www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5777885
Como Sapiens - Programa 42: Codornices, chistorra y arroz campero - ver ahora
Transcripción completa

¡Muy buenas! ¡Hola!

¡Hola, compañeros! ¡Hola, amigos!

Nuestra cocina ya está abierta. Esto es "Como sapiens".

(Sintonía del programa)

Bienvenidos a "Como sapiens".

Hoy os traemos un alimento imprescindible: la cebolla.

Por cierto, ¿sabéis por qué nos hace llorar?

Porque, cuando la cortamos,

en la cebolla se empieza a producir un gas.

Como nos lo explicó el otro día Rodrigo de la Calle en su sección.

El mejor remedio para evitarlo es no respirar por la nariz

mientras se corta.

Lo siento por todos los que os poníais cebolla en la cabeza,

pero eso no funciona.

Lo que sí funciona es nuestro menú de hoy.

Además, tendremos dos fantásticas incorporaciones

en el club "Como sapiens".

-Estamos en el restaurante Zara. -Zara.

-Es nuestro favorito de Madrid.

¿Y qué vamos a comer? -¿Qué vamos a comer?

Un plato maravilloso y exquisito que ¿qué nombre lleva?

-Se llama Alaska. -¿Y en qué consiste?

-Ah, tenéis que verlo. -Yo te digo una cosa.

Eso es de "toma pan y moja".

De verdad.

Qué alegría tener a Alaska y Mario aquí

como miembros del club "Como sapiens".

Empezamos nuestra ruta gastronómica hoy en Guipúzcoa.

Allí, Aunitz Alberdi va a presentarnos a una cocinera

que tiene mucha experiencia, mucha mano y mucha sabiduría.

Además, es majísima. Se llama Mari Carmen "Otegui".

Es una maestra de la cocina vasca casera

y hoy nos va a hacer una de sus especialidades:

el guiso de codorniz.

(Dúo Dinámico, "Mari Carmen")

-De carne fina y delicada,

ha protagonizado recetas de la alta cocina

desde la Edad Media en toda la Península Ibérica.

Hoy hemos venido a Albístur, Guipúzcoa,

para que nos las prepare Mari Carmen.

Y como le ponga el mismo salero a la receta como se lo pone a todo

solo vamos a poder sonreír.

Buenos días, Mari Carmen. -Hola.

-¿Qué tal? -Bien, bien, habrá que decir.

Por decir aunque sea.

-Albístur, un pueblo precioso, pero tu casa más.

-La antigua sí. -¿De qué año?

-1732.

-Bueno, ¿qué me vas a preparar? -Te voy a preparar codornices.

Está la temporada ahora. -Pues venga, vamos a prepararlas.

-Vale, pasa. -Te ayudo.

-Vale.

-Bueno, pues vamos a cocinar entonces...

-Codornices con verduras y con salsa cazadora.

Y codorniz salvaje vamos a preparar.

-¿Es más rica? -Mejor, para mí sí.

-Y carne más oscura. -Más oscura, un poquito sí.

-¿Qué productos necesitamos?

-Necesitamos para esto cebolla, ajo, zanahoria, manzana

y pimiento verde.

-Bueno, pues manos a la obra.

Lo primero sería... -Verdura.

Corta la cebolla. -Me toca.

-Picado, hacer unos trozos hermosos.

-¿Manzana? -Claro.

-Pero esta manzana es muy... -¡No, no, espera, espera!

-¿No hay que pelar? -No, no.

La manzana no hay que pelarla. -¿Con piel?

-Con piel. Más sabor tiene con la cáscara.

-Vale, vale.

-Para casa, pimiento verde. -Siempre.

-Siempre. -Bueno, ¿cómo lo cortamos?

-¿Cortar? Con el cuchillo.

-(RÍE)

¿Con cuántos años empezaste a cocinar?

-Con 18 en San Sebastián.

Estuve en un restaurante

y allí había una señora mayor cocinera muy buena.

Dos veces a la semana nos daba clase.

-Y luego aquí también has estado dando de comer al pueblo

y a todo el que viene...

-27 años.

-Ya tenemos esto preparado.

Ahora tenemos que poner la cazuela

un poco vieja.

Es que las nuevas no valen.

La verdura no se pone tan dorada.

Primero, la codorniz. Diez minutos o así.

Cuando están doradas las codornices,

entonces se echa la verdura.

Después de que pasen los diez minutos,

quitar las codornices.

Si no, se hacen demasiado blandas.

Y luego, cuando quitas la verdura, que esté dorando más todavía.

Entonces, le echamos el coñac.

Cuando esté ya caliente,

dale fuego.

Y, luego, pues tienes que echarle agua caliente.

Que esté hirviendo un cuarto de hora o así.

Entonces, le metes con la batidora.

Y una guindillita pequeña también.

-¿Ah, sí? -Sí.

-Toque picante también. -Un poco de picante.

(Los Diablos, "Oh, oh, July")

-Mari Carmen, cazuela vieja para cocinar,

pero una de barro para presentar.

-Para presentar, sí. -¡Huy!

-¿Qué es lo que tenéis ahí?

-¡Juan Mari! -Qué bien huele eso.

Oye, vamos a comer, ¿eh? -Claro.

-Codornices nos ha hecho tu mujer. Vamos, Mari Carmen.

(Los Diablos, "Oh, oh, July")

-Bueno, allá voy. -Dale fuerte.

-Qué sabroso,

qué tierno... -Sí.

-...y se nota el regustín picante al final.

-Sí, sí.

-Que aproveche, muchas gracias. -Igualmente.

Otaegui, que antes he dicho Otegui, Mari Carmen.

Muchas gracias a Mari Carmen y a todas las personas

que nos abren las puertas de sus casas

para hacer reportajes tan bonitos

y a todos nuestros reporteros que están recorriendo España

para ver reportajes como este.

(El Barrio, "Quiéreme")

-Uno de los platos más saboreados de nuestro país

es la reina del pescado: la merluza.

Su sabor, su textura y sus propiedades

hacen de este plato algo indispensable en nuestra cocina.

Hoy estamos en The Chapel, en pleno centro de Madrid.

Y vamos a conocer un poco más de este manjar.

(El Barrio, "Quiéreme")

Mamadou, ¿qué tal estás? -Muy bien.

-¿Qué vamos a hacer?

-Vamos a hacer una merluza en salsa verde.

-La protagonista de hoy, la merluza.

¿Qué más tenemos por ahí? Vemos que tenemos aceite.

-Sí, aceite de oliva virgen, micromezclum...,

-El ajo. -...cebolla.

-Aquí sí tenemos la cebolla. -Harina normal.

-Pero también tenemos una velouté, ¿no?

-Efectivamente.

-La velouté es como una bechamel con caldo, ¿puede ser?

-Sí, más o menos, es muy parecido.

La hemos hecho con la cebolla picada que tenemos.

-Ajá. -El ajo, la mantequilla, la harina

y la guindilla.

-¿Qué más tenemos?

Unas colitas de gambas.

-Un aceite de albahaca, que es con lo que vamos a colorar

la salsa velouté.

(Fórmula V, "Loco, casi loco")

Vamos a echar ahí el aceitito. -Sí.

Eso es. -Ya tenemos la olla calentita.

Y a por la merluza. -Eso es.

Vamos a marcarla solamente por la parte de la piel.

-Vale, o sea, que la echaríamos... -Eso es.

-...al revés. -Eso es.

(Fórmula V, "Loco, casi loco")

-Vamos a meter nuestra merlucita en la olla.

(Fórmula V, "Loco, casi loco")

¿Cómo sabemos que ya la merluza está hecha?

-Vale, ahora lo vas a ver.

¿Ves que se está separando? -Ajá.

-Eso quiere decir que la merluza está en su punto.

-Cuando son jóvenes

ponen 100 000 huevos.

Pero cuando son viejas; o sea, cuanto más mayor,

más huevos ponen.

Pues vamos a echar la velouté. Venga.

-"Okey". -Ahí vamos.

("Días de albahaca")

Incorporamos el aceite y la albahaca.

-Ay, qué bueno.

Así se nos queda ese colorcito verde.

¿Y esto lo pondríamos por encima de la merluza?

-Eso es, salsearíamos la merluza.

-¿Qué nos quedaría?

¿Las gambitas? -Las gambas.

El contacto del fuego tiene que ser lo justo y necesario.

-Miguel Ángel, a ver si nos vamos un día de gambas

cuando podamos.

Yo creo que te va a gustar bastante.

Ahí está.

Qué rápido, enseguida se quedan doraditos.

-Y ya sería directo al plato.

-¿Qué hacemos con las patatas? -Las patatas primor.

Las vamos a cortar así. -Así, ¿no?, en diagonal.

-En diagonal. Las vamos a marcar igual.

-Ah, las vamos a marcar también.

("Días de albahaca")

-Le pondremos aquí estos brotes frescos.

-Ajá. Y ya solamente falta probarlo, ¿no?

-Efectivamente. -Lo más divertido.

-A ver cómo nos ha quedado. -Venga, a por todas.

("Días de albahaca")

¡Mmm!

Qué bueno.

¡Qué bueno!

-¿Ves al final lo que decíamos?

Cómo ha quedado

la carne de la merluza. -Sí, sí.

Totalmente hecha, buenísimo,

y se nota además el crujiente de la piel,

de la patata.

La mezcla final.

Es verdad lo que dices

de que el sabor de la merluza realza.

Una maravilla. Pues, Mamadou, mil gracias.

-A vosotros. -Me voy a llevar mi platito.

-Claro, todo tuyo.

Nuestro siguiente plato tiene muchos nombres.

Por ejemplo, patatas "meneás". O también patatas "machacás".

En algunos sitios las llaman patatas removidas o revueltas.

Aunque quizás su nombre más popular es el de patatas revolconas.

A mí me encanta.

Todas estas denominaciones se refieren a un riquísimo puré

empapado en pimentón, con torreznos o chicharrones.

Pura energía.

Pedro Mardones nos presenta esta contundente receta.

-En la sierra de Madrid, Buitrago de Lozoya,

os vamos a guisar unas patatas revolconas

que os vais a chupar los dedos.

("Hoy puede ser un gran día")

-Buenos días Teresa. -Buenos días, Pedro.

-Ya te traigo los chicharrones. -Pues me vienen muy bien

para hacer las patatas revolconas.

-¿De dónde eres, Teresa? -Nacida en Buitrago.

-¿Qué edad tienes? -79 años.

La patata nunca hay que cortarla porque pierde su gracia.

-El almidón. -Todo el almidón de ella se pierde.

-Y para que liguen luego bien el aceite.

-Sí, sí. -Así.

¡Hala! Ha saltado.

¿Qué vas a hacer? -Poner a cocer las patatas.

Voy a echar el agua.

Echar la sal.

Echamos las patatas, echa tú también.

Echamos el laurel.

-Y un poquito de comino. -Y un poquito de comino.

Y ya está. Ahora, las tapamos. -¿Tiempo de cocción?

-Pues unos 20 minutos.

(Lou Bega, "Mambo number five")

-Ya tenemos el aceite calentito a unos 120 grados.

-Sí. -Vamos a echar...

-A echarlos todos.

-Bien la panceta, que quejará muy crujiente.

-Sí, muy bien.

-Sabremos que está hecho cuando la piel empiece a burbujear.

-Eso es.

Ya están, ya hay que retirarlos porque si no se nos queman.

-Y el aceite lo vamos a aprovechar. -Con el aceite

arreglamos las patatas.

-No me puedo resistir, Teresa, a probar estos torreznos.

-Vamos a probarlos. Ahora te quemas.

-Qué crujiente. -Esto es vida.

-Oye, menudo pueblo más bonito Buitrago.

-Es de los pueblos de la Comunidad de Madrid

con más historia que hay.

-Este es el castillo de los Mendoza.

aquí estuvo doña Juana la Loca

y la Beltraneja, que la tuvieron encerrada aquí.

-¿Por qué tenéis un museo de Picasso aquí?

-Porque el barbero de Picasso es nativo de Buitrago.

(Petula Clark, "Downtown")

-Esto es muy típico de la zona de Ávila, Salamanca, Extremadura.

¿Se come también en la sierra madrileña?

-Aquí ahora se come menos, pero esto era una comida de diario.

Lo mismo se comía para desayunar que para comer o para la cena,

porque no había para comidas. -A lo pobre.

-Y tan a lo pobre.

A lo mejor no las teníamos ni con tocino.

-En el aceite en el que hemos frito los torreznos.

-Los torreznos, se echa el pimentón.

-Vamos a echar... -Aparta un poco.

-...el aceitito de las patatas.

-Ahora se aplastan bien.

(Petula Clark, "Downtown")

-Aquí hay patatas para todo el pueblo, Teresa.

-Para todo el que venga. Y ahora, con el torreznito.

Vas poniendo los torreznos ahí.

-Cogemos un poco de patatita, un torreznito

y se come todo juntito.

Te han quedado deliciosas.

-No es porque sean mis patatas, pero están...

Las mejores de la sierra de Madrid.

¿A que sí? -No tienes abuela, Teresa.

-No, no, no tengo abuela. Por eso me lo digo sola.

(Petula Clark, "Downtown")

Teresa, no tienes abuela,

pero tenían una pinta que yo hubiera dicho lo mismo.

Bueno, Íñigo. ¿Cómo estás? Aquí estamos.

Listo ya en la cocina, con el fuego calentito.

Parece que nos vas a hablar de chistorra.

¿Te gusta? A mí me encanta.

Pues mira. Sí es verdad que a veces

puede ser un poquito demasiado grasienta...

Sí, sí. ...para mi gusto.

Así es. Te voy a hacer el truco, me cachis en la mar.

Pues venga. Vamos a hablar de chistorra,

pero no de cualquier chistorra, de una espectacular.

La diferencia por ejemplo entre la chistorra y el chorizo,

al final, ¿qué es?

Tiene un poco menos de carne

y quizá la materia grasa puede llegar a potenciar un poco.

Entonces, ¿cuál es el truco bueno

para que la chistorra no sea tan grasosa,

como estamos diciendo ahora mismo?

Muy sencillo. Cogemos...

El problema suele ser siempre las grasas añadidas.

Entonces, yo os recomiendo siempre en casa

poner una sartén y pongo agua.

En vez de aceite, agua.

Y, cuando ese agua esté caliente, pones la chistorra troceadita

y la pones aquí. ¿Con el agua?

Con el agua. No lo sabía.

Pero no cinco litros de agua.

O sea, coges una jarrita y echas un chorro

como si fuera un chorrito de aceite.

Entonces, el agua se va a calentar, ¿y qué va a ocurrir?

Lo que va a ocurrir va a ser que el agua irá sacando poco a poco

la grasa particular y propia que tiene la chistorra.

Entonces, el agua se va a ir evaporando

y lo que te encuentras es que la chistorra

se va cocinando en su propio jugo.

Y al no tener grasas añadidas, al final, ¿qué es lo que pasa?

Que no repite. ¿Qué es la chistorra?

Uno de los productos más económicos que existen.

¿Por qué?

Porque si está mal cocida te repite toda la semana.

Por Dios, qué barato te sale.

Venga, entonces, ya tenemos la chistorra

y ahora mira.

Veníamos de patatas revolconas y aquí también las tenemos.

Es que soy amigo de Pedro.

Ah. Vamos al mismo peluquero.

Entonces, lo que hago es que ahora cogemos la patata.

Mira, es la misma patata

que está machada, pero está en entero,

y con un poquito de pimentón,

porque el pimentón es un ingrediente que tenemos en la chistorra

y se encuentra también en la patata.

Entonces, cogemos con mucho cariño, lo vamos ligando,

lo vamos aplastando y ahora cogemos unos briochitos.

Porque lo que voy a provocar con estos productos,

con la chistorra, que es muy cotidiano tenerla en casa,

con la patata y el pimentón, haré un juego contigo.

Sí, sí. Adelante.

Un juego, porque voy a toquetearte...

A ver, nada malo.

Voy a toquetearte las glándulas salivales.

Entonces, lo que voy a hacer va a ser un juego

en el que sea magia en la cocina.

Venga, entonces, cogemos y vamos rellenando

un poquito de patata.

Así.

Ponemos la patata.

Mira, ya solamente ese bocatín de brioche con patata revolcona

está espectacular. Ahora.

Totalmente de acuerdo.

Vamos a ir cogiendo un poco de chistorra.

Así, cogemos la chistorra.

Vale. Venga, adentro.

Así. Se resiste, ¿eh?

Un poquito más de patata. Espera, voy a apoyar en la bandeja

para hacerlo mucho mejor.

Así. Un poquito más de patata.

¡Qué rico!

Y, ahora, lo que hacemos es coger por ejemplo

un poquito de jamón crujiente.

Así, por encima.

Le ponemos un poquito de mostaza verde.

Esta mostaza verde la vamos a poner...

Espera, vamos a poner esto bien.

Así, mira, un poquito.

Esto, con un biberón, en una casa, con un biberón pequeñito,

está muy coqueto.

Cogemos si quieres un poco más para decorar

un poquito el plato.

Mira, ¿sabes lo que podemos hacer?

Un truquito: cogemos un poco de patata

y se lo ponemos así en la base.

Y también queda muy bonito. Qué apañado.

Y lo que hacemos es poner estas hierbecitas

y esto ya está listo para comer.

Mira qué plato tan rico tenemos.

Sobre todo, lo más importante. ¿Qué estarás comiendo?

Chistorra, patata y pimiento.

Porque el pimentón, ¿qué es?

Proviene del pimiento, que es un oro que tienes en la cocina.

Tres ingredientes básicos.

Y qué cuco te ha quedado, Íñigo.

O sea, que ya sabes. A comer ahora te toca.

(RÍEN)

Pues nada, ahora me lo comeré.

Pero como siempre, mientras suena la música.

Eso espero. ¿A que no sabes lo que tengo?

A ver, ¿qué me traes?

Tengo a la reina del rocanrol.

La única e irrepetible Tina Turner.

(Tina Turner, "Simply the best")

(Tina Turner, "Simply the best")

Simplemente el mejor, Íñigo. Tú lo eres.

No, no, tú. Tú eres bueno.

Es el jefe.

Muchas gracias.

Bueno, es tiempo de manzanas y esto nos abre

un abanico infinito de posibilidades.

Tantas como manzanas hay.

Tienen diferentes texturas, colores y sabores

y son diferentes todas ellas para cada uso que le queramos dar.

Aquí por ejemplo tenemos la manzana Reineta.

Esta es ideal para comérsela asada al horno o en puré.

Con esta manzana de aquí, la Granny Smith,

con este color verde, tan luminoso,

es ideal por ejemplo para preparar las vinagretas.

La cortamos en trocitos pequeños

y con un poco de cebolleta y vinagre de manzana y aceite,

se nos queda un aliño estupendo para cualquier plato.

Aquí tenemos la manzana Golden.

Con ella conseguiremos una textura y un dulzor increíble

en cualquier tarta de manzana.

Probadlo, por favor.

Y, por último, tenemos aquí la manzana Fuji.

Roja, deliciosa, perfecta.

No necesita nada más que darle un buen bocado.

Pasamos a otra cosa.

Todos hemos intentado descifrar alguna vez

los numeritos que aparecen en la cáscara de los huevos.

Ya en su día, en la sección de Tania, lo comentamos.

Y no es tarea fácil.

Pero no es un mensaje secreto.

Es un código que nos da la información

sobre el producto.

Alberto Arruty ha ido hasta una granja

en la provincia de Ávila

para que aprendamos de una vez por todas

qué significan esos números tan importantes.

(Karina, "La fiesta")

-Tortilla española, huevos rotos, merengues...

Muchísimos platos de nuestra gastronomía

tienen un protagonista indiscutible: el huevo.

Y esa es la razón por la que nos hemos venido

hasta la provincia de Ávila.

Hoy vamos a aprender de huevo.

(Karina, "La fiesta")

Hola, César, ¿qué tal? -Hola, Alberto.

-Te veo en buena compañía.

¿Cuántas gallinas tenemos por aquí?

-Pues mira, en esta granja hay 5000 gallinas camperas.

-¿Qué rutinas siguen estas gallinas?

-Pues mira, estas gallinas se levantan a las 6:00.

-Madrugan. -Madrugan, claro.

Las gallinas siempre madrugan.

Lo primero que hacen es comer y beber.

Seguidamente, ya tienen el momento de la puesta.

Y es a las 11:00 o un poco más

cuando se las saca a la calle.

Hacerlo al contrario sería muy malo para ellas.

Porque se ejercitarían mucho, no comerían lo suficiente

y el huevo sería de muy mala calidad

o no pondrían directamente.

(Karina, "La fiesta")

-Estas son gallinas camperas,

¿qué más tipos de cría de gallina hay?

-Tenemos campero, jaula y suelo.

-¿Y en qué se diferencia la cría entre uno y otro?

-Tienen que tener cuatro metros cuadrados por gallina.

En el exterior.

La gallina de jaula está en una jaula

y la gallina de suelo es una gallina que no sale de la nave;

o sea, no tiene campo para esparcirse.

Pero sí para ejercitarse dentro de la nave.

-Y cuando vemos huevos de cáscara que es más parda

o huevos de cáscara blanca, ¿a qué se debe eso?

-Eso se debe a la raza.

Una raza de gallina blanca que pone los huevos blancos.

-La calidad del huevo.

¿Varía en función de la estación del año?

-Para que sea rico rico tiene que ser fresco

o estar muy bien conservado.

Entonces, en el invierno lógicamente el huevo se conserva mucho mejor

que en verano.

La gallina come mucho, bebe menos y el huevo es de mayor calidad.

-En cuanto a la calidad del huevo, ¿cuál sería la mejor?

-Nutricionalmente, son idénticos todos los huevos.

Menos en el ecológico, que hay una gran diferencia.

El pienso de la gallina ecológica

no está ni genéticamente modificada la semilla

ni se trató con pesticida los cultivos.

Ahí buscaríamos un poco el huevo saludable.

-La yema, ¿cuanto más amarilla mejor o eso es un mito?

-No, eso es un mito. -¿Sí?

-Es un mito, sí.

Además, eso es escandaloso porque hay cocineros

que si ven una yema muy pálida

resulta que no la quieren porque es pálida,

porque visualmente no es bonita.

Pero resulta que el huevo ecológico

tiene una yema color muy pálida.

-Y, César, ahora, ¿a quién me vas a presentar?

-Pues mira, esta es una gallina que procede de Chile

y pone los huevos de color azul.

-Si esta gallina nos pone el huevo azul,

sabemos perfectamente de dónde viene,

pero el resto tenemos que mirar el etiquetado, ¿no?

-Por supuesto. Lo tienes puesto en la cáscara.

Primero, las dos letras del país de procedencia.

En este caso, España, ES.

Luego te vendría la forma de cría.

En este caso, sería el 0.

Porque están en condiciones ecológicas.

Si fuera un campero, sería el primer dígito un 1.

Si fuera de suelo, un 2, y de jaula, un 3.

Tenemos también el código de provincia,

el 05, y 110 por el pueblo.

-Que eso es el código postal de Ávila

y el código del pueblo. -El del pueblo.

Y luego ya te vendría el número de la explotación.

-César, muchísimas gracias

por esta clase tan práctica que me has dado.

Ahora ya sé que si saco los huevos de la caja

puedo seguir sabiendo de dónde vienen.

-Claro. -Hasta luego.

(Dúo Dinámico, "Oh, Carol")

Y, ahora, nos vamos a comer con Alaska y Mario Vaquerizo.

Los dos están en los escenarios madrileños

con el espectáculo "La última tourné".

Y se han llevado a Esther Arias a un restaurante cubano

para charlar de su nuevo trabajo

y probar el plato favorito de Alaska.

Que, por cierto, el plato se llama "el plato favorito de Alaska".

(Alaska, "A quién le importa")

-Hoy descubrimos la comida cubana

de la mano de una de las parejas más explosivas

y divertidas del mundo de la música y del espectáculo:

Alaska y Mario.

Antes voy a conocer a Inés,

que me va a enseñar cómo se prepara el plato favorito de Alaska.

(Alaska, "A quién le importa")

Bueno, Inés, tú eres la creadora del plato de Alaska.

-El plato realmente lo creó ella. Son dos platos por separado.

El picadillo

y la ropa vieja.

-El picadillo, que sería este. -Ese.

Que se hace un sofrito con estas verduritas

y se van añadiendo las especias.

Se añade la carne.

(Alaska, "A quién le importa")

Las aceitunas y las pasas es lo último.

-Y las mismas especias las lleva la ropa vieja.

-Exactamente.

Y lleva también al final un poco de tomate.

-¿Qué te parece, Inés, si montamos un plato?

Porque Alaska y Mario estarán al llegar.

(Alaska y Dinarama, "Bailando")

-Bueno. -Bueno, por favor.

-Alaska y Mario, qué ganas tenía de conoceros

y de traerte este plato, que es tuyo, Alaska.

-Pues sí.

¿Qué podemos decir de un plato que se llama Alaska?

-Hemos quedado para hablar con vosotros de "La última tourné"

en un restaurante que es muy especial para vosotros.

-Cuando empecé a salir con Mario,

fue de los primeros sitios a los que le traje.

Eran nuestras escapadas. -Nuestras escapadas en secreto.

-¿Y de qué trata "La última tourné"?

-Esto habla sobre un grupo de artistas,

de aquellos tipos de teatro, de revistas de varietés,

que llegan al año 91

y España de repente es todo la Fura dels Baus,

la Expo, las Olimpiadas

y ellos ven que se van quedando atrás

y que se tienen que reinventar.

Y lo que ves es el viaje de unos supervivientes,

cómo se adaptan o no se adaptan, y eso es lo bueno de la obra.

Te ríes y estás viendo espectáculo.

# Ojos dorados que tuve y luego perdí.

# Y estoy aquí. #

-¿Y qué os pasó de vuelta a Madrid cuando llegabais?

Tuvisteis un pequeño percance con la Nancyfurgo.

-Tirados en una gasolinera.

El dueño de la gasolinera nos regaló un queso.

-Que estaba buenísimo.

-Mario, evidentemente, se bajó al bar del pueblo

a hablar con todo el mundo.

-Me hice fotos. -Bibiana lo mismo.

Manuel y Marisol paseaban mientras a los perritos.

-Yo sé que vosotros sois dos grandes amantes de la gastronomía.

De hecho tú, Mario..., -¡Hombre!

-...fuiste concursante de "Master chef".

-No, no, no digas concursante, nena. -No digo concursante.

-No, no, se lo digo a toda España. Quedé el tercero.

-Cuidado. -De "Master Chef Celebrity".

Ay, por favor, qué nervios, de verdad.

-Cinco ingredientes. -Vamos para allá.

-Vamos, Mario. -Hasta luego.

-Estupendo, vámonos. Empiezo con la remolacha.

A ver. -Yo me pongo con estos.

-Te haces daño, "amore".

-Alaska, ¿qué es lo que te prepara a ti en casa?

-Patatas fritas perfectas, que se llaman así.

Lentejas con espuma de patata revolcona

y ajitos fritos.

Siempre me pone una degustación de salsas.

-De salsas, porque es muy salsera.

-Me das un trozo de pan y salsas y soy feliz.

-Bueno, chicos.

Aprovechando que tenemos aquí el plato de Alaska,

¿qué os parece si lo catamos?

Miguel Ángel, me quedo con Mario y Alaska.

Ya te contaré qué tal está este plato.

Por si algún día te lo preparamos.

-Un beso fuerte para Elena.

-Para todos. -Para todos.

(Alaska, "Ni tú ni nadie")

Soy muy fan vuestro, Alaska y Mario.

Aprovecho para seguir animando a toda la gente

a que vaya al teatro.

La cultura es segura.

Y los teatros, muy seguros.

Eso es. ¿Verdad que sí, Tania?

Verdad. Tú también eres segura.

Yo soy muy segura.

Y tu sección es un éxito seguro.

Efectivamente.

Lo que ha sido un éxito es el plato que te ha hecho Urrechu,

que está toda la esquina de Dirección comiendo.

Y huele a patata revolcona y a chistorra que me tiene loca.

Éxito y envidia, que yo aquí estoy a dos velas.

A mí no me manda nadie comida y tú comes más que yo.

Bueno, si queréis mandarme vuestra duda,

al 648 247 373

y Tania resuelve tu duda en Tania responde.

Pues vamos a la primera.

Hola, Miguel Ángel y Tania. Enhorabuena por el programa.

Soy la "Como sapiens" Olaya y quería haceros una pregunta.

Si abro una lata de conserva y no la voy a consumir entera,

¿la puedo guardar en la nevera?

Gracias.

Olaya. Olaya, excelente pregunta.

Es verdad que cuando tenemos latas y solo quieres utilizar una parte,

pues, lógicamente, dices: "Bueno, ¿y el resto lo dejo aquí,

en la lata?".

Pues no, ¿por qué?

Porque se oxida y puede despertar sustancias

que no son interesantes para comer.

Entonces, ¿qué vamos a hacer?

Ábreme, jefe. Sí.

Gracias.

Pues lo vamos a guardar siempre.

Usamos lo que tengamos que usar

y vamos a guardar siempre el resto en un táper,

a poder ser siempre de cristal.

Y lo guardamos en la nevera bien tapadito

y tiramos la lata o la reutilizamos,

porque yo las latas las uso para presentar cosas monas,

sobre todo cuando no cortan, obviamente.

Y el liquidito, ¿también lo echamos dentro?

Sí, sí.

Échalo, échalo todo ahí. Para que lo veáis bien.

Para que lo vean bien. Venga, así.

Cómo te gusta a ti la estética.

Ya te ibas a dejar eso para que se vea ahí bonito.

Sí, es que me gusta que mi sección quede "cuqui".

Bueno, así también queda muy "cuqui".

Ah, por cierto.

Y, si es tomate, siempre hay que sacarlo de la lata

porque puede volverse muy ácido.

Ya sabéis que el tomate es ácido, así que siempre sacadlo, por favor.

Pues un consejo más, adelante.

Hola, amigos.

Soy la "Como sapiens" Camino, una fan de vuestro programa.

Me encanta, no me pierdo uno.

No he encontrado que hayáis contestado

a algo que me gustaría que me dijerais.

¿Cómo puedo hacer

para que no se escape el gas del agua con gas?

Muchas gracias por ayudarme. Chao.

"Como sapiens" Camino. Camino.

Oye, pues mi marido es muy muy fan.

Es catalán es muy fan del agua con gas.

Ya sabéis que son ahí muy de su agua con gas.

Así que le voy a decir ese truco, que yo no lo sabía.

Resulta que cuando tú abres una botella de agua con gas...

Bueno, lo normal no es mojarte como yo.

Te voy a ser muy sincero. La he movido yo antes.

¡Ah, eres mala persona!

Tenía gracia. Bueno, pues nada.

Gracias por limpiar, ya que ha sido tu travesura.

Claro que sí.

Gracias, gracias.

Es que, de verdad. Y, ahora, ¿cómo te las apañas?

Pues lo que hacemos es:

inevitablemente, cuando abrimos una botella de agua con gas,

el gas, el CO2, se empieza a escapar.

O sea, no hay nada que hacer.

Entonces, lo que sí podemos hacer es:

mirad atentamente, chicos,

cómo subo el agua de la botella de plástico

hasta arriba del todo

y la cierro.

¿Por qué?

Porque si la guardo así, aunque quede más amorfa,

la guardo así en la nevera

y se va a guardar el máximo de gas que pueda.

Cierras bien, bien, bien.

Y si lo que tenéis es un agua con gas

en botella de cristal,

el frigorífico va a ser nuestro amigo

tanto en plástico como en agua guardada en cristal.

¿Por qué?

Porque el frío lo que hace es conservar al máximo

ese gas dentro de la botella.

Vaya, pues no lo sabía.

Mira si te gusta la estética que hasta...

Lo estoy haciendo todo mal. ¿Qué me pasa?

A ver, lo dejo así.

A ver, adelante.

Mientras la ponemos fea, vamos con la siguiente pregunta.

Hola, Tania y Miguel Ángel.

Soy Juli y quisiera haceros una pregunta.

¿Se puede calentar en el microondas la comida

dentro de un táper de plástico?

Juli.

Casi te pillan, casi te pillan.

A ver, Juli.

Es verdad que hay táperes

que están hechos de un plástico especial

para calentar en el microondas,

pero cuando no sabemos exactamente si sí o si no

directamente vamos a evitar los plásticos en el microondas

y vamos a utilizar siempre un táper de cristal.

¡Clin, clin, clin!

Lo hago yo porque parece que no es de cristal, pero sí lo es.

Os lo prometo.

Le quitamos la tapa, ¿no? Sí, se la quitamos

y lo calentamos al microondas el tiempo que haga falta.

No hay un problema, pero el plástico vamos a evitarlo.

Mejor plástico no. No.

Para guardar en la nevera nos vale,

pero para calentar realmente es mejor que no,

porque puede ser nocivo.

Pues, Tania, muchas gracias. Aprendiendo contigo.

Ya que nadie me manda táperes, me los llevo yo, venga.

Te traes tu comidita.

Bueno, te la hacen y luego te la llevas.

Eso es, adiós. Gracias.

Ahora es un placer dar la bienvenida en este plató

a Celia Villalobos.

(ABBA, "Chiquitita")

¡Ay, qué bonito!

¿Te gusta "Chiquitita"? Me encanta.

Bueno, Celia, ¿dónde has estado? ¿Qué has hecho?

Ven conmigo, ven conmigo. Para allá.

¿Para allá? Sí.

Tú te lo sabes mejor que yo.

Me han dicho: "Por ahí". Adelante, adelante.

Que es que hay que hacerle caso al director.

He estado en Getaria. En Getaria.

Es, como sabes, la ciudad de origen de Juan Sebastián el Cano.

Correcto. ¿Eh?

Pedazo de ciudad.

Me encanta cuando me decís: "Como sabes".

A veces lo sé y a veces no, pero hago como que sí.

Sí lo sabes. Esta sí.

Tú sabes más de lo que sabes.

Bueno, pues estuve con Aitor Arregui.

Ajá.

En su restaurante El Cano, con una Estrella Michelín.

Es la persona que yo he conocido que más sabe de pescado.

Vaya. Allí todo el mundo es pescador.

Allí los barcos, etcétera, etcétera.

Y nos llevó a comer algo impresionante,

que fue un...

Rodaballo. ...rodaballo.

El mejor rodaballo que yo he probado en mi vida

y que vosotros probaréis en cuanto vayáis por allí.

Vamos a ver.

(Juan Pardo, "No me hables")

-Estoy en Getaria.

Aquí nació un gran hombre: el Cano, Juan Sebastián el Cano.

Hace 500 años.

Y mejor homenaje imposible que es venir a su pueblo

y comer un gran pescado marinero aquí,

en el restaurante El Cano.

(Juan Pardo, "No me hables")

Bueno, Aitor. -Bueno, Celia.

-¿Y qué es lo que me vas a preparar? -El rodaballo.

Echaremos un poco de sal y agua de Lourdes.

-Esto es agua de Lourdes.

Dos Padres Nuestros, un Ave María

y aquí estoy, pero no te digo por qué.

Amén.

¿Y esto quién se lo ha inventado, tu padre, tu abuela?

-Esa chica que vino de prueba, María José,

y aquí sigue la pobre aguantando primero al padre

y ahora al hijo.

Mi madre, cuando el padre hace

el primer rodaballo entero y con piel,

cuando vuelve esa chica dice: "Y ahora, Pedro,

¿le vas a echar vinagre, refrito y ajo?".

Como se hacía al uso. Y dice: "¿Qué habrías puesto?".

Dice que va dentro y hace un aliño nuevo.

-¿Por qué está aquí fuera la parrilla?

-Porque las parrillas desembarcan de una forma de cocinar

que es lo que hacen los marineros en el barco.

Y hay un momento dado en que los tasqueros dicen:

"¿No les pondremos esas parrillas que tienen en el barco

en la calle?". -Ajá.

-Para que cuando suban con su pescado

puedan asar como en el barco pero en la calle.

-Oye, ¿y por qué está sin limpiar?

-Porque, como hemos dicho, queremos que se trabaje con la piel.

Cuando están limpias,

las pieles tienden a pegarse.

-Ah, claro. -Se levantan y se rompen.

Me gustaría que vieses esa revolución

que fue la de poner el primer pescado entero y con piel.

-Si te acercas, ves como las pieles están supurando.

-Sí. -No será lo mismo asar

con la piel oscura que con la piel blanca.

Con lo cual, una tenderá a caramelizarse

y la otra no.

-Este no es el primer rodaballo que haces.

-No es el primero y espero que no sea el último.

Cuando me dicen: "¿Qué condimento le echas?".

Pues el más importante es qué ha comido,

dónde ha comido,

y aquí se ve, cuando está largando la proteína,

que es un animal que está bien comido.

-Y se están perdiendo todos el olor,

que es una delicia.

-Ahora que está caramelizada la piel blanca,

lo volteamos y lo empezamos a manipular.

¿Te parece?

(Los Secretos, "Pero a tu lado")

-Utilizas unas tijeras como las que tengo en el costurero.

-Pues ya está.

Se puede hacer costura y parrilla a la vez.

-Mira. -Comer un rodaballo

era algo jerárquico.

Cada músculo aportará texturas y sabores diferentes.

(Los Secretos, "Pero a tu lado")

¿Te has portado bien? -Me he portado divinamente.

Soy una abuela.

-Pues toma, la carrillera.

Lo que nos daba el abuelo al que se portaba bien.

El corte, el moflete o el cachete.

(Los Secretos, "Pero a tu lado")

-Ay, qué cosa más buena.

Dentro de nada, 18 Estrellas Michelín.

Eres un maestro y me descubro ante ti.

-La zona troncal era lo que nos tocaba a los chicos.

Era una fibra y un sabor menos graso.

Y, en este caso, el añadido será que la piel blanca

estará caramelizada.

Y ahora se da el mismo corte...

-Con la piel negra. -...con la piel oscura.

-Efectivamente, la primera era como más jugosa.

-La zona lateral es donde se concentra más grasa

que en la zona troncal.

Eso ya sería para el padre o la madre.

-¡Oh!

Miguel Ángel.

Qué envidia te tengo que estar dando.

(Los Secretos, "Pero a tu lado")

Pues sí que me has dado envidia, sí ¿eh?

Qué buena pinta tenía.

Efectivamente.

Sigue disfrutando. Gracias, Celia.

Bueno, nosotros vamos ya con el sabor inconfundible

de las cebollas.

Llevamos milenios comiéndolas.

Por ejemplo, los atletas de la antigua Grecia

las tomaban para competir en los Juegos Olímpicos.

Hoy, las amarillas y blancas son las más comunes,

pero hay muchísimos tipos.

Pablo de Miguel nos va a contar cómo hacer

una estupenda crema de cebollas amarillas.

("Me lo dijo Pérez")

-Hay muchos tipos de cebolla en el mercado,

pero ¿sabemos cómo emplearlas correctamente en la cocina?

("Me lo dijo Pérez")

Viviana. -¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-¿Cómo estás? -Muy bien, ¿y tú?

-Muy bien.

Veo que me has preparado un bodegón con muchos tipos de cebolla.

-Sí. En el mercado tenemos la francesa, que sería esta.

-Vale.

-O también un poco más plana tenemos de perla,

que es más pequeña.

Se utiliza muchísimo para glaseados. -Vale.

-Tenemos la cebolla de rama, que es muy utilizada en Latinoamérica.

Esta, aparte del tallo, se utiliza la rama también.

-Se aprovecha todo, ¿no? -Se aprovecha todo.

Luego, el puerro, que es de la familia.

Mucha gente piensa que no, pero sí.

Luego tenemos la cebolla roja o morada,

que esta es como la preferencia para ensaladas.

-Ajá. -Porque es menos fuerte.

-Y no es tan fuerte, ¿no? -Sí.

Luego tendríamos la cebolla micro o china,

que esta la utilizan pues en China.

(RÍEN)

-Luego, el cebollino,

que es más usado para decorar

y para dar como un poco de verde a los platos.

-Vale. -O sea, es muy dulce y muy...

No es como la cebolla peleona, como le llamamos.

-La cebolla peleona es la cebolla... -Sobre todo, la cebolla blanca.

-Vale, que esa es la más común. -La más común.

La blanca y la amarilla.

Luego tenemos la cebolleta y luego el calçot.

El calçot es muy típico por ejemplo en Cataluña.

-¿Qué te parece si me elaboras un plato con la cebolla amarilla,

que dijiste que era la más común? -Genial.

Podemos hacer una sopa de cebolla. -Yo cojo la mía.

-Vale, yo la mía. -Vamos a la cocina.

¿Qué ingredientes vamos a necesitar para esta sopa?

-Ponemos vino blanco, brandy, queso gruyer,

pan francés,

mantequilla, que en Francia no puede faltar

y caldo de verduras.

Pablo, lo primero, limpiar la cebolla.

Partimos así con una puntilla.

Luego lo que hacemos es un corte suavemente.

Y luego ya quitamos la primera capa. -Perfecto.

-Para cortarla vamos a utilizar el cuchillo cebollero

y luego lo que hacemos es que partimos por la mitad

y la zona de la raíz la dejamos para atrás.

Y vamos a poner mantequilla.

(Los Bibos, "Madrileña")

Lo que vamos a hacer es añadirle unas gotitas de aceite

y ahora lo que hacemos es añadir la cebolla.

-Vale.

(Los Bibos, "Madrileña")

-Lo que queremos hacer es

que se vuelva blandita, blandita, blandita

para tener nuestra sopa.

(Los Bibos, "Madrileña")

Después de la sal le vamos a añadir el vino blanco

y el brandy.

(Los Bibos, "Madrileña")

Y cuando el alcohol esté evaporado añadimos el caldo de verduras.

(Los Bibos, "Madrileña")

Le vamos a añadir hasta cubrir dos dedos más

de cubrir la cebolla.

El caldo de verdura lo hemos hecho con verduras.

Con cebolla, con puerro, con zanahoria.

-Y ahora hay que dejarlo unos 15 o 20 minutos.

-Sí.

(Los Bibos, "Madrileña")

Vale, Pablo, la sopa ya la tenemos lista.

Ahora vamos a emplatar. Vamos a emplatar de dos maneras.

Una con pan, baguette normal... -Vale.

-...y un poco de queso gruyer por encima.

Y la otra, con hojaldre.

Lo he gratinado un poco para que el queso se funda.

(Los Bibos, "Madrileña")

-Vivi, ahora, a probarlas.

(Los Bibos, "Madrileña")

Riquísimo, me lo voy a acabar.

-Muy bien, haces bien.

Qué buena pinta todo.

Ya sabéis que el gluten es una proteína

que está en cereales como en el trigo.

Es la que hace que la pasta sea elástica.

Cuando elaboramos pasta sin gluten,

tenemos que sustituirlo por un ingrediente

que nos proporcione la misma textura.

Rafa Rodrigo va a explicarnos cómo hacer una pasta sin gluten

tan elástica y rica como cualquier otra.

-Hola, soy Juan Carlos, de Robledondo, Madrid.

Y os voy a enseñar a hacer

unos raviolis de remolacha sin gluten maravillosos.

(Los Diablos, "Un rayo de sol")

-Qué maravilla es poder vivir en pleno bosque.

Pamela, Juan Carlos, muy buenas.

-Encantada. -Encantado.

¿Qué tal, Rafa?

-Oye, vosotros enseñáis aquí cocina para que otros aprendan

vuestros productos siempre saludables.

-Sí.

-Sanos, fáciles, con productos de la tierra,

con materia prima natural, para cuidarnos por dentro

y por fuera.

-Me está entrando hambre. -Venga, vamos.

-En esta mesa tan bonita vamos a preparar...

-Raviolones.

Unos raviolis grandes rellenos de queso y pera.

-¿Qué ingredientes necesitamos para nuestros raviolis?

-50 gramos de almidón de maíz y 50 gramos de trigo sarraceno.

Lo que sustituye al gluten

es lo que vamos a echar a continuación,

que son tres gramos de goma xantana y tres de psyllium,

que estos dos ingredientes totalmente naturales

son los que nos van a hacer estructura

para dar elasticidad a la pasta.

Huevo, vamos a hacer una pasta al huevo,

y 35 gramos de puré de remolacha.

-Estoy viendo por aquí harina, pero esta no es de trigo.

-No, es harina de arroz.

Y entra como ingrediente porque la vamos a utilizar

para espolvorear.

-Comenzamos. -Comenzamos.

Añadimos las harinas en el bol,

el psyllium, xantana

y ahora vamos con un huevo.

(Los Diablos, "Un rayo de sol")

Añadimos remolacha y ahora

mezclamos y amasamos hasta que esté homogéneo.

(Los Diablos, "Un rayo de sol")

-Ya tenemos la masa.

-Mira, Rafa, qué elasticidad hemos conseguido.

Vamos a enharinar ligeramente.

Rodillo a la masa. Y rodamos del medio para alante.

Ahí, que ruede. -Ahí.

-Y, ahora, sin presionar demasiado al principio.

Y, ahora, para atrás. Va muy bien.

Va muy bien. -¿Así?

-Tenemos que dejarle con un grosor aproximado

de un milímetro.

-Estirada a un milímetro, Rafa.

Mira qué maravilla.

Transparencia, elasticidad.

(Los Chichos, "Ni más ni menos")

-Ya tenemos por aquí el relleno que va a ir con pera y con queso.

¿Con pera salteada?

-Pera salteadita con un chorrito de aceite,

que es una combinación con el gorgonzola fantástica.

-¿Cómo relleno?

-Fácil, Rafa. Ahí, pega un poquito, ahí.

Y levantamos. Así, muy bien.

Necesitamos que se pegue.

Entonces, con un poquito de agua y un pincel

lo pasamos por las zonas

donde no está el relleno.

-Me está entrando un hambre ahora mismo...

-Ah.

Y ahora doblamos por encima

y marcamos.

(Los Chichos, "Ni más ni menos")

-Cogemos nuestro molde especial. -Ahí y ahí.

-Y aquí quedaría perfecto.

-Momento de cocer la pasta fresca sin gluten, Rafa.

Con dos minutos o dos minutos y medio estará estupenda.

(Los Chichos, "Ni más ni menos")

-Momento de probar ahora, Juan Carlos,

y acompañado de un pan de calabaza sin gluten hecho por ti mismo.

(Los Chichos, "Ni más ni menos")

Deliciosa.

Y nunca hubiera dicho que era sin gluten, Juan Carlos.

-Y hecho con tus manos.

(Los Chichos, "Ni más ni menos")

Estamos en temporada de alcachofas, señores.

Os voy a dar unos truquillos

para que tengan mejor aspecto cuando las cocinamos.

Sabemos que las alcachofas se ennegrecen inmediatamente.

No es algo que afecta a la calidad del producto,

pero si queremos reducir este oscurecimiento

para que tengan mejor aspecto, ¿qué podemos hacer?

Poner un bol de agua fría con una cucharada de harina

o un bol de agua fría con un ramillete de perejil.

O juntamos las dos cosas

y mejor que mejor.

Ponemos agua fría con una cucharada de harina

y cogemos un ramillete de perejil y lo introducimos.

De esta manera, cuando las vayamos pelando,

no van a coger ese color negro que no nos gusta.

También podemos disolver una cucharadita de harina

en el agua donde las vayamos a cocer.

Importante:

no utilizar el limón,

porque el limón sí que afecta muchísimo

al sabor tan delicado de la alcachofa.

¿Cómo las debemos pelar? Lo primero, cortamos por aquí.

Lo podemos hacer todo con la puntilla,

como estoy haciendo yo.

Inmediatamente después,

cortamos el tallo.

Tal que así.

Esta puntita de aquí negra no nos gusta nada,

pero sin embargo el tallo lo vamos a pelar

y también lo vamos a cocer.

Para mí, esta es de las mejores partes

de la alcachofa.

Lo podemos pelar así con la puntilla.

Ahí.

E inmediatamente que vamos pelando la alcachofa, como os he dicho,

la vamos introduciendo en nuestro bol,

que hemos preparado.

Continuamos quitándole

a la alcachofa tantas capas como queramos.

Hay veces que nos da cosa

tirar demasiado el producto.

Pero, en este caso, las primeras son

demasiado duras y ásperas y conviene quitarlas.

Yo voy a quitar esta nada más porque estamos en la tele,

pero si estuviera en mi casa quitaría todavía un poco más.

E inmediatamente después torneamos esta parte de aquí,

que nos va a quedar

pues mucho más bonito.

Y además esta parte es también un pelín dura

y no la queremos para nada.

Voy a quitar esta hoja para que nos quede mejor.

Esto, directamente, si estuviésemos pelando más,

a este agua.

Si no, directamente lo pasamos a cocer.

Aproximadamente, 15 o 25 minutos.

Pero, si queremos que vaya un poquito más rápido,

entonces cogemos la alcachofa y la partimos en dos.

Y, ya que la partimos, hay algunas personas

que le quitan estos pelillos de aquí.

Yo soy una de esas.

Cogemos la puntilla, se los quitamos

y nos quedaría

la alcachofa

ya lista para que después de ser cocida

nos la preparemos como más nos guste.

Un poquito salteadas por ejemplo y con foie quedan riquísimas.

¿Qué os ha parecido?

Te voy a dar un truco ahora, mira.

A ver.

En vez de decirme que ha estado estupendo,

"está bien, pero te voy a dar otro truco".

Ahora, para las manos. ¿Sabes por qué?

A ver.

Cuando limpiamos muchas veces las alcachofas,

se te quedan las manos un poquito negras.

-¿Un poquito nada más? Hoy no ha sido el caso.

Se usa el limón. -¡Eso es!

Te das con el zumo de limón,

te das en la mano y se te quita el negro.

¿Has visto? Te lo compro.

Lo has hecho bien y yo te he ayudado.

-Yo lo que hago es comprarlas ya preparadas,

que no sabía hacer esto.

O si no llamamos a Micky y que nos las traiga en lata,

que también están muy buenas.

Pero no tiene nada que ver. Nada que ver.

Nada que ver. Bueno, chicos.

Nosotros nos vamos, pero ya saben.

Volvemos enseguida, en el próximo programa.

Como siempre, hasta más comer, "Como sapiens".

¡Ole!

(ABBA, "Chiquitita")

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 42: Codornices, chistorra y arroz campero

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Como Sapiens - Programa 42: Codornices, chistorra y arroz campero

31 ene 2021

Hoy, Como Sapiens se desplaza hasta Guetaria, en Guipúzcoa, para cocinar con Aitor Arregi, chef con Estrella Michelin, un impresionante rodaballo a la parrilla.

ver más sobre "Como Sapiens - Programa 42: Codornices, chistorra y arroz campero" ver menos sobre "Como Sapiens - Programa 42: Codornices, chistorra y arroz campero"
Programas completos (46)
Clips

Los últimos 213 programas de Como sapiens

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios