www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2408552
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 259: Cinco ataques de pánico y una balada heavy metal
Transcripción completa

Cuéntame

tú que has vivido

el despertar

del tiempo que nos cambió.

Volverás

a ser un niño,

a recordar

las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame

cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

(Música de intriga)

(Latidos acelerados)

"Cuando quieres dormir y no puedes, se llama insomnio.

Pero al revés, no hay un nombre claro.

Cuando necesitas estar despierto pero acabas vencido por el sueño.

En mi caso, las pesadillas.

En el otoño de 1982,

hacía todo lo posible para no dormir".

(Zumbido)

(Música de intriga)

(CON CANTINELA) Pollito.

(RÍE CON MALDAD)

Ven aquí.

¡Ah!

"Pero no siempre conseguía mantenerme despierto".

(Puerta)

¿Qué pasa? ¿Estás bien?

¿Otra pesadilla?

La misma.

¿Quieres que te prepare algo? No.

Déjalo. Voy a hacer café.

Vete a dormir, estoy bien. No, no tengo sueño.

Oye, cuando te lo leas, me lo dejas, ¡eh!

¿Vale? Vale.

Voy a hacer ese café.

Está perfectamente, Merche.

No está bien, Antonio. Perfectamente.

Que no. Lo conozco. Está raro.

¿Tú lo has visto, que no sonríe nunca?

Con lo alegre que ha sido siempre, hombre.

No sonríe tanto, pero tiene sus motivos.

Tiene el negocio, las preocupaciones.

Y lo ha pasado muy mal, ¿por qué negarlo? Muy mal.

Aquello de la cárcel fue muy duro. Díselo a él.

Pero ahora está perfectamente.

Lo que pasa que es como tú. Duro como una roca.

Como una roca, anda ya. (ASIENTE)

Se os mira por dentro y no sabéis qué os pasa.

No digas tonterías.

(SUSPIRA)

Habla con él. Bueno...

Pues sí, eres su padre.

Y un padre es un referente para un hijo.

No somos referentes para nada. ¿Cómo que no?

A los chavales de ahora no les gusta hablar con sus padres.

Ni a los de ahora ni a los de antes.

No me mires así, ¿qué le digo?

Le preguntas cómo está.

Y cuando me despierto me quedo en vela.

No me puedo volver a dormir.

Al día siguiente soy un zombi, no me entero de nada.

A mí, al principio no paraban de venirme pesadillas.

Había un momento en que no sabía si estaba despierto o dormido.

Me pasa igual.

Con el tiempo, las pesadillas fueron a menos.

¿Cuánto tiempo?

Casi un año.

No sé si puedo aguantar así un año.

No duermo ni tres horas. (RÍE) Joder.

Perdonad que me meta, perdonad, pero...

Todo el mundo tiene pesadillas.

Te despiertas, ves que es un mal sueño y ya está. ¿No?

No es tan grave. ¿Y tú eres?

Cristina. Y me parece que estáis exagerando un poco.

-Cristina, no es tan sencillo.

Esas pesadillas son casi como volver a vivir lo que pasó.

Son muy vividas. -Sí, yo tengo pesadillas.

Me despierto acojonada, y me vuelvo a dormir después.

No hay tanto problema. No creo que las pesadillas

sea lo peor que te puede pasar en la vida.

¿Qué te puede pasar peor? "Flashbacks".

Por ejemplo, cuando vuelves a revivir todo por una vez.

O sea, lo vuelves a revivir todo por una pequeña cosa.

Eso es súper chungo, tío. Chunguísimo.

Además, te pilla en cualquier lado, en mitad de la calle.

y no puedes hacer nada, porque te vuelve a pasar todo

y no puedes pararlo.

-El otro día me tuve que parar en el arcén de la M-30.

Volví a revivirlo todo.

Había una señal. Una señal de prohibido 90.

Y estuve allí otra vez.

Yo por eso empecé a dejar de salir de casa.

Es que no podía.

Yo ayer fui a comprar el pan...

-Berta, perdona.

-Que... Perdón.

Que ayer fui a comprar el pan,

por primera vez en dos años.

Me puse tan nerviosa que me olvidé el cambio

y tuvo que bajar mi marido. -Y te lo habían robado.

-No, no, seguía ahí.

-Ah, vale. (RÍE) Menos mal, si no, menudo negocio.

-Cristina...

-Perdón. (CARRASPEA) Parece que estás muy bien.

¿Qué te pasa?

Pues... (TITUBEA) Como alguien se ría, le meto.

A mí, lo que me pasa, básicamente, es que tengo miedo a la oscuridad.

O sea, bueno, a la oscuridad...

Como que veo... O sea, fobias. Fobia a la oscuridad.

Tengo fobia a la oscuridad.

¿Y qué te pasó?

Eso no procede, tío. Pero algo te pasaría, ¿no?

Joder, está muy pesado el pijo este.

-Cristina, si vuelves a insultar te pediré que te marches.

-No lo he dicho como insulto, tía. Lo he dicho...

Describía un carácter de su personalidad.

-Cristina, por favor.

-Vale. (RÍE) Perdona.

-Sí. -Perdón, eh.

Perdón, es que me pongo muy nerviosa

hablando de estas movidas. -No lo cuentes si no quieres.

-Estoy aquí para eso.

Pues, a ver. (CARRASPEA)

Yo me caí de un quinto piso. Y si no es por las cuerdas de tender,

no lo cuento.

Estuve tres meses en el hospital. Por eso tengo la pierna jodida.

Me jodí la cabeza, estuve tres meses ingresada.

Me operaron la cabeza, me raparon mogollón.

Me quitaron mi melena, que era... ¿Y le tienes miedo a la oscuridad?

Sí, sí. Tengo miedo a la oscuridad. Vale, vale.

Es que no entiendo...

Yo tampoco, no soy loquera. No soy loquera, no lo sé.

Pero es así, es así, tío. Ya, ya. Vale.

Que me dejes de interrogar. Deja de interrogarme, tío.

¿De qué vas? ¿San Pintín de la clase?

¿Qué te crees? Te daré una hostia... -Cristina, ya.

Tranquilidad, ¿vale? -Vale.

Vale, que no me putee.

Fue un accidente, me caí y punto. Ya está, un accidente.

-Muchas gracias. (TODOS SE DESPIDEN)

-Oye, colega.

Perdona si me he pasado un poco. ¿Vale?

No pasa nada. ¿Sí? ¿Has venido en moto?

(ASIENTE) ¿Me acercas a mi barrio?

Es que tengo prisa. ¿Dónde vives?

Entrevías.

Lo siento. Tengo quehaceres y me pilla a la otra punta.

Ya, irte a dormir.

No te pases.

Perdona, tío, perdona. Perdona, es que mira,

tengo que cogerme tres buses, irme a...

Perdón. ¿Estás bien?

Sí, sí, no te preocupes.

Hasta luego. -Carlos.

Tienes que coger cita, ¿verdad?

Sí, esta semana. Acompáñame al despacho.

(Motor de coche)

-¿Qué te pasa?

No encuentro las llaves del candado.

Te las habrás dejado arriba. No.

No, las tenía en la chaqueta.

¿En serio?

(SORBE)

Pues vaya putada, tío. ¡Joder!

Si quieres yo te la abro. ¿Cómo que lo abres?

Que te abro el candado.

Pero después me acercas.

Mira a ver si puedes.

Vamos a intentarlo.

Esto es pan comido.

(Se abre el candado)

¿Dónde lo aprendiste?

En el colegio.

¿En qué clase? Religión.

(RÍE)

Venga. Eh, ¿qué haces?

Pues tío, la llevo yo. No.

Así no nos perdemos. Ni de cachondeo.

Te lo digo en serio. Charles, escucha.

Mira, demasiado que me voy a pasear por Madrid para llevarte.

Ponte atrás.

No lo digo... Vamos.

(RESOPLA) Tú mismo. Toma.

No, a mí no me des eso.

¿Estás? Sí.

¿Aquí? Sí. Muchas gracias, tío.

De nada. Oye, ¿te apetece entrar al ensayo?

¿Tocas en un grupo?

Yo ya no estoy, pero casi todas las canciones son mías.

No, paso, me tengo que ir. ¿No te gusta la música o qué?

Claro que me gusta. Pues vente, tío.

Escribo las letras en un grupo. Chachi, pues vente.

Está muy guay. Lo que hace esta gente es la caña.

No, tengo un poco de prisa. Mejor me marcho.

No te vamos a morder. Vente.

Me quedo cinco minutos. Lo que quieras.

¿Y escribes letras en un grupo? Rosa Chillón, se llama.

(RÍE) ¿Rosa Chillón?

No cantan muy bien, pero tienen muy buen directo.

(RÍE)

(Música heavy)

He traído a un colega.

Mi hermano es el Cracker. Es muy bueno.

El batería también, pero el guitarra es patético.

Es malo, malo, malo. Muy malo, mírale.

Con esa mano, que la coge así como... Dios, no puedo ni verlo.

La tiene blanda, tío.

(RESOPLA) Que tenga yo que ver esto.

Y ahora se equivoca. -¿Ahora qué pasa?

-Que no se puede tocar con esta pava aquí.

-Yo no he dicho nada. -Pero estás poniendo caretos.

-Pues toca bien.

-Una nena no me dice cómo tocar. Que se dedique a hacer coros.

Tú eres gilipollas, chaval.

¿Tú sabes quién es Lita Folk? ¿Tienes algo de cultura musical?

-Tú no, está claro. -Dime, ¿quién es Lita Folk?

-Tía, ya está bien.

Vale, pero no sabes tocar, tío. (AL HERMANO) No sabe tocar.

Y me jode mis canciones, coño.

-No sabe tocar. -Pues tócalas tú.

No puedo y lo sabes.

Eres... Eso sí que es caer bajo, tío.

"Desgraciao". Hay que ser mala persona.

Hay que ser hijo de puta. Es un puto veneno, este tío.

-Cris, tía... -¿Cómo me dices eso?

Eres un asqueroso, tío, eres una mala gente.

No, no, aprende. Ojalá no te cagues un día.

Ojalá no te revientes las piernas.

-Cristina, cálmate. -No, que me pone de mala hostia.

(ENFADADO) ¡Me cago en la puta!

(GRITA) ¡Subnormal! ¿Qué te crees tú, manco de mierda?

¡No tienes ni puta idea de tocar!

¡Te pones ahí, a hablar a la gente!

¿Y tú qué coño haces aquí? (ENFADADO) Eso me pregunto yo.

¿Y la moto? Dímelo tú.

¿Te la han levantado? (RÍE)

(RÍE) Qué putada.

¿No decías que aquí no había chorizos?

Hombre, alguno hay. Pues qué suerte, me ha tocado a mí.

Bueno, vale, tranquilo.

Te dejo el bonobús. ¿Encima te haces la graciosa?

No, no me hago la graciosa, tío. Te lo estoy diciendo en serio.

¡Ahí va! ¡Estas son mis llaves!

Te las iba a devolver, Charles.

Pero para lo que te iban a servir... ¿Me querías quitar la moto?

No, no, no. Yo no soy ninguna mangante.

Hice el paripé del candado para... (LA CORTA) ¡Vete a la mierda!

¿Te tengo que dar las gracias? Pero, tío, no te enfades.

(GRITA) ¿Qué coño hago yo? No te agobies.

Yo creo que está claro.

Oiga, disculpe...

Llevamos aquí más de dos horas. -¿Puedes sentarte y esperar?

-Ya digo que llevamos dos horas. -¿Y a mí que me cuentas?

¿Has pedido turno? Pues ya os llamarán.

Vale, venga.

-Perdón, ¿y mi hijo? -¿Qué hijo?

-Está aquí detenido. -Yo eso no sé.Eso, el inspector.

Estos maderos son unos insensibles.

Da igual. No, no da igual.

Voy a buscar a uno que no sea tan gilipollas.

(Música de tensión)

-Hostia, Pollito...

Qué coincidencia.

¿Qué pasa, ya no saludas a los colegas?

Que seas educado, joder.

¿Te ha comido la lengua el gato?

Contesta.

¿Te ha comido la lengua el gato?

¿Tienes miedo?

¿Tienes miedo, Pollito?

No me extraña.

No es para menos, porque te voy a abrir en canal.

¡Te voy a rajar, Pollito!

(JADEA)

(Ruidos en la puerta)

(SUSPIRA ASUSTADO)

Hola, Carlos.

¿Qué te pasa? Me he quedado traspuesto.

Pensábamos que no estabas en casa.

¿Por qué? Por la moto. No está abajo.

No me hables de la moto. ¿Qué ha pasado?

Me la han robado. ¿Y eso? ¿Dónde?

En Vallecas. ¿Pero qué hacías allí?

Es una historia un poco larga.

Pues me la cuentas mañana, macho, que estoy fundido. Hasta mañana.

(Música de tensión)

¿Otra vez pesadillas?

¿Lo has hablado con Lucía? Mañana.

¿Quieres que me quede un rato?

No, déjalo, con uno que no duerma es suficiente.

Además, tengo que hacer el autorregistro este.

Intenta descansar.

(RESOPLA)

Esto está muy bien.

Vale. Lo primero que tenemos que hacer

es encontrar una buena herramienta para poder relajarte.

Yo hago todo lo que me dices. Tú me dijiste que escribías, ¿verdad?

Sí. Se nota.

Bueno, a ver...Escrito una novela y ahora tengo una a medias,

pero nada importante. No hace falta que tengas el Planeta.

Que no estaría mal, por cierto. Esto es más cuestión de práctica.

Pero tu mayor enemiga también puede ser tu mayor aliada.

¿Qué enemiga? Tu imaginación.

Esa es la que te anticipa, la que crea el peligro donde no hay,

la que me lo que podría pasarte. La tienes que utilizar a tu favor.

Ya. ¿Y cómo?

Vamos a ver, cierra los ojos.

¿Ahora? Sí, relájate.

Empieza a respirar contando cinco.

Muy bien.

Inspira otra vez contando cinco. Tranquilamente, muy despacito. Uno.

Dos.

Tres, cuatro.

Cinco. Bien.

Ahora piensa en un lugar que te traiga un buen recuerdo.

No una fiesta ni estar con una chica. Un sitio que te traiga calma.

Puedes. Tranquilidad.

Ahora piensa qué es lo que podrías arreglar

para que estuviera más a tu gusto.

Para que te produzca más calma.

Ahora fíjate en los pequeños detalles.

Muy bien.

En los ruidos que pueda haber en el lugar

(Risa de niña)

Piensa en todos los objetos que haya.

Todo lo que te da tranquilidad.

Toma, hijo, merienda algo.

(LA DA LA RISA) ¿Qué pasa?

Nada, que me lo he imaginado con demasiado realismo.

Tengo que pensar en otro sitio. Bueno, pues de cuando eras pequeño.

¿Ahora? Intenta encontrarlo cuanto antes.

Pero lo fundamental es que halles la manera de rebajar la ansiedad.

¿Corina? No: Karina.

Lo que pasa, Karina, es que si te arrugas como una bola...

-Así, ¿no? -Tienes que bajar los hombros.

A ver...

El acorde este que te he dicho... Madre mía.

(RÍE) -A ver... ¿así, más o menos?

Sí, pero fuerte. Y esto, suave.

Hola. Un momento. Suave, y coges una cuerda...

Suena bien. Eso me suena mejor.

Cristina, ¿cómo has sabido mi dirección?

(RÍE) ¡Charles!

Es que eres un paranoico, colega...

Joder... Se la dijiste al policía cuando pusiste la denuncia.

Ya, bueno, pero...

¿Pero qué, tío? Tranquilo, no te he venido a robar nada.

He venido a traer. Para compensar por la burra.

-Dice que es para Rosa Chillón. (IRÓNICO) Joder, pues vaya cambio.

¿Pero qué dices?

Esta guitarra es la polla.

(RESOPLA) ¿Tú no la quieres?

-No, yo ya no toco. -¿Por qué?

Movidas. Ya tenemos guitarra, no hace falta.

Esta suena mucho mejor, seguro. Ya, pero no hace falta.

Ya, pero yo te digo que sí. Que esta guitarra es la hostia.

Cristina, joder, que no hace falta. ¡Pues a tomar por culo!

-Nos la quedamos, muchas gracias. Trae.

-¿Ves lo que me haces hacer?

(RESOPLA) Oye, tía, si quieres te puedo dar clases.

Tienes algo, poesía en los dedos. -Bueno, bueno, yo...

con cantar sin desafinar me conformo.

(RÍE) -Qué maja eres.

Me cae muy bien.

Seguiré preguntando por la moto. Lo mismo aparece.

(SECO) Genial, gracias.

Pues nada...

Nos vemos en el grupo. Claro.

Chachi.

Encantada, tía. Mucha mística, ¿eh? (KARINA RÍE)

-Qué guapo, me encantan estos cuadros.

¿Los has pintado tú? Sí, yo.

Pero el papel de abuela este... Hasta mañana.

Lo siento, no sabía que iba a venir. ¿Por qué lo sientes?

Se ve qué muy bien no está, ¿no?

¿Y quién está aquí bien?

(RÍE) Es que vamos...

(TV) "Un proyecto con trascendencia para el futuro.

Tenemos que intentar cambiar

para mejorar nuestra propia historia".

Qué facilidad de palabra tiene este hombre, por Dios. Joder.

Heredero, ¿qué buscas? Las llaves del coche,

que no las encuentro. ¡Mamá! ¿Dónde están las llaves de tu coche?

Que hay no están. Están donde tengo todas las copias, aquí.

Mira, aquí están.

Vale, muchísimas gracias.

Cuando encuentre la moto te las devuelvo.

Quédatelo cuanto quieras.

Anda. Me alegro de que te robaran la moto.

Estaba nervioso. Las motos me parecen muy peligrosas.

Pues si encuentro al ladrón le doy las gracias de tu parte.

(RÍE) (LE BESA) Bueno, adiós.

¿Quieres quedarte a comer? No, tengo prisa, ¿vale?

Adiós. ¡Oye!

Dime. ¿Tú estás bien, hijo?

Claro. Mírale la cara, está perfectamente.

Hijo, si necesitas algo ya sabes dónde estamos.

Adiós. Adiós.

(Puerta)

¿Eso entiendes tú por hablar con tu hijo?

No me ha hecho falta. ¿No le has visto la cara?

Está perfectamente. No está perfectamente, Antonio.

No.

(Sierra radial)

(Música de misterio)

(Sierra radial)

(Niños jugando)

(JADEA)

(JADEA)

(Música lejana)

(Llaman a la puerta)

Carlos, tío, ¿qué te pasa?

¡Nada! ¡Estoy bien!

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

(Llaman a la puerta)

¡Carlos!

Pasa.

¿Necesitas agua o algo? No, estoy bien.

Vete a casa. Nos apañamos nosotros tres.

Marcelo, de verdad, estoy bien. Déjame un momento solo.

(SORBE)

¿Y qué hiciste? Me quedé hasta el final de la noche

y cerré la caja. Muy bien.

Hubo un momento

en que pensé que no saldría con vida.

Pensé en toda la gente que había fuera del baño, allí, en el local.

Y no sé, me agobié muchísimo.

Sin embargo, pensé en el sitio, lo visualicé.

Hice las respiraciones y se me pasó poco a poco.

Pues felicidades, de verdad.

Os juro que por un momento,

cuando tenía el corazón acelerado que no podía ni respirar,

pensé en mi gente, en mis amigos, mi familia...

Pensé: "Si esto va a ser así siempre,

¿no será mejor que me dé un infarto y ya terminar con todo?"

Yo lo pienso todos los días. Todos los días.

Lo que te pasó es horroroso, no quiero comparar.

Pero no eres el responsable, te lo hicieron.

Tú no fuiste el culpable. Pero cuando tú vas al volante...

Eso es otra cosa. -Bueno, eso da igual.

Al final te echas tú la culpa. Sigo haciéndome las mismas preguntas.

¿Por qué salí hasta tan tarde?

¿Por qué no cogí ese taxi? ¿Por qué bebí?

¿Por qué iba vestida así? -Eso es lo que tenéis que cortar.

Esa línea de pensamiento de culpabilización.

En cuanto llega una idea irracional hay que cortarla de raíz.

-Ya, pero eso es muy fácil de decir.

Pero muy difícil de hacer. -Sí, lo sé, por eso estamos aquí.

-A mí me...

tranquiliza ver

que, después de lo que nos ha pasado,

todos hemos pensado muchas veces que lo mejor sería...

desaparecer.

Me alivia, no sé.

Será por aquello de que: "Mal de muchos, consuelo de tontos".

(RÍEN)

-A ver, yo también he pensado en quitarme de en medio,

pero a diferencia de vosotros

yo no lo pensé, yo lo hice.

O sea, que la caída fue...

No, yo tampoco me tiré con la intención de matarme, ¿vale?

Solo hice lo que me pedía el cuerpo.

Lo que os pide a todos alguna vez, ¿sí o no?

Te asomas al vacío, ves la altura y hay algo que te llama.

(PENSATIVA) O sea, como una fuerza, como una voz que...

O sea, que no es clara, que es extraña.

Como una música que te llama, que te atrae.

Vamos, que te tiraste. Sí, que me tiré,

pero que no es para tanto. Cualquier persona que se asome

al vacío por mucho rato

seguramente hace lo mismo. Es que es normal.

No sé, ¿no os ha pasado eso nunca? -Bueno, una cosa,

¿se puede preguntar lo que sea? -Sí, claro.

También tenéis el derecho a no responder, claro.

-Y Cristina, ¿cuando te estabas cayendo qué sentiste?

(SONRÍE)

Me sentí más viva que nunca.

No, que no, aquí no podéis hacer el concierto.

Va, Charles.

Tío, el hijo de puta de Germán se ha dado el piro

y el garito era de su hermano. Además, voy a tocar yo.

¿No ves que el Fly no es para ese público?

¿Qué público? -Joder, pues los "heavies".

-Tiene razón, aquí solo hay pijos. -Perdona,

aquí vienen los pijos a ver a la gente guay.

No sé qué pintan aquí un montón de greñudos.

(RÍE) ¿Me dejáis hablar?

Habla. Cristina.

Estáis "acojonaos", eso es lo que os pasa.

-No, no soy una niña pera que se asusta por ver a un tío

con el pelo largo y camiseta hortera. -Lo digo por rosa chillón.

-No te entiendo.

-Que si yo fuera vosotros estaría "cagaíta".

(MARCELO RÍE) -Sabéis que nuestro grupo

es mil veces mejor que el vuestro. -¿Yo cagadito de qué?

-Sí. -Dice mi amigo Delmos

que un "heavy" es un tío vestido de cuero con pelo largo que grita:

"¡Qué macho soy!" (CRISTINA RÍE)

-Estoy de acuerdo, que toquen. Bueno, un momento.

Tendré que decirlo yo. Anda, no seas "cagao".

-Te lo vamos a petar.

Está bien, que toquen. Pero tocáis un martes,

que no suele haber nadie. Venga.

¿Sí? Sí.

Eres un tío de puta madre.

(SONRÍE)

(Llaman a la puerta)

-¿Sí? ¿Se puede?

Sí, Carlos. Te estaba esperando.

Hola. Pasa.

(NERVIOSO) Joder, quita eso. No, no lo puedo guardar.

Al menos durante dos minutos. ¿Pero qué dices?

Carlos, aguanta.

Respira, tranquilo.

Un minuto.

¿Sí? (RESPIRA PROFUNDAMENTE)

Respira, tranquilo. No pasa nada, ¿lo ves?

(Música perturbadora)

¡Ya! Ya está. Perfecto, lo guardo. (RESPIRA AGITADO)

Siéntate.

Bien, no ha estado mal.

Joder. Manos en el pecho, acuérdate.

Respira, coge aire, aguanta. (RESPIRA AGITADO)

Aguanta el aire. (INSPIRA)

Inspira poco a poco.

Uno, dos... Joder, casi me muero.

(INSPIRA) Has aguantado, no te has marchado.

Has controlado, perfecto. Muy bien, ya está.

¿Y esto hace falta? Sí.

Vas a tener que empezar a hacerlo en tu casa.

Empieza por unos minutos diarios y vas aumentando.

Si quieres, al principio puedes hacerlo acompañado, ¿vale?

Muy bien. (INSPIRA) Joder.

Luego apunta todo lo que te va pasando,

lo que sientes, si lo consigues...

¿Vale? Lo intentaré.

Lo harás muy bien.

(INSPIRA) ¿Mejor?

(ASIENTE) Bueno.

¡No! ¡No, otra vez no! No, tranquilo, es otra cosa.

Ah, ¿y eso?

Cristina. Ya.

Me ha invitado. ¿Eh?

Y por lo que veo, es en tu bar.

Sí. No, es que...

me ayuda a encontrar la moto y quería devolverle el favor.

Ya.

¿Por qué? ¿Pasa algo? No te lo puedo contar, pero...

Está claro que Cristina no está igual.

A mí me parece que sí.

Y el otro día por fin lo hicimos

y fue muy bonito.

-Me alegro mucho.

Yo, eso que has contado, no me lo puedo ni plantear.

-Yo creo que eso es normal. Que las chicas somos un poco así.

¿Verdad?

Cristina. -¿Eh?

-¿Tú crees que es verdad lo de las chicas?

(DISIMULADA) -Sí, claro.

-¿Sí? -Sí.

-¿Sí qué? -Sí.

(CARRASPEA) A todo. Y a lo que ha dicho ella.

-O sea, a que las chicas vamos más despacio en todo esto, ¿no?

-Sí, vamos. (RESOPLA)

-Pues tú no parece que vayas despacio.

-Yo voy a mi ritmo, tronco. A mi ritmo.

-Pareces un poco acelerada. -Qué va, estoy de puta madre.

-¿Te ha pasado algo bueno? -¡Oooh, va a pasar!

¡Va a pasar! (RÍE)

-¿Entonces llevas mejor la medicación ahora?

-Sí, sí. Bueno... Sí, sí.

"Dabuti", me han ajustado un par de cosas y sí.

Eh, ¿os he hablado del concierto? Es que con cada uno de estos

una birra gratis, ni más ni menos. -Ya nos diste.

-Cristina. -¡Aaah! ¡Vale, vale!

(RÍE) ¡Aaah! Es que como...

Es que como los reparto como confeti, se me olvida.

Pero venid, va a ser cojonudo. -Yo lo intentaré.

(LE LANZA UN BESO) -Chicos, ¿volvemos a lo nuestro?

-¡Vale! (RÍE)

-Berta, comentabas que habías retomado

el contacto íntimo con tu chico. -Sí.

Pues, que se ha portado muy bien, que tiene una paciencia...

Yo qué sé, que es un tío genial. -De esos no hay muchos.

-Bueno, es que hay que saber ponerse en la cabeza

de tu novia o tu mujer si le ha pasado algo así.

(Música animada)

-Cuidado, hay un escalón. (RÍE)

Ya estamos. Espera, ¿vale? ¿Ya?

Una, dos y tres.

Joder, gracias. ¿Qué te parece?

(RESOPLA) Tío, me ha costado una pasta

y un par de broncas. De verdad, muchísimas gracias.

Está hecha una mierda pero... Qué va, está perfecta, tío.

Está como nueva.

Voy a casa a dejar el coche de mi madre y vuelvo a por ella.

Ya ves tú qué problema. Me la llevo yo.

Después me acercas a Vallecas. ¿La llevas tú?

Que la llevo yo, tío.

(DUBITATIVO) Eeeh... Bueno, está bien, llévala.

Pero yo luego no me bajo. ¡Que vale, Charles!

Eres más "exagerao". (RÍE)

(Arranca la moto)

(CRISTINA RÍE)

¡Vámonos!

(Para la moto)

Joder con tu barrio, Charles. ¿Qué te parece?

Muy guapo. ¿Y tu casa? Esta.

¿Esta? ¿La de las flores? Sí.

Como mola.

(RÍE) Subo y bajo en un momento, ¿vale?

¿Crees que si voy al quiosco me robarán la moto?

(RÍE)

Venga, hasta ahora.

Gracias, adiós.

(Palomas)

¡Hola! Hola, hijo.

Qué susto. Hola, abuela.

Dejo el coche justo abajo.

Qué prisas, ¿no quieres tomar nada?

Es que me tengo que ir. Pues estás muy flaquito.

No, estoy bien. Me marcho, que me están esperando.

¿Una chica? Sí, pero no es lo que crees...

Yo a estas alturas ya no me creo nada.

Adiós.

Adiós, hijo.

(Murmullos)

¡Quieta, que te vas a resbalar!

Pero, hombre, por Dios.

Pero con lo joven que es esta chica, ¿qué está haciendo?

¡Cristina, ¿qué haces?!

Chica, no te muevas, por favor, te vas a resbalar.

(Gritos)

¡Pero, Cristina, ¿qué haces?!

(JADEA)

Dar una vuelta.

Cristina, bájate de ahí, por favor.

Tranquilo.

¡Joder, que te quedes quieta!

Controlo, Charles.

No pasa nada, tío.

(SUSPIRA)

Este sitio tiene un rollo...

Cristina, por favor. Es muy especial, ¿eh?

¿Es esto en lo que piensas para relajarte?

Sí. Pero bájate de ahí, por favor.

Yo también lo haría.

¿Sabes una cosa?

Yo aquí con "tonterapias"... Mentira.

Ni atracción al vacío ni pollas. ¿Sabes lo que me pasó?

Era tan fuerte, tío...

Me sentía tan poderosa...

que te juro que pensé que iba a volar.

¡Cristina, bájate!

Es que lo sabía...

Sentía como que iba a saltar al vacío...

Joder, Cristina, que te bajes.

¿Tú no te has sentido así nunca?

¿Charles?

(MUJER) -Estate quieta.

(GRITA)

Pero ¿tú eres gilipollas? (RÍE)

¡Qué careto has puesto!

(RÍE)

Perdón.

Tío, no te he mentido. Lo que te he contado es verdad.

A veces se me va. Sí. Sí, ya lo creo.

Ya ves. ¿Te he hecho daño?

Déjame, anda. ¡Déjame, coño! Déjame.

Sana, sana, culito de rana. Si no sana hoy, sanará mañana.

(RÍE)

(RÍE)

(SE DESPEREZA)

Hostias, mira esa nube, tío.

¿Has visto la forma que tiene?

¿Qué nube?

Esa grande de ahí.

No tiene forma de nada.

Tiene forma de nube, mola.

¿Pero tú eres gilipollas o qué?

(RÍE)

Pues sí, un poco.

(RÍE)

-"Has tardado mucho, pollito".

(RÍE)

-¡Qué susto me has dado!

Joder, qué susto me has dado, tío.

Estabas haciendo ruiditos.

Estoy a punto de sacarla. ¿Qué?

La melodía principal, mira.

(CANTA) "Ojos de asfalto, piel de metal..."

Quiero perderme en tu noche letal.

Sangre de fuego, serpiente mortal.

Hoy llegaremos hasta el final...

¿Qué pasa? ¿No te gusta?

Sí, la música sí.

La letra. Dices mortal y letal, es lo mismo. Piensa otra cosa.

Noche brutal.

Demasiado "heavy", ¿no?

Sí, es verdad.

Me recuerda al "Volumen Brutal" de los barones.

Sí. ¿Sabes que les fui a ver a Inglaterra?

¿Dónde?

En verano, me fui al festival de Reading...

La hostia, tío.

Me fui a ver a Gary Moore. Flipé.

¿Cuánto tiempo viviste en Londres? Un rollo mágico...

que no lo puedes describir.

En mitad de la noche, miles de personas, la música...

Flipas.

Noche fatal.

Noche fatal... Un poco pijo, ¿no? Onda Mecano.

Sí, noche total, o sea...

No sé, no me viene nada. Pero ¿te mola la música?

Sí, está bien. Pero tampoco te fíes mucho,

yo no controlo nada de baladas "heavies".

Vámonos.

¿Adónde?

Yo que sé, pero fuera de aquí. Estamos amuermados.

La pesadilla te ha chupado la inspiración.

Tenemos que respirar aire...

o sea, frío, fresco... Cristina, son las 3:00.

Qué pasa, ¿te da miedo?

¿Eres mariquita o qué?

(RÍE) Que no es eso.

Pues venga, vámonos.

(TARAREA)

(Música "rock")

¿Qué te pasa, tío?

Nada, tengo un poco de frío y el sitio este...

¿Quieres que nos vayamos? No, no.

¿Qué pasa? ¿Estás pensando en tu piba? En que va a llegar

y no te va a ver? ¿En qué piba?

La morena esa, Karina.

Eh, que Karina no es mi novia.

Claro.

Que no es mi novia, somos amigos.

Fuimos novios cuando éramos más pequeños, pero ya no.

Tú eso lo dices y te lo crees, ¿no?

Bueno, ¿podemos dejar esta conversación?

Pues claro, Charles, cállate.

Cierra los ojos.

¿Qué oyes?

Nada. Pues eso.

Esta es mi terraza, Charles.

Es mi templo.

Aquí no viene nadie, no te preocupes.

No vienen ni chorizos... ni los perros vienen.

(RÍE)

¿Sabes qué? Vamos a hacer una cosa.

Te toco lo que me pongo en la cabeza,

la música yo uso para quitarme los malos rollos.

Los yuyus.

¿Vale? Y si después quieres pirarte,

levantamos el campamento.

Venga.

(TOCA MELODÍA SUAVE)

(DESENTONA)

Sigue, sigue. No se ha notado.

¡No! Sí que se nota, ¿es que no tienes oído?

Pero un fallo lo tiene cualquiera, sigue.

Que no, que yo no los tengo, son las pastillas.

Vámonos.

Cristina, sigue, que me gusta. Que no, tío.

¡Cristina! ¡Ahora te quieres quedar!

Antes te quieres ir... Colega, qué pesado eres.

Venga.

-Venga, ven, Carlos, yo te ayudo.

(PROTESTA) No, que es mejor con alguien.

¿Preparado?

¿Qué tal? ¿Bien?

Bien.

Mejor de lo que pensaba.

¿Cómo estás?

Bien. ¿Seguro?

¿Cuánto falta?

Todavía un minuto y medio.

Pensé que llevábamos más.

Eso es porque estás conmigo y se te para el tiempo.

-"Hola, soplón".

-¿Qué, Carlos?

Me estoy agobiando. Pues piensa en otra cosa.

¿En qué?

En que mañana un grupo de "heavies" invade tu bar.

(Música "rock")

"Ojos de asfalto, piel de metal.

...perderme en tu noche letal.

Sentir el fuego, serpiente mortal.

Hoy llegaremos hasta el final".

(ACLAMAN)

(GRITA)

-¡El mejor martes que hemos tenido nunca!

Sí, estamos ganando una pasta y no se han comido a nadie.

Aunque a mí no me importaría que me mordiera el peludo ese.

(KARINA RÍE)

(GRITA ILUSIONADA)

Otras dos birras, muy frías.

¡Ahora! ¡Ahora!

-Has estado muy bien.

-Yo creo que nos ha faltado potencia.

-Más fuerte y se cae el edificio.

-Aquí.

-Pero ¿qué haces?

-Celebrarlo. -¿Otra birra?

(DUDA)

-Tía, que no puedes mezclarlo. -No me des la brasa.

-Vas a hacerlo otra vez, ¿no? -¡Sí, lo voy a hacer otra vez!

-Haz lo que te dé la gana. -¡Que me dejes en paz, cojones!

¿Qué?

¡Que te pires, que tú no eres ni mi padre ni mi abuelo ni nadie!

Y que no te conozco, ¿vale? ¡Que me dejes en paz!

No me dejan beber esa gente.

No me dejan. Venga, ponme otra birra.

Marcos, venga, vamos a brindar.

-Que... que no.

No puedo servirte.

-¿Tú estás seguro?

-Sí. -Mira, almeja, almejita.

¡Me pones una birra porque tengo dinero, me cago en la leche!

¿Por qué no me puedes poner birras?

¡Tengo sed y quiero una puta birra!

¡Me voy a hablar con el imbécil este!

Vamos a ver, colega.

¿Tú todavía no entiendes que a mí no me puedes decir

que tengo que hacer o qué no tengo que hacer?

Tranquila, estamos en mi bar.

Le digo a mis camareros que no sirvan a quien yo no quiera.

¡Estáis gilipollas! ¡Estáis tontos!

Sí, debe ser.

¿Por qué no puedo beber? ¡¿Por qué?!

Lo sabes de sobra. Por tus pastillas, la medicación.

¿Qué ves? ¿Qué ves? Nada.

Nada, porque no he tomado las pastillas.

No las necesito, estoy de puta madre.

¿Cómo que no te las has tomado? No estoy tomando.

Porque la tía que has visto hoy en el escenario,

esa soy yo. Cristina.

Yo con pastillas soy una mierda. Soy una guitarra sin cuerdas.

Que sí, pero eso es ahora. Luego te entra el bajón.

Yo ahora estoy bien, ¿vale? Yo soy así.

Soy así.

Soy así, estoy controlando.

Esta vez sé que es diferente. Bueno, haz lo que quieras.

¿Lo que quiera? Sí.

Recojo el equipo y nos vemos en tu casa.

Espera un momento.

Estamos en la misma terapia.

Yo sí que te voy a dar terapia.

(Balada de Gary Moore)

(HOMBRE) ¡Pollito!

(SUSURRA) -Mírame a mí.

(HOMBRE) Chaval, ¿me escuchas?

-Mírame a mí.

Conmigo.

Conmigo.

(HOMBRE) ¿Me escuchas?

-Charles, no le mires.

Escucha.

Escucha.

Escucha la música.

Mírame a mí. No es real.

Conmigo, ¿vale?

(Balada de Gary Moore)

-Perdona, no quería despertarte.

No, no te preocupes. Me voy a la cama.

¿Y dónde te has metido?

Por ahí.

(IRÓNICO) Ya. Por ahí.

Buenas noches.

(Balada de Gary Moore)

-"Mi principal problema es con mis padres".

Creen que esto es un capricho.

Algo para llamar la atención.

-Pues a mí no me dicen otra cosa.

Me explican que lo que me pasa es...

(TARTAMUDEA) I...Irracional.

Si yo lo sé.

No soy tonto.

Precisamente ese es el problema.

-¿Y qué tal vas con los... ¿Deberes?

Sí, deberes. Pues bien, bien.

Karina me ha ayudado en muchos. Bueno.

Ahora deberías intentarlo tú solo.

El mismo tiempo pero sin nadie.

Perfecto.

¿Cogemos cita para el próximo día?

Por cierto, ¿ha venido Cristina a la consulta contigo?

(SUSPIRA)

No debería decirte nada, pero... No.

Ya. Es que no sé cómo localizarla.

Carlos, con eso no te puedo ayudar. No puedo dar datos de pacientes.

Pero si sabes algo de ella, llámame.

No la vi muy bien el otro día.

Vale.

Esa tía está loca.

Pero no en plan: "qué loca está", sino de puto manicomio.

¿Pero qué pasó?

Yo qué coño sé. Vino anoche hecha una furia,

yo pensaba que a por el pedal. Pero no.

Me dijo que me vio el día del concierto

y que hice algo cuando estaba punteando.

Hablaba de una música y de que yo le metía sombras.

No sé.

Empezó a romperlo todo, la sujeté. Me soltó un puñetazo.

A un tío le arranco la cabeza.

Bueno.

¿Sabes dónde puedo encontrar al hermano?

Me gustaría hablar con él. Sí, tengo el teléfono.

Mira, ya que estás.

Le dices que o me paga el destrozo o denuncio a esa loca.

-Ni idea, tío.

Desde el concierto no ha aparecido.

¿No sabes dónde puede estar? Cuando le pega la fase maníaca...

quién sabe, tío. Se ha ido a Marruecos...

A Soria...

Y al festival de Reading a ver a Gary Moore.

Eso me lo contó. ¿Sí?

¿Y te contó que le dio un jamacuco en Londres y la detuvo la policía?

La enviaron en avión los de la embajada

y lo pagamos yo y mis viejos. Una cosa no quita la otra.

Algo habrá que hacer. No puedo dejar el curro cada vez.

Estará vete a saber dónde, con alguna paranoia en la cabeza.

¿Y si corre peligro?

Salgo del curro a las 21:00.

Pásame a buscar y a ver qué hacemos.

Vale. "Rubén".

-Debo volver, que el jefe es un gilipollas.

Gracias. Hasta luego.

Adiós.

(Música "country")

(Teléfono)

"¿Dígame?" "Carlos".

"¿Qué pasa?" "Ven al Fly corriendo".

"Cristina está aquí".

(Guitarra eléctrica distorsionada)

(INAUDIBLE)

(ALTO) Cristina, ¿qué pasa?

(El sonido cesa)

(Guitarra eléctrica distorsionada)

¿No lo oyes?

¿Oír el qué?

La música esa. ¿No la oyes?

El punteo rápido ese, ¿no lo oyes?

(Música inquietante)

Yo no oigo nada. Porque no te callas. Escucha.

Escucha.

Cristina, vamos a mi casa y allí vemos lo que pasa.

Pasa que estoy jodida, Charles.

Estoy jodida.

Porque Germán, el hijo de puta, me ha hecho algo. (SOLLOZA)

¿Qué dices? Que sí, que me ha hecho algo.

Hay menos luz, ¿no lo notas? ¿No notas que hay menos luz?

(SOLLOZA)

Cristina.

(Sonidos inquietantes)

Charles. (CHISTA)

Mira.

La sombra grande, ¿la ves? Dime que la ves.

Charles, que se me mete dentro. Se me está metiendo la sombra.

¿Qué quieres que hagamos? Me la mete Charles.

Me la está metiendo Germán.

¿Qué hacemos? (GRITA)

(CHILLA) ¡Sácamela!

¡No! Vamos a que te dé el aire.

¡No! Mírame.

¡Sácamela! Mírame.

(GRITA) ¡No!

(GIME)

Cristina, mírame.

(TOSE)

(SOLLOZA)

Dios mío.

Me la tengo que sacar. Me la tengo que sacar.

(GRITA)

(GIME)

Lo siento, Charles.

Charles, lo siento. Mírame.

-¡Carlos! -Perdona, mírame.

-Carlos, tranquilo. -Lo siento, tío.

-Venga, ven al baño.

-Lo siento, lo siento, Charles.

Lo siento.

(SOLLOZA)

(SOLLOZA)

-A ver, cuidado.

Ya está.

-Lo siento, Charles.

No sé qué me ha pasado. Sí, sí lo sabes.

Claro que lo sabes.

Es que oigo la música.

Ya, porque no te tomas las pastillas.

Bueno, mira, tranquila.

Ahora viene tu hermano, te vas a casa y descansas.

¿Cómo que mi hermano?

¿Rubén? ¿Viene Rubén?

-En media hora ha dicho.

-Vale.

(RESOPLA)

Es verdad, tengo que alejarme.

Tengo que verlo todo desde otro lado.

Sí. A lo mejor sí.

¿Me pones una birra?

La última.

Antes de que me metan en el manicomio.

"Porfa".

¿El manicomio? ¿Tú crees?

Hombre.

Por lo menos me caen dos meses.

-A veces es necesario.

-Es una mierda que te cagas.

Gracias a todos.

A todos, en especial a ti.

Me has evitado hacer una gilipollez muy grande.

¿Me das un abrazo? Tengo un mal cuerpo...

(SUSURRA) Gracias.

-Pues abrimos, ¿o qué?

Ya está.

Habrá que recoger esto, ¿no?

-Charles.

Charles. ¿Qué pasa?

Otra vez.

(JADEA)

Está ahí, está ahí.

¿Quién? Donde la vela. ¿No lo ves?

Míralo. Las sombras. Cristina, por favor.

Las sombras. Fijaos bien, tío.

Está ahí otra vez la sombra. ¿Dónde?

Fíjate, tío. ¿Dónde?

Está ahí, en medio.

Cristina.

Cristina.

Cristina, abre, por favor.

Muchas gracias, Charles.

Pero a mí no me encerráis.

Yo soy un pájaro, los pájaros son del aire.

Cuídate, te echaré de menos. (LANZA UN BESO)

Hola.

Hola. ¿Puedo?

Sí, claro. (SUSPIRA)

¿Se sabe algo?

No, la policía sigue buscándola,

pero si ha cruzado la frontera será más complicado.

¿Por mi culpa? No.

No ha sido por tu culpa.

Podrías haber actuado con más prudencia,

y lo sabes, pero...

No es tu culpa. ¿De quién es?

Dejó de medicarse.

Ya lo sé.

Pero hay algo que va mucho mejor.

(RÍE) ¿El qué? Tu fobia.

Eso habría que hablarlo.

Cuando le quité el cuchillo casi me da algo.

No me refiero a ese momento, sino a este mismo momento.

¿Qué pasa?

Carlos...

muchísimo mejor.

Sí. Sí.

Aún no me quito a Cristina de la cabeza

Eso es preocuparse por la gente a la que quieres.

Y aunque duela mucho, no es patológico.

¿Has encontrado la moto?

No, todavía no.

Bueno. Muchas gracias.

De nada.

"Y es verdad que dolía mucho.

Una mezcla de sensaciones de culpa, de tristeza,

pero también de superación de mi miedo.

Como si me hubiera caído en una balada de 'heavy metal'".

(Música "heavy metal")

"Ojos de asfalto, piel de metal.

Quiero perderme en tu noche letal.

Sangre de fuego, serpiente mortal.

No llegaremos hasta el final".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T15 - Capítulo 259: Cinco ataques de pánico y una balada ...

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 259: Cinco ataques de pánico y una balada heavy metal

20 feb 2014

Carlos continúa con las pesadillas y hace todo lo posible para no dormir. Parece que el trauma que arrastra desde su paso por la cárcel le está siendo más difícil de superar de lo que creía.

Gracia a la terapia, Carlos parece ir mejorando pero los avances son lentos y las pesadillas le aparecen en cualquier momento. Sus amigos, Josete y Karina, le están ayudando mucho pero quien de verdad le facilita las claves para poder salir de esa situación es Lucía, su terapeuta, a la que ve semanalmente.

Precisamente será en terapia, en una sesión grupal, donde Carlos conozca a Cristina (Verónica Echegui) , una chica heavy que, aunque se muestra muy dura frente a todo el mundo, en el fondo es muy frágil y lo ha pasado muy mal. Entre Carlos y Cristina surgirá una extraña complicidad que le llevará a Carlos a ver las cosas de otra manera.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 259: Cinco ataques de pánico y una balada heavy metal" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 259: Cinco ataques de pánico y una balada heavy metal"
Programas completos (372)
Clips

Los últimos 2.725 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Patxi

    No me ha gustado el papel que interpreta Verónica, parece que sobreactua, no me ha gustado nada

    21 may 2016
  2. Luis

    Éste fue el capítulo de Carlos, pues apenas aparecieron los padres pero no el resto de la familia ni la gente del vecindario. Cuándo se irán a acabar esas pesadillas. Y si no vuelve a aparecer esta tal Cristina, mucho mejor, pues es una "iglesia abandonada" y/o "sotana perdida": no tiene cura (no es para él). Un síntoma de la época: que por llevarla a su barrio, peligroso, le robaron la moto. Algo sobre la música: además de escasear desde hace varias temporadas, las dos canciones estuvieron fuera de época: "Solisbury hills" (Peter Gabriel) es de 1977 y "Still got the blues (for you)" (Gary Moore), es de ¡1990!

    01 mar 2014
  3. Abellán

    Es una canción buenísima la de el final, la podían colgar.

    28 feb 2014
  4. novi2

    oooooh

    27 feb 2014
  5. Antonio

    Vaya porqueria de capitulo, pero chavales que nos estais contando!.....joder!...esto no se parece en na a lo que esperamos los seguidores...después de tantos años creo que vais a perder muchos espectadores.....................

    27 feb 2014
  6. Javier

    Vaya full de capitulo. En lo que se esta quedando esto. Este capitulo es un hibrido entre EL TIEMPO ENTRE COSTURAS y AL SALIR DE CLASE. NO ME LO ESPERABA.

    25 feb 2014
  7. IVAN

    Impresionante Verónica Echegui en todos los sentidos, además de ser una excelente actriz es poseedora de una belleza hipnótica que quita el sentido ¡Envidiable! Mis más sinceras felicitaciones, Verónica! Triunfarás con todo aquello que te propongas...

    25 feb 2014
  8. ana

    RTVE, que pasa con los programas viejos? OK, Cuentame es tan popular que se lo quitaron al pueblo pero se podia ver simultaneamente cuando se emite en España, 4:30pm en EST, NY, FL. Y ya no? Gracias que NO ME GUSTA YA CASI. La historia debio terminar con la muerte de Franco. La pregunta en general es por que estan bloqueados programas viejos como AETR, Misterios de Laura, Españoles por el mundo. Pierden vosotros a Latinoamerica mas que nosotros perdemos a España.

    25 feb 2014
  9. VINKO MILI¿

    Desde luego, reconozco esta serie como una obra maestra y un clásico moderno en la historia de TVE. Ojalá siga así por al menos unos cuántos años más.

    25 feb 2014
  10. fearez

    La cancion del minuto 21 se llama time y es de kroke

    24 feb 2014