www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5536520
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Vivir en el polvorín - ver ahora
Transcripción completa

Son todas estas casas las afectadas, ¿no?

Ha petado, chaval, pero ha petado bien.

¡Madre mía! -¡Dios!

¿Nos vamos? Yo me voy", nos quemaba, nos quemaba la claridad

del fuego que había, que nos quemaba.

¿Aquello de allí es humo? Sí.

Pero, ¿saben de qué? ¿De qué son los escombros?

Sí, hombre, amianto.

Todo el amianto que estaba en el vertedero estaba encapsulado,

es verdad que hay cápsulas que se han roto.

-Se queman 250 toneladas diarias de biomasa forestal.

-Eso es hollín, ceniza volante.

Los vecinos siguen esperando respuesta.

Lo que tenemos ahí realmente no sabemos lo que es.

Es una pena que nos hayan engañado.

-Cada cual dice una cosa, dicen lo que quieren,

no, el aire está bien, el aire no está bien,

aquí todo Dios, el agua la bebemos embotellada,

del grifo la gente no se fía.

¿Por qué hay más riesgo de Parkinson en estas zonas?

Porque esto correlaciona muy bien con unas actividades industriales.

No le echo la culpa a la fábrica, que dan trabajo,

lo único que pido es que pongan más seguridad.

¿Estamos protegidos?

El tema de que un reactor químico y más, en una planta nueva, explote,

no está contemplado en la vida.

-Este es el cuarto o quinto accidente grave en menos de un año.

Estamos viviendo a escasos kilómetros del complejo petroquímico

más grande del sur de Europa, detectamos unos 80 compuestos

y unos 20 hidrocarburos que se estaban emitiendo y en 24 horas.

A corto plazo estas partículas agravan la enfermedad pulmonar,

pueden producir ataque de asma y bronquitis, muerte prematura

y cáncer de pulmón.

¿Qué os han dicho los expertos con eso?

No comáis nada de lo de la huerta.

Yo estoy pensando en marcharme.

Vivir en el polvorín en "Comando actualidad".

Por las noches esto brama, las llamas de la noche,

claro, esto es un sinvivir.

(Música)

Aquí tenemos las indicaciones, Zaldibar para allá,

Ermua también, pero nosotros vamos a adentrarnos

justo en la zona donde hace tan solo 20 días,

se toparon con 500 toneladas del vertedero de Zaldibar,

ahí lo tenemos, justo enfrente, vamos a entender antes de entrar

en el pueblo, dónde está ubicado y cómo está la situación

20 días después.

Las 500 toneladas cayeron sobre esta autopista, la AP-8.

Lo importante es hacer un muro de carga y de contención

por si hay posibles desprendimientos.

(Música)

Aquí todo Dios, el agua la bebemos embotellada,

del grifo la gente no se fía.

A vosotros, ¿qué os preocupa? Porque han pasado más de 20 días.

Nos preocupa la desinformación,

porque no nos enteramos de nada, cada cual dice una cosa,

dicen lo que quieren, no, el aire está bien,

el aire no está bien, el aire está bien.

El problema es que desde un primer momento que se empezó a abrir

aquello, se empezó a construir aquello, hubo mucho secretismo,

según decía, que si iba a ser una planta de reciclaje,

de aceites industriales de vehículos,

pero lo que es informarnos de lo que se estaba haciendo,

nadie lo ha sabido, pues eso, los que han ido a dar una vuelta

cuando han visto un montón de carteles de seguridad,

no se puede entrar, te vienen, te amenazan, te echan y tal,

es cuando la gente ha dicho: "Qué raro que haya tanto secretismo

y tanta seguridad para una escombrera".

Eso es lo que le ha extrañado a la gente y a raíz de aquello,

se ha venido abajo y ha saltado la mierda.

Tienen un cartel muy bonito que pone que es..., ¿cómo es?

O sea, como que no es dañino lo que se echa allí.

Que no es peligroso ni tóxico.

Que no hay materiales peligrosos.

Pues vale, entonces, si no hay materiales peligrosos,

¿de qué viene todo esto?

¿Cuánto tardará el pueblo de Ermua, el de Zaldibar y el de Eibar?

Que son 46.000 personas, casi 50.000 habitantes

los que os veis afectados por este vertedero,

¿cuándo volveréis a recuperar esa confianza?

Pasará mucho tiempo.

¿Esta silla es de alguien? No, tuya.

¿Me puedo sentar con ustedes? ¿Todas vivís cerca del vertedero?

Aquí, todas. Todas sois del barrio.

Sí.

Ahora sí pueden salir a la calle, ya pueden salir las embarazadas,

ya pueden abrir las ventanas. Algunas veces,

otras veces dicen que no. Depende del día.

Según lo que salga. Ahí hay toneladas.

Pero, ¿saben de qué? ¿De qué son los escombros?

Sí, hombre, amianto

y de más cosas, ¿eh?

Solamente de amianto, no, de más cosas.

Claro, que eso es lo que es peligroso, porque los escombros

de obras que llevan amianto es un peligro

y llevan un tratamiento y a saber cómo está.

Ahí subían los camiones tapados del todo,

con lonas. Que no se veía lo que tenían.

Y subían, bueno, subían al día, igual cuarenta.

Me voy a acompañarla. Sí, puedes venir.

¿Aquello de allí, Aurelia, eso es humo?

Sí, sí, sí.

Pues mira cómo se ve, de dónde sale el humo es donde está el boquete,

que hay coches que están enterrados.

¿Y a usted no le da miedo vivir tan cerca de este vertedero?

Pues claro y, ¿a dónde voy?

Si mi hijo vive ahí y mi hija abajo, ¿a dónde voy yo?

Y todas las mañanas le da por mirar a ver cómo va la cosa.

Lo primero que hago.

(Música)

Hoy los padres que han traído los niños al colegio

vienen vestidos de una manera muy particular,

imagino que es una forma reivindicativa de protestar

por la situación que estáis viviendo aquí.

Una manera de que no se olvide, de que nos den una solución,

de que quiten eso de ahí, ¿vamos a tener que venir así

hasta que nos quiten el vertedero?

O sea, de primeras no se ha sabido qué es lo que estaba pasando,

qué medidas tomar con ellos, o sea, que la gente se acuerde,

que no se olvide.

Vosotros traéis a los niños tranquilos.

Sí, a ver, los traemos porque dicen que no pasa nada,

pero luego, lo que tenemos ahí realmente no sabemos lo que es.

Al final, quieres hacer la vida normal,

a ellos no les puedes meter tampoco en una...,

tienes que dejarlos en la rutina que tienen ellos diariamente.

Es una pena que nos hayan engañado.

¿Os sentís engañados? Sí, desde el principio

nos han engañado y ahora, igual nos dicen verdades,

pero el problema es que no nos las creemos, la verdad.

¿Qué futuro les vamos a dar a nuestros hijos?

¿Qué futuro? ¿Que tengan luego enfermedades?

Pero, ¿qué futuro? Es que no lo sabes.

(Aplausos)

(Música)

A las siete de la tarde tenéis una convocatoria de la gente

que tiene huertos, imagino que la situación es preocupante

para todos los que vivís cerca del vertedero.

¿Vuestras verduras las estáis consumiendo?

¿Sí? ¿Sin problema? Sí, nadie nos ha dicho nada

y eso también antes sabíamos lo que había ahí

y ahí hemos estado yendo muchísima gente,

llevando material y ahora parece que no pasa nada.

¿Usted es transportista? Sí.

¿Y llevaba usted material al vertedero?

Sí. ¿Qué tipo de vertidos?

Son limpios los que hemos llevado nosotros, en nuestro caso,

el resto no sé qué llevaban,

nosotros llevábamos hormigón y asfalto.

Material de construcción, ¿alguno con amianto?

No, no, no.

Entonces, ¿ahora cuál es el problema?

Pues no lo sé. Sí sabemos que es cierto

que hay dos personas bajo los escombros.

Sí, a uno además lo conocía.

¿Lo conocía usted? Sí.

¿Cuál sería la solución? Para que todos ustedes

que tengan casas y todos los que están reunidos

con vuestros caseríos, para toda esa población,

casi 50.000 habitantes entre Ermua y Zaldibar,

¿cuál sería la solución? ¿Eliminar el vertedero?

Eso, eliminarlo es imposible.

¿Es imposible? Sí,

porque todo lo que se ha metido ahí, no lo vas a quitar ahora.

¿Y dónde irían? Ahí mismo.

Ahora el tema es que están los cuerpos ahí,

pero si no estuvieran los cuerpos, eso harían un dique de contención

y tapar y seguir ahí. -Yo creo que la mayoría quedará ahí.

¿Esto era una bomba de relojería? No.

O sea, el derrumbe...

Ahora sabemos todos porqué ha pasado.

Y, ¿por qué ha pasado?

Eso ya los técnicos tendrán que decir.

Me ha dicho que lo sabe y yo no lo sé.

Si no, no sería yo transportista, sería técnico.

(Música)

En España hay 211 vertederos,

41 industriales como el de aquí, el de Zaldibar

y nueve peligrosos, el resto son vertederos urbanos.

España tiene un suspenso en la gestión de residuos,

o sea, tiene varias llamadas de atención desde Europa

precisamente por incumplimientos con los temas

del control de los vertederos,

tanto los viejos, que debían estar clausurados,

como en controlados y antes podían tener una disculpa,

porque no había legislación y por eso faltaba control,

ahora hay legislación y sigue faltando control,

la muestra, el botón.

Se han estado importando residuos en ese vertedero,

han venido residuos de Francia. En los vertederos no solo hay

basura y lo que se está viendo con este también es que detrás

hay una gran cantidad de mierda y de conexiones,

ahora se derivan las responsabilidades a la empresa,

las tiene, pero nuestros gestores también las tienen

y la patronal que ahora tanto reclama el sector,

necesitamos un sitio donde echar, que separen el trigo de la paja,

porque supongo que no todas las empresas han echado cualquier cosa,

algunos lo habrán echado bien.

Vosotros hoy estáis entregando a toda esta gente que está llegando

una hoja, un comunicado. Eso es que no es un accidente,

es una catástrofe, pero porque no hay ni control ni gestión

y entonces, era algo anunciado, se veía venir,

no hay que solucionar Zaldibar, Zaldibar ya ha pagado

un precio muy alto, sobre todo, Alberto y Joaquín

y sus familias, sus allegados,

el pueblo en general ya ha pagado un precio muy alto,

pero es la punta del iceberg de un gran problema.

Trabajadores aquí en el vertedero.

Y, ¿cómo va la cosa?

Bueno, normal, bien.

¿Cuánta gente estáis trabajando en esa área?

Pues hay dos máquinas trabajando

alrededor, buscando.

Ha entrado una nueva excavadora que es pequeña que tiene un peine,

que es con la que están peinando, ¿esa están manejando?

Sí.

¿Van ataviados con el mono, con las medidas de protección?

Sí, es un trabajo lento y laborioso,

hay que trabajarlo mucho.

¿Habían trabajado en otras situaciones como esta?

Bueno, así tan..., no,

estando así personas, no.

Claro y, ¿cómo se va a casa diciendo: "Llevo buscando..."?

Más de 20 días lleva buscándose esto, ¿no?

Es lo que hay, qué vamos a hacer.

A ver si hay suerte. Que haya mucha suerte.

Que aproveche el desayuno.

¿Cuál es la parte en la que está trabajando?

Ahora, apagar el fuego.

O sea, siguen con el retén de apagar el fuego,

o sea, hasta los bomberos.

Como decían que el fuego estaba controlado...

Está controlado, pero no puedes escaparte de ahí,

tiene que estás controlándolo, controlado está,

lo que pasa es que tienes que controlar que no se vaya...

Que no se reactive,

claro, es que como hay muchísima combustión de gases,

sobre todo el metano, ¿no? Es el gran problema.

¿La lluvia ayuda? Lo que ayuda es la maquinaria,

echarle arena y tapar.

(Música)

¿Cómo está yendo el rescate?

Bueno, va lento, porque no se puede ir más rápido,

por un lado tenemos más de un millón de toneladas, no sabría precisar

exactamente cuánto hay de desprendimiento,

más la dificultad de trabajar en un terreno

muy inestable en el que la seguridad de aquellas personas

que van a trabajar, son prioritarias.

-Ahora bien, hay que decir que los muertos están,

si todo el vertedero tiene un cuerpo,

están en el corazón del cuerpo, entonces hay que acceder al corazón.

En el momento del desprendimiento los vieron por última vez

a Alberto en la báscula, dentro de la caseta de la báscula

y a Joaquín en la parte más derecha,

un poco más alto que Alberto.

La intranquilidad de los familiares imagino que también os presiona.

Evidentemente, además, la angustia de que va pasando el tiempo

y no consiguen ver resultados.

El problema es cómo acceder, cómo meter maquinaria pesada

en un sitio inestable en el que no aguanta

y por eso hay que hacer unas obras, obra civil,

para poder acceder a esas zonas, que es lo que más tiempo lleva.

Los escombros que están obteniendo, ¿dónde se están llevando?

Hasta ahora se están llevando a una cantera que está al lado,

pero lo que se ha sacado hasta ahora es muy poco.

Ahora va a haber un movimiento de tierras importante

en esta zona, justo encima de la zona deslizada

hacia la autopista, en esta zona y eso se va a llevar para arriba,

va a ayudar a estabilizar la zona de la fractura

y allí entrarán aproximadamente unos 60.000 metros cúbicos,

que se llevarán mediante lagartos y este trabajo facilitará

en su momento poder acceder a la zona de abajo.

Esas 16.000 toneladas de amianto, si se están moviendo,

igual la fibra se abre y esa exposición

podría ser un problema, ya no están soterrados,

como deberían de estar.

Bueno, primero hay que decir que todo el amianto

que estaba en el vertedero, estaba encapsulado,

es verdad que hay cápsulas que se han roto

con el propio deslizamiento, pero claro, esto nos obliga

a trabajar con más cuidado, con que las personas

que estén trabajando en la zona tengan sus medidas de seguridad,

sus protecciones, lo que está establecido.

¿Qué se le puede decir a esa sociedad?

Casi 50.000 habitantes.

Que la preocupación tiene que ser cada vez menor.

¿El agua? ¿Completamente tranquilos tienen que estar?

Desde el primer momento hemos dicho que el agua que consumimos es buena.

No viene de esos manantiales. Es buena, sigue siendo buena

y seguirá siendo buena. Otro control que tenemos que hacer

es el del agua que va a los ríos y el del agua que va a los ríos

es verdad que el propio deslizamiento ha producido

ciertas incertidumbres que estamos trabajando

para que se aclaren y en definitiva,

con las obras que estamos haciendo, lo que vamos a hacer

es que esas aguas superficiales que pueden atravesar

el propio vertedero, se reconduzcan hacia las depuradoras.

¿La gente puede respirar tranquilamente?

El aire, los datos que van a ir llegando, lo van a decir,

que al acabarse el incendio, prácticamente el humo

es inexistente en estos momentos, la calidad del aire

dentro de unos pocos días va a ser la que era antes de todo.

Porque el problema, para que yo lo entienda y perdóneme,

es la combustión de esos desechos que estaban almacenados allí.

Esas combustiones internas, que donde el vertedero está sellado

no se producen, se producen solo en las zonas donde ha quedado

abierto, en la zona del deslizamiento,

eso es, este metano y sus combustiones,

produce estos productos que son tóxicos,

ahora al evitar el incendio, al cortar esto,

lógicamente la calidad del aire se va a recuperar

y va a ser la que era, con lo cual, en este sentido, tranquilidad.

Siguen subiendo operarios, esta es la entrada

desde el pueblo de Eibar y aquí, justo en la entrada del vertedero

se ha improvisado un altar, una forma de reconocer

la consternación de la familia,

con notas y cartas donde también muestran su rabia.

Hemos llegado a un punto que se llama el depósito de agua.

¿Puedo saber para qué medio trabaja?

Para la Agencia Efe. Aquí, las fotos principalmente

las estamos haciendo desde dos alturas,

esta que es la más alta de todas y desde la que se ve

la parte alta del vertedero.

Aquí están haciendo los trabajos de búsqueda también.

Se están haciendo desde a media altura para arriba.

¿Tú llevas cubriéndolo desde el principio?

Prácticamente, sí. Han pasado más de 20 días.

Sí. ¿Ves algún cambio?

Bueno, se ve que están asentándolo,

están haciendo como una especie de terrazas para asentarlo

y luego están haciendo pistas a los laterales

para entrar de forma más segura.

Hay muchísimo escombro. Sí, es enorme.

Hasta que no vienes aquí no te haces una idea de lo que es.

Mientras sigan encontrando amonio,

por ejemplo, que se ha filtrado también, están encontrando...

Sobre todo porque hay dos personas ahí abajo

y sus familias esperando. Y las familias,

quieren que no se olvide esto. Claro, yo tampoco querría, ¿no?

Si fuera mi padre o mi hermano.

(Música)

Esta incineradora produce energía quemando madera

y es una empresa que está en medio de dos pueblos, Güeñes y Zalla

y hay muchas viviendas que están muy cercanas.

Desde que empezó la actividad de esta empresa, hace unos 4 años,

hay muchos vecinos preocupados por su salud

y por la contaminación en esta zona.

¿Nos abres, por favor?

Ya está.

Estamos en uno de los bloques en Güeñes más cercano a la empresa.

Sí.

La parte azul que ves es la torre de refrigeración.

La chimenea que está al lado es la que nos preocupa.

Aquí podemos estar a 250 metros d del fuego de emisión.

A 250 metros se queman, según reconoce la empresa,

a 250 o 240, dicen,

toneladas diarias de biomasa forestal.

¿Trabaja todos los días? Sí, sí,

solo para cuando se atasca, que también es verdad

que es muy frecuentemente.

¿Cuánto debería ser lo recomendable en cuanto a distancia

para vivir junto a una empresa como esta?

En el propio informe que nos han hecho los científicos

viene bien definido, que necesitan al menos dos kilómetros

y hay otras que tienen más volatilidad,

partículas ultrafinas, esos necesitan al menos

cinco kilómetros de distancia. Dos y cinco kilómetros

y fíjate dónde hay viviendas, casi pegando con la empresa.

Vosotras, ¿cómo estáis? Muy preocupadas.

-Preocupadísimas por las criaturas,

porque yo soy ya de una edad,

pero es que tengo hijos y nietos que viven aquí,

ahí, en el cuarto.

Cuando miran por la ventana ven eso.

Mis nietos ven eso cuando pueden ver bien, porque claro,

también les ha afectado mucho a la respiración

y entonces, los mocos, "me pican los ojos",

ese tipo de problemas normales

pues ya lo están sufriendo.

Lo puedo pasar por cualquier ventana

y esto es lo que se coge,

esto es hollín, ceniza volante.

Casi un 80 por ciento del material particulado que sale de esa chimenea

es de un diámetro inferior a 0,1 micras,

eso no hay tecnología en el mercado que pueda retenerlo,

por una parte, ni tampoco medirlo.

Al principio era una cosa que no te podías creer,

o sea, yo estuve un fin de semana fuera y cuando regresé a casa

que vivimos abajo, había..., o sea, yo creí que se había quemado

toda la zona de alrededor y no estoy exagerando.

Si hace diez años hubieses sabido esta situación, ¿hubieras venido?

No, yo estoy pensando en marcharme.

Si esto no se soluciona, en breve tendremos que marcharnos,

no vamos a seguir viviendo aquí esperando vivir diez años menos,

ya nos lo están diciendo los expertos.

Mi mujer es paciente oncológica

de un tipo de cáncer de mama, que es el segundo que más relacionan

con la actividad de la quema de madera, curiosamente,

después del cáncer de pulmón y su oncóloga

o a su oncóloga, no le parece irrelevante que haya vivido

más de tres años aquí y a esta distancia de la planta.

-Vivimos en aquella casa de ahí. En esa de ahí

con esos carteles amarillos en las ventanas.

Tú estabas aquí antes que la empresa, bastante antes.

O sea, que tengo 73 años. En la parte de atrás

tengo un pequeño huerto, habas, puerros

que son muy tardíos para tener ahora.

Pues esta es la ilusión de mi vida y aquí donde lo ves,

no nos atrevemos a darle a mis nietos ni a ninguna criatura.

¿Qué os han dicho los expertos? No comáis nada de lo de la huerta,

pero tener esto, que a mí me encanta y tener miedo a comerlo...

Es muy duro.

(Música)

Nos hemos desplazado de Güeñes a la localidad que está pegada

al lado que es Zalla, este es el barrio de Aranguren

y tú trabajas aquí. Aquí, en esta escuela infantil.

¿A cuánto estamos de la empresa?

Aproximadamente, 200, 300 metros

y como consecuencia de esta distancia estamos expuestos

todos los días a la influencia de esta empresa.

Sabemos y así lo dicen los científicos,

que es una de las poblaciones más vulnerables

a este tipo de contaminación, algunos de ellos, incluso,

han tomado ya la iniciativa de irse a vivir a pueblos

apartados de aquí. ¿Tú eres vecino de aquí?

Sí, en el mes de noviembre fui diagnosticado,

ingresado en el hospital

y me diagnosticaron la enfermedad de la EPOC.

Les digo que he fumado toda la vida y en el cuadro que yo presentaba

no le daban importancia al fumar. Adelgacé hasta 54 kilos,

ponía enfisema pulmonar,

no sé si derrame pleural

y cinco nódulos de alta intensidad.

Gorka, ese cartel se ve en muchas casas de aquí, ¿no?

Sí, esperemos que se vea cada vez en más casas.

Entiendo que de vecinos que también están hartos del tema.

Efectivamente.

¿Qué tal? Hola, muy buenas.

Juan Carlos, de "Comando actualidad".

Vecinos de una incineradora de biomasa.

Eso es. ¿Cómo se lleva eso?

Mal, se lleva mal por la salud,

por la impotencia del tema que hay detrás de todo esto,

que son intereses económicos, políticos. Complicado.

No solo es el aspecto político,

si no que además es el día a día de la salud de mi familia.

A 500 metros estamos viviendo casi 10.000 personas,

en un kilómetro a la redonda. Hubo un empresario que vino aquí

y decidió invertir para comprar este negocio

y compró lo que es esa infraestructura

y es lo que ha reutilizado.

Échate un poco de leche. Venga sí, un poquito porfa.

¿Qué es eso, Gorka?

Tenemos aquí nuestro libro de cabecera.

Ese estudio está hecho por tres investigadores independientes.

Está basado en más de 70 estudios hechos en distintas partes del mundo

y deja muy claro que esta actividad

es perjudicial para la salud.

Esto, llevo yo con él tres años

y tengo que inhalarlo todas las mañanas y todas las noches.

Yo notaba ahogos, fui al neumólogo y me dijo que a partir de ahora

esto lo tenía que llevar todos los días encima.

Mi hija empezó con un tema de asma,

pero en los últimos dos años o así

esto también la acompañaría todos los días.

Se están convirtiendo las antiguas carboneras o térmicas de carbón

en plantas de biomasa. Abrir aquí el tarro de las esencias

diciendo que la biomasa no es una energía limpia

y que además afecta mucho a las personas,

parece que está incomodando a demasiada gente.

Alcalde de Güeñas, Imanol, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Aquí estamos en el salón de plenos del Ayuntamiento.

Sí, es una de las joyas de este Ayuntamiento.

Hemos hablado con algunos vecinos del pueblo, están preocupados

por la actividad de esta empresa.

Bueno, se ha generado una preocupación en la ciudadanía,

yo creo que absolutamente injustificada,

esta caldera funcionó durante muchos años desde la década de los 80,

producía vapor para la instalación de papelera y producía vapor

para generar energía eléctrica.

Y en el 2016 los nuevos propietarios reactivaron la actividad,

pero solo la de la caldera,

la de generación de energía eléctrica.

Bien es cierto que los primeros meses fueron un auténtico desastre,

una emisión de cenizas que se reproducía cada pocos días,

paradas obligatorias, pero llegó un momento

en que la producción se estabilizó,

el gobierno vasco puso unas condiciones más restrictivas

en cuanto a la posibilidad de emisiones a la atmósfera

y todo parecía que nos ofrecía garantías suficientes

de que la calidad del aire era buena,

pero los representantes de la plataforma consiguieron

sembrar la duda sobre la validez de esos datos.

No es algo que podamos decidir ni el alcalde de Güeñas

ni el alcalde de Zallas Que haya un informe en contra

de determinados científicos no nos da autoridad

para ir y cerrar esa empresa,

hay una autoridad que es el gobierno vasco y que establece

en qué condiciones se puede llevar adelante esa actividad.

A mí lo que me preocupa es que tengo muchos vecinos y vecinas

que están preocupados y yo entiendo que sin razón.

(Música)

Buenas, Álvaro, el portavoz de Glefaran, de esta empresa

y además, director técnico de esta empresa.

Director industrial.

¿En qué consiste la actividad de esta empresa?

Básicamente, recibimos biomasa de origen forestal,

que llevamos a una caldera donde generamos vapor

y ese vapor lo llevamos a una turbina

donde lo convertimos en energía eléctrica.

Es una planta de combustión mediana y hay una legislación europea

que establece cuáles son los límites de emisión.

Esas emisiones están monitorizadas en continuo también

por el gobierno vasco, por el departamento de medio ambiente,

de manera que en cada momento sabe cuáles son los niveles de emisión.

Nos hablaban los vecinos de que hay veces que las emisiones

de partículas han llegado a setecientos y pico

cuando el máximo permitido son 75.

Nosotros hemos reconocido que tuvimos un problema puntual

al comienzo de nuestra actividad en el año 2016,

por un problema en el electrofiltro,

en ese momento sí que se superaron ciertos valores,

pero a partir de ahí hicimos una renovación en el electrofiltro,

una previsión y una actualización y ahora estamos muy por debajo.

Estas son las partículas que se están emitiendo ahora mismo.

Las que están saliendo ahora por la chimenea.

Nuestro límite para ese valor es de 75.

Hay un estudio que entiendo que conocéis de tres expertos.

Lo conocemos y además lo hemos leído en detalle

y lo que pensamos es que, de alguna manera, no deja de ser

un estudio encargado por la plataforma,

que tiene un objetivo contrario a nuestra actividad,

entonces, de alguna manera, es un estudio orientado

y además parte de una hipótesis falsa que identifica

nuestra actividad con la incineración,

nuestra actividad no es la incineración,

es la combustión de biomasa. También establece que los límites

de contaminantes que se tienen que medir son otros,

con lo cual, al partir de una hipótesis falsa,

llega a unas conclusiones erróneas.

Una cosa que nos dicen algunos de los expertos de este estudio

es que esta forma de hacer energía no es tan verde

como se quiere vender, que sí que es contaminante

y que se necesita mucha madera y mucho tiempo en conseguirla.

Cuando se tala un bosque, quedan ramas, quedan "aceas",

quedan cortezas y todo eso es lo que a nosotros nos vale

para generar energía eléctrica.

Si no lo utilizáramos, se perdería en el bosque.

Álvaro, aquí está vuestra materia prima, con esto hacéis energía,

¿es compatible la actividad de este empresa

con estar dentro del núcleo urbano?

Bueno, hay cientos de plantas como esta,

que están en el entorno de núcleos urbanos o incluso incluidas

dentro de núcleos urbanos,

de hecho, hay nuevas plantas de biomasa que se hacen

para dar servicios de energía o servicios térmicos

pues tanto a viviendas como a hospitales, como a colegios.

Lo que hay que hacer es cumplir con la legislación que para eso está.

(Música)

Eduardo, ¿qué tal? Muy buenas.

Hola, soy Juan Carlos, de "Comando actualidad".

Eduardo, que es profesor del Instituto de investigaciones

biomédicas de Barcelona. Hay tres investigadores

que han hecho un estudio. "Una de la incompatibilidad

de la incineración de biomasa forestal con la salud de personas

y con la reducción de gases de efecto invernadero,

el caso de instalación que afecta a las localidades

de Güeñes y de Zalla.

Se emiten docenas y docenas de hidrocarburos

aromáticos policíclicos, que se llaman,

producen cantidad de productos como el benceno, el fenol, etc.

Docenas y otro de los problemas que preocupa también

es que la combustión de esta madera produce dioxinas y furanos.

Ahora que ha habido el problema del vertedero y han salido

las dioxinas y los furanos, son compuestos altamente tóxicos

con el agravante de que se acumulan durante años y años.

Estas partículas cuando se inhalan, si son grandes

se quedan en los bronquios y pueden determinar inflamaciones,

pero cuánto más pequeñas son,

pueden llegar hasta los alveolos pulmonares

y pasar al torrente circulatorio.

Voy a leer las conclusiones de vuestro estudio.

"A corto plazo estas partículas agravan la enfermedad pulmonar,

pueden producir ataque de asma y bronquitis,

riesgo de infecciones respiratorias y se ha encontrado también

asociación con ataque al corazón y latido anómalo del corazón.

Una exposición durante más tiempo incrementa las posibilidades

de desarrollar enfermedad obstructiva pulmonar,

bronquitis crónica, enfermedad cardiovascular, muerte prematura

y cáncer de pulmón. Además hay un problema

con las normativas de energías renovables que llaman,

que valdría la pena definir en relación con lo que se permite

en las normativas, en las directivas de la Unión Europea

y lo que en realidad ocurre.

¿Eso quiere decir que puede ser legal pero nocivo?

Exactamente, así tal cual.

Yo he estado colaborando en la Unión Europea durante años

en establecimiento de criterios de seguridad

y de riesgos, pero ahí intervienen entonces

las presiones de la industria, que son muy potentes.

Sí hay una referencia muy importante, que es una carta

de científicos dirigida al Parlamento europeo

muy preocupados o concernidos por la directiva

de energías renovables, esto es del año 2018,

se llama "la carta de los 800 científicos",

entre ellos hay algunos Nobeles, advirtiendo al Parlamento

de que hay una serie de graves fallos en la directiva

de energías renovables, la incineración de madera

produce más CO2 incluso que ciertos tipos de carbón,

ahí tenemos un problema de que se está emitiendo más

que lo que puede absorber el crecimiento de los árboles,

que tardará 10, 15, 20 años, o sea, que aquí hay una falacia.

O sea, reciben dinero por ser energía verde,

pero están contribuyendo al cambio climático.

¿Dónde está el beneficio de todo esto?

Pues a priori, yo creo que es en las subvenciones,

yo soy incapaz de ver dónde está el sistema de beneficio económico

y menos el social.

¿Lo que ocurre en Güeñes y Zalla es un caso aislado?

No, en absoluto, es un problema general

con estas instalaciones y otras muy similares,

pero en otros casos tenemos las incineradoras.

Todo este tipo de tecnologías tienen el problema

de que emiten toda una serie de contaminantes,

sobre todo estos contaminantes orgánicos.

¿Este mapa de qué es?

De riesgo de morirse de Parkinson.

Hay zonas donde hay mucha diferencia con el resto.

Esta zona es Cataluña, es fundamentalmente Tarragona,

el Valle del Ebro, País Vasco, Asturias.

¿Por qué hay más riesgo de Parkinson en estas zonas?

Porque esto correlaciona muy bien con estas actividades industriales.

Este mapa es de Parkinson, pero hay mapas de otras enfermedades

que relacionan la industria con...

Tienes cánceres de pulmón en Huelva,

en el Campo de Gibraltar, en Algeciras,

en otras zonas, el amianto que se ve en unas zonas

de Cataluña y en alguna otra zona muy localizada

porque hay unas industrias muy concretas.

¿Las leyes medioambientales en España previenen

de riesgos de salud en personas que viven cerca de estas empresas?

En principio, la ley es muy...

les falta mucho, no se pueden rebajar los criterios

de la Unión Europea y decir, yo reduzco los controles,

el problema mayor es que hay toda una serie de directivas

que en la práctica no se cumplen,

en el sentido de que son costosas,

son difíciles, la aplicación de las normas, que para mí

son normas en muchas ocasiones

que no pecan por exceso si no por defecto.

(Explosión)

(Sirenas)

(Gritos)

Una gran explosión en el polígono químico de Tarragona

a comienzos de este año, hizo retumbar los barrios

que se asoman a este polo industrial,

el más grande del sur de Europa.

Las llamas y una gigantesca columna de humo

sobrecogieron a los vecinos en el accidente químico

más importante de España en la última década.

Tres personas perdieron la vida y otras siete resultaron heridas.

Hoy, dos meses después de la tragedia,

la población pelea por sobreponerse al susto

y sobre todo, recuperar la confianza.

Hola, ¿Dolores? Sí.

Somos de "Comando actualidad", de Televisión española.

Encantada, adelante, estás en tu casa.

Gracias.

Dolores, han pasado dos meses desde el accidente.

Casi dos meses. Y, ¿cómo estáis los vecinos?

Pues todavía estamos con el susto en el cuerpo.

Yo estaba aquí sentadita cuando empezó, "¡bum, bum, bum!"

un "zaladreo" que se me venía la persiana,

aquello un poco más y se me cae también,

asustadita, gritando, chillando, que al poquito pasaba

la megafonía por la carretera, por la calle, diciendo

que por favor, que cerráramos puertas y ventanas,

¿qué puertas y ventanas si nos habían roto los cristales?

Eso son las cámaras de seguridad, mira la deflagración,

la energía que se despide,

en el cielo se ve perfectamente el halo de luz.

Y eso fue cuando aquí las persianas mías

empezaron a vibrar, a temblar.

"Ha petado, chaval, pero ha petado bien."

-Y bien petado, Dios.

Eso no se puede explicar con palabras.

No se puede, no.

Mucha tensión en la calle. No se puede, no se puede saber.

No se puede.

Esto son ya imágenes al día siguiente de la catástrofe.

No, perdona, no, Sara,

eso tiene que ser dos o tres días después,

porque dejaron que abriera todo el gas que había dentro

porque si no hubiera sido todo tóxico, se tenía que quemar

y hemos tenido las llamas dos días.

Aquí que gritan los vecinos que no se sabía si era tóxica o no.

No sabían qué pasaba. No sabíamos nada,

porque tocaban la sirena,

salí a la puerta, las vecinas todas chillando, gritando,

"¿qué hacemos? ¿Nos vamos? Yo me voy", "yo me quedo en casa",

Subimos arriba al terrado, que nos quemaba,

nos quemaba la claridad, el fuego que había allí nos quemaba.

Hacen un montón de veces simulacros de sirenas y el día que pasa

aquí no hay un Dios que nos ponga ni un pito para avisarnos.

Cogí trapos, los puse por aquí, las toallas húmedas,

temblando aquí, asustaditos, vino mi hijo corriendo:

"Mamá, han cortado las carreteras, nos tenemos que quedar aquí",

mira, no se lo deseo a nadie.

Que no le echo la culpa a la fábrica, que dan trabajo,

lo único es que pongan más seguridad,

que somos personas, que mis hijos,

todos estaban trabajando también aquí en las fábricas,

mi marido también trabajó de pintor.

Las 30 empresas estarían dando trabajo a unas 11.000 personas,

es muchísimo dinero y riqueza que aporta a la región.

Dolores, esta es la persiana

que usted acaba de arreglar, ¿no?

Tiene que ser el seguro de su casa el que pase parte a la empresa

y que lo reclame y el seguro le decía que no lo iba a reclamar.

Aquí está mi factura.

Usted ha arreglado estas dos persianas y aquí dice

la factura que han sido rotas por la explosión

y pagó 417 euros. Correcto.

No tiene usted noticia de cuándo va usted a recibir el dinero.

No.

¡Hombre! Qué alegría de veros.

Adelante, ¿qué tal? ¿Cómo vamos? -¿Qué tal?

Pues aquí a mirar un poquito los papeles.

-Venga, adelante, pasad.

Pasa a la cocina, que estoy haciendo un cafelito.

Usted es la presidenta de una asociación de vecinos

aquí en el barrio de Bonavista y Vicente, el vicepresidente,

vienen ustedes juntos. La idea ahora es recoger información

de todos los afectados. Estamos recogiendo información

de todos los afectados, porque hay muchísimos.

¿Cuántos hay? Pueden llegar a ser 200,

lo que pasa es que todo va muy poquito a poco,

porque también se han hecho muchas grietas

y lo estamos detectando ahora. Sí que es verdad que el perito viene

pero todavía no han empezado a arreglar nada,

o sea, ellos hacen las visitas.

Aún tenemos una ventana rota con dos niños viviendo allí

y están con cartones.

-Me has dicho que mañana vendría una psicóloga y voy a ir.

-En las manifestaciones, yo lo que he detectado es

que cuando hablamos, rompen a llorar

y yo creo que necesitábamos este punto,

Intentaremos entre todos poder superar esto.

Mañana es un día que pueden venir hasta 20 personas.

A hacer una primera sesión con una psicóloga

que bueno, les ha facilitado el Ayuntamiento de Tarragona.

Esto va a ser uno detrás de otro,

porque cada vez son más viejas las fábricas.

Pues venga. -Ánimo.

-Eso, ánimo a todos.

-Nos vemos en la asociación, ¿eh?

Son todas estas casas las afectadas, ¿no?

Que son las más cercanas al polígono.

¿Y esto es fruto de la onda expansiva?

La explosión que deformó toda esta persiana.

Esto serán grietas de la onda expansiva,

que lo que ha hecho es... Separar el muro de la ventana.

Este es el polígono sur donde está ese reactor

que explosiona con unas 20 toneladas de óxido de etileno.

Justamente aquí tenemos un campo de fútbol

que estaban en ese momento niños entrenando.

Y aquí está la dueña. Aquí vive.

¿Estaba usted en el momento de la explosión dentro del local?

Claro, yo y toda mi familia. ¿Y cómo fue?

En ese momento no te da tiempo a pensar en nada,

no piensas en nada, porque solamente ves el fuego.

La onda expansiva ha sido tan fuerte

pues que ha arrancado, eso cuidado, porque eso está muy suelto.

Todo esto, pues salió volando.

Y esto es lo que se abombó el suelo.

-Nosotros cada lunes a las doce del mediodía

nos suenan las sirenas de las fábricas.

Una de sus quejas es que el día del accidente no sonaran

y una de las respuestas que se da es que no se activa la sirena,

porque no hay riesgo químico en realidad, hay un incendio.

No sonaron porque los que estaban allí, no estaban,

es decir, uno había fallecido

y el otro estaba con el 90 por ciento de quemaduras.

¿Está abierta? Sí, gracias.

Hola, María, ¿podemos pasar?

Adelante. Estaba leyendo el cartel, María,

que nos abres así con la máscara, ¿qué dice aquí? "Tu perfume es...

Mi veneno".

Usted es enferma de sensibilidad química múltiple.

Estamos ahora en Reus, ¿qué distancia hay

al polígono químico de Tarragona?

Debe haber diez kilómetros.

Usted, el día de la explosión, ¿dónde estaba?

Estaba aquí en Reus.

O sea, tanta distancia y le afectó.

Sí.

¿En casa usted está siempre con la máscara?

No. Claro, nosotros venimos de la calle

y además no hemos seguido el protocolo de sensibilidad química.

Yo puedo probar a quitarme la máscara,

si no pasa nada pues me la quito y si no, me la dejo puesta.

Si usted no se encontrara bien, porque hay que seguir un protocolo,

debíamos de haber usado productos neutros.

Esto que trae, María, es un purificador.

Un purificador de aire.

Y siempre que tiene visita o alguien que puede modificar

las condiciones del aire aquí. Y cuando tengo una crisis también.

¿Cómo vivió usted el día del accidente?

Han pasado ya dos meses, ¿dónde estaba usted?

El día del accidente yo había bajado a hacer un recado,

nada, a una travesía y media

y bueno, estaba en la tienda, salí a la calle

y me empecé a encontrar mal, me tuve que estirar,

mi marido puso el purificador, selló las ventanas

y a partir de ahí, una vez estirada ya no me podía levantar.

Tras el accidente de la Central química en Tarragona,

surgen muchas dudas acerca de la toxicidad de esa nube

que se genera, usted que tiene sensibilidad química

y que lo nota de manera inmediata,

tiene la certeza o la idea de que sí que hubo componentes.

Yo lo noté antes.

Cuando hay algún accidente, el que sea,

en la Petroquímica o en el Puerto de Tarragona,

yo lo noto.

¿Tiene idea de cuántos afectados puede haber

con sensibilidad química múltiple en esta zona?

Que conozca yo, unos veinte.

Veinte personas. Que conozca yo.

¿Y ha tenido oportunidad de hablar con estas 20 personas

desde el accidente? ¿Les afectó también el accidente?

Sí, he hablado con tres compañeras.

Y también han guardado cama, sin salir de casa, encerrados.

Sí, sí.

Dice aquí, esto es el Diario de Tarragona

de hace apenas unas horas, ¿eh? Del día de hoy

casi dos meses después del incidente, dice aquí:

"Hoy, incidente en una planta química en la Puebla de Mafumet,

esto es el polígono norte donde está la petroquímica.

La empresa de carburos metálicos asegura que se trata

de vapor de agua.

Este era el momento, en la misma jornada de hoy,

vemos ahí toda esa enorme nube. El lunes hubo otro,

otro accidente también en Constantí

y se confinó a toda la gente en el Instituto.

La única manera de controlar un poco esto

es analizar la calidad del aire en cada momento.

¡Seguridad para los fallos!

¡Seguridad para los fallos!

# ¿Dónde están las sirenas?

# ¿Las sirenas dónde están? #

¿Dónde está la seguridad?

¿Dónde está la seguridad?

¿Dónde está la seguridad?

La explosión del reactor IQOXE no es el único incidente

registrado en el polígono químico de Tarragona,

de hecho, los sindicatos denuncian que solo en los últimos nueve meses

se han producido hasta cuatro episodios con un saldo demoledor,

cuatro víctimas mortales y catorce heridos.

Hola, buenas tardes.

Un mes antes de que se produjera el accidente, de que se registrara,

ustedes ya llamaron a la huelga general a todos los trabajadores.

Este es el cuarto o quinto accidente grave en menos de un año

y el año pasado ya denunciamos desde CC.OO. esta situación

y estábamos emplazando tanto a la patronal

como a la administración a tomar medidas para revisar protocolos.

La situación hoy, ¿cuál es?

Se ha ido externalizando poco a poco,

al principio eran los servicios más esenciales como la limpieza,

la seguridad y ahora hemos llegado hasta un 40 por ciento

de externalización.

Jornadas de trabajo largas en que un mismo operador

vigila varias funciones a la vez de manera continuada, sistemática.

Esta precariedad, estas condiciones que van bajando,

aun siendo superiores posiblemente a otros sectores,

está incidiendo directamente en la seguridad.

Antes teníamos unos protocolos y unos procedimientos para hacer

las maniobras, eso desapareció porque decía la empresa

que eso maximizaba la faena.

Si no estamos cumpliendo los mínimos tenemos un problema

y tenemos un problema en convertir la industria química

en un tema mercantil, en intentar obtener rendimientos

a corto plazo y rápido.

Ahora, todo este accidente y los detalles relativos

a la explosión están bajo secreto de sumario, pero ustedes apuntan

directamente a esta precarización,

un poco como posible causa, aunque esto, claro es...

Sí, nosotros hasta que no haya un resultado de la investigación

no podemos decir nada, lo que decíamos,

ya lo veníamos diciendo antes, es que tenemos un problema

de seguridad, que la precariedad influye en la seguridad.

Asumir que estando todo perfecto se nos han matado cuatro personas

en un año, eso es inaceptable.

Ser más exigente para que eso no vuelva a pasar.

Todo esto ha precipitado en una desconfianza absoluta,

entonces, no somos partidarios del debate que están planteando,

porque consideramos que la gente, aparte de la merma psicológica

que tenemos todos los trabajadores que trabajamos ahí,

lo que menos conviene o interesa es que nos manden a casa.

Uno de los accidentados ha sido despedido.

Sí, un trabajador que estaba con un contrato

que había estado en prácticas.

-Estuvo en Tarragona, pero a los tres o cuatro días

viendo la gravedad de las quemaduras lo llevaron a La Vall d'Hebron.

-Cómo puede ser que este chaval, un chaval joven,

que ha padecido en este accidente, que está ingresado,

que está ingresado todavía.

Sí, que está de baja médica, o sea, que no les pueden despedir.

Hemos asisitido hace pocas jornadas a una huelga general

en todo el polígono que además ha tenido un seguimiento

de un cien por cien, ustedes, bueno, ¿caminan,

o creen que puede haber más movilizaciones?

Sí, esto, lo repito, es un antes y un después,

no podemos quedarnos otra vez en buenas palabras

y buenas intenciones que luego se quedan en nada,

eso ya nos pasó en octubre del año pasado,

nos reunimos todos y nos dijeron que sí, que se iba a hacer

y tres meses después nos explota un reactor en IQOXE

y no se ha hecho nada. No descartamos que tengamos

que movilizar de forma más intensa este sector.

¿Ahora en qué situación estás? ¿Vas a trabajar cada día?

¿Estáis sin trabajar? Ahora mismo estoy de baja,

yo tengo ganas ya de cuánto antes estar en activo,

que es como mejor se está, porque somos los únicos productores

de óxido de etileno y si no se lo suministramos nosotros,

pues se irán a Francia, a Marsella y se lo suministrarán desde allí

y a seguir por la vida.

Todos estos coches que vemos aquí aparcados son de los trabajadores

que están ahora intentando, bueno, pues reactivar el trabajo.

Retomar, reparar, reactivar,

poner a punto.

Hola. ¿Qué tal?

Lo que estamos viendo es el polígono sur,

nos estaba contando José.

En la parte derecha está la planta de IQOXE donde tuvimos la catástrofe

el día 14 y en la parte izquierda

hay otras empresas.

¿Cómo vuelve uno al trabajo?

Porque nos decía él que está de baja,

pero en tu caso que vienes cada día, ¿cómo se recupera uno?

Pues la verdad es que está siendo bastante duro porque imagínate,

hemos tenido un accidente de tal calibre,

perdemos a dos compañeros, tenemos que retomar

nuestra actividad para intentar entrar en normalidad

para que nuestra vida continúe.

Pero claro, venimos aquí psicológicamente muy mermados.

Óscar, este trabajador que estuvo en la unidad de quemados, nos dices

que os manda audios animándoos. Animándonos a nosotros,

o sea, es un campeón, un luchador y seguramente se va a poner bien

y eso de las cajas de cervezas que dice que nos vamos a tomar,

nos la tomaremos cuando acabe esto.

¿Es fácil recuperar la confianza?

Además de superar ese momento, el accidente, las pérdidas humanas,

pero, la confianza en el trabajo que uno realiza.

Es complicado, ha habido un antes y un después,

si nosotros somos capaces ahora de revertir la situación,

darle la vuelta para que la seguridad vaya

desde abajo a arriba, no como antes hacían,

que era desde arriba a abajo, o sea, muy poca o mínima,

ganaremos mucho.

Desde que IQOXE, los nuevos propietarios nos compraron,

te estoy hablando del año 2015, 14 o 15,

ha habido cerca de 73 casi accidentes,

incidentes, conatos de incendio.

Antes de poner en marcha la 3.100, que es la planta que ha explotado,

los delegados de prevención pedimos la bunkerización de la sala,

lo preguntamos, hicimos la pregunta de "¿es necesario la bunkerización?"

Y la sorpresa fue que nos dijeron que habían pasado todos los permisos

por industria y por todos los estamentos oficiales

y que no se requería. La prueba evidente

es que la sala de control quedó arrasada completamente.

Esta es la estructura de la planta. Sí.

El destrozo es enorme, ¿no? Mayúsculo.

-Un amasijo de hierros. -Mira el container

como ha quedado encima de las tuberías.

-Esto salió despedido aquí, estaba en las inmediaciones

a unos 500 metros, eso pesaba como otra tonelada.

-Cuando explotó la tapa del reactor, que pesaba 800 kilos.

Sí, sí, se desplazó tres kilómetros.

Cogió una altura de un kilómetro más o menos y la parábola

hizo tres kilómetros de distancia. El tema de que un reactor químico

y más, que una planta nueva explote, no está contemplado en la vida,

en la vida estaba contemplado, sin embargo ha pasado.

Ha pasado, ha pasado de una manera además trágica

y lo que ha pasado, pues podría haber sido peor.

Ver la imagen de esto, vamos,

que se me pone un nudo en el estómago.

Esperemos y deseemos todos

que sepamos qué es lo que ha pasado aquí,

porque eso nos va a liberar

de muchos problemas que tenemos.

Y que esto no puede quedar en un cajón en el olvido nunca.

(Música)

Hola. Hola.

Josep María, eres portavoz de la plataforma Cel Nat,

¿qué es esto?

Pues una plataforma ciudadana que nos reunimos ciudadanos

doce años para intentar averiguar un poco cuáles eran

los contaminantes que se estaban emitiendo por parte de la industria,

qué es lo que estábamos respirando la población,

ya que ni la administración ni las empresas nos daban

ningún tipo de información.

Estamos viviendo a escasos dos, tres kilómetros del complejo,

es el complejo petroquímico más grande del sur de Europa,

entonces, casi unas 300.000 personas conviviendo cerca

de este complejo petroquímico y realmente era una necesidad.

Esto es un problema que viene de hace mucho tiempo.

Es un despropósito, viene desde la dictadura,

se implementó el complejo petroquímico y no tuvimos

posibilidad de decidir.

¿Cuántos municipios comparten territorio

con este polígono químico?

Aquí separamos lo que es el polígono sur del polígono norte,

el norte deben ser unos seis o siete municipios muy cerca

del complejo petroquímico y en el polígono sur,

quizá sean dos, tres municipios solos, pero estamos hablando

de Tarragona y todos los barrios.

Pedís información, no os saben contestar

y a partir de ahí, ¿qué hace esta plataforma?

Conseguimos contactar con la Universidad Politécnica

de Cataluña, que nos ofrece un laboratorio privado

que tiene unos captadores y así podemos analizar cuál es

la calidad del aire. Detectamos unos 80 compuestos

y unos 20 hidrocarburos que se estaban emitiendo

y esto en 24 horas. También conseguimos, sobre todo,

los compuestos orgánicos volátiles que más afectaban a las personas,

en este caso es el benceno o el butadieno que son cancerígenos.

Y a partir de esta línea negra empieza a afectar a la salud

de las personas, este es el máximo. Lo calculábamos en la gráfica,

salen 30, pero el máximo que localizamos fue

125 en este municipio. Realmente fue uno de los datos

que alarmaron más tanto a la administración como a la industria,

vista que no tenían constancia ni tenían captadores para saber

qué cantidad de butadieno había, evidentemente nadie los controlaba.

Fijaros la barbaridad de compuestos, o sea, realmente es un cóctel.

Y de todo este cóctel, en un porcentaje muy alto

son cancerígenos. Sí, sí.

Es que incluso pueden afectar a los embarazos.

Los resultados fueron tan graves que tres municipios,

no, cuatro municipios recibieron tantas presiones

por parte de la industria y de la administración

que tres de estos municipios decidieron no seguir trabajando

ni colaborando con nosotros ni con la ciudadanía.

Los Ayuntamientos se negaron a continuar analizando el aire

por presiones de la industria. Y presiones de la administración.

Entonces, solo nos quedó un municipio, el cual recibió

igualmente presiones, pero decidió poner la salud por delante

de las presiones de la administración y de la empresa.

Esto es el año 2019, este es el butadieno,

nuevamente ese compuesto y bueno, estáis viendo que hay picos.

Claro, aquí vemos el criterio anual de calidad y siempre se supera,

estamos respirando constantemente una serie de compuestos.

Los que llevamos ocho o diez años denunciando los niveles de butadieno

y sigue la administración sin poner un captador.

Donde hubo la explosión de IQOXE no se sabe qué se está emitiendo,

nadie lo sabe, es sorprendente. La espectacularidad del accidente

hace que vengan los medios de comunicación,

pero dos años antes ya había explotado un reactor en Repsol

o Nitricomax ya había tenido una fuga.

Aquí se metieron hará dos, tres años escasamente,

toneladas de nafta, que es una gasolina

en los acuíferos, aquí regaban los avellanos

y se olía el olor a gasolina y en cambio, no era noticia,

o sea, aquí la sociedad civil estamos muy acostumbrados

a que haya episodios, incidentes y accidentes,

no es el primer muerto que hay en el complejo petroquímico,

casi hará uno o dos años teníamos accidentes de este tipo,

más los otros incidentes pequeños,

realmente todos sabíamos que esto sucedería y yo ya pronostico

y todos sabemos que volverá a suceder,

porque las instalaciones están muy viejas y no hay una intención

ni una voluntad ni de la administración ni de la empresa

por renovar todo este complejo petroquímico.

¿Es un polvorín el campo de Tarragona?

Es un polvorín y lo saben ahora porque el accidente de IQOXE

fue muy problemático por lo que sucedió,

pero saben que podría haber sucedido una reacción en cadena.

Desde el accidente estamos hablando de dos escapes más,

o sea, el accidente escasamente hace un mes y en 15 días

han tenido..., el otro día se les escapó

ácido sulfhídrico, pero en cantidades que tuvieron que confinar

el Instituto y la escuela de Constantí,

realmente era insoportable el olor a ácido sulfhídrico.

¿Cuál es la estrategia, el plan?

¿Cómo se vive en el polvorín?

Es muy curioso, la gente a medida que tiene un nivel económico

un poco más alto, va marchando de la petroquímica.

Podrías detectar un poco, podrías analizar el estatus social

o económico de la población en función de la proximidad.

Cercanía al polígono. Sí, sí.

La gente que puede, no vive. No, al lado, no.

Porque son olores, contaminación acústica, todas las noches brama,

las llamas de la noche, claro, esto es un sinvivir.

Tienes dos opciones: O te vas o luchas.

Pues bueno, nos hemos quedado en la segunda.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Vivir en el polvorín

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Comando Actualidad - Vivir en el polvorín

12 mar 2020

Comando Actualidad' visita barrios y pueblos donde los últimos accidentes han movilizado a sus habitantes y viaja a lugares en los que la población lleva manifestándose años contra empresas que producen energía quemando madera. Se han enfrentado a una explosión química, a una crisis medioambiental, han visto morir a los suyos o los siguen buscando bajo los escombros. ¿Estamos protegidos? ¿Quién estudia el impacto en la salud de la industria química? ¿Cuáles son los niveles de seguridad? ¿Cómo se controlan?

ver más sobre "Comando Actualidad - Vivir en el polvorín" ver menos sobre "Comando Actualidad - Vivir en el polvorín"
Programas completos (512)
Clips

Los últimos 2.964 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios