www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5787742
Para todos los públicos Mañanas de cine - El campo de batalla - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¡Eh! Ve con cuidado.

(Continúa la música)

¿Vaciáis los armarios? Sí.

¿Ya están todos? Bueno, casi todos.

MacGregor. El almuerzo.

Sí, el almuerzo.

¿Has limpiado el ático? Después del almuerzo.

La comida se os servirá cuando acabéis de limpiar el ático

y todos los armarios. Oh... Dulcey, ten piedad.

¿Qué? ¿Qué os pasa a vosotros? ¿Os gusta vivir como cerdos?

Nos encanta. Sí.

Hasta que el lugar esté limpio no habrá comida.

Y quiero el otro zapato.

Pistolero, abogado, apostador.

¿Qué es eso?

Cuentos indios del suroeste. Eso no debería estar ahí.

A ver, dame eso. No, por favor, es mío.

(ASOMBRADO) Oh... Oh...

Francis, quién lo hubiera dicho.

Por favor, MacGregor, por favor, dámelo.

Parece que le gustan los chicos malvados.

¡Oh, vaya! ¡He dicho que me lo des!

(Música)

(Silbato tren)

(Tren)

Apostador.

No, párroco no.

Ya viene. -Sí.

(Silbato tren)

Señor, por favor, ¿le importaría cerrar la persiana?

Entra mucho sol y no hay nada que ver.

¿Que, ¿no? Usted espere y verá.

(Música)

(Silbato tren)

(Disparos)

(Continúa la música)

(Cacareos)

¡Vamos, fuera!

¡Volad!

¡Volad!

¡Volad!

(Gritos)

(RÍE)

(GRUÑE)

(GRITA)

Que alguien los detenga.

(Cerdos y gallinas)

(Alboroto)

(Música y tren)

¡Venga, vámonos! ¡Vamos!

Pistolero, abogado, apostador. (RÍE)

No, señorita, soy sheriff.

(Música)

(Música cabecera)

"CIMARRÓN"

(Continúa la música)

"EL CAMPO DE BATALLA"

(Música y ambiente callejero)

Papá.

¡Papá!

Revisor, mi padre tenía que recogerme aquí,

le envié un telegrama, pero no tengo ni idea de cómo es él.

Se llama Carlton Cooper Smith. Espere, tengo una carta aquí.

¿Has visto eso? -Sí, claro.

(Música)

(Ambiente callejero)

¿Usted es el nuevo sheriff?

Así es.

Pues ha empezado mal.

¿No es cierto? (TODOS) ¡Sí!

-Ellos han sido despojados de sus mercancías y sus posesiones,

¿y lo único que nos trae es un cerdo?

(Voces)

Es posible, pero es mío.

Bueno, ya nos ocupamos nosotros, ¿no es así, chicos?

(Conversaciones superpuestas)

Démosle su merecido. A nuestra manera. Fijaos bien en mí.

Eh... Eso ha sonado muy mal, sheriff. Usted no lo conoce.

Ni usted tampoco a mí.

William Payne,

el mesías de los granjeros.

Bien, veo que empieza a entender. Le asaltaron a tiros.

Y se cuenta que usted se rebeló. Eso es.

Y que los contuvo y los ahuyentó con su winchester

y desaparecieron. Es como pasó.

Qué valiente.

Así es como soy.

(RÍE)

Lléveselo. ¿Eh?

Diez años viviendo en chozas y vagones.

Diez cubriendo todo el territorio. Asaltando.

¿Sabe qué hacía?

Atacar y robar a todo vaquero

a lo largo del río Cimarrón hasta esta noche.

Y aquí lo tiene.

Hay 2000 y ya tiene a uno.

Es suyo.

¿Pero qué tipo de sheriff es usted?

-¡Un momento! ¡Alto! No nos precipitemos.

Es Keith el cheroqui.

Y este es uno de los últimos tres estados sin ley.

Desde hace 10 años... Nuestro ganado, nuestras casas...

¡Nos han vejado!

Hemos sufrido abusos.

El gobierno ha cortado nuestras tierras a su antojo,

sin que nadie nos preguntara por nada,

excepto por nuestros impuestos.

Ahora...

la cosa ha cambiado, por fin lo hemos hecho.

El congreso está ultimando una ley que protegerá a los ganaderos.

Y la respetaremos.

Esa ley está en Washington ya.

Y no voy a ponerla en peligro haciendo esto, y usted lo sabe.

Ahora usted me conoce a mí.

Viene a traer la paz. Exacto.

Mejor vuelva a Oklahoma o de donde sea usted una vez se apruebe la ley.

No importa a quién favorezca, nadie nos va a parar.

¿Usted cree que va a pararnos? Eso es lo que pretendo.

Sheriff...

Usted ni siquiera pudo evitar

que los amigos de Bill saquearan el tren.

Señor Payne.

Esa ley puede ir contra usted.

No podrá salirse con la suya permanentemente.

Si eso pase... Eso pasará.

Yo estaré esperando.

Y mi gente vendrá a mí y preguntará: "Payne, ¿qué tenemos que hacer?".

Y yo les diré: "¡Vamos a por ellos!".

No se cruce en mi camino.

(Relinchos)

(RÍEN RUIDOSAMENTE)

¡Oh, señor! Tendrá que irse.

Ha respirado por última vez.

En cuanto esa ley esté aprobada vendrán directamente a por usted.

(RÍE) Sí, señor.

(Ambiente callejero)

¿Hola?

(Música tranquila)

¡Papá!

¿Hay alguien en casa?

¡Papá!

Soy yo, Dulcey.

(Disparos)

(Gritos y disparos)

(GRITA) ¡Keith!

¡Keith!

¡Es mejor que salgas ya!

¿Dónde estás? (RÍE)

¿Quién mira en la cárcel?

(RELINCHA)

¡Estoy cansado de perseguir al tren!

Y busco a mi hombre. (RÍEN)

¡Keith!

-¡Keith! (RÍE)

-Seguro que está aquí.

-Este es el lugar asignado para que se instale.

(RÍE)

(RÍEN)

¡Keith!

¡Jía!

¡Keith!

(Disparo)

(GRITA)

¡Keith!

Cuidado... (GRITA)

¡Keith!

(Disparos)

¡Vamos a tomar la ciudad!

¡Y tú con nosotros, Keith!

Vamos a destrozarla y a hundirla. (RÍE)

Cortaré a ese sheriff con un cuchillo de cocina

y lo clavaré a un cactus.

¿Quién es él para tratar así a mi gente?

¡Nadie!

¿Que vas a cortarme con qué?

Con un cuchillo y te ataré a un cactus.

No podrías cortar ni el precinto de una botella de brandy.

(RÍE)

Puedo cortarlo...

y bebérmela entera.

Miserable. Perro.

Querido. Ven.

Jim Crown. Qué bueno. ¿Cuándo saliste del fuerte Macgill?

Hace cinco años.

¿No eran siete? Sí, eh...

No lo sé. (RÍEN)

La última vez que te vi, tú... Llevabas seis horas persiguiéndome.

Y al final mi caballo cayó en aquel agujero y allí estabas.

Y el resto de los chicos había quedado un montón de millas atrás.

Corrías como un diablo, pero yo había caído.

Parece mentira lo que este hombre puede hacer con un caballo.

(RÍEN)

Sheriff Jim Crown.

Pero bueno, chicos, ¿es que no vais a tomar nada?

Esto sí que es una sorpresa, ¿dónde te hiciste sheriff?

En Abilene. ¿Cuánto hace?

Tres años.

¿Tienes familia en Abilene?

Soy el hombre más soltero que has visto nunca.

Tengo todas las noches para pelear como un vaquero de verdad.

Pocas peleas habrás tenido

como las que nos enfrentaban a los dos por el calor de una hembra.

Había oído que había un sheriff por aquí,

pero no pensé que fuera un viejo amigo.

Chico, me alegro de verte. Brindo por eso.

Todo el mundo debe preocuparse ahora menos yo.

¡Por todos vosotros!

Es un buen brindis, seremos invencibles.

(RÍE) ¡Por los vaqueros!

¡Por lo que fuimos! ¡Y por lo que seremos!

¡Y nadie nos detendrá! ¡Bien dicho!

Ahora que tenemos al sheriff de nuestro lado

se van a enterar esos granjeros,

les vamos a llevar al otro lado del río

y nos apoderaremos de sus granjas. ¡Por el hombre del caballo!

Brindo...

¡por el vaquero!

(TODOS) ¡Por el vaquero!

Ahora escuchadme. La otra mano arriba.

(Disparos)

Muy bien, todo el mucho mucha atención.

¡No os mováis!

Soltad las armas con cuidado.

¡Moveos! Izquierda, derecha, izquierda,

derecha, izquierda. ¡Vamos! ¡Deprisa!

¡Venga, moveos, rápido!

(Disparos)

No dejéis de moveros, ¿a qué estáis esperando?

¡Andando! Venga, seguid así. Vamos, izquierda, derecha,

izquierda, derecha, izquierda, derecha. ¡Vamos!

¡Jía! ¡Jía!

¡Vamos, adentro! Directos a prisión. ¿A qué estáis esperando? ¡Rápido!

¡Moveos!

(Explosión)

El mejor licor con el mejor grano.

Para beber con agua y también solo.

Receta original.

Hace 20 años

me dijo que nunca podría hacerlo.

Este whisky es la herencia de mi abuelo Jebediah.

No queda ningún ladrillo de la cárcel.

(RÍE)

Por que la he volado. (RÍE)

¡Un, dos, tres, cuatro! ¡Yo golpeo un rato!

Si yo agujereo, todo me lo bebo. (VITOREAN)

(Conversaciones superpuestas)

¡Eh, Spike! Mira quién quiere unirse a la fiesta.

(RÍEN)

-No, hombre, no, ¿no lo sabes?

Es escocés.

-Entonces no bebe bourbon.

(RÍEN)

Cuando yo ría, miserables insectos,

reiré más fuerte.

(RÍEN)

En esa cárcel que ha improvisado

había una fantástica reserva de bebida.

Diversos licores caseros, cerveza, ron y bourbon del bueno.

Pero creo que debo informarle de que había tres barricas

de roble con whisky. Gracias, MacGullan.

MacGregor.

MacGregor con las erres sonoras. Había una cárcel.

Sí. Créame que lo siento mucho,

pero allí tenía intimidad.

¿Qué le pasó al sheriff? Con el frío hierro...

...de aquellos barrotes. ¿Que qué le pasó al sheriff?

¡Sí!

Y ahí está la cosa, desapareció, y un prisionero, solo quedé yo.

¿Cuándo? Hace dos días,

calzado con sus botas de cobarde.

Todo por no verse envuelto

en una guerra entre vaqueros y granjeros.

Y usted llega, y en un día, mire lo que ha hecho.

(RÍE) Mucho más de lo que él hizo nunca.

¿Y tú?

¿Él quién es?

Francis Wilde. No se fíe.

Aprendiz de escritor. No sabe escribir.

Poeta y reportero su servicio.

(RÍE)

¿Estará abierta la oficina de telégrafos?

En una ciudad como está y con lo que está pasando

el telégrafo abre casi todo el día.

Quiero que envíes un mensaje que diga que tomo

el puesto de sheriff en el territorio de Cimarrón,

hasta que de nuevo se restablezca la calma.

Entendido, así lo haré.

Voy a necesitar a algún ayudante que sepa usar una pistola.

Y pago bien.

Hecho. Tú no.

Él.

¿Conoces a Billy Payne? Sí.

Quiere ir con sus granjeros cruzando el río, ¿podrá seguirle?

Está hablando con el hombre más discreto del mundo.

Ya lo tengo planeado, pero necesito una cosa para que funcione.

Saber por donde va a cruzar el río, el lugar exacto.

Y avisar con tiempo a todas las autoridades cercanas,

porque si no va a haber una matanza.

¿Dónde está el baño?

Segunda planta a la derecha.

¿Por qué estaba encerrado?

Me acusaron de robar un caballo, no lo hice.

Robé cebada, no te cuelgan por robar un poco de cebada.

(Música)

El mensaje es para hoy.

(Continúa música)

Escribiré a todas las revistas: "Harper's Weekly", "Police Gazette".

Tú no vas a hacer nada de eso en absoluto.

Será el héroe más famoso desde Buffalo Bill:

"El sheriff Crown, la última leyenda viva del oeste",

ganaré un millón de dólares.

Es mío, tengo mis planes para él. Por encima de mi cadáver.

(RÍE)

(RÍE) Eso puede pasar.

(Música)

¡MacGregor!

¡MacGregor!

¡MacGregor!

Una toalla.

¡Tráeme una toalla!

(Música)

Hay un Cooperman, ¿lo conoce? Ese es el herrero.

No, Cooper Smith. ¿Hay suerte?

(RESOPLA)

(SE LAMENTA)

Carlton Cooper Smith, vaya.

No lo entiendo, me dijeron que aquí es donde lo encontraría.

¿Quién lo dijo? En Providence.

Vivía con mi madre, nunca conocí a mi padre, vino al oeste

cuando era pequeña. Mi madre murió el mes pasado, y tenía unas cartas

de mi padre que decían que estaba en Cimarrón como propietario.

Charlton, Charlton.

Charlie, Charlie el Inglés.

¿Nos dijiste que eras inglesa?

Nací en Inglaterra.

Charlie el Inglés, mi buen socio.

Bueno, no éramos exactamente socios, construimos este local,

las mejores mujeres que hayáis...

Charlie fue atropellado por un carro hace dos semanas.

MacGregor, calla.

Monagan lo dejó en la calle,

después de que Charlie y yo le ayudáramos.

Recuerdo cuando no tenía ni para una ronda de whisky,

maldito inglés desagradecido. ¡Uh!

¿Qué crees que estás haciendo?

Lo siento.

Disculpe.

(Música triste)

Hay un tren de vuelta mañana.

(Continúa música)

¿Tiene algún dinero?

(Continúa música)

Le compraré un billete.

(Continúa música)

Lo siento mucho.

(Música triste)

(Música)

Jim.

Jim.

Me estás haciendo quedar mal delante de mis hombres.

Les diré lo que es, ¿eh?, una broma, como las que siempre nos hacíamos.

Sí, nos hemos reído mucho.

(RÍEN)

Y vosotros decíais que nos dejaría aquí.

Como aquella vez que robamos el caballo a unos indios,

y me entregaste a mí para salvarte tú.

(RÍE) Y después me recuperó en una partida de póquer.

(RÍE)

Ábrenos, Jim.

¿Y que esos ocho chicos anden sueltos por la noche en su estado?

Acabarían disparando sobre sus caballos.

Jim...

Será por la mañana.

¿Eres el mismo hombre?

(ASIENTE)

¿No querrás venderme?

Nadie me va a vender.

(Música tensión)

(Música)

(Mugido)

(Mugidos)

(Música)

¡Ah!

(Música)

-Un hombre se gasta la mitad de su sueldo en alcohol,

y lo reanima con un poco de agua.

¿Dónde tienes aguja e hilo?

Maldito ternero.

-Póngase aquí.

14 docenas de pollos, seis pavos, cerámica destrozada,

herramientas rotas, 45 000 yardas de cercas de alambre,

dos diligencias, tres arados, 128 botellas de whisky,

lo que hace un total de 2300 dólares.

¿Lo pagará en efectivo?

Haremos un trato:

cualquier cosa que hagan sus muchachos, incluyendo el tren,

en mi lado del río, será usted el responsable.

No habrá guerra, Miller, se acaba aquí,

que quede claro, este es un terreno alquilado al Gobierno.

Cancelaré el contrato, y no podrá alquilar

ningún otro terreno en esta zona.

Esta mañana ha llegado la orden,

eso significa que le espera un frío paseo a través del Cimarrón,

y tal vez sea muy largo.

Mi trabajo consiste en traer la paz.

Sobre lo que haga con su gente al otro lado no tengo autoridad,

pero ya le he dado una advertencia.

(DESAFIANTE) Tengo 80 000 cabezas de ganado,

con 20 tengo más que usted en un año,

340 000 hectáreas que no recorrería en una semana, 160 hombres,

he tenido congresistas en casa, y al presidente de México.

Y usted me advierte.

A usted y a cualquier ganadero del lado cheroqui.

(Mugidos)

(Campana)

Debéis oír esto.

El gobierno ha decidido de quién es esta tierra.

De nadie.

Dicen... que quieren calmar los ánimos durante un tiempo.

Pues muy bien. Puedo esperar. Payne no.

(RÍEN)

¡MacOld! -¡Dime!

-Despide a todos menos a diez, que recojan sus cosas y se vayan.

Ya no hay más trabajo hasta saber si esta tierra es mía.

(Relincho)

(Música tensión)

(Murmullo)

(ESCUPE)

¿Lo has visto?

Con una sola palabra... Vamos, hombre.

Por tu culpa... Me jodiste bien anoche.

Sabes lo que hace Miller tan bien como yo.

Ahora Payne hará lo que quiera. Miller os ha hecho luchar por él.

¿Es eso lo que quieres? ¿El trabajo sucio?

(GRUÑE) Y tú haces el de Payne. Eso es falso.

Bear, sé a quién odias.

Como langostas...

seguirán el señor Payne... a través del río.

Y tú... tú les dejarás ir.

Sé a quién odio.

(Música tensión)

Teñiría el río Cimarrón de rojo.

(Música)

¡Arre!

(Música suave)

(Música acción)

(Pájaros)

¿Quién es el oficial de mando? El mayor Carrington.

Quiero verle. Ahora está ocupado,

tal vez mañana.

No puede entrar, señor.

(ASIENTE)

(Música tensión)

Mayor...,

quiero a tantos hombres como pueda armados y listos en dos horas.

Necesita más autoridad que la que le da esa estrella.

Tendrán que acampar por tres días.

Señor, intenté detenerle. -Está bien, cabo.

¿Es un mapa actual? Una orden del presidente

datada del 14 de agosto. Dice que me dará efectivos

cuando los necesite. Ahora en los necesite.

¿Para qué?

¿Esta tierra es la de Miller?

Eso es. Los colonos

van a tratar de cruzar el río. Miller tiene a 40 hombres

para matarlos. ¿Y qué es lo que quiere de mí?

Tendré allí a mis hombres para evitar que lo crucen.

Asegúrese de que esos vaqueros no los maten.

Las cuatro en punto. Podré llegar al distrito

y entregar las órdenes... hoy, viernes,

aproximadamente por la noche.

Pero es fin de semana.

Tendrá los efectivos el lunes. Los necesito en el río mañana.

Es el procedimiento, no me lo invento.

¿No ve que no hay tiempo para procedimientos?

Los colonos van a morir en el río. Es una guerra de 50 millas.

Pero sabemos el punto exacto en el que pasará.

Y quiere que yo lo impida. Exactamente.

Hay un campo detrás de esa colina. ¿Y sabe lo que hay allí?

No. Los granjeros tampoco.

Hay 400 tumbas allí, sheriff. Soldados muertos,

asesinados por las flechas de los indios.

15 años de una sangrienta guerra india intentando mantener la paz

y ¿sabe lo que tenemos?

Carne una vez al mes. El resto, judías.

Armas antiguas que apenas funcionan, somos pocos y mal pagados.

Tengo reclutas jóvenes y nuevos que no tienen absolutamente

ni idea de cómo sobrevivir... ¡o viejos que lo han olvidado!

No tengo a héroes dignos de recordar.

¿Sabe lo que se recuerda, sheriff?

A un noble piel roja...

luchando solo contra 40, la violación de los siux.

Los indios nunca rompen un trato, los soldados siempre...

Mintiendo, robando, usurpando... ¡Falso!

¡Conquistamos esta tierra!

(GRITA) ¿Me está pidiendo que mande a mis hombres a luchar a muerte

para defender a una panda de colonos que, encima, dan por hecho

que los soldados tienen la obligación de morir por ellos?

Me envía a una masacre. ¡Su masacre, sheriff,

pero no la mía! Usted es quien viene de Washington.

¿Quieren una ley civil? ¿De verdad la quieren?

¡Pues désela! Esa zona es cosa suya.

Es verdad.

En caso de insurrección, se supone...

En ese caso,

no mandaré a mis hombres sin una orden.

Si los ganaderos quieren la tierra,

van a tener que experimentar lo que es luchar por ella.

¡Sheriff!

¿Sabe por dónde quieren cruzar?

Lo sabré.

Eso espero.

(Música tensión)

Este es bueno. Con este, pararía un tren.

-Ah...

(Golpe)

No... Tiene razón, no es bueno.

¡Este lo es! Con el tacto de una mujer.

Suave... Es fácil de llevar, ¿no?

-Este es bueno. ¡Es muy bueno!

(RÍE)

¡Viene alguien!

¡Eh, posadero!

¡Una cerveza!

Tengo cierta información muy importante.

Ah... Qué bien.

(Cencerro)

Cuando venía, he visto algo de leche

de unas vacas que conozco.

Ah...

Siete rifles.

480 balas.

Si es que sabes disparar...

Ah...

Mucho mejor que tú. Bah...

Lo dudo.

Imbécil.

Burro.

(SOPLA)

(TRAGA)

Ah...

(Música)

(Campanilla)

(Música intriga)

(Música tensión)

(Disparos)

(Relincho)

(Disparos)

¡Arre!

(Barullo)

(Risas)

¡Orden en la sala!

¡Orden!

(Disparos)

Tratamos de llevar este juicio de forma legal.

Fiscal Skinner, diga usted los cargos.

(EBRIO) ¡Gracias, señoría! ¡Señoras y señores...!

(Disparo)

(RÍEN)

Los cargos sobre ese tipo...

Ser grosero ante el juez. Le llamó burro.

(TODOS) ¡Sí, la tiene!

Y sabe que no lo es. ¿Tengo razón o no?

-¡Cierto! ¡Que lo cuelguen! -¡Sí, eso es!

Y lo peor que ha hecho...,

el peor crimen del mundo...

¡actuar como si fuera honesto!

(RÍEN)

¡Un momento, un momento, señoría! Estoy casi de acuerdo

con lo que ha dicho el fiscal, salvo con una cosa.

Mi cliente es...

Digo que es... un hombre honesto.

(TODOS) ¡No!

¡Es un farsante! -¡Eso es mentira!

-Ha pegado a un perro. -¡Eso es falso!

-Es cierto, yo lo he visto. -Él nunca pegaría a un perro.

¡Dejadle en paz! Es un angelito. Seguro que va a misa de domingo

cuatro días por semana. -No puedes decir que va a ir

cuatro días por semana a misa de domingo.

-¡Es cierto!

(RÍEN)

(Disparo)

¡Orden!

Viendo cómo ha ido el juicio, creo que no hay congresista

ni senador que pudiera ser más justo.

(A LA VEZ) ¡Justicia, justicia!

¡Señoría, protesto! -¡Que te calles!

-¿Qué dice el jurado?

(TODOS) ¡Culpable!

Creo que podríamos asarlo como a un cerdo.

-¡Cerdo asado! -¿Qué pasa? ¿Tienes miedo?

Apuesto a que nunca habías tenido la oportunidad de ser asado

como un cerdo. ¿Qué os parece, chicos?

(RÍEN)

Mirad cómo se mueve el escocés.

Tus días están contados.

(A LA VEZ) Oh...

Podrías haber vuelto a casa a beber el whisky

con el que volaste la cárcel, pero has querido perseguir vaqueros.

Me imagino que quieres vivir.

(JALEAN) ¡Es un gallito!

Quién va a decirle al sheriff dónde estamos, ¿eh?

¡Tú no! ¡Te aplastaré!

(RÍEN)

¡Eres un vil gusano! Vamos, pégale, sí.

¡Burro! ¿Burro?

¿Burro...?

¡A mí nadie me llama burro!

-Eso es, no te pares, venga.

(Grillos)

(RÍE)

Oye, ¿sabes que Bear me mataría si te hago daño?

¡Soltadle!

Que le suelte...

Claro, sheriff.

Lo suelto.

¡Haremos todo lo que usted quiera!

(RÍE) ¡Se van a la luz de las estrellas!

Este vaquero le iluminará el camino él solo.

¡Ya está!

Sí, señor.

Adiós, señoritas.

(Música tensión)

(Música)

Yo... pensé que se quedaría.

Oiga, he estado pensando... Podríamos dividir el espacio

y colocar su oficina. Y la bodega podría ser un calabozo...

Y bueno..., hay más habitaciones arriba.

¿Dónde están? 40 vaqueros van a cortar en pedazos

a los granjeros si no llegamos primero.

¿Dónde están los sheriffs?

No vendrán. He recibido respuesta.

No hay ayuda disponible.

(Música tensión)

(Música)

¿Puedo pasar? ¿Por qué no? Esto le pertenece.

Es muy pequeña para ser una cárcel,

pero... quizás podamos tirar la pared.

Y... el comedor puede ser la barra, ¿no cree?

Yo cocino muy bien y...

Bueno, la mitad sería suyo y...,

en la otra mitad, sigue el hostal.

¿Qué le parece? Vete a casa.

Esta es mi casa. ¿Con las mejores mujeres

que hayas visto? Ah... Sé lo que era, sé lo que es.

Todo aquí necesita un arreglo, incluso la cocina,

que está llena de polvo y grasa; pero sé lo que puede ser.

¿Cuántos años tienes?

20.

¿20? Tú no tienes 20 años.

(RÍE) Vale, es cierto. Tengo 18.

Sí...

¿Cuántos tiene usted? 35.

Bueno, no está tan mal.

¿Cómo te llamas? Dulcey.

Dulcey, vuelve a Providence. Pero no quiero volver.

Consigue un trabajo. ¡Ya tengo un trabajo!

Muy bien... Sirviendo.

¿Así que es eso lo que quieres hacer?

¿Dar de comer y pasar la escoba? ¡Pero es mío!

Nunca antes he tenido nada que fuera mío.

¡Tengo un futuro! ¿Un futuro?

Yo... tendré mesas ahí dentro... con lino.

Con... velas en botellas como estas,

brillando suavemente.

(Cristales rotos)

(GRUÑE) Este es el futuro aquí, Dulcey.

¡Es vicio y crueldad! Estarás dando azúcar a un caballo

que estará loco de miedo y odio y totalmente salvaje.

Ni siquiera te verá. Tampoco lo que tengas que ofrecer...

hasta que un día te verás metida en medio de un tiroteo

o un ajuste de cuentas, qué más da.

Estarás frente a un pistolero que ni siquiera se dará cuenta

de que estás ahí, pero ya estará hecho.

Ah... En ese futuro saldrás herida y no lo habrán hecho a propósito.

Eso no pasará. ¿Qué no?

Usted está aquí.

(Música)

¡Lo hará! No lo hará.

No importa si no tiene sheriff ni militares,

usted puede. ¡No puede!

¡Pero puede intentarlo! Y yo puedo mostrarle el camino,

¡soy bueno! No, no le haga caso.

(Grillos)

Es una locura. No necesita ayudante,

solo de vez en cuando... ¡Piense en ello!

¡Todos esos campos están vírgenes y usted y yo los compramos!

¡A medias! O si necesita cualquier cosa...

Y haremos como en Escocia... ¡Whisky!

El británico requiere otra elaboración.

Con mi invento y su astucia, nos haremos de oro.

Un hombre contra 200 granjeros locos y vaqueros a su espalda.

¡Oh! ¡Cállate de una vez! Su foto en todos los periódicos

al oeste del Misisipi. ¡Socios!

¡Mitad cada uno! ¡60-40!

Necesitaré un nombre, tal vez Doc.

¡Me encanta!

¿Qué? ¡No lo escuche! Doc Crown...

¡La leyenda del Cimarrón! ¡El temor del oeste!

Como Masterson.

Caldwell y Ben Thompson. Stan Meyer y Hickok...

Caldwell fue pistolero de gatillo fácil,

Thompson era un animal borracho que mató a alguien por una apuesta.

Meyer se enfrentaba a los mexicanos hasta la muerte.

Hacían leyes y las rompían. Engañaban, robaban, mentían...

No confiaban en nadie y nadie confiaba en ellos.

Esto es lo que hacen las leyendas. ¿Quieres una leyenda?

Pues vas a ser parte de ella. Necesito ayudantes.

Dispara a esa lámpara.

(SUSPIRA) Nunca he usado una de estas.

Vamos, prueba, la lámpara.

(Música)

(Disparo)

(Relincho)

(RÍE)

Aprenderás...

Y tú, el hombre de las explosiones...

No... No, no, no.

Yo no quiero saber nada. Necesito la cárcel a punto

en una semana. Ya tengo el sitio.

Bueno, usted, él y yo. Somos tres,

podría ser peor. Seguro que va a serlo.

(Música)

(Relincho)

(Galope)

(Continúa la música)

Cualquiera de esos tipos de ahí abajo te mataría en un minuto.

¿Lo harían? Oh, sí...

Con el lazo, pistola, cuchillo...

(Chasquido)

Con solo esto es suficiente.

Supongo...

(Pájaros)

Y eso me gusta.

¿Cuántas veces en el pasado hemos estado aquí juntos trabajando

toda la noche hasta el amanecer?

¿Te acuerdas?

Sí... Capturamos un montón de indios.

Matamos 80. Y a 200 de los nuestros

tras echar a los indios.

¿Qué te ha pasado?

Hay un trampero en Abilene llamado Will el Loco.

¿Has oído hablar de él? Sí.

Cuelga carteles... buscando ayuda

y se pasa el día hablando de lo feliz que fue

en las montañas del sur viviendo en el bosque.

Se ha pasado tanto tiempo contando la misma historia

de cuando conoció a Jim Bridger asaltando caravanas

con su Winchester que ahora ya nadie quiere escucharlo.

Temo que eso te vaya a pasar a ti, Bear.

Loco y atado a una cuerda o... recibiendo un disparo en el río.

No, nada de eso. Ya... Tal vez no.

No tienes más estómago para esos granjeros del que tengo yo.

¡Nunca lo tuviste! ¿Qué pasa contigo?

Solíamos poder con 50 de todo, hombres, whiskies...

Dime una vez que te abandonara. Nunca, Bear.

(Latigazo)

¿Entonces? ¡Ni una!

Pero... ¿qué ganamos?

Igual, como tú, quería que durase para siempre,

pero no se puede. Las cosas cambian.

Estamos en 1888. Es el final de la fiebre del oro,

eso también cambia. ¿Por qué no me ayudas tú a cambiar

para bien? Necesitaré hombres como tú.

Alguaciles, sheriffs... No...

¿Vas a matarme, Bear?

Siempre hemos visto las cosas del mismo lado.

Te quedarás conmigo. Tendrás que matarme.

Porque voy a ponerme en el medio. Aquí no hay medio.

En esto, no. Eso lo dices tú.

(Música)

Aquí es. La ruta del suministro.

No hay nadie. Creí que este era el lugar

por donde cruzar. Así es.

Esta ruta no ha sido usada en meses. No lo entiendo,

me dijeron que era aquí. ¿Te dijeron? ¿Quién te lo dijo?

No fue uno, encontré un grupo de jóvenes.

Jóvenes... ¡Granjeros y tramperos!

Les pregunté por dónde iba a cruzar Payne

y todos me dijeron que por esta ruta.

Ya lo sé, tal vez la hora no es... ¿Río arriba o río abajo?

Una de las dos. Elegid.

Río arriba. Río arriba.

Tiene razón. Eh, podría equivocarme.

(RESOPLA)

Río arriba.

Río arriba.

Bueno, podía equivocarme.

(Música acción)

Dile a los pioneros que tengan sus carros bien atados,

que vamos a cruzar.

(Relincho)

(Música intriga)

(Balidos)

¡Hay otro bache aquí! ¡Eso hacen dos!

-¡Señor Payne!

(Música tensión)

¡Mindy, ve a dentro con los niños!

(Silencio)

(Galope)

¡Cuidado con los baches! ¡Alejaos de los palos!

¡Hay arenas movedizas allí!

Una vez entréis en el agua, seguid adelante.

¡Muy bien! ¡Moveos!

A cualquiera que ponga un pie en el agua, en cualquier lado,

lo mataré.

¡Caravanas, cruzad!

(TODOS) ¡Arre, arre!

¡Arre!

(SILBA)

(Disparo)

Mujeres y niños, señor Crown.

¿De verdad va a disparar?

Cruzaremos, señor Crown.

¡Y nos quedaremos!

Otros vendrán tras nosotros, millares,

no podrán pararlos. Esa tierra que veis será civilizada.

¡Aunque nos cueste la vida! No debe ser desperdiciada

y será cosechada, aunque sea con tumbas.

¡Muy bien! ¡Crucemos en fila! Los que vais a pie,

a los lados de las caravanas. ¡Vamos a cruzar! ¡Moveos!

(Disparo)

(Música)

(Disparo)

(Música acción)

(Música peligro)

(Relincho)

(Música acción)

¡Uh!

Ah.

(Continúa la música)

(Música tensión)

¡Bear, Bear!

¡Bear!

¡Bear!

¡Bear!

(Música trágica)

(Música suave)

(Traqueteo)

¡Francis!

¡Ven aquí!

¡Te doy 15 segundos y es mejor que vueles!

¿Cómo quieres dos huevos? Lo mato...

¿Los quieres fritos? ¿Qué?

El desayuno...

¡Baja!

¡Hola!

¿Salió? Ya lo creo que sí.

Déjeme ver.

¡Ha salido!

¡Lo han publicado! Doc Crown...

¿Cómo se te ha ocurrido? Chico, has perdido la cabeza,

¿lo sabes? Ese era el trato.

¿Qué trato?

Yo le hago leyenda y usted ayudante. Sí, pero no era...

¿Qué estás haciendo? Quitarle las botas,

no quiero que haya barro. Quizás no sea de lujo,

pero será decente y aseada. ¿Una qué?

Una casa de café. ¡Está loca...!

¿Es que estáis todos locos? Espere a ver las cortinas

de su oficina. ¡Cortinas!

¡No quiero ninguna cortina! ¡La quiero sucia!

Y nadie se va a dedicar a sacar fotos a escondidas.

¡No de mí! Y ese escocés loco...

Déjame decirte cómo va a ser esto. Ya he oído cómo va a ser.

Lo has oído, pero no escuchado. ¿Crees que lo que ocurrió ayer

en el río ya se acabó? ¡Pues no!

Los vaqueros no trabajan. Hombres con armas

y tan desesperados como para empezar a usarlas.

Van a disparar, saquear, robar... Hay 10 millones de acres de tierra

para ocultarse. ¿Y qué hay de los granjeros?

No tienen a qué atenerse. ¡Nada!

¡Tienen hambre, ruina, rabia! ¿Qué crees que harán sentados

en el suelo quizás durante años? Voy a tener delincuentes

de todo tipo. Locos, ladrones, asesinos, criminales...

y perdedores. ¡Esto va a ser una selva!

Y no puedo enfrentarme a eso con un par de cortinas.

¡Mi licor!

¡Mi licor ya está! Miradlo bien.

El whisky MacGregor. Qué fragancia...

(HUELE)

Mañanas de cine - El campo de batalla

09 feb 2021

Jim Crown llega a Cimarron cuando el Congreso rompe los contratos de arrendamiento sobre la tierra de los ganaderos. Rober Miller despide a casi todos sus hombres, produciéndose un conflicto entre los ganaderos y los posibles colonos, lo que les llevó a un mortal enfrentamiento en el río Cimarrón.

Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2021.

ver más sobre "Mañanas de cine - El campo de batalla" ver menos sobre "Mañanas de cine - El campo de batalla"
Programas completos (87)
Clips

Los últimos 242 programas de Cine internacional

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios