www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5524536
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - La patata caliente - ver ahora
Transcripción completa

Esta es la mítica patata de Sanlúcar,

¿qué precio debe tener para que tú cubras costes?

Nosotros lo tenemos estipulado en torno a los 20 céntimos.

35, 34, 33.

¿A cuánto ha salido? 57

Tu comisión son diez céntimos más. Aproximadamente.

¿Usted es minorista? ¿A cuánto le ha salido el kilo de papas?

En este caso, 78 le he puesto.

¿A qué precio comprasteis esto? Un euro.

¿Y vosotros a cuánto la vais a vender?

Nosotros a 1,40, lo que pasa que normalmente

somos los malos de la película.

¿Por qué el precio de una patata puede multiplicarse

hasta un 700 por cien del campo al plato?

Estamos pasando a tener una agricultura

en la que no interesa tener productores en el campo.

Estas son empresas o entidades

que aterrizan, quieren mucho rendimiento económico

en muy poco tiempo y cuando se les acaba lo que les interesa,

pues se van, abandonan el campo, pero el campo se queda aquí.

Libre mercado, libre mercado y yo llevo escuchando

a los ministros de agricultura desde que tengo uso de razón

decir que están estudiando el problema,

pues llevan por lo menos 25 años estudiando el problema.

Ningún político, lo mismo de izquierdas que de derechas,

ninguno se ha preocupado nunca por el campo.

Mire usted, si somos niños buenos, educados y formalitos,

no vamos a conseguir nada, en este país está visto

que se arrancan los adoquines, se queman los contenedores

y lo consiguen todo.

Denuncian que el importe se dispara, pero no les llega

ni la calderilla, ¿es solo una cuestión de precios?

Están entrando productos a unos precios muy bajos

que no permiten competir también a nuestros agricultores

en las condiciones en las que en la Unión Europea

se exige la producción.

Son las importaciones, son las exportaciones

que nos ponen trabas, el veto ruso, los aranceles de Trump.

El agricultor es el único eslabón de la cadena

que no sabe lo que va a cobrar por sus productos,

la cooperativa es la única solución que tiene el pequeño agricultor.

La patata caliente en "Comando actualidad".

Si queremos defender a los agricultores

y ganaderos de España,

tenemos que consumir producto nacional.

(Música)

Según este informe de la Organización Agraria COAC,

de comienzos de año, el precio de los alimentos

de media, de origen a destino se multiplica por 4,43,

pero hay casos más sangrantes como es la patata,

cuyo encarecimiento es de un 635 por cien,

¿quién pone el precio a los alimentos?

¿por qué son los agricultores los que menos cobran?

Esta es la mítica patata de Sanlúcar y también de Chipiona.

También, de esta zona, una zona que es cálida,

que no caen heladas por estar muy cerca del mar

y se puede cultivar la temporada de invierno.

Ahora mismo hay mucha menos patata, es vuestro momento.

Tiene un precio ahora aceptable, está sobre los 50 céntimos vendimos,

pero bueno, porque hay pocas, la semana pasada estaba a 30,

es que es muy volátil.

¿Qué precio debe tener para que tú cobras costes?

Nosotros tenemos estipulados en torno a los 20 céntimos,

nos cuesta, porque nos cuesta, tenemos que pagar la siguiente,

tenemos que pagar el abonado, tenemos que pagar el agua

y a los trabajadores que están todo el año conmigo.

Hay una subida del salario mínimo,

esto también repercute.

Claro, porque el precio final mío es el mismo

y claro al incrementar el salario, es coste para mí.

¿Sois todos de la zona o no? Todos de aquí.

¿De Sanlúcar, de Chipiona? De Sanlúcar de Barrameda.

-Ellos están cobrando ocho euros ahora mismo,

están siempre conmigo y están cobrando ocho euros la hora.

¿Es lo habitual? Sí, por esta zona, sí.

Hay otras zonas donde se paga un poco mejor.

Y que pagan menos, personas que han venido de Villamartín

y Algodonales, cobran algo menos.

Está saliendo en las noticias a todas horas,

se incrementa mucho el precio de la patata de origen a destino.

Pues sí.

¿Tiene lógica todo el incremento que tiene?

Hombre, mucha lógica..., es normal que se incremente algo,

pero intermediarios, el supermercado tiene que ganar,

pero no un 500 o un 600 por ciento, lo veo algo fuera de lógica.

¿Vosotros no abastecéis a supermercados?

Vais por la línea tradicional.

Nosotros vamos a la Cooperativa Frusana,

allí le llevamos nuestros productos y luego hay una subasta

y la subasta pues vienen los comerciantes o quien venga

y compran al precio que ellos crean estipulado.

O sea, que tú vives en vilo, tú no sabes,

mañana sabrás lo que te van a pagar por todo esto.

¿Cuántos kilos vas a llevar? Llevaré unos 7 u 8.000 kilos.

Heredaste esto por tu padre. Por mi padre.

Siempre se dice lo mismo,

se paga el producto como hace 20 años y los costes han subido,

¿eso es verdad o no? Cierto.

Ha subido el gasóleo, ha subido el agua,

han subido los abonos, producimos algo más que antes,

si no sería imposible.

¿Antes cuánto producía una hectárea?

Antes se producía 10.000, 15.000 kilos y ahora, 30,

25.000 kilos y por ahí, claro, podemos coger más dinero.

Pero, ¿se puede vivir de esto?

Se puede vivir, de eso estamos viviendo,

lo que es verdad es que no es justo,

porque comprobamos que está entrando mucha mercancía de fuera,

de Marruecos, de muchos sitios, una mano de obra muy barata,

fitosanitarios muy baratos y...

¿Competencia desleal? Totalmente.

¿Sin la cooperativa podríais sobrevivir ahora mismo?

Ahora mismo, no, la cooperativa es fundamental para nosotros,

porque es donde llevamos nuestros productos,

ellos se dedican a buscar a los comerciantes para venderlo,

nos facilitan las simientes, el abonado

y prácticamente nos prestan dinero aunque luego se lo devolvamos

con nuestro cultivo, pero nos prestan a cambio de nada.

El gobierno insiste en que la clave es hacer grandes cooperativas.

Bueno, no sé si funcionaría,

yo creo que sería mejor sacar una ley,

aunque yo entiendo que es el capitalismo,

que el libre comercio, tal y cual,

pero un precio mínimo debía tener cualquier cultivo,

donde nosotros cultivamos y no perdemos dinero ninguno.

(Música)

Hoy por fin es día de subasta en la cooperativa

y los agricultores van a conocer el precio de sus productos,

los primeros en llegar son los "brokers"

o corredores de alimentos, que representan a los mayoristas,

van a pujar y ya están revisando la mercancía.

Todo el mundo con el teléfono a esta hora.

Hombre, claro, a ver la demanda que hay,

a ver lo que necesita cada empresa

y van haciendo los pedidos.

Un corredor suele cobrar sobre dos céntimos por kilo,

hay quien cobra tres y hay remonte, etc.

¿A por qué viene usted?

Dilo bajito, que no se entere la gente.

Vengo por patatas, pimientos, calabacín

y pimiento italiano.

84, 82, 80, 78, 76, 74, 72, 71, 70...

Acaba de comenzar la subasta, una de las últimas subastas

cantadas de frutas y hortalizas que quedan en España

y una de las más antiguas, 57 años lleva celebrándose.

Se hace con precios decrecientes como si fuese una cuenta atrás,

llaman, gritan y se para ahí y se adjudica el producto.

59, 58, 57, 56,

55, 54, 53, 52.

Los dos estos que hay aquí, 84, 82, 80,

78, 76. 72...

29, 28, 27. -¡Eh!

64.

40, 39, 38...

29, 28, 27, 26...

23, 22, 21, 20.

La única mujer corredora de alimentos, "broker"

que he visto por aquí, ¿no?

Yo trabajo en Frusana. ¡Ah! ¿Qué trabajas aquí?

Pero, ¿estás pujando para algún mayorista o no?

Claro, pujamos para algunos clientes que tenemos

para defender el agricultor y el producto, claro.

Así conseguís que los precios no caigan.

Pero, ¿dónde va esa mercancía?

Nosotros mandamos a Mercajerez, mandamos a Mercamálaga,

a Mercasevilla, un poquito para defender lo nuestro.

72, 70, 69, 68,

67, 66, 65, 64, 63,

62, 62, 60,

59, 58, 57, 56,

55, 54, 53, 52. -¡Yo!

Esta es la patata que has comprado tú, ¿a cuánto te ha salido?

57. La has pagado bien, ¿no?

Ahora hay que meterle los gastos.

la caja, la paletización, como tu comisión son diez céntimos más.

Aproximado. Diez, doce.

De 57 pasamos a 67. Sin salir de almacén.

Después llega la hora del transporte,

estaríamos ya en... 70, por encima de 70.

Se le echa mucho la culpa a las grandes superficies

y que el precio se pone de arriba a abajo.

A nosotros hay clientes que nos marcan el precio

y hay veces que si el precio no nos cuadra, no cargamos.

Esta misma patata en mayo,

en vez de valer 0,57, ¿cuánto vale?

La mitad o menos de la mitad.

Y los costes siguen siendo los mismos.

Los costes los mismos.

Llegamos al siguiente eslabón de la cadena,

los mercados de mayoristas, que gestionan el 65 por ciento

de las frutas y hortalizas de España,

vamos a ver cómo se encarecen los productos

cuando llegan a estos puestos.

Javier, eres uno de los clientes que se llevaron ayer las patatas

de Sanlúcar de la subasta.

Pues unos 850 kilos aproximadamente será.

¿Y quiénes son estos señores que tienes ahí detrás?

Aquí, el mozo de la empresa y aquí, un señor cliente,

una maravilla de la técnica agropecuaria.

¿Usted es minorista? Minorista.

¿Estas las has comprado ya? Sí.

¿A cuánto le ha salido el kilo de papas?

En este caso, 78 le he puesto.

78 y en origen, ¿cuánto las compró usted?

68, lo que es en porcentaje es un diez aproximadamente.

Un diez por ciento es el porcentaje que se suelen llevar

de media los mayoristas aquí. Pero no es religioso.

¿Cómo tiene que venderlo el minorista

para sacarle un precio a esta patata?

1,30, porque después la gente no quiere ni las chicas,

las feas, las rotas, las que están dobladas,

hay que quitarlas, las verdes.

Él se lleva diez céntimos y usted lo alarga 40 o 50 céntimos.

Exactamente. ¿Es obligatorio, es necesario?

Date cuenta que yo me llevo dos palés,

él claro, diez céntimos, pero él vende palés enteros,

yo tengo que vender de kilo en kilo.

¿Esta papa llega a los supermercados?

En todos los supermercados, papas francesas.

¿Papa francesa? ¿Qué es más baratita?

¿Mejor que la nuestra, peor? Más barata y peor calidad.

Hay especial polémica con la patata en los últimos tiempos,

porque se habla de que su precio de origen a destino

se encarece un 635 por cien.

También hay que tener en cuenta que todos los kilos de patatas

no van a ser así, entonces, si uno coge mil kilos,

de eso mil kilos que coja el agricultor,

habrá un escandallo de calidades,

que no valgan, otras que sean más medianas,

otras que salgan deformadas y entonces al final

el cómputo de la venta de un kilo de esto,

tiene que dividirse entre las deformaciones

y el deterioro que ha habido.

Si compras un jamón, tú tienes que dividirlo

entre lo que te has comido, pero es que en la basura hay

y el jamón te ha costado ocho, pesa ocho kilos,

pero tú no te has comido ocho kilos de jamón.

Mayorista, minorista, ¿entendéis las protestas de los agricultores?

El campo en pie de guerra.

Hombre, yo lo entiendo, por supuesto que sí,

pero es que también ocurre que cuando han tenido unos precios

excesivamente elevados, particularmente no se escucha nada,

porque si esto se pone como se ha puesto otras veces

en 1,20, ¿qué pasa? ¿Dónde estaban esas voces?

Tú has llegado a comprar esta patata a 1,20 también.

No solamente patata, muchos artículos, digamos,

que se han ido un poco de los precios razonables

que particularmente deberían de tener,

porque todo es ley de oferta y demanda,

porque el ama de casa que compra al minorista,

también puede decir: "Me ha costado un kilo de habichuelas, 5,40".

Ahí es donde estamos,

entonces, hay que buscar siempre el término medio

tanto por exceso como por defecto.

¿Las grandes superficies mandan en los precios?

Yo, con mi experiencia de venderles a estos señores,

no he visto nunca que hayan tenido un descompasado de precios

a la hora de venta al público.

Yo no lo he visto.

Las grandes superficies muchas veces presionan

a la hora del volumen de compras, eso sí presiona,

porque si una cooperativa X no tiene para distribuir

un millón de kilos de calabacines, las grandes superficies

sí tienen para moverle ese millón de kilos de calabacines,

entonces, lógicamente, si esta cooperativa no va a tener

otra bifurcación a esos productos,

va a tener que tragar con el precio que le ponga

esa gran superficie o esa firma, de eso no hay duda.

Eres mayorista, ¿estáis quemados con los agricultores?

En absoluto, los agricultores en este mundo nuestro

no tienen culpa de nada, el problema es que hoy día

las grandes superficies a nivel nacional acaparan prácticamente

el 80 por ciento o el 75 del comercio,

tres personas compran toda la producción

y ahora se la ponen a los grandes, se la ponen a un precio

y lo que queda, el resto,

es lo que pagan el resto de personas que vienen a comprar,

claro, dicen, "los grandes",

el grande es el que está haciendo el daño y es donde hay

la diferencia de precios, naranjas compradas a 20 céntimos,

¿después a cómo las marcan en las tiendas?

Ahora, aquí en Mercasevilla, la naranja oscila

entre 40 o 45 céntimos.

¿Aquí en los Mercas no se va a encontrar esa diferencia

del 500 por cien que se habla cuando llega al minorista?

Que va, simplemente puedes coger una relación de precios

y comprobarlo. La cebolla, mira, el otro día estaba yo escuchando

en la televisión, cebolla a 1,50,

si aquí vale la cebolla a 30 o 35 céntimos

y en el campo se está pagando sobre 20 céntimos.

Pero muchas veces también reconocen los compañeros

que el producto aparece más barato en los supermercados.

Sí, claro, es donde aprieta el supermercado,

en el representante ese que mandan a comprar

donde la cebolla a lo mejor al agricultor,

como son dos o tres compradores lo que tiene,

se ponen de acuerdo los tres compradores

y dicen "la cebolla la vamos a pagar a 15".

Yo conozco a agricultores que han arado la cebolla,

a precio de costo, el salario que ha subido, no sé qué,

no me interesa recogerla.

(Música)

Y llegamos ahora al paso final de la venta tradicional,

vamos a ver cuánto se encarece esa patata

que le pagaron al agricultor a 50 céntimos.

Muy buenos días, ¿tenéis patatas de Sanlúcar, de aquí,

la patata adjunta? Tenemos, tenemos.

¿Estas cuánto las comprasteis? Ayer.

¿En la subasta en la cooperativa? Sí, ayer.

Mira, que viene con la arenita y todo,

¿a qué precio comprasteis esto? 90 céntimos más IVA.

Un euro. Un euro os han costado al final.

Pues desde los 50 céntimos que le pagaron al agricultor,

ya se ha encarecido hasta llegar aquí a la frutería

otros 50 céntimos y vosotros, ¿a cuánto la vais a vender?

Nosotros a 1,40 el kilo.

Lo que pasa que normalmente nosotros somos los malos

de la película, porque claro, siempre sale el precio

del agricultor, pero hasta que llega a nosotros,

ha pasado por tres o cuatro manos y no solo eso,

si no, quitando ahora todo lo que no se vende de la caja,

porque todo esto chiquitito. Esto tiene una merma, claro.

Claro, algunas que vienen picadas, otras que vienen verdes.

El porcentaje que vosotros le aumentáis normalmente a esto,

suele rondar el 40 por ciento. El 40 por ciento más o menos.

Es lo que encarecéis el precio normalmente

y tiene que ser así porque siempre hay una merma.

Siempre, de todo, de patata, de cebolla,

de cualquier fruta que compremos,

siempre tiene algo que tenemos que tirar.

¿Y la merma de cuánto es? ¿De cada 20 kilos...?

Pues cuatro, cinco,

pero vamos que estás haciendo el programa de patatas,

pero con otras frutas pasa lo mismo.

(Música)

Las protestas de los agricultores estallan en un contexto

de cambio del orden económico mundial,

que los expertos conocen como la "uberización" del campo,

o mejor dicho, la entrada de capital financiero

de riesgo en nuestra economía y nuestra agricultura.

Estas empresas dominan sectores tan estratégicos

como el de las semillas o los fertilizantes

y además han puesto contra las cuerdas

a más de 345.000 profesionales del campo español.

(Música)

Iría y Álvaro, son ustedes los autores de este estudio

que es el primero que se elabora en España para analizar

cómo impacta el nuevo orden económico mundial

en la agricultura.

Estamos pasando a tener una agricultura en la que no interesa

tener productores en el campo y a un nuevo modelo en el que son

las grandes empresas tendiendo hacia los oligopolios,

lo que está copando el modelo productivo.

En diez años hemos pasado a tener un 20 por ciento menos

de agricultores y hemos pasado a tener un nueve por ciento más

de superficie. Esto es una paradoja, ¿no?

Porque el campo español va viento en popa,

por decirlo de alguna manera, hemos superado la renta agraria,

hemos pasado ese umbral de los 30.000 millones de euros

por primera vez en el año 2018 y sin embargo,

cada vez los agricultores tienen menos poder adquisitivo,

en fin, hablan de ruina absoluta.

Sí, la cadena de valor no remunera el trabajo de los productores.

Ustedes hablan en el estudio de la "uberización" del campo,

¿qué es esto? El agricultor está inmerso

en una especie de doble embudo, que por un lado tiene

a las empresas que le proporcionan los insumos para producir,

que cada vez están más concentradas.

Los insumos son los fertilizantes, las semillas,

todo lo que ellos necesitan para producir.

-Los piensos para el ganado, los medicamentos para animales.

-Pero también están presionados por el lado al que venden,

las cadenas de distribución cada vez están más concentradas

y hacen que sea muy difícil poner un valor, poner un precio

a lo que venden los agricultores.

-Estas son empresas o entidades que aterrizan,

quieren mucho rendimiento económico en muy poco tiempo

y cuando se les acaba lo que les interesa, pues se van,

abandonan el campo, pero el campo se queda aquí.

Estas compañías quizá están buscando la rentabilidad

en el campo, en la tierra, que no están encontrando ahora

en los mercados financieros.

¿Por qué es tan rentable el campo de pronto?

Es que la agricultura es un sector con mucho futuro,

la población mundial va a crecer,

los recursos cada vez son más escasos y entendemos

que es un sector estratégico y que va a ser rentable en el futuro.

-Actuarán conforme a criterios económicos y empresariales,

no con otro tipo de criterios que hasta ahora han sido

lo que han regido en el campo. La gente que vive en los pueblos

es la que vive de la agricultura y la ganadería.

Es la gente que fija población en esa España vaciada, ¿no?

Y es la gente que se está yendo.

El estudio es reciente, lo habéis publicado hace apenas dos meses,

habéis concluido con este análisis,

y claro, entiendo que tiene toda la relación

con lo que está ocurriendo estas semanas en la calle,

con esas movilizaciones en el campo.

Cuando lo ideamos y lo publicamos, no sabíamos que iba a pasar

lo que está pasando ahora, pero sí que es cierto

que una de las conclusiones que salió del estudio,

era que frente a esto teníamos que hacer algo,

los agricultores y ganaderos en España tenían que hacer algo

porque si no, se nos muere el campo.

Cada estrellita representa mil explotaciones en España

y es que en el año 2000 había un poco más de 56.000

explotaciones lácteas en el Estado español,

cuando cambiamos la fecha, en el año 2019,

desaparecen un montón de estrellas, porque el último dato oficial

disponible a día de hoy, muestra que actualmente tenemos

solamente 12.851 explotaciones

haciendo entregas de leche en todo el Estado.

Sin embargo esto es una paradoja, porque la producción de leche

en España ha venido aumentando en los últimos años.

Sí, el dato exacto no sé si es de cinco millones de toneladas

y pico a siete millones de toneladas que estamos produciendo

en la actualidad. En esta gráfica se observa

de una manera también como muy evidente,

que al mismo tiempo que se ha producido este proceso

de abandono de las explotaciones, se ha producido un proceso

de concentración del número de vacas que tiene cada explotación.

La media de vacas que ahora mismo tenemos en España por explotación

es de 57 y si lo comparamos, por ejemplo, con la media

que ahora tiene la Unión Europea, que es de 33

vacas por cada explotación. Es casi el doble.

Pero es que si vamos a alguno de los territorios del Estado,

tenemos el caso, por ejemplo, de Navarra

en el que el número de vacas por explotación alcanza las 163

o por ejemplo, el caso de Aragón en el que se llega a 213 vacas

por explotación, el caso de Murcia, con 243 vacas por explotación

y el caso más sangrante que es el de la Comunidad Valenciana

con 284 vacas por explotación.

Y ahora paso a contaros un poco brevemente

el caso de la granja de Noviercas, que es caso que hemos estudiado

concretamente y nos ha puesto en alerta máxima,

porque tiene unas dimensiones espectaculares,

vendría a sustituir aproximadamente un poco más de 700 empleos directos

en el medio rural y podría provocar la desaparición

de aproximadamente 400 granjas en España.

Pero es que esta granja vendría a instalar

en un municipio superpequeñito

de aproximadamente 150 habitantes, 23.500 vacas,

de ellas estarían 14.400 en producción

y el resto entre crías y en otro tipo de cuestiones.

En Castilla León que es a donde pertenece el municipio de Noviercas,

la media es de 91 vacas, es que 23.500 vacas

multiplica por 250 esta media.

También se ha proyectado poner dos biodigestores

para el tratamiento de purines y dos balsas de almacenamiento

de purines. Una de las cosas que se ha autorizado permitir

es la apertura de nuevos pozos privados,

según las normas urbanísticas municipales anteriores,

no se podía abrir en ningún caso pozos privados,

solo de carácter público y se va a permitir el uso

del suelo rústico que suponga un alto riesgo

de transformación del territorio, también con anterioridad

esto estaba prohibidísimo y ahora en determinadas circunstancias

particulares, se va a permitir. Yo no sé qué pasaría

si una granja como esta se instala y luego desaparece,

es que el impacto de la instalación y luego el del abandono,

es muy grave, claro.

Si quieres, ahora vamos a ver el caso de la uva de mesa,

que es ya un caso más avanzado, porque la concentración

ya se ha producido, Murcia actualmente produce el 66 por ciento

de las toneladas que se producen en España y exporta el 68 por ciento

del total de uva que se exporta del conjunto de España

y de hecho, son estas tres principales empresas

las que concentran el 85 por ciento de la producción en Murcia.

De estas tres empresas, dos de ellas están participadas

por fondos de capital riesgo, es decir, dentro de su accionariado

han entrado a participar fondos de inversión,

los fondos de inversión necesitan rentabilidad y ahora mismo

los tipos de interés son muy bajos, entonces están buscando

otros sectores en los que participar.

O sea, los que no tienen los mercados financieros

o del sector inmobiliario donde colocaban los activos,

ahora lo ponen en la tierra. Exactamente.

Estas empresas tienen hectáreas en producción propias,

pero también necesitan abastecerse de otros agricultores

que les proveen, es que los agricultores tienen contratos

a largo plazo con las empresas, tienen beneficios, es decir,

tienen una rentabilidad asegurada durante un tiempo,

en tanto en cuanto las empresas estén interesadas en trabajar

con ellos, van a tener rentabilidad, pero también están sometidos

a los intereses de las empresas integradoras

y bueno, les van a controlar los costes de producción,

que son muy elevados porque estos productos suelen ser

de gran calidad para exportación y les dan un precio

que les va a permitir vivir, pero ese precio está controlado

por la empresa integradora, además los agricultores

siguen asumiendo el riesgo productivo, ellos tienen la tierra

y asumen el riesgo de la producción, puede parecer cómodo el hecho

de que el agricultor tiene el asesoramiento, los insumos,

tiene las plantas, se lo dan todo y encima vienen y le compran,

pero claro, es que la implicación que tiene es que está completamente

controlado por la empresa de comercialización,

entonces, en un momento determinado pueden decidir salirse

de estas zonas de producción donde se concentra mucha producción

y decidir irse a producir a Sudamérica o a otros sitios

del mundo, eso implicaría que estos agricultores

que ahora trabajan de manera integrada con las empresas,

quedarían huérfanos de comercializadora,

no podrían comercializar y se estrellarían contra el mercado,

porque ahora las estructuras cooperativas están muy débiles

en estas zonas de producción. Nosotros estamos detectando

que se está produciendo un cambio de modelo en el que el agricultor

hasta ahora era un profesional independiente que tomaba decisiones

y luego podía trasladar el valor a la cadena, a un modelo

de agricultor asalariado, un trabajador precarizado

de la misma forma en la que ocurrió en otros sectores de la economía,

por eso es lo que hablamos de la "uberización" del campo.

El agricultor y el ganadero son profesionales

que realizan muchas inversiones y son muy innovadores de por sí.

-Los que van quedando son precisamente los que pueden.

Los más profesionales. Claro,

búsquedas de nichos de mercado alternativos que le permitan

una mayor rentabilidad, los que han invertido

y tienen explotaciones que les permiten sobrevivir.

Y estos son los que están ahora en situación de mayor vulnerabilidad

y hablamos casi de 345.000 profesionales,

son casi 350.000 familias en España.

Actualmente hay cuatro empresas multinacionales o conglomerados

que estarían controlando el 85 por ciento de las semillas

de todo el planeta. Estos conglomerados al final

tienen un poder muy elevado y bueno, es situar

algo tan estratégico como es la alimentación

en manos de muy pocas compañías.

Hay países como China, que tiene absolutamente prohibida

la entrada de capital extranjero en sectores estratégicos,

cosa que en España no estaría ocurriendo.

Esto está pasando porque los poderes públicos

han permitido que pase, ahora por ejemplo,

se están firmando numerosos acuerdos comerciales bilaterales

con otros países del mundo en los que va a haber riesgo

de deslocalización de nuestras producciones,

porque tienen otros modelos de producción que son más baratos,

más laxos y tienen unas exigencias diferentes, que son las suyas

que soberanamente han decidido, uno no puede estar diciendo:

"Vamos a ayudar a los agricultores" y luego por el otro lado,

están firmando acuerdos comerciales que están hundiendo al sector.

Estamos en un entorno global y las negociaciones deberían ser

globales, porque lo que está pasando es que están entrando productos

a unos precios muy bajos que no permiten competir

a nuestros agricultores en las condiciones en las que aquí,

en la Unión Europea se exige la producción.

(Música)

Hay otros alimentos como es el caso de la zanahoria que siguen

una línea más moderna, se venden directamente desde la cooperativa

al supermercado.

Manuel, ¿qué miras exactamente ahí como capataz?

Estamos haciendo medio kilo y siempre tiene que llevar algo más.

Cada uno se lo pone donde puede y cobráis a destajo.

Vamos a destajo, vamos limpiando,

quitándole las cuatro ramas secas, dejándolo todo verde

para que en la cámara no se pudra, porque esto a lo mejor va

para Inglaterra, Holanda y lleva dos o tres días de transporte.

¿Cuántos sois aproximadamente aquí? Pues hoy somos unos 36.

¿Hay trabajo todos los días?

Ahora desgraciadamente en estas fechas estamos un poquito cortos

de pedidos y trabajamos poco, hoy hay tres o cuatro parados en casa.

Está el campo en pie de guerra. Porque es normal,

es que vamos para atrás, yo me acuerdo de esto hace 15 años,

porque mi padre ha sido agricultor y costaba un manojo de zanahorias

20 duras, 60 céntimos hoy y eso hoy es inviable.

¿A cuánto se vende este manojo? Este manojo, el normal que hacemos,

sale por unos 22 0 23 céntimos,

este incluso puede estar a 16 o 17 céntimos, no está a más.

Un campo que esto lleva aquí mínimo tres meses y medio,

le tienen que hacer sus labores, echar sus abonos,

si le metes la mano de obra, quizá le pierdas hasta dinero,

lo que pasa que la producción que hay aquí ahora en invierno,

en estas fechas, es esta y si no siembras,

pues se la tienen que jugar a que valga o no valga al mercado.

Y esto, aun así ya tiene un precio pactado, ¿no?

Porque esto va a exportaciones y sobre todo a supermercados, ¿no?

Pero precio pactado, no creo, cuando hay oferta suelen bajar.

¿Cómo están ustedes viviendo esto del campo,

de subida de precios y tal?

De subida de precios vamos fatal, nosotros trabajamos

lo sucinto para comer, lo sucinto nada más para comer.

¿Ahora mismo cuánto saca usted al mes trabajando?

Aquí si nos vamos a las tres puede que saque 50 euros,

y trabajamos desde las ocho, nos da para sobrevivir,

siete u ocho meses que nos da la cooperativa

y ya está, toca las manos. Madre mía.

Esto a usted le pinchan y no sale sangre.

Estos son cincuenta y tantos años trabajando en el campo.

Manolo, muy buenas, ¿qué tal? Buenas, Mario.

Perteneces a la cooperativa que le ha dado trabajo

a estas personas. Sí, señor, ahora mismo soy

responsable técnico de Cooperativa Frusana.

Ellos mismos dicen, la cooperativa hoy en día es una agencia

de colocación en el campo. Pues sí, afortunadamente,

estamos dando ahora mismo unos 600 puestos de trabajo.

Esto, para empezar, lleva un coste para el agricultor que es

el precio de los jornaleros, son 7,5 céntimos.

Evidentemente, los puestos sociales también se le suma,

evidentemente los paga el dueño de la finca, en este caso

pues el coste total de este manojo, estaríamos hablando de diez céntimos

y el transporte lo hace el agricultor y le cobran

dos céntimos por manojo, si te dijo el capataz antes

que teníamos 200 manojos aquí pues cobran cuatro euros

por baúl para llevarlo de campo al almacén.

Estaríamos hablando de doce céntimos ya simplemente en recolección.

Allí en almacén lo lavamos, eso lleva otro coste añadido

de sobre tres, cuatro céntimos por manojo,

entonces, suma y sigue, estaríamos hablando de 16.

Después esto hay que meterlo en una caja, ¿no?

Sí, hacemos un envasado de seis manojos por caja,

estamos hablando de que tenemos un coste aproximado

de 15 céntimos por manojo de lo que es envase de producto final.

¿Por cuánto lo vendes? Ahora mismo los precios de venta

están en torno a los 55, 60 céntimos,

con lo cual se traduce en los veintipocos céntimos

que hemos hablado antes. En otros años,

cuando los inviernos son más fríos,

digamos en el norte de Europa, lo que es Francia y además nieva,

pues allí no tienen producción, con lo cual nuestro producto

se cotiza más, entonces el precio final del manojo

en vez de estar en veintipocos está sobre treinta y tantos.

La ganancia, ¿no? Claro, entonces, en este caso

es un año malo para el agricultor, el año 2020.

El precio de los supermercados, ¿es bueno, es malo?

El precio del supermercado te permite una cierta estabilidad

a la hora de vender tu producto, no es un precio muy alto,

pero queremos trabajar con supermercados,

pero lo que pasa es que a lo mejor un precio de 55 céntimos,

pues a lo mejor sería poco, deberíamos de venderlo a 70,

por decirte algo y luego esto se transmitiría

en que el consumidor final en vez de pagarla a 1,70,

la pagaría a 1,80.

¿Está dispuesto el consumidor a pagar más?

A lo mejor es otra historia.

¿Son necesarios todos los intermediarios?

Bueno, creo que sí,

puesto que el transporte lo consideramos intermediario,

digamos, el comercial lo consideramos intermediario,

distribuidor, lo consideramos intermediario,

plataforma de distribución la consideramos intermediaria,

o sea que realmente pues hay muchísimos, yo creo que sí,

que no son descartables, por decirlo de alguna forma.

(Música)

Juan, usted es cabrero aquí en la zona de Almogía, en Málaga,

esta mañana no ha podido ir a la tractorada, me contaba.

Sí, hemos tenido ordeño, hemos tenido una avería en un motor.

¿Cuál es su situación ahora?

Bueno, mi situación ahora no está tan mala como ha estado,

pero tampoco tenemos seguridad de que siga así,

ahora tenemos un precio de la leche medio bien,

pero hemos pasado tres años muy malos a pique de quitarla,

de mandarlas para el matadero, porque no era rentable.

¿Durante tres años han estado a pérdidas?

A pérdidas, está el ganado más viejo de lo que debería también,

porque no se ha podido criar una reposición nueva,

porque faltan pelas. La electricidad ha subido

en los últimos años un 80 por ciento

y ahora hay que hacerlo todo, el ordeño es mecánico,

la leche hay que enfriarla. Es un negocio familiar

que trabajan todos y no cobra ninguno

y así vamos.

Si no fuera un negocio familiar... ¿Cuántos jornales tiene usted aquí?

¿Cuántos hijos tiene, Juan?

Yo tengo dos hijos. Dos hijos.

¿Y están aquí los dos en la explotación?

Sí, uno está y el otro está estudiando

y los fines de semana echa una mano, cuando hay más trabajo.

Lo que pasa es que la mujer está trabajando fuera.

Ustedes han sobrevivido gracias a que su mujer

no come de la explotación. Exactamente.

Es que nos da de comer a los que trabajan en la explotación.

¿Sí? ¿En qué trabaja su mujer? Ella está en Málaga limpiando.

Mira, todo esto es raza malagueña,

estas son las cabras que están en ordeño,

un pelaje rubio oscuro a rubio claro.

¿Son las autóctonas de aquí entonces?

Sí, de Málaga, pega muy bien, le gusta mucho el pastoreo,

es una cabra muy robusta, muy fuerte.

¡Dori...!

(Música)

¡Venga, venga!

José, ¿cuánto llevas aquí trabajando con tu padre?

Desde los 16 años.

Y bueno, tu ilusión era quedarte con la explotación ganadera, ¿no?

Quedarme con la explotación ganadera y ampliarla.

Si a mi padre le pagan la leche a 0,80 y a mí me cuesta producir

un litro de leche setenta y tantos céntimos, ¿yo de qué vivo?

La futura generación.

A ver, ¿esta tiene? Esta tiene días.

A ver, ¿qué sensaciones te vienen al cuerpo

con este animal aquí encima?

Que esto como siga así, este animal no producirá leche

en esta explotación y se irá para el matadero,

esas son las sensaciones que me vienen ahora mismo.

Ha habido muchos vecinos que han cerrado explotaciones

había 410 ganaderías

en todo lo que es la provincia de Málaga

y han quedado 220 o 210 ganaderías,

las demás todas han cerrado.

¿Mucho coste, José, en pienso?

¿Eh?

Estamos gastando un pienso de primera calidad.

-Vale un chivo en Navidad 40 euros, cuando en la carnicería

está a 90, 95, 110.

Nosotros creemos que el consumidor está engañado.

Venden toda la producción de leche a una única compañía,

¿desde hace muchos años? Sí.

Es decir, que dependen casi de esta compañía,

¿ellos establecen el precio? Ellos establecen el precio,

ellos tienen las normas, hay que producir

con una serie de normas.

¿Cuántas compañías hay de esta envergadura

que puedan asumir toda la producción?

Son tres. Son tres grandes empresas.

¿No hay más que puedan estar asumiendo la producción?

Tres grandes que tienen los precios similares,

están amenazando con bajar, en abril hacemos contrato nuevo.

¿Esperanzado con las movilizaciones,

con este estallido de protestas? Esperemos,

esperemos, porque si no, esto de aquí a muy poco tiempo,

se pierde todo.

Está usted más optimista que su hijo,

que es el que tiene que llevar un poco la explotación,

pero nada satisfecho, claro.

Hombre, es verdad que es así,

que así no tiene uno tiempo libre ninguno,

la familia un poco abandonada, ni se puede ir a ningún lado,

cabras y cabras...

Estando tan al límite es imposible que ustedes contraten o paguen

ningún jornal para liberarse un poco,

que me decía, si es que no podemos ir a la protesta.

Es que hace falta dinero para poder meter mano de obra,

aquí tenemos 440 cabras,

me haría falta alguien, trabajar un poquito menos nosotros también

y cortar también, tener alguna tarde libre,

esas cosas las echas en falta.

(Música)

Muy buenas. Hola, ¿qué tal, Mario?

Juan Manuel Rodríguez, presidente de esta cooperativa,

que le da de comer a muchísimas familias en Sanlúcar.

Sí, aquí ahora mismo hay unas 650 personas trabajando

tanto en campo como en almacén, aparte unos 350 socios

con sus familiares y gente también que lo tiene a cargo directamente,

con lo cual de esta cooperativa puede depender ahora mismo

1.300, 1.500 personas trabajando.

Nosotros exportamos el 80 por ciento de nuestra producción

y cuando exportamos lo hacemos a países europeos vecinos

que no pueden producir por las diferencias,

por el clima que tienen ahora mismo, que hace mucho frío

y ahora los grandes problemas que estamos encontrando,

que vengo de la feria de Alhaurín, por ejemplo y allí no ha hecho frío,

entonces se solapan producciones unas con las otras,

con lo cual no somos competitivos, el cambio climático está pesando

muchísimo a nosotros. Existe, usted lo corrobora.

Lo tenemos claro y es un problema bastante importante.

Juan Manuel, la ley de la oferta y la demanda,

ahora podría haber cuatro líneas abiertas del puerro

y solo hay una trabajando.

Solamente hay una trabajando y es por la poca demanda

que hay de puerro, ahora mismo tiene unos precios prácticamente

que no se vende y en vez de cuatro líneas que estaríamos al 100 por 100

pues tenemos una nada más para el poco mercado local.

Y lo que estamos esperando es que haya frío en Europa,

que cambie esto un poco, que las producciones europeas

se consuman para intentar nosotros vender el nuestro.

Juan Manuel, sois uno de los principales productores

de toda España de zanahoria de ramillete.

Sí, ahora mismo estamos en plena producción, en pleno lavado

y de estas instalaciones salen entre 14 y 15 millones de unidades

de ramilletes, ahora mismo salida de almacén,

el precio que tiene más o menos son 55 céntimos,

con esos 55 céntimos se puede pagar al agricultor

22, 23 céntimos.

El campo está ahora mismo en pie de guerra,

¿cómo están los ánimos? Por los suelos,

el agricultor es el único eslabón de la cadena que no sabe

lo que va a cobrar por sus productos y así no puede seguir.

La mayoría de estas zanahorias van a supermercado,

cuando les llama a ustedes un supermercado, ¿es buena noticia?

Hay una parte muy importante del consumidor que compra

la fruta y hortaliza en supermercado por lo que tenemos que estar ahí,

tenemos que estar donde compra el consumidor.

Sin embargo, es una posición de poder, porque son al final

diez grandes distribuidoras que controlan

a las 900.000 explotaciones agrícolas que habrá en España.

Es que a nosotros nos falta dimensión,

si nos falta dimensión pues hay diferencia de poder.

¿Cuántas cooperativas españolas

hay entre las 50 mejores de Europa?

Ninguna. Claro, mucha gente dice

que las cooperativas en Francia son 20 veces más grandes

que las que hay en España, ¿es cierto?

Es cierto, la concienciación de cooperativismo fuera de España

es mucho mayor que aquí en España,

aquí, evidentemente,

en la concienciación del agricultor tiene que estar

pensando en que la cooperativa es la única solución

que tiene el pequeño agricultor.

Y ese es vuestro producto estrella, ¿no?

La patata dulce, el boniato, la batata.

El boniato, la batata "sweet potato" en inglés,

todos los supermercados europeos tienen nuestro producto

y aparte también las grandes industrias europeas

también utilizan nuestro producto para transformación,

para chips, para bastón, para dados,

para alimentación infantil, la gama de productos

que sale del boniato es espectacular.

Esto es valor de producto,

esto es adaptarse a los nuevos tiempos para sobrevivir, la prueba.

Hace diez años podíamos estar haciendo 7.000 toneladas

de producción, hoy hacemos 27 y creciendo,

¿por qué? Por las cualidades que tiene,

Lo catalogan como un superalimento, tiene muchas cualidades

y muchas bondades gastronómicas.

Cocineros importantes que hoy salen en la tele haciendo recetas,

lo hacen con boniato y esto ha dado un plus

al consumo del boniato.

Esta para está equilibrando las pérdidas que puedan dar

otros cultivos, ¿es así? ¿Es un salvavidas?

Ha suplido a otros cultivos que no son rentables en la zona.

Ahora que está el campo en pie de guerra,

¿qué responsabilidad puede tener el consumidor?

Si queremos defender a los agricultores y ganaderos

de España, tenemos que consumir producto nacional,

siempre, que lo hagan, seguro que es más barato

y mejor y mayor garantía.

(Música)

Le falta un par de boniatos a esa caja.

Esta caja está vacía, Manuel.

Manuel, buenos días,

Buenos días. ¿Cómo estás?

Bien. ¿Eres de estos pocos agricultores

que a día de hoy puede decir que le va bien?

Bien es más difícil, regularmente bien, sí.

Perteneces a la Cooperativa Frusana

que es la primera productora a nivel europeo

de esto que estáis recogiendo, boniatos.

Efectivamente, la batata.

Y vosotros solos llegáis a producir

más de un millón de kilos.

Sí, yo personalmente sí, más de un millón de kilos.

Y dos millones también.

Esto son batatas. Esto es la patata dulce.

Ahora mismo es de las pocas zonas de España donde se recoge esto.

Efectivamente, por el tipo de arena.

Era arena fina de playa, ¿no? Sí.

¿A cuánto te lo pagan a ti?

Lo hemos estado vendiendo a 35 o 36 céntimos.

¿Cuánto te cuesta producirlo?

Producirlo cuesta casi 18 céntimos.

Y cuando llegas al supermercado, ¿a cuánto te lo encuentras?

Ahí todo el mundo lo ve, te puede costar un kilo

dos euros y medio, 2,60, 2,40,

según la fecha de la campaña.

¿Está saliendo ahora mucha competencia?

También está saliendo y más que va a salir.

¿Prefieres supermercado o prefieres la subasta?

Las dos cosas, ¿por qué? Porque en subasta, vamos a ver,

la exportación es muy exigente y te pide todos iguales,

de una diferencia de 300 gramos unos de otros,

de 300 a 600 gramos.

Lo de la subasta puede ser más ecológico,

pero el consumidor de grandes superficies quiere el molde.

El molde. ¿Recibís subvenciones en el campo?

Eso me hace falta la PAC,

a ver si nos apuntan a nosotros a la PAC también.

Pero aquí, frutas y hortalizas, ¿recibís?

Aquí no hay ayuda ninguna.

(Música)

Hay futuro para la agricultura española,

pero no para nuestros agricultores, con esta idea en la cabeza,

miles de profesionales del campo han tomado la calle

este mes de febrero en un estallido intermitente de protestas

y movilizaciones contra lo que ellos consideran

precios ruina y lo denuncian además con la contundencia

del que ha visto su medio de vida en juego.

(Música)

Estaban ustedes convocados a las diez de la mañana

y el atasco ya es enorme, no ha empezado aún la movilización

y se espera que vengan de toda la provincia, de todo Málaga.

De toda la provincia de Málaga, estamos muy desesperados

en el campo por los precios por debajo de costes de producción

y ya era hora de una movilización como esta

que realmente va a ser sonada, esperemos que sea la última

y que nos escuchen, si no tendremos que volver a salir a la calle.

Todo el mundo cuando llega a su casa y abre la nevera,

encuentra un tomate, su aceite, sea médico, sea arquitecto

estamos hablando de cualquier profesión, pero el sector primario,

que es el más olvidado y por eso estamos en la calle,

debería ser el principal.

-Porque del campo sale todo,

lo mismo la aceituna, que los cereales,

que las hortalizas.

(Claxon)

Antonio Rodríguez, es usted secreario general

de una de las organizaciones agrarias que ha convocado

esta tractorada, esta protesta, ¿qué esperan conseguir hoy?

Bueno, pues muchas cosas, sobre todo dignidad,

dignidad para los sectores agrarios y ganaderos de este país,

para la gente del campo, el campo español tiene un problema

de rentabilidad, tiene un problema de precios

y sin precio y sin dinero no podemos estar trabajando

constantemente a pérdidas, nos están desmantelando,

nos están dejando simplemente como mano de obra barata

en Europa, porque somos europeos

y están haciendo con nosotros todo el mundo lo que quiere.

Esta es una realidad además, que hablabas de Europa,

que bueno, que se puede extender a otros países del entorno

comunitario, no solo son los agricultores españoles,

si no que toda Europa está padeciendo la misma situación.

Y estamos viendo como en otros países también está habiendo

movilizaciones, a todo el mundo le gusta salir de la ciudad

para el pueblo los fines de semana, cuando ese pueblo esté totalmente

abandonado, lo único que nos encontramos son incendios,

son llamas en el verano, tenemos que mantener

lo que nuestros padres y madres crearon con tanto esfuerzo

y tenemos que dejarle un futuro limpio y digno a nuestros hijos.

Cuando hablan de ruina, ¿esto en qué se traduce?

Mira, yo soy ganadero,

hemos tenido cuatro años consecutivos a pérdidas

y nos hemos mantenido porque no somos empresarios,

porque si hubiéramos actuado como empresarios,

desde el primer día que nos está dando pérdidas,

hubiéramos cerrado, nos hemos mantenido

porque es nuestra vida, son nuestras explotaciones,

nos las dejaron nuestros padres, hemos luchado mucho por ellas

y por eso nos estamos manteniendo, si no, no nos mantendríamos.

Carmen y Jesús, ustedes son agricultores, bueno, matrimonio,

vienen juntos a la protesta,

¿imaginaban ustedes llegar a esta situación

cuando empiezan a hacer inversiones en olivos?

¿No imaginaban que el precio del aceite iba a estar así?

No, es que los precios están como hace 20 años.

Jesús, se habla de que la subida del salario mínimo interprofesional

a 950 euros podría haber sido la gota que ha colmado el vaso

y que ha disparado todas esas jornadas de movilización.

No. Nada que ver, ustedes no están

en contra de esa subida. Nosotros estamos a favor,

estamos a favor de eso, un matrimonio o una persona

que lleve 50 o 100 euros más a su casa,

¿qué va a hacer? Pues se lo debe de llevar

e incluso más, el colmo que ya ha sido es un año tan malo

con el clima tan malo que hemos tenido.

(Claxon)

(Música)

A ver si salimos en algún lado.

¿Cuántos años tiene? Tengo 54 años.

¿Y lleva toda la vida en el tomate? Toda la vida criando tomate,

pimiento, calabacín y de todo, no hay control en frontera,

tenemos problemas para la exportación,

tengo el invernadero abandonado porque no puedo reformarlo,

¿por qué a mí me tienen que pagar un kilo de tomates a 30 céntimos

y ellos venderlos a 2,50? Dicen que hay que cambiar la maquinaria,

¿quién me la va a pagar? Mire usted, si somos niños buenos,

educados y formalitos, no vamos a conseguir nada,

en este país está visto que se arrancan los adoquines,

se queman contenedores y lo consiguen todo,

para poner un kilo de tomates en Mercamálaga o Mercamadrid,

necesito cuatro o cinco meses,

ellos en cuatro o cinco horas ganan cuatro veces más que nosotros,

no hay derecho, tiene que haber un control.

Pero ese desequilibrio o la causa de que el precio sea tan bajo,

no puede estar únicamente en la gran superficie, ¿no?

Entiendo que habrá otros factores.

Son las importaciones, las exportaciones que nos ponen trabas,

el veto ruso, los aranceles del Trump,

nos miran con lupa nuestros productos.

Claro, requieren muchas garantías fitosanitarias...

Ahora, aquí nos entra todo lo de fuera.

Aquí entran productos que no tienen que pasar esas exigencias.

No tienen esos controles.

Janet, estás aquí con tu padre, ¿cuántos años tienes?

27. Libre mercado, libre mercado y llevo escuchando a los ministros

de agricultura desde que tengo uso de razón decir

que están estudiando el problema, pues ya llevan por lo menos 25 años

estudiando el problema. Tres años más como este que hemos pasado,

que apenas hemos cubierto los costes

y no, no podemos seguir.

Conchita, usted es agricultora también, bueno, lo ha sido.

Ya llevo dos años jubilada,

45 años de agricultora y no me he sentado una tarde

a ver la tele, que ningún político,

lo mismo de izquierdas que de derechas,

ninguno se ha preocupado nunca por el campo.

Y usted quería estar aquí hoy, ¿de dónde es?

De Alameda, soy de Alameda y no me querían traer

y sí me han traído. ¿Quién no la quería traer a usted?

Mi marido, pero me ha traído una nuera.

¿Usted cree que la gente entiende lo difícil que es

el día a día del agricultor?

¿Piensa el consumidor en ustedes?

¿Nos damos cuenta de lo difícil de su situación?

El que no ha trabajado en el campo, eso no lo entiende.

Estoy muy orgullosa de estar aquí.

¿Sí? ¿Emocionada también? Uy, mucho.

¿Está emocionada? ¿Por qué?

Por eso, porque podíamos vivir muy bien.

Y se está viendo usted ahora con estrecheces.

Sí.

Se están incorporando en la autovía.

Macarena, Antonio y José, ustedes son familia,

¿de qué pueblo vienen? Villanueva de Algaidas.

-La patata la han dejado tirada en el campo,

porque no le merecía la pena sacarla.

-Porque cuesta más pagar un jornal que lo que deja de beneficio.

-Las subvenciones también, todo, porque si no hay subvención,

el agricultor no tiene suficiente dinero tampoco para tractor,

para maquinaria, para todo, es que es todo.

Estamos ahora en un momento delicado porque se está negociando

el próximo tramo de la PAC, de las ayudas comunitarias.

Exactamente.

¿Hasta dónde están dispuestos a llegar?

Pues a parar el país, vamos, ya lo tenemos hablado algunos.

-Si hace falta parar el país, se para el país.

-Se va a parar.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La patata caliente

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Comando Actualidad - La patata caliente

26 feb 2020

La denuncia de los profesionales del campo por un precio justo se produce en medio de un estallido de protestas por todo el país y en defensa también de medidas que controlen la concentración creciente del campo en pocas manos.

ver más sobre "Comando Actualidad - La patata caliente" ver menos sobre "Comando Actualidad - La patata caliente"
Programas completos (512)
Clips

Los últimos 2.922 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios