www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5721819
Como Sapiens - Programa 32: Tomates, potaje gaditano y mejillones con estrella - ver ahora
Transcripción completa

¡Muy buenas, compañeros!

¡Bienvenida, Pepa! Ahora hablo contigo.

¡Guapo! Bueno, hola a todos en sus casas.

Espero que tengáis hambre de gastronomía,

porque esto es "Como sapiens".

(Sintonía del programa)

Bienvenidos a "Como sapiens".

Hoy tenemos tomates buenísimos.

Por cierto, para vosotros, ¿el tomate es una fruta,

una verdura o una hortaliza?

Pues el asunto no es tan fácil.

De hecho, en Estados Unidos,

la discusión llegó a los tribunales.

La Corte Suprema americana sentenció que, a efectos fiscales,

el tomate debía ser declarado hortaliza.

En cualquier caso, los tomates siempre dan alegría a nuestra mesa.

Sobre todo, si los trae nuestra amiga Paloma San Basilio.

Hola, hoy estoy en este espacio natural

único en mitad del Valle del Baztán.

Y quiero comer algo también natural, fresco.

Una ensalada.

Una ensalada de productos de la tierra.

Así que voy a ir a ver a mi amiga Nati,

que tiene un caserío precioso y que tiene un huertecito.

Me va a dar tomates, me va a dar lechugas,

cebollas seguramente

y voy a venir aquí, voy a preparar una ensalada

y me la voy a comer aquí, en "Como sapiens".

Luego entenderéis mi vuelta así con los tomates de Paloma.

Empezamos nuestro viaje gastronómico de hoy en Guipúzcoa

y lo hacemos a lo grande: cocinando con dos chefs extraordinarios.

Os hablo de David de Jorge y Martín Berasategui,

nuestro cocinero con más Estrellas Michelín.

Los dos nos van a hablar de su nuevo libro,

un recetario llamado "Cocina sin vergüenza".

Y, además, nos van a preparar con Aunitz Alberdi

unos impresionantes mejillones en escabeche.

("Tico-Tico no fubá")

-Queridos "Como sapiens". Hoy tenemos un dos por uno.

Por un lado, un cocinero que ha sido dos veces el mejor de España

y que cocina sin bobadas.

Y, por otro lado, uno que acumula hasta 12 Estrellas Michelín

y que le pone mucho garrote a todo.

Hoy hemos quedado con Martín Berasategui

y con David de Jorge,

que, según dicen, cocinan sin vergüenza.

¿Sois un poco sinvergüenzas vosotros?

-Más él que yo, ¿eh? Mucho más.

-Me lo vais a firmar, ¿no?

(DAVID) ¡Cómo no te vamos a firmar!

No solo eso, sino que haremos una receta del libro.

Sencilla, cocinamos sin chorradas.

-Y te damos sabios consejos

y quitamos esa timidez o esa vergüenza

a esa gente que piensa que no tiene mano para cocinar.

O sea, que garrote triple vamos a tener hoy.

Aunitz, David y Martín. -Bueno, pues vamos a ello.

-¡Vamos a cocinar! -Venga.

("¡Chas! Y aparezco a tu lado")

-Vamos a hacer la receta de mejillones en escabeche

que viene en el libro

de David de Jorge y Martín Berasategui

"Cocina sin vergüenza".

-Empezamos por los mejillones. -Este truco lo aprendí de Martín.

Es un truco importante, toma nota. -A ver.

-El mejillón se lava con agua, como todo.

Esto que parece una cuerdita, tienes que tirar

hacia la parte más estrecha, hacia la punta, ¿eh?

-Si tiras hacia la zona redonda, el mejillón dentro se rompe.

-Sois ya como un matrimonio vosotros dos.

Yo he escuchado que incluso le llegaste a falsificar el carné.

-Para que se presentara

en el concurso del mejor cocinero español.

Ganó por goleada y ahí empieza

todo el camino triunfal de David de Jorge.

-David, es que para ti es ya tu familia, ¿no?

-Sí, la verdad que sí.

Es un padre, un hermano, un socio, un amigo, un confidente.

Casi 30 años y aquí estamos.

-Al lío, Martín, David. ¿Qué hacemos?

-Aceite de oliva. -Siempre aceite.

-Dos cebollas rojas.

Luego, le echamos seis dientes de ajo.

Luego, una hoja de laurel, un poco de pimienta negra en grano.

Rehogando 15 minutos.

Le añadimos guindilla, 100 gramos de vino blanco...

-O chacolí en este caso.

-Y echamos a la vez los mejillones.

Y este paso es superimportante, Aunitz.

Nada más que se abra el mejillón, hay que ir pescando de uno en uno

para que tengamos la carne jugosa jugosa.

-Mira, mira, mira.

-Qué carne tienen, ¿verdad? -El mejor embajador del país.

Los mejillones en escabeche en conserva,

que se comen en todo el mundo, son una referencia.

("¡Chas! Y aparezco a tu lado")

-Y, ahora, ¿qué tenemos que hacer? -Un poco de pimentón

y añadimos 6 cucharadas soperas de tomate frito,

150 gramos de vinagre,

otros 150 gramos de aceite de oliva virgen,

y después de que hierva 3, 4 o 5 minutos

lo dejamos entibiar

y añadimos la carne de los mejillones.

Tienes que dejarlo 24 horas tapado en la nevera.

-Espero que hayáis preparado ya uno la noche anterior

y que hayan pasado las 24 horas para que pueda probar esto.

-Sin la menor duda.

-¿Tienes alguna duda de que te vas a ir sin comer?

("La culpa fue del cha cha cha")

-Ahí tienes.

Tu mejillón en escabeche. -En escabeche.

Qué fiesta, por Dios.

-¡Qué locura! -Notas música en el paladar, ¿eh?

-Y además decirle a nuestro amigo Miguel Ángel

que esta es tu casa y que aquí tienes un libro

para que puedas meterte en cualquier página

y triunfes de una manera increíble.

-Qué envidia de tío con esa cinturita,

con ese cinturón.

Unta un poco los platos.

En la albóndiga mete un poco la barra de pan.

-Tiene buen saque, tiene buen saque. -Te veo así como...

("La culpa fue del cha cha cha")

Muchas gracias, Martín.

Veré el libro y miraré todas las recetas.

Y a ti, David, que no nos conocemos.

Menos confianza, compañero.

Bueno, ahora nos vamos al Valle de Baztán, en Navarra

para descubrir cómo hace Paloma San Basilio

su ensalada favorita.

El ingrediente principal del plato

son unos espectaculares tomates rojos

cultivados en ese precioso valle.

Paloma los aliña con aceite, sal

y alguna de sus maravillosas canciones.

Vais a ver qué ensalada más rica le sale.

(Paloma San Basilio, "Perfidia")

Hola, estoy aquí, en el Valle de Baztán.

El paraíso.

Pero siempre hay cosas importantes y especiales

en cada sitio al que tú vas.

Aquí por ejemplo es la gente que me rodea.

Yo, de vez en cuando, dejo mi caserío

y me vengo a ver a Nati

a este caserío espectacular que tiene,

porque ella tiene un huertecito

donde tiene tomates, lechugas, puerros,

huevos y un montón de cosas.

Así que voy a ir a ver a Nati para ver qué me trae hoy

y a ver qué comida voy a hacer.

¡Nati!

-Hola, buenos días. -Buenos días.

-¿Qué tal? -"Egun on", muy bien.

-"Egun on". -Muy bien.

-"Egun on". -¡Madre mía!

¿Qué me traes hoy? Los tomates son una maravilla.

Tienen un color que te apetece morderlos ya.

Tal cual.

Y esa lechuga, que es mi favorita. -La roja.

-La lechuga roja, que me encanta.

Y esta, estos cogollos.

Qué rico. -Un poco de todo.

-Qué rico, Nati. -Un poco de todo.

-La verdad es que la primera vez que vine aquí

fue porque Santi Arriazu, un gran amigo nuestro,

tenía un caserío enorme allí, maravilloso, y nos invitó.

Cuando yo llegué, me enamoré.

Dije: "¿Puede haber un sitio tan bonito como este?".

-Sí, sí. -La gente que vive aquí

no sé lo que pasa que no quieren salir de aquí.

Hay como un pegamento, ¿sabes? Como que yo de aquí no me muevo.

Nati, con estos tomates me voy a hacer una ensalada.

-Me parece muy bien. -Buenísima.

-Muy bien.

-En España, no podemos vivir sin tomate, cebolla y ajo, ¿no?

-Sí, sí.

Y, luego, el tomate se hace en salsa, en conservas...

Bueno. -Me voy.

-Nada. -Con tus tomates.

(Paloma San Basilio, "Bailando")

Y ahora voy a hacer una ensalada, una ensalada que es muy básica.

Empezamos por poner la base de la lechuga.

Esta lechuga con hoja oscura que me encanta.

La patata viene de América, como tantas cosas.

Para mí América es importantísima.

Siempre digo que son mis alas. Las alas de la paloma son América.

# América tiene amores, tiene estrellas consteladas.

# América tiene hermanos

# que la buscan y la llaman.

# América tiene amores.

# América tiene amores. #

("América tiene amores")

Yo soy llorona, llorona, llorona.

Y lloro por todo.

Viendo películas en el avión,

con un anuncio, con una noticia...

Pero, fíjate por donde, con la cebolla no.

Ahora viene una cosa que es fundamental,

que es el atún.

Esa proteína única. Esta piececita, que es el huevo.

Que también es de Nati, que conste.

Lo que pasa es que lo tenía yo ya antes.

El tomate, ¿eh?, que es una fruta, por cierto,

tiene tal cantidad de propiedades y de alimento

que yo creo que podríamos vivir casi solamente de tomate.

Lo normal es meter el tomate debajo,

pero como a mí me gusta tanto el color rojo

pues he decidido hacer

como una especie de decoración

en la ensalada.

La sal es importante en la vida, ¿no?

Para mí es fundamental en una buena ensalada

un buen vinagre.

Y, ahora, el oro líquido que tenemos en España.

Este oro, que es nuestro.

Bueno, ahora solo queda probarlo.

A ver.

(Paloma San Basilio, "Se C'e")

Este tomate,

con el vinagre de Jerez, el aceite de oliva,

el saborcito que tiene del atún...

No sé cómo explicarme.

(Paloma San Basilio, "Se C'e")

Habéis entendido ahora, ¿verdad?

Me ha encantado, Paloma. Soy muy fan de tus reportajes.

Tomate, atún y huevo son un ingrediente...

Perdón, un tridente gastronómico imbatible.

Juntos, forman parte de muchos platos.

Desde las típicas empanadillas hasta los canelones.

Pues hoy vamos a descubrir con Pablo de Miguel

una combinación perfecta.

El atún rojo con tomate y huevo frito.

Un guiso clásico de la cocina de almadraba.

(Luis Aguilé, "Dile")

-El atún rojo,

una materia prima exquisita de nuestros mares,

pero ¿sabemos sacarle el máximo partido

en nuestra cocina?

Aprendemos sus cortes

y a elaborar un tradicional guiso: el atún con tomate y huevo frito.

(Luis Aguilé, "Dile")

José. -¿Qué tal?

-Cómo estás? -Bien, Pablo.

-Buenos días. -Buen día.

-Te veo examinando el atún. -Sí, el atún rojo que tenemos aquí.

-Buen atún rojo. -Buen atún.

El mejor que se puede encontrar. -¿Qué plato nos vas a hacer hoy?

-Atún con tomate y huevo frito. Plato de casa de toda la vida.

Con cariño y a nuestra manera, pero un clásico.

-Este va a ser nuestro protagonista,

pero ¿qué más ingredientes necesitamos para este plato?

-Tomate, que luego habremos frito con aceite, cebolla y zanahoria,

pero principalmente tomate. -Vale.

-Y los huevos. Ambos que sean de máxima calidad.

-Del atún, necesitamos hacer unos tacos de una manera especial.

-Lo importante cuando se hace este plato,

que es un plato tradicional, es coger la parte del atún

que sea mejor para guisar.

-¿Que es cuál?

-Nosotros usamos casualmente esta parte que está aquí,

que une el solomillo

con el resto del atún

y es un poco la más fea, por así decirlo.

-Vale. -Que tiene más nervio,

tiene más colágeno...

Si vamos al mercado y vemos una cola de atún,

también.

-En este caso, haremos atún con tomate,

pero, por ejemplo, si queremos hacer un tartar de atún,

¿qué parte del atún usaríamos?

-Cogemos una parte de la más grasa

y una parte de la más seca.

Esta parte de aquí que veis que se abre un poco...,

-Sí. -...que veis que está descarnada,

es la parte con la que en Barbate hacen la mojama.

-La mojama. -Es más seca.

-Es como el embutido. -Es como el jamón.

-Si queremos hacer por ejemplo un atún a la plancha.

-Yo cogería el solomillo, que es esta parte de aquí.

-Pues vamos a empezar a elaborar este plato.

-Vale, vamos a quitar lo primero la piel.

El atún tiene una piel gordísima

que dicen que incluso se hacía en escudos en Roma

con la piel.

Entonces, le corto por aquí y veis

que estoy separando la parte más grasa

de la que tiene menos grasa.

Se ve por el color, ¿vale? Separamos esta parte de aquí,

le quitamos el solomillo

y ahora viene esto.

-Que esa sería la parte para hacer los tacos.

-Esta es la parte para hacer los tacos,

para hacer el atún con tomate, el atún encebollado,

en escabeche... -El guiso.

-El guiso. -Y de ahí sacaríamos

los tacos para el atún con tomate. -Para el atún con tomate.

(Nat King Cole, "Piel canela")

Venga, entonces.

El siguiente paso con los taquitos, ¿qué sería?

-Enharinarlo y freírlo. En este caso, harina de maíz.

Nos vale harina de arroz también.

Cuando tú el pescado lo rebozas en harina y lo fríes,

hace una capita con esa harina

que, luego, cuando se cuece en el tomate,

hace lo que yo llamo el efecto torrija.

Es como se empapa. -Vale.

-Y te quedará también más jugoso.

-Ya tenemos los tacos de atún harinados.

¿Qué tendríamos que hacer? -Darle una fritura rápida.

-En aceite muy caliente. -Muy caliente.

Y ya, cocinarlo en el tomate. -En el propio tomate.

-En el propio tomate.

-¿Cuánto ha de estar cocinándose en el tomate?

-Eso, cinco o seis minutos nos va a valer.

-¿Cuál sería el toque final? -El huevo frito.

-El huevo frito.

(Nat King Cole, "Piel canela")

Aquí está el atún con tomate y con huevo frito.

-Eso es. -Lo voy a probar.

¿A qué me tiene que saber? A mar, ¿no?

-Precisamente, a guiso de abuela. -A guiso de abuela.

Allá va.

(Nat King Cole, "Piel canela")

-Me tapo los oídos, ¿eh?

-No hace falta, está espectacular. -Me alegro.

-Muy rico. -Me alegro.

-Me lo voy a acabar, ¿eh? Me voy a acabar el plato.

¿Puedo? -Estás en tu casa, amigo.

(Nat King Cole, "Piel canela")

¡Qué rico!

Y, ahora, por fin te puedo dar la bienvenida como se merece, Pepa.

Eres la presidenta

de la Federación de Cocineros y Reposteros de España.

Primera mujer en ostentar este cargo.

¿Es correcto? Correctísimo.

¿Eh? Y yo te he visto mucho

en tu restaurante, en El Qüenco, que me gusta mucho.

Sí, sí. Es que te quería saludar

porque me ha parecido feo antes no dedicarte un minuto,

pero primero voy a ver qué me cuenta Rodrigo

si no te importa. No me importa, perfecto.

Ahora te veo, Pepa.

Rodrigo, ¿cómo estás? ¿Qué tal, Miguel Ángel?

Pues muy bien. Qué bien.

Una camisa verde, qué bien para nuestra sección.

Es que cada vez me intento mimetizar más contigo.

Pues vamos a hablar del verde, del verde y del rosa.

Hoy tenemos la familia de los cardos.

El cardo.

Tenemos... Qué bonitos son los cardos.

Son una auténtica locura.

Aquí tengo cardo rojo de Ágreda,

cardo verde,

cardillos, tagarninas...

Es una auténtica locura.

Y esto que se ha dicho muchas veces

de "eres más feo que un cardo"

tiene que ver porque bonito, lo que se dice bonito, no es.

Bueno, ya sabes que mi debilidad por los vegetales...

¿Cómo que esto no es bonito?

Ya sabía yo... Esto es un espectáculo.

...que aquí íbamos a conflictuar. Claro que sí.

No me lo digas, lo vas a pelar. Efectivamente.

Venga. Efectivamente.

Bueno, pues mira.

Pelar un cardo es algo muy sencillo. Cogemos la parte central.

Es algo... Fíjate.

Lo que nos vamos a comer es la parte central.

¿Y cómo pelamos un cardo?

Pues una puntilla bien afilada

y hay que quitar todas estas hebras que veis aquí

de una manera muy sencilla.

Haces un pellizco con el cuchillo y tiras hacia ti.

Mira.

Tarará, tarará.

Qué bien pelas. Así, increíble.

Qué bien pelas. Soy un pelador profesional.

Y mira, una vez que le quitas todo esto

también le quitas por dentro,

lo partimos en trozos, lo metemos en agua y hielo

y ya se puede comer en ensaladas, en guisos, rebozados,

a la plancha, al horno,

licuado...

Es una planta superversátil.

Cómo aprovechas. Sí, sí, sí.

Bueno, pues te voy a hablar de que este es el cardo rojo,

este es el verde,

que es de la familia de las alcachofas,

pero eso lo dejamos para otro programa.

De las alcachofas ya hablaremos.

Este es el cardo silvestre.

Sí, todos los cardos son silvestres.

De hecho, voy a hablaros del cardo silvestre

más famoso que hay.

De hecho, es una mala hierba.

El cardillo o tagarnina que le llaman en el sur.

Ah, yo pensaba que esto estaba de decoración.

No, no. De hecho, voy a cocinar con ello.

¡No puede ser! Sí, sí.

Huy, qué mala pinta tiene así a priori esto.

¿Cómo que mala pinta? A ver, enséñame.

Apoteosis vegetal. ¿Ves este cardo maravilloso?

Sí.

Yo lo parto en trozos pequeñitos.

Te enseñaré el modo de prepararlo antes de cocinar.

Vale. Lo partimos en trozos pequeños.

Así, tal cual, ¿veis?

Con sus pinchos, sus hierbajos alrededor.

Lo partimos en trozos y lo hervimos durante un minuto

en agua con un poquito de sal.

Y tiene este aspecto.

Y hay que pelarlo.

Uf. Y es muy sencillo.

Porque si lo pelas así

se pela muy mal.

Tienes que hervirlo un minuto.

Haces así y quitas todas las fibras.

A mí me gusta mucho más así.

Bueno, es que esto es un auténtico espectáculo.

Supertruco, atención, atención.

El agua de cocerlo nos sirve porque una vez que lo tenemos así

lo metemos en el agua de cocción que veis aquí,

lo metemos dentro y conseguimos que no se oxide.

Fíjate, esto los pelé anoche, antes de preparar el programa.

Y fíjate cómo se mantienen.

Lo puedes tener en la víspera preparado

para directamente cocinar con ellos.

Revueltos, en guisos,

en sopas,

asados, de guarnición de pescado, guarnición de carnes,

en ensaladas...

Si es que esto es una apoteosis. Vivan los cardillos.

Eres un genio. No, bueno.

Eres un genio. No, es que adoro los vegetales.

Que de estos hierbajos me saques esto así

me encanta. Señores hierbajos.

Señores hierbajos. Que de estos señores hierbajos

me saques esto me encanta.

En fin, lo tengo que celebrar como siempre, Rodrigo,

con un poco de música. A bailar.

Hoy, nuestro Sabor a Música está dedicado

a un himno de los años 80.

Hoy en día sigue sonando. ¿Sí? Algo de Hombres G.

No. ¿No?

Alaska y Dinarama.

"A quién le importa". A mí.

Adelante, música.

# A quién le importa lo que yo haga,

# a quién le importa lo que yo diga.

# Yo soy así y así seguiré, nunca cambiaré. #

# (AMBOS) A quién le importa lo que yo haga.

# -A quién le importa... #

Cómo te vienes arriba. Sí, sí.

Yo pillo una alcachofa y me vuelvo loco.

Bueno, Rodrigo, muchas gracias. A ti.

Hoy voy a hacer algo muy especial.

Me voy a llevar estos carditos... Te han gustado, ¿eh?

Me han encantado.

Pero se los vamos a dar a otra profesional como tú.

Me voy a ver qué es capaz Pepa de hacer con ellos.

¡Guapa! -¡Tú sí que eres guapo!

Muchas gracias, Pepa.

Ah, no, que era a Rodrigo. Tú también, tú también.

Estoy rodeada de guapos. Aquí te traigo esto.

Porque he visto que tienes aquí muchas cositas interesantes

y digo: "A ver qué aporta este toque de color

a lo que vayas a hacer".

Pues mira, vamos a hacer un potaje con tagarninas.

Con tagarninas. ¿Qué son las tagarninas?

Pues el cardillo. Ah, eso son tagarninas.

Lo que tú has traído. ¡Eso no me lo habías dicho!

No me prestas la suficiente atención.

Vaya, vaya.

Cardillo, tagarnina en mi tierra. O sea, qué bien te ha venido.

Si no te las traigo, ¿qué haces?

Ya nos habríamos inventado algo. Ya nos habríamos inventado algo.

Aquí te voy a contar un poquito... Cuenta, cuenta.

...la receta, ¿vale? Adelante.

Es un plato de la cocina tradicional

muy humilde pero riquísimo.

Y, además, superequilibrado.

Hemos tenido los garbanzos en remojo.

Ajá. ¿Vale?

Unas ocho horas.

Y ahora los hemos puesto a cocer con un poco de verdura.

Una cebollita fresca, un poco de tomate,

que no puede faltar, y pimiento.

Y aquí ya tenemos lo primero.

Siempre, el garbanzo, una curiosidad del garbanzo.

Hay que ponerlo a cocer con el agua y con el caldo caliente.

Es una legumbre que hay que darle temperatura primero al agua,

al caldo en este caso, y ya luego lo incorporamos.

Muy bien. ¿De acuerdo?

¿Vale? Y, entonces, te voy a ir preparando todo esto.

Mira, vamos a coger un almirez. ¿Vale?

Tenemos aquí el almirez.

En todas las cocinas tradicionales

hasta que no suena el almirez no se cocina, ¿vale?

Mira, hemos hecho unos picatostes, un poco de pan frito, ¿de acuerdo?

Que tenemos aquí.

Vamos a echar así un poquito.

Tenemos aquí un ajito bien tostadito.

No quemado, pero sí tostado, ¿vale?, que lo vamos a ir incorporando.

Vamos a poner aquí pimentón de la Vera.

¡Huy! Mucho producto marca España.

Un par de cucharitas pequeñas.

Esto... Comino.

...no se huele en casa, pero ya está oliendo aquí muy bien

el majadito que vamos a hacer.

Esto es un majao, muy bien. Miguel Ángel, eso es.

Y vamos a poner un poco de sal.

Y para que no nos salte

le vamos a incorporar un poco de nuestro caldo.

¿Cuánto tiempo tienen que estar cociéndose los garbanzos?

Una hora y media. Muy bien.

Una hora y media. Ahora echamos un poco de caldo,

del caldito de verdura que se ha hecho con el garbanzo.

Perfecto. Y mira.

Lo vamos a majar, como tú bien has dicho.

Esto es lo que nos va a hacer que nos engorde nuestro guiso.

¿Vale? Nuestro puchero, el potaje. Huy.

Cómo huele eso, por favor. Mira qué rico, ¿vale?

Mira, lo vamos a incorporar ya ahí, a nuestro cocidito.

¿Vale?

Mira qué bien.

Diente de ajo, pimentón...

Ya verás qué rico.

Un poquito de pan y comino.

Y esto, ¿cuánto tiempo tiene que estar aquí?

Unos 15 minutos.

Ahora aquí, para que se vayan incorporando y vayan cogiendo

y los sabores se vayan trasladando un poco uno a otro,

vamos a emplatar este puchero.

Venga. ¿Vale?

¿Te parece bien, Miguel Ángel? Estupendo.

Mira qué bien. Ahí, mírame.

Tenemos aquí y mira cómo nos ha quedado.

¡Huy! Aquí tenemos

un huevecito, ¿vale?

Y lo vamos a poner aquí.

Mira qué bien. Vamos a ponerle

las tagarninas, que ya están cocidas, ¿vale?

Que nos las ha dado Rodrigo, nos las ha aportado.

Mira qué rico.

Bueno, aquí apuntamos un punto de innovación con este huevo poché,

que no lo había visto yo nunca.

Hombre, hay que darle un toquecito.

Aunque sea cocina tradicional, la tenemos que modernizar un poco.

Porque si no...

Mira, le vamos a poner unos trocitos de pan.

Aquí, al lado del huevo. Huy, qué rico.

¿Vale? Y ahora, mira, con un coladorcito

le vamos a aportar aquí un poco de pimentón.

Mira, un poquito aquí.

¿Quién no se ha comido un huevo frito con pimentón en España?

Pues te soy muy sincero.

¿Tú no? Yo sí que me lo he comido.

¡Ah, claro!

Aquí lo tienes. Mira qué plato más rico,

más saludable y más de toda la vida.

Pues qué rico, qué buen guiso. ¿Eh?

Me ha gustado mucho, Pepa.

No me lo puedo comer ahora mismo

porque tengo que dar paso a la siguiente historia.

Muchas gracias por venir

y espero verte en muchos más programas

haciendo recetas como esta.

Gracias a ti por recibirme aquí. Gracias, Pepa.

A ti. Bueno, pasamos a otra cosa.

La historia de la pasta viene de Italia.

Y desde muy lejos.

Los antiguos romanos ya cocinaban algo parecido a la lasaña,

Pero fue en el siglo XV cuando este alimento

empezó a expandirse por el mundo.

En el XIX, aparece la primera receta con tomate.

Por aquel entonces, la pasta ya estaba de moda en España.

Y nos sigue encantando.

Nos lo demuestra la pasta con cordero típica de Nápoles

que nos presenta Esther Arias.

("Tu vuò fa l'americano")

-De Nápoles a Madrid. El chef Ciro Cristiano se ha traído

toda la tradición de la gastronomía italiana en la maleta

y me ha prometido viajar hasta su país

con cada bocado del plato que me va a preparar.

¿Y qué hay más tradicional que el cordero

y más italiano que la pasta?

Ciro, pero esto es una maravilla.

¿Dónde me has traído?

Que no sé si estoy en Roma, en Palermo...

-Toda Italia.

-Lo que vamos a preparar, Ciro, creo que es una pasta con cordero.

-Sí, pasta con ragú de cordero.

Es muy típico italiano hacer pasta, que esta se llama paccheri...

-Paccheri, que es como un macarrón y la hacéis aquí además.

-La hacemos aquí. -Esto es una maravilla.

-La harina viene directamente de Italia.

-¿Cómo cocinamos el cordero?

-El cordero lo marcamos a la brasa

y después lo cocinamos en el horno a baja temperatura

con cosas muy mediterráneas

como el ajo, el laurel y el apio

por 16 horas.

-Durante 16 horas. -Sí.

-¡Madre mía!

-La noche. -La noche.

-Este cordero ha descansado mejor que yo.

-Ha descansado más que tú. -Sí, más que yo.

("Tu vuò fa l'americano")

-Después de cocinar, el resultado sería este, ¿no?

Tenemos aquí el cordero y esta salsita,

que, madre mía, cómo huele.

-Después de 16 horas, es muy tierno.

Y tiene un sabor intenso

de cordero y delicado al mismo tiempo.

-Y luego tenemos más ingredientes por aquí

que no hemos mencionado aún.

-Con el parmesano hacemos una salsa de parmesano,

una crema con leche y parmesano.

-Esto es un rebozuelo, ¿no? -Rebozuelo, sí.

Después la cocinamos con aceite muy rápido.

Uno o dos minutos máximo.

Es una seta muy típica de otoño. -Ajá.

A la hora de cocinar la pasta,

¿cómo elegir la pasta adecuada dependiendo de la receta?

-Depende de la salsa que tiene.

Es muy importante

cuando tiene una salsa un poco líquida

seleccionar un formato de pasta pequeño

y un poquito rugoso.

-Como si fuera una espiral por ejemplo.

-Todo, bravo.

Esta pasta se hace mucho con la carne, con el paccheri.

-Sí. -Y también con los mariscos.

(Renato Carosone, "O Sarracino")

-Ciro, aquí tenemos ya nuestra pasta cocida

mezclada con el cordero.

-Con el ragú de cordero y un poquito de setas.

-¿Tengo que echar un poco de salsa? -Sí.

-A ver.

Aquí hay muchos falsos mitos alrededor de la pasta

que dicen que engorda.

Pero los italianos la coméis a todas horas.

-No es verdad que a todas horas. La pasta no engorda.

Si la comes al dente, la pasta no engorda.

-Si la comes al dente, nada. -Sí.

Un poquito de parmesano. -A ver, ¿cómo lo echo?

-¿Cómo lo quieres? La cocina es sentimiento.

Un poquito de cilantro.

-Está quedando un homenaje al otoño,

porque es que esto tiene pinta de plato de otoño total.

-Total. -Ciro.

-Un poquito de pimienta y un buen aceite.

-Oh, el toque final.

(Renato Carosone, "O Sarracino")

Qué rico, qué buena pinta tiene. A ver si lleva un poco de todo.

Esta receta en la carta vuestra se llama "me acuerdo de ti", ¿no?

¿Cómo se dice en italiano? -"Mi ricordo di te".

-Es verdad, el cordero qué sabor tan ligero tiene,

cómo se deshace en la boca.

Y realmente esto es una pasta que podríamos incluso cenar.

-Sí, sí, claro. -Ciro.

Pues la próxima vez que vuelva a comer pasta con cordero,

¿sabes qué?, que me acordaré de ti.

-Ah, muy bien.

(Renato Carosone, "O Sarracino")

Yo también me acuerdo de ti, Esther.

Y me acuerdo de que no me traes nunca un táper

de todo lo que te comes por ahí.

Bueno, "Bésame mucho".

(Antonio Machín, "Bésame mucho")

# Bésame mucho. #

Es una de las canciones más populares de la historia.

La han cantado desde los Panchos hasta Los Beatles.

Y es la banda sonora de nuestro siguiente plato.

Un postre con nombre de beso, forma de labios

y sabor a fruta de la pasión.

Carolina Cerezuela lo ha encontrado para nosotros en Palma de Mallorca.

(Tequila, "Quiero besarte")

"Bésame mucho".

No solo es el nombre de una canción de Antonio Machín,

sino que además es el nombre del postre que vamos a elaborar

con mi amiga Ariadna en El Clandestí.

Y el postre tiene una fruta que es muy especial

porque tiene una mezcla de sabores entre dulce y amargo.

Y es la fruta de la pasión. Así que hoy hacemos "el beso".

(Tequila, "Quiero besarte")

Ariadna, muy buenas. -Bienvenida.

-Muchas gracias.

Qué ganas tenía de aprender a elaborar este postre,

porque es apetecible ya desde el nombre: el beso.

-Así es.

Aparte, es un beso tan sencillo de elaborar como rico.

-La fruta de la pasión es el maracuyá.

-Exacto, maracuyá

o como se la conoce en Latinoamérica,

en algunas zonas, como parchita.

Lo de fruta de la pasión es posterior.

Viene de cuando la fruta llegó a España,

que los misioneros pues vieron

en la flor del maracuyá, que es superbonita,

y encontraron similitudes echándole mucha imaginación

con los elementos de "La pasión de Cristo".

-¿Y los ingredientes? -Pues muy sencillo.

Tenemos la fruta de la pasión, unas hojas de gelatina,

nata, un poco de azúcar,

frambuesa, que luego haremos un gel,

y ese es el ingrediente secreto que usaremos al final del todo,

cuando emplatemos.

-Pero me lo vas a decir luego. -Por supuesto.

-Vale. Y los moldes.

Venga, vamos a ponernos manos a la masa.

¿Por dónde empezamos? -Al lío.

Lo primero de todo sería hacer el puré de maracuyá.

Tenemos que ir cortando, vaciándolas

y, ahora que tenemos toda la pulpa de la fruta de la pasión,

el siguiente paso es procesarla,

ya sea con una turmix o con un robot de cocina.

Vamos a arrancar hidratando las tres hojas de gelatina que tenemos.

Lo importante es que las hidratemos en agua muy muy muy fría.

-¿Y por qué muy fría?

-Para que se hidrate bien sin que se nos funda.

(Danza invisible, "Sabor de amor")

El siguiente paso es llevar a hervor los 100 gramos de nata

con 80 gramos de azúcar.

Una vez rompe el hervor,

ponemos la gelatina y añadimos el puré.

(Danza invisible, "Sabor de amor")

-Y ahora solamente nos quedaría rellenar la masa y los moldes.

-Así es. -Vamos a ponerle un poco de tema.

Vamos a ponerle un poco de música.

El "Bésame mucho" es canción obligatoria.

-Hombre, es bastante imperativa, sí.

# Bésame.

# (AMBAS) Bésame mucho. #

(Antonio Machín, "Bésame mucho")

-Y luego le pondremos el núcleo de frambuesa.

Ya lo tenemos listo para desmoldar.

Vamos a jugar a ser grafiteras ahora.

Hay unos espráis muy chulos de cacao

que podéis conseguir en tiendas de pastelería.

-Fruta de la pasión, frambuesa y cacao.

-¿Qué más? -¿Qué más?

¿Lo tenemos todo? Nos falta pintarlo, a ver.

(Antonio Machín, "Bésame mucho")

La verdad que nos ha quedado precioso.

Pues solamente nos queda probarlo. -Así es.

Y el ingrediente secreto que nos hemos dejado para el final.

-Cierto, que es ¿cuál?

-Le vamos a poner unos peta zetas para que nos exploten en la boca

así como un beso de amor.

Ya tenemos aquí

nuestro beso, que espero que disfrutes.

-Nuestro beso. Bueno, tiene una pinta estupenda.

Y además te voy a decir una cosa.

Por todos los besos que no nos hemos podido dar

durante la pandemia, este me lo voy a comer.

(Antonio Machín, "Bésame mucho")

¡Mmm!

Está buenísimo.

(Antonio Machín, "Bésame mucho")

La verdad, qué ganas de comer ese postre, por favor.

Bueno, os voy a dar un consejo

para quitarle la tripa a los langostinos.

Es conveniente retirarla antes de cocinarlos

porque si participáis en "Master chef"

también conviene quitarla porque si no

Jordi os va a echar la bronca.

Eso me pasó a mí en una de las pruebas

y ahí lo aprendí.

La podemos quitar de varias maneras.

La primera, simplemente,

con los dedos.

Cogemos el langostino,

se ve claramente dónde está la tripita,

que es esto negro,

y tiramos con fuerza, así.

Sin apretar

con los dedos la otra parte del langostino

y nos quedamos con ella en la mano.

También la podemos quitar

con un palo.

Como vemos,

aquí tenemos la tripa.

Cogemos un palillito,

lo introducimos hasta el fondo;

bueno, hasta el fondo, un poco donde veamos la tripa

y ahí nos ayudamos también un poco con los dedos

para poder sacarla.

Tal que así.

¿Habéis visto qué fácil?

Pues esto

debemos hacerlo en todos los langostinos.

Y, sin embargo, en las gambas o en las quisquillas,

que son mucho más pequeñas, no hace falta.

Ahí está.

Ahora vamos a ver a una compañera

que me hace mucha ilusión siempre recibir en este plató

con música.

Adelante, Virginia Troconis.

(Jennifer Lopez, "Let's get loud")

¿Has visto lo que te ponen?

Yo creo que me voy a traer la próxima vez mi "playlist"

porque tu música no me gusta. Bueno, déjate de "playlist"

y tráete una coreografía. ¡Hombre!

Porque te estamos animando para que te pongas a bailar.

Vamos a prepararla, pero sí. Trae Venezuela a "Como sapiens".

Por favor. Vamos a la pescadería.

Vamos a la pescadería,

que no sabes lo que te traigo esta semana.

¿Qué me traes?

Te traigo la receta de un rape al horno.

Pero un rape

muy especial,

porque el horno es

de estos que les da un sabor ahumado

a lo que se cocinaba antiguamente, ¿sabes?

No solamente he aprendido a preparar el rape,

sino que he aprendido a limpiarlo.

Mira qué cosa

más fea. (RÍE)

Piensa que no hay cosa más fea que un rape.

¿Tú sabes que en la antigüedad los rapes no se los comían?

Sacaban ese bicho y no se lo comían.

Decían: "Dará mala suerte". "Dará mala suerte".

Pero estaba buenísimo. Vamos a verlo.

Adelante.

(Julio Iglesias, "La mer")

-Hay muchas formas de comer el pescado.

A la plancha, frito, asado o en guisos.

Yo vengo a mostraros la receta de un suculento rape al horno.

Pero no en un horno cualquiera, un horno de brasas,

que le va a conceder al pescado un sabor espectacular.

Cómo no, aquí, en Cádiz.

(Julio Iglesias, "La mer")

Bueno, Diego, vamos a hacer un rape al horno.

-Rape al horno de brasa.

-¿Qué tiene de particular este horno?

-Es muy especial porque es como si fuera

una barbacoa, pero encerrado.

Te conserva mucho más el sabor,

te mantiene mucho más el carbón.

-¿Qué tipo de carbón utilizas?

-Carbón de encina.

Aporta más sabor a la comida,

tiene más duración de encendido...

-Porque haces el rape entero o los lomos.

-Quieras o no,

todas las piezas grandes que se hacen al horno

si las haces entera salen mucho más jugosas.

Piezas máximo de un kilo.

Que se las puedan comer entre dos personas como máximo.

-Diego, ¿nos cuentas el paso a paso de este rape al horno?

-Lo primero es preparar las guarniciones.

Pimiento rojo, pimiento verde, pimiento amarillo,

zanahoria, berenjena, calabacín,

champiñones y cebolla.

(Julio Iglesias, "La mer")

Eso va todo salteado en una sartén

que tenemos especial para la parrilla.

El aroma y el sabor que cogen las verduras al carbón

la verdad es que le da un punto espectacular.

-¿La patata? -La patata sería otra guarnición,

que es hacer unas patatas panaderas.

Siempre, mitad de aceite y mitad de agua.

-Con agua y aceite, ¿por algo en especial?

-Incorporando aceite y agua conseguimos pochar la patata,

no freír la patata.

(Karina, "Las flechas del amor")

Una vez que tengo ya preparada la guarnición de la verdura,

limpiamos el rape.

-Ya tengo los guantes puestos. -Vamos a meterle mano.

-Nunca he limpiado un rape. -Bueno.

Esto es como todo.

Cuando limpies 20 o 30... -Nada más, ¿no?

(Karina, "Las flechas del amor")

-Cuidado, no te vaya a salpicar. -Vale.

¡Ay! -Le corto la cabeza.

(Karina, "Las flechas del amor")

Una vez que lo tenemos así limpio,

con una servilleta de algodón

le vamos quitando las partes oscuras que tienen.

Por intentarlo que no quede.

-Me voy... -Rodeando.

-...rodeando.

-Ahora, por el otro lado.

-Hasta aquí, ¿no? Yo me meto en unos berenjenales...

Cortamos la cabeza.

-Tienes que dar un golpe seco. -Seco.

-Seco. -Sin llevarme el dedo.

-Hombre, procurando no herirte.

-Tengo la cabeza aquí.

-Ahora vamos a quitarle la camiseta otra vez.

-Pero esto ya lo tengo... -Ya casi listo.

-...desnudo, en pelotas. -Casi listo.

-¿Cómo me ha quedado? -Ha quedado perfecto.

Aprobado alto.

-¿Aprobado alto?

-Lo salpimentamos y lo engrasamos bien en una bandeja.

Y, en el horno, entre 12 y 14 minutos dura la cocción.

-¿Y alguna salsita para el pescado?

-Le incorporamos por encima una salsa bilbaína

que consta de ajo, cayena, vinagre de manzana,

aceite y perejil.

-¿Cómo te parezco de pinche?

-Hombre, la verdad que ojalá tuviera a todos los pinches así.

Vamos, aventajados.

-Aprendí a limpiar un rape.

-Hombre, eso no es tan sencillo.

Tú habrás visto que no es tan sencillo.

-Mmm.

Tierno, jugoso. -Jugoso.

-Vaya maravilla.

-Te recuerda a la cocina antigua, ¿no?

Las cocinas antiguas del carbón.

Vuelves tú a la cocina...

-Le aporta ese ahumado. -El ahumado que tiene.

Y vuelves a la cocina antigua. -Muchas gracias.

Yo de todas maneras me quedo aquí ayudándote

en este servicio. -Muy bien.

-Y brindamos.

Qué bien lo has hecho, ¿eh? ¿Qué te ha parecido?

De pinche nada, has hecho prácticamente todo.

Cuando quieras, te preparo un rape. ¿En serio?

Al horno. Gracias, Virginia.

Gracias a ti.

Y queda pendiente esa receta. Este rape.

Bueno, las rosquillas.

Se pueden hacer fritas o al horno o con almendra o con anís.

Bañadas en azúcar o en merengue.

Pero hay dos características

que debe tener toda rosquilla que se precie:

una textura esponjosa y un sabor dulce y exquisito.

Pedro Mardones nos va a preparar la rosquilla perfecta

con la ayuda auténtica reina.

Soy la reina de Patones, Madrid.

Y os voy a hacer una rosquilla que os vais a chupar los dedos.

(Massiel, "La, la, la")

-Bienvenidos a Patones de Arriba, bien de interés cultural

y uno de los pueblos más representativos

de la arquitectura negra de la sierra madrileña

y en el que además podemos comer como reyes.

(Massiel, "La, la, la")

Buenos días, Mari. -Hola, buenos días.

-La reina de Patones. -Bueno, sí.

-Tú no eres muy de la sierra madrileña

por ese acento.

-Yo soy de la tierra de María Santísima, de Sevilla.

-Y, siendo de Sevilla, ¿cómo acabas en Patones

si ni siquiera los franceses lo encontraron

en la invasión napoleónica?

-Yo era cantante.

-¿Cantante? -Sí.

Y mi marido era bailarín.

Esto lo encontramos como un refugio y nos encantó.

-Oye, Mari. Siendo una artista,

algo me cantarás, pero ¿qué me vas a cocinar?

-Unas rosquillitas. -¿Unas rosquillas?

-Hombre, claro. Típicas de aquí.

-Venga, vamos. -Vamos.

("Ay, que te como")

-Tengo ganas de probar esa rosquillas.

¿Qué ingredientes llevan? -Pues mira, lleva tres huevos.

Porque, ¿sabes qué pasa?

Que como los pollos ahora ponen pocos,

pues son de pollita.

¿Ves? Mira qué amarillito está porque son de pollita.

Y echamos las cinco cucharadas de azúcar.

(Mari Trini, "Yo no soy esa")

Y le echamos la ralladura de la naranja.

-Siendo cantante, ¿eres de las que canta en la cocina?

-Pues no. Se ve que el canario se ha cansado.

No lo sé.

Echamos también las siete de aceite.

Aceite que hemos frito con una cáscara de naranja

y matalauva.

Le echamos las cinco de anís

y ahora le echamos las siete de zumo de naranja.

-Tú, en tu tiempo, ¿qué cantabas?

-Yo era una folclórica.

-¿Eras folclórica? -Claro.

¿Tú cómo me ves? Pues una folclórica.

# -¿Qué tiene la zarzamora?

# -Que a todas horas llora que llora por los rincones.

(Lola Flores, "La zarzamora")

Ahora incorporamos la harina poco a poco.

Medio kilo de harina

con un sobre de impulsor.

-Siendo una pareja de artistas, por aquí habrá pasado mucho artista.

-La Pantoja estuvo aquí.

Eh... Norma Duval es muy amiga mía.

-Y Norma Duval, con esas piernas y ese tipazo,

¿come rosquillas también?

-Le gusta más el arroz con conejo.

¿Sabes? Pues la masa ya coge su cuerpo...

-¿Cuánto tiempo tiene que reposar?

-Pues como unos 20 minutos o cosa así, ¿sabes?

Ahora, este aceite, te mojas las manitas un poquito...,

-Nos mojamos las manitas. -...haces una bolita y haces así.

-Así. -Vaya una birria te está saliendo.

-(RÍE)

-¿Eso es una bolita?

-Ya las tenemos hechas. -Sí.

-Lo vamos a hacer a la lumbre.

-Claro.

-Mira qué ricas. Las más gorditas las he hecho yo.

-Hombre.

-Le damos un poco de azúcar. -Exacto.

(Lola Flores, "La zarzamora")

Salud.

-Oye. -Qué buena.

-A mí las rosquillas me gustan,

pero lo que más me ha gustado de todo es estar...

(AMBOS) # A tu vera.

# Siempre a la verita tuya.

# -Siempre a la verita tuya

# hasta que de amor me muera.

(Lola Flores, "La zarzamora")

A tu vera, Pedro, a tu vera.

El garbanzo es uno de los productos más importantes y versátiles

de nuestra gastronomía.

Lo tomamos, por ejemplo, en el cocido,

en el potaje de cuaresma

o en el monumental arroz con costra.

Hoy, Rafa Rodrigo va a enseñarnos otra receta de garbanzos

que os va a sorprender.

(Johnny Cash, "Bonanza")

-A las faldas de la Pedriza, en la sierra madrileña,

hoy cocinamos entre caballos

y en un antiguo vagón de tren.

Curry con garbanzos es nuestra receta de hoy.

Buenas, Jorge. -Hola, ¿qué tal, Rafa?

¿Cómo estás? -Por fin te encuentro.

Un placer. -Encantado.

-Oye, tenemos por aquí garbancitos muy madrileños.

Pero creo que nos vas a proponer algo diferente.

-Vamos a hacer unos garbanzos, un curry de garbanzos,

como muy bien has dicho.

-¿Qué es el curry?

-Es el nombre que le hemos dado aquí en Occidente

a unos platos preparados

cuya base es una mezcla de especias.

-¿Qué ingredientes necesitamos para nuestro curry de garbanzos?

-Pues, básico, los garbanzos.

Tenemos las verduras.

Que tenemos pimiento, apio, pimiento verde...

Esto es una mezcla de especias.

Esto es el curry que nosotros hemos elaborado

a base de comino, cúrcuma, cilantro molido...

-Y, por aquí, para elaborar nuestra masa,

tenemos... -Todo en crudo.

Cebolla, ajo, dos diente de ajo y jengibre fresco.

Un poquito de aceite de oliva, las especias que te mostré antes

y lo trituramos muy bien hasta hacer una pasta homogénea

que luego utilizaremos.

-Encendemos el fuego primero. -Ponemos un chorrito en la sartén.

Y ahora vamos a poner todas las verduras.

El pimiento rojo.

-Podamos usar el pimiento que queramos.

-La verdura que queráis. Puerro, pimiento...

Nosotros usaremos pimiento rojo, verde y apio.

Ahora lo que estamos haciendo es rehogar

lo que es la verdura que hemos echado

para que pueda adquirir ese sabor y ese olor

que luego nos va a acompañar junto con el curry.

-Curry listo. -Eso es.

Vamos a echarlo. Si quieres, échalo tú, Rafa.

(Julio Iglesias, "Caballo viejo")

Entonces, ahora lo que hacemos es mezclar muy bien

la distintas verduras con la pasta de curry.

Y ahora vamos a añadir primero el caldo.

Eso es. Vamos echando poquito a poco.

-¿Así? -Así está bien.

Muchas gracias, Rafa.

-Esto lo habéis hecho vosotros previamente.

-Eso es.

(Julio Iglesias, "Caballo viejo")

Ahora añadimos los garbanzos.

(Julio Iglesias, "Caballo viejo")

-¿Emplatamos? -Vamos a ello.

(Julio Iglesias, "Caballo viejo")

-Es un plato contundente

que tiene muchas vitaminas y proteínas.

-Eso es.

Y la legumbre, que es básica en la alimentación.

Flores de albahaca, semillas de lino y "voilà".

-Y antes de que Cobal quiera comerse el curry de garbanzos, Jorge,

voy a probarlo, a ver qué tal.

(Rocío Dúrcal, "Órale")

Esto está riquísimo.

Y con ese toque picantito pero que al final es ligero.

-Eso es. -Enhorabuena.

-Muchas gracias, Rafa.

(Rocío Dúrcal, "Órale")

Qué rico, ¿eh?

Bueno, os voy a dar un consejo para desgrasar el caldo.

En muchas ocasiones, cuando hacemos un caldo casero,

hay mucha grasa en el caldo y no suele ser de buena calidad.

Además, aporta demasiadas calorías,

con lo cual no resulta muy recomendable

dejarla.

Hay que retirarla y hay varios métodos para ello.

Si tenemos el caldo caliente y hay que utilizarlo en el momento,

por ejemplo en el caso de que estemos haciendo un cocido

lo podríamos hacer con una cuchara.

Pero si tenemos un utensilio como este

nos vamos a ahorrar mucho tiempo.

Con la cuchara tendríamos la grasa en la superficie del caldo,

pero es una tarea muy trabajosa.

Fijaos qué invento más maravilloso.

Aquí se separa la grasa del caldo

y cuando lo vertemos en el recipiente

nunca vamos a echar la grasa aquí.

Esto nos lleva

cuestión de segundos.

Y si vamos con la cuchara quitándolo poco a poco

pues tardamos un mes y medio.

Otro método que podemos utilizar si tenemos más tiempo.

Este quizá es el más recomendable, pero necesitamos tiempo.

No lo podemos hacer por ejemplo

si estamos haciendo un cocido y lo queremos comer de inmediato.

es meter el caldo en la nevera.

Aquí vemos que hemos metido el caldo en la nevera

y en la parte superior del recipiente

se forma una capita de grasa solidificada.

Pues así es facilísimo retirarla.

Cogemos una cucharita.

Cuanto más grande, mejor,

porque vamos a poder retirar más cantidad.

Y fijaos qué bien sale.

Así.

Así.

Y al ponerlo un poco más deprisa estoy quitando un poco de caldo,

pero es que me apetecía

dejárosla limpia.

Esta es la mejor manera de hacerlo.

Pero requiere un poquito más de tiempo.

Uno de mis consejos "Como sapiens".

¡Compañeros!

¿Qué os ha parecido este consejo?

No he descubierto América, lo sé.

Yo quiero ese instrumento. Me encanta, ¿eh?

¿A que no conocías tú la jarrita? No.

Y el listo de Rodrigo, ¿qué? Tampoco tengo esa jarra y la quiero.

Ah, gracias. ¿Qué quieres?

Pepa seguro que sí que la tiene, ¿verdad?

Yo sí la tengo. ¡Ah!

Soy muy de caldos. Claro que sí.

Tú eres muy de pucheros. Mucho.

De nuevo, bienvenida al programa.

Gracias por venir. Gracias a vosotros.

He estado encantada. Qué bien.

Gracias, Rodrigo.

Te has llevado el piropo de Pepa hoy.

No, un placer tenerte aquí, hermosa. Con lo que te quiero.

-Además de verdad.

Bueno, Virginia, gracias también. Me encanta tenerte con nosotros.

Y a ustedes.

Nosotros nos vamos, pero volvemos en el próximo programa.

Ya saben. Hasta más comer, "Como sapiens".

(Jennifer Lopez, "Let's get loud")

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 32: Tomates, potaje gaditano y mejillones

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Como Sapiens - Programa 32: Tomates, potaje gaditano y mejillones con estrella

22 nov 2020

Hoy, Como Sapiens cocina con dos auténticos maestros de los fogones: David de Jorge y Martín Berasategui, nuestro chef con más Estrellas Michelin. Además, contamos con Paloma San Basilio, Carolina Cerezuela, Virginia Troconis y nuestros expertos cocineros Pepa Muñoz y Rodrigo de la Calle.

ver más sobre "Como Sapiens - Programa 32: Tomates, potaje gaditano y mejillones con estrella" ver menos sobre "Como Sapiens - Programa 32: Tomates, potaje gaditano y mejillones con estrella"
Programas completos (52)
Clips

Los últimos 231 programas de Como sapiens

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios