Sigue las aventuras de conocido surfista Kepa Acero, que recorrerá el Camino de Santiago de la costa (Camino del Norte), bordeando en bicicleta y con su tabla, toda la cornisa cantábrica, desde Irún hasta Finisterre. El surf va a ser el guía y el hilo conductor de la serie en todo momento. Sin duda, un proyecto estimulante para todos lo que forman parte de él, con mucho potencial para convertirse en todo un éxito.

5611335 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Caminando sobre las olas - Etapa desde Cariño hasta Doniños - ver ahora
Transcripción completa

Mi nombre es Kepa, soy surfista

y me dedico a documentar viajes de surf por todo el mundo.

Crecí en un pueblo vizcaíno muy vinculado a la cultura de surf

y desde muy joven competí por todo el planeta.

Pero en la competición no encontraba lo que quería,

así que hace 10 años decidí ir a surfear

y documentar aventuras en solitario por todo el mundo.

Después de haber viajado tanto me dado cuenta

de que no hace falta irse tan lejos

para vivir una experiencia fascinante,

es por ello que quiero compartir esta travesía surfeando

y documentando la ruta norte del Camino de Santiago.

He dormido en Cariño,

un pueblo marinero con un precioso paisaje natural.

Desde aquí tengo el privilegio de disfrutar

de la belleza de los acantilados más altos de Europa.

Como en todas las etapas, en esta dejo atrás grandes historias

en las que he conocido a personas que no olvidaré.

Han dejado huella.

Me dirijo por el camino de San Andrés desde Cariño,

otra de las alternativas para llegar al santuario.

Estoy saliendo de Cariño, que he dormido allí

y voy camino a San Andrés de Teixido

a comer unos percebitos

y a visitar a al señor Rafael

que es un gran conocedor, un experto del camino de San Andrés

y a ver qué me cuenta.

San Andrés de Teixido es el segundo santuario más visitado de Galicia,

después de Santiago de Compostela

y el camino que llega a él es verdaderamente asombroso.

En San Andrés me espera Rafal Usero, profesor, investigador

y cronista oficial de Cedeira,

que actualmente trabaja en la reedición de su libro,

El santuario de San Andrés de Teixido.

Bueno Rafael, este es tu libro.

O sea, que eres un experto en el tema.

¿Y el santuario en base a qué se construyó?

Qué creencia o...

Y también hay una fuente...

¿Tiene propiedades curativas?

Y la gente que hacía el peregrinaje y sigue haciendo,

¿por qué razón la ha hecho?

Y la gente lo sigue haciendo, ¿verdad?

Muy buenas.

Ahí va caballero, esto por aquí y esto por aquí.

Mi padre mataba por esto. ¿Mataba por esto? Normal que mate.

Los percebes más ricos del mundo. Si, ¿no?

O considerados los más ricos del mundo.

¿Puedo? Adelante, usted mismo.

¿Cuál es tu nombre, perdona? Mi nombre, Sergio.

Sergio bueno, yo soy Kepa. Encantado.

¿Son caros los percebes?

A lo que cuesta cogerlos son demasiado baratos.

Eso me decía el percebero,

que la gente no tiene en cuenta el riesgo que lleva.

Exactamente, la gente cuando llega aquí dice que son muy caros,

yo siempre digo una expresión que yo tengo:

si bajan por este caminito llegan al acantilado y está libre,

escoja los que ustedes puedan coger y disfruten.

Pero la vida de una persona no se le puede poner precio, nunca en la vida

Porque dónde están los percebes están las olas, también, ¿no?

Exactamente, el percebe está pegado en el acantilado,

ellos se tienen en que atar con cuerdas y colgarse del acantilado

y trabajan metidos en el mar.

Aparte es un oficio que conlleva su riesgo y es muy duro,

tienes que estar en muy buena forma y saber lo que haces.

¿No coges? Sí cojo, te voy a acompañar.

Claro, hombre.

No sé si es un pecado tomarlo con cerveza.

Si, con cerveza, con vino, da igual.

Y tiene algún...

El percebe alguna arte de cocinarlo o es sencillamente cocerlo.

Es agua y un poquito de sal, poner agua a hervir,

cuando está hirviendo a borbotones echas el percebe, y para de hervir.

Lo tapas, y el momento que vuelve otra vez a hervir,

retiras y listo, ya está cocido.

Es el mismo percebe lo que tiene el valor.

Por sí solo ya tiene sal, pero es, bueno,

fomentar un poquito un toque de sal nada más y listo.

Ya tiene sabor suficiente a mar. Estupendo.

Pues nada vamos a darle, ahí. A darle duro.

La verdad es que estoy agotado y me echaría una siesta,

pero ahora debo continuar el camino.

Voy ahora de camino a Cedeira.

Me quedo alucinado cuando me asomo a la espectacular Ría.

Cuenta la leyenda que los hombres y mujeres

que viven en esta costa

fueron en sus orígenes hijos de pescadores y ballenas.

Me acercaré por el museo del mar para conocer mucho más de cerca

las singularidades de este lugar.

Me recuerda a Julio Verne, no sé por qué.

Si, es que es el traje de buzo que había hasta no hace mucho.

Aquí como puedes ver nosotros tenemos...

Esto está cogido todo por los marineros de nuestro pueblo.

Aquí tenemos vértebras de ballena, cráneos de cachalote, aletas,

pero sin embargo tenemos muchísimos restos.

Mira, aquí tenemos estos restos de ballena,

pero también tenemos restos, dientes de megalodón.

Era como una ballena azul, ¿no? Gigante.

No, era un tiburón enorme. Pero, ¿del mismo tamaño, no?

Si, del mismo tamaño, sobre 30 metros.

¿Y por qué dices que Cedeira nació en el mar?

El nombre ya, Cetárea, quería decir tierra de cetáceos.

Nació del mar, es decir, nosotros somos una comunidad pesquera

desde antiquísimo

y nos asentamos aquí porque las condiciones de la Ría eran propicias

y porque fuimos desenvolviendo gracias al mar

fuimos saliendo adelante.

Y sobre todo esto, ya ves, todo esto es especial

porque fue cogido en nuestros caladeros,

muy cerca de nuestra costa.

Yo tengo la teoría de que todo esto está ahí

porque confluyen el Cantábrico y el Atlántico.

Entonces los mares suben, suben y se quedan, suben y se quedan

por eso tenemos el mejor percebe del mundo,

porque es el que come lo mejor,

el mejor plancton de todo el Cantábrico y de todo el Atlántico.

Me llama la atención el contraste de estas gafas.

Si, porque todos estos son restos que encontramos,

queremos darle este matiz de conservación de la naturaleza,

porque estamos realmente haciendo cosas muy graves

para que se mantenga el mar.

Estas gafas, concretamente estas gafas tan modernas,

fueron encontradas en una zona surfeira como es Pantín,

en la playa.

¿Por quién? Por mí.

Muy bueno ese apunte.

Aquí entramos en una zona realmente interesante,

es lo que había, las fábricas de conserva,

en Vigo hubo trece fábricas de conserva.

En el año 1765 vinieron los catalanes

y decidieron instalarse aquí

y empezaron a dar técnicas de fabricación de conserva,

y esta fábrica concretamente, ésta,

fue en el año 36 campo de concentración.

Aquí hubo presos asturianos y presos gallegos.

Y esto, le tenemos un cariño especial

porque ésta es la rueda de timón de un barco de vapor

de pesca de Cedeira de los años 50 que tiene anexo un telégrafo, o sea,

un teléfono para hablar con la máquina.

Entonces en la máquina hay una cosa exactamente igual que ésta

y cuando el patrón quiere hablar al puente,

sopla por aquí,

y abajo en la máquina, al entrar aire...

Es la llamada para hablar y dar instrucciones,

oye para, o avante, o atrás, o lo que sea.

Cómo ha cambiado la cosa, ¿eh? Cambió totalmente.

Mira si cambió la cosa

que yo creo que lo único que se sigue utilizando es la campana.

Después de conocer mucho más de cerca

las historias que esconden estas costas,

me dirijo a Valdoviño, localidad que pertenece a la comarca de Ferrol,

también conocida como Ferrolterra.

Aquí he surfeado y competido toda mi vida,

y he quedado con mi amigo Vicente Irisarri,

surfista pionero de los 70

e impulsor del museo de surf de Valdoviño,

para que nos cuente algunas batallas que tiene muchas.

Es un placer para mí.

Ya lo sabes, nos conocemos de hace unos cuantos años.

La verdad es que para mí también,

lo que ocurre es que me siento en este ambiente

ya no sé si soy un personaje de museo,

viéndote a ti todavía tan joven y tan activo,

y yo aquí que no sé ya si soy parte un poco de alguno de estos paneles,

porque la vida va pasando.

Cuando me dijeron que veníais, pues eché cuentas

y el apellido Acero entró en mi vida en el año 1991,

que fue el año en que Quicksilver a través de Jorge Imbert

nos dijo que la figura del póster,

las fotos tenían que ser de tu hermano Eneko.

Pues me alegro que hagas este viaje en un momento en donde

por todo el Cantábrico te vas encontrando a gente viva,

porque esto, desgraciadamente, por las leyes de la biología,

no va a ser eterno.

Con lo cuál, fenomenal que hayas venido hasta aquí,

y que tengas hasta Compostela un viaje feliz.

Para mí es muy importante poder documentar los inicios del surf,

y también ese agradecimiento,

nosotros también les dejaremos a otros una cultura,

pero esa cultura empezó también por vosotros,

¿como empezasteis a surfear o la primera noticia cómo fue?

Lógicamente partimos de una base,

de que a la gente que nos entró el veneno del surf,

que empezamos a practicar el surf, éramos ya deportistas.

Aquí básicamente en Galicia,

los pioneros del surf veníamos de dos deportes,

la pesca submarina que era nuestro caso,

y la natación,

y todos conocíamos que existía un deporte que se practicaba en Hawái

porque lo veías en las revistas del Reader's Digest,

o lo veías en algún Nodo...

que eso existía pero que aquí era imposible practicarlo

puesto que no había material.

Esa es la realidad

y lo que sucedió fue concretamente, como sabes yo nací en Vigo

pues que en el año 1969 unos compañeros míos de colegio

vieron a unos tíos que de pronto se ponían de pie en un artefacto

en la playa de Patos.

Esos tíos resultaron ser unos extranjeros que pasaban por allí,

de los pocos que venían por la costa gallega,

porque cuando venían surfistas a finales de los 60, 70

y a lo mejor casi hasta ahora, aunque ahora ya algo menos,

normalmente cruzaban Francia, País Vasco, tal vez Cantabria,

pero en seguida cruzaban hacia Portugal y luego para Marruecos.

Ese era uno era un recorrido muy típico,

por Galicia pasaban menos.

Pues aquellos sí pasaron, y en el año 69 sucedió esta escena

y automáticamente estos amigos nuestros pues les preguntaron,

y por la información que ellos traían,

pues se fueron a Biarritz ese mismo verano

y trajeron la primera tabla de surf.

En este 91 el Pantín Classic Quiksilver

alcanzase las cotas que ha alcanzado

tenemos en este momento surfistas aparte de los mejores de España,

del resto de los países del mundo que lideran este deporte.

Vicente también es uno de los impulsores del Pantín Classic,

una de las competiciones mundiales más antiguas y emblemáticas

del surf europeo.

Y es un privilegio poder charlar con personas

que tienen tanto qué contar y qué enseñar.

Te iba preguntar también,

yo he tenido la suerte de haber estado en el Pantín Classic,

no desde el principio pero bastante pronto.

¿Cómo surgió la idea de hacer un campeonato en Pantín?

¿Como empezó el Pantín Classic?

Bueno pues yo creo que la historia del Pantín Classic

es una historia de pasión, una historia de un campeonato

que nace con el corazón y se hace con el corazón,

y también yo creo que con un componente alto

de autoestima de lo propio.

Es decir, nosotros, mi familia particularmente,

yo me iba con mi mujer y los críos casi todos los años

a surfear a las Landas, y allí empezamos a asistir

a los primeros grandes campeonatos del mundo

que se empezaron a hacer en la Canó, Hossegor y demás,

y empezamos a ver que aquello era muy atractivo

y que se hacía en un entorno que no teníamos nada que envidiar.

Entonces lo que decidimos es en el año 1987, como antes decían,

esas navidades, fundar el Océano Surf Club

que también nos sirviese, desde defender el medio ambiente,

que aparece en los estatutos ya en el año 87,

hasta organizar un campeonato internacional

que ya veíamos que tenía una gran proyección

y nos atrevimos de una forma, si tú quieres un poco pedante,

a ponerle en la primera edición el calificativo de Classic.

Y entonces la suerte que tuvimos fue que en la primera edición,

con la Océano Surf Club recién fundado y en la primera edición,

pues que las olas nos cuadraron de maravilla,

entonces la gente se quedó pasmada y esa es la historia del Pantín.

Se nota el cariño y también se nota aquí en el museo,

porque este museo... ¿la idea es vuestra, no?

Si, la idea del museo también nace ligada al Océano Surf Club,

es decir, nosotros somos los que tuvimos la idea primitiva

de poner en marcha esto.

Nosotros no somos nadie ni tenemos presupuestos

ni ningún local ni nada por el estilo,

entonces teníamos que proponérsela a un ayuntamiento

y pensamos hacerlo con el de Valdoviño ¿por qué?

Porque también sabemos el lugar que ocupa el surf en el mundo,

pero lo que es evidente es que hay una historia que contar, de siglos,

y entonces eso es lo que justifica que se hagan museos de surf,

un Pantín Classic que de alguna manera

pues ya cumplía los 30 años cuando se abre el museo,

y decidimos contar en este museo por la historia del surf mundial,

la historia de la llegada del surf a Europa

y concretamente a nuestro país, ¿no?

Y la tercera historia es la del Pantín Classic,

entonces yo creo que ha quedado un museo modesto

porque todos los comienzos tienen que ser modestos

para ir creciendo,

y lo que queremos es que sea un museo vivo,

un museo que haga actividades,

que todos los años haya un festival de música surf,

un festival de películas de surf,

que vengan los colegios a conocer esto,

ligarlo mucho al medio ambiente,

ligarlo mucho también a los hijos del surf, es decir, el skate,

el kite surf, el bodyboard, todos estos deportes de deslizamiento,

el snowboard,

que tienen muchos de ellos una raíz en la en la práctica del surf,

es decir, que le demos mucho contenido

y lo que pasa que hace falta pasión, hace falta fondos también

por parte de las administraciones,

pero estamos muy contentos del esfuerzo que ha hecho

el ayuntamiento de Valdoviño.

En A costa das ondas hay tantas playas que no sé ni a cuál ir.

Voy finalmente a Pantín a darme un baño

y disfrutar de esta mítica playa.

Si no hay olas en Pantín no hay olas en ningún sitio de la costa.

Bueno aquí vamos, que he dormido en Valdoviño esta noche,

voy dirección a Ferrol a la playa de Doniños

donde tengo muchos amigos y muchos recuerdos.

Y me voy a encontrar con mi amigo Luís que ha sido competidor

y he estado con él toda la vida

y así que a ver qué historias me deparan hoy en el camino.

Me dirijo a la ciudad de Ferrol donde coincidimos con el comienzo

del camino inglés hacia Santiago de Compostela.

Pero yo no cogeré esta ruta ya que me voy a dirigir primero

a la playa de San Xurxo donde me espera mi amigo Luís.

Pero antes pasaré por las Meninas de Canido.

Esta ruta tiene su origen en un certamen artístico y reivindicativo

iniciado por un pintor local

para denunciar el estado de abandono del barrio de Canido.

Salgo hacia San Xurxo donde me espera Luis Rodríguez,

tercera generación de surfistas gallegos que como toda su familia,

ha hecho del mar un modo de vida.

Apa ahí, Luigi. ¿Qué tal, Kepita?

¿Qué tal andas, tío? Aquí tranquilito por casa.

Bueno aquí estamos tío dándole a la bici.

Estás hecho un Mikel Landa, eh.

Se me están poniendo unas patas...

Joe chaval, como van a ir los reentrys y los tubos en Mundaka, eh.

¿Qué tal todo, Luigi, tío?

Muy bien, muy tranquilo, casado, papi, viviendo aquí en esta playa...

Calidad de vida perfecta.

Bueno, ¿tú has empezado a surfear aquí en Doniños, no?

Si, justo la playa de al lado.

Y tu aita era marino mercante, ¿no?

Si, en mi casa de toda la vida estuvimos ligados con el mar,

era marino mercante

y me acuerdo cuando era pequeño que nuestras vacaciones

era llamar al barco y preguntarle:

"oye papá, ¿dónde vas a estar atracado el 25 de junio?"

Cogíamos un avión y mis vacaciones eran ir en el barco mi padre.

Y esto, ¿cuándo lo descubriste, el surf?

El surf lo descubrí por mi hermana, culo veo, culo quiero, tío.

Si, cogía la escoba al paipo, y yo, pues hermana mayor,

pues yo también quiero

y luego hicimos un curso de bodyboard con el mítico Nano Couto

y me dejó una tabla y ahí empezó todo.

Bueno, y se te dio bien. Si, no tan bien como a ti, pero sí.

Ni a mi tan bien como a mi hermano, pero bueno.

Hicimos nuestra carrera después. Y lo pasamos muy bien.

¿Cuántos años estuviste ahí haciendo...?

Yo hice 10-11 años o así, hasta los 25 o 26.

¿Y te gustaba competir? Me encantaba.

Hay que llevarlo eso, mi hermano Eneko sigue compitiendo.

Y aquí cuando tú empezaste, ¿había surferos?

Yo estaba en un vacío generacional,

estaba la primera generación de los Couto,

los Montalvo y toda esta gente.

Esa fue después de Irisarri, claro.

Si, me equivoco, la primera de Irisarri

y luego estaban éstos y luego había un barullo así

de entre los que tenían dos años más que yo y tres años más que yo,

y luego aparecí yo.

Pero ahí ya vino un poco la masa. Si, los 90 por decir algo,

pero sí, puede decirse que había esas tres estirpes antes de llegar yo.

Y aquí la verdad es que todavía surfeais tranquilos, ¿no?

Lo bueno de esta cosa es que tenemos 14 playas surfeables

orientadas a todos los vientos menos al noroeste

y hay unas que entra más mar y otras que entra menos mar,

entonces tienes infinidad de posibilidades si quieres surfear.

Y si encima quieres surfear solo,

en la misma playa caminando un poco siempre encuentras un bañito solo.

Cuándo acabaste viviendo un poco de surf

o en ese mundo de competición,

pensaste montar una escuela, ¿por qué razón?

Yo perdí el sponsor y como que me enfadé un poquito con el surf, ¿no?

No con el surf en sí, eso lo llevamos dentro,

esa forma de vivir que tenemos nosotros,

y nunca dejé de surfear ni un solo día,

pero no entendía ciertas cosas de la industria del surf,

pero todos los días iba al agua.

Y como ya te habías hecho a una serie de gastos, hipoteca, tal...

pues necesitabas unos ingresos.

Pues me puse a trabajar y me acordé todavía

estando con mi mujer, era mi novia,

ya me veía la cara, y le dije, que necesitaba volver a lo mío.

¿Qué es lo tuyo?

Dije que necesito volver al surf.

Dice, ¿qué vas a competir? Y dije no sé que voy a hacer,

pero yo ya no tengo 18 años, voy a seguir trabajando en esto

pero me voy a preparar algo, para mí.

Me dijo, vale, tienes un año para probar.

Y empezó un poquito a competir

y luego surgió la idea de montar una escuela

y era simplemente pues compartir mis enseñanzas,

que yo me tuve que ir a tu tierra a entrenar con Gallo,

compartir mis enseñanzas con la gente de aquí,

hacerlo un poquito más bonito y más profesional

y seguir ligado al mar que al final es lo que llevo en la sangre

igual que tu familia y todos los que estamos en el mar.

Pues igual hasta... ¿no tienes clase, ahora, no?

No, pedí el día para ti. Vamos a darnos un bañito.

Estas dos últimas etapas han sido especiales.

Estoy cogiendo buenos días de surf

y la verdad es que estoy contento.

Llevaba muchas etapas sin poder coger olas

y disfrutar de lo que más me gusta.

Esta zona de Galicia es espectacular,

tienes muchas playas con diferentes orientaciones

para coger olas por todos lados.

Hoy dormiré en el camp de Doniños

cerca de la playa donde he surfeado con Luis.

Es un lugar que me han recomendado

y donde podré después de todo descansar.

Eneko que era mi ídolo, y tú estabas ahí tocando la guitarra,

pelo largo... Tenía pelo y todo.

Voy a hacer una chocolatera.

¿Puedo tocar? Si, claro.

Mi opinión es que hay tantos caminos como personas.

Bueno, pues vamos a probar el queso. Si, hombre, no hay pega ninguna.

He empezado de Valencia. Joe, pues un pateo, ¿no?

Caminando sobre las olas - Etapa desde Cariño hasta Doniños

28:46 28 jun 2020

Kepa se encontrará con Rafael Usero en San Andrés de Teixido. Visitará el museo de Mares de Cedeira y el Museo del Surf en Valdoviño, donde se encontrará con su amigo Vicente Irisarri. Seguirá su ruta la mañana siguiente hasta Ferrol.

Kepa se encontrará con Rafael Usero en San Andrés de Teixido. Visitará el museo de Mares de Cedeira y el Museo del Surf en Valdoviño, donde se encontrará con su amigo Vicente Irisarri. Seguirá su ruta la mañana siguiente hasta Ferrol.

ver más sobre "Caminando sobre las olas - Etapa desde Cariño hasta Doniños" ver menos sobre "Caminando sobre las olas - Etapa desde Cariño hasta Doniños"

Los últimos 10 documentales de Caminando sobre las olas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:17 pasado domingo Kepa ha quedado en la playa de Razo con su amigo Goni Zubizarreta. Se dirigirá hacia el Eco Museo Forno do Forte. Aquí retoma la ruta tradicional del Camino de Santiago y visitará Sobrado Dos Monxes. Por fin, llegará a Santiago de Compostela, donde intercambiará impresiones con otros peregrinos.

  • 28:46 28 jun 2020 Kepa se encontrará con Rafael Usero en San Andrés de Teixido. Visitará el museo de Mares de Cedeira y el Museo del Surf en Valdoviño, donde se encontrará con su amigo Vicente Irisarri. Seguirá su ruta la mañana siguiente hasta Ferrol.

  • 33:23 21 jun 2020 En Isla Pancha Kepa quedará con Eric Rebiere. En este capítulo Kepa se desviará por el Camiño do Mar, una variante del Camino de Santiago. En Foz visitará a su amigo Huevo. En Barreiros visitará una vaquería. En Esteiro, surfeará con Pablo Maciñeira. En Cariño estará con un percebeiro y una redera.

  • 31:47 14 jun 2020 Kepa se dirige a Salinas para encontrarse con Carmen López, una sufista invidente. Continúa su camino hacia Cadavedo, donde pernocta en un albergue de peregrinos. En Tapia de Casariego hablará de pesca sostenible con pescadores de la zona. Kepa termina su etapa en Castropol.

  • 27:23 07 jun 2020 Kepa visitará los Bufones de Pría. A su paso por Ribadesella visitará a su amigo surfista Guillermo Alonso. Parará en el Albergue Municipal de Sebrayo. También parará a retomar fuerzas en Villaviciosa, en la Sidrería Bedriñana. A su llegada a Gijón, Kepa se dirige al surf camp de su amigo Dani Aznar

  • 25:49 31 may 2020 Kepa saboreará las dulces corbatas de Unquera. Ya en Asturias visitará la fundación Archivo de Indianos en Colombres. A su paso por Puertas de Vidiago, visitará El Hoyu l'agua. Kepa surfeará en la Playa de Andrín, un sitio espectacular donde coger buenas olas.

  • 28:39 24 may 2020 La primera parada de Kepa será en la fábrica de quesos de la Abadía de Viaceli. En la playa de Luaña practicará surf como terapia para niños autistas. Su amigo Manolo le contará la historia del Pájaro Amarillo en la Playa de Oyambre. Para finalizar la etapa, se encontrará con Ruben Fuentes, surfista de Longboard de San Vicente de la Barquera.  

  • 28:08 17 may 2020 Este capítulo comienza en Somo. Kepa visita a los hermanos Carlos y Alí con los que cogerá algunas olas. Además, se encontrará con su amigo Pablo Gutierrez, referente del surf en España. En Santander se encontrará con Carlos Beraza, Merodio y Jesus Fiochi, pioneros del surf en España.  

  • 30:08 10 may 2020 El capítulo comienza en Castro Urdiales en el albergue de peregrinos donde Kepa ha pasado la noche. En Laredo cogerá un barco para cruzar a Santoña. Seguirá su recorrido hasta llegar a Noja, donde verá a su amigo Marcos Carmona. Termina el capítulo en la Cabaña del Abuelo Peuto en Güemes.  

  • 00:39 17 abr 2020 Estreno de ‘Caminando sobre las Olas’ el domingo a las 19:20h en La 2 y por nuestro canal de YouTube. El famoso surfista y viajero, Kepa Acero, nos acompañará por el recorrido del Camino de la Costa. Kepa, que viajará en bicicleta con su tabla de surf, empezará en la frontera francesa y acabará en Santiago de Compostela.

Mostrando 1 de 1