www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5777519
Para todos los públicos Cine de barrio - Manolito Gafotas - ver ahora
Transcripción completa

"Este es mi barrio el verano pasado: Carabanchel Alto.

Lo conocerás porque es uno de los barrios

más importantes de Europa. Mi abuelo dice

que el suelo es horroroso, pero que el cielo es

de los más bonitos del mundo, como las pirámides de Egipto

o el rascacielos de King Kong".

(TODOS HABLAN A LA VEZ)

"Esos son del instituto Baronesa Thyssen.

Siempre se chulean delante de nosotros.

Hay uno que tiene 10 agujeros en una sola oreja,

y otro que se puso un pendiente en esa parte que se llama 'pito'.

Lo sé porque en este barrio nadie guarda un secreto.

Todos lo sabemos todo de todos.

En el Parque del Ahorcado hay un banco para cinco viejos,

como siempre hay uno meando porque están todos de la próstata,

no tienen problemas de espacio. Ese que se ha levantado ahora

es mi abuelo Nicolás.

Se vino hace dos años del pueblo y mola que te cagas.

Desde que vino, dormimos juntos en la terraza,

que la cerraron con aluminio visto. Es la del tercero.

Ese es el entresuelo.

El primero.

El segundo".

(BALBUCEO DE NIÑO PEQUEÑO) "El tercero...

Esa es la terraza y ese es el Imbécil, mi hermano.

Es un mote cariñoso que le puse el día que vino al mundo

para molestarle. Últimamente le ha dado por los calvos.

Y calvo que pasa por debajo de casa...

Calvo al que le tira algo. No me preguntes por qué hace eso.

Es un niño de comportamientos extraños.

Mi 'sita' Espe dije que jugamos con juguetes demasiado bélicos,

pero al Imbécil le retiramos los juguetes educativos

porque se los tiraba a la gente". ¡Abuelo!

"Esas son la Luisa y la Boni. La Luisa está a la derecha.

Aunque la verdad, dice mi abuelo que cada día se parecen más.

Acabarán siendo siamesas.

A estas horas siempre se ponen las dos a ladrar".

¡Ande, lárguese! ¡Ande, que no ha puesto ni un duro!

¡"So" tío mamarracho! Boni, "cómetele" a ese tío feo...

(Ladridos)

"Ese es el entresuelo".

(Cristales rotos)

"El del entresuelo se mudó a Carabanchel Bajo sin decir adiós.

Ahora, que a nosotros nos chupa un pie.

¿Que te quieres ir? Bien, no vuelvas.

Aquí nos sobra gente.

Empezaré esta historia espeluznante por el principio de los tiempos.

Ahí estamos nosotros.

Mi mejor amigo, el Orejones López,

Susana Bragas Sucias,

Yihad, el chulito de mi calle,

y el de atrás soy yo, Manolito García Moreno,

más conocido en Carabanchel como Manolito Gafotas.

Estamos jugando a fugarnos de una cárcel de máxima seguridad.

Y el tío que saluda es el hermano de Yihad,

que duerme en la cárcel

por robarle el bolso a una vieja y tirarla al suelo".

¡Todo por una vieja que se tiró ella al suelo a posta!

¡Encima ni llevaba dinero ni "ná" la vieja esa!

-¡Rápido, han descubierto el túnel!

-¡Ay, Bragas Sucias, que me has dado en la oreja!

-Échate para atrás, no tengo sitio.

"Aquel codazo criminal en mis gafas era como tantos otros

que me había dado Yihad anteriormente".

¡Lo has roto! ¡Ahora me lo pagas! Ha sido esta que me ha empujado.

Si le dices a tu madre que he sido yo te rompo el otro cristal.

"Unido a otro acontecimiento, que ya te contaré más adelante,

iba a tener unas consecuencias bastante aterradoras".

A lo mejor no lo nota. ¿Cómo no lo va a notar?

Le quitamos el cristal del todo. Yo lo hice con mis gafas de bucear.

Es verdad, no se dará cuenta. Y encima, como no son de bucear,

jamás me entrará agua. Ahora verás.

(Golpes)

(Golpe)

"A mí me gusta que me llamen Gafotas.

En mi barrio todo el mundo que sea un poco importante tiene mote.

Antes de tener un mote yo lloraba bastante.

Desde que soy Manolito Gafotas, insultarme es una pérdida de tiempo.

Hay una señal infalible que nos avisa

de que al barrio llega el verano".

(HUELE REPETIDAMENTE)

-¡Arturo, la cena!

"Era el olor del verano.

Así nos avisa el verano de que había llegado".

Yihad, súbete a comer las salchichas.

"Parecía que todo sucedería como siempre,

En nuestras vidas nunca cambia casi nada.

Pero sucederían unas cosas terribles

que cambiarían el curso de mi vida en el planeta Tierra".

Patricia, bonita, sube a cenar.

-¡Paquito, que se te pasan las salchichas!

-¡Susana!

¡Susanita, ya hace media hora que tienes la cena "apartá"!

¡Las salchichas, Manolito! ¡Súbete al abuelo!

Se han pasado, pero no es mi culpa. Haber venido antes.

Si nadie ha dicho nada, Cata. Hija mía, estás de los nervios.

¡No estoy; me ponéis vosotros! Mamá, yo quiero cuatro.

¡Ay! ¿Veis como me ponéis atacada?

Bueno, no le ha pasado nada. (SE LAMENTA)

Siempre me toca comerme las que se caen al suelo.

Me comeré yo a partir de ahora las que se caigan al suelo.

Trae, ya me la como yo. Yo no le hago ascos a nada.

No como vosotros, que estáis muy malcriados.

Kétchup, kétchup, kétchup, kétchup...

Toma, el bote.

(Música siniestra)

En la gafa... un ojo.

Como te chives te tiro el chupete al váter.

Bueno, ¿qué? Sin tonterías.

Sabemos cómo acaba la cosa cuando empezamos así.

Hijo mío, ¿a ti qué te ha pasado en el ojo?

Es kétchup.

¿Y el cristal?

No lo sé, no me había dado cuenta. ¿Dónde está el cristal, Manolito?

Catalina, mujer... Las terceras en un mes, papa.

¡Es que no me digas!

"Sabía que las collejas estaban sobrevolando mi cabeza

en aquellos momentos. Una colleja es una torta

que te da una madre o, en su defecto, cualquiera

en ese lugar del cuerpo que se llama 'nuca'".

No le des tanto en la cabeza, que está estudiando.

¿Estudiando? Ya veremos las notas...

¡Ya veremos las notas!

"En eso prefería no pensar para no atragantarme,

pero guardaba un terrible secreto que se iba a saber muy pronto".

¿Cómo van a ser las notas? Pues bien.

Siéntate, Catalina.

Mañana por la noche tendrás aquí a tu Manolo de tu alma.

Y el cristal se lo regalo yo a mi nieto, faltaría más.

¡Ay!

(LA BESA FUERTE) Cata... Qué histérica es mi Cata.

Que no salva nunca de gastos. Le había echado el ojo a un vestido.

Te lo compras y ya está. Ya veremos.

Hoy tengo el día que ya sabes tú cómo me pongo.

(SOLLOZA) Ya se me pasa.

Es kétchup.

Eso no es mi culpa, ha sido el Imbécil.

¡No llames a tu hermano Imbécil! Ha sido Gafotas.

Míralo, mamá, él me llama Gafotas.

Tú eres mayor y podrías tener más conocimiento.

Que he sido yo. He sido yo.

Yo os abandono, fijaos lo que os digo.

Os abandono y me quedo más ancha que larga.

(Portazo)

"El verano no podía empezar peor.

Se acercaban días de gran tensión ambiental.

Y aún tenía que ocurrir la otra cosa fatídica

de aquel inicio de verano".

(LEE) Las comidas también cambian.

En vez de lentejas, se hace gazpacho.

En vez de cocido, ensaladilla rusa.

En vez de...

En vez de judías pintas, ensalada.

La ropa es más fresca.

En vez del abrigo, el bañador.

En vez de jersey, la camiseta de manga corta

o un vestido sin mangas.

Orejones, que "me se" duerme el brazo.

(LEE) En vez de chocolate con churros, te tomas un helado,

que puede ser también de chocolate.

Pero claro, el chocolate del helado es frío.

-Patricia, ¿cuánto llevas?

-Tres folios.

-¿Y cuánto te queda? -Otros tres.

-Está muy bien, ya lo leeré yo en casa más tranquilamente.

-¡Eso, que lo lea en casa! (TODOS RÍEN)

-¡Yihad, por hablar!

-Yo no he sido, ha sido el Orejones. -Es igual. Sal y lee la tuya.

(RESOPLA)

(Revoloteo de mosca)

Título: "El verano en Carabanchel".

Hace dos veranos, mi hermano le dijo a una vieja:

"¿Me da el bolso?" Y la vieja montó un pollo...

Como si la estuvieran matando.

Le dio con el bolso en la cara

que por poco le salta una ceja a mi hermano.

Y luego va la vieja y se tira al suelo haciéndose la víctima.

La vieja se rompió el brazo,

pero mi hermano es inocente.

Y encima, le cayeron casi 28 meses.

Menos mal que es en régimen abierto

y puede venir a comer a casa.

Lo mejor de la cárcel de Carabanchel es lo cerca que nos pilla. Fin.

-La redacción de tu hermano ya me la leíste el verano pasado.

-Pero mi hermano sigue todavía en Carabanchel.

-También cuando pedí una sobre un ser querido

y otra sobre la violencia en nuestros días.

-Es que va con cualquier tema, es lo bueno que tiene.

-¡López! Siempre tengo que estar pendiente.

Se me ha muerto una mosca en la oreja, ¡qué asco!

-Una mosca muerta en la oreja son tres años de buena suerte.

Lo dijo un médico en la tele. -¿Sí? Pues toma.

(RÍEN A CARCAJADAS)

-Manolito y López.

Creo que no tenéis muchas razones para reíros, ¿no?

-Como mis padres están separados, paso julio con mi padre.

Como mi padre es de Carcagente, me voy con él a Carcagente.

Vuelvo a Madrid, y como mi madre es de Carcagente,

nos vamos en agosto a Carcagente.

Al final, me sale Carcagente por los orejones. Fin.

-Otro que hace la misma redacción que el año pasado.

-Es que no cambia nada. -Desde luego que no cambia nada.

Ya lo verás pasado mañana cuando te dé las notas.

La siguiente, Susana.

-¡Bragas Sucias!

-¡Tu madre! (RÍEN A CARCAJADAS)

-¿No se puede tener una tarde en paz con vosotros?

¡Delincuentes! ¡Sois todos unos delincuentes en potencia!

-Yo no he sido, ha sido Gafotas.

Mentira podrida, "sita". Ore, ¿quién ha sido?

(YIHAD GIME) -A lo mejor ha sido uno,

o a lo mejor ha sido otro. (SUSURRA) Cerdo traidor.

Qué ganas tengo de perderos de vista. De verdad, qué ganas tengo.

-El verano pasado no me pude bañar porque me rompí la pierna

al pegarle una patada a Yihad porque me quería ver las bragas.

(RÍEN A CARCAJADAS) (YIHAD) ¡No fue así, "sita"!

Fue Manolito, que está obsesionado con las bragas de la Susana.

Mentira podrida. ¿A que no fue así? Es que yo ya no me acuerdo.

-Susana, la redacción era sobre el verano que empieza,

no sobre el verano pasado. -No he terminado.

Y si este verano lo vuelve a intentar,

le vuelvo a dar una patada, pero la pierna se la rompo a él.

Me ha enseñado el profe de judo a aniquilar al contrario

sin sufrir los desperfectos en tu propio cuerpo.

-¿Qué? ¿Ya está?

Anda que te has matado, hija.

¡Manolito!

-¡Gafotas! -¡Yihad!

¡Sal a la esquina, por favor!

A mí me gustaría salir de Carabanchel Alto este verano

pero no puede ser porque todavía hay que pagar

muchas letras del camión de mi padre.

Cuando mis padres se hayan muerto, todavía tendré que pagar letras

del camión de mi padre. Así que, a lo mejor,

tampoco mis hijos podrán salir de Carabanchel

en los veranos del siglo que viene. Mi única esperanza es

que la señorita me apruebe todas

y poder ir a la piscina a hacer pedorretas acuáticas

y ahogadillas mortales con el Orejones.

Eso si la señorita me aprueba.

Si no me aprueba, igual ni eso. A ver si me aprueba.

¿Fin? "A ver si me aprueba"

es la última frase. Pues a ver... ¿no?

Bueno, delincuentes, pasado mañana las notas.

Supongo que todo el mundo sabe lo que le espera y...

(Sirena)

(LOS ALUMNOS GRITAN CONTENTOS)

-¡Orden! ¡Salid en orden!

"Así es siempre.

Cuando suena la campana nos tiramos todos a la puerta

como si no hubiéramos visto una puerta nunca".

Qué ganas tengo de jubilarme, Dios mío.

Lo que me tenga que decir que te lo diga a ti.

Yo no puedo estar en todo. Tengo que ir al ambulatorio.

Es que el nene tiene mocos.

¡Ay, que me has pillado el pelo! ¡Porque no te estás quieto!

No entiendo las notas de ahora. Tú no tienes nada que entender.

Pregunta qué deberes tiene que hacer este verano.

Y en paz.

A todo me tienes que poner pegas. Que no. ¡Que no!

Me está dejando de regar la sangre al "celebro".

Mira esta parte qué roja la tengo. Ay.

(LE BESA) Prefiero eso a que se te caigan las gafas.

(NIÑO CANTA FLAMENCO)

"Aquello parecía la cola de la carnicería.

Aunque aquí los críos no sean sacrificados, éramos los clientes".

Por favor, ¿el último? Aquí llaman por nombre.

Ah. Si quiere le dejo sitio.

Gracias.

"El Orejones estaba tan pancho.

Como sus padres están separados y se sienten culpables,

no le riñen nunca".

¿Una partida?

No sé si me van a quedar dos, tres o una.

Pero a lo mejor me quedan cuatro. Dice mi madre que no me disguste,

que buscaremos a un profesor y a un psicólogo,

pero que yo no me disguste.

-López, te toca.

-Deja, ya voy yo.

-Esta escena de la entrega de la nota me impresiona.

-Me quiere ver las bragas ahora. -Por Dios, tengamos la fiesta en paz.

(PROFESORA) Yihad.

-Hijo, vamos a tener que ponerte dos psicólogos en vez de uno,

porque te han quedado tres. -¿Y cuántas asignaturas hay?

-Pues siete, hijo mío.

Y tú Manolito, a ver si tienes más suerte que tu amigo.

"La madre del Orejones mola por dentro y por fuera.

He pensado que, si me espera, podría llegar a casarme con ella".

(Música romántica)

"Aquí tienes a tu hijastro.

-¿Quiere a la madre del Orejones por esposa?

Para tener al Orejones de amigo hay que armarse de paciencia,

y para tenerlo como hijastro, armarse de valor.

Necesita un padrastro como tú.

Y yo soy un cobarde, lo confieso.

Por favor, ¿quiere la madre de Orejones por esposa?

No puedo estar todo el día con esta boda".

(Murmullos)

-Sea lo que sea no te angusties, ¿vale?

Y ven por casa pronto. -A las 17:00 en el parque.

Vale.

Solo me han quedado cuatro y he aprobado tres:

gimnasia, religión y plástica. Con lo difícil que es la religión.

-Es muy bestia, pero muy optimista. Eso es un valor en esta vida.

Desde luego. (GIME)

A este le viene de perlas pillar algún capón.

Es que él mismo te lo pide. -Un nueve en gimnasia.

Me han bajado el diez por mal comportamiento.

-Me voy antes de que ocurra una desgracia.

-Diga usted que sí, gracias.

-¿Manolito García Moreno?

(Bullicio)

Bueno, Manolito, ya sabes lo que hay, ¿no?

Sí, "sita". Las matemáticas.

Claro, se junta con los más vagos de la clase.

"Esa era la otra cosa terrorífica.

El espantoso secreto de ese comienzo de verano.

Mi primer suspenso en matemáticas.

Las lágrimas más gordas de mi vida se estamparon

contra el cristal de mis gafas y empecé a verlo todo borroso.

Era un niño desesperado".

Su madre que no se ponga histérica, que no es para tanto.

Hay cosas que no tienen arreglo, pero esto sí lo tiene.

Que lo atornille a la silla, que es lo que necesita este mozo.

(Música triste)

(SUSPIRA)

Cervantes, Einstein, Carlos Marx, Julio Verne...

Todos unos genios y no se les daban bien las matemáticas.

¿Y qué les decía su madre? Acababan comprendiéndolo, Manolito.

¿Qué le pasa a Manolito? Las matemáticas, que le han quedado.

Pues que se tome una Coca Cola antes de ver a la Catalina.

¿No? Nicolás,

tú no me negarás un tinto de verano. Sube, ahora voy yo.

"Mi abuelo me dejó solo. No podía reprochárselo,

porque cuando mi abuelo oye 'tinto de verano'

siente como un imán de una fuerza sobrenatural

que le empuja hasta él. Y aunque no quiera,

tiene que bebérselo. Este fenómeno de la atracción

hacia el tinto de verano lo han estudiado científicos

de todo el mundo sin encontrar respuesta".

(Música cómica)

Estaba limpiando la mirilla y te he visto.

"La Luisa limpia la mirilla varias veces al día.

Mi madre dice que cada vez que oye pasos en las escaleras".

¿Qué te pasa? Me han dado las notas

y he aprobado casi todas. ¿Y cuál es la que no?

(SOLLOZA) Las matemáticas. Ya, y tu madre no lo sabe.

(NIEGA) Pobre Manolito.

Si se pone de los nervios, tú coge tres mudas de tu armario

y te vienes a casa de tu Luisa. (SE SORBE LOS MOCOS)

Ay, hay que ver el disgusto tan grande que tienes.

Mira lo que has echado.

Vamos, Boni.

(Puerta)

(Ladridos)

"Cuánto me hubiera gustado ser un gran falsificador

para cambiar aquella nota asesina.

Pero a mi madre no es fácil darle el pego.

Mi padre la llama 'mujer policía'.

Cuando él vuelve de viaje lo examina de arriba a abajo

detrás de las orejas y por el cuello

para ver si se ha duchado como ella le dice".

No me atrevía a entrar solo.

Anda, ven conmigo.

Pasa.

Lo sabía. ¡Si esto ya lo sabía! ¡Sabía que me iba a dar el verano!

Nos tendremos que quedar aquí sin poder salir

por el niño vago de las narices. Pero si no tenemos dinero

para ir a ninguna parte. ¡Tú te callas!

Antes de meter la pata te callas.

Solo le importa jugar y la calle. Lo que piense su madre no importa.

(SOLLOZA) Ahora los dos haciendo pucheros.

Esto es un rollo de vida. Catalina, que no es para tanto.

Le han quedado las matemáticas, ya las aprobará.

Muchos grandes hombres suspendieron las matemáticas de pequeños.

Fleming, Ramón y Cajal, Azaña... Deja ya el rollo ese.

Hay formas y formas de regañar. ¿Cuáles, listo?

Recuérdalas, a ti te catearon tres años seguidos las matemáticas,

a pesar de lo inteligente que eres.

"Yo soy mayor, pero para el Imbécil fue un duro golpe.

La tenía idealizada".

Pero luego las recuperé. Pues claro.

Si hubiéramos tenido dinero hubiéramos ido,

aunque le quedaran las mismas que al Orejones.

Qué malo es no tener dinero, papa. Sí, eso es verdad.

(SE BESAN)

(GIME)

Se lo tengo que decir a mi padre cuando venga mañana.

¿Qué me dirá?

(BALBUCEA)

Dame la dentadura. La explicación no te la puedo dar sin dientes.

(GIME) He llegado a un trato con tu madre.

Hay que cumplirlo, y tú el primero. Estudiarás en verano.

No diremos nada a tu padre hasta septiembre,

cuando apruebes con buenas notas. ¿No se enfadará por la mentira?

Es una mentira piadosa. ¿Lo contrario de una podrida?

Todo lo contrario.

¿Y solamente podré estudiar y todo el día solo estudiando?

Bah, el verano es muy largo.

Podrás estudiar, ir a la piscina,

tomar helados, ver películas,

contarte los dedos de los pies, ver a tu Orejones...

Anda que no da de sí el verano.

Abuelo, muchas gracias. ¿Qué haría yo sin ti, superpróstata?

"Esperaba que tuviera que secarse unas lágrimas de emoción,

pero no lo hizo porque se había dormido".

(Música tranquila)

"Era la primera noche de mi primer suspenso

y del verano más largo de mi vida,

porque todavía no había gastado ni uno solo de sus días.

Como un helado al que ya has roto el papel

y admiras antes de pegarle el primer mordisco".

(Claxon)

"¡Era mi padre! Siempre nos anuncia la llegada con la bocina.

Nos enteramos nosotros y todo el barrio.

Lo que más mola es que hay una regla sagrada:

mi madre nos tiene que dejar bajar a recibirle sea la hora que sea.

Estés durmiendo, comiendo o en el váter".

¿Tú dónde te crees que vas? A buscar a papá a la calle.

¿Sabes la hora que es? ¡Son las 03:00! Ya verás mañana.

Papá dice que, sea la hora que sea, bajemos a buscarle a la calle.

(Claxon)

Que nos está llamando. ¡Por favor! ¡Por favor!

¿No le puedes dar gusto nunca al angelico?

¿Qué te cuesta, Catalina? Bueno, venga.

No se te ocurra decirle... Nene también quiere.

El nene es muy chico para andar por la calle a estas horas.

El nene quiere ir con Manolito... ¡Con Manolito!

¡Ay, bueno!

"Siempre es así, soy su líder indiscutible".

Ya está.

(Música tranquila)

Son las 03:00, a quien se le diga...

¿Cómo os deja salir ahora? Porque el padre es un liante.

Les toca la bocina. Hay niños que han sido secuestrados

en el portal de su domicilio.

-A estos no los aguanta un secuestrador ni una hora.

¿No se puede hacer menos ruido para bajar?

-A dormir, pesado. -¿Cómo voy a dormir?

Tiene la portería abierta 24 horas. -La portera lo será su madre.

¡Arriba!

(AMBOS LE BESAN) (RÍE)

"Mi padre olía a camión Manolito y a sudor.

La pena es que cuando llega a casa mi madre le hace ducharse

y ya no huele a bienvenida, que es el olor que me gusta".

(RÍE)

¿Qué os da vuestra madre que estáis tan gordos, garrapatas?

(TODOS RÍEN)

(RÍE) ¡Ay!

¡Catalina, que tengo hambre de todo!

(RÍE A CARCAJADAS)

(RÍEN) ¡Ay!

Qué mala leche tienes, joder. (RÍE)

(SE QUEJA) (LA BESA)

Bueno, ¿qué? A la cama.

Déjanos con papi, "porfa". Déjalos con papi, "porfa".

(RÍE) (SE QUEJA)

¿Quieres unos huevos fritos? ¿Queréis unos huevos fritos?

¡Sí, sí! Venga, huevos fritos para todos.

Sí están agobiantes... Mojad en este.

Dejadle, que viene con hambre. Hambre de todo, Cata.

(BOSTEZA) ¿Qué pasa, suegro?

¿Cómo se ha portado su hija? Ya sabes, como una seda.

Tiene carácter de "geisha".

Las 03:00, ¿es que nadie tiene sueño?

Yo quiero un huevo frito, ¿no le negarás un huevo a tu padre?

¿Hay algo más feo que negar un huevo?

Negarle dos huevos fritos. Qué listo es este niño, Cata.

(SARCÁSTICA) Sí, muy listo.

Yo creía que era de noche. ¿Quién puede llamar a estas horas?

¿Quién va a ser?

Ay, qué follón estáis armando.

A estas horas, cuando me despierto, me entra un hambre

que me comería un pollo entero.

Te tendrás que conformar con un huevo.

(Ronquidos)

No me hagas eso, que me da escalofríos.

Hay un monstruo que si le tiras del pelo

se le abre el hombro y tira misiles hacia arriba y hace "chiu".

Qué juguetes más bonitos hacen.

Yo antes cogía unos cartones,

unos palillos y con unas tijeras... "tiki tiki", bien pequeñito

y hacía unas muñecas chinas con los ojos muy "pa' rriba".

Ay... Tú tienes mucha mano, Luisa.

Sí, tengo estilo sobre todo. Me voy a quedar solo.

El Orejones se va a Carcagente, Yihad a Miranda y la Susana también.

Todos van a veranear en la playa.

¿Qué te parece si papá se queda unos días?

Vamos al parque de atracciones, a la piscina,

otro podemos ir... ¡Al zoo!

A dónde vosotros digáis. Pero dentro de un mes.

Cojo una semana entera en el puente de agosto.

¿Habrá tiempo para que saques a tu mujer a cenar?

Con nosotros. Yo no voy al zoo...

"Ya no me importaba no ir a la playa

porque mi padre, que siempre estaba fuera,

se iba a quedar 10 días en el puente de agosto.

Y eso molaba 50 'kilotes'".

Cata, a estos niños hay que trasquilarlos.

¿No los llevas al peluquero? Esta vez los va a llevar su papá

que tanto los echa de menos. Te ha tocado.

(Llaman a la puerta)

"Manolito, ¿vas a tardar mucho?"

(GIME) ¡No, ya solo me quedan tres chorizos!

"Qué marrano es. Tiene a quien parecerse.

A ti".

"Quería darles una sorpresa de las que hacen época.

De esas que les cuentan las madres a los vecinos

y los vecinos a los nietos. También quería ahorrarles un dinero,

por las gafas y para que mi padre no tuviera que pagar tantas letras.

Le consulté primero, claro. No me gusta forzar a nadie".

¿Quiere estar el nene guapo? Sí, el nene guapo.

(Música siniestra)

Es la Luisa.

"¿Has visto a tu hermano, Manolito?" Se ha bajado con la Luisa.

La Luisa.

¡Chist!

"Quería dejarle como a Schwarzenegger

en 'Poli de guardería 2'. Y tenía claro cómo era ese corte

porque había visto esa película 25.000 veces.

Pero no sé por qué me quedaba todo el rato desigual.

y el Imbécil parecía un niño loco".

¿A que el nene está fresquito? El nene está raro.

El nene no está raro, está guapo.

(Llaman a la puerta)

Nos tenemos que ir.

Es que aún me queda medio chorizo. "Nada, que abras".

El nene está guapo. Y fresquito.

¡Ay, Dios mío!

¡Manolo!

(SE QUEJA) ¡Llévatelo o lo mato!

"Manolo, yo pensaba que algún día me acostumbraría a esto.

Pero es que no lo consigo. ¿Acostumbrarte a qué?

A que te vayas. A que pases aquí dos noches y cinco fuera.

No te das cuenta pero sí te acostumbras.

Verás cuando me jubile y esté aquí lo acostumbrada que estás.

(GIME)

No te portes mal. Sé bueno.

¿Cuándo te vas a enterar de que yo siempre soy bueno?

"A veces pienso que mi madre quiere quitarme de en medio".

Siempre te digo que quiero despedirme y nunca me haces caso.

A ver.

Venga.

Una vez soñé que tenías un accidente

y volvías del otro mundo para despedirte de mí.

No sueñes cosas feas y duérmete, que es pronto.

Pero si tienes un accidente no vuelvas del otro mundo,

que me da mucho miedo. Volveré vivo, vale.

¿Cuándo? Enseguida, ya mismo estoy aquí.

Si tienes un accidente no te mueras. No me moriré.

Pórtate bien con tu hermano y tu madre.

¿Cuándo te vas a enterar de que yo siempre soy bueno?

Anda... (LE BESA)

"Mi padre se volvió a ir enseguida.

Lo malo es que aún quedaba mucho para el puente.

Y cada minuto que pasaba,

nos quedábamos más solos en Carabanchel".

(Música triste)

(Maullidos)

(Ladridos)

(Cigarras)

(Música sensual)

"A finales de julio nos abandonó la Luisa.

Se retiraba, como cada verano, a Miraflores de la Sierra".

(TV) "La ocupación hotelera este agosto en Canarias..."

"Yo mientras tanto solamente podía multiplicar por los días

y las horas que quedaban hasta el puente".

(Timbre)

¿Estás haciendo los deberes?

Sí.

Me da no sé qué molestarte tanto, sobre todo cuando tú te quedas aquí.

Al regarme las plantas,

¿me subirías las persianas un par de veces al día?

Sabes que lo hago encantada todos los veranos.

A la que bajas también podrías darle a la luz y apagarla luego a la hora,

es otro de los consejos de la policía.

Los ladrones pensarán que cenamos en casa.

Bueno, sí. Y me recoges el correo.

Si ven el buzón lleno sabrán que estamos fuera.

¿No me dirás que te cuesta mucho trabajo?

Claro, ¿qué trabajo me va a costar? No sé, te veo una cara...

Qué morro más grande tiene.

Se aprovecha porque me quedo sin veraneo

y a cuidar la casa de las vecinas. Luego no te lo agradecen.

Y esta menos que ninguna. Anda que me dice:

"Me llevo a tu Manolito para que se bañe en la piscina".

¿Me dejarías ir si me invitara?

(RÍE) Qué ingenuo eres, hijo mío.

Pues claro que te dejaría. Pero creo que no te caerá esa breva.

(Timbre)

Catalina, he pensado en Manolito.

Pobre criatura, todo el verano aquí y con los amigos fuera.

He pensado dejarle el canario y la pecera para que se entretenga.

"A los diez minutos

ya teníamos la jaula y la pecera encima del mueble bar.

La Luisa dijo que lo hacía por nosotros.

Porque era bueno para los niños deshumanizados de hoy en día

amar a la fauna animal. A la Boni no nos la dejó

porque dice que el Imbécil le pega el moquillo a la perra.

A partir del día siguiente bajábamos a casa de la Luisa

para seguir todas las instrucciones de la policía".

Quietos mientras pongo la película.

De alguna forma me tengo que cobrar esto.

(CANTURREA)

Os dejo mientras me echo una siesta a mis anchas, que falta me hace.

Como toquéis algo os mato y no volvéis.

(Música animada)

"Nos debimos portar muy bien,

porque bajamos todas las siestas de esa semana y de las siguientes.

Lo malo es que la Luisa solo tenía

tres películas de dibujos súper aburridas".

Esta. "Mi hermano es bastante cinéfilo".

No, que ya sabes que de culos no.

Esta.

Mira qué bonita es esta, tonto.

"Misión Imposible". No, esta, esta, esta...

Qué rollo repollo, otra de dibujos animados...

(Audio de película)

"Yo no podía soportar verla una vez más, y me dormí

sin tener en cuenta que el Imbécil,

al que podemos considerar discípulo del Demonio de Tasmania,

se quedaba despierto y con libertad para hacer de las suyas.

No habían pasado ni cinco minutos cuando me despertó a su estilo".

¿Pero qué pasa, niño? El nene quiere ver los "pinipones".

Pues te aguantas porque solo salen en los anuncios de Navidad.

Sí salen. El nene los ha puesto en el vídeo.

¡Qué has hecho, bestia!

Creo que tengo uno.

"Me entraba un mal rollo..."

¡Ay!

"No podía sacar la mano y me daba miedo morir electrocutado.

Mi madre nos metió ese miedo desde pequeños".

(GRITA) ¡Ay! Lo estaba viendo.

Ni descansar cinco minutos puedo. ¿Qué estás haciendo, bestia?

¡Que no es nuestro el vídeo! Los "pinipones".

Los ha metido dentro y no puedo sacar la mano.

¿Y tú por qué le dejas? Me dormí y no me di cuenta.

Con este no se puede uno dormir.

(GIME) ¡Ay!

¿Y el enchufe? Solo falta que te electrocutes.

"Me hubiera gusto decirle: 'Tú bien que te echas la siesta',

pero no se lo dije porque amo la vida

y sé el tipo de comentarios que la ponen bastante furiosa".

¡Aaay! (GRITA)

(Música triste)

"Lo que ocurrió esa tarde fatídica lo recordaré toda mi vida

a no ser que se me olvide".

(LLORA)

"Mi madre no paraba de llorar,

y eso que decía que el altavoz no le había hecho daño.

Al final acabamos llorando los dos

y el Imbécil nos miraba. Es un niño sin sentimientos.

La verdad es que no sabía muy bien por qué llorábamos.

Supongo que debe ser normal llorar un poco

cuando una familia no consigue salir de Carabanchel ningún verano.

Menos mal que mi padre volvió pronto

para quedarse sus 10 días con nosotros".

(HACEN PEDORRETAS)

(RESOPLA)

(LOS NIÑOS RÍEN) ¡Aaah!

¡"Raca"! ¡Bueno, vale ya con la gracia!

Quitaos un poco de encima. Me estáis asfixiando.

Eres tú, que le ríes la gracia, y es siempre la misma: A, B y C.

Pedos en agua, aire y en tu barriga. ¡Pedos en el aire! ¡"Raca"!

En mi barriga el próximo que se pea, lo echo a la calle.

Nos tienes que sacar tú, traidor del Amazonas.

¡Al zoo! Al cine.

También dijo que al cine. Vístete, que nos vamos al cine.

¡Bien! Vosotros no.

Os quedáis con el abuelo. Tengo un vestido nuevo.

Venga, ¿a qué estás esperando?

(Música tranquila)

(Audio de televisión)

¿Y estos?

Que no se pueden separar de nosotros. Vamos a ver "Godzilla".

(RESOPLA)

"Mi padre dijo: 'No llores, que era una broma'.

Y mi madre dijo: 'Me compro un vestido nuevo, me lo pongo,

y ni te has fijado'. Y mi padre dijo:

'No me ha dado tiempo a decirte

que eres la más guapa de Carabanchel Alto'.

Aunque nos quedamos en casa por su culpa,

admito que aquella noche era la más guapa de Carabanchel Alto".

(Audio de televisión)

Ve a llamarlos otra vez.

(Llama la puerta)

Joder.

Qué hijos más pesados tienes.

Me lo dirás a mí, que los aguanto todos los días.

Son las 09:30, esto es inhumano.

(Audio de televisión)

(Pasos)

¿No podéis esperar un rato? Ha sido Manolito.

Es que ya son las 09:45 y queremos desayunar.

¿No lo puedes preparar tú?

Mamá no me deja porque dice que no sé.

Tus hijos, Catalina... Tus hijos, Catalina...

Si nos separamos, ¿quién se los queda?

(AMBOS) Tú.

(CANTAN) "Había una vez un barquito chiquitito.

Había una vez un barquito chiquitito

que no sabía, que no sabía navegar.

Había una vez un barquito..."

¡Ya está bien de guarrear!

Ya sabemos cómo acaba el guarreo. ¿Eh, Manolito?

(AMBOS CANTURREAN)

(Teléfono)

¿Sí? (CANTAN) "Había una vez..."

Un momento, que lo llamo. ¡Manolo!

(CANTAN) "Que no sabía navegar".

El almacén. ¿Hola?

(CANTA) "Cuatro, cinco o seis semanas..."

Ya, pero entiéndelo, llevo solo dos días en casa

y varios meses sin estar con mi mujer.

(CANTA) "Si esta historia os parece corta..."

¿Cuánto dinero sería?

Joder, sí que es goloso, macho. ¡Chist!

Lo sabía. ¡Lo sabía! ¡Lo estaba viendo!

Voy a ver qué pasa. Hablaré con mi mujer, ¿vale?

Hasta ahora.

Catalina. No pases, que te cortas.

Es que tengo que hablar contigo. ¿Ahora qué pasa?

Ha salido un porte urgente y dicen que lo pagan al doble.

Pues dile que no. Dice que lo pagaría al doble.

¡No!

Adelantaríamos una letra del camión.

¿Por cuántos días? Solo dos días, una noche fuera.

No puedo decir que no, el otro está enfermo.

"Allí nos quedamos, como dos niños abandonados".

¡El nene se mea ya! Pero no llevas zapatos.

Como te mees encima te suelto.

"Siempre igual. Siempre sola".

Con estos dos y con mi padre. Regando las plantas de las vecinas.

"No las riegues".

"Mi madre hablaba de ese verano tan triste que pasaba con nosotros,

pasando calor y haciéndole la vida imposible,

tirándonos el Cola Cao, pegando patadas a las puertas

como bestias humanas que somos.

A mí se me hizo un nudo muy gordo en la garganta por ese verano

tan horrible de mi madre".

Cuando vuelva iremos a la playa. Tendremos dos plazos del camión.

El camión... Estoy harta de oír hablar del camión.

¡No vuelvas a nombrar el camión!

Me cago en la leche. ¿Crees que voy de vacaciones?

¿Crees que me gusta comer en bares de carretera solo

echando de menos a mis hijos? "Se me hizo otro nudo en la garganta

por la vida de perro de mi padre". ¿Yo me quedo de vacaciones?

Yo lo paso mejor que tú, luchando con ellos todo el día.

Me acuesto afónica de tanto gritar. ¡Pues no grites tanto!

"Si tú te pasaras..." Taparos los ojos.

"Hablas como si fueras la única que trabaja. Me levanto a las 06:00.

Y yo contigo. En cuanto me voy, te acuestas.

Me lo dijo Manolito". (RESOPLA)

Lo que más me gusta de esta casa son los despertares.

Qué ambientazo. "No me respeta nadie".

Ay, joder, qué mal estoy.

No doy ni una.

¿Cómo no voy a gritar? ¿Cómo no voy a gritar?

Me tienen loca. No paran ni un momento.

¡Pasa de ellos!

"Mi madre decía cosas bastante feas de mi abuelo y de nosotros.

Pero como estamos acostumbrados, no le damos importancia

y nos comportamos con mucha dignidad.

Por uno oído nos entra y por otro nos sale".

No te limpies con el tapete, por favor.

(RESOPLA) Siempre igual. Mamá, mira esto, mira lo otro.

Se están criando sin padre. Tráeme una Coca Cola, Manolito.

¿Qué haces, Manolo?

Preparándome un cubata. Me has dado el desayuno.

Ahora date a la bebida encima. Me arrojas a la bebida, Catalina.

(GRITA) ¡Me cago en la...!

¿Qué te ha pasado? Te has dejado un cristal sin barrer.

¿Es que no lo ves? ¿Para qué entras descalzo?

(GIME DE DOLOR) ¡Ay!

¡Ay! (GIME DE DOLOR)

(GIME) Me arrojáis a la bebida.

Catalina, que soy tu padre. (TOSE)

¡Esto no es vida! Pues no que he cogido el tapete...

"Eso fue lo último que dijo mi madre aquella mañana infernal,

porque mi padre, ese ser desconocido al que solamente vemos

un día a la semana dijo nada más terminarse su cubata..."

Hala, se ha acabado.

Me voy dos días y vamos a la playa.

Y estos no se pelean porque Manolito se viene conmigo.

Échale unos calzoncillos y una camiseta.

(RÍE)

"Mi madre estaba metiendo muchísima ropa en el equipaje".

¿Quieres que esté fuera mucho tiempo?

Hijo mío, qué cosas más raras se te ocurren.

"Ella dijo: 'Qué cosas más raras se te ocurren'.

Así que no llegué a saber si quería o no perderme de vista".

Y dale, hijo.

(Copla)

(Claxon)

(LE BESA FUERTE) Toma, cariño mío.

No me quites la gorra que luego no me la puedo poner.

Ay, es verdad. Igual te he cargado demasiado.

Es para darte un beso, mi vida.

(LE BESA FUERTE) Háblale a tu padre para que no se duerma.

Te dará mucha guerra. Y será una paliza para él.

Catalina, no quiero discutir en el último momento.

Cuando vuelva nos vamos a la playa, tranquilízate.

¡Cómo mola, abuelo! No te lo gastes en vino.

En vino para mi padre.

Venga, que no se va a la guerra. Que se viene con su padre.

(GIME DE ESFUERZO)

¡La gorra!

"Tuve que poner una cara muy triste porque sé que a mi madre le encanta.

Si pones cara de pena, ganas 50 puntos".

(Arranca el camión)

(Música triste)

"Pero cuando la perdimos de vista, me reservé mi cara de pena

porque en aquellos momentos era un niño inmensamente rico".

(Copla)

¿Te has dormido? No me puedo dormir

porque tengo que darte conversación para que no te duermas.

Pero me estoy mareando un poco. Mira la carretera.

Casi no la veo.

Quítate eso, que pareces Kung-fu.

Hay que ir sin nada. Porque no puedo ir en calzoncillos...

¿Ahora qué conversación te doy? Soy el caminero copiloto.

No sé, tú habla. Dime un tema.

No sé, lo que se te ocurra.

Tema libre, como una redacción.

¿Los accidentes de tráfico? No, hombre. Ese no.

Busca otro.

Es el único que "me se" viene al cerebro.

Tú piénsalo tranquilamente. Sin prisas.

¡Para, para!

(VOMITA)

Cómo me lo has puesto todo.

La próxima vez no vomites en el suelo.

Vomita... en la gorra. Vomitas en la gorra.

¿A qué viene ese llanto?

Es que prefiero tragarme el vómito

a vomitar en mi gorra de las Tortugas Ninja.

(SOLLOZA)

(Copla)

(CANTA DESAFINADO) "¿Por qué has 'pintao' en tus ojeras

la flor de lirio real?

¿Por qué te han puesto de seda?

¡Ay, campanera!

¿Por qué será?"

¿Cómo sabes esa canción tan vieja? Me la enseñó el abuelo.

El abuelo es admirador de Joselito. ¿A que llora cuando la oye?

Sí, y también cuando se la canto.

En la familia de tu abuelo son unos sentimentales.

A mí me da vergüenza que llore por un niño tan antiguo.

Claro, tú no eres un blandengue. Tú has salido a mí.

¿Apago la radio y canto una que yo me sé?

Cantemos una a medias. ¿Cuál te sabes?

Azúcar Moreno. La ponen en las fiestas de Carabanchel.

(CANTA) "De lo que te has perdido en la noche de anoche

por no estar conmigo".

(AMBOS CANTAN) "Lo que te has perdido.

Yo con tango fuego y tú con tanto frío.

Romántica. Anoche me sentí romántica".

No sé si el brillo de la Luna

o la canción que tú cantabas.

Romántica.

Sintiendo como si volara.

Y hasta he llegado a imaginarme

tu cabeza sobre mi almohada.

Tendrás que volver mañana a primera hora.

Qué le vamos a hacer. ¿A qué hora? A las 06:00 ya estará aquí.

Pero llama antes. Papá, ¿me puedo subir en eso?

No tienes otra cosa que hacer... ¿Qué están cargando?

¿No te lo ha dicho?

Cosas de limpieza: detergentes, estropajos...

Mi madre ha dicho que como vuelva a llevar detergente se lo tira,

que ella no ha nacido para fregona. Dijo: "¡No he nacido para fregona!"

"Solo dije eso, lo juro. Y no sé por qué se dio

uno de esos momentos de gran tensión ambiental

que tanto abundan en mi vida. Si llega a estar allí mi madre,

me hubiera soltado una colleja, seguro.

Mi padre es contrario a la violencia física,

no es como mi madre. Y lo único que pudo hacer

es bajar la cabeza avergonzado. En la vida hay que saber perder,

en eso los García Moreno somos expertos".

(GIME)

¡Frasquito! ¿Qué pasa?

¿Echas un agua a los asientos? Sí, pero no me llames Frasquito.

Sabes que no me gusta. Perdona.

Sabes que todos me llaman Frask.

Frask, quiero que limpies un vómito que ha echado el niño.

Lo que quieras, pero te va a costar más caro.

¿Eres tú el del vómito? ¿Cómo te llamas?

Manolito. Joder, vaya nombre tú también.

¿Cómo te gustaría llamarte? ¿Lo puedes cambiar?

Sí, hasta en el carné, tío.

¿Ves? Frask. Me gustaría llamarme Raúl Óscar.

Unos días Raúl y otros Óscar. Raúl Óscar, vamos a cenar un poco.

¿Qué haces? Dándole un beso de hasta mañana.

(Máquinas recreativas)

¡Buenas noches! ¡Manolo!

Te hacía de vacaciones. Estaba.

Tú eres Manolito, ¿a que sí? Sabe mi nombre.

¿De qué me conoce? Le he hablado de ti.

(ASIENTE) Es mi camionero copiloto.

Hombre, Manolo. ¡Hombre!

Cuánto tiempo. No te hagas el gracioso.

¿Qué haces trabajando? Marcial se ha puesto malo.

Mira cómo vengo de lo que me duele el culo.

-¿Y tienes mucha faena? Mi mujer dice que demasiada,

pero quédate sin llevar dinero a casa.

Trabajar es un coñazo, pero no trabajar...

-No trabajar...

¿Por qué hablas tanto con ellos? Porque son mis amigos.

¿Súper amigos? Del 1 al 10, ¿cuánto de amigos?

6 o 7. ¿Solo 6 y hablas tanto?

¿Y qué problema ves? Que como en casa no hablas...

¿Te apetecen unos huevos fritos, camionero copiloto?

No puedo tomar huevos. Ah, ¿no?

Tomé esta mañana y mi madre no deja que me suba el colesterol.

Y si tomo queso vomito.

Unas salchichas de pueblo que te vas a chupar los dedos.

¿Son de marca? No, son caseras.

A mí me gustan las de mi madre, que son de marca.

¡Manolito! Aquí de marca no tenemos,

pero están mejor que esas.

¿Qué tontería es esa de las salchichas de marca?

Mamá dice que son las mejores. ¿De qué marca son?

Creo que Día, son de cerdos alemanes más rosas que los españoles.

(RÍE) ¿Qué le has contado de mí?

Que te calles, pesado.

El jabón es gratis. Todas las pastillas que quieras.

Y los ciervos parece que se van a salir del cuadro

y van a andar por la habitación porque son de súper realismo.

Dile a mamá que se ponga.

Mamá, las salchichas que me han puesto estaban muy ricas.

Más ricas que las tuyas no.

Hola, nene. Me lo estoy pasando súper bien.

A lo mejor no volvemos.

Que sí volvemos, que sí.

Sí volvemos. No llores por las tonterías de tu hermano.

Hola, Cata.

(RÍE) Bien, bien.

No te preocupes.

Adiós.

A ducharse, Manolito. Ya me duché ayer.

Hay que ducharse todos los días. ¿Por qué, papá?

Porque huele a choto, por eso.

Para dormir no te hacen falta las gafas.

Duermo con gafas, pero les quito la goma, que me hace daño.

Pero cuando vuelvas te las pones, que sabes cómo se pone tu madre.

Cuando yo era como tú la tenía mucho más chica.

Ya, pero me fijo y no me crece.

En cambio, el Orejones López la tiene mucho más grande.

Pero también tiene más grandes las orejas.

¿Tienen que ver las orejas con el del pito?

También tienes las orejas grandes. Algún significado tendrá que tener.

¡Papá! ¿Qué?

Un niño de mi clase, Arturo Román, ¿le conoces?

Me suena. Hizo de cordero conmigo

en el belén viviente. ¿Sabes quién es?

Sí, sí. Pues un día dijo "pene".

¿Has oído? (RÍE) Al pito le llamó "pene".

Dijo: "Mi pene".

¡Abuelo!

(Coche)

Guárdalo y mañana lo recogen. Trae.

No sabes lo que me ha costado mantener a raya a Manolito.

Qué niño eres tú también. Lo que te gustan las sorpresas...

(Puerta)

"Yo pensaba que haciendo un viaje con mi padre

él dejaría de ser para mí ese ser enigmático

que pasa cinco noches a la semana fuera de casa.

Pero está visto que mi padre es capaz de envolverse

de bastante misterio en cuanto te descuidas.

Le estaba dando un paquete de detergente a Alicia,

y para una cosa tan tonta se estaba escondiendo de mí.

A lo mejor como mi madre le había dicho:

"No me traigas Mr. Proper ni 'Mr. Propar',

que lo tiro, no soy una fregona'.

A lo mejor mi padre, el pobre, se veía en la obligación

de regalárselo a otras mujeres que se fuera encontrando".

(Crujido)

¿Dónde vas?

¡Chist! Sigue durmiendo.

Voy a terminar de cargar el camión. En un rato te recojo.

Yo quiero ir contigo.

Que no, chiquitín, que estás dormido.

Venga, quédate un poco más en la cama.

Después bajas a desayunar con Alicia.

(Música tranquila)

¿Quieres que te haga otra cosa?

¿No tienes Choco Krispies? No.

¿Te gustan las tostadas con tomate y ajo?

Creo que no. Están buenísimas.

Y te ponen hecho un toro. -¿Quieres una y la pruebas?

No, gracias.

Tu padre está a punto de venir. ¿Puedo llamar a mi madre?

Claro que puedes, ven.

¿Te marco yo?

No, yo sé. Bueno...

Hola, mamá.

Papá me ha dejado con Alicia y no tienen Choco Krispies.

Cargando el camión.

No sé, una mujer.

Como tú o menos vieja.

No me preguntas si me he puesto malo o he vomitado.

Ayer, sí. Vomité.

Anoche bajó a darle detergente a esta mujer del hotel.

Porque yo se lo dije.

No se lo lleves o te lo tirará a la cara.

Se ve que le ha dado miedo y se lo ha dado a esta mujer rubia.

Bueno, sí, que yo le digo que te llame.

Me parece que me la voy a cargar. ¿Por qué?

Todavía no lo sé.

Manolito, ¿has desayunado ya? ¿Nos vamos?

Ha dicho mamá que la llames. ¿Mamá? ¿Cuándo has hablado con ella?

Ahora mismo. ¿Por qué no me has esperado?

Alicia dijo que la podía llamar.

Mamá me ha dicho que la llames. Yo hago lo que me dicen.

(RESOPLA) No te digo...

(SUSPIRA)

Le dejé dormir porque me parecía mal levantarlo a las 06:00.

¿Anoche? ¿Qué estás diciendo?

¡No seas ridícula, por Dios! Anoche bajé a...

Sabía que me la iba a cargar.

(SUSPIRA) Cuando recuperes la cabeza te arrepentirás

de esta tontería. ¿Crees que vengo con Manolito de viaje para...?

¡Pues yo también te cuelgo! ¡Hala!

Hijo, ahora vienes conmigo y me vigilas.

Y le cuentas a tu madre qué he hecho sin que se te escapen detalles.

Pareces un detective, joder.

(Música tranquila)

¿Vas a volver a llamar a mamá?

Yo no soy un chivato. Ni yo soy un golfo.

No entiendo qué me quieres decir. Ya lo entenderás.

Lo pensaré mientras duermo, a ver si lo entiendo.

Muy bien, duérmete.

Voy a arreglar las cuentas. Quédate y no te muevas. ¿Entendido?

No te bajes del camión para nada.

Me pondré el cinturón de seguridad para no moverme.

¿Vale? ¿Me lo ato? Átatelo, a ver si lo encuentras.

Pajarito Piolín aquí en venta, señora. ¿Qué?

(GRITA) Oye, ¿qué vendes? Pues te acercas y lo ves.

Mi padre me ha dicho que no salga del camión.

Te fastidias, que yo no vendo a domicilio.

¡Tengo dinero!

Y quería comprar algo, de verdad. Es que es para un regalo.

¿Y para quién es el regalo? Para mi padre.

Pues dame una pista, ¿qué le gusta? Las retransmisiones deportivas.

Pues de eso no me queda nada. ¿Le gustan las flautas andinas?

No, yo tengo una del colegio... Hay piolines, llevo el Piolín.

Regálale una figurita para el retrovisor,

así se acordará de ti siempre.

Vale. Mira.

Llevo aquí la sirenita, son 800.

Es que las sirenitas son de niñas. Esta es de hombres.

Si no, regálale un Neptuno, pero ese son 1.200.

Es que entonces me lo gasto casi todo en su regalo y no quiero.

Dame una sirenita. Marchando una de sirenita.

Hay piolines, señora.

El camión no te lo puedes llevar porque no hay llaves.

¿A que está bien pensado? Está muy bien pensado.

Mira, chaval, esta es la muñeca.

Le encantará porque está muy bien hecha.

Viene hasta con sus dos pezoncitos y todo... "pin".

No es de esas que fabrican planas, ¿entiendes?

800.

Muchas gracias.

(RÍE)

¿Qué tiene tanta gracia? Que te he comprado un regalo

con mi dinero y no te das cuenta. ¿No te he dicho que no te bajes?

No me he bajado, lo he comprado a domicilio. Mira.

Si levantas el pelo se le ven las tetitas,

no como esas que vienen planas. (RÍE)

(Copla)

¿A quién se parece?

Se parece a Alicia. (RÍE)

Eso no se lo digas a tu madre, o tendremos que tirar la sirenita.

Yo no soy un chivato. Anda...

Vamos para Madrid.

(GIME)

¡Frasquito!

¿Qué le pasa ahora? Es que se llama Frask.

Manolito, ni mareado te callas.

¡Frask!

Lo mismo. Lo habéis tomado por costumbre.

Se me quedó el estómago revuelto. Hoy no tiene tropezones.

Solo llevaba el Cola Cao. Te va a costar lo mismo.

-Pero ¿qué os ha pasado? Que se marea.

No me ha dado tiempo a avisar. Anda, siéntate ahí.

¿Le hago una manzanilla? Por si acaso otro Cola Cao,

que se me ha quedado el hueco. Una manzanilla.

Es que la manzanilla no me gusta.

Si tomo algo que no me guste luego me duele la tripa.

Empiezo a entender a tu madre.

¿Queréis comer? Yo sí, que tengo hambre.

¿Tú quieres comer algo, chiquitín? No.

O algo suave. Un Bollycao de esos de ahí.

Ya. Un arroz blanco.

Quieto, que te vas a poner malo otra vez.

¿No hay kétchup? Si no tiene kétchup me aburro.

Listo. Lo he dejado abierto para que se ventile.

Sus llaves. Gracias, chaval.

¿Está buena? ¿La lengua? Riquísima.

¿Cuándo he hecho yo algo que no esté bueno?

-Ponme un plato con arroz blanco. -Vale.

-A ver si se me asienta el estómago. Tome, sus llaves.

¿Estás comiendo una lengua?

(TIENE ARCADAS)

¿Quieres vomitar? No, ya se me pasa.

Acuéstate en la cama del camión mientras yo termino de comer.

¿Vale? Bueno.

Venga.

"Ahora me encontraba mal de verdad.

Por culpa de la manzanilla tenía sudores bastante fríos

por todas partes menos por las gafas.

Y no podía mirar fijamente a ningún sitio

porque todo lo veía doble.

Debe ser una de esas cosas en las que, según mi madre,

soy clavadito a mi abuelo.

Él también vuelve muchas veces del Tropezón viendo doble

y siempre dice que le ha sentado mal una manzanilla.

Me tapé la cabeza y soñé que era uno de los muertos del Titanic".

La gente habla sin saber.

La vida de los camioneros no es lo que se piensan.

En la carretera pasan cosas. -"¿A qué cosas se refiere?"

-Cosas.

Fenómenos raros que no se imagina. Sobre todo de noche.

Yo siempre he trabajado de noche. -"¿Podría ser más específico?"

-No, específico no. A mí me ha pasado de todo.

Ya estoy despierto.

(AMBOS GRITAN)

(Claxon)

¡Aaah!

(Derrape)

(AMBOS GRITAN)

(Claxon)

-"¿Oiga? ¿Oiga, me oye?

¿Puede decirnos qué le pasa? ¿Me escucha usted?

Por favor, conteste".

"¿Yo qué iba a pensar? Lo normal.

Que había robado el camión y me había secuestrado.

Menos mal que recordé lo que dice siempre mi madre:

'Cuando se te acerque un tío raro, echa a correr'".

(Música de misterio)

(Búho)

(Búho)

(Búho)

(Búho)

(GRITA)

(Búho)

(Graznidos)

(Llama a la puerta)

(Llama a la puerta)

(GRITA) ¡Ay!

(Balidos)

"Las ovejas de aquel sitio no me querían ni mirar.

Llevaban muchos años soportando los malos tratos de las personas".

Hice de oveja en el belén viviendo del colegio,

con Arturo Román.

"Ahora sí que comprendía a Babe, el cerdito valiente".

Mire, aquí está.

-Gracias, ya me encargo yo de todo. -Claro, señora guardia.

Un hombre me quería secuestrar. ¿No vendrás a detenerme?

A los niños no los detengo, los rescato.

-Bueno, a mandar. Si aparece otro ya le aviso.

-Tomas tus gafas. Si te pusieras una goma no las perderías nunca.

¿Llamamos a tus padres? Me he roto los pantalones nuevos.

Se llevan rotos. He roto unos por la culeta.

No el uniforme. Los de paisano. Hay que enseñar cuando una puede.

Tengo frío. Espera.

¿Me dejas la ametralladora? ¿Cómo te la voy a dejar?

Qué cosas tienes.

-A ver, reconstruyamos los hechos. -Si los he reconstruido tres veces.

-Los hechos se reconstruyen las veces que yo diga.

-Salí de Algeciras y no llevaba ningún chiquillo.

¡Es el que me quería matar! Le robó el camión a mi padre.

¡Me secuestró y luego me persiguió!

¿El camión de tu padre? Ven aquí.

(Radio lejana)

(RADIO) "320, ya está aclarado el tema.

Ya puedes soltar al camionero porque la familia va a buscarle".

-¡Alto, alto, alto!

Un momento, ya está todo aclarado.

La familia viene de camino a por el chaval.

Caso cerrado. Usted puede marcharse.

-Por lo menos podría disculparse. He perdido un día entero,

casi tengo un infarto, he tenido un accidente,

me han tratado como un criminal... -No le pido disculpas

porque podría haber sido un criminal. Cualquier persona puede serlo.

-Mientras no se demuestre lo contrario.

-Eso es al revés, Benítez. La teoría no es lo tuyo.

-¿Esto va a quedarse así? -¡Los papeles del camión!

-Se queda así. -Vaya tío pesado.

¿Dónde estoy? Cerca de Valencia,

tierra de flores, luz y amor. Y de los chorizos hasta que llegamos.

¿Cuándo viene mi padre? Ahora viene, dentro de poco.

-Y también viene tu mamá. ¿Me puede prestar su goma?

Como mi madre me vea sin goma me va a echar la bronca.

¡Ay, lo que me pides!

(Música animada)

¡Qué grande! ¿No lo habías visto nunca?

No. Bueno, sí, en la tele.

Benítez, nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar

que es el morir; allá van los señoríos derechos a se acabar

y consumir; allá van los ríos caudales;

allá van los ríos medianos y chicos, y llegando son iguales

los que viven por sus manos y los ricos.

-Anda que no.

¿Ese verso se te ha ocurrido a ti? -La poesía es de quien la siente.

No te muevas de aquí, que vamos a cerrar el turno.

(Música animada)

-¿No hacemos un informe? -No merece la pena.

-Con lo que me gustan. A mí que no me den un libro,

que lo quemo. -¡Ya lo haré!

Estoy en esos días que se te corta la mayonesa.

-Vale.

"El mar es lo único que le faltaba a Carabanchel Alto

para ser perfecto. El mar".

¿Por qué no te has traído el bañador? -Hija, porque estoy mala.

-Tiene que estar el agua buenísima. -Eso, encima tú restriégamelo.

A veces parece que no tienes sensibilidad ninguna.

¿Nos bañamos, Manolito? No puedo, no tengo bañador.

¿Tienes calzoncillos? Los llevo puestos.

Con eso se baña uno. Es que me da vergüenza.

Si los calzoncillos de ahora son muy bonicos.

Me gustaban las bragas de antes. Esas caladas de ganchillo,

que acababan negras de tanto revolcarte por el suelo.

-Anda que las cosas que le cuentas...

-La que no está acostumbrada a bragas,

las costuras le hacen llagas. -No te emociones con el tema.

-Vale, vale. Vamos a bañarnos, prenda.

-Me voy a encargar la paella. La gente se va a dar cuenta.

Aquí la gente pasa de todo. Si te portas bien,

alquilo una moto de agua. Pero di que me lo has pedido tú.

-¡Manolito!

¿Cuántos sois la familia?

¡Si viene el abuelo, cinco!

"Me hubiera gustado llevar pistola en la moto de agua,

pero se señora Guardia Civil me dijo

que el reglamento prohibía llevar pistola en las motos de agua.

Porque si se te mojan las balas ya no valen.

También me dijo: 'Llámame Benítez. Para los amigos soy Benítez'.

Estaba claro que era el principio de una gran amistad".

¡Manolito!

¡Manolito!

(LE BESA) Si te llega a pasar algo tu madre se muere.

Mamá, que me ahogas. A ver si le vas a matar tú ahora.

Toma. ¿Qué es?

¡El detergente!

No le lleves detergente a mamá que lo tira.

Papá ha regalado tu detergente a una mujer.

¡Anda, el disfraz de El Zorro! ¿Ves? Como Antonio Banderas.

Imbécil, te estás ganando a pulso quitarle el mote a tu hermano.

¿Yo soy El Zorro y tú la Melanie? No, yo hago de Los Tres Cerditos.

Mola, yo soy El Zorro y el nene Los Tres Cerditos.

Buenas tardes, ¿ustedes son las agentes que lo encontraron?

Aquí mi compañera Benítez ha llevado toda la investigación.

Yo hoy no estoy muy católica.

Encantado. Igualmente.

Seré sincero. A mí la Guardia Civil nunca me ha gustado.

Pero ahora que hay mujeres, parece que el cuerpo se ha humanizado.

¿Está buena la paella? Espere un momento.

Estamos en la tierra del arroz. Luego dicen de la China.

Ya me gustaría ver en China una paella como esta.

(Música tranquila de fondo)

¿En qué estabas pensando para meterte en otro camión?

¿Querías matarme de un disgusto? Ya te he dicho que fue culpa de...

¡Si es que no se fija, Manolo!

Ni al cruzar, ni cuando le mando un "recao".

A ver si, además de suspender las matemáticas, no sabes leer.

¿Has suspendido las matemáticas?

¿No había aprobado el curso entero? No te enteras de nada.

Para que no te disgustaras. ¿Cómo me voy a enterar?

Os empeñáis en tenerme engañado como si yo no fuera el padre.

¿Engañado tú? ¿Tú?

Pero serás... No digas esa palabra. ¡Engañada yo!

Si no me voy a un asilo es por mis nietos.

A mí ese matrimonio me tiene harto. Si quiere damos unos tiros al aire.

-No seas burra. ¿Qué va a pensar este señor?

No se crea que no lo haría, pero no estamos de servicio.

-Tengo las armas ahí, voy a por ellas.

(REFUNFUÑA) ¡Todo esto te pasa por lo del "Chogui"!

(HABLAN LOS DOS A LA VEZ)

Hala, Catalina, cálmate. Venga, cálmate.

"De repente se me había hecho muy raro verlos fuera de mi bloque

y del Parque del Ahorcado, aunque no habían tardado nada

en montar un numerito como los de casa".

(Música rumba de fondo)

"Mis padres se dieron un beso de película muda.

El Imbécil intentó separarlos, pero esta vez no lo consiguió".

(Copla)

Manolín, cántamela.

(CANTA DESAFINADO) "¿Por qué has pintado en tus ojeras

la flor de lirio real?" Es que mi nieto se la sabe.

Chaval, sube.

"Aquel día fue el más feliz de mi existencia

en el planeta Tierra.

Dice mi abuelo que la vida tendría que tener finales como estos".

(CANTA DESAFINADO) "¿Por qué has pintado en tus ojeras

la flor de lirio real?

¿Por qué te han puesto de seda?

¡Ay, campanera!

¿Por qué será?"

"Por mi culpa habíamos conseguido ir a la playa.

Aunque por un día, se olvidaron de las letras del camión,

y de mis matemáticas.

Mi padre había olvidado su vida de perro

y mi madre su vida de esclava.

Parecíamos distintos, parecíamos felices".

(Copla)

¿Por qué has pintado en tus ojeras

la flor de lirio real?

¿Por qué te han puesto de seda?

¡Ay, campanera! ¿Por qué será?

Mira que "to" el que no sabe

cuál es la llave de la verdad

dice que no eres buena,

y a la azucena te pudieras comparar.

Dile que pare esa noria

que va rodando pregonando lo que quiere.

Que por saber "la tu" historia

le están buscando cómo y cuándo, desde quién...

¡Ay, campanera!

Aunque la gente no quiera

tú eres la mejor de las mujeres

porque te hizo Dios su pregonera.

¿Por qué se para la gente

"ná" más la ven "de" pasar.

Porque es la alondra valiente

que alza la frente y echa a cantar.

Dicen que si un "perseguío"

que anda "escondío" la viene a ver...

Cuentan que amante espera

la campanera por la ronda de las tres...

Lleva corona de gloria.

Coge el revuelo del desvelo por amores

cuando el rodar de la noria

tampoco un velo toca el cielo de colores.

¡Ay, campanera!

El del amante te espera

con la bendición de los altares como manda Dios...

(QUEJÍO)

Su compañera.

Cine de barrio - Manolito Gafotas

30 ene 2021

El verano se presenta mal para Manolito Gafotas. Está condenado, un año más, a pasar las vacaciones en Carabanchel Alto, con su madre, su abuelo y su hermano pequeño. Y encima ha suspendido las matemáticas. Manolito espera la llegada de su padre con la ilusión de que los lleve a la playa.

Contenido disponible hasta el 2 de enero de 2023.

ver más sobre "Cine de barrio - Manolito Gafotas" ver menos sobre "Cine de barrio - Manolito Gafotas"
Programas completos (472)

Los últimos 484 programas de Cine de barrio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios