Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5603502
Para todos los públicos Buenas noticias TV - Secuelas de coronavirus: miedo - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

Hola amigos y amigas de Buenas noticias TVE,

muy bienvenidos,

como podéis ver estamos de vuelta en Prado del Rey,

presentando ya desde este lugar y, además, estrenando decorado,

así que muchas gracias a todo el equipo técnico

que ha hecho posible que podamos disfrutar de este nuevo decorado.

La pandemia del coronavirus está provocando

diversos trastornos emocionales en toda la población,

entre los que destaca el miedo.

Hoy vamos a conocer mejor como afrontarlo y superarlo

de la mano de Lidia Martín, psicóloga

y nuestro director, José Pablo Sánchez

la va a entrevistar en esta mañana.

Hola Lidia, ¿qué tal? bienvenida.

- Muy bien, gracias. José Pablo, ¿qué tal?

- Pues yo estoy feliz de poder estrenar

este nuevo decorado y estar de vuelta aquí, en Prado del Rey.

Lidia, además de psicóloga eres escritora y conferenciante,

yo tengo aquí, en mis manos, tu primer libro,

"Primeros auxilios psicológicos",

este libro, ¿qué me puedes contar de él?

- Pues ese libro tiene algunos años y cuando se escribió

no nos podíamos imaginar en la que íbamos a estar hoy,

se escribió pensando en emergencias, en catástrofes,

en todo lo que se vivió del 11 M

pues fue muy útil este libro en ese entonces,

pero ahora nos toca aplicarnos, de nuevo,

muchos de los principios que hay ahí, para poder ayudar a otros,

siendo los primeros

que nos encontramos, a veces, con la situación.

Estupendo, pues ahora te escuchamos.

- Pues, si te parece Lidia, nos sentamos

y vamos hablando acerca de, el miedo,

la verdad es que la pandemia no solamente

ha creado una crisis económica y una crisis sanitaria,

también está afectando mucho a las emociones, ¿no es así?

- Se está dando un poco de todo,

hay mucha gente que sí que se está viendo afectada,

que se está viendo afectada por primera vez, además,

lo cual es como muy, mucho más sorprendente,

mucho más descolocante, ¿no?

pero también hay gente que se está recolocando

después de pasar por esto, ¿no?

Gente que ya sufría de altibajos en su ánimo

o que tenía problemas de ansiedad y que lo están ponderando,

lo están recalibrando, de alguna manera.

Está habiendo, sobre todo, reacciones de mucho estrés,

porque eso es verdad

que el confinamiento lo ha acentuado mucho,

la incertidumbre es lo que trae la ansiedad

y esa sensación de indefensión, de no saber muy bien

qué es lo que uno puede hacer para mejorar la situación,

pues es lo que a veces trae bajos estados de ánimo,

por no hablar de todos los duelos

que se están viviendo en medio de esto.

- Bueno, hablaremos de los duelos en otro programa,

pero lo cierto es que la gente tiene miedo pues, a contagiarse,

miedo a transmitir el contagio a familiares,

miedo a perder el trabajo,

es decir, son miedos que hasta cierto punto son lógicos,

¿no te parece? - Claro.

A ver, realmente, el miedo no es un problema,

yo voy a hacer una diferenciación entre miedo y ansiedad,

cuando nosotros tenemos una reacción ante un peligro que es real,

ese miedo nos ayuda a prepararnos, a decidir cual va a ser la respuesta,

salir corriendo

si es un perro con la boca abierta que viene a mordernos,

o sea, ese miedo es funcional, que diríamos los psicólogos, ¿no?

lo que no es tan funcional es la ansiedad, ¿por qué?

porque es un miedo que se ha salido del tiesto,

por decirlo de manera llana, ¿no?

es un miedo que se nos escapa de las manos,

que ya no obedece a la racionalidad, sino que obedece simplemente

al impulso emocional de pretender, a veces, el riesgo cero,

cosa que no existe,

ya nos hemos dado cuenta de que eso no existe.

es con lo que estamos teniendo que empezar a convivir

y eso no nos gusta,

nos ha encantado esa idea de que podíamos estar estables

y estarlo para siempre, valga la repetición,

y esto nos ha traído la obligación de reconducir eso, ¿no?

- Conozco a algunas personas que ya me han dicho

que no piensan salir de casa hasta que no haya una vacuna, ¿no?

y a mi me da la sensación que ahí hay ya un problema, ¿no?

que es como un miedo irracional, ¿no?

¿qué podrías decirle a estas personas?

- Sí, desde luego yo no les recomiendo

que se queden en casa hasta que salga la vacuna,

veo dos extremos, como en casi todo, ¿no?

y luego está donde nos recolocamos nosotros

dentro de esos dos extremos.

Tenemos gente, por una parte, que son los sin ley,

que les da exactamente igual que haya coronavirus o no,

les da igual, o no, utilizar medidas de seguridad,

saldrán a la calle siempre haciendo un poco lo que quieran,

no es a estos a los que queremos parecernos,

no tienen miedo, en un sentido,

pero ese miedo funcional del que hablábamos antes

sería muy importante que lo tuvieran, por su bien y por el nuestro,

en el otro extremo están los que hemos mencionado también,

los que necesitan probabilidad matemática de riesgo cero,

eso tampoco es bueno.

Y esto que tu me comentabas, ¿no?

que no saldrán hasta que no tengan la vacuna

quieren estar en ese punto de riesgo cero,

pero yo creo que ahora nosotros tenemos que decidir

hacia cual de los dos extremos nos vamos a orientar, ¿no?

yo creo que ahora lo que toca es ser muy sensatos,

toca ser prudentes, toda fijarse en los datos,

no tanto en lo que hacen los demás,

que ese creo que es un gran error,

porque muchos no lo están haciendo bien,

pero si mirar qué es lo que nos dicen los datos cada día,

a veces, muchas veces, los datos son contradictorios,

pero, pues, en función de los repuntes,

en función de como está el sistema sanitario,

podemos permitirnos salir de determinadas formas,

en ciertos contextos, para ciertos usos,

entonces, una de las cosas que hacemos cuando tenemos ansiedad

es que empezamos a hacer cosas raras,

cuanto más raras son las cosas que hacemos,

más cerca estamos del polo de la ansiedad,

empezamos a hacer cosas que antes no hacíamos,

dejamos de hacer las que son normales,

entonces, ¿de qué se trata ahora?

de actuar dentro de esta nueva normalidad

en función a los datos, pero, desde luego,

ni siendo un sin ley,

ni siendo, tampoco, de los que buscan riesgo cero.

- Vamos, mantener un equilibrio. - Ahí está, es lo más difícil.

- Claro, efectivamente, - Es el objetivo.

- ese es el objetivo.

Lidia, por las redes sociales nos ha llegado también

una pregunta que ahora Beni te va a trasladar.

Pues sí, hay una amiga que a través de Facebook

le pide a Lidia un consejo para quien ya padecía,

antes de la pandemia, depresión o ansiedad.

- Lidia, ¿qué te parece? - Pues, efectivamente,

ese es el caso de mucha gente, algunos de ellos iban ya a consulta,

estaban recibiendo ayuda terapéutica,

es un buen momento para empezar a aplicar todo lo que significa esto,

¿no?, todo lo que estaban ya aprendiendo,

porque a veces en las consultas lo que notamos los terapeutas

es que se aprenden las cosas muy a nivel teórico,

pero a la gente, a veces, le cuesta llevárselo al plano práctico

y de poco sirve ir al profesional

si luego, verdaderamente, no lo aplicamos.

Ahora, aún así, si quiero insistir mucho

en que no tenemos que dar por hecho, necesariamente,

que esto nos va a hacer ir a peor,

como digo, la pandemia está sirviéndole a mucha gente

para, precisamente, dejar atrás a esos miedos irracionales,

está sirviendo para enfocarse a lo que es un miedo real,

poderlo distinguir de lo que es ansiedad

y, entonces, hacer lo que es apropiado,

o lo que se debería en esos casos, así que es el momento de aplicarse,

no es el momento de obsesionarse,

ni de dar por hecho que se va a ir a peor,

yo creo que este es un tiempo también de muchas oportunidades,

de poder recalibrar cosas,

si es el momento de pedir ayuda pues no retardarlo demasiado

porque es verdad que ahora hay muchos elementos alrededor

que nos están complicando por el estrés,

el que se pueda pues, hacer un poco más difícil el abordaje,

pero es importante, al menos,

también compartirlo con el entorno cercano,

pedir la ayuda oportuna, no necesariamente profesional,

pero sí que el entorno cercano, al menos, esté al corriente.

- Y, para las personas que lo están intentando

y ese miedo irracional no son capaces de superarlo,

¿cuál sería tu consejo?

- Yo creo que es importante que nos recordemos

que porque tenemos miedo,

un miedo respetuoso, digamos, a la enfermedad y a contagiarnos,

usamos mascarillas, por ejemplo, nos lavamos las manos constantemente,

mantenemos distancias de seguridad,

pero, porque no queremos ansiedad es que no debemos quedarnos en casa

esperando a que ese riesgo cero llegue,

es decir, parece un trabalenguas lo que estoy diciendo,

pero, precisamente esta es la clave, ¿no?

esa diferencia entre miedo y ansiedad,

de manera que, parece paradójico, pero para eliminar ansiedad

o para prevenirla,

me tengo que enfrentar a la vida cotidiana,

tengo que salir a la calle, hacerlo, por supuesto,

por ese miedo del que hemos hablado, con todas las medidas de seguridad,

pero quedarnos en casa lo que va a hacer

es, precisamente,

que nos sensibilicemos a cosas que son normales

yo estos días atrás hablaba con personas

que no estaban, ni siquiera, bajando a tirar la basura

y que luego, pues unos cuantos días después de lucha

cuando finalmente se han atrevido a hacerlo

me han dicho, he podido bajar,

me he sentido genial haciéndolo, se me ha quitado la ansiedad,

la ansiedad solo la tenían imaginándose la situación,

pero no realmente

en el momento de bajar la basura, por ejemplo.

-Claro, qué interesante.

Sabemos que ser cristiano, tener fe en Jesús,

no te vacuna contra el coronavirus.

De hecho, yo soy cristiano y lo he pasado.

Pero, ¿hasta qué punto la fe en Jesús

sí es una herramienta, o te ayuda a poder luchar con esta situación?

-A mucha gente le sorprenderá escuchar a una psicóloga

hablando de fe,

yo siempre digo que soy mujer de ciencia,

pero mujer de fe, también,

y en este caso hablo ahora como cristiana.

Desde luego, vacunados no estamos, yo no lo he pasado,

tengo miedo, como todo el mundo,

procuro no llegar al plano de la ansiedad,

pero sí que reconozco que la fe, para mí es un plus

ahora mismo impagable, siempre lo es en algún sentido.

El cristiano es cristiano

porque sabe que no puede salvarse a sí mismo

a nivel eterno, si uno piensa en la idea de salvador,

es a lo que estamos más acostumbrados cuando pensamos en religión,

pero cuando yo pienso en mi día a día cotidiano

a mí me da muchísima tranquilidad saber a quién puedo apelar,

poder no depender solo de mis fuerzas,

poder pedir socorro cuando, en un momento dado, lo necesito,

saber que hay un dios que me ama,

aunque no entiendo por qué permite esto, efectivamente,

pero sé que me ama,

saber eso a mí me resulta absolutamente relevante

y saber que es alguien, además, que controla mis circunstancias,

me da una tranquilidad que sé que no tengo,

esa no me la proporciona la psicología.

Por eso, para mí es inevitable hablar siempre desde los dos planos.

-He leído algunos de tus blogs donde hablas acerca de este tema,

y animo a nuestra audiencia a que acuda a internet y los lea,

seguro les será de ayuda.

Una de las cosas que encontramos que Jesucristo dijo varias veces

es "no tengáis miedo". ¿Cuál es la alternativa?

-Para mí, la alternativa en esos textos siempre

es que Jesús estaba ahí.

Si Jesús estaba allí, entonces había razones para no tener miedo,

aunque en todas las circunstancias hablaba de que era lo que tocaba,

y no solo miedo sino, incluso, pánico.

Pienso en ese momento en el que Jesús estaba hablando

en medio de la tormenta,

a los discípulos que iban con él en la barca,

mientras él estaba reposando, tranquilo y, de hecho,

los discípulos se ponían muy nerviosos

de ver que él no se inmutaba.

Y solo hizo falta su voz para calmar la tempestad.

Entonces, para mí es la presencia.

Ahora, uno diría, "¿y dónde está Jesús en este momento?",

cómo vas a apelar a Jesús que ni siquiera está en tu barca.

Esa idea de un dios entre personas, de un padre que me ama,

de un Jesús que, aunque no está aquí con nosotros ahora,

sí nos ha dejado al Espíritu Santo como consolador,

como alguien que está con nosotros, acompañándonos,

esa idea me da una sensación de arropo,

mucho más allá de lo genial que hubiera sido tener a Jesús aquí,

ahora mismo, en persona.

-Seguro que hay muchos pasajes de la Palabra de Dios

que a ti te han sido, y te son de bendición,

pensando en un texto que pudiera ser de ayuda,

en cuanto al tema del miedo,

¿qué texto nos animarías a leer?

-Es mi texto favorito y, además, en este momento, es muy oportuno,

y a mí me está ayudando a mantenerme con la cabeza centrada,

porque hay momentos en los que uno puede perder perspectiva.

Es un texto en Jeremías, 29-11,

que en una versión un poquito parafraseada dice:

"yo sé los planes que tengo acerca de ti", dice el Señor,

"planes de bien y no de mal para darte un futuro y una esperanza".

Yo creo que es de las cosas que, ahora mismo, más nos reconcilian

con la idea de vivir,

el tener una esperanza, dirigirnos a alguna parte,

y sobre todo esa idea de tener un dios que nos ama.

-Hay un futuro y una esperanza, si debemos confiar

y mirar al futuro sabiendo que es así

y, sobre todo, si lo hacemos de la mano de Jesús, mucho mejor.

Muchas gracias, Lidia, por acompañarnos.

-Un placer.

Muchas gracias, Lidia, ha sido muy interesante.

Antes de marcharnos, queremos animarte a leer la Biblia,

por eso, las iglesias evangélicas quieren regalarte

un Nuevo Testamento si todavía no lo tienes.

La segunda parte de la Biblia que nos llega

gracias a la Sociedad Bíblica.

Llámanos ahora al teléfono: 91 743 44 00

y te lo haremos llegar gratis.

Y para todos los que sois parte del club de amigos,

retomamos nuestros sorteos,

y en esta ocasión vamos a sortear este libro de Paul Tournier

titulado 'Biblia y medicina'.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Secuelas de coronavirus: miedo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Buenas noticias TV - Secuelas de coronavirus: miedo

21 jun 2020

La pandemia del coronavirus está provocando diversos trastornos emocionales entre los que destaca el miedo. Hoy conoceremos mejor cómo afrontarlo y superarlo.

ver más sobre "Buenas noticias TV - Secuelas de coronavirus: miedo" ver menos sobre "Buenas noticias TV - Secuelas de coronavirus: miedo"
Programas completos (653)
Clips

Los últimos 654 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios