www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4584903
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 27/04/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE

(Música)

-Ch, ch, ch, ch. Venga, venga.

-¿Qué pasa?

-Sí, mire, perdone. Es que tengo un problema.

-¿Qué problema tiene usted? -Pues mire,

es que me da un poco de corte

porque no me ha pasado nunca hasta ahora en la vida. ¿Sabe?

Es que...

eh...

Es muy íntimo, ¿sabe?

-Bueno, aquí en este hospital las cosas íntimas es un lujo.

Así que...

-Es que tengo diarrea

y me he hecho encima totalmente todo el pantalón y todo.

-¡Vaya!

-Si usted me puede traer una toalla u otro pantalón, o algo, por favor.

-Pues mire usted, una toalla aquí a mano no...

¡Ah, pero tengo papel higiénico, mire usted qué suerte!

¿Quiere usted un rollo o dos?

Dos, sí. Pues tome.

Tome usted. Hala.

Y cierre usted la puerta

porque no sabe usted el olorcito que sale.

(Suspiro)

¿Esto nada más que me pasa a mí? ¡Vamos, el colmo!

(Música)

-¿Qué tal?

¿Eh? Además son de mi talla, ¿eh?

-Ah, ¿sí? Al final, le han...

Vamos, le quedan que ni pintados. Hala, pues véngase conmigo.

¡Ay, doctor Molina!

Mire, este señor es el paciente que le he dicho antes...

-Sí. Perfecto.

Acércalo a Triaje y...,

y yo voy en un momento, ¿m?

-Vale. Véngase usted por aquí.

-¡Claudia! ¿Estás bien?

Vale. Tranquila, vamos a ir a tomar algo, ¿m?

-Si estás liado, lo entiendo. -No estoy liado. Dame un segundo.

-Eva, estás de guardia, ¿no? -Sí. Pero estoy a punto de terminar.

-Entonces sigues de guardia.

Necesito que te ocupes del paciente que está en Triaje con Manuela.

-Ya. Pero es que voy a acabar ya.

-¿Y?

Cualquier cosa me vas contando.

Tranquila.

Tomamos algo y me cuentas, ¿vale?

(Música)

-Buenos días.

-Hola. -Buenos días.

-¿Y el doctor Molina?

-Yo me haré cargo.

Tiene un asunto pendiente. -Ah.

-¿Su nombre? -Gaspar.

-Gaspar, soy Eva. Su doctora. -¿Mi doctora?

-Mm. -¿Tan joven?

-¡Uy, pero no sabe usted lo que sabe! Una doctora buenísima.

-Bueno, no soy tan joven.

Cuénteme, ¿qué le ocurre?

-Pues que llevo unos meses...

Que estoy cansado. Me noto muy agotado, ¿no?

Y además he notado que he perdido

como unos 7 u 8 kilos por lo menos, ¿no?

Y ya llevo dos semanas de diarreas.

Eso es lo que más me ha preocupado.

-Ya. -He venido que casi ni llego, vamos.

-¿Cuántas deposiciones hace al día, más o menos?

-Pues vengo haciendo unas cuatro o cinco.

-Mm.

-Sí. La última ha sido aquí. El baño este...de aquí.

-Sí, sí. Bueno, he montado un numerito ahí...

-Bueno, ¿nota restos de mucosidad

o sangre en las heces?

-Pues no. La verdad es que no me he fijado. No me he dado cuenta.

-Ya.

Bueno, ¿algún síntoma más que deba saber?

-Como no sea que toda esta parte de aquí me duele bastante...

-Vale. ¿Está tomando algún medicamento o algo?

-Si no es porque...,

bueno, hace como unos tres años

que me operaron de trasplante de riñón.

Y me dieron medicaciones

un medicamento

para lo de las defensas, para que el cuerpo lo acepte.

-Un tratamiento inmunosupresor.

-"Imosolufisese...". -Inmunosupresor, sí.

Lo peor de todo es que el año de la...

de la intervención mía.

Murió mi mujer, ¿vale?

Y pasé un año muy malo que Dios la tenga en la gloria.

Se la llevó un cáncer.

-Vaya, hombre, cuánto lo siento.

-Bueno, vamos a explorarle, ¿vale?

-Sí, claro. -Manuela...

-Le quito la camisa, ¿eh? -Vamos a ver.

Si le duele, me avisa. -Sí.

¡Ay!

-Aquí, ¿no?

-Ahí, sí. A partir de ahí. A partir de ahí, todo esto.

-¿Arriba también? -Sí. Toda esa parte.

-Vale. -Toda esa parte.

-Bueno, así, a primera vista,

puede que esté un poco deshidratado por la cantidad de deposiciones, ¿M?

Aun así le vamos a hacer una analítica básica.

Manuela, la vas, ¿la vas preparando? -Sí.

-¿Está bien?

-No. Es que estoy un poco nervioso. -¿Qué le ocurre?

-No sé. Es que, que me da un poco de corte aquí.

Bueno, ya se lo he dicho antes, no sé, es que es como muy íntimo.

-No se preocupe.

Lo que usted me diga no sale de esta habitación.

-Bueno, solo quería saber si eso de la diarrea será por miedo.

-¿Cómo por miedo? ¿A qué se refiere?

-Por eso que la gente dice "cagarse de miedo".

Bueno, no es que crea o deje de creer,

supongo que algo tiene que haber, ¿no?

Hace dos semanas conocí a una chica.

Bueno, estuvimos unos días juntos por ahí y eso.

Era la primera vez que yo quedaba con alguien...

Después de lo de mi Carmela.

Bueno, total que nos fuimos a casa,

estábamos allí, y no sé,

de repente me di cuenta que algo,

que algo no iba bien.

Tenía la sensación como que alguien nos estaba mirando.

-Mire, ante una situación de mucho estrés o mucho miedo,

el organismo siempre responde con el sistema nervioso simpático.

Todo esto significa que el cuerpo se queda en estado de alerta.

La frecuencia cardiaca aumenta.

La tensión arterial se eleva,

el metabolismo se acelera, ¿m?

Y es una manera de prepararnos para enfrentarnos

y luchar en esa situación o para huir de ella.

Hay muchas veces también que se producen espasmos intestinales

que hace que el ritmo intestinal se acelere

y provoque una diarrea.

Pero, sinceramente, Gaspar, no creo que este sea su caso, ¿m?

Aun así nos vamos a quedar tranquilos con los resultados de la analítica.

-Eh, ¿sabe o no sabe la doctora?

-Sí, sí, sí. Discúlpeme, ¿eh?

Que es que yo soy un poco así a veces...

-No pasa nada, no se preocupe. -Discúlpeme ¿eh?

-Nada.

-Nada. Y yo le voy a sacar sangre con esto.

-¡Mira, lo que me faltaba a mí!

-¡No, tranquilo! -Tranquilo.

-Tranquilo, que yo ya no soy tan joven

y en esto no sabe usted las manos que tengo.

¡Venga, relájese!

Cierre bien el puño. Eso. -Tranquilo.

(Música)

Paca llega al hospital acompañada de sus hermanas

por una intensa fatiga y una sensación de letargo

que dura ya varios días.

-¡Socorro! ¡Ah!

-En fin, ¿qué es lo que pasa aquí?

-Pues mira, Manuela, esta señora, que dice que no la atienden.

-Cuando se pone así es mejor no mirarle a los ojos

y esperar a que se le pase.

Con papá era igual.

-Espérate. -¡Uuu!

-¡A ver, señora, por favor!.

¿¡Se quiere usted tranquilizar y mirarme a los ojos!?

¿Vale? ¿Confía en mí?

-Sí. -¡Pues confíe!

-Sí. -¿Vale? Tranquilita. ¿Eh? Tranquilita.

A ver.

¿Qué es lo que pasa?

-Discúlpeme.

Y usted también, discúlpeme. -No pasa nada.

-Es que llevamos unos días fatal.

La ciudad esta nos agobia,

el taxista que nos ha traído era un maleducado

y encima estoy muy preocupada por mi hermana.

-¿Y qué es lo que le pasa a su hermana?

-Pues que hace varios días que no para de dormir.

-Y eso no es normal en ella.

Ella es una mujer muy trabajadora y muy habladora también.

-Bueno. Sí, pero aquí en esta planta no hacen nada.

Aquí no se puede hacer nada por ella.

¡Venga, usted!

De le la vuelta a la hermana que nos vamos para abajo.

-Está bien. -Tranquila.

-Perdone. Muy bien. -Venga.

-Ah. Ah.

Mm. Ah.

¡Ah!. Tiene un 9 en la escala de Glasgow.

Lo cual no es buena nota, ¿eh?

-Doctor, Paca es diabética tipo 2

y también padece un trastorno bipolar.

-¡Deja acabar al doctor!

No. No se preocupe. Se lo agradezco.

Tener información previa del paciente siempre es necesario

para poder establecer mejor un diagnóstico.

-Pero ¿no hay nadie más en su familia que sea bipolar?

-¿A qué se refiere con eso?

Bueno, imagino que se está tratando con medicación, ¿no?

-Sí. Metformina para la diabetes y litio para el trastorno bipolar.

-Últimamente estaba pasando por una buena fase.

Se la veía más contenta de lo normal.

El litio es un neuromodulador

que se utiliza como estabilizador del ánimo.

Además está especialmente indicado en los trastornos bipolares,

ya que funciona muy bien

tanto en las fases maníacas como en las fases depresivas.

Es muy posible

que una descompensación de este elemento

es lo que haya provocado el estado de la paciente.

Aunque también tenemos que barajar otro tipo de posibilidades.

-Solo pensar que la esclerosis...

es degenerativa y que me voy a poner peor...

-Ey, ey, ey. Para eso estoy yo aquí, ¿eh?

-Ya. Pero...

Pero tú sabes mejor que nadie que los médicos...

a veces no podéis hacer mucho más.

-Con los tratamientos que hay hoy en día,

tu calidad de vida apenas se verá aceptada.

Y hay numerosos ensayos clínicos en los que puedes participar.

Ten en cuenta que hemos localizado la enfermedad muy pronto.

Eso es buena señal, Claudia.

La esclerosis no tiene por qué evolucionar rápidamente.

Podemos estabilizarla incluso, si tenemos un poco de suerte.

De verdad, hay razones para pensar que no es tan malo.

-Ya, pero...

-Pero tú tienes que poner de tu parte, Claudia.

Tienes que mirar hacia delante.

Tienes que seguir haciendo las cosas que te gustan.

-Ya, pero... -No, Claudia. Sin peros.

¿Me oyes? Sin peros.

Y yo me voy a encargar personalmente.

(Música)

Ya están los resultados de la analítica realizada a Gaspar.

-Mire, el sodio está un poquito bajo,

el cloro está elevado,

hay una acidosis metabólica,

tiene una insuficiencia renal leve

y la PCR está bastante elevada.

-¿Cómo?

-No podemos sacar conclusiones precipitadas.

Pero la elevación de la PCR

nos indica que hay algo agudo que está justificando la clínica.

Podría ser algo infeccioso,

pero tenemos que seguir con el estudio.

-¿Esto no querrá decir

que el riñón trasplantado me está fallando, ¿verdad?

Porque ya, lo que me faltaba ya.

Explíquemelo porque es que yo no lo entiendo.

Sinceramente, ¿eh?

-Tenemos que poner mucha atención en esto porque...

puede ser que sea el riñón trasplantado el que esté fallando.

Pero hay algo mucho peor.

Y es que fuese el riñón sano

el que nos esté dando problemas.

-Lo que me faltaba ya.

-Aun así, Gaspar, son solamente conjeturas.

Porque todavía no lo tenemos claro.

Puede ser que la insuficiencia renal venga de otro lado.

Así que hemos pensado que lo mejor será que se quede ingresado

y así podemos hacerle más pruebas para...

Para estar seguros. -¿Pero ya?

-Sí. Si no tiene inconveniente...

-No, no. Si ustedes lo creen conveniente, por mí...

Mejor incluso. Así no tengo que volver a casa

y encontrarme con el espíritu de mi mujer,

que estará por ahí bailando yo qué sé dónde.

(RÍE)

La auscultación cardiaca es normal,

así como la respiratoria y en la palpación abdominal

no hay nada reseñable.

Verá, posiblemente todo esto se deba a algún desajuste

de algún elemento como el litio.

O también puede estar causado por un proceso neuronal.

Neurológico.

Es decir, un sangrado,

una hidrocefalia o algún tipo de tumoración.

-¡Dios mío, como papá! -Mantén las formas.

Continúe, doctor. Y, por favor...

Díganos la verdad, sea la que sea.

No, no. Verá, cuando me refiero a una tumoración

me estoy refiriendo a una masa anormal,

que se encuentre en el cerebro,

esté presionando una determinada zona,

y esté provocando esta serie de síntomas.

¿De acuerdo?

No significa nada más que eso.

Por otro lado,

vamos a comenzar a hacerle pruebas y eso sí, se va a quedar ingresada.

Muy buenas. ¿Necesitáis ayuda por aquí?

-¡Uy, sí! Clara, sí.

Vente para acá. Eh...

-Tome, doctor. Aquí le dejo los informes.

Un segundito. Eh....

Hay que hacer una analítica completa y también un TAC.

-Sí. Yo me voy a hacer el ingreso y a preparar el TAC.

Tú quédate sacándole sangre.

Vale. Pues luego te aviso para un cafetito.

-Venga. Adiós.

-¡Clara!

¡Ay! ¡Antonia!

-No, no. Antonia es ella.

Bueno, pues entonces Paca, perdona. -No, Paca tampoco.

-Maruja. Ella es Maruja.

¡Pero bueno! ¿Qué hacéis vosotras aquí?

Madre mía, si es que siempre os confundo. Sois tan iguales...

¿Se conocen ustedes?

-Sí, sí.Somos del mismo pueblo. ¡Sí!

Lo que pasa que hace mucho que no voy. Pero sí.

Oye, ¿qué tal todo por allí?

-Bueno, ya sabes, como siempre. Normal, aburrido.

Alguna novedad que otra, pero vamos...

(Risas)

Bueno, clara, que te vas ocupando, ¿de acuerdo?

Sí, claro. Hasta ahora.

-Si me perdonáis, voy un momento al baño, ¿sí?

-Si acabas de ir en la estación.

-Ya. Pero es que son los nervios.

(Marcación de número)

Cristóbal. Sí.

¿Qué, qué...? ¿Qué te han dicho? sí.

¡¿En serio?!

¡Ay, qué bueno, de verdad!

(Música)

-¡Hola...!

-¡Uy, cariño, mi amor!

-Mi Gasparcito, ¿cómo estás, mi amor?

-Preciosa. ¡Ay, ay, ay!

-Ay, ¿cómo te he extrañado, mi cosita?

-Sí. Yo también, cariño, yo también.

-¿Cómo estás? -Bueno, mira,

me encuentro un poquito mejor... Después de verte.

Y ¿sabes? También me están poniendo un montón de cacharros de estos

de sueros y todo y ya está.

Ah, y también ¿sabes qué quiero decirte?

Que por fin vamos a estar muy tranquilos, ¿Sabes?

-¿Ah, sí? ¿Por qué? -Porque no nos va a ver nadie.

-Eh... ¡Aaah! ¡Carmela! -Sss

Bueno, bueno, bueno.

-De todas formas, yo no estaría tan segura, ¿eh?

-Ah. -Porque, ¿sabes qué pasa?

Que este tipo de presencias,

como el espíritu de tu difunta esposa,

cuando no ha culminado el tránsito a este mundo...

Bueno, quiero decir, al otro mundo, al otro mundo,

no suele encadenarse a un lugar, ¿eh?

Suele encadenarse a una persona.

-A ver, explícame, ¿eso qué quiere decir?

-Ay, Gasparcito.

Yo creo que tu esposa te ha acompañado a este lugar.

-¡Oh! ¿No me digas? -Pero mira, mira.

No te preocupes. No te preocupes que yo traigo la solución.

-¡Ay, madre mía! A ver.

De ti no me fío nada ¿eh?

-Que sí... -Sorpresa.

-Hazme caso.

¡Mira!

-¿Eso qué es? -La güija.

-¡Ay, Dios mío!

-¡Que no, que no, que no, que no, que no!

-Quédate, quédate, por favor, por favor.

-Pero...

-Cariño, que no. Conmigo no cuentes.

-Mi melocotoncito. ¡Cucucu, mm!

-Si es que...

-Quédate. Lo vamos a solucionar juntos.

-¿Seguro? -Sí.

-¿Cómo es posible que te acuerdes de aquello?

Creo que solo te dije una vez lo del vuelo sin motor.

-Bueno, si un neurólogo no tiene buena memoria,

apaga y vámonos, ¿no?

Entonces, ¿qué?

¿Le digo a mi amigo que nos reserve el planeador para mañana

o..., te vas a rajar?

-Eso nunca.

(Música)

Gracias.

-No hay de qué.

(Música)

-¿Y esa cara?

¿Algún comentario?

-No, no. Solamente venía a hacerte una consulta profesional

sobre el paciente que me has asignado.

Porque al parecer tenías algún asunto personal que resolver.

-M-hm.

Doctora Soria,

espero que tus...

Niveles médicos estén a la altura de tu nivel de sinceridad.

-No lo dudes.

-Muy bien.

Ya lo veremos.

-Cuéntame lo del paciente.

-Qué casualidad, ¿eh?

¡Encontrarnos con Clara aquí!

La de tiempo que hacía que no la veíamos.

-Esta no es manera de comportarse.

Estamos en un hospital con tu hermana gravemente enferma.

Ya has oído al doctor.

-Bueno, pero el doctor ha dicho que la curarán.

-Sí, lo mismo dijeron con papá.

Y ya ver, aquí estamos, guardándolo luto.

Por cierto, que no se te olvide.

¿O es que quieres faltarle al respeto?

-No.

Yo no quiero faltar al respeto ni a papá ni a Paca.

Pero bueno, yo no creo que haya hecho nada malo, Antonia.

Y deja de comportarte como si fueras papá.

-¿Qué pasa?

¿Te han vuelto a dar ganas de ir al baño?

¡Ni se te ocurra hacerme un desplante!

-Gasparcito, tú también tienes que poner la mano.

Si no, no funcionará.

-¿Yo? -Sí, claro.

-Yo no me atrevo con eso.

-Que sí, mi amor. Venga, ponla.

- ¡Ay, venga, mi batidito de "guanábana"!

¡Mi tamarindito dulce, mua!

(RÍE) ¿Sabes qué pasa?

Que si Carmela quiere comunicarse con alguien, querrá hacerlo contigo.

-Porque tú eres el puente de acceso a este mundo.

-¿Yo? -Claro.

Venga.

Concentrémonos.

(Música)

¿Hay alguien ahí?

(Música)

¿Hay alguien ahí?

-Digo yo que, si hubiera alguien, te hubiera contestado, ¿no?

-Ya. ¿Y por qué no preguntas tú?

-¿Yo? No. A mí no me va eso.

-¡Ay, venga, pregunta tú!

-Bueno, si tú me lo pides...

(RIENDO) -Dale.

-¿Hay alguien ahí?

¿Aparte de Lola y de mí?

-¡Ayyy!

(Música)

(Respiración acelerada)

Pregunta otra vez.

-¿Otra vez? -Otra vez.

-¿Otra vez? -¡Que sí!

-¿Hay alguien ahí, aparte de Lola y de mí?

-¡Aaa!

-¡Carmela! ¿Eres tú?

¡Eh! ¡Carmela! ¿Eres tú?

-Lo es, lo es.

-¡Es Carmela! ¡Es Carmela! Ay, no, no. Yo me voy.

-¡Que no, que no, que no, que no!

Ella lo que no quiere es que tú y yo estemos juntos.

Carmela nos está perjudicando mucho.

-Carmela, déjanos un poquito tranquilos, Cariño.

-¡Yo quiero hija, Carmela, que nos dejes en paz!

Le hemos realizado a Francisca un TAC craneal

y no se han observado lesiones hemorrágicas

ni tampoco desplazamientos de la línea media.

Es decir, de los lóbulos cerebrales.

Esto suele ocurrir cuando hay la presencia de una masa.

Así que podemos descartar definitivamente

que el origen sea neurológico.

Landó, disculpad. Perdona. Es Paca.

Ha empezado a apretar muy fuerte la mandíbula

y además está con las extremidades muy rígidas también.

Creo que le está dando un ataque epiléptico.

De acuerdo. Ve a buscar diazepam. Vale.

(Música)

Gaspar ha pasado su primera noche en el hospital.

Pero aún falta averiguar el origen de su insuficiencia renal.

(Llaman a la puerta)

-¡Ay, doctora! ¡Qué susto me ha dado!

-¿Qué pasa?

-Perdón, perdón. No pretendía molestarles.

-¡Ay! -Perdón.

-Ay, doctora.

Es que mi Gasparcito es muy sensible.

No te preocupes, mi amor.

Que esto lo vamos a solucionar juntos, ya verás.

-Ella es Lola, mi novia.

La que le comenté el otro día. Es guapa, ¿verdad? Cubana.

-Encantada. -Igualmente.

La verdad que yo también estoy intentando solucionar

lo que le pasa a su novio.

Pero de una forma un poquito más profesional.

-Ya.

-Gaspar, vengo a comentarle los resultados del análisis de orina.

Parece ser que la insuficiencia renal

viene por la deshidratación.

-Ya. Y ¿eso quiere decir que los riñones han funcionado?

-En principio sí.

Pero bueno, hay que ver cómo evoluciona la función renal

y hacer más pruebas.

-¡Qué bien! pues ya está todo claro.

Solo... Muchas gracias.

¿Ya está todo?

-Por ahora sí.

-Bueno, pues nada, cariño, pues ya está.

¿Ves tú, qué fácil?

(Música)

-Hemos comenzado un estudio del aparato digestivo

con cultivo de heces,

serologías víricas y ahora estamos con TAC abdominal.

El TAC muestra una inflamación de las paredes del duodeno,

que es una parte del intestino delgado.

Mientras esperamos los resultados de las otras pruebas,

vamos a seguir con la hidratación y con la dieta absoluto.

Un momento.

Manuela, ¿estás mala? -No.

Es Diazepam,

para la ansiedad y el estrés y eso, ya sabes.

-¿Diazepam? -Sí.

-Diazepam, sí.

Es un tratamiento que se usa para el estrés, para la ansiedad.

Aquí, en el hospital se desgasta una muchísimo.

Pero muchísimo.

Y además en mi casa uno de mis hijos tiene una enfermedad rara.

Pero bueno, que parece ser que el tratamiento está funcionando.

Así que, todo va bien.

¿Os podría pedir un favor?

¿Por qué no cortáis esto del Diazepam?

Más que nada para que mis hijos no lo vean, ¿vale?

Gracias.

Clara, por favor.

Luego, cuando puedas, acércate al laboratorio.

A ver si están ya los resultados de los análisis.

Es que están tardando mucho. Vale.

-¿Qué ha ocurrido?

Hola. Su hermana ha tenido un ataque epiléptico.

¿Ustedes recuerdan si ha sufrido alguno en su casa?

-No. -No.

Vale. Bueno, voy a hacer unas gestiones,

luego vengo y hablo con ustedes.

-Gracias.

Antonia, Maruja. -Clara.

Nada, a ver si se mejora, mujer.

¡Doctor, espere, que le acompaño!

-Fui a casa de una amiga mía, a consultarle;

porque ella sabe muchísimo de estas cosas.

Y ¿sabes lo que me dijo?

Que ella cree que la presencia de tu mujer

se debe a que aún considera que está casada contigo.

-Pero ¿qué me estás diciendo?

Ay, Carmela, Carmela mía, pero si el cura nos dijo:

"hasta que la muerte nos separe".

-Ay, no te esfuerces, si no te va a entender.

Ella ni siquiera sabe que está muerta.

-¿No me digas?

-Pero ¿Sabes qué?

Para que tu Carmela...

descanse en paz, ¿m?

Solo hay una solución. Por lo menos la que yo conozco.

Y es que...

Tú pertenezcas a otra mujer.

-No lo entiendo. ¿Qué quieres decir con eso?

-Que nos tenemos que casar, Gasparcito.

-¿Y qué quieres, que se enfade más todavía?

-Es la única solución.

¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa?

(Respiración agitada)

-¡Ay, tengo mucho calor, cariño! Me estoy desmayando.

-¡Ay! Pero ¿y eso qué cosa es?

¡Qué cosa más rara! -¿Qué me está pasando, cariño?

-Nada. Que ha sido hablarte de casarnos,

y Carmela te ha mandado un castigo.

Oye, Carmela, ¡qué mala eres!

Mira, voy a llamar a la doctora.

Porque esto solo lo puede solucionar ella.

-Sí cariño, ve. -Es la única solución, ¿eh? Casarnos.

(Música)

-Carmela, cariño.

Tú que estás ahí, en los cielos.

Dime, ¿qué más quieres de mí?

¿No has tenido bastante con 20 años?

¿Qué pasa? ¿Que no te quieres quedar ahí con tus amigas?

Quita, quita. Si cada vez que me cruzaba con Antonia en el pueblo,

cuando era pequeña, me daban unos escalofríos...

Te digo una cosa, me sigue pasando, ¿eh? ¡Ff!

Ya. Oye, ¿qué pasa con ellas?

Porque, ¿desde cuándo tienes tú un pueblo?

¿Yo? De toda la vida. ¿No lo sabías?

Si es que mi madre es de allí. ¿Sabes qué pasa? Que voy poco.

Pero tenemos una casa familiar fantástica.

Es más. Te invito, fíjate.

Y te voy a llevar a comer unas migas a un sitio

que te vas a chupar los dedos.

Pues eso suena muy bien. Oye, pero...

Con respecto a esta señora, ¿cuál es su historia?

Pues mira, la historia es que tenían un padre muy, muy autoritario,

que prácticamente las tenía encerradas a las pobrecillas, sí.

Es más,

se rumoreaba que en el pueblo

hizo desaparecer a un paisano.

Pero claro, eso es algo que no se ha podido probar, y ahí está.

Es decir que esta familia es extraña desde los genes.

¿Extraña? Tú lo has dicho. Pero extraña.

Fíjate que hace ya casi cinco años

que se murió el padre y siguen de luto.

Pero es que siguen viviendo en la misma casa, las tres solas,

y por lo visto no han cambiado nada.

Nada de nada. Todo sigue igual. Fff.

Bueno, cuanto menos es curioso, sí.

Sí.

Es más, Antonia

es de lejos la más rara.

Yo creo que está cogiendo el papel del padre, fíjate.

Ya. Bueno, me tengo que ir.

Por favor, llévate esto... Vale.

Al laboratorio... Y ahora voy al laboratorio, vale.

Hasta ahora.

(Música)

A medida que han pasado las horas,

las lesiones que han aparecido en la piel de Gaspar

se han empezado a convertir en una especie de costras.

-Tiene toda la pinta de tratarse de un herpes zóster diseminado.

Puede que debido al tratamiento inmunosupresor que recibe Gaspar

desde que le trasplantaron el riñón.

Puede que el virus de la varicela zóster,

que ya estaría latente desde que padeció la varicela,

se haya activado.

-Doctora, ¿le importaría hablarme en español?

Es que no me estoy enterando de nada.

Discúlpeme pero tengo la cabeza en otro sitio, ¿sabe?

¿Me puede decir clarito,

que yo lo entienda, qué es lo que tengo?

-No se preocupe. Yo le explico.

Mire, debido al tratamiento inmunosupresor

que usted estuvo tomando por aquello del riñón,

se ha visto afectado por dos virus.

El virus de la varicela zóster,

que es lo que le está afectando en la piel,

y el citomegalovirus,

que es lo que le está dañando el aparato digestivo.

-Pues para que yo lo entienda, ¿me voy a curar o no?

-Bueno, con el tratamiento que le vamos a poner,

en un par de semanas, posiblemente mejorará, claro.

Ve a preparar la nutrición parenteral, por favor.

-Muy bien. -Gracias.

Hemos comenzado un tratamiento antiviral.

Y vamos a proceder a instaurar una nutrición parenteral.

Es decir, intravenosa.

Ya que la diarrea persiste

y Gaspar empieza a mostrar signos de desnutrición.

-Muy bien.

Y entonces el tema ese de los virus

y todas esas cosas que me ha explicado,

¿todo eso es contagioso?

-Bueno, siempre estamos expuestos a este tipo de virus.

Pero solamente desarrollan síntomas

si se encuentran con un sistema inmunológico muy débil.

Así que en principio no habría problema.

-Qué descanso. Porque, por lo menos...

Ya digo porque, a ver si con la bromita,

el jueguecito y tal, se me va al traste una cosa.

-Dígame.

-¡La boda!

-¿La boda? ¡Ah, ¿se casan?!

-Chs. -¡Enhorabuena!

-Chsss. No. ¡Que le puede oír!

-¿Quién nos puede oír, Gaspar? Estamos usted y yo solos.

-Mi Carmela, que en paz descanse.

O que descanse lo antes posible.

Sí, sí, sí.

Porque es que ella siempre está por aquí danzando.

Porque se cree que no está aquí Lola,

porque se ha ido a preparar todos los papeles de la boda.

Esto es una situación muy desesperada.

-M-hm.

Todo lo que usted me dice,

me lo dice totalmente en serio, ¿verdad?

-Todo lo que yo le digo, se lo digo totalmente en serio.

(Teléfono)

-¡Estamos en un hospital, Maruja!

¿Cuántas veces te lo tengo que decir?

-Dime, Cristóbal.

Sí, sí, sí. Seguimos aquí, sí.

No, no. aún no sabemos nada.

En cuanto sepa algo, te llamo y te lo digo, ¿vale?

Luego te veo, amor. Un beso.

-¿Amor?

-Sí. ¿A ti qué te importa, hermana?

Ya somos mayorcitas, ¿no?

-¿Y quién es ese Cristóbal?

¿El de la panadería?

-Pues sí. Es él, sí.

M. Bueno, mira, Antonia.

Yo creo que es mejor que lo sepas ya.

Cristóbal y yo...

Somos novios.

-¡Pero qué fresca eres!

¿Y te vas a ir con él estando tu hermana así?

-Mira, voy a salir un momento fuera a tomar el aire.

Si quieres, luego tú puedes hacer lo mismo.

¡Uh! Pero ¡¿qué haces?!

-Como te vayas y me dejes aquí...

¡Me voy, no vuelvo y te ocupas de tu hermana

como lo he hecho yo siempre de las dos!

(Música)

Gracias al tratamiento instaurado por la doctora Eva Soria,

Gaspar ha empezado a mejorar de sus síntomas.

-Podemos dar una vuelta por Miami, ¿no?

-Sí. Mira, cariño, yo preferiría que esto

lo habláramos después de la boda.

Porque no sea que no llegue, yo al altar,

con un infarto que me mande mi Carmela u otro herpes de este.

-¡Ay! Pero Gasparcito, de estas cosas siempre hay que hablar antes.

Porque, ¿sabes qué pasa? Hay que dar una señal.

-Mm. -De 2000 euros.

-¿De qué? -2000 euros.

-¿2000 euros? ¿Qué? ¿Cuánto vale el viaje?

-¿Eh? ¿Y el dinero cuándo ha sido un problema para ti?

-Yo no estoy diciendo que el dinero sea un problema para mí.

Pero bueno, que yo tengo lo justo para vivir, cariño.

(RIENDO) -Pero mira que eres cómico, Gasparcito.

No disimules conmigo.

Si al final voy a ser tu mujer.

-Sí. No..., no es disimular.

Es que, que vamos, que yo ganado muchos cuartos con la ganadería,

nunca te he dicho que no.

Pero cuando murió mi mujer,

me gasté mucho dinero en su mausoleo.

Y además di una donación para la investigación contra el cáncer,

así es que yo tengo lo justo para vivir, cariño.

-¿Lo justo para vivir?

¿Eso qué quiere decir exactamente, Gaspar?

-Pues nada. Que yo ya me retiré de la ganadería, que...,

me prejubilé, tengo una pensioncita, algunos ahorritos,

y mujer, que no te preocupes por eso.

Que a nosotros no nos van a faltar nunca en Nochebuena

langostinos cocidos.

-¿Langostinos cocidos?

-Claro. -Ya. Pero ¿dónde está el dinero?

¡Tú has hecho muchísimo dinero con la ganadería!

¿Por qué no vuelves a ella?

-Un momentito, que yo ya he trabajado bastante en mi vida, ¿eh?

Que yo ahora lo que quiero es disfrutar.

¿Por qué pones esa cara?

Así tendremos más tiempo para los dos.

¡Que sí, mujer!

Y además, mira, esos 2000 euros, ¿sabes qué?

¡Que nos vamos a Benidorm!

(RIENDO) -¿A Benidorm?

Eso no era lo que yo tenía pensado, Gaspar.

¿Sabes qué?

Que tengo que poner el tique al coche.

-Cariño, pero ¡si tú no tienes coche! -Ahora sí.

-No sé.

Parece que a Lola se le ha llevado el coche la grúa

o algo de eso.

Porque hace un rato que se ha marchado, y no ha vuelto...

También la estoy llamando por teléfono y no lo coge.

No sé, una cosa muy rara, ¿no?

-Tu cara, por favor, tu cara.

Cuando el planeador ha entrado en el banco de aire.

Y hemos descendido...,

vamos, tu cara era un poema.

Tenía que haberte hecho una foto.

-Ah, perdona.

Yo solo estaba fingiendo.

Para que tú pudieras llorar de miedo sin sentirte mal.

-Ya, ya.

Pero el que casi llora eres tú, ¿eh?

(Música)

-Oye, que, que gracias por acompañarme.

¿Quieres que tomemos un café en la cafetería?

Aún tengo 20 minutos para empezar a pasar consulta.

-Me encantaría, pero tengo que irme.

Además, estoy un poquito cansada.

-Sí, no. claro, claro.

Pues descansa y ya nos vemos.

(Música)

¿Y esto?

-Bueno, es mi manera de agradecerte todo lo que estás haciendo por mí.

Pensé que te gustaría recuperarla.

Además, un regalo es un regalo.

Yo te hice este regalo cuando estábamos juntos

y entendí perfectamente que me lo devolvieras.

Pero no sé, en estos momentos me apetece mucho que lo tengas.

-¿Y lo has tenido guardado todo este tiempo?

-Bueno, tú te acordabas de lo del vuelo sin motor.

¡Empate!

-Vale.

-Tengo que irme.

Nos vemos en la consulta.

-Sí. Sí, sí. Por supuesto.

(Pitido)

(Pájaros)

(Música)

El doctor Landó ya tiene los resultados

de la analítica realizada a Paca,

la paciente que llegó con un bajo nivel de conciencia al hospital.

(Llaman a la puerta)

-Doctor, ¿se sabe algo?

Tenemos que trasladar a Francisca.

-Si dos desconocidos van a toquetear a mi hermana, quiero saber por qué.

Estos señores no le van a hacer nada a su hermana.

Pero tenemos que trasladarla a la UCI.

-¿La UCI?

Pero ¿eso no es para la gente que está muy grave?

Sí. Así es.

Verá, los resultados de la analítica indican

que su hermana tiene los niveles de sodio, calcio y litio altísimos.

Está sufriendo un desequilibrio iónico.

Así que tenemos que trasladarla de manera urgente.

Por un lado,

el tratamiento con litio para el trastorno de bipolaridad

que tiene la paciente,

ha podido desencadenar una diabetes insípida nefrogénica.

Este tipo de enfermedad

se caracteriza por un mal funcionamiento de los riñones,

que liberan mucha más agua en la orina,

provocando deshidratación,

y que los niveles de sodio en sangre aumenten.

Por otro lado, este exceso de calcio

me hace pensar en un trastorno de la glándula paratiroides.

Así que tenemos que seguir haciéndole pruebas.

-Pero ¿que dice, Antonia, que dice?

¿Se la van a llevar adónde? ¡Que no!

-Doctor, haga lo que tenga que hacer.

Gracias. Vámonos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 27/04/18 (1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Centro médico - 27/04/18 (1)

27 abr 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 27/04/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 27/04/18 (1)"
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos