

¡Asqueroso!

-Vámonos, Paquita.

-¡Venga ya!

-¡Desgraciado!

-¿Qué pasa? -¿Qué os ha pasado?

Ese asqueroso, que es un malnacido.

¡Joder!

Vámonos a Madrid.

¿Cómo nos vamos a ir ahora? Que nos vamos.

Nosotros también.

¿Cómo nos vamos a ir con toda la casa patas arriba?

-Yo os ayudo a recoger, Herminia.

Venga, ya está bien.

-Mercedes, me adelanto yo con Antonio.

Luego os vais en su coche.

Venga, chavalote. Desgraciado.

Déjale. Voy a coger mis cosas.

La madre que lo parió...

-¿Qué os ha pasado?

-Las herencias, hija,...

...que son muy malas.

Entonces, si él no vende, ¿tú tampoco puedes?

-Creo que no.

-¿Entonces? -Entonces ¿qué?

-No tenemos para pagar a los obreros.

-Ya nos arreglaremos.

-Os habéis puesto como locos.

-¡No me pongas más nervioso de lo que ya estoy!

-Miguelón, que no tenemos para pagar.

Y lo del niño.

Tienes que hablar con él, te tienes que arreglar.

-¿Yo? ¿Hablar yo con mi hermano?

No pienso hablar con él en mi vida.

¡Antes muerto!

Ordenanza me llama el tío...

Con esa cara de bobo que tiene.

"Ordenanza", como si eso fuera una deshonra.

¡Qué más quisiera él!

¡Me cago en la leche!

¡Que no sabe hacer ni la O con un canuto!

Yo habré sido ordenanza,...

...pero he estado con Franco en una cacería.

¡No como él, que se va con el doble de Franco,...

...y encima, a un puti club!

¡No me jodas!

Yo no me merezco esto.

Desde que llegó de Francia le he dado casa, de comer...

No se la perdono.

Le he pasado muchas, pero esta no se la perdono.

Y reviento la familia. ¿Me entiendes?

¿Me estás escuchando? El puti club de Franco.

¡Estoy hablando en serio y parece que estás oyendo llover!

¡No vayas tan rápido, que van a salir por la ventana!

Le estaba quitando el sostén y me llama mi madre.

¡No sé por qué tenemos que irnos!

Para mí mejor.

A ver si me entero de lo que le pasa a Julia.

Le estaba desabrochando el sostén y nada.

Solo piensas en sostenes.

¡Nos ha molado!

Y tú, ¿qué has hecho con Fuencisla?

Anda, olvídame.

¡Estás chalado!

"¿Estaría de verdad chalado?"

"Sentía que mi amor por Julia me había transformado,...

...convirtiéndome en el mayor de los idiotas".

"¿O la idiota es la fidelidad?".

"Si es así, ¿cuántos millones de idiotas hay en el mundo?".

"Montones de preguntas...

...empezaron a surgir".

"¡Menudo cacao!".

Mi caballero.

Mi señora.

¿Crees que harán las paces?

Pues... no sé qué decirte.

A Antonio esto le va a durar.

Todos los veranos igual. Vaya manera de acabarlo.

¿Cuánto falta?

Todavía falta, madre. Duérmete.

Si no vendéis las tierras de Pura, no compraréis el piso nuevo.

Tira un poco más.

Espera que cuadre. Dale.

¿Qué pasa? Se han roto los frenos.

Es que en las curvas no frena.

¡Pues cambia de coche, joder!

Ahora le meto un acelerón y lo arreglo.

¡Meteos adentro!

¡Que os quitéis de ahí que va a hacer maniobras!

¡Venga!

¡Hala! ¡Hala! ¡Hala!

¡Merche!

¡Clara! ¡Clara!

Antonio, ¿ese no es tu coche? ¡Claro que es mi coche!

¡Si llegan antes me van a pillar con las bragas!

¿Qué bragas, Desiderio?

¡Vámonos!

¡Que no conduces tú! ¿Qué has hecho?

Los hombres solo dan problemas.

Será posible...

Joder, joder.

Eso digo yo.

¿A quién se le ocurre subirla a tu casa?

Si es que... Desde luego.

Te juro por mi madre que una y no más.

Te habrá visto subirla todo el mundo.

¡Sí, seguro! ¿Por qué lo sabes?

¡Porque vamos con cuidado!

Tú el cuidado lo tienes virgen. No tienes cuidado nunca.

¡Cuando venías con ella esta tarde parecías un gallo!

Estas cosas hay que disimularlas.

Te vas a un hotel y ya está.

¡Con premeditación! La cosa surgió así...

...y así surgió.

Premeditación la de ella, que parece que no te enteras.

¡Ha dejado las bragas ahí porque quiere algo!

¡Seguro! ¡Con la que nos puede caer encima!

¡Eres tonto de baba! ¡Qué pena me da decírtelo!

¿Qué hago ahora?

¡Córtatela! ¿Qué quieres que te diga?

¡Verás cuando vea las bragas encima del radiador!

¡A ver qué te va a decir Clara!

Y cuando se entere Merche ¡no te quiero contar!

Me da vergüenza.

¡Miedo me daría a mí!

Esa es capaz de darte un sopapo y arrancarte la cabeza.

Lo digo por experiencia.

¡Qué raro que no hayan llegado! ¿Les habrá pasado algo?

Habrán ido a llevar la roulotte.

¡Por Dios!

Ya tendrían que estar en casa, han salido mucho antes.

Ven, cariño.

¡Y llevaban a los chicos!

¡La carretera me da un miedo que para qué!

-Buenas noches. ¿Se acabó el veraneo?

Pues sí.

-¿Ha visto el coche de mi marido?

-No.

Deje, que pesa mucho.

Déjale las maletas al sereno.

Sereno era antes, ahora creo que nos van a llamar:

vigilantes urbanos nocturnos de barrio.

¡Por Dios!

Esto no tiene futuro.

Los jóvenes ya no tienen vocación.

Y ahora, con la moda de los telefonillos...

Con Franco era otra cosa. Créame, señora Herminia.

¡Alabado sea Dios!

¡Ahí están!

¡Será posible!

¡Hombre!

Toma esto.

¡Desiderio!

¿Qué te pasa?

-Sus mujeres estaban preocupadas.

¿Por qué habéis tardado tanto?

Porque hemos tenido que mover las zapatas.

Calla, calla.

¡Qué cara traes! Vamos a descansar.

Ya hemos llegado.

¡Desiderio!

¡Ay!

-¿Quién ha tirado unas bragas? ¡Un poco de respeto!

-¡Desi! -¿Qué?

-¿Dónde estás?

-¡Ya salgo!

-¿Qué te pasa? -Estoy bien.

-¿Qué te pasa? -Nada, estoy bien.

-¡Abre, por favor! -Ya abro, cariño.

-¿Qué te pasa?

-Me han sentado mal los zarajos.

-¿Los zarajos? -Sí, pero ya estoy mejor.

-¿Quieres que te prepare una manzanilla?

-Vale.

No sé si merece la pena acostarnos, se va a hacer de día ya.

A ver si dormimos por lo menos dos horas.

Es verdad.

¿Qué tal el viaje?

Con el pesado de Desi, pero bien.

Y tú, ¿cómo estás?

Voy tirando, Merche.

Anda, dale tiempo al tiempo.

Verás como hacéis las paces.

Yo no pienso, y menos con ese.

No seas así.

Todos los hermanos se pelean.

Esto no ha sido una pelea.

Ha sido un ajuste de cuentas.

Tenéis que hacer un esfuerzo.

Yo no pienso.

No me gusta que te pongas así.

Venga.

Desgraciado, me llama ordenanza. Y dice que mi hija...

...no me aguanta. ¡Desgraciado!

Pero eso son cosas que se dicen sin pensar.

Se lo ha pensado muy bien.

Por eso lo ha dicho.

A lo mejor lleva razón.

No porque no quiera volver por ti.

Yo creo que no quiere volver.

Y yo, Merche.

Ya te dije lo que pensaba.

Volverá algún día.

Pero por ahora no.

De momento no.

(RADIO) "Se espera el regreso a España de Joan Manuel Serrat,...

...que está exiliado en Méjico desde hace once meses".

"Es una buena noticia...

...para los seguidores del cantante, que estaban privados de su música".

"También es inminente la llegada de Jorge Guillén, Rafael Alberti,...

Si es que esos quieren volver.

Si no quieres volver la amnistía no vale para nada.

Quiero pensar que mi hija quiere volver.

Yo no me haría ilusiones, y no porque no tenga ganas.

Me gustaría ser el padre del Joan Manuel Serrat ese.

Por lo menos lo tendría en casa.

"Así llegamos al final del veraneo de 1976".

"Cargados de maletas, de incertidumbres,...

...y con la sensación de que algo se acababa".

"Los Alcántara nos acostamos sabiendo que al día siguiente...

...empezábamos una etapa lejos del calor, de las fiestas,...

...del olor a tierra y del gazpacho de mi abuela".

"Mis peores miedos salieron a la luz sin dejarme dormir,...

...y haciendo resonar en mi cabeza un nombre: "Julia".

Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 164

11 sep 2008

La venta de las tierras de Pura a Maurín es casi una realidad y ya sólo falta la firma oficial ante el notario. Tras la vuelta de Miguel y Paquita de su viaje de novios, Antonio acude con su hermano a firmar la venta, pero a última hora Miguel se echa para atrás porque Paquita le malmete al enterarse de que Pura no dejó lo mismo a los dos. Antonio y Miguel tienen una acalorada discusión y acaban enfadados y sin firmar.

Por otro lado, Antonio se plantea la posibilidad de emprender con don Pablo un nuevo negocio: sacar una revista. La idea es atractiva, ya que el modelo que quieren seguir es similar al de "Interviu", por lo que, según don Pablo, el éxito está garantizado. Don Pablo, además,  plantea a Antonio la posibilidad de que Toni sea el director de la misma. Toni acepta la propuesta de su padre después de ser despedido de "Pueblo" por un reajuste de la plantilla.

Mercedes continúa en Sagrillas con Herminia, María y Carlos, que espera ansioso una carta de Julia. Clara también pasa estos días en el pueblo, y aprovechando un momento de intimidad con Mercedes, le confiesa las dudas que tiene sobre Desi, ya que desde hace un tiempo está muy raro y distante con ella. A las dudas de Clara se unen los problemas en la peluquería, ya que Pili ha despedido a Loli mientras Mercedes está de vacaciones. 

Merche no entiende muy bien los motivos que su socia le da, pero eso es porque Pili no quiere contarle toda la verdad. En realidad la ha despedido porque está liada con Desi y no tenía ningún inconveniente en presentarse en la peluquería a la hora que quería. 

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 164 " ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 164 "
Programas completos (385)
Clips

Los últimos 2.882 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos