www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3412259
No recomendado para menores de 7 años Centro Médico - 17/12/15 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Hola. Veníamos a ver al doctor Blanco.

-Sí.

Jorge Sistiaga acude al centro médico por enésima vez.

Su hermano pequeño murió de linfoma hace cuatro años;

y desde entonces, reconoce todos los síntomas del cáncer en él mismo.

Tengo mareos, me duele la espalda, los brazos...

Estoy constantemente cansado. Ya no puedo ni conducir.

Y vengo tanto aquí, que hasta las de la limpieza me llaman por mi nombre.

Pero nunca me encuentran nada. Es de lo más frustrante.

La última vez que viniste fue a principios de julio, ¿no?

Sí, sí. Vine hace unos meses, doctor,

y entonces creíamos, bueno, pensaba yo que era un linfoma,

como lo de mi hermano.

Pero es que ahora los síntomas han cambiado

y creo que tengo un tumor en la cabeza.

Eso mismo pensaste en agosto del 2013.

Entonces te quejabas de cansancio, dolor de cabeza,

dolores en las manos y en la espalda.

Se te examinó pero todo fue una falsa alarma.

¿Qué te hace pensar ahora que las cosas han cambiado?

Pues porque ahora los síntomas han ido a peor, doctor.

He ido al fisio, como me dijo, para la lo de la espalda,

y no me ha servido para nada. Ya no puedo ni montar.

El otro día que fui a la finca no me pude ni subir al caballo.

Y no puede ser reúma porque me sigue doliendo

y yo creo que es algún tipo de cáncer.

He estado mirando en Internet;

ya sé que me ha dicho que no mire cosas en Internet.

Pero... creo que es un tumor.

Estamos acostumbrados a ver a Jorge por el hospital.

Hace unos años murió su hermano de un linfoma.

Y desde entonces, suele pasarse por la consulta.

Un día piensa que tiene un cáncer

y otro día piensa que tiene un aneurisma.

Leonor es una joven que acaba de sufrir un desmayo en su casa.

Su madre, Eloísa, se ha llevado un buen susto

porque ha estado inconsciente durante más de cinco minutos.

Nada, que estábamos en casa y... se me ha desmayado.

Ha perdido el conocimiento. -¿Cuánto tiempo?

-Cinco minutos. Ha llegado a estar cinco, sí.

Hola. ¿Cómo te llamas? -Hola. Leonor.

-Leonor.

-Yo intentaba despertarla, y le he dado cachetes, agua...

-Ya. Bueno, pues venid conmigo y ahora os paso a consulta,

¿de acuerdo?

Leonor, ¿cuántos años tienes?

Pues es que estábamos en casa, preparándonos para salir a la calle,

para hacer unas compras, cuando de repente esta ha empezado a gritarme:

"¡Mamá, me mareo. Mamá, me mareo!".

Y cuando... he corrido todo lo que he podido

y, cuando he llegado, ya estaba en el suelo.

-Vamos a ver, que ha sido un mareo, que no es que me vaya a morir.

Ha sido un mareo y punto.

Es que si tuvierais que atender a todas las personas

que vienen por un mareo en Urgencias, ¡menuda movida!

-Ya.

-Es que tendríais que atenderla por sorteo.

-Pero no ha sido un mareo cualquiera. Cinco minutos en el suelo.

Inconsciente. Vamos, es que me parece que es lo lógico venir.

Además es que, francamente, de verdad,

por más agua que le he echado y más cachetes que le he dado...

Móvil.

Perdón, un momento. ¡Hombre...!

Si hay algo que no debe hacerse a una persona

que ha perdido el conocimiento, es golpearle en la cara o echarle agua.

Lo que hay que hacer es llamar a emergencias,

vigilar si respira y controlar el pulso con frecuencia.

Mantenerla caliente hasta que llegue la ayuda

y, si pensamos que no hay lesión en el cuello o la espalda,

tumbarlo boca arriba en el suelo con los pies ligeramente elevados.

Ya sé que me dice usted que nunca tengo nada.

Pero le pido por favor que me haga una última prueba.

Seguro que sale algo.

Jorge, honestamente, creo que no es necesario.

Entiendo que has sufrido mucho por la muerte de tu hermano,

es algo muy duro y son cosas que nos hacen ver

y ser más conscientes de nuestra propia mortalidad.

¿Has hablado con algún profesional sobre el tema?

No es un problema psicológico, doctor.

Yo de la cabeza estoy perfectamente.

Estoy muy cansado, me duele todo el cuerpo.

La cabeza parece que me va a estallar.

Y me cuesta horrores concentrarme en el trabajo.

Aparte, desde, como hace un mes o así,

he empezado a sentir cosquilleos muy extraños en las manos y en los pies.

Y ya, lo que me ha hecho decidirme a venir a verle es lo de los olores.

Huelo cosas que no están, es imposible que estén.

¿Qué tipo de cosas huele? Pues el otro día, por ejemplo,

estábamos en casa y empezó a oler a tabaco.

Y no fumamos ninguno de los dos.

O, en el coche, empiezo a oler a rosas.

O en la farmacia, también el otro día. Y allí no había rosas, doctor.

No sé. Es una cosa rarísima.

El otro día se empeñó en que alguien había estado fumando en casa.

Y no había venido nadie.

Incluso buscó en la basura por si había colillas.

Otro día le dio porque olía a rosas.

No sé qué significan estos síntomas

pero, no son los de siempre y son muy raros.

Te propongo algo, haremos el escáner.

Examinamos tu cabeza, al menos para que te quedes tranquilo.

Y si no encontramos nada, me prometes ir a un psicólogo.

Vale. Bien. Voy a pedir el escáner.

Imagino que no tengo que explicarte cómo funciona un escáner, ¿no?

No. No, doctor.

Parece que a mí me gustara venir,

pero es que yo no vengo aquí a echar el rato.

Te sientes muy impotente cuando la gente no te toma en serio.

Jorge es el típico paciente hipocondríaco.

Que incluso padece los síntomas de las enfermedades que dice tener;

pero cuando le hacemos las pruebas, nunca da positivo.

Aun así, tengo que tomarme en serio sus quejas.

Que de pronto huela raro, puede deberse a una enfermedad psicológica

o a un tumor.

Los hipocondríacos también pueden ponerse enfermos, ¿no?

Bueno, Leonor, me gustaría conocer tus hábitos, ¿de acuerdo?

Bueno, qué tal comes, si duermes bien, si te medicas...

Móvil.

Pues... a ver, como lo normal, ¿no?

Me llevo algún sándwich a la facultad,

intento dormir mis 8 horas. -M-hm.

-Y... fff; pues eso, es que no, no hago mucho más.

-Ya.

-Sí. Desde que está en la facultad, está muy diferente.

-Pero mamá, ¿qué dices? -Bueno, has dejado todo.

Ya no vas al baloncesto. Yo creo que fuma porros.

Pero, ¿qué dices, mamá? -Sí, sí, sí.

Estás desganada, no quieres hacer nada.

A ver, si he dejado el baloncesto es porque es aburrido y no me gusta.

Y la facultad pues es que no es lo más divertido del mundo.

El consumo de marihuana o hachís deteriora la capacidad

para crear nuevos recuerdos

y para desviar la atención de una cosa a otra.

También entorpece la coordinación,

el equilibrio y el tiempo de reacción.

Por lo tanto, también se ve afectada

la capacidad de realizar tareas complicadas;

de hacer deporte, de aprender y de conducir un vehículo.

Entonces, has icho que duermes 8 horas, ¿no?

-Lo intento, sí. -Vale. ¿Y comes variado?

-Sí, también lo intento.

Pues no sé, meriendo unas galletas con chocolate o...

-Para mi gusto duerme demasiado, ¿eh?

Se acuesta normalmente a eso de las 10,

se levanta a las 7 para ir a la facultad,

pero luego, cuando llega, se pasa toda la tarde tirada en su cuarto,

sin hacer nada. -Mamá, no.

-El tema de las comidas...

-Bueno, pues sí que me gusta comer algún dulce mientras estudio,

me relaja. - ¿Algún dulce?

¡Toda la tarde te tiras comiendo porquerías

llenas de grasas saturadas! Que te lo digo yo.

-Bueno... -Pues porque están en la cocina.

Leonor está en esa edad

en la que los niños y las niñas buscan su lugar en el mundo.

Está muy desafiante.

Cuando se mete en su cuarto a comer esas porquerías que se come,

yo le digo: "Hija, no comas esas cosas, de verdad,

que te van a sentar mal".

Ese tipo de productos buenos no son.

Está claro que... bueno, si forman parte de una dieta habitual,

desde luego son malísimos.

Móvil.

Pero de vez en cuando, tampoco hacen tanto daño.

Estos productos son portadores de las llamadas grasas trans,

que son las que se forman cuando los aceites se procesan

y se transforman en más sólidos.

A todo esto, hay que añadir las chucherías;

que no llevan grasas, pero sí muchísima azúcar.

Así que, grasas, colesterol...

a nuestras arterias no les gusta nada eso.

Para descartar un tumor, se le está haciendo un escáner a Jorge.

No es algo nuevo para él.

Pero esta vez espera que la prueba dé algún resultado.

Es un tumor. Estoy completamente seguro.

Y con todos esos síntomas, la cosa no pinta muy bien, la verdad.

Tampoco pudieron hacer mucho por Iñaki;

pero claro, ellos ya ni se acuerdan de él.

Para ellos es simplemente un muerto entre tantos otros.

Pero para mí es mi hermano, el hermano que perdí.

Vaya al grano, por favor, doctor, ¿qué tengo?

Estoy preparado para lo que sea. -¿Jorge tiene un tumor?

Vamos a ver, en el escáner no se aprecia ninguna anomalía visible,

Por suerte y como ya había pasado antes, no se aprecian alteraciones.

No me lo creo.

Entonces, ¿el cansancio y los dolores de cabeza, de dónde vienen?

No sabría explicártelo.

Te recomiendo que no te preocupes tanto.

Disfruta de la vida.

Estar todo el día preocupándose,

pues provoca dolores de cabeza y cansancio.

¿Los ataques de pánico?

Si es que a veces estoy hasta dos horas paralizado, doctor.

Yo ya no puedo más, de verdad.

Mira, Jorge. Entiendo tu frustración.

Pero después de años haciendo pruebas y no hemos encontrado nada,

pues entiende que yo también me sienta impotente.

En el escáner no se aprecia nada raro.

Y ya conocemos el historial de Jorge.

No puedo hacerle una prueba tras otra

porque hay otros pacientes que requieren atención.

Pero doctor, no tiene los mismos síntomas de siempre,

esta vez son distintos.

¿No puede hacer ninguna otra prueba?

Con los síntomas que presenta y con las pruebas que le hemos hecho,

desgraciadamente no.

Te recuerdo que teníamos un trato. Es una psicóloga amiga mía.

Habla con ella sobre tus miedos.

No pienso llamar a la psicóloga. Sería como admitir que estoy loco.

Lo que necesito es una segunda opinión.

Así que creo que voy a ir a ver a otro médico. Tengo derecho, ¿no?

No es que no me fíe del doctor Blanco.

Pero es que he ido tantas veces a verle sin tener nada,

que ya no me toma en serio.

Pero esto es como el cuento de Pedro y el lobo.

Sé que Jorge es hipocondríaco

y que hemos venido un montón de veces para nada.

Pero le conozco. Y sé que esta vez le pasa algo de verdad.

Llaman a la puerta.

Adelante.

Doctor, espero que no le moleste, pero necesito una segunda opinión.

Así que vengo a pedirle que me derive a otro especialista.

Igual él sí descubre lo que tengo.

Es que ya no aguanto más esta situación.

Está bien. Lo voy a tramitar.

Bueno, Eloísa. ¿Le importaría salir un segundito,

que le tengo que hacer unas preguntas...

bueno, un poco más íntimas,

y no me gustaría que se viera condicionada?

Bueno, entre ella y yo no hay secretos, doctora.

No hace falta que me vaya.

Seguro que no hay secretos,

pero me gustaría quedarme a solas con su hija.

Bueno, yo me voy porque usted me lo pide,

pero es totalmente innecesario. -Y yo se lo agradezco.

-Vale. -Bueno, cariño, hasta ahora.

Ya sé por dónde van los tiros.

Una niña en edad del pavo, los novietes...

Pero no, no, mi hija no está embarazada.

Hay cosas que no hacen falta ser dichas para que una madre las sepa.

Bueno, Leonor, ahora que estamos tú y yo solas,

me gustaría que fueras sincera conmigo, ¿de acuerdo?

Móvil.

Porque además así iremos más rápido en el diagnóstico.

Dime, ¿bebes? -No.

-Alcohol, claro. -No.

-¿Fumas?

-No. Ya se lo he dicho, que ni bebo ni fumo.

¿Consumes estupefacientes? -No.

-¿Estás siendo sincera?

-A ver, alguna vez sí que me he tomado algún cubata

de vez en cuando y sí que le doy alguna calada a un porro,

pero vamos, que es lo normal y que tampoco lo hago a menudo

porque no me sienta bien.

¿Has mantenido relaciones sexuales sin protección?

-No.

¿Y crees que puedes estar embarazada?

No. Ya le he dicho que no mantengo relaciones sexuales sin protección.

Móvil.

¿Y tienes el periodo? -Sí. Pero es que ya le he dicho

que no tengo relaciones sexuales sin protección y que no estoy embarazada.

¿Me deja ir al baño, por favor? -No. Un segundito.

Te voy a explicar lo del periodo, porque hay veces

que, cuando hay una pérdida abundante de sangre,

puede provocar algún desmayo.

Móvil.

Es solamente por eso. ¿De acuerdo? No porque desconfíe de ti.

Y ahora sí, sí puedes ir al baño. -Muy bien. Gracias.

-De nada.

Un episodio como el de Leonor puede deberse a diferentes causas.

En adolescentes, no podemos descartar un embarazo,

consumo de drogas o alcohol.

Y aunque Leonor ha negado este punto,

vamos a realizarle un análisis de sangre y de orina

para salir de dudas.

Además también podremos ver si tiene algún trastorno

de la conducta alimentaria.

Porque la anorexia y la bulimia pueden provocar deshidratación

o hipoglucemia, que también pueden causar un desmayo.

Llaman a la puerta.

¿Puedo pasar? Sí, claro.

¿Qué haces? Pues nada.

Aquí, viendo una radiografía de un paciente.

Verás, tengo... tengo un paciente que es hipocondríaco.

Ha venido mil veces a consulta y nunca tiene nada.

Ha sufrido mucho por la muerte de su hermano y...

Bueno, el caso es que me gustaría que lo atendieses tú.

Aunque solo sea para que se quede más tranquilo.

¿Me estás pidiendo que atienda un paciente tuyo?

Por favor.

Es que me va a estallar la cabeza. Me duele muchísimo.

Por favor, que este médico me diga lo que tengo.

Igual al doctor Blanco se le ha pasado algo por alto, no sé...

Si es que no puedo más.

A lo mejor no es un tumor o un cáncer.

Pero está claro que tengo algo.

Quiero saber lo que es antes de que acabe conmigo.

Jorge, Sara, ella es la doctora Rey. Hola, encantada.

-Encantado. -Encantada.

Os dejo en buenas manos.

Pues pasen conmigo, por favor.

Gracias. A ti.

Hasta luego, doctor. Hasta luego.

Jorge ha solicitado otro médico. Tiene todo el derecho.

Pero temo que la doctora Rey llegue a la misma conclusión que yo,

y no haga más que perder el tiempo.

Mamá, mira lo que ha dicho Teresa por Twitter.

Espera.

Bueno, Clara. Pues tómale la tensión y la temperatura.

¿Sí? -¿De acuerdo?

Y nada, le vamos a hacer unos análisis de sangre y de orina,

y también le vamos a hacer un electrocardiograma

y un electroencefalograma.

Pero, bueno, yo pensé que era un simple mareo, bajada de azúcar...

Bueno, primero tenemos que ver si el corazón y el cerebro funcionan bien,

que me imagino que funcionarán bien, así que esté tranquila.

Y también, bueno, hay que pensar que cinco minutos de inconsciencia

es para mirarlo con detenimiento. -Claro, claro.

Muchas gracias, doctora. -Bien.

Clara, cuando tengas eso, me lo pasas a consulta, ¿de acuerdo?

Te aviso enseguida, sí.

A ver...

Ya está.

Un desvanecimiento puede tener mil causas:

una tos fuerte, un sobreesfuerzo a la hora de defecar,

miedo, estrés, un dolor intenso, depresión, hipertensión...

Bueno, pues mira qué gorro tan mono te vamos a colocar.

Ah, espera. Te voy a recoger un poquito el pelo primero. Aquí.

¡Hui! Tienes muchas calvas, ¿no? Se te cae un poco el pelo.

Pues no sé nada.

Ya. Bueno, pues mira, espera un poquitín, ¿vale? Ahora mismo vengo.

Vale.

Cuando empecé a colocarle el gorro para hacerle el electro,

me di cuenta que la niña tenía calvas.

Entonces le pregunté que si lo sabía, y me dijo que no.

Pero, como ya tengo mucha experiencia con adolescentes,

enseguida me di cuenta que no estaba diciendo la verdad.

Tiene el nivel de plaquetas un poco bajo.

Vale. ¿Lo has comprobado?

Hola, perdona. ¿Tiene los resultados de los análisis?

Romero, un momento. Que estoy terminando de hablar con él.

Ah, bueno, perdón. He dicho perdón lo primero, ¿eh?

Pero aparte, no sabía que esto era como en el mercado,

que había que pedir la vez. Romero, no es como en el mercado.

Pero hay que tener un poquito de educación.

A ver, educación... Bueno, lo primero que he pedido perdón.

¿Qué pasa, un mal día?

¿El niño no ha dormido bien, no sé, te ha dado mala noche?

Mi hijo ha dormido perfectamente. Me alegro.

A lo mejor el problema lo tienes tú,

que, como estás más sola que la una y no tienes a nadie en casa,

te crees que eres el centro del universo.

Y nos tienes a todos ya un poquito hartos.

¡Guau! ¡Qué de cosas tenías dentro, ¿no? que tenías que decir!

Bueno, pues estupendo.

Cuéntame lo de los compañeros, que os tengo un poco hartos.

Cuéntame, ¿quiénes son? Romero. Vamos a dejarlo aquí.

No, no. Cuéntamelo. Es que me... de verdad.

No sé, creo que me he confundido de sitio, creo que esto es, no sé,

un patio de colegio donde la gente se dedica, pues eso, a cotillear.

Es fantástico.

Romero, voy a tener un poquito más educación que tú,

y voy a dejar esto aquí. ¿Vale?

Pues yo creo que no. Yo creo que debemos hablar.

Porque ese tonito de condescendencia,

fíjate, me tiene totalmente sorprendida.

¿Y sabes por qué?

Porque siempre te he visto como un hombre tranquilo, amable...

Mhm. Pero fíjate, ¡qué engañada, ¿eh?!

Vale. Pues gracias. Que pases buen día.

Igualmente.

Bueno, Jorge, pues cuéntame. ¿Qué es lo que te ocurre?

Pues mire, doctora. Desde hace unos meses me siento muy cansado.

Tengo dolor de cabeza, fiebre,

mareos, el corazón parece que se me va a salir del pecho.

Aparte también a veces tengo ataques de pánico,

con rigidez en el cuello y escalofríos.

Ayer mismo, estábamos en casa tan tranquilamente viendo una película,

y empecé a sentir como un hormigueo extraño

en las manos y en los pies. ¿verdad?

-Sí, y además huele cosas que no están.

-Sí. -Vale, de acuerdo.

Pues voy a necesitar unos días para estudiar su expediente,

y vamos a comenzar con una analítica completa. ¿De acuerdo?

¡Ya está! ¡Otro análisis de sangre!

¡Si es que todo lo resuelven con eso! ¡Si es que sois todos iguales!

-A ver...

Perdón, pero ¿le gustan los caballos? -Sí.

-No. Es que esa película he querido verla yo desde hace mucho tiempo.

-Es la película que estuvimos viendo ayer.

-¿Ah, sí? -Es que me encantan los caballos

y procuro ver todas las películas que tengan algo que ver.

-Aunque ahora me tengo que conformar con ver los caballos por la tele.

-Antes siempre íbamos a montar a caballo.

Pero desde que está enfermo, nos quedamos siempre en casa.

O sea, ¿que solía montar a caballo habitualmente?

-Sí. ¿Tan raro le parece que me monte a caballo?

No, no. Yo no he dicho eso. Solamente lo estaba preguntando.

Solo preguntaba.

Pues bueno, les llamo dentro de un par de días, ¿de acuerdo?

(Ambos):Hasta luego. -Hasta luego.

¿A qué ha venido esa pregunta?

No sé qué hay de extraño en que me guste montar a caballo.

Son ellos los que deberían ir al psicólogo.

Sé que puede parecer raro que le haya hecho esta pregunta

así, de improviso. Pero es que es importante.

Voy a hacerle unos análisis de sangre muy específicos

porque sospecho que ya sé lo que tiene.

La enfermera le ha visto a Leonor unas calvas en la cabeza,

y bueno, lo que vamos a hacer es, después de los electros,

una serie de pruebas para ver de dónde viene eso.

Pero es muy extraño, ¿no? Unas calvas...

Bueno, hay veces que es psicosomático.

La tricotilomanía es un trastorno del control de los impulsos

que afecta al cerca del 4% de la población,

y consiste en arrancarse compulsivamente el pelo,

pues por ejemplo de la cabeza, cejas, pestañas...

e incluso otras zonas corporales.

-Mi hija, ¿arrancarse el pelo?

-Oye, que yo no me arranco el pelo. Que os estoy escuchando.

Bueno, continuaremos haciendo pruebas y saldremos de dudas.

-Vale, vale. Muchas gracias. -Hasta luego.

Mientras tratan de averiguar cuál es la causa del desmayo de Leonor

y de las calvas que presenta en la cabeza,

ya están disponibles los análisis de sangre y orina.

Pues yo acabo de hablar con papá

y le he contado que todo está controlado,

que ya te han estado haciendo las pruebas y que todo va muy bien.

¿Vale? -Vale.

-No te preocupes. -Vale.

-Doctora. -Hola.

-Hola.

Bueno, los resultados son normales, ¿de acuerdo?

O sea, no hay embarazo, no hay resto de estupefacientes,

los niveles de azúcar son normales, no hay arritmias,

el azúcar está bien, pero el colesterol está un poco alto.

Y eso pues seguro que es por la dieta tan buena que llevas.

Y bueno, tampoco hay signos de epilepsia, así que vamos a continuar.

¿De acuerdo? -Vale, vale.

-Ahora mismo viene Clara. -Vale.

-Pero, Eloísa. -Sí.

-Me gustaría que se viniera conmigo un segundito.

-Vale, vale. Vale. Muy bien, doctora, la acompaño.

-Viene ahora. -Ahora vengo, cariño.

-Sí. -Hasta ahora.

-Que vaya bien.

El electrocardiograma y el electroencefalograma

no han aportado ningún dato reseñable.

Y luego está lo del tema del cabello.

Aparte de por cuestiones psicosomáticas,

podría tratarse de algo que no se ve reflejado en los análisis,

como un síndrome de útero poliquístico

o un alto nivel de andrógenos.

Los resultados del análisis de sangre de Jorge,

el paciente hipocondríaco que cree que tiene todo tipo de enfermedades,

ya están listos; y han revelado una sorpresa.

Para asegurarse, la doctora Rey le está haciendo una punción lumbar.

No quiero decirle nada al paciente hasta que no esté segura al 100%.

Es bastante hipocondríaco y podría ser contraproducente.

Bueno, Jorge, voy a proceder,

así que necesito que estés lo más quieto posible, ¿de acuerdo?

Si me está haciendo esta prueba tan seria

es porque lo que tengo es grave, ¿verdad, doctora?

No. No te preocupes. Tú solamente tienes que estar relajado.

Con una punción espinal se saca el líquido cefalorraquídeo del cuerpo,

se envía la muestra al laboratorio y en unos días sabremos algo.

Esto es desesperadamente lento.

Primero que analicen la sangre,

luego que analicen el líquido cefalorraquídeo.

Y yo, mientras tanto, me encuentro peor.

Al cabo de unos días, Jorge y Sara vuelven para conocer los resultados

de la punción lumbar.

Bueno, ¿qué dicen los resultados?

¿Tengo alguna enfermedad

o me va a mandar también usted con un psicólogo?

No. No te voy a enviar con un psicólogo.

Te hemos detectado una enfermedad que se llama la enfermedad de Lyme.

La enfermedad de Lyme es una infección bacteriana provocada

por una bacteria de la que las garrapatas son portadoras

y que pueden infectar a alguien con una sola picadura.

Como sus síntomas son tan poco específicos,

se suelen diagnosticar antes otras enfermedades,

y esto puede hacer difícil llegar al diagnóstico correcto a tiempo.

Lo cual implica que la enfermedad puede hacerse crónica.

Mira, aunque solamente sea para descartar que no te pasa nada,

estas pruebas son imprescindibles; y hay que hacerlas. ¿Vale?

Vale. ¿Estás tranquila seguro?

(Suspira).

Bueno. Además, también podría ser estrés, la píldora anticonceptiva...

Hay muchísimas cosas.

Es que no tomo la píldora y estrés... ¿qué estrés?

Si acabo de empezar las clases.

Pues no sé. Tendremos que seguir investigando a ver.

Vale.

Oye, por cierto, ¿no tendréis Wi-Fi? Sí. Pero es de uso interno.

¿No me podrías dejar la clave para que avise a mis amigos y ya?

Lo siento de verdad, pero no.

Si no llevas ni dos horas y media en el hospital.

Y además, ¿tus amigos no están en el colegio?

Sí, sí... Pues entonces no hay urgencia.

Ya hablarás con ellos después.

Ya. Pero es que se preocupan y así los aviso

y se quedan tranquilos y ya está. Bueno, pues ya está.

Como no hay Wi-Fi, utiliza el 4G, si tienes.

Ya, pero es que los 2 gigas que contrato

se me acaban en la primera semana, entonces...

¿En la primera semana? ¿Ya no tienes los dos gigas?

Sí. ¿Los consumes?

La enfermera Clara me ha dado la pista.

Leonor ha estado muy nerviosa durante todo este tiempo,

llevándose la mano al bolsillo de la sudadera,

de una forma inconsciente y automática.

Voy a estudiar los resultados de todas las pruebas que le hemos hecho,

pero me da que se trata de la epidemia del siglo XXI

entre los adolescentes.

En realidad, la pista me la dio el DVD.

¿Cómo que el DVD?

-Sí. Al comentarme que solías montar a caballo,

pensé que te podía haber picado una de las garrapatas

que suelen estar adheridas a este tipo de animales.

Estas garrapatas son portadoras de un tipo de bacteria,

que se llama Borrelia Burgdoferi,

y que son las causantes de esta enfermedad.

¿Y es grave esto? -Bueno, si logramos localizarla

en las primeras etapas, con un tratamiento antibiótico,

pues se puede paliar sin problema.

La dificultad está cuando ha pasado un tiempo

y no se ha recibido un tratamiento.

Ahí es cuando vienen las complicaciones

con el corazón, el sistema nervioso y las articulaciones.

En tu caso, me temo, Jorge, que se ha podido convertir en crónica.

Jorge recibirá unas altas dosis de antibióticos durante unos meses.

Habrá que esperar ese tiempo para comprobar

si hace falta administrarle más tratamiento,

o si los síntomas desaparecen.

Me parece muy fuerte que a un profesional

se le haya podido pasar por alto una enfermedad tan grave.

Menos mal que se nos ocurrió pedir una segunda opinión.

Si no lo hubiésemos hecho, no sé qué habría sido de Jorge.

Me vais a disculpar, pero yo no voy a consentir

que habléis mal de un compañero mío delante de mí. ¿De acuerdo?

Además, Jorge, tú estuviste confundiendo constantemente

al doctor Blanco, hablándole de los síntomas de la enfermedad

de tu hermano. Y eso es cáncer.

En cualquier caso, lo más importante es que hemos dado con la enfermedad,

¿ok? Y la vamos a tratar. Eso es lo más importante.

También es cierto que a mí me ha sido relativamente fácil encontrarlo

porque yo mi tesis doctoral la realicé sobre las enfermedades

de transmisión causadas por las picaduras de insectos y arácnidos.

A veces una persona, cuando acude a un servicio médico,

tiene que ser paciente.

Llegar a un diagnóstico, requiere de tiempo para realizar pruebas

y para que los médicos contrastemos opiniones.

Y mucho más cuando lo que se padece es relativamente poco frecuente

en la práctica clínica habitual.

Yo no sé si Jorge es consciente de ello.

Pero la casualidad de que mi tesis doctoral incluyera

la enfermedad de Lyme, causada por la picadura de una garrapata,

ha podido salvarle la vida.

Coincidencia, casualidad, destino... No lo sé.

Pero a veces parece que el universo se confabula.

Pues por una parte, me siento aliviado,

y por otra muy cabreado.

Llevo un año luchando con una enfermedad.

Y decían que me la inventaba.

Ha sido agotador.

Pero bueno, estoy encantado de haber encontrado a la doctora Rey.

La doctora Romero ha intentado hablar con Leonor

sobre el tiempo que pasa en Internet.

Pero la niña no quiere colaborar.

Su madre también lo ha intentado, y tampoco ha conseguido nada.

La enfermera Clara les ha pedido que le dejen intentarlo.

Nada, la doctora,

que está convencida que pasas mucho tiempo en Internet.

Dice tu madre que a las 10 te vas a acostar.

Pero bueno, otra cosa que no tenemos claro es a qué hora te vas a dormir.

Ya. Hombre, te digo una cosa, Leonor,

si duermes poco tiempo,

puede ser que el desmayo que te ha ocurrido sea por esto, ¿eh?

Cuando hay pocas horas de sueño, puede pasar.

Ah.

Según los expertos,

la adicción al móvil la sufren una de cada mil personas

que lo utilizan. Sobre todo jóvenes y adolescentes.

Técnicamente, se denomina nomofobia.

Y se llama así porque el paciente siente fobia

cuando no tiene el móvil cerca de él.

Mi recomendación es que no es nada sano

pasar las horas previas al sueño, cerca de una pantalla electrónica,

porque la luz artificial nos afecta a nuestros ciclos de sueño

y además nos mantiene en vigilia mucho más tiempo si abusamos de ella.

Bueno, es lo normal, ¿no? Quiero decir.

Todos los jóvenes de hoy en día estamos hasta las 4 o 5...

Bueno... No sé.

Yo he visto a veces salir el sol y todo.

¡No me digas!

En adolescentes, siempre es un problema tratar de equilibrar

en su educación las actividades al aire libre

con buenos hábitos alimenticios y de sueño.

Pero es un objetivo prioritario.

Para mantenerse de forma sana y desarrollarse de forma sana,

hay que tener comportamientos sanos.

¿Cuántos grupos de Whatsapp tienes? Tendré unos cinco o cuatro, no sé.

¿Cuatro o cinco? ¿Me dejas que mire tu móvil?

Sí. Déjamelo.

A ver, cuatro o cinco, ¿Leonor? Yo aquí por lo menos veo 20.

Y además, no te dejan de pasar mensajes.

Pero, bueno, es que es lo normal, ¿no?

Es como nos comunicamos los jóvenes hoy en día.

Quiero decir, es la herramienta que tenemos, no sé.

Eso es verdad pero, que puede ser una adicción, también.

¿Qué voy a hacerle? Si es que está todo en el teléfono.

Hablo por e-mail con los profesores desde el teléfono,

tengo los libros en el teléfono, consigo trabajo desde el teléfono,

me comunico con mis amigos y con mi familia desde el teléfono.

Es que... Ya.

Es que si no tengo el teléfono, no tengo nada.

Es una tontería.

Cualquier persona de mi edad está todo el día con el móvil

y no por eso se va desmayando por la calle.

No saben lo que tengo.

Y por eso le tienen que echar la culpa a algo, está claro.

¿Herranz? Sí. Soy, soy Romero.

Bueno, que quería disculparme

porque la verdad es que la escena de antes ha sido un poco...

que no venía a cuento.

Y me gustaría disculparme contigo, no sé. Herranz, ¿Me oyes?

¡Hola! Cuéntame.

Ah, hola.

Romero. ¿Cómo lo hacemos?

¿Nos disculpamos a la vez, uno después del otro, a la de tres?

Bueno, a la de tres estaría bien, pero...

No sé, una pregunta, ¿es verdad que los compañeros piensan eso de mí?

A veces cuando se discute se dicen cosas que no vienen a cuento.

Bueno, no vienen a cuento, pero no te estoy preguntando eso.

¿Es verdad que dicen eso de mí?

Pues sí. Eres un poco brusca y a veces avasallas.

¿Quieres que siga de verdad? -No.

Vale. No. Está bien.

Vale. Y ya que estamos en este plan: ¿crees que soy falso?

No. ¿Seguro?

No. Lo del tonito condescendiente, pues sí.

Pero bueno, es que eres casi perfecto. No sé.

A veces es como que estás por encima del bien y del mal. Pero falso no.

Bueno, ¿qué, a la de tres? Venga, vale.

(Ambos): Una, dos y tres.

Lo siento. Acepto tus disculpas.

O sea, pero tú eres un caso.

Hacemos una cosa, ¿te invito a un café y limamos asperezas?

Mejor invítame a una tila, que Rey me está aficionando.

Anda, vamos. Que espectáculo, ¿no?

Doctor Blanco. Jorge, Sara, ¿qué tal?

Pues, me acaban de dar los resultados de la punción lumbar

y resulta que tengo la enfermedad de Lyme.

¿Sabe usted qué es eso, doctor? Sí, sí.

Claro que sé lo que es.

Aunque la verdad es que nunca me he topado con nadie que la padezca.

Es una enfermedad poco corriente.

Y si a esto le sumamos la insistencia del paciente

en que tenía cáncer y su tendencia a la hipocondría,

el diagnóstico se complica aún más.

Solo puedo decirle que lo siento.

¿Sabe que la enfermedad se podía haber vuelto crónica

por no haber recibido tratamiento a tiempo?

Yo lo siento. Pero se lo tenía que decir o reventaba.

Me ha sentado muy mal que, encima de que no encontrara lo que tenía,

le tomara por loco.

Vale que Jorge no está bien.

Pero eso no quita para que se le trate como a cualquier otro paciente.

¿Está recibiendo tratamiento antibiótico?

Sí. ¡Menos mal!

La verdad es que la doctora Rey es una gran profesional.

Por fin alguien se ha tomado mi caso en serio.

Así que creo que ya no voy a necesitar ir al psicólogo, doctor.

Tome. Aquí tiene su tarjeta.

La enfermedad de Lyme. Ahora que lo pienso, lo veo clarísimo.

Aunque he de confesar que nunca se me hubiera ocurrido.

Lamento que esto haya provocado un retraso en el tratamiento.

Quizá inconscientemente me distraje con la hipocondría de Jorge.

De todo se aprende. Incluso de mis colegas más jóvenes.

Bueno, los resultados de las pruebas que hemos hecho son negativos,

¿de acuerdo?

Lo que creo es que tienes es falta de sueño

porque tienes una adicción muy grave al móvil.

Bueno, pues dentro de lo que cabe, eso es una buena noticia, ¿no?

No es grave.

Bueno, una adicción no deja de ser una adicción.

Bueno, sí, es verdad. Yo había oído hablar en la tele de esto y...

Pero pensaba que eran exageraciones de los periodistas,

la verdad, doctora. -¿Exageraciones?

Bueno, pues de momento, tu caso va a ir a manos de una psicóloga.

¿A manos de una psicóloga?

Móvil.

Ay, perdone. Espere un momento que...

Pero, ¿qué puedo hacer yo por mi hija?

Un segundo, disculpe, que es mi marido, que pregunta...

Ya, disculpe, era mi marido. ¿Qué puedo hacer yo por mi hija?

Pues de momento, predicar con el ejemplo.

La adicción a los móviles en los jóvenes es altamente preocupante.

Lo primero que se produce es un aislamiento progresivo

del mundo real.

Se pierde interés en el deporte, las aficiones...

En definitiva, todo lo que no esté dentro de la pantalla del móvil.

Además se producen fuertes oscilaciones en el estado de ánimo,

en el trastorno del sueño...

Lo que puede provocar un bajo rendimiento académico,

porque es que afecta a la atención y a la concentración.

Pero, ¿te encuentras ahora mejor? -Sí. Eh, mamá...

-¿Qué?

-Que prefiero que lo tengas tú.

-¿De verdad? -Sí.

-¡Ay, cariño!

¿Te encuentras bien?

Si estuviese bien, nos hubiésemos quedado durmiendo.

¿Cómo no va a tener el estómago fastidiado?

¿Ha visto lo que come?

Mire, esta mañana se han empeñado en meterse en un Burger para desayunar.

Es importante tener una dieta variada.

Los niños y los adolescentes comen menos alimentos,

o alimentos menos nutritivos de lo recomendable.

¿Has tomado drogas o tomas alguna habitualmente?

No, no consumo nada.

Es muy raro que alguien acepte que toma drogas,

y más delante de su madre.

Es Violeta, que lleva unos meses que se le olvidan mucho las cosas,

y tiene como lagunas de memoria, la verdad.

A raíz del accidente de coche, como que son más habituales.

Una conmoción cerebral causada por un accidente de tráfico,

puede hacer que una persona no recuerde lo sucedido.

La otra noche, por ejemplo... -No cuentes eso.

Es evidente que a Violeta le pasa algo

mucho más allá de sus problemas de memoria.

Vámonos. Ha sido muy amable; pero yo no estoy loca.

Y si esa es la única respuesta que tiene a mis problemas,

entonces ya no tenemos nada más que hacer aquí.

Subtitulación realizada por Mercedes Escudero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro Médico - 17/12/15

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Centro Médico - 17/12/15

17 dic 2015

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro Médico - 17/12/15 " ver menos sobre "Centro Médico - 17/12/15 "
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios