www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5497819
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 363: "Es grande ser joven" - ver ahora
Transcripción completa

(HABLAN EN ÁRABE)

(Mosca)

(REZAN EN ÁRABE)

(Llamada a la oración)

(Sintonía "Cuéntame cómo pasó")

# Cuéntame,

# tú que has vivido

# el despertar

# de un tiempo que nos cambió.

# Cuéntame

# cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

¡Ay!

(Motor)

¡Mierda, es de día, joder! Me he quedado roque.

Seguro que mi madre está en la puerta esperándome.

Tienes que decirle a tu madre que algún día te quedas a dormir.

No le puedo decir eso.

¿Y por qué?

Porque mi madre me sigue viendo como una niña pequeña.

Tu madre es una mujer muy moderna.

No, quiere ser moderna. Se esfuerza por ser moderna.

Pero no lo es.

Pero si ha roto con todo.

Ha roto con mi padre, pero de cabeza sigue estando con él.

El día menos pensado tu madre da la campanada, ya lo verás.

No la conoces.

(VOZ EN OFF CARLOS) "El afán de crecer

es un motor de cambios en la vida de los jóvenes

y una fuente de desencuentros

entre hijos y padres.

Que los hijos no crezcan nunca es una fantasía

en la que viven instalados muchos padres.

El tiempo corre,

y nuestro hijos crecen inexorablemente,

y ocurre tan deprisa que nos quedamos helados

porque no estamos preparados para ver mujeres y hombres

donde antes había niñas y niños".

Joder, María. Joder, qué susto, tío.

Estoy fatal, María.

¿Qué te pasa?

Ha sido decisión de Sonia.

Iba a la cabina a llamar para pedir cita, pero...

¿Quieres que llame yo desde casa?

Me harías un gran favor, de verdad.

Lo siento, pero esto me supera.

Bueno, es normal.

Tengo la sensación de que daño a dos personas: a la que quiero

y a otra a la que podría querer.

No le digas nada de esto a nadie. No, claro que no.

Mira, voy a casa, llamo y pido una cita para mañana.

Luego nos vemos, ¿eh?

(HABLAN EN ÁRABE)

¿Y esta gente?

No sabes lo que me ha costado que subieran

y ahora no se piran, macho.

"Shukran, shukran". Hala, "shukran". "Shukran".

Joder, qué palizas.

Hay un cacao de narices. Los americanos han bombardeado

un centro de refugiados en Bagdad y hay un montón de víctimas,

la mayoría mujeres y niños. ¿Hay imágenes?

Sí que las hay, las he visto en el televisor del bar de abajo.

Y nosotros aquí muertos del asco, joder.

Ahí lo tienes.

(TELEVISIÓN EN INGLÉS)

Ahí están, no pueden decir que no tiran bombas sobre la gente.

La Casa Blanca se ha justificado. ¿Diciendo qué?

Que su objetivo era un centro militar

y que Sadam Husein lo ocupó con civiles a propósito.

¿Y nosotros qué versión nos creemos?

No tenemos que creernos ninguna.

Terminamos el reportaje y nos marchamos cagando hostias.

Jero, somos periodistas, nuestro trabajo es contar la verdad.

Mira, mi trabajo por encima de todo es volver a casa sano y salvo.

Te veo abajo.

(SUSURRA) Hostia, macho.

(EN INGLÉS)

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

Sí.

Toni. "Deborah, por fin".

Escúchame. "Sé lo que vas a decir".

He llamado todos los días, tu madre te habrá dicho que estoy bien.

"Que me escuches". Vale, te escucho.

Solo dime una cosa.

"¿El qué?" Que vas a volver hoy mismo.

Mañana. "Dijiste cinco días, Toni".

Lo sé, cariño, pero tengo algo importante que hacer.

¿Cómo está la niña?

No, ni se te ocurra preguntarme por la niña.

"¿Por qué?" Porque parece que te da igual,

"Toni". No digas eso ni en broma.

Pienso todo el tiempo en Sol y en ti,

os quiero muchísimo a las dos.

No lo demuestras. "Cariño, sé que tienes motivos".

No puedes estar enfadada toda la vida.

Toni, te quiero en casa ya.

No puedo más. Las últimas noticias son horribles

"y cada día van a peor". Ya lo sé, pero estate tranquila.

Se lo dije a tu madre, estoy lejos de la guerra.

Ya. ¿Y qué le digo a tu familia?

¿Qué pasa con mi familia? "Estoy harta de mentirles".

Tu madre llamó un par de veces,

tu hermana también, tu padre pasó por aquí el otro día.

Bueno, tú no les digas nada, ¿eh?

Pues parece que se huelen algo, porque no paran de preguntar por ti.

Lo estoy pasando fatal.

Ya lo sé, cariño.

Te lo compensaré cuando vuelva.

Sí, ¿cómo?

No sé, como quieras, ¿eh?

Ah, oye, espera.

Ha llamado por ti alguien, dijo que era algo importante.

Un tal Omar Talavani.

"Dijo que es un asistente en un bufete de abogados".

¿Talavani?

"¿Ha dejado algún teléfono?" Sí, dejó un teléfono.

(TELEVISIÓN) "El ministro de Información iraquí,

Latif Nassif al-Jassem, ha comparado esta misma tarde en rueda de prensa

a Bush con Hitler y al refugio con una cámara de gas

que se convierte en un infierno...". -¿Qué quieres desayunar?

Café con leche, Cata.

¿Solo?

Con mucho azúcar.

Hoy he quedado con tu hija.

(TELEVISIÓN) "Se calcula que unos 700 cadáveres

de los que hasta ahora solo...".

¿Ah, sí?

Sí. Parece que ya está decidida a que sea su representante.

Qué bien.

¿Te acuerdas de la peli que te comentaba ayer?

Mira, le he preparado la prueba. Como le salga...

¡buah!

Pues ojalá, Cata, ¡ojalá!

Antonio, te noto incómodo.

¿Yo? No, no.

No fue buena idea quedarme anoche aquí contigo.

¿Por qué no?

Pues porque te has pasado toda la noche dándome patadas.

Ah, pues no me he dado cuenta.

He estado a punto de levantarme e irme a casa a dormir.

Disculpa, Cata, es que últimamente tengo muy mal dormir.

Creo que va a ser mejor que vayamos un poco más despacio, ¿verdad?

Como quieras.

Pero ¡si no es lo que yo quiera!

Es que tú todavía no estás maduro para una nueva relación.

Yo estoy muy bien.

Tú de alguna manera sigues casado con Mercedes.

Eso te aseguro que no, no.

A ver, vamos a ver, Antonio.

¿Conmigo no tienes la sensación de que la estás engañando a ella?

Me parece que te estás montando una película.

¿Tú te sientes feliz?

Yo me siento muy feliz.

Pues entonces ya está.

Ya está, ya está, olvídate de todo lo que te he dicho.

Muy bien. ¿Quieres un zumito, eh?

No.

Me lo tomo en el barrio con los del Bistró.

Cata, yo soy muy feliz.

De verdad.

Créeme.

¡Muy!

Pues ten un día precioso.

Con estas cosas que me dices.

Adiós.

Pero ¿cuánto dura?

¿Dos horas?

Vale, sí, sí.

Sí, es Rodríguez

Serrano.

Eh... pues si puede ser a mediodía.

¿A las 12:30? Vale. Sí, perfecto.

Muchas gracias.

Hasta luego.

¿Con quién hablabas? Con nadie.

¿Cómo que con nadie? Con alguien estabas hablando.

¿No me lo quieres decir?

Era una simple gestión para hacer unas prácticas.

Ya, unas prácticas.

La próxima vez que no vengas a dormir por lo menos avisa.

Ya lo sé, mamá, lo siento mucho. Me encontraba mal

y me quedé dormida en el estudio de Salva.

¿Te encontrabas mal? Sí, no sé qué me pasa últimamente,

la verdad, me muero de sueño.

¿Tienes sueño?

Sí, será por los exámenes, que están ya al caer.

Ya, pues eso.

Con mayor motivo dormirías más tranquila aquí en casa.

Bueno, es que Salva me ayuda mucho.

Ya sabes que es biólogo y me organiza los temas,

me ayuda así a organizarme con las materias y todo esto.

Claro. ¿Y Pablo también te ayuda?

¿Pablo?

Pablo, sí, el vecino, que estudia segundo de Medicina.

Ya, sí, Pablo. Y los otros dos también.

Bueno, pero como sois tan amigos Pablo y tú, pues...

No sé, mamá. Sí, claro que le pregunto cosas,

pero tiene más que ver con la organización de la uni

que con la carrera en sí. Claro.

¿Vas a venir a comer?

Pues no lo creo.

Si quieres voy a la universidad y comemos donde te apetezca.

¿Puede ser otro día? Tengo mucho lío.

¿Cómo que tienes mucho lío?

Sí, y seguramente voy a trabajar unas horas esta tarde.

¿A trabajar dónde?

¡Ay, mamá, deja de interrogarme! Está todo bien, te lo juro.

¡Adiós! Adiós.

(Pitidos)

"Buenos días.

Clínica ginecológica Vergara, ¿dígame?"

(SUSURRA) Madre mía.

(Pitidos)

"Buenos días.

Clínica ginecológica Vergara, ¿dígame?"

Sí, buenos días.

Mire, es que tengo consulta

y no me acuerdo ahora mismo de la dirección.

Sí.

Gracias, gracias.

(SUSURRA) La madre que la parió.

¡Madre! A lo mejor no vengo a comer.

(TELEVISIÓN) "Ese sonido

es el de los cazabombarderos norteamericanos

que despegan rumbo al norte cargados de bombas.

Durante toda la tarde han estado saliendo de aquí

para atacar las rampas de misiles

que esta mañana lanzaron dos...".

(INÉS) Mi vida.

Me voy.

-¿Vas maquillada?

-Sí, un poquito.

-Nunca te arreglas tanto para dar clase.

-Bueno, porque he quedado con mi nueva representante.

A ver qué tal.

-¿Es la novia del abuelo? -No.

-Pero me dijiste que tenían un rollo.

-Dije que les había pillado coqueteando.

-¿La abuela no va a echarse novio?

-Pues no lo sé, la verdad.

Igual sí. -¿Y a ti no te importa?

-Bueno, eh...

Yo quiero que mis padres sean felices y ya está.

¿Tú quieres que yo sea feliz?

-Yo sí.

A mí...

me cuesta mucho ser feliz. -¿Y eso?

-Pienso que soy feliz, pero la guerra está muy cerca.

-Pues sí.

Y no nos lo ponen nada fácil, ¡pero...!

Hay que buscar la felicidad en medio del desastre, ¿entiendes?

Prométeme que lo vas a intentar.

-Mira. -¿Qué?

-Es para Sandra. -¡Guau!

¡Qué bonito! ¿Puedo? -Sí. Que hoy es San Valentín.

Cuando pienso en Sandra, me olvido de todo.

-Está precioso.

"Sí, ¿dígame?" ¿Omar Talavani?

"Sí, soy yo, ¿quién es?"

Hola, soy Toni Alcántara, creo que anoche me llamó a mi casa.

"Sí, pero no pensaba que me iba a devolver la llamada".

Es que me acabo de enterar, estoy en Ammán.

¿En Ammán?

¿Qué le parece lo que está pasando?

Horrible. Pero la Casa Blanca afirma

que el refugio era un centro de operaciones militares.

Eso es mentira.

Las tropas aliadas han bombardeado a mi gente.

Sadam está usando mujeres y niños como escudos humanos.

Hace dos días bombardearon el pueblo donde nací,

un pueblo de pacíficos pastores sin el menor atisbo

de instalación militar en 100 kilómetros a la redonda.

¿Eso es verdad? "Claro que es verdad, además"

a medianoche lanzaron un misil que dejó medio pueblo devastado,

sin agua, sin luz

y con más de 50 muertos y un centenar de heridos.

Ya, ¿y qué puedo hacer?

Pues contarlo.

"Mi pueblo está a tres horas de la frontera jordano-iraquí".

Justo a 40 kilómetros dentro de la frontera.

Me está pidiendo algo que no puedo hacer.

Mire, la CNN está contando la guerra al dictado de George Bush

y de John Major, alguien tiene que contar la verdad.

Le estoy pidiendo que haga justicia.

(HABLA EN INGLÉS)

Buenos días, Olga. Buenos días, Antonio.

¿Lo de siempre?

No, ponme un cafetito solo, que ya he desayunado.

¿Esos qué hacen ahí? Él hace un rato estaba llorando.

Pero vamos a ver, mi hija no estaba con...

¿el profesor?

No sé, Antonio, es que no es asunto mío,

pero han pedido dos napolitanas y dos coñacs.

No jodas, ¿a estas horas?

En la primera cita es solo para evaluarla psicológicamente

y para hacer el pago.

Y luego ya sí que está la segunda que...

es en el quirófano. Para la operación.

María, tú...

¿Tú hablarías con Sonia?

Ella no tiene mundo

y en su casa ni siquiera se habla de sexo,

y mucho menos del aborto.

Es que ni siquiera la conozco, Pablo.

El problema es que tampoco ha podido hablar con sus amigas,

y todo por temor a que se entere su familia.

No sé.

Creo que lo que necesita es una visión femenina.

A ver, si quieres os puedo acompañar a la clínica.

¿Eso harías?

Solo me puedo quedar hasta las cinco.

Jo, es que justo hoy tengo un curro en Aranjuez.

Eres un regalo de amiga.

Venga, y tú tranquilo. Que va a ir todo bien, ¿vale?

Joder, yo qué sé lo que va a ir bien, lo que no va a ir bien.

¿Tú quieres tener a ese niño?

Supongo que no, pero...

Un segundo, María.

Hola, papá.

¿Qué le pasa a tu amigo que está tan pálido?

Lo de los exámenes, es que los lleva fatal el pobre.

Ya. ¿Y tú estás más delgada o me parece a mí?

No sé, papá. Yo estoy como siempre.

¿Las ojeras que tienes son las de siempre?

Yo también tengo exámenes, ¿eh?

Claro, ¿por eso te estás tomando un copazo de coñac a las ocho?

Tomado con moderación, es un vasodilatador

que regula la tensión arterial.

María, que soy tu padre, te conozco perfectamente.

Si tienes algún problema, un problema de verdad,

lo tienes que hablar conmigo, ¿entiendes?

Sí, pero ahora mismo o eres médico o no me puedes ayudar en nada.

¿Cómo que un médico? ¿Tú necesitas un médico?

Yo no, pero estudio Medicina. ¿No te acuerdas?

(Puerta)

Oye, ¿a ti qué te pasa que estás tan pálido?

Acabo de echar la papilla.

¿No será que te has tomado un coñac a las ocho?

Bueno, venga, nos vamos.

¿Cómo que os vais? Adiós, papá.

¿Qué pasa con la niña?

No pasa nada, ¿por qué?

Porque está muy ojerosa.

Bueno, es que tiene exámenes. Eso me ha dicho, sí.

¿Has hablado con ella? Sí, en el Bistró, estaba con ese.

¿Y has notado algo raro? Sí, Merche, sí.

Se estaban tomando dos lingotazos de coñac a las ocho de la mañana.

Mira, será una tontería, pero esta mañana les he pillado

en el rellano hablando, y luego ha llamado a una clínica.

¿Qué clase de clínica?

A una clínica ginecológica.

No me jodas, ¿delante tuyo?

No, delante mío no. ¿A escondidas?

Mira, Antonio, da igual. Déjalo, serán imaginaciones mías.

No, esa está... está preñada. ¡No digas eso, por Dios!

No, no, por Dios ni por el Espíritu Santo.

Está preñada y es de ese, por eso están así.

Eso es imposible.

¿Por qué es imposible?

Está saliendo con el profesor, ha dormido con él.

¿Tú como lo sabes? Porque me lo ha dicho.

¿Y te fías de ella? Porque yo no me fío.

Pues... Esa va a hacer una tontería, coño.

Pues ya está. Bienvenida, Inés.

Creo que vamos a hacer buena pareja.

-A ver, porque a mí las parejas no se me dan muy bien.

-Pues ya somos dos. ¿Lo quieres solo?

-Sí, por favor. -Ahora en serio, Inés.

Me parece que vamos a empezar muy fuerte tú y yo.

¿Tú crees en el destino? -No.

-Yo tampoco. -Gracias.

-Pero justamente ayer recibí este guion.

Me lo he estado leyendo por la noche.

Todavía lo estoy digiriendo.

-"Amantes". -Hay un personaje perfecto para ti.

Una mujer de 40, independiente, sensual, atractiva...

se enamora de un chico joven.

-¿Mi padre te ha contado mi vida?

-Ah, no, no. Tu padre me ha contado la suya.

-Entonces vais en serio.

-Bueno, nos hacemos compañía cada uno en su sitio.

-Perdona por preguntar.

-No pasa nada.

-No me imagino a mi padre con otra mujer, la verdad.

(SUSPIRA)

-Ya, entiendo.

El chico joven, lo hará Jorge Sanz

y la chica joven, porque también hay una joven, Victoria Abril.

-Jorge Sanz, Victoria Abril y...

-Y tú. Con Vicente Aranda.

-¿Vicente Aranda? -(RÍE)

Mañana tienes prueba con él.

-¿Mañana ya? -Sí, a ver. La peli es arriesgada.

Tiene escenas eróticas bastante subidas de tono.

-¿A qué te refieres con subidas de tono?

-¿Algún problema?

-Bueno, un hijo adolescente.

-Ya.

(SUSPIRA) Como no soy madre, me voy a ahorrar consejos gratuitos.

-No son gratuitos, si sale te voy a pagar el 15 %.

-Muy bien.

Piensa en ti,

piensa en tu carrera.

¿Eh? Tu hijo dentro de poco hará su vida

y no te va a pedir permiso para vivirla.

-Pienso en mí y en mi hijo, que es mi regalo.

-Ya, pero resulta que esta peli también es un regalo.

Es una oportunidad única

y si no me quieres hacer caso a mí, por favor,

hazle caso a Lucille Ball.

-"Prefiero arrepentirme de las cosas que he hecho

y no de las que no he hecho".

-Tenemos que pelear por este papel, es que está escrito para ti.

No, amigo, es muy peligroso esto. Cien dólares es mucho dinero.

Yo tengo familia. Yo también tengo familia.

Él también tiene familia.

Es una locura pasar la frontera de Irak con el Jeep.

¡Es una gran locura!

Doscientos dólares. No, no.

última oferta, no tengo más.

No, amigo, no. No.

¿Sabes lo que puedes hacer con este dinero?

Piénsalo, ¡200 dólares!

Por mis hijos los cojo.

Una hora en territorio iraquí.

Nada más. Dos horas.

Una hora, y si veo soldados, nada.

De acuerdo.

Nos vemos en media hora abajo.

Jero, nos vamos.

No, Toni, yo no voy.

¿Cómo?

Ese no era el plan, tío.

El plan de un periodista es contar la verdad.

Para eso hay que cruzar y jugarse la vida.

Imagina que confirmamos

que están bombardeando a la población civil.

Que se lo puedes demostrar al mundo con tu cámara.

¿Mi cámara? ¿Sabes lo que quiere mi cámara?

volver a casa sana y salva, y yo también.

Están matando a la gente, les matan con total impunidad.

Si no lo contamos, ¿quién?

¿Y quién le cuenta a tu mujer que te han pegado un tiro?

O que has pisado una mina y has saltado por los aires.

La aldea está a media hora de la frontera.

Grabamos y nos volvemos.

No me jodas, hombre. ¡Venga, va!

Dime que no te mueres de ganas

por contar lo que la CNN no está contando.

(SUSPIRA)

Tienes tantas ganas de ir como yo.

Toni, no pienso entrar en Irak.

(Puerta)

¿Quién es? -Soy Inés.

Pero voy al despacho. -Pasa, ya estoy terminando.

-Es que no quiero molestarte. -No me molestas.

-¡Ah!

Pues me ha salido una prueba con Vicente Aranda.

-¿Qué dices? -Sí, acabo de leer el guion

y el personaje es una pasada.

-¿Protagonista?

-Muy protagonista.

Lo que pasa es que me tendría que meter

en un sitio muy oscuro y no sé.

-¿Para cuándo es el rodaje? ¿Coincide con nuestros ensayos?

-Es para después de verano, pero no creo que salga.

-¿Por qué no? -Pues porque...

Charo López y Carmen Maura son las otras opciones y...

-Son buenas, pero tú también.

-Sus nombres pesan más en el cartel.

-¿Quieres que te ayude a pasar las escenas?

-¿Lo harías? -Sí, claro.

Hasta las seis que empezamos las clases

tengo tiempo. -Vale.

-"Amantes". -Sí.

-Perfecto título para San Valentín.

Me ducho y nos ponemos a trabajar. -Bien.

Gracias.

(Risas)

No, no, no. Es que tu curro...

¡Escúchame! ¿Qué?

Quince mil pelas.

¿Para cada una? ¿Por servir copas?

Felicítame.

No sé, pero ¿eso es legal? Completamente, María.

No me suena bien, no sé por qué pagan tanto.

Bueno, porque es una fiesta privada en una finca y buscan gente guapa.

O sea tú y yo.

¿Guapa? Esto sí que me suena mal, ¿no hay que hacer nada raro?

Ponerse un uniforme.

-¡María!

María, ven, porfa.

Sí, voy.

¿Eh?

¿Esa quién es?

La novia de Pablo.

¿Y qué hace en Madrid?

Todo esto que ha pasado, la movida esta.

¿Qué movida?

(SUSPIRA)

¿Qué dices?

Ahora hablamos. Pero ¿lo va a hacer por San Valentín?

Que se ha quedado preñada.

-Hola. Hola.

Hola.

-Bueno, yo me voy, que me tienen que pasar unos apuntes, ¿vale?

Ahora vuelvo.

-Esto es muy raro, casi no nos conocemos.

Bueno, ahora eso da igual.

Incluso me caíste un poco mal, si te soy sincera.

Perdona.

Tranquila,

la verdad es que tampoco me caíste muy bien en Nochevieja.

No sé qué decir, María.

No pasa nada.

Podemos estar aquí sin hablar.

¿Has pasado por esto alguna vez?

No.

¿Tú qué harías?

No sé, Sonia, yo no te puedo contestar a eso.

Si mi familia se entera de lo que estoy a punto de hacer...

No, ahora no puedes pensar en tu familia.

No es solo mi familia, es Pablo.

Pero es que tampoco puedes pensar en él.

¿Y en qué se supone que debería pensar?

Pues en ti. El quirófano lo vas a sufrir tú.

Las secuelas físicas y psicológicas las vas a sufrir tú también.

Y si decides tenerlo pues...

el embarazo, el parto, el posparto...

todo va a pasar por ti.

¿Qué hacemos, entramos? No.

No vamos a entrar, no nos van a dar ninguna información.

Esto es una clínica privada. Les decimos que somos sus padres.

Ya, y María es mayor de edad.

Entonces, ¿qué hacemos?

Pues esperar un poco más,

le he oído decir que venía a las 12:30.

A las 12:30.

¿Qué le vamos a decir cuando llegue?

Pues no sé, que si está embarazada, que no haga ninguna tontería.

¿Y si nos dice que no está dispuesta a tenerlo?

Pues que yo me ocuparía.

¿Tú? Sí, yo, y tú.

No estamos aquí para regañarla, estamos aquí para apoyarla.

¿Eh? ¿Estás hablando de nosotros?

Sí, de nosotros, de su padre y de su madre, vamos.

Que estamos en un momento boyante.

¿Qué tiene que ver en qué momento estamos? No tiene nada que ver.

Sí tiene que ver, Merche.

Las cosas no pasan porque sí, pasan por algo.

Ya estamos otra vez. ¿Otra vez cómo?

Que me echas la culpa.

Yo no te echo la culpa. No.

Me echas la culpa de todo, ¡de todo!

¿De la guerra también la tengo?

A lo mejor la tengo y no me he enterado.

Yo no he dicho eso. No lo dices,

pero lo das por entendido.

¿Qué es lo que doy por entendido según tú?

Que el mundo se rompe en pedazos si no estamos juntos.

Voy a entrar.

Escucha, Merche.

¿Qué?

Me estoy acostando con otra mujer.

Con mi vecina.

Catalina.

O sea, que ya he pasado página, Merche.

Pues me alegro mucho.

Gracias.

(SUSURRA) Gracias.

Yo también he pasado página.

Bueno.

¿Qué hacemos?

Seguir cada uno su vida, porque nos hemos separado.

Eso ya lo sé, Merche, ya lo sé. Te preguntaba que qué hacemos ahora.

Yo entrar.

Mejor tú te quedas aquí.

No, yo voy contigo.

Todavía quedan 20 minutos.

¿Queréis tomar un café?

-No, yo no. Pero no quiero entrar todavía.

-Bueno, vamos a sentarnos ahí, ¿vale?

Bueno, chicos, yo sí me voy a tomar un café.

Así os dejo solos.

No hace falta.

-Sonia, si no quieres hacerlo no lo hagas.

-Cállate, por favor. -Pero ¿qué he dicho?

-No me hables.

Dinos lo que necesites

y nosotros hacemos lo que sea.

¿Me podéis dejar sola cinco minutos?

-Pero, cariño... -Por favor.

Venga, no insistas.

Vamos.

Estamos en la cafetería.

Estamos llegando a la frontera.

Prepárate, no va a ser tan fácil como la de Jordania.

Tranquilos, ¿eh?

Si dicen no, damos la vuelta.

¿Tienes la cámara?

¿La cámara en un puesto fronterizo? Ni de coña, Toni.

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLAN EN ÁRABE)

Dice que España sois enemigos y que tenemos que volver.

No. Dile que no enemigos, venimos de la televisión española

para contar la verdad, díselo.

(HABLAN EN ÁRABE)

Que queremos denunciar los bombardeos aliados

sobre la población civil, díselo.

(HABLA EN ÁRABE)

Queremos mostrarle al mundo el sufrimiento de tu pueblo.

(HABLAN EN ÁRABE)

(GRITAN)

¡Eh, eh!

"It's for you".

(HABLAN EN ÁRABE)

Podemos pasar, pero tenemos que volver antes de la puesta de sol.

Vámonos, vámonos.

¿Y Sonia?

¿Se habrá metido en la clínica? Ella sola no creo, ¿no?

Pues aquí no está.

Bueno, vamos a ver. ¡Quieto!

Joder, joder. ¡Ven, ven, ven!

¿Qué? ¿No lo has visto? Son mis padres.

¿Qué hacen aquí?

Yo qué sé.

Qué raro, ¿no? Y además juntos.

¿No les habrás contado lo mío? ¿Qué? No, no, claro que no.

¿Es una casualidad o qué?

Pues me imagino que sí.

Pero es muy raro.

¿Qué hacemos?

Vamos a ver, Merche,

si tiene la criatura, la carrera se va al garete.

Pero ¿tú no quieres que lo tenga? Pues es que tiene 19 años.

¿Y qué? Yo tenía 19 años cuando me quedé embarazada de Inés.

Es distinto. No, no es distinto.

Eran otros tiempos y mucho más difíciles.

Se carga la carrera, lo que yo te diga.

Puede seguir estudiando perfectamente.

No puede, ¿cómo va a seguir estudiando mientras...?

Perderá uno o dos años por lo menos. ¡Que yo no quiero que aborte!

Da igual lo que queramos, lo importante es lo que quiera ella.

¿Te acuestas ya con ella? -Solo me acuesto contigo.

-No te preocupes, todo llegará. -Supongo.

-A ti te gustaría eso de follarte a dos tías, ¿a que sí?

Mira lo que te digo.

¡Que me mires!

Voy a rezarle al diablo para que se le seque el coño.

Joder, es que suena falso.

-Que no, que no está tan mal.

-Que no, que paso, joder.

Voy a llamar a mi representante y le digo que no lo veo.

-Hace una hora era el papel de tu vida.

-De otra vida quizá, de esta ya no.

Hay muchas movidas oscuras y no puedo meterme ahí.

-No digas "no puedo", di: "No me atrevo,

hay un abismo y no quiero saltar".

-Pues no quiero saltar.

-Sí quieres, Inés, pero te reprimes.

-¿Reprimirme? Pero yo he saltado a sitios que ni te imaginas, Belén.

-Demuéstramelo. -No tengo nada que demostrarte.

-Yo creo que sí.

-Llevo toda la vida arriesgando y no pienso hacerlo más.

-Eres actriz, el riesgo va con el oficio.

-Por una vez seré sensata,

no quiero joderle la vida a mi hijo. -¿Me hablas de esto o de otra cosa?

-Te hablo de lo que necesito.

-Esto de aquí es deseo contado de la manera más oscura.

-Pues por eso.

De una manera que duele y no quiero.

-Deseo y dolor van juntos, ¡claro que duele!

De eso habla esta historia.

De lo lejos que nos puede llevar el deseo,

lo que haríamos por retener al otro.

-Lo he leído, sé leer.

-Sí, esta historia podría estar hablando de ti y de mí.

Entiendo muy bien a este personaje, haría cualquier cosa por ti.

-Belén. -Cualquier cosa.

¡Cualquier cosa!

Y si eres actriz,

vuélvemelo a decir, pero desde aquí.

-¿Te acuestas ya con ella?

-Yo solo me acuesto contigo.

-No te preocupes, todo llegará. -Supongo.

-A ti te gustaría follarte a dos tías, ¿a que sí?

-Pues mira lo que te digo. Mírame, ¡que me mires!

Voy a rezarle al diablo para que se le seque el...

(Pinchazo)

(HABLA EN ÁRABE)

Mierda. -Otra vez.

-Un pinchazo. -¡Otra vez!

No me jodas.

Cambiar la rueda.

Todo está detrás.

Yo voy al baño.

-Este se está cagando de miedo. No me extraña.

Bueno, merece la pena contarlo, ¿no?

Cómo te pone meterte en problemas.

¡Vivimos de los problemas!

Los contamos para que la gente abra los ojos.

¿La gente? ¿Crees que les importa lo que pasa aquí?

Ese es el problema.

Tenemos que conseguir que les importe, ¿o no?

A ver si encuentro el gato, que si no el problema lo tenemos nosotros.

¡Hostia puta!

Toni. Toni, ¿qué haces? ¡Toni!

¡Toni, para!

¡Para!

¡Para, hostia! ¡Para, joder!

Esto está lleno de minas, ¡loco!

Todo esto ha sido culpa mía, Jero.

Todo esto es culpa mía, ¡joder!

Ha sido una mina, no hemos tenido nada que ver.

¿Qué le voy a decir a su mujer y a sus hijos?

No lo sé, pero tenemos que marcharnos de aquí a toda hostia.

Venga, vámonos.

Toni.

¿Qué? Vámonos.

¿Las llaves las tienes tú?

Me cago en la hostia puta, ¡joder!

¿Qué hacemos?

Mira. Ahí están.

¿Y cómo las cogemos?

Hola. -Hola. Quería comer algo.

-Están todas las mesas ocupadas, tendrá que ser en la barra.

Si le conoces puedes comer con él.

Estarás más cómoda.

No te importa compartir la mesa, ¿verdad?

-No, no, claro. Ven.

Siéntate, claro.

Eres la amiga de Pablo, nos conocimos el otro día en el karaoke, ¿no?

Yo soy Salva, el que estaba con María.

¿Has quedado luego con él o...?

-Que no sé qué hacer.

Perdona.

-No sé, ¿estás bien? ¿Necesitas algo?

Hola, Olga.

Si venís a comer, tenéis que esperar un ratito.

No te preocupes. ¿Has visto a María por casualidad?

No. Pero ahí está su novio.

Ah.

¿Con quién está?

No lo sé, pero se conocen, y ella está llorando.

Aquí llora todo quisqui hoy. Será porque es San Valentín.

Esto es rarísimo, Merche. Es que no tiene ni pies ni cabeza.

Este tiene que saber algo, ¿por qué no le pregunto?

Ten cuidado, que te conozco. Merche, por Dios.

No vayas a meter la pata. Voy a llamar por teléfono.

Muy buenas, Salva. No te levantes.

Estábamos buscando a mi hija María.

¿Por qué? No, nada, porque somos su familia.

¡Ah! Pensaba que había pasado algo.

Pues no sé, estará volviendo de clase.

Hola. Mira.

Soy la madre de María Alcántara.

Mercedes, sí.

Qué raro, tiene exámenes dentro de nada.

Tendría que estar allí.

¿Y las niñas?

Ah.

¿Has quedado con ella o no?

No, hoy hemos quedado que no nos veíamos

porque me ha dicho que le ha salido un trabajo fuera de Madrid.

¿Un trabajo? ¿Dónde?

¿Aranjuez?

Pero es...

Amigo vuestro, ya.

La novia de Pablo.

¡Ah! Es la novia de Pablo.

¿Estás bien, hija?

A ver, que no estábamos juntos, yo estaba aquí solo en la mesa y...

bueno, como no había sitio, pues... -Necesito ir al baño.

Mirasierra vein... veinticuatro.

¿Qué coño está pasando aquí, Salva?

¿Por qué estás con la novia de Pablo y Pablo está con mi hija?

¿Qué? ¿Jugáis a las cuatro esquinitas?

Muy bien, muchas gracias, ¿eh?

Otro día. Adiós. Encantada.

(SUSURRA) Mirasierra 24.

Antonio.

Vamos. Hola, Salva. Hola.

¿Qué hay? Nos tenemos que ir a Aranjuez.

¿A Aranjuez a qué? Ahora te cuento.

Joder, me muero de hambre.

Olga, prepáranos unos bocadillos de tortilla francesa,

uno con pimientos. ¿A ti cómo te gusta?

El pimiento te repite. Olga, haznos unos simples.

Eso digo yo.

Y para irse a servir copas al quinto carajo,

desde luego esta niña...

Parece que es gente de confianza y que el padre caza con el dueño

de la casa, yo qué sé. Pues tendremos que ir.

A tu hija no le hará gracia que aparezcamos en Aranjuez,

que me la conozco. No sé si es mejor que esperemos a que vuelva.

Hola, Andrea. Hola, Andrea.

Cuando vuelva no voy a estar yo. Ya.

A no ser que me quede a dormir.

¿Cómo te vas a quedar a dormir?

Además, te estará esperando para dormir la chica esa, digo yo.

A ver, Merche, esa chica y yo no dormimos juntos, no seas...

No, no, si yo lo que no quiero es crear conflicto entre vosotros.

Qué mala leche tienes cuando quieres, ¿eh?

De la niña ya me ocupo yo, Antonio. Tú es mejor que no estés.

Además, pase lo que pase, yo te llamo mañana y te lo cuento.

¡Que yo no espero a mañana, Merche, coño!

Que quiero hacerlo ahora,

por si acaso le pasa algo a la niña, ¡coño!

Mira, Merche, por muchos papeles que firmemos tú y yo,

seguimos siendo padres

y tenemos cuatro hijos.

Y según tu madre, ninguno nos ha salido normal.

Menos la niña esta, ¡coño!

Me da pena que no confíe en nosotros.

Y a mí también. Venga, tira para Aranjuez. Tira para Aranjuez.

(VOZ EN OFF CARLOS) "No hay nada que nos produzca

más vértigo que ver crecer a nuestros hijos.

Ver cómo marcan distancias, cómo se equivocan,

cómo nos miran cuando sienten que les juzgamos,

cómo nos exigen que no nos metamos en su vida

porque esa vida ya no tiene nada que ver con la nuestra".

Que se me ha olvidado el kimono, ¿está limpio?

-¿Eh? No lo sé.

-Hola. Aquí estamos invadiéndote de nuevo tu casa.

(SANDRA) -Hola. -Hola.

-Da igual, me lo llevo así.

-Deja que te lo planche.

-Los llevo a comer antes de competir.

-Muy bien. -¿Te gusta la comida japonesa?

-No mucho. -Podrías venir a comer con nosotros.

-Es que el pescado crudo, hijo...

-Hay más cosas que pescado crudo.

-Te va a gustar. -Claro.

Así comemos los cuatro.

-Y vienes a mi competición y ves mis llaves maestras.

-Tráeme... tráeme el kimono, anda.

A ver, porque...

esta tabla está hecha una mierda y pesa un montón.

-Pues... déjame que te ayude. -Siempre se me atranca.

Tiene truco.

-Hueles a incienso, ¿eh?

-Porque he estado ensayando.

-Ah.

Tú y yo tenemos algo pendiente.

Mi coche y yo te echamos de menos.

-¡Uy! -¿Qué pasa?

-Ya. ¿Te ríes de mí? -Que no.

-Siempre te estás riendo conmigo.

-Bueno, porque ya sabes que me pareces muy gracioso.

-¿Ah, sí? -Sí.

-Pues mi ex decía que era un muermo.

-Eres muy simpático.

Lo que llevo mal es esto de la pulserita.

-¿Qué pasa?

-No me gusta que le comas el coco a mi hijo con eso.

-¿Que le coma el coco? -Sí.

-Creo que llevar la bandera de España con orgullo

no es comer el coco a nadie.

(Teléfono)

Ay, espera.

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

Ah, hola, Catalina.

-Inés, tengo un disgusto de muerte.

-No hay prueba.

-"Vicente se ha vuelto loco".

Le ha dado por rejuvenecerlo todo,

tu personaje lo va a hacer Victoria Abril,

y el de Victoria Abril, la Verdú.

¿Inés?

¿Estás bien?

-Sí, estoy bien, sí.

Si es que en el fondo ya he pasado esta prueba.

-No entiendo.

-Bueno, oye, te llamo luego, ¿vale? Que estoy con gente en casa.

¿Sabéis lo que más ilusión me hace?

Comer con palillos.

-A mí también. -¿Sí?

-Sí.

Cuidado, ¿eh?

Vale. Va, va, ibas recto, es todo recto.

Venga. Hasta donde estás tenemos pisadas.

Sí, sí. ¿Vale?

A partir de ahí, ya no. Venga.

¿Sujeto la tabla? No, espera.

Va, ahora.

Hostia, lo que pesa esto.

No, no, no.

Voy yo, déjame a mí.

Coge.

Cuidado, ¿eh? No puedes tocar el suelo.

Despacio.

Vamos, Toni. Ay, ay.

Voy, voy.

Estoy. ¿Estás?

Estoy, estoy. Dame.

¡Hostia!

Tuya, ¿eh?

¡Toni!

¡Joder!

Estoy, ¿eh?

Vale.

Despacio.

Jero, no llego.

El cinturón, prueba con el cinturón.

Quítatelo, prueba con él.

Mierda.

¡Eh!

(HABLAN EN ÁRABE)

¿Qué dicen? Que vayamos.

Perdona, llego tarde.

-No te preocupes, tus alumnos están ensayando

las escenas que te van a presentar.

-Vale, es que no me acordaba

de que Oriol tenía una competición de kárate.

-¿Sí? ¿Y qué tal le ha ido? -Bien, ha ganado un combate.

Y está muy contento, porque el deporte no se le da bien.

-Algún día lo podrías traer.

No sé, para que viese dónde trabajas. Me gustaría conocerle.

-No.

-¿Por qué?

-Pues porque no me gusta mezclar a mi hijo con el trabajo.

-Muy bien. Entendido.

-Es que creo que cuando las cosas están

cada una en su sitio, es mucho mejor.

-¿Es cosa mía o estás un poco rara?

-Pues sí, estoy un poco rara, sí, pero no es para menos, ¿no?

Y a la vez,

tengo una sonrisa que no me quito de encima.

-La sonrisa del amor.

-Pues...

puede ser.

-Para mí está todo claro. Tú también estás enamorada de mí.

-Eh... no digas eso.

-¿Qué hay de malo en que estemos enamoradas?

-Pues que ha sido un pronto.

-Yo creo que ha sido más que un pronto.

-(SUSURRA) Ya veremos.

Al final no voy a hacer la prueba con Aranda.

-¿Y eso?

-Pues porque le ha dado el papel a Victoria Abril.

-Pero la Abril es muy joven, ¿no?

-Ha bajado diez años la edad del personaje.

-Menuda marcianada.

-Lo hará muy bien, como siempre.

-Tú también lo hubieras hecho muy bien.

-No era mi charco, ya te lo dije.

(SUSPIRA) -Lo siento.

-Yo no.

Porque gracias a Vicente Aranda he pasado la prueba, ¿no?

Y no me arrepiento.

Me voy, que me están esperando.

Vaya casoplón, colega.

Pero ¿por qué somos todo chicas?

Pues yo qué sé. Querrán solo chicas, ¿no?

¿No te parece raro eso? No sé, tía, no le doy tantas vueltas.

Que son 15 000 pelas, ¿sabes?

-¡Eh! ¡Eh, chicas! Vamos, id viniendo.

Mira, dad la vuelta a la piscina. Muy bien.

Vamos, con brío.

Aquí, dentro de la casa, podéis dejar vuestras cosas y os vais cambiando.

¡Vamos, movimiento, que no tenemos todo el día!

Vamos, id pasando.

¡Chicas!

Vamos, hombre.

Un momento. Disculpe. Sí, dime.

¿No hay camareros? Pues no.

Tenéis que poneros los uniformes,

vendrá el señor Valentín y hablará con vosotras.

¿Él es el dueño de la casa? El hijo del dueño de la casa.

¿Y sabe si va a venir mucha gente?

Supongo que todos sus amigos del Club Junior de Jóvenes Cazadores.

Pero ¿amigos y amigas o solo amigos? Mira, yo no sé.

Tengo mucho que hacer y vosotras que poneros los uniformes, ¡vamos!

¡Gonzalo!

Pero ¡bueno!

Pero ¡bueno! Pero ¡bueno!

¿Qué tal tu padre?

-¿De verdad me tengo que poner esto?

Pero ¿esto es el uniforme?

Tía, yo esto no me lo pongo.

Pero si es gracioso, tía. No.

No es gracioso, es como ir desnuda. Hala, ¿qué dices?

Qué exagerada. Que no, hombre, no, mira.

¡Exagerada nada! Que no, a mí esto no me da ningún tipo de buen rollo.

¡Chicas! ¿Alguna sabe de qué va esta movida?

¿De verdad no os parece raro todo esto?

Yo llevo tres meses parada, necesito la pasta.

¿Y estás dispuesta a meterte en un lío por 15 000 pesetas?

¿15 000 pesetas?

Sí... Es lo que pagan, ¿no?

A mí me han dicho 10 000, ¿y a vosotras?

-Joder, tía, ¿por qué siempre tienes que meter la pata, eh?

-Yo no lo veo claro, ¿eh?

-No sé para qué hago planes contigo. ¡Joder, ni yo contigo!

Además, ¿no deberíamos averiguar de qué va todo esto

antes de vestirnos de muñecas chochonas?

¿Muñecas chochonas? ¡Anda!

("Adiós, papá", Los Ronaldos)

# A casa de tu papá.

# Llamaré a la puerta # nos esconderemos,

# tiraremos piedras # para no quedar bien.

# Y cuando piense quién ha sido # le diremos que no,

# no han sido tus amigos, # allí nadie quedó.

# Ya no sabes qué hacer.

# Adiós, papá, # adiós, papá,

# consíguenos un poco de dinero más.

# Adiós, papá, # adiós, papá,

# consíguenos un poco # de dinero más... #

¿Ves? Todos tíos.

Sí, ya lo veo.

De aquí no salimos vivas.

No, hombre, mi padre conoce esta gente.

Bueno, conocerá a sus padres.

Pero ¿qué es lo peor que te puede pasar?

¿Que te den una palmadita en el culo? ¿En serio no te compensa?

¿A ti sí? Bueno, para mí esto es libertad.

No tener que pedirle a mi padre dinero

y que me mire con cara de sieso

recordándome cuánto trabaja para que yo me lo gaste.

Para mí es más digno pedir dinero a tu padre que ponerte este "body".

Cómo se nota que no vives con él.

# Adiós, papá,

# consíguenos un poco de dinero más.

# Adiós, papá, # adiós, papá,

# consíguenos # un poco de dinero más... #

Tía, ¡que yo me voy!

¿Qué haces? Que sí.

¡Que me voy de aquí!

¿Cómo vas a irte ahora?

Yo qué sé, un taxi, yo aquí no me quedo.

Vale, pero no te vayas, no me dejes aquí sola, ¿qué haces?

# Adiós, papá, # adiós, papá... #

Voy a estar ahí fuera, ¡ahí fuera!

Pero ¿qué coño hacen aquí? ¡Joder, los que faltaban ya!

Por favor, váyase. ¡No me haga ser maleducado!

Que no le haga ser maleducado dice este gilipollas.

Este está escondiendo algo, Merche, ¿no le ves la cara?

No lo sé. ¿Por qué nos mentiría

la madre de África diciendo que venían aquí?

Que no lo sé, Antonio, la verdad es que no lo sé.

No he dormido en toda la noche, no he pegado ojo.

Llevo desde las ocho con el corazón encogido pensando que mi hija

está embarazada y me duelen los pies.

Así que, por Dios, vámonos a casa.

Tranquilízate. No me tranquilizo.

Pero ¿qué significa esto?

No me lo puedo creer. ¿Qué no te puedes creer?

¿Qué? ¿Pasabais por aquí, no? ¿Y tú?

¿Qué haces con esa manada de gorilas ahí dentro?

Pues nada, porque ya me voy.

Muy bien, pues si te vas, sube.

No, no. Sube al coche y hablamos.

No subo. ¿Hablamos de qué?

Pues de ti y del vecinito. Antonio.

¿Qué vecino? ¿Quién, Pablo?

Sí, no sé cómo se llama.

¿Qué tiene que ver? ¿Qué pasa con Pablo?

Pues eso, dinos tú qué pasa con Pablo.

Es que no sé qué te tengo que decir. Pues la verdad, hija, di la verdad.

Para eso somos tus padres.

Te has acostado con él, ¿no? ¿Qué?

Antonio.

¿Se lo digo o no? ¿A qué hemos venido aquí?

¿Os debo decir con quién me acuesto o me dejo de acostar o cómo va?

Es que estamos muy preocupados. Es que esto es muy serio.

No queremos que hagas una tontería de la que te arrepientas.

¿Qué tontería? ¿De qué me hablas?

Deshacerte de la criatura.

Antonio, que no...

¿Hemos venido para hacerle una pregunta, no? Vamos a hacerla.

Escúchame bien y dime la verdad. Mírame a la cara. ¿Tú estás encinta?

Vale, claro. Me habéis seguido a la clínica, por eso estabais ahí.

Te oí hablar con Pablo esta mañana y luego llamaste a la clínica...

Y el lingotazo de las ocho de la mañana.

¡Que la que está embarazada es la novia de Pablo!

¡No yo! Joder.

¿La novia de Pablo? Sí, la novia de Pablo.

¡Que es la novia de Pablo la que está embarazada!

¿Quién es la novia de Pablo? La del Bistró.

¿Así que tú no estás embarazada? No.

¡Hija, por Dios!

Madre mía.

Yo solo intentaba echarles una mano. ¡Joder!

¿Qué he hecho mal para que tengáis esa visión de mí?

Somos tus padres y nos...

Me veis como una irresponsable. No, lo siento mucho.

¿Qué vamos a hacer, hija, somos tus padres? ¿Qué...?

Respetarme, por ejemplo.

Tratarme como una persona adulta.

Tienes razón, hija, tienes razón. Hemos metido la pata contigo.

Hala, venga, sube al coche. No, no subo al coche.

Subes al coche. No subo al coche, ¡no!

Que se acabó ya.

Pensaba esperar a que se terminaran los exámenes,

pero no.

Me voy a casa de Salva.

¿Cómo que te vas a casa de Salva?

Sí, papá, a vivir con él.

Hija, por Dios, no te lo tomes así.

Bueno, tarde o temprano lo iba a hacer.

¡Pues mejor ahora!

(Pasos)

Además, es lo mejor para todos.

Cada uno a su aire, ¡venga!

Pero que tienes 19 años, hija. María.

Que no os vamos a hacer nada, pero ¡bueno!

Diles algo, no se pueden ir así.

(ÁFRICA) Anda, tronca, entra. María.

Se va de casa por nuestra culpa. Tranquila, Merche.

Tranquila, no, es muy difícil hacer las cosas bien.

Mira, no voy a echarme la culpa por preocuparme por nuestra hija.

No, claro, ¡qué te vas a echar la culpa!

¿Cuántas cosas hemos hecho mal? ¿Y cuántas bien?

¿No te das cuenta que se marcha de esa casa?

Que pasa de esa gentuza, Merche.

O sea, que la niña tiene criterio, ¿qué significa eso?

No lo sé. Ah, ¿no sabes qué significa?

Pues que a lo mejor no hemos sido tan malos padres,

y alguna cosa sí hemos hecho bien.

Yo a mis hijos no los cambio por nada.

Yo tampoco, ni a mis hijos, ni a la madre de mis hijos.

Por nada en el mundo.

(Ovejas)

Esto no me gusta nada, Toni. Han dicho que iban a ayudarnos.

Si quieren ayudarnos, ¿por qué nos quitan la cámara?

No sé. Han dicho que iban a traer un mecánico.

¿Un mecánico? ¿Aquí? En el culo del mundo.

Tenemos que estar cercar de Arutba. (SUSPIRA)

Me estoy muriendo de sed, joder. Ya, yo también.

¿Qué? ¿Qué ves?

Nada, una casa que está hecha una mierda y una cabra.

Nos teníamos que haber quedado al lado del Jeep.

¿En mitad de la nada? ¿Rodeados de minas, en serio?

Esto es una trampa.

¿Por qué unos niños nos iban a tender una trampa?

¡Por dinero, por jodernos,

porque somos el enemigo! ¡Todo vale, Toni!

Estamos secuestrados aquí.

No estamos secuestrados. Podemos salir cuando queramos.

¿Ah, sí? Sí.

¿Estás seguro de eso?

A ver, tiene que estar atrancada. ¡Mierda!

Que no, no pasa nada.

¡No está atrancada, estamos encerrados!

No estamos encerrados. Está atrancada.

Nos han secuestrado. ¡No lo estamos!

¡Apártate! Apártate o la patada te la llevas tú.

¡Apártate! Joder.

¿Ves como no estaba cerrada? Sí lo estaba.

No, estaba atrancada, que es distinto.

Mira.

Me queda dinero en una de las bota.

Seguro que nos ayudan o nos dejan un teléfono o algo. ¡Vamos!

"Salam aleikum".

Esto no me gusta nada. Vámonos de aquí.

Jero, no nos podemos ir sin tu cámara.

Vámonos, Toni. Sin el material no hacemos nada.

Que nos vamos, coño. ¿Adónde?

Al coche. Venga.

¡Eh!

"OK. OK, OK".

"No problem, no problem. OK?".

Tranquilos.

(GRITAN)

"No problem, OK?".

(GRITAN)

¡Eh! ¡Eh! ¿Qué haces?

(HABLAN EN INGLÉS)

# Hola, chaval.

# Prepárate para dejar de jugar.

# Un, dos, tres, ya.

# Ahora la carrera es de verdad.

# Habrá que limpiar

# los colores # que hay en tu cristal... #

(VOZ EN OFF CARLOS) "El afán de ser mayor

es un motor de cambios en la vida de los jóvenes

y una fuente de desencuentros entre hijos y padres".

# Llave en mano,

# entra, hijo, entra sin llamar... #

(VOZ EN OFF CARLOS) "Que los hijos no crezcan nunca

es una fantasía en la que viven instalados

muchos padres". -¿Esto dónde lo ponemos?

-Pues ahí.

# El mundo rula y al caer

# se muerde la cola.

# ¿Por qué has tenido que crecer?

# ¡Maldita la hora!

# Debes ganar... #

(TELEVISIÓN) "...de Kuwait y esperan la orden para desembarcar".

(HABLAN EN INGLÉS)

# ¡Qué solo estás!

# Mi queridísimo hijo, mi chaval.

# La cuenta atrás,

# cuatro, tres, dos,

# uno, cero, ¡ya! #

(HABLAN EN ÁRABE)

# El mundo rula y al caer

# se muerde la cola.

# ¿Por qué has tenido que crecer?

# ¡Maldita la hora! #

(Timbre)

(VOZ EN OFF CARLOS) "El tiempo corre

y nuestros hijos crecen inexorablemente.

Ocurre tan deprisa

que nos quedamos helados porque no estamos preparados

para ver mujeres y hombres

donde antes había niñas y niños.

Pero la verdad es que por muy lejos que estén,

por mucha distancia que hayan puesto entre nosotros y ellos,

hay algo que un hijo consigue que recuerdes cada día:

que estás vivo.

Con más o menos fuerzas, con más o menos confianza,

con miedo, ánimo, alegría, tristeza, esperanza.

Nuestros hijos nos recuerdan que estamos vivos

y eso nos hace seguir".

# ¡Tú vales, chaval!

# El mundo rula y al caer

# se muerde la cola.

# ¿Por qué has tenido que crecer? #

Olga, ponme algo de comer, por Dios.

Que no quiero ir a mi barrio, que es muy triste.

Triste es esa gente que está en guerra.

Esos sí que lo tienen que estar pasando mal.

Pobre gente.

# ¡Maldita la hora! #

(TELEVISIÓN) "Me parece recordar que anoche

tras contarles las noticias

sobre las muertes de los civiles iraquíes

en ese refugio bombardeado y ofrecerles

las dramáticas imágenes de Bagdad,

dijimos algo así como que esas noticias

y, sobre todo, esas imágenes,

iban a reverberar en muchos lugares.

-El mundo árabe está de luto por las víctimas

del refugio ayer en Bagdad.

Se viven ya los tres días de luto decretados por el gobierno

durante los cuales las banderas ondearán a media asta.

Los periódicos, que aquí utilizan con frecuencia

la tinta roja para sus noticias,

hoy se han escrito por completo en negro".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T 20 - Capítulo 363: "Es grande ser joven"

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 363: "Es grande ser joven"

30 ene 2020

San Valentín, 1991. Toni y Deborah pasan el día de los enamorados separados, a cientos de kilómetros. Toni, en medio del conflicto, entra en Irak sin ser consciente del peligro. En Madrid, Mercedes sospecha que María oculta algo, y más al descubrir que ha pedido cita en una clínica ginecológica. A Inés, por su parte, le surge la oportunidad de participar en una prueba para la película 'Amantes' de Vicente Aranda.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 363: "Es grande ser joven"" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 20 - Capítulo 363: "Es grande ser joven""
Programas completos (371)
Clips

Los últimos 2.717 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis Berni

    Ya creía que no iban a habilitar ésta sección y por eso tuve que hacer comentarios en los fragmentos del capítulo. Fue de los muy intensos: por no querer volver, Toni, acabó secuestrado, antes el guía murió y su esposa Deborah cayó en la desesperación, Inés que quizá se reconozca bisexual o lesbiana, María queriendo ayudar a alguien que no la soporta y por poco no corre peligro como mujer después... Como de costumbre, muchas gracias por todo, sin dejar de valorar el enorme esfuerzo de producción y actuación. Hasta la próxima.

    02 feb 2020