www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3349142
No recomendado para menores de 7 años Centro Médico - 05/11/15 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Rocío y Justino han acudido al hospital con su hijo Elías.

El niño les ha contado que, últimamente, no oye bien.

¿Puedes dejar un poquitín el móvil, eh?

Déjalo...

Tú no oigas, eh, tú no oigas.

Tiene razón papá, deja el móvil.

Ahora estamos en el médico.

El niño lleva diciendo tiempo que no oye bien,

y yo le hubiera traído antes,

pero su padre dice que soy una exagerada.

Según él, el niño oye mal solo cuando le interesa.

Pues mi mujer es que yo creo que se agobia por todo.

Vamos, el crío tampoco está tan mal.

Pero ésta, tiene una décimas de fiebre, a urgencias.

Está el niño un poco descompuesto, a urgencias.

Y, vamos a ver, en la calle hay virus.

Hola, buenos días.

-Buenos días. -Buenos días.

Soy la doctora Marina Rey.

Encantada.

¿Y qué le puede pasar a este chicarrón?

Pues nada, que lleva unos días quejándose de que le duele el oído

y que no oye bien, y hoy, cuando le he recogido del colegio,

se encontraba peor.

Muy bien, vamos a echar un vistazo.

Los dolores de oído en los niños son frecuentes.

El 75 % de todos los casos de otitis media aparecen en menores de 10 años.

Y algo muy curioso, lo que puede empeorar el dolor de oídos

en un niño es el hecho de que ellos encuentran muy difícil explicar

lo que les ocurre o lo mal que se sienten.

Klaus es alemán y pidió el traslado a España en su trabajo

cuando se quedó viudo

con la intención de jubilarse aquí.

Perdón, señorita, ¿cuando van a verme?

En cuanto podamos, lo siento.

Cuando me dices una hora, es esa hora.

¡Estoy esperando media hora ya!

Lo sé... Le prometo que en cuanto podamos le atendemos... de verdad.

No podemos hacer nada más.

Pero desde hace unos meses está de baja

porque ha tenido una repentina pérdida de vista y oido.

Ha acudido a varios doctores y hospitales

pero ninguno logra averiguar por qué.

El TAC no muestra ningún tumor.

Hay veces que los tumores muestran síntomas

antes de tener un tamaño considerable,

pero no es el caso.

Es cierto que hay daños en el sistema nervioso

pero no sabemos de dónde vienen,

con lo cual no sabemos cómo atajarlos.

¿Tiene usted algún nuevo síntoma?

El estómago, me duele muchísimo el estómago.

Es desesperante. Me explican y me explican lo que no han averiguado.

¡Pero eso me da igual!

Yo quiero que me digan lo que me pasa y que lo van a parar.

Tengo mucho miedo.

He pasado por tantos médicos ya, y no sé que puedo...

Estoy solo en España, no tengo a nadie...

Mi plan era trabajar aquí, jubilarme en la playa,

era mi sueño...

Pero ahora, ¿dónde voy a acabar?

Con esto...

Klaus, no se rinda.

Es muy fácil decirlo.

En Alemania, ¿iba usted siempre al mismo hospital?

Sí, los últimos años siempre...

Me gustaría que, por favor, pidiese su historial.

A lo mejor hay algún detalle que antiguamente no le diese importancia

pero que ahora nos puede dar alguna pista.

Bueno, casi nunca he estado enfermo.

Pero lo voy a pedir ahora mismo, cuando llegue a casa.

Las explicaciones que se me ocurren no son muy alentadoras.

Ahora mismo me inclino a pensar que pueda ser una esclerosis múltiple

pero para confirmar ese diagnóstico hay que hacer aún muchas pruebas.

De todas formas le voy a hacer también un análisis

del líquido cefalorraquídeo.

Y un estudio genético para indagar en enfermedades raras

que tengan también esos síntomas.

¿Más pruebas? ¡Estoy tan cansado de las pruebas!

Klaus, tiene mi palabra de que voy a hacer todo lo que esté en mi mano

para que usted se cure.

Es usted mi última esperanza.

Me fío. No tengo otro remedio.

Klaus, confíe en mí.

Ahora tranquilín, Elías.

No te preocupes, que no muerde.

Mira a mamá, por favor.

A ver, gira un poquito...

¡Muy bien!

Para el otro lado.

Pues yo no veo nada.

Ni siquiera tiene signos de enfriamiento.

¡Cuentitis!

En los adultos es poco probable que el dolor en el oído

sea debido a una infección en este órgano.

El dolor puede provenir de otro lugar

como de la articulación en la mandíbula,

los dientes o la garganta.

A esto se le llama dolor referido.

Pero en los niños casi siempre es debido a una infección.

Aunque el dolor también puede venir

por la irritación del conducto auditivo externo,

el uso de bastoncillos de algodón

o por restos de champú que quedan en el oído.

Elías, ¿tú recuerdas haberte dado algún golpe?

Lo raro es que no me lo dé.

-Eso digo yo.

Es que mi hermana tiene las colchonetas elásticas al lado

y con su primo Santi pues todo el día haciendo el burro.

Como no tienen bastante con saltar ¿verdad?

Tenemos que hacer mortalitos, y saltar por encima de los hierros,

v y más si hay gente, que se ponen chulitos.

Bueno, pues lo normal de los niños.

Es lo lógico que salten y que jueguen.

A parte que, como somos feriantes, y vamos de un lado a otro,

él lo que necesitaría es un poco de estabilidad,

pero así, pues está complicado.

-¿Te duele? -No.

Un golpe en la cabeza puede provocar pérdida de audición

aunque no parece apreciarse nada a simple vista.

Es que no tiene ningún golpe, no tiene nada.

No tiene nada que pueda justificar los dolores de oído

y la pérdida de audición.

¿Y eso que quiere decir? ¿Que está bien?

Pues sí, eso está diciendo.

Es que aquí, como nos pica un dedo y ya vamos al hospital...

Bueno, el hecho de que yo

no haya encontrado nada en una primera exploración,

no quiere decir que el niño oiga bien.

Les voy a hacer un volante

y lo mejor es que le vea un especialista

para que le haga un reconocimiento médico.

Van con él a la entrada y piden cita.

Muy bien.

Al doctor Herranz se le está resistiendo el diagnóstico

de su paciente Klaus, alemán afincado en España.

Llegó con pérdida de visión y oído.

Pero tras varias pruebas, no sabe de dónde pueden venir sus síntomas.

Como ves, hay lesiones neuronales de vista y oído,

que sí que apuntan a una esclerosis.

Pero la punción lumbar no ha revelado

anticuerpos en el líquido encefalorraquídeo

y no hay lesiones en otra parte del cuerpo

y síntomas como la mala digestión no coinciden con nada...

No se, he descartado ya el glaucoma,

la leucemia, vasculitis, la enfermedad de Dave...

Klaus vuelve al hospital, esta vez por urgencias,

y con un pronóstico muy grave.

Alteración del pulso, insuficiencia cardíaca y respiratoria.

El paciente está fibrilando...

¡Fuera!

¡Fuera!

Rocío, Justino y Elías han vuelto al hospital

dos días después de la primera consulta,

para hablar con el especialista.

Están muy preocupados.

El niño se queja ahora también de un fuerte dolor de cabeza.

Nosotros no hemos visto nada en el reconocimiento.

Pero es que en la feria puede ser cualquier cosa...

Que puede ser una canción alta, pueden ser los coches de choque...

Alguna sirena...

Elías no para de llorar, le duele muchísimo la cabeza.

Vamos a hacerle un TAC.

Elías, tras quejarse de no oír bien,

ha sufrido un tremendo dolor de cabeza.

Le están realizando un TAC

para comprobar si hay anomalías neurológicas.

Klaus ha llegado por urgencias

con insuficiencia cardiaca y respiratoria.

Con arritmia ventricular maligna.

Ha estado al borde de la muerte, pero han conseguido estabilizarlo.

Este nuevo síntoma, solo abre nuevas incógnitas sobre su diagnóstico.

Está estable, pero le está subiendo la fiebre.

Ponle antipirético, Jimena.

He pedido un hemocultivo y una ecografía de corazón.

Por los síntomas que tiene el comportamiento del corazón

yo creo que puede ser una reacción autoinmune,

o una bacteria que provoque una endocarditis.

Me parece una buena posibilidad.

La endocarditis es una inflamación del revestimiento interno

de las cámaras y válvulas del corazón.

Normalmente está causada por una infección bacteriana,

pero en ocasiones muy especiales también puede ser fúngica,

o sea, por un hongo.

Por favor, doctora, díganos que no es algo grave.

Tranquilos, ya tenemos los resultados del TAC.

Han dado negativo.

Siéntense, por favor.

La verdad es que no hemos encontrado nada extraño.

He estado barajando la opción de que pudiese tener una enfermedad

que se conoce como la malformación de Arnold Chiari,

es una enfermedad que se presenta a través de síntomas como vómitos,

insomnio, dificultad a la hora de tragar, de hablar,

y por supuesto, dolores de cabeza y pérdida de audición.

La malformación de Arnold Chiari es una anomalía cerebral

que consiste en que el cerebelo,

la parte del cerebro que controla

la coordinación y el movimiento muscular,

sobresale y ocupa parte del espacio

que normalmente ocupa la médula espinal.

Hay algunos niños que nacen con esta anomalía

mientras que otros la desarrollan conforme van creciendo.

Voy a prescribirle una analítica completa al niño

y cuando tenga los resultados dentro de unos días, me gustaría citarles.

Muy bien.

Buenos días, Ángela.

Necesito una eco transesofágica para el señor Klaus Breuer.

Un segundito.

-Hola, buenos días.

Quería saber si han ingresado aquí al señor Breuer esta mañana.

Buenos días.

Soy el dr. Herranz.

Hola, buenos días. ¿Cómo está?

El paciente está ingresado en la UCI pero no le puedo contar mucho mas.

Soy Manuela, su vecina.

Es que he visto esta mañana que se lo llevaban en la ambulancia

y me he quedado un poco preocupada.

Al no ser familiar, no podemos dar información.

Pero sí puedo decirle que, de momento, está con nosotros.

Muchas gracias.

¡Ay! Le traía también este sobre,

porque ha llegado esta mañana a su casa.

Se lo he recogido yo, y viene de una clínica o un hospital.

Por si les puede ayudar.

Sí no le importa, se lo acerco yo.

Le diré que ha venido.

-Muchas gracias. Gracias.

Es un hombre muy agradable

y últimamente le veía un poquito mustio.

Sé muy bien lo que es estar solo,

y especialmente cuando estás en un hospital.

Por eso estoy aquí.

Y espero que se ponga bien.

¿Cómo va la fiebre?

Bien. Los antibióticos están haciendo efecto.

Ya no tiene fiebre.

Gracias.

Hola, Klaus. ¿Cómo se encuentra?

Bien.

Ha venido una vecina suya, Manuela.

Nos ha entregado un sobre que parece el historial que pedimos.

Me gustaría pedirle permiso para abrirlo.

Le dejo, es importante que descanse.

Pues efectivamente, como me dijo el paciente,

siempre ha tenido una salud de hierro.

A excepción de una prótesis de cadera

que le pusieron hace unos años

casi no había pisado el hospital.

Es lo que llamaríamos "un tiarrón del norte".

Elías, el niño que padecía una simple pérdida de audición,

vuelve por urgencias.

Ahora no solo le duele la cabeza,

sino que también sufre un profundo dolor de tripa

que se ha hecho insoportable.

¡Al niño le duele mucho la tripa!

De repente empezó a chillar,

y la verdad es que no sabía qué le pasaba.

Yo le preguntaba y él me decía:

¡Mamá, mi tripa, que me duele mucho la tripa!

Y era muy frustrante, porque no podía hacer nada,

no podía ayudarle, y estaba sufriendo.

Y menos mal que llegó mi marido,

lo cogió corriendo y nos vinimos a urgencias.

Siempre es estresante tratar a un paciente que grita

y se retuerce de dolor.

Y aún más a un niño por razones obvias.

Pero lo médicos ya están con Elías,

y lo importante ahora es evitarle el dolor para que no sufra.

El niño está más tranquilo.

Le hemos dado unos calmantes y está mejor.

Es que a él le duele mucho la cabeza.

Está muy irritable,

últimamente me dice también que le duele mucho la tripa,

hace mucho que no va al cuarto de baño...

Muy bien... Voy a hacer una radiografía entonces.

Voy a llamar al laboratorio

para que me envíen de urgencia los análisis de sangre.

-¿Y podemos pasar a verle?

Esperen aquí, por favor.

Gracias.

-Tranquila.

Dolores de cabeza, irritabilidad, pérdida de audición...

Todo parece generarse en la cabeza, pero el TAC no mostró nada.

Por esa razón he pedido una radiografía de tórax y abdomen.

Espero que la respuesta a nuestros interrogantes esté ahí.

La situación y los síntomas son lo suficientemente graves

como para empezar a preocuparse.

Han llegado los resultados del ecocardiograma de Klaus.

Herranz quería comprobar cuanto antes

si era compatible con una endocarditis,

una infección del corazón.

Que sí, que no se me ha olvidado...

Que te prometo que te llevo a Judo hoy.

Da un beso a mamá, ¿vale?

Perdone, doctor. Han llegado los resultados de Klaus.

Gracias, Ana.

La ecocardiografía no revela exactamente

lo que buscaba en el corazón.

El paciente padece una cardiomiopatia, es decir,

una dilatación severa del ventrículo izquierdo

que explica perfectamente todos los fallos cardíacos,

pero que no está necesariamente relacionada con una infección.

Seguimos sin saber, eso sí, si todo lo demás está relacionado

y cuál es el origen de la enfermedad de Klaus.

¿Ves? No sale nada incorrecto.

Yo lo he visto todo normal.

Sí, los análisis están bien. Me los han pasado antes.

Ahora la cuestión es que, cuando se le pase la infección,

si se confirma,

creo que deberíamos implantarle un desfibrilador automático

para que no le vuelvan a dar ataques.

¿Y no tenemos novedad de la infección?

En principio, parece que reacciona bien a los antipiréticos.

Tenemos que esperar a que venga el hemocultivo.

-Me molesta mucho...

-La garganta... Es normal, es por la sonda.

Ya.

Pero ya está mucho mejor.

Dentro de poco, podrá estar de nuevo con su familia.

-Yo no tengo familia. -¿Ah, no?

-No, estoy solo. -Pues ya somos dos.

Yo tampoco tengo familia... No tengo hijos.

¿No tiene? ¿Tan joven, no cree en el amor?

No tengo mucho tiempo yo para creer en el amor...

Yo sí creo en el verdadero amor.

Pero mi mujer se ha muerto hace poco y ahora...

La echo mucho de menos, todos los días.

Como pueden ver, hay una serie de objetos circulares

que están dentro del tracto digestivo.

¿Y esto es por lo que le dolía la cabeza, el estómago...?

Seguramente el dolor de abdomen sí,

pero no estoy tan segura con la cabeza y los oídos.

¿Entonces...?

Necesito ingresar inmediatamente al niño.

¿Ingresar? Si solo tenía un dolor de tripa...

Todavía no tengo los resultados de los análisis de sangre,

pero es evidente que hay que hacer un lavado de estómago.

¿Un lavado de estómago? ¡Madre mía!

Hay que hacerlo, para que esté bien...

Ya está, ¿no?

Pero... ¿cómo se ha complicado todo?

Es que estaba claro que la cosa iba a salir mal.

Pero claro, yo soy la histérica, la que me preocupo siempre,

los niños no se ponen malos...

Los niños tienen enfermedades de niños que se curan solas y ya está.

Pues le tienen que hacer un lavado de estómago...

¡Le van a tener que dormir y todo!

A ver, yo no es que sea un mal padre,

pero todos hemos sido chavales y...

nos henos hecho los enfermos para no ir al colegio...

Pero es que esto no tiene muy buena pinta...

Rocío está mal y...

¡cómo le pase algo a mi chaval...!

¿Está usted bien?

Tengo mucho frío.

Un momento, que ahora le traigo una mantita, eh, un momento.

-¡Espera! -Hasta mañana, Ángela!

El paciente está empeorando.

Le está subiendo mucho la fiebre.

-¿Klaus? -Sí.

El señor Breuer ha empeorado después de una leve mejoría.

El doctor Herranz acude de inmediato a verle.

¿Qué ha pasado?

Le ha subido la fiebre y está vomitando.

Había reaccionado bien a los antipiréticos,

¿qué sentido tiene que se ponga mal ahora?

Un lavado de estómago es una técnica habitual.

Una vez sedado, se introduce una sonda lentamente por la nariz

o por la boca.

Esta sonda pasa por la faringe, llega al esófago,

y lo atraviesa hasta llegar al estómago.

Es importante que la sonda pase al esófago al llegar a la faringe

y no a la tráquea porque si no iría a los pulmones.

Para comprobar que se ha colocado correctamente,

se introducirá un poco de aire con el que se debe hinchar el estómago,

y no los pulmones.

Cuando se llega al estómago, se succionará el contenido

y se recogerá en una bolsa o en un embase transparente

que hay en el extremo externo de la sonda.

Así podremos ver de forma directa el contenido del estómago

y se comprobará la presencia de sangre, medicamentos

o restos de alimentos.

Parece que ya está estable. ¡Por fin!

No lo sé, Dacaret.

Estoy pensando que a lo mejor no es una infección,

a lo mejor es un problema de intoxicación o envenenamiento.

Estoy pensando en metales pesados, como el plomo o el mercurio.

Bueno, tiene sentido.

Ya. La cuestión es que lleva ingresado 3 días,

y en teoría, al estar alejado de la fuente,

debería ir a mejor, no a peor.

Aunque no hallemos el tratamiento exacto, no se...

¿No has pensado que pueda tener alergia a los antibióticos?

No. Eso no explicaría la cardiopatía ni la ceguera, ni la sordera...

Yo creo que voy a tirar por metales pesados.

Lo que le está pasando es horrible y me siento impotente

de no serle de ayuda.

Esto nos pasa a veces a los médicos.

Y no es que seamos malos en el trabajo.

Es, simplemente, que el cuerpo humano es una máquina

que aún esconde muchos misterios.

Mediante la aspiración por sonda,

pues lógicamente, no hemos podido extraerle los objetos

que les he enseñado en la radiografía.

Lo bueno es que si le hemos limpiado el estómago

y ahora vamos a proceder a realizarle una endoscopia

con la que sí le quitaremos los cuerpos extraños.

-Muy bien... ¿qué pasa hijo? -Tengo que ir al baño.

Pasa por aquí...

-Ya están aquí los resultados. -Gracias.

Los niveles de plomo en sangre son altísimos...

El nivel de plomo en sangre es de 27,4 microgramos por decilitro,

mucho más alto que los 5 microgramos considerados tolerables.

¿De dónde sale este altísimo nivel de plomo?

Hay que encontrar cuanto antes la fuente de intoxicación.

La vida de Elías podría correr peligro.

¡Elías!

¡Ay, ay! -¡Elias!

Doctora, ¿qué está pasando?

¿Me podéis decir qué está pasando, por favor?

Acompáñenme fuera.

¿Cómo iba a imaginar yo que estoy iba a acabar así?

Pero si vinimos porque ... porque no oía bien...

Tras varios días intentando salvar a Klaus,

un paciente extranjero que sufre múltiples síntomas,

como pérdida de oído y visión, ceguera y una cardiomiopatía,

los doctores Dacaret y Herranz

han pedido un análisis de metales pesados

en la sangre del paciente para valorar

una posible intoxicación.

Quería comentarte una cosa, si tienes un momento.

Ya se que a ti no te gustan mucho estas cosas,

pero soy adicto a una serie de estas de médicos

que parecen de ciencia-ficción. ¿De médicos?

Sí... y el otro día, justo,

había un caso de intoxicación por una prótesis.

Y me he preguntado...

Pregúntale al doctor si resulta que Klaus tiene una prótesis.

Sí, la tiene.

Pues esta paciente justo tenía una intoxicación por cobalto.

No se si te sirve de algo o no...

Luego hablamos.... Vale.

Tiene todo el sentido del mundo.

La infección sigue y sigue su curso y siempre va a más,

porque la fuente del veneno está dentro del paciente.

Lo que empezó siendo una visita rutinaria al médico

se ha convertido

en un asunto de máxima gravedad por intoxicación por plomo.

Sé que es una situación delicada

pero les aseguro que su hijo está en buenas manos.

Vamos a realizarle una laparatomía exploratoria de urgencia.

¿Y eso que es?

Es una cirugía con la que vamos a abrir el abdomen

para ver los problemas que tiene su hijo

y que no hemos podido saber con otras técnicas.

Pero, ¿tienen que abrir?

Sí, es necesario.

-Vale, vale. -Tranquilos, todo saldrá bien.

El niño está grave.

El plomo puede haber afectado

el buen funcionamiento de sus órganos internos.

Lo que no se es como teniendo ese nivel de plomo

todavía no ha sufrido un colapso.

La situación es muy delicada.

Los cirujanos están intentando estabilizar al niño

y encontrar esa fuente de plomo que lo está envenenando.

El problema es

que haya afectado a algún órgano interno irremediablemente.

La posibilidad de que sufra algún fallo multiorgánico es grande.

Mira, tiene el cobalto y el cromo, los dos, muy altos,

en sangre y en la orina.

He pedido un informe a toxicología para que nos diga

cual es el antídoto más adecuado.

Vale.

Gracias, Julia. -De nada.

¡Pepa, prepara el quirófano

para extirparle la prótesis de cadera a Klaus.

Pero... ¿y el protocolo normal?

Tiene derecho a elegir cirujano...

No hay tiempo.

Que le hagan radiografías de cintura para abajo detalladas,

para ver si se ha desprendido algún trozo.

Pero, ¿voy a recuperar la vista y el oído?

No se lo puedo asegurar

porque ha estado mucho tiempo expuesto al cobalto.

Lo que sí puedo decirle es que vamos a parar los síntomas.

Y que el calvario de que nadie sepa qué tiene se acaba aquí y ahora.

Ojalá, porque no puedo más.

Le dije que le iba a ayudar. Muchas gracias, doctor.

Algunas prótesis fabricadas con cobalto,

en las que erosiona metal con metal,

al dañarse pueden soltar parte de ese material

con el que han sido fabricadas.

El cobalto se utilizaba antiguamente

porque era un material muy resistente,

pero actualmente casi todas son cerámicas.

Este es un caso muy, muy excepcional.

Las horas pasan lentas para los padres de Elías.

La operación de urgencia para salvar la vida de su hijo

se extiende en el tiempo.

Hasta el momento, no han recibido más información.

Rocío, la madre, apenas puede aguantar en pie.

Ha salido todo bien.

La doctora Rey quiere hablar con ustedes, quiere enseñarles algo.

Nadie en el hospital ha visto nunca una cosa parecida.

No me extraña que el chaval tuviese esos dolores.

Esto es lo que su hijo tenía dentro del apéndice.

¿Tienen idea de lo que puede ser?

Es que no lo había visto en mi vida.

¡Claro, claro que lo sabemos!

Si usted no lo conoce es porque nunca ha estado en la feria, doctora.

Son los perdigones del tiro al blanco del puesto que tenemos en la feria.

¡La madre que lo parió!

Pues eso es lo que su hijo tenía alojado en el apéndice.

¡Qué barbaridad, qué barbaridad!

Dentro del apéndice de Elías había exactamente 57 perdigones

y, además de la intoxicación por plomo,

y de las graves consecuencias que conllevó,

estos perdigones hicieron

que su apéndice pesara 7 veces más de lo normal.

Evidentemente, estos perdigones son

de la casa de tiro que tienen sus padres

y han llegado hasta allí porque se los ha tragado.

¿Por qué? Eso es algo que solo Elías podrá contestar.

Tras una intoxicación por el cobalto de la prótesis

que tenía en la cadera,

a Klaus le implantaron una nueva prótesis

y un desfibrilador en el corazón

para tratar de detener nuevas arritmias ventriculares malignas

relacionadas con la miocardiopatía severa que padece.

Pueden ir pasando.

Gracias.

Meses después se ha recuperado bastante bien

de algunos de los síntomas que le causó la intoxicación.

¿Se puede? Pase, Klaus.

¿Qué tal? Pues bastante mejor.

Veo que ha recuperado algo de vista.

Sí, si. Las últimas semanas se ha estancado un poco,

pero, en general...

Los niveles de cobalto son normales.

El cardiólogo le ha revisado el corazón

y la cadera espero que le dure muchos años.

Voy a darle el alta.

Pues no se como agradecerle todo esto.

Me ha salvado la vida.

No tiene nada que agradecer.

Perdón, un momento.

Sí, si cariño... Hoy te llevo a Judo.

Hasta luego.

Perdone.

¡Manuela! -Muchísimas gracias.

Eran apuestas con mi primo Santi.

Lo llevamos haciendo un año.

El que ganaba, se comía una chuche,

pero el que perdía se comía un perdigón.

¡Hijo mio, de verdad!

Elías, escúchame bien. No puedes hacer eso nunca más, ¿me oyes?

El plomo es muy tóxico, es muy peligroso

y te puede llegar a matar.

-¿Lo estás oyendo bien, Elías? -¡Nunca más!

Avisen a sus familiares para que le hagan un reconocimiento

también al otro niño.

Sí, ya llamo yo.

Si tu has perdido 57 veces,

¿cuántas veces ha perdido Santi?

¡Vaya dos, vaya dos!

Ya hablaré yo con Santi.

Estábamos en la parada del bus,

he empezado a notar que me mareaba...

Lo que le ha sucedido a Yolanda es pero que muy raro

que fuera solo por llevar pantalones ajustados.

Por fin podré hacer algo útil por él.

Ojalá funcione y dejemos de verle sufrir.

He encontrado una información en los análisis que...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro Médico - 05/11/15

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Centro Médico - 05/11/15

05 nov 2015

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro Médico - 05/11/15 " ver menos sobre "Centro Médico - 05/11/15 "
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. liseth

    hola soy de Venezuela todos los día veo el programa no me lo pierdo estoy enamorada de el doctor javier blanco quisiera que el mismo me responda

    24 ago 2016