Los mejores contenidos de archivo relacionados con el séptimo arte y sus protagonistas, sobre todo actores y directores.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5543100
No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

Rosebud...

¿Puede su última palabra explicar la vida de un hombre?

¿Y su último deseo?

¿Por qué Orson Wells quiso que sus cenizas reposaran

en un lugar del sur de España?

(OFF TV)Las cenizas de Orson Welles han llegado hoy a España

para ser enterradas en Ronda, tal y como era su deseo.

Las cenizas de Orson Welles acaban de llegar a España.

Se cumple así el último deseo del formidable director,

actor y autor cinematográfico,

que quería ser enterrado en nuestro país, concretamente en Ronda,

en la finca de uno de sus mejores amigos,

el torero Antonio Ordóñez.

¿Qué significa para usted el deseo de su padre

de venir a traer las cenizas a España?

Pues una maravilla, porque es el país que él quería más, yo también.

Tengo los recuerdos más bonitos de mi vida aquí.

(OFF NO-DO)Orson Welles, el famoso actor y director de cine,

ha sido figura popular en la feria de Sevilla este año.

Así disfruta de la clásica alegría en el luminoso ambiente del real

y en una pausa de sus actividades.

Actualmente está realizando en España películas cortas

con destino a la televisión.

Su firma es solicitada por un coleccionista de autógrafos.

Las cenizas de Orson Wells han sido depositadas hoy

por su hija Beatrice en una finca de su amigo, el torero Antonio Ordóñez,

en la localidad de Ronda.

(OFF TV)Beatrice Wells, hija del cineasta y de su tercera esposa,

Paola Mori, visiblemente emocionada,

ha depositado las cenizas de su padre

en un pozo situado frente a la casa,

que el Ayuntamiento de Ronda había dedicado al torero Antonio Ordóñez

y donde una placa dice "Maestro de maestros".

El calificativo tiene ya un significado doble,

porque desde hoy representa también a Orson Welles

y a su amor por España y su cultura, donde ha tenido finalmente reposar.

# Teatro, lo tuyo es puro teatro... #

# Oh, lu, li, oh, la, la...

# Peligro de contagio, marcianitis total.

# Oh, lu, li, oh, la, la... Oh, lu, li, oh, la, la...

# No puedo resistir la marcianitis total...#

# Cine, cine, cine, cine... Más cine, por favor.

# Cine, cine, cine, cine... Más cine, por favor. #

-Yo era una montadora, digamos, clásica,

tenía las ideas bastante claras de lo que quería.

Cambió mi forma de ver el montaje.

Con él descubrí que se podía montar de otra manera,

que podías sacarle mucho provecho a muchos planos

que a lo mejor no les hubieras dado más importancia,

y podías jugar más con las imágenes.

-El montaje de Orson Welles es genial en todas sus películas.

Hay que ver lo que es "Ciudadano Kane", "El cuarto mandamiento",

es que es una cosa, es una maravilla.

Me enseñó mucho entonces con aquellas películas.

¿Cómo puede una película de Orson Welles estar mal montada

si es el mejor montador del mundo? Porque lo es, es valiente, además.

-Es un gran montador, siempre que entiendas el montaje

no solo como la parte que se hace en la moviola

sino como lo que tienes en la mente

cuando estás diseñando la planificación de rodaje.

-Yo creo que el elemento creativo fundamental del cine de Welles

pasa siempre por el montaje.

Es verdad que durante mucho tiempo la crítica ha insistido

en que Welles era el cineasta

del plano secuencia en profundidad de campo.

De hecho Welles utilizó el plano secuencia en muchas ocasiones,

de manera extraordinariamente inventiva,

pero en otras circunstancias en las que tuvo que,

si se me permite la expresión, buscarse la vida como cineasta,

nunca le hizo ascos a un montaje corto.

-Welles el problema que tenía

era que para poder hacer una película en esas condiciones

y con poco dinero tenía que inventarse muchas cosas

en las cuales el montaje era esencial,

pero tenía que ser un montaje que tuviese en la cabeza

cuando estaba rodando,

entre otras cosas porque las condiciones del rodaje le obligaban,

los actores se le escapaban porque solo podían estar unos días

y de pronto se iban a Nueva York, tenía que poner un doble,

tenían que hacer contraplanos

en un sitio a cientos de kilómetros de donde había rodado el plano,

y entonces lógicamente tenía que hacer una especie de premontaje

para luego llenar esos huecos.

-Era muy creativo y rodaba mucho material, mucho.

Claro, esto te daba posibilidades grandísimas,

porque podías hacer cosas fantásticas con aquel material.

Él disfrutaba, él era feliz ahí.

Era feliz, porque piensa que venía del rodaje

y se metía en la sala, nos daban las 0:00, la 1:00,

era la hora a la que normalmente nos llevaban para casa,

y luego a las 8:00 volvíamos a estar.

¿Qué es lo más importante cuando usted hace una película,

la fotografía, el sonido?

El sonido, porque es la arquitectura del filme...

El sonido...

Cada plano es una impresión, pero sin una forma exacta de sonido no...

Entonces no funciona la película.

-Hay cineastas que hacen películas con sonido

y cineastas que hacen películas sonoras.

No todos merecen ser llamados cineastas sonoros

en el sentido de gente para los cuales la banda sonora

sea un elemento de creatividad tan importante como la propia imagen.

(CANTA LÍRICO) ¡No, no, no, no!

-No era este el caso de Welles que, recordémoslo,

viene del mundo del teatro y sobre todo del mundo de la radio,

se había formado en la extraordinaria inventiva

de tener que hacer creíble algo

que tenía que pasar a través del sonido y la palabra radiada,

y eso se reflejaba luego en sus películas,

las bandas sonoras de Welles son siempre prodigiosas.

(CANTO LÍRICO QUE SE APAGA)

-Yo creo que, claro, la magia del cine está muy cercana,

la magia es la madre del cine,

lo que a través de todas las linternas mágicas de Melies,

el arte de la edición de Melies para hacer trucos de magia,

y creo que Orson Welles bebe mucho de esas fuentes.

Todos sabemos que el montaje en su caso, en su cine,

era esencialísimo, continuado, y jugaba con él para, efectivamente,

llevarnos, como hacemos en la magia los magos,

para llevar la atención, para llevar el foco

de lo que queremos que se fijen ahí.

Era como un escapismo, un efecto de escapismo.

Es verdad que creo que todo el tiempo Welles tenía en mente

esa idea de la magia en tanto de ficción

dentro de la realidad y jugar con los niveles de...

"Fraude" lo que pasa es que creo que es una película

que tiene muchos niveles, como todos sabemos.

Y trata de eso precisamente, del fraude, del engaño.

A mí me encanta, porque es un estudio de ficción

dentro de la ficción como es la magia.

Y los magos lo que intentamos es poner los sueños,

lo imposible y deseado, volar, conocer el futuro, volver atrás,

resucitar, en la realidad.

Entonces en "Fraude" intenta, de por sí Orson Wells obviamente,

el ir pasando todas esas capas.

Está hecha en cine, que ya no es la realidad, es un arte,

habla del arte de la pintura, que es otra ficción,

hay un pintor que es falsificador entre comillas de ese arte,

que es otra ficción más,

y luego Orson Welles hace una ficción dentro.

Me parece que es un enorme juego de magia maravilloso y fantástico.

Juegan con los sueños, a mi entender,

pero en un caso es los sueños, un espejo ante los sueños,

que es el cine, y la magia,

que es tratar de introducir los sueños en la realidad

para que la gente... ¿pero la realidad cómo es?

Que se lo pregunten y se cuestione

esa cáscara aparencial de la realidad.

Cuando lo de los platillos famosos volantes de la radio hizo eso,

poner en la realidad de la gente en sus casas una ficción,

que era que habían atacado los del otro Wells, que se llaman igual.

Él tiene siempre o ha tenido siempre dentro de sí ese amor por la magia,

ese interés por la magia espectáculo,

y a la vez por el cine y el teatro.

Cuando veo sus películas digo, mira,

las películas hasta ese momento como todos sabemos los planos eran,

como decía Howard Hawks, la cámara a la altura de los ojos,

y él de repente la ponía a la altura de los pies,

esos contrapicados con los techos,

y digo, mira, nos ha hecho personas con ojos de los pies.

Una especie de magia al espectador allí presente.

Houdin efectivamente es el padre de la magia moderna,

y de ahí tomó el nombre Houdini.

Robert Houdin lo que hizo fue coger toda la psicología,

era un gran psicólogo, las normas de la psicología, de la diversión,

del control de la atención, el control de la memoria,

y traducirlo y ponerlo en la magia, y la magia dio un salto enorme,

y desde ese momento está muy basada

en el control psicológico de los espectadores,

el control en el buen sentido.

Yo creo que Orson Wells no podía olvidar que era un actor,

Orson Welles era superactor y no podía olvidarlo,

o no quería olvidarlo, y entonces cuando hace magia,

más que ser él mismo, está siendo,

y pone sus voces, casi shakesperiano en ciertos momentos...

Como mago, ya digo, es de la tendencia de ser más actor

y de no olvidarse nunca de que está actuando

y por eso elegía las ramas de la magia

que tienen más que ver con el actor,

grandes ilusiones donde él podía moverse, era así,

hace que una mujer se achicase, que un hombre apareciese, y luego,

el mentalismo, le interesaba mucho el mentalismo,

tiene una entrevista sobre la forma de llevar el pensamiento,

y lo hacía también muy bien, muy actoral, concéntrese, mire, tal...

Y luego hay otro lado, es curioso,

porque yo siempre he creído que la magia es solo para niños,

no para niños de la edad infantil

sino para el niño y niña interior que llevamos todos dentro

y que a veces siempre digo que las capas duras,

queratinosas de adulto, no deja salir,

y Orson Welles creo que era muy niño,

a mí siempre me da, la cara que tenía era muy juvenil,

la forma, y se nota eso.

Cuando actúa y hace un truco al final se le ve feliz,

lo he conseguido.

Es curioso, porque hay una cosa poco conocida de él,

Orson Welles como mago hizo un juego después de muerto,

presentó en televisión un juego después de muerto

utilizando el cine.

A un amigo suyo que se llamaba Richard Himber,

un mago amigo suyo, le filmó un trozo donde él decía,

bueno, ahora, por favor, que elijan a una persona del público,

acércate, mira, coge una carta, nómbrala, lánzame la baraja,

y todo eso lo hizo para este mago,

pero este mago no lo presentó porque no era un mago profesional.

Entonces pasan los años, muere Orson Welles y David Copperfield,

eso me lo contó él mismo, me dice, compré los derechos de eso,

cambié cuando Orson Wells se refería a su amigo,

que se llamaba Dick, Richard, y lo cambié por Dave,

y lo puso en un especial de Copperfield que es precioso,

porque está en pantalla Orson Welles muy joven...

... y le dice, elige a una persona, la persona viene, piensa una carta,

lánzame la baraja, él la atrapa.

Hay una carta, que por cierto dramatiza maravillosamente,

falla, no es, ¿cómo que no es? Otra, tampoco, y dice, bueno,

tengo aquí una muy grande, saca la grande y es,

y entonces ya había fallecido Orson Wells

y presentó el juego en televisión,

que también es algo que nos gustaría a casi todos,

después de muerto seguir haciendo magia y seguir viviendo.

-La historia es una de las más hermosas historias

de todas las películas de Wells desde mi punto de vista.

Lo conocí aquí, en Madrid, me citó el productor,

fuimos al hotel Palace, donde se hospedaba.

Empezaron a pasar minutos, minutos, y no venía, y de repente me dice,

viene corriendo, mira, como en las películas de Orson Welles,

igual que en sus películas, viene el productor y me dice,

ya, ya te va a recibir, y entonces se abre la puerta..

Si hubiera podido habría salido corriendo, corriendo,

porque era terrible ver a aquel hombre así,

y además con aquella voz tan bonita, porque eso sí,

la voz de Orson Wells, esa es indiscutible.

(OFF)Mi nombre es Orson Welles...

Y me dice "Hello...". Bueno, pues así nos conocimos.

El problema es que, con todos aquellos mimbres

aquello no funcionó para nada.

¿Quién puede decir que Orson Welles es un mal actor?

No es un mal actor, sí en "Mr. Arkadin",

y no me lo creo, me lo creo más por lo que sé de él

que por el personaje en pantalla,

yo lo que quiero es que el personaje en pantalla

me haga a mí creer quién es.

Hay una más negativa todavía,

que esa sí que parece imposible que sea una película de Orson Welles,

parece imposible, "El montaje".

Llega un momento en que uno está perdido,

¿y esto qué es, dónde están ahora, dónde van ahora?

Es que no se entiende, y es terrible,

es una especie de borrachera de montaje, una cosa rara.

Salvo a Akim Tamiroff de la película,

porque cuando está en pantalla te crees todo.

Todo es verdad, él es verdad, porque Akim es una maravilla.

Mischa Auer, el domador de pulgas, ese también era una maravilla.

Es solo verlo, porque era verdad, con su ojo, ese también estaba bien,

claro, y el otro, el Michael Redgrave, maravilloso actor.

Orson Welles le daba importancia a cada plano que hacía,

ese es el sentido, o sea,

hacer todo como si fuera una obra maestra, cada plano.

La cuadrícula es una cosa muy importante,

tener la cuadrícula hecha,

pero también es muy bonito no tener ninguna cuadrícula.

Entonces llega uno y se encuentra nada, y dice,

no, no te preocupes, yo pongo la cámara aquí,

tú me pones no sé aquí, tal, y ahora pasan los actores por aquí

y ya está, y eso es también un placer, un placer hermoso,

a mí me gustaba mucho.

Eso lo ha hecho muchas veces en la película.

El Alcázar de Segovia era su palacio en España,

y luego, cuando entraba dentro era San Gregorio, en Valladolid,

y ahí es donde puso las máscaras y todo.

Aquello fue muy bonito, lo de las máscaras, era puro Orson Welles,

porque verdaderamente esa escena, al menos lo que recuerdo,

es que era una escena verdaderamente Orson Welles,

todo lo que es el baile y todo eso, con ese toque especial que tenía,

es una cosa muy hermosa.

Me gustaría estar diciendo cosas bonitas de "Arkadin",

pero la verdad es que no puedo mucho, pero,

por encima de todo está el gran orgullo

y el honor grande que fue para mí

haber podido colaborar con un genio de tanta categoría.

(Sintonía NO-DO)

Comienza a funcionar

en presencia del ministro de información y turismo

la emisora de televisión de las dos Castillas.

Ha sido instalada en la cima de Navacerrada, a 2400 m de altura.

-Yo creo es que Welles es uno de los primeros artistas

en entender lo que la televisión ofrecía a la gente,

que trabajaba con la imagen,

ofrecía unas posibilidades nuevas que eran diferentes,

distintas y complementarias de las que el cinematógrafo ofrecía.

Lo que él valoraba fundamentalmente de la televisión

era la posibilidad de dirigirse directamente a un espectador

en la intimidad de su hogar,

y de comportarse como algo que a él le gustaba sobremanera,

ser un cuentacuentos, y digo esto de cuentacuentos

en el sentido más elogioso de la expresión,

alguien que cuenta y comparte historias,

anécdotas y situaciones con los demás.

Sus proyectos televisivos hasta donde los podemos conocer

iban muy por delante de su tiempo.

Uno de los problemas de Welles

es que siempre ha ido por delante de su tiempo,

y en la televisión más que nunca.

Realmente estamos ante obras de auténtico prestidigitador,

de alguien que con mínimos elementos

saca de la chistera unas obras de un nivel creativo excepcional.

Pocos cineastas pueden parangonarse a Welles

en la comprensión de lo que la televisión podía haber sido.

(OFF TV)En cuanto a Davidoff

no se trata para él de democratizar el cigarro,

¿pero han pensado hacerlo los que le han otorgado su título de nobleza?

Los Fidel Castro, Winston Churchill, los David Zanuck,

y sobre todo, los Orson Welles.

(OFF TRÁILER) Escenarios maravillosos

poblados por personajes de enorme fuerza.

"Campanadas a medianoche" es la mayor aventura cinematográfica

de Orson Welles, la obra cumbre

de una carrera única en la historia del cine

por su independencia, por el poder explosivo de sus imágenes,

por una fidelidad única a la calidad,

por un amor sin límites por el cine.

Jesús, las cosas que hemos visto. ¿Eh, sir John, digo bien?

-Welles lo que tiene

es que de pronto está haciendo películas en España,

donde no se hacen ese tipo de, digamos, superproducciones.

Entonces tiene que hacer superproducciones muy baratas.

Ese metabolismo de halcón que tiene Orson,

que lo quema todo a grandes velocidades, sus ideas, etcétera.

Es absolutamente anárquico, no hay plan de trabajo,

trabaja siempre improvisando las escenas,

tiene que tener a todos los actores a disposición.

-Quiso alquilar un local que había en Madrid, grande,

para hacer el decorado del prostíbulo.

Hizo hacer un decorado fantástico, hizo quemar las maderas

para que pareciera madera vieja, claro, era un prostíbulo viejo.

-Welles desde el principio de su carrera ha descubierto,

en "Ciudadano Kane" por ejemplo,

que existe un mundo que es la posproducción.

Hoy en día en todas las películas se hace posproducción digital,

y eso es normal.

En los años 60 en España hablar de posproducción era como decir,

han realizado los marcianos en Valdepeñas. Vale...

Efectivamente estaba rodando una película de época

en la que podía tener problemas.

Entonces lo que hacía luego

era pedir al laboratorio que reencuadrase.

En otras ocasiones cambia izquierda y derecha,

no porque se salte los ejes,

sino muchas veces para disimular que es el mismo decorado

que se ha visto un poco antes.

Se valía también de esa especie de posproducción, de cambiar los ejes,

de ralentizar, para crear un universo

que el espectador se perdía en él,

que no podía reconocer bien los espacios, y eso le ayudaba.

-Era un hombre que no hablaba.

Te decía justo lo que necesitaba decir,

o con un gesto te expresaba lo que quería, pero no sé,

nos comunicábamos muy bien.

Ya te digo, el material era muy bueno y era muy fácil trabajar bien.

Era imposible hacerlo mal ahí.

Él quería ver todo.

Entonces en una moviola yo le ponía un rollo,

con unas secuencias montadas, y en otra le ponía otro,

y él veía una cosa y la otra.

No, no te explicaba lo que quería, pero no sé, yo lo notaba.

Te hacía trabajar muchas obras, muchas,

pero realmente, no sé, yo no lo notaba mucho,

lo noté al cabo de los años.

De pronto me di cuenta que para Orson no existen los gráficos,

existe lo que tiene en su mente sobre la película,

todo lo que tiene que hacer,

y entonces se salta a la torera todas las cosas que se puedan hacer

antes de comenzar la producción.

-Para Welles, aparte de la posproducción,

era muy importante el ritmo.

Tenía una especie de sentido, digamos, musical de la película.

El montaje por un lado está unido a esa posproducción necesaria,

y luego a ritmos llevados a rajatabla,

por ejemplo la batalla,

que es una de las mejores secuencias de la película.

Los tiempos están casi cortados a ojo, da igual el contenido,

necesito aquí exactamente siete fotogramas.

-Me dijo que quería montarla él.

Me dijo, está la quiero montar yo,

vas a estar conmigo pero quiero hacerla yo. Muy bien.

Entonces yo le hice un primer montaje

y a partir de ahí él ya fue haciendo,

poniendo los cambios que consideró.

Tenía muy claro lo que quería y lo expresaba con las imágenes, claro.

Es algo especial.

Piensa que para esa secuencia había tres bandas de sonido,

dos músicas totalmente diferentes en distinta banda

y una tercera banda que eso ya es algo muy Welles,

marcha atrás, la música marcha atrás.

Eso fue cosa suya, naturalmente, yo no lo hubiera hecho,

pero él sí lo hizo.

Welles era... Era Welles, ya está, con esto ya, era otra cosa.

Y ahí conocí yo muy bien a este Orson que quema ideas,

un personaje muy tierno, porque yo lo he conocido en la intimidad,

en zapatillas, con su mujer, su hija,

nos hicimos grandes amigos las familias.

Mi hijo iba a pasar fines de semana a casa de Orson.

Las películas de Orson que están en la historia del cine

no son nada al lado de las que no pudo hacer nunca.

¿Cuantos proyectos le gustaría realizar?

(HABLA EN INGLÉS)

-¿Qué os ha dicho?

-El rey no muestra ninguna misericordia.

Nos llama rebeldes, traidores, y quiere castigarnos terriblemente.

-Empezamos a escribir un guión juntos

de una novela de Peter Viertel que se llamaba "Los supervivientes",

y el quería que yo le dirigiera. Sí, fue una gran amistad.

(TRADUCIDO)He estado haciendo el Quijote como un trabajo personal,

una obra personal, hasta 14 años.

Dicen que el título más importante será uno más largo.

¿Cuándo terminará Welles la película del Quijote?

No es que sea difícil seguir un plan establecido,

porque con Orson en definitiva no se establece ningún plan.

-Realmente él era casi absorbente,

porque era 24 horas al día viviendo para la película.

(VOZ NO-DO) Dirigida por Orson Welles

se rueda en los estudios italianos una película de tema bíblico.

A Orson solo le preocupa que el rodaje salga lo mejor posible.

Para ser al mismo tiempo protagonista y director

hace falta poseer un extraordinario dinamismo.

Ahora se quita la peluca y la nariz.

Arroja esta última al suelo

y el gato, que no entiende de trucos cinematográficos,

no la encuentra bocado de su gusto.

-Y en el cine, ¿siente pasión por la técnica?

Me gusta mucho la técnica, es nuestra materia.

-La última época de Welles podría describirse

con el refrán castellano que dice "A la fuerza ahorcan".

Los productores cada vez más desconfían, digamos,

de sus capacidades para poner en pie de manera razonable una película.

¿Para un productor es arriesgado producir una película con usted?

¿Es una cuestión serio? (RISAS)

-A partir de ese momento estará obligado a trabajar

con los elementos que encuentra a su paso.

Una película como "Fake", él mismo lo ha dicho,

es una película hecha con elementos

tomados literalmente de la basura,

con los descartes de una película de Reichenbach,

unas pocas imágenes rodadas en el jardín de Luxemburgo

y en algunos otros lugares.

Y luego mucho juego de manos, mucha prestidigitación

y mucho genio para ensamblar historias

extrayendo al máximo la rentabilidad de elementos

que cualquier otro cineasta

no habría salido muy bien qué hacer con ellos.

"Una historia inmortal" es una película rodada, realmente,

en su casa de Aravaca en Madrid, en la plaza de Chinchón,

que Welles explicaba a unos entrevistadores franceses,

cuando rodé en Cantón o en Macao,

quería haber rodado en Macao pero tuve que acabar rodando en Cantón,

y realmente no es Cantón ni Macao,

es Chinchón muy inteligentemente utilizado.

Los diálogos entre los personajes iniciales en la plaza

recuperan una escena de los Amberson.

Colaboro con él porque yo hago un pequeñísimo papel

en la canción esta inmortal, pero yo ayudo en el rodaje,

llevo la claqueta, la pantalla,

claro, porque Orson y yo nos hicimos muy amigos.

(OFF TV)Él mismo coloca las luces, dibuja sus decorados,

elige los objetivos de la cámara.

-Y "Fake" es su propia historia,

convertida, digamos, en algo más grande que la vida tal vez.

Y esa idea también apasionante que está también

en "Una historia inmortal", que en el fondo todo es ficción.

Se murió, yo no pude verlo en Los Angeles,

y en un viaje que hice de Nueva York a Madrid,

al llegar a Madrid había muchos fotógrafos

a la salida del aeropuerto, yo sabía que no me esperaban a mí.

Pregunté a quién esperaban y me dijeron que a la hija de Orson,

que traía las cenizas de su padre,

o sea, que yo hice un viaje de Nueva York a Madrid

con las cenizas de mi amigo sin saberlo.

Las cenizas de Orson Welles acaban de llegar a España.

Se cumple así el último deseo del formidable director,

actor y autor cinematográfico,

que quería ser enterrado en nuestro país, concretamente en Ronda.

Y ahora una noticia curiosa e interesante,

se trata de un teletipo fechado en Los Angeles que dice así:

"El actor y director de cine Orson Welles

dejó dicho que a su muerte quería ser enterrado

en el pueblo español de Chinchón, cercano a Madrid.

Alessandro Tasca, productor ejecutivo

de una de las películas de Welles, dijo hoy a la agencia EFE

que el cineasta norteamericano le expresó este deseo

en varias ocasiones y que se está pendiente

de una decisión final de la familia para cumplirlo".

(AL REVÉS) Rosebud...

¿Puede explicarse la vida de un hombre por su última palabra?

¿O por su último deseo?

¿Por qué las cenizas de Orson Welles reposan en Ronda?

¿Fue ese el último de sus proyectos frustrados?

¿Fue Orson Welles, una vez más, Orson Welles?

Lo que acaban de ver no es la adaptación de un libro famoso.

Los cámaras fueron Pascual Barraca, Joseba Andoni Campos, Miguel Noval,

Óscar Guillén y Roberto Monseco. El montaje lo hizo Ricardo Lago.

Marta Garabatos realizó la posproducción.

Luis López Polinio y José Antonio Gurriarán buscaron la documentación.

Isabel García Leal llevó a cabo las mezclas de sonido.

Ángela Costilla se encargó de la producción.

Yo no la escribí, pero la he dirigido.

Me llamo Javier Sales.

Días de cine - Mister Welles

20 mar 2020

Programas completos (298)
Clips

Los últimos 685 programas de Cine en el Archivo de RTVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios