Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5671586
Para todos los públicos Buenas noticias TV - Nacer de nuevo - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, amigos y amigas de "Buenas noticias TV",

muy bienvenidos. Nacer de nuevo, renacer,

comenzar una nueva vida, reconciliarnos con Dios,

son todas expresiones que señalan a un mismo acontecimiento,

a una experiencia de cambio, de transformación interior

que todo cristiano vivió el día que decidió creer a Jesús.

Esa decisión es el fundamento de un hogar cristiano

cómo vamos a ver en el testimonio de la familia

que tenemos a continuación, pero antes os queremos invitar

a compartir vuestra opinión en nuestras redes sociales,

entra ya en el Facebook o el Twitter

de "Buenas noticias TV" y responde a esta pregunta:

¿Recuerdas la fecha cuando naciste de nuevo?

Vamos ya a conocer a nuestra familia.

(Música)

Llegó un momento en la adolescencia, a los 13 o 14 años,

que llegué a la conclusión que el Dios de mis padres

era su Dios, pero no mi Dios y bueno, pues construí mi vida

al margen, tampoco es que hiciese nada extraño o grave,

pero alejándome de cualquier

significación religiosa

y tratando de identificarme con esas situaciones

que con los 13 años tenemos todos,

identificarme con el conjunto de mis amigos,

con sus prácticas, prácticas que tenían que ver,

básicamente, pues con la sensualidad,

el disfrutar por encima de todo

de una forma catatónica durante el fin de semana

y la verdad es que aunque yo no quería reconocerlo,

pero en el fondo tenía un profundo vacío.

-Mi encuentro con Dios fue en un campamento

de estos de verano, en la Granja de San Ildefonso

y estábamos mi hermana y yo

y pues una noche, no me acuerdo muy bien cómo fue la cosa,

pero una noche decidimos, las dos juntas además,

que teníamos que aceptar a Jesús en nuestra vida

y así fue y realmente en ese momento sí que... Y éramos muy pequeñas,

yo tenía nueve años, fíjate, era muy pequeñita,

pero fíjate que sí que noté

algo distinto en mí desde ese momento.

-Pasaron unos dos, tres años

y bueno, un poco por compromiso asistí un fin de semana

a un campamento de jóvenes cristianos

y yo, la verdad es que ya no me acuerdo ni de lo que hablaron

ni de lo que me contaron, allí había un estudio de la Biblia,

no me acuerdo de nada, solamente me acuerdo de algo que me impactó

y fue ver a más de 150 jóvenes

que tenían entre ellos un trato de respeto,

de aprecio, de cariño y de amistad

y yo en ese momento lo que dije es: "Eso es lo que yo quiero".

Yo creo que si no hubiera tenido a Dios en mi vida,

hubiera sido totalmente distinto,

hubiera tenido unos vacíos muy grandes,

porque ha sido mi guía durante toda mi vida

y ha sido mi sujeción,

ha sido mi ancla.

-Eso hizo que yo me volviese a acercar a una Iglesia,

volví a escuchar, ahora sí con un criterio de libertad

y de entendimiento propio, volví a escuchar la Biblia,

el mensaje de Dios y fue el momento en que entendí mi necesidad

de reconciliarme con Dios y de abrazar la fe,

ya no de mis padres, si no la mía personal.

(Música)

-Mi propósito ahora mismo en mi familia es ayudar a mis hijos

en lo que pueda, ayudar a mi marido en lo que pueda,

yo soy una persona que necesito que la familia esté unida,

necesito sentir que estamos unidos, que estamos juntos,

que hacemos cosas juntos, que nos queremos,

que nos cuidamos unos a los otros

y eso lo llevo al ámbito de mis vecinos,

de mis amigos, de la Iglesia.

-Para mí, precisamente mi relación con Dios

cambió mi forma de entender la vida

y para mí el auténtico sentido, propósito de la vida

es, iba a decir sencillo, no, es complejo,

pero tiene que ver con cómo puedo ser instrumento

utilizado por el Dios en el que creo para ayudar a otros.

Qué amor más grande puede haber

que el que alguien dé su vida por ti cuando tú no te lo mereces

y que esté dispuesto a morir por ti

con el sufrimiento que eso llevaba, físico

e incluso, el dolor que él tenía,

porque claro, para él, el pecado,

todo lo que separaba a Dios del hombre,

el tener que sufrirlo, llevarlo encima de él,

tuvo que ser realmente horrible ¿no?

Entonces, el sufrimiento que él fue capaz de tener por mí

personalmente, no se puede describir

el amor que eso es.

(Música)

-Desde los 16 años, 15, que nos conocimos,

después jugamos un largo camino del ratón y el gato,

donde, los dos establecimos desde el principio

una profunda amistad, muy profunda, de compañerismo

y como suele ocurrir en estos casos, pues esa amistad trasciende

a un amor profundo, pero jugábamos al ratón y al gato,

porque había momentos en los que yo quería y ella no

y viceversa y así estuvimos cuatro años,

persiguiéndonos, que sí, que no. -Y realmente para mí llegó a ser

imprescindible, porque teníamos una amistad muy especial,

éramos, pues amigos del alma,

éramos los mejores amigos, que dirían los chavales de 15 años,

teníamos 15 años y realmente pues nos hicimos muy amigos

y empezamos a tener una relación muy especial

y bueno, pues tuvimos nuestros encuentros y desencuentros

y nuestras relaciones y tal,

pero nunca, como ha dicho él, dejamos de ser amigos.

-Hasta que al final con 19 años pues sí que aceptó finalmente

que saliésemos y dos años después, con 21 años nos casábamos.

¿Qué es lo que siempre me ha atraído de ella?

Pues su corazón,

un corazón siempre pensando en la necesidad de los demás,

me ha cautivado siempre su compromiso con Dios

y por encima de todo, me ha cautivado lo que me quiere,

que me quiere inmerecidamente.

-Teníamos muy claro lo que queríamos hacer,

entonces era como muy bonito, muy especial,

decir, pues ahora podemos empezar nuestro nuevo proyecto

a nuestra manera, agradeciendo a nuestros padres

todo lo que nos han dado, todo lo que nos han enseñado,

que ha sido mucho y muy bueno y desechando las cosas

que, no que fueran malas, si no, que bueno, eran otros tiempos

y se enseñaba, se criaba a los hijos de otra manera.

Y en entonces, pues era el esperar una experiencia muy bonita.

Y ahora mirando 39 años atrás, pues lo que veo

es que, efectivamente, el Señor nos guio en una decisión adecuada,

hemos compartido momentos difíciles,

de dolor y de tristeza, pero también hemos disfrutado

de grandes alegrías en la vida,

de proyectos juntos y seguimos en ello.

-Él siempre me ha dado el equilibrio,

la calma, el equilibrio y siempre ha sido más sosegado

y en él he tenido la calma, he tenido la comprensión

y sobre todo, lo que más valoro en él

es que ha estado ahí siempre para mí

por encima de todas las cosas,

me ha querido incondicionalmente siempre

y nunca jamás me ha demostrado

que se hartara de algo, no,

siempre ha estado para mí y siempre va a estar ahí.

(Música)

-La familia me ha aportado una visión absolutamente diferente

de la vida, todavía recuerdo cuando nació nuestra primera hija,

Joana, pues a pesar de la ilusión de los meses,

pero cuando me la pusieron en la mano fue aquel sentimiento

de decir: "Pues esto va de verdad ¿y ahora qué hago con esto?"

Y evidentemente, te ayuda a madurar,

a tener que tomar responsabilidades,

pero también ha sido una fuente continua de alegría.

-Realmente hemos visto la mano de Dios

en esta familia, porque hemos visto

cómo nos ha corregido errores, hemos podido ver,

Dios nos ha podido enseñar los errores que estábamos cometiendo

y hemos tenido que pedir perdón y hemos tenido que rectificar

y hemos tenido que hacer cosas,

que decir: "Pues esto es así y esto no es así"

y hemos ido cambiando según hemos visto las cosas ¿no?

(Música)

-No hay más forma de ser cristiano bíblicamente,

tal como dicen los Evangelios, que nacer de nuevo,

pero es sencillo, es arrepentirse,

reconocer mi rebelión contra Dios,

reconocer que Jesús vino a este mundo

principalmente a ocupar mi lugar en el juicio que merecía

por esa rebelión, por eso murió en la cruz,

por mi rebelión, por mi pecado, pero él resucitó

para asegurar el perdón y la reconciliación con Dios

con aquel que se arrepiente.

Uno de los momentos más difíciles de mi vida

fue, no solamente ya el fallecimiento de mi madre,

si no, toda la enfermedad, fue un año

desde que le diagnosticaron un tumor cerebral

hasta que ya murió, fue un año, pues fue muy duro

porque, primero la operación, más o menos salió bien,

pero luego a los seis meses tuvo un recidivar del tumor

y empezó a ir mal, mal, hasta caer en cama

y ya no poderse mover y durante meses fue una situación

muy complicada familiarmente y personalmente.

Yo estoy convencido, yo estoy absolutamente seguro

de que por mi fe en la obra de Cristo,

la muerte para mí es un paso hacia la eternidad

y cuando he vivido la muerte de personas cercanas afectivamente,

quiero decir, pues cuando ellos tenían esa fe,

pues he sentido el dolor de perder el compañerismo, la amistad

de esa persona, pero la tranquilidad de saber dónde están.

(Música)

Hubo un momento en el que yo ya dije: "No puedo más",

o sea, me hundo, me hundo

y en ese momento hay una promesa en la Biblia que dice

que dejes tu carga sobre Dios y él te la va a llevar ¿no?

Entonces, en ese momento dije:

"Mira, señor ¿sabes lo que te digo?

Que yo ya no puedo más,

así que toma, mi mochila para ti"

¿Sabes? Lo dije así, dije: "Toma, mi mochila para ti,

porque es que yo ya no puedo, o sea, si sigo así, yo me hundo".

Y fue decir "mi mochila para ti"

y de repente, una paz,

una sensación de decir: "Guau ¿y por qué no lo he hecho antes".

Jamás he visto una promesa suya

que no haya sido cumplida.

Cuando Él me prometió, no a mí, nos los prometió a todos,

que Él nunca abandonará a ninguno que le busca,

pues es lo que he vivido,

no significa que Dios me haya liberado de problemas,

los problemas los tengo que pasar, como todos,

pero nunca me he sentido solo ni abandonado

en mitad de los problemas y tensiones que todos tenemos.

-He sentido su mano y en la muerte de mi padre, igual,

fue una muerte muy mala, porque murió de un enfisema pulmonar

y se ahogaba y realmente fue una situación muy difícil,

porque también él ya estaba solo, teníamos que ocuparnos

los hijos de él y verle sufrir también fue muy duro,

pero igual, o sea, ya tenía la lección aprendida,

entonces descargué mucho antes

la carga en el Señor.

Pues como hemos visto, el nuevo nacimiento es vital

para un hogar cristiano.

José Pablo, ¿hay que acordarse de la fecha

cuando uno nace de nuevo?

Pues fíjate que hay muchas personas que sí que se acuerdan con detalle,

¿tú te acuerdas? Yo perfectamente.

¿Ah, sí? El seis de mayo.

Bueno, bueno, bueno. De 1989.

Bueno, pues muy bien, felicidades.

Pues fíjate, yo no recuerdo la fecha, recuerdo el lugar,

fue en Úbeda, en el salón de mi casa,

estaba solo, de rodillas apoyándome en el sofá verde

que teníamos entonces, recuerdo ese momento,

recuerdo la emoción al hablar con Jesús

y agradecerle que muriera en la cruz ocupando mi lugar

pagando por todos mis pecados,

recuerdo la alegría que trajo a mi alma sentirme perdonado

y recuerdo que me levanté de allí con una paz que antes no tenía.

Esa decisión marcó un antes y un después en mi vida,

exteriormente no hubo un cambio radical,

seguí yendo al instituto con mis amigos,

con las mismas actividades que realizaba antes,

pero en mi corazón sí hubo un cambio real,

porque comencé a tener una relación de amistad con Jesús,

que ha sido mi fortaleza y mi esperanza hasta el día de hoy.

Jesucristo dijo a un hombre bueno, a un hombre religioso

que admiraba a Jesús, le dijo lo siguiente:

"El que no naciere de nuevo no puede ver el Reino de Dios".

Nicodemo era su nombre, Nicodemo le dijo:

"¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo?

¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer".

Respondió Jesús: "Escucha bien,

el que no naciere del agua y del espíritu,

no puede entrar en el Reino de Dios".

Nicodemo era una buena persona,

pero no había nacido de nuevo,

¿y tú, has nacido de nuevo?

¿Te has reconciliado con Dios? ¿Has recibido el perdón completo

de todos tus pecados? ¿Has confesado con tu boca

que crees en Jesús? Pues me gustaría invitarte

a que lo hicieras hoy, allí dónde estás, habla con Jesús,

Él te escucha, Él te ama y quiere bendecir tu vida,

habla con Jesús ahora y dile:

"Señor Jesús, reconozco que soy pecador,

me agradezco de mis pecados, agradezco que murieras en la cruz

por mí ocupando el lugar que yo merecía,

gracias por tu perdón completo,

tomo la decisión hoy de creer en ti,

creo que tú eres Dios, creo que resucitaste

y que eres el Señor,

hoy decido seguirte como mi maestro y amigo,

ven a mi vida, ayúdame, amén".

Si has tomado esta decisión, te felicito,

ya sabes lo que es nacer de nuevo, que Dios te bendiga.

Estamos terminando ya,

pero antes queremos animarte a leer la Biblia,

por eso gracias a la labor de las Iglesias Evangélicas

y a la generosidad de la Sociedad Bíblica de España,

podemos regalar este Nuevo Testamento.

Si no lo tienes, llámanos ahora

al teléfono 91 743 44 00.

Hoy, como digo, te lo enviaremos gratis.

Y si formas parte del Club de Amigos,

vamos a sortear este libro titulado

"Tu matrimonio sí importa",

un libro de Juan Varela y María del Mar Molina,

que nos llega gracias a la generosidad también

de la Editorial CLIE.

Muchas gracias por vuestra atención

y no lo olvides, tú vales mucho para Dios.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Nacer de nuevo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Buenas noticias TV - Nacer de nuevo

27 sep 2020

Nacer de nuevo, renacer, una experiencia de cambio, de transformación interior que todo cristiano vivió el día que decidió creer a Jesús.

ver más sobre "Buenas noticias TV - Nacer de nuevo" ver menos sobre "Buenas noticias TV - Nacer de nuevo"
Clips

Los últimos 664 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios