www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3827088
Para todos los públicos  Cachitos de hierro y cromo - Música de gasolinera - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía de programa)

¿Quién no ha oído, alguna vez, hablar de música de gasolinera?

No es un género ni un estilo concreto,

más bien, una marca no escrita,

de la que muy pocos se han vanagloriado,

y que, sin embargo,

ha generado infinidad de melodías perdurables y genuinos sonidos.

Música súper

y, alguna que otra, también con plomo.

Camino, camino, camino...

Precaución, amigo conductor,

la senda es peligrosa.

Que dame la mandanga y déjame de té,

dame chocolate que me ponga bien,

dame de la negraca que buen olor, que con la maría vaya colocón.

Ayúdenlo,

ni cucharas impregnadas de heroína...

Otra vez sin gasolina.

¡Espabílate!

("Yo quisiera ser civilizado")

(TARAREAN)

Si yo os digo: "Papi, papi", ¿vosotros me decís?

(PÚBLICO) "¡Papi chulo!"

Papi, papi, papi chulo...

La música, en la carretera, ha circulado siempre

en la misma dirección.

Atentos a las señalizaciones, que les indicarán

nuestras próximas estaciones de servicio.

Empezaron artesanalmente y vendiendo sus casetes

por las gasolineras.

Eres mi deseo...

En ellas podrán repostar...

y también recordar.

¡Eh, la rumba, ole, ole!

Vente misiana Juana,

vente misiana, misiana Juana,

vente misiana, misiana Juana...

Música de gasolinera, sí,

pero incombustible.

Bellotero, bellotero. ¡Sí!

Bellotero, bellotero, voy.

...de Televisión Española, Daddy Yankee enciende la rola.

A ella le gusta la gasolina...

("El rey de la carretera")

Saben en España entera

que no tengo competencia,

en mi fama no hay fronteras.

Me nombró la providencia

el rey de la carretera.

Bienvenidos a "Cachitos de hierro y cromo",

el nuevo programa dedicado a la música

que hoy estrenamos.

Sí, habéis escuchado bien,

nuevo programa dedicado a la música,

sin que nadie se tenga que batir en duelo

o perecer en el intento;

sin más jurado ni sentencias que las que dicta el tiempo.

Canciones como trozos de vida, cachitos de nuestra historia

con sus imágenes originales, rescatadas, minuciosamente,

del inmenso archivo de Radio Televisión Española.

Arrancamos.

("En un Mercedes blanco")

Tres reyes van en un barco,

son tres leyes y un secreto,

ni ruinas ni cenizas

ni papel que lleve el viento.

Ponme, ponme esa cinta otra vez,

pónmela hasta que se arranquen

los cachitos de hierro y de cromo,

a cantar como tú sabes.

Hola, ¿qué tal? Súper, por favor.

(DE LEJOS) ¡Qué pena de muchacho...!

La gasolinera como punto de venta musical

cobra sentido con la irrupción del casete previamente grabado.

Al principio de los 70,

un modelo de cinta de dióxido de cromo

disparó su comercialización,

pero, a diferencia de lo que sucede con otros adelantos tecnológicos,

el casete nunca fue considerado como un artículo de lujo.

Digamos que, por mucho que la industria lo potenciara,

siempre tuvo algo de subproducto

con respecto al vistoso disco de vinilo,

casi de marca blanca.

Y algo muy parecido es lo que le ha sucedido...

a la música de gasolinera.

(Música de pasodoble)

¡Vamos a españolear!

(Música "Soy minero")

Soy barrenero

porque a mí nada me espanta,

y solo quiero el sonido...

de...

una taranta.

Compañero,

dale al marro pa' cantar mientras garbillo,

que al compás

del marro, quiero

repetirle al mundo entero:

Yo, yo soy minero.

Achilipú, apú, apú.

Achilipú, apú, apú.

Achili, achili achili chili,

achili achili chili,

achili achili chili,

achili.

Achilipú, apú, apú.

Achilipú, apú, apú.

Con esos ojos que tienes,

yo nunca te olvidaría,

con esos ojos que tienes,

yo nunca te olvidaría,

yo nunca te olvidaría,

porque tienes ojos negros, negros, negros

de la morería.

Achilipú, apú, apú.

Achilipú, apú, apú.

Achili, achili achili chili,

achili achili chili,

achili achili chili,

achili.

(Ritmo de rumba)

Algo más,

no me bastan tus besos.

Algo más,

no me bastan tus brazos.

Algo más,

no me bastan las noches

que tú pasas junto a mí.

Y algo más,

tu silencio me hierve.

Algo más,

tu actitud me conmueve.

Algo más

que no quieres decirme

y lo tengo que saber.

(Música "Caramelos")

Caramelos, caramelos, caramelos,

llevo caramelos.

Caramelos, caramelos, caramelos,

llevo caramelos.

Caramelos, caramelos, caramelos,

llevo caramelos.

Mira, mira, nenita, yo traigo unos caramelos.

Si tú los pruebas, chiquita, te comes hasta los dedos.

Caramelos, caramelos, caramelos,

llevo caramelos.

Te odio tanto,

que yo mismo me espanto

de mi forma de odiar.

Deseo

que, después que te mueras,

no haya para ti un lugar.

A poor man's made out a muscle and blood,

muscle and blood

and skin and bones.

A mind that's a-weak and a back that's strong.

You load sixteen tons... (CORO) Sixteen tons.

Entre las primeras carátulas rectangulares y reducidas,

abundaban esos artistas que,

ajenos a las modas del desarrollismo,

seguían siendo los favoritos

en los programas de canciones dedicadas,

melodías que viajaban, con fardos y maletas,

del entorno rural al urbano.

Yo vi...

la fe que tenía.

Yo vi...

la mano de Dios.

Yo vi...

que la vida es bella.

Yo vi...

que existe el amor.

Dónde estará mi carro,

dónde estará mi carro,

dónde estará mi carro,

dónde estará mi carro.

("España, cuánto te quiero")

España, España... Unidos en el recuerdo,

canto un requiebro,

por la patria,

por las chicas,

¡por la familia querida!

Volver a verte yo.

España, cariño, cuánto te quiero.

cuánto te echo de menos.

Y espero, con ansia, muy pronto

volver a verte yo.

Todos los que aquí vienen de Francia,

Alemania, Suiza y Portugal,

buscan nuestro sol,

nuestra alegría,

(MUJER) ¡Ole, chiquillo!

cosas que no tienen por allá,

cosas que no tienen por allá.

Españolear, españolear,

es lo que hacen los turistas cuando por acá.

Españolear, españolear,

ellos saben que lo nuestro les da la felicidad.

(HOMBRE) ¡Ole! (MUJER) ¡Ole!

Las listas de éxito no siempre reflejan lo que más se escucha,

ni siquiera, lo que más se vende.

Las ventas ambulantes y los lugares de paso,

destinados, principalmente, a otros menesteres,

suelen quedar fuera de contabilización.

Por eso, en parte,

hemos confeccionado nuestro particular "Torp-5",

donde no están todos los que son, pero sí, sin duda,

son, con mayúsculas,

todos los que están.

Y el que no podía faltar es ese torito guapo,

que lleva botines y que, por tanto,

no va descalzo.

Pero aquel de la fuente,

que nadie lo toque, que lo dejen tranquilo

y no lo provoquen.

Ese toro bonito ya nació pa' semental.

Las vaquillas lo siguen, no lo dejan descansar.

Y además de bravura, tiene pinta de donjuán.

Vaya torito, ay, torito guapo,

tiene botines

y no va descalzo.

Vaya torito, ay, torito guapo,

tiene botines

y no va descalzo.

(PÚBLICO) ¡Ole!

Vaya torito, ay, torito guapo,

tiene botines

y no va descalzo.

Vaya torito...

(Vítores y aplausos)

Mucha paz, mucho amor,

mucha libertad,

y que viva Camarón y El Fary. ¡Vámonos ya! Hasta luego.

Muchas gracias.

Maestros, cuando ustedes quieran, "zinfonía", por favor.

Pero, si alguien se convirtió en el primer rey

de cintas de gasolinera, ese fue, sin duda...,

el genial Bambino,

la punta del iceberg de un género que campó a sus anchas

en los tablaos de toda España y parte del extranjero,

para después caer en el ostracismo.

Canciones sentimentales, en clave de encendidas rumbas

y bulerías grabadas a fuego.

Y para...

recordarnos...

como amigos.

Vivamos...

Vivamos...

Vivamos el momento y nada más.

Ay, ay,

el momento y nada más.

Vivamos, vivamos,

el momento y nada más.

Vivamos, vivamos,

el momento y nada más.

Vivamos, vivamos,

el momento y nada más.

Vivamos, vivamos, vivamos, vivamos...

¡Venga!

Tal vez mañana,

al recordar, no hallaré a quien hallaba,

y en su sitio habrá un vacío,

grande y mudo como el alba.

Ah, algo de mí, algo de mí,

algo de mí se va muriendo.

Quiero vivir, quiero vivir,

saber por qué te vas, amor.

Algo de mí, algo de mí,

algo de mí se va muriendo.

Quiero vivir, quiero vivir...

(J.PRAT) Pero, ante todo, ¿cuál es tu verdadero nombre, Bambino?

Lo hemos dicho muchas veces, pero para que se enteren.

-Miguel Vargas Jiménez. -Miguel Vargas Jiménez,

o sea, apellido gitano. -Hombre, puro.

-Puro. -Por los cuatros costaos'.

Bambino no sabía de medias tintas y, quizá por ello,

no llegaría a conquistar a las entonces emergentes

clases medias.

Era, sin embargo, el favorito,

tanto de las juergas crepusculares de la aristocracia,

como de las grandes y precarias barriadas recién construidas.

Salir de peluquero a artista,

no tenía repertorio ninguno,

y metí en flamenco la canción de "Bambino".

Entonces, cuando querían otra canción más

pa' repetir, decían:

"Canta, Bambino, Bambino, Bambino..."

Bambino se quedó.

Yo sé, yo sé que tú sufrirás

en cuanto tú recuerdes aquella inmensa pasión,

cuando al comprender

que tú, por cobarde, renunciaste a este amor.

Ay, compasión,

ya es lo único que siento yo por ti.

Ay, pues quien ha de vivir

sin un amor,

se merece compasión.

Y como el barco se va a hundir, te digo:

"Sálvese el que pueda".

Por Dios,

déjame en paz,

y en paz y en paz,

no me des guerra, no me des guerra,

mira que soy capaz, capaz...

Fue un rey destronado

y, al igual que Elvis o Michael Jackson,

acentuaría, con una trasformación física en toda regla,

su declive vital.

...hundir mi cuerpo bajo tierra.

Pasan los días, y pasan los días y pasan los años,

el tiempo no existe,

por culpa del tiempo, no te pongas triste.

El tiempo es un nombre,

y el tiempo no pasa, que pasan los hombres.

Bambino, por favor,

aunque estás sudado, te beso, porque esto, para mí, es un sueño,

que estés aquí.

-Un sueño es que esté hablando contigo.

-¿Me puedo sentar en tu taburete, que es mítico?

Yo no me puedo explicar

cómo se pueden amar,

tan tranquilamente...

Yo procuro olvidarte,

(HOMBRE) ¡Toma ya! ¡Ole!

haciendo, en el día, mil cosas distintas.

(HOMBRE) ¡Olé, dale!

Procuro olvidarte,

(HOMBRE) ¡Vamos allá!

pisando y contando esas hojas caídas.

Bueno, María,

ya empiezas a cantar en Barcelona. ¿Y qué pasa?

Empecé a trabajar en una taberna flamenca,

y... era como...

como una academia, digamos, ¿no?,

fue mi academia, porque ya que no tuve medios para pagarme una,

eso fue mi primera academia.

Se acabó,

porque yo me lo propuse y sufrí

como nadie había sufrido, y mi piel

se quedó vacía, sola, desahuciada en el olvido.

Y después

de luchar contra la muerte, empecé

a recuperarme un poco y olvidé

todo lo que te quería,

y ahora ya,

y ahora ya mi mundo es otro.

"Un, deux, trois, quatre."

(Música "Entre dos aguas")

En las gasolineras, como en botica, había de todo.

Y no solo se especializaron en géneros marginales.

Otro de sus clásicos era la música ligera.

Melodías de ayer, hoy y siempre...

en clave orquestal.

El luego tan reivindicado "Easy-listening"

y, en su momento, también denostado,

aunque por motivos diametralmente opuestos

a los géneros raciales,

ya que no solo triunfó como música de fondo;

era un ratito de alto standing al alcance de cualquiera.

("Yellow Submarine")

(Música yeyé)

(MUJER) Manolo, ¿cuánto tiempo como arreglador

para otros artistas?

-Unos cinco años.

(HOMBRE) Manolo,

¿cómo está considerado el arreglador artísticamente?

-Dentro del gran público,

el arreglador es una persona que no se ve,

no... no tiene ningún ente,

o sea, en el disco, el gran público, no lo conoce,

casi siempre.

Algunas veces sí y otras veces no.

O sea, "El Porompompero" y Augusto Algueró.

Hoy tengo el honor de ceder la batuta de la orquesta

de "300 millones" a un hombre que como arreglador

ha marcado una época dentro de la música moderna,

Ray Conniff.

Jamás, jamás he dejado de ser tuyo,

lo digo con orgullo, tuyo nada más.

Jamás, jamás mis manos han sentido.

El pluriempleo,

debido al pluriempleo este señor es:

dentista a medio día,

disc-jockey a media tarde,

primer bailarín en el show del Nido.

(Música de baile)

Qué es la música de gasolinera,

porque en ellas encontramos casi cualquier género

de considerables ventas.

Grandes canciones, grandes estrellas,

tanto nacionales como internacionales,

asomaban a sus expositores.

A veces, la letra pequeña indicaba que no eran ellos los que cantaban,

sino algún aplicado clon, por eso era casi imprescindible

añadir la etiqueta de: "Versión original".

No faltaban tampoco las cintas de chistes ni de humoristas,

tampoco había de tunas o incluso de marchas militares,

pero en resumen la música de gasolinera es aquella que se vendía

tanto más, en las estaciones de servicio, ferias y mercadillos,

como en las también hoy casi extintas, tiendas de discos.

...y me gusta un ligue más que a un tonto dos palotes.

Ay, ay, madre mía,

ay, madre mía, que ya empieza esto.

Ay, que se me despierta el ritmo que llevo en los riñones.

Ay, madre mía, cómo lo estoy gozando.

Toma, cabezazo para allá.

Toma, cabezazo para acá. ¡Arriba!

Y que ilusión sería el verte,

y que ilusión sería el amarte,

y que ilusión sería tenerte, pero tengo que alejarme.

Ilusionada, ilusionada,

ilusionada vivo por ti.

Nay, nay, nay, nay, nanay,

nay, nay, nay, nay, nanay, nay, nay, nay, nay, nanay,

nay, nay, nay, nay, nanay, nay, nay, nay, nay, nanay.

Son dos mujeres que se permiten en estas fechas ya decir:

"You are". ¿Qué me dicen? "You are".

"You are not matador señor", Las Deblas.

(CANTAN EN INGLÉS)

En los años 70, entre la rumba, los tangos flamencos

y la canción melódica, se fraguó el pop más genuino

que probablemente se haya hecho nunca en España.

El pop gitano era algo así

como en Estados Unidos los artistas de la Motown y la Stax,

y sometido a parecido apartheid cultural,

aunque tal vez sería simplista reducirlo a una cuestión racial,

a fin de cuentas también el country vivía allí

en su propio gueto mediático, inmenso, sí,

pero excluido del circuito pop internacional

cuando en ocasiones suena casi igual.

Lo que no puedo olvidar

eran tus labios y tu rey, los que me hicieron sentir.

Tendrás una nueva ilusión, te romperá tu tristeza de amor,

ese silencio que me pides hoy,

no lo tendrás cuando vivas conmigo.

Tendrás una nueva ilusión, te romperá tu tristeza de amor,

ese silencio que me pides hoy,

no lo tendrás cuando vivas conmigo.

Por ti daría,

por vivir así y mi alegría.

Por ti daría mi vida.

Yo te lo digo cantando a ti,

yo te lo digo bailando,

yo te lo digo cantando,

las penas que estoy llevando yo.

Porque yo soy

como quiero ser,

sin mandatos ni fronteras,

soy como quiero ser,

la que quiera, que me quiera,

la que no,

que no me quiera.

La, la, la, ra, ra, ra,

la, la, la, ra, ra, ra.

¿Dónde estará mi carro?

¿Dónde estará mi carro?

¿Dónde estará mi carro?

¿Dónde estará mi carro?

Por llamarte Sandra y ser de Sebastopol,

mientras tú eres Rosina, Rosina la del Ferrol,

llegaste un día a Marbella descalza y sin un real,

hoy tienes apartamentos de Málaga a Portugal.

Caramba, carambita, carambiruli,

caramba, carambita, carambirula,

cariño de verano no me gusta a mí,

cariño de verano no es ni fú ni fá.

Nosotros no tenemos idea cómo presentarnos

porque lo nuestro son las rumbitas.

(AMBOS) Ni más ni menos.

Un trío que canta y triunfa, tres chicos que son Los Chichos,

ni más ni menos que son Los Chichos.

Porque tú te ves bonita, tú te pones orgullosa,

ni más ni menos ni más ni menos.

Como el precio del crudo,

Los Chichos subieron meteóricamente en los 70.

Vilipendiados en su día por la crítica

e ignorados por tantos supuestos entendidos.

Niña, enróllate bien mi vida

porque a lo mejor un día te tengo que tasabar.

Hiciste la maleta, ay, sin decirme adiós,

ay, qué dolor, tu amor me abandonó,

ay, qué dolor, y solo me dejó,

ay, qué dolor,

ay, qué dolor, ay, qué dolor, ay, qué dolor,

ay, qué dolor, ay, qué dolor, ay, qué dolor.

Del mundo del teatro de hace unos minutos, al mundo...

Los Chichos, dicho sea de paso, van a volver después.

-¿El Camarón es más grande que Los Chichos o no?

-Bueno, según en qué tema, -¿Sí?

-A cada cual le gusta un estilo y no sé,

a lo mejor a uno le gusta más el Camarón,

y a otro le gustan más Los Chichos, eso es según gustos.

-Perdona, es que la música de Camarón es imposible de hacer,

por eso hacemos esto. -Hay uno y nada más.

-Claro, Camarón solo hay uno. -El único el Camarón.

Enamorao de la vida que a veces duele,

enamorao de la vida que a veces duele,

si tengo frío busco candela,

si tengo frío busco candela,

y vola volando voy volando vengo, vengo,

y vola volando voy volando vengo, vengo,

por el camino yo me entretengo,

por el camino yo me entretengo.

Heredera directa de la rumba fatal,

la moda quinqui no ahorraba en desgarro y truculencias,

sin embargo era, ante todo, música fiestera,

para bailar y gozar al filo de la tragedia, que la vida es breve,

por consiguiente, y en cuarta posición,

a nadie le debe de extrañar que uno de los himnos de Los Chichos

llevase el explícito título de "Bailarás con alegría".

Esta rumba tan flamenca que Los Chichos componemos,

son, son para que tú las bailes,

son, son para cantarlas al viento,

son, son para que tú las bailes,

son, son para cantarlas al viento.

¡Eso, agüita, agüita, qué bonito va,

olvídate de las penas y vive con alegría!

¡Ole!

Quiero mandar en tu persona como mando yo en mi mismo,

unir nuestros corazones, andar un solo camino.

Quiero ser tu amor eterno y vivir siempre contigo.

Y al compás de mi guitarra...

Llegamos a un tema que podría dar para un capítulo entero

de "Cachitos de hierro y cromo", para un spin-off, incluso,

los otros 80, lo llamaremos.

Mientras la historia oficial nos puede hacer creer

que en aquella década España entera bailaba al ritmo de la Movida,

casi nadie vendía tantos discos como Chiquetete,

y cuántas canciones del pop emergente de entonces

siguen teniendo tanta vigencia

como "Se nos rompió el amor" de Rocío Jurado

o "Marinero de Luces" de Isabel Pantoja, ambas de 1985.

Y así como el petróleo remontaba una nueva crisis,

la música de gasolinera cotizaba imparablemente al alza.

Hola mi amor tengo que hablar contigo,

estoy cansado, estoy hecho un lío.

Dime mi amor qué es lo que quieres de mí,

dímelo ya y no me hagas sufrir.

Y yo no quiero ser tu amante, y yo puedo serlo más.

Y yo no quiero ser tu amante, y yo quiero ser algo más.

Y yo no quiero ser tu amante, y yo puedo serlo más.

Y yo no quiero ser tu amante, y yo quiero ser algo más.

Quiero hablar con tu padre como gitano,

espero que me escuche sin enfadarnos.

Luna no te vayas todavía, necesito compañía,

solo me da por llorar.

Luna, si te quedarás conmigo,

viviría en el paraíso y en el reino celestial.

Me dijiste adiós, te fuiste de mí,

y a mis ilusiones las pusiste en mí,

yo no sé el motivo, no sé la razón,

pero me dejaste herido de amor.

Herido de muerte como aquel torero,

que cae embestido por un toro fiero.

Casi todos los éxitos del Fary son de los 80

y fue también, entonces, cuando Chichos, Chunguitos

y su inacabable escuela llegaron a lo más alto.

Por no hablar de figuras como Tijeritas, Junco o Parrita.

Superventas casi inexistentes en las hemerotecas,

pero buscando y rebuscando, nada hay que no se encuentre

en el archivo de Radio Televisión Española.

Después me dirigí más bien hacia la rumba,

porque, gracias a Dios, me ha ido estupendamente

componiendo para otros, por ejemplo para Los Chunguitos, Ana Reverte,

Manolo Escobar, Los Marismeños, Rumba 3,

en fin, para muchos artistas.

Entonces, ahora mismo lo que hago como interprete

es cantar mis rumbas y mis baladas.

-¿Y tu último trabajo, cuál es, Leonardo?

-Se llama "Ponte el traje de lunares",

y precisamente, es el primer tema que voy a hacer ahora.

-Pues entonces, señores, Leonardo Dantes con ustedes,

y ese "Ponte el traje de lunares", cuando quieras.

(Música de rumba)

Y ahora Los Chunguitos con una rumba de aquí te espero,

Chunguito, corrígeme, si me equivoco.

-No, señora, usted nunca se equivoca.

-Gracias.

Si me das a elegir entre tú y la gloria,

para que hable la historia de mí

por los siglos, ay, amor.

Me quedo contigo.

Pues me enamorado y te quiero y te quiero.

Y solo deseo estar a tu lado.

Nosotros cantamos de una forma,

que a los roqueros les damos mucha marcha,

nuestra base es roquera, entonces, ellos comprenden

que nuestra base, que nuestra música es rumba,

pero también roquera.

Dame veneno que quiero morir, dame veneno,

que antes prefiero la muerte que vivir contigo,

dame veneno,

ay, para morir.

¿A vosotros os sorprende ver a Los Chunguitos

en "La edad de oro"?

-A mí, particularmente, me sorprende verlos tan tarde,

debió ser el programa inaugural y te explico por qué,

pienso que son los más modernos, pero con mucha diferencia.

Ay, para morir.

Azúcar moreno, azúcar moreno,

sé que has venido a robarme mi azúcar moreno.

Azúcar moreno, azúcar moreno,

sé que has venido a robarme mi azúcar moreno.

Vaivén, chica va,

vaivén, chica va, chica va, chica va.

Vaivén, chica va,

vaivén, chica va, chica va, chica va.

Canta Marelu y esa canción de "Si tú eres mi hombre y yo tu mujer",

pero en otro tono, en otro colorido.

Marelu.

Porque el mar puede cambiar,

pero nosotros somos distintos,

pero nosotros somos verdad.

Que si tú eres mi hombre

y yo tu mujer...

Yo les canto a mis amigos con muchísima ilusión,

lo mismo lo de la radio que lo de televisión,

les canto a los periodistas que están en todas partes,

de repente los columnistas, todos son informadores.

Directores que se mueven,

locutores y guionistas,

volando así las mañanas, nos deleitan con sus planas.

Aquí tenemos una nueva llamada.

¡Hola, buenos días!

-Buenos días, oiga, ¿esto es para votar?

-Sí, señor es para votar. ¿De dónde nos llama usted?

Qué más da de dónde llame, que lo apunte en un papel.

Yo voto por los autores andaluces,

poetas, que escriben poemas,

que se convierten en coplas de primavera.

Volvemos a nuestro particular chat,

que nos lleva a 1994.

Escasos años antes Camela se había autopublicado

un par de cintas con el boca a boca como única promoción.

En los mercadillos se los quitaban de las manos,

pero un sello especializado en música de venta ambulante

les propuso potenciar su lado tecno

en el que sería después su revolucionario debut oficial,

"Lagrimas de amor".

Ya no puedo sentirla a mi lado

ni su cuerpo ya podré tocar,

ella ya no está,

ella ya no está.

Siempre que me acuerdo yo de ella

mis ojos se empiezan a inundar

de lágrimas de amor,

de lágrimas de amor.

Sueño contigo,

¿qué me has dado?,

sin tu cariño no me habría enamorado.

Sueño contigo,

¿qué me has dado?,

y es que te quiero y tú me estás olvidando.

Sueño contigo,

¿qué me has dado?,

sin tu cariño no me habría enamorado.

Sueño contigo,

¿qué me has dado?,

y es que te quiero y tú me estás olvidando.

Otra vez preso,

quién aguanta y respira este aire cargado de sueños,

de ilusiones, no son de nadie.

Sin dueño, como mi ser,

cansado de patio y de "chavolo", solo,

en el talego, de nuevo...

Paradójicamente, si la carretera es un espacio para el viaje

y, en sí misma, simboliza la libertad,

la música de gasolinera

no se ha escuchado en ninguna otra parte

como dentro de las cárceles.

Ya he dejado los barrotes del presidio.

Incluso en una época en la que ya no existía la censura

y lo políticamente correcto todavía no era dogma de fe,

los artistas cantaban sin tapujos a la vida entre rejas.

A fin de cuentas nada invita tanto a la fuga

como una carretera perdiéndose en el horizonte.

Libre, libre quiero ser,

quiero ser, quiero ser libre.

Libre, libre quiero ser,

quiero ser, quiero ser libre.

Libre, libre quiero ser,

quiero ser, quiero ser libre.

Sé lo que piensan los presos que están en la cárcel,

sé bien que es algo muy triste y desagradable.

(MUJER) Nunca estuvisteis en la cárcel.

Yo decía: "Bueno, ¿de dónde...?, ¿cómo podéis recrear

los sentimientos de un preso, por ejemplo,

sin haber estado nunca en "el maco"?

Bueno, pues por los amigos nuestros que han estado en la cárcel

y nos han contado lo que han pasado ahí dentro.

Soy un perro callejero

y yo digo qué más da.

Ahí vivo solo y como puedo,

soy muy duro de pelar.

A ver esas palmitas ahí, esas palmitas.

Carcelero, carcelero,

carcelero, carcelero...

La tradición flamenca andaba ya llena de imágenes presidiarias,

pero generalmente como metáfora o para llorar las penas.

En cambio las rumbas ochenteras tenían algo de desafiante proclama,

puro orgullo quinqui.

Roba, lo que puede roba,

porque le enseñaron que era,

era pequeñito y solo

y solo vio lo malo.

Tú eres el Vaquilla, alegre bandolero,

porque lo que ganas repartes el dinero.

Tú eres el Vaquilla,

de buenos sentimientos,

si al final dependes de un simple carcelero.

(HOMBRE) Otros amigos, Los Chichos, compusieron la música.

Nadie sabe, sin embargo, cuándo podrá Juan ver su película,

cuándo se valorará su esfuerzo por superar el pasado,

cuándo podrá ser libre de verdad.

En los 90 el CD consiguió algo que no había logrado el casete,

sustituir al vinilo.

Y es que el casete nunca fue por excelencia el vehículo musical,

principalmente por dos razones: las series baratas

de cintas estandarizadas en ocho canciones

y el hecho de que los trayectos en coche,

los CDs portátiles de la época, aún saltaban en los baches.

Camela fueron los reyes absolutos

y a su imagen y semejanza brotaron decenas de tríos,

incluso dúos, cuyos nombres, fotos promocionales

o sonido tecno-rumba

imitaban indisimuladamente a los originales.

Este grupo, eh..., se puede decir...

que han inventado el tecno... el tecno-rumba.

Que la industria discográfica dice: "Pero ¿de dónde ha salido esto?"

Se llaman Dioni, Miguel Ángel y Ángeles.

Y que de repente hacen la gracia, sobre todo para sus productores,

de vender en tres días 150.000 LPs.

Y vendió más de 300.000 copias.

Cuando los sintáis, cuando los gocéis,

entenderéis porqué, ¡Camela!

Son Camela.

Son... Camela, "Corazón indomable".

Su corazón

es indomable y no me quiere

y yo me muero por su amor

y nunca puedo convencerle,

siempre me dice que no,

habla con ella, por favor.

Camela vendían por centenares de miles

mientras en el centro de las metrópolis

muchos ni sabían de su existencia.

Al alcanzar inesperadamente

el número uno de las listas oficiales de ventas

parecía que ya nadie podía ignorarles.

Ficharon por una multinacional

y repitieron la hazaña bastantes veces más.

Sin embargo ninguno de los grandes premios del gremio musical

les otorgaría nunca la más mínima nominación.

(Música tecno)

Un fenómeno heredero, en parte,

de la eclosión maquinera que le precedió.

Aquí, en "Ponte las pilas",

hemos puesto lo mejor de la música disco.

Y si no te lo crees oído al parche.

(Música tecno)

Hey.... ¡Hoo!

Chiquitan, chiquiti tan tan tan,

que tun pan pan, que tun pan,

que tepe tepe, pan pan pan, que tun pan que pin.

Chiquitan, chiquiti tan tan tan,

que tun pan pan, que tun pan,

que tepe tepe, pan pan pan, que tun pan que pin.

Chiquitan, chiquiti tan tan tan,

que tun pan pan, que tun pan,

que tepe tepe, pan pan pan, que tun pan que pin.

"Exta" sí,

"exta" no,

"exta" sí,

"exta" no...

(Música rumba)

Chiquitón, chiqui ton ton ton, que tumba ton,

que tumba, que te pe, te pe, te pe,

ton, ton, ton, que tumba, que tumba, que te.

Esta sí,

esta no,

esta me gusta, me la como yo.

Esta sí,

esta no...

"Exta" sí,

"exta" no...

Como si de una enfebrecida romería pagana se tratara,

"La ruta del bakalao" no solo se celebraba

en las pistas Spook Factory, Barraca o Chocolate,

cualquier parking o espacioso terraplén

podía servir de improvisada discoteca

y proliferaron

todo tipo de recopilaciones de dudosa procedencia.

Hey.... ¡Hoo!

Quiero, quiero, quiero, quiero, quiero verte,

quiero, quiero, quiero, quiero, quiero verte,

quiero, quiero, quiero, quiero, quiero verte,

quiero, quiero, quiero, quiero, quiero verte.

Te conocí así, por casualidad,

a una chica preciosa me hacía recordar.

Al verla me dije: "No pienses más,

pues esta es tu oportunidad."

Acabada la clase la acompañé,

la metí en mi coche y me la llevé,

ya no resistí más la tentación

y le dije...

(Música, "Tu vecina favorita")

Sé que soy tu vecina favorita,

sé que soy tu muñeca preferida,

sé que soy tu chica elegida,

no sé sin mí tú qué harías.

Tengo un tractor amarillo,

que es lo que se lleva ahora...

Y este toro enamorado de la luna...

¿Dónde estará mi carro, dónde estará mi carro?

Y ahora la pieza que mejor resume la música de gasolinera,

donde la marginalidad cañí

convive con las estrellas consagradas.

Si hablamos de "Bamboleo", ¿en quién pensáis?

¿En los Gipsy Kings

o en Julio Iglesias?

¿En Tijeritas

o en la orquesta de Ray Conniff?

¿En Celia Cruz

o Los Chavis?

Pensemos en quien pensemos no debemos olvidar

que es una adaptación de "Caballo viejo",

del venezolano Simón Díaz,

a la que añadieron tan bamboleante estribillo.

Caballo, te dan sabana

porque estás viejo y cansao',

pero no sé dan ni cuenta

que a un corazón amarrao'

cuando le sueltan la rienda es caballo desbocao'.

Y si una potra alazana caballo viejo se encuentra,

el pecho se le desgrana y no hace caso a falseta

y no le obedece a un freno ni lo paran falsas riendas.

Hey.

Bamboleo, bambolea,

porque mi vida yo la aprendí a vivir así.

Bamboleo, bambolea...

Porque mi vida yo la prefiero vivir así.

No tienes perdón de Dios,

tú eres mi vida, la fortuna del destino...

El destino nos tiene separados

lo mismo hoy que ayer,

lo mismo tú y yo.

(Música "Bamboleo")

Bamboleo, bambolea,

porque mi vida yo la aprendí a vivir así.

¡Dilo!

Bamboleo,

bambolea,

porque mi vida yo la prefiero vivir así, vivir así.

Bamboleo. Ay, bamboleo, bamboleo, bambolea,

porque mi vida yo la prefiero vivir así.

(SIGUE CELIA CRUZ) No me importa mi dolor...

En el siglo XXI ya en casi todas las gasolineras

impera el autoservicio

y aunque quieras llenar el depósito te las ves y te las deseas

para encontrar un mozo surtidor en mano.

Buen viaje. Gracias.

Y aunque el vídeo no mató a la estrella de la radio,

que decía la canción,

el top-manta sin aniquiló a los CDs

para su posterior "internetización".

Pero ya sea vía USB, "streaming"

o previa descarga "smartphone" de última generación,

nuevas canciones siguen teniendo su inconfundible sabor a crudo.

Por la raja de tu falda

yo me he obsesionao'

y voy de barra en barra.

Por la raja de tu falda

yo tuve un piñazo con un Seat Panda.

De qué vas, de qué vas, de qué vas

vacilando por la vida

y aquí me tienes sonriendo

y escapando de tus mentiras.

Vete de mi vera

que no, que no te quiero,

que ardan tus mentiras en las llamas del infierno.

Vete de mi vera,

que no, que no te quiero,

que ya probé en tus labios el peor,

el peor de los venenos.

Yo quiero bailar

toda la noche,

baila, baila, bailando va, baila, baila.

Yo quiero bailar

toda la noche,

baila, baila, bailando va,

baila, baila, bailando, ¡hey!

No rompas más, mi pobre corazón,

que estás pegando justo, entiéndelo.

Si quiebra un poco más, mi pobre corazón,

me harás mil pedazos, quiérelo.

¡A ver cómo dice!

No rompas más, mi pobre corazón,

que estás pegando justo, entiéndelo.

Si quiebra un poco más, mi pobre corazón...

¡Con alegría!

¿Voy?

Mi carro me lo robaron

estando de romería.

Mi carro me lo robaron

anoche cuando dormía.

¿Dónde estará mi carro, dónde estará mi carro?

¿Dónde estará mi carro, dónde estará...?

¡Hombre, maestro!

Mi carro me lo robaron

estando de romería.

Mi carro me lo robaron

anoche cuando dormía.

¿Dónde estará mi carro, dónde estará mi carro?

¿Dónde estará mi carro, dónde estará mi carro?

Bienvenida a "Música sí", Lorna. -Gracias.

Un placer tenerte aquí.

Y yo creo que la primera pregunta es obligada.

El reggaetón,

primero, ¿qué es el reggaetón?

¿Y cómo es que ha funcionado tanto en tan solo un año?

El reggaetón es una mezcla del reggae "jamaiquino"

con el "pitch" acelerado,

un poquito de rap, "r&b"

y un poco de pop y dance. Eso es reggaetón.

"Reggaetón" significa "reggae maratón".

Ven a mí.

Papi, papi, papi chulo,

papi, papi, papi, ven a mí.

Papi, papi, papi chulo, chulo, chulo.

Tú quieres el "mm", te gusta el "mm",

te traigo el "mm",

y Lorna aquí te canta el "mm".

Qué rico el "mm", sabroso "mm"

y a ti te va a encantar el "mm".

Te gusta el "mm", te traigo el "mm"

y Lorna a ti te canta el "mm".

Qué rico el "mm", sabroso el "mm".

Y a ti te va a encantar.

Súbele el mambo pa'que mis gatas prendan los motores,

súbele el mambo pa'que mis gatas prendan los motores,

súbele el mambo pa'que mis gatas prendan los motores.

Que se preparen que lo que viene es pa'que le peguen... ¡duro!

Mamita, yo sé que tú no te me vas a quitar. ¡Duro!

Lo que me gusta es que tú te dejas llevar. ¡Duro!

To' los "weekenes" ella sale a vacilar. ¡Duro!

Mi gata no para de "janguiar" porque...

A ella le gusta la gasolina.

Dame más gasolina.

A ella le encanta la gasolina.

Dame más gasolina.

A ella le gusta la gasolina.

Dame más gasolina.

A ella le encanta la gasolina.

Dame más gasolina.

Ella prende las turbinas...

Y antes de irnos

nuestro rutilante número uno.

¿Lo adivináis?

Efectivamente, "Amigo conductor".

Más eficaz que un san Cristóbal en el salpicadero.

La grabó Perlita de Huelva en 1969 con la letra del que,

por aquel entonces, era su marido, José Espinosa.

Y música del sin par pianista Felipe Campuzano,

autor de exitazos como "Te estoy amando locamente"

o "Achilipú".

Así que, ya lo saben, ante todo mucha precaución.

(HOMBRE) Pues manos al volante, Perlita.

(Música "Amigo conductor")

A todos los conductores

mi voz sirva de compaña

al ritmo de los motores por vuestras rutas de España.

Y le pido a san Cristóbal,

vuestro patrón tan divino,

que con sus manos os guíe

salvos a vuestro destino.

Precaución, amigo conductor,

la senda es peligrosa.

Y te espera tu madre o esposa

para darte su abrazo de amor.

Precaución, amigo conductor,

tu enemigo es la velocidad.

Acuérdate de tus niños,

que te dicen con cariño:

"No corras mucho, papá."

Pues será cuestión de volver al volante

con el convencimiento de que,

aunque desaparezcan los expositores de cintas y de CDs,

la música de gasolinera

siempre dejará su huella en las carreteras.

Nos vemos con más "Cachitos de hierro y cromo".

Hasta pronto.

Tu lema es siempre adelante,

sin descanso noche y día,

pero al fin de la jornada

te esperan con alegría

y te llenarás de orgullo

al decir: "Misión cumplía'".

(Sintonía del programa)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Música de gasolinera

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cachitos de hierro y cromo - Música de gasolinera

16 jun 2020

"Música de gasolinera". Una road-movie como metáfora al viaje que emprende CACHITOS dentro del archivo de TVE. Casetes, rumba, makineo, greatest hits, la carretera como símbolo de libertad y la reivindicación de un lugar de paso.

Histórico de emisiones:
27/10/2013

ver más sobre "Cachitos de hierro y cromo - Música de gasolinera" ver menos sobre "Cachitos de hierro y cromo - Música de gasolinera"
Clips

Los últimos 419 programas de Cachitos de hierro y cromo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos