www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5796529
Para todos los públicos Mañanas de cine - Los testigos - ver ahora
Transcripción completa

Pinky y yo no queremos hacerte esto, tabernero.

¿Estás listo, Pinky? -¡Listo!

Esta.

Lo estoy sirviendo en el vaso. -¡Eh!

No es necesario que le cuentes nada, puede oír como le sirves.

¿Qué crees que hago, hacerle algún tipo de señal?

Tampoco es necesario que hables. Vamos, continúa.

(Música divertida)

¿Y bien?

Sin prisas, mi olfato debe entrar en calor.

Yo diría brandi casero, exactamente, brandi casero.

(RÍEN)

Se equivoca.

Sabía que con su olfato

no engaña a nadie.

Muy bien, venid todos, estos dos trotamundos,

por no llamarles vagabundos, os van a tener que invitar

a todos. ¡Vamos, adelante, servíos!

Un día de estos voy a arrancarte esa nariz de cuajo.

Hay algo de agua para vosotros.

(Risas, bullicio)

Levantad los vasos.

(HOMBRES) ¡Qué bueno!

Habría sido un truco increíble si hubiese acertado.

¿Quieres probar otra vez? Esta vez, a doble o nada.

Después de esta ronda, ya hablaremos de eso.

Eso que bebéis es champán.

No os preocupéis si os sabe a "whisky".

Es champán.

Bien, muy bien. Vamos a ver, son... Son dos dólares, amigos.

En un momento.

No, los quiero ahora.

¿Qué prisa tienes?

Ahora.

(Música divertida)

¿Tenéis ese dinero o no lo tenéis?

Dáselo tú, Pinky.

Qué agradable sensación pasear de noche...

en silencio y en paz.

¿Qué pasa aquí?

¡El "sheriff", se acabó la fiesta!

¡He dicho que se acabó!

¡Ya es suficiente!

Jim, ha venido muy pronto.

Yo y Pinky íbamos a machacarlos. Ya lo he visto.

Estos dos sinvergüenzas querían irse sin pagar, "sheriff"

No es lo que parece, hemos... ¿Cuánto te deben?

Bueno, dos dólares... -No tenemos dinero.

Quién lo diría. Será un placer que nos encarcele.

Claro.

Vamos, venid conmigo. Está bien, Jim, lo que usted diga.

Aquí tienes.

Pero, "sheriff", dos dólares... No te preocupes por nada.

Quietos ahí.

Por aquí.

Pero la cárcel está ahí delante. Y las caballerizas, al otro lado.

¿Las caballerizas? Es donde vais a ir ahora mismo.

No nos puede hacer esto. -No, hemos delinquido

y tiene que arrestarnos. Me siento generoso.

¿Generoso? ¿Qué clase de generosidad es esa,

dejándonos a la intemperie?

No hemos comido un solo plato caliente desde...

Desde la última vez que os encerré.

Esa señorita Dulcey sabe cocinar.

Sí, y vosotros sabéis comer.

Los contribuyentes no pueden pagar la comida cada vez que venís.

Pero, Jim, somos yo y él.

No quiero que ni tú ni él

volváis a este pueblo durante tres meses.

No habla en serio.

Solo está intentando burlarse de mí y de Ollie.

No, no, no. MacGregor,

hable con este hombre.

Soy el menos indicado para apoyar engaños.

¿Qué quieres decir con engaños?

Queremos lo que merecemos.

Lo que queréis es alojamiento y comida gratuita.

Pero esta vez no, Ollie.

Bien, si eso es lo que quiere, señor "sheriff" Jim Crown...

Por aquella dirección.

Me parece bien.

Vamos, Pinky.

¡Ja!

¿Ollie?

¿Sí, "sheriff"?

Es posible que os coja frío.

Será mejor que comáis primero.

Gracias, Jim.

Cuídese, "sheriff".

Nos vemos dentro de tres meses. Tres meses.

Son una especie en peligro.

Espero que no, los echaría de menos.

(Música de Harry Geller)

"CIMARRON"

"LOS TESTIGOS"

Es todo un personaje ese Jim Crown.

Debemos volver a visitarle a menudo.

Deberías haberle conocido como le conocí yo

cuando estuvo en el ejército.

Era un tipo increíble.

Ahora es... -¡Eso es ternera!

No puedes hablar así de Jim Crown.

En una hoguera recién encendida.

¿Es eso lo que estás oliendo, Pinky?

A unos dos kilómetros de aquí, tal vez más.

¿Estás seguro?

¿Alguna vez me equivoco?

Es mejor que no responda a eso, pero quiero creerte.

Vamos.

(Música de suspense)

(Mugido)

¿Qué te dije?

Esa nariz tuya siempre nos mete en problemas.

Ya, pero es carne de primera. -Y robarla es un delito.

¿Quién estará cocinando en plena noche?

¿De quién se quieren esconder?

(Mugido)

No querrán compartirla.

Ya, supongo que no.

Pero tengo muchísima hambre.

No más que yo.

(Disparos)

(Disparos)

(Disparos)

(Disparo)

(Disparo)

(Disparos)

Se lo han tragado.

Sí.

(RÍEN)

Me gusta poco hecha.

(HOMBRE) Arriba.

¿Es suya esta comida?

Yo y Pinky pasábamos por aquí.

La hemos visto y hemos pensado

que no eran más que sobras. -Sí, es cierto.

Si quieren,

podemos hablar sobre cómo compensarles

por esa carne que hemos comido.

Tenemos manos para trabajar.

No es nuestro.

No sé qué piensan sobre quiénes somos o qué hacemos,

pero ya hemos explicado lo ocurrido.

Arrastradlos.

¡Papá, papá!

Papá, mira eso. -David, ¿qué ocurre?

No hay palabras para describirlo.

(CHICA) Da hasta miedo.

No, Ruth, esto es una maravilla de Dios.

Tal vez nosotros tengamos un rebaño así algún día.

Primero debemos cuidar lo que ya tenemos.

Necesitan agua.

Gracias a Dios que alguien tiene los pies en la tierra.

Hay una corriente allí delante. -¡Vamos!

Date prisa, David. -¡Mira!

¿Qué ocurre?

¡Oh! -¡No mires!

Que Dios tenga piedad.

¿Cree que ya es suficiente, jefe?

Arrastradlos.

¡Miserables! -Déjalos. No podemos hacer nada.

Pero, papá... -No es asunto nuestro.

Se ha despertado pronto.

Lo mismo puedo decir de ti, jovencita.

No podía dormir, así que he decidido adelantar trabajo.

¿Es usted, "sheriff"? Sí, Charlie, estoy aquí.

La señorita Dulcey ha preparado un buen desayuno antes de salir.

¿Qué le parece?

Muy amable, Dulcey.

Dime una cosa, ¿cómo es que cada vez que voy a pescar

parece saberlo antes que nadie?

Charlie me lo dice.

No me perdería un desayuno así por todo el dinero del mundo.

Y no tienes que pagarlo, por eso no te lo pierdes.

(RÍE)

Papá. -Sí.

¿Por qué no...

damos media vuelta y volvemos a Salem?

Te entiendo.

La preocupación es algo que se nos instala en el alma

y nos hace dudar de todo, incluso sentirnos diferentes.

También respecto a los demás. Lo mismo le ocurrió a Abraham

cuando tuvo que dejar la casa de sus padres

y se fue a la tierra de Canaán.

El Señor estaba con él

y le hizo las cosas más fáciles.

El Señor también está

con nosotros.

Era algo que tenía que decir.

Sin rodeos.

Lo tenía en la cabeza y...

me preocupaba.

¿Y bien?

¿Te sientes mejor ahora que lo has dicho sin rodeos?

Supongo que sí.

Bien. No te preocupes, hijo.

Las tierras que nos esperan son tierras muy prósperas.

En poco tiempo, estaremos asentados,

viviendo de nuestro trabajo.

Tengo un buen presentimiento con este lugar.

Una tierra pujante, una región enorme y floreciente.

¡Papá!

¿Will? -No pasa nada, quédate ahí.

Vámonos de aquí, papá.

No podemos dejarlos así colgados.

¿Papá? -No podemos hacer nada por ellos.

Supongamos que no hemos pasado por aquí.

Cualquier otro... -Pero sí que hemos pasado.

¡Papá!

Dejémosles, papá.

Somos nuevos aquí y alguien podría pensar que hemos sido nosotros.

Will, son hombres a imagen y semejanza de Dios.

Y quienes quiera que sean merecen un final mejor

que acabar convertidos en alimento para buitres.

Es allí, papá.

MOBILIARIO Y FUNERALES

David, ¿qué vamos a hacer?

¡David! -¿Qué? Oh, perdona, ¿qué?

¿Qué vamos a hacer?

No lo sé.

Ir a la oficina de registro, supongo, tan pronto como papá...

Será mejor buscar al "sheriff",

quien quiera que sea, para contarle lo de estos cadáveres.

Es el "sheriff" Crown.

¿Dónde está?

Yo empezaría buscándole

en la posada.

Voy a ir a ayudar, papá.

Está bien.

(Pasos)

Nos han dicho que busquemos al "sheriff" aquí.

No está aquí.

¿Está en el pueblo? Es importante, señorita.

Sí, en alguna parte. Su ayudante está arriba si lo necesita.

Creo que será mejor el "sheriff". ¿Podría ir a buscarle?

Somos nuevos aquí, no sabemos quién es.

Él lleva la placa de "sheriff". Ah.

Claro. ¿Trabaja aquí?

Sí, soy la dueña.

Oh, entonces sí que trabaja aquí.

Somos nuevos y no conocemos la zona demasiado.

Así que si no está ocupada... -David.

David, vámonos.

Ya voy. Así me llamo, David.

David Arling.

¿Cómo se llama usted? Dulcey Coopersmith.

Un placer conocerla, señorita Coopersmith.

Y espero que si...

¿Qué haces?

Nadie nos conoce, vamos a ser discretos.

Busca por ahí, Will. -Está bien.

¡Jim!

¡"Sheriff" Crown!

Buenos días, señor Canton.

Buenos días.

Este hombre y su familia... -Me llamo Jarrett Arling.

¿Cómo está?

¿Hay algún problema?

(CANTON) Hay otro dentro.

Igual que este, ahorcado.

Eh... Tú, ven aquí.

No me obligues a ir a buscarte. He dicho

que vengas ahora.

Me miras mucho.

Tal vez quieras verme más cerca.

¿Por qué me miras tanto?

No le miro. -¿Miras así a todo el mundo?

¿Lo haces?

Ven aquí, cogedlo.

No me quita los ojos de encima.

Vamos a tener que hacer algo con él. (RÍE)

¿Qué podemos hacer con él, Hommer? -¿Vamos a darle una lección?

¡Estate quieto!

¡Suéltenle!

(HOMBRE) Pero ¿qué se ha creído este?

(MUJER) ¡Tienen que separarlos!

(HOMBRE) ¡Te vas a enterar!

¡Papá! ¡Papá!

¡Malditos!

(HOMBRE) ¡Toma esa, vamos! (HOMBRE) ¡Ven aquí!

Estaos quietos. Y el resto, marchaos a casa.

Es su hermano, cuide usted de él.

Calma, "sheriff". No ha pasado nada.

A usted no, desde luego, por lo que veo.

Se lo he dicho antes, Turner.

No les quite la correa a sus perros cuando vengan al pueblo.

Hay que dejar que se diviertan de vez en cuando.

Si no, se ablandan.

Tenemos testigos si está interesado.

Apuesto a que sí. Monten en los caballos y lárguense.

Esta vez no tiene ningún motivo. Sí lo tengo.

Aléjese de este pueblo, Turner,

usted y los hombres que le acompañan.

Tal vez así podamos llevarnos bien.

Es una lección que no pienso aprender.

Seguiré intentándolo para que lo haga.

Una vez más, Turner,

márchese de aquí.

Lárguese del pueblo ahora.

¡Papá! Papá, ¿no son los que vimos esta mañana?

¡Ruth!

Atiende a tu hermano.

¿Qué ha visto esta mañana, señorita?

Vamos, responda.

Nada. Tan solo los vimos,

eso es todo.

Vimos a dos hombres colgados.

Nada más.

Le he dicho que no vimos nada.

No es lo que ha dicho la chica en la calle.

¿Era Turner? A ella déjela al margen.

Ninguno está al margen hasta que averigüe quién mató

a esos dos hombres.

Es mejor hablar, papá.

¿Tiene miedo? ¿Es eso?

Tiene miedo de que puedan matarle. No tiene miedo.

Pues a mí me parece que sí.

Papá... Sí, es lo que parece.

Le contaré lo que vi. Nada más.

Muy bien. Es lo único

que quiero saber.

Vimos a esos dos hombres arrastrados por caballos

y, más tarde, los vimos colgados de un árbol.

¿Lo hicieron las mismas personas?

No puedo decirlo. No tiene por qué hacerlo,

pero deme alguna pista.

Somos nuevos aquí, no los conocemos.

De acuerdo. Haré desfilar

a toda la gente de este territorio delante de ustedes cuatro

hasta que los identifiquen.

No sabemos quiénes eran.

Pero, papá... -Dejémoslo así.

No, señor, no podemos dejarlo así.

Papá...

Debemos decírselo.

El Señor dijo: "No levantarás falsos testimonios".

Nadie le ha pedido que mienta.

¡Sí, usted! ¡Usted!

No les vimos colgarles.

Dos hombres arrastrados, sí.

Algo terrible, pero no un asesinato.

No testificaré contra nadie

a no ser que vea con mis propios ojos el crimen del que se le acusa.

(DAVID) No tiene sentido, papá.

El Señor dijo: "Honrarás a tu padre y a tu madre

aunque no puedas entender sus intenciones".

Sí, papá.

¿Cómo sabe que no vio el asesinato?

Encontramos sus cuerpos después de que los matasen.

¿Está seguro?

¿Está seguro de que no vio a esos hombres morir

ante sus ojos mientras eran arrastrados?

No.

Y por esa razón no puedo decir nada, ¡porque no estoy seguro!

Si testifico ante un tribunal, colgarán a esos hombres.

¡Usted lo sabe, "sheriff"!

Haría falta verles asesinar

para colgarles por ello.

No basta con que alguien lo adivine.

El tribunal decidirá si se les ahorca o no.

Mi trabajo es entregarles.

Haga eso, "sheriff", pero no cuente con nuestra ayuda.

Perdemos el tiempo intentando hacerles entrar en razón.

Enciérrelos, Jim.

Así hablarán. No pueden hacer eso.

Sí que podemos y lo haremos,

son testigos materiales. Eso es lo único que necesitamos.

Pero... tal vez prefieran hablarlo entre ustedes.

No necesitamos tiempo. Hemos dicho lo que sabemos.

Bien. Hay una celda esperándoles.

Vamos. Un momento, MacGregor.

¿Dónde los vieron ahorcados? Es lo único que quiero saber.

Solo eso.

A unos 12 kilómetros del pueblo, al este,

hay un árbol enorme al lado del camino.

Las cuerdas siguen atadas al tronco.

Bien, ya pueden marcharse.

Pero, Jim... Váyanse todos.

Gracias, "sheriff".

Un momento.

¿Tienen algún lugar donde alojarse?

No.

Dulcey.

¿Sí, Jim?

¿Quedan habitaciones libres?

Por supuesto. Bien.

Alojaremos al señor Arling y a su familia.

Muy bien, encantada de acogerles.

Eh...

No sé si vamos a poder pagarlo. No pagarán.

Quiero que estén aquí por si les necesito.

¿Y estamos bajo arresto?

No, pueden moverse a su antojo...

dentro del pueblo.

¿Qué clase de tontería es esta? Se lo pregunto.

Si das un puñetazo a una pared, te romperás la mano.

Llama a Charlie Ives. Bien.

Ni rastro de Turner.

Pero he visto una hoguera.

Parece bastante reciente.

Es la marca de Turner sin duda, pero ¿y el ganado?

¿No cree que Ollie y Pinky pudieron robar esa bestia?

Ay...

Hay un rastro de unas diez reses, tal vez más,

a unos cinco kilómetros en esa dirección.

¿Y si Turner apareció aquí y los descubrió robándole?

Y quiso castigarlos.

(Mugidos)

Charlie, ¿sabes de quién es este ganado?

Bueno, las marcas indican claramente que es suyo.

Pero eso no te ha impedido guiar a estas reses hasta aquí.

¿Verdad?

Eso significa que me lo has robado.

¿Y qué va a hacer?

¿Entregarme a Crown?

(RÍEN)

¿Es que he dicho algo gracioso?

Así es, Charlie.

Desde luego que sí.

No necesito al "sheriff" para que se ocupe de mis asuntos.

A Larkin se le da bien.

No pareces muy asustado, Charlie.

No pensaba que fuese a hacerme daño.

Sigue pensándolo si quieres.

¿Va a colgarme?

Arrástralo.

Quieto ahí.

Suelte esa cuerda.

¡Crown, empezaba a pensar que me había olvidado!

¿De qué va

todo esto, "sheriff"? Será juzgado por asesinato.

No parece que esté muerto.

Me refiero a Pinky y a Ollie. Pensó que habían robado su ganado,

al igual que Charlie.

Es un farol.

¿Por qué no acaba

con esta farsa?

No tiene ninguna prueba y lo sabe, Crown.

Pruebas suficientes del intento de asesinato de Charlie.

Cimarron está hacia allí.

Menuda novedad.

Cuando haga frío, podrá quemar este papel para calentarse.

Es lo único para lo que vale.

¿Nada más?

Le está costando, pero empieza a entender.

Señor, hemos recorrido un largo camino

por ese documento. -Igual que muchos otros.

Lloran y protestan hasta que entienden

que no hay nada que ni yo ni nadie pueda hacer.

La Reserva está cerrada. Hable con el presidente.

Todos trabajamos para él.

Siguiente.

Oh, ¿quiere guardar esto de recuerdo?

Es mejor que vuelvas a la habitación.

¿Qué vas a hacer, papá?

Caminar.

Espera, iré contigo.

¿Ahora qué, papá? -No lo sé, hijo.

Estamos en manos del Señor, supongo.

Pero no hemos venido para eso.

No es tan grave.

Ese hombre ha dicho que hay mucha gente en la misma situación.

Encontraremos algo.

Algún trabajo tal vez.

Ahorraremos dinero y podremos comprarnos una casita.

Eres un granjero, papá.

Es lo que sabes hacer.

¿Vamos a pedirle trabajo a esa chica de la posada fregando suelos?

No es para nosotros, papá, ni para ti.

Tal vez encontremos una granja más adelante.

Un hombre no puede ganarse la vida con esos sueldos

y mucho menos ahorrar.

Hemos venido desde Massachusetts.

Hablabas de tus sueños, de tener tu propia granja.

Para eso hemos venido. -Bueno, pues no va a poder ser.

Sí que puede. Tiene que serlo.

¿Qué quieres que te diga? No tengo más respuestas para ti.

Ojalá tu madre estuviese viva.

Ella sabría qué hacer.

La echo de menos.

Y lo siento, David.

Tal vez sea mejor que me dejes solo.

Adentro.

Pónganse cómodos. Entren ahí.

Aquí.

No puede retenerme, Crown.

No tiene nada en qué basarse. Le tengo a usted.

El resto ya vendrá.

Haré que pague por esto, se lo juro.

Vamos, muévase.

No soy un don nadie.

Mis negocios me han granjeado amistades,

amistades importantes en Washington...,

de donde procede su placa.

¿Va a entrar en esa celda o voy a tener que ayudarle?

Quiero a mi abogado.

Ya tiene compañía suficiente.

Traiga a Johnstown aquí ahora mismo.

¡Traiga a mi abogado, Crown! ¿Me ha oído?

¿Quiere algo?

Sí, una cerveza, por favor.

Parece que ese tipo se cree muy importante por aquí.

Lo es.

¿Más que el "sheriff" Crown? -Yo no diría eso, pero...

Suficientemente importante.

(DAVID) Es mejor que no abra...

o molestará al señor MacGregor.

¿El "sheriff" Crown está haciendo su ronda?

Supongo, se fue hace unos diez minutos.

Ah, bueno.

Disculpe, ¿quiere sentarse, señorita Coopersmith?

No, gracias. Ha sido un día muy largo.

Y también muy duro.

Buenas noches. Buenas noches.

No es un mal pueblo, de veras.

No deje que esto le asuste.

Todo lo desconocido resulta... aterrador.

Hasta que uno lo conoce.

En este lugar, debe conocer muchas cosas, especialmente a la gente.

Si se refiere al "sheriff" Crown, solo hace lo correcto.

Igual que mi padre.

Pero ¿qué es lo correcto?

¿Lo sabe, señorita Coopersmith?

Me gusta pensar que...

hacer lo correcto trae lo mejor para todos,

no solo para mí, aunque me haga daño o me duela.

Sí, lo mejor para todos.

¿Puede haber algo más correcto?

Siento entretenerla, señorita Coopersmith.

Buenas noches. Buenas noches.

¿Qué quieres?

Quiero 500, 600 dólares.

¿Cómo?

Lo que haga falta para comprar una granja.

¿Hablas en serio? -Muy en serio.

Bueno...

No te quedes así.

Seiscientos dólares merecen una buena charla.

Los cuatro vimos lo que les hizo a esos hombres.

Podemos ser la prueba que necesita el "sheriff" para colgarle.

¿Me estás ofreciendo un acuerdo?

Ninguno hablará si me da el dinero para esa granja.

¿Cómo sé que me visteis?

¿Qué diferencia hay? El "sheriff" Crown me creerá.

Me pregunto qué pensará el jurado.

Lárgate de aquí.

Quieto ahí.

Solo tengo tu palabra.

Es lo único que puedo darle.

¿Y los otros tres de los que hablas conocen el trato?

No...,

pero no se preocupe por ellos.

No hablarán. -¿Por qué no?

No lo entendería.

¿Acepta?

Lleva este cheque al cajero del banco.

Él te lo dará.

Una cosa más.

Compra una granja suficiente para enterrar a cuatro personas.

Porque si alguno mete las narices en esto...,

allí acabaréis, ¿has entendido?

Lo he entendido.

(Música de suspense)

No es posible.

¿Cómo lo has conseguido, David?

No hay ningún problema, papá.

Fui al banco y hablé con el cajero

y buscó en los archivos y encontró una granja que habían embargado.

Lo único que debemos hacer es asumir la hipoteca.

Papá, ¿no es estupendo?

Nuestra propia granja.

Es solo... que no me lo puedo creer.

No estoy mintiendo, papá. -Papá no dice que mientas.

No, claro que no, es solo que...

es tan estupendo que...

Que no... -¿Qué, papá?

David...,

el Señor nos lo ha dado.

Sí, claro, papá.

Bueno, dime, ¿cuándo debemos hacer el primer pago de la hipoteca?

Bueno, el tipo del banco ha dicho que no debemos pagar nada

hasta la primera cosecha. Después pagaremos cada mes

como un clavo. -Parece razonable.

Desde luego que sí, Will.

¿Cuándo podremos ver la granja? ¿Cuándo podremos ir?

Cuando queramos, Ruth.

Ahora mismo incluso. -Por favor, papá.

Por supuesto, hija, ahora mismo.

¿Sabéis?

Cuando un hombre tiene un sueño...

y se hace realidad...,

tiene miedo de aceptarlo al principio.

Tendremos una granja.

Nuestra.

Jim, viene Johnstown...,

el abogado de Turner.

Estoy ocupado.

(CARRASPEA)

No ha perdido el tiempo, ¿verdad?

No quiero hacer esperar al señor Turner.

Es una orden de liberación firmada por el juez White.

No tiene derecho a retener a Turner y a sus hombres.

La orden tiene validez inmediata.

Sugiero por adelantado que la cumpla.

¿De veras?

Cuanto antes, mejor.

Lárguese de aquí.

Crown, esto es una orden judicial.

Hoy mismo, "sheriff".

Buen intento, Jim, pero va a tener que liberarlos.

No me des más consejos, MacGregor.

No es ningún consejo, es simplemente tu obligación.

Escúchame, tengo a los hombres que mataron a un par de amigos.

Si crees que ese papel va a convencerme de liberarlos...

Es la ley

quien ordena librarlos.

¿Es la primera vez que alguien tiene que recordarle

qué es la ley?

Pero, Jim,

si no lo hace, no sería mejor que Turner, ¿verdad?

Está bien.

Supongo que debería irme.

Largo de aquí.

Ha tenido su día, Crown.

La próxima vez, será el mío.

Bastará con que toque un vaso de "whisky" que no sea el suyo

para que vuelva ahí dentro.

Y ahora, lárguese.

Dulcey, ¿el señor Arling está arriba?

No, se ha ido.

Se han ido todos hace una hora. ¿Adónde han ido?

David dijo que compró la granja del viejo Jacob.

Se fueron a verla.

¡Las granja de Jacob!

Bueno, está un poco abandonado. -Cógelo.

Pero no tardaremos en limpiar el campo y en empezar a labrar.

No, no tardaremos. -Sobre todo si lo hacen los Arling.

¡Papá, mira, es como un jardín!

Hay flores por todas partes. -Es un suelo fértil. Es la prueba.

¿Has pensado en la cena? -Intenta detenerme.

La primera comida en la granja. -¿Qué queréis que os haga?

¿Qué tenemos? -(RIENDO) Alubias.

No se me ocurre nada más apropiado.

(RÍEN)

Vamos, David, terminemos de descargar.

Se está haciendo realidad.

No creía que fuese posible. De verdad que no lo creía.

(Trote de caballo)

Buenas tardes, "sheriff".

Les dije que se quedasen en el pueblo.

No hemos huido, seguimos aquí si quiere algo.

Quiero algo, señor Arling. ¿Y bien?

Su situación no es legal.

Veo que las cosas les van bien.

Los colonos que llegan a Cimarron suelen tardar algún tiempo

en asentarse, pero ustedes...,

ustedes llegaron al pueblo ayer,

no tenían dinero para pagar una habitación

y hoy tienen una granja.

¿Por qué no nos deja tranquilos? (JARRETT) ¡David!

Es un hombre con suerte, señor Arling.

El Señor ha sido bueno.

El Señor o su hijo.

¿Qué quiere decir?

David habló con un hombre en el banco y...

Ya sé que habló con un hombre del banco.

Yo también lo he hecho.

Te vendiste a Turner por muy poco.

Podrías haberlo hecho mejor, haber conseguido unas cabezas de ganado,

unas mulas. ¿O acaso te dará eso más adelante?

¡Cállese!

¿A qué se refiere?

¿Su hijo no se lo ha dicho?

Ya veo que no.

David. -¿De qué va todo esto?

Lo hice yo, papá. No el Señor, yo.

¿Qué hiciste?

Hablé con Turner

y le dije...

que testificaría contra él por colgar a esos hombres...

a no ser

que nos pagase esto.

Así que lo viste.

No lo vio, ninguno lo vio.

¿Y bien?

Lo siento, papá.

Lo siento, "sheriff".

Esto no cambia nada entre nosotros.

A mí me parece que sí, señor Arling.

Todo listo, necesito un poco de leña.

¿Quién era ese? -Ya voy yo.

Llamad a vuestro hermano a la mesa.

Ha dicho que no tiene hambre.

Llámalo.

David.

He dicho que no tengo hambre.

Papá quiere que entres.

Quiere que te sientes en la mesa.

¿Por qué lo hiciste?

No se me ocurría otra cosa.

¿Tuviste miedo?

Cuando hablaste con el señor Turner.

Sí, un poco al principio...,

pero cuando empezó a escribir el cheque para el hombre del banco,

me sentí bien, como si hubiese hecho algo...,

como si fuese un regalo para papá que le gustaría de verdad.

Fue un error.

También lo fue dejar que Turner saliese libre.

Sí.

Aún así, fue un error.

No lo sé.

No lo sé.

Ven aquí.

Gracias, gracias por lo que intentaste hacer por nosotros.

Bueno, será mejor entrar.

(Puerta abriéndose)

Bendice la mesa, papá, para poder comer.

¿A qué esperas?

El dueño de la casa debe hacer

la bendición.

Hazlo tú, es tu casa. -Papá.

Hazlo y dile a Dios lo que has hecho.

Ya lo sabe.

Nos iremos de esta casa mañana.

Pero ya está hecho, papá.

No tenemos por qué irnos, no tiene ningún sentido.

Le devolveremos el dinero a Turner.

No lo entiendes, ¿verdad, muchacho?

No, no lo entiendo.

Yo no soy capaz de entender nada.

Papá, tienes tus sueños en un bolsillo

y tu sentido de la verdad y la justicia en el otro.

Una cosa te impide tener la otra. Siempre ha sido así.

¿Por qué, papá? ¿Qué defiendes?

¿De qué verdad estás hablando?

La verdad.

¿No sabes lo que significa eso?

Para mí significa problemas.

Turner ahorcó a esos dos hombres y lo sabes,

pero tenías que verlo para poder decir la verdad.

¿Y esos dos hombres muertos?

¿Cuál era su verdad, papá?

Papá, has dejado a cuatro asesinos en libertad

para que maten de nuevo.

Tu verdad es poner el mundo del revés, no quiero tu verdad.

Entonces no me quieres a mí.

No ha dicho eso, papá.

Sí, es lo mismo, soy mi verdad.

No puedes tener una cosa sin la otra.

No he terminado.

Haremos las maletas esta noche y nos iremos por la mañana.

Volveremos a Salem.

Tenías razón, Will.

Debimos haber dado media vuelta

cuando tú lo dijiste.

No tenía razón.

Tenía miedo.

Ahora lo tengo yo.

Tú no, papá.

Por mis hijos, que deben crecer en este país salvaje.

Tan salvaje como para...

perder el respeto por su padre, chantajear...

y tal vez robar la próxima vez. Eso es lo que me da miedo.

No has mencionado el asesinato, ¿es lo próximo que haré?

¡Dejadlo ya los dos!

Tú puedes irte, pero yo no.

¡Yo no!

¡David!

Dile que vuelva, papá. -Deja que se vaya.

Por favor, papá.

(RUTH, LLORA)

¡David! -¡Suéltame!

Un momento, no puedes abandonarnos. -Papá quiere que me vaya.

Por favor, David, vuelve adentro. -He dicho...

Podemos resolver todo esto. -Deja que me vaya, Will.

David, quédate.

Te quedarás, ¿entendido? Es tu familia.

No puedes dividir una familia.

Suéltame, Will. -Es tu padre.

¿Quién? ¿Quién lo es?

Ya no lo reconozco. Ya no sé ni quién es.

¡David, no!

Suéltame, ¡suéltame!

Cuídate, Will.

Y cuida de Ruth también.

¿Adónde irás?

No lo sé.

Ya se me ocurrirá algo.

Dile que...,

que cuide

de su familia.

David...

David...

¡"Sheriff"!

"Sheriff"...

¿Ha visto a mi hijo? ¿A cuál de ellos?

David, se ha ido de la granja.

Ni siquiera ha cenado.

Ya es mayorcito para cuidar de sí mismo.

"Sheriff", por favor.

No sé qué hacer.

Hemos tenido una discusión

y nos hemos dicho cosas terribles. ¿Qué se esperaba?

Le enseña a su hijo una lección, él la aprende

y, después de eso, le abofetea en la cara, ¿qué se esperaba?

No lo entiendo.

Ese trato que hizo con Turner, usted tuvo la culpa.

Usted le enseñó a hacerlo. No es así.

Un niño crece oyendo palabras bonitas de su padre

como no levantarás falsos testimonios.

Luego, ve actuar a su padre mintiendo...,

¡"Sheriff!"! ...sin ni siquiera explicarle

que lo hace por miedo. No es verdad.

Dije que era una cuestión de principios.

Eso son palabras detrás de las que poder esconderse.

Incluso de usted mismo.

"Sheriff", espere.

Ayúdeme.

Debe ayudarse usted mismo, señor Arling.

Vuelva allí donde David empezó a alejarse de usted.

Vuelva al delito, al ahorcamiento, a la verdad.

La verdad.

Uno, dos, tres, cuatro y cinco. Fin de la partida.

Muchas gracias, muchachos,

y la próxima vez que queráis una lección de damas,

venid a buscarme.

(RÍE)

MacGregor. Oh, Jim.

Estaba a punto de empezar mi ronda.

Olvídate de eso. ¿Has visto a Francis?

Sí, está en la estación, esperando algunos periódicos del este.

Quiero que te quedes vigilando, él vendrá conmigo.

¿Ha pasado algo? El señor Arling va a testificar.

Quiero traer a su familia al pueblo antes de detener a Turner,

así que cuida de él.

Nos vemos en la posada dentro de diez minutos.

Bien. Vamos, señor Arling,

por aquí.

Está haciendo lo correcto, señor Arling.

Turner nos ha dado problemas.

Con su testimonio, se habrán acabado.

¿Tardará mucho el señor Turner?

Lo que tenga que tardar.

¿Has venido a pedir más?

No.

Tienes agallas, muchacho, podría haberte salido al revés.

¿Al revés?

Sí, ya podrías estar muerto.

(DAVID) ¿Tiene miedo de Turner?

Tan solo lo conozco.

Witt.

Ha preguntado si tienes miedo de mí...,

no si me conoces.

Responde.

Sí que le tengo miedo.

Yo no tengo miedo.

Bien.

¿Qué quieres?

He venido a devolverle su granja.

¿Esto significa que no hay trato?

No se preocupe, ninguno va a decir nada.

No...

No queremos su granja.

(HOMMER) No es eso

lo que he oído. -¿Qué haces aquí?

Te dije que enviases un telegrama. -Y lo hice,

pero averigüé algo más interesante.

¿De qué estás hablando?

De la conversación que escuché

entre el ayudante de Crown y su padre.

(Música de suspense)

Continúa, Hommer.

Su viejo va a testificar.

Eso no es cierto.

Papá no haría eso.

¿Tienes miedo ahora, muchacho?

Más te vale.

Hommer, traer a Larkin aquí.

Tú y Witt id a la granja.

Decid al viejo que haga las maletas y se marche,

que no vuelva a hablar con Crown.

Dile que tengo a su hijo y que seguirá aquí

hasta que sepa que están lejos.

Si os da problemas, hacedle entender

que no me van a colgar más alto por matar a su hijo.

¿Quieres café?

Primero David y ahora papá.

¿Por qué no te dijo adónde iba?

No hacía falta.

Está buscando a David.

Ojalá vuelvan los dos.

¡Ah!

(Golpe)

¿Qué es lo que quiere?

¿Vuestro padre no ha vuelto?

¿Por qué?

Nada grave.

Tan solo quiero hablar con él.

Lleva los caballos a la parte de atrás.

Espera afuera

y llámame cuando venga su padre.

¿Tenéis café? -Lárguese de aquí.

Cálmate. Witt y yo solo queremos hablar con tu padre.

¿Por qué no eres más sociable?

Si tenéis café, servidme un poco.

Y si no, preparadlo.

¿De qué quiere hablar con mi padre?

De tu hermanito.

¿Qué le pasa a David?

Morirá si vosotros y vuestro padre no obedecéis al señor Turner.

¿Tienen a David?

Atado y listo para ser marcado.

¡Hommer!

¡Hommer!

El viejo viene con Crown.

Tenemos que largarnos de aquí.

¡Nos colgarán! -¡Papá, "sheriff"!

¡Cuidado!

(Disparos)

¡Crown, no dispare!

¡Will, Ruth!

¿Estáis bien? -¡Papá!

¡Turner tiene a David!

¿Dónde? En su casa.

Llévatelo al pueblo.

Vamos, andando. Iré con usted.

No puede hacer nada por ayudar.

Es mi hijo.

Es mi trabajo.

¡"Sheriff"!

No se preocupe, se lo traeré de vuelta.

Es lo único que espero, que lo traiga de vuelta.

(Ladridos)

Es Crown, viene solo. -Sí, lo sé. Lo he visto.

Llévalo arriba, rápido.

¿De qué nos servirá si viene a por nosotros?

No podrá llevarnos mientras tengamos un rehén.

Si algo sale mal, lo pagará él, recuérdalo.

Muévete.

Quédate ahí calladito.

No quiero ni oírte respirar.

Buenas noches, Crown.

No le he oído llamar.

Me pareció que con el perro era suficiente.

¿Quería verme?

Creo que ya sé quiénes robaron su ganado.

Viene desde muy lejos para eso.

Supuse que dormiría más tranquilo.

¿Quiere hablar de algo más? Sí, de otra cosa.

Pinky y Ollie, los arrastró y los ahorcó.

Hable con mi abogado.

Mejor hágalo usted. Hay testigos presenciales.

¿Esa familia de mojigatos?

No he dicho nada de ninguna familia.

He oído suficiente, Crown.

Lárguese de aquí.

Tan pronto como esté listo para irnos.

¿Irnos? Vendrá conmigo.

Esos testigos tienen que identificarle.

Escuche, si cree que voy a perder el tiempo...

Las manos sobre la mesa, donde pueda verlas.

Empiezo a estar harto de usted.

Entonces ya somos dos. Póngase en pie.

Muévase. Crown...,

tengo al hijo de ese granjero.

Ya lo sé.

En cuanto salga por esa puerta, estará muerto.

Usted también.

(Disparo)

No respires.

(Música de suspense)

"Sheriff"...

¿Y papá? Iban a por él.

Todo saldrá bien. Tu familia está a salvo.

Le prometí a tu padre que te llevaría a casa.

Está bien, "sheriff". Me parece muy bien.

(Música triunfal)

Mañanas de cine - Los testigos

18 feb 2021

Una familia en busca de un lugar donde establecerse, es testigo del maltrato a dos hombres, arrastrados por una pandilla de rancheros sin escrúpulos. Más adelante, ya cerca de Cimarrón, tropiezan de nuevo con estos dos hombres, ahora ahorcados de un árbol.

Contenido disponible hasta el 14 de enero de 2022.

ver más sobre "Mañanas de cine - Los testigos" ver menos sobre "Mañanas de cine - Los testigos"
Programas completos (87)
Clips

Los últimos 242 programas de Cine internacional

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios