Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5560214
Para todos los públicos Buenas noticias TV - Sobrevivir al Covid-19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, amigos, bienvenidos a "Buenas Noticias TV",

como veis, estoy en mi casa como todos vosotros,

cumpliendo con el confinamiento

que nos mantiene ya durante más de un mes aislados

y desde "Buenas Noticias TV" queremos transmitir

un mensaje de ánimo

y de esperanza, porque el virus COVID-19

está asolando el mundo entero.

Pero España es uno de los países más golpeados por esta pandemia

y la crisis sanitaria lo ha cambiado todo, la verdad.

Lo lógico es que nos preguntemos cómo sobrevivir al COVID-19.

Queremos hablar en esta mañana

con las personas que han pasado el virus

y lo han superado gracias a Dios.

Uno de ellos lo conocéis muy bien

porque es nuestro director José Pablo Sánchez.

Hola José Pablo, ¿cómo está?

Hola Beni,

pues aquí como tú yo estoy en mi casa también

y estoy muy feliz, muy agradecido a Dios,

porque después de pasar varios días tanto mi esposa como yo

muy malitos con el coronavirus.

Gracias a Dios ahora estamos bien, completamente recuperados.

La verdad es que estuviste ocho días ingresado por la neumonía

que te provocó el coronavirus.

Y me preguntaba cómo fueron aquellos momentos en el hospital.

Pues fueron momentos muy duros.

Es difícil cuando uno está

en la cama del hospital con el oxígeno,

con fiebre, con un dolor de todo el cuerpo,

un cansancio tremendo y se te pasan todo tipo de cosas por la cabeza.

Por ejemplo,

pues se te pasa por la cabeza si tú serás uno más de los miles

que están falleciendo.

De hecho, dejé de ver las noticias porque me agobiaba pensando

en que el próximo podría ser yo.

Pero es una pregunta interesante porque al final

tienes que replantearte el sentido de tu vida

el propósito de tu vida.

Y para mí fue bueno,

porque yo tuve ahí un reencuentro con Dios.

Una revisión de lo que es mi fe, mi confianza.

Fue un tiempo donde realmente el Señor también me bendijo,

me ayudó.

Estaba allí a mi lado, me fortaleció.

De modo que por un lado del cuerpo, sufriendo,

lleno de duda y de sufrimiento, de dolor,

pero a la vez dentro de mi corazón,

pues sentí la paz y la presencia del Señor.

Bueno, si te parece, José Pablo,

Vamos a hablar con otra persona que igual que tú

se contagió del coronavirus

y gracias a Dios ya está dado de alta.

Él es Marcos Zapata.

Marcos es pastor de la Iglesia Evangélica Lugo

y también presidente de la Alianza Evangélica Española.

¿Qué tal?

Hola Beni,

encantado de estar con vosotros y suscribo casi punto por punto

lo que José Pablo ha compartido.

Hemos sido compañeros de de dolor y aquí estamos, gracias a Dios.

Muy agradecido,

muy agradecido a Dios y a toda la gente

que ha estado orando por mí y por mi familia.

Si Marcos, de hecho,

creo que en tu caso también toda tu familia, ¿no?

Una parte importante de tu familia también quedó contagiada.

Sí, de hecho, tanto mi esposa quedó contagiada

como mi suegra también.

Creemos que mis hijos estaban contagiados,

asintomáticos y todos hemos salido de esta situación.

Hemos salido bien.

Mi suegra, que estaba más delicada,

es una mujer ya más mayor, pero damos gracias a Dios.

También ha habido

un movimiento de oración por nosotros,

igual que contigo,

que nos ha sostenido y que nos ha librado de esta esta plaga.

La verdad es que es una bendición poder contarlo.

Pero también sabes que hay muchas personas,

miles que no lo pueden contar,

que han fallecido y seguro que algunos

eran buenos cristianos,

de modo que uno se pregunta:

¿Dónde está Dios en medio de todo esto?

Es una pregunta inevitable hacerla,

porque de hecho también me cuestioné mi propia vida.

Hice esa misma reflexión que tú tuviste

de alguna manera también la tuve.

Y cuando uno se pregunta dónde está y yo pensaba

en esta pregunta: ¿Dónde está Dios en todo esto?

Me acordé que Dios está o pienso que Dios está

en el mismo lugar que estaba cuando su hijo murió.

¿Qué quiero decir con esto?

¿Que Dios se desentiende?

No, todo lo contrario, que es un Dios

que conoce nuestro dolor.

Es un Dios que conoce lo que es perder un hijo.

Es un Dios que conoce nuestras aflicciones,

nuestro sufrimiento.

No es un Dios ajeno a nuestras circunstancias.

Es más, está con nosotros en todo ese proceso,

acompañándonos fielmente.

Incluso si llegase la hora de la muerte,

para nosotros la muerte es el punto y final.

Pero para Dios apenas es una coma.

O si quieres un punto y seguido, él nos acompaña en la muerte.

Siempre me acuerdo del Salmo 48:14

cuando dice que él es Dios eternamente y para siempre,

y dice él nos guiará aún más allá de la muerte.

Para los judíos,

ese concepto y ese verso de que él nos guiará más allá de la muerte

era como las manos de la partera que cogen,

el bebé que toman el bebé cuando está naciendo

y lo guían a una nueva vida.

De la misma manera, Dios nos guía.

Llegado el caso o cuando llegue la hora

de nuestra muerte,

luego Dios esta está con nosotros,

un Dios que se compadece y un Dios que nos acompaña

y un Dios que nos consuela.

Una de las cosas que está pasando ahora mismo,

y hablábamos hace un momento sobre este tema,

es acerca de aquellos que han perdido

a familiares queridos.

Además de pastor,

eres terapeuta familiar y además sé que estás trabajando

en un libro, en un manual de apoyo,

de ayuda a personas que están ahora mismo

luchando con el tema del duelo que están pasando el duelo.

Cómo acompañarles.

¿Qué consejos les darías tú a esas personas?

¿Cómo podemos ser de apoyo,

de ayuda a aquellos que han perdido a un familiar?

Básicamente porque el tiempo es reducido,

pero cuando... hay dos fases, una,

cuando estamos acompañando en el tanatorio

y posteriormente en el primer momento de la muerte,

nosotros tenemos que ofrecer básicamente dos cosas

una que apoyo y otro, que es la escucha,

una buena escucha, decir,

una compañía en la cual se ve que podemos seguir esa primera fase,

normalizar la situación cuando estemos con ellos.

La gente tiene a veces emociones muy convulsas,

emociones que nosotros no tendríamos,

emociones, a veces de rabia, de odio.

Hay que normalizar eso, es decir,

porque presenta mucha variedad de sentimientos.

Una cosa que tenemos que hacer

es no distraerles incluso de su dolor.

Hay gente que está llorando, está pasándolo mal y nosotros:

"No llores, no hagas esto..."

No lo distraigas de su dolor, acompáñale.

Simplemente estén ahí a su lado, que llore,

acompáñale y tenga una escucha correcta, ¿verdad?

También si es posible.

Podemos invitarles a que compartan los sentimientos con nosotros.

Decirles... No les digas nunca: "sé lo que estás pasando".

Si no lo sabes.

Ahora, si sabes lo que ha pasado porque has perdido a papá,

has perdido un hijo.

Has pasado por esa circunstancia.

Puedes decirle: "También he sentido dolor".

"Puedo comprender...". Si no lo sabes di:

"Imagino que debe de ser muy doloroso lo que estás pasando".

Eso abre una puerta a que la persona pueda desahogar

y hablar de sus sentimientos,

y eso es muy positivo en todos los sentidos.

Si es posible,

en ese momento establece

un contacto físico con una mano en el hombro.

Tomarle de la mano si hay confianza.

Es importante que contribuyas al sostenimiento

esas primeras horas,

esos primeros días de las cosas del hogar a lo mejor,

a hacerte cargo de la comida, de los niños.

El apoyo, el apoyo familiar es muy importante.

"No tengas miedo," siempre digo a la gente,

"en nombrar a la persona difunta".

Habla, recuerda cosas positivas porque es ese tipo de elementos.

Siempre son importantes y facilitan

que la persona se despida del ser querido.

Una vez que haya pasado esa primera fase,

brevemente lo que tienes que hacer es mantener el contacto

y mantener el apoyo.

Llámale por teléfono, acompáñalo a hacer la compra,

acompáñelo a hacer un paseo.

Mantén el contacto

y mantén el apoyo en todo lo que puedas.

Esos son cosas muy sencillas

y que cualquiera de nosotros podemos hacer.

No tenemos mucho tiempo, pero hemos querido

prepararte una sorpresa.

Tenemos al otro lado a una persona que te conoce

y a la que tú conoces muy bien también

y que en unos segundos te va a saludar.

Así que vamos a darle da entrada.

Hola.

Hola, María Esther.

Hola. Bienvenida.

Sí que es una sorpresa.

María Esther,

además de buena amiga de Marcos, es buena amiga de este programa,

porque también ha sido presentadora de "Buenas Noticias", ¿verdad?

Sí, hace ya mucho tiempo,

pero guardo un recuerdo muy grato de aquella época.

Sí.

María Esther, nos alegramos mucho de que pueda compartir

este rato con nosotros.

Yo también me alegro.

María Esther, qué alegría verte me alegro mucho.

Toda una sorpresa. No os veíais en mucho tiempo.

Nos vemos a menudo,

pero él no esperaba encontrarme aquí.

Bueno, pues nos alegra poneros en contacto

aquí en nuestro programa.

María Esther estamos hablando

con Marcos Zapata acerca de cómo ayudar a personas

que han sufrido la pérdida de un ser querido.

Pues en esta circunstancia, evidentemente por el coronavirus

queremos que tú nos cuentes qué ofrece Jesucristo

de una forma breve en estas circunstancias.

Esta situación.

Bueno, lo que puedo compartir es a través de mi propio testimonio.

Lo primero que Jesús ofrece en este tiempo es paz.

Es una paz que no se puede describir ni se puede explicar,

pero es una paz que se experimenta

tanto en estos momentos donde nada es seguro.

Las personas cercanas que desgraciadamente han pasado

por perder a un ser querido en estas fechas,

dan testimonio de que no entienden por qué,

pero que tienen una paz que les da...

consuelo.

En medio de esta situación tan triste,

y esa es la otra cosa que Jesús ofrece,

es el consuelo a través del Espíritu Santo.

No hay palabras.

No podemos acercarnos a las personas

porque estamos cada uno en nuestra casa.

Pero el Espíritu Santo no está confinado,

está más libre que nunca y hay testimonios también

de cómo el Espíritu Santo

está trayendo consuelo a estas personas

y lo que nos da es esperanza,

esperanza de que todo lo que vemos

no es toda la verdad ni toda la realidad

y sobre todo, de que hay...

Podemos echar mano a la vida eterna, como nos recomendaba.

Estoy seguro que una de las formas

en que podemos agarrarnos a esa confianza esa esperanza

y esa paz por medio de las escrituras.

Entonces, casi para terminar,

me gustaría que recomendaseis a nuestra audiencia,

un texto o un versículo.

Es difícil porque hay miles de versículos.

Pero ¿qué texto animaríais a nuestra audiencia

a que buscasen hoy, que lo leyesen, que meditasen en él?

Si cada uno de vosotros nos dais uno,

empieza María Esther y luego Marco.

Bueno, en este tiempo para mí está siendo muy especial

el Salmo 91 lo es de toda mi vida,

pero de una forma especial el Salmo 91.

En los momentos más difíciles de este último mes,

en el que ha habido un momento, varias semanas,

en las que he tenido

a cuatro miembros cercanos de la familia,

incluida mi madre, ingresados en el hospital,

y el Salmo 91, versículo 2 ha sido mi ancla.

"Diré yo al Señor, esperanza mía y castillo mío,

mi Dios en quien confiaré".

Me lo tenía que repetir a mí misma, como el mismo salmista...

dice.

"Iré yo al Señor, esperanza mía, es mi esperanza".

No hay nada seguro.

No sabemos cuánto va a durar esto.

No sabemos si nos va a volver a tocar

personalmente o no,

porque no hay garantía de que no se vuelva a pasar.

Pero mi castillo es Él el sitio donde puedo...

donde he ido a refugiarme,

donde he ido a llorar,

donde he ido a buscar

una palabra por aferrarme y continuar.

Y declaro que es mi Dios en quien confío.

Qué bien.

Si hay un texto que me ha sostenido mucho

en este tiempo,

también lo releí varias veces es Segunda Corintios 4, 8 y 9,

que dice: "Estamos atribulados en todo,

mas no angustiados,

en apuros, mas no desesperados, perseguidos, mas no desamparados,

derribados pero no destruidos".

Pablo estaba enseñando que hay cuatro cosas

que podemos hacer en la vida, atravesar,

que es que podemos estar atribulados.

Podemos estar en apuros.

Podemos estar incluso perseguidos o derribados.

Pero hay cuatro cosas con las cuales podemos contar

que Dios nos va a ayudar.

Porqué dice: "mas no angustiados, mas no desesperados,

mas no desamparados".

Dios no nos desampara. "Mas no destruidos",

a pesar de que podamos estar

derribados o por enfermedad, no estamos destruidos.

Eso ha sido un texto

que me ha alentado y los versículos del 16 al 18,

ese mismo capítulo 4 que anima a los oyentes

que los puedan leer porque encajan perfectamente.

Muy bien.

Pues muchas gracias, María Esther y Marcos

por acompañarnos en este programa.

Una bendición poder estar con vosotros.

Que Dios los bendiga.

Muchas gracias José Pablo y Beni.

Seguimos juntos en la lucha contra esta pandemia.

-Muchas gracias por la invitación. Ha sido un placer acompañarnos.

Gracias a los dos, a Marcos y a María Esther,

nos tenemos que despedir ya,

pero queremos seguir animándolos a leer la Biblia.

Hemos oído esos pasajes

que María Esther y Marcos nos han compartido,

pero tú también puedes leer directamente.

Por eso,

en estas condiciones de confinamiento

lo que queremos es hacértelo llegar a través de un link

que puedes recibir por WhatsApp.

Así que escríbenos al WhatsApp 673 466 366

y te enviaremos un enlace

para que te puedas descargar la Biblia en tu móvil o en tu iPad

y leerla cada día.

Puedes recibir palabras de aliento del mismo Dios.

Muchas gracias por tu atención en esta mañana.

Quédate en casa.

No salgas nada más que lo imprescindible.

No lo olvides. Vales mucho para Dios.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sobrevivir al Covid-19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Buenas noticias TV - Sobrevivir al Covid-19

19 abr 2020

El Covid-19 asola el mundo. España es uno de los países más golpeados por la pandemia. La crisis sanitaria ha cambiado todo y es lógico preguntase ¿Cómo sobrevivir al Covid-19?

ver más sobre "Buenas noticias TV - Sobrevivir al Covid-19" ver menos sobre "Buenas noticias TV - Sobrevivir al Covid-19"
Programas completos (653)
Clips

Los últimos 654 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios