www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5801797
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Jóvenes violentos - Ver ahora
Transcripción completa

¿A qué le tienes miedo? Yo tengo miedo a mi hijo.

¿Te ha roto puertas? Sí, a puñetazos.

-Me condenaron a 18 meses por violencia a mi madre.

-Uno aprende que ejerciendo la violencia,

se puede salir con la suya.

Son siete menores las que agreden a vuestras hijas,

pero se habla de una banda de 25.

-La cogieron del pelo, la tiraron al suelo,

le dieron patadas en la cabeza.

-¿Yo qué culpa tengo si mi hija sale a la calle y se pelea?

¿Tengo la culpa?

Yo a mi hija no la he educado para que vaya pegando por ahí.

-Para nosotras, estas niñas son delincuentes.

La violencia crece entre adolescentes,

fuera y dentro de la propia familia.

Me pide dinero porque quiere comprar marihuana.

-¿Y le diste dinero al final? -Sí, porque me da miedo que robe.

Yo no puedo echarlo de casa.

-Vas siempre con miedo.

Miedo a decirla algo porque no sabes cómo reacciona.

Ha llegado hasta a desaparecer cinco días.

-Muchas veces los padres tiene un sentimiento de culpa,

porque "algo habré hecho yo para que mi hijo esté así".

¿Con cuántos empiezan nuestros jóvenes a ver pornografía?

Empiezan a consumirla de manera habitual

a partir de los 10.

Ven muchísima violencia sexual, muchas violaciones escenificadas.

¿Qué estamos haciendo mal?

He sido demasiado permisiva. ¿No le has puesto limites?

No.

-Hemos pasado de unos modelos más autoritarios a la hora de educar

a modelos extraordinariamente permisivos.

No se trabaja para nada ni la cultura del esfuerzo...

Eso no ayuda a nada a nuestros hijos.

-Dame, dame, dame.

-Cogen una piedra, pasa un motorista y se la tiran.

-Si entramos en las redes sociales de estas niñas,

encima se valoran, de lo bien que lo han hecho.

Cuando se comprueba que son menores de 14 años,

la percepción que ellos tienen es que de aquí no pasa nada.

Jóvenes violentos, familias rotas, en Comando Actualidad.

Yo he aprendido que soy su madre, no su amiga

y que los límites los pongo yo.

(Música)

Cada año se abren 5000 expedientes adolescentes

por agredir a sus padres.

Estas cifras oficiales son solo la punta del iceberg

de un problema social que sigue oculto,

la mayoría de casos ni se denuncian ni se registran.

Buenos días, María. Buenos días.

Nos has concedido esta entrevista con una condición:

que no salga tu rostro y que no grabemos en tu casa.

¿A qué le tienes miedo? Yo tengo miedo a mi hijo.

¿Cuándo empezó a ser violento tu niño?

Desde muy jovencito, 16 años, 17.

La media de los agresores cada vez es más baja,

en este momento está en 15 años y medio.

Descríbeme situaciones que hayas vivido con él violentas.

Él quiere algo y no se sale con la suya

y ya es cuando empieza a chillar, a alterarse,

a dar golpes a las puertas.

¿Te ha roto puertas? Sí.

¿De tu casa? Sí, a puñetazos.

¿Y tu marido qué opina? No tengo marido.

¿Estás divorciada? Viuda.

Tú tienes dos hijos, ¿los dos son agresivos contigo?

No, en absoluto.

El otro es maravilloso.

¿Qué crees que está fallando en la sociedad

para que cada vez haya niños más agresivos con sus padres

y cada vez lo sean a edades más tempranas?

Puedo hablar por mi.

He sido demasiado permisiva. ¿No has puesto limites a tu hijo?

No. ¿Y como madre, cómo te sientes?

Hundida.

Primero te sientes hundida y yo soy muy blanda,

soy como una gallina,

quiero protegerle en exceso.

Y te das cuenta, y aunque te des cuenta

de que esa protección no le hace crecer a él,

sigues protegiéndolo. ¿Por qué?

Porque es mi hijo, porque soy madre

y porque das la vida por él.

La violencia filioparental, de hijos a padres,

es también una violencia sexista, normalmente va contra las madres,

contra las abuelas.

En el caso de tu hijo,

¿también degeneró en violencia machista contra la novia?

Yo he vivido escenas de...

oírle gritarle, oírle agarrarle y empujarle hacia la pared,

gritándole y amenazándole. ¿A la novia?

A la novia. ¿Cuántos años tenía la novia?

¿También menor de edad? 17.

¿Le han interpuesto alguna denuncia? Sí, los padres de la niña

le pusieron una denuncia, lógicamente,

yo soy la madre de la niña y lo hago también.

Pero bueno, luego la niña se la quitó.

¿Tú has denunciado a tu hijo? No.

¿Has tenido razones para ello? Sí.

La mayoría de padres no denuncian a sus hijos,

por lo doloroso que es,

entonces las estadísticas que tenemos,

que han ido creciendo año a año y se han disparado desde 2005,

no son representativas ni reales,

porque solo denuncian el 10 % de los casos.

¿Por qué no has denunciado? Porque soy incapaz de denunciarlo

aunque sé que, incluso, podía ser lo mejor.

¿A ti te ha llegado a robar? Sí.

Cuando te pasó, ¿te sentías sola? Sí, muy sola.

De hecho, tampoco lo quería contar a nadie.

¿Por qué no lo cuentas? Pues a la sociedad,

por decirlo de alguna manera, no lo cuentas porque...

pues eso, lo ven mal.

Estigmatizan a tu hijo, lo culpabilizan.

Exacto, lo culpabilizan.

Y a la familia... porque no quiero hacer daño,

no quiero que sufran.

¿Has pedido ayuda? Sí.

Hoy tienes consulta, ¿podemos ir contigo?

Sí, claro.

(Música)

Hola, María, ¿qué tal? -Hola, ¿qué tal?

-¿Vamos? -Sí.

Bueno, María, ¿qué tal? -Bien.

-¿Cómo ha ido la semana? Cuéntame. -Está muy alterado.

Me pide dinero porque quiere comprar marihuana.

-¿Y le diste el dinero para comprar marihuana?

Sí.

Sí, porque me da miedo...

si no le doy que robe.

-¿Y tú crees que va a cambiar de actitud

si tú le sigues dando dinero?

-No, seguirá pidiendo, como lo consigue.

-O sea, que esa parte ya la ves. -Sí.

María, perdonad que os moleste.

¿Desde cuándo vienes a esta fundación?

Llevo ya... no llega a un año, unos meses.

¿Cuánto cuesta venir a esta terapia que hacéis con las familias?

Bueno, muchas de las plazas son concertadas.

Vale, gratuitas. Son gratuitas.

Y hay otras donde las familias tienen que hacer una aportación.

-Yo he pagado mensualmente. ¿De cuánto estamos hablando?

130, 140. 140 para las familias

que se lo puedan permitir, 20 euros al mes,

y quien no se lo pueda permitir, hay unas plazas que son gratuitas.

¿Por qué desde 2005 los casos de violencia filioparental,

de hijos a padres, se han multiplicado?

¿Qué está pasando?

Tendemos a pensar que este tipo de situaciones

se dan en familias desestructuradas o con altos niveles de conflictividad

incluso de estratos sociales bajos y no.

El perfil suele ser de familias

perfectamente funcionales o normalizadas.

Hemos pasado de unos modelos más autoritarios

a la hora de educar

a modelos extraordinariamente permisivos.

Y el perfil de los chicos y chicas que acaban ejerciendo la violencia

dentro del ámbito familiar tiene que ver mucho

con estos estilos de crianza muy permisivos.

A veces confundimos:

una cosa es la comunicación, la asertividad, el apego, la empatía,

el vínculo, el querer,

el ser emocionalmente cercano a los hijos.

El reforzar todas estas cosas, que están muy bien,

con la aplicación de normas o limites.

Sí que vemos casos en que los padres y madres

se convierten en auténticos asistentes,

pero asistentes de todo:

les preparamos la comida, les lavamos la ropa,

les doblamos la ropa,

les compramos todo lo que haga falta...

Es decir, no se trabaja para nada la cultura del esfuerzo.

Eso no ayuda en nada a nuestros hijos.

-Quería comentarte una cosa, él ya no quiere venir.

Entonces, ¿qué hago? No le puedo obligar, ¿no?

-No, no le puedes obligar, pero bueno,

tenemos muchas cosas que trabajar contigo, ¿no?

¿Cómo crees que le puedes ayudar? -Como me habéis enseñado,

a poner límites,

incluso si tengo que echarlo de casa en algún momento dado,

pues echarlo.

Pero es que yo no puedo echarlo de casa,

me creo totalmente incapaz.

Sé que me lo aconsejáis como forma de ayudarle...

pero no.

(Bullicio)

-Hola, familias, ¿qué tal estáis?

-Bien. -¿Qué tal lleváis la semana?

-Bien. -Hablamos del autocontrol, ¿vale?

La parte de contención emocional por parte de los padres y madres.

Ser capaces de no desbordarlo.

Ser capaces de estar como si fuéramos un muro, ¿vale?

-Todo eso, vale...

Digamos que lo voy haciendo, lo vamos haciendo,

pero como ser humano también

hay momento o días en mi vida...

que... no...

o sea, se me escapa de tal manera que digo:

"ni paciencia ni autocontrol ni nada",

a la porra todo. (RÍEN)

Dani, Sara, estamos asistiendo a vuestra escuela de padres.

Como habéis dicho que veníamos nosotros a grabar,

han venido dos valientes.

¿Cuál es tu caso, Saray?

(VOZ DISTORSIONADA) Somos una familia normal,

completamente estándar, trabajamos los dos,

no tenemos ningún problema familiar grave

y tenemos un único hijo.

Cuando dejó el colegio y empezó el instituto,

las cosas empezaron a cambiar.

Le echamos la culpa a que cambió de amistades,

empezó con el consumo de marihuana.

A partir de ese momento yo dejé de conocer a mi hijo,

yo ya no sabía quién era.

Empezó con unos arrebatos de furia, de ira...

te ponías a hablar con él, traía malas notas,

faltaba al instituto.

¿Qué pasa en los padres?

¿Por qué de repente su niño bueno, que siempre ha obedecido,

cambia y no reconocen al adolescente?

No hay una única razón,

pero una vez que empiezas a tener situaciones de agresividad,

está visto que se empiezan a obtener una serie de beneficios.

Por ejemplo, "no hago la cama, porque yo no hago la cama",

"me tienes que dar dinero" y a la hora de pedir dinero,

lo puede exigir, "porque yo tengo derechos".

-Cuando hay situaciones de violencia,

no hay ningún otro objetivo que el respeto

y se pone un límite muy claro a la violencia.

Nos juntamos en encuentros, siempre trabajamos en paralelo,

los adolescentes con un terapeuta y las familias con otro.

Nos juntamos ambos terapeutas con la familia al completo

y expresamos, ponemos un limite claro a la violencia.

¿Qué índice de éxito tenéis? Como tanto %,

nosotros no lo tenemos estudiado, pero sí que vemos que teniendo...

como ha comentado Sara,

llevando a cabo este tipo de intervenciones

por parte de los padres, en general,

los niveles de violencia bajan y, sobre todo,

aparece una cosa muy importante,

que los padres y madres se están empoderando.

Una de las cosas que vemos

es que muchas veces los padres tienen un sentimiento de culpa,

porque "algo habré hecho yo para que mi hijo esté así".

Cuando te van comiendo el terreno,

una de las cosas que vas haciendo tú es empezar a tener dudas

sobre tu capacidad como padre.

Lo que vamos haciendo aquí es dotar de herramientas

tanto a nivel afectivo como a nivel normatico,

para empezar a recuperar el terreno que han perdido.

(Cantos de pájaros)

Una banda de chicas actúa desde hace meses

en el municipio barcelonés de Tarrasa.

Hablamos de unas 25 niñas adolescentes de entre 13 y 15 años,

que agreden a jóvenes de edades similares,

escogidos al azar, a veces sin mediar palabra.

Estas peleas se han sucedido

ante el estupor de las familias de las víctimas,

porque muchas de las agresoras son inimputables.

Hola, ¿Matilde? Hola, Sara.

¿Qué tal? Encantada. ¿Podemos pasar? Adelante.

Hola. Hola.

¿Qué tal? ¿Yolanda? Sí.

Bueno, Matilde y Yolanda.

Vosotras sois madres de dos niñas que han resultado agredidas.

Sí. Por esta banda.

Las agresoras son un grupo de menores,

de edades comprendidas entre los 13 y los 15, 16 años,

que, por diversión, porque entendemos que es por diversión,

se dedican a elegir una víctima y pegarla entre todas.

Mi hija tiene 15 años.

Y ella estaba en la calle, sentada en unas escaleras,

hablando con un amigo.

Entonces pasaron un grupo de siete chicas

y se metieron con su físico,

la insultaron, se metieron con su pelo rizado,

la llamaron cuatro ojos porque mi hija lleva gafas.

Y mi hija se defendió verbalmente.

La cogieron del pelo, la tiraron al suelo,

le dieron patadas en la cabeza,

por el cuerpo...

El amigo de mi hija la levantó del suelo,

mientras tanto, a él lo estaban amenazando

con enviar a amigos suyos agresivos contra él,

si ayudaba a mi hija.

Y durante medio kilómetro, aproximadamente,

los persiguieron por la calle amenazándolos.

Nunca se había cruzado tu hija con estas menores,

no las conocía de nada.

Yo le hacía esta pregunta: ¿De qué las conocías? ¿Quiénes son?

"No lo sé, mamá. No sé quiénes eran, no las había visto nunca".

Allí en el hospital ten encuentras en la saa de espera con ella.

Me llamó la atención porque estaban las dos iguales,

entonces, empecé a escuchar cómo explicaban,

me pareció demasiada casualidad que...

El relato coincidía. Exacto.

Que unas niñas la hayan pegado en la calle.

Nos hemos puesto en contacto con mossos d'esquadra,

no dicen que este problema ya está más o menos resuelto,

que ellos han intervenido y que hace ya muchos meses

que no se producen nuevas agresiones.

Se han producido nuevas agresiones y... bueno...

tenemos constancia de una nueva agresión

hace tres semanas

y hace una semana de otra agresión,

aparte de tener personas amenazadas.

Son siete menores las que agreden las que agreden a vuestras hijas,

pero se habla de una banda de 25.

de ahí la dificultad de relacionar unas agresiones con otras,

porque no siempre las protagonizan las mismas menores.

No siempre, pero realmente van en el mismo grupo.

Entonces, la policía lo que quiere es hierro al asunto

por decir que en ese momento aquellas no van con estas,

pero realmente sí se conocen todas.

¿Qué sabéis de estas niñas?

Más allá de que las tenéis localizadas

a través de las redes sociales, ¿conocéis a sus familias?

¿De quién se trata? ¿De dónde son?

Nosotros personalmente no conocemos a las familias,

pero sí hemos tenido contacto telefónico

con cuatro madres de ellas. ¿Y qué dicen las madres?

La madre de una, que es una de las más agresivas,

13 años además,

directamente me dijo: "ya he hablado con mi hija"

y me colgó el teléfono.

Dos madre más negaron completamente

que sus hijas hubieran pegado a nadie.

Hay familias que a lo mejor sí son más desestructuradas, pero pocas,

y otras son familias normales, de gente obrera.

¿Cómo os explicáis entonces esto? Yo no sé qué ha podido fallar.

Fallan los padres y el sistema.

Los padres en el momento que no controlan a sus hijos

dónde están y los horarios.

Porque esas niñas están a altas horas de la noche

en la calle.

-Sabemos que ha habido agresiones en centros escolares,

donde el mismo centro escolar ha intentado tapar la agresión

a una niña...

diciendo que era una pelea una a una. (ASIENTE)

Cuando era un grupo de cinco o seis,

donde solamente actuó una persona y los demás eran testigos

y se reían.

Estos menores son conscientes de que son inimputables,

que no se les exigir ninguna responsabilidad penal,

precisamente en la aplicación de la ley del menor.

El menor por debajo de 14 años es inimputable

desde el punto de vista penal,

solamente es imputable desde el punto de vista civil

y no sería él directamente,

si no que serían sus tutores legales o padres.

-Yo creo que lo que se van es poniendo más valientes

y van agrediendo cuando les apetece, cuando les apetece.

(VÍDEO) ¿Pero me vais a pegar?

-Una de las niñas más agresivas, que además es menos de 14 años,

no sabemos el motivo,

pero finalmente acaba pegándole a la chica del pantalón blanco

y chaqueta negra.

Y además se regocija ante la cámara y se ríe.

(VÍDEO) ¡Párate!

-Yo ahora mismo veo esto,

me imagino a mi hija a manos de esta y de seis más

y me indigna que no le vaya a pasar nada.

Me indigna. (VÍDEO) ¡Vete a la mierda!

Estoy grabando, le dice.

La víctima no es ninguna de vuestras hijas, claro.

(AMBAS) No.

Es otra que habéis encontrado de otra pelea,

pero sí aparece una de las agresoras que agredió a vuestras hijas.

Sí, y nuestras hijas la identifican claramente

como una de las principales agresoras.

Y a nosotras como madres se nos ponen los pelos de punta

de ver este vídeo

y de pensar como estas más seis,

es decir, un total de siete,

le pegaron a nuestras hijas. Es así de simple.

-Claro, ellas no son conscientes... -No son conscientes.

-en el momento que tu coges a esa persona,

la tiras al suelo y le empiezas a dar patadas en la cabeza

y no una chica, sino todo el grupo, porque van a la cabeza,

tú puedes matar a esa persona.

-Afortunadamente, nuestras hijas tienen contusiones y ya está,

un poco de estrés postraumático, pero podían estar muertas

o con una hemorragia cerebral en la cama de la UCI

de cualquier hospital,

entonces la denuncia no al vamos a retirar

y vamos a ir hasta el final.

-Si esto fuera castigado, no pasaría.

Si dieran el ejemplo con unos, la gente se lo pensaría,

otros no lo harían.

Estos vídeos se graban y se publican en las redes

porque hay mucha gente que los consume.

Sí. Que incluso les pueden dar un like

y que están ahí,

porque si no no los publicarían si no tuvieran un feedback,

de alguna manera. Sí.

Que es un poco también lo grave de este asunto.

Esto es un directo de Instagram de estas chicas.

Sí, fumando porros

y no sabemos si consumiendo alguna sustancia más.

Esto es lo que comentáis,

que dudáis si ha consumido alguna sustancia.

Sí.

Por cómo se tocan la nariz. Sí.

Lo que sí que vemos es que aquí tiene hachís en la mano,

se lía un porro y entre las tres se lo están fumando.

-Y eso huele. -Sí.

-Entonces la persona adulta que esté en esa casa

tiene que ser consciente de esto y lo está consintiendo.

-Se les va conectando gente, lo deben ir viendo en pantalla

y todo esto hace un poco el tema de la diversión de todos

y que tengas más seguidores y más likes.

"Dale con una silla y se la estampas en la cara".

Sí.

Y así la expulsan y no va al colegio.

(VÍDEO) ¿Qué te han dicho?

Aquí ella reconoce, dice: "¿Qué ten han dicho?",

entiendo que se refiere a los mossos o a...

Alguien, sí.

Y dice que tiene que cambiar

y que si vuelve a hacer algo, cuando tenga más de 14 años...

La llevan directamente a un centro.

Justamente en aquella época, no hace tanto,

fue cuando salió en las noticias que había muerto un chico de 39 años

a manos de adolescentes agresivos en Madrid.

En un municipio de Madrid,

porque esa persona reprende a esos jóvenes

porque están realizando una pintada y se encaran con él,

le propinan una paliza tremenda y él fallece.

Como madres y familias de las niñas que han recibido una paliza,

que son niñas inocentes, al final,

creemos que estamos en derecho de exigir a las autoridades

que hagan algo.

Para nosotras estas niñas son delincuentes.

(VÍDEO) A este. -Dame, dame, dame.

Coge una piedra, pasa un motorista y se la tiran.

Ostras.

(RÍEN EN EL VÍDEO)

Y luego el vídeo dura más

y están como en un descampado varias

y cogen y rompen el cristal de una casa.

Sale el hombre de la casa y se enzarza con ellas.

(VÍDEO) ¿Qué coño pasa? ¡Circulando!

-¿Qué haces?

(GRITOS ININTELIGIBLES)

(VOCES DISTORSIONADAS)

Están aquí vuestras hijas, que no se conocían de antes,

me contabais,

no sé si podemos hablar con ellas,

si tienen inconveniente en contarnos cómo lo vivieron

y cómo están.

Elsa, tú eres hija de Matilde y cumples ahora 16 años,

que va a ser tu cumpleaños. Estás en 4 de la ESO, nos decías.

¿Cómo te encuentras ahora?

Ahora ya no pienso tanto

y ya puedo ir sola por la calle,

aunque cuando veo un grupo de gente, tengo que comprobar que no son ellas.

¿Tienes miedo todavía? Sí, pero no voy a dejar de hacer

lo que hacía antes porque me haya pasado esto.

¿Qué es lo más difícil de esto que has vivido?

¿Qué es lo peor?

Saber que... la impotencia de no haber podido yo también...

hacerles algo, ¿sabes?

Porque solo me pegaron a mí y no me pude defender

porque eran demasiadas.

¿Estás recibiendo tratamiento psicológico?

¿Vas a una psicóloga?

¿Sí? ¿Te está ayudando ella?

Sí, voy superando las cosas poco a poco,

haciendo cosas yo sola, saliendo yo sola.

Superándolo poco a poco.

¿Cuál es el peor momento del día? Cuando sales a la calle, a lo mejor.

Cuando estoy sola.

En plan sola, cuando me voy a dormir, a veces no me puedo dormir.

¿Habéis visto alguna vez algún vídeo de una pelea?

Sí. ¿Sí?

Yo había visto bastantes vídeoS de esos en Instagram

y yo decía:

"¿cómo le pueden hacer eso a una persona?"

"¿Qué necesidad hay?"

Nunca pensé que me pasaría a mí.

(LLORA) No entiendo la necesidad que hay

de hacer algo así.

(LLORA) Porque las consecuencias después de las demás personas,

cómo nos podemos sentir nosotras.

(LLORA) Yo cuando me quedo sola en mi habitación,

o pienso en lo que pasó, lo paso muy mal.

(LLORA) Porque para ellas es diversión,

pero para las demás no.

Igual que yo, seguro que hay gente que lo ha pasado muy mal

(LLORA) y hay chicas que no pueden ir al colegio

(LLORA) por lo mal que lo han pasado.

(SUSURRA) Ya está, cariño, ya se acaba esto, ya se acaba, Elsa.

Mucha impotencia, Matilde, ¿no? Sí.

Claro. Y más cuando la ves así.

¿Tú cuantos años tienes? Yo 14.

14 ahora, eres un año más pequeña, estás en 3 de la ESO.

¿Qué recuerdas?

Vinieron a mí y me empezaron a decir

que me fuera a hablar con una de las agresoras.

La chica esta me acabó cogiendo del brazo

y me llevó hacia las espaldas de mis amigos.

Me acabó cogiéndome del pelo y me tiró al suelo.

De repente se me tiraron las siete chicas encima.

Me dieron patadas en la cabeza y por todo el cuerpo.

¿Cómo ha cambiado tu vida? Pues el salir...

Ya no salgo casi a la calle.

A la que veo un grupo de chicas, me da un ataque.

Una vez me encontré a un grupo de chicas en al autobús

y me tuve que bajar

y todo porque yo pienso aún que son amigas.

¿Tú también estás recibiendo ayuda psicológica?

Sí, estoy yendo al psicólogo.

Me da mucha rabia el que habiendo hecho lo que han hecho

y a tanta gente, porque somos muchas niñas las agredidas,

sigan en la calle riéndose y haciendo lo que quieren

y nadie las para. ¿Por qué pensáis que lo hacen?

Yo pienso que es un hobbi para ellas, que es un juego.

Que como les ha salido bien durante todo este tiempo,

pues ya se les vuelve normal, como un deporte.

¿Qué te gustaría decirles?

A tus agresoras.

Pues...

Es que no se merecen nada.

Que deberían estar encerradas

para no pisar más la calle, porque lo que hacen es daño.

Cuando entro en casa es como seguridad,

ahí no me puede pasar nada.

-Tendrían que ser los delincuentes los que tendrían que tener miedo.

Y no las víctimas.

(Música)

Hola, buenos días. Hola, ¿qué tal?

Soy Sara, de Comando Actualidad, de TVE.

Yo Noel. Encantado.

Las familias denuncian cierta inacción

por parte del Ayuntamiento de los servicios sociales.

Yo no sé qué se está haciendo desde aquí.

Yo entiendo la sensación de la familia

han agredido a sus hijas y esto ha provocado secuelas,

en ellas y en sus hijas.

Yo como regidor de servicios sociales no puedo detener a nadie.

Es un tema de mossos, porque es un tema penal,

y es un tema de la Fiscalía del Menor.

Lo que hemos hecho es ponerlo en manos

de entidades sociales que trabajan en el territorio

con infancia y adolescencia en riesgo.

Tenemos nueve entidades que trabajan con nosotros

repartidas por el territorio.

Esto ha pasado en el distrito 6, en esta zona.

Aquí tenemos una entidad y es la que ha trabajado con ellas,

pero además hemos puesto a una entidad muy conocida,

a nivel catalán,

que trabaja el tema de la violencia filioparental

y la violencia en jóvenes, también a trabajar con ello.

No sé si conocéis a las agresoras,

¿qué información tenéis sobre ellas? ¿Cuál es su entorno familiar?

Lo primero que tenemos como motivo

de que se desarrolle un joven violento,

no es el nivel socioeconómico, para nada,

sino la falta de amor en casa, la falta de atención,

la falta de limites, la falta de empatía...

Y en los perfiles con los que estamos teniendo este conflicto...

hay diferentes perfiles.

En un conflicto en el que hay alguien que agrede y alguien que no agrede,

hablar de víctima, yo lo tengo claro,

la víctima es quien está siendo agredida,

pero en esta sociedad también hay víctimas

y estas chicas están siendo víctimas de muchas carencias

y de mucha desigualdad a todos los niveles.

Hay que hacer un trabajo social,

porque como no prevengamos este fenómeno,

y no trabajemos con la infancia,

se nos pueden llenar las calles de jóvenes violentos

y eso es lo que tenemos que evitar.

Creo que es como para prestarle especial atención.

Ya no podemos decir "el joven pobre",

"el joven de barrio periférico" es el que se tira a la violencia.

No, esto es un fenómeno que puede afectar a cualquier joven,

a cualquier adolescente.

Nos contaban las madres de algunas víctimas

que han recibido mensajes de muchos vecinos

ofreciéndoles pegar a las agresoras.

Si esto no se está solucionando por la vía judicial,

por favor, decidme quién es esta niña,

dadme el nombre, dónde vive, que voy yo a darle su merecido.

A mi me parece bien que la chica sienta el rechazo

de la gente del barrio,

que sientan el rechazo de la gente que les rodean y de sus referentes

y que les digan: "esto que hacéis es horrible",

pero llegar a la violencia para tratar un problema

como es la violencia,

creo que no sería la solución.

¿Son nuestros jóvenes cada vez más violentos?

¿Esto lo habéis observado desde servicios sociales?

No sabría decirte si son cada vez más violentos,

pero sí que es cierto que gracias o por culpa de las nuevas tecnologías

tenemos una nueva fórmula para descubrirlo

y para desarrollar ese tipo de violencia,

el acoso en redes también está muy presente,

muchas de estas peleas también se gestan en redes

y creo que vamos hacia un escenario complicado

si no prevenimos esta situación.

Cada vez están más educados por las redes, por las series...

Si tú ves peleas en Instagram y le das like,

estás contribuyendo a que ese contenido se reproduzca

y a quien lo ha creado, que está guay, que eso mola

y que eso te hace popular.

Creo que va bien que queden grabados esos delitos

para poder perseguirlos,

pero a la vez que se fomenten que se graben estas cosas

y que se fomenten que sigan pasando...

es bastante perverso.

¿Somos todos responsables?

No me atrevería a culpar a toda la sociedad de este problema,

pero sí creo que tenemos que crear circuito de protección a la infancia

para evitar que salgan por ahí.

Por la violencia.

(Música)

¿Por qué no das la cara, Carmen, en esta entrevista?

Por si me conocen y saben quién es mi hija.

Yo daría la cara perfectamente, porque a mi...

bueno, me estoy calentando...

a mi me da exactamente igual,

lo que no me da igual es que a mi hija la vean por la calle

y digan: "mira, esta es..." Una de las agresoras, ¿no?

Exacto.

¿Qué sabes tú de lo que ha ocurrido? ¿Qué te cuenta tu hija?

Yo solo sé que mi hija ha ido un par de veces con el grupito este.

¿Y de qué las conoce tu hija?

La conoce porque una es la amiga de uno,

una va al mismo instituto,

entonces de ahí es donde viene todo el follón,

fueron a dar una vuelta, vieron a una.

Una de ellas se peleó.

Dice: "yo lo que hice fue intentar separarlas

para que no se pegaran más".

Entonces, dice: "al yo separarla,

la niña se pensó que yo la iba a agredir".

Ah, que fue una confusión de la víctima.

Yo también se lo he dicho a mi hija,

es normal, si a ti te están pegando

y ves que viene alguien del otro grupo,

piensas que te va a pegar.

Entonces la chica le arañó, que yo le vi los arañazos,

y la reacción de mi hija fue tirarla de los pelos.

Y en la otra, que se ve que ese mismo día hubo dos,

en la otra no participó en nada.

Suponiendo que hubiera estado involucrada tu hija, Tatiana,

igual ella no lo reconoce contigo y puede ser que te diga:

"no, yo iba a separar y luego me pelee".

Sí, por supuesto.

Yo me pongo en el lado contrario y a cualquier madre

se le iría la cabeza,

si a tu hija le meten un palizón como le han pegado,

supuestamente, a esta chavala.

Pero yo es que conozco a mi hija y es que mi hija no es de pegar.

Si hoy he estado en el instituto, como han hecho las pintadas,

pues me han llamado del instituto que tengo que ir a denunciar

lo de las pintadas. ¿Qué ha habido hoy?

Ha habido pintadas en el instituto. ¿Donde va su hija?

Donde va mi hija y donde va otra niña.

¿Y qué han...? Han puesto:

"Aquí hay maltratadoras" y han puesto el nombre.

Hablamos de supuestas,

pero ya hay vídeos donde se están viendo las agresiones, entonces...

Yo de mi hija no he visto.

Yo solo he visto un vídeo que no sale mi hija.

Amenazan a su hija... Amenazan a mi hija.

personas que están defendiendo a las víctimas,

que quieren que esto pare, que pare la violencia

y amenazan a los que consideran ellos...

y lo que suben en el Facebook... eso es bestial.

Lo estamos pasando mal.

Porque yo lo estoy pasando mal.

Otras familias lo estarán pasando mal.

Esto no es plato de gusto.

También te digo que la otra parte lo estará pasando peor,

está clarísimo. Exacto.

Ha pasado, pues yo creo que ya está, ¿no?

Lo próximo qué va a ser, ¿que enganchen las niñas una a una?

Entonces es cuando va a venir la guerra

porque los padres nos vamos a tener que meter.

¿Yo qué culpa tengo si mi hija sale a la calle y se pelea?

¿Yo tengo la culpa?

Hombre, si usted tiene la guardia y tutela de su hija,

los padres somos los responsables.

Pero yo no tengo la culpa de que mi hija se pelee,

yo soy responsable,

pero si a mi hija le pegan un empujón y ella devuelve un empujón,

¿yo tengo la culpa ahí? No, ¿no?

Yo a mi hija no la he educado para que vaya pegando por ahí

ni muchísimo menos.

Cuando pasó esto su hija tenía 12 años.

Sí. Es que es muy pequeña.

Acaba de cumplir ahora los 13.

¿Usted la vigila mucho?

¿la controla los horarios, cuándo entra, cuando sale?

¿Las amistades que tiene su hija?

Sí, sé perfectamente con quién va mi hija ahora.

¿Sí? ¿Qué va a tener con 13 años?

Va y viene del instituto, sale un ratito,

porque es normal que salga, ahora que no está castigada,

sale un rato, sale a las 5 y a las 7, 7:30 está en casa.

Hemos visto algunas menores consumiendo drogas

y colgando el consumo en Instagram,

orgullosas de hacerlo, con hachís, alcohol, fumando...

No sé si su hija usted tiene conocimiento

de que su hija consuma algo. No. Lo que me faltaba, vamos.

Para qué quiero más, directa para urgencias.

Si mi hija lo ha hecho, yo soy la primera que...

bueno, no sé lo que haría con ella,

porque no sé a ciencia cierta si mi hija ha pegado o no,

pero tampoco al voy a machacar.

¿Estaba en el grupo? Estaba,

pero mi hija no va pegando palizas por ahí.

Porque lo mismo que ha llegado la denuncia esta,

hubiera llegado otra denuncia,

mi hija no tiene ninguna denuncia más.

Más de lo que estoy haciendo, yo no puedo hacer.

Pido disculpas si tanto, tanto, tanto ha sido,

pero que también paren un poquito, que no inventen,

que mi hija 14 peleas no ha tenido.

La que haya tenido 14 peleas, que se la achaquen a ella.

Y si mi hija ha tenido una, se come una.

Y que le dejen de amenazar, que no dejan de ser menores.

Y si no que vayan a los mossos, como lo están haciendo.

¿No dicen que ellas están en Fiscalía?

Pues ya está.

Ya está.

Carmen, gracias por habernos atendido,

haber atendido el teléfono,

porque hemos llamado a otros padres, a bastantes,

y no todos han querido dar,

no la cara, pero por lo menos el testimonio.

Así que gracias. Gracias a vosotros.

Que se cuide tu hija y que podáis superar juntos

esto que os está pasando. Pues sí.

Muchas gracias. Nada, a vosotros.

Hasta luego. Hasta luego.

(Música)

Hola, ¿Trinidad? Sí, soy yo.

Hola, yo soy Sara, de Comando Actualidad, TVE.

¿Mejor entramos al despacho y lo comentamos allí?

Vale.

Pasa. ¿Cuál es?

Este, a la derecha.

Trinidad, ¿cuántas familias se han puesto en contacto contigo?

¿Los intereses de cuántas niñas agredidas defiendes?

Actualmente, dentro de juzgado estoy llevando tres casos,

dos menores, dos niñas y luego otro caso, de un varón.

Muchas de las niñas se sienten avergonzadas,

porque realmente es una humillación

lo que estos niños y niñas están sufriendo.

Estas niñas se han negado en rotundo, ya no solo a denunciar,

si no a decírselo a sus padres.

Es decir, nos encontramos con papás de Tarrasa...

Que no saben que sus hijas les han pegado.

Correcto. ¿Qué dice exactamente

el código penal?

¿por qué un menor de 14 años es prácticamente inimputable?

¿Hasta qué punto?

Todos los menores de 18 años tienen una ley especial,

que es la ley del menor, desde el año 96.

Son inimputables desde el punto de vista penal,

porque se entiende que estos niños son recuperables,

por decirlo de alguna manera,

por tanto, en el momento de cumplir la mayoría de edad,

podrían reintegrarse perfectamente en la sociedad.

Cuando se comprueba por policía que son menores de 14 años,

la percepción que ellos tienen es de que aquí no pasa nada.

Yo puedo cometer un delito

y salgo impune, no pasa nada.

Cuando sí se les aplica la ley del menor,

porque son mayores de 14 años, ahí si que cabe, a lo mejor,

la privación de libertad,

que ingresen en un centro de menores. Ahí sí.

Claro, a partir de los 14 años y hasta los 18 años,

se puede pedir un régimen de internamiento en centro cerrado,

abierto, semiabierto.

Realmente tiene que ser una cosa muy grave

o que haya muchos delitos que llegue un momento

en el que dicen: "aquí ya no hay control parental de ningún caso"

y por tanto interviene la administración.

Habría que cambiar la ley del menor. Yo entiendo que sí.

Si entramos en las redes sociales de estos niños agresores,

nos daremos cuenta de que encima se vanaglorian

de lo bien que lo han hecho.

Y nos manifiestan que lo van a volver a repetir.

Porque tienen una diligencia en el juzgado de menores

que dicen que son inimputables.

Parece que los agresores tengan como más derechos

o haya que protegerlos más

que las propias víctimas y perjudicados, ¿no?

¿Cuántos años llevas ejerciendo el Derecho y la defensa penal?

Yo estoy colegiada desde el año 96,

es decir, que este año ya he hecho los 25 años de colegiación.

No cualquier abogado experto en penal

puede defender menores, se exige una preparación específica.

Tienes que hacer una serie de cursos,

unos cursos,

en los que te van a validar que tú puedas intervenir

en la jurisdicción de menores.

A lo largo de estos 25 años, con toda la experiencia que tienes,

¿has visto algún caso similar? El tipo de lesiones,

la forma actual, esa...

esa agrupación que hay de niños de 8, 10 niños contra otros,

esto no lo hemos visto nunca.

Cuando hemos entrado, salía un cliente tuyo,

que además me cuentas que ha tenido distintos problemas con la justicia,

siendo menor de edad, y ahora que ha cumplido los 18,

y había una cosa muy interesante

y es cómo él se ha dado cuenta de la gran diferencia.

Le pueden caer 5 años de prisión.

Cuando yo le digo esto, él me dice:

"no puede ser, porque esto ya me ha pasado en menores

y a mi no me han hecho nada".

La percepción que ellos tienen es que no pasa nada,

pero que continúan. Él tiene 18 años y 6 meses.

Entendido cómo está la ley del menor,

lo que les queda a las familias ya es la responsabilidad civil.

En este caso que tenemos ya con la acusación,

Fiscalía, en concepto de daños morales,

está pidiendo mil euros,

en el escrito de acusación nuestro estamos pidiendo 3000 euros,

pero nos encontramos muchas veces con que esa responsabilidad civil

es inasumible,

incluso por los propios padres de los niños agresores.

A estos niños agresores les sale todo gratis,

abogados de oficio y todo.

¿Vale?

Y los niños agredidos, ¿en qué situación se quedan?

¿En qué situación económica también se quedan los padres?

Echamos en falta que se ayude a las familias de las víctimas,

porque parece que estamos criminalizando a las víctimas.

Parece como si las que tienen la culpa de que las hayan agredido

sean las víctimas.

Como comunidad, tenemos que buscar un bien de todos

y todos tenemos que implicarnos aquí.

Todos. Porque hoy ha sido mi hija,

pero es que mañana será la tuya y pasado la de otro.

La intervención social también es compleja,

si algún vecino pasa y quiere reprenderlas,

a las niñas están agrediendo a la víctima,

es difícil esa intervención.

Yo puedo entender ese punto de la gente,

yo he hablado con gente que dice:

"¿Cómo intervienes tú? Si luego intervengo, los separo,

me va a pegar, yo le doy"... Y luego acaba detenido él.

Entonces, claro, es complicado.

Estas son unas fotos de una de las niñas agredidas.

Desde el colegio,en el propio lavabo del centro escolar,

esta niña, como podrás ver,

acaba con una serie de lesiones muy importantes.

A estas lesiones, el colegio les dice que no pasa nada,

es una pelea entre dos compañeras y que, por tanto,

no hay ningún problema, ni tan siquiera avisan a los padres.

Y la solución a esta situación fue expulsarlas a las dos,

es decir, han expulsado tanto a la niña agresora como a la agredida

¿Qué es lo que estamos haciendo? Lo que te he comentado antes.

Estamos victimizando. A la víctima.

Al la víctima, dos veces.

A esta niña, ¿qué sentimiento le estamos dando?

Una sensación de "si me pegan, hay que callarse",

"porque encima si hablo, me expulsan".

Por eso es importante que los padres a los que sus hijas les pasa esto

acudan a comisaria y denuncien. ¿Por qué?

Porque estas niñas, de esa manera, van a estar más controladas,

se va a saber si esa niña actúa una vez,

actúa dos o actúa cinco.

Quería enseñarte un vídeo que se viralizó hace unos meses,

es protagonizado por tres menores,

que agredían a una pareja de sudamericanos

en el metro de Madrid.

(VÍDEO) Hijos de puta, ahora súbelo por todas las redes.

(VÍDEO) Hijos de puta.

Hay una de 16 años y dos de 15.

(VÍDEO) Como en la selva no tienen condones.

(VÍDEO) ¡¿Qué coño te he dicho?!

(VÍDEO) -Siéntate.

(GRITOS ININTELIGIBLES)

(VÍDEO)-Os voy a meter una hostia en los móviles

(VÍDEO) que os los voy a reventar.

(VÍDEO) ¡¿Qué?! Que me están grabando los hijos de puta.

(VÍDEO)-¿Por qué será?

(VÍDEO) Me come la polla. Tú y todo el tren.

-Hombre, una persona, que se considere persona,

cuando ve estas imágenes, obviamente,

lo primero que le viene es indignación.

¿A cuenta de qué ese ataque gratuito y esos insultos?

Decir que las niñas fueron detenidas y se les imputó un delito de odio,

pero, bueno, han quedado en libertad,

se les arresta un día, se les toma declaración...

¿Qué sensación tienen ellas?

Una sensación de impunidad, es decir,

yo todo lo que he hecho ahí, lo insultos que he hecho,

los he escupido, los he tratado,

literalmente, como si fueran una mierda,

y automáticamente entro y salgo y aquí no pasa nada.

Pues ellas tienen la sensación de que pueden hacer lo que quieran.

Pero, vamos, obviamente,

conductas como esta no se pueden tolerar

de ninguna de las maneras.

(Música)

En los casos de violencia filioparental más graves,

los padres sí denuncian a sus hijos.

Estos menores son ingresados en centros de reeducación como este.

Hola, buenos días. Hola, buenos días.

Trabajas en seguridad en este centro de reeducación.

Sí. ¿Cuántos sois?

Somos un jefe de equipo y seis compañeros de seguridad.

Aquí hay mucha seguridad, claro,

esto es un centro de ejecución de medidas judiciales,

no es un colegio. Exacto.

Sara, los chicos y chicas que están internos aquí

tienen que estar acompañados en todo momento,

desde que salen de sus habitaciones.

Sí, siempre tienen supervisión educativa

o del personal del centro. ¿Puedo quedarme con ella 10 minutos?

Sin problema. Muchas gracias.

¿Cuándo llegaste aquí? Llegué el 11 de agosto de 2019.

¿Con cuántos años? Con 16.

A ti te ingresan aquí porque tu madre te denuncia.

Y tienes una condena judicial de un tribunal de menores.

Sí. ¿Cuál fue tu condena?

Me condenaron a 18 meses aquí, interna,

y cinco meses de libertad vigilada.

¿Por qué te condenaron? ¿Qué has hecho?

Por violencia a mi madre

y por mi conducta.

¿Podemos ver un poco esta parte de la casa?

Sí. Esto sería vuestra residencia.

Sí, solo es este pasillo con habitaciones.

¿Todos los chicos que estáis aquí estáis condenados por maltrato

a vuestros padres? No, no todos.

Desde Fiscalía de menores, los datos que hemos leído

nos indican que hay más chicos que maltratan a sus padres

que chicas.

¿Aquí hay más chicos que chicas? Sí.

¿Tú estudiabas, trabajas? No, había dejado los estudios

y estaba en la calle todo el día.

A lo mejor me escapaba por la mañana

y no volvía hasta dos o tres días después.

¿Y qué hacías? Me tenía que quedar en la calle.

¿Con 16 años durmiendo en la calle? Sí.

Aunque lo tuviera yo que pasar mal, estando en la calle,

pasando frío,

era como que solo por molestar a los demás, por molestar a mi madre.

tener yo la razón, que se sintiera ella mal,

era como que yo tenía que pasarlo también mal.

¿Cómo era la Triana que entró con 16 años

y cómo es la que va a salir dentro de dos semanas?

La que entró era una rebeldía, todo era lo que ella decía.

Ahora, por ejemplo, salgo con las cosas claras,

tengo mis cosas hechas, sé lo que quiero.

Y puedo tener una convivencia en familia muy buena,

cosa que antes ni podía.

Hola, Juan, buenos días. Buenos días.

Eres el director de este centro de reeducación.

¿Cuántos chicos hay aquí? Aquí puede haber hasta 40 menores,

chicos, chicas.

este centro está especializado en la violencia que tiene que ver

con la parte afectiva, es decir,

la violencia hacia los padre, que es la mayoría,

y la violencia hacia las parejas, que es una minoría,

tenemos menos chicos con ese perfil, pero todos,

condición sine qua non para entrar, la imposición de una medida judicial.

¿Cómo reeducáis a estos menores?

Bueno, en el perfil de maltrato familiar ascendente,

de lo que se trata es conseguir que esa relación mejore,

y para que esa relación mejor, tenemos dos partes:

la parte del chico o chica, que viene mucho más desadaptado,

porque viene con una serie de variables de riesgo

que detectamos y que investigamos,

y la parte de los padres,

para que se puedan juntar y podamos ensayar ese regreso a casa,

mejorando las cosas que hemos observado que venían fallando.

De los chicos que nos llegan al centro,

que es común a otros delitos,

hay un porcentaje altísimo de chicos que en el ámbito escolar,

por ejemplo, han repetido

y siempre repiten 1 o 2 de la ESO.

Fracaso escolar, especialmente, a mi juicio,

en la llegada prematura de los chicos al instituto.

A eso le puedes añadir el consumo de tóxicos,

que se inicia en esa fecha

y que hace a los chicos más desinhibidos

y que puedan agredir más fácilmente.

La mitad de los chicos que pasan por este centro

han visto, han sido testigos,

y si han sido testigos, también han sido víctimas,

de violencia en su casa de forma recurrente.

Hay un porcentaje elevado de los chicos

que han vivido violencia, que ha sido violencia de género,

de padre a madre, generalmente,

y, evidentemente, la violencia tiene una función, es funcional,

y uno aprende que ejerciendo la violencia

se puede salir con la suya.

Andrea, eres la madre de Triana,

¿cada cuánto vienes al centro a ver a tu hija?

Cada 15 días. Una semana su padre, otra yo.

¿Estás separada? Sí.

¿15 días se hacen muy largos? Ahora sí.

Ahora sí, ¿antes no?

Al principio no. Al principio no.

¿Tan duro era? Sí.

Al principio era un alivio.

¿Tú en qué trabajas? En un supermercado.

¿Alguien de tu entorno, tus amigas, tus compañeras,

sabía lo que pasaba en tu familia? No.

Lo has mantenido oculto hasta ahora. Sí,

porque te piensas que eres mala madre.

¿Cuándo empieza el maltrato? Con 15 años.

Ahí ya empezó las salidas fuera de lugar,

alguna contestación,

algún insulto,

pero eso para ella era una rutina,

ya era costumbre.

Y ya de los insultos pasó la barrera, que es el pegar.

¿Cómo reaccionaste la primera vez que te pegó?

La primera vez que me pegó yo reaccioné defendiéndome.

Claro.

Ella me dio y yo le di.

Pero luego llega un momento en el que vas siempre con miedo.

Miedo a decirle algo porque no sabes cómo reacciona,

miedo a decirle que está castigada porque ha hecho algo mal

porque se te puede ir de casa y no volver,

como ha estado más de una vez, desaparecida.

Ha llegado a estar desaparecida hasta cinco días.

Venía a casa cuando no estabas y te robaba

para seguir yéndose.

Siempre me han dicho que fue a raíz de nuestro divorcio,

que no lo asumió. ¿Y cuándo decides denunciar?

Cuando ya es insostenible,

cuando ya tengo que bajar dos veces a un hospital

y en uno de ellos, me hace una contusión en la costilla

y tengo que pasar por un forense

y pasar por la vergüenza de que te hagan fotos,

porque tengo todo mi cuerpo marcado. ¿Ahora tienes una nueva pareja?

Sí, ya hace 12 años. Muy bien.

Y tenemos otra niña pequeña.

¿De cuántos años? De nueve.

¿Y cómo le afectaba esto de pequeña? Muy mal.

Llegó a un punto en que le afectaba mucho,

se tapaba los oídos cadavez que oía un grito.

En tres semanas dan el alta a tu hija,

ya ha pasado un año y ocho meses aquí.

Yo la he visto hace un rato y la he visto fenomenal,

¿cómo ha cambiado Triana? En todo.

Ahora tengo ganas de que llegue a casa.

Esta es la sala donde haces la terapia conjunta.

Sí. ¿Dónde te sientas tú?

Yo, aquí.

¿Y tu hija? Triana, ahí.

Triana aquí, vale.

Me voy a sentar aquí hasta que venga ella.

¿Qué has aprendido en estas terapias?

He aprendido que soy su madre, no soy su amiga.

Y que los límites los pongo yo.

-¿Qué tal, Andrea? -Hola.

-Hola, cariño.

-Bueno, ¿qué tal estáis?

¿Cómo ha ido la semana? -Bien

-Muy bien.

-Ya estamos en la recta final. (AMBAS) Sí.

-¿Cómo os tiene esto? -Con miedo, pero con ganas.

-Yo nerviosa y agobiada.

-¿Qué es lo que te agobia, Andrea?

-Que ahora ya vamos a convivir todos los días.

Durante mucho tiempo,

tu madre dice que se ha culpabilizado:

"soy mala madre"...

¿Tú también te has culpabilizado? ¿Cómo era tu sufrimiento?

Yo me he sentido culpable...

A ver, en el momento en que lo hacía no me sentía culpable, era como...

Un desahogo, ¿no? Claro, sí,

pero después de mucho, de verlo en frío,

de escuchar cómo se ha sentido mi madre,

pues sí que me he sentido muy culpable.

A ti nadie te ha enseñado a ser violenta,

tú no viste violencia en tu casa. No.

Tu padre no maltrataba a tu madre antes del divorcio,

tu madre no te pegaba. ¿La violencia de dónde salía?

De algo... Sí...

De que no me gustaba que me dijeran que no.

No acataba los limites

o que no me dejaran hacer algo que yo quería.

¿Qué planes tienes ahora?

Ahora llevo dos años estudiando cocina

y voy a hacer las prácticas.

Y también me he apuntado para mayo para hacer los exámenes

para grado medio, porque quiero estudiar Enfermería.

¿Estudiar Enfermería? Sí y sacármelo.

Sales con ganas de aprender, de trabajar...

¿Qué te parece esto? Pues muy bien.

Eso es lo que esperaba desde el principio.

Ha llegado más tarde, pero ha llegado.

Vértigo, pero ilusión también. Sí.

Muy bien. Muchísimas gracias.

(Música)

Marina, has rehecho tu vida, te vemos desayunando con tu marido,

con tu niño,

pero tú de adolescente sufriste violencia machista.

¿Cómo fueron esos años? De los 15 a los 19.

Pues bueno, fueron unos años de infierno, imagínate.

No solo me humilló, me insultó, me pegó, me quemó, me estranguló...

Y yo no salí, de ahí me sacaron, mi familia,

en el último momento,

cuando ya había jurado que el se suicidaba,

pero me mataba antes.

Yo sé las últimas tres frases que me dijo de frente,

después de meses persiguiéndome:

"Más tonta eres tú por haberte creído cada vez que he llorado",

"a ver así de gorda quién te quiere ahora"

y "aunque sea lo último que haga en mi vida, te mato".

¿Tú denunciaste?

Yo soy, posiblemente, el ejemplo a no seguir.

Yo nunca me atreví a poner una denuncia.

Yo nunca se lo conté a los nuevos amigos que hice

ni a todo mi entorno.

Y en mi familia ese nombre no se volvió a pronunciar.

Y cambié de ciudad e intenté rehacer mi vida,

pero es que al final no se puede huir de tanto dolor.

¿Te cojo en brazos? "Aupa". -Mamá, papá.

¿Cómo saliste tú de toda esa relación?

Salí obligada, salí porque ya mi vida...

Salí el día en que mi familia me estaba buscando en los descampados

por si estaba muerta. Han pasado 10 años,

tú te formas y ahora ayudas a otras jóvenes

a superar la violencia machista.

¿Qué estudiaste y cómo fue ese paso de ayudar a otros?

Yo estudié Educación Social,

yo no me especialicé en violencia de género

ni pensaba que iba a ayudar a nadie,

me especialicé porque necesitaba saber por qué yo,

por qué a mí. ¿Y por qué a ti?

Pues...

Porque...

Yo me he hecho esa pregunta muchísimas veces

y me he sentido culpable. ¡Encima!

Sí, me perseguían mil preguntas: ¿Cómo puedes ser tan tonta?

¿Cómo no te diste cuenta?

¿Cómo todo el mundo se da cuenta antes que tú?

¿Cómo le perdonas? ¿Cómo le perdonas a él?

¿Cómo te perdonas a ti misma que te viole,

te tire del coche, te deje en un descampado

y te quedes sentada toda la noche

esperando a que vuelva con un móvil en el bolso?

Entonces, intenté buscar preguntas hasta que llegué a la conclusión

de que lo único que hice malo fue enamorarme a los 15 años,

como hace casi todo el mundo.

Lo que pasa es que de una mala persona,

que eso no lo puedes calcular.

Es muy difícil sobrevivir a la violencia de género

con todas las secuelas.

¿Qué secuelas te deja? Pues pesadillas constantes,

ansiedad, miedo, siempre salir a la calle mirando a las espaldas,

el vuelco al corazón que te da cada vez que ves

un modelo de su coche hasta que ves la matrícula.

He llegado a vomitar por la calle porque alguien pasa por al lado

con su colonia.

-Aquí, aquí, aquí.

¿Cómo os conocisteis vosotros? Yo soy Policía Nacional,

soy psicólogo también y trabajo en el ámbito de violencia de género.

-Bueno, lo conocí dando clase a la Policía Nacional

para especializarse en violencia de género.

Yo doy un módulo que es "la perspectiva de la víctima".

O sea, que fue tu profesora. Sí, fue mi profesora, sí.

-Adiós, mi amor, adiós. -Adiós, mamá.

Te quiero mucho, cariño -Adiós.

Profesionalmente, Marina, ¿qué haces?

Toco varios ámbitos, el de la intervención a víctimas,

en momentos de emergencia

para que sean conscientes de su situación para la denuncia.

La recuperación integral tras el maltrato,

los talleres de prevención de violencia de género

en adolescentes

y luego la formación a profesionales, tanto del ámbito sanitario,

como a cuerpos de seguridad,

también he hecho siete ediciones del curso para la Fiscalía...

Estás preparando una presentación

sobre violencia sexual y pornografía.

Cuéntanos qué problema tenemos ahora con la pornografía

y los adolescentes.

El consumo de pornografía que se basa en la violencia,

en el machismo y en la agresividad

está disparando y construyendo nuevas violencias sexuales

a las que nos vamos que tener que enfrentar.

Tú que trastas mucho con chavales,

¿con cuántos años empiezan nuestros jóvenes

a ver pornografía? Empiezan a tener

los primeros contactos con la pornografía

a partir de los 8 años.

Empiezan a consumirla de manera habitual a partir de los 10

y, prácticamente, diariamente a partir de los 12.

Ven muchísima violencia sexual, muchísimas violaciones escenificadas

y ya me encuentro muchas chicas que no identifican violaciones

o que aceptan, desde las primeras relaciones sexuales,

con 13 o 14 años,

prácticas tremendamente vejatorias, dolorosas y traumáticas

porque piensan que es lo que ellas tienen que aceptar

en esa sexualidad que se ha construido

que es en base a su violencia.

El problema es que el sexo, la sexualidad

y la educación afectivo-sexual sigue siendo un tabú

en nuestra sociedad. Nadie les habla de ello.

No se da una educación afectivo-sexual en las aulas

más allá de cómo poner un preservativo o ETS,

en las familias sigue siendo un tabú y cuesta hablar.

Sin embargo, ellos ven eso, que es sexo.

Sin comer, te vas a dar un taller, ¿así son tus días?

Sí, así suelen ser.

¿Qué se puede hacer para contrarrestar

los efectos de la pornografía en nuestros menores?

Educación, educación y educación.

Necesitamos formación a familias,

formación a profesionales en violencia de género y sexual

y, sobre todo, una asignatura real en todo el sistema educativo

que trabaje la igualdad, el bullying, la violencia de género,

la violencia sexual...

Que trabaje todas las violencias

a las que el machismo y la desigualdad nos abocan.

Hola, buenas tardes, ¿qué tal? (TODOS SALUDAN)

Cuando hablamos de igualdad para erradicar

la violencia de género, hay que llegar a la igualdad.

¿Cómo vamos nunca a llegar a la igualdad real

mientras sigamos educando a chicos y chicas

de manera tan diferente?

Mientras a nosotras nos enseñan a...

imagínate, a perdonar, a cuidar...

Que da igual, que el aborto da igual que pueda ser un vampiro

que va a lucha contra sus instintos para no matarnos.

A vosotros con violencia, desde los primeros videojuegos.

Violencia, competitividad y porno.

Y qué si amarte me cuesta la vida y qué si quererte es un acto suicida

y qué si tus besos se llenan de espinas.

O Natalia Jiménez, "por ser tu mujer seria capaz de morir en tu cama".

¿Cuántas canciones hay en las que mueres por amor?

¿Sabéis la diferencia entre morir por amor

o que te maten por amor? Ninguna, estás muerta.

Es que nos enseñan a querer mal. ¿Por qué?

Frase típica de abuela:

quien bien te quiere, te hará llorar.

Quien bien te quiere, te hace reír todos los puñeteros días de tu vida.

No podemos seguir ligando el amor al sufrimiento.

¿Vosotros veis machismo hoy en día

en las relaciones de chicos y chicas?

-Algunas veces. ¿En qué ves tú?

"No te pongas esto", "no hables con este".

Me ha llamado mucho la atención que, hablando con especialistas,

me decían que los chavales llegan al porno con 10, 12 años,

¿eso es así? -Sí.

Sedme sinceros, ¿sí o no? Porque tú vas al colegio,

te dicen "mira esto, está bien", empiezas a verlo...

-Se empieza a compartir. -Claro.

Te mandan una cosa, tú lo abres, luego empiezas a ver más cosas,

empiezas buscando en internet y acabas viendo todos los días eso.

¿Y eso está generalizado? Sí.

-Para todos es como si estuvieras viendo un vídeo de YouTube,

es igual.

¿Alguna vez os ha llegado un mensaje

con contenido sexual de una compañera?

(VARIOS) Sí.

-Una compañera de una amiga mía: "Mira, tío, que...

que me ha pasado esta foto, que era para su novio,

su novio la ha reenviado".

Las chicas están muy calladas,

¿alguna vez os han pedido fotos comprometidas?

-Personas que no conozco. ¿A través de las redes sociales?

Sí, sí, de Instagram.

Ha contactado contigo alguien que no conoces y te pide, ¿el qué?

¿Una cita o fotos? No, me dice:

"¿mandas nudes?" Y yo le digo que no.

A veces me han llegado fotos de ellos y los he tenido que bloquear.

¿Fotos de hombres desnudos o de chicos?

Sí.

-Eso, por desgracia, está igual de generalizado

que la pornografía.

Al final lo peor es que hemos normalizado esto

como el precio que las chicas tienen que pagar por tener Instagram.

-Y no se lo puedes contar a tus padres,

en mi caso a mis abuelos,

porque yo lo cuento y me quitan el móvil.

-Y la violencia sexual y el acoso en redes

está totalmente generalizado.

Es que no hay chica que no lo haya sufrido.

Es muy importante que si os quedáis con algo, sea con esta frase:

"El amor nunca más tiene que valer pena

y solo tiene que valer la alegría".

y si no, es que no es amor.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Jóvenes violentos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Comando Actualidad - Jóvenes violentos

25 feb 2021

En este programa se analiza un problema que va en aumento. Cada año se abren en España 5.000 expedientes a menores por agredir a sus padres, según datos del INE. Con más de 1.300 casos, los abusos sexuales cometidos por menores se disparan en 2019, según la estadística de la Fiscalía General del Estado. Y cerca del 40% de los menores que delinquen han sufrido malos tratos en el seno familiar. La violencia entre jóvenes aumenta, dentro y fuera de la propia familia. Los expertos alertan: cualquier menor está en riesgo de convertirse en agresor o víctima; las redes sociales ofrecen un escenario más complicado; y hay que trabajar más con la infancia.

ver más sobre "Comando Actualidad - Jóvenes violentos" ver menos sobre "Comando Actualidad - Jóvenes violentos"
Programas completos (543)
Clips

Los últimos 3.122 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios