Espacio dedicado al cine clásico español e internacional con títulos para nostálgicos del cine de siempre.

Espacio dedicado al cine clásico español e internacional con títulos para nostálgicos del cine de siempre. Encontrarán de forma online y gratuita grandes títulos clásicos del cine internacional, películas españolas míticas y un amplio catálogo de western. El catálogo se amplía semanalmente con nuevas películas emitidas en ‘Historias de nuestro cine’, ‘Cine de barrio’ o ‘El cine clásico de La 2’.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5906583
Para todos los públicos Mañanas de cine - Pistoleros de Arizona - ver ahora
Transcripción completa

(Música animada)

Tiene usted demasiada suerte esta noche.

El dinero que me ha ganado no era mío.

Haberlo pensado antes de jugar, amigo.

Pero tengo un rancho en Creek-Town.

Esta es la escritura de propiedad.

Mi rancho contra lo que he perdido. No me gustan los ranchos.

Además, tiene usted mala racha. Vale más del doble.

Pues véndalo y jugamos mañana.

No, ha de ser ahora. 5000 dólares contra mi rancho al primeras.

Muy bien.

(Música animada)

Lo siento.

¿Dónde está mi rancho?

Bien, mañana lo averiguaré.

(Música animada)

(Disparos)

Podría haberle matado.

No me gusta que me disparen por la espalda.

¿Por qué?

Nadie puede culparle.

Pero no me gusta que en Tucson haya pistolas más rápidas que la mía.

¿Es una invitación a que me marche? Tómelo como quiera, forastero,

pero será que se vaya antes del amanecer.

(Música melancólica)

(Música de acción)

(Continúa la música)

(Pájaros)

(Graznidos)

(Trote de caballo)

Agua, señor, por favor.

¡Malditos perros!

Agua.

Esos hijos de la matraca,

Despacio, amigo, despacio.

(Graznido)

Gracias, señor, mi nombre es Carrancho.

Seguro que le envío la Virgen de Guadalupe, ¿no?

No tengo el gusto de conocerla. No blasfeme, señor.

Mire, esto es tierra del santuario de la Virgen de Guadalupe.

Mientras la lleve encima mi cuerpo y mi alma están a salvo, ¿sabe.

¿Quién te trató de ese modo? Ah... dos viejos amigos.

Se me llevaron toda la plata, 200 dólares.

¡Malditos ladrones! Pero el día que les ponga la mano encima...

¡se van a acordar de Carrancho!

Oiga, patrón, ¿por qué no vamos con su caballo y los alcanzamos?

El caballo está cansado para los dos y apenas saldríamos del desierto.

¡Tanta agua va a hacer daño, hombre!

Oiga, patroncito, ¿usted tendría algo de alcohol?

¡No se mueva, señor! No se mueva.

Yo no voy a fallar. ¡Seguro que no!

Pero Carrancho tampoco falla, hombre. Muévase no más.

Esos bichos son mortales, ¿sabe? Te tengo que dar las gracias.

Ah, no tiene importancia, hombre, ahora estamos en paz.

Si usted quiere me ayuda a buscar a esos hijos de la matraca

y le daré la mitad de mi plata, ¿estamos de acuerdo?

De acuerdo, pero antes vamos a ver si podemos salir de aquí.

¿Eres capaz de montar? Si usted me ayuda...

Anda, sube. Se lo agradezco, "patronsito".

Te dejaré en el prime poblado que encuentre.

¡Eh, un momento! ¿Dónde vas? ¡Ven aquí! ¡Vuelve!

¡Hasta la vista!

Amigo es el mexicano, le salvo la vida y se lleva lo que tengo.

(Música cómica)

La propiedad del racho.

(Música dramática)

(Música tensión)

Esta vez no me vais a engañar.

Malditos mexicanos.

Carrancho encontró a sus amigos.

(Música animada)

(Continúa la música)

(RÍEN)

¿Siempre andas así, forastero?

Me gustan los rodeos. Debías lavarte más a menudo, amigo.

Ahí enfrente tienes el hotel, es gente muy simpática...

Te tratarán muy bien. (RÍE)

(RÍE)

¿Siempre buscando pelea, Dingus? -Se equivoca, sheriff.

Le estaba dando un consejo. -Procura no olvidarte de los míos,

mi ayudante te lo agradecerá. -Váyase tranquilo,

mis amigos y yo le echaremos una mano a su ayudante si hace falta.

Y usted también, juez Keystone.

Ahora salgo para un juicio,

pero os aseguro que no me importaría empezar otro cuando vuelva

con tal de limpiar el pueblo, recuérdalo.

Vamos, sheriff. -Cuando quiera, juez Keystone.

Empieza uno a sentirse a gusto en este pueblo...

Nos vamos a divertir,

¿verdad, muchachos? (RÍE)

Estoy buscando un rancho, el Doble G, ¿está muy lejos?

¿Qué tienes que hacer en el Doble G? Digamos que es un asunto personal.

Procura resolverlo pronto y lárgate.

Van a soplar malos vientos por allí. ¿Dónde dijo que estaba ese rancho?

Yo no he dicho nada. Gracias por la información.

Tú, avisa a Jimmy.

(Música animada)

(Mugido)

¿Dónde te la dejo? Ahí mismo.

Y no salgas, la comida está lista. Está bien.

A estas horas Glenn debería estar de vuelta.

Hay cuatro jornadas de Tucson hasta aquí.

Rodeando el desierto, pero si lo atraviesa puede llegar en dos.

Estaría más tranquilo si hubiese ido con él.

¿Dejándome aquí sola? Buen hermano estás tú hecho.

(Ladridos)

Bien. ¿Lo ves?

(Ladridos)

Buenos días, señorita.

(Ladridos)

¿Cuántos acres tiene nuestro rancho?

(Ladridos)

No sois muy hospitalarios los del Doble G.

¿Qué quiere? Cuando deje de ladrar el perro

se lo diré, señorita...

Señorita... Greenwood.

(Ladridos)

Dick, estate quieto. Gracias.

¡Quédese donde está! ¿No es esta la propiedad

del señor Glenn? Solo una parte, es nuestro socio.

Doble G, Glenn Greenwood, ¿no es así?

Así es, ¿pero qué significan tantas preguntas?

¿Usted quién es? Si puede saberse.

¡Deje esa letra!

¿Qué hace con eso? ¿Se ha vuelto loco?

Lo siento, pero es que el nuevo socio se llama Clayton.

Jeff Clayton.

Clayton Greenwood, suena bien, ¿verdad?

Calma con la artillería, muchacho.

Todo está en regla, Glenn me cedió su parte.

Si quiere puede echar un vistazo. ¿Dónde está Glenn?

¿Y el rebaño que se llevó para vender? Era nuestro.

¿Qué es lo que hizo con el dinero?

Creo que lo perdió en el juego.

¿Lo has visto? Ese maldito jugador, te dije que no nos fiáramos de él.

¿Dónde está Glenn? Yo en su lugar no le esperaría.

Tuvo un altercado y... ¿Le han matado?

Conteste. No tuvo suerte.

¿Es usted quien lo ha matado?

Oiga, no pienso convertirme en ranchero.

Vendo mi parte, ¿la compra? Es usted un asesino.

Y no se atreverá a tocar nada de aquí, el rancho no le pertenece.

¿Y qué me dice de eso? Lo ha robado, no tiene ningún valor.

¡Fuera de aquí! Enseguida.

¿No me ha oído? ¡Fuera!

Prefiero los acuerdos pacíficos, ¿estamos?

(Disparo)

Aquí no hay acuerdo, el Doble G no está en venta, fuera enseguida.

Están atropellando mis derechos. En el pueblo hay un abogado

acuda a él. Arreglo solo mis asuntos.

Fuera he dicho. Cuidado podría agujerearme

la camisa y no tengo otra mejor.

Mirad quien viene.

Mamá, ¿por qué nos tenemos que ir? -Calla, Blinki, tu padre

sabe por qué lo hace. -Mira quien está ahí.

Eh, vete a avisar al patrón.

No os mováis, enseguida vuelvo.

(Música tensión)

¡Peabody!,

¿quién te ha dado permiso para llevarte mis cosas?

Todo lo que va en el carro me pertenece.

Ayer compré tu rancho y pagué al contado.

No puedes llevarte nada.

Sacad las cosas del carro, vamos.

¡Quietos!

No me asustan tus pistoleros, Jimmy, no dejaré que me quiten lo mío.

Deja ese rifle, Peabody,

o tendrás que vértelas pronto con la ley.

¿Pero que ley hay en el pueblo desde que llegaste?

Te has quedado con las tierras, que nos fuéramos por miedo,

pero no agotes mi paciencia, Jimmy, porque no aguanto más.

(RÍEN)

(RÍEN)

¡Peter!

Apártate, forastero.

¿Es a mí?

(RÍEN)

(RÍEN)

Solo conocí a un hombre que manejaba el látigo de ese modo.

Se llamaba Rosen, no hace mucho estaba en la cárcel de Montana.

Usted... ¿no le conoce?

Me llaman Jimmy el Negro.

Y tengo casi todos los ranchos de la región.

Lo celebro. ¿Qué quiere?

Por lo que veo se interesa por la compra de tierras.

No pierdo el tiempo con vagabundos, ¡lárguese!

¿Le haría cambiar de idea el Doble G?

¿Qué pasa con el Doble G?

Pues lo vendo. Espere un momento.

Entre.

Acostumbro a llevar mi sombrero.

¿Me permite?

Esto es una vergüenza no puede seguir así.

Sí, tienes mucha razón, Craig.

Ah, buenos días, Helen. Buenos días.

¿Qué haces por aquí? Verás...

¿Ocurre algo grave?

Necesito hablar contigo, Dundee. Pasa a mi despacho, por favor.

¿Le envían a verme los Greenwood?

Acostumbre a viajar solo.

¿Qué tiene que ver entonces con el Doble G?

Tengo... tengo la mitad del rancho.

Tendrá que creer en mi palabra. ¿Cuánto pide por su parte?

Oh, digamos...

unos 30 000 dólares.

¿Has oído, Dingus, 30 000 dólares?

(RÍEN)

(RÍEN)

Pues tendrá que pagarlos si lo quiere.

¿Qué os parece lo que dice el jovencito? (RÍE)

¿No es demasiado ambicioso, amigo?

Digamos que me gusta ver a Lincoln en los billetes de mil dólares.

Señores.

No sé cómo se habrá apoderado ese hombre de la escritura,

pero nos va a costar echarle.

Por lo menos hasta que llegue el juez Keystone.

Ten cuidado y procura que David no se meta en ningún lío.

¿Sigue pensando en enfrentarse con Jimmy el Negro? Vigílale bien.

Es un chico muy impulsivo y el otro es muy rápido.

No te preocupes, Dundee, lo haré. Procuraré convencerle.

Hasta la vista. Oh, Helen, eres muy amable.

Adiós. Adiós.

¡Arre!

(Música romántica)

(Música animada)

(Continúa la música)

Dígame, amigo, ¿se puede sentar cualquiera en esa mesa?

Pues... los que tienen dinero sí.

Deséeme suerte entonces, creo que voy a dejar de ser granjero.

Paciencia, tus dólares están en buenas manos.

-Los cuidaremos bien. -Y cuando tengas más

no dejes de volver a vernos. (RÍE)

(Música animada)

Buenas noches, caballeros. Vaya...

-Que pequeño es el mundo.

Eh, yo no tengo dinero para jugar,

pero poseo la mitad del Doble G.

¿Cuánto vale para ustedes?

Si no tienes billetes largo de aquí, sobra gente para jugar.

Está visto que ser propietario no me trae suerte.

Parece mentira, señores, cómo tratan a este amigo

con tan poca consideración.

¿Cuánto necesita para cubrir sus apuestas?

Digamos unos 100 dólares, para empezar sería suficiente.

Están listas, tú das.

Examínalas si quieres. ¿Para qué?

Estamos entre caballeros, ¿no es cierto?

(RÍEN)

Veo que aún no te has limpiado, forastero.

Nos encargaremos nosotros. -(RÍEN)

Gracias. No voy.

Abierto. -Voy.

Servido. -No voy.

Ahí va mi resto.

Vamos a ver.

Dobles parejas. Ah... un momento.

Yo no entiendo mucho de póker, pero...

Un full tenía más que dobles parejas.

Es distraído este juego, ¿eh?

Sí, es muy distraído, pero tendrás que darme la revancha.

De acuerdo, pero esta vez sin espejo.

¿Es así cómo gana los ranchos vuestro patrón?

Eh, forastero, cuando quieras saber algo

pregúntamelo a mí. Gracias, pero no soy curioso.

Rápido a las cartas y rápido disparando.

Si quiere puede comprobarlo. ¿Por qué no?

Deje caer ese vaso.

Muy bien.

Supongo que ahora me pagará otra cerveza.

¡Eh, Sandy, un poco de ritmo!, al joven le gusta bailar.

Otro día, hoy no tengo muchas ganas.

¿Por qué? ¿No te gusta la música?

(Música animada)

Déjemelo, patrón. Yo le moveré un poco.

Dale.

(Música tensión)

¡Gringo!, siempre a punto, ¿no?

¿Qué tal, amigo?

(RÍE) ¡Bravo, gringo!

Qué contento estoy de verte, hombre.

Gracias por salvarme la vida, Carrancho.

¿Por qué te pones tan nervioso, hombre?

¡Quiero mi dinero, quiero mi caballo y todo lo que me robaste!

¡No tengo nada, ni un centavo, lo perdí todo!

¡Estás mintiendo! Lo juro por la Virgen de Guadalupe.

Lo perdí todo jugando a las cartas con ese tramposo al que maté.

No tenías que darme las gracias así se pudra el hijo de la matraca,

pero para que veas que no tengo mala sangre, toma este dinero

a descontar de lo que te debo.

¿Pero qué buscas? Que me ahorquen si tengo un centavo más.

¿Y esto qué es? No sé...

¿quién me lo pondría? No me di ni cuenta.

Este dinero es mío, yo lo gané, estaba en la mesa de juego.

Perdona, "mano", lo hice con buena intención, ¿sabes?

Bien, muy bien, ya te daré ocasión para que me lo devuelvas.

Seguro, aquí hay un banco, ¿sabes?

Y por la ventana he visto a un viejecito en la caja.

Le presento mi cuchillo, me llevo la plata y en paz.

No me gusta tener deudas, menos contigo, cuate.

No es ese mi género, búscate otro compañero para robar.

Eres ideal, damos el golpe y nos largamos a la montaña de Bastone.

Allí tengo un refugio en el pico más alto.

Yo tengo otro mejor. Así me gusta. ¿De veras?

Sí, y más cerca. Qué bueno, hombre.

Mañana te lo enseñaré. Mañana. ¡Cuenta conmigo!

¡Tú y yo haremos grandes cosas!

(RÍE) ¡Pero que muy grandes cosas!

Pero qué duro pegas, qué duro pegas, compadre.

David, por favor, así no conseguirás que se resuelvan nuestros asuntos.

¿Esperas que venga alguien a defenderlos?

Si ha de ser así mejor nos marchamos.

¿Para qué? ¿Para que nos pase lo que a Peabody?

Esos sucios pistoleros...

No comprendes que es eso lo que ellos quieren.

Lo mejor sería venderlo todo.

Eso no, ni pensarlo, Helen.

Nosotros estamos aquí y aquí nos quedamos.

¡Eh!, ¿es ahí donde quería dar, amigo?

No, David.

¡Ya le dijimos que no pusiera los pies en este rancho!

Está en su derecho, joven.

¡Arre! La ley previene este caso.

Cuando dos socios no se entienden... Habla mucho de leyes

para ser quien es, ni que fuera abogado.

Soy abogado, por la Universidad de Harward, capricho de mi abuela.

Pero como murió no ejerzo, no es lo mío.

¡Qué bueno, amigo! Con un letrado como tú

no hay jurado que nos cuadre, compadre.

Y ahora veamos,

en un caso como este cuando dos socios no se entienden,

la propiedad se divide en partes iguales.

¿Es este el plano del rancho?

(Música tensión)

¡Trae las estacas, Carrancho! Con mucho gusto, señor letrado.

Trabajar para nuestras posesiones no es trabajo duro, seguro.

(Música tensión)

¿Qué es lo que quiere? Lo que me interesa es el dinero

que me debéis. Os he fiado utensilios, simientes,

en fin, todo lo que quisisteis, ¿verdad, muchachos?

Sí, pero al precio que usted quiso.

También podíais haber acudido a otro.

¿A quién? Nadie se atreve a comprar las cosechas porque le tiene miedo.

Pero yo no estoy dispuesto a aguantarle más.

Cuidado con lo que dices, campesino.

Si no os gusta el trato, cambiad de pueblo.

Voy a daros un último plazo para pagarme.

Con las chicas guapas puedo esperar.

¿Has visto, Dingus? Han conseguido una magnífica cosecha.

De buena gana la compraría.

Para lo que paga, nosotros iremos a venderla a otro pueblo.

¿Quién ha dicho que no pago bien?

¡Eh, forastero! ¿Es a mí?

Sí, acércate.

Estoy dispuesto a darte lo que pediste.

Aquí tienes el dinero.

Vamos, pronto, dame la escritura y toma el dinero.

No me interesa, lo he pensado mejor

y no vendo.

Empiezo a encontrarle gusto a la vida de ranchero.

No me gustan las bromas, Clayton.

Diste un precio, coge el dinero y lárgate.

Tienes buena memoria,

pero me quedo.

En tu vida has visto tanto dinero junto.

Es por eso, tengo ganas de ver más.

Digamos... el doble. ¡Maldito ventajista!

Tienes un ayudante demasiado nervioso, amigo.

Has perdido la mejor ocasión de tu vida, Clayton.

La próxima vez que nos veamos no será dinero lo que te ofrezca.

No te olvides de esto. ¿Quién sabe?

A lo mejor me interesa más.

¡Vámonos!

(Música tensión)

Aquí tiene su dinero, ha pedido el doble.

¿Y para eso te pago?

Llevas más de un mes tratando de apoderarte del Doble G.

¿Y qué has conseguido? Nada.

Empeorar las cosas. Conseguí que otros se fueran

de estas tierras. Déjeme actuar a mi modo.

Verá que pronto acabo con los del Doble G.

Aquí el que dice cómo se hacen las cosas soy yo

y hasta el último momento tendremos que seguir dentro de la ley.

¿Has entendido? Bien,

haga usted lo que mejor le parezca, abogado.

Pero voy a darle un consejo,

Acabe pronto con Jeff Clayton o él acabará con usted.

¿Conmigo? ¿Olvidas que en el pueblo solo soy un simple abogado del banco?

Mientras yo me calle, claro está.

En estos casos hablar es muy mal negocio, Jimmy.

No lo olvides.

Entonces, tome nota y hable poco con Clayton.

Es muy rápido, tan rápido que cuando se dé cuenta le quitará el rancho

y la chica. ¿Qué pasa con Helen?

Dime, ¿qué pasa? Ese no es asunto mío.

Averígüelo.

Te he preguntado qué pasa con Helen, contesta.

¿Qué tiene ella que ver con ese aventurero?

Son socios, ¿no?

Y él está siempre en el rancho.

Le mandaría con gusto al infierno, es cierto,

pero Clayton es un tipo...

que sabe ser simpático.

¿Qué es lo que hago?

Esta vez vas a hacer algo...

que va a gustarte mucho.

Estoy cansado de tanta debilidad, Jimmy.

(RÍEN)

(Música dramática)

Váyase, no le necesitamos.

Márchese ¿o es que ha venido a salvar su parte?

No sé cual es mi parte en este rancho.

He venido solo a ayudarles.

Todo esto es inútil.

Vengan, síganme. ¿Qué quiere hacer?

Salvar la casa.

El viento sopla en esa dirección, si no llegamos pronto

se quemará todo, vamos.

¡Tierra quemada alrededor de la casa!

Solo así se detendrán las llamas. ¡Vamos, deprisa!

¿Qué ocurre, Helen? ¿Qué es esto?

No lo sé. ¿Qué hace aquí ese hombre?

¡Qué hacen parados! ¡Hay que echar agua en las paredes!

Me he informado y es un tipo peligroso.

Seguramente no es más que un amigo de Jimmy el Negro.

Y esa rivalidad es solo una farsa para engañarte.

¡Los caballos!

(Música dramática)

(Relinchos)

No te dejes impresionar, Helen.

No me extrañaría que hubiera sido él quien provocó el incendio.

(Música dramática)

(Relincho)

(Relinchos)

(Relincho)

Craig, ¿qué quiere? -Hablar contigo.

Tengo algo muy importante que decirte.

¿Te parece poco importante que nos quemen el rancho?

Ven al banco mañana por la noche. Te esperaré.

(Relinchos)

Si es el culpable, ¿por qué no le denunciamos al sheriff?

Necesitamos pruebas, Helen, pero no te preocupes,

las encontraremos, yo me encargo de eso.

(Relinchos)

(Música dramática)

Bueno, lo hemos conseguido.

Ahora solo falta saber de qué socio son las pérdidas.

Toda la cosecha quemada, eso era lo que pretendían.

Sí, pero al menos hemos salvado la casa.

Hubiese podido ser mucho peor. ¿Peor?

¿Y cómo pagaremos ahora a Jimmy el Negro?

Conteste, ¿piensa hacerlo usted?

Va, en el pueblo sigue habiendo una mesa de juego.

(Música suspense)

Petróleo y por aquí empezó el incendio.

Supongo que no pensará usted que... Sí, lo pienso.

Creo que... creo que nos conviene a todos descansar un poco.

(SOLLOZA)

No debiste decirle eso, después de lo que ha hecho por nosotros.

¡Déjame!

(SOLLOZA)

Craig, ayer le vi hablando con David Greenwood en el incendio,

¿tan importante era? -Sí, lo he citado esta noche.

¿Puedo saber para qué? -No voy a soportar más violencias.

¿Qué necesidad tenían de incendiar el rancho?

¿Qué le pasa, Craig?

Yo era amigo del viejo Greenwood.

Yo he visto crecer a esos chicos. -¿Se está volviendo un sentimental?

Entérese que ese rancho es el mejor situado de toda la comarca

y la quiero para mí. -Ya tiene media región,

¿no le basta? -Si tengo o no bastante

eso lo decidiré yo.

Si el muchacho denuncia puede que salgan a la luz muchas cosas

y con el juez Keystone no se bromea.

Conmigo tampoco, Craig.

Estos comprobantes explicarían muchas cosas al juez, Dundee.

Bueno, Craig, no hace falta llegar a esos extremos.

Siempre encontraremos el modo de... -No siga Dundee.

Lo he decidido.

Está bien, quizá tenga usted razón.

Volveré a hablar con Jimmy el Negro,

a mí tampoco me gustan esos procedimientos, créame.

(Sonido dramático)

(Música animada)

(Llaman a la puerta)

¿Qué quieren? El banco está cerrado.

Vengo de parte del abogado. Ábranos por favor, es urgente.

¿Qué ha ocurrido? Necesita ciertos papeles importantes

que usted guarda en la caja y venimos a pedírselos.

(Música dramática)

(Música tensión)

¡Suerte maldita! ¿Esto dejan para el pobre Carrancho?

Bueno, y esto, no soy ambicioso, no está mal, ¿sabes?

(Música animada)

Ahí lo tenéis, el muchacho es puntual.

Espera, con un fajo bastará.

Ya podéis idos.

¡Señor Craig!

¡Señor Craig!

Ha matado a ese pobre viejo. -Lo hemos visto.

¡No, no es verdad! Escuchadme...

¡Asesino!

¿Qué es lo que pasa? ¿Quién ha disparado?

Ha matado a Craig.

Le cogimos cuando trataba de escapar.

Le disparó un solo tiro al corazón.

¿Por qué lo has hecho? ¡Di!

Eres un cobarde asesino. -No he sido yo...

¡No he sido yo! -¡Contesta!

¡Se lo juro! ¡Yo no he sido! -Sucio mentiroso, te vimos.

Tenía la pistola en la mano cuando le cogimos.

¿Es tuya?

Acaba de ser disparada le falta una bala.

No sé lo que ha ocurrido, me golpearon.

¡Soy inocente!

Todo el mundo sabe que necesitabas dinero.

Viniste a robarlo. -No, no.

La caja fuerte estaba vacía. -Yo no he sido, pueden creerme.

Contradices la palabra de Jimmy. -No.

¡Asesino! -¡Colgadle! ¡Sheriff, colgadle!

¿Dónde está el dinero? Vamos, habla. Contesta, ¿dónde?

Eres un asesino. -Yo no he sido. Soy inocente.

¿Y este dinero? -No sé, no es mío.

¡Claro que no, lo has robado! -No.

¿Qué más pruebas quieres, Benson? -Dale su merecido.

¡Hay que ahorcarle! -¡Vamos a la cárcel!

Nada de cárcel, hay que limpiar el pueblo de asesinos.

¡Vamos a ahorcarle! -No.

Espera. -¿Qué vas a hacer?

¿Jugarte tu placa por un asesino?

Vamos, deprisa, terminemos de una vez.

(GRITAN)

(Música dramática)

(Música trágica)

¡Soltadme, soy inocente!

(Disparo)

¡Vamos, coged al muchacho! ¡Seguidme, hay que cogerle!

¡A los caballos! -¿A dónde vais!

(Música de acción)

(Continúa la música)

¡Espera, David!

(Música tensión)

Tendremos que dividirnos. ¡Ahí van, por el camino del río!

(Música de acción)

(Relincho)

No puedes escaparte, entrégate, David, no dispares.

(Disparo)

¿Lo ha visto? Tuve que matarle, él disparó primero.

Es verdad. Menos trabajo para los que tenían

que ahorcarle.

Qué pronto te has librado de un socio, eh.

Anda, vete a sacarle del río y llévale al rancho,

la pequeña Helen te hará un buen recibimiento, ¿no crees?

(RÍEN) ¡Vamos, chicos!

(Música animada)

Dundee, por favor. ¿Qué quieres, Helen?

¿Has visto a David? Hace mucho que salió de casa y no ha vuelto.

Helen, escucha, tengo que hablar contigo.

¿Qué ocurre? Eh, ese hombre, ese Jeff Clayton.

Ya te dije que era un tipo peligroso. ¿Qué es lo que le ha hecho a David?

¡Por favor, dímelo!

Ha sido algo horrible, Helen.

Debes ser fuerte.

Tuvo... tuvo un altercado con él y... ¿Qué?

Y le mató.

Pero puedes estar segura, recibirá su merecido, Helen.

(Música dramática)

¡Vuélvase, cobarde!

¿Cómo pudo disparar contra un muchacho?

Un momento, señorita, quisiera explicarle antes...

Voy a vengar a mi hermano, Clayton.

¡No se mueva! ¡He dicho que no se mueva!

¡Helen! ¡Espera, Helen!

David... oh, ¡David!

¡David! (RÍE)

Gracias, Dios mío, creí que no volvería a verte.

Tuvimos que representar una comedia.

Nos costó ponernos de acuerdo, pero por suerte todo salió bien.

En el pueblo están convencidos de que usted le mató.

Aquí el único muerto si David no llega a tiempo hubiese sido yo.

Lo siento mucho, he estado a punto de dispararle.

No hace usted otra cosa desde que nos conocemos.

Yo... Le estamos muy agradecidos, Jeff.

Usted acabe esa fosa y ponga la cruz encima.

Bien.

Y tú mantente oculto y hazte el muerto hasta que llegue

el juez Keystone. Yo no disparé contra Craig.

Tiene que creerme. Lo sé.

Por eso se partió la cuerda cuando te iban a ahorcar.

Eso sí que es tener puntería, amigo.

¿A dónde va?

Si no atrapo al culpable su hermano se pasará la vida

haciendo el muerto. ¿Sabe quién es el culpable?

Sí, tengo una idea, un amigo se dejó olvidada su tarjeta en el banco.

¿Por qué se lo dejó a ese? Los negocios van mal, señor.

(RÍE) ¿Señor?

¿Y por qué no es de oro?

Eres tan pobre que me das asco. ¡Fulgencio!

Sí, patrón. ¡Toma, vamos!

Poco negocio hicimos en esta casa. ¡Vamos, cuates!

(Música melancólica)

(Disparos)

¡Vamos, corred!

(Música de acción)

¡Vamos!

(Música de acción)

(Disparos)

(Gritos)

(Música de acción)

(Disparo)

(Continúa la música)

(GRITA)

(GRITA)

(GRITA)

¡Miguel, dame el rifle!

¡Vayan bajando las cosas!

¡Policía federal, control de equipajes y utensilios!

Pena me da, señores de molestarles.

Pero una paradita nunca sienta mal.

Y así luego siguen ustedes

más ligeritos de peso, ¿no les parece?

¡Con permiso! Ahí tiene mi mano, señora.

No se atreverá a poner sus manos encima de una mujer.

Encima de una mujer no, válgame Dios, pero de usted, ahora mismo.

A ver si por 1000 dólares, ¡válgame, señora!

¡No juegues con esos chismes, viejo!

Os he de ver ahorcados por esta fechoría.

¿Cómo? ¿Ahorcados? Eso es una irreverencia, señor.

¿No ha visto que los ahorcados sacan la lengua?

Eso es una señal de burla. ¡Ahorcados sí, ahorcados!

No se impaciente, compadre, nunca hay que desearle el mal al prójimo.

¿O es que no sabe catecismo? ¡Carrancho!

¡Arriba las manos, Carrancho!

¡Os estoy apuntando con mi rifle!

¡Mentira podrida, no le hagáis caso!

¿Me crees ahora?

¡Di a tus amigos que tiren las armas!

¡Vamos!

¡Eh, qué bueno, hombre!

¡Pero si es mi amigo, el gringo de la baraja!

¡Sal no más a darme un abrazo, hombre!

¡Quieto!

¡Como des un paso más te agujereo la barriga y soltad las armas!

¡Bueno, lo que quieras, señor!

Pero no está bien molestar a los amigos mientras trabajan.

Fulgencio, Aquí estoy.

...¡obedece! Sí, patrón.

Son mis amigos, no hacíamos nada malo, ¿sabes?

Solo nos repartíamos estas cositas. Gracias, forastero.

A eso le llamo yo llegar a tiempo. -Nos ha salvado la vida.

¡Alto!

A este hombre no le toca nadie, es testigo de un crimen.

Me lo llevo. Lo siento, soy el juez del distrito,

Están en mi territorio y los colgaré antes de que se ponga el sol...

He dicho que no le toque nadie.

(GRITAN)

¡Trae premio!

(Música animada)

(RÍE)

Toma el arma.

(RÍE)

¡Carrancho!

(RÍE) ¡Hasta la vista, gringo!

¡Mexicano...!

(Música de acción)

¡Carrancho!

¡Espera!

Tienes que venir conmigo... No puedo, me esperan.

¡Vamos!

¡Carrancho, espera!

Sube, eres el único testigo, tienes que acompañarme.

Anda ya.

¡Vas a venir conmigo, Carrancho! Cuéntame tu asalto al banco.

Un desastre, señor, llegué demasiado tarde.

Todos se adelantaron. Ya le dije, señor, a ese banco

le habían echado el ojo varios caballeros.

¿Qué intentas? La verdad, entré y cogí

unas pocas monedas, otros dos hombres entraron

se llevaron la plata y mataron al viejo.

¿Dos hombres? ¿Quiénes? Ese tipo vestido de negro.

El del látigo, entró con otro compadre

cuando estaba allí, se lo juro, mi cuate.

Jimmy el Negro y Dingus, una información muy valiosa,

mexicano. ¿Vas a pagarme algo por ella?

Vamos, recoge tu caballo. ¿Es que me pasa algo bueno?

Sí, tendrás que prestar testimonio delante del juez.

No diga esas malas palabras, señor, si entro en un tribunal

ya no salgo más, si lo sabré yo...

Además, la ley y yo no vamos muy de acuerdo, ¿sabe?

Han acusado a un inocente, si no declaras ¿sabes qué le ocurrirá?

No soy curioso, señor. Ve a por tu caballo.

¿Y mis amigos? ¿Pues cómo les voy a avisar?

A un compadre no se le abandona en el barro y no pueden vivir sin mí.

¡Pues ya aprenderán!

¿Por qué te pasas el día mirando por la ventana?

¿Crees que así llegará antes?

Tengo ganas de que todo esto se acabe de una vez.

Y cuando se acabe, ¿qué piensas hacer?

No te entiendo.

¿Qué piensas hacer con nuestro socio?

No bromees, David, lo que está intentando es muy peligroso.

¿Tienes miedo de que le ocurra algo?

Si llegaran a descubrir lo que hace por nosotros...

Alguien viene, escóndete, pronto.

Helen, ¿qué te pasa? Te esperaba en el pueblo.

He reservado en el hotel una habitación para ti.

Gracias, Dundee, pero debo quedarme aquí.

Este no es el sitio más indicado para una mujer sola.

No estoy sola.

Claro que no lo estás, me tienes a mí, yo velaré por tu seguridad.

No me entiendes, es preciso que ganemos unos días como sea,

que Jimmy el Negro espere y no me obligue a salir del rancho.

No te entiendo, este rancho solo te ha traído desgracias.

Escucha, Helen, si me autorizas lo vendo, ¿qué me contestas?

No. Todavía puedo obtener un buen precio.

Decídete. No, no puedo irme de aquí.

¿Por qué no puedes?

Por David... ¡Por David, por David...!

No creo que a él le gustara, estoy seguro, Helen.

Claro que le gusta y está de acuerdo conmigo.

Mi hermano no ha muerto,

vive. ¿Cómo?

¿Qué dices? Clayton fingió matarle

para que no le ahorcaran, ¿comprendes ahora?

Él sabía que David era inocente.

(Música tensión)

¡Maldito ventajista!

Bien nos la ha jugado.

Lo peor es el testigo que se trae como declare ante el juez

estamos perdidos.

¿Quién es aquí el que está perdido? ¡Yo! ¡Solo yo! ¡Y por su culpa!

Por sus malditos procedimientos.

Le dije que le matásemos que era un tipo peligroso,

pero no me dejó.

Aún estamos a tiempo, escucha... Descuide usted, abogado.

Esta vez no esperaré sus órdenes para mandarles al infierno.

¡Eh, Don!,

prepara tus mejores hombres, vas a salir enseguida.

De acuerdo.

¡Eh, alto!

¡Ese es un buen sitio!

¡Han de pasar por aquí, cuando les veáis, dad la señal!

El aullido del coyote. -¿No disparamos?

Solo si es necesario, Don quiere hacerlo en el desfiladero.

¡Allí no se le pueden escapar!

Oiga, jefe, se me ha ocurrido una idea

¿Qué te pasa?

¿Quieres asaltar otro banco? No, eso luego.

Ahora para el tribunal, una confesión por escrito

puede valer, digo yo.

No me digas que sabes escribir.

No, ya me gustaría, pero usted que es un "escribido",

Entonces... ¿Qué se te ocurrirá ahora?

Usted pone lo que le parezca y yo firmo.

¿Qué firma? La cruz, ese sí que sé, señor.

Olvídalo. Me preocupa, señor.

¿Qué dirán los caballeros que mataron al viejo

cuando vaya delatarles, me agujerearán el trasero, seguro.

Ya te cuidaré yo. Eso no es decente, señor.

(Aullidos)

¿Qué le pasa, señor? ¿Ha oído algo extraño?

(Aullidos)

No tengas miedo, compadre, es solo un coyote.

Ya lo he oído, desmonta. ¿Vamos a acampar aquí, señor?

Detrás de las rocas estaremos más abrigados.

¡He dicho que abajo! ¡Cuidado!

¿Qué es lo que te pasa? No chilles. Las cuerdas,

es que ata muy fuerte a los amigos, señor.

¿Estás mejor así? Ay, pobre Carrancho, ay, ay, ay.

Basta, deja de hacer señales a tus amigos.

¿Qué amigos? Esos que nos vienen siguiendo.

A esta hora el coyote no aúlla. Será un coyote extranjero.

(Música tensión)

(Música dramática)

(RÍE)

(RÍE)

(RÍE) No le caes simpático, hombre.

¡Eh, Fulgencio, Emilio, aquí estoy!

Ya sabía que no me abandonarían, ¡salve a mis cuates, vamos!

¿Quién es ese hombre? -Debe ser el testigo.

Afina la puntería, Jimmy lo quiere muerto.

Lo vamos a celebrar y cómo, caramba,

hasta caer redondos en la taberna de Flora.

¡Aquí va mi palabra, "manos"!

(Disparo)

¡Eh, cuates, que soy yo!

¡El viejo Carrancho! ¿Ya no me conocen?

(Disparo)

Pues sí que me conocen los mal nacidos.

¡Baja, Carrancho! ¡Vuelve!

¡Carrancho, baja que no son tus amigos!

Los he visto de intenciones malignas.

¡Malvados, bastardos y otros siete hombres!

¡Bandidos! Escóndete ya, por aquí.

¿A dónde disparas? Yo no les veo.

Tienen que estar entre esas rocas. -¿Y si han escapado?

No te preocupes, solo hay un camino para llegar a Creek-Town,

el desfiladero y allí Don acabará con ellos. Seguid vigilando.

(Música tensión)

(GRITA)

(Música dramática)

¡Quieto! ¡Toma!

(RÍE)

(Música dramática)

(GRITA)

(Música dramática)

Pega, pega, pega.

Te falta el hierro, compadre.

Te vas a arrepentir de tus pecados.

(GRITA)

(Música dramática)

Que Guadalupe te proteja, buena falta te hace, compadre.

Anda, caballito, que ya nos vamos.

(RÍE)

¡Gringo!, ¿queda alguno más?

No, vámonos anda, vamos.

¿Qué pasa? -He oído ya la señal.

¿Entonces por qué no vienen? -No lo sé.

Espera, ¿oyes eso?

(Aullidos)

Son caballos que se acercan. -A tu puesto.

(Música tensión)

Mexicanos de los...

(RÍE)

¡Eh, no disparéis! ¡No son Jeff y el testigo!

¡Son Jimmy y Edward!

¡Quietos donde estáis, ni un paso! ¡Tirad las armas!

(Disparo)

Veo que nos preparabais un buen recibimiento. ¿Por qué'

¿Alguna novedad en el pueblo?

¡Quítales las armas, Carrancho! Con mucho gusto, señor.

No me gustan los traidores ni las emboscadas malas.

Saludaré en vuestro nombre a Jimmy el Negro.

Si lo haces por salvar al joven Greenwood, pierdes el tiempo

ahora lo estarán ahorcando. Reza porque no sea cierto,

de otro modo haréis compañía a esos dos.

¿Dónde están vuestros caballos? Allí, detrás de las rocas.

Tráete un par, Carrancho.

¡Vamos! Lo siento, señor,

pero aquí el único que se va soy yo.

¿Quieres que te vuele la cabeza?

Ya sé que es tan veloz como rayo con el revólver,

pero también sé manejar un rifle.

¿Aunque esté descargado?

¿Me crees capaz de darte un rifle cargado?

¡Maldita sea! ¡Vete, trae los caballos!

Bueno, no creerá que me iba de veras, ¿no?

Sí, lo creo.

Hace mal en desconfiar en Carrancho.

Carrancho es bueno. ¡Los caballos!

Ahorita mismo, no faltaba más, ahorita mismo.

(Música dramática)

¿Dónde está su hermano?

¿Qué queréis? Está muerto, ¡muerto!

Ah, suéltame. Quieta...

¡Quieta! Sabemos que vive, que está aquí escondido.

Su amigo Clayton, el forastero,

cuando se le aprietan las clavijas habla por los codos.

No es posible.

Le dimos un caballo y unos billetes por la información.

No, no es posible... ¡Vamos, buscadle!

(Música tensión)

¿Qué ha ocurrido? Caímos en una trampa,

Clayton y el mexicano. -El testigo.

Los habéis matado. -No, solo yo pude escapar.

Eres un idiota.

¿A dónde se dirigieron? No lo sé.

Al rancho sin duda alguna.

Esperemos que encuentren a David ya ahorcado.

No se preocupe, Gitano Jack le dará su merecido.

¿No sería mejor que nos aseguráramos?

Si tanto miedo tiene coja su caballo y vaya a verlo.

Yo no me muevo de aquí, vamos.

Por favor, Dundee, han descubierto a David y van a matarle.

Sálvale. Claro.

Tienes que ayudarle. Tranquilízate, Helen,

avisaremos al sheriff.

¡Suelta ese rifle, Greenwood!

¡Helen!

¿Por qué no me da un arma, patrón? A lo mejor tenemos fiesta.

Por lo menos mi cuchillo, cuate.

(Disparos)

Traidores escondidos.

(Disparos)

(Música tensión)

(Continúa la música)

(Música dramática)

(Disparo)

No te muevas o disparo.

No te esperábamos, Jeff.

Pero tendrás un buen recibimiento. Vamos, andando.

Bien, amigos tendremos que ahorcar a dos.

Jimmy se pondrá contento.

Eh, tú, vete a preparar la cuerda. -Enseguida, Jack.

A ver ahora quien parte la cuerda.

(RÍE)

¡Cuidado, Jack!

(Mugidos)

Quieto.

¡Vamos!

¡Bravo, gringo! ¡Así se hace, hombre!

(RÍE) Quieto, sucio mexicano.

Si no quieres ver morir a este mejor le sueltas.

Déjale que se vaya. ¿Oíste cómo razona mi jefe?

Los cambiamos, su vida contra la mía.

Yo me voy y él viene, pero tú y yo nos volveremos a ver.

Y entonces no habrá cambio, ¡seguro!

Si lo sabré yo.

(RÍE)

(Música tensión)

Vamos a pelear tú y yo como dos gallos de pelea.

Mira por mis colores...

(GRITA)

¡Cuidado, Carrancho!

(Música dramática)

Aprieta los dientes, mexicano.

No me gusta que me claven los cuchillos,

pero no te preocupes, hablaré. Gracias, amigo.

Bueno, si dejas alguno vivo para que me escuche.

Había un caballo creí que habías escapado.

Sí que lo vi, pero era bayo y mí los bayos no me gustan.

(RÍEN)

¿Dónde está Helen? No lo sé, estaba aquí.

Habrá ido al pueblo.

¿Sabía alguien que estabas vivo?

Nadie, solo el abogado.

¿El abogado?

Vamos, deprisa.

Ya deberían estar de vuelta.

¿Voy a ver lo que ha ocurrido? No.

A lo mejor nos necesitan, quién sabe lo que ha pasado.

No te preocupes, pronto lo sabremos.

No dejes de vigilar la calle, ¿entendido?

Si aparecen Gitano Jack y los nuestros todo seguirá igual.

¿Y si en su lugar aparece Clayton?

Entonces empieza a preparar tus armas, Dingus.

No puedo aguantar más.

¿Por qué no nos vamos?

¿Qué le habrá sucedido a David? No te preocupes.

El sheriff acudió en su ayuda, puedes estar segura.

¿Y si no ha podido llegar a tiempo?

Necesito saberlo, yo me voy. No, Helen, tú te quedas aquí.

Ábreme la puerta, Dundee. Lo siento, Helen.

No pienso hacerlo, has sido muy amable al venir a verme

y no te dejaré marchar.

(Música tensión)

Hay que procurar encontrar a Helen.

Tened cuidado, nos preparan un buen recibimiento.

No te preocupes.

Espera, no vayas por la calle principal.

¿Y yo que hago, mi cuate?

Búscate un agujero y no te dejes ver hasta el funeral de Jimmy el Negro.

¿Vas a ir tu solo? Es un asunto personal, Carrancho.

Ha intentado matarme varias veces.

Le daré otra oportunidad.

Me parece que no tienes eso en la cabeza, compadre.

(Música tensión)

Ahí viene.

A vuestros puestos.

¡Vamos!

(Música tensión)

(Continúa la música)

¡Jeff, Jeff, ten cuidado! ¿Vas a callarte?

¡Jeff! ¡Estate quieta!

(GRITA)

¿Ya de vuelta, Clayton? Hubiese llegado antes,

pero tus hombres querían matar a mi testigo.

Lo he traído para demostrar que eres un asesino.

Creí que solo eras un jugador, Clayton.

No sabía que también te habías convertido en un pistolero.

Disparo si me disparan.

Busco a Helen, ¿dónde está?

Un hombre inteligente cogería su caballo y no volvería nunca

a poner los pies en Creek-Town.

Nunca te dije que fuese inteligente.

Por última vez, ¡quieres marcharte!

No.

¡Bravo, gringo, te cargaste a los tres hombres!

¡Qué bueno!

¿Encontraste a Helen? No.

¡Por ahí vienen!

¡Quietos, ni un paso más o la mato! ¡Jeff!

¡Soltad las armas, pronto!

¡Ahora vais a ir andando hacia atrás, sin volveros!

Y mucho cuidado, al menor movimiento sospechoso disparo sobre ella.

¿Entendido? Y tú suelta ese cuchillo, mexicano.

Con mucho gusto, señor.

(GRITA)

(LLORA) ¡Jeff! ¡Oh, Jeff!

(Música dramática)

Tengo la culpa, me lo pidió, ¿sabes?

Espero que valore la confesión. Descuide, conozco mi oficio.

Alternar con la ley no es tan malo, ¿no?

(RÍEN)

¿Alguna novedad en el pueblo, Benson? Nada importante, yo me ocupé de todo.

Me alegro de que no haya pasado nada.

Keystone. Hola, Helen.

Hola, quisiera que registrara una propiedad.

Quizá haya que cambiar el nombre de mi rancho.

Sí, ¿cómo vais a llamarle?

Clayton Greenwood. Ajá.

¿Te importa si lo hago dentro con una cerveza delante?

Traigo una sed del diablo. ¿Me permite que le ayude, señor?

Muy honrado, juez. Gracias, buen hombre.

Encantado.

No hay remedio, he pescado, mi cuate.

Pues qué bueno, hombre. Si va a haber boda que no falte mi regalo.

Mira qué te doy, patrón.

Es el reloj de oro de mi padre.

Pasé hambre y necesidad pero jamás lo solté.

No puedo aceptarlo, es demasiado, Carrancho.

Le debo más, ¿no se acuerda cuando me marché con el caballo

en el desierto? Aquel pronto que me dio.

No me acuerdo, Carrancho.

Eres un bendito, yo soy un bandido.

Ahora está en buenas manos el reloj, quédatelo sin remordimientos.

Te pido que te acuerdes de mí que voy por los caminos.

¿Cómo? ¿Te marchas ya?

Me tira mucho la pradera, mi cuate.

Bueno, señora, que sean muy felices

y que "haiga" muchos chamaquitos en el rancho. Nos vemos.

Voy triste pero contento también.

Qué simpático este Carrancho.

Eh... ¿se puede saber lo que hace usted con mi reloj?

¿Eh? ¿Su reloj? Sí.

(RÍE) ¡Hasta la vista, gringo!

Hasta la vista, Carrancho.

(Música animada)

Mañanas de cine - Pistoleros de Arizona

17 may 2021

Programas completos (30)

Los últimos 30 programas de Cine de siempre

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios